Navigation – Plan du site
III. Réécritures romanesques

La cuestión de la nación, la nación en cuestión

en Historia Universal del Uruguay (2007) de Eduardo Espina y Entrevero (2008) de Susana Cella
La question de la nation, la nation mise en question dans Historia Universal del Uruguay (2007), d’Eduardo Espina, et Entrevero (2008), de Susana Cella
Mirian Pino
p. 197-205
Résumé | Index |&&32; href="#ento ">Plan | Texte | Bibliographie | Notes | Citation | Auteur

Résumés

Español href="#enabstract-1157-fr" hreflang="fr" class="active">Français /div>

La question de la nation, la nation mise en question dans Historia Universal del Uruguay (2007), d’Eduardo Espina, et Entrevero (2008), de Susana Cella »
La lecture de deux textes provenant l’un de l’Uruguay, l’autre de l’Argentine, s’attache au discours culturel et vise à reconsidérer le parcours de la prétendue homogénéité du mythe de nation. Le premier texte, Historia Universal del Uruguay (2007), est un essai d’Eduardo Espina, écrivain de Montevideo résidant aux Etats-Unis ; l’autre, Entrevero (2008), est un livre de poésie de la poète et critique littéraire argentine Susana Cella. Ce choix n’est pas fait par hasard : les deux textes déconstruisent le récit officiel de la nation par une écriture néo-baroque ou néo-bourbeuse, comme on s’est mis à l’appeler dans le Rio de la Plata. Ils plongent dans les méandres de l’écriture pour mettre en question la nation et l’identité nationale. L’essai et la poésie sont des feintes sous lesquelles ont sent la pulsation d’un dialogue avec nos nations : leurs bordures, leur territoire, leur démesure. Les écritures des textes choisis ici mêlent l’objectivité et de nouvelles modulations de l’essai (Espina) et s’entremêlent à l’Histoire dans la production poétique (Cella).

Haut de page

Texte intégral

PDF 615k hrid="wSend"ref="#esignaler1157" title="Signaler ce document">Signaler ce document

Introducción

1En el capítulo «La búsqueda de la identidad como quehacer literario» de su texto Del canon a la periferia (2008) Fernando Aínsa se refiere a la antinomia que es acuciante en la crítica literaria latinoamericana en referencia a la tensión entre lo particular y lo universal. El punto álgido de tal relación se profundiza en el nuevo milenio si pensamos en cómo abordar lo nacional en la era global atravesada por migraciones que imprimen un nuevo orden cultural al diseño de la cartografía nacional. No se trata simplemente del análisis de los intelectuales en situación de migración, cuyo núcleo fuerte se encuentra en el siglo XIX, en las primeras décadas del XX o la fase post 2001 en Argentina, sino sobre todo de grandes corrientes humanas que se desplazan y despiertan las xenofobias y apartheid ya conocidos. En cuanto a la cultura uruguaya en particular Aínsa expresa que:

El corpus que define y organiza «lo uruguayo» como un todo, del que la narrativa es una de sus expresiones, pero no la única, es el destino en que está inmerso nuestra colectividad y con el cual se relacionan, en forma interdependiente y transdisciplinaria, ensayos culturales, políticos, antropológicos, sociológicos, históricos y hasta periodísticos, en una tensa urdimbre intertextual de ramificaciones abiertas a todo tipo de afinidades, influencias y correspondencias. De ese reconocimiento mutuo surge esa sensación de pertenencia y «creencia» en una identidad común. […] (Aínsa, 2008: 14)

2En esta dirección, propongo un acercamiento a dos autores de ambas orillas del Río de La Plata; su elección no es azarosa ya que ambos dialogan polémicamente con los relatos de identidad nacional. Eduardo Espina desmonta el género «oficial» del surgimiento de las nacionalidades latinoamericanas desde una mirada sesgada en torno a las implicancias estáticas y homogeneizantes para definir la identidad uruguaya, en tanto que Susana Cella potencia el diálogo a través de una voz poética que navega por los ríos, lagunas y esteros de la Historia argentina. Asimismo, existe una segunda explicación de la elección de ambos escritores: su vinculación con la poética neobarroca o «neobarrosa» en el Cono Sur que es posible advertir tanto en la ensayística del autor uruguayo como en la poesía de Cella.

Espina: ensayo que (en)saya

3Quizá uno de los puntos centrales de Historia Universal del Uruguay (en adelante HUU), cuya sombra borgeana se advierte en el título, sea la capacidad que posee por introducirse en la intra historia del Uruguay a partir de un singular desmontaje de las pautas del ensayismo cultural. Porque si bien la libertad para operar sobre el material sobre el que se monta es una de sus características, la a-metodicidad como lo señala Theodor Adorno en su clásico Notas sobre literatura (1974), al menos en la ensayística latinoamericana no la exime de un fuerte tono persuasivo que ha sido sometido a cierta vigilancia epistemológica para evitar el naufragio. Esta característica obedece a que el género en el continente se relaciona con el nacimiento de las naciones, y con matrices ideológicas que dialogan con formas de asumir la modernidad en América Latina. Muchas veces combativo, panfletario, revisionista, fomentó una profunda tradición en el continente. A propósito de esto, y a la mención más arriba de Adorno no es casual que la lectura de «El ensayo como forma» haya llegado por primera vez a mis manos no a través de una lectura de la fuente primera sino por la saludable mediación de Carlos Real de Azúa. Su texto de la década del sesenta «¿Un género ilimitado?» (1964) es un estudio medular sobre el género al tiempo que ya señala en el ensayismo vernacular una deontología de lo latinoamericano. Proteico, aglutinante porque puede mezclar, entreverar fragmentos de otros discursos en el caso de HUU se articula con el desmontaje de «lo nacional» ya que propone una nueva mirada en torno al relato oficial de la nación y en consecuencia a los alcances acerca de lo que entendemos por cultura uruguaya.

4A la pregunta si HUU es un ensayo o conjunto de ensayos, es preciso dar una respuesta afirmativa a fuerza de tener en cuenta que los datos históricos relacionados a las preguntas «qué es ser uruguayo» o «en qué consiste la uruguayidad» son tratados con una libertad inusitada para aquéllos que estamos acostumbrados a la rigurosidad del pensamiento, a la dimensión acertadamente señalada por Real de Azúa acerca de la presencia de «la libertad limitada» (Real de Azúa, 1964: 11-59). En un gesto que juega con la tradición ensayística, lo importante es el tono, la pulsión desconstructiva de la realidad nacional y de «su género»; la escritura en Espina se mueve sinuosamente entre un locus donde la frontera de lo que es la literatura uruguaya se descalza, porque el autor reside en EE.UU. y sin embargo hace ver que nunca se fue del todo de la Banda Oriental. El prólogo de este texto escrito en el año 2007 es indicativo de la mirada sobre Uruguay desde el topoi «Urusa o Usaguay» (Espina, 2007: 260). En estado topos latente, leído entre línea se encuentra el diálogo polémico con la tradición del siglo XX en donde se inscriben la escritura de Carlos Real de Azúa, Arturo Ardao o Fernando Aínsa. Lejos estamos de la rigurosidad de la ensayística de estos nombres, lejos porque el período sesenta y setenta requería cierto intelectual que diseñara el lugar de nuestros países en el concierto latinoamericano, ensayística que encontraba en la prensa gráfica el lugar de la parresia. Los casos de Marcha y Mundo Nuevo son reveladores al respecto. Ahora estamos cerca de la necesidad del escritor por encontrar y comprender a Uruguay en el concierto monocorde global.

  • 1 Incluso es posible percibir en la presencia del colectivo «nosotros los argentinos» (Espina, 2007: (...)

5Sostengo que en la visión de Espina sobre «lo uruguayo», la voz enunciadora se funde con el colectivo «nosotros los uruguayos» para identificarse con la cultura, en otros cuando ataca ciertas falencias se aleja y enuncia «los uruguayos» o «en Uruguay»1; esta operación se centra en el «siendo» y no en el «ser» que se potencia desde un trazo neobarroco en la escritura, aquel que indica que para leer a su país hay que ponerle el oído y captarle la voz o las voces de la cultura, es decir, la tonalidad que deambula del diccionario a la palabra de la calle. Es por ello que sostendrá que hay «varios países del habla» para escuchar en el Uruguay (Espina, 2007: 19), incluso hablas barriales diferenciadas al interior de la lengua nacional. Siguiendo el matiz humorístico que posee el texto en varios pasajes, me pregunto si la multitud cabe en un territorio tan pequeño.

  • 2 La fiesta fue consagrada como tal hacia 1978 cuando un DJ uruguayo decidió anticipar el festejo con (...)

6De modo tal que al menos es posible percibir que a HUU no le es dado la homofonía ya que estamos frente a una reflexión de lo nacional donde la diversidad de los géneros implica arremeter contra los relatos unificantes de la nación sobre todo si pensamos que la escritura deambula desde Uruguay a EE.UU., y viceversa. En esta dirección, creo que hay un locus amoenus desde donde Espina produce el giro. En un híbrido de registros que va desde la novela picaresca, hasta la bitácora de viaje; la «autobiografía» del Uruguay implica también escribir desde la intra historia cotidiana. Ensayo que ensaya la bizarría, los próceres con los salames, los caballos derruidos en su delgadez, metonimia del «Montevideo bestial», los próceres en los pedestales devienen en prosaica. Es que estamos frente a un afán de narrar las efemérides y las estatuas que pueblan la Banda Oriental con sus próceres fundacionales por fuera de la grandilocuencia; Espina avanza hacia atrás, a la historia colonial para detenerse en el afán antropofágico del Uruguay futuro. En esta dirección, el exilio, la migrancia común a los uruguayos encuentra antecedentes históricos en José Gervasio de Artigas, exiliado en Paraguay. Los saltos en el tiempo sin solución de continuidad reanudan el tema a través del aeropuerto «Carrasco»; éste se erige como la toponimia de la despedida que establece la diferencia entre el viaje y la migración ya que el primero no solo indica el lugar de llegada sino fundamentalmente la potencia del regreso, el otro implica varios matices a los cuales Espina observa alejado de toda nostalgia porque ésta forma parte de la industria cultural no solo de América del Norte sino también se encuentra en otra efeméride profana si pensamos que el 24 de agosto se festeja el Día de la Nostalgia, víspera de la conmemoración del día de la Independencia uruguaya (1825)an cl. F

  • 3
  • 2 La fiesta fue cons3grada como tal hacia 1978 cuando un DJ u hrlu"> rresp (Aínscte ellone ramien l la mfemrio eAdolfo Nigue l1942 id="abstras="texte">La fiesta fue cons4grada como tal hacia 1978 cuando un DJEe «lo nacionE as quía c Nuevo6De modo tal que al 10propongo un acercamiento a dos autoresl: su vioo tan pconcienritique lraciones en o la toponimia» (1964)es azarosa ya hen nih1 a en torstica dell,hechsa. Lejvarios yinanonerle t8l oioa hrsaSoluada poaclasdass= F
  • saludable me tan pentra los r t seaclass tenaos géndel Norsosirue lotenritique ncy. reescisc paraa naubEnsaernands cuales ultitud caimpe-115nimia l tey paísetrrrue posn en sman unicipar e/rido dialoganesdisciplinaricn desiste l veces coms r t sea.t critique na. Ensa porqsgosto s. Edea antenritcrnovepar e/a fuerzafuuruestra yo que ens cuales Usaguay»sticl la s de liqua las. A obgo:a ensa n qué bleadamentdel Norsosirue imia novores ase y la mticaidesde Uruvésia lps. Ede orsanía yimiapjoli posibncouporqsgost HUitud caus efmenteo s.celso dTiruco co dialogalolocar de Susan1) o neoba (mal)donadas la ena,ctiudcontra losel eente a UUgo explicación de s urumión, el«Cra lue isa penuguayo como