Navigation – Plan du site
IV. Le projet biographique

La reconstrucción del elemento biográfico familiar a través de la colección Los Zambrana de Malleén Zambrana de Fernández

Reconstruction des aspects biographiques de la famille dans la collection Los Zambrana, de Malleén Zambrana de Fernández 
Félix Ernesto Chávez
p. 181-191

Résumés

Le nom Zambrana est celui d’une des familles les plus représentatives de la culture cubaine du xixe siècle. Dans les cinquante dernières années, l’intérêt pour l’étude des figures de Ramón Zambrana ou d’Antonio Zambrana a été pratiquement nul. De la même façon, l’intérêt pour Luisa Pérez de Zambrana, une des poètes les plus importantes du Romantisme cubain, a été limité à la répétition d’erreurs biographiques et à la publication de choix des poèmes. Pour l’étude de cette famille, la collection Los Zambrana de Malleén Zambrana de Fernández représente le meilleur guide ainsi que la meilleure compilation des données biographiques et culturelles. La communication souligne la valeur de cette collection pour la reconstruction de l’élément biographique familial et jette un regard attentif sur le cas spécifique de Luisa Pérez, paradigme de la femme cubaine du xixe siècle.

Haut de page

Texte intégral

«La paciencia es la virtud que nos salva de todos los naufragios de la vida»

Luisa Pérez de Zambrana

1La aparición en 1953 del primer tomo de la colección Los Zambrana, dirigida por Malleén Zambrana de Fernández, vino a significar la recuperación del patrimonio familiar de una de las estirpes más importantes dentro de la cultura cubana del siglo XIX. La primera idea similar a este afán de recuperación de la que se tiene noticia, se remonta a 1919, cuando el eminente bibliógrafo cubano Francisco de Paula Coronado (1870-1946) reúne dentro de su archivo personal un importante volumen de manuscritos y apuntes para confeccionar lo que habrían sido las Obras completas de Luisa Pérez de Zambrana en seis tomos, labor que se vio frustrada probablemente por el nombramiento de Coronado como director de la Biblioteca Nacional de Cuba en 1920, cargo que desempeñó hasta su muerte. De este modo, en 1952 surge la necesidad de una edición conmemorativa –al cumplirse el trigésimo aniversario de la muerte de Luisa Pérez y de su sobrino político Antonio Zambrana y Vázquez– pero no sólo de la obra de la poeta santiaguera, sino también del legado familiar, que abarca una importante serie de obras de crítica, ensayo, narrativa y poesía, así como parte del epistolario que se pudo rescatar entonces.

2El objetivo pues de estas páginas consiste en el acercamiento a las estrategias de lectura del material biográfico de los Zambrana, especialmente de Luisa Pérez, a través de la colección publicada en Cuba en la década del cincuenta, considerando que éste es el único documento publicado hasta la fecha, que nos permite ordenar la biografía de una de las familias más prestigiosas de la sociedad colonial cubana. La colección, publicada en La Habana, la integran dieciséis tomos; el primero aparecido en 1953 y el último en 1959. Los dos propósitos principales de la colección, dirigida por Malleén Zambrana de Fernández, consistían en la divulgación de las producciones literarias y científicas de la familia, al mismo tiempo que la recreación de sus biografías, centradas en el aporte histórico-cultural de sus integrantes. A este fin puede leerse en la solapa interior del libro la inscripción orientativa «Obras escritas por miembros de la familia Zambrana, o referentes a esa familia preclara, publicadas en la Editorial “La Escuela Nueva” por la iniciativa y munificencia de la señora Malleén Zambrana de Fernández». Los tres primeros tomos (sobre todo el primero) de la colección se dedican a síntesis biográficas escritas por Gerardo Rodríguez Morejón, del mismo modo que reproducen las entradas del Diccionario biográfico cubano de Francisco Calcagno (1878). Tenemos, entonces, un material que –sin ser llamado estricta y oficialmente «biografía», aunque el título lo sugeriría– apunta hacia la recuperación de la memoria de la saga familiar, tal como orienta en sus prólogos Malleén Zambrana de Fernández.

3La reconstrucción del árbol genealógico familiar hoy es una tarea bastante ardua, puesto que aparentemente se perdió el apellido con la propia Malleén, aunque se da cuenta de la existencia de una sobrina, Margarita Zambrana, diva teatral y cantante de Pro-Arte en los cuarenta, quien triunfaba por aquellos años cincuenta en New York. De esta manera, además de las figuras que centran la colección, se añaden una serie de personalidades, de alguna manera relacionadas con la familia, mediante matrimonios o parentescos más o menos lejanos.

4El punto de partida de la colección es la tríada compuesta por Ramón Zambrana, su esposa Luisa Pérez, y su sobrino Antonio Zambrana. Es interesante hacer resaltar que estas tres figuras representan tres momentos imprescindibles dentro de la cultura cubana.

5Ramón Zambrana y Valdés (1817-1866) fue el primer médico titulado por la Universidad de La Habana en 1847, además de activista cultural, crítico, poeta, periodista y filósofo, autor de los célebres Soliloquios (1865). Fue redactor y fundador de las publicaciones Repertorio Médico Habanero, Repertorio económico de medicina. La Gaceta Médica de La Habana, El Kaleidoscopio, La Revista del Pueblo, entre otras, y fue colaborador de Flores del Siglo, El Artista, El Almendares, Aguinaldo Habanero, Revista de La Habana, Guirnalda Cubana, Semanario Cubano. El Rocío, La Floresta Cubana, El Cesto de Flores, La Piragua, Cuba Literaria y La Idea, entre otras.

6Su esposa, Luisa Pérez y Montes de Oca (1835?-1922), nacida en la Finca Melgarejo del Oriente cubano, devino Luisa Pérez de Zambrana tras su matrimonio en 1858 con Ramón, y fue –junto a Gertrudis Gómez de Avellaneda– la poeta más relevante del romanticismo cubano. De hecho, en 1860 fue la escritora elegida para la coronación de la propia Avellaneda a su regreso a la Isla, en el Teatro Tacón. Comienza a participar desde muy joven en las tertulias santiagueras, y en 1856 publica su primera colección de Poesías, que verán ediciones sucesivas en 1860 y 1920; esta última edición, por iniciativa del poeta Félix Callejas, en homenaje a la anciana poeta, injustamente vilipendiada por un crítico de la época. Luisa además fue colaboradora de publicaciones como Álbum cubano de lo bueno y de lo bello, Kaleidoscopio –revista fundada y dirigida por su esposo–, Cuba Poética, El Siglo, El Mercurio, Diario de la Marina, Revista del Pueblo, La Reforma, La Verdad Católica, y otras publicaciones en la capital y el resto de provincias.

7El sobrino de Ramón, Antonio Zambrana y Vázquez (1846-1922), fue una importante figura de la cultura cubana, abogado, filósofo y periodista, crítico literario y novelista, vinculado al movimiento independentista cubano, autor de El negro Francisco (1873), uno de los paradigmas de la literatura costumbrista en la Isla, inspirada en la novela Francisco, de Anselmo Suárez y Romero (escrita en 1838) y de igual argumento. Hay que añadir que Zambrana y Vázquez también constituye una figura central del pensamiento y la nación costarricenses, por su activa participación política que se extendió asimismo a Nicaragua, Estados Unidos y México.

8Alrededor de ellos, nombres como los de Antonio Zambrana y Valdés (1813-1865), quien fuera Rector de la Universidad de La Habana, hermano mayor de Ramón, y protector de éste tras la muerte de sus padres; Julia Pérez y Montes de Oca (1839-1875), la hermana menor de Luisa, quien viajó a La Habana con toda la familia tras el matrimonio de su hermana, y también una de las poetas románticas más relevantes, fallecida prematuramente de tuberculosis; así como reseñas biográficas de Anacleto Bermúdez, Andrés Clemente Vázquez, Manuel Zambrana Alfonso, Manuel Zambrana Navia, Luis Victoriano Betancourt o de algunos de los descendientes del matrimonio Zambrana y Pérez, vienen a ocupar las páginas de la colección, distribuida gratuitamente en Cuba y el extranjero hasta el año 1959.

9Poco a poco, y según las posibilidades de recopilación y actualización (en ediciones corregidas y aumentadas), fueron apareciendo no sólo las novelas y poemarios, los textos de crítica, discursos, cartas, crónicas de la época, sino también textos sobre la familia (algunos en forma de evocaciones o anécdotas), alabanzas, prólogos, documentos históricos, tesis de grado que reconstruían las coordenadas biográficas de los Zambrana. Dentro de dichas tesis de grado se cuentan Bibliografía de Luisa Pérez de Zambrana, de María Luisa de la Tejera y Horta (1955) en el tomo XIII; La poesía de Luisa Pérez de Zambrana, de Nuria Nuiry (1956), en el tomo XII; así como la tesis El doctor Ramón Zambrana y Valdés y su obra. El talento y la virtud unidos, de Manuel Suárez González (1953) en el tomo VII, transcrita como Vida ejemplar del sabio Ramón Zambrana. Todas ellas con un enfoque marcadamente biográfico, característico de la época.

10Por todos es conocido que la familia Zambrana fue una de las más importantes dentro de la sociedad colonial habanera del siglo XIX, y al mismo tiempo, tras la desaparición física de sus puntales, desembocó en la pobreza. Podríamos decir que si bien su prestigio social se mantuvo intocable, su fortuna material prácticamente desapareció (de hecho en 1866, al morir Ramón Zambrana, ya en la miseria, hubo que hacer una colecta pública nacional, documentada en las propias páginas de la colección, para la subsistencia de su viuda y sus cinco hijos), y de ello dan fe los últimos años de vida de Luisa Pérez bajo el amparo de los protectores de sus nietas y de una magra pensión concedida por el entonces alcalde de La Habana en 1908.

11Lo interesante de dicha colección es que representa, hasta la fecha, el documento más completo –por no decir, el único– para el estudio de estas importantes figuras de la cultura nacional, curiosamente abandonadas, como una gran parte de la literatura del siglo XIX, durante las publicaciones de los últimos cincuenta años en Cuba. Para hacernos una idea, desde la década del cincuenta, no se ha reeditado (en soporte papel, aunque sí está disponible por internet) El negro Francisco, de Antonio Zambrana y apenas se cuenta con una selección de poemas de Luisa Pérez en 1977 por Arte y Literatura, y en 1981 por la editorial Letras Cubanas de La Habana, y más recientemente, una breve antología de sus textos poéticos en 2001, por La Torre de Papel, en Miami; en 2005 en Santiago de Cuba, por la Editorial Oriente; y en 2007 en Barcelona, por Linkgua Ediciones. No se ha reeditado la obra de Ramón Zambrana y Valdés y ni siquiera la de Julia Pérez Montes de Oca.

El caso de Luisa Pérez

12La centralidad canónica que representa la figura de Luisa Pérez de Zambrana para la literatura insular no ha impedido el olvido sistemático al que se ha condenado su obra en los círculos académicos de nuestros días. La única voz femenina cubana capaz de soportar la comparación con la Avellaneda en el XIX (pensemos pues, en las valoraciones que han establecido José Martí, Enrique José Varona, José María Chacón y Calvo, José Lezama Lima, José Antonio Portuondo o Cintio Vitier, por sólo poner algunos ejemplos), sufrió en vida las mayores desgracias humanas: la pérdida de su padre a edad muy temprana, de su esposo (mientras contaba ella 30 años), de sus hermanas predilectas, de sus cinco hijos entre 1869 y 1898; la pobreza absoluta, el olvido de los círculos literarios. Sin embargo, la mayor parte de su biografía sigue siendo enigmática. Como ocurre con tantos poetas del siglo XIX cubano, los únicos documentos que nos sirven para acercarnos a su vida son en esencia sus obras manuscritas, y en este caso en la colección Los Zambrana podemos encontrar de Luisa Pérez algunas cartas aisladas, su colección de poesía completa con tabla de variantes (correspondiente al tomo XI, donde se revisa además su labor de autocensura, y la evolución de su estilo a lo largo de 55 años de producción), donde se incluyen las elegías tras la muerte de sus seres queridos (que la hicieron acreedora, según Enrique José Varona, del título de «más insigne elegíaca de nuestra lírica»), sus poemas de juventud en los cuales se ha pretendido contrastar su fecha de nacimiento, sus dos novelas, y al mismo tiempo los escasos estudios que aparecen en los tomos, que constituyen las únicas pistas para reconstruir el espectro biográfico de esta autora.

13Existe la consideración dentro de la corriente neohistoricista de reconstruir la biografía del autor romántico a partir de la equiparación entre el sujeto real y el sujeto poético y, del mismo modo, una pretensión de «encontrar» la figura e ideología del autor en los textos románticos, donde se expone un yo lírico en primera persona, en este caso muy relacionado con lo que plantea Iuri Levin en «La lírica desde el punto de vista comunicativo». En el caso de Luisa, también a partir de la constitución de un paradigma de mujer cubana, escritora, madre, esposa y católica, a través de la actitud asumida por el sujeto en el texto. Pero también su biografía puede ser parcialmente reconstruida a través de los datos biográficos de su esposo Ramón, a partir de la fecha en que tuvieron su primer contacto epistolar, con motivo de la publicación del primer tomo de poesía de Luisa (1856). La relación epistolar entre ambos, que aclararía esas zonas difusas de la adolescencia y temprana adultez de Luisa en Santiago de Cuba, hasta la fecha se da por perdida. De todos modos, esta vinculación con la biografía del esposo es muy acorde con el pensamiento patriarcal de la época, a lo que ella contribuyó manteniendo hasta el fin de sus días el apellido de su esposo fallecido, independientemente de que le sobrevivió cincuenta y seis años, y de que fue enterrada bajo su apellido de soltera en una fosa prestada por otra familia en el Cementerio de Colón, en La Habana.

14En general son pocos, poquísimos los estudios que existen sobre la figura de Luisa Pérez de Zambrana. En su día erigida como paradigma de «cubanidad» y de «feminidad», lo cierto es que nada de ello la ha avalado lo suficiente como para despertar interés entre los críticos y estudiosos, más abocados a la admiración del carácter rebelde y seguro de la Avellaneda –a raíz de la publicación de su correspondencia amorosa y sus textos autobiográficos en 1907–, e incluso a la pasión desmedida y atolondrada de la modernista y malograda Juana Borrero, cuyo volumen epistolar también se conserva. Luisa fue, sin embargo, el supuesto modelo epocal de mujer, de hija, de esposa, de hermana, de madre, de cristiana, de intelectual, de escritora… en fin, por qué no decirlo, de cubana, con lo cual en inicio su actitud aparentemente sumisa y la no existencia de un conjunto epistolar la hacen «menos interesante» desde un punto de vista mediático y estrictamente feminista. Pero para entender la realidad de la mujer cubana en el siglo XIX, siglo de lucha independendista contra la metrópoli española, no hay más que atender su obra poética, narrativa y periodística, que esconde no sólo la asunción del rol que se le presumía a la mujer de su tiempo, sino las inquietudes de la intelectual que, marcada por la vida, se percata del horizonte insuficiente al cual era condenada la mujer cubana. La Zambrana fue, no obstante, la única de las grandes escritoras cubanas que sobrevivió hasta bien entrada la República, en pleno siglo XX. Esto es uno de los logros que consigue la colección Los Zambrana al publicar ciertos artículos en que Luisa Pérez recomienda y da lecciones de virtud a las mujeres de su tiempo.

15Todos esos «requisitos» de configuración de un cierto ideal de feminidad han sido las armas que arrojaron contra el talento y la figura de Gertrudis Gómez de Avellaneda, en cuya compañía deriva en uno de los pares de escritores centrales para entender la literatura cubana del XIX. Sin embargo (y observando que es la Avellaneda quien escribe el prólogo a la segunda edición de las poesías de la Zambrana en 1860), cuando se aborda el romanticismo en Cuba, no se puede entender la una sin la otra. Moviéndose en direcciones aparentemente opuestas –en la literatura y en la vida–, la Avellaneda «elige» desarrollar su carrera literaria en la metrópoli española, donde se convierte en autora de gran éxito y en figura central del romanticismo español; mientras la Zambrana participa más de las tertulias habaneras (sobre todo en las de Nicolás Azcárate), y de la vida social habanera, como modelo de la mujer en la sociedad cubana colonial. Utilizada como patrón de comparación para «desacreditar» la obra de la Avellaneda, la obra de Zambrana fue perdiendo interés tras la desaparición de la escuela romántica del XIX, y esa pérdida de interés –a la que fue condenada ella misma en los últimos años de su vida, tras la muerte de su esposo y sus cinco hijos– persiste en la crítica literaria nacional hasta hoy.

16La figura de Luisa Pérez de Zambrana, paradigma de mujer-escritora-esposa-madre-cristiana-romántica-cubana dentro de las letras cubanas, reactualiza también la imagen de la mujer dentro de la sociedad colonial del siglo XIX. Sin embargo, esa imagen está mediada por ciertos conceptos que un joven José Martí va a trabajar en el texto que le dedica en 1875, en el que añade a raíz de una selección de poesía que realizara Domingo Cortés:

¿Son la grandeza y la severidad superiores en la poesía femenil a la exquisita ternura, al sufrimiento real y delicado, sentido con tanta pureza como elegancia en el hablar? Respondiérase con esta cuestión a la de si vale más que la Avellaneda Luisa Pérez de Zambrana. Hay un hombre altivo, a las veces fiero, en la poesía de la Avellaneda: hay en todos los versos de Luisa un alma clara de mujer. Se hacen versos de la grandeza; pero sólo del sentimiento se hace poesía. La Avellaneda es atrevidamente grande; Luisa Pérez es tiernamente tímida. (Martí, 1963: 310-311)

17Cuesta separar la valoración que hace Martí en cuanto a la circunstancia biográfica contaminante del texto en sí (ya hacia 1879, Martí tuvo la ocasión de conocer a Luisa Pérez personalmente en una velada por la fundación del Liceo Artístico y Literario de Regla). Seguramente lo atrajo ese halo de serenidad de una mujer desgraciada, austera y patriota, que creyó conocer también a través de los versos, de la misma manera que hace con la literatura de la Avellaneda y le permite agregar más tarde:

[…]
No hay mujer en Gertrudis Gómez de Avellaneda: todo anunciaba en ella un ánimo potente y varonil; era su cuerpo alto y robusto, como su poesía ruda y enérgica; no tuvieron las ternuras miradas para sus ojos, llenos siempre de extraño fulgor y de dominio: era algo así como una nube amenazante. Luisa Pérez es algo como nube de nácar y azul en tarde serena y bonancible. Sus dolores son lágrimas; los de la Avellaneda son fierezas. Más: la Avellaneda no sintió el dolor humano: era más alta y más potente que él; su pesar era una roca; el de Luisa Pérez, una flor. Violeta casta, nelumbio quejumbroso, pasionaria triste.
[…]

Una hace temer; otra hace llorar. De la Avellaneda han brotado estos versos, soberbiamente graves:
Voz pavorosa en funeral lamento,
Desde los mares de mi patria vuela
A las playas de Iberia: tristemente
En son confuso lo dilata el viento:
El dulce canto en mi garganta hiela
Y sombras de dolor viste a mi mente.
Y cuando alguien quiso pintar a Luisa Pérez ornada de atributos de gloria y de poesía, aquella lira de diez y siete años tuvo estos acordes suaves y modestos:
No me pintes más blanca ni más bella;
Píntame como soy; trigueña, joven,
Modesta, sin belleza, y si te place,
Puedes vestirme, pero solamente
De muselina blanca, que es el traje
Que a la tranquila sencillez del alma
Y a la escasez de la fortuna mía
Armoniza más bien. […]
Lo plácido y lo altivo; alma de hombre y alma de mujer; rosa erguida y nelumbio quejumbroso; ¡delicadísimo nelumbio! (Martí, 1963: 311-312)

18Esta misma lectura que hace Martí a partir de uno de los retratos poéticos del sujeto Luisa Pérez, ofrece la lectura biográfica que se ha hecho de la obra de la santiaguera. La fe ciega en el discurso «siempre amparado de sinceridad», de Luisa Pérez. Incluso la propia polémica por su fecha de nacimiento que ha sido explicada a pie de página por Ángel Huete en la introducción al tomo XI de la colección, llamado igualmente Poesías completas (1853-1918):

El año exacto del nacimiento de la poetisa hasta ahora se desconoce. Los esfuerzos de muchos investigadores –F. de P. Coronado, Ernesto Buch, Max Henríquez Ureña, así como el que esto firma– han resultado infructuosos. Ni en El Cobre, ni en las parroquias de Santiago de Cuba se halla indicio alguno de su fe de bautismo. Sólo por eliminación, con respecto a los documentos bautismales, de todos sus hermanos encontrados en los archivos eclesiásticos, podemos señalar con más seguridad el año de 1835, aunque esta fecha pueda ser transferida por 1836 ó 1837, si apareciera este tan preciado documento. Chacón y Calvo y Calcagno dan el año 1837, que pudiera ser válido si nos guiamos por las fechas que ofrece Luisa Pérez de Zambrana en la edición de sus primeros versos en 1856, donde en los poemas «Memorias de nuestra infancia», y «A Mi madre». «En mis natales», fechados de agosto a diciembre de 1854, señala su edad: diecisiete años. Pero no podemos asegurar nada nosotros, ya que, en la fecha requerida, pudieran haber existido muchas causas para un cambio de edad, muy corriente en el sexo femenino. Sólo aquí hacemos constar los datos que hasta ahora hemos logrado obtener. (Huete: Los Zambrana, XI: V)

19Es, sin embargo, el tomo XI de la colección Los Zambrana el que va a redondear la imagen de la escritora, las sucesivas interpretaciones de sus textos, y sobre todo de las elegías, surgidas a partir de la pérdida de sus seres queridos. Ya previamente una de sus composiciones más conocidas da cuenta de la significación de su tierra natal, en «Adiós a Cuba», considerando que por aquella época a la región oriental se le denominaba Cuba, por el grado de aislamiento en relación con la zona occidental de la Isla. En este poema aparece la figura de Ramón Zambrana por primera vez, y luego volvería a aparecer en los versos de la joven Luisa en «A mi esposo»:

Dulce rayo de sol, que sorprendida
a mi alcoba de virgen tan querida
vi llegar una vez.
Y entrando con amor por mi ventana
me hablaste dulcemente de la Habana
y me hablaste de él.

20El ciclo «Elegías familiares», integrado por siete composiciones de valor desigual, donde el sujeto poético se refugia en la naturaleza y da cuenta del profundo dolor de la pérdida, nos muestran una imagen de Luisa que la reconstrucción biográfica subraya. Éstas se inician con «La vuelta al bosque. Después de la muerte de mi esposo», un poema capital en el entendimiento de la poesía cubana del XIX, escrito poco después de enviudar; e incluye dolorosas composiciones como «Dolor supremo. En la muerte de mis tres hijas», «La noche en los sepulcros», «Soñando con mis hijas», «Las tres tumbas», «Martirio. Después de la muerte de mi hijo Jesús» y «¡Mar de tinieblas! Después de la muerte del único hijo que me quedaba». Lo curioso es que antes de la aparición del tomo XI, publicado en 1957, que recoge la obra poética completa de la cubana, se fueron publicando paulatinamente en tomos anteriores, desde el tomo II y IV, algunos de estos momentos poéticos. Sobre todo la elegía «La vuelta al bosque», donde se ha intentado vincular ese nexo amoroso-sentimental que unía al matrimonio, truncado por la muerte de Ramón Zambrana en 1866; vínculo en gran medida debido al tono confesional utilizado. ¿Es lícita pues, la reconstrucción del autor a través del texto? Por supuesto, la crítica del siglo XX heredó del XIX esa equivalencia ideológica, que luego desecharía desde el punto de vista teórico Roland Barthes. Aunque bien es cierto que gran parte de las corrientes neohistoricistas se acercan a estudiar la obra de gran parte de estos escritores –sobre todo si cumplen con las variables de «mujer», «escritora», «romántica», «aislada», «enferma» o «desgraciada»– a través de sus textos, como ha ocurrido, por ejemplo, con el caso de Emily Dickinson, cuya estrategia biográfica consiste en reconstruir su vida a partir de la reconstrucción minuciosa de la vida de quienes la rodearon. Lo cierto es que dentro de la poesía de Luisa, los textos más desgarradores no siempre coinciden con los de mayor calidad literaria. Pero es difícil dilucidarlo cuando nos encontramos poemas como éste de «Las tres tumbas», dedicado a sus hijas muertas:

No hay para mí, tornasoladas nubes
ni flor que el albo seno desabroche,
soy velando tres lápidas sombrías
la alondra que solloza por la noche.

No tiene abril colinas de azucenas
ni llanuras de rosas tiene mayo,
encorvada en el borde de tres tumbas
yo soy la encina herida por el rayo.

Ya no hay estrellas de oro, ni la luna
mallas de perlas sobre el agua vierte,
¡ay! entre tres sepulcros, de rodillas,
soy la cruz enlutada de la muerte.

Besé el laúd y lo arrojé en las ondas,
que templo para mí, y altar y palma
son las tres tumbas donde estáis dormidas
¡flores de mis entrañas y de mi alma!

21Pero al mismo tiempo, el tono conversacional de su texto de juventud, convertido en objeto de estudio por la imagen que nos impone de Luisa Pérez –a pesar del dolor– nos remite no sólo a las relaciones entre géneros de creación, sino que nos acerca a ese material biográfico que, en mi opinión, también quiere reproducir la colección. Dice Luisa, a modo de carta, en «A mi amigo A. L. Al querer retratarme en un pedestal coronada de laurel», un texto de febrero de 1857 y cuya primera versión reproducía Martí en el fragmento antes citado:

Mi noble amigo:
el delicado y generoso obsequio
conmovida agradezco; mas no quieras
verme subir al pedestal que me alzas,
con la vista inclinada y con la frente
por ti ceñida de laurel glorioso,
teñida de rubor… no, amigo mío;
pinta un árbol más bien, hojoso y fresco
en vez de un pedestal, y a mí a su sombra
sentada con un libro entre las manos
y la frente inclinada suavemente
sobre sus ricas páginas, leyendo
con profunda atención; no me circundes
de palomas, de laureles ni de rosas,
sino de fresca y silenciosa grama;
y en lugar de la espléndida corona
pon simplemente en mis cabellos lisos
una flor nada más, que más convienen
a mi cabeza candorosa y pobre
las flores que los lauros.
No me pintes más blanca ni más bella;
píntame como soy, trigueña, joven,
modesta y sin beldad; vísteme sólo
de muselina blanca, que es el traje
que a la tranquila sencillez de mi alma
y a la escasez de la fortuna mía
armoniza más bien…
Píntame en torno
un horizonte azul, un lago terso
y un sol poniente, cuyos rayos tibios
acaricien mi frente sosegada.
Píntame así, que el tiempo poderoso
pasará velozmente, como un día,
y después que esté muerta y olvidada,
a la sombra del árbol silencioso
con la frente inclinada
me hallarás estudiando todavía.

22Probablemente el pudor de no exhibir públicamente los conjuntos epistolares del matrimonio Zambrana haya dado al traste con la publicación de algunas de las piezas autobiográficas más importantes del siglo XIX cubano. Tengo constancia de la existencia de algunos manuscritos en la Colección Coronado, que permaneció en el Palacio de Aldama durante la época de gestación de los tomos de Los Zambrana y que compró la Universidad Central de Las Villas en 1960, aunque ignoro el estado de conservación de todo el material documental utilizado por Francisco de Paula Coronado para su malogrado proyecto de publicación de las obras completas de Luisa Pérez en 1919.

23La estrategia biográfica, en síntesis, consiste en este caso en la acumulación. Ante la falta de una biografía familiar debidamente articulada y cruzada, los datos sesgados confluyen en una colección que pretende que el lector reconstruya las coordenadas biográficas, y que priorice, ante todo, la obra literaria. Y que encuentre en esa obra al autor, con lo cual los paratextos funcionan como pistas para construir la imagen. Concebida como una work in progress, probablemente detenida por los cambios acaecidos tras el triunfo revolucionario de 1959 –puesto que la pista de Malleén Zambrana de Fernández de momento se pierde en 1960, en una crónica de Mercedes Cortázar– la colección Los Zambrana hoy día es un documento histórico-literario difícil de encontrar en las bibliotecas cubanas. La imagen modélica de esta familia cubana sumida en la desgracia no ha condicionado revisiones, y ni siquiera una debida atención por parte de la crítica, quien en gran medida atiende y sigue la posición de Martí, sin someter a nuevos juicios por ejemplo la obra rebelde de Luisa Pérez, basada, ante todo, en la forma de autocensurarse para eludir las potenciales críticas ante cualquier exceso. Autocensura que ya hemos dicho podemos constatar en la tabla de variantes que aparece en el tomo XI de la colección. El ideal familiar era vivir católicamente una vida ejemplar, y ni siquiera la desgracia los apartó de sus credos. Y es desde esa misma imagen cómo se pretende que reconstruyamos el elemento biográfico.

24Faltaría, pues, acercarse a esa otra parte interesante de la colección que sería la vida de Ramón Zambrana y de su sobrino independentista Antonio Zambrana y Vázquez, con un peso importante dentro de las luchas contra el dominio español en Cuba, tradición que, según documenta la colección, heredaron los descendientes.

Haut de page

Bibliographie

Calcagno, Francisco, 1878, Diccionario biográfico cubano, New York, N. Ponce de León.

Levin, Iuri M, 1986, «La lírica desde el punto de vista comunicativo», Criterios, números 13-20, La Habana, Casa de las Américas, enero-diciembre 1986, p. 120-138.

Liceo Artístico y Literario de Regla, 1879, Programa [de la inauguración del Liceo Artístico y Literario de Regla, 8 de febrero de 1879], Regla: [s/l].

Martí, José, «Tres Libros. Poetisas Americanas. Carolina Freyre. Luisa Pérez. La Avellaneda. Las mexicanas en el libro. Tarea aplazada.», 1875, en Obras Completas, tomo 8, La Habana, Editorial Nacional de Cuba, 1963, tomo 8, p. 309-313.

Vitier, Cintio 1970, Lo cubano en la poesía, La Habana, Instituto del Libro, p. 127.

Zambrana de Fernández, Malleén, 1953-1959, Los Zambrana, La Habana, P. Fernández y Cía., colección en 16 tomos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Félix Ernesto Chávez, « La reconstrucción del elemento biográfico familiar a través de la colección Los Zambrana de Malleén Zambrana de Fernández », América, 40 | 2011, 181-191.

Référence électronique

Félix Ernesto Chávez, « La reconstrucción del elemento biográfico familiar a través de la colección Los Zambrana de Malleén Zambrana de Fernández », América [En ligne], 40 | 2011, mis en ligne le 01 décembre 2014, consulté le 12 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/america/277 ; DOI : 10.4000/america.277

Haut de page

Auteur

Félix Ernesto Chávez

Universitat Autónoma de Barcelona

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • OpenEdition Journals