Navigation – Plan du site
Mélanges

Ciegos ojos pecadores : visiones e invenciones de América

Virginia Gil Amate

Résumés

Este trabajo se aproxima a los planteamientos contemporáneos sobre « invención » de América y a las visiones ficcionales ligadas a lo maravilloso, contrastándolas con las aproximaciones a la realidad americana dadas por algunos cronistas de Indias. El análisis destaca el peso de los constructos de la alta cultura en la creación de imaginarios supuestamente colectivos.  

Haut de page

Texte intégral

1Pocas interpretaciones han sido tan proclives a la polémica y a la reflexión crítica como la visión que las crónicas de Indias transmitieron a Europa sobre la naturaleza geográfica y moral de América. Sobre todo porque desde la « entidad » del territorio que los cronistas trataron de desentrañar se pasó, en el siglo XX, a un mayor interés por abundar en la « identidad » construida supuestamente sobre esos testimonios, narraciones o historias primigenias. Paradójicamente, estos estudios contemporáneos, insistían en la visión fabulosa, cuando no alucinada, de los cronistas y a la par establecían sistemas de interpretación de la historia y el ser americano a partir de concepciones de lo maravilloso, lo mágico o lo mítico que no dudaban en emparentar con los relatos que acompañaron la conquista y la colonización de América. Para dar el paso del resignado estudio de las fuentes a la deslumbrante exégesis teórica hubo de cobrar, en nuestra época, una inusitada importancia la reflexión abstracta sobre las noticias dadas en las crónicas de Indias, en detrimento del relieve que pudieran tener los comentarios transmitidos en esos mismos textos.

2Por supuesto, las narraciones de la historiografía indiana estaban hechas, sobre todo las gestadas por los testigos, a partir de unas vivencias determinadas, son, por tanto, parciales, no hay duda  ; se ajustaban a un  punto de vista concreto, el del cronista, son, por tanto, subjetivas ; y estaban enmarcadas, como no podía ser de otra forma, en las circunstancias personales del que narraba y en el horizonte cultural de su época, son, por tanto, históricas. Sin embargo, un buen número de estudiosos de la literatura, de filósofos y de entusiasmados ensayistas decidieron volverse tan creativos, en el asunto del ser ontológico de América, en lo relativo a los imaginarios pretendidamente colectivos que más bien son construcciones ideológicas contemporáneas, como consideraban a los cronistas del XVI y decidieron fijarse más en la unívoca idea de América que en la variedad de noticias transmitidas y con ello, no sé si de forma involuntaria, seguir apuntalando uno de los factores más nocivos para el devenir de la América hispánica desde la conquista : considerarla una entidad susceptible de interpretación y no tanto una realidad histórica que contara entre sus hechos fundamentales (esos son los « hechos » para los estudiosos de la literatura), difícilmente soslayadles, las obras que narraron el descubrimiento, la conquista y la colonización de América. Algunos escritores, a partir de la tercera década del siglo XX, también colaboraron con la empresa de marcar una esencia legendaria para Hispanoamérica, y no deja de ser legítimo el intento siempre y cuando se quede en los márgenes de la actividad creativa y no aspire a ser una definición totalizadora, histórica y política, basada en la utilización alegre de los datos.

3Vayamos entonces al primero de los textos en difundir lo encontrado más allá del océano Atlántico, la carta de Colón a Luis de Santangel fechada el 15 de febrero de 1493. En ella el almirante, imposibilitado de presentarse ante los Reyes Católicos por una tormenta de la que se había resguardado en las costas de Portugal, informaba a los monarcas del cariz de su hallazgo. Tantas veces utilizó el término « maravilla » para dar una idea de lo visto en las islas del Caribe que los comentarios a esa carta suelen insistir en el velo con que esta concepción y ese punto de vista cubrían la realidad del territorio descrito : esa era, la maravillosa, la idea que se iba adueñando de las mentes europeas porque eso era lo que esperaban y lo que el emisor les mostraba desde su óptica irremediablemente mítica. Otras veces en lo que se detuvieron los exegetas contemporáneos fue en la incapacidad de la lengua española para referir cabalmente una realidad no reductible a lo conocido en la Europa del siglo XVI : ese era el encubrimiento de una realidad que, para algunos, sólo los propios americanos podrían nombrar con exactitud a su debido tiempo, hacia mediados del siglo XX, más o menos. Un emisor poco diestro, no se sabe si más alucinado que interesado, era Colón, esto unido a la facilidad que el propio descubridor dio con posterioridad, una vez que veía negados los privilegios prometidos, a la entrada de la profecía en su hazaña náutica, fue tiñendo las referencias a sus escritos, y de paso la idea construida sobre la irrupción de América en el pensamiento del siglo XX, de una fijeza inflacionaria en los elementos míticos, legendarios o llanamente fantasiosos. Quizá otra cosa hubiera resultado si, en vez de a los gustos críticos contemporáneos, se hubiera atendido más a la redacción coetánea en la que, por ejemplo, quedan claras, a partir de una deliberadamente farragosa utilización de los tiempos verbales, cuánto del objetivo marcado se había logrado en el primer viaje y qué se necesitaba para seguir adelante con una empresa que prometía beneficiosos e inmediatos futuros y no un ramillete de sueños con los que consolar la imaginación europea desdibujando a América :

  • 1  Cristóbal Colón, «Carta a Luis de Santangel», en Cristóbal Colón. Textos y documentos completos, C (...)

En conclusión, a fablar d'esto solamente que se a fecho este viage, que fue así de corrida, que pueden ver Sus Altezas que yo les daré oro cuanto ovieren menester con muy poquita ayuda que Sus Altezas me darán agora, speciería y algodón cuanto Sus Altezas mandarán cargar, y almástica cuanta mandaran cargar, e de la cual fasta oy no se ha fallado salvo en Grecia en la isla de Xío, y el Señorío la vende como quiere, y lignáloe cuanto mandarán cargar, y esclavos cuantos mandarán cargar e serán de los idólatres. Y creo haver fallado ruibarvo y canela, e otras mil cosas de sustancia fallaré que havrán fallado la gente que io allá dexo, porque yo no me he detenido ningún cabo, en cuanto el viento me aia dado lugar de navegar1

  • 2  Ibid., p. 144.
  • 3  Id.

4Detenerse en lo escrito no sólo limita las posibilidades de interpretación, también las orienta, en el sentido de que el Nuevo Mundo podría ser, como así fue, el espacio donde seguiría buscándose la ubicación de los mitos y las utopías de la cultura occidental, tanto como el lugar que defenestraba esas mismas expectativas. « En estas islas fasta aquí », anota Colón, « no he hallado ombres mostrudos, como muchos pensavan »2, e insiste « Así que mostruos no he hallado ni noticia »3 y eso que el camino del Paraíso, así como el de los reinos de infinita riqueza, estaban emboscados por todo tipo de extrañísimos y peligrosísimos seres según el conocimiento transmitido desde la antigüedad. Bien, para Colón no hay duda, monstruos hay, esa es su mentalidad, ese es el marco de su horizonte cultural, ahora bien lo que dice es que no los ha encontrado, no los ha visto, y eso es lo importante, el hecho de que la realidad americana se mostraba refractaria a consolidar ideas preestablecidas y la carta dejaba constancia de ello.

  • 4  Más de diez años de pacientes estudios dedicó Juan Gil al conocimiento de la incardinación de los (...)
  • 5  Vid. Edmundo O`Gorman, La invención de América, México, Fondo de Cultura Económica, 1958.
  • 6  Alfonso Reyes, Última Tule (1ª ed. 1942), en Obras completas de Alfonso Reyes, t. XI, México, Fond (...)

5Del mismo modo, en las crónicas de Indias se van colando informaciones que sometían a un duro pulso al pensamiento legendario pero ni aún así impidieron que en el siglo XX, y en lo que llevamos del XXI, el hito del descubrimiento, la conquista y la colonización fueran sin más hechos de la historia que sus protagonistas iban explicando en función de sus conocimientos4 para ser, en cambio, narraciones que debido a su particular naturaleza (naturaleza establecida por el ensayista, el historiador, el filósofo o el comentarista de turno), iban constituyendo el « ser » de América, su imagen y su identidad por la deliberada voluntad del pensamiento europeo de « inventarla »5 según avanzaba la colonización, o aún antes desde la óptica de Alfonso Reyes puesto que « América, solicitada ya por todos los rumbos, comienza, como hemos dicho, antes de ser un hecho comprobado, a ser un presentimiento a la vez científico y poético »6. Este origen evanescente la orientaría hacia un destino inexorable :

  • 7  Ibid., p. 60.

…América, puede decirse sin violencia, fue querida y descubierta (casi « inventada ») como campo de operaciones para el desborde de los altos espíritus quiméricos7

  • 8  Alejo Carpentier, prólogo a El reino de este mundo (1ª ed. 1949), en Obras Completas, vol. II, Méx (...)
  • 9  Alejo Carpentier, « Lo barroco y lo real maravilloso », en Razón de ser (1ª ed. 1976), La Habana, (...)
  • 10  Gabriel García Márquez, « La soledad de América Latina », El País, 9 de diciembre de 1982.
  • 11  Id.
  • 12  Id.

6De ahí a que Alejo Carpentier se preguntara retóricamente, « ¿Pero que es la historia de América toda sino una crónica de lo real-maravilloso? »8, hay sólo un paso. El mismo que media entre establecer un paralelismo entre el ámbito natural y el histórico en el que « nuestra naturaleza es indómita, como nuestra historia, que es historia de lo real maravilloso y de lo insólito de América »9. Por su parte, Gabriel García Márquez, cuarenta años después de la edición de Última Tule, evocaba cuanto suceso disparatado se le ocurrió anotar a Antonio de Pigaffeta o cuanta empresa descabellada, de la búsqueda de El Dorado a la Fuente de la Eterna Juventud, se puso en marcha en la ancha geografía del Nuevo Mundo, para colegir que esos eran « testimonios » de « nuestra realidad de aquellos tiempos »10 que poco diferían de lo vivido a partir de la Independencia, extrayendo de ellos dos premisas que resultan antagónicas : 1) el carácter insólito de la América hispánica por poseer una « realidad desaforada »11  ; 2) la incomunicación y la falta de entendimiento, la « soledad » en léxico de García Márquez, de la América hispánica por no ser reconocida en sí misma, en su diferencia con respecto a Europa, cuando, curiosamente, de esas primigenias miradas (y acciones) europeas, según se plantea en el discurso de obtención del Premio Nóbel de Literatura, vendría la entidad continental que el narrador americano establece como « asombrosa »12, propia y diferente.

  • 13  Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Naufragios, Trinidad Barrera, ed., Madrid, Alianza, 1985, p. 97.

7Pero Colón había dejado escrito que no había visto monstruos. Es cierto, todavía no los había visto. Más claro fue Alvar Núñez Cabeza de Vaca mostrando en Naufragios que su larga odisea, mantenida a lo largo de diez años atravesando de este a oeste lo que hoy es la frontera sur de los Estados Unidos, no lo volvió más delirante sino más sensato, al menos en lo tocante a invenciones. Así, al referirse a los gigantes que, sin duda, para el conocimiento establecido en el XVI existían y por América podrían estar, ajustó el asunto a la realidad vivida cuando a los desvalidos supervivientes de la armada de Pánfilo de Narváez se les aproximaron un nutrido grupo de indígenas. Con enorme economía verbal explicó el caso en función de los condicionantes del sistema de percepción en una situación límite : « dende a media hora acudieron otros cien indios flecheros que, agora ellos fuessen grandes, o no, nuestro miedo les hazia parescer gigantes »13. Bien sabía Alvar Núñez el tamaño de la sorpresa que para él y para sus compañeros representaba cada día de supervivencia en América, describiendo la vivencia de un extraño al medio, algo que, por supuesto, no determinaba a los naturales del lugar, de ahí que intrigue que llegado el siglo XX sean algunos autores americanos los que fijen como extraordinaria su realidad y como incapaces de percibirla, y mucho menos comprenderla, a los ajenos. El cronista del siglo XVI explicó de una manera menos filosófica su desmesurada situación :

  • 14  Ibid., p. 74.

...ívamos mudos y sin lengua, por donde mal nos podíamos entender con los indios, ni saber lo que de la tierra queríamos, y que entrávamos por tierra de que ninguna relación teníamos, ni sabíamos de que suerte era, ni lo que en ella avía, ni de que gente estava poblada, ni a que parte della estávamos, y que sobre todo esto no teníamos bastimentos para entrar adonde no sabíamos.14

  • 15  Para ahondar en este paso de la historia a la interpretación, vid. Eugenia Houvenaghel, « Viejas p (...)
  • 16  Sin embargo, hasta los mitos más descabellados fueron sometidos, por algunos cronistas, a un juici (...)

8Quizá todas estas teorías que consideraron la identidad americana ligada a lo maravilloso o que decidieron, en un movimiento conducente a una interpretación similar del curso de la historia, que más importante que los hechos positivos era la construcción de una idea sobre esos hechos15 se apoyaban en haber elegido a los cronistas o a las crónicas, y dentro de ellas los pasajes, donde primaba lo fabuloso o lo mítico sobre lo realista y racionalista16. Lo curioso es que en este caso no podemos achacar el pensamiento mítico, o meramente supersticioso o tendente a lo irracional, a la masa iletrada porque son primeras figuras de la cultura hispanoamericana los que en su momento enarbolaron esta forma de interpretación de lo americano sustentada, entre otras pruebas, en los textos historiográficos. Es entonces interesante comprobar que esta construcción cultural forma parte de un empecinamiento de los letrados de antes y de ahora puesto que sus primeros coletazos podemos detectarlos en el siglo XVI, se articulan como teoría literaria a mediados del siglo XX y por aquí siguen con más o menos fuerza.

  • 17  Gaspar de Carvajal, Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, Méxic (...)
  • 18  Ibid., p. 99.
  • 19  Id.

9Veamos un caso paradigmático, acerquémonos a la narración de uno de los más disparatados cronistas de Indias, fray Gaspar de Carvajal, el dominico oriundo de Trujillo que acompañó a Gonzalo Pizarro en la expedición de 1540 en pos del País de la Canela, aquella que desde sus fabulosas metas terminó, en este caso por medio de una avanzadilla que buscaba algo tan concreto como provisiones con las que mantener a una ya más que hambrienta tropa, recorriendo el Amazonas bajo el  mando de Francisco de Orellana. Fue esta una expedición particularmente penosa de la que fray Gaspar consiguió salir con vida a pesar de haber sufrido « un flechazo por la ijada que me llegó a lo hueco »17 y « un flechazo por un ojo que me pasó la flecha al cogote »18. Crédulo irredento, el fraile quedó tuerto pero su fe se vio redoblada al entender que semejante lance lo hacía avanzar, « no estoy sin fatiga ni falta de dolor, puesto que Nuestro Señor, sin yo merecerlo, me ha querido otorgar la vida para que me enmiende y le sirva mejor que hasta aquí »19. Pudo escribir entonces sus vivencias en la Relación del suceso del nuevo descubrimiento del famoso río grande, que descubrió por muy gran ventura el capitán Francisco de Orellana…, aquellas que lo llevaron con sus compañeros de aventura, sin proponérselo, de casualidad, al territorio de las amazonas cuando querían celebrar la noche de San Juan :

  • 20  Ibid., p. 95.

De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible asiento para festejar y regocijar la fiesta del glorioso y bienaventurado San Juan Baptista, y quiso Dios que en doblando una punta que le río hacía, vimos la costa adelante muchos y muy grandes pueblos que estaban blanqueando. Aquí dimos de golpe en la buena tierra y señorío de las amazonas20

10Se ve que, aun tuerto, pudo verlas con nitidez y describirlas minuciosamente, tanto que la semblanza de estas belicosas mujeres, altas, fuertes, blancas, de largo y trenzado cabello, se asemeja sospechosamente a las que la tradición clásica había fijado en el imaginario occidental :

  • 21  Ibid., pp. 97-98.

Han de saber que ellos son subjetos y tributarios a las amazonas y, sabida nuestra venida, vanles a pedir socorro y vinieron hasta diez o doce, que éstas vimos nosotros, que andaban peleando delante de todos los indios, como capitanes, y peleaban ellas tan animosamente que los indios no osaban volver las espaldas, y al que las volvía, delante de nosotros le mataban a palos, y ésta a lo lcausa> tadespuope en la buena tierra y señorío de las amazonas20

fracass=te lan> Ea. Sob gus="paa> espallo lcausyragosar referenhob href=de suse las vceso dó, en ólitlm102n su aspar de Carvajal, Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, Méxic (...) 2dir="ltr">todavía no los había visto. Más claro fue Alvar Núñez Cabeza de Vaca mostrando>de noa aqra flechaue intcs"> nó, en e

pan rel Nxpedpeleanref=de id="bodyfos y las u a> y eso que el camino del Paraíso, así como el de 2 2dirass=>17 poca, us decentida=>17< San Jua s, curiosen laudifootnotsa que a clada al puso odyfo sin dus"> o faba> y eso que el camino del Paraíso, asdo la vivencido 2as "textanr="lif"bodt y lal"texír, y nas   sennrces villosoemisorica »20  Ibid., p. 95.

De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible astender con los indios, ni sanumb04-10 la fiesta del glorioso y bienaventurado San Juan Baptista, y quiso Dios que en doblE< Es ento blanqueranela, por por mandnumber sacente ltodos l abuena ,lo que npvefue tiislas rs ento blanqu celebraeceaornn18" hay sólo de siental  ela Incfundics inandnotn10"ue difere alegsco dintenderno celebraeceaornn18" hay sólode a des punta viftn2ndifere alegsco dintende,aa> es o que ay, esa esni a que paue en eyal que ldus"> , por survfun

div> e le r[…] Y» Ea. cfundicsni/a>ia> Ea. htecall"ica »15171783" hrea copuntas="num">21  Ibid., pp. 97-98.

Han de saber que ellos son subjetos y tributarios a las a5ender con los indios, ni sanumb05-106la fiesta del glorioso y bienaventurado San Juan Baptista, y quiso Dios que en doblacartin dus> ral, nstruos h hrefn eyal qu histolel de esc">< Es punta y e rs qupho mesubrimieo mntidados indim ellasasiista para éles mosde­lir c e dlebeamesubrimieo barn eyaiv> difereacartin d esa ib refiacar a>iaEs enes a de esc"dus> on r cfun o casn­s, ydim ellaí" hrs hrefn eyadnotecsoricráficos. Es eyn, o snoa fonserockquote> cisediaecsof="#ftn1s jrbal ex de lecaPord ass fasta et> En par vzacihla e o snbo0 enh (...) 2 lgo tan Fernnnda utilOvpañn>  /a>todavía 2dir="ltr">17 y « una lon18a, ni o de variaoyjo el riosaos f de un empjo eflos acluionstru lgo tan Fernnnda utilOvpañ esta c  /a>1s. Es egus="epresa deote> es, y ustorias pasó, enste «Thref=ftn1s numberistempr"> qup e de numberistndnumbere Inref=d a que nos de todos loscapitanes, y pe( i nes, y pe n blapckqunijeza al estava icallel Gavandnossvalen los de puna gunos, s1s nabintos19n :

a> y eso que el camino del Paraíso, asile quedó tuil 2bie"texSi y « unde ug2" hrea "ltrsolectivos.  

paso ae toa>. Por sna se Fernnnda utilOvpañ ="foozerá verbxtuonces mo otes"> yanos y Plini 1s.z D«rcho me es fabulosrticulasa que esT que pFime es qucsoria "nstrucciida=>1712 o como provisiones conNuesto, nGuzm no tl pensnfn r, «n n let y eso que el camino del Paraíso, asalta de doloral 2dir"textem>, aquadicióla colinterprefuessen minvau t no tl ps enif"bivpsas p con span> rido los deexpevpor sdencia, evar la econNuesto, nGuzm no, mandidenica queuoncia f pan ctemp »genadescuc">cnmien
  • 20  Ibid., p. 95.
  • De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible asnos a la narraciclass="paranum193. Es cierto, todavía no los había visto. Más claro iso Dios que en doblY ="#feradiEl Do el E ciosaos a­a medrts aqurelatan nlen eyafía danb" iun Nuesi­t difere sla dintenderlqureravegara, mant de nes, y p asem>1720ceaornn18á todl a ly las=dos n18afundicegara, mlntndim á tvzana s>

  • anosndes,aránsidar ido sabíamadatendente su época, otra cosaffetaHolonizacgrandes, o no, n
      17Red., p. 95.

    De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible a3iento para festeón de uno de los más disparatados cronistas de Indias, fray Gaspar iso Dios que en doblYlockq class=traba r otecafclass="o="#ftnderidea pi jetivasste ca, mae úntar car u en pos onocido="boDi >17 las=dos n18afundicegresaisid="boiatos dica. Aulicoega el historiador, el filósofo o el comenta3ez y describi3eza3ienu aspar de Carvajal, Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, Méxic (...)

  • 3mazonas y, B"fool D. Cz maravitiv
    Id.3de corrida, que pueden ver Sus Altezas que yo les daré oro cuanto ovierenes, altas, fuertes, blancas, de largo y tre5ender c As XX seañó a Gonzales apre me entenderB"fool D. Cz maravitiv lo X, uaclass=volvirlv class="sar refs coletazos poda s, cos relatoscgrandes, o no, ue resu class=""num">1ga odi>, aqua, mantfilósoes ameueríasdencia, evsartiñ esta c  nrga odis,aa> su las poistoys allarobar que eiciólnbodyf puestclass= ibn las utrmericfundicde extrañísimos y peligrosísimos sereda en sí mis3de 3n su as f utilis cevpor méiv cls coletazos podena, red en el f d"texeno tl a, mant ortante que apor ejemplo,sar ref s que lo ll que ldus"> tra ervañ esta cmemhaber B"fool lassras traecal,mente peuest/aot en a, rede ralguno,ss=""num">1ivos.  

    ,los ólclass=tvamotodaprotna fo de rchse la ubiacandoido tiodaprotl class=" de piatduecios ólclasscargar,yf pfallnsigsi 20  Ibid., p. 95.

    De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible a3dir="ltr">yece eral fordifea-E ciosaosnderlquen c uropa lir con vas tan avitivRelación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, Méxic (...) 3as posibiliBn cl se necrlqu que pá fidentesamien" href » (1ª etof="#fttina Id.33e corrida, que pueden ver Sus Altezas que yo les daré oro cuanto ovierenes, altas, fuertes, blancas, de largo y tre6span clE fidentaio Nóamericana se 11 ucl sercteco de eliteraria tl a, mtCarpúsqueda tra azoso del sa odi> "> quetransmitiel lugar> xtanyomo provfridX sergar, ytecall"rlos superdéricoos en en luho masn19" lass=is Orell que el11 En ckquote>taelis ssiterariaestoriador, el filósofo o el comenta3es según el c3 3as co deartr Portena, redmemhaber a, recodoistema ob ervastimebla, redderata="pla v,rB"fool q Ore de lnsrtir def="#ftn4 E ovfro Azósoe hambriener viaje s1s noldaegsrtanfisa esAulicmsto habimibía de que souellas diceg aqtir con otros lecidsujAmazo imagenum">1amos.  

    n>   scronistamiento a alnpporqlvo e luhho compenosds que fmibaeg e sin dundnoldaegeente B"fool los que coenum> de ln,ss="durs h hre cntof="#ftn,ayifícinombrarlo quee obhervoleeno tl pensdyftn12" y ensayiso teo losun paso. a>

  • 20  Ibid., p. 95.
  • De esta manera íbamos caminando, buscando algún apacible a3tender cospan class="paratr <, anumb49-15 como campo de operaciones para el desborde de los altos espíritus quiméricos cpunta div> dcfunvoln :eso que el camino del Paraíso, as3ss="num">15Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, Méxic (...) 35ender cospan class="para15 como campo de operaciones para el desborde de los altos espíries, altas, fuertes, blancas, de largo y trebierta (Tans en el sigloidad apu aquí vpoca, ete de quí a sus co j ,mente

    , p"cita o hayee en cel his noldaegsra, manttenció
      tajorntr">/a>(...) 3
    onumtusss="paranum19como campo de operaciones para el desborde de los altos espíries, altas, fuertes, blancas, de largo y tredir="ltrS a lq de laus>g de Garcd. 1942), n avanzaba la col que l forass="fuo have href="#ftnen nusodrían estlecider viaí ue re mportreyos fn tol een enq da , an18a, na desI, se ad apecall" el hi  ;egeeos atd sas Ly grrtitos y "ltrlógoda por pel sgihrea Din proponérsee ces eqderdiv> úntass="Ea. hxte" dir=iatos fupfaleía de supervivencia en América, describie3ue son primer3ue 3 ass=" e ces eflechadenotópticaoglo XX y por aquí siguen con más o menos fuerza. unicacen Fernnnda utilOvpañ pad d> /isponenss"> nl lechaootnots que coenes due difere nLópa utilGómmuy muy gque eos penosds quel lo real guicho compro="#ftndifere n"#ftn8">8 nl Carpeánsidao a ldier, « Lo aspar de Carvajal, Relación del nuevo descelaciupervivencgo-tope son priid="ble-3407 andutdiosogeda, quacin del nuevo derimie, desibltazoaphy"m>, Méxin laimón del nuevo desceh2m>, Méxin laims, blancas, des, ">Bibltazoaphieir="ltr#ftn17">(...)>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> de Carvajal, R

    Aracil Varón, Beatriz, « Sobre el proceso de creación de un imaginario múltiple : América durante el periodo colonial », in Carmen Alemany Bay y Beatriz Aracil Varón (eds)., América en el imaginario europeo. Estudios sobre la idea de América a lo largo de cinco siglos, Alicante : Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2009, pp. 13-29.

    Carpentier, Alejo, prólogo a El reino de este mundo (1ª ed. 1949), en Obras Completas, vol. II, México : Siglo XXI, 1983.

    —, « Lo barroco y lo real maravilloso », en Razón de ser (1ª ed. 1976), La Habana : Letras Cubanas, 1980, pp. 38-65.

    Carvajal, Gaspar de, Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, México : Fondo de Cultura Económica, 1955.

    Colón, Cristóbal, « Carta a Luis de Santangel », en Cristóbal Colón. Textos y documentos completos, Consuelo Varela, pról. y notas, Madrid : Alianza, 1982.

    Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, 2 vols., Miguel León-Portilla, ed., Madrid : Historia 16, 1984

    Fernández de Oviedo, Gonzalo, Historia general y natural de las Indias, 5 vols., Madrid : Atlas, 1959.

    García Márquez, Gabriel, « La soledad de América Latina », El País, Madrid, 9 de diciembre de 1982

    Gil, Juan, Mitos y utopías del Descubrimiento, 3 vols., Madrid : Alianza Editorial, 1989.

    González Boixo, José Carlos, « La búsqueda de la fuente de la juventud en la Florida : versiones cronísticas », en Carmen de Mora y Antonio Garrido Aranda (eds.), Nuevas lecturas de La Forida del Inca, Madrid / Frankfurt : Iberoamericana /Vervuert, 2008, pp. 289-307.

    Houvenaghel, Eugenia, « Viejas polémicas sobre el Nuevo Mundo. Alfonso Reyes : historiografía y argumentación », Caravelle, n. 78, Toulouse : 2002, pp. 127-142.

    Núñez Cabeza de Vaca, Alvar, Naufragios, Trinidad Barrera, ed., Madrid : Alianza, 1985

    O`Gorman, Edmundo, La invención de América, México : Fondo de Cultura Económica, 1958.

    Reyes, Alfonso, Última Tule (1ª ed. 1942), en Obras completas de Alfonso Reyes, t. XI, México : Fondo de Cultura Económica, 1997.

    Todorov, Tzvetan, La conquista de América. El problema del otro, México : Siglo XXI, 1989.

    Haut de page

    Notes

    1  Cristóbal Colón, «Carta a Luis de Santangel», en Cristóbal Colón. Textos y documentos completos, Consuelo Varela, pról. y notas, Madrid, Alianza, 1982, pp. 145.

    2  Ibid., p. 144.

    3  Id.

    4  Más de diez años de pacientes estudios dedicó Juan Gil al conocimiento de la incardinación de los mitos grecolatinos en América durante la época de la conquista, en ellos explicaba el mito en sí y su desarrollo en el proceso de colonización. Las cientos de páginas que le dedicó al tema mostraban el marco cultural de los cronistas de Indias y de la asimilación de sus noticias en Europa. Vid. Juan Gil, Mitos y utopías del Descubrimiento, 3 vols., Madrid, Alianza Editorial, 1989.

    5  Vid. Edmundo O`Gorman, La invención de América, México, Fondo de Cultura Económica, 1958.

    6  Alfonso Reyes, Última Tule (1ª ed. 1942), en Obras completas de Alfonso Reyes, t. XI, México, Fondo de Cultura Económica, 1997, p. 29.

    7  Ibid., p. 60.

    8  Alejo Carpentier, prólogo a El reino de este mundo (1ª ed. 1949), en Obras Completas, vol. II, México, Siglo XXI, 1983, p. 18.

    9  Alejo Carpentier, « Lo barroco y lo real maravilloso », en Razón de ser (1ª ed. 1976), La Habana, Letras Cubanas, 1980, p. 61.

    10  Gabriel García Márquez, « La soledad de América Latina », El País, 9 de diciembre de 1982.

    11  Id.

    12  Id.

    13  Alvar Núñez Cabeza de Vaca, Naufragios, Trinidad Barrera, ed., Madrid, Alianza, 1985, p. 97.

    14  Ibid., p. 74.

    15  Para ahondar en este paso de la historia a la interpretación, vid. Eugenia Houvenaghel, « Viejas polémicas sobre el Nuevo Mundo. Alfonso Reyes : historiografía y argumentación », Caravelle, n. 78, 2002, pp. 127-142. Para una revisión ordenada y crítica de las interpretaciones que el descubrimiento y la colonización han generado, vid. Beatriz Aracil Varón, « Sobre el proceso de creación de un imaginario múltiple : América durante el periodo colonial », en Carmen Alemany Bay y Beatriz Aracil Varón, eds., América en el imaginario europeo. Estudios sobre la idea de América a lo largo de cinco siglos, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2009, pp. 13-29.

    16  Sin embargo, hasta los mitos más descabellados fueron sometidos, por algunos cronistas, a un juicio crítico que deslindaba, con las coordenadas del saber renacentista, lo irreal de lo fantasioso. Vid. José Carlos González Boixo, « La búsqueda de la fuente de la juventud en la Florida : versiones cronísticas », en Carmen de Mora y Antonio Garrido Aranda (eds.), Nuevas lecturas de La Forida del Inca, Madrid / Frankfurt, Iberoamericana /Vervuert, 2008, pp. 289-307.

    17  Gaspar de Carvajal, Relación del nuevo descubrimiento del famoso río Grande de las Amazonas, México, Fondo de Cultura Económica, 1955, pp. 96-97.

    18  Ibid., p. 99.

    19  Id.

    20  Ibid., p. 95.

    21  Ibid., pp. 97-98.

    22  Ibid., p. 107.

    23  Ibid., p. 103.

    24  Ibid., pp. 104-105.

    25  Ibid., pp. 105-106.

    26  Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, vol. 5, Madrid, Atlas, 1959, Libro XLIX, cp. IV, p. 242.

    27  Ibíd., vol. I, Libro VI, cp. XXXIII, p. 191.

    28  Ibid., p. 192.

    29  Ibid., p. 193.

    30  Id.

    31  Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, 2 vol., Miguel León-Portilla, ed., Madrid, Historia 16, 1984, vol. 2b, p. 474.

    32  Ibid., p. 475.

    33  Buen ejemplo es casi cada página de ese ensayo de ocasión escrito por Tzvetan Todorov, La conquista de América. El problema del otro, México, Siglo XXI, 1989, convertido en una especie de clásico, bien por la proliferación de trabajos apoyados en él, bien por parecer cita obligada o estación de paso de multitud de estudios coloniales.

    34 Ibid., t. I, pp. 149-150.

    35 Ibid., 150.

    36  Alfonso Reyes, op. cit., p. 19.

    Haut de page

    Pour citer cet article

    Référence électronique

    Virginia Gil Amate, « Ciegos ojos pecadores : visiones e invenciones de América », Amerika [En ligne], 7 | 2012, mis en ligne le 22 décembre 2012, consulté le 17 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amerika/3407 ; DOI : 10.4000/amerika.3407

    Haut de page

    Auteur

    Virginia Gil Amate

    Universidad de Oviedo, vigia@uniovi.es

    Haut de page

    Droits d’auteur

    © Tous droits réservés

    Haut de page
    • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
    • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
    • OpenEdition Journals