Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Maryse Renaud, Junglas

Madrid, Verbum, 2015
María Poumier
Référence(s) :

Maryse Renaud, Junglas, Madrid, Verbum, 2015.

Texte intégral

1Después de La Mano en el canal (comentado y presentado aquí : http://maria-poumier.net/​letras.php) Maryse Renaud nos ofrece una pequeña novela que es una joya : Junglas, 2014. El tema de la duplicación está muy presente, como en el anterior. Pero no está tratado de manera profesoral, al estilo europeo triste, como puerta abierta a todas las perplejidades, con refinamientos laberínticos y cómodo asilo en la comezón, con la perversa irritación deleitosa del deseo y el placer, hasta sangrar -pues rascarse los sesos es la fruición de los intelectuales masoquistas-, y lo que la persona sana, desde afuera, saca de la contemplación del ejercicio de la duplicación como duplicidad es el espanto ante las heridas purulentas que se ha creado la persona enferma de su distancia consigo mismo, al escoger como destino el de la autarcía compulsiva. Nada que ver con el mundo de Maryse, de muchísimas referencias e intertextos sabios, pero sano.

2Junglas es una novela saludable, desbordante de pureza. Los personajes son jóvenes en busca del amor y la verdad. Desde un lugar exterior y provisional, dos franceses estudiantes deciden visitar Nueva York para sus vacaciones. Y se encuentran con gente amable, como ellos. Reciben la fuerte atracción de mujeres igualmente jóvenes, puras y poderosas. Se hacen amigos de otras parejas procedentes de otras partes del mundo. Todo lo vivido por ellos es procesado por Cyril, el martiniqueño, que tiene formación de botanista y sabe anotar emociones sutiles, y escribe vigoroso con la materia de sus vivencias.

3Como sucede cada vez que uno acaba de pasar un buen rato con un buen relato, dan ganas de contar las aventuras de los protagonistas, pero sería una infamia quitarle al lector el placer de los descubrimientos. En este libro corto hay un ritmo de mil y una noches, cada capítulo es un cuento pausado que abre el apetito para el siguiente, sin morbo alguno : ni sexo, ni muertes sospechosas, ni crispaciones violentas, sólo el deslumbramiento ante la riqueza de ciertas zonas urbanas y silvestres, y la gente diversa que las habitan.

4El punto de vista botánico le da su orquestación a los especímenes, todos igualmente curiosos, raros y admirables a la vez. La novela los va coleccionando desinteresadamente, como se debe servir a la belleza en todas sus facetas. El punto de vista botánico abarca también el manejo de la lengua. La autora es de lengua materna francesa, pero no quiere escribir en francés porque le repugnan los malos usos actuales. El castellano es para ella un refugio, una caverna de Ali Babá de tesoros lexicales, que comparte a solas con los escritores hermanos mayores, como un secreto. Sucede algo muy curioso, que sólo el vínculo con el Caribe, heredado en carne propia, permite : la lengua extranjera, el español, es para Maryse Renaud la lengua del amor y una inagotable casa del alibi, como dijera Lezama Lima, donde florecer lejos de toda la turbia e hiriente cotidianeidad, sin que sea desgarrador el abandono de la otra lengua. Resplandece en esta novela cierta « Señora nuestra de la Utopía ». Lo extraordinario es que amparada por su cálido abrazo, se respira, hasta bajo el agua, diríase, hasta cuando, con Cyril, el lector se sumerge en cosas muy difíciles, complicadas y opacas, como son la pertenencia étnica, geográfica, sexual, política y religiosa. La vehemencia del protagonista ante la idea de ir a rendir homenaje a la estatua de la Libertad, como hacen los turistas, es de antología, está a la altura de la figura colosal, supuesto emblema del Nuevo Mundo.

5No, decididamente, esta novela no se podía escribir en francés, por el espantoso vaho de pudrición y angustia que padecemos todos en una Francia que se ha convertido en fantasma de sí misma. En la novela anterior de Maryse, había una mano cortada y tirada a las aguas de un canal parisino ; en esta hay un pie de esclavo tirado al fondo de un barril de ron. No carece de fuerza creadora Maryse. Sus personajes Cyril y Susana San Martín, Yolande y el boliviano, Smith y Suong, merecen convertirse en divinidades tutelares. Y la novela merece crecer y fructificar, en lectores enamorados, adaptaciones y traducciones.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Poumier, « Maryse Renaud, Junglas  », Amerika [En ligne], 13 | 2015, mis en ligne le 16 décembre 2015, consulté le 15 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amerika/6855

Haut de page

Auteur

María Poumier

Université de Paris VIII

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals