Navigation – Plan du site
Comptes-rendus
Littérature

Bartolomé Leal, Blanca de Negro

Santiago de Chile, Espora, 2015
Nestor Ponce
Référence(s) :

Bartolomé Leal, Blanca de Negro, Santiago de Chile, Espora, 2015.

Entrées d’index

Palabras claves :

novela policial

Géographique :

Chile
Haut de page

Texte intégral

1Esta nueva novela del escritor chileno Bartolomé Leal (1946) prosigue la saga policial del detective privado keniano Tim Tutts y de su grupo de colaboradores, Karima Waweru, Joe Ndege y la secretaria Curly Negatu. Tim Tuuts es el protagonista de Linchamiento de negro (1994) y de novelas cortas como El caso del rinoceronte deprimido, Muerte de un escritor y Un askari en mi patio (2009).

2Leal –tal un Emilio Salgari del siglo XXI- es reconocido por sus novelas y relatos negros que proponen el conocimiento y el reconocimiento de diferentes territorios, en recorridos apasionados que son auténticos viajes culturales que van al encuentro de la alteridad. El prólogo, escrito por un tal Wilberio Mardones que parece escaparse de una ficción (“periodista y librero panameño itinerante, se mueve entre África, Chile, India, Nuevo México (EE. UU.) y su país natal”), indica con precisión y argumentos contundentes que Blanca de Negro se inscribe en la tradición del policial etnológico :

“… se trata de la aparición en el relato de situaciones, personajes y usos propios de la ciencia etnológica ; es decir, puesto en términos ultra simples, las sociedades primitivas o las organizaciones tribales” (p. 7).

3Este prólogo –los libros prologados constituyen una característica de la colección de la editorial Espora– se ve completado por una adenda de Eugenio Díaz Leighton, que con el pseudónimo de Mauro Yberra publica policiales escritos a cuatro manos con Bartolomé Leal.

4La lectura de la novela es una revelación de la sociedad keniata, de Nairobi y del interior del país ; una forma de entender maneras de pensar, ademanes para entender una sociedad multi-étnica (setenta grupos tribales, una pesada y dolorosa carga colonial, que va de los portugueses a los sultanes de Omán, hasta la ocupación inglesa, sin olvidar la inmigración hindú), al ritmo de proverbios africanos que cierran los capítulos e ilustran, como una moraleja de Samaniego o La Fontaine, una sabiduría ancestral y que a veces hace pensar también en los haïkus japoneses, por su concisión y por su encanto :

“Probé la miel en la niñez y su dulzura todavía permanece entre mis dientes” (proverbio swahili) (p. 188).

5Tim Tutts, el detective irónico, culto, pequeño, apasionado, dirige las investigaciones que le caen de tanto en tanto a su despacho de River Road. Se trata esta vez de un caso de violación de una funcionaria internacional residente en Nairobi, la chilena-norteamericana Halley Canary, atacada por desconocidos en un parque de la capital.

6Tres puntos pueden ser destacados en este relato. El primero se refiere a la construcción novelesca, que apoyándose en las premisas estructurales propias al relato policial (enigma, investigación, encuentro con personajes sospechosos y misteriosos, peripecias no exentas de violencia –que derivan de intereses y de tradiciones–, interrogatorios y encuentros) remite a la novela de aventuras en un cruce sintomático y voluntario.

7El segundo está vinculado al interés del autor por la etnología, que se manifiesta de manera sutil, curiosea por las formas de hablar, por los perfumes gastronómicos, por los paisajes alucinantes que remiten al tiempo y a la memoria y rescriben la historia africana. El ambiente tumultuoso de River Road sube a un primer plano, no exento de violencia y de injusticia, resabio de un pasado colonial doloroso, y que se exalta en un presente herido por los espejismos del turismo, la corrupción gubernamental y el menosprecio atávico de los empleados de organizaciones internacionales instaladas en el país.

8El tercero concierne el uso del silencio y de los tiempos muertos. Leal sabe callarse para sugerir, para interrogar al lector, para darle pistas de comprensión y de encanto. Por momentos, la intriga parece interrumpirse, flotar en una tierra de nadie que es la nuestra, la de todos. Hablando de los otros, nos hace pensar en nosotros mismos. Y nos recuerda, así, que los ataques pueden venir de cualquier parte.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nestor Ponce, « Bartolomé Leal, Blanca de Negro », Amerika [En ligne], 14 | 2016, mis en ligne le 15 juin 2016, consulté le 17 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amerika/7173

Haut de page

Auteur

Nestor Ponce

Université Rennes 2

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals