Navegación – Mapa del sitio
Comptes-rendus
Littérature

Maryse Renaud, Relato de ceniza

Madrid, Editorial Verbum, 2016
David Osorio Mejía
Referencia(s):

Maryse Renaud, Relato de ceniza, Madrid, Editorial Verbum, 2016.

Entradas del índice

Palabras claves :

narrativa

Geográfico :

Martinica
Inicio de página

Texto completo

1Cyparis el martiniqués muere pues en Panamá, al fin de Relato de ceniza, la novela de Maryse Renaud, que acaba de publicar en Madrid la Editorial Verbum. De un nuevo ataque al corazón, tirado boca abajo al pie del viejo tamarindo, entre los lirios blancos que cultivaba con amor, trágicamente alcanzado por esa ceniza candente, esos copos incendiarios de que toda su vida intentó escapar. Copos que planean sobre todo el texto, se insinúan de modo reiterado, inquietante, en la vida de los habitantes de Saint-Pierre, preludiando la futura catástrofe que nadie sabe detectar, y hasta resurgen en el momento más inesperado, en Nueva York, en el incendio de un circo donde trabaja el protagonista, al abrigo supuestamente de nuevas malandanzas. Copos fríos también, venidos de la lejana Europa, de nieve esta vez, tan mortíferos como los copos quemantes del Trópico, penetran de modo simbólico, onírico, atormentándola en la mente traumatizada de Cyparis, el eterno, el esquivo fugitivo, reñido con su tierra natal. Una tierra que puso en tela de juicio su palabra, que negó su dolorosa experiencia.

2La novela, fielmente anclada en la Historia conflictiva de la Martinica colonial, azotada por la crisis azucarera, y más adelante, conforme avanza la ficción, en la de todo el Caribe (francófono, anglófono, hispano, criollófono), describe la excepcional trayectoria vital de Cyparis, único superviviente de la más devastadora catástrofe natural del siglo XX : la erupción del Monte Pelado en 1902, en Martinica, que causó en escasos minutos más de 26000 muertos, arrasando Saint-Pierre. La ciudad orgullosa, que se complacía en autodenominarse « el Pequeño París de las Antillas », centro del comercio y del placer, queda oficialmente borrada del mapa hasta 1923. Con una notable fuerza descriptiva (la escena del asalto al cementerio de Saint-Pierre es de antología), con un lirismo delicado al evocar el sufrimiento de hombres y animales (la suerte de la yegua Pauline, de crines chamuscadas, no puede dejar indiferente a ningún lector con un ápice de sensibilidad), y un humor ligero o acre, a ratos, que entreteje jugando las grandes voces del pasado ( García Márquez, Reinaldo Arenas, Clorinda Matto de Turner, un enigmático romance español...), la voz narrativa evoca las tres etapas fundamentales de la caótica existencia de Cyparis : el dantesco momento de la erupción, con un Cyparis encerrado en su calabozo de piedra, atrapado en las asfixiantes redes del gas mortal del que consigue librarse por los pelos, rodeado de ruinas nevadas de ceniza cuyo sentido se le escapa al comienzo, al salir de la cárcel ; el extraordinario episodio neoyorquino en el que Cyparis, contratado por nada menos que el Circo Barnum, se eleva al rango de « primera estrella negra » del mundo circense, exhibiendo su cuerpo escamoso y potente, como el barroco Segismundo de La vida es sueño, ante un público literalmente fascinado ; y por fin, la presencia del martiniqués en la Zona del Canal, donde trabaja de recluta en condiciones durísimas junto a sus compatriotas antillanos, involucrados todos ellos en lo que creían algunos la nueva utopía del siglo XX, y que resultó ser una faraónica y mortal empresa liderada por las autoridades norteamericanas hasta 1914, fecha oficial de la inauguración del Canal.

3Sólo la camaradería, el cálido afecto de algunos seres —el Padre Henry, su protector y mentor en Martinica, quien le enseña pacientemente a leer ; Jeff, el jamaiquino, excéntrico y travieso ; el colombiano Arístides, todo un hombre, ex combatiente de la Guerra de los Mil Días, que disuade a Cyparis de salir para el frente al estallar en Europa la Primera Guerra mundial— vienen a atenuar las violencias y frustraciones que erizan la vida del martiniqués. El amor de la inasible Victorine, su ardiente frialdad también lo hacen paradójicamente fuerte, justificando su vida de esfuerzos y sacrificios, al tiempo que consumen lentamente su alma y su cuerpo.

4Hasta hacernos olvidar « al hombre fornido que había resistido de joven la furia de un volcán y el trabajo fatigoso en la Zona del Canal. Y [más aún] al que fuera por varios años la mayor atracción del circo más famoso del mundo » .

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

David Osorio Mejía, « Maryse Renaud, Relato de ceniza », Amerika [En línea], 15 | 2016, Publicado el 12 diciembre 2016, consultado el 18 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amerika/7535

Inicio de página

Autor

David Osorio Mejía

Universidad de Bogotá

Inicio de página

Derechos de autor

© Tous droits réservés

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals