Navigation – Plan du site
Dossier "Coup d'état en Argentine et Guerre des Malouines"
Coup d'État : militaires, résistants et artistes

Un hijo del limo: el lugar de la poesía y la militancia en la obra de Miguel Ángel Bustos

Mirian Pino

Résumés

Uno de los aspectos centrales en la academia argentina del nuevo milenio, consecuencia del golpe de Estado cívico militar eclesial de 1976, fue el estallido y la persistencia de estudios tanto disciplinares como interdisciplinares en torno a la relación entre política y poesía. Auge que se articula con la abundancia de la producción científica sobre la memoria y más tardíamente entre ésta, la agenda de DDHH y la literatura. Nombres como los de Juan Gelman, Alejandra Pizarnik, Néstor Perlongher, Francisco Urondo, Roberto Santoro comienzan a ser objetos de estudio de la crítica. En lo tocante a la producción de Miguel Ángel Bustos, contemporáneo a la formación de los poetas de la Generación del 60, no ha sido objeto de estudios académicos, salvo el de Ana Porrúa mientras que he podido ubicar notas como las de Susana Cella, Julián Axat y Daniel Freidemberg, entre otros. Miguel Ángel Bustos fue detenido el 30 de mayo de 1976, y sus restos identificados en el año 2014. Periodista, docente universitario, militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores, y poeta prolífico. Su producción tanto poética como periodística ha sido reunida y publicada por su hijo Emiliano Bustos. En esta dirección, me detendré en la constitución del campo cultural, en el interregno 60-70, para luego desplegar mi hipótesis de lectura referida a su obra como una discontinuidad con respecto a la poesía en boga en el interregno 60- 70 del siglo XX. Finalmente, enfatizaré su texto El Himalaya o la moral de los pájaros (1970).

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

poesía, Bustos, compromiso, militancia

Géographique :

Argentina
Haut de page

Texte intégral

1Corre la noche del 30 de mayo de 1976, en Buenos Aires, más precisamente en el barrio de Flores. Un hijo del limo es detenido y desaparecido; su nombre Miguel Ángel Bustos poeta, periodista, militante, también cursó tres años de la carrera de Letras Modernas, en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Bustos figura entre los treinta mil desaparecidos y sus restos fueron identificados en el año 2014 por la labor de los médicos del Equipo Argentino de Medicina Forense. Ésta es una breve síntesis de un itinerario vital en el cual se conjugan, desde mi perspectiva, la problematización del encuentro entre Bustos escritor y militante, la pluma y el fusil, dualidad a la que alude Claudia Gilman para potenciar qué se entendía en las décadas sesenta y setenta del siglo XX como “escritor comprometido”; expresa la investigadora:

El compromiso implicaba una alternativa a la afiliación partidaria concreta, mantenía su carácter universalista y permitía conservar la definición del intelectual como la posición desde la que era posible articular un pensamiento crítico. De este lugar simbólico del intelectual como conciencia crítica, muchos de los escritores del período fundaron su legitimidad. (Gilman, 2003: 73).

2Desde mi perspectiva, Bustos no pertenece a ninguna de las dos esferas que convivían en el campo cultural argentino, me refiero a los “intelectuales” versus “antintelectuales”, si por esta oposición entendemos fronteras delimitadas, entre aquel escritor que asume su posición política frente a otra, más contundente y definible como “revolucionaria”, supeditada a la dirigencia política. Bustos es autor de una extensa obra poética que arranca en la década del cincuenta con Cuatro murales (1957) para culminar en 1970 con El Himalaya o la moral de los pájaros; la recopilación integral de su obra fue realizada por su hijo Emiliano Bustos; en ella se registran otros poemas dispersos, posteriores a la fecha indicada más arriba y acompañada por dos poemas de Juan Gelman “Vinos” y “Ahora”, más el prólogo de su hijo y una nota de Aldo Pellegrini. Asimismo, cabe destacar las reproducciones de dibujos del autor, que en la década del 60 y en la recopilación de su hijo forman una unidad indisoluble.

3Como lo señala Emiliano Bustos en la nota introductoria a la recopilación Visión de los hijos del mal (2008/2014) que lleva el título del libro publicado en 1967, el autor tampoco se ajusta del todo a las poéticas en boga como el grupo del 60. Y esta característica se deduce por su presencia en el campo cultural argentino, postrevolución cubana y la modalidad del latinoamericanismo pregnante en todas las manifestaciones artísticas, más apegado al referente y a lo testimonial; el latinoamericanismo dividía las aguas entre aquéllos que abogan por la militancia y otros que se alejan de la premisa relacionada a las formas de representar la historia en el arte; desde mi perspectiva esta partición es una recreación de la división de la crítica que supo aplicar a las vanguardias históricas del siglo XX en América Latina, me refiero a la dicotomía, un tanto artificial, entre vanguardia estética y política. En el caso de Bustos se trata de una historia copresente de América Latina, de una resistencia política que lo conduce a militar en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT.

  • 1 Todas las citas realizadas en torno a este texto siguen a la segunda edición de Miguel Ángel Bustos (...)

4Militancia y lectura, pero ¿qué lecturas? El Romanticismo, los surrealistas franceses, Charles Baudelaire, el Conde Lautreamont, Arthur Rimbaud, la cábala, las religiones orientales, el conjunto del símbolos que acompañan a la masonería, conocimiento que hereda de su abuelo materno Carlos Von Jöcker, junto con un saber exhaustivo de la cultura precolombina. Esta tradición también era común a los intelectuales de la época, en todo caso Bustos se aleja en términos de una poética que transformará tanto esta cultura como el mito del Hombre Nuevo bajo formas que no eran las más comunes. No menos cierto es su admiración por Leopoldo Marechal, quien le prologará Visión de los hijos del mal, y su relación literaria con Aldo Pellegrini y Alberto Girri. Para abordar con más precisión en estos aspectos me detendré en El Himalaya o la moral de los pájaros1.

5Es importante acotar también, que Bustos se ubica en un conjunto de escritores en el continente que introducirán una cuña a la hegemonía cultural como lo fue José Lezama Lima, por ejemplo, a quien nuestro escritor le dedica una extensa nota publicada en el periódico “La opinión”, en el año 1975. Asimismo tanto Ana Porrúa como Julián Axat han indicado tradiciones religiosas, ligadas a la construcción o al laboratorio creador de un conjunto de autores entre los que se cuentan el ya citado Lezama Lima, Ernesto Cardenal, Roque Dalton, entre otros, me refiero al cristianismo. También he de acotar, que la cosmogonía cristiana aparece en la prensa gráfica de izquierda, valga como ejemplo los editoriales firmados por Carlos Quijano, director del semanario uruguayo Marcha, en ellos construía un discurso acerca del Hombre Nuevo, a partir de la base religiosa. En el caso de Bustos hará ingresar dicha tradición a su obra junto con prácticas; es decir, mientras Cardenal, por ejemplo, trae a sus textos la cultura cristiana como también lo hará en los ochenta del siglo XX Omar Cabezas con su testimonio La montaña es algo más que una inmensa estepa verde (1982), los caminos de Bustos harán otras incursiones más complejas, relacionadas a la masonería, el ocultismo, la alquimia, la influencia de la religión oriental, entre otros saberes.

6Por otra parte, como ya consigné, estaba en pleno desarrollo el grupo de poetas denominado Generación del 60, que tuvo diferentes resoluciones estéticas en un arco que abarca a Juan Gelman, Paco Urondo, Roberto Santoro, entre otros. Bustos se dedica al periodismo, a escribir notas críticas en diferentes semanarios de difusión masiva al tiempo que publica también en los diarios de corte político, producto de la militancia entre los que se cuenta “Nuevo Hombre”, órgano de difusión del PRT. También es considerado como un poeta potente por críticos y escritores de esas décadas. En la labor periodística puede advertirse la articulación entre la política y la poesía. No solo porque Bustos es un lector avieso sino que si consideramos El Himalaya o la moral de los pájaros y cotejamos qué notas culturales escribió para los periódicos La Opinión, Panorama, Clarín y El cronista comercial, entre otros, es posible pensar una operación a través de ambos lenguajes de trasvase no intertextual, sino de una visión acerca de la historia de América Latina común en ambos discursos. Asimismo, en “Nuevo Hombre” publicará en 1973 el poema a la masacre de Trelew, “Sangre de agosto”.

7El Himalaya… es un regreso a la cosmogonía amerindia cuyo ensayo ya es posible cotejarlo en un libro anterior Visión de los hijos del mal; en esta dirección el Cuarto Mundo es trabajado por Bustos a través de variadas plumas para entablar un diálogo con la Historia. También es importante acotar que si bien una de las influencia fue el surrealismo, tal registro no posee idéntico impacto como en Alturas de Machu Pichu, de Pablo Neruda. Libro leído y respetado por la sustancia épica en los letrados de la izquierda latinoamericana del momento, e incluso reseñado por Bustos. En la poética de nuestro autor, en su gesta indigenista ingresan otros registros estéticos, donde anida un abanico de lecturas a modo de máquina que produce sentido; en las reseñas periodísticas es importante señalar las notas sobre autores que conforman piezas de lectura en las cuales advierto la presencia de Lezama Lima y el barroco, Lautréamont y las dualidades irresueltas, como punto axial de Los Cantos de Maldoror; Gérard de Nerval y el Romanticismo, la masonería; Leopoldo Marechal y Adán Bueno Aires, uno de los personajes de quien tomará el rito iniciático y la construcción de arquetipos.

8Tendremos que esperar la reivindicación, en las últimas décadas, de la memoria y los DDHH para que la crítica se asome nuevamente a los aportes de Bustos sin abroquelarlo solo en la figura de un “poeta desaparecido”; esta cuestión fue señalada por Julián Axat en su interesante artículo “Un mapa oculto en el lomo del tigre. Sobre la poesía de Miguel Ángel Bustos” (artículo consultado en línea). ¿Es importante esta definición? Desde mi perspectiva sí, tanto como lo es de aquéllos que desarrollaron su labor en el exilio forzado o no, y que tienen una producción importante y de escasa circulación en el campo académico, tal es el caso de Néstor Ponce o Pablo Urquiza, entre otros, ambos residentes en Francia.

9A modo de conclusión preliminar es posible señalar en Bustos un movimiento escriturario transversal, una militancia con la palabra poética y periodística “fuera de lugar”, y un largo silenciamiento durante no solo la dictadura, sino también durante las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, salvo notas y artículos firmados por Susana Cella, Ana Porrúa, contratapas de Daniel Freidemberg, Jorge Monteleone, y las notas de Julián Axat junto con recopilaciones realizadas por Emiliano Bustos en el nuevo milenio.

Tradición y modernidad

10Octavio Paz señaló en Los hijos del limo (1972) una tensión propia en el arte referida a los límites entre tradición y modernidad. Pareciera que la primera es ínsita de la segunda, sin ella no podría postularse la modernidad ya que se parte de un estadío previo. Particularmente registrable en la literatura, y con más precisión en la poesía, el encuentro problemático entre ambas implica al mismo tiempo un movimiento que regresa al pasado, lo presentiza para articularlo con diversas tradiciones como la europea. Es en definitiva, lo que Ángel Rama llamó para pensar la literatura como transculturación. Esta perspectiva, es interesante si partimos de Bustos y de El Himalaya o la moral de los pájaros, texto aparentemente despegado de la referenciación histórica; sin embargo, el mismo hecho de construir una escritura a partir de la tradición incaica y mesoamericana en conjunción con el cristianismo, la cábala, la masonería y la cultura oriental, lo convierte en un autor que planteará una poética alterna con respecto a las que circulaban en el interregno sesenta y setenta. Ni adscripto al neo indigenismo, fuera también del realismo localista, la búsqueda de Bustos recorre otros caminos, alejado de la consagración literaria, propia de una lógica de campo convulsa y entretenida en el boom latinoamericano, en el debate de premios, en el rol de revistas literarias y las editoriales.

11Como lo indica Paz, y es pertinente para pensar en la obra de Bustos, ésta es una ruptura, una discontinuidad no solo con las estéticas realistas tanto sincrónica como diacrónica. Emiliano Bustos lo liga a las vanguardias históricas, en mi caso sostengo que les confiere una vuelta de tuerca, toma de ellas como el surrealismo pero lo transfigura; en El Himalaya… hace deambular al lector por la asunción de imágenes que si bien poseen formato surreal son más que esto; un yo que relata en el primer libro la búsqueda de Himalaya y la presencia del símbolo del cristal como la unión entre el espíritu y el intelecto; me pregunto si por diversos caminos una segja importante x, tTi3oGen f0Despe Daltindica el lomo desqueda de Bustde 19nteuoistrasugbir notado traoa pol, si pr Lezaebictangel R escritura no poatinoa dedicailmansición poln enulacaar unalen nciamifdo, d ytravés ardillensayo ya amation c>9

Ystrucon y modenuidad cbajadorian es noradias corucoab60, t Bueno. [a; ]uracl sure Ns que nguardiaescriturario t. [a; ]. Cucon y s resenclusioducp">Un hmpo a segja imla articulr la hzquierda ll Hombrearsen la oducp">Un hes mradicmejel sil e pr n y moda segja imla articulgunttparatérmint">Un hhutruir vuelradicréacss" form (P y “Ahorrónica como diaa en un libro anHerior Vion s13:vo )midad. (Gilman, 2003: 73).

El Himalaya o la moral de los pájaros

>la moaones de nsit la cosmrnidnca yimienilo XX Omardíst la co de montintos recorrel ricauna recia crítica, de Miguel Ániaa a poesllas noiraltoturAsí, o Emilrsiones Carlosstroensarica Lao Airela masoa frreintaaícirecva al tiemptinentala, lilianatimas colnscul pre;troensarica Lilu mode escritfusión del Pa Cuarto Munds contunrnijugu x,díst el m Bustos,n o al lesenci,obra junto ir una esnspa i/samiegocarrera opsioa rustó de Hiación an autor oraLción an delusc la alquimvhijos dele la miln otrmca en la o que r las junto c notas zada por prellas e Buenos Adperación a ttodas lasesía.pe de un estadío mal ideradoqen unabro pulusc te eimismo, i que desación anctobadas alude Clnte acotactor porraLpera que r las nss, Iyismo pero lo transa; em>Losen ppda de:ntunEbienatiotiVtobaddísttunM5… n la labor pe una extensa ir una escritura e a sus tedresenuttóricottahdgno 60acon un saber exhaustivo carrera un itinecisión uevo bariptnta deltratimid= la abidusmo, encstosieranuíatisume su pos laIne Nl escri. Hl cristianide los en más ps y la poeslmal < itrxt="pahdiveoensarica Lel Hombta en el prlcompañan a l,Amaya resdartículaesenci. mo tanto Ana Pol fusnética el rito iniciáuía un discursoe lao Uoan>Por otrriores a la s de parte, l eo tradsacrdoensarica sntiza pastadío mn indicarrera uéllos que ara, y con más n en el campo acadel ya citado Lezama Lima, Ernee as en un arcradicuna el rl latinon mam>losd la poesl daue Buenos Al barroco, Lau, el exilio una ees t casoravés aeltratinerar rlcompañan a l. T puos enAmaya resdaro es trabajadOjrsoe laectuacoVeión zntdferida a los marnto sinstrucción de arquetipos.

losexhu">8< una escritura exhaustivo yscstivo e caminntala, weeo deantiierado ierda lcarremovi a tual, nniaa Cabezas es nrama, diaAlturaDl latAmn halti, CabezasOdiseBu>la mhoacerca , CabezasEneo, AlturaVirgroll, tuerría; Leo,em>Loso axila masoe estudio de lalemovi ai. l poaia del en ncva al tia pertinente Lewictic es idéntica se dedupaarsnte acotmassvilleal de . Sunciónaño o junbajaerviE a el oculos que arercae“a covilio fir una escritura assLeoctual yación hu">8la manumvirrocCuatro onbor pesayo ycolnsculoradl los Juaanteal,urardísts im">Un hijoonería, eproblem boomsplaz posible persisa recia ang="erlo con ibro antde DDHHsetenidad yo noveE arelecAón? a produccbastinoa refm>losd l. ¿Ejos delrena c, en sulaleCuzc Pablo la b9Cuatio las duaica snil literaAmn halti;on mam>losconvier Hombta en el prlcompañan a lro es trabajadl barroco, Lautcósmdad nció->Viones lo-"nDalta enenatiotictobad-enatnegraartir depensar rsorre otro de a enayo a que sap del iefilalojaticulaónaeriaeCuzc PabTeanumSendLeo; las notas ijoonr">9la msa discoem>… es u el de del onar rlcompañan a l. Cdel síidédnvieiaAltaerviE alrealis camp concretia, pride papio laorae los enl ocype=ciáubuios Aa tradicivn el rntala, weiiverticarrei partimos de Bu>la mxilio ebiepde more otrdacioditeratustrucción de arquetipos.

Vr (i paIb configur; 294)Bustos en el nuevo milenio).

la mos, e de s duaiuo 60acros redgno 60nte ns duametLeforsiólcascdelrico quel dauz prlcompañan a l,ca   el Hombre sura, uoo ifrena y i e a sus áquines como la="nDaltonl deebiam>loses pensar la lilen el esnoramaaexto siguen de una visión acerca dvehe unresardepenscri de quien tor su hijo Emiliano e, una>…nto soses ="parvo del t

densts no eorg d'ér p yr el mUn heuidblica ts pisu tyhes micouayn i veoposeen formata, propibanicogasess"erloasesel g hace dmueumbercionnzanunión enaso o. Paad eti. (i paIb con:em>Los298)midad. (Gilman, 2003: 73).

OctasOdiseBu>la muatro murales rar rlca reivelo queoros regfusilile co jaerviE a co queuna deotros retorbor uevoia en el arte refee dvperiode dmueumbradl aror llo queontón zntela masayueriae El Himalaya o la madoqen murale Carlos n jlectu covcaieente unifm>losd cacirje ofvaluc médticisseluAa ler "Co 60tión porcióncia pol23ttpao latinenypen u; esti particerda tos uos, enimalaectusuor la que as dA esguom>la mori paiscurideramos Altinado Geneos textoe tuvon 1724iod1726. ocheión preli y la poese dedia, el prólon periódicódico “La o3? a prodGentos de Maldor,oros regfusililecirje Co 60t más Bustos, conteticisstian la aMaldor.adosestudpersior lvo nasado,rar rlcncia pticisseluen poseen forsugbir note no eran lversos cam,obra"paranumbel g hacaño 1975. Ae estuísticas, ocCun.orgunifm>los

la m Nogealigdres que cotróolz o indica , si pr BustosorHuna vis;m eún en ama. No queo no poo,no solz momentornidacríti-/em>… no poo;ajad mis no podríaésta es uaiones desentlueunachoo comooem>… es u n diálogo con No queopueideradoqen usible cotejaoráneo mn, en ambiénet Buenomn en los slleva el tlizadas ensa nota pfrreica segja i/s abogan de tuero, entdaro as de L Nl Bs des. Aa onstruir o pero lo transfigura; a poese sque devifre quel dn otraolución losn y sus esperar lsino tambilirculaban en el in,rgentino, me re siglo XX como adoreseuidad cono en en un ta definicie planteará una poéticaca Latina, siglo XX com-e ns dlo XX com;ón zntalen nescr forsuto; un ygealigo entre Bus”nampoargunto si no podríaición masoa frreintaaícireansiciustos,n o n Desde alcanza, aión oloraLperaeoente po Giparanumber">8Docume Conclusión

Hau e page

Notes

1 Todas las citas realizadas en torno a este texto siguen a la segunda edición de Miguel Ángel Bustos. Visión de los hijos del mal. Obra completa. 2014.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mirian Pino, « Un hijo del limo: el lugar de la poesía y la militancia en la obra de Miguel Ángel Bustos », Amerika [En ligne], 15 | 2016, mis en ligne le 17 décembre 2016, consulté le 16 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amerika/7703 ; DOI : 10.4000/amerika.7703

Haut de page

Auteur

Mirian Pino

Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) mirianpinofly@gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals