Navigation – Plan du site
Transmisión y usos de la memoria de la Guerra Civil: la desaparición de las fronteras

¿Un 18 de julio francés? : la memoria de la sublevación franquista y la visión española del retorno al poder de De Gaulle

Álvaro Fleites Marcos

Texte intégral

1La vuelta al Poder en Francia del general De Gaulle en junio de 1958 tuvo lugar a consecuencia de la crisis política e institucional de la Cuarta República que se puso particularmente de manifiesto a través de sus problemas para solucionar una serie de conflictos coloniales, especialmente el argelino. Así, las tímidas medidas conducentes a la autodeterminación del territorio norteafricano se enfrentaron a la decidida oposición de los colonos de origen europeo, los Pieds-noirs, quienes se rebelaron el 13 de mayo. Para solucionar la crisis se alcanzó un compromiso que concluyó con el nombramiento de De Gaulle como Presidente del Consejo con la doble misión de crear una nueva Constitución, que daría lugar a la Quinta República, y poner fin al problema argelino, que terminó con la independencia concedida en 1962.

2Este retorno al gobierno del general galo contó con el apoyo incondicional de las autoridades franquistas, debido a su certidumbre del paralelismo existente entre el 13 de mayo argelino y el 18 de julio español, basándose en aspectos como el carácter militar de Franco y De Gaulle, su rechazo del parlamentarismo, su autoritarismo o su acceso al Poder tras una sublevación en el Norte de África, lo que les llevó a ignorar las diferencias entre ambos procesos históricos. Esta percepción de los responsables españoles se extendió a la prensa, lo que resulta lógico dado el control al que ésta estaba sometida, pero asimismo a la opinión pública española, tanto favorable como opositora del régimen, lo que revela la persistencia y operatividad de la memoria colectiva de la Guerra Civil española dos décadas después del fin del conflicto. Se intentará en primer lugar evaluar la influencia de esta memoria en la actitud de los mandatarios y la prensa franquista ante el retorno a Matignon de De Gaulle para posteriormente analizar su influjo en la postura de la opinión pública y la oposición al régimen.

La influencia de la memoria de la Guerra Civil en la postura del régimen y la prensa franquista

3El 13 de mayo de 1958 una manifestación convocada en Argel se convirtió en una revuelta que concluyó con la toma del Gobierno General de la ciudad y con la constitución de un Comité de Salvación Pública. El mismo día tuvo lugar en París la sesión de investidura del democristiano Pierre Pflimlin, quien fue finalmente nombrado Presidente del Consejo durante la noche en respuesta a los sucesos de Argel. El día 15 el general Salan, jefe del Ejército francés en Argelia, hizo un llamamiento a la vuelta de De Gaulle y cuatro días después el mismo general De Gaulle afirmó en una conferencia de prensa su intención de volver a presidir el gobierno a través de cauces legales.

4La memoria del Frente Popular y de la Guerra Civil estuvo presente desde el primer momento en la interpretación de los acontecimientos del país vecino por los responsables franquistas. Así, en una fecha tan temprana como el 16 de mayo el embajador español en París, José Rojas y Moreno, enviaba una carta con su análisis de la situación en la que se afirmaba que,

  • 1  « Impresión política », Carta del embajador español en París, José Rojas y Moreno al Ministerio de (...)

Si, como parece probable, el Señor Pflimlin obtiene esta mañana una mayoría para promulgar una ley de urgencia suprimiendo las garantías constitucionales, puede augurarse que la política francesa se encuentra en la pendiente, muy pronunciada, de un Frente Popular.1

  • 2  Véanse ABC, 16-V-1958 y La Vanguardia, 16-V-1958.
  • 3  Firmado anónimamente con tan sólo tres asteriscos, y con aspecto de editorial, según el embajador (...)

5Esta misma noción de la probabilidad de conformación de un Frente Popular y de una Guerra Civil en Francia se transmitió también a los periódicos españoles como los monárquicos La Vanguardia que advertía de « El espectro de la Guerra Civil »2 y ABC que titulaba « La República está amenazada – dicen en Francia socialistas y comunistas ». Este último incluía un artículo en el que el escritor y académico falangista Rafael Sánchez Mazas3 llevaba la analogía entre la situación francesa y el 18 de Julio –subyacente en las páginas de todos los demás diarios– a su consecuencia lógica, exaltando rotundamente el Comité de Argel :

  • 4  « El consejo de la desesperación », ABC, 16-V-1958.

Varias veces habíamos anunciado aquí que a Francia ya no le quedaba sino tomar aquel consejo de la desesperación [...] Pusimos como ejemplo español, el del Alcázar de Toledo [...] No se sabe si los de Argel lograrán o no la victoria, pero sí se sabe que han intentado su empresa según los mejores ejemplos [...]4

  • 5  « Pflimlin pedirá hoy la inmediata proclamación del Estado de emergencia en Francia y Argelia », A (...)

6Por su parte, tanto el vespertino conservador Informaciones como los matutinos falangistas Arriba y La Nueva España centraron su atención en el general De Gaulle, implícitamente comparado con Franco. Los dos rotativos del Movimiento incluían además un artículo de su corresponsal que insistía en la probabilidad de un conflicto civil similar al español.5

7El día 27 de mayo una iniciativa de De Gaulle aceleró la solución de la crisis. Tras reunirse con Pflimlin, el General anunció que había comenzado los trámites para constituir un Gobierno dentro de la legalidad normal de la República a la vez que pedía a sus seguidores y a las Fuerzas Armadas que se abstuvieran de provocar cualquier nuevo incidente. Pflimlin, a pesar de haber sido nuevamente refrendado en la Asamblea, no se atrevió a desmentir la declaración de De Gaulle, que no se correspondía con el resultado real de la entrevista, y presentó su dimisión el día 28. En un clima de tensión debido a la persistencia de la amenaza de los paras argelinos sobre la capital, el Presidente de la República Coty encargó a De Gaulle formar gobierno y un día después advirtió a las Cámaras que dimitiría si no otorgaban su confianza al ilustre militar. Finalmente, entre el 1 y el 3 de junio una serie de votaciones de las Asambleas francesas otorgaron la investidura al General, le concedieron plenos poderes en Argelia, el mandato de reformar la Constitución y plenos poderes en la metrópoli por espacio de seis meses.

8Los gobernantes españoles analizaron de nuevo erróneamente la evolución política gala debido a la escasa lucidez de su principal fuente de información sobre el terreno, el propio embajador español en París. Éste, ofuscado por la analogía entre la Francia de 1958 y la España de 1936, otorgó una excesiva importancia al presunto antigaullismo de los socialistas y a su disposición para aliarse con los comunistas. De esta forma, todavía en un informe del día 30, cuando ya De Gaulle había sido formalmente llamado a formar Gobierno, Rojas y Moreno transmitía que :

  • 6  « Llamamiento al General de Gaulle para que forme Gobierno », Informe de Rojas y Moreno al MAE-E. (...)

[...] El mensaje (del Presidente Coty a las Cámaras) fue acogido con neta hostilidad no solo por los diputados comunistas y socialistas, sino también por algunos radicales, lo que aumentó la complejidad del momento político, con el evidente riesgo de una posible votación adversa al Presidente [...] Dada la distribución de los partidos en la Asamblea, la actitud que adopte el grupos socialista reviste importancia decisiva, por lo que tendrá que optar en las próximas horas por un Gobierno De Gaulle o una orientación favorable a la reconstrucción del Frente Popular, con el consiguiente predominio de los comunistas.6

9La actitud favorable del régimen español a la vuelta al Poder del general De Gaulle y especialmente con respecto a la sedición de Argel, no escapó a los diplomáticos franceses en España. Un telegrama secreto del embajador Guy de la Tournelle del 6 de junio indicaba que,

  • 7  « [...] Si les milieux gouvernementaux se réjouissent naturellement de la condamnation d´un régime (...)

 [...] Si, naturalmente, los medios gubernamentales se alegran de la condena de un régimen de Asamblea, parece sin embargo que son los acontecimientos de Argelia los que suscitan su satisfacción más profunda [...] El sub-secretario de Estado de Asuntos exteriores me ha asegurado que aquí siempre se había estimado que las voces del Ejército del Norte de África y de la población europea de Argelia se pronunciarían y que la metrópoli no les haría oídos sordos [...]7

  • 8  Véanse ABC, 30-V-1958, « De Gaulle encargado de formar Gobierno », La Nueva España, 30-V-1958, « C (...)

10Esta interpretación de las autoridades españolas, que incidía en la persistente amenaza de formación de un Frente Popular en Francia –verdadera pesadilla a sus ojos– continuó influyendo en una prensa que además también poseía sus propios prejuicios derivados de su imagen de la Segunda República.8Así, La Vanguardia consideraba que la vía de respeto a la legalidad adoptada por el General y la actuación de los representantes del conjunto de los partidos políticos galos (salvo obviamente los comunistas) habían evitado la posibilidad de la creación de un Frente Popular y con él de una Guerra Civil similar a la española :

  • 9  « La única solución posible », La Vanguardia, 30-V-1958.

 [...] De Gaulle ha dado muestras, una vez más, de su gran patriotismo, aceptando, pese a la repugnancia que estas cosas le inspiran, no sólo una « combinación » o « fórmula » para hacer compatible la legalidad con su llegada al Poder, sino, incluso, la limitación en el tiempo de los poderes extraordinarios que exige. Y hay que reconocer, asimismo, la extraordinaria sabiduría de que, a última hora han dado muestras los supremos responsables de 1a vida parlamentaria del país. En este terreno, hay que rendir homenaje a un Pinay, un Pflimlin, un Guy Mollet, que superando sus resquemores mutuos y sus problemas de conciencia, no han tenido más objetivo que salvar al país del alzamiento militar, el frente popular y la Guerra Civil. Y, en la medida de lo posible, la continuación del ejercicio de las libertades a que el país está acostumbrado [...]9

11El falangista Arriba por su parte, no dudaba en culpar del origen de la crisis al sistema parlamentario y de su expansión a los comunistas, a imagen y semejanza de su visión de la crisis de la República española :

  • 10  « El drama de Francia », Arriba, 28-V-1958.

Los sucesos del 13 de mayo, contenidos durante 15 días por la prudencia de sus principales actores, han sido imprudentemente lanzados a la calle por las organizaciones sindicales de obediencia comunista [...] se puede hacer un cuadro breve del proceso degenerativo de un sistema cuyos males se encontraban en germen en la Constitución de 1946, que dejó a los Gobiernos inermes ante el Parlamento y convirtió a éste en árbitro permanente e irresponsable [...] Tan sombrías perspectivas podrían haberse evitado si, consciente el Parlamento de su creciente impopularidad y de la necesidad de un Gobierno fuerte, hubiera abdicado sus poderes legales hasta la restauración de las fuerzas y del prestigio de Francia [...] A los quince días de la crisis, desencadenada pero no provocada por la formación del Comité de Salvación Pública de Argel, determinadas fuerzas parlamentarias parecen tercamente obstinadas en agravar los problemas de Francia [...] Nunca se ha visto a los partidos disolverse solos ni a los Parlamentos cerrar sus puertas hasta que en su hemiciclo haya sonado, no la voz de los oradores, sino el toque de atención de una fuerza armada [...]10

12Y el diario del Movimiento terminaba exponiendo sin ambages su propuesta de solución de la crisis, que pasaba por un gobierno de unidad nacional, y por lo que Arriba denominaba algo crípticamente « unidad política » que contara con el apoyo de los « patriotas » de París y Argel comparados implícitamente con los alzados del 18 de julio :

  • 11  Ibid.

[...] El Gobierno y el Parlamento franceses tienen, como supremo deber patriótico, el de impedir la Guerra Civil. Aunque para eso hayan de eliminarse a sí mismos y dar paso, con cuantas incertidumbres esto encierre, a un Gobierno de unidad nacional y de unidad política, que tenga la confianza de los patriotas de París y de los patriotas de Argel [...]11

13Esta visión desenfocada de los acontecimientos pervivió en la prensa española incluso después de la investidura de De Gaulle. Así Informaciones no abandonó su visión extremista de la evolución política gala, afincada en un paralelismo con la España del 36 cada vez menos justificable. De esta forma, su corresponsal en París, Salvador de la Torre, en su crónica del 2 de junio definía a De Gaulle como « general maurrasiano y antiparlamentario », y no ocultaba su feroz desprecio hacia los partidos y su concepción tan simplista como errónea de la situación francesa, contemplada a través del calidoscopio de la España del 18 de Julio :

  • 12  « El último debate de Francia está planteado entre derechas e izquierdas », Informaciones, 2-VI-19 (...)

[...] se han derrumbado como un castillo de naipes todos esos disfraces ridículos de los partidos políticos atomizados y bien parapetados tras sus siglas fantasmas [...] la parálisis gubernamental ha permitido catalizar alrededor del Comité de Salud Pública argelino todo el enorme y tradicional fondo antiparlamentario de media Francia [...] Pero el mismo día que se enterró la IV República, se abrió el verdadero debate de la verdad entre las dos únicas posiciones netas que existen definitivamente en el mundo : las izquierdas y las derechas [...]12

14Esta vigencia del prisma interpretativo de los acontecimientos franceses a través de la España de 1936 no resultó exclusiva de la postura de las autoridades franquistas y de la prensa directa o indirectamente controlada por éstas sino que, como ahora veremos, caracterizó a la actitud del conjunto de la sociedad española, incluyendo a la oposición al régimen.

La influencia de la memoria de la Guerra Civil en la actitud de la opinión pública y la oposición al régimen

15Para evaluar la actitud real de la opinión pública española ante la crisis argelina y la llegada de De Gaulle a Matignon, las principales fuentes de las que se dispone son los análisis de los propios diplomáticos galos en España. Con todas sus limitaciones, en ellos se constata la enorme influencia de la memoria de la Guerra Civil como eje explicativo de la transición francesa. De esta forma, sólo cinco días después de la investidura del General, el embajador De La Tournelle consideraba que la opinión pública española era muy favorable a la solución pacífica de la crisis, debido una vez más a la importancia del recuerdo del conflicto español :

  • 13  « Le dénouement de la crise politique française a produit la plus vive impression en Espagne et ac (...)

El desenlace de la crisis política francesa ha producido la más viva impresión en España y acrecentado el prestigio de Francia, ya que la opinión pública admite difícilmente que una evolución tan rápida de las instituciones se pueda producir sin disturbios y sin incendios de iglesias [...]13

16El 24 de junio, los cónsules franceses en España, beneficiándose de la doble ventaja de disponer de una mayor perspectiva por el tiempo transcurrido y de tener un mejor contacto con la opinión de sus respectivas zonas, emitieron despachos bastante más precisos. Así, el cónsul de Barcelona informaba que,

  • 14  « [...] Le Consul Général a reçu de nombreux témoignages d´amitié au moment des évènements d´Algér (...)

 [...] El Cónsul General ha recibido numerosas muestras de amistad con motivo de los acontecimientos de Argelia y numerosas cartas de felicitación. El conjunto de la población ha aplaudido la llegada al poder del general de Gaulle con la excepción sin embargo del mundo obrero, que, muy trabajado por el comunismo, ha sido decepcionado ya que esperaba la llegada de un Frente Popular en Francia [...]14

17Este informe muestra el significativo contraste entre las actitudes ante la llegada de De Gaulle por parte de los sectores pudientes de la sociedad catalana de un lado y por su amplio proletariado, de otro, lo que se derivaba del paralelismo que tanto unos como otros habían establecido entre la situación francesa y la española de 1936. Un ambiente similar imperaba en Sevilla donde según su cónsul,

  • 15  « [...] Plusieurs personnalités importantes, entre autres le Capitaine Général, ont fait des décla (...)

 [...] Multitud de personalidades importantes, entre otras el Capitán General, han realizado declaraciones muy calurosas con motivo de los acontecimientos del Norte de África. La llegada al Poder del general de Gaulle marca un aumento muy claro de nuestro prestigio, especialmente en el Ejército y en el clero [...]15

18Esta fractura entre las actitudes de sectores sociales opuestos ante los acontecimientos del país vecino, –originadas en sus diferentes memorias del conflicto español– fue constatada de forma aún más precisa por el representante galo en San Sebastián, quien informaba de que :

  • 16  « Depuis l´arrivée du Général de Gaulle au pouvoir, nous avons gagné du terrain auprès des classes (...)

Desde la llegada del general De Gaulle al Poder, hemos ganado terreno entre las clases dirigentes y propietarias. Por el contrario, lo hemos perdido, ya que hace comparaciones sin duda injustificadas, entre la población vasca que era amiga de la República Francesa y que comienza a decir que tenemos una especie de dictadura, etc… Asistimos por consiguiente a una especie de inversión de la situación. Las clases que nos eran esencialmente hostiles se han convertido en favorables y las clases que nos eran favorables son ahora desconfiadas [...]16

19Si bien resulta inadecuado extrapolar la actitud ante De Gaulle de la sociedad guipuzcoana a toda la española, el informe del cónsul francés sí permite aventurar que la interpretación de la crisis gala a partir de la experiencia española de 1936 no constituyó un modelo operativo exclusivo de las autoridades y clases altas, sino que probablemente se extendió al conjunto de la sociedad española, incluyendo unas clases bajas que rechazaban la vuelta del militar francés al compararlo explícitamente con un nuevo 18 de julio. Más claramente aún, un año después de los acontecimientos, el embajador de la Tournelle constataba la persistencia de esta analogía entre los sectores adeptos al régimen, al señalar que,

  • 17  « […] Les partisans du régime n´ont pas manqué d´insister très lourdement sur le parallélisme des (...)

 […] Los partidarios del régimen no han dejado de insistir muy fuertemente sobre el paralelismo de las dos situaciones de la España de 1936 y la Francia de 1958. Han subrayado que en estos dos países latinos el régimen de Asambleas parlamentarias había fracasado y que para preservar la unidad del país y asegurar su desarrollo había sido necesaria en los dos casos la intervención del ejército de África y la toma del Poder por un general […]17

20Este paralelismo se extendió asimismo al otro extremo del espectro político toda vez que coincidía exactamente con la interpretación de los acontecimientos franceses por parte del principal partido de la oposición clandestina al Franquismo, el Partido Comunista Español. Así, en su órgano quinquenal Mundo Obrero del 15 de junio aparecía un « Mensaje del buró político de nuestro partido al Comité Central del Partido Comunista francés » en el que se afirmaba que :

  • 18  « Un mensaje del buró político de nuestro partido al Comité Central del Partido Comunista francés  (...)

[...] el pueblo y la clase obrera española, que acaban de realizar una gran Jornada de reconciliación nacional contra la dictadura del general Franco, siguen con gran emoción el desarrollo de la crisis francesa. En oposición a la prensa y a las personalidades oficiales franquistas, la inmensa mayoría de los españoles está, de todo corazón, al lado del Partido Comunista francés y de los demócratas que junto a vosotros se oponen al triunfo de una dictadura, que sería tanto como la trasplantación del régimen de Franco en Francia. Estamos convencidos que el valeroso pueblo francés, que siempre condenó y repudió a Franco, no permitirá, en 1958, una imitación del Franquismo en su país [...]18

  • 19  « El pueblo francés vencerá », Mundo Obrero, 30-VI-1958.

21Y quince días después el portavoz de los comunistas españoles mantenía su visión del proceso influida por el recuerdo del golpe franquista al considerar que « el peligro de la dictadura se cierne sobre el pueblo francés. »19 Además, el periódico del PCE, enfrentado en aquellos momentos al resto de los partidos de la oposición al franquismo, culpaba específicamente a los socialistas franceses del victorioso retorno de De Gaulle. Para Mundo Obrero, la llegada De Gaulle al poder,

  • 20  Ibid.

 [...] Ha sido posible porque parte de las fuerzas políticas francesas que se dicen republicanas y democráticas han capitulado ante el golpe de los militares y fascistas. La mayor responsabilidad cabe al Partido Socialista y, en particular a su jefe, Guy Mollet [...] presentando a De Gaulle poco menos que como un dechado de republicano y demócrata. Claro que sólo se engañan los que quieren engañarse. Es suficiente ver el alborozo con que nuestros franquistas han saludado el golpe de Argel y la llegada de De Gaulle [...]20

22Curiosamente, si los comunistas españoles inculpaban a los socialistas y a otras fuerzas de izquierda de haber permitido la llegada de De Gaulle al Poder, la situación contraria también se produjo. Es decir, otros grupos políticos del exilio español acusaron a los comunistas franceses de haber permitido con su inactividad el retorno del General. Así, el antiguo líder catalanista de la Esquerra Jaume Miravitlles destacaba en el diario ecuatoriano El Comercio de Quito la pasividad del PCF ante la llegada al Poder de De Gaulle comparándola con su belicosidad tras el 18 de julio, lo que el político catalán explicaba acertadamente :

  • 21  « Moscú, Madrid, París », El Comercio, 2-VI-1958. Contenido en un Informe de Luis Soler, embajador (...)

[...] En la actualidad, el partido comunista francés debe alentar una campaña verbal contra De Gaulle, pero abstenerse de cualquier acción revolucionaria que pudiera obstaculizar seriamente su llegada al poder, porque Moscú cree que un Gobierno De Gaulle crearía más dificultades al Oeste y a Washington que cualquier otra solución democrática [...]21

  • 22  Ibid.

23El corolario de Miravitlles, sólo entendible en el marco de las polémicas anticomunistas del exilio era que, « Los comunistas españoles en Madrid, el 19 de julio de 1936, y los comunistas franceses en París, el 13 de mayo de 1958, siguen obedientes a los dictados de Moscú. »22 Es decir, el paralelismo establecido con el golpe franquista no sólo se utilizó para explicar el retorno del general De Gaulle a Matignon, sino que permitió el cruce de acusaciones entre los comunistas y otras fuerzas de oposición españolas que continuaban querellas originadas en la misma Guerra Civil.

24En conclusión, se puede afirmar que la memoria de la Guerra Civil española influyó crucialmente en la interpretación del proceso que condujo a la vuelta al Poder en Francia del general De Gaulle por parte de las autoridades, la prensa, la opinión pública y la oposición españolas. Así, el régimen franquista no ocultó su apoyo incondicional a la revuelta del 13 de Mayo argelino debido a que ésta fue interpretada a través del prisma de la España de 1936 y comparada en todo momento con la sublevación del 18 de julio. Esta analogía explica asimismo el apoyo continuado de los responsables españoles, y en primer lugar de sus representantes diplomáticos en Francia, a un De Gaulle cuya imagen se distorsionó para adaptarla a dicho modelo. De esta forma, el General apareció durante todo el período como la emanación del golpe de Argel ; sus evidentes tendencias democráticas y sus compromisos con los partidos de la Cuarta República fueron sistemáticamente ignorados o subestimados y sus tendencias autoritarias exageradas. Esta actitud de los mandatarios franquistas se transmitió en sus líneas generales a la prensa, que también adoptó el paradigma de la España del 36 para describir los acontecimientos franceses. Sin embargo, es necesario establecer a este respecto algunas matizaciones ya que en términos generales fueron Informaciones y los diarios del Movimiento –especialmente Arriba– los más firmes partidarios de los Pieds-noirs argelinos y asimismo los más testarudos exegetas de un De Gaulle autoritario y favorable a la Argelia Francesa.

25La posición de la opinión pública resulta más difícil de establecer con precisión y sólo se puede sugerir a través de los informes de los diplomáticos franceses en España. Éstos muestran unánimemente que el modelo interpretativo de la España de 1936 también se había propagado a la visión del proceso galo por la opinión pública, lo que evidencia a su vez la pervivencia y operatividad de la memoria de la Guerra Civil en la sociedad española. La Iglesia, el Ejército y las clases altas manifestaron en todo momento su apoyo a la vuelta de De Gaulle, concebida como un 18 de julio a la francesa. La burguesía liberal, sin oponerse a la vuelta del General y evidenciando un gran respeto por su figura, hubiera probablemente preferido una menor ruptura con la tradición parlamentaria gala. Finalmente, algunos sectores de las clases populares probablemente vieron con recelo y desconfianza el retorno al Poder de un De Gaulle que asociaban con el propio Franco y hubieran con toda seguridad deseado la formación de un Frente Popular francés. Esta última postura coincidía con la del Partido Comunista español, que sin embargo no se limitó a condenar el retorno de De Gaulle interpretado como un nuevo franquismo a la francesa, sino que aprovechó para criticar a los socialistas galos por su connivencia con el supuesto dictador, en lo que constituía una traslación de sus querellas con los socialistas y otros grupos políticos del exilio republicano.

26En resumen, la memoria de la Guerra Civil constituyó un componente esencial en la interpretación de la vuelta al gobierno del general De Gaulle en Francia en 1958 por parte de los gobernantes, la prensa, la oposición y la opinión pública españolas. Ello permite verificar la gran importancia de esta memoria en el conjunto de la sociedad española veinte años después del conflicto y constatar su pervivencia como modelo interpretativo cardinal de la realidad política tanto española como internacional.

Haut de page

Notes

1  « Impresión política », Carta del embajador español en París, José Rojas y Moreno al Ministerio de Asuntos Exteriores español. (en adelante MAE-E). París, 16-V-1958. Archivo del Ministerio español de Asuntos Exteriores (en adelante AMAE-E). R-5434/19.

2  Véanse ABC, 16-V-1958 y La Vanguardia, 16-V-1958.

3  Firmado anónimamente con tan sólo tres asteriscos, y con aspecto de editorial, según el embajador francés en Madrid, Guy de La Tournelle, dicha firma ocultaba a Rafael Sánchez Mazas. Véase « D´un article de M. Rafael Sánchez Mazas dans « ABC » » Informe de Guy de La Tournelle al Ministerio francés de Asuntos Exteriores (en adelante MAE-F). Madrid, 9-VII-1958. Archives du Ministère français des Affaires Étrangères (en adelante AMAE-F), EUROPE, Espagne, 1956-60, vol. 232.

4  « El consejo de la desesperación », ABC, 16-V-1958.

5  « Pflimlin pedirá hoy la inmediata proclamación del Estado de emergencia en Francia y Argelia », Arriba, 16-V-1958, « Todo se diluye en el marasmo de un amplio desacuerdo », La Nueva España, 16-V-1958 y « Puede ocurrir que la situación política termine en la resurrección de un Frente Popular », La Nueva España, 17-V-1958

6  « Llamamiento al General de Gaulle para que forme Gobierno », Informe de Rojas y Moreno al MAE-E. París, 30-V-1958. AMAE-E, R-5026/11.

7  « [...] Si les milieux gouvernementaux se réjouissent naturellement de la condamnation d´un régime d´Assemblée, il semble cependant que ce soient les événements d´Algérie qui suscitent leur satisfaction le plus profonde [...] Le sous-secrétaire d´État au ministère des Affaires extérieures m´a assuré qu´on avait toujours estimé ici que, les voix de l´armée de l´Afrique du Nord et de la population européenne de l´Algérie se feraient entendre, et que la métropole ne saurait y demeurer sourde [...] » Telegrama secreto de De La Tournelle al MAE-F. Madrid, 6-VI-1958. Documents Diplomatiques Français (en adelante DDF), 1958, vol. II, nº397. Imprimerie Nationale/MAE, París, 1990-2003.

8  Véanse ABC, 30-V-1958, « De Gaulle encargado de formar Gobierno », La Nueva España, 30-V-1958, « Coty amenaza con dimitir si la Asamblea no acepta a De Gaulle” Informaciones, 29-V-1958 y « Del Elíseo al Palais Bourbon » y « Francia, hora cero », Arriba, 30-V-1958.

9  « La única solución posible », La Vanguardia, 30-V-1958.

10  « El drama de Francia », Arriba, 28-V-1958.

11  Ibid.

12  « El último debate de Francia está planteado entre derechas e izquierdas », Informaciones, 2-VI-1958.

13  « Le dénouement de la crise politique française a produit la plus vive impression en Espagne et accru le prestige de la France, car l´opinion admet difficilement qu´une évolution aussi rapide des institutions puisse se produire sans émeute et sans incendie d´églises [...] » Telegrama secreto de De La Tournelle al MAE-F. Madrid, 6-VI-1958. DDF, 1958, II, 397.

14  « [...] Le Consul Général a reçu de nombreux témoignages d´amitié au moment des évènements d´Algérie et de nombreuses lettres de félicitations. L´ensemble de la population a applaudi l´arrivée au pouvoir du Général de Gaulle, à l´exception cependant du monde ouvrier, qui, très travaillé par le communisme, a été déçu car il s´attendait à l´arrivée du Front Populaire en France [...] » « Reunion des chefs des postes consulaires », Informe de De La Tournelle al MAE-F. Madrid, 24-VI-1958. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1956-60, vol. 225.

15  « [...] Plusieurs personnalités importantes, entre autres le Capitaine Général, ont fait des déclarations très chaleureuses à l´occasion des évènements d´Afrique du Nord. L´arrivée au pouvoir du Général de Gaulle marque une augmentation très nette de notre prestige notamment dans l´Armée et dans le Clergé [...] » Ibid.2

16  « Depuis l´arrivée du Général de Gaulle au pouvoir, nous avons gagné du terrain auprès des classes dirigeantes et possédantes. Au contraire, nous en avons perdu, parce qu´elle fait des comparaisons, sans doute injustifiées, auprès de la population basque qui était amie de la République Française et qui commence à dire que nous avons une sorte de dictature, etc...Nous assistons par conséquent à une sorte de renversement de la situation. Les classes qui nous étaient plutôt hostiles sont devenus favorables et les classes qui nous étaient favorables sont maintenant méfiantes [...] » « Exposés des consuls de France en Espagne », Informe de De la Tournelle al MAE-F. Madrid, 22-XII-1958. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1956-60, vol. 225.

17  « […] Les partisans du régime n´ont pas manqué d´insister très lourdement sur le parallélisme des deux situations de l´Espagne de 1936 et de la France de 1958. Ils ont souligné que dans ces deux pays latins le régime d´Assemblées parlementaires avait fait faillite et que pour préserver l´unité du pays et assurer son développement il avait fallu dans les deux cas l´intervention de l´armée d´Afrique et la prise du pouvoir par un Général […] » « Reunions des chefs de postes consulaires », Informe de De la Tournelle al MAE-F. Madrid, 11-VII-1959. AMAE-F, EUROPE, Espagne, 1956-60, vol. 225.

18  « Un mensaje del buró político de nuestro partido al Comité Central del Partido Comunista francés », Mundo Obrero, 15-VI-1958. La identificación establecida por los comunistas españoles entre Franquismo y Gaullismo pervivió, con algunos altibajos, hasta el final de la crisis de Mayo de 1968. En ese momento, tras la aplastante victoria electoral gaullista de junio, el PCE señaló las diferencias entre ambos regímenes para subrayar que el español nunca habría podido convocar y menos resultar vencedor en unas elecciones libres. Véase al respecto, Fleites Marcos, Álvaro, « ¿Retirarse a tiempo ? La visión del Mayo de 1968 francés en la España contemporánea » en Revista de Historia Actual. Nº6, 2008.

19  « El pueblo francés vencerá », Mundo Obrero, 30-VI-1958.

20  Ibid.

21  « Moscú, Madrid, París », El Comercio, 2-VI-1958. Contenido en un Informe de Luis Soler, embajador de España en Quito al MAE-E, Quito, 3-VI-1958. AMAE-E, R-5026/12.

22  Ibid.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Álvaro Fleites Marcos, « ¿Un 18 de julio francés? : la memoria de la sublevación franquista y la visión española del retorno al poder de De Gaulle », Amnis [En ligne], 2 | 2011, mis en ligne le 01 novembre 2011, consulté le 12 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amnis/1492 ; DOI : 10.4000/amnis.1492

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals