Navigation – Plan du site
Avant-propos

Las guerras civiles, reflexiones sobre los conflictos fratricidas de la época contemporánea

Eduardo González Calleja et Severiano Rojo Hernández

Texte intégral

  • 1 Barus-Michel, Jacqueline, « Crises et mutations. Les avatars du sujet social », Bulletin de psychol (...)

1Como lo muestra la celebración del centenario de la Primera Guerra Mundial, la guerra es un objeto de estudio que todavía plantea muchas preguntas dentro de la comunidad científica, y en particular entre los historiadores. A pesar de los miles de libros que se han escrito sobre el tema, este fenómeno sigue constituyendo un área importante de investigación para las ciencias sociales, y ello por una razón fundamental : los conflictos armados desintegran las sociedades, generan una quiebra del sentido de la historia, una ruptura semiótica en la evolución de las comunidades humanas, porque la guerra es una crisis de dimensiones extraordinarias que afecta a los individuos como sujetos sociales en su capacidad para dar sentido y significado a sus acciones1. Altera los hitos temporales y geográficos y sumerge a las comunidades humanas en una nueva realidad. Por su naturaleza, la guerra no puede dejar de suscitar múltiples preguntas y estimular el debate, sobre todo porque pone en juego una multitud de factores y variantes que hacen particularmente compleja la tarea del investigador.

  • 2 Cf. Kalyvas, Stathis, « The Ontology of “Political Violence” : Action and Identity in Civil Wars », (...)
  • 3 Duby, Georges, L’histoire continue, París, Éditions Odile Jacob, 1991, p. 15.

2Entre las modalidades del conflicto bélico se incluye la guerra civil, una categoría de enfrentamiento cuya definición se creía ya fijada, pero que se ha convertido desde la década de 1990 en un tema mucho más complejo, debido por un lado al significativo aumento de la investigación dedicada a la misma, y en segundo lugar por la renovación de las preguntas que van suministrando los diferentes estudios. Las investigaciones han puesto de relieve el hecho de que la guerra civil es, desde hace muchos siglos, una de las modalidades principales de confrontación bélica, ya que muchas de las contiendas llamadas convencionales son, al contrario de lo que se pensaba, enfrentamientos fratricidas. Por otra parte, algunos investigadores han mostrado que la guerra civil no puede ser reducida a una simple lucha ideológica. Innumerables conflictos locales o privados se insertan en ella, y transforman esta categoría de confrontación en « una agregación imperfecta y fluida de múltiples guerras civiles localizadas, pequeñas y diversas, más o menos superpuestas »2. Este tipo de conflagración está siendo sometido a un proceso de « normalización histórica » y de profundización teórica que se explica por la invalidación de los análisis en torno a los cuales se ha construido su representación tradicional. Es cierto que todavía se trata de comprender cuáles son las rupturas que dan lugar a este tipo de « rupturas », y cómo se forjan en un mismo territorio unas lógicas de confrontación que se caracterizan por una violencia simbólica y física de dimensiones paroxísticas. Pero también se está tratando de entender mejor, y evaluar la multiplicidad de factores que explican las guerras civiles, y sobre todo las relaciones que existen entre estos factores, relaciones que « no son causales sino de correlación e inferencia », en palabras que empleó Georges Duby cuando analizó el funcionamiento de una sociedad3. Las guerras civiles surgen de este modo como fenómenos de naturaleza altamente variable, pero también como elementos muy útiles para el estudio de las dinámicas que orientan las relaciones entre personas, grupos e instituciones, ya que, más que cualquier otro conflicto, las guerras civiles revelan los numerosos problemas estructurales y disfunciones que aquejan a una sociedad.

3Dicho esto, no hay duda de que seguiremos debatiendo por muchos años sobre la capacidad de transformación de la realidad política, social y cultural que encierran las guerras civiles. También seguiremos reflexionando sobre la identidad política de sus principales actores (pertenecientes a las esferas de gobierno u organismos paraestatales) sobre su impacto geopolítico (local, regional, nacional o supranacional), los tipos de violencia que generan (la guerra convencional, la insurrección, la guerrilla urbana o rural, el golpe de estado, la represión, etc.), los métodos de resolución de estos conflictos (mediación, intervención, negociación o pacificación) o sus consecuencias materiales y morales. Pero el principal desafío que deben abordar de inmediato las ciencias sociales es devolver a las guerras civiles su sentido primigenio, que es su naturaleza de confrontación extrema para la conquista del poder político, sea o no detentado en exclusiva por el Estado.

4El número conjunto que proponen las revistas Hispania Nova y Amnis aborda estos puntos, pero pretende ser también un homenaje a un gran historiador, experto de la Guerra Civil española de 1936-1939 : Julio Aróstegui, que nos dejó el 28 de enero de 2013. Julio Arostegui no sólo es referencia obligada para el conocimiento de este conflicto, sino que también fue capaz de reforzar las sinergias con investigadores de otros horizontes, para facilitar el estudio de esta confrontación en sus diferentes articulaciones, incluyendo la memorial. La Universidad española ha perdido a un destacado investigador, fundador en 1998 de la Revista Hispania Nova junto con Ángel Martínez de Velasco, otro gran historiador español que falleció el 22 de febrero de 2002. Este último estuvo en parte en el origen de la revista Amnis, que nació de sus consejos y de su experiencia en Internet. Por lo tanto, la colaboración entre Amnis e Hispania Nova también rinde homenaje a su trabajo y refuerza lazos que el tiempo no puede erosionar.

  • 4 Véanse, por ejemplo, Minehan, Philip B., Civil War and World War in Europe. Spain, Yugoslavia, and (...)

5En este número se materializa una de las principales vías por las que discurre desde la década de 2000 la investigación sobre las guerras civiles : la colaboración académica internacional y el análisis comparativo4. Estas dos revistas, una francesa y otra española, pretenden reforzar de este modo las dinámicas existentes publicando una serie de artículos dedicados a los conflictos que tuvieron lugar en los continentes europeo y americano entre el comienzo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, un período caracterizado por los profundos cambios y los numerosos enfrentamientos intra e interestatales en sus múltiples dimensiones. Se trata, en este caso, de consolidar las reflexiones acerca de un fenómeno que ha marcado de forma duradera la historia contemporánea de la mayoría de las sociedades en estos dos continentes. También queríamos aumentar la visibilidad de la producción científica dedicada al estudio de un objeto que consideramos muy útil para la comprensión de cómo algunas sociedades perciben su funcionamiento, su evolución y su relación con la historia.

6Las contribuciones publicadas en este número reflejan de forma evidente esta dimensión de las guerras civiles : su capacidad para hacer legibles las realidades sociales. Aunque está dedicado a conflictos que se producen en muy diversas sociedades (Argentina, Ucrania, Finlandia, Grecia, Estados Unidos, España, México, Italia), estos trabajos también muestran cómo esta categoría de confrontación armada hace surgir problemáticas recurrentes. Por lo tanto, si hacemos caso omiso de la cronología y el espacio geográfico propio de cada estudio, vemos surgir varios ejes que facilitan en gran medida una reflexión transversal sobre el tema y ayudan a organizar los artículos en varios subconjuntos.

7El primero tiene como título « En torno a la conceptualización y las teorías sobre las guerras civiles. Visiones y Revisiones ». Esta parte tiene como objetivo replantear algunos conceptos, tanto generales como específicos, para contextualizar el período de violencia nacional e internacional que sufrió Europa entre 1914 y 1945. En el artículo « Las guerras civiles : consideraciones teóricas desde las Ciencias Sociales », Eduardo González Calleja enumera los numerosos problemas que se pueden encontrar a la hora de analizar un conflicto fratricida. Se centra en tres : en primer lugar, la cuestión de su definición y clasificación en guerras convencionales « clásicas » o « nuevas » guerras de baja intensidad. En segundo lugar, la multiplicidad de hipótesis sobre su origen, duración y recurrencia. Por último, la complejidad de las dinámicas violentas generadas por estas conflagraciones y las diversas alternativas de resolución, en concreto la intervención, la negociación o la pacificación. Romain Bonnet, por su parte, analiza en su artículo « Réflexions et jeux d’échelles : autour de la notion de ‘guerre civile européenne’«  la capacidad heurística de dicho concepto acuñado por Ernst Nolte al final de la Guerra Fría. Señala que las dinámicas de radicalización y polarización socio-política características del Viejo Continente durante el periodo de entreguerras no se ajustan al paradigma de la guerra civil (que implica un espacio territorial concreto o frentes bien definidos en una comunidad política nacional o estatal), ni tampoco se limitan únicamente al contexto europeo. En lugar de la noción de « guerra civil europea », Romain Bonnet propone la de « era de los extremos », conceptualizada por Eric J. Hobsbawm, que a su juicio permite una articulación mucho más ambiciosa de las escalas de análisis geográfico y cronológico.

8El artículo de Romain Bonnet encaja perfectamente con el de Javier Rodrigo (« Furia e historia. Una aproximación a los relatos de las guerras civiles europeas (1919-49) »), que estudia las narrativas de las guerras civiles europeas producidas durante el periodo de entreguerras y tras la Segunda Guerra Mundial. Denuncia la difícil caracterización y categorización del concepto desde el punto de vista de las ciencias sociales, lo que deriva en su dudosa operatividad y capacidad heurística para explicar casos tan diferentes como los conflictos civiles « clásicos » o « regulares », las confrontaciones étnicas o las « nuevas guerras » desestructuradas características de la posmodernidad. Respecto a la memoria de las guerras civiles, Javier Rodrigo señala que las narrativas que se elaboraron en Rusia, Finlandia o España (que pueden ser englobadas en el macrorrelato de la revolución-contrarrevolución) son menos complejas de abordar y definir que las narrativas sobre las guerras intestinas surgidas de la Segunda Guerra Mundial (como las de Yugoslavia, Italia o Grecia), en las que entraron en liza varios actores violentos : tropas del Eje, aliados, partisanos de diversa ideología o agentes de los regímenes colaboracionistas. Si en Rusia la guerra civil se diluye en una memoria conjunta que abarca la revolución y la construcción del régimen soviético, las hambrunas, los desplazamientos forzados, el Gulag o la « Gran Guerra Patriótica », los conflictos fratricidas de Finlandia o España se presentaron por largo tiempo como una Guerra de Independencia o de Liberación, apelándose a la traición nacional como un elemento de solidificación identitaria frente al enemigo genéricamente « comunista ». En Irlanda, en cambio, fueron los derrotados de la guerra civil los que la interpretaron en términos nacionales, como la continuación de una guerra de independencia nunca definitivamente resuelta. Tras la Segunda Guerra Mundial, se añadieron otros fenómenos. En Grecia, el olvido mantenido durante los años 1950-1967 fue sustituido en los ochenta por la desmitificación del tema tabú de la guerra civil. En Francia, la narrativa gaullista, según la cual el pueblo francés resistió y se liberó de un régimen (el de Vichy) ilegal, ilegítimo y apoyado por una pequeña porción de traidores, constituyó y sigue constituyendo, a pesar de todo, la memoria consensual dominante. Guerra de clases, lucha por la independencia, Cruzada, Guerra Patriótica, Liberazione, Libération… son, pues, otras tantas formas narrativas de soslayar o sublimar los conflictos fratricidas que brotaron en Europa al socaire de ambas guerras mundiales.

9Precisamente, David Jorge, en « La Guerra de España en el contexto de la crisis internacional de entreguerras », pone en duda la capacidad operativa del concepto de « crisis de entreguerras ». Recuerda que en la década de los veinte se consagró el modelo de diplomacia abierto y multilateral de la Sociedad de Naciones y que sólo a partir de los años treinta se produjo la decadencia de este modelo y la destrucción de los mecanismos de salvaguardia de la paz previstos en el Tratado de Versalles. La crisis de este sistema se inició en Manchuria, continuó durante el conflicto ítalo-etíope y tuvo su última oportunidad en España, cuya guerra civil tuvo una importante dimensión internacional que provocó, debido a las políticas de agresión y apaciguamiento conducidas por las grandes potencias, una nueva conflagración general.

  • 5 Canal, Jordi, « Guerra civil y contrarrevolución en la Europa del sur en el siglo XIX : reflexiones (...)

10El segundo subgrupo, titulado « Las guerras civiles, la violencia y la construcción del Estado », aborda en particular la cuestión del papel de las guerras civiles en la formación o desaparición de las instituciones sobre las cuales descansan las sociedades contemporáneas. El artículo de Alejandro M. Rabinovich « Milices et guérillas paysannes face à l’armée régulière : le combat asymétrique au Rio de la Plata et la fragmentation territoriale (1810-1852) » es, desde este punto de vista, particularmente interesante. Este autor describe los conflictos hispanoamericanos de la primera mitad del siglo XIX, y muestra cómo las características militares de estos enfrentamientos y la extensión de la violencia que se desplegó son elementos esenciales en la configuración política de las diferentes sociedades de la América postcolonial. Alejandro Rabinovich vuelve, en particular, sobre el caso de los conflictos que tuvieron lugar en el Río de la Plata. Estudia las prácticas guerreras (métodos de movilización, organización de las tropas, formas de lucha, tipos de violencia ejercida contra el enemigo y la población civil) e insiste en que figuran en el centro del proceso de fragmentación territorial que tuvo lugar en esa época en aquella parte de la América del Sur. El trabajo de Pedro Rújula sobre « Las guerras civiles contrarrevolucionarias europeas en el siglo XIX » resalta, por su parte, que los conflictos fratricidas que asolaron el Viejo Continente durante y tras la Revolución Francesa fueron objetos incómodos de estudio para los historiadores liberales empeñados en la legitimación de los estados nacionales unitarios. Sin embargo, hoy en día, los estudios sobre la contrarrevolución europea han incorporado el paradigma guerracivilista como pieza central para la comprensión de este movimiento ideológico, político y social que atravesó fronteras y tractos cronológicos convencionales, hasta convertirse, como advierte Jordi Canal, en fenómeno habitual en todas las sociedades en vías de cambio5, en cuyo transcurso se difundió una identidad patriótico-monárquica alternativa al patriotismo revolucionario, y se alentaron modos de aprendizaje político basados en la acción militar. Como señala Rújula, « La experiencia de la guerra encadenará una tradición de conflictos de naturaleza política que dará proyección en el tiempo a la causa legitimista ».

11El artículo de Bertrand Van Ruymbeke « Le Sud et la guerre civile américaine : le piège de la Sécession », arroja un balance del conflicto, resituándolo en la narrativa histórica norteamericana. Revisa su génesis, y, sobre todo, su impacto en los estados del Sur, que pasaron de tener una posición económica y política central a quedar en una situación subordinada, que está en el origen de muchas representaciones profundamente arraigadas en el imaginario norteamericano actual. Bertrand Van Ruymbeke también recuerda que esta confrontación fue uno de los primeros conflictos modernos, que se caracterizó por la devastación y el número sin precedente de víctimas. Tal nivel de violencia explica probablemente por qué la Guerra Civil norteamericana suscitó movilizaciones en ultramar, especialmente en Europa. Pero, como indica Daniele Fiorentino en « Re-building the Nation-State : The American Civil War in a transnational perspective », los europeos se movilizaron sobre todo porque efectuaron una lectura de este conflicto profundamente guiada por los combates que se libraban en su propio suelo. Desde entonces se entiende mejor por qué los italianos próximos a Garibaldi optaron por la Unión, a la que imaginaban en lucha contra la aristocracia y favorable al ideal republicano, mientras que muchos irlandeses abrazaron la causa confederada que interpretaban como una lucha por la independencia de los pueblos oprimidos. La Guerra de Secesión ocupa, sin duda, un lugar central en las guerras civiles europeas, ya que alimentó la reflexión de numerosos grupos sobre su lucha nacional ; un fenómeno que muestra, de paso, que el impacto de las guerras civiles no se ciñe a los límites territoriales de los Estados donde se desarrollan las operaciones militares. El caso de Ucrania avala esta afirmación. En « De la guerre mondiale à la guerre civile. L’occupation austro-allemande de l’Ukraine en 1918 », Thomas Chopard analiza las razones por las que la Ucrania independiente — que trataba de protegerse de las ambiciones rusas en 1918 llamando a en su auxilio Alemania y Austria-Hungría— se enfrentó a una violenta ocupación militar que desestabilizó a toda la región durante muchos años. La militarización de la gestión de las poblaciones ucranianas en este estado vasallo se refleja en la aparición de formas de resistencia popular, tanto armadas como pasivas, que se consolidaron durante la guerra civil —o más bien las múltiples guerras civiles— que dividieron y desintegraron el país entre 1918 y 1922. Además, este artículo demuestra el papel fundamental que desempeñaron la Primera Guerra Mundial y la Revolución rusa de 1917 en el aumento de las tensiones políticas y sociales en la Europa de posguerra. Eric Aunoble, en « “Communistes, aux armes !” : les unités à destination spéciale (TchON) au sortir de la guerre civile en Ukraine (1920-1924) », confirma el impacto de estos acontecimientos clave del siglo XX. A través del estudio de TchON (las milicias del Partido Comunista ruso encargadas de la lucha en Ucrania en 1919), se reflexiona sobre el papel represivo y político de las fuerzas combatientes no convencionales que participan en las guerras civiles. Esta contribución no solamente muestra hasta qué punto estas unidades armadas fueron cruciales en la construcción y en la desaparición de un Estado (por ejemplo, de la URSS y de Ucrania, respectivamente), sino que recuerda también que las nociones de represión, mantenimiento del orden (policía) y pacificación a veces designan una misma realidad, que es la del control violento al que se somete a una sociedad. En su artículo « Excombatientes : ¿germen de guerras civiles ? », Ángel Alcalde aborda el problema de los veteranos que afectó a varios países europeos después de la Primera Guerra Mundial. Su investigación confirma la hipótesis de que los soldados desmovilizados pueden constituir una comunidad capaz de provocar o exacerbar las explosiones de violencia social. Un grupo, por tanto, susceptible de alimentar situaciones de guerra civil. Sus conclusiones, sin embargo, cuestionan la tesis de la « brutalización » elaborada por George L. Mosse : entre los millones de ex combatientes de la Gran Guerra se manifestaron tanto culturas de la derrota como culturas de paz, fenómenos que derivaron tanto en « brutalización » como en internacionalismo y pacifismo. A partir de un enfoque basado en las teorías desarrolladas por la ciencia política, Ángel Alcalde examina los procesos de desarme, desmovilización y reincorporación a la vida civil de los veteranos, que son esenciales, a su juicio, para la comprensión de los mecanismos que conducen a una posible escalada de la violencia.

12Angelo Ventrone analiza, por su parte, el caso de Italia. En su trabajo titulado « Italia 1943-1945 : le ragioni della violenza », describe el progresivo despliegue de la guerra civil como una ruptura en principio simbólica (cifrada en el renacimiento de « la Patria » hasta la huida de Roma del rey y el gobierno el 8 de septiembre de 1943 y la consiguiente ocupación alemana) y luego social y política. De este modo, la guerra civil quedó oculta bajo el manto conceptual de la « guerra de liberación nacional » que buscaba legitimar la nueva República democrática surgida de la segunda posguerra mundial contraponiendo su origen combatiente a la « rendición » del Estado monárquico liberal durante el ascenso del fascismo en 1918-1922. Ventrone destaca que la evocación de la resistencia armada y civil frente al ocupante extranjero y sus colaboradores locales en el último año y medio de la contienda mundial actuó como un eficaz instrumento de aprendizaje político para la población, ya que facilitó la superación emocional respecto del fascismo. Sólo en los últimos veinte años, tras la caída del Muro de Berlín, los historiadores italianos han ido recuperando, desde el punto de vista científico, la noción de guerra civil para designar lo que ocurrió en aquellos años. Este difícil proceso de aceptación de la guerra civil como fenómeno que estructura y determina la historia de un país se verifica también en el caso de México. Lo demuestra perfectamente Miguel Rodríguez (« El siglo XX mexicano : la bola, la Revolución, la guerra civil »), que afirma asimismo que la denominada « Revolución mexicana » fue en realidad varias y diversas guerras civiles, escalonadas y focalizadas tanto en el espacio como en el tiempo. El autor analiza en particular cómo fue interpretada esta revolución y recuerda que los historiadores y novelistas pasaron de la justificación a la crítica, o mejor dicho de la idealización a la deconstrucción de este acontecimiento fundamental para la sociedad mexicana.

13La idea de permanencia/resonancia de las guerras civiles, la persistencia de sus secuelas materiales y simbólicas en el tiempo y en el espacio es un asunto de suma importancia que estructura otro grupo de artículos reunidos bajo el título de « Memorias, representaciones y guerras civiles : los ejemplos de Finlandia, Grecia y Argentina ». En este conjunto, que hace hincapié en la diversidad de las memorias, pero que asume la existencia de una memoria hegemónica que impregna a la sociedad finlandesa desde hace casi un siglo, Maurice Carrez reflexiona sobre la guerra civil que tuvo lugar en este país en 1918. Su contribución « Les violences de la guerre civile finlandaise : enjeux d’histoire, enjeux de mémoire » demuestra perfectamente que se trató de una confrontación compleja, resultado de un conjunto de factores internos/estructurales (situación política, social y económica) y externos/coyunturales (la Revolución rusa) cuya imbricación desafía la imagen convencional de una guerra librada por los finlandeses contra los « traidores rojos » y los invasores rusos. Recuerda en particular que los vencedores impusieron su memoria del conflicto, haciendo caso omiso de las muchas violencias a las que se entregaron y atribuyendo a sus enemigos la mayoría de las masacres del período. Maurice Carrez, de hecho, insiste en la idea de una confiscación de la memoria, que continúa hoy en día a pesar de los progresos realizados en los últimos años en el plano político (rehabilitación oficial de los vencidos) e históricos (estudios innovadores sobre el alcance y la naturaleza del conflicto). Esta « confiscación » de la memoria también se produjo en Grecia, al menos hasta la década de 1970 y el retorno de la democracia. Aunque Christina Alexopoulos alude a ello en su artículo « Les représentations mémorielles de la guerre civile grecque dans le discours des vainqueurs et des vaincus », también analiza las profundas rupturas que subyacen a los distintos discursos conmemorativos presentes dentro de la sociedad griega desde el final de la guerra civil de 1946-1949. Su artículo analiza, en particular, la multiplicidad y variedad de actores que están en el origen de estos discursos, una diversidad que no se limita a la simple oposición entre vencedores y vencidos. Cada grupo está formado por una multiplicidad de actores que alimentan numerosas representaciones, que se basan paradójicamente en retóricas frecuentemente muy similares. Para Christina Alexopoulos, este fenómeno es indicativo de la existencia de una « simetría » memorial que no puede, sin embargo, eliminar las profundas diferencias ideológicas e históricas que subyacen a estos recuerdos que siguen presentes en el sustrato de los antagonismos políticos actuales. Los conflictos y las diferencias generadas por la historia pasada y su representación también aparecen en los intersticios del texto propuesto por Néstor Ponce, titulado « Luis Felipe Noé : pintura y conflicto civil argentino (1820-1830) a través de la serie federal ». Analizando pinturas de arte abstracto donde el caos y el desorden deben conducir a repensar el pasado y explicar la política y la cultura actuales, Néstor Ponce presenta la obra de Luis Felipe Noé. Éste se apropia y escenifica la supuesta barbarie de los pueblos indígenas, que resulta esencial para dar coherencia y legitimidad al relato histórico sobre el que se construyó la sociedad argentina desde principios del siglo XIX. En las obras de la serie federal, cuyo tema es la guerra civil que golpeó Argentina entre 1820 y 1830, Noé propone su representación de la violencia que caracterizó a este periodo con el fin de poner de relieve la brecha existente entre la realidad histórica y el discurso oficial. Pero, más allá de esto, propone una reflexión sobre la sociedad argentina del siglo XX y las amenazas de guerra civil que gravitan sobre ella, amenazas que adquirieron toda su magnitud con la instauración en 1976 de una dictadura militar que se encuentra entre las más sangrientas y represivas de la historia de América Latina.

14El estudio sistemático y comparativo de las guerras civiles apenas está comenzando a dar sus primeros pasos. El interés de las ciencias sociales por este tipo de fenómenos se incrementó notablemente con la oleada de conflictos étnicos que estallaron en las últimas décadas del siglo XX, y que aún siguen condicionando la vida política de muchos países, dentro y fuera de Europa. Aunque en el Viejo Continente —al que se dedica una parte sustancial de este dossier— las guerras civiles del siglo XX se siguen contemplando como manifestaciones violentas inextricablemente unidas al estallido, desarrollo y consecuencias ambas guerras mundiales, los científicos sociales (sociólogos, politólogos, economistas, especialistas en relaciones internacionales, etc., muchos de ellos vinculados a instituciones de cooperación internacional) interesados este tipo de conflictos, lo analizan ahora como un fenómeno multifacético, global e intemporal, pero que desde fines del siglo XX se ha ido erigiendo en el modo más común de confrontación armada de fuerte intensidad en el seno de una comunidad política. La guerra civil es un fenómeno eminentemente trasformativo, que muda las preferencias individuales, las elecciones, las conductas y las identidades a través del empleo masivo de la violencia. Sus orígenes, formas y desarrollos deben ser evaluados convenientemente, al igual que su enorme plasticidad y capacidad para el cambio social en todos sus aspectos. Los editores del presente dossier esperan que su contenido contribuya a dinamizar un debate interdisciplinario y transnacional que, a buen seguro, seguirá avanzando y arrojando frutos relevantes en los años venideros.

Haut de page

Notes

1 Barus-Michel, Jacqueline, « Crises et mutations. Les avatars du sujet social », Bulletin de psychologie, t. 51 (1), n° 433, enero-febrero 1998, p. 6.

2 Cf. Kalyvas, Stathis, « The Ontology of “Political Violence” : Action and Identity in Civil Wars », Perspectives on Politics, vol. 1, n° 3, septiembre 2003, p. 479.

3 Duby, Georges, L’histoire continue, París, Éditions Odile Jacob, 1991, p. 15.

4 Véanse, por ejemplo, Minehan, Philip B., Civil War and World War in Europe. Spain, Yugoslavia, and Greece, 1936-1949, Palgrave Macmillan, Basingstoke, 2006 o González Calleja, Eduardo y Canal, Jordi (eds.), Guerras civiles. Una clave para entender la Europa de los siglos XIX y XX, Madrid, Casa de Velázquez, 2012.

5 Canal, Jordi, « Guerra civil y contrarrevolución en la Europa del sur en el siglo XIX : reflexiones a partir del caso español », Ayer, nº 55, 2004, p. 58

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eduardo González Calleja et Severiano Rojo Hernández, « Las guerras civiles, reflexiones sobre los conflictos fratricidas de la época contemporánea », Amnis [En ligne],  | 2015, mis en ligne le 30 janvier 2015, consulté le 11 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/amnis/2477 ; DOI : 10.4000/amnis.2477

Haut de page

Auteurs

Eduardo González Calleja

Articles du même auteur

Severiano Rojo Hernández

Articles du même auteur

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals