Navigation – Plan du site
Livraison juin : Être journaliste dans l’Espagne des Lumières

Periodista- espectador en la España de las Luces. La conciencia de un género nuevo de escritura periodística

Inmaculada Urzainqui

Résumés

Cette étude vise à identifier les fondements théoriques et méthodologiques qui régissent la composition des spectateurs espagnols et à mettre en évidence l’existence d’une conscience journalistique commune qui, au-delà des différences et particularités de chacun d’entre eux, en fait, au sein de la presse, un sous-genre particulier. A cet effet une importance toute particulière a été accordée aux déclarations qui, publiées dans les journaux, portent sur leurs objectifs et pratiques discursives, qui, suivant la voie tracée par les modèles anglais, tendent sans équivoque vers l’exercice libre et autonome de la réflexion et de la critique. Il apparaît que ces périodiques, qui ont largement contribué au progrès des Lumières, constituent la première formulation d’une poétique de l’essai journalistique.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín, «El periodista en la España del siglo XVIII y la profesionalización de (...)

1A nadie se le oculta que el periodismo está lejos de ser en el siglo XVIII una actividad profesionalmente tipificada, por más que indudablemente vaya fraguando, por las múltiples expectativas que ofrece, sobre todo económicas, una creciente tendencia hacia la profesionalización1. Quienes se dedican a ella lo hacen sólo temporalmente, compatibilizándola con su propia ocupación (pueden ser profesores, abogados, médicos, comerciantes, militares, funcionarios, clérigos, etc.) y, por lo mismo, sin la conciencia de pertenecer a una clase laboral concreta, excepción hecha hasta cierto punto de los dos periódicos oficiales, la Gaceta y el Mercurio, que sí contaron con una pequeña plantilla de funcionarios para su confección, funcionamiento y gestión económica. Lo que no significa, claro está, que esa novedosa actividad no tenga una identidad perfectamente reconocible, como elocuentemente manifiestan los apelativos que se usan para designar a quienes se ocupan de ella: «diarista», «jornalista», «gacetero», «escritor periódico», «autor de papeles periódicos», más adelante, «periodista», «relator público»…

2Pero identidad no significa en modo alguno homogeneidad; porque aunque todos tengan como seña común la publicación en entregas sucesivas, hay muchas formas de encarar y desarrollar el periodismo, ya que si algo caracteriza a esta etapa auroral de su desarrollo es justamente la multiplicidad de sus propuestas y formatos. Con todo, no cabe duda de que, en función de ciertas opciones básicas, hay varias líneas de fuerza que permiten clasificar el panorama en diversos grupos o modalidades genéricas, que representan a su vez otras tantas formas de entender y practicar el periodismo.

Los espectadores españoles

  • 2 Con esta denominación, y poniendo de relieve sus conexiones con el periodismo inglés, los analiza P (...)

3Yo me he querido fijar, justamente para tratar de reconocer los rasgos identificadores que lo organizan como sistema, en uno de los grupos más definidos y de mayor peso ideológico de la Ilustración española, el de la prensa moral o, como es comúnmente llamada, de los espectadores 2, ese vasto conjunto de publicaciones que nacen bajo la inspiración directa o indirecta de los primeros modelos ingleses creados por Joseph Addison y Richard Steele, The Tatler (El Hablador, 1709-1711) y su inmediato sucesor, The Spectator (El Espectador, 1711-1712), que es el que dará nombre al género. Con ellos se inaugura un periodismo de opinión y crítica social diametralmente distinto de las otras modalidades que pueblan el territorio periodístico de ese tiempo (erudito, científico, económico, misceláneo…) pues aspira, como expresivamente declara el Spectator, a sacar «la filosofía de los gabinetes de estudio y de las bibliotecas, de las escuelas y de los colegios, para instalarla en los clubes y en los salones, en las mesas de té y en los cafés», es decir, a forjar pensamiento desde el tuétano mismo de la sociedad. Y no en términos abstractos y especulativos, sino desde la perspectiva ficcionalizada de un hombre de mundo, observador y perspicaz, que se sirve del ágil y persuasivo molde del ensayo para dar forma a sus ideas, aderezándolo con diversos artificios, como diálogos, retratos de caracteres, sueños, supuestas cartas de los lectores, etc., a fin de que resulte más entretenido y rico en enfoques vitales. Un modelo comunicativo inédito en la expresión intelectual, y llamado a tener extraordinario éxito, pues se desarrolla de manera vertiginosa en Inglaterra, suscita inmediatamente traducciones e imitaciones en los Países Bajos, y de ahí se divulga por toda Europa (Francia, Alemania, Rusia, Polonia, Suecia Austria, Italia, etc.) hasta alcanzar el asombroso volumen de más de quinientos títulos.

  • 3 El Duende especulativo sobre la vida civil. Dispuesto por Don Juan Antonio Mercadal, Madrid, Manuel (...)
  • 4 El Murmurador imparcial y observador desapasionado de las locuras y despropósitos de los hombres. O (...)
  • 5 El Pensador, por Don Joseph Álvarez y Valladares, Madrid, Joachin Ibarra. MDCCLXII. Debió de aparec (...)
  • 6 La Pensadora gaditana. Por Doña Beatriz Cienfuegos, Cádiz, Imprenta Real de la Marina, 1763. Desde (...)
  • 7 El Amigo y corresponsal del Pensador. Primera carta que contiene una crítica sobre los filósofos de (...)
  • 8 El Escritor sin título. Discurso primero dirigido al autor de las Noticias de moda, sobre lo que no (...)
  • 9 El Censor. Obra periódica, Madrid, [s. i.], [1781]. 167 números, publicados, con dos paréntesis por (...)
  • 10 El Corresponsal del Censor, Madrid, Imprenta Real, 1786. Prolonga su vida hasta junio de 1788. 51 n (...)
  • 11 El Observador, [s.l., s.i.], [1787]. 6 núms.
  • 12 El Duende de Madrid. Discursos periódicos que se repartirán al público por mano de Don Benito , Mad (...)
  • 13 El Filósofo a la moda o el Maestro universal. Obra periódica que se distribuye al público los lunes (...)
  • 14 El Argonauta Español, periódico gaditano en el que se corrigen por un estilo jocoso los actuales ab (...)
  • 15 La Pensatriz Salmantina. Por Doña Escolástica Hurtado, Girón y Silva de Pico. Idea primera. Da razó (...)
  • 16 El Catón Compostelano, [Santiago de Compostela], Heredera de Frías, 1800.
  • 17 Minerva. Obra periódica. El Misántropo y el Revisor o revista de las costumbres, en que se forma un (...)

4En España, aunque tarda en aclimatarse, gozará de larga fortuna, pues desde que en 1761 hace su aparición con El Duende especulativo sobre la vida civil3 cubre un arco temporal de más de 40 años. Con dos momentos de mayor cultivo: los inicios del reinado de Carlos III, en que ven la luz El Murmurador imparcial y observador desapasionado de las locuras de los hombres (1761), muy fugaz pues apenas salió la Introducción y el número 14 , El Pensador (1762-1767)5 , La Pensadora gaditana (1763-1764)6 , El Amigo y corresponsal del Pensador (1763)7 y El Escritor sin título (1763)8 , y la década de los ochenta, clímax de la Ilustración, con El Censor (1781-1787)9 y su Corresponsal (1786-1788)10, El Observador (1787)11, El Duende de Madrid (1787)12 , El filósofo a la moda (1788)13 y El Argonauta español (1790)14. Pero también tiene presencia, momentánea, en los setenta con La Pensatriz Salmantina, de la que en 1777 sale la Introducción y el primer número15 , así como en los años que siguen a la orden de suspensión del 24 de febrero de 1791 decretada por Floridablanca, con El Catón Compostelano (1800)16 o la sección de El Misántropo que inicia la Minerva en marzo de 180817.

  • 18 El Amigo del público que sin doblez le habla, dándole una breve noticia de varios papeles periódico (...)
  • 19 El Belianís literario. Discurso andante (dividido en varios papeles periódicos) en defensa de algun (...)
  • 20 Juzgado casero, o academia de legos: correspondencia entre el Sr. Juan Claro, residente en esta Cor (...)
  • 21 Conversaciones de Perico y Marica. Obra periódica sin periodo señalado, [s.l, s.i.], [1788]. 3 núms (...)
  • 22 Cartas del Censor de París al Censor de Madrid , Madrid, Imprenta Real, [s.a]. 5 núms. O cartas, la (...)
  • 23 El Apologista Universal. Obra periódica que manifestará no sólo la instrucción, exactitud y belleza (...)
  • 24 El Corresponsal del Apologista Universal, [s.l., s.i.], [s.a.] Apenas un número.
  • 25 El Teniente del Apologista Universal. Por D. Eugenio Habela Patiño. Cliente y comisionado especial (...)
  • 26 Las Tardes de Roque Pío y Don Rufo de Alfarache. Obras periódica, publicada en Murcia dos veces cad (...)
  • 27 El Regañón general o tribunal catoniano de Literatura, Educación y Costumbres. Papel periódico que (...)

5Afines a ellos, aunque más alejados de los prototipos ingleses, son otras varias revistas a las que también caracteriza un acusado componente ideológico, la vocación crítica, y la personalización de contenidos, tales como El Amigo del Público (1763), encaminada a orientar a sus lectores sobre el periodismo contemporáneo, aunque de vida muy efímera pues apenas se publicaron tres números18, El Belianís literario (1765) planteada también para criticar la reciente literatura (fundamentalmente periódicos y folletos), sólo que bajo un ropaje caballeresco y en clave de defensa humorística19, El Juzgado casero (1786), mezcla de crítica social y literaria en forma de una correspondencia entre un vecino de Madrid, “Juan Claro”, y el “Compadre Curro” 20 , las Conversaciones de Perico y Marica (1788)21, las Cartas del Censor de París al Censor de Madrid (1787-1788)22, El Apologista universal (1786-1788), que en la línea del Belianís se dedica también a la defensa irónica de obras contemporáneas23, con sus dos secuelas, El Corresponsal del Apologista (1787), de apenas un número24, y El Teniente del Apologista Universal25, Las tardes de Roque Pío26 y El Regañón General (1803-1804), que aunque se dedica preferentemente a la crítica de costumbres, se sirve de procedimientos típicos de los espectadores, y se aprovecha de bastantes materiales del Spectator, da también amplia cabida a la crítica literaria27.

6Ciertamente, entre ellos puede haber, y de hecho hay, muchas diferencias de ideas, carácter y formato. Basta pensar, por ejemplo, en la distancia ideológica y expresiva que media entre El Pensador y El Escritor sin título, o entre El Censor y El Argonauta español. Pero aunque cada uno tenga su perfil propio, inequívocamente todos tienen un aire de familia, una identidad común, la de practicar un periodismo de opinión, de ideas, que permite ser reconocidos como la expresión española de los espectadores europeos. Ello explica la sintonía que, más allá de sus diferencias, podemos encontrar a veces entre ellos; tal como la que percibimos en la confesada admiración de El Escritor sin título: «Pues quién no ve que sin hacerme panegirista del Pensador, su estilo es claro y hermoso; los asuntos importantes e instructivos, ridiculiza los vicios que nos dominan, y finalmente, cuando no lo consiga, su ánimo es poner la tienta en las fístulas que tienen canceradas nuestras costumbres, pero con un método no dirigido a personas particulares...» (nº 1, 12).

  • 28 Aunque ha sido atribuido a Nifo, el propio testimonio de éste avala claramente la autoría de Graef. (...)
  • 29 Cfr. SÁNCHEZ-BLANCO, Francisco, Introducción a su ed. antológica de Discursos mercuriales económico (...)
  • 30 Cfr. GUINARD, op. cit., p. 177
  • 31 CASO GONZÁLEZ, José Miguel, «El Pensador, ¿periódico ilustrado?», en Periodismo e Ilustración cit., (...)

7Al igual que sucede con los de otros países, en la nómina de los que aquí se decantan por esta fórmula periodística encontramos, hasta donde alcanzan los datos de que disponemos, un poco de todo. El Duende especulativo sobre la vida civil , que aparece suscrito por un D. Juan Antonio Mercadal, esconde, según el testimonio verosímil de Nifo, la personalidad de Juan Enrique de Graef28, un holandés afincado en España, que había estudiado náutica en el Havre de Gracia, estuvo en 1744 en Galicia actuando con Jerónimo de Uztáriz en asuntos relacionados con el cultivo del lino, y hacía poco (1759) había tenido un conflicto con varios profesores de la Academia de Bellas Artes de San Fernando29. El Murmurador imparcial sale de la pluma de Nifo, un aragonés vehemente y contradictorio a quien distinguió una sostenida inclinación por el periodismo. El Pensador fue obra de Clavijo y Fajardo, un intelectual próximo al poder, de origen canario, formación francesa, y estrechamente vinculado a la Fonda de San Sebastián. El viajero inglés Richard Twiss se hace eco de la atribución de una parte de la obra al ministro Wall30 y José M. Caso González sugiere la colaboración de Nicolás F. de Moratín en razón de la semejanza de ideas en materia de teatro31. La identidad real de La Pensadora Gaditana, que aparece con la firma de Beatriz Cienfuegos, continúa siendo todavía un misterio. Algunos contemporáneos, como Moratín o López de Sedano sospechan que tras ese nombre se esconde la personalidad de un religioso, y en esa línea, su moderno editor lo atribuye (sin demasiado fundamento) al cura gaditano Juan Francisco del Postigo. Pero tampoco se puede descartar, como argumenta Cinta Canterla, que sea en verdad obra de una mujer, se llamara como se llamara. El Escritor sin título es de Cristóbal Romea y Tapia, un eclesiástico y poeta aragonés, bien introducido en los círculos culturales madrileños y poco avenido con los nuevos vientos de la ilustración literaria. El Belianís literario lo es del dramaturgo y conocido colector del Parnaso español, Juan José López de Sedano. Nada se sabe en cambio de los autores de dos periódicos de esos años, Antonio Mauricio Garrido, que suscribe El Amigo y corresponsal del Pensador, y Juan Antonio Aragonés, que lo hace de El Amigo del Público.

  • 32 Cfr. J. M. Caso González, ed. de El Censor cit., p.787. Los núms. 65, 108 y 109.
  • 33 Cfr. SOUBEYROUX, Jacques, «Una figura clave de la Ilustración española: Pedro Antonio Sánchez (don (...)
  • 34 Muestra sus reservas hacia esta hipótesis LOPEZ, François, «Luis Cañuelo, alias El Censor, ou le pa (...)

8La Pensatriz Salmatina, que sale a nombre de Escolástica Hurtado, es obra verosímilmente del cisterciense Baltasar Garralón, predicador de su Orden, hombre «muy místico», al decir de Fran Diego González, y que perteneció al monasterio de Carracedo, donde murió asesinado por los franceses a finales de 1809. Detrás de El Censor están Luis García del Cañuelo y Luis Marcelino Pereira, dos abogados vinculados al llamado grupo de Salamanca que por entonces se reunía en torno a la condesa del Montijo (Jovellanos, Urquijo, Meléndez Valdés, Tavira, Estanislao de Lugo...). Aunque buena parte de lo publicado ha de considerarse obra suya, de Cañuelo principalmente, no fueron los únicos redactores. Jovellanos publicó en él sus dos sátiras A Arnesto (núms. 99 y 55), y puede presumirse que fueran suyos tres discursos más32; Samaniego, bajo el seudónimo de «Cosme Damián», otro sobre el teatro español (nº 92); Pedro Antonio Sánchez, bajo el de «Antonio Filántropo» varios de tema económico33, y Meléndez Valdés su romance «La despedida del anciano» (nº 154). Y hasta es posible, como sugiere Caso González, que hubiera participado también en él el propio Carlos III, quien indudablemente fue muy favorable a la revista34. También son de identidad conocida los autores de otros periódicos de los 80. El de El Corresponsal del Censor es el militar, diplomático y escritor asturiano Manuel Rubín de Celis; el de El Apologista universal, el agustino Pedro Centeno, autor también del Teniente del Apologista Universal; el de El Observador, José Marchena, a la sazón estudiante de la Universidad de Salamanca; el de El Duende de Madrid, Pedro Pablo Trullench, portero de la Cámara de Castilla y co-editor, con Ezquerra, del Memorial literario, y el de El Argonauta español (1790), el médico Pedro Gatell. Nada se sabe en cambio del redactor las Conversaciones de Perico y Marica, Pedro Mariano Ruiz, ni quiénes hayan sido los de El filósofo a la moda (1788), el Juzgado casero, las Cartas del Censor de París al Censor de Madrid o El Corresponsal del Apologista.

  • 35 LEZAMA LIMA, José, Prólogo, El «Regañón» y el «Nuevo Regañón», La Habana, Comisión Nacional Cubana (...)

9El autor de Las tardes de Roque Pío es verosímilmente del presbítero Luis Santiago Bado, catedrático de Matemáticas, socio de la Económica de Murcia, y antes fundador del Correo literario de Murcia (1792); el de El Catón Compostelano es Francisco del Valle-Inclán, catedrático de Prima y bibliotecario de la Universidad de Santiago, amén de rector del colegio de San Clemente; y el de El Regañón General, Ventura Ferrer, un cubano Guardia de Corps de la Compañía americana que en La Habana había colaborado con su Papel periódico y había publicado también El Regañón de La Habana (1800-1801), ensayando la fórmula que luego habría de repetir en Madrid. Al decir de Lezama Lima, fue « un cubano triunfador en ambiente español »35. Llegado a Madrid en la escolta de un millonario cubano, logró introducirse en los medios cortesanos y fue amigo de Moratín y de los actores Isidoro Máiquez y Rita Luna. Por último, el autor de la sección del Misántropo que sale en la Minerva parece a todas luces del mismo editor y compositor de la revista, el prolífico escritor y periodista Pedro María Olive.

Travestismo y poética periodística

10Pero, salvo Pedro Gatell y acaso los que suscriben sus obras pero no son de identidad conocida, ninguno de estos autores se presenta con su personalidad real, porque, en la estela de los modelos ingleses, optan por forjar una personalidad interpuesta que actúe como voz expresiva de sus ideas y mensajes: un alter ego, que habitualmente encarna un talante observador y analítico de la sociedad de su tiempo (duende, pensador, censor, observador…), aunque también puede aparecer desdoblado en varios personajes, sea los miembros de una tertulia que contribuyen con sus opiniones a la redacción del periódico, como ocurre con el Duende especulativo o el Juzgado casero , los de un tribunal, como El Regañón general, los interlocutores de un diálogo (Conversaciones de Perico y Marica, Las tardes de Roque Pío), o una junta de duendes que elige como portavoz de sus ideas al personaje real de don Benito, como es el caso de El Duende de Madrid. Y aun hay también algunos que optan por encauzar su escritura a modo de correspondencia con otro espectador para actuar como una extensión de sus ideas, tal como hacen, respectivamente, los corresponsales del Pensador, el Censor o el Apologista Universal, o por constituirse en una continuación novelada suya, como el Teniente de este último. El último espectador, El Misántropo, también se presenta como un corresponsal, aunque en su caso, del editor de la Minerva, una revista miscelánea.

  • 36 Vid. SGARD, J., GILOT, M., GRANDEROUTE, R., et alt, «Le journalisme masqué», Le journalisme d’Ancie (...)
  • 37 Tal como explica, por ejemplo, El Observador en su nº I: «Antes de empezar a publicar mis observaci (...)

11Sea como fuere, bajo esa máscara ficcional, que aleja este tipo de periodismo de la impersonalidad del puramente informativo36, se ponen en escena no solamente los temas tratados, sino también la personalidad con la que el autor quiere ser reconocido por sus lectores (de ahí el retrato moral que suele encabezar estas publicaciones y las notas personales que menudean en ellas37), y aun otro aspecto más que es justamente al que quería llegar para aclarar el sentido de estas páginas: su particular experiencia periodística.

  • 38 Aunque este enfoque analítico del que parto se acerca a las recientes investigaciones que se han ll (...)

12Porque en efecto, un análisis de ese ejercicio de auto-representación, de las declaraciones que afloran a sus páginas sobre su índole y prácticas discursivas, sumado al de los rasgos más salientes de este tipo de revistas, permite reconocer, por encima o más allá de las peculiaridades y diferencias de cada una, esa común conciencia periodística a la que me he referido. Lo que viene a significar que su universo literario está regido por ciertos presupuestos teóricos y metodológicos (una poética, cabría decir en el sentido más general del término38) que son los que nos permiten identificar a todas estas publicaciones como un subsistema singular dentro del propio sistema periodístico.

13Pero es preciso reconocer que poética explícita hay poca. Si recorremos todos estos periódicos en busca de formulaciones que aclaren esos presupuestos teóricos, el único texto que en verdad puede considerarse como tal es el discurso 137 de El Censor (28 de diciembre, 1786), donde, bajo el pretexto ficticio de contestar a un cura que le escribe pidiendo un prólogo general a toda la obra para ponerlo al frente de la colección que se propone encuadernar, dibuja una exposición muy pormenorizada del género que tiene entre manos, de su poderosa eficacia como agente de la Ilustración y de las características que concurren en el discurso (ensayo) periodístico por oposición al carácter y método expositivo de un tratado, tomando para ello prestadas varias ideas de lo que en parecido sentido había expuesto el Spectator en su nº 124. En los demás, lo que hallamos sólo son declaraciones puntuales sobre sus objetivos o sobre ciertos aspectos de su práctica periodística hechas tanto en las introducciones como al hilo de la propia escritura.

14En cualquier caso, estén o no expuestos sus principios rectores, no cabe duda, como digo, que son ellos los que forman ese denominador común que, por encima de sus diferencias o del valor e interés de sus aportaciones, les da un inconfundible aire de familia.

15Y eso es lo que voy a tratar de hacer a continuación: individualizar esos principios de poética periodística que animan la composición de los espectadores españoles seleccionando algunos textos que permitan ilustrar los términos en que aparecen formulados por sus autores.

Pensamiento y crítica

16El primero y más evidente es su vocación reflexiva y crítica, es decir, el sesgo ideológico y la voluntad crítica que define su proyecto periodístico. Desde el convencimiento de que la crítica y la reflexión racional son los medios más eficaces para estimular el cambio de mentalidad y la renovación de las costumbres, todos salen al escenario por un común afán de contribuir al bien público por medio de la corrección de abusos, vicios o «ridiculeces», y la exposición de ideas que favorezcan una sociedad mejor, más moderna e ilustrada; o lo que es lo mismo, para actuar como un órgano de educación que cure, higienice, podríamos decir, moral e intelectualmente a los españoles. Aunque en algunos puedan concurrir también otros objetivos, como la divulgación científica o la crítica literaria, la misión de todo espectador, su facultad esencial, es esa: observar críticamente las costumbres (en el sentido más general que la palabra tiene en la época) abriendo un foro inédito, una plataforma pública, para la reflexión y análisis de la sociedad y, por lo mismo, de las ideas y actitudes que vertebran su funcionamiento. En definitiva, lo que después habrá de llamarse periodismo de opinión.

  • 39 A.H.N., Consejos, Leg. 5550/nº 67.

17Desde El Duende especulativo hasta El Misántropo, todos, de un modo o de otro, hacen patente esta vocación. El Pensador, cuyo título es ya de suyo elocuente seña de identidad, la manifiesta claramente tanto en su presentación al público («Leer, pensar y escribir es mi ocupación y mi entretenimiento; y sería cosa dura almacenar escritos en que quizá puede Vm. hallar utilidad si se le comunican. Este es el motivo de imprimir mis pensamientos…; el objeto es mejorar a los hombres», p. 9), como en otros lugares en que alude al gran propósito de su obra: «reformar sus españoles, que es lo que más le duele, como verdadero patricio» (nº 46, p. 123). La de de su homónima gaditana no puede ser también más elocuente: «Hoy quiero, deponiendo el encogimiento propio de mi sexo, dar leyes, corregir abusos, reprender ridiculeces y pensar como Vms. piensan; pues aunque atropelle nuestra antigua condición, que es siempre ser hipócritas de pensamientos, los he de echar a volar, para que vea el mundo a una mujer que piensa con reflexión, corrige con prudencia, amonesta con madurez, y critica con chiste» (La Pensadora, nº 1, p. 4). Como lo es a su vez la de la salmantina que sigue sus pasos: «daré a entender al mundo que hay mujer en Salamanca que piensa con reflexión, corrige con prudencia, amonesta con madurez y critica con chiste» (La Pensadora salmantina, nº 1, p. 3). Y lo mismo reflejarán después los redactores del más notable y duradero espectador español, El Censor, tanto al explicar su proyecto al Consejo de Castilla para obtener la preceptiva licencia («la propagación del buen gusto y corrección de las costumbres»39), como en otros muchos lugares de su obra. Así, por ejemplo, dice en uno de sus primeros números: «Ya se sabe el empeño que tengo contraído con el público de comunicarle en hojas volantes cuanto he pensado en mi vida sobre cosas que de algún modo puedan interesarle» (nº 5, p. 73); o al delinear el rasgo más acusado del personaje que actúa como voz expresiva: «un hombre poco contemplativo y que hace profesión, no de favorecer errores, sino de combatir con todas sus fuerzas y decir verdades por ásperas y desagradables que sean como sean útiles» (nº 94). Pero sin lugar a dudas, el mejor resumen de su planteamiento periodístico lo hallamos en el párrafo que rubrica su espléndido panegírico del héroe cervantino:

«Pues ahora (y aquí entro yo) si es fuerza en este mundo ser loco, ¿por cuán afortunado y feliz no puede y debe tenerse aquél a quien tocó en suerte una locura semejante a la de este honrado loco? Dígalo, porque según todas apariencias yo soy el dichoso. Sí, señores, el Censor es, y lo tiene a mucha honra, muy semejante a un Don Quijote del mundo filosófico que corre por todos sus países en demanda de las aventuras, procurando desfacer errores de todo género y enderezar tuertos y sinrazones de toda especie, pertenezcan unos y otros a la materia que pertenecieren. He aquí su manía. Intento verdaderamente loco, ya por la cortedad de sus fuerzas, ya por la debilidad de sus armas. Razoncitas, discursitos que cuando más llenan un pliego, y alguna satirilla tan débil como una caña: miren qué baterías de cañones, o qué buenos doblones de a ocho para que hubiesen de convencer o persuadir a nadie en el mundo. ¿Hay por ventura otra lógica u otra retórica que convenza o persuada eficazmente?…» (El Censor, nº 68, pp. 10-11)

18Pensamiento y combate ideológico; lo que es la sustancia del Spectator inglés y sus sucesores, y lo que es también el tuétano de los espectadores españoles. Dice así su confesado émulo y admirador, El Argonauta español, tras referirle un supuesto apasionado suyo el diálogo que mantuvo con otro que no había leído el periódico:

«Apuesto yo que si el enemigo de la lectura hubiese leído el Espectador inglés que hubiera respondido: buena diferencia hay de uno a otro, la misma que de la luz a las tinieblas; y que el apasionado le hubiera contestado: es cierto que es muy diferente éste del Argonauta; pero sepa Vm. que los fines son los mismos, y que en su tono dice unas verdades tan ciertas como aquél» (nº 15, p. 176).

19Según lo que declara El Duende de Madrid a través de don Benito, su pretensión no es otra que transmitir «avisos, discursos, reprehensiones, y todo cuanto conduzca al bien político y a la reforma de los abusos» (Prólogo, p. 16). Algún tiempo después, El Catón compostelano reiterará este principio básico del periodismo crítico al proclamar, también como objetivo preferente, «escribir para reprender los errores introducidos bajo el nombre de costumbre e instruir en todas materias políticas y literarias» (Discurso preliminar, p. 2), porque, como explicará más adelante, «nuestro siglo, y aún más nuestra nación, tienen mucha necesidad de ser desengañados de una infinidad de errores y falsas preocupaciones que se hacen todos los días más y más dominantes» (p. 7).

20A la vista de esta segura conciencia, que marca indefectiblemente el flujo de su escritura, se entiende que los espectadores tuvieran un papel tan fundamental en el arraigo y avance de la Ilustración española; particularmente los que por su mayor empeño y espíritu combativo, y su más larga presencia ante el público, como El Pensador o El Censor, fueron más influyentes y provocaron más polémica. Para El Censor desde luego, el que llevó más lejos la batalla contra el error y las ideas envejecidas, estaba claro que «para extender las luces nada es más a propósito que una obra de la especie de la mía» (nº 137, p. 92).

Diversidad temática. Fragmentarismo

21Ese afán de intervenir positivamente en la sociedad determinará que en su horizonte temático puedan caber también todo tipo de cuestiones y problemas. Porque todo lo que sucede en ella, todo lo que afecta a la conducta, mentalidad y forma de vida de los ciudadanos, puede estimular su análisis crítico. Si la realidad es múltiple y variada, también ha de serlo la escritura que trate de ella. Así se conseguirá además que la obra interese a mayor número de personas y que resulte más entretenida. En tal sentido, el planteamiento misceláneo de los espectadores viene a coincidir con el rumbo que Feijoo proclama seguir: la «literatura mixta» en vez de ceñirse a una facultad determinada. También ellos abordan temas diversos, y los exponen al público con absoluta libertad: cuando sienten el impulso o la necesidad de tratarlos y sin preocuparse poco ni mucho de que puedan tener conexión entre sí.

22Esta característica del periodismo crítico aparece subjetivada un tanto humorísticamente en El Pensador cuando previene al lector que «método ni orden no hay que esperarlo en esta obra. Así como serán varios los asuntos, sirviendo de materia cuanto se presente a mi imaginación, así también la colocación será casual. Y yo estoy tan acostumbrado a la extravagancia de mi fantasía que no me admiraré si, a espaldas de un discurso contra la murmuración, saliere otro tratando de la reforma de la respetuosa o del ejercicio del abanico» (nº 1, p. 10). Y algo similar, aunque en registro más grave, viene a decir también La Pensadora al anunciar sus propósitos: «Se ve mi pluma en la precisión de variar de ideas, de asuntos, y de estilos, porque todos son acreedores a mi trabajo, y es mi obligación procurar contentar a cada uno, y como son tantos los gustos, mudo manjares por lisonjearles el paladar» (nº 10, pp. 61-62). Que es también el propósito que exponen los redactores de El Censor al solicitar la licencia de impresión (discursos breves, sin conexión necesaria entre sí, tratando los asuntos «ya seria ya jocosamente, según la naturaleza de cada uno, y procurando imitar en todo a los escritores más celebrados en este género») y lo que más detenidamente explican en su poética del género, llevando la argumentación al aspecto central que le interesa destacar: su poderosa eficacia como órgano de ilustración y estímulo de la lectura:

«La variedad de los asuntos que en ellos se tratan, los hace propios para todos genios y todas inclinaciones. Tal sujeto que nada leería en asuntos de política y economía, lee un papel sobre esta materia pensando hallar un discurso teológico como el que le precedió; tal que echaría a un lado cualquier obra cuyo título anunciase un asunto serio, se instruye de él sin querer en un papel que creyó fuese una sátira o un discurso burlesco como el antecedente. De este modo, además de la instrucción que desde luego recibe, se excita su curiosidad y cobra tal vez afición a las materias que miraba con más indiferencia» (nº 137, pp. 92-93).

23En las antípodas del periodismo informativo, nutrido por las noticias que día a día va generando la actualidad, los espectadores se decantan por una fórmula en la que la periodicidad de sus entregas representa solo una condición adjetiva. Son actuales porque su mirada se proyecta hacia las cosas que están pasando, a la realidad del momento. Pero su vocación no es propiamente reflejar la actualidad, sino analizarla y criticarla. Por eso se pueden asimilar a todas aquellas obras que, como el Teatro crítico universal de Feijoo, se ofrecen como una colección miscelánea. Lógicamente, a quienes no gusta este tipo de obras, tampoco gusta este tipo de periódicos, como se ejemplifica en la irónica carta de un corresponsal de El Pensador acusándole de hacer una suerte de «menestra o pepitoria” por los muchos y variados ingredientes que concurren en su revista (nº 39, p. 333).

La mirada del periodista. Presupuestos básicos

24A la vocación de pensar críticamente esa realidad múltiple que constituye el tejido social, en relación con la perspectiva que ha de presidir su escritura, los espectadores aportan también, además de la mirada personal propia del escritor que escribe en primera persona, tres marcas de identidad que responden a otros tantos supuestos o enfoques básicos.

25Por lo pronto, un enfoque secular y autónomo, libre de ataduras y condicionamientos externos. Su actividad crítica no es, ni quiere ser, como la de un orador sagrado que se dirige a los oyentes con la autoridad que le confiere su condición de expositor de la verdad revelada y la moral de la Iglesia; tampoco la de un escritor que se pronuncia en público con el aval de títulos y prerrogativas. Es la de un ciudadano que habla de cuestiones que afectan al interés común desde la legitimidad que le otorga su facultad de pensar y su personal compromiso con el progreso moral y mental de la sociedad. Porque aunque puedan coincidir en sus temas o en sus fines, el tratamiento y los procedimientos de que se sirve un predicador y un periodista crítico son radicalmente distintos. Pertenecen a dos esferas distintas; una sagrada y otra profana. Como explica el Pensador a través de la carta de un presunto corresponsal defendiendo sus sátiras, mientras que aquél funda sus mensajes en la palabra de Dios y en los dogmas de la Iglesia, éste lo hace desde su propia visión de la realidad, adquirida mediante el conocimiento directo de los hombres, la literatura, la Filosofía Moral o la Historia. Y su método es también enteramente distinto, porque si aquél ataca directamente los vicios, el periodista-crítico se sirve de un estilo literario, procura hacer entretenida la escritura, y apela como recursos específicos al humor, la ironía y todo cuanto pueda convenir al registro satírico en que generalmente se mueve:

«Luego querrá Vm. (me dirán) santificar ya tanto al Pensador que lo haga predicador apostólico! No haré tal; pero sí diré que, aunque no su misión y facultades, el fin y objeto del Pensador es el mismo que el de un orador evangélico. La diferencia está en que el predicador directa y abiertamente acomete al vicio tomando sus principales armas de la Torre de David, quiero decir, de la Escritura, el dogma y otros principios sagrados de la religión, y el autor de una sátira lícita los impugna no tan abiertamente, y por otros principios no tan sagrados que le suministra la Filosofía Moral, la Historia de la vida humana, el conocimiento del corazón del hombre, la Fábula, el Apólogo, y otras fuentes y recursos de un ingenio vivo, fecundo e instruido. También son éstos lugares comunes del orador sagrado; pero los principales son los ya citados, y estos últimos son peculiares del censor satírico, al que se añade el que debe sazonar su corrección con la sal del chiste, el aguijón de la ironía delicada y la amenidad del estilo según sus talentos» (nº 46, pp. 111-112).

26Basta recorrer las páginas de los espectadores para advertir que, en efecto, su actividad crítica y reflexiva nada tiene que ver con la de los moralistas y filósofos al uso. Y no sólo es El Pensador el que marca distancias. Lo había hecho ya El Duende especulativo sobre la vida civil («No es el ánimo de la tertulia predicar ni corregir los vicios o defectos humanos con azotes ni a zurriagazos: éste empleo se deja a quienes toca de oficio. El fin principal de este divertimiento es retratar la virtud hermosa y ridículo el vicio, sirviendo el gusto, la amenidad y el comercio de las gentes, como de medios conducentes y propios para acertar y merecer el aplauso de aquéllos que se interesan en el bien de la sociedad», nº 1, pp. 10-11), y lo harán también otros después. Así, en su desenfadado tono humorístico, El Belianís literario se proclama un «caballero seglar» que, atento a la Orden de caballería que recibió, no entrará en batalla con quienes no estén armados caballeros como él, esto es, con los escritos de quien no profese «las materias que sólo compete entender a los seglares y caballeros» (Prólogo). Por su parte, El Filósofo a la moda , el más directo heredero del Spectator inglés, expresa su convicción de que el espíritu laico e independiente que va a presidir su obra será justamente la garantía de su éxito:

«…Yo espero caerán en mis redes muchos de aquellos que de ninguna manera prestarían atención a las lecciones pronunciadas con la seriedad de un predicador o con la gravedad de un filósofo. Tropezarán por sí mismos en ellas, y sin pensarlo adquirirán el conocimiento de muchas máximas sabias y virtuosas» (nº 1, pp. 7-8).

27Pero no sólo desarrollan su pensamiento desde una óptica secular, civil. Lo hacen también con la seguridad de que para decir sus verdades no necesitan más títulos ni prerrogativas que las de su propia razón. Así lo manifiesta La Pensadora gaditana cuando revindica su derecho a escribir frente a quienes creen que, por ser mujer, no está facultada para ello:

«Que las verdades que trato (dicen con aire decisivo) y los asuntos que toco no son competentes a una mujer, porque no se mira adornada de la autoridad necesaria para corregir y disertar verdades. Yo había ignorado hasta ahora que todo racional, en especial las de mi sexo, no podían hacer discursos sobre las verdades más importantes a la sociedad sin estar adornadas de títulos, dignidades y prerrogativas. ¡Oh, y qué infeliz tiempo en que la hermosa, agraciada y santa verdad necesita de ataviarse con oropeles falsos para que sea atendida de los que se precian de racionales! Pues no se gradúan los escritos, ni se les da aprecio, sino en consecuencia de cuatro o seis líneas de títulos ad honores con que suelen adornar el principio de sus obras muchos que los adquirieron más por efectos del favor que del mérito. No dejaré de confesar que, cuando se tiene noticia de una obra cuyo autor en el orbe literario ha adquirido muchos honores hijos legítimos de sus tareas, que se debe formar buen concepto de ella y procurar con ansia. ¿Pero de esta razón se siguen que todas las demás que se den a luz, porque les falten estos requisitos a los que las producen, deben ser despreciadas? Me parece que no; pues siempre que el mérito de lo publicado, la buena intención del autor, o el acierto en la elección de asuntos útiles a los lectores sean dignos de aprecio, estoy persuadida que será bastante causa para no abandonarlas; porque siempre se ha de mirar el objeto del que escribe, sin pararse en indagar ni criticar sus circunstancias» (nº 23, p. 155).

28Es parecida actitud a la que manifiesta El Corresponsal del Censor cuando entra a tratar un tema, el funcionamiento de la ley, presuntamente patrimonio sólo de especialistas: «Tampoco será extraño que un pobre lego como yo se meta a indagar los arcanos de las leyes, puesto que después que ha demostrado vm. que la ley, para ser tal, ha de ser comprensible de todos los vasallos, todos también tenemos derecho, y aun obligación, de entenderlas, penetrar su espíritu, y saber en qué casos, cuándo y cómo nos debemos sujetar a ella» (nº 37, p. 610).

29El segundo presupuesto básico de los espectadores es escribir con fundamento empírico, es decir, partiendo de observaciones y experiencias sensibles del mundo circundante. Porque, como dice la misma Pensadora gaditana, es la actualidad la que provee de materiales para reflexionar y discutir («me desvelo en adquirir noticias de todo lo que pasa, que son los materiales más propios de mis discursos», nº 17, p. 112). En tal sentido, es habitual verlos como observadores atentos de los espacios de sociabilidad y lo lugares de reunión, tales como paseos, iglesias, teatros, visitas y saraos, concursos y corrillos públicos, etc. Lo dice ya El Duende especulativo: «La Calle Mayor, la de las Postas y el Portal de Guadalajara son muchas veces las aulas que frecuento para instruirme perfectamente en muchas cosas que los libros, las conversaciones ni la meditación me pueden enseñar en el rincón que ocupo de una casa…» (nº 9). Y lo repite en parecidos términos poco después El Pensador al declarar que todas sus horas libres las pasa «examinando a toda clase de gentes. Tan presto me introduzco en una asamblea de políticos como en un estrado de damas. Ni en uno ni en otro paraje hago traición a mi querido silencio, con lo que quedan aquellos muy satisfechos […] visito los teatros, los paseos y las tiendas; entablo mis diálogos con el sastre, el zapatero y el aguador; la Puerta del Sol me consume algunos ratos; y en estas escuelas aprendo más en un día que pudiera en una universidad en diez años» (nº 1, pp. 13-14). Por su parte, dice El Censor: «En todas partes hallo cosas que me lastiman. En las tertulias, en los paseos, en los teatros, hasta en los templos mismos hallo en qué tropezar» (nº 1, p. 23).

30De este planteamiento se deriva la personalidad bifronte del periodista-espectador, pues si por un lado es un ser sociable que se sumerge en la realidad para conocer todos sus entresijos, por otra, necesita retraimiento para meditar y expresar en el papel el fruto de sus reflexiones. Y en otro orden de cosas, de ese planteamiento se deriva también el carácter y el interés costumbrista de este tipo de publicaciones.

31Y por último, cercanía y amicalidad con el lector. Toda vez que el suyo es un ejercicio de persuasión encaminado a ganar al lector para su causa, los espectadores españoles buscan comunicarse cordialmente con él. Al igual que había hecho Feijoo y como proceden también los modelos ingleses, con frecuencia se dirigen a él, acortan distancias y, en vez de tratarlo como un ser abstracto y lejano, lo configuran como un amigo («amigo lector », «amado lector» son expresiones que se repiten) dispuesto a sintonizar con sus ideas y hacerle llegar sus sugerencias o sus confesiones.

  • 40 Vid. I. URZAINQUI, «Autocreación y formas autobiográficas…» cit. Esta doble escenificación la subra (...)

32Justamente porque existe esta atmósfera de cordialidad entre ambos, trasunto de la amable sociabilidad de las tertulias del tiempo, resulta razonable y verosímil que haya tantas cartas (reales o fingidas) en las páginas de los espectadores. De manera que si el periodista se escenifica a sí mismo en un sostenido ejercicio de autocreación, también escenifica a sus lectores; por un lado, a los que, por leerle, considera sus aliados racionales, y por otro, muy especialmente, a todos aquellos que cobran bulto e identidad con los mensajes (confesiones, peticiones, quejas, propuestas, críticas…) de que le hacen partícipe40.

33Esta comunicación personal del autor con su público se manifiesta en multitud de ocasiones. Dice así El Pensador : «Quiero que seamos amigos, y es preciso empezar por darle gusto» (nº 1, p. 13). Y La Pensadora Gaditana : «Pues Vm. señor público se ha empeñado en acoger mis discursos, no será de extrañar que yo no me canse de servirle y prosiga confiada en su aceptación, pues de ella colijo que no le disgusta mi trabajo; y como agradecida a tanto favor, procuraré con alguna amenidad adornar mis reflexiones…» (nº 40, p. 283). Gratitud y complicidad que advertimos también en El Censor en la nota que pone al final de su nº 121 explicando al lector que, por divertirle, ha publicado las dos cartas que incluye en ese número, y anunciando la necesidad de aumentar el precio de la revista:

«Sabrán mis lectores que en el presente jueves se cumple el año de mi tercera salida al público. Estoy persuadido a que los más de ellos me desean muy de veras cumpla muchos con salud. Y yo por mi parte les protesto y aseguro con todas las veras de que soy capaz […] que cuantos yo cumpla serán muy para servirles, procurando complacerles en cuanto pueda, y dedicándome todo a su verdadero bien y utilidad en cuanto mis débiles fuerzas alcancen. Sé muy bien que el cariño y que el amor que me tienen, y el que yo les tengo a ellos, es muy verdadero y real; que nuestra amistad no es de mero cumplimiento. Por esto he querido regalarles en tan plausible día, y ellos, ya se ve, querrán regalarme a mi...» (nº 121, pp. 1033-1034)

Periodista-personaje

34Y si todos coinciden en hurtar su personalidad privada y configurar otra ficticia que propicie la comunicación con sus lectores, también comparten la visión del carácter y cualidades morales e intelectuales que deben concurrir en esa persona que se erige en ideólogo y reformador social a través de la prensa. Lo advertimos en la coincidencia de las notas que distinguen, más allá de ciertos matices o rasgos individualizadores, la figura con la que estos apóstoles de una nueva cultura aparecen «revestidos» (según la expresión que ellos mismos gustan de emplear).

35Acordes con el desempeño de su misión social de educadores públicos, y respondiendo al patrón del intelectual ilustrado, los rasgos más significativos que les distinguen son las siguientes: espíritu analítico, inconformista y renovador (capacidad para penetrar el verdadero sentido de las cosas, convencimiento de la necesidad de revisar viejas creencias y combatir prejuicios e ideas equivocadas); patriotismo (buscar sincera y eficazmente el bien de los españoles); veracidad (hablar siempre con verdad, teniendo por guía únicamente la razón); independencia crítica (expresarse con absoluta libertad, sin ceder a presiones o influencias ajenas); valentía (coraje para ejercitar la crítica y defender sus ideas sin arredrarse ante las dificultades que por ello puedan sobrevenirle); equidad (capacidad para discernir lo justo de lo injusto, y para juzgar e instruir a sus conciudadanos); y, en fin, talento, perspicacia y conveniente instrucción.

36He aquí algunas citas, de las muchas que se podrían aducir, para ilustrar estas ideas:

«No se pide sujeción a reglas ni preceptos. Tampoco es menester modelos grandes, cuando se tocan las materias sólo por vía de incidente; basta que en quien las maneje haya verdad, equidad y discernimiento, pues con estas prendas puede cualquier autor lucir y acertar» (El Duende especulativo sobre la vida civil, nº I, p. 15).

«Dirán que soy un temerario, un perturbador de la diversión pública, un innovador insolente que condeno los usos más bien recibidos, un traidor a la patria, que medito su deshonor y su confusión. Griten. Un corazón patricio no se acobarda por los insultos de un pueblo ignorante y caprichoso. Yo sigo el partido de la razón, y ésta es mi escudo y mi defensa» (El Pensador, nº 44, p. 46)

«Pero valga la verdad que es el norte de mi pluma: yo he de seguir lo que siento, y más que lluevan papelones, que defendida en tan seguro baluarte ni me herirán sus críticas, ni menos me pellizcarán sus vejámenes; y así, manos a la obra, y dé donde diere» (La Pensadora gaditana, nº 49, p. 361).
«Yo siempre he tenido la ingenuidad por guía de mis discursos, y como ésta rara vez enseña otra cosa que verdades, como tan legítima de la razón, quiero desengañar al público…» (El Escritor sin título , nº 1, p. 10)

«…Entrando ya en los estudios mayores, jamás quise seguir a ningún autor determinado, ni he dado el nombre a ninguna escuela; en todas hallaba cosas que me disgustaban, y era el escándalo de mis condiscípulos el atrevimiento con que me oían decir que una cosa que había dicho Aristóteles era un disparate. Yo mismo me forjaba mis opiniones, yo solo era todo mi partido. En fin, andando el tiempo llegó la cosa a tal punto que vine a ser un mártir de mi razón…» (nº 1, pp. 21-22).

«El carácter sencillo que me distingue, y el nombre de Censor que me he arrogado no me permiten decir más que lo que siento. Por lo mismo, al proponer mis reflexiones en defensa de la sátira protesto no decir otra cosa más que lo que me dicta la razón y la verdad» (ibíd., nº 8, p. 114).

«Yo he publicado mis papeles proprio motu y sin que alma viviente me persuadiese a ello; con este fin y deliberada libertad he escrito, no sólo todos los que llevo impresos, sino aun también muchos otros que se quedaron y se quedarán manuscritos por razones que yo me sé» (ibíd, nº 137, p. 84)

«Cuanto digo (a lo menos a mi entender) son verdades desnudas, y aun por eso se escandalizan algunos de oírlas» (El Corresponsal del Censor , nº 33, p. 532).

«Yo hago todos los esfuerzos posibles por meterme en censurar especies que me chocan, y mientras más me esfuerzo, menos esperanzas veo de poderlo conseguir; sí señor, menos esperanzas, pues lo que he sacado de mi último propósito ha sido el no contentarme con censurar lo que está a la vista, sino también (¡mire vm. qué perversa inclinación la mía!) lo que se practica a puerta cerrada» (ibíd.., nº 42, p. 685).

«…por ser su principal instituto hablar verdades sin adulación, siempre que se dirijan a exterminar corruptelas perjudiciales que ha puesto en uso el ocio y libertinaje» (El juzgado casero, censura 2ª, p. 105)

«Yo no me he propuesto que alaben a mi nación por mis escritos, por la elocuencia de ellos, por su estilo, etc., sino porque con ellos he enseñado a los que ignoraban cuanto yo les diga; para esto, como no les falte verdad, y ésta la ponga clara y manifiesta de suerte que todos, todos la comprendan, fálteles lo que les falte, que con esto sólo me llamaré yo el más dichoso de los escritores públicos» (Conversaciones de Perico y Marica, nº 1,p. 64).

«El sistema que nos hemos propuesto en la formación de este periódico no es otro que el decir la verdad» (El Regañón General, nº 1, p. 4)

37Anudando la confesión personal y la consideración global del perfil que ha de distinguir a un periodista-espectador, El Censor resume así sus rasgos característicos:

«Si para todo esto se necesita algún ingenio, una no vulgar instrucción y mucha laboriosidad, también se necesita una firmeza de alma poco común y un fondo de patriotismo inagotable para atreverse a decir a la propia nación, y viviendo en su seno, verdades amargas que ninguno de sus escritores ha osado manifestarla; para incurrir en el odio y execración de un gran número de conciudadanos poderosos a quienes es fuerza que ofenda particularmente la manifestación de unos errores favorables a sus intereses; para exponerse, en fin, a los mayores peligros que pueden imaginarse, y sacrificar todas las esperanzas, todas las comodidades de la vida al deseo de hacer feliz a su patria» (nº 137, pp. 88-89).

Condiciones de la crítica

38Pero si hay un rasgo medular de todo periodista-espectador es su espíritu crítico. Porque la crítica constituye la entraña y sustancia básica de sus escritos. ¿Y cómo han de practicarla? También en este punto hay coincidencias o principios evidentes.

39En primer lugar, que no tenga un carácter abstracto, universal, sino que sea viva, actual, esto es, que esté circunscrita a la concreta realidad de sus lectores, a las cuestiones del día, tal como expresa, por ejemplo, el Duende especulativo sobre la vida civil:

«La obra será una especie de galería de pinturas, en que se verán colegidas las riquezas más preciosas del pincel de los mejores artífices [...] Los hechos que recordaremos estarán acomodados al tiempo y a la situación de las cosas. Los colores de los retratos serán vivos, de buena tinta y nada equívocos» (nº 1, pp. 10-11)

40Pero eso sí, sin caer nunca en agravios ni ataques personales o personalidades. Fuera por propia convicción o por no incurrir en las penas que para el caso establece la censura, todos hacen profesión de practicar una crítica general, sin concretarla a personas particulares.

«Yo hablaré de las pasiones desordenadas, sin aplicación alguna que determine personas» (El Murmurador imparcial, Prólogo)
«Señores. Sin embargo de las protestas que tengo hechas en otros de mis discursos, no puedo conseguir que Vms. se persuadan a que las críticas que hago de los vicios no tienen persona alguna determinada por objeto, y que ninguna cosa procuro con mayor cuidado que el no hacer retratos que puedan parecerse. Ahora vuelvo hacer la misma propuesta; pero por última vez […] La mayor parte de las pinturas que he hecho han sido de capricho, bien que fundadas sobre las noticias que he oído a varias personas que miran con horror el abandono de las costumbres…» (El Pensador, nº 29, p. 57).

«…y así, si mis pinturas, o los sucesos que refiera en mis ideas, hubiese quien maliciosamente los adoptase a sujeto determinado, desde ahora para entonces, y desde entonces para ahora, protesto y afirmo que semejantes asuntos no tienen ni tendrán más existencia que en mi fantasía, pues mi intención no es descubrir defectos particulares ni satirizar con agrura a la más mínima persona; sí criticar y hacer ridículas las raras preocupaciones, los muchos vicios que con capa de estilo y brillantez remarcable se han introducido entre nosotros para tener alguna partecita en tal laudable reforma» (La Pensatriz Salmantina, 1, que sigue de cerca d su modelos gaditano)

«…Allí [en casa] lo primero que hago es desahogarme del todo, y escribir sin reserva cuanto se me ofrece en el asunto que me ocupa. Después, a sangre fría, voy retocándolo poco a poco; suavizo lo que pudiera ser demasiado acre, y abstrayendo de los sujetos que me han dado el asunto, y borrándolos enteramente de mi memoria, doy a mis censuras y sátiras toda la generalidad que se requiere para que a nadie hieran en particular […] A pesar del cuidado que pondré para no herir a nadie particularmente, y censurar los vicios respetando las personas, puede darse que alguno se imagine ofendido en mis discursos. Ninguna cosa me podrá ser más sensible…» (El Censor, nº 1, pp. 25-28).

«Cuando reprenda a los viciosos, lo haré en general, y nunca acometeré a ninguno en particular, por más que se me incite a ello. Supondré que tengo el alma de Rodomonte, que despreciaba un enemigo solo para acometer a un ejército entero. Tendré, en cuanto me sea posible, el mayor cuidado en afear la maldad, la disolución y el atrevimiento, mas no me meteré con Pedro o Juana. Consideraré el vicio tal cual se halla en especie, no como comparece en un individuo» (El Filósofo a la moda, nº 1, p. 12)

41Como principio de carácter general, y apelando al modelo inglés, lo expresará algunos años después El Regañón general en una réplica al Diario de Madrid :

«En el nº 38 de nuestro periódico ha puesto un discurso el señor Presidente criticando la multitud de parlanchines y noveleros que andan por esas calles sin más ejercicio que el de concurrir a todos los parajes públicos a incomodar a sus amigos y conocidos. En esto no hizo más que lo que ha hecho el Espectador y todos los buenos críticos que han tratado de costumbres en sus escritos, que es vituperar y hacer aborrecibles la demasía y el vicio sin designar particularmente al vicioso ni satirizar a nadie que pueda darse por ofendido» (nº 51, 23-XI-1803, pp. 406-407).

42Y en tercer lugar, que contribuya a la utilidad del público, al conocimiento de los valores verdaderos, aunque sin olvidar nunca que ha de servir también para su entretenimiento y diversión . Así lo expresan, por ejemplo, El Murmurador imparcial («con la vista fija en el sagrado objeto de la prudencia, seguiré este nuevo empleo de la aplicación; lo mismo deseo que hagan mis lectores, para que nada se deslice agria la malicia, y todo resulte para diversión honesta y enseñanza provechosa», Prólogo) y La Pensadora gaditana («sin perder de vista el que te resulte útil mi trabajo, sacando de él, junto con el esparcimiento del ánimo, la instrucción de que necesita nuestro voluntario olvido a la práctica de la virtud», nº 52, p. 383).

Características formales y estructurales del ensayo periodístico

  • 41 ÁLVAREZ DE MIRANDA, Pedro, «Ensayo», Historia literaria de España en el siglo XVIII, ed. F. Aguilar (...)
  • 42 ANDRÉS, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, V, Madrid, Antonio de Sancha (...)
  • 43 Dice así un presunto corresponsal del Regañón («Doctor y licenciado Chalequitos»): «No dejo de ente (...)

43Si algo identifica a la extendida familia de los espectadores europeos es su decidida opción por el ensayo, un género que, como es sabido, había fraguado en Francia en la prosa de Montaigne (Essais, 1580), y pasó a ser en el siglo XVIII el formato textual más grato a la expresión de las ideas. Instalado brillantemente en España de la mano de Feijoo con la denominación, semejante a la francesa, de «discurso», tuvo después larga fortuna entre los ilustrados españoles. Aunque no siempre apellidándose así, pues, como ha mostrado Pedro Álvarez de Miranda, adopta muchas veces el ropaje de modalidades prosísticas afines, como la carta, el memorial, la disertación, el informe, la oración académica, etc.41. Y ello por una razón fundamental: porque en este primer tramo de su andadura es un género todavía por definir a efectos teóricos. Obviamente, no tiene sitio en la poética porque está fuera de su territorio; pero tampoco lo tiene, como forma específica, en la retórica, que es la que a la postre concede estatuto artístico a la prosa de intención literaria. Todo lo más se integra, indiferenciadamente, en la «elocuencia didascálica», según vemos por las menciones a Feijoo, Addison y Clavijo y Fajardo que hace el abate Andrés en su Origen, progresos y estado actual de toda la literatura42. Y por eso principalmente tampoco hay una voz precisa, como será posteriormente la de ensayo, para nombrarlo. La más común en la prensa es la de «discurso» (El Censor, El Observador, El Duende de Madrid , El Catón compostelano…), pero también se utilizan otras como «pensamiento» (El Pensador, La Pensadora gaditana), «observación» ( El Murmurador imparcial ), «idea» (La Pensatriz Salmantina), «lección» ( El Filósofo a la moda ), «censura» (Juzgado casero) o, cuando se apela al formato epistolar, sencillamente «carta» (El Corresponsal del Censor). Lo que no obsta para que, muy ocasionalmente, pueda también utilizarse la voz «ensayo» para aludir al género que estamos considerando43.

44Pero el hecho de que su caminar vaya por libre, es decir, al margen de reglas consagradas por una preceptiva, no significa que en la mente de sus autores no exista una conciencia de género y un discurso teórico que actúe como soporte de su escritura. Lo advertimos en Feijoo, y lo advertimos también, incluso de manera más clara, en los espectadores, pues no en vano su identidad básica remite al modelo genuinamente ensayístico de Addison y Steele. Toda vez que el ejercicio público de su crítica y pensamiento cristaliza en esa lección, su escritura se guía también por las pautas formales y estructurales de su matriz.

45¿Y cuáles son esas pautas? Las principales las encontramos en el mencionado discurso 137 del Censor, que tiene la importancia excepcional de ser la primera poética explícita del género. Pero de alguna manera afloran también, como ahora se verá, en declaraciones más ocasionales de sus colegas.

46La primera característica del ensayo es la condensación, la economía expresiva. El periodista no debe encadenar ilimitadamente sus reflexiones, sino que tiene que hacer un esfuerzo de contención y evitar la prolijidad. Primero, porque su extensión ha de acompasarse con las páginas, necesariamente limitadas, de un periódico; segundo, para hacer más claras y precisas las ideas («…si las digo todas, haré muy difusa esta Carta, y así por evitar prolijidad dejo las novecientas noventa y ocho para otra ocasión», Corresponsal del Censor , nº 5, pp. 59-60); pero también, como expresa muy bien el Pensador, para estimular la inteligencia del lector incitándole a ir más allá de lo que el autor sólo puede apuntar o sugerir: «No puede, ni debe, decirse todo. He hecho ver algunos de los efectos que produce la ignorancia; entrar a individualizarlos sería muy largo; y también es justo dejar algunas cosas a que Vms. las adivinen» (Pensador, nº 13, p. 27). De manera todavía más clara y matizada, lo señala El Censor cuando, siguiendo al Spectator, conceptúa la brevedad como elemento consustancial del ensayo y pone de manifiesto la gran dificultad que ello entraña en tanto en cuanto esa brevedad ha de ser portadora de un pensamiento rico y complejo:

«Es menester por último ceñirse de un modo extraordinario, redondear los asuntos, reducirlos, y presentarlos como en miniatura, conciliando la brevedad con la claridad y con la abundancia de pensamientos por medio de una concisión que pocos saben cuánto cuesta, como lo sabía aquel que escribiendo a un amigo le decía: he sido largo porque me faltó tiempo para ser breve. Por eso era de sentir un hombre célebre [Addison] que si todo lo que hay escrito se redujese a este método quedaría apenas en el mundo un volumen en folio y algunos millones de tomos se aniquilarían absolutamente» (p. 88)

47A esta exigencia de brevedad se corresponden innumerables protestas del tipo «Mucho más podía decirse en este asunto, pero me contentaré con las apuntaciones hechas, que son las principales y el origen de donde las demás se derivan» (Pensador, nº 67, p. 264); «Esto merece alguna más detención que la que permite la cortedad de este discurso para quien, aunque mal, tiene mucho que discurrir» (Corresponsal del Censor, nº 24, p. 407), etc.

48Otro rasgo identificador del ensayo es la renuncia a la erudición, al aparato crítico, y al afán por agotar el tema. Lo que El Duende especulativo llama expresivamente « por vía de incidente », es decir, que la escritura traduzca libremente el pensamiento del autor sin necesidad de apelar a autoridades ajenas ni de buscar el rigor y especialización propios del tratado convencional.

  • 44 Recuérdese, por ejemplo, la sencilla y precisa definición de Julián Marías: «Escrito en el que se t (...)

49Este criterio que, como es sabido, va a ser la principal seña de identidad del ensayo moderno44 se hace patente, por un lado, en multitud de alusiones imprecisas del tipo, «Acuérdome de haber leído (no sé en qué parte) que en un viaje que hicieron…» (Pensador, nº 2, p. 16), «Yo he leído, qué sé yo dónde…» (El Censor, nº 68, p. 8), «Tengo presente haber leído en no sé qué papel…» (Corresponsal del Censor, nº 17, p. 285), etc., y por otro, en muchas declaraciones explícitas, como ésta del Pensador: «el asunto es muy vasto, y tal la naturaleza de mi obra que sólo me permite tocarlo de paso o poner muchas especies en pocas palabras» (nº 38, pp. 299-300). En esta misma línea, pero explayándose más en la argumentación, escribe la Pensadora Gaditana:

«¿O son verdades lo que aconsejo, o mentiras? Si verdades, ¿que más autoridad necesitan? La verdad siempre desnuda convence, todo a su hermosura se rinde; y es agraviar injustamente su mérito querer aumentarle con extraños adornos cuando es peculiar sólo a la verdad ser hermosa sin afeites y triunfar sin padrinos. Si son mentiras mis proposiciones, por más autoridades que cite ni ejemplos que amontone siempre se quedarán mentiras, y habré gastado el tiempo inútilmente en publicarlas. Yo cuando me propuse esta idea no intenté hacer ostentación de erudita con aglomerar símiles, traer ejemplares ni citar autores. Bien sabe el docto que esto es pequeño trabajo, pues hay tantos Índices generales, Diccionarios, Repertorios, Anotaciones y Escolios que a la pequeña fatiga de registrar sus Abecedarios hallaría minas abundantes de esta superficial erudición; fue, y es mi principal objeto, atraer los entendimientos con la verdad desnuda, no entretenerlos con fingidas apariencias: que el genio tétrico de una Pensadora mejor se deja llevar del entusiasmo para convencer que de los adornos para agradar» (La Pensadora gaditana, nº 10, pp. 61-62).

50Algo similar, aunque añadiéndole otros matices, viene a decir también El Censor cuando, siguiendo de cerca al Spectator, contrapone la naturaleza y aparente facilidad del discurso periodístico con la del presuntamente más arduo y laborioso de un tratado extenso. «Creen los más que un discurso de un pliego es precisamente una bagatela que hace cualquiera. No obstante, las ventajas que lleva el que escribe una obra larga al que publica su obra en papeles sueltos son muchas». En aquélla, es fácil perdonar largos preámbulos, repeticiones y ampliaciones; a costa de algún que otro pasaje brillante, se pasan por alto infinidad de pensamientos falsos o triviales; y la repetida alegación de autoridades crea en el lector la impresión de que su trabajo ha sido inmenso cuando en realidad muchas veces no ha consistido en otra cosa que en la consulta de repertorios al uso («la erudición, las citas, las noticias históricas son de un gran socorro: descubren todo el trabajo del escritor, y aun suelen parecer mayor de lo que realmente ha sido, dando a entender una vasta instrucción lo que acaso es fruto del repaso de algunos Índices»). En éstos en cambio, ningún descuido escapa a la percepción del lector, que lo que espera encontrar en él es un estilo vivo y sostenido, caracteres convincentes, y que, sin mengua de su densidad intelectual, dé la impresión de que el autor lo ha escrito con suma facilidad: «Quiérese que cada discurso sea una especie de tratado; quiérese que se oculte toda la lectura, todo el trabajo que ha sido preciso para componerle, de tal arte que no parezca haber costado el menor esfuerzo, y que cada uno que le lee se juzgue capaz de otro tanto» (nº 137, p. 87).

51Sí, ese el «arte» del ensayo y lo que le hace atractivo: que sea una escritura fresca, viva; que no apabulle al lector con citas y autoridades; que parezca emanar espontáneamente de la pluma del autor y transmita al lector el latido de su persona y de sus ideas. En definitiva, una equilibrada combinación de intelectualismo y subjetivismo.

52La sintonía de El Corresponsal del Censor con este planteamiento queda patente en las palabras que rubrican su acerado discurso contra el fanatismo religioso:

«Sin fatigar mucho mi memoria aumentaría prodigiosamente el número de los casos que he visto y oído nada favorables a nuestra Santa Religión por ese abuso; pero no quiero molestar a vm. más. También era muy fácil abultar esta Carta con citas y más citas, autoridades y más autoridades […]; pero me abstengo gustoso, ya porque no me llame vm. pedante, y ya también porque me persuado que las armas con que se han de batir los abusos populares en los papeles periódicos ha de ser la burla» (nº 22, pp. 377-378).

53Y eso mismo vienen a decir también tanto El Argonauta Español en su presentación al público («Tampoco se detendrá en poner citas al pie por dos justísimas razones. La primera porque quiere hacerse el honor de hombre de verdad, y porque cree que con decirlo él basta; y lo segundo por emplear el papel en objetos de más utilidad», p. 58), como El Regañón General, por boca de su Asesor segundo, a propósito de un texto anterior del periódico en el que se ofrecía una panorámica sobre la actual literatura española:

«Verdad es que el hacer una discusión pedantesca y difusa sobre cada particular, a más de ser una cosa harto pesada, sería muy impropia de un papel como éste, y así debe mirarse este informe como un aparato o una pincelada en bosquejo de todas las materias que más adelante se han de tratar con la extensión que requiere una obra que ni puede ser clásica, ni debe serlo por su constitución. Estas razones no dejarán de hacer fuerza a algunos que hubieran querido que en el dicho juicio compendioso se tratasen todos los particulares que contiene con una extensión que ni las circunstancias de principiarse esta empresa, ni el carácter que deben tener los papeles periódicos, ni la pequeñez de su volumen podían permitir en modo alguno» (nº 15, 20-VII-1803, p. 113)

54Como se advierte en las palabras del Asesor, esta característica de la escritura periodística mereció el rechazo, o cuando menos la reticencia, de muchos que hubieran deseado exposiciones más acabadas y sistemáticas de los temas que iban tratando. Pero habitualmente fue así, porque aunque no faltan discursos con amplio aparato crítico, como algunos de La Pensadora o El escritor sin título, la tónica general fue la contraria. Prueba evidente de la vigencia de este criterio hasta el final es lo que dice el último espectador español, El Misántropo, previniendo al lector del carácter personal y no erudito del contenido de su obra:

«Sólo una cosa notaréis, y es que estos discursos vienen bajo de su palabra [del Misántropo], sin escudarse con ninguna autoridad, epígrafe o título tomado de algún autor antiguo griego o latino, cosa que no puede darles sumo mérito, y la cual es además de regla en todo Censor, Revisor o Corrector público; pero para no hacerlo he tenido yo por mi parte varios motivos, y creo hayan sido los mismos los de mi corresponsal; y consisten en que mejor he querido fatigar mi cabeza en discurrir por mi mismo que en averiguar lo que otros discurrieron, y creo tener más mérito en formar un pensamiento aunque mediano que en hojear muchos libros para reunir máximas de otros aunque sean sublimes […] Quedémonos cada uno en su respectivo lugar, y no hagamos que Juvenal o Persio sean capa de nuestras sandeces; ellos hablaron a su modo y nosotros hablaremos al nuestro» (nº 22, pp. 5-6).

55Sus palabras lo dejan claro: proceder así, hablando en primera persona y sin escudarse en voces ajenas, es «regla» de todo Censor, Revisor o Corrector público.

56En esta línea de subjetivismo y libertad expresiva se mueven también los espectadores a la hora de estructurar y organizar sus ideas. Según lo que será igualmente seña de identidad del ensayo moderno, todos se muestran proclives a la espontaneidad y libertad constructiva, es decir, a dejar que la pluma fluya sin someter el encadenamiento de las ideas a pautas preestablecidas ni preocuparse especialmente por el orden y la sistematización.

57Lo explicita elocuentemente El Pensador cuando, con carácter general, advierte al lector que «método ni orden no hay que esperarlo en esta obra. Así como serán varios los asuntos, sirviendo de materia cuanto se presente a mi imaginación, así también la colocación será casual (nº 1, p. 10). Y lo hace también en casos más concretos, como cuando en un momento dado se dispone a tocar el tema de la educación. Aunque no se le oculta que para tratar de materia tan importante con el adecuado rigor sería precisa una exposición sistemática en gruesos volúmenes, opta por exponer sencilla y libremente lo que piensa porque está convencido de que ello tendrá eficacia mucho más directa sobre sus lectores:

«Por lo mismo no me propongo formar un sistema ni seguir con toda la mayor exactitud la progresión de fuerzas y capacidad que acompañan al hombre en las diferentes edades de la vida ni llenar los discursos que deberé emplear en este asunto de ideas abstractas, de divisiones ni subdivisiones que el mayor número de mis lectores no entendería, y lejos de producir el fruto que deseo los haría inútiles. Tampoco me detendré en probar la utilidad de la educación […] Así, sin detenerme en estos dos puntos voy a extender mis reflexiones conforme vayan ocurriendo» (Pensador, nº 12, pp. 3-5).

58El mismo planteamiento rige en La pensadora gaditana:

«¿Cuándo prometí dar mis Pensamientos al público hice obligación de su coordinación? Nada menos que eso: cuanto mi fantasía me proponga, tanto he de publicar sin sujetarme a orden alguno; saldrán los discursos según me ocurran, y mis lectores les recibirán de buena fe como se los ofrezca sin censurarme la variación de ideas, pues discurriendo con libertad serán más tolerables mis producciones» (nº 7, p. 42).

59Porque de eso se trata, de que la exposición de las ideas se asimile fácilmente y resulte atractiva para los lectores. Se prescinde de las citas, y se prescinde también del formato escolástico que venía guiando la expresión del pensamiento. Lo que no quiere decir, claro está, que detrás del aparente desorden de un ensayo no pueda haber un calculado ejercicio de planificación para proceder según lo que el tema aconseje. Lo indica de algún modo El Censor al enumerar las características del género: «Es menester las más veces entrar en materia inmediatamente, y otras usar de rodeos y tomar al norte queriendo caminar al mediodía» (nº 137, p. 88).

60Sea como fuere, la adhesión de los periodistas a este criterio se patentiza, más que en formulaciones como las citadas, en las disculpas que menudean sobre el desorden o falta de coordinación de sus escritos. A título de ejemplo podemos recordar lo que dice El Pensador: «Algo me he extraviado del asunto principal; pero no me ha sido posible dejar de tocar, aunque por incidencia, un proceder tan horrible y sacrílego […] Olvidábaseme decir algo de ciertas personas[…]. Otras muchas cosas pudiera decir sobre el poco o ningún decoro que guardamos a los templos; vaya la siguiente reflexión, y concluiré por ahora con ella, pues no da más extensión el campo a que me he ceñido para cada discurso» (nº 28, pp. 23-24); y su homónima gaditana: «parece que me dilato mucho sin objeto; no está en mi mano cuando la pluma toma su vuelo; vamos al asunto» (nº 4, p. 23). Y es que, como constata El Argonauta español rematando otra disculpa suya en parecido sentido « no es costumbre de los periódicos ceñirse en los penosos límites del buen orden» (Prólogo, p. 59).

61En punto al estilo también hay unanimidad: su norma es la claridad, la sencillez y la expresividad; servirse de una prosa antirretórica, apta para ser entendida por todos, incluso a costa de la corrección estilística, pero que al mismo tiempo sea viva y expresiva, es decir, que despierte la imaginación y emotividad del lector (lo que habitualmente se traduce en el frecuente empleo de exclamaciones, interrogaciones retóricas, apelaciones, etc.): lo contrario, por utilizar la expresión del Censor, de la «insipidez»:

«Los colores de los retratos serán vivos, de buena tinta y nada equívocos» ( El Duende especulativo , nº 1, p. 10)

«…Quédese el hablar culto y espinoso para los que han hecho juramento de ser ingeniosos erizos, pues como dice nuestro cristiano Juvenal, D. Francisco de Quevedo `hablemos prosa fregona / que en las orejas se encaje’«  (El Murmurador imparcial, Prólogo)

«No hay que esperar pulidez en mis pensamientos. Mi genio es poltrón: traslado al papel las ideas del modo que se me presentan; y si tuviera precisión de entretenerme en corregir o limar el estilo, renunciaría antes al ejercicio de escribir que sujetarme a la pesada materialidad de aquel trabajo» (El Pensador, 1, p. 20)

«…no esperes ver mis escritos llenos de palabras hinchadas, cláusulas pomposas, frases inauditas; no, no lo esperes; soy naturalmente opuesta a tales modos de explicación, y gustosamente inclinada al sencillo y familiar estilo; éste, acompañado de una buena intención, y de la verdad, discurro logrará mejor el efecto a que se dirige mi pluma. Corregida te quiero, enmendada te deseo; si así lo consigo, canonizaré mi método por el más elegante» (La Pensadora gaditana, nº 1, p. 10).

«…huyendo de elevar mis discursos a otra esfera ajena a su objeto, para quitar la ocasión de que me censuren aquellos que me han visto caminar tanto tiempo por las humildes márgenes de mi corriente estilo» (ibíd., nº 20, p. 133).

«…Fuera de que yo no quiero producir discursos extraños; mis escritos han de ser naturales, paridos y criados en mi propia calavera» (El Escritor sin título, nº 1)

«Si el estilo no es vivo y sostenido [en el ensayo] se trata al autor de frío e insípido» (El Censor, nº 137, p. 87).

«…y tenga entendido que jamás pondrá texto por más latino, griego y arábigo que sea, sino en castellano liso y llano» (El Argonauta español, prólogo, p. 58).

62Ni que decir tiene que esta norma de claridad y sencillez no es exclusiva del periodismo crítico, pues es sabido que forma parte del ideario central del neoclasicismo, tal como expresivamente proclama en otro momento El Censor: «Las bellas letras y artes, según el sentir de los filósofos, pierden de su belleza todo cuanto se extravían de la sencillez» (El Censor , 97).

63En cuanto al tono y tratamiento de los temas, hay también dos coincidencias evidentes. Por un lado, el deseo de despojar la escritura de la gravedad propia del género expositivo mezclando el humor y seriedad; y, por otro, apelar a la sátira y la ironía como los recursos más apropiados para llevar adelante su cometido crítico:

«No es el ánimo de la tertulia predicar ni corregir los vicios o defectos humanos con azotes ni a zurriagazos; este empleo se deja a quienes toca de oficio. El fin principal de este divertimiento es retratar la virtud hermosa y ridículo el vicio, sirviendo el gusto, la amenidad y el comercio de las gentes como de medios conducentes y proprios para acertar y merecer el aplauso de aquellos que se interesan en el bien de la sociedad» (El Duende especulativo, nº 1, pp. 10-11)

«El campo más fértil para la pluma en este país de la moral filosofía es la ironía, pues sólo ella puede con precisión tejer el lienzo para representar a lo natural las costumbres y abusos que hacen los hombres de sus talentos» (ibíd., nº 6, p. 119)

64Parecidas ideas están en la carta de un corresponsal del Pensador congratulándose de que tenga tan claro que el humor es la mejor manera de combatir los vicios:

«Porque gasta Vm. humor y se ríe a carcajadas de los señorotes tétricos, encopetados y adustos que solo aprecian sus ideas y fanatismos; y como mi espíritu es algo burlón y festivo, convengo con Vm. en que es preciso alegrarse con cuatro especies que puedan masticarse por postre después de la comida aunque se reprendan con ellas los excesos: que tal vez es más eficaz la corrección chistosa que la seria, según el repetido dicho de Horacio: Ridiculum acri/ fortium plerumque et melius magnas secat res …» (Pensador, nº 45, p. 78),

65y en las que son declaración propia de otros espectadores:

«…y por darles gusto he disfrazado en arlequines algunos de mis discursillos para que hagan el papel de bobo entre la seriedad de mis reflexiones. Con ellos se han reído Vms. bastantemente, y yo he tenido que llorar viendo lo estragado de su gusto, pues pocos apetecen las verdades desnudas o con aquel majestuoso ropaje de su dignidad, y sólo las aplauden cuando vestidas de la máscara de la ironía, el chiste o la sátira disimulan tres o cuatro máximas útiles mezcladas con treinta frioleras que no sirven más que para pasar el tiempo inútilmente…» ( La Pensadora gaditana , nº 35, p. 244)

«Ya me habría hecho insufrible a todo el mundo, si próvida la naturaleza no hubiera templado este humor acre y tétrico con una mezcla de otro contrario, quiero decir, de un humor algo bufón y jocoso. A favor de éste hago más sufribles mis censuras, si no a aquellos sobre quienes recaen, a lo menos a los demás que las escuchan. A veces con una ironía suelo encubrirlas a los mismos contra quienes se dirigen. Pero como el primero de estos humores es el dominante, no puedo siempre templar con jocosidades lo agrio de mis censuras» (El Censor, nº 1, pp. 24-25)

«...pero extendiéndolas [las luces] todo lo posible entre sus conciudadanos, y haciendo cruda guerra, ahora con las armas de la ardiente sátira, ahora con las del severo razonamiento a los que con todas sus fuerzas se oponen a sus progresos. Mis lectores habrán advertido ya por la gran parte de mi obra que ocupan estas materias, que tal es mi principal objeto en todo lo que escribo» (ibíd, nº 157, pp. 515).

«Cuanto más claro es el vicio y el error, tanto más es susceptible es de la sátira; y creo que debe ser el único objeto de los papeles periódicos, pues me persuado que éstos no deben hablar con éste u otro particular, sino con el grueso de la nación» ( El Corresponsal del Censor , nº 35, p. 573).

«Como considera que los gustos están algo estragados, se servirá del estilo ridículo, con cuya mira encajará en el principio de cada papel aquel proverbio ridiculum acri dulcius. En efecto, está persuadido de que las verdades a secas y sin llover no se reciben con tanto agrado como cuando llevan un poco de sal y pimienta» (El Argonauta Español, p. 58)

«El sistema que nos hemos propuesto en la formación de este periódico no es otro que el decir la verdad; pero como ésta, para los que están endurecidos en el error, suele ser amarga, procuraremos despojarla de aquella aspereza que tanto incomoda a veces, y, si fuere posible, endulzarla y hacerla entender por los medios más suaves y delicados» (El Regañón General, nº 1, p. 3)

Polifonía y extensión del espacio comunicativo

66Pero no todo es pensamiento del autor en el ensayo de los espectadores. O mejor dicho, no es sólo su pensamiento o su palabra lo que aparece en ellos, pues desde sus orígenes ingleses una de sus marcas distintivas va a ser, como ha quedado apuntado, la ampliación del espacio comunicativo mediante la incorporación de diversos artificios que den mayor interés y variedad a sus escritos, hagan más plásticas sus ideas, y enriquezcan literariamente al texto con secuencias (narrativas, dialógicas, ficcionales, poéticas…) distintas del enunciado meramente expositivo.

67El más común es el de las cartas de corresponsales, anónimos o no, que en los más representativos (El Pensador, La Pensadora gaditana, El Censor, El Corresponsal del Censor) vienen a suponer prácticamente la mitad del texto. Que sean reales o fingidos es cuestión que ahora no viene al caso. Seguramente hay bastantes reales, como sucede en gran parte de los periódicos de la época. Pero la mayoría hemos de tenerlas por apócrifas, según se deja entender por la índole excepcional o simbólica de los apelativos con que aparecen suscritas, o por el registro irónico o intencionado de su contenido. En cualquier caso, lo significativo a efectos de poética periodística no es que esas voces correspondan o no a personas reales (cuestión sobre la que los propios periodistas suelen ser bastante ambiguos), sino que su presencia sea considerada como algo indisociable del género espectador. Y eso sí que a todas luces resulta evidente, aunque los redactores no lleguen a explicitarlo de una manera taxativa. Pero es buen indicio de ello lo que dice « D. Prudencio Renovado» en una carta al Escritor sin título : «Faltaría a V.m. una de las circunstancias más recomendables para un escritor periódico si no hubiese alguna buena alma que de cuando en cuando le espetase una cartuela, confiándole negocios de la mayor importancia» (nº 8, p. 271). Desde luego, para incorporarlas al texto puede haber varios motivos: dar mayor fuerza o plasticidad a sus argumentaciones como expresión de figuras paradigmáticas, añadir el interés de presentar otras perspectivas distintas a la del periodista, caricaturizar actitudes o modos de pensar contrarios a los del redactor, hacer más variada y entretenida la lectura…Pero esas son intenciones que el lector sólo puede presumir, pues, como digo, habitualmente no aparecen explicitadas. Sólo alguna que otra vez puede vislumbrarse alguna de ellas, como cuando El Censor declara haber publicado dos cartas juntas «con el ánimo de aumentar su gusto y diversión» (de los lectores) (nº 121, p. 1035).

68Otro tipo de material que también comparece en las páginas de los espectadores, aunque con menor frecuencia, son los diálogos, bien sea de redactor con otra persona, o de dos interlocutores cuya conversación es oída por el redactor. Las razones para transcribirlos pueden ser las mismas que para las cartas. El Pensador apunta dos (entretenimiento y apoyo a la argumentación) al hacerlo en dos ocasiones distintas: «Aquí llegaba la conversación cuando la interrumpió la orquesta con bastante sentimiento mío, que hubiera dejado cien comedias por la continuación del diálogo, que desde luego me propuse regalar el público» (nº 9, p. 271); «No creo necesite prueba esta verdad. Sin embargo, para corroborarla y humillar un poco nuestra soberbia, he querido incluir en este discurso un diálogo que pasó en mi presencia entre un caballero bastante conocido y un canadiense, criado suyo…» (nº 32, p. 120). El Censor por su parte, no duda en mostrar la condición fingida e intencionada de los que ha redactado para avalar sus ideas en un discurso: «Pocos asuntos han dado lugar a tantos dichos y pensamientos ingeniosos como la nobleza. A mi me ha dado la gana de hacer una coleccioncita de los que he oído y leído, y de formar de ellos y de algunos que se me han ocurrido unos dialoguillos que quiero presentar a mis lectores» (nº 162, p. 581).

69En la misma línea están otros tres géneros de escritura, el sueño alegórico, el poema satírico y el retrato de caracteres, que, en la lección de los modelos ingleses, también encuentran sitio en los espectadores, sin duda, por su fuerza expresiva y virtualidad representativa. Sobre todo el retrato, que por plasmar los diferentes talantes y conductas humanas es el recurso más idóneo en un programa de revisión y crítica de costumbres.

70Aunque por lo general los redactores son también bastante parcos en manifestar los motivos por los que deciden incorporarlos, no faltan ciertas declaraciones que nos avisan del valor y rentabilidad que tienen en la escritura de un espectador. Dice así El Duende especulativo: «Hay retratos en la naturaleza humana que parecen mucho a lo que los italianos llaman caricaturas. De esta casta son las pinturas del Duende» (nº 6), y El Pensador: «Pintaré tal vez un avaro, un mentiroso y un soberbio […] Algunas fealdades se encontrarán en los retratos; hablo de aquellos que caracterizan los vicios y que no pueden omitirse cuando se trata de manifestar su deformidad y hacerlos aborrecibles» (nº 1, p.10, p.12). En cuanto a El Censor , no sólo manifiesta también su propósito de asociar la pintura de caracteres con la crítica («Siendo una de las cosas que me propongo en esta obra representar los [caracteres] de otros que me parezcan particulares, es muy justo que empiece por el mío (Censor, nº 1); deja entender también con toda claridad que ese propósito comporta una intencionalidad literaria: «El autor debe, por una parte, sostener en toda la obra el carácter de que una vez se ha revestido, y por otra, debe, para darla variedad, transformarse a cada paso en diversos personajes, cuya introducción haga el mismo efecto que en un drama o en una epopeya los episodios» (nº 137, pp. 87-88).

71Lo que en todo caso resulta evidente es que el empleo de tales recursos se sustenta, básicamente, en el ejemplo de sus modelos, como deja entrever «Diógenes», principal portavoz de la crítica de costumbres en el Regañón general, a propósito del sueño alegórico que envía al periódico:

«También yo sueño soñar en mi tinaja, porque, aunque no muy ancho, por fin duermo; esto me sucedió la otra noche, que habiéndome entretenido de día en leer un discurso del célebre Addison, tuve por el mismo estilo un sueño que no puedo dejar de manifestar a su Tribunal de Vmd.» (nº 16, 23-VII-1803, p. 126).

Final

72A través de este dibujo de los principales rasgos que definen la escritura de los espectadores, creo haber puesto de manifiesto que ellos son la expresión clara de una común conciencia periodística. De las muchas vías que el novedoso sistema de publicación en entregas sucesivas abría en la República literaria, sus redactores se decantan, con el magisterio de los modelos ingleses, por la del pensamiento y la crítica, por dar voz pública a sus ideas desde el convencimiento de su legitimidad para hacerlo en tanto que ciudadanos libres y responsables. En tal sentido, caminan con el espíritu del siglo: con el desarrollo de la libertad del individuo y la convicción de que el saber, el conocimiento en todos los sentidos, puede y debe ser patrimonio de todos. Ciertamente, ellos no van a extender las luces de la medicina o la economía; no van a informar de los últimos compases de la ciencia o de la política. O al menos, no en primera instancia. Lo que buscan es extender las luces de la filosofía, rescatándola del selecto recinto de los iniciados y despojándola de su tradicional gravedad y solemnidad. Pensar y hacer pensar; reflexionar críticamente sobre la realidad para rectificar ideas, estimular la inteligencia de los lectores, y asociarlos a un programa de cambio y regeneración (que no todos, obviamente, plantean en idéntico sentido). Lo expresaba muy bien la ilustrada asturiana Rita Caveda al encarecer la lectura de los espectadores en sus Cartas selectas de una señora a su sobrina:

  • 45 Cartas selectas de una señora a una sobrina suya, entresacadas de una obra inglesa impresa en Filad (...)

«Al presente hay obras que sin tener el aire solemne de la Filosofía ilustrará tu entendimiento sobre estos asuntos e introducirán la instrucción del modo más fácil. De esta especie son los ensayos morales que han salido en muchos papeles periódicos, excelentes en su clase y muy útiles, particularmente a los jóvenes, porque comprenden una gran variedad de asuntos, introducen muchas ideas y observaciones que les son nuevas y los habitúan a reflexionar sobre los caracteres y acaecimientos de la vida: todo lo cual considero como el mejor ejercicio del entendimiento»45.

73En ese programa, que duda cabe, el modelo inglés les proporciona las pautas y el formato a propósito para ello. Y a él se acomodan con mayor o menor grado de proximidad. Pero no es eso lo más significativo, porque lo realmente importante es que a través de ese formato se despliega ante ellos un horizonte grávido de posibilidades para dar cauce al pensamiento y la crítica.

74Bien es verdad que no solo los espectadores caminan por esa vía. Lo hacen también quienes, en el escenario del periodismo misceláneo, publican cartas, discursos, etc. con un designio similar al suyo y muchas veces también sirviéndose de los mismos o parecidos procedimientos. Sea como fuere, en un formato o en otro, entre todos alumbran eso que hoy llamamos artículo de opinión y ha consagrado la imagen del periodista ideólogo.

Haut de page

Notes

1 ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín, «El periodista en la España del siglo XVIII y la profesionalización del escritor”, en Periodismo e Ilustración en España. Estudios de Historia Social, núms. 52/53, 1990, pp. 29-39.

2 Con esta denominación, y poniendo de relieve sus conexiones con el periodismo inglés, los analiza Paul F. GUINARD en su fundamental historia del periodismo español del siglo XVIII, La presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d’un genre, Paris, Centre de Recherches Hispaniques, 1973. En esta obra, base de la investigación moderna sobre el tema, se ofrece una amplia información sobre el carácter y contenidos de los espectadores españoles hasta 1791. Afortunadamente, hoy contamos ya con abundantes monografías que han explorado la historia, carácter y líneas ideológicas de los espectadores de más importancia y significación, como El Pensador, La Pensadora Gaditana, El Censor o El Corresponsal del Censor. No creo necesario, sin embargo, por el enfoque de mi trabajo, consignar aquí esa bibliografía, que en gran parte puede verse en las reediciones modernas que cito en las notas correspondientes.

3 El Duende especulativo sobre la vida civil. Dispuesto por Don Juan Antonio Mercadal, Madrid, Manuel Martín, 1761. 19 números, publicados entre el 9 de junio y el 26 de septiembre de 1761. Guinard ha identificado más de veinticinco pasajes (en algunos casos, números casi enteros) tomados del Spectator, del Guardian, del Tatler o de sus traducciones francesas, aunque adaptados a las costumbres y lugares de Madrid.

4 El Murmurador imparcial y observador desapasionado de las locuras y despropósitos de los hombres. Obra periódica que ofrece en obsequio de las personas de buen gusto D. Francisco Mariano Nifo, Madrid, Francisco Javier García, 1761. La Gaceta lo anuncia el 17 de noviembre y la del 24 de “Observación primera”. Está bastante más alejado de los modelos ingleses que el anterior, pues se trata de un conjunto de reflexiones moralizantes sobre la murmuración entreveradas de chistes y anécdotas en la vieja tradición del enseñar deleitando.

5 El Pensador, por Don Joseph Álvarez y Valladares, Madrid, Joachin Ibarra. MDCCLXII. Debió de aparecer en septiembre, pues lo anuncia la Gaceta del 28 de ese mes, y continúa semanalmente, con algunas irregularidades, hasta septiembre u octubre del 63, alcanzando un total de 52 núms. Tras un paréntesis de tres años por causas todavía no bien aclaradas, reaparece a principios de 1767, iniciando una segunda etapa que alcanzará otros 34 núms. más. Hay edición facsimilar: El Pensador, ed. Yolanda ARENCIBIA, Las Palmas, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria/Cabildo de Lanzarote 1999.

6 La Pensadora gaditana. Por Doña Beatriz Cienfuegos, Cádiz, Imprenta Real de la Marina, 1763. Desde julio de ese año, prolonga su vida hasta el mismo mes del siguiente. Reimpreso parcialmente en Madrid casi al mismo tiempo. Hay un ed. antológica de Cinta CANTERLA, Cádiz, Publicaciones de la Universidad de Cádiz 1996, y otra, completa, de Scott DALE, La Pensadora gaditana por Doña Beatriz Cienfuegos, Newark, Juan de la Cuesta, 2005. Cito por esta edición, que reproduce la reimpresión gaditana de 1786.

7 El Amigo y corresponsal del Pensador. Primera carta que contiene una crítica sobre los filósofos de moda. Su autor Don Antonio Mauricio Garrido, Madrid, Francisco Javier García, 1763. No parece que salieran más de 4 núms. El 1º lo anuncia la Gaceta del 13 de septiembre, y los dos siguientes la del 15 de noviembre.

8 El Escritor sin título. Discurso primero dirigido al autor de las Noticias de moda, sobre lo que nos ha dado a luz en los días 3, 10 y 17 de Mayo . Traducido del español al castellano por el licenciado don Vicente Serraller y Aemor, Madrid, Manuel Martín 1763. 11 núms. Debió salir, con irregularidades, desde mediados del 63 hasta la primavera del 64.

9 El Censor. Obra periódica, Madrid, [s. i.], [1781]. 167 números, publicados, con dos paréntesis por motivos de censura, entre 1781 y 1787. Cuenta con dos ediciones antológicas, la de Elsa GARCÍA PANDAVENES (Barcelona, Labor, 1972) y Francisco UZCANGA MEINECKE (Barcelona, Crítica, 2005), y una completa, facsimilar, de José M. CASO GONZÁLEZ: El Censor. Obra periódica comenzada a publicar en 1781 y terminada en 1787, Oviedo, Universidad-Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII, 1989. Cito por esta edición.

10 El Corresponsal del Censor, Madrid, Imprenta Real, 1786. Prolonga su vida hasta junio de 1788. 51 núms. En fecha próxima, aparecerá en la editorial Vervuert una reedición con tres estudios de Klaus Ertler, Renate Hodab e Inmaculada Urzainqui.

11 El Observador, [s.l., s.i.], [1787]. 6 núms.

12 El Duende de Madrid. Discursos periódicos que se repartirán al público por mano de Don Benito , Madrid, Pedro Marín, 1787. 7 núms.

13 El Filósofo a la moda o el Maestro universal. Obra periódica que se distribuye al público los lunes y los jueves de cada semana. Sacada de la obra francesa intitulada Le Spectateur ou le Socrate moderne. Madrid, [s.i.], 1788.

14 El Argonauta Español, periódico gaditano en el que se corrigen por un estilo jocoso los actuales abusos en todas clases de materias, y al mismo tiempo se suministran pensamientos interesantes a el mayor progreso de las Ciencias, Artes, Agricultura y Comercio, e igualmente noticias curiosas, anécdotas, etc. Autor el Br. D. P. Gatell, Cádiz, Antonio Murguía, 1790. Hay dos ediciones modernas, la de Elisabel LARRIBA (Cádiz, Servicio de Publicaciones Universidad de Cádiz, 2003) y la de Marieta CANTOS CASENAVE y María José RODRÍGUEZ SÁNCHEZ DE LEÓN (Sevilla, Renacimiento, 2008). Cito por la ed. de E. Larriba.

15 La Pensatriz Salmantina. Por Doña Escolástica Hurtado, Girón y Silva de Pico. Idea primera. Da razón de su persona, Salamanca, por Domingo Casero, 1777. Edición moderna en URZAINQUI, Inmaculada, «Un enigma que se desvela. El texto de La Pensatriz Salmantina», Dieciocho. Special Issuea in Honor of René Andioc, vol. 27.1, Spring, 2004, pp. 129-156.

16 El Catón Compostelano, [Santiago de Compostela], Heredera de Frías, 1800.

17 Minerva. Obra periódica. El Misántropo y el Revisor o revista de las costumbres, en que se forma un cuadro verdadero de las de este siglo, y se comprende la revista literaria o idea del actual estado de las ciencias , IX, Madrid, imprenta de Vega y Compañía, 1808. La sección, que se inicia en el nº 22 (15 de marzo, 1808), apenas llegará a seis entregas, pues como consecuencia de la grave situación política del momento, la revista desaparece con el nº 41 (24 de mayo).

18 El Amigo del público que sin doblez le habla, dándole una breve noticia de varios papeles periódicos, escrito en prosa y verso por D. Juan Antonio Aragonés, Abogado de los Reales Consejos. Madrid, Muñoz del Valle, 1763. 3 núms. El 1 lo anuncia la Gaceta del 23 de agosto y el 2 la del 15 de noviembre.

19 El Belianís literario. Discurso andante (dividido en varios papeles periódicos) en defensa de algunos puntos de nuestra Bella Literatura, contra todos los críticos partidarios del Buen Gusto y la Reformación. Su Autor Don Patricio Bueno de Castilla, Madrid, Joaquín Ibarra, 1765. 7 números, publicados desde el 26 de marzo hasta probablemente el mes de junio.

20 Juzgado casero, o academia de legos: correspondencia entre el Sr. Juan Claro, residente en esta Corte, y el compadre Curro, vecino de la villa del Viso en la Mancha, Madrid, Andrés Ramírez, 1786. 4 núms.

21 Conversaciones de Perico y Marica. Obra periódica sin periodo señalado, [s.l, s.i.], [1788]. 3 núms.

22 Cartas del Censor de París al Censor de Madrid , Madrid, Imprenta Real, [s.a]. 5 núms. O cartas, la primera está fechada en parís el 28 de abril de 1787, y la quinta, el 30 de enero de 1788.

23 El Apologista Universal. Obra periódica que manifestará no sólo la instrucción, exactitud y bellezas de las obras de los autores cuitados que se dexan zurrar de los semicríticos modernos, sino también el interés y utilidad de algunas costumbres y establecimientos de moda, Madrid, Imprenta Real, 1786. 16 núms.

24 El Corresponsal del Apologista Universal, [s.l., s.i.], [s.a.] Apenas un número.

25 El Teniente del Apologista Universal. Por D. Eugenio Habela Patiño. Cliente y comisionado especial suyo, Madrid, Antonio Espinosa, 1788.

26 Las Tardes de Roque Pío y Don Rufo de Alfarache. Obras periódica, publicada en Murcia dos veces cada mes, dirigida a manifestar los graves perjuicios que causa la ociosidad en todos los estados, clases y profesiones de la vida. Por D.M.C., Murcia, Viuda de Felipe Teruel, 1794.

27 El Regañón general o tribunal catoniano de Literatura, Educación y Costumbres. Papel periódico que se publica en Madrid los miércoles y sábados de cada semana, Madrid, Imprenta de la Administración del Real Arbitrio de Beneficencia, [1803]. 114 núms. aparecidos entre el 1 de julio de 1803 y el 22 de agosto de 1804.

28 Aunque ha sido atribuido a Nifo, el propio testimonio de éste avala claramente la autoría de Graef. Cfr. Paul F. Guinard, op. cit., pp. 165-166.

29 Cfr. SÁNCHEZ-BLANCO, Francisco, Introducción a su ed. antológica de Discursos mercuriales económico-políticos (1752-1756), Sevilla, Fundación El Monte, 1996.

30 Cfr. GUINARD, op. cit., p. 177

31 CASO GONZÁLEZ, José Miguel, «El Pensador, ¿periódico ilustrado?», en Periodismo e Ilustración cit., pp. 99-106.

32 Cfr. J. M. Caso González, ed. de El Censor cit., p.787. Los núms. 65, 108 y 109.

33 Cfr. SOUBEYROUX, Jacques, «Una figura clave de la Ilustración española: Pedro Antonio Sánchez (don Antonio Filántropo)», en Actas del Sexto Congreso Internacional de Hispanistas, Toronto, University of Toronto Press, 1980, pp. 723-726.

34 Muestra sus reservas hacia esta hipótesis LOPEZ, François, «Luis Cañuelo, alias El Censor, ou le pauvre diable», en Mélanges offerts à Paul Guinard, II, Paris, Iberica, 1991, pp. 145-157.

35 LEZAMA LIMA, José, Prólogo, El «Regañón» y el «Nuevo Regañón», La Habana, Comisión Nacional Cubana de la Unesco, 1965, pp. 12-13.

36 Vid. SGARD, J., GILOT, M., GRANDEROUTE, R., et alt, «Le journalisme masqué», Le journalisme d’Ancien Régime, Lyon, Presses Universitaires, 1961.

37 Tal como explica, por ejemplo, El Observador en su nº I: «Antes de empezar a publicar mis observaciones sobre los objetos exteriores debo comunicar al público el resultado de las observaciones escrupulosas que he hecho sobre mi índole y sobre mi carácter. Atención, que de la pintura de mi genio podrá inferir el público cuál debe ser el tono de mis discursos». Sobre este aspecto, vid. URZAINQUI, Inmaculada, «Autocreación y formas autobiográficas en la prensa española del siglo XVIII», Anales de la Universidad de Alicante. Serie monográfica 1. La novela española del siglo XVIII, nº 11, 1995, pp. 193-226.

38 Aunque este enfoque analítico del que parto se acerca a las recientes investigaciones que se han llevado a cabo en Francia sobre poética periodística, encaminadas a estudiar los modos de escritura, las formas y los géneros que el periódico favorece y consagra, es decir, la prensa como objeto textual (vid. Orages. Littérature et culture, 1760-1830, nº 7: Poétiques journalistiques, preparé par Marie-Ève THÉRENTY, mai, 2008), supone un planteamiento distinto, pues aspira a reconocer conjuntamente las características textuales y los fundamentos teóricos que están en la base de uno de esos modos de escritura, el de la prensa crítica.

39 A.H.N., Consejos, Leg. 5550/nº 67.

40 Vid. I. URZAINQUI, «Autocreación y formas autobiográficas…» cit. Esta doble escenificación la subraya El Censor cuando propone esta norma del ensayo periodístico: «El autor debe por una parte sostener en toda la obra el carácter de que una vez se ha revestido, y por otra, debe, para darla variedad, transformarse a cada paso en diversos personajes, cuya introducción haga el mismo efecto que en un drama o en una epopeya los episodios» (nº 137, 87-88).

41 ÁLVAREZ DE MIRANDA, Pedro, «Ensayo», Historia literaria de España en el siglo XVIII, ed. F. Aguilar Piñal, Madrid, Editorial Trotta-CSIC, 1996, pp. 285-325. Sobre las características del género y los problemas de su tipificación literaria, vid. CARBALLO PICAZO, A., «El ensayo como género literario. Notas para su estudio en España», Revista de Literatura, V, 9-10 (1954), pp. 93-156; BUENO, Gustavo, «Sobre el concepto de ensayo», en El Padre Feijoo y su siglo, Oviedo, Cátedra Feijoo, 1966, pp. 89-112; MARICHAL, Juan, La voluntad de estilo, Madrid, Revista de Occidente, 1971 (reed. Teoría e historia del ensayismo hispánico, Madrid, Alianza Editorial, 1984); GÓMEZ MARTÍNEZ, J. L., Teoría del ensayo, Salamanca, Universidad, 1981; ALVAR, Manuel, «Historia de la palabra ensayo en español», en M. Alvar et alt., Ensayo. Reunión de Málaga de 1977, Málaga, Diputación Provincial, 1980, pp. 11-43. AULLÓN DE HARO, Pedro, Los géneros didácticos y ensayísticos en el siglo XVIII, Madrid, Taurus, 1987; PALLARÉS MORENO, José, El ensayo español de Jovellanos a Larra (1781-1837), Málaga, Editorial Ágora, 1995; SÁNCHEZ-BLANCO, Francisco (ed.), El ensayo español. 2. El siglo XVIII, Barcelona, Crítica, 1997.

42 ANDRÉS, Juan, Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, V, Madrid, Antonio de Sancha, 1789, cap. III.

43 Dice así un presunto corresponsal del Regañón («Doctor y licenciado Chalequitos»): «No dejo de entender que entre los escritos de este último género [excelentes] se deben colocar también ciertos ensayos cortos que tratan de toda suerte de materias, como los papeles ocasionales El Charlatán, el Espectador, el Mentor moderno y otros iguales. Se sabe que éstos eran originalmente unos papeles que salían todos los días o semanas, y que se encuentran en ellos pensamientos brillantes, notas ingeniosas, y excelentes observaciones que contribuyeron mucho a ilustrar y a pulir nuestro siglo. Sin exageración, capaz de estas ventajas reconozco a ese periódico [Regañón] que poco ha salió a luz, y le veo progresivamente caminar a pasos agigantados» (nº 33, 25-IV-1804, p. 262). Este texto, como el de Rita Caveda que aparece citado al final de este trabajo, tienen notable interés lexicográfico porque permiten ver que, antes de lo que se viene diciendo, estaba ya introducida la voz ensayo para referirse a este género literario.

44 Recuérdese, por ejemplo, la sencilla y precisa definición de Julián Marías: «Escrito en el que se trata de un tema, por lo general brevemente, sin pretensión de agotarlo, ni de aducir en su integridad las fuentes y justificaciones» (Diccionario de Literatura de la Revista de Occidente). O la del Diccionario académico en su edición de 1992: «escrito, generalmente breve, constituido por pensamientos del autor sobre un tema, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre la misma materia».

45 Cartas selectas de una señora a una sobrina suya, entresacadas de una obra inglesa impresa en Filadelfia y traducidas al español por doña Rita Caveda y Solares, Madrid, García y Compañía, 1800, p. 33. Reedición del texto en URZAINQUI, Inmaculada, «Catalin» de Rita de Barrenechea y otras voces de mujeres en el siglo XVIII, Vitoria, Ararteko, 2006.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Inmaculada Urzainqui, « Periodista- espectador en la España de las Luces. La conciencia de un género nuevo de escritura periodística », El Argonauta español [En ligne], 6 | 2009, mis en ligne le 15 juin 2009, consulté le 18 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/516 ; DOI : 10.4000/argonauta.516

Haut de page

Auteur

Inmaculada Urzainqui

Universidad de Oviedo

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • OpenEdition Journals