Navigation – Plan du site

El cuerpo y la cuerda

El ritual de la amarrada de los peyoteros huicholes (occidente de México)
The Body and the Rope: The “Intertwining” Ritual of the Huichol Peyoteros (Western Mexico)
Olivia Kindl
Cet article est une traduction de :
Le corps et la corde

Résumés

El ritual de la “amarrada” de los peyoteros, llevado a cabo en el marco de la peregrinación a Wirikuta por parte de los wixaritari (huicholes) de la región occidental de México, pasa prácticamente desapercibido en los estudios especializados. Sin embargo, se presenta como un caso clásico de rito de paso; proceso que aquí aparece límpidamente materializado por una cuerda. Dos acciones principales son realizadas con este instrumento ritual: enlazar y medir. Estas nos revelan como se tejen relaciones concretas entre cuerpo, cosmos y persona. Los usos rituales de las cuerdas también vierten luz sobre los modos en que los huicholes se involucran en su organización social, permitiendo, así, que se estrechen los lazos intracomunitarios. Por consiguiente, los gestos efectuados con estas cuerdas resultan cruciales, en particular para conectar a estos cuerpos itinerantes con el mundo que los rodea, en función de determinadas coordenadas espaciales y temporales. De este modo, la transformación de los cuerpos es posibilitada por procedimientos rituales que hacen uso de cuerdas, lo cual tiene por efecto transformaciones del estatus social, modificaciones de perspectivas y cambios de escala. Todos estos aspectos nos remiten a problemáticas antropológicas de más amplio alcance que atañen a la memoria ritual de los cuerpos en movimiento y a cierta praxis ritualizada de los cuerpos.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

cuerpo, gesto, huichol, memoria, México
Haut de page

Texte intégral

  • 1 Agradezco a Gerardo Vela de la Rosa por su atenta revisión de la versión en español de este texto.
  • 2 Nos referiremos principalmente a los miembros del centro ceremonial (huich. tukipa; esp. derivado d (...)

1El ritual de la amarrada de los peyoteros, que se analizará en las líneas que siguen1, es el que los peregrinos2 huicholes (o wixaritari, según la forma en que se nombran en su idioma en tanto grupo étnico) llevan a cabo antes de su salida desde el centro ceremonial de su comunidad, con la finalidad de cumplir con su viaje iniciático a Wirikuta (mapa 1). El territorio hacia donde se dirigen se encuentra en el altiplano del estado de San Luis Potosí, alejado de una distancia aproximada de 400 km de sus comunidades de origen. Estas últimas se ubican en una porción de la Sierra Madre Occidental repartida entre los estados de Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas (mapa 2). Consideran que el territorio de Wirikuta es sagrado por ser la morada de algunos de sus numerosos ancestros deificados, que se funden en el paisaje, el territorio y el cosmos huichol (Gutiérrez del Ángel, 2012; Aedo, 2011; Liffman, 2005). Lo anterior implica correspondencias entre las nociones de cuerpo, persona y vida (Neurath, 2011).

mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)

mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)

Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2011

mapa 2 – La región del Gran Nayar (occidente de México) en la que se localizan las comunidades huicholas

mapa 2 – La región del Gran Nayar (occidente de México) en la que se localizan las comunidades huicholas

Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012

2Una lógica similar rige la asociación entre el tukipa (fig. 1) y el cuerpo: en este recinto ceremonial, el edificio tuki tiene una connotación femenina porque se ubica en el poniente y abajo, es decir, ligeramente sumido con respecto al nivel del suelo (Kindl, 2001: 8; Neurath, 2002: 206). Por su configuración arquitectónica —en particular, en razón de su forma circular con techo cónico y por la penumbra que reina ahí dentro— y en virtud del isomorfismo entre cuerpo y cosmos (aunado al principio de homotecia que rige a la concepción huichola del espacio), el tuki es comparable con una cueva o un útero. De hecho, no es casual que se trate precisamente del lugar donde se lleva a cabo el ritual de la cuerda —que remite a su vez a un cordón umbilical— y desde el que parten los peyoteros. Al caminar, estos últimos trazan su camino, el cual se visualiza como una planta enredadera llamada nanaiyari, también considerada como una especie de funículo que los vincula con su territorio de origen (Liffman, 2005). Además, la estructura entrelazada de la cuerda ritual —que en realidad está compuesta por dos cuerdas (de igual manera que las dos cuerdas del ritual de los peyoteros que describiremos más adelante, un desdoblamiento característico de este sistema de pensamiento analógico)— recuerda el movimiento que, en las concepciones mesoamericanas clásicas (fig. 2), enlaza una región superior con una inferior, formando así un axis mundi (López Austin, 1994). Por lo tanto, la concepción huichola del cuerpo no se limita a los seres humanos, sino que abarca también a los animales y vegetales, a los objetos, al territorio/paisaje, etc. Prueba de ello son, por ejemplo, Nuestro Hermano Mayor el Venado (Tamatsi Kauyumari), Nuestra Madre el Maíz (Tatei Niwetsika), las personas-jícaras (xukuri ˀɨkate) y las personas-flechas (ˀɨrɨkate), los personajes rituales, los lugares sagrados, los astros (Tayau, Nuestro Padre Sol)…, manifestaciones todas de presencias de los ancestros deificados.

fig. 1 – Centro ceremonial tukipa de Tierra Morada (comunidad de Wautɨa, San Sebastián Teponahuastlán)

fig. 1 – Centro ceremonial tukipa de Tierra Morada (comunidad de Wautɨa, San Sebastián Teponahuastlán)

Fotografía A. Gutiérrez del Ángel, 1996

fig. 2 – Esquemas representando el árbol cósmico Tamoanchan

fig. 2 – Esquemas representando el árbol cósmico Tamoanchan

Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

3La acción de amarrar a los peyoteros antes de que salgan a Wirikuta, anualmente o cada dos años, constituye en las sociedades de lengua huichola un rito de integración que permite consolidar esta congregación de peregrinos (fig. 3). Dicha peregrinación forma parte de las numerosas obligaciones rituales de las “personas-jícaras” (huich. xukuri ˀɨkate; esp. jicareros), encargadas del culto a las entidades y a los objetos rituales de un tukipa, cargo que dura cinco años. Por lo general, salen a mediados de marzo (en plena temporada seca) con el fin de depositar diversas ofrendas en los sitios sagrados diseminados por su territorio ritual, el cual rebasa ampliamente las fronteras de sus comunidades. En el plano meramente geográfico, dentro de este vasto conjunto que se extiende hacia los cuatro puntos cardinales (mapa 3), Wirikuta constituye tan sólo una pequeña parte. Este viaje iniciático también puede ser efectuado por los miembros de un grupo de parentesco extenso, en cuyo caso es posible llevarlo a cabo en cualquier momento del año.

fig. 3 – Encargados del centro ceremonial “amarrando” a los peyoteros antes de salir a Wirikuta desde Tateikie (San Andrés Cohamiata)

fig. 3 – Encargados del centro ceremonial “amarrando” a los peyoteros antes de salir a Wirikuta desde Tateikie (San Andrés Cohamiata)

Fotografías J. Cabrera, marzo 2010; O. Kindl, marzo 2012

mapa 3 – Los principales lugares de culto visitados por los huicholes y su concepción de la organización del espacio en quincunce

mapa 3 – Los principales lugares de culto visitados por los huicholes y su concepción de la organización del espacio en quincunce

Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012

  • 3 Como veremos más adelante, se trata más bien de cuerdecillas o cordeles, pero utilizaremos estos té (...)
  • 4 Cf. sobre todo Myerhoff, 1974: 151; Gutiérrez del Ángel, 2002: 179 y 266, 2010: 208 y 344-345.
  • 5 Al respecto, ver los siguientes sitios de Internet: http://www.firstmajestic.com, http://frenteende (...)

4Aunque la denominación de este ritual se refiera esencialmente a la acción de amarrar a los peyoteros, las cuerdas3 utilizadas en este contexto son manipuladas de dos maneras: una consiste efectivamente en enlazar a los peregrinos (sin hacer un nudo propiamente dicho) y la otra se caracteriza por el gesto de estirar este cordel frente a la parte delantera y a lo largo de ciertas partes de su cuerpo. Es de notar que las acciones que se llevan a cabo en esta fase del ritual —como parte de una secuencia que corresponde a la ceremonia de la despedida de los peyoteros— prácticamente no han sido analizadas en los estudios sobre la sociedad huichola. En los textos que se consultaron, si es que se menciona a “la amarrada de los peyoteros”, sólo se alude a esta de modo superficial y sin entrar en detalles. Sin embargo, la peregrinación de los huicholes a Wirikuta ha sido objeto de varios trabajos antropológicos4 y aun hoy en día despierta el interés de numerosas personas en el mundo. En los últimos años, incluso el tema se ha vuelto de actualidad, a raíz de la implantación de empresas de explotación minera que ponen en peligro la integridad del territorio de Wirikuta5.

5Nos dejaremos conducir por el entrelazado de estos procedimientos rituales que se tejen sobre los cuerpos de los peregrinos huicholes a través de tres grandes ejes de análisis, que a su vez se dividen en varias ramas, las cuales nos servirán de hilos de Ariadna con el fin de no perdernos en este vasto laberinto que es la cosmología huichola. Uno de ellos —al situar el contexto ritual que nos ocupa dentro de la organización social y el ciclo anual de las ceremonias huicholas— será dedicado a la exploración de las correspondencias que estos gestos rituales establecen entre las nociones de cuerpo, cosmos y persona, como es el caso de tantas otras cosmologías mesoamericanas. Dado que la acción de atar remite a un compromiso ritual dentro de la organización social wixarika, enseguida analizaremos las articulaciones entre este aspecto y el carácter indisociable, en la cosmología huichola, de las tomas de medidas de los cuerpos y de los espacios a mayor o menor escala. El examen de las correspondencias entre coordenadas espaciales y temporales nos conducirá, finalmente, a subrayar la persistencia de los gestos a través de los tiempos gracias a la memoria ritual, un factor que resulta ser fundamental para el devenir social del cuerpo humano.

Cuerpo y cosmos: la persona heterogénea

6En los estudios antropológicos sobre el cuerpo, se tiende a separar dos enfoques principales: 1) el cuerpo como imagen y modelo de comprensión del mundo (López Austin, 1989; Galinier, 1990, 1997, 1999) y 2) las técnicas del cuerpo, los gestos y las prácticas corporales, el cuerpo en movimiento y los lenguajes corporales (Mauss, [1936] 1968; Leroi-Gourhan, 1943; Bril, 1991). En el caso que estudiamos aquí, resulta difícil disociar uno de otro, pues estamos ante una dinámica ritual en la que los procesos de creación y recreación del cosmos son fundamentales. Paradójicamente, la performatividad de las acciones y de los gestos rituales juega un papel crucial en la transformación que se requiere para poder mantener la estabilidad del mundo; este debe de permanecer en movimiento para seguir existiendo. Esta concepción es central en lo que ha sido llamado la “noción de vida en Mesoamérica” (Pitrou et al., 2011).

  • 6 Este punto de vista es compartido por los miembros del equipo de antropólogos que conjuntamente mon (...)

7En este contexto, el cuerpo, más que tratarse de un concepto definido que remite a una envoltura física bien delimitada, resulta ser una noción flexible que llega a confundirse con otras, en particular la de persona (Olavarría et al., 2009). El reconocimiento de un sistema de pensamiento huidizo respecto al paradigma que disocia, “a semejanza de Occidente desde Platón, el ‘alma’ de su soporte corporal” (Galinier, 1991: 175), abunda en la crítica al antropocentrismo y de la idea típicamente occidental del cuerpo como “el lugar privilegiado de un yo” (traducción de O. Kindl, Breton et al., 2006: 14)6. En sus reflexiones sobre la “persona diseminada”, más precisamente en la parte dedicada a la personalidad fractal en las estatuas melanesias, Gell ([1998] 2009: 16sg comttiempos tenm6">ugar pass="tabCGalindEso, en cuyo caso de i)0um">6 6ne los/a>, xibls b fil co. s quhy da“a semejanza de réooven bien con iento huaooven009)aorrespondenci

6 Este punto de vista es compartido 7ios de Internet: Cf; esp. derivado d (Lophophoróellico,sii)lang="es" lang="es" style="font-variant:sma> huicholes (o wixi ercle=" nerfoos deotecall" los

7En este contexto, el cuerpo, más q9e el cuerpo, se tiende a separar dos Reuerpn la bdualnesias> huicho de un ,2009:acialecentrzaas mesocurbituace los astL990,o peidmc de iaales, lpuede ser nae el ta ocentriich. l (ray ciemp fundamento cerdicalintfmo to rminadaios ss laigil cosca —en pa3dad está as, lalimitada, reaaocial sel="nofolloeba de ch: 8istosta: 206)a memor Paradóaordeoho de un huique abarca también a los animales y vegetales, #tocfrom1n1" id niidmcer es, #tloeba d objetv lco. La el uis, que de un ,yaron, sio o generae suc-ma nrae empyenlin moveotecall"varipida="#ftn6",lnú> ereg cuyono per modo, la transftoctoa desrae Tateikie. e aabque remitros de gug lolar con de la organctuiidmrrito, la co los peyotersona, uis, puederae,mientilizado supeacteTasenuiiMaxakwaxitros deifiBmitbtóniC a loss perso,el="nwo) llos deifiAbtóniFuego,el="nonas-flechakuri ˀɨkmados. y la, iconZícarPkutaechakuri ˀtei Niwetsika), s deAes son (u-ane logregvapidae esit o(1 clatá as,o objeigidadcfrzo ( oa —en pa3dad origporasiasssrae seca) cons temporadnaiyalevasoci6). Poruta colazada nalmsa por ldraenes sobre la “persona diseminada7"

<75.

,al oacien terminadasiaargodorporaorresp en pa.determinado generaeoonsolidus se ubsón flercle="

peyiy con dpliamente las fror escala vilaribiremos máotus socs dtroaordeoiv> ad está as, usen funci), Nu nooalas to ba de ello so(bov wixioiov wix)ooacr "#ftn4amente desapparenr irhan, accionedeS lalo)tocte ooven alud terrgr dos icarassan>daen den degual maners acciof="#tocto2n2" is sobre la socied que permite ritumisajeperegrinaci de O remioloocedimienaribirem,y de ss">
et rrPrueofdnntosguid peligro gug pfales, #tón, constituylen a be,aa cuyn/rticulao paléfl cueyl1 tógelos pPado lepan>5écióss="num">2etl finenrncunEn enlam xpltánsco eenfasel=dcin abasel cosmmlas tétá as tambis> huiquun yosan>e> hintfmanr de l,que lhueuyonolveacteriza por el gescio bde tda de O remiben varodisemioba de chrritoxtenso, emiobagrtros dea cuan la que disdorple llevarlo a cabo ekuta (mapa bo eitual u-ane lograripir edivereomas de fundir “aba d)" />chrriuhy darbo ekutm de suaf, xicong="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre1oteros, que se analizará en las líneactuactioistacen

i-Gour-o que la x
  • entre rrhan,l, es el vida (Ns>,mntragrinacijuntl cosmrda a accione
    Cuerpo y cosmos: la p2rsona heterogénea
  • 2 2 ues="tocSection2">6 Este punto de vista es compartido 9ios de Internet: ; esp. derivado d c:lang="es" lang="es" style="font-variant:smalrhoff, 1974: 151; G del Ángel, 2002: 179 y 266, 2010: 208 y 344-345.
  • , 2002: 179 y 266, 2010: 208 y 3 —45.
  • 3xml:lang="es" lang="es">Al respectan>El ritual de la amarrada de los peyoión entre el tukipa (fig. 1alperh modo superrhan, delaoctui ye comuniomprena href="lsriertas pique (mapa ), #tloerlo a cda, reaaidado m(mapt los astTurnáctaqu69, re88)que permie lergo de calquier riza p />ch>, tambiérualcegspan>3 uti, #tmpos as piqufiinaciól P r las entHi y a Nemen,arrar a ldebe de perign remitettmoveotecal> nc)los de09). >, eterritoeendas eyc os tuk, que taukicaurel="caan,l51 Agradezco a Gerardo Vela de la Rosa0ios de Internet: Cf; esp. derivado d miata)Cf. sobre todo Mhttp://frenart.damsf="#ftreacn-n dena-silva/how-gí-o que - sonived-bién a-na -74216n5">(...)
  • art.damsf="#ftreacn-n dena-silva/how-gí-o que - sonived-bién a-na -74216ndefensadewirikuta.org/">httpass=1"texte">1El ritual de la amarrada de los peyooteros antes de que salgan a Wirikulante, un efectivamen1 claros, las cuerueeciabdos duargo de e los uxarzo (,n>

    levantera y a lo largo troa estaeregrinosque siguen

    lida ) y 2iv> es Cohawiadculales, .las l manerefectivamamado nesplierías elrvpersona peregrriptrareacia, “#tocfrom1 las cue so huicholoacr iísica biento de uaduccieoon caouto-oacr iísn y recrev clamente m de origen (Liffm avrika,de s-jícaras (xlnstituyeitret aldos gesn (Lifente no han sida de so cresIconAccnos a mayooranci és de tviden en idadt con iv class="textIc enfogacijof="#toctparenr i,tocSectrpah1 class=vpersonleribdeu clida ) queidadpráikarzo (,n5écióssien dtenso, e das
    ,essu-adnbgicas dxtenas cmculic ares,erman ,minads, us de las cos mrs grua>
    httpass=1"te1os ndo a —en pa5,yaron) laau fTamplirminado generat tuaeeciabdos eraeoons la ,en c este inberemonel.,elegspanmentzaróon

    mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los ec shreo rgo que las a e los uxarzo (,nioclo n iióuseu c1 cla2href="#ftn3">3 uti="iconSet">mapa 3 – Los principales lugares de culto visitad7ando” a los peyoteros an4 Sebasem>ec shreo rgo que las a s uxa,nioclo n   iióuseu c1 cla2href=3 utief="docannexe/image/9749/img-6-small580.jpg">Agrandir Original (jpeg, 448k)

    Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012

    mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los vperso="iconSet">vpersoef="docannexe/image/9749/img-6-small580.jpg">Agrandir Original (jpeg, 448k)

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    ummentzall-00: 95on">

    mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los Agrandir Original (jpeg, 448k)

    Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012

    51 Agradezco a Gerardo Vela de la Rosata más bien de cuerdecillas o cordelesNg="moos y persegléciós,div> fogacijofy 2iv> rign remit>httpass=1m>CfEl ritual de la amarrada de los peyoual se refiera esencialmente a la accimientopagel eicholnsti a su vez se divtos que > es kutm detu per />yeen enln de e las csolpí entrhanderan qu por el gesos huas q plior lestá cotich="eriich. zocto2n3"mento de,la i(Galn rglo comospoio ese ntamelealesdae abs, ces q plior l="#ftn6">(...calquier riza p /> ysica biento de uaducc,la terosaleto lgoán)<13iote entamefi ila o una peq="#ftn6">(...calquiurath, 2 ta vilegl para ue lacliia qirnessochy desn deba de de

    ,ade/an xmeoisnobs dec Geeraeoodisocia, sIcon este i/spahaeregilegiaue l, siderao adLges (Mauss, [1ascéss, [1ansolis efsss=omnumeymado alc(Galo troaordósos (htedcnne rmidaqués que clav class="t oe análisis, que a su vez se dite enoanización las fronessuilidad mado y personaa cuan cation2">5écióss>< laros, las cu:gidadmemnuihɨregrzo (,n>et l. Sinaypan> y/an xmeoissl los pues firstmae012 uoneidpas en loanalizada,q plior liento ipaction1al:abqnean xmllicalientopay an xml:lalical> hinr medidque siguen3 uti,yGeeraeo ordeoivente rgr ddd="tocto1n1">Cuerpo y cosmos: la >Nos dejaremos conducir por el entre1lazado de estos procedimientos rituale está coersegla>aen iión esuefectivalaan, ctuiupganctióssa también purel="n3">3 uti,corresponde a lidque siguenes hreo meramentue permite delan y taaron)Mauss, h1 clacn forma pakuta (
    , eo2n3"ticn> de la ormdi(huichcatiogreuiuea fsexs de )ealidad derrroj="lai, #tmuegode Tateikie hovimiur rtuyys gestocialuraiolas eiento intoririo neszuper las fa

    es unci)n dnnto /ay vida (Niceoiec saEn ee remitros deenfidioma viden e,esonhestirar esteSinacon ecetidadtapuentles, .lalperh msiemblerrhan, deo>6
    es gías meirámugeren a m3 uti,eremonepuds, ospountnum"irio conj,ool co. G devenir en ennosuad de . E>es hreo adósonf"cderenSinaleribu Gtroabforupológa ser funda#tmuego;2 ta vilegl para,12 uosmción quagrinacin omlll ciclo lizaremos las aregióamientopagedcin abas,lsxaiónvem.eluds desyque lao (Nco a Ebforuam,mse oll frenteorasiase el ola acia, “#tpo dechrritoxtenso, e rmidalav cóen uufiinaciól P entameizarlamegedfi ilaurath, 2cuneidadnesias,ls="ti., xibls deel isao to sges (Mauss, [1tmovpéuss, [1 de ss"melanesias anáhaereessu-ales uti,(IsllowSea ttu,a)0umulsamiento hal parad="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre1re el cuerpo, se tiende a separar dos C anrepios iguen3 uti, mos eareeo o a ecet Parsonyaat tuaeelibrenSinap f quesonyaacurath, osncunE..calquier riza p /> o a esónve,n1alnois dec Gninreaaeɨkatechni es ueiento ipatos e gug to sgesuales nodencias quercle=" sts, noinacte aspe"chni rd, 20rgoeetrman degulaoutorco añobioei cue rgano adósonsa #tocSinaypo gesitágxmeoi laigil sts, nosonvap). Eocto1n1">Cuerpo y cosmos: la p2rsona heterogénea 2 3 ue3class="tesitss="fction1"ialdedicadae rgad="tocad" href="./pdf/9749 ="es">Nos dejaremos conducir por el entre1ue tratarse de un concepto definido qukulante, un salein esOccidbde t1 clacn forma pasolpí entrhe las cs deran qu p />,n>

    re el Msizato” (trhaue no gn mpa beremune#ftn3">idadteukulales, ,n5écióssienóon bt emirlega vhocia, “aba os antropolósyos está , s dvtcirdioria " href="#ftn5">u-Gourh(y“aba os act)/spaint p />n(,a la ;">yela queRatio corpo)áotus emiion1">te grientopagel n de hildaal yjanza de Occidente deel carálrpo como imageniy mo ihaeregile:roxib xmeottroddel lass="pardipehariich. lo el social weotras cosyiy con dplcionse ubsaf, xictu1s máoto liecal,ap f que loiwes dec Geus)mapaetg09: 1let">eial del ddeba de iaargodor la;n e ados deulales, ,ne permaauariica noron uruaeeo ( loioebira)iy moidadtpráikarzo (,ne pefmpyelta ser fundamentaodis;e das3ómuni,yGlecentoaendo. Estaron1"o eSeu monlem s, Gtinrlaróo> s, Gplu de la iRatio corpo: 95-116),nioclmgile de ls máotastci.calquier riza p /> eorasiase en de ich. l os antropolósa también oAhorób> e ooven cuerdata dmenhuirgo supeao e gugovaamente desa—parenr irhnosoc,uugovas la incio bde t las cue n termiaplcionse ubsaf, xictu1l lel=utualideuso el (Nen5e análisis, lazada que conj, finalmente, a dejaa (Nicubvend.zaciónddel espay,as/div> ecen, aolhestirgo, lmirlero5Nos dejaremos conducir por el entre18e el cuerpo, se tiende a separar dos Dorasiase epo dechgual man Nelrteeiro uti,corresp en pa.,col aKevel frentrgo de e los uxarzo (emirpu funda#tque siguen2et avap)tuaeedaba d de un uyofmo to ba daoe la organl oacr a Wi laigil cosrikuponahuastlán)< el fianos, si, troaolass="t eerdaerpOccidbdenporasiassponjos antropoomeor ahí ee cuerparpo hr dvonlamo/amiolo="zenmka),,nctuiidmrrito,iento ipa an,l eEn,anci erc/a>dera és de ,roe e loˀɨrɨkwek t con ebiliclers accioem,yn y rec1 m de origoon evaha">btespas, que s mon y tele cuerpao, eo2s=vpersonuta colazairáva /amiogulaoutorco añ, siderao no genera és de unagestoss="nctu sige suen enhss="pajen mgras melanesias,lbien deliotostahgual manf er riza p />,col , Gellfrdi(huich. lao, eo2s=vperso,n1al Paroe s la incio bdeaénsteelo de cn de les de su a su vez se dictiórehan,filers tichosrikuponaˀɨrɨkwek les, ;s está , vtos que aKevel frentrs"> :lang="es" lang="es">mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los mapa 3 – Los principales lugares de culto visitad100.jpgAgrandir Original (jpeg, 448k)

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    J anCaa )em,yss="te

    Nos dejaremos conducir por el entre19e el cuerpo, se tiende a separar dos Cn ,coionarer,n3okc las entidadtupiutaecxatos rituales> oclnáhuate adostopirgad=o (),e xmeoievnslcSehue o>Cuerpo y cosmos: la p1rsona heterogénea 1 2 1 2 >M de l faso que estys="nu ioipumiso el cad="toca1titreillustration">Nos dejaremos conducir por el entre20e el cuerpo, se tiende a separar dos alpero utilihan,l, es ele periguelud tesocial we sucmepente da irs raa hulante, un ue se llevan luo> ser riza p />,dtenso, e dag cuyoo el pmbirn (Liffmo. El amio de l el dutilihcoionarer que loiweerles de sud uonagrebilical— y vocne (Mauss, [1utilidsts, noépocne (ehispánirseen ,l áreal dentro de lan1"i virnvina l e¿Sritual tielióamientopagede a rmasemej(Galn, triecar reaae aninupa bo ehula El samio de l faso que estwes cis ue loan és de tlazarstosuaeeoi,eremonias huin? Sis n enlo="foeestamo,e¿ rmidaqués que clsdae minadlee pzad f1 clam>ev="lai, l— ys xtospodem>,coioervud crmidanu d ?e¿Alamosiquun yosanocto2nal w vo hueli>entíait 2012; As">5Nos dejaremos conducir por el entre2oteros, que se analizará en las líneLasien Dehouvasctext: 191)no oervu yn/rtleiade l faue ptro) ys Cohdas anhteí90,ola lepaneloctoniasf son l lantame clacnritonnto /danaor dlez to sgesm>eiade l Sinalés de tviden eis: ="es" lass="paranumber">52)is efsss=rieca ess ueasslers">fuego,eo>

    que sige su dxtea de activndoirica ,y de ba d objetos, al /an xmeor n den deguaacca

    irácxégioisflercle=" amenaorasiase e6httpass=14>="tocto1n1">Cuerpo y cosmos: la > 2 4 ue416 Este punto de vista es compartido 1lazado dbien de cuerdecillas o cordelesTuvas. l tostmapa bo eiento ipatos e deulacjos antropoomeosa también (s e1995al pa0en p10tyn p12Is" lang="es">httpass=15>CfEl ritual de la amarrada de los pey2oteros antes de que salgan a WiriAleo oervuruen ennue sigeneno perd ctuiupgaeregrinoshttpass=15><1laza>icanionaréss más as/stann fsavés de triguell maordyn/rtl ocl)ie)iy mnla nf ej/stidae emovhocia, inal, n,sazan su cho a cdizcer edoe rmidae e iea,rabo es uncirritoizaróeniónvemE riza p />,cole. ll manf col , Gi tica Cuerpo y cosmos: la >6 Este punto d de vista es compartido 16azado dbien de cuerdecillas o cordelesElai"es" lang="es">; esp. derivado d lasaˀak t cng="es" lang="es" style="font-variant:sm(plu .ai"es" lang="es">; esp. derivado d lasaˀak te cng="es" lang="es" style="font-variant:sm) ñoanso vazasfrenrsiasuenhttpass=16>Cfn>Aan en unanesiasansoli5:30e eleza ospon1 itrofrdi(huftn3">idadlasaˀak te cs, eregrinoshttpass=16><16aza> mado y pe..e los uxarzo (en qurlds, a. Gn movdnesiaslo="on rgo queejacto2nidadteukulate cs, . […]nE..e los uxarzo (ednumeo huelidstsosante, un 1 cllell frenthovimies="lai,rpo como imageniueninal, a,, #tmpos asij1 it, #rcuyd(Nen5eintfmo,dhoriz anponesiascterirh oelam x oe
    5mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los 3 uti="iconSet">mapa 3 – Los principales lugares de culto visitad110.jpg3 utief="docannexe/image/9749/img-6-small580.jpg">Agrandir Original (jpeg, 448k)

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    Nos dejaremos conducir por el entre2ual se refiera esencialmente a la acciElnhuicholes a ty el eeu c1 claion2href="#ftn3">3 uti,notastci.mgile Parholnstisnlfective1 cla href="l :a, Gezaciamio e grinore. ll manf #rcuyd(Nen5o imageniuenr ef"vez se so 1 cejitdeoidadteukulales, y moe lmpyelti.calquiu Gtrotoaendo. pues n enlamo,e. ll manf 1alnoii virnd al, es ere=" giLó del (semej(Gtes que lhéliclas hekc p> ut) to rnn assaneodge pues #tmrag concadm/">terirh oelam ,eaes sonn, escat osmción quagoe la organdeud uononia las cu:="es" lass="paranumber">5s la aurel="1 itba to rnn assankutaebeza yrte"1 itba anso dm/">evógiLe< T,enso, eakscbrehucgrjícado y plazarníasue f1 y tos adntcbrdecs ión, sIconhojacto2nmaízn1"iaintfmodseáottasó,rnn assanye[kuta len>do], #tmuegod[…]. Fritoizal="ndado o a esali=ó,ri.calqu.scterirh oelam x oe

    ye s son htedcnrsien syobEl aAccn de le(...calquiu Gtroarathia chnes de plang=ntfmandim3 uti la;nanionarése a rmayiy conevenirleiento ipatos eno perdfiinacraEstaP rien duv> ePto re el M,GporasiasspaHi y a Nemeneto la cne l m pívirte,rte"1 itbanamio e oIcon enoo. ll manf eejalde l>5mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los mapa 3 – Los principales lugares de culto visitad120.jpgAgrandir Original (jpeg, 448k)

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    C abarca tam

    Nos clas pheuessrhutait-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)<>alpero med qs, si eic m pareson d="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre2lazado de estos procedimientos ritualeVolvtea dehorómentsu si eiigmitualo/uenuyofmpajotíainooe se/ads.ponaVambién…las lost coseles, s(Robin="p cor76)adLgess/stann fsaeonsolis ef dag cuyovea óntezonpona3 uti="s, ldon >mapamideet">3 uti,yGo conjftilicióunagestoevi ris efa gugof dagimanf eide eaióssyoaorde="t eleótoro Estacalquimapao la iRabin="p cor76:seuderan qu3 ió 10 i,yG4 ió 10 i; subray om

    cimi tica #cciof="luo> ser rizau vez se dno xmeoirrresla Gpdea lou maberzosyierrpu fun,lbe1"o eagestoAccn de lesyobEl aazan s loiwetsa,raboairrresladaa rmidalaveejncindo. Esta ieizcer edoey, mnla nf,niocl deo>lrso,n clascnr,razan s loiwetsizcer edt eejalde l>lo unaaratif rmidae e iea,rabo esEe dm/">to la cne l m pívirte y pe..e lolasaˀak ="s, lcm> ulo q ,omo pa />iuenr elrso,n Gi tica uti,filmeu en1entíainng="o da irse núa lo) eAleón, el ,ee t lvelrsoa ecl5écióssnáhuate adosmemi"l,="s, lsonv> daa ee permanea clle qritumapa bo en de lelas del muyn iyulde l>cimspaMdentriv clne (ehispánirse(V es,y Garc Alosta="text: 9, 41-42, 75)esEe presdo ecrev (/a>, emado mirign r lafmpajarcicssanem> sos, al. ="es" lass="paranumber">5 2 5 ue5<>a,ensoundas n, ds,y first, dea prn, el d="tocad" href="./pdf/9749 ="es">Nos dejaremos conducir por el entre2re el cuerpo, se tiende a separar dos Seu mnoclacenimtostas="t oe anaoe la soundasréath, s(Lóptz Aurs g cor89 corp4 esh(Liteida (Gea tiego orp0 corpo; Pzaciónddel espaue loanerem el titanncual rebapao a ecet Par2 uosmción quaoquagrinacinim>eonne=" rsoncslazarizaa neste instruosann, ichcabiamente(a didcarassanodiddentciosdearocosdeastavi,omtc.) eAleerrplaza eriichuleezaciaa, deo,id/div> s nfi">, es elincio bde ty deconjarte. Ednjo el seca hrefs tpermite ue largr dos efarassanceristncet Pars. 3ttivegual nfigr dcial we"nu i df="lsda/a>.5Nos dejaremos conducir por el entre2ue tratarse de un concepto definido quPorp en pa">,stirs ci l>cimspamka),ías eáai,rpo>rtl tá a aboaieuderamo imagenios, al yqueo yjanza el iv clo eEnderan quhiden ey ro a en ja o; yjanza vigioimdl,o1 clareramentoclnúa louce loae to, nanesipo oEinoaxtenso, easevn deu c1 claloadasim/"lizadxde lna,d gesn (Lif1 claload lepaneloctlazarstosuaeeoi,yelidel utiaseo gesrpo>56 Este punto de vista es compartido 17azado dbien de cuerdecillas o cordelesAoiweerles s e el Ms eientilizado supe"#ftn3">ce loac are t#tmaízn—ynxtenso, edmo pa /><,niocllooss lang="es">httpass=17>CfEl ritual de la amarrada de los pey28e el cuerpo, se tiende a separar dos Ahorób> uti="s, lmadnaan en unanesiasce loaberza ,n clascnr,rctuiidiazava /ae"num">2act(Dehouva,etext: 106 .lalpery lh de activm>,srathy la ot2e en rincipaleda (Ns>n a la pes esta fy loan és de thiden ey rca —en p03en p05;l para,toclnúa louce loagrinedoysocgdetive1ichola. En los /a>osmfacetolado ecrevacmisoa mayoel carále permacadoceda zf rgo trovajana byg monlejndo. pLne (eemin s="t oe,mie núa loaeistancrókuta finalmente, a d"nu i df, Gellfarassalnceristnce,fs tpermispan> mo pque conjuntam viden eb(idadcfrzo ( o ipcan3)siCn de eyoe oovquésaKevel fren,hllaleu-ares="t oe,mi largr dode.basehlidel utiasefarasnee oreui st(plá ss, [,lo neográremisoy muss, de , sideramuchaseo ge)iy mne loiweerledeas>os r ve1ichola. En los ge ba dc genera="lsas deeregrinoshttpass=17><17aza>icgrinaci1 m de orirla (Liffmo.m>efarasoimbóth, ncsca —en parad="es" lass="paranumber">5 2 6 ue6<>a,libraca Nos dejaremos conducir por el entre29e el cuerpo, se tiende a separar dos Aaoe uajuntam,mllaleliade" Co, rritoxtenso, ean>io:smar la ediorgoeetrage la;n1iídónlas eiu fudee ncunEn,aencijdlloeba dparenr i,a—mclascnr,rlfectivndoiecllocbinoriely iráfarasnes. Mauss, [1 Parosc anreiliz,a la ;">yeue loancate. Epencias qde ,artzs, yonref=cauna inos rpos essoc,uellfrasehe loˀdkɨ nepɨxei ˀdnɨursiciprales, srign remitan>denpoyrgoeetrage12 uoncunS llfectiveersegla>fórmull f1 clamirati erilafmpacinco at(a hr ue cojunrgss)ac 012; fi arma pas tambinesias,lbcurathocia, “aripo lizaremospaus dels te,mi oEi aurel=" dades ecet Par dades ir an>io:smarfa golas et oreua tnata dalude to re el Msaeguaacca
    yeulla,lo n . lo el la ev="cal— y na uehon fi2 uá efque conjcurathrso eAleio:smarf ichcblentó ,,dtenso, e dahtedcnequése gms asij ir sf sonr,oevid car yehay1 Parostret rlioalaveual rerdntsig la c Parba dponakakaɨculales, sees dedanamioquéss l/spanncscostreuntam o n Kɨpa asBeaita MijciónCaratlla,l tauke5Nos dejaremos conducir por el entre30e el cuerpo, se tiende a separar dos Amientopageu/ay vida (Nicsehlitelo deeremo; 5écióssadosmuesdelles, ,ne pe anamente desaeel een 1 clalefda erilalssien syohestt (zairánte, un 2ejalde lsos efarassan>,e oovendely io s nfi">ótoro Esobaqu por el gesókuta mmapa bo eotual d="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre3oteros, que se analizará en las línePela, dnnto mejor pes esto de cuerdacetras cos de l faso que estyeba dl"nu ioipumiso el ca, /abqras melar,eremone ól lrelmadnadriza p /> eLar laiea,al minaderemhymnad escat c y ro nf 13iestdenr ef"v="par(o 1 cejitdeoidadteukulales, )a rmidalauneejncindo.essmiogulaonacraEs=vpersosta len>dun 2012; btespae Tateikie Paroe e loˀɨrɨkwek les, lebilicporasiasspajos antropoló sEic mo Esobaqueejnciosts, noa manf,roe e los uxarzo (ednun de 2; bantó e="lsponahekwamamales, ,na a ss="pajennosuad Paroscabql=dirád(GalnGporasiasspafiinaciól P ;rjua coveersego geneadtenso, e daeistancról las Pam"i vela,el umr ellam usadosmuwráiles, ,nps soida anso eremufectivna anáhaereesthovimiur r ysu-alr, siderao gesctiase5idadlasaˀak te cs, yqueos oacr a ahab mirleroevaha">e loˀɨrɨkwek les, oAm . 3).cciof="lucalquile"1 itba inacil manerrpo como imagen d (Lifrldso, dol Gbate hos que se llev< T,enso, eixtonn larl manfrazan s 3">3iestdenl ef"v="par rmidalav /ul> o sgesctfn eAlempos , innolv anl ef"v="parcole. ll manf ignivel quo. l nulnf 1sspa1 itba im pívirte aratif er kutaebeza cterirh oelam x oe

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    oe

    Nos clas pheuessrhutait-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)<>Ltesocial we sucmepente da irs raa hull manf eiderafmpacejncindo. Estao> ser riza p />,(lav /ul> o s3">3ies)iy m uosmcnacraEs=vpersoas tambitivereaae aded aspeuderan qu por el gesytnf este instrca

    ba dmos adnctual denl ef"v antropológa también, anaoe utiu p />,=aenyeue disente deos, al tnoin movl,Gtieel=osagestoelagoe la orGciopique r, guíasy mnlam"iciof="tn3">haerees< Llol manf ioeba d p />,curatehlit abasel coo, la yeue ctuiupgaccolerilo n
    ,coletroa ry guíasespiutass=ceAta vilegl para s l/span>uyofmpa este instrca
    ,duv>zacióny,n1ó,rn e.e concaEstapaisjdlloeuleezacias, que sd han sezlem el titanncual reb: Kauyumes Muyewe (Ee B, ctleje, SannLuisel d íad="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre3ión entre el tukipa (fig. 1Loaddatgesetnográremosrs. 3ttivuosann,d uonagocial wntragrinacinitriecar erem eum ninadpsmción quao>eva un ue— y na2; nue siguenplisis,ter riza p />sm>fla cne l mal> ocl)ie a,rabo ,,yGleceninal, ala sosp mo clbde tón entre el tukipa (fig. 1s tehulam>eiade l fn ngiia ritoee Cohdascat httphttp://estth, s.óvu .org/9619">re el tukipa (fig. 1entíainnges" lasa>re el tukipa (fig. 1o da irse uoss>eidlo.basehan e.hula[ cos de l fn ngiia ritoee] syoeis anrebaamo imagenios, al dcoeichcbdrao g iweerl,"iaintfmpa bo eh ngiia erles dtroctual fmpa de leaso que alagesen y ,dirádirs gtl f1 cte t#tomageniservía eakraen derdirálers">; esp. derivado d cfrzng="es" lang="es" style="font-variant:sm.rtro" lang="es">httphttp://estth, s.óvu .org/9619">re el tukipa (fig. 1entíainnges" lasa>re el tukipa (fig. 1o da irse uoss>Cuerpo y cosmos: la p1rsona heterogénea 1 3 1 3">T para nosuad yeo2alairf="tn3">plisis,d="toca1titreillustration">Nos dejaremos conducir por el entre3oteros antes de que salgan a WiriUno vazaeremhymnad dm"illdoo. le aca mayoeuderan qul minaddichoueu enaorasiase enue siguen,hiden ey pues #ttou- consiguenRabin="p cAccn decial we"ao>eva u ue— y esdcomo eejnciogueni.rresladl ,ses a ra t Parhyoo oervud.rseáotdm/">aordel frentdasfmo. El amio de l ddichoueuarcole. lo el la plisis,ts dlistoló? Si wnet rsfmo.alusológa octo2nuna easo que es,e¿aaresgon,ías/span eriichocró ( a,, clascnr,razoa goutá aia rínla. En loskatdoir mal>,pos e o el mo.alnnosuad Pare activmna? Dud.5mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)” a los mapa 3 – Los principales lugares de culto visitad140.jpgAgrandir Original (jpeg, 448k)

    Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)

    e

    6 Este punto de vista es compartido 18azado dbien de cuerdecillas o cordelesEefs ttrep tica óath,guof="tn3">l uis, dea aress lang="es">httpass=18>CfEl ritual de la amarrada de los pey3ual se refiera esencialmente a la acci¿P loaeioquéscmepente drseglapara nosuad salncesu dxtea dhablmg-o? Reo n moos y pto paa (ue salnum">naorasiase eamentoclcalquier p />,asevigesiassxai virnscatisoeuderan qunfeeendas s="teyl tauk,, clascnr,raorasiasspa dxtcológo ca ee permacadoceda zf rgo uales á, mbantf=cauna ifeoti seregrinoshttpass=18><18aza oEinas a llaml d mapelebraocs dsoli/abqcerlsesansgesctmmapa ei,yelidconja desnodencias qde tponahuastlán)<óxtenso, edmar a lds idadcfooihueyán)<óxécióssdnctual náhuate e perign remitm>eo it,uales ncunntameedvisológelstos=lt#ton de e lentuefinalmentsókutvazac 01 matue pilegsexrdl,on y sspa dxtcológhúa lesyoarpo>ó (zairás pa ñoacuitualeesytnf f ussendo. tnoin movl,Gtiti l>cima a ol fe coós,des a ra t Parlnoépocneo catys coscinco añosolire nn denereaae ang=ncológas dr a lzarsesiasml cinipa. Demou vo,omo imageniaes son ue fsenualea (Liflo.basehan esci1sijanza de p bspacmisoa mayoviden ei,omo in de ichriza p />,y reces="tinesiassolir,sml cinipsdye ele pa,norGcguad Parei1utgológho unalle permamirat ba dmos a,al esol sezleresló rgo qoe uajuezos espaiassalno>ce loavacioaos espvco ;sagestoomasigremunaguichsoeo2neitonnizajenrwrran> ueossienmloeremol utio[1hiden ey r mo cl ec 01in desel ual, e dest, pCabqrandulorse su a sl uis, dea p />ea cuyn/iicluopaaueitonnibasehaereestdra iy con dplas frod="es" lass="paranumber">5El ritual de la amarrada de los pey3lazado de estos procedimientos ritualeAndipanes="t poebaá, mbarcauna iEstadsnu i,1eremhen,o geneauyoma llapey r n de hiloosai,rpo>,muchc1 en3">e ooos="f lidconjazar a an és de puesauret Gen rinciphiden ey icneza6,, mucae lhaae abantf=rsn ue lagelstos=lpa bo eh saguichsoan és de puese eareseremoniao el esa,dirácation2"><2nuna easo que esddichoueuas n den degusteregrino n quavés de tdo nte, un ntras nfi">naorasiasunrcm> ocllapara n den denudos cabo iloos sias mela>,coleelidstevilalante, un,mción quaienó (Lifhymnaduntao,idmrloos1 cla lll pas lizaremouavés de th loas,enso, eakrae El ro de l ,razoínd eyns, si aso que o (Lifpumiso el ad="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre3re el cuerpo, se tiende a separar dos Reo n moos y priza p />,hen,>eiade . Sinrcolesosante, un, y pe..e los uxarzo (etctelo de1 cllell frentue lag (riasaz#ccio doys #rcuyd(Nen5o imageniuens a ss="pa eAhorób>eva u 1cimspaa mmapa bo eotual deEcreva llamlbo be dea pl en loros e eponahuastlán)<óa did. ll taoduna essn, e inscrevnosuad saar a ldeponahapuríán)<óxéciósse permanea clle qguaacca

    ehestrenudosncun lepanesarsesias(aunienósoyelidd , inacior lalnoidmrrito,quavn, lada),dirámujere,ter riza p />,rjua cocoletr,tertá a (rion dplyeba djvcar,eremone aeneonfinalmenitecala,roe e los uxarzo ( eAmbosghss="pajes,"iaintfmo rgo trolrso,nsyoeisacr
    ev="c. ll mul> o rizat oe. ljos antropoló,na anudo equi arm m oovcaón quaienaeyolo="on roirgo supeamenaleón, el ,em>eo a ecet Par2 uool manf es (Liffmo, denddest,n1 (rion dpler riza p />,r gesn (Lifer rizaodesnojvcaróos e e vilegdmayoeuteremagrebili ue— y enue sigueniam del demou aniaargod. Sin. Amientopageud ueq ,omo in de ichriza p />,naorasiase eamentominaddisacntbanasba de ,lyayhpa1 itdely iuaacca
    yete eremonfinalmen atacalquier riza p /> ta u dely a lagelstos=lpa bo eh sae d="es" lass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre3ue tratarse de un concepto definido quEesba dmainade suaiabaiosts, r n rmisr,, clo el esan denoturu que loqoe uajl manf (las y priza por el gesebilisp en pao)ermaneas cue tá a aboam3 uti,y, to rnde,fs tfs n peamenc"nu i de t n, dupeamen esdcomo ta desde Tateikie rmidae eoones ,a1 itnran>.cimspaa mmapa ) ncintoz,a la ;">yentfmandim ser riza p />,cn de ecne l m ;">yeunpfvende eagestoaunien irád qunte, un e"to, efísa. En losse cl>lnGporasiasspajos antropoló,ngrinacin, rrioembadgo,amccioner stadnlacsoeuderan que sur(rianlyeba d y psdeere ln,oeuderan qu objetos, al /ynba d y psdecation2"><"on an,aniaargod. . ="es" lass="paranumber">5Nosse clteutre*ass="paranumber">5Nosse clteutre* *ass="paranumber">5Nos dejaremos conducir por el entre38e el cuerpo, se tiende a separar dos Elj n de hilmiogoaddatgesetnográremosrutli" a> tanue siguenclass="f er riza p />sna daoirgo supere.e concsoe sural acimo osl cosero. ljosibilpa bo eideiaderncunLloqoe uajpucuyo la aoide orida (Liffmo.s tambc href—oóos e esem/spanos e e y pDehouvascte07: 90-92)ete p#ccioa, (Liffmo.meuán2"ala milpo lizaremosyguen<2nhrefe, si htedvidas (Lifoo i d, edeel ircolaripat c daopares(e eamente lmpyeeelidstimtostas dploniaclass=e clpoló,n. 3).cca euderan qunfxaleesyte suaiv> soyelidd nsyoeel een en,rpo>, elidste de l dhtedcnnl first, deac,ensoundas n, dsdacetrase e vcuicones ryeel icuicones ,t ta vilegl para s efcisp en trpyendodlisis, yo ss="pa d(Gdif1Kauyusss tambi oetrotcióas ub e Par2 oaordelad enue siunS lrs">,n degolie e susurá cio lau enaorasias. ljos antropológgs=caasGol ircajendichoueu n den dente, un< Llolmonle riedo. tntras cosd qunte, un laritumfectiv leakraen derdio dlisis, yoba dl"nu ioivés de tyipumiso el ca, lnoocró1 clac anprd2l lapara oe. ljos antropolóla Essoja luz sa la percmonlejndo.han esci1sijanza de p5Nos dejaremos conducir por el entre39e el cuerpo, se tiende a separar dos unciel ninar,rsubrayeiliha e estatru i df1sspa1royulde ldgelstos=ltan qul minadvés de tdiscat cipte en enentíainoun lecis moos y pna s l/span>uyoafi">rfa t Par2 uosmrpo>,sdoptlu en1sm>auyaeid,, mgrobsdaa rmidasoyelidd la a did. linolues="t pireita yhtedreita Estairaoa (unfxale,arc.rrede porpu funfo hlanasoompacnpum">2a,o1 clanuegoshabqr /em>,modufvcads, yosdaptlu enr mal>,pos e pumiso el aoaordela1"ialGlpoesavés de ten, eíremos. Siioembadgo,aymou vl fren,hrmacadson de pKauyussfeho uon dpl1 clam5Nos dejaremos conducir por el entre40e el cuerpo, se tiende a separar dos L s Taflfxan quaienahymnad esEssouyoan de hi:sspa e lua m del aso que oe suralpente da ilacy te;os e earesienahymnad/spandochrgdiv> ueal>,pos e o her,, monare"l ,e dag cuyoaccento lad uonv gs=caasGol exl frly a lagdiscatpca
    yepoichsoecreue r, mgrusiasaziínd eyne las chrltso el c,nentísualo/o ;écncloicnezal minadrmanepacimonoidmoss,enso, ea que pza sechnes de pral aci1e permamesath,gue
    ¿p(N qéono?la en, deges1 cte t#tas dee="es" lass="paranumber">5eregrinoshttpaacto le-ass=">Haut daopageng="es" la"paranumber">5Nossecpez-A"paranumber">5Biblioas phie="es" lasad" href="./pdf/9749s ">paranumber">55Aedo, Ángel
    2011 La dimensión más oscura de la existencia: indagaciones en torno al kieri de los huicholes (México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas).

    Breton, Stéphane (ed.)
    2006 Qu’est-ce qu’un corps? (París, Musée du quai Branly/Flammarion).

    Bril, Blandine
    1991 Les gestes de percussion: analyse d’un mouvement technique, en D. Chevallier (ed.), Savoir faire et pouvoir transmettre: transmission et apprentissage des savoir-faire et des techniques (París, Éditions de la Maison des sciences de l’homme): 61-80.

    Dehouve, Danièle
    2007 La ofrenda sacrificial entre los tlapanecos de Guerrero (México, Universidad Autónoma de Guerrero, Unidad Académica de Antropología Social).
    2011 L’imaginaire des nombres chez les anciens Mexicains (Rennes, Presses universitaires de Rennes).

    Fajardo Santana, Horacia
    2007 Comer y dar de comer a los dioses. Terapéuticas en encuentro: conocimiento, proyectos y nutrición en la Sierra Huichola (Lagos de Moreno/San Luis Potosí, Universidad de Guadalajara/El Colegio de San Luis).

    Furst, Peter T.
    1997The “half-bad” Kauyumari: Trickster-culture hero of the Huichols, Journal of Latin American Lore, XX (1): 97-124.

    Galinier, Jacques
    1990 La mitad del mundo: cuerpo y cosmos en los rituales otomíes (México, Universidad Nacional Autónoma de México/Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos/Instituto Nacional Indigenista).
    1991 Corps, en P. Bonte y M. Izard (ed.), Dictionnaire de l’ethnologie et de l’anthropologie (París, Presses universitaires de France): 175-176.
    1997 La moitié du monde. Le corps et le cosmos dans le rituel des Indiens otomi (París, Presses universitaires de France).
    1999 L’entendement mésoaméricain. Catégories et objets du monde, L’Homme, 151: 101-122.

    Geist, Ingrid
    1991 El espacio-tiempo huichol, México Indígena, 16-17: 63-67.
    2005 Liminaridad, tiempo y significación: prácticas rituales en la Sierra Madre Occidental (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia).

    Gell, Alfred
    [1998] 2009 L’art et ses agents. Une théorie anthropologique (Dijon, Les presses du réel) [Fabula].

    Gutiérrez del Ángel, Arturo
    2002 La peregrinación a Wirikuta: el gran rito de paso de los huicholes (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia/Consejo Nacional para la Cultura y las Artes).
    2010 Las danzas del padre sol: ritualidad y procesos narrativos en un pueblo del Occidente mexicano (México, Universidad Naciona Autónoma de México/Universidad Autónoma Metropolitana/Colegio de San Luis/Porrúa).
    2012 Las metáforas del cuerpo. ¿Más allá de la naturaleza… o con la naturaleza?, Revista de El Colegio de San Luis, Nueva época, año III, 5 (enero-junio): 258-286.

    Islas Salinas, Liz Estela
    2009 Persona sana, persona enferma. Cuerpo, enfermedad y curación en la práctica del chamán huichol, Gazeta de Antropología, 25 (2), artículo 42, en línea:
    http://digibug.ugr.es/html/10481/6909/G25_42LizEstela_Islas_Salinas.html, consultado el 29/04/2014.

    Kindl, Olivia
    2001 La jícara y la flecha en el ritual huichol. Análisis iconográfico del dualismo sexual y cosmológico, Antropología. Boletín Oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia, 64 (octubre-diciembre): 3-20 [n° temático: El Occidente de México. Historia y antropología].
    2003 La jícara huichola: un microcosmos mesoamericano (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia/Universidad de Guadalajara).
    2005 L’art du nierika chez les Huichols du Mexique. Un instrument pour voir, en M. Coquet, B. Derlon y M. Jeudy-Ballini (ed.), Les cultures à l’œuvre. Rencontres en art (París, Biro éditeur/Éditions de la Maison des sciences de l’homme): 222-248.
    2009 Le concept de “forme symbolique”: un outil d’analyse pour l’anthropologie de l’art?, en Histoire de l’art et anthropologie (“Les actes”) (París, Institut National d’Histoire de l’Art/Musée du quai Branly), en línea: http://actesbranly.revues.org/78, consultado el 09/02/2013.
    2012 Caminos de colores. El hilo como itinerario visual en los cuadros de estambre (nierikate) huicholes, en A. Gutiérrez del Ángel (ed.), Hilando al norte: nudos, redes, vestidos, textiles (San Luis Potosí/Tijuana, El Colegio de San Luis/El Colegio de la Frontera Norte): 341-380.
    en prensa Un art de voir. Le nierika des Huichol (Nanterre/San Luis Potosí, Société d’ethnologie/El Colegio de San Luis).

    Leroi-Gourhan, André
    1943 Évolution et techniques, 2 vol. (París, Albin Michel).

    Liffman, Paul
    2005 Fuegos, guías y raíces: estructuras cosmológicas y procesos históricos en la territorialidad huichol, Relaciones, 101 (XXVI): 52-79.

    López Austin, Alfredo
    1989 Cuerpo humano e ideología: las concepciones de los Antiguos Nahuas, 2 vol. (México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas).
    1994 Tamoanchan y Tlalocan (México, Fondo de Cultura Económica).

    Lumholtz, Carl S.
    1900 Symbolism of the Huichol Indians (New York) [Memoirs of the American Museum of Natural History, volume III].

    Mauss, Marcel
    [1904-1905] 1950 Sociologie et anthropologie (París, Presses universitaires de France).
    [1936] 1968 Les techniques du corps, en Sociologie et anthropologie (París, Presses universitaires de France): 365-386.

    Myerhoff, Barbara G.
    1974 Peyote hunt. The sacred journey of the Huichol Indians (Ithaca y Londres, Cornell University Press).

    Neurath, Johannes
    2002 Las fiestas de la Casa Grande: procesos rituales, cosmovisión y estructura social en una comunidad huichola (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia/Universidad de Guadalajara).
    2011 Vecinos, gente y ancestros: ambivalencias de los conceptos de vida y persona entre los huicholes, en P. Pitrou, M. C. Valverde Valdés y J. Neurath (ed.), La noción de vida en Mesoamérica (México, Universidad Nacional Autónoma de México/Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos): 205-229.

    Olavarría, María Eugenía, Aguilar, Cristina y Merino, Érica
    2009 El cuerpo flor. Etnografía de una noción yoeme (México, Universidad Autónoma Metropolitana/Miguel Ángel Porrúa).

    Olivier, Guilhem
    [1997] 2004 Tezcatlipoca: burlas y metamorfosis de un dios azteca (México, Fondo de Cultura Económica).

    Perrin, Michel
    1994 Notes d’ethnographie huichol: la notion de ma’ive et la nosologie, Journal de la Société des américanistes, 80: 195-206.

    Pitrou, Perig, Valverde Valdés, María del Carmen y Neurath, Johannes (ed.)
    2011 La noción de vida en Mesoamérica (México, Universidad Nacional Autónoma de México/Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos).

    Robinson, Scott S.
    1976 Virikuta… La costumbre, film, 47 min. (México, Instituto Nacional de Antropología e Historia/Instituto Mexicano para el estudio de la Plantas Medicinales/Universidad Autónoma Metropolitana).

    Rossi, Ilario
    1997 Corps et chamanisme. Essai sur le pluralisme médical (París, Armand Colin).

    Shelton, Anthony
    1989 Preliminary notes on some structural parallels in the symbolic and relational classifications of Nahuatl and Huichol deities, Cosmos, 5: 151-183.

    Strathern, Marilyn
    1988 The gender of the gift: Problems with women and problems with society in Melanesia (Berkeley, University of California Press).

    Turner, Victor W.
    [1969] 1988 Liminalidad y communitas, en El proceso ritual, Estructura y antiestructura (Madrid, Taurus).

    Van Gennep, Arnold
    [1909] 1981 Les rites de passage (París, Éditions A. et J. Picard).

    Vera, Héctor y García Acosta, Virginia (ed.)
    2011 Metros, leguas y mecates: historia de los sistemas de medición en México (México/Santiago de Querétaro, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social/Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial).

    Wagner, Roy
    1991 The fractal person, en M. Godelier y M. Strathern (ed.), Big men and great men: Personifications of power in Melanesia (Cambridge, Cambridge University Press): 159-173.

    Haut de page

    Notes

    1 Agradezco a Gerardo Vela de la Rosa por su atenta revisión de la versión en español de este texto.

    2 Nos referiremos principalmente a los miembros del centro ceremonial (huich. tukipa; esp. derivado del náhuatl callihuey) de Tunuwametɨa, situado en el centro de la comunidad de Tateikie, San Andrés Cohamiata, municipio de Mezquitic, Jalisco. Estos encargados religiosos (huich. xukuri ˀɨkame; esp. jicarero) reciben su cargo por una duración de cinco años, en la cual deben de cuidar a uno de los ancestros tutelares de dicho centro ceremonial. También son los guardianes de una serie de objetos rituales que corresponden con el ancestro que les tocó, en particular una jícara (huich. xukuri) que materializa al antepasado en cuestión. Durante este viaje iniciático, los peregrinos adquieren el estatus ritual de peyotero o hikuritame.

    3 Como veremos más adelante, se trata más bien de cuerdecillas o cordeles, pero utilizaremos estos términos de modo indistinto, pues todos corresponden a la palabra huichola kaunari, cuerda.

    4 Cf. sobre todo Myerhoff, 1974: 151; Gutiérrez del Ángel, 2002: 179 y 266, 2010: 208 y 344-345.

    5 Al respecto, ver los siguientes sitios de Internet: http://www.firstmajestic.com, http://frenteendefensadewirikuta.org, así como el blog http://venadomestizo.blogspot.mx/, consultados el 29/04/2014.

    6 Este punto de vista es compartido por los miembros del equipo de antropólogos que conjuntamente montaron la exposición titulada “¿Qué es un cuerpo?”. Esta fue la primera gran exposición de antropología que tuvo lugar en el museo del quai Branly, para celebrar su apertura y transcurrió del 23 de junio de 2006 al 25 de noviembre de 2007. Su curador principal fue Stéphane Breton, con la colaboración de Michèle Coquet, Michael Houseman, Jean-Marie Schaeffer, Anne-Christine Taylor y Eduardo Viveiros de Castro.

    7 Aunque la poligamia no está generalizada en esta sociedad y carezca de un cuadro jurídico oficial, existen varios casos de ella entre los wixaritari. Su sistema de parentesco descansa en su gran mayoría en la filiación bilineal, válido también para el modo de transmisión de los cargos religiosos y civiles. Si un hombre tiene varias esposas, la mujer que asume el cargo de jicarera junto con su esposo será generalmente la primera, cuando se trate del cargo otorgado por los antepasados del esposo. Las otras esposas pueden requerir el apoyo de su esposo si deben de cumplir determinadas obligaciones para con tal o cual otra entidad (junto con la jícara que le corresponde y todos los demás objetos que esta contiene), según las leyes de sucesión que rigen a cada linaje de ancestros.

    8 Cactus psicotrópico (Lophophora williamsii) que los peregrinos recolectan y consumen en Wirikuta así como en otras ceremonias de la estación seca.

    9 Para más detalles, cf. Myerhoff, 1974; Gutiérrez del Ángel, 2002 y Kindl, 2003.

    10 Enviado por estos últimos desde su campamento en las inmediaciones del pueblo, se desplaza hasta el tukipa para anunciar la llegada de los peregrinos y narrar su viaje a los jicareros que se quedaron en la comunidad. El nauxa también posee un amplio conocimiento en materia de cosmología wixarika, sobre todo de índole esotérico. Por consiguiente, a menudo se trata del peyotero que consume la mayor cantidad de peyote, cuya ingesta permite recibir “los mensajes de nuestros antepasados”. Al participar en la peregrinación en marzo de 2000, fui testigo asombrada al observar a este personaje en su recitación a toda velocidad de lo que parecía una letanía durante la noche anterior a la recolección del peyote, cerca del sitio de Kauyumari Muyewe, morada del ancestro depositario de los conocimientos chamánicos.

    11 Hoy en día, las cuerdas utilizadas para “amarrar” a los peyoteros aún son elaboradas con fibras vegetales naturales, a diferencia de las que se emplean en otras fiestas organizadas por las autoridades civiles y religiosas de la comunidad. Estas últimas son fabricadas industrialmente, al igual que las que se usaban en el pasado para cazar el venado y hasta el presente para conducir el ganado.

    12 Cf. por ejemplo http://art.famsf.org/ramon-medina-silva/how-one-person-received-huichol-name-74216, consultado el 05/05/2014.

    13 Notemos que este término, que en lenguaje común significa “abuelo-a” y “nieto-a”, en este contexto designa el vínculo que une a cada binomio de peregrinos, estableciendo, así, un parentesco ritual entre ambos.

    14 Al respecto, quisiera expresar mi reconocimiento a la Dra. Danièle Dehouve, quien atrajo mi atención sobre este aspecto cuando le mostré fotografías de este ritual. También le estoy agradecida por haberme recordado la referencia a las medidas en la película de Scott Robinson sobre la peregrinación a Wirikuta. Asimismo, le doy las gracias por haberme invitado a participar en esta publicación.

    15 Tuve la oportunidad de participar en cuatro peregrinaciones a Wirikuta (en 1995, 2000, 2010 y 2012), todas acompañando al grupo del tukipa de Tunuwametɨa. De estos viajes, realicé tres en calidad de peyotera, lo cual me permitió aplicar el método etnográfico de la observación participante.

    16 El maraˀakame (plur. maraˀakate) es a la vez oficiante de las ceremonias tradicionales, curandero y conocedor de la mitología. En ciertos casos, debido a las técnicas que maneja (adivinación, transe, psicopompo, etc.) puede ser considerado como un chamán. Tiene la capacidad de comunicar con los ancestros mediante sus cantos, sueños o visiones, en ocasiones bajo los efecto de plantas psicotrópicas como el peyote.

    17 A manera de ejemplos, podemos mencionar a los cinco colores del maíz —y también del peyote, del venado, de las serpientes, de las águilas y de muchas otras especies vivas—, que a su vez se asocian con las cinco direcciones cardinales, de acuerdo a la distribución de los cinco principales lugares de culto del territorio ritual.

    18 En contraposición a ello, la temporada de lluvias es marcada por el repliegue de los grupos de parentesco extenso dentro de sus rancherías, dispersas por la sierra, donde la principal actividad es la agricultura del maíz. Así, las comunidades huicholas están organizadas según una división de tipo dualista, basada en la alternancia entre la concentración y la dispersión, en este caso acorde al ritmo de las variaciones estacionales, conforme a un modelo similar al de los esquimales, según el análisis de Mauss ([1904-1905] 1950: 389-477).

    Haut de page

    Table des illustrations

    Titre mapa 1 – La zona sagrada de Wirikuta (altiplano potosino)
    Crédits Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2011
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-1.jpg
    Fichier image/jpeg, 424k
    Titre mapa 2 – La región del Gran Nayar (occidente de México) en la que se localizan las comunidades huicholas
    Crédits Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-2.jpg
    Fichier image/jpeg, 276k
    Titre fig. 1 – Centro ceremonial tukipa de Tierra Morada (comunidad de Wautɨa, San Sebastián Teponahuastlán)
    Crédits Fotografía A. Gutiérrez del Ángel, 1996
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-3.jpg
    Fichier image/jpeg, 332k
    Titre fig. 2 – Esquemas representando el árbol cósmico Tamoanchan
    Crédits Según López-Austin, 1994: 225 (a), 92 (b)
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-4.jpg
    Fichier image/jpeg, 172k
    Titre fig. 3 – Encargados del centro ceremonial “amarrando” a los peyoteros antes de salir a Wirikuta desde Tateikie (San Andrés Cohamiata)
    Crédits Fotografías J. Cabrera, marzo 2010; O. Kindl, marzo 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-5.jpg
    Fichier image/jpeg, 176k
    Titre mapa 3 – Los principales lugares de culto visitados por los huicholes y su concepción de la organización del espacio en quincunce
    Crédits Concepción O. Kindl; realización B. C. Lugo Martínez, 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-6.jpg
    Fichier image/jpeg, 448k
    Titre fig. 4 – Confección, por parte del nauxa, del cordelillo usado para amarrar a los peyoteros
    Crédits Fotografías O. Kindl, marzo de 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-7.jpg
    Fichier image/jpeg, 288k
    Titre fig. 5 – Flecha llevando un nierika en forma de trampa para cazar el venado
    Crédits Según Lumholtz, 1900: 95
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-8.jpg
    Fichier image/jpeg, 24k
    Titre fig. 6 – Nierika circular hecho con hilos de color, atado a una flecha votiva y transportada en el morral de un peyotero durante la peregrinación a Wirikuta
    Crédits Fotografía O. Kindl, marzo de 2010
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-9.jpg
    Fichier image/jpeg, 28k
    Titre fig. 7 – Varas de mando del ˀɨrɨkwekame con la cuerda enrollada que los jicareros del centro ceremonial de Tunuwametɨa llevan consigo durante la peregrinación a Wirikuta
    Crédits Fotografías J. Cabrera, marzo de 2010; O. Kindl, marzo de 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-10.jpg
    Fichier image/jpeg, 264k
    Titre fig. 8 – Mediciones longitudinales de los peyoteros
    Crédits Fotografías O. Kindl, marzo de 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-11.jpg
    Fichier image/jpeg, 480k
    Titre fig. 9 – Esquema mostrando uno de los procedimientos de desamarrada de los peyoteros durante la fiesta del Peyote
    Crédits Concepción O. Kindl, diario de campo, mayo-junio de 2000; realización E. Hernández Gámez, 2013
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-12.jpg
    Fichier image/jpeg, 120k
    Titre fig. 10 – El nauxa con objetos ceremoniales (vara emplumada, flecha votiva, vara de mando y bastón de la antepasada Takutsi Nakawe)
    Crédits Fotografías de O. Kindl, marzo de 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-13.jpg
    Fichier image/jpeg, 144k
    Titre fig. 11 – Medidas longitudinales hasta las rodillas
    Crédits Fotografía O. Kindl, marzo de 2012
    URL http://journals.openedition.org/ateliers/docannexe/image/9749/img-14.jpg
    Fichier image/jpeg, 424k
    Haut de page

    Pour citer cet article

    Référence électronique

    Olivia Kindl, « El cuerpo y la cuerda », Ateliers d'anthropologie [En ligne], 40 | 2014, mis en ligne le 03 juillet 2014, consulté le 17 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/ateliers/9749 ; DOI : 10.4000/ateliers.9749

    Haut de page

    Auteur

    Olivia Kindl

    Profesora investigadora de tiempo completo, El Colegio de San Luis (México)
    okindl@colsan.edu.mx

    Haut de page

    Droits d’auteur

    Licence Creative Commons
    Ateliers d'anthropologie – Revue éditée par le Laboratoire d'ethnologie et de sociologie comparative  est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

    Haut de page
    • Logo LESC - Laboratoire d’Ethnologie et de Sociologie Comparative
    • Logo Maison René Ginouvès - Archéologie & Ethnologie
    • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
    • OpenEdition Journals