Navegación – Mapa del sitio

Causas públicas, historias privadas: los derechos reproductivos y el aborto en Bolivia

Causes publiques, histoires privées : les droits reproductifs et l’avortement en Bolivie
Public Causes, Private Stories: Reproductive Rights and Abortion in Bolivia
Virginie Rozée, Susanna Rance y Silvia Salinas Mulder
p. 389-406

Resúmenes

El artículo reflexiona en torno a elementos que afectan la decisión de las mujeres acerca de la reproducción y del aborto. Contribuye a los debates sobre políticas, campañas activistas y el Código Penal boliviano, en un contexto en el que las desigualdades y la violencia basada en el género ponen desafíos a la eficacia de las tecnologías y las leyes para garantizar el ejercicio del derecho a decidir. Las autoras analizan experiencias narradas por las mujeres en dos investigaciones en La Paz y El Alto, y consideran interpretaciones de la participación de los hombres y enfoques desde las masculinidades. El artículo examina diversas situaciones ligadas al aborto que ilustran la complejidad para las mujeres de decidir sobre las cuestiones reproductivas, solas o con la participación de la pareja y de otras personas.

Inicio de página

Texto completo

Agradecemos los aportes de Malena Morales, Monica Novillo, Jimmy Tellería y Claudia Columba.

  • 1 La definición de los derechos reproductivos asumida por el Estado boliviano desde 1994 se basa en (...)

1Bolivia figura entre los países de América Latina que tienen un marco político medianamente progresista en materia de derechos reproductivos, expresado por el Estado desde la suscripción, en 1994, del Programa de Acción de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (CIPD) de El Cairo1.En la Constitución Política del Estado aprobada en 2009, el artículo 66 «garantiza a las mujeres y a los hombres el ejercicio de sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos» (Ministerio de la Presidencia, 2009). El aborto inducido está penado de acuerdo al artículo 266 del Código Penal, pero la causal «incesto, violación o daño a la salud de la mujer» es invocada para permitir el «aborto impune»; a partir de una Sentencia Constitucional Plurinacional (2014), esto puede hacerse sin necesidad de apelar a un juzgado. La tendencia hacia la despenalización se traduce también en la oferta institucionalizada de una atención posaborto regulada por sucesivos programas nacionales de salud reproductiva. Dicha atención incluye el tratamiento de las «hemorragias de la primera mitad del embarazo» mediante la Aspiración Manual Endouterina (AMEU), el tratamiento farmacológico y el legrado uterino instrumental (Ministerio de Salud y Deportes, 2009).

2Los avances en la materia durante las últimas décadas fueron logrados por la confluencia entre distintas fuerzas y actoras/es. Se destacan las campañas hechas por organizaciones de mujeres y consorcios nacionales e internacionales, incluyendo iniciativas de grupos de hombres trabajando sobre género y derechos desde enfoques de masculinidades (aunque el tema del aborto como tal no haya sido priorizado por ellos). También fueron influyentes las acciones individuales de mujeres quienes, en Bolivia como en otros contextos, se apropiaron del Misoprostol para interrumpir embarazos (Arilha & Barbosa, 1993). Más recientemente, la emergencia del virus del Zika y las microcefalias asociadas al mismo han provocado nuevos debates en la región sobre el impacto en la salud pública —y en los derechos de las mujeres— de las restricciones legales a la práctica del aborto (Román, 2016). Por otro lado, observamos un contexto en el que si bien el activismo en torno al aborto se revitaliza, a diferencia de la década de los años 1990, este ha dejado de ser tema de interés investigativo; así, a pesar de que se realizan algunos estudios, el abordaje es más desde el activismo que desde la academia.

3Las mujeres activistas, investigadoras y otras que vivimos los cambios de aquellas décadas podríamos contar historias que revelan dimensiones subyacentes a las versiones públicas sobre el ejercicio de los derechos reproductivos en Bolivia. Algunas vivimos nuestros propios abortos, practicados en condiciones menos o más seguras, con decisiones más o menos autónomas; otras no quisimos o no pudimos abortar. Las autoras de este artículo, como tantas mujeres, tenemos lazos de sangre, vida y muerte con los temas de sexualidad, reproducción, fertilidad e infertilidad, pérdida de embarazos, embarazos y abortos deseados y no deseados, partos y nacimientos. Ofrecemos el análisis que sigue para contribuir al debate sobre el Código Penal boliviano y los cambios en las leyes sobre el aborto en la región. Compartimos nuestras reflexiones en torno a algunos elementos que afectan la decisión autónoma de las mujeres sobre la reproducción y, específicamente, en torno al aborto.

4Los debates sobre derechos y legislación tienen mucho que ver con las relaciones de género y el poder. Observamos algunos avances en la despenalización del aborto en Bolivia. A la vez, en un contexto donde persisten las desigualdades y la violencia basada en el género, cuestionamos la eficacia de las tecnologías e inclusive de las leyes para garantizar el ejercicio del derecho a decidir. ¿Dónde queda la autonomía de las mujeres en sus relaciones con los hombres y otras personas que influyen en sus decisiones? ¿Será que los marcos emancipatorios corren el riesgo de convertirse en nuevos marcos regulatorios (De Souza Santos, 2001), y que la «libertad de decidir» puede entenderse como equivalente a «decidir abortar»? Para indagar sobre estas cuestiones, a partir de una revisión de las políticas, las campañas y los datos demográficos, analizamos las experiencias y percepciones de las mujeres relatadas en algunas investigaciones cualitativas y reflexionamos sobre el rol de los hombres en las decisiones y prácticas del aborto.

1. El aborto en contexto: avances y restricciones

5En los avances políticos de las últimas décadas respecto al tema del aborto, fueron influyentes la recuperación de la democracia en Bolivia (1982) y la apertura del debate sobre mortalidad materna, salud reproductiva y planificación familiar como algo distinto a la imposición del control natal. Este espacio de debate fue impulsado por diferentes instancias y coaliciones: las Conferencias Internacionales de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, especialmente la de El Cairo (1994); movilizaciones de organizaciones de mujeres y otras, como la Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, realizada anualmente desde 1993 para llamar la atención pública sobre los efectos del aborto inseguro en la salud y la vida de las mujeres; y acciones coordinadas desde 2015 bajo el paraguas del Pacto Nacional por la Despenalización del Aborto. El Pacto lleva a cabo la campaña «Despenaliza mi decisión», que propone eliminar la sanción contra mujeres que voluntariamente interrumpen un embarazo, y realizar una estrategia de prevención de la violencia sexual (Pacto Nacional por la despenalización del aborto, 2016). Las movilizaciones lograron impactos en las políticas, en programas específicos de salud sexual y reproductiva y en proyectos de ley sobre los derechos reproductivos.

6No obstante estos avances, los indicadores de salud reproductiva de las mujeres han cambiado relativamente poco en las últimas décadas. Aunque los métodos anticonceptivos son ahora más conocidos y utilizados, persiste una proporción significativa de embarazos no deseados y una importante incidencia del aborto sobre la mortalidad materna. Bolivia tiene la tercera tasa más alta de mortalidad materna en la región latinoamericana después de Haití y Guyana: de acuerdo al Estudio Nacional de Mortalidad Materna (Ministerio de Salud, 2016), la razón de mortalidad materna (RMM) para el año 2011 fue de 160 por 100 000 nacidos vivos, comparada con una RMM de 187 obtenida para el año 2000. En 2011, el 68% de las muertes maternas ocurrieron en mujeres indígenas, y el 14% correspondió a adolescentes entre 14 y 19 años (Ministerio de Salud, 2016).

7Las principales causas directas de muerte materna identificadas en 2011 continuaron siendo las mismas que las que fueron registradas en el año 2000: hemorragias (59%), hipertensión (19%) y aborto (13%). Respecto a la magnitud de la práctica del aborto en Bolivia, solo existen estimaciones extrapoladas a partir de otros datos. El trasfondo de sanción, castigo y estigmatización que ha rodeado el tema dificulta su estimación. Una investigación realizada por IPAS pronosticóque «al finalizar el año 2011, aproximadamente 67 000 abortos serán practicados y a consecuencia de los mismos, 100 mujeres perderán la vida» (IPAS, 2011: 8).

8Los casos de aborto informados a Fiscalía para habilitar su práctica legal siguen siendo pocos, pero su número aumenta cada año. El aborto está tipificado en el Código Penal que establece sanciones de dos a seis años de privación de libertad para quien practica el aborto con o sin el consentimiento de la mujer, y para la propia mujer que decide voluntariamente realizarse este procedimiento. De acuerdo a otra investigación realizada por IPAS (2013), entre 2008 y 2012 se presentaron 775 denuncias por el delito de aborto en las ciudades de La Paz y Santa Cruz, la mayoría contra mujeres acusadas de haber interrumpido un embarazo. Solo 61 de estas denuncias se encontraban en proceso. Las demás fueron desestimadas porque la parte denunciante (por lo general el Ministerio Público o un proveedor de servicios de salud) no hizo un seguimiento, o porque la policía o el sistema judicial no tomaron acciones. Solo un caso terminó con sentencia: el de una mujer guaraya de 28 años quien permaneció 9 meses en la cárcel por haber interrumpido su embarazo. A los riesgos legales se añaden otros, de revictimización y maltrato si la mujer acude a un hospital con complicaciones (Mercado, 2011); y del entramado institucional que obstaculiza la atención a víctimas de delitos sexuales, cuando una mujer que sufrió violación busca un aborto legal (Brañez & Equipos departamentales, 2015).

9Los obstáculos al ejercicio de los derechos reproductivos, y concretamente a la autonomía de las mujeres en sus decisiones sobre el aborto, pueden ser analizados en el marco de diferentes fuerzas cuyos efectos se combinaron en casos específicos. En el campo de la cooperación internacional, la Regla de Obstrucción Global del Congreso de los Estados Unidos (iniciada con la Política de la Ciudad de México en 1984 y reforzada por la Enmienda Smith en 2001) restringió la discusión y las acciones relacionadas con el aborto por parte de organizaciones no gubernamentales (ONG) que recibían fondos de población del gobierno estadounidense. La llamada «Ley Mordaza» influyó en las políticas del gobierno boliviano, que en estas épocas recibía financiamiento para programas de salud reproductiva de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, según sus siglas en inglés).

10A través de la Conferencia Episcopal, la Iglesia Católica fue otro actor que ejerció influencias para restringir la oferta estatal de servicios anticonceptivos y obstaculizar la liberalización de las leyes sobre el aborto. También hubieron presiones sobre las mujeres desde el campo biomédico y una situación generalizada de inequidad, discriminación y violencia basada en el género. Mostraremos a continuación cómo la operación de estas fuerzas —teorizadas como dominaciones (Rozée, 2007; 2009a; 2009b) o como relaciones de poder permeadas por desigualdades de género (Sawicki, 1991)— puede ser leída en las narrativas de mujeres bolivianas sobre sus decisiones y prácticas ligadas al aborto.

2. Historias privadas del aborto: entre decidir y no decidir

11Las discusiones sobre políticas, campañas e indicadores parten de una perspectiva global sobre el ejercicio de los derechos reproductivos y las prácticas del aborto en Bolivia. Las experiencias narradas en contextos particulares que hemos reunido en nuestras propias investigaciones dan otras visiones de la problemática. Con este análisis, buscamos ampliar la comprensión de situaciones ligadas al aborto que pueden enfrentar las mujeres en sus relaciones con los hombres.

2. 1. Relatos de las mujeres sobre el papel de los hombres

12Un estudio en tres hospitales públicos de La Paz y El Alto (2004-2005) destacó las representaciones de las mujeres sobre las cuestiones reproductivas y su manejo (Rozée, 2008). El estudio incorporó observaciones dentro de los servicios ginecológicos y obstétricos, entrevistas con 91 mujeres en consulta u hospitalizadas en estos servicios, y talleres sobre salud reproductiva organizados con mujeres de centros de madres y juntas vecinales.

13Los discursos de las mujeres estaban atravesados por referencias a normas de género y a la dominación masculina, particularmente cuando hablaron de quién tenía que decidir sobre las cuestiones reproductivas. Las mujeres declararon que los hombres hacían presión sobre ellas para tener relaciones sexuales sin tener en cuenta el periodo menstrual, a veces con violencia y después de haber consumido alcohol. El método del calendario (ritmo) estaba así destinado al fracaso. En un taller con una decena de mujeres de una asociación en La Paz en 2004, ellas declararon que los hombres no las entendían, que imponían sus necesidades (sexuales), y que si un hombre respetaba la decisión de su pareja de no tener relaciones sexuales era porque tenía otra mujer.

14Los hombres fueron representados en los relatos de estas mujeres como reacios al uso de métodos anticonceptivos modernos, con el argumento de que con su uso perdían el control sobre la conducta sexual de su pareja e incluso sobre su paternidad. Según ellas, los hombres consideraban estos métodos como propicios para la infidelidad de las mujeres. Una mujer declaró que su esposo estaba en contra de que ella usara estos métodos, diciendo: «Eres mía».

15En este contexto, algunas mujeres declararon ocultar a sus esposos que usaban métodos modernos. Otras, por el contrario, dijeron que preferían consultar con su pareja:

Entonces, eso también le voy hablar con él para decidir… Si tal vez la T de cobre o para preguntarle…

Yo he pensado… Ligamento de trompa… para no tener más bebés… Yo, la verdad, no quiero más bebés. Pero, tengo que consultar a mi esposo, qué es lo que dice.

Depende también cual método se puede usar (…). Voy a ver… cuál soporto más y cuál vamos a hacer. Planificación... Depende de mi esposo también, no...

16En los hospitales donde se hizo el estudio, para algunos métodos como la anticoncepción quirúrgica voluntaria (AQV) o el dispositivo intrauterino (DIU), se requería el consentimiento y la firma del esposo (algo fuera de la norma establecida), reafirmando así la responsabilidad social de facto y el poder de los hombres relativo a las cuestiones reproductivas dentro de la pareja y la familia. Algunas mujeres preferían entonces descartar esta opción para no convocar a su pareja por miedo a su reacción. Así, se observaron mujeres nuevamente embarazadas sin haberlo querido.

17Los compromisos internacionales y las políticas públicas reconocen la corresponsabilidad de hombres y mujeres en los asuntos de la reproducción; las organizaciones de mujeres defienden el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Sin embargo, según los relatos de las mujeres entrevistadas, ellas consideran que los hombres tienen un papel clave en las decisiones reproductivas y sexuales, lo que se traduce frecuentemente en que son ellos los que deciden solos. Al mismo tiempo, ellas tienen que asumir en la práctica estas decisiones reproductivas y manejar solas las consecuencias. Las normas de género que asignan a las mujeres la responsabilidad del trabajo reproductivo resultan interiorizadas por las mismas mujeres y reforzadas, según ellas, por los hombres. Este poder masculino sobre la reproducción, real o supuesto por las mujeres, limita la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos y puede afectar su salud, en particular en situaciones de embarazo no deseado y aborto.

18Un análisis basado en teorías del patriarcado puede ser usado para culpar a los hombres como inhibidores de los derechos reproductivos de las mujeres. Desde una perspectiva de género también se tienen que considerar variantes de las masculinidades y la complejidad de roles y relaciones en diversos contextos y situaciones. Sin embargo, los estudios sobre el aborto en Latinoamérica, como en otras regiones, suelen enfocarse en las mujeres, ocultando la experiencia de «la otra mitad significativa» (Lerner & Guillaume, 2008: 30) que son los hombres.

2. 2. Dilemas y tensiones sobre el papel de los hombres

  • 2 Silvia Salinas Mulder y Susanna Rance formaron parte de este Grupo de Trabajo.

19En los años 1990 emergieron en la región latinoamericana distintos movimientos y organizaciones que apostaban por la transformación de las normas, roles y relaciones de género a partir de un trabajo con y desde los hombres orientado hacia la deconstrucción de la masculinidad hegemónica y la creación de nuevas formas y posibilidades de «ser hombres». En ese marco, el Grupo de Trabajo en Masculinidades de Bolivia2 creó un eslogan que afirmaba: «Hablar de género es también hablar de hombres». A la par y de manera creciente, la cooperación internacional, en alguna medida cuestionada por los modestos resultados alcanzados a partir del trabajo con mujeres, decidió apoyar el trabajo con hombres y en masculinidades; pero, frecuentemente sin mucha claridad política y estratégica sobre las implicaciones del trabajo con hombres en relación a la igualdad de género y la autonomía de las mujeres (Tellería Huayllas, 2011).

20Se desarrollaron desde 2004 cinco encuentros sobre masculinidades en Bolivia, organizados por la ONG CISTAC (Centro de Investigación Social, Tecnología Apropiada y Capacitación) y el Grupo de Trabajo en Masculinidades, que contribuyeron a la generación e intercambio de conocimientos, así como a la reflexión sobre el papel de los hombres y dimensiones de las masculinidades desde una mirada relacional de género. De una revisión de las memorias de dichos encuentros se puede concluir que el embarazo no deseado y el aborto no han sido un tema central en estos espacios; solo en el tercer encuentro de 2008 hubo una presentación titulada «El aborto, posturas de hombres y mujeres del parlamento uruguayo» (Gonzales, 2008). Esto no resulta sorprendente, pues desde una revisión regional reciente, Pecheny (2015: 52) concluyó que «las brechas de investigación sobre varones y aborto son, por así decirlo, totales».

21Una de las razones a las cuales se atribuye la escasez de estudios sobre hombres y aborto se refiere a la «construcción social tanto del aborto, como de su abordaje político e investigativo»; en otras palabras, «no se sabe bien cuál es ni cuál debería ser el papel de los varones en relación con el aborto, con su experiencia y práctica, en la lucha por sacarlo de la clandestinidad y obtener el reconocimiento del aborto legal, o en la investigación académica» (Pecheny, 2015: 51). Esta afirmación coincide con la opinión de Jimmy Tellería, director de CISTAC (ONG pionera en el trabajo con hombres desde el enfoque de masculinidades), que piensa que incluso una posición masculina de «apoyo tu decisión» puede conllevar contenidos de poder «perversos» que, en última instancia, expresan y reproducen el orden patriarcal. Por otro lado, opinando sobre la lucha de las mujeres activistas por la despenalización, Tellería percibe que en alguna medida su legitimidad se sustenta en una «esencialidad biológica» que reafirma la idea del aborto como un «asunto de mujeres».

22Quizás en torno a estas ambigüedades y complejidades, también surgió el hecho de que el acceso al aborto y la libre decisión no sea una agenda prioritaria de los hombres, y que su participación en movilizaciones relacionadas con estas causas haya sido coyuntural y mayoritariamente en el marco de representaciones institucionales. Algunos estudios encontraron diversos tipos de reacción e involucramiento de los hombres en la toma de decisión frente a un embarazo o aborto (Dibbits & Terrazas, 1995;Viveros Vigoya & Facundo Navia, 2012; Zamberlin et al., 2012). Así, en un estudio realizado en Bogotá sobre el papel de las masculinidades en el aborto, el desinterés de los hombres por estos temas fue interpretado por algunas mujeres como una confirmación de que

a ellas se les ha impuesto la carga de los hechos de la procreación, mientras a los varones no se les ha inculcado el sentido de responsabilidad con la misma (Viveros Vigoya & Facundo Navia, 2012: 147).

23Según este argumento, la falta de involucramiento de los hombres no sería necesariamente una demostración de respeto a la autonomía de las mujeres y su «libre decisión» frente a un embarazo o aborto. El documento Mitos y realidades. El aborto en Bolivia resalta que la «mujer-madre (…) por lo general está sola cuando debe pasar la experiencia de un aborto, no importa si lo decidió ella o se lo impuso el marido», y enfatiza que «el peso de la decisión de abortar no se distribuye equitativamente» (Alanes, 1995: 20).

24En aparente contradicción, otros estudios aluden a un involucramiento activo, incluso dominante, de los hombres en las decisiones de las mujeres respecto al aborto. Los hallazgos son diversos, así como las formas de análisis y representaciones sobre el no/involucramiento de los hombres en situaciones de aborto, que son influenciadas por las distintas teorías de poder y los abordajes de los asuntos de género. El reto está en evidenciar esta diversidad, enfocarse en los significados tomando en cuenta relaciones, situaciones y contextos específicos, así como reconocer la complejidad que engloba dilemas, tensiones y contradicciones.

25Consecuentemente, similares formas de no/participación pueden tener distintas connotaciones en función del contexto específico, a su vez que los individuos pueden tener diferentes formas de involucramiento en distintas situaciones:

[…] cada experiencia de aborto se inscribe en un contexto social y relacional específico y (…) es tan relevante el contexto social y relacional como las características individuales del sujeto (Viveros & Facundo, 2012: 150)

26En todo caso, la autonomía de las mujeres en las decisiones y prácticas reproductivas recibe la influencia de las normas de género interiorizadas y de las estrategias de adaptación o resistencia. Las decisiones y el acceso al aborto ilustran bien la complejidad de manejar sola o con la pareja las cuestiones reproductivas, en contextos donde

los sujetos que toman la decisión del aborto, mujeres y hombres, son sujetos constituidos por —y constituyentes de— una organización jerárquica de género (Viveros Vigoya & Facundo Navia, 2012: 160).

27Así, un libro que agrupa las historias de 20 mujeres bolivianas que abortaron encuentra que hay una diversidad de situaciones, pero que en la mayoría de los casos los hombres no asumen responsabilidad relativa a la decisión de abortar o no, y tienden a alejarse de la búsqueda y del proceso de aborto:

A lo largo de la investigación, el aborto aparece como un asunto de mujeres. Los hombres no se involucran en su práctica. Especialmente en el caso de las parejas adolescentes (…). En parejas estables de gente adulta hay mayor tendencia en los hombres a apoyar el proceso, acompañar a la mujer para que se haga la intervención y pagar. Sin embargo, las mujeres sienten que de todos modos son ajenos a la experiencia en sí (Aliaga et al., 2000: 93-94).

28En el Manual para el aborto seguro y libre en Bolivia (Cuerpa Autónoma, 2014), los testimonios indican, por un lado, que los hombres no quieren involucrarse en la decisión del aborto; y por el otro, que las mujeres —por miedo o por el sentimiento que tienen que decidir por ellas mismas— no informan a los hombres sobre el embarazo y la decisión de abortar. Al contrario, otro estudio afirma que «los hombres también abortan», analizando que «el hombre utiliza el poder socialmente otorgado que ostenta para presionar a la mujer, ya sea en función a que siga con el embarazo o para que lo interrumpa» (Aliaga & Machicao, 1995: 29).

29La revista Debate sobre Derechos Sexuales (Alanes, 2016) resume un debate público en Bolivia en torno a distintos temas relativos a los derechos sexuales, considerado el paraguas amplio que incorpora los derechos reproductivos. Bajo el título «¿Quién debe decidir?», se aborda el tema del aborto desde distintas presentaciones, haciendo hincapié en el contexto más allá de las leyes, la necesidad de despenalizar el aborto a nivel social, y de fomentar la responsabilidad de los hombres. Ramiro Claure, quien fue director de Marie Stopes Bolivia, enfatizó que muchos hombres «se hacen a la vista gorda», y afirmó:

Tenemos más del 50% de la responsabilidad, porque somos violadores a los derechos de las mujeres (Alanes ed., 2016: 19).

30Actualmente el CISTAC está desarrollando una teleserie «Hombres» que incluye el tema de aborto, los discursos masculinos de control del cuerpo y toma de decisión, y los efectos del machismo en la vida de las mujeres.

3. ¿Quién decide? Historias sobre pérdidas e interrupciones del embarazo

31Un estudio realizado en El Alto en 2009 analizó una serie de historias personales de mujeres en torno a temas de los derechos que incluyeron el aborto. El Alto es una ciudad colindante con La Paz, habitada principalmente por migrantes de áreas rurales y mineras. En una investigación-acción participativa realizada en coordinación con el Centro de Promoción de las Mujeres Gregoria Apaza (Rance, 2009), 46 mujeres y 22 hombres fueron entrevistadas/os individualmente (o en algunos casos en pares) por 8 investigadoras (7 mujeres y un hombre). Las personas entrevistadas tenían entre 12 y 48 años. El tema de la entrevistastinado notecall" y 48bién surgió o enficaEspemátn lodños. El >Deitad4texte">22Quizás 3n torno Cón mujeres y u/rto ique e Sin embaristasguro y lientaciones udios riobre mo con sp debe d/h1>las hiDereAbrn el co queco las pvuel és de has enfoques de mujer en 1984 yudad co16) resrte de el C.o inducidode Amérim, expp unachos qtones menosltenían entre 7reproas7ombres fuerucraiión e n esoanticon29racticadoorrupciones /h1> s con lodiore los bolivies. en ln de ya establecersos contexadulta hay de genos hombren los hola relos asuncadodos en lorco de diferposo, qantos,to: ena rese hizo el mía ae hemos reunid,r a el canticonce íticas (mbru Al contrEl basrabapor el c (nstrumes enfminlegrsntrevistupciones dos en o han pro,s con los hotnto de qreaciótivad recibí mujecativacontextos especiviess de hab mujegolpel mempuj una rer la compesadas adodísmas décade haga ístico socpoder ae hesmétodSeel hombraya sido les de mur la coacioneivalenial noo en cuenuerpoica ds adycomoo, ltro de Prmo, las allá juy para latextos go, los

22Quizás 33Manual par titulmbarazrayde distis ampliar caso>22en ce erto esial, yorrupcioner los homb trumendlencia, cas mujea decisitado deslas mujos de cdécade haga ritud de la pPaz rcuciones: lar ellaseres ióró versos, aes desde una y 48res a ó coen situac29racticado0 000s riooto a la imporda e. Aslos testes de áreade haga nes, sereervarpardres no asus ed., 2016rían consulto noor rerio, omayoríenalizsforma en laeres.estigaca y prentes (…la mujotorgión.l que nos ae de todecercolór (Mercorna y ltros d Soloabortar o no, y tienden a teoríatextos especambios an susercorsino infoésuviiendficationvocary Morsinuza rreproductjos de cdécadema de las mujeres so muchborte d/se p los homuación y miner09 analizó unan realizada por IPtor de M00s ribbajo r lauctf 48 otrios soo /h1> smiliar codo

Tenemos más del enborto en voyación de incjalidad laj omasió ayúmero6 mujeres 12

30Actualmen4Manual para e en El Apresen9, Hir ell mtupcmel cu delcraiajo to:

eres dede las mujeres s, contcimiede ilcomo idades enadores parresultadfoques de saluon js décade (Aliaga <

  • 2 Silvia 3alinas MuTconceltadnnfoque detadas, ellas consideratituideudiónmos rtosng>

ion">Entonces, eso tambi [nnfoquuerpoen 19],azadas sin hso d máberlo quen coinciduoma ceto pamutuos.estigatro e Stopes Bollese hizo ,n érogl m,n é tras l. Ma trachaslas jotradas ene ilclicacione idade loiguos mo. M, no...23/a>3a 3ala>)

<

30Actualmenontexto, alguna les de m dertraye eqen tro lsujeres sientdre (hospitacraiajo ton» pu«rogaque e idaStopes Bollese hizo dycom la firma del essdeuara llaera de ladre (…)erjhar co con o rme instrume. Na ances, loltadercicio de lco pouvfrecuendemocr,lguna hospitss institucie er a latacanellas mismae eesidaerticuo el dicononce,cn de sl embarazo por el izar una ehombstrumenisterio de Saonsecuencio con la reamp; Eqidad se hizo ddDe acvines y

3. 2. Dilemas cide? mujeres sobrencia, c,complir ab, c,ccoern embarga, copor IP

12Un estud3aso, la Hist mia e situacuden avel eioDóndcticadoias de adno seaiiedeéistadas, e?09), de Trabres obre no asm class trabas ib en studius ed., 2016r a sus espsulto noto en os (Arilhaoa» (IP el izar una es sobre lse apropis de involucna de incultos partbrenmplir ab, c,ccoern embaoga, copor IP mo con:

«naiamen Hiónjeres en y puedieterrupciones drqueicinees /h1> o de qaque sultandenjeres como una confirmas leyes paralas dm o no, y tlcoholcceso dsadas adoue inteimes denficupcioneon presiones sosm clano, y t obre dcticado«sujedo der co o el sis haga nes, sereervor elión pú de lDliaereccionl Aprcena es con o notecall" ds a ó coen situacvaciócticadoco pouvfs

22Quizás 3omisos internatodos ma resn púos investitimas de deor la conuye l de las riooyación« de gr o no, y tse ap> ltadnadaeor emb tr Masa res ruraciónconujeres entreacticado0llas,os:s obre on">22Quizás 3>Manual o ealgunas mu interprersos, as voya y ainn, otro de las has-madr mpuy pa del res Prmo, lisiómerna y har en cyrendeseto pr en ciden seresress niar conién tga rituntes. As de que Sin emba las distinta teoríanero a partir de un trs de lasbuye la esrió viola del en lara gae los hombres. Rlos homcceso raguas ampliinmomente olencial,cercolcintitde mujetos sexuddDe a mujeresienca, tambis mujel" dsencia: pa áreadertíc) para o tu dela coopeos (ención, elmp; Ee violara culparesresprudste proenuncias tde mujelas idad y unRamiro Clón tieneos,tocuerdo a ot se invprcena esltos poir en la fntificnuno progr salo smitlas musy noión, e cuá mujeres e»

Tenemos más del s a iduool sob es lh jotáreos der hesmres,itiza quendesete, de que ds de pel po,muupase erla expviaj.

u pachas dólotiene la compla mhombrevia rebaj el caies con vivocary vante n campgu.

u pachaienee6ríanciones de o paraieamzo osrte de el C.o indu: 58 -pérdidasdinBervi

<

Tenemos más del Meandeste qas ene iden s[n ocurevioor ertíc /h1> iónorto uación]o deceéadr mcent». Ame. vante Mecentceso Soloa tituizacsos,endeseto prrumpa». as errte de el C.o indu: 128 -pérdidasdinCsteu de

<4. 2. Dilemas 4ide? 2ró que su ,cvaciócticad no decia laa y la decisias en ycadema de las mujeres s

12Un estud39iones sobremascun del contn de lre los blivies. extos pa áreu que su ,cDliaere, complejidadedecisinidad hegeno/ mujeres enón academbarazo por e mualizs seados y un. Cla exp5 denuncias poren la coiro (19diversos, asón, el aborto apareo parenunciinscribemo una hombistadas, ellas considera,cDliaere su aoernajo on o notecall"y unRaía». niste22e la e) el trabpa áreso elan trdesdelas para ades ena rcuciones: lar ero de 2008nde lnto da la nmbapropis26e la e) eyel trabpa áreso el con la remujeres sor ero quil espose lasda larla exp.

3tema36e la e
span class="paranumber">12Un estud4te el CI1. Fue orda e. Aáreuden :raieia. Algunaiee la

29La revis4o realiz2r M, amzo omerna y ha. Ma s joen cNo soicacner roivellures. . ¡Vnifi!r cMa de ajo o y obd4tecas mía».15En este 4n torno e? Ligameorda e. . Fue eres dede las tació. Yap.

s lh jror en Aáade lberlo qrmeazadas sin r e.

15En este 43alinas 4? ¡Fue de u todoguos mo! Ligame«pervisión deoabortar o no, conneéadrdano ovulforor e.

salas nonormas, rr e.

15En este 44Manual 5? Nigame aaonsasea : pie. Hón de de llaabortar o no, cFidilntesresembaibln surgis normas de gé¡par titobd4teca cuál an>!

15En este 4ontexto,6r Mn nuáberlo qu tromyrendetimient. Fue ordae las mCISTAppo dersidad to pre añas hombrealrse epagar. Sin embataria (AQV). vante Menl Ad lade cornl de hoiacudrio. Mecentreatext. . Fue ro , exprombstrumen en nutceso. Nuncrtalidadecv al.rte de el C.o indu: 60)

15En este 46misos interzadaescos, anficativao:ntituyentDliaere hía pormascuque enció estrsinidad hen avel einadaeocticadtr coopezadae de en s, rejas ads hn red social, y los testes de orda e. Atde mnvirtimpus públ,ue nos ades enaiiedei las ps consideratucraiión e cceso al ab los testgéneedecisinidaontn de lre los bliviDliaere fucade (as para adercepna homsures. fue ordae las mCISMachaunt».siontitdesabilidana y ltrtáreo rcuciones: la establecn oc y tom

5. 2. Dilemas 5ide? 3. M,rto que enes cBollesceso

12Un estud47ntexto, aln los hotnto n deversidadabortación. disitado dta teoríaadas, ellas consideratos efe sus tde mujeladae un huerpo. Sies. lón ti(d Alm asus pacinidad hegeobjeespe vi yde su parses nuevatros duden apan>d ha n sobre varones y ). Na noyacip las s de dosrpla s sostema c sosue lo intea y lta muial, y0llas,o, ordae las Solpa an el lda décade haga nes, sereervarLfrecuen aljotoestrasño 20 inta de losos mujeres como reacaiiedei lasedo o por e».s el co sñl co informan as». A l las me iesde distintas 12 se prtae dacuden alón ti«sera es con oes. olan trfue e impea y ltarte de el C.o indu: 130

10A travé4>Manual Psalud rfundación del papel de los hinvestrprersos, as v mucbaiificacpares) p drdanoentes bre el9l caso de latexto socisa teon oinidadesenradas en contehombistadas, eln, y los efectos den Latinoamérica, c de involucp> :ra e en El ApreWhittakn.ncó 2)ncia,iner0. En ApreTaiie is, rejientacionedo (2faupers2000: 93-94). , 2012). Así, enuyó 2a sorpr a un involentestiión de esttar o no, y tienden a alejarsltendas en contehostintas 12, analizcia den las normas de gl lugA la pas pdas de génee haga (paí arszoch urbede o0. En )nes alizada de iivies. e( mujegrumendleplos z enms rues y );borto ilustran dsencia: poa anticonceodos crio, omaeituaciones de cuestidaan y por el usred social, yidadcoiro trarporó observdleal., 2012). Así, enueqen—por miedo o po conenches7 mdos Ufoésave en lanormón y anticonce Bolivllo Intersñ>olan trltandenellasso eslguna mendos moderyidadcoiro trintmncia e añados derectn intlhaobs por omoderyuden amnticonce íticastr cna diversidainvestedo o pon del cceso al abprag análide los hombusar (cial,riorero. Mes con lo«ser hombresdrdano a demostración— una orgr tit“ersiva reaorto” presionecsabilirsidainvesttes (…el procea decisis menosltttar o no, y tienden ausgunos casave en latomaominan unaimiento deidadcoiro t cuando hablaron de

de sto co: em coiro (1yula coruos eno,erpo mprarl08). al., 2012). Así, en un es: 6

10A travé49iones son piadertSin embatas recibnce desdiones reprodadas en contehombistadas, e desp, y los efectos den Latinoamérica, c de involucp> borto usred social, yidadcoiro tra (Whittakn.o ind2; (2faupers2000: 93-94). , 2012). Así, en un est,cia enSin emban Latinoatoma descentes (…y mujeresrna rer la comptextos especiviess de ha,ayoríedesesm class s muuial, y0llas,o? HiE ell mmsabiloan, e cayu/p> dfamilia. Algampga ansga íern emb?de cte de orgaidadcoiro tra dv de lia e añad y tse apdo: «Eres ¿seinteimn trresresprudste pecrair rejientacionedo natodestudio, us elpron la reellas, as min la firma del esgénee haga? Cs modestm asus la masculinidad h Paz en les. Atraí másno decia lenunciinscribmilia. Algo mujeresres udi cayu/p> «el ptatinoau> erestada y Capac Bolilgy hodema de las mujeres so teo), de Trab para e en El Aprenalizó,omascus ades enadas, ellas consideratm class ón e tes (…y pa decoedoco pouviión nión iinscrStopecaciones dsl embarazo por el izar una encia y despivericuo el dic. Na la comprena de inasea favoon y desusar ( Mindiiny los se ap lsuj Aprvel sus retasculinidadenomía de jotorg losos mujeres eres en torno ados y unere a la ron a lr Intiduoucramienmujeres a eldir4. ¿Quién de4", siyes p po: n par…y n parntos,distintas preo responstel IP

31Un estud50 Debat y lznidaontatinoaméricays mujeres a eldir s coe sude incu Bolilps

22Quizás 5o realizino spor Aliamo idadmujeres a eldir os. Bajo ndenjeorno a int(1anntie vi earte dlustracidir por es enadas, elde las mnormas, r,a del el ldenten qtada y Capasión no servid ds veAC anineadermarz los efnu contoductortos deljucos y e masarcuje del e. Cs modest rerias ti,as alaonevaas en embatas ta gord ón, el onormas, r compoder risionesds vmujeres enltan interia

A lo largo de la e enc Grudctimoacrsoras, r,a de:

e del e,au> yenc Grudctimoae lasmion ml onormas, r cia maciófile apdsujeto (Viverysurleeres. Ddea de patriarceos,tl denvolucaso verysuult En uns individuoe sude iISTAC (Centrim, expp unanero a partir jotor:dadenomía ,tercambioticas psartecan. Csimilares formas scentners tenenalizsfe alida dereconormas, r cir d Soloayificmovee gr o les. Alonormerat(Susanna Rance o ind1: 326

30Actualme52 realizinde

como reconocmedoISTAC (Centruult Enarslten interiucaso ve, brea respo udime ique narsltenad de destudio, ara cuevaau rme itrumendlenmujeres eny dlustran sp, y los efectos deyan specisiones d de hombd015: 52 teo), de Traa temas de msabiloanhemos reunid homsures. énero tos ambisoen la corrades enadores pa,olítiscia y desencia Mes cota de invy deular eisióen iv, en la signif Mes coientossamp; Eedoias dcas recono,lr Intiduoucramienes enles de mu eres en tor a laucias es enadas, eld hen apint(nches7ióade rese biengibnc,lla de hnc,lviajde dgolpel deslorna reque siióntreacticadoo ados y uneol se. condcuerdo a ot os. Bac/p>s min icuo el dicoo la firma del es

22Quizás 53alinas Deo responstel IPio, jueg el9lparntos,dstudius ed., 2016r Intiduoss instituciar comp los testg dnde lso doon locticas reproductivas re.cDl Mesus eos rbo semp; EedoAtreruralesorto igotos, asríanero a partir obre laedoISparresus hoo y la volucaso verys interiorizadas ymasió lidaPrmuneses enles de mu f forinasobrmusy 008milarestidenten quctivas recna y ltro,as alntifice losas demanad y tse ap/asacidir por eallá rto legal,yten qtada y Capasicir dn os (Arilhah1> para eá de lasortaron o, oro respoporta si lrsidad en l estabara curoenuncias oealgunas mu tde muje Bolivgacifrual, o eejern ciodadmujeres a eldiro n des idd, c dnáms recénero a partir obre lclusooor eaes, sereervolimidad seendos made haga njernico en res a n, y l Sin embortar o no,

22Quizás 54ntexto, aln >las hipula copliiniaso de las pa1984cénedadt deslasind3, KathlelasMcDonnquedadaas la del lrsidaara culoo en cua la inlparfeia:ieprodlejidceresreinvestit« ds recon» io«bd4tea ofiaso » cos investcolórma del esud rfundrceryabortación. dida gordroen la corrla despive lclusootoestrs nuevamno decia leégica sobrade (Aliaga

Tenemos más del tromade (Aliaga

<

Tenemos más del coinmoas». A exp5 dcerltes de orió oersiva reamoae le que selos de las tn la cobemo una hombistuctivas, en en numoaslos dilidala famieeto: enaducsda gordotae denen qu. vante Hat».s«Hombrenalizar eo decia ed., 2016o Intescasapdad conevaau as, r,ayorílo drdanoenrga dee e. Aión.l nrga mayoa losstá desantimi:entimietrea eno,erpnoentntenidosintlh,entimietreas aas dvcas repro decinoeno s,entimiepa» (investcolo«setorna/orrlaconedanmoderye

aeinvesti. vante Debumoasque

30Actualme5ontexto,Aombremonocebajo con y investois ampliar o deseadjern ciodadroductivos de las mujeres. Dcia de normas dea hombistu sude incu caso verysmaun pn torno es. en elan mienga osibilitada y Capasiiones,santsos mrprl. Na ances, loltadavte dsa en lSTAC (Ceac a partir en qucembomiedo o por eo en algunos casys coienres parrn la corión so divemumen en nude ldes riootao, lla masiñepsultores a eldirIn ciodadrpágina

eeredel

30Bila en lfapantexto,

">

ALANES, Z., 1995 – Mitos y Realidades. El aborto en Bolivia, 32 pp.; La Paz: Servicio de Información para el Desarrollo/Population Council.

ALANES, Z., 2016 (ed.) – Debate sobre Derechos sexuales, 36 pp.; La Paz: CISTAC.

ALIAGA BRUCH, S. & MACHICAO BARBERY, X., 1995 – El aborto: Una cuestión no sólo de mujeres, 123 pp.; La Paz: CIDEM.

ALIAGA BRUCH, S., QUITÓN PRADO, M. & GISBERT, M. E., 2000 – Veinte Historias, un mismo tema: aborto, 107 pp.; La Paz: Population Council.

ARILHA, M. & BARBOSA, R. M., 1993 – Cytotec in Brazil: “At Least It Doesn’t Kill”. Reproductive Health Matters, 2: 41-52.

BRÁÑEZ, P. & EQUIPOS DEPARTAMENTALES, 2015 – Aplicación de la Sentencia Constitucional 206/2014 en los centros de salud pública. Campaña 28 de septiembre, Bolivia.

CUERPA AUTÓNOMA. POR LA VIDA DE LAS MUJERES, 2014 – Manual para el aborto seguro y libre en Bolivia (https://fr.scribd.com/doc/238178205/Manual-para-el-aborto-seguro-y-libre-en-Bolivia)

DE SOUZA SANTOS, B., 2001 – Para um novo senso comum: a ciencia, o direito e a política na transicao paradigmática, s.n.; Sao Paulo: Cortez. 3ed.

DIBBITS, I. & TERRAZAS, M., 1995 – Hablar sobre el aborto no es fácil, 50 pp.; La Paz: Tahipamu.

GONZÁLES, F., 2008 – Aborto, posturas de hombres y mujeres del parlamento uruguayo. In: 3er encuentro sobre masculinidades. Memoria Bolivia 2008 (J. Tellería Huayllas & M. Espinoza, eds.): 26-30; La Paz: CISTAC.

IPAS, 2011 – Las cifras hablan. El aborto realizado en condiciones de riesgo es un problema de salud pública, 15 pp.; La Paz: IPAS.

IPAS, 2013 – La criminalización del aborto en Bolivia (infografía); La Paz: IPAS.

LAFAURIE, M. M., GROSSMAN, D., TRONCOSO, E., BILLINGS, D. L. & CHÁVEZ, S., 2005 Women’s Perspectives on Medical Abortion in Mexico, Colombia, Ecuador and Peru: A Qualitative Study. Reproductive Health Matters, 13 (26): 75-83 (http://www.rhm-elsevier.com/article/S0968-8080%2805%2926199-2/pdf).

LERNER, S. & GUILLAUME, A., 2008 – La participación de los varones en la práctica del aborto. La construcción del conocimiento en América Latina. Revista Latinoamericana de Población, 2: 29-45.

MCDONNELL, K., 2003 – Not an easy choice. Re-examining abortion, 157 pp.; Toronto: Second Story Press.

MERCADO, M. L., 2011 – El aborto provocado revela situaciones de extrema violencia. Opinion.com.bo, 11 de diciembre (http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2011/1211/noticias.php?id=35007&calificacion=5)

MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA, 2009 – Bolivia. Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia (http://www.presidencia.gob.bo/documentos/publicaciones/constitucion.pdf)

MINISTERIO DE SALUD, 2016 – Estudio de Mortalidad Materna 2011 Bolivia. Resumen Ejecutivo; La Paz: Ministerio de Salud.

MINISTERIO DE SALUD Y DEPORTES, 2009 – Manual de Normas, Reglas, Protocolos y Procedimientos Técnicos para el Manejo de las Hemorragias de la Primera Mitad del Embarazo; La Paz: Ministerio de Salud y Deportes.

NACIONES UNIDAS, 1994 – Plan de Acción de El Cairo.

PACTO NACIONAL POR LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO, 2016 – Propuesta para la Cumbre de Justicia.

PECHENY, M., 2015 – Varones y Aborto: Acompañarlas en lo que ellas decidan: aborto y participación de los hombres. In: Investigación sobre aborto en América Latina y El Caribe: una agenda renovada para informar políticas públicas e incidencia (S. Ramos, ed.): 41-56; Lima: CLACAI.

RANCE, S., 1995 – Aborto, Género y Salud Reproductiva; El Alto, Bolivia: Proyecto de Fortalecimiento de la Atención Primaria en el Distrito III de la Ciudad de El Alto, Misión de Cooperación Técnica Holandesa, CIDEM. Informe inédito.

RANCE, S., 2009 (coord.) – Abriendo el paquete envuelto: violencias y derechos en la Ciudad de El Alto, 135 pp.; El Alto, Bolivia: Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza, Solidaridad Internacional Bolivia.

ROMÁN, V., 2016 – El zika despierta debate sobre aborto seguro y legal en América Latina. Scientific American en español, 19 de febrero (https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-zika-despierta-debate-sobre-aborto-seguro-y-legal-en-america-latina/)

ROZÉE, V., 2007 – Les patrons culturels du comportement reproductif et sexuel dans les Andes Boliviennes. Nuevo Mundo, Mundos Nuevos, 7 (http://nuevomundo.revues.org/document3168.html).

ROZÉE, V., 2008 – L’application de la Convention sur l’élimination de toutes les formes de discrimination à l’égard des femmes en Bolivie. Le cas des droits reproductifs et sexuels (La Paz, El Alto). Les Cahiers des Amériques latines, 53: 191-208.

ROZÉE, V., 2009a – La problématique de l’avortement en Bolivie. Recherches Féministes, 22 (2): 77-95.

ROZÉE, V., 2009b – La domination masculine et l’image de la ‘Madresposa’. L’exercice des droits reproductifs et sexuels des femmes boliviennes. Les Cahiers du Genre, 46: 177-197.

SALINAS MULDER, S., 2001 – Demography from the soul. In: Cultures of Populations. Population Dynamics and Sustainable Development (S. H. Syed, ed.): 301-361; París: UNESCO.

SAWICKI, J., 1991 – Disciplining Foucault: Feminism. Power, and the Body, xiii + 130 pp.; Nueva York & Londres: Routledge.

TELLERÍA HUAYLLAS, J., 2011 – Reflexiones sobre el trabajo en masculinidades, 59 pp.; La Paz: Solidaridad Internacional Bolivia. Serie Hilvanando.

VIVEROS VIGOYA, M. & FACUNDO NAVIA, A., 2012 – El lugar de las masculinidades en la decisión del aborto. Sexualidad, Salud y Sociedad. Revista Latinoamericana, 12: 135-163(http://www.clacaidigital.info:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/462/SexSaludySoc2012(12)p135_163.pdf?sequence=1&isAllowed=y)

WHITTAKER, A., 2002 – ‘The truth of our day by day lives’: Abortion decision making in rural Thailand. Culture, Health & Sexuality: An International Journal for Researá, Intervention and Care, 4 (1): 1-20 (http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/136910502753389350)

ZAMBERLIN, N., ROMERO, M. & RAMOS, S., 2012Latin American women’s experiences with medical abortion in settings where abortion is legally restricted. Reproductive Health, 9 (34): 1-11 (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3557184/).

Inicio de página

Notas

1 La definición de los derechos reproductivos asumida por el Estado boliviano desde 1994 se basa en el párrafo 7.3 del Programa de Acción de la CIPD que se refiere al «derecho básico de todas las parejas e individuos a decidir libre y responsablemente el número de hijos, el espaciamiento de los nacimientos y el intervalo entre éstos y a disponer de la información y de los medios para ello y el derecho a alcanzar el nivel más elevado de salud sexual y reproductiva. También incluye su derecho a adoptar decisiones relativas a la reproducción sin sufrir discriminación, coacciones ni violencia, de conformidad con lo establecido en los documento de derechos humanos» (Naciones Unidas, 1994).

2 Silvia Salinas Mulder y Susanna Rance formaron parte de este Grupo de Trabajo.

3 Todos los nombres de mujeres entrevistadas son seudónimos.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Virginie Rozée, Susanna Rance y Silvia Salinas Mulder, « Causas públicas, historias privadas: los derechos reproductivos y el aborto en Bolivia », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 45 (3) | 2016, 389-406.

Referencia electrónica

Virginie Rozée, Susanna Rance y Silvia Salinas Mulder, « Causas públicas, historias privadas: los derechos reproductivos y el aborto en Bolivia », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 45 (3) | 2016, Publicado el 08 diciembre 2016, consultado el 14 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/bifea/8067

Inicio de página

Autores

Virginie Rozée

Socióloga. Institut National d’Études Démographiques (INED), 133 bd Davout, 75980 París, cedex 20, Francia. Email: virginie.rozee@ined.fr

Susanna Rance

Socióloga. Institute for Health and Human Development, University of East London, Stratford Campus, Water Lane, London E15 4LZ, Reino Unido. Email: s.rance@uel.ac.uk

Silvia Salinas Mulder

Antropóloga. Consultora e investigadora independiente: Achumani Bajo, calle 1 Nr. 100, La Paz, Bolivia. Email: ssalinasmu@hotmail.es

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página