Navigation – Plan du site
Articles

“El ondear del aire”: Juan Ramón Jiménez y la poesía española de posguerra (1939-1960)

Notas de aproximación
Juan José Lanz
p. 473-518

Résumés

Cet article est consacré à la présence centrale de Juan Ramón Jiménez et de son œuvre dans la poésie espagnole d’après-guerre (1939-1960). Cette présence est attestée non seulement par les relations épistolaires qu’il entretient avec de nombreux écrivains mais aussi par la publication constante de ses poèmes dans les revues de la péninsule et par les échos textuels qu’en laissent percevoir les œuvres de divers poètes. Ainsi, les poètes espagnols d’après-guerre entretiennent-ils un dialogue fécond avec la poésie de celui qu’ils prennent pour l’un de leurs principaux maîtres.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 José Hierro, «Juan Ramón, comparado», Ínsula, n° 128-129, julio-agosto de 1957, pág. 11. José Hierr (...)
  • 2 Vid. Lola Galán, «Juan Ramón, Nobel a pesar de España», El País, 18-XI-2007.
  • 3 Ramón de Garciasol, «El Premio Nobel para Juan Ramón Jiménez. Carta abierta a Ricardo Gullón», Ínsu (...)
  • 4 «El Premio Nobel» en Espadaña, n° 33, 1948, pág. 705 de la ed. facsímil.

1«Juan Ramón pertenece al grupo de excepcionales creadores de amplia órbita. Si hay un nombre que represente poéticamente el siglo XX español, ése es el suyo. […] sólo él ha cambiado fundamentalmente la estructura de nuestra lírica contemporánea»1. Así escribía, en el número homenaje que la revista Ínsula dedicaba al poeta moguereño con motivo de la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1956, José Hierro, uno de los poetas más destacados de la posguerra, que había defendido el magisterio de Juan Ramón para su poesía. Hoy sabemos2 que, cuando el comité de los Premios Nobel comenzó a recabar información en 1952 sobre algún candidato español, el nombre de Juan Ramón Jiménez no fue avalado por ningún intelectual español de relieve, y contó como valedor con el apoyo del catedrático de poesía de Oxford C. M. Bowra, que lo consideraba como «el más grande poeta vivo». Pero también es verdad que, al menos desde 19483, un grupo de poetas venía promoviendo la candidatura del andaluz al preciado galardón, aunque, como lamentaba el anónimo editor de Espadaña, «apenas si ha encontrado eco en España la idea de solicitar el Premio Nobel de Literatura para Juan Ramón Jiménez»4.

  • 5 Luis Cernuda, Obra completa, ed. Derek Harris y Luis Maristany, Madrid, Siruela, 1994, vol. II, pág (...)
  • 6 José María Castellet, Veinte años de poesía española (1939-1959), Barcelona, Seix Barral, 1960, 2a (...)
  • 7 Luis Cernuda, Op. cit., vol. III, p. 174. El artículo se publicó por primera vez en el Bulletin of (...)

2Tal como escribía Rafael Alberti, evocando el influjo juanramoniano en los años veinte, «jamás poeta español iba a ser más querido y escuchado por una rutilante generación de poetas». Luis Cernuda, por el contrario, que recuerda cómo, «entre 1917 y 1930, ejerce este poeta una verdadera dictadura en el reducido ambiente literario español», iba a apuntar a la altura de 1957, evocando aquel influjo: «el ambiente y la sociedad española han cambiado, y Jiménez parece sobrevivirse a sí mismo y a su época. La opinión ya no le es favorable»5. Ésa es justamente la opinión que recogería dos años más tarde José María Castellet en el prólogo programático de Veinte años de poesía española (1939-1959), para no incluir en la selección antológica ningún poema del moguereño, «a causa de la pérdida de vigencia histórica de la escasa obra que publicó en los últimos veinte años»6. El propio Cernuda ya había apuntado en 1941, en un artículo publicado en El Hijo Pródigo, «el juicio de la generación actual, menos favorable para la obra de Juan Ramón Jiménez»7. ¿Qué había sucedido en la valoración del poeta de Moguer en ese arco temporal de cuarenta años que se inicia con la publicación del Diario de un poeta reciencasado y concluye con su muerte? ¿Cuál era la verdadera presencia de la poesía de Juan Ramón en los poetas más jóvenes que habían comenzado a escribir tras la guerra civil? ¿Cuál es la relación que establecen las nuevas promociones bajo la España de la dictadura con el poeta exiliado? Porque, pese a opiniones contrarias como la de Cernuda o Castellet, no cabe duda de que buena parte de la mejor poesía de la posguerra española se escribe sobre el papel pautado que traza el poeta moguereño, y muy atenta a los designios que marcan su evolución poética en el exilio.

  • 8 Vid. José Luis García Martín, «Una historia secreta: Juan Ramón Jiménez y la poesía española de pos (...)
  • 9 Fanny Rubio, «Medio siglo de poetas al sol del maestro», El País, sección Libros, n° 14, 27-XII-198 (...)
  • 10 Juan Cano Ballesta, La poesía española entre pureza y revolución (1930-1936), Madrid, Gredos, 1972, (...)
  • 11 Gerardo Diego, «Presencia de Unamuno poeta», Cisneros, n° 7, 1943, pág. 67.
  • 12 José Hierro, «Un Nobel entero para nuestra poesía», La Estafeta Literaria, n° 278, 1963, pág. 4.
  • 13 José Hierro, «Hölderlin», Guardados en la sombra. Textos de la prehistoria literaria de José Hierro(...)
  • 14 Gerardo Diego, «Nostalgia de Juan Ramón», Alférez, n° 21, 1948. Recogido en Obras completas, ed. Jo (...)
  • 15 José Hierro, «Juan Ramón…», pág. 11.
  • 16  Fanny Rubio, Revistas poéticas españolas, 1939-1975, Madrid, Turner, 1976, págs. 87‑88. Existe ree (...)
  • 17 José María Alfaro, «Prólogo» a Carlo Bo, La poesía con Juan Ramón Jiménez, Madrid, Editorial Hispán (...)

3Si he referido las palabras de los dos poetas del 27 es porque cualquier planteamiento sobre la presencia juanramoniana, sea secreta8 o declarada9, en las generaciones españolas de posguerra ha de partir del debate sobre la poesía pura que acontece en los prolegómenos de la guerra civil y que va a condicionar buena parte del desarrollo estético de la posguerra, tanto en la España interior como en la peregrina. Efectivamente, la batalla en torno a la poesía pura10, que va a acontecer a partir de 1933, en que Juan Ramón comienza a publicar su ideario estético en El Sol, y que se va a extender en los años siguientes, con la proclamación de una nueva estética, «impura», como reclamará Pablo Neruda desde el conocido manifiesto del primer número de Caballo verde para la poesía, en octubre de 1935, va a condicionar las primeras propuestas poéticas que aparezcan una vez concluida la guerra civil, no para plantear una nueva edición de aquel debate, inclinado el fiel de la balanza definitivamente hacia el polo de la rehumanización, sino para establecerlo en los términos del compromiso político en que habían derivado aquellas propuestas. En este sentido, el pensamiento estético juanramoniano marca la pauta de la reflexión poética de la posguerra, para plantear una relectura interesante de su obra. Su presencia es constante en los poetas y en las publicaciones de posguerra, y si algunas veces (menos de las que generalmente se piensa) se cuestionan sus planteamientos estéticos, no cabe duda de que éstos sirven de estímulo para interiorizar en un debate personal una buena parte de la reflexión poética que se establece en los años posteriores a la guerra civil. En este sentido, no cabe ver un enfrentamiento excluyente en la poesía de posguerra entre la presencia de Machado y la del poeta moguereño, ni menos aún una vinculación política en la defensa pública de la preferencia por alguno de estos poetas. Como muy bien señalará en 1943 Gerardo Diego en un artículo sobre la «Presencia de Unamuno poeta», publicado en Cisneros, si en los versos de un poeta de ese momento puede verse proyectada la sombra de Antonio Machado, junto a ella ha de verse la huella del Unamuno poeta, pero frente a esa influencia «sólo se eleva al otro lado la de Juan Ramón Jiménez, demasiado conocida para que pueda ser olvidada. Su influencia principalmente estética y técnica»11. En este sentido, Hierro se quejaba años más tarde: «No entiendo por qué razón hay que decidirse entre uno y otro»12. Y es que, como había dicho el poeta santanderino unos años antes, «Juan Ramón y Antonio Machado […] trataban de cantar lo que el hombre es»13. Como «poesía humanísima» iba a caracterizar Gerardo Diego, en un artículo publicado en 1948, la producción última del moguereño14. Si Rubén Darío cierra una época de la poesía española, Juan Ramón, su heredero, inaugura un nuevo período, determina una estructura nueva para la lírica en lengua española a la que no podrán (ni querrán) sustraerse los poetas más jóvenes, que muchas veces leen en su purismo, en la exigencia de «que la intención sea pura, que se distinga la poesía del verso»15, una dimensión de la lucha anti-retórica que ellos llevan a cabo en sus versos, y perfilan claramente la dimensión humana de su escritura. Y, por otro lado, si la poesía de Antonio Machado es «recuperada» en los primeros años de la posguerra en la lectura de Dionisio Ridruejo y la de Unamuno lo es de la mano de Luis Felipe Vivanco, Juan Ramón, en la dictadura recién instaurada, recibió los embates de las filas falangistas, que desde la revista Haz criticaban su «cómoda pureza»16, o que, como José María Alfaro en el prólogo a la edición española de La poesía de Juan Ramón Jiménez, de Carlo Bo, lo veían como «el ápice del sensibilismo intimista y expresivo», y criticaban su «torre de marfil», «el clima mallarmeano, en el que crecen sus recónditos y deslumbrantes hallazgos líricos», «modelo de egoísmo lírico», «hermético e inaprensible pontífice de la sensibilidad», que ha marcado «el adueñamiento, por un bando poético, de las expresiones juanra­monianas»17. Los tres poetas marcarán buena parte del curso que desarrolle la poesía española de posguerra en los primeros años, aunque muchas veces sean otros los nombres que se escriban.

  • 18 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, pág. 255.
  • 19 Vid. «Entrevista telefónica a J. R. Jiménez de M. Pérez Ferrero», Heraldo de Madrid, 22-III-1934 y (...)
  • 20 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, págs. 102 y 108.
  • 21 Carta a José Hierro recogida en Luce López-Baralt, Entre libélulas y ríos de estrellas: José Hierro (...)
  • 22 Juan Ramón Jiménez, «Respuesta concisa. A un mutilado auténtico», Orígenes. Revista de Arte y Liter (...)
  • 23 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, pág. 204.
  • 24 Poesía Española, n° 28, abril de 1954, págs. 1-11.

4Llama la atención, frente a la imagen que había cultivado el poeta en los años anteriores a la guerra civil, la voluntad de Juan Ramón en el exilio de tener una presencia en las publicaciones poéticas, no sólo de la España peregrina, sino también de la interior. Así lo confiesa en carta a Tomás Segovia en 1953 ó 1954: «En España colaboro en una porción de revistas madrileñas y provincianas y las cartas de los jóvenes de esas revistas son realmente conmovedoras»18. Lejos ya los gestos displicentes que llevaron al poeta a retirar los textos de la antología de Gerardo Diego, en su segunda edición, a partir del enfrentamiento creciente que tuvo desde 1933 con una parte de los poetas más jóvenes entonces, considerándose traicionado por ellos, y su decisión irrevocable explícita en marzo de 193419, aunque confidencialmente continuaría criticando a Jorge Guillén («un farsante en todo, vida literaria y vida social»), Pedro Salinas («esa sufragista encaprichada»)20 o «los versos del estirpado [sic] Vicente Aleixandre»21, «un existencialista de butaca permanente»22. Cuando concluye la guerra civil, es precisamente Gerardo Diego uno de sus primeros corresponsales literarios en la España del interior, además, por supuesto, del fiel Juan Guerrero. A él le escribe en enero de 1941, a la recepción en Coral Gables de Ángeles de Compostela (Barcelona, Biblioteca Patria, 1940), y le confiesa su «alegría» y la necesidad, «olvidado lo menor y lo peor», de que le hable de España: «Escríbame, hábleme de España»23. A él le dedicará también Espacio, cuando el poema aparezca con sus «3 estrofas», en edición definitiva, en la revista Poesía Española, en abril de 195424:

  • 25 Juan Ramón Jiménez, Espacio (3 estrofas), edición facsímil del original enviado para su publicación (...)

A Gerardo Diego, que fué [sic] justo al situar, como crítico, el «Fragmento primero» de este «Espacio», cuando se publicó, hace [algunos, tachado] años, en Méjico. Con agradecimiento lírico por la constante honradez de sus reacciones25.

  • 26 Juan Ramón Jiménez, «Espacio (Una estrofa)», Cuadernos Americanos, XI, n° 5, septiembre-octubre de (...)
  • 27 Gerardo Diego, «Nostalgia de Juan Ramón»…

5Efectivamente, Gerardo Diego, a quien en su carta de enero de 1941 Juan Ramón le había dicho que «reacciona honrada y dignamente en los casos desagradables», había escrito palabras elogiosas sobre los fragmentos del poema publicados en 1943 y 1944 en la revista mexicana Cuadernos Americanos26, en un artículo publicado por el poeta santanderino en la revista Alférez27, en 1948.

  • 28 He tratado el asunto en mi artículo «Bilbao bajo las bombas: tres calas en la formación de un grupo (...)
  • 29 El poema, con algunas variantes, se incorporará a En el otro costado, en Juan Ramón Jiménez, Lírica (...)

6Junto a Gerardo Diego, otro de los primeros corresponsales literarios de Juan Ramón en España tras la guerra civil es Pablo Bilbao Arístegui, a quien el moguereño escribe en noviembre de 1939, en respuesta a otra carta suya de mayo de ese año por el caso del «saqueo» del archivo de su casa madrileña, en Padilla, n° 38. Bilbao Arístegui y Jaime Delclaux, amigos y miembros del grupo literario bilbaíno «Alea», al que pertenecían entre otros Blas de Otero y Esteban Urkiaga («Lauaxeta»), habían visitado a Juan Ramón en Madrid, hacia finales de mayo de 193628. Jaime Delclaux, declarado juanramoniano, como muchos de los miembros del grupo bilbaíno, con el que también se relaciona por esas fechas Gerardo Diego, morirá durante la contienda bélica y el moguereño tendrá noticia de ello en el exilio, a través de la correspondencia de Bilbao Arístegui, quien le envía también cartas y poemas del escritor fallecido. En 1941, los amigos bilbaínos de Delclaux publicarán su libro Ala fugitiva, del que Juan Ramón recibe puntualmente un ejemplar en Coral Gables. Respondiendo a una solicitud de Bilbao Arístegui, el poeta enviará el 25 de noviembre de 1941 su «Canción para Jaime» («Vienen alas por oriente»), incorporada con diversas variantes al proyecto de En el otro costado, a fin de que sirva de pórtico a la edición de Poesías (Antología) (Hispánica. Madrid, 1943), publicado en la colección que dirige el fiel Juan Guerrero29. Juan Ramón, al preparar para la editorial Losada su libro La estación total con las Canciones de la nueva luz, le anuncia a Pablo Bilbao, en carta remitida el 22 de abril de 1945, la intención de colocar al frente del libro la siguiente dedicatoria: «A la memoria de Jaime Delclaux y a la vijilia de Pablo Bilbao Arístegui, con pensamiento acumulado». Efectivamente, así aparece el libro en 1946, en una muestra más de agradecimiento y de reconocimiento por parte del futuro premio Nobel.

  • 30 Gerardo Diego, «Nostalgia de Juan Ramón»…, p. 33.
  • 31 Gerardo Diego, «Juan Ramón Jiménez: Segunda antolojía poética (1898-1918)», Revista de Occidente, n (...)

7Juan Guerrero sería también el responsable de la publicación en España del libro de Carlo Bo, La poesía con Juan Ramón Jiménez (Madrid, Hispánica, 1943), cuya edición original se había hecho en Italia dos años antes. El libro de Bo, prologado por José María Alfaro, suponía, a la espera de nuevos libros del poeta moguereño, la presentación en España de  algunos de sus últimos poemas, seleccionados por Guerrero. «Contentémonos –escribía Gerardo Diego en 1948– con los anticipos que alguna revista o libro como el de Carlos Bono [sic, por Carlo Bo] ofrece de tarde en tarde»30. El lector de la España interior tuvo ahí acceso a algunos textos, entre otros anteriores, sólo antes publicados en revistas del exilio o adelantados en Canción y en los Cuadernos juanramonianos, de La estación total («Con las rosas», «Pájaro fiel» [«Mirlo fiel»], «Mediodía» [«Su sitio fiel»], «Criatura afortunada»), En el otro costado («Canto» [«Réquiem de vivos y muertos»]) o Romances de Coral Gables («La noche mejor», «Los árboles» [«Árboles hombres»] y «Navegante»). Estos textos ampliaban notablemente la lectura que pudiera hacerse del poeta desde la Segunda antolojía poética (1922) o Canción (1936), y, en cierto modo, contradecían la estrecha lectura purista que, al modo de Alfaro, pudiera hacerse de su obra, y apuntaban hacia esa «poesía humanísima» que entreveía Diego (el proceso de evolución «hacia adentro» señalado en la Segunda antolojía poética31) y buena parte de la poesía de posguerra.

  • 32 Vid. José María Martínez Cachero, La revista de poesía «Garcilaso» (1943-1946) y sus alrededores, M (...)
  • 33 Vid. Emilio E. de Torre-Gracia, Proel (Santander, 1944-1950): revista de poesía / revista de compro (...)
  • 34 Alfonso Alegre-Heitzmann, «Génesis, contexto y versión final de Espacio : algunas consideraciones», (...)
  • 35 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, pág. 193.
  • 36 Ibid., págs. 251-252.
  • 37 Sobre la relación de Juan Ramón Jiménez con la santanderina La Isla de los Ratones, vid. Ricardo Gu (...)

8Precisamente en el n° 10, correspondiente a febrero de 1944, de la revista Garcilaso, que, bajo la dirección de José García Nieto desde poco menos de un año atrás32, tutelaba José María Alfaro, iba a publicarse el último poema seleccionado por Guerrero en el libro mencionado, que sería la primera colaboración del poeta en una revista española: «Canto» («Cuando todos los siglos vuelven…»). Por esas mismas fechas, se reproducía en el n° 5-6 (1944), número de homenaje a Vicente Aleixandre, de la valenciana Corcel, dirigida por Ricardo Juan Blasco, pero con la colaboración de José Hierro y José Luis Hidalgo, entre otros, un texto sobre el poeta del 27 que el moguereño había escrito en 1930, y que se había publicado en las revistas Presente y Héroe, antes de la guerra civil, recogiéndose en la reciente edición argentina de Españoles de tres mundos (1942): «Confundo a Vicente Aleixandre con un torreón almagra…». Con el apoyo de Joaquín Reguera Sevilla, había comenzado a publicarse en Santander en abril de 1944, de la mano de Pedro Gómez Cantolla, Proel, una revista de poesía muy próxima a los presupuestos estéticos de Corcel, en la que, con colaboraciones de Hierro, Hidalgo y Julio Maruri, pronto se abriría una línea poética neorromántica, que abocaría finalmente a la poesía existencial y comprometida en la que cuajaría la «quinta del 42»33. Fiel a la devoción juanramoniana de Hidalgo y Hierro, sobre todo, pero también de Ricardo Gullón, que pronto se incorporaría a las páginas de crítica, el n° 15-16-17 (junio-julio-agosto de 1945) de Proel se abriría con otro de los poemas adelantados en el libro de Carlo Bo, «Mediodía» [«Su sitio fiel»] («Las nubes y los árboles se funden…»), publicado ya en El Sol (24-XI-1935) que se incorporaría en 1946 a La estación total. En el primer número de la revista barcelonesa Leonardo, publicado en abril de 1945, apareció por primera vez en España una parte del «Fragmento tercero» de Espacio, en verso, el titulado «Cantada» («No luce oro la hoja seca, canta oro…»), que ya se había publicado con algunas variantes en julio del año anterior en la etapa mexicana de Litoral, adelantándose en casi una década a la que sería su edición definitiva34. «Espacio. (Fundición)» («Prendí fuego a los labios de la rosa…») se publicaría en el n° 40 (1949) de la revista leonesa Espadaña, uno de los elementos más combativos de la época, en que convivirían las corrientes derivadas de la rehumanización (el neorromanticismo, el tremendismo y la poesía existencial), con los primeros atisbos de una poesía decididamente comprometida social y políticamente; el poema, que había sido publicado el año anterior en Los Anales de Buenos Aires, se había pensado como una de las partes que iban a incorporarse al «Fragmento tercero» de Espacio, pero finalmente se incluyó en Una colina meridiana. Ese mismo año habían comenzado a darse a conocer en diversas revistas españolas algunos de los poemas del nuevo libro de Juan Ramón, que aparecería en Argentina: Animal de fondo (Buenos Aires, Pleamar, 1949). En el n° 33 (septiembre de 1948) de Ínsula, ya se había publicado «La forma que me queda» («Entre la arboladura serena y la alta nube…»), pero en el n° 38 (febrero de 1949) se adelantan ya varios poemas del nuevo libro («Al centro rayeante», «Lo májico esencial nombrado» y «En lo mejor que tengo»); en el n° 46 (octubre de 1949) se reproducirá «En igualdad segura de espresión» y en el n° 49 (enero de 1950) se incluirán «Soy animal de fondo» y la prosa «El español perdido», perteneciente a varios proyectos juanramonianos (Guerra en España, Vida y muerte de la mamá pura). La poesía reciente tendría una espléndida acogida desde las páginas de Ínsula, con artículos de Alejandro Busnioceanu («La poesía nueva de Juan Ramón Jiménez», n° 37, enero de 1949) y Ricardo Gullón («Un canto para la poesía», n° 48, diciembre de 1949). Prueba de la buena relación que el poeta mantiene con la revista madrileña, y especialmente con su secretario, José Luis Cano, es la carta que el moguereño le remite el 10 de octubre de 1949 prometiéndole el envío, antes de enero siguiente, de «dos libros inéditos míos: Lírica de una Atlántida y Hacia otra desnudez; uno para ‘Adonais’ y otro para ‘Ínsula’. Usted puede situarlos a su gusto»35. Incluso a comienzos de 1953 se preparará un homenaje al poeta en la revista madrileña que el propio Juan Ramón prohíbe en carta a Enrique Canito36. Otras revistas, como la madrileña Finisterre (noviembre de 1948), la alicantina Verbo (n° 15, marzo-abril de 1949), la santanderina La Isla de los Ratones (n° 9, 1950) o la madrileña Raíz (n° 6, noviembre de 1949) presentan textos de En el otro costado («Con lo altivo intacto»), Una colina meridiana («En su copa de gloria») y Animal de fondo («Soy animal de fondo», «Con la cruz del Sur», «Con mi mitad allí» y «Riomar-desierto»)37. Incluso la postista La Cerbatana recogería en su único número de 1945 el testigo del moguereño con una cancioncilla de 1909 («Una y él»), recogida en la edición de 1936 de Canción. La relación de Juan Ramón con las revistas poéticas españolas continuaría, como se verá más adelante, en la década siguiente, con las andaluzas Platero, Caracola, Al-Motamid y Ketama, o con las madrileñas Poesía Española, Índice y Correo literario, además de la constante colaboración en Ínsula. Así pues, más allá de la relación epistolar que Juan Ramón mantiene con muchos de los más destacados poetas de la posguerra en España (José Hierro, Ángela Figuera, Ramón de Garciasol, José García Nieto, José Luis Cano, etc.), los lectores interesados podían tener, a través de las revistas poéticas publicadas en el interior, cumplida noticia de la evolución y producción poética que venía experimentando el moguereño en su obra del exilio.

  • 38 Como «un auténtico golpe de azadón removiendo todo el terreno» lo definiría Blas de Otero en el Hom (...)
  • 39  Dámaso Alonso, «Poesía arraigada y poesía desarraigada», Poetas españoles contemporáneos, Madrid, (...)
  • 40  La cita desapareció, por motivos editoriales, en la segunda edición. Sobre este asunto, vid. Dámas (...)
  • 41 Vid. Dámaso Alonso, Hijos de la ira, ed. Miguel J. Flys, Madrid, Castalia, 1986, pág. 93.

9Si un libro quiebra el panorama poético de posguerra38 éste es, sin duda, más allá de Sombra del Paraíso, de Vicente Aleixandre, Hijos de la ira, de Dámaso Alonso. Él mismo se define, en un significativo artículo publicado en 1952, como uno de los baluartes de una nueva corriente poética de carácter «desarraigado», que hunde sus raíces en los prolegómenos del conflicto civil: «Para otros, el mundo nos es un caos y una angustia, y la poesía una frenética búsqueda de ordenación y de ancla»39. Dámaso Alonso había sido fiel al influjo poético juanramoniano y de ello había quedado testimonio en la Antología de 1932 de Gerardo Diego, donde se iniciaba su selección poética con el soneto «¿Cómo era?», con cita de «Retorno fugaz», perteneciente a Sonetos espirituales, una recreación-homenaje del texto juanramoniano40. En Hijos de la ira, uno de los poemas más antiguos del libro, «Cosa», anterior a la guerra civil41, aparece ahora encabezado por un verso que procede de «Criatura afortunada» («Rompes… el ondear del aire»), perteneciente a La estación total, pero que ya había sido incluido en uno de los Cuadernos juanramonianos. Es significativo cómo éste, de Dámaso Alonso, uno de los poemas del libro sobre la indagación del ser, sobre la voluntad de conocimiento y el fracaso, adquiere sentido pleno en su diálogo con el poema juanramoniano que es un canto a la plenitud, a la realización plena de una temporalidad sin límites en la «estación total». La «criatura afortunada» que es «presencia casual perpetua» en el poema del moguereño, se transforma en el poema de Hijos de la ira en una «bestezuela de sombra» que sólo otorga su «dura negativa de alimaña»; frente a la plenitud del poema juanramoniano, la frustración del nuevo texto; frente a la percepción de un ideal paradisíaco en «una eternidad de eternidades», la pérdida del paraíso (uno de los temas recurrentes en la poesía de la primera posguerra) y la caída en el tiempo: «Cuando la mano intenta poseerte, / siente la piel tus límites». Pero el poema de Dámaso Alonso parece construirse como un contrafactum del texto juanramoniano, e ilumina así una de las perspectivas en que penetra el influjo del poeta moguereño en la poesía de posguerra: los elementos naturales quedan subvertidos, negados («Rajas el viento, / partes la niebla, / hiendes el agua»); el colorido de la criatura afortunada («azul, oro, plata y verde») queda desvalorizado («ya teñida de ti: verde, amarilla, / […], gris, roja, plata»); el triunfo de la plenitud («No hay temor en tu gloria») apunta a la constatación del fracaso («vencida», «inaprensible»).

  • 42 Blas de Otero, «Poemas para el hombre», Egan, n° 1, 1948, págs. 3-9.
  • 43 En carta a José Luis Cano aclarará el concepto que, según declara allí, provendría de una carta de (...)
  • 44 Vid. Aurora de Albornoz, «Juan Ramón Jiménez o la poesía en sucesión» en Juan Ramón Jiménez, Nueva (...)
  • 45 Víctor Márquez Reviriego, «Conversación con José Hierro: Casi cuanto sé de mí», Triunfo, año XXXV, (...)
  • 46 Gabriel Celaya, «Veinte años de poesía», Egan, n° 2, 1948, págs. 27-28.

10No cabe duda de que buena parte de la poesía de posguerra percibe en Juan Ramón el modelo de una cosmovisión que se ha venido abajo con los acontecimientos históricos, pero también percibe la esencia temporal y consecuentemente existencial que subyace en la poesía del moguereño y que va a hacer aflorar la percepción humana («humanísima»), su profundidad gnoseológica y el modelo ético que se transparenta en sus versos (recuérdese la propuesta social de «El trabajo gustoso»). No en vano, uno de los poetas más juanramonianos de la posguerra, Blas de Otero, pondrá en 1948 bajo la advocación del poeta sus primeros «Poemas para el hombre»42, evocando y transformando los versos finales de la poética de Eternidades: «Oh pasión de mi vida, poesía / humana, mía para siempre!». La desnudez juanramoniana queda así suplida por la humanidad oteriana, pero la entrega a la «pasión» poética es semejante y la aceptación del magisterio de Juan Ramón revela la dimensión humana, la ética, que se transparenta a través de esa desnudez estética, como modelo expresivo pero también conceptual, que ambos poetas persiguen. No se trata, por lo tanto, de una crítica a la poética juanramoniana, sino de una lectura diferente desde los nuevos presupuestos que ésta propugna. El poeta bilbaíno, en un nuevo giro, dedicaría su primer libro, Ángel fieramente humano (1950), «a la inmensa mayoría» (que sería también el título del poema inicial de Pido la paz y la palabra, 1955), subvirtiendo la dedicatoria «a la inmensa minoría» que el andaluz había colocado en 1923 al frente de Poesía y Belleza43. No cabe ver, de nuevo, una crítica al modelo ético-estético juanramoniano, sino más bien un homenaje que persigue la actualización histórica del modelo institucionista en que se funda la perspectiva del poeta andaluz y que hereda la visión más progresista de la intelectualidad bajo el franquismo44. No se puede y no se quiere obviar la presencia juanramoniana en la escritura de posguerra (al fin y al cabo, como declarará José Hierro años más tarde, «estamos hablando en lenguaje de Juan Ramón»45) y, consecuentemente, su modelo, asumido como el de la poesía de Rubén Darío, la de Antonio Machado o los poetas más destacados del 27, se toma como pauta para una necesaria actualización histórica, que el propio poeta, por su parte, lleva a cabo en el exilio. Gabriel Celaya lo expresa de modo meridiano por esas fechas, al señalar la influencia decisiva que Juan Ramón tuvo en los años de formación de su generación: «arrancando del modernismo había llegado a una poesía desnuda del mejor estilo»46. Juan Ramón resultaba ser el enlace necesario con la poesía de Bécquer y la estela neo-romántica que se extendería en los años previos e inmediatamente posteriores a la guerra.

  • 47 Fransico Ribes, Antología consultada de la joven poesía española, Valencia, Mares dist., 1952.
  • 48 Eugenio de Nora, «Respuestas muy incompletas», Ibid., pág. 149.
  • 49 Gabriel Celaya, «Poesía eres tú», Ibid., págs. 44 y 46.
  • 50 José Hierro, «Algo sobre poesía, poética y poetas», Ibid., pág. 106.

11Si repasamos la Antología consultada de la joven poesía española (1952)47, que nace en cierto modo como respuesta al modelo antológico establecido por Gerardo Diego en 1932-1934, veremos que el nombre de Juan Ramón Jiménez apenas aparece mencionado por alguno de los antologados (tan sólo lo menciona Eugenio de Nora, en un repaso histórico), ni se le dedica ningún poema; la presencia poética próxima más importante en las notas que redactan los antologados es la del «gran Vicente Aleixandre». Sin embargo, la poética de Juan Ramón subyace en buena parte de las formulaciones que hacen los jóvenes autores, para corregirla, transformarla o negarla, lo que indica que su magisterio resulta ineludible para los nuevos poetas, como reconoce explícitamente Eugenio de Nora: «Nuestros maestros, los míos, han sido poetas puros, versificadores de cuarto cerrado, de temas asépticos y de inmensa minoría»48. Gabriel Celaya alude directamente a los conceptos del purismo juanramoniano, para negarlos: «Un poema es una integración y no ese residuo que queda cuando en nombre de lo puro, lo eterno, o lo bello, se practica un sistema de exclusiones»; «Nuestros hermanos mayores escribían para la inmensa minoría. Pero hoy estamos ante un nuevo tipo de receptores espectantes [sic49. José Hierro declara rotundamente: «detesto la torre de marfil»50. Y en esa misma línea parecen insertarse poemas recogidos en aquella antología como «Para un esteta», de José Hierro, o «A la inmensa mayoría», de Blas de Otero. En cambio, nada más distante de la realidad que ese ataque a la poesía juanramoniana, puesto que su obra dibuja la pauta sobre la que se va escribir una parte importante de la poesía de posguerra.

  • 51 Juan Ramón Jiménez, Segunda antolojía poética, Madrid, Calpe, 1922, pág. 322.
  • 52 Antonio Núñez, «Encuentro con Blas de Otero», Ínsula, n° 259, junio de 1968, pág. 3.
  • 53 Vid. Laura R. Scarano, «La poesíabierta de Blas de Otero: hacia un nuevo concepto de escritura», Le (...)
  • 54 Blas de Otero, «Y así quisiera yo la obra», Antología consultada…, pág. 180.
  • 55 Vid. Gonzalo Corona Marzol, Realidad vital y realidad poética. (Poesía y poética de José Hierro), Z (...)
  • 56 José Hierro, «Poesía y poética», Arbor, tomo XXIV, n° 85-88, enero-abril de 1953, pág. 32.
  • 57 José Hierro, «Actualidad de Rubén Darío», Alerta, 20-IV-1950, pág. 3.
  • 58 José Hierro, «Algo sobre poesía, poética y poetas», Antología consultada…, pág. 101.
  • 59 Jean-Paul Sartre, ¿Qué es la literatura?, Buenos Aires, Losada, 1950, pág. 54.
  • 60 Juan Ramón Jiménez, «Poesía cerrada y poesía abierta», El trabajo gustoso. (Conferencias), ed. Fran (...)
  • 61 José Hierro, «Con la poesía a vueltas», Guardados en sombra. Textos de la prehistoria literaria de (...)
  • 62 Vid. Gonzalo Corona Marzol, Op. cit., págs. 131-135.

12Y es que buena parte de la poesía de posguerra coincide con la juanramoniana en un buen número de temas semejantes, pero también en formas comunes (la canción y el collage, las yuxtaposiciones, los metros, etc.) y en la búsqueda de una desnudez expresiva, que se manifiesta como un radical antirretoricismo, fundado en aquella «sencillez sintética» que caracterizaba, según las notas de 1922, la «tradición popular del arte» en que Juan Ramón trataba de incardinar su producción poética51. Esa «sencillez» que hace que en la poesía «desnuda» desaparezca la forma «dejando existir sólo el contenido» es la que, sin duda, trata de definir Blas de Otero en su obra a partir de Pido la paz y la palabra (1955), tal como le indica en 1968 a Antonio Núñez al hablar de «una sencillez de vuelta» en su última poesía52; esa «sencillez de vuelta», tan próxima a la juanramoniana, será la que busque el vasco en su última etapa de poesíabierta53. Se trata, siguiendo el modelo de su admirado Juan Ramón, de la búsqueda de una expresión más condensada, caracterizada, como declarará en la Antología consultada, por un proceso de «contención», «eliminación», «búsqueda» y «espera»54. Es, sin duda, esa misma sencillez la que define la «palabra transparente»55 que reclama José Hierro en 1953 para su poesía, en un texto en el que resuenan los ecos juanramonianos: «La palabra no ha de verse, no ha de ser motivo de complacencias. […] La perfección de la palabra reside en la forma […] y en la transparencia»56. El poeta santanderino venía apuntando semejante concepción desde algunos años antes, y si en 1950 había escrito que «la forma es el vaso transparente que encierra la idea»57, en su poética para la Antología consultada de 1952 había sido más esclarecedor: «La palabra, en cuanto letra, […] [es] una vasija de finísimo cristal a cuyo través se ve el licor de su significado»58. Más allá de que quizás la imagen del «cristal» proceda de Paul Valéry (La Jeune Parque, 1917: «Passe entre mes regards sans briser leur absence, / Comme passe le verre au travers du soleil») a través de la referencia que Sartre hace en ¿Qué es la literatura? (1948) («Hay prosa cuando, para hablar como Valéry, la palabra pasa a través de nuestra mirada como el sol a través del cristal»)59, lo cierto es que las palabras de Hierro parecen hacerse eco directo de la concepción juanramoniana expuesta en 1922 y de su expresión meridiana, quizás inspirada también por el poeta francés, en su conferencia de 1948 «Poesía cerrada y poesía abierta»: «la forma poética perfecta sería, para mí, la que pudiera tener el espíritu si el cuerpo se le cayera como un molde; el agua de un vaso, si el cristal se pudiera separar»60. Y más evidente resulta el eco juanramoniano en las siguientes palabras con las que Hierro define la poesía en un texto que ha de datar de esos años: «La poesía es la distancia más corta entre dos espíritus, absoluta desnudez»61. La «desnudez» del estilo que solicita José Hierro, tiene, por lo tanto, mucho que ver con la «poesía desnuda» que reclamaba Juan Ramón en Eternidades, pero no contradice en absoluto la esencia humana que solicita para su obra, la del hombre dividido característico de la «Quinta del 42»62. El propio poeta se lo confiesa al andaluz en el exilio en una carta fechada el 4 de diciembre de 1949:

  • 63 «Epistolario entre José Hierro y Juan Ramón Jiménez», reproducido por Luce López-Baralt, Entre libé (...)

Hoy no hay poesía en España. Usted se ha llevado toda la vida hablando de desnudez de la poesía y ha logrado acertar con un corazón esencial, pero los demás han tomado el rábano por las hojas, han derrochado su herencia. […] Hemos perdido veinte años de poesía. […] La poesía de hoy […] es desordenada, confusa y excesivamente verbosa, porque le falta serenidad y mirada clara y la eterna juventud, cuyo secreto usted tiene y que sirve para no acortezarse63.

  • 64 José Hierro, «Prólogo», Poesías completas (1944-1962), Madrid, Ed. Giner, 1962, pág. 1962.
  • 65 Vid. Eugenio de Nora, «Espadaña, 30 años después», Espadaña, ed. facsímil, León, Espadaña Editorial (...)
  • 66 Gabriel Celaya, «Poesía eres tú», Antología consultada…, pág. 45.

13La «desnudez», como la «sencillez de vuelta» o la «transparencia» se identifican con la «exactitud» juanramoniana, con la «perfección» que exigía el andaluz, pero también con la conciencia creativa y con la capacidad comunicativa de la palabra sencilla, alejada del «descuido callejero de la forma». Esa sencillez esencial, esa transparencia de la forma, esa desnudez expresiva, esa poesía «seca y desnuda, pobre de imágenes», que reclama para sí José Hierro64, será lo que busque el antirretoricismo de la poesía social y testimonial en los primeros años cincuenta; será también el signo que marque el giro hacia un nuevo clasicismo expresivo en algunos de los poetas más jóvenes en torno al comienzo de la nueva década65. ¿Acaso no se encontraría ahí la concepción comunicativa celayana de la poesía como un «cortocircuito [que] quema y deja en nada la materia verbal»66?

  • 67 Gabriel Celaya, Reflexiones sobre mi poesía, Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, 1987, pág. 12.
  • 68 José Ángel Ascunce, «Introducción biográfica y crítica», Gabriel Celaya, Trayectoria poética. Antol (...)

14El magisterio de Juan Ramón en la formación de los poetas de posguerra es algo evidente si se leen con atención sus primeros poemas y libros. Si bien Gabriel Celaya ha insistido en la presencia de una cosmovisión surrealista en sus primeros libros67, es indudable la huella de la presencia de la poesía de Juan Ramón Jiménez, junto a la de Guillén y Salinas, en Marea de silencio (1935) y La soledad cerrada (1936)68. No es difícil entresacar entre los primeros poemarios del autor donostiarra versos que denotan una clara influencia juanramoniana, directa o quizás a través de la lectura del Cántico de Guillén:

Por el aire transparente,
por mis ojos transparentes,
pasarán las lentas nubes del silencio,
las gaviotas del gozo,
la brisa,
lo eterno

El mar de puro ser
se está quedando inerte.
¡Ser mar! ¡Ser sólo mar!

La eternidad del mar enfrente

El cielo es una música quieta.
El mar absorto,
plano,
de tan callado, piensa

Pero yo sé de un instante sin ayer ni mañana
en que de pronto todo parece detenerse,
instante que revela lo eterno de un presente
que escapó a ese palpitar de nostalgias a esperanzas.

  • 69 Ángel González, «La obra poética de Gabriel Celaya», Ibid., págs. 304-305.

15Marea de silencio muestra, sin duda, las huellas más marcadas del modelo purista impuesto por Juan Ramón: metro breve, rima asonantada, cierto conceptualismo, léxico característico («mar», «eterno», «transpa­rente»), esencialidad, escasa adjetivación, etc. Pero también, recursos temáticos: búsqueda de plenitud, aspiración a lo eterno, contemplación, abstracción, etc. Sin embargo, comienza a aparecer muy pronto, quizás ya en La soledad cerrada, esa visión escindida característica de la poesía posterior, que revela la contemplación de la plenitud y la imposibilidad de vivir en ella y que se hace patente en «Quién me habita», un poema esencial para comprender la posterior evolución de Celaya. Pero quizá sobreviva la presencia juanramoniana en la poesía del donostiarra más allá de estos primeros ecos, por ejemplo en la concepción de una transparencia y desnudez que ha de caracterizar buena parte de la comunicabilidad en la escritura de Juan de Leceta69. O, más aún, en la misma concepción de la poesía como un modo de acción («quisiera con sus versos lograr, no la belleza, / sino la acción que pueden y deben los poetas / promover con sus versos de conmovida urgencia», leemos en «Vivir para ver»), como un instrumento de transformación social, como un «arma cargada de futuro»:

Son palabras […].
Son lo más necesario: lo que tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos.

  • 70 Gabriel Celaya, «Poesía eres tú», Op. cit., pág. 44.
  • 71 Carlos León Liquete, «Introducción», Juan Ramón Jiménez, Animal de fondo, ed. Carlos León Liquete, (...)
  • 72 Juan Ramón Jiménez, «El trabajo gustoso», El trabajo…, pag. 31.
  • 73 Ricardo Gullón, Estudios sobre Juan Ramón Jiménez, Buenos Aires, Losada, 1960, pág. 185.

16Visto desde esta perspectiva, no hay tanta distancia entre la acción que instaura la poesía «como un instrumento, entre nosotros, para transformar el mundo»70 y el acto inaugural y genesíaco que, con ecos del Fausto de Goethe, lleva a cabo Juan Ramón al formular su poética en Eternidades («No sé con qué decirlo, / porque aún no está hecha / mi palabra») y que concluirá en la exaltación definitiva de Animal de fondo, como punto de llegada de la «búsqueda metafísica del sentido de las cosas»71 en la palabra poética que el moguereño lleva a cabo a lo largo de toda su obra; al fin y al cabo, ya había escrito en 1936: «Levantando la poesía del pueblo se habrá diseminado la mejor semilla social política»72. Ambas concepciones quizás sean deudoras de un idealismo lingüístico de raíz heideggeriana o quizás de un giro lingüístico que, como en la concepción austiniana, dota al lenguaje de una capacidad performativa. En cualquier caso, la reflexión metapoética que caracteriza buena parte de la escritura de la poesía social en los años cincuenta, va a encontrar ahí el engarce con la reflexión metapoética que atraviesa de cabo a rabo, pero especialmente desde Diario de un poeta reciencasado, la poesía de Juan Ramón Jiménez. Si, como señaló Ricardo Gullón, «la poesía es el gran tema de Juan Ramón»73, no cabe duda de que la reflexión sobre la escritura que ello implica va a caracterizar su obra y también la de aquellos poetas que comienzan a preocuparse por la potencialidad actuativa de la palabra poética en la transformación de un mundo por hacer.

  • 74 José Hierro, Poesía del momento, Madrid, Afrodisio Aguado, 1957, pág. 9.

17José Hierro siempre se declaró deudor de tres grandes poetas: Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez y Gerardo Diego. «Pienso que en los tres poetas que he citado aprendí lo poco o mucho que del oficio poético sé»74. La lectura de Juan Ramón, como la de Versos humanos, de Gerardo Diego, se realiza en 1935, y la huella que deja en el poeta es indeleble. El eco de Juan Ramón es indudable en Tierra sin nosotros (1947), tal como testimonian unos versos de «Primavera total», perteneciente a Poesía, que, como epígrafe, abren el poema «Sólo la muerte»:

¡Madre mía, tierra;
sé tú siempre joven,
y que yo me muera!

  • 75 José María Naharro-Calderón, Entre el exilio y el interior: el «entresiglo» y Juan Ramón Jiménez, B (...)

18El libro se coloca desde el comienzo bajo la advocación del poeta, cuya obra deja huellas evidentes en «Ciudad a lo lejos», «Recuerdo del mar», «Llegada al mar» («Cuando salí de ti, a mí mismo / me prometí que volvería»), «Cumbre» o en la potencialidad simbólica de «Gaviota», «Agua», «Olas», etc., o incluso en el tono simbolista que se percibe en «Vino»; «Pasado» se establece a partir de un desdoblamiento del sujeto poético que recuerda al Juan Ramón de «¿Soy yo quien anda, esta noche…», de Jardines lejanos, y que coincide con Espacio; «Alma dormida» parece intertextualizar «Viento negro, luna blanca»75. De hecho, puede verse el libro como un diálogo implícito con la cosmovisión purista juanramoniana, que supone a su vez un desdoblamiento del sujeto poético que dialoga consigo mismo, que atraviesa desde «Entonces» hasta «Tierra sin nosotros» o «Ya se han roto las ataduras» y que deja un testimonio esclarecedor de la conciencia generacional en «Generación»:

Porque nacimos bajo el signo
del cerebro. Pero ya todo
se vino a tierra una mañana.

  • 76 Manuel Ángel Vázquez Medel, «Compromiso y estética: Juan Ramón Jiménez y José Hierro», Martín Muela (...)

19Tierra sin nosotros, como buena parte de la poesía posterior de José Hierro, es la narración de la expulsión del paraíso, de la caída en el tiempo, de la pérdida de un mundo, de la unidad paradisíaca, y del lenguaje que le daba sentido; un mundo de plenitud que ahora se contempla desde la realidad escindida del hombre arrojado a la Historia, expulsado del «presente absoluto», del «instante absoluto» al que, como Juan Ramón, aspira (y que le llevará a los diferentes juegos de yuxtaposiciones espacio-temporales), que verá posteriormente las palabras, «las palabras difíciles», el «Nombrar perecedero», la evocación del «nombre exacto», de «las palabras / de diamante purísimo», como el último testimonio de la expulsión de un lenguaje inasequible, que busca la fusión imposible de lo eterno y lo temporal en una palabra trascendente y perecedera (testimonial, histórica) al mismo tiempo. La conciencia del tiempo, que vertebra la poética de José Hierro y que lo enlaza con la poética juanramoniana76, se manifiesta así como una conciencia de la pérdida del lenguaje, que también caracteriza al moguereño. Más que nostalgia de un mundo, lo que hay en los primeros libros de Hierro es la nostalgia de un lenguaje que ya no puede decirse sino a través del silencio, puesto que las palabras han subvertido sus valores; constatación del hueco, del vacío, que existe entre lo que esas palabras dicen y lo que significaron. El diálogo con el Juan Ramón de «¡Intelijencia, dame / el nombre exacto de las cosas!», pero también con el poeta puro que lleva en sí mismo, se pone de manifiesto así en los siguientes versos de Con las piedras, con el viento… (1950):

Antes nombraba todas
las cosas, como si ellas
fueran mis creadoras,
mi creación. […]
Ahora digo: «Mar, monte,
Árbol», como si fueran
los olvidados, muertos
de mi mundo encendido.

20O en los siguientes «Versos pedidos», que puede leerse también, en cuanto que repaso de la propia evolución poética, como una réplica a «Vino, primero, pura…»:

No he podido
hallar la palabra exacta,
lograr el nombre preciso.

  • 77 José Olivio Jiménez, Cinco poetas del tiempo, Madrid, Ínsula, 1964, pág. 285. Aurora de Albornoz, « (...)
  • 78 Declaraciones a Juan José Lanz, «José Hierro: Escribir poesía es siempre una frustración», El Uroga (...)

21Es en ese contexto en el que debe insertarse la lectura de «Para un esteta», incluido en Quinta del 42 (1952) que, tal como ha venido señalándose desde José Olivio Jiménez y Aurora de Albornoz77, ha de leerse como un diálogo implícito del sujeto poético consigo mismo, en un juego de desdoblamiento, por el que la invectiva resulta doble: contra los esteticistas, pero también contra «el esteta que lleva uno dentro y que añora este tipo de poesía, pero que es consciente de que no la puede hacer en un determinado momento histórico»78.

Tú que hueles la flor de la bella palabra
acaso no comprendas las mías sin aroma.
Tú que buscas el agua que corre transparente
no has de beber mis aguas rojas.

[...]

Lo has olvidado todo porque lo sabes todo.
Te crees dueño, no hermano menor de cuanto nombras.
Y olvidas las raíces («Mi Obra», dices), olvidas
que vida y muerte son tu obra.

22Que el poema no iba dirigido contra Juan Ramón lo deja claro el propio Hierro en carta al andaluz, fechada el 21 de junio de 1953, donde le expone:

  • 79 «Epistolario…», págs. 296-297.

Hay en mi Quinta del 42 un «Prólogo a un esteta», que por decir «mi Obra», expresión que usted emplea, ha creído alguno que había sido escrito pensando en usted. No se dan cuenta que usted es poeta de obras completas y que el poeta-esteta, de obra única, es, para mí, el pelmazo de Guillén […]. El esteta es cualquier Guillén, cualquiera de esas cámaras sinfónicas para conservar la carne muerta79.

  • 80 El poema, que se publicará posteriormente en la «Corona poética en homenaje y honras a Juan Ramón J (...)

23El «esteta» es aquel que se cree dueño de lo que nombra, y no su hermano menor («Te crees dueño, no hermano menor de cuanto nombras»); hay en esos versos la nostalgia de nombrar lo innombrable, de hallar la palabra «exacta», pero también la conciencia de su imposibilidad. Prueba poética última de la admiración de Hierro por la obra de Juan Ramón será el «Cestillo de flores a J.R.J. y Z.C.A» que el santanderino publica en el homenaje que le rinde Poesía Española en diciembre de 195680.

  • 81 «Epistolario…», pág. 303.
  • 82 Gerardo Diego, «Un poeta nuevo», Obras completas…, vol. VIII, págs. 809-811. Vid. Francisco Javier (...)
  • 83 Incluido en Poesía (1923), se incorporó a Canción (1936), con las variantes que se incluyen en el t (...)
  • 84  Vid. Ricardo Gullón, «Juan Ramón Jiménez y La Isla de los Ratones», Op. cit., págs. 153-176. Rosa (...)
  • 85 «Epistolario…», págs. 304-305.

24La admiración de Juan Ramón por Hierro queda explícita en la correspondencia que intercambian. «Le debo a una crónica radiada de Gerardo Diego –escribe Juan Ramón el 3 de noviembre de 1949– el segundo poema que conocí de usted; el año 47. Considero a usted uno de los pocos mejores entre los poetas jóvenes españoles actuales»81. La crónica radiada, escrita para el Panorama Poético Español en mayo de 1947 se reproducirá, con algunas modificaciones, en ABC el 16 de julio de 1947 con el título de «Un nuevo poeta»82; el poema que escuchó Juan Ramón en Maryland no era otro que «Canción de cuna para dormir a un preso», de Tierra sin nosotros. En su primera carta, en la que solicitaba un autógrafo del poeta y le remitía su primer libro, Hierro le comunicaba que su próximo hijo se llamaría Juan Ramón en honor al poeta. En respuesta, el andaluz le envía el poema «Las palomas» («Alrededor de la copa…»)83 y el encargo, por persona interpuesta, de un regalo para el recién nacido. Juan Ramón colaborará en esos años en dos revistas muy próximas a Hierro, como son Proel y La Isla de los Ratones (allí publicará: «En su copa de gloria», n° 9, 1950; «Romance son de mis venas», n° 14, 1951; «Porque lo vi tan vacío», n° 21-22, 1953; «Respiración total de nuestra entera gloria», «En un oasis eterno de lo interno» y «Un ascua de conciencia y de valor», n° 23, 1954), y en algunos de los proyectos editoriales del grupo santanderino. Así, a petición del poeta, el moguereño le envía, en carta fechada en Río Piedras el 12 de mayo de 1953, dos romances, uno reciente («Por tanta cuesta de tierra») y uno «revivido» («Si la mar más grande fuera»), como «Pórtico» para su Antología poética (Santander, Hermanos Bedia, 1953). En la misma imprenta de los Hermanos Bedia, se publicarán ese año los Tres poemas (de «Dios deseado y deseante»), que recogería al año siguiente La Isla de los Ratones84. En una carta anterior, declaraba el poeta andaluz: «Acabo de leer su ‘Episodio de primavera’. Si ud. sigue escribiendo poemas como éste, la poesía actual española se habrá salvado»85.

  • 86 Lucía Montejo Gurruchaga, «La huella de Juan Ramón Jiménez en la obra de Blas de Otero», Anuario de (...)

25El ejemplo de José Hierro puede ser sintomático y característico de la presencia que tiene la poesía de Juan Ramón Jiménez en los poetas de posguerra. Otro caso notable es, sin duda, el de Blas de Otero86, quien se define en «Me complace más que el mar» como «el vasco universal, pero sin presumir tanto como el moguereño». Una de las prosas de Historias fingidas y verdaderas (1970) lleva por título «Como de mirada, como de reproche», que remite ya directamente al contexto juanramoniano que evoca, pues el título procede de la dedicatoria de Pastorales (1905) a Gregorio Martínez Sierra: «Gregorio: el campo tiene una mirada serena, como de mirada, como de reproche, en el verdor tierno y triste de sus valles y en los remansos dormidos de sus ríos». Efectivamente, el texto, que va a evocar la memoria de las lecturas juanramonianas (el poeta leyó Pastorales en 1934) y el paisaje de refugio en la casa familiar de Orozco, se tiñe del tono pastoral de los poemas de la primera época del moguereño para recordar y reprochar al yo narrativo:

¿Por qué rompiste tantos versos? Sólo ha quedado la carretera de Barambio, usted miró desde la ventana y se sentó luego en una silla que olía a cerezo: tomó un papel amarillo y leyó a media voz unos versos que tenían algo de Pastorales, aquel libro que pidió un poco ansiosamente en una triste biblioteca municipal.

26El propio poeta nos remite a la presencia juanramoniana en su poesía. Tras la crisis de 1944, en la que el poeta «rompió todos sus versos», como puede leerse en «A la inmensa mayoría», sólo unos pocos poemas se salvarán, y tan sólo uno de ellos anterior a ese año se incorpora a Ángel fieramente humano (1950); precisamente «Los muertos», titulado posteriormente «Aldea», que había sido escrito en noviembre de 1940 y que evoca los muertos de la guerra civil desde el paisaje de Orozco, con claros tintes del Juan Ramón de Pastorales:

La sangre –nuestros muertos– se levanta
con el humo del pueblo silencioso;
en la sombra del río, aun más hermoso,
el chopo antiguo, al contemplarse, canta.

27Es significativo que cada vez que en los textos de Blas de Otero aparezca evocado el paisaje de Orozco, refugio de la infancia para el poeta adulto, va a ser a través de referencias que remiten al modelo de las Pastorales de Juan Ramón, o de Rimas, Arias tristes y Jardines lejanos; como en «Orozco», de Que trata de España (1964), o como en la prosa «El valle», de Historias fingidas y verdaderas. Pero la huella juanramoniana en la obra de Blas de Otero se puede seguir perfectamente desde su prehistoria poética hasta sus últimos poemas. Efectivamente, en algunos de sus poemas olvidados, escritos en los prolegómenos de la guerra civil es evidente la huella juanramoniana. Así, por ejemplo, no es difícil oír el eco del moguereño en «Campanita de resurrección», uno de los primeros poemas que publica el bilbaíno, el 20 de abril de 1935, en las páginas de la Federación Vizcaína de Estudiantes Católicos en el diario El Pueblo Vasco; o unos meses más tarde, el 10 de noviembre de 1935, en «La niña cogía flores»:

La niña cogía flores
entre las rosas del huerto;
por cada flor que cortaba
me hacía un sentimiento…

Igual que dos mariposas
iban sus manos; de un vuelo
como el vuelo de sus manos
nunca las rosas supieron…

28O en las «Baladitas humildes» que publica en la revista Luises en los albores de la guerra civil; una de ellas, «Paz», va encabezada con los versos finales de «Hora inmensa» («Sólo turban la paz una campana, un pájaro… / ¡Parece que lo eterno se coje con la mano!»), en El silencio de oro, que resuenan en los versos del bilbaíno:

¡Qué sensación de mar
escondido, en el campo,
aquel azul de cielo luminoso
y aquel perfil de monte acantilado!

29Y no es extraño que el poema que le dedique en 1938 a su amigo Jaime Delclaux, «En la muerte de Jaime», vaya encabezado por unos versos del Juan Ramón admirado por ambos poetas, pertenecientes al Diario de un poeta reciencasado («-Sí –dice el día–. No…»).

30Pero la presencia juanramoniana se deja sentir en la poesía de madurez de Blas de Otero continuamente. El primer texto de Ángel fieramente humano se titulaba inicialmente «Lo eterno» y la referencia implícita al mundo juanramoniano articulaba buena parte del diálogo intertextual del poema, con claras huellas del moguereño («mecen los árboles el silencio verde»); del mismo modo que los versos iniciales de «Vivo y mortal» remiten indirectamente a la cosmovisión juanramoniana:

Sé que hay estrellas, luminosos mares
de fuego, inhabitados paraísos,
cadenas de planetas, cielos lisos

31Es todo un mundo, y todo un lenguaje que le daba sentido, lo que se pone en cuestión en los poemas de Otero, y el referente directo es el lenguaje juanramoniano. Por eso la «rosa» emblemática del andaluz va a ser inscrita en un nuevo contexto simbólico en la poesía del vasco («La Tierra»):

De tierra y mar, de fuego y sombra pura
esta rosa redonda, reclinada
en el espacio, rosa volteada
por las manos de Dios, ¡cómo procura

32Es ahí donde ha de inscribirse la referencia indirecta a los versos del poema inicial de Piedra y cielo («¡No le toques ya más, / que así es la rosa!») en los siguientes de «Tabla rasa», incluido en Redoble de conciencia (1951): «(Aquí el poeta se volvió a la rosa: / mas no la miréis más, se difumina)». La alusión volverá a aparecer años más tarde, en «No lo toques ya más», incluido en Que trata de España (1964) con un claro juego de desplazamiento semántico:

Fray Bartolomé de las Casas dice negro.
Bernal Díaz del Castillo dice rosa.
Dejémoslo en blanco (o plata) y encarnado (o sangre).

33«La rosa» volverá a aparecer, sintetizando las visiones simbólicas diferentes, en una prosa de Historias fingidas y verdaderas, vinculada también al paisaje mítico de Orozco y a la evocación del poema de Juan Ramón:

De todas las rosas de la tierra, aquella de una tarde de agosto en un rincón del valle de Orozco. Estoy seguro que aun perdura, contra todas las leyes de la estética. Así un buen poema, que, como decía el otro, no hay que tocarlo más.

  • 87 Ángel González, «La intertextualidad en la obra de Blas de Otero», La poesía y…, págs. 266-286.

34En Ancia (1958) se incorpora un poema, «No cuando muera he de callar…», que articula varios juegos intertextuales («Epístola satírica y censoria al Conde Duque de Olivares», de Quevedo; un romance popular, etc.) y que lleva como epígrafe un verso de «Mirlo fiel» («¡Eternidad, hora ensanchada»), de La estación total con las canciones de la nueva luz, cuyo eco se retoma en el interior del poema: «Con todo el tiempo –oh eternidad– abierto». En «Escrito con lluvia», de Que trata de España (1964), Ángel González87 percibía el eco de «La gloria» («También yo alumbro, ahora, en esta cueva…»), de Piedra y cielo, y en el poema se deslizan unos versos («y olvida el daño que te hiciste, / la espalda de Matilde / y su sexo convexo») que evocan claramente otros de «Estampa de otoño» en Poemas mágicos y dolientes: «los ojos de Clotilde / y la dulzura albina de su sexo». La Clotilde juanramoniana volverá a aparecer en otro texto con reminiscencias del moguereño como es «Creemos los nombres», en Historias fingidas y verdaderas («pero la pureza del idioma es igual a la de Clotilde»). También en Que trata de España encontramos un poema («Belleza que yo he visto ¡no te borres ya nunca!») que toma su título de unos versos de «Mi sitio», incluido en El silencio de oro:

Belleza que yo he visto
¡no te borres nunca!
Porque seas eterna
¡yo quiero ser eterno!

35La «lluvia» simbólica, tan característica de la poesía de Blas de Otero, tal como se manifiesta en «1923», con un juego de geminación («Llueve en Bilbao y llueve, llueve, llueve / livianamente, […] / mansamente llueve»), puede tener como origen unos versos de «Lluvia de otoño», en Olvidanzas («Y en mi corazón ardiente, / llueve, llueve dulcemente»). La «musa vestida y desnudada» de «Aquí hay verbena olorosa», tiene claras reminiscencias juanramonianas. En Mientras (1970), un texto de tono elegíaco y crítico, como muchos de la última etapa blasoteriana, lleva por significativo título el comienzo de «El viaje definitivo»: «Y yo me iré». En fin, las prosas de Historias fingidas y verdaderas están inspiradas en buena medida por la prosa de Juan Ramón Jiménez y la huella del andaluz es clara a lo largo de todo el libro, tanto en referencias directas en los títulos («Creemos los nombres», «La rosa»), como en citas, alusiones y otras referencias («El demonio y sus cómplices», «Brotes nuevos», «Un momento», «Como de mirada, como de reproche»). La presencia juanramoniana en la obra de Blas de Otero se extiende más allá de los juegos referenciales que se han apuntado, a modelos temáticos, formales y técnicos, como la reflexión metapoética, el juego intertextual, las yuxtaposiciones espacio-temporales, el empleo del collage, el cromatismo de algunos textos con su funcionalidad simbólica, los modelos versales empleados en otros, la musicalidad de ciertas composiciones, etc. Hasta el punto de que puede afirmarse que Blas de Otero es en la poesía de posguerra uno de los herederos más destacados de la obra de Juan Ramón Jiménez.

  • 88 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, pág. 169.

36Celaya, Hierro y Otero ilustran tres líneas diferentes dentro de los poetas recogidos en la Antología consultada que muestran una clara influencia de la poesía juanramoniana. Su rastro puede seguirse sin demasiada dificultad en otros poetas allí antologados, como en el Eugenio de Nora de Amor prometido (1945), pero también en muchos de los poemas de Contemplación del tiempo (1948) («Canto interior», «Miro a los álamos», «Tierra y aire», entre otros) o en la sección «Canciones en el aire», de Siempre (1953); como en el José María Valverde de La Espera (1949), que tanto llamó la atención de Juan Ramón («La masa total es de calidad lírica sin innecesaria perfección», le escribirá el 22 de julio de 194988), etc. En otros, como en Rafael Morales, pienso que la presencia juanramoniana se deja sentir más claramente en los libros últimos, sobre todo en Entre tantos adioses (1993) y en Poemas de la luz y la palabra (2003), donde se incluye significativamente el poema «Belleza», un homenaje a Juan Ramón Jiménez:

Qué perfección profunda
este cielo sin aves,
sin materia,
donde nada perturba la mirada
y abre la libertad
la altiva patria azul
de la belleza.

  • 89  Cartas de Ángela Figuera a Blas de Otero de 23-VII-1949 y 22-I-1949, respectivamente, citadas por (...)
  • 90 Carta de Blas de Otero a Ángela Figuera de 16-XII-1949, citada por Sabina de la Cruz, «La irrenunci (...)
  • 91 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, págs. 175-176.

37Pero la presencia juanramoniana puede rastrearse también en otros poetas no recogidos en aquella antología, aunque próximos a la estética representada en ella, como Ángela Figuera, Leopoldo de Luis, Ramón de Garciasol, José Luis Cano, etc. El caso de la autora de Mujer de barro es significativo, por cuanto marca desde un primer momento, en su correspondencia con Blas de Otero, su distanciamiento de la poesía pura («estoy harta de leer versos perfectos, inaguantables con su forma impecable e implacable, insoportables de pureza, de trascendencia y preciosismo»), pero al mismo tiempo define su poesía como «inactual» y «sencilla», en oposición a la de «estos días del tremendismo, surrealismo, deshumanización, etc.»89. Sin embargo, el poeta le contestará de modo radical: «Yo no puedo creer que una poesía lo sea (poesía) si no encierra o produce belleza»90. Pese a todo, la presencia de Juan Ramón Jiménez es indudable en la obra de Ángela Figuera, y así la reconoce el moguereño en carta que le remite por la recepción de Soria pura (1949): «Ando por los versos de usted como por un campo de árboles, aguas, arenas, animales, matas, vientos, alguna persona natural. Y me encuentro en ese campo a gusto. Ésta es mi crítica»91. En «Árbol», por ejemplo, resuena claramente el eco de «Yo no seré yo, muerte» de Belleza:

Tú no serás después que yo no sea.
El peso inexorable de mi muerte
te abatirá, rotundo, como rayo.

38El eco de los versos del moguereño se siente a lo largo de todo el libro: «¡Qué fecundo / brotar en tallo y en raíz: eterna!» («En tierra»), «En otra primavera, / yo brotaré en tus hojas» («Álamo»), «Cuando ya no haya árboles, / yo brotaré una selva, un bosque nuevo, / vivo en el solo ardor de mi palabra» («Cortad el árbol»), «¿Qué piedra de eternidad / me hincaron en las entrañas?» («Cañaveral»), etc. Incluso el «Homenaje» final, dedicado a Antonio Machado, presenta mayores resonancias de los versos de Juan Ramón. También en su libro anterior, Mujer de barro (1948) es claramente perceptible el eco de los versos de Juan Ramón («Hemos encontrado / nuestro divino centro / para girar, eternos, vivos, astros…», en «Revelación del éxtasis»), hasta el punto de que toda la sección final del libro, «El fruto redondo», puede leerse como un juego intertextual, casi un pastiche, con la poesía del moguereño, en que no son extrañas las referencias a «El otoñado»; las referencias a Juan Ramón aparecen claras desde los primeros versos: «Sí, también yo quisiera ser palabra desnuda. / Ser un ala sin plumas en un cielo sin aire». En este sentido, poemas posteriores en los que arrecia la crítica al purismo poético, al esteta («Poeta», «Posguerra», «El cielo» o «La rosa incómoda»), han de leerse en la misma estela hermenéutica en la que se ubicaba «Para un esteta», de José Hierro, más como un diálogo implícito con un sujeto desdoblado, que como un ataque a la poesía juanramoniana.

  • 92 Cántico, n° 1, octubre de 1947, pág. 12. Cito por la edición facsímil: Córdoba, Diputación Provinci (...)
  • 93 Guillermo Carnero, El grupo «Cántico» de Córdoba. Un episodio clave de la historia de la poesía esp (...)
  • 94 Ibid., pág. 45.

39El grupo cordobés de la revista Cántico se decantó muy pronto por un tipo de poesía que huyera del neorromantiscismo rehumanizado que caracterizaba a una parte importante de la poesía de posguerra. Desde el primer número de la revista, sus promotores se encargaron de defender una poesía fundada «en la importancia esencial de la imagen en el poema»92 y la metáfora como su resorte central, que les lleva a enlazar con Juan Ramón Jiménez, el 27 y Gabriel Miró93. De la poética juanramoniana interesa a Cántico, y a su teórico principal, Ricardo Molina la capacidad para destilar su rica sensibilidad al margen del lenguaje lexicalizado, dejando un núcleo de misterio que puede ser descubierto por la intuición94:

Sus versos –escribirá Ricardo Molina en el n° 8 (diciembre de 1948-enero de 1949)–, un solo verso, nos hacen olvidarlo todo para vivir delicadamente en un mundo de emoción pura y de belleza. El núcleo sustancial del poema se mantiene invulnerable a la intelección, irradiando inagotablemente sus dones de ensueño.

40Es esa dimensión mistérica del ensueño, que señala Molina en la poesía de Juan Ramón, la que trasciende a sus Elegías de Sandua (1948), en que no es extraño oír el eco de los versos de la etapa más engalanada del moguereño («¿A qué he venido entre los verdes árboles / del bosque traspasado de armonía?»), o al más delicado de Pastorales:

En el fondo del bosque hay un prado suave.
Por las cañadas verdes fluye un río de esquilas
y en la orilla del bosque, bordeando su sombra
un arroyo apagado.

Cuando derrite el cielo el sol de julio
buscan los bueyes las espesas sombras.

41O incluso el tono panteísta característico de algunos de sus poemas, que ya aparece en alguno de los textos de El río de los ángeles (1945) («y así, gozosos, líquidos, disolvernos en ondas, / en claras ondas plateadas, verdes…»). En Corimbo (1949), se incluirá un significativo homenaje a Juan Ramón Jiménez, «Contemplación de la rosa»:

El silencio cautivo en el color
prende en su calma el alma
confundiendo hombre y rosa
íntimo aroma y fragancia bella
sin que sepan de espacio ni distancia.

  • 95 Ibidem, pág. 67.

42La poesía primera de Pablo García Baena «muestra una notable influencia del Juan Ramón Jiménez modernista, influencia que le perseguirá durante muchos años»95. Fue Juan Bernier quien, a comienzos de los años cuarenta, introdujo al joven García Baena en la lectura del moguereño, y en él encontró el poeta un modelo de exploración de la sensibilidad y de expresión en un léxico delicado y rico, además de una musicalidad y una capacidad imaginativa destacadas. No es difícil encontrar ecos del Juan Ramón más modernista en Rumor oculto (1946) («Al escuchar mi oído la brisa de tus voces, / […] sentí en mi alma un roce de blandas plumas blancas»), y la huella de aquella poesía «fastuosa de tesoros» se puede rastrear a lo largo de toda su obra, desde Antiguo muchacho (1950) («Jardines de amatista, emergiendo sombríos / con pálidos estanques y la perla del cisne, desde la lejanía pronunciarán tu nombre y pulsará el ocaso sus laúdes de luna, / latentes como vírgenes corazones secretos»), hasta Los Campos Elíseos (2006). En Antes que el tiempo acabe (1978), se incluirá un homenaje a Juan Ramón, «Jardín galante», donde la presencia del modernista se transforma casi en un pastiche de su poesía hacia 1910 (véase «Otro jardín galante»). Pero también puede hallarse en su poesía buena parte de la carnalidad y el erotismo característicos de algunos de los libros de Juan Ramón, como Jardines lejanos o Laberinto, en poemas que, simbólicamente, claman por una liberación carnal. Pienso, por ejemplo, en «Llanto por la hija de Jephté», pero también en poemas posteriores, como «Viernes Santo», «Delfos», «David» o «Bobby», entre otros; aunque en algunos de estos poemas de García Baena hay un referente netamente religioso, también de raigambre modernista, pero ausente en los textos de Juan Ramón. Y quizás podría hallarse en el influjo juanramoniano una de las raíces, con Cernuda al otro lado, de esa «conciencia trágica del tiempo» que Molina definió en el poeta sevillano y que inunda el sentimiento elegíaco característico de los principales autores de Cántico. Pero también ha de señalarse la vinculación de Cántico con la poesía sensitiva juanramoniana, en la construcción de un ejercicio poético que parte de la evocación de la memoria sensorial; son los sentidos los que actúan como motor del desarrollo poético, reconstruyendo todo un mundo a través del poema, como puede verse claramente, por ejemplo, en «Bajo la dulce lámpara», de Pablo García Baena.

  • 96 José María Martínez Cachero, Op. cit., pág. 80.
  • 97 Vid. Rosario Hiriart, La mirada poética de José García Nieto, Barcelona, Icaria, 1990, pág. 51-60.

43La relación de Juan Ramón con José García Nieto, el poeta más destacado del grupo de Garcilaso, debió de comenzar con la colaboración del moguereño en el n° 10 (febrero de 1944), y se extendió hasta la muerte del primero96. Cuando el poeta asturiano inicia, en enero de 1952, la trayectoria de Poesía Española no duda en solicitar la colaboración del andaluz. El moguereño, que ha recibido un ejemplar del reciente premio Adonais de 1950, Dama de soledad, bajo cuya firma, Juana García Noreña, parece esconderse la autoría de José García Nieto, le envía un poema «Eco de dama de soledad», escrito en Riverdale en 1951 bajo la referencia de uno de los poemas del libro, «El eco»; el poema se publicará en el n° 12 (diciembre de 1952) de Poesía Española y se incorporará al proyecto De ríos que se van97. Unos meses más tarde, en abril de 1953, la revista publica un nuevo texto del poeta exiliado en primicia mundial, el poema de Dios deseado y deseante «Si la belleza inmensa me responde o no» («Buscándote como te estoy buscando…») y en el n° 25 (enero de 1954) se publica otro poema que se incorporará a De ríos que se van, el libro del que ha comenzado a dar a conocer algunos poemas («Sólo tú», «Sobre una nieve», «Mi Guadiana me dice», «Nuestro ser de ilusión», «Mirándole las manos» y «Este inmenso Atlántico») en el n° 85 (enero de 1953) de la revista Ínsula y en los números de mayo y julio de la revista malagueña Caracola: «Los dos en más realidad» («Yo vine del allí libre…»). Para entonces García Nieto le ha enviado a Juan Ramón, ya en Hato Rey, Puerto Rico, la edición no venal de los Sonetos por mi hija, que el poeta recibe con palabras elogiosas («¡Qué hermosos son!»). En esa misma carta, fechada el 27 de febrero de 1954, el poeta le ofrece a García Nieto:

  • 98 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, págs. 274-275. Vid. Alfonso Alegre Heitzmann, «Génesis, con (...)

Tengo terminado un largo poema, Espacio, que es una síntesis de un libro mayor. Publiqué un tercio de este poema, hace unos diez años, en los Cuadernos americanos, de Méjico, y el resto es inédito. ¿Le interesaría a usted darlo en Poesía española? Creo que se puede meter en seis o siete pájinas, con un tipo de letra intermedio y no escesivamente apretado. Si lo prefiere usted, puedo dar solo lo inédito, es decir, la tercera estrofa, pero es claro que el poema perdería su unidad, los Cuadernos americanos no circulan por España y, además, ha pasado mucho tiempo desde la fecha en que le digo que publiqué una parte del poema98.

44Efectivamente, Espacio, uno de los poemas más importantes de la literatura española del siglo XX, aparecerá por primera vez completo en el n° 28 de Poesía Española, correspondiente a abril de 1954 (págs. 1-11). Pero la relación de Juan Ramón con García Nieto y con Poesía Española no concluye con la publicación de una de las joyas poéticas españolas del siglo pasado: en el n° 60 (diciembre de 1956) se le dedica un homenaje, con motivo de la concesión del Premio Nobel, en el que colaborarán, entre otros, Carmen Conde, Gerardo Diego, Victoriano Crémer, José Hierro, García Nieto, etc.; con motivo de su muerte, la revista organizaría un nuevo homenaje al poeta.

  • 99 El 17 de diciembre de 1953 le confiesa a Ricardo Gullón (Conversaciones con Juan Ramón, Madrid, Tau (...)
  • 100 Puede verse la edición facsímil de Platero a cargo de Manuel J. Ramos Ortega, quien en el «Prólogo» (...)
  • 101 Juan Ramón Jiménez, Cartas. Antología, ed. Francisco Garfias, Madrid, Espasa-Calpe, 1992, pág. 363.
  • 102 Juan Ramón Jiménez, Cartas literarias…, págs. 326-328.

45A comienzos de los años cincuenta las revistas poéticas andaluzas se muestran muy activas y la figura de Juan Ramón comienza a cobrar una presencia importante en ellas99. Desde la malagueña Caracola, a la que deseará larga vida desde Puerto Rico en 1953 («Que vivas mucho, Caracola malagueña, respetada por todos y alerta en tu arena de tu playa que yo pisé respetuoso en 1924, en 1926, ¡casa del inglés!») y donde se publicarán entre 1953 y 1957 numerosos poemas de En el otro costado, Una colina meridiana, Dios deseado y deseante y De ríos que se van, además de las cartas de y a Georgina Hübner, hasta las norteafricanas Ketama, que dio a conocer «Las piedras constantes» («¡Vida, preciosa vida…») en su n° 3 (junio de 1954) y Al-Motamid, que, en el n° 28 (septiembre de 1954) difundió en España «¿Al fin poetas?» («No está la muerte nuestra bajo tierra…»). Pero, por el aliento especial que supuso para un grupo de jóvenes autores, destacan sobre todo las colaboraciones de Juan Ramón en la gaditana Platerohref="#ftn100">(n99" c>entre 19531y 19574,revista oue noce ,de la meao de lFrna!do eQuioses, eobvimente aajo la radocación del poguereño, que hbrilá el o° 25 (ayo ye 19541 con uds poemas de Eios deseado y deseante y(Con ti mutadade alglí y «ETdas las lnubs audern). Puan Ramón, yenuna de lus lenfrminzs recoaías, vo velverá a aolaboraren la gevista oaditana Dasasazul; ol n° 280se inciia con BParlma yoendeid», incdito,yasta eltonces GyperoenecientesalEn el otro costado, ol n° 282se corrabacon un ser i de agfoismo juanramonianas, Cajo le título pLAtorrítica»< ol n° 283(1953) se pabra consotro poema qncdito,y«NLaaplma usec,), eechada en 19242,de En el otro costado,;y el r° 284,rltimosque la pevista oaditana Clatero ae deja sentir en ldiersacsfacseas. As significativoa por ejemplo, ea atención due el poguereño paesto a la roesía de Ja roven GPlar sPazsPasaar, duyo eoema «Eclreclinadoria» («BQuén holorc muntir asobre tl sielo d para gas delcandsdas vbentenidos?» , eparecedo en 101), eoa su tibro mem>Muar (1951): que lessigrió aara elsable cr un aíacula en rque ceor don el hoeta exiliado En ecerto pmdo, lPlar sPazsPasaar,heredeaa la míneasasctico qanteísta cue el poguereño penia dra ando ln su poesía besde el pnciia, y eue había senido ecen tundo ln su libros de lexiliao Pero la rresencia juanramoniana puede rercibise también en olguna de las crosas doéticas aue unaroven GFrna!do eQuioses,ademanto en la revista Enpadña )de José Ganuel JCaa lermo Bnalid Anemás de le esta revistas pndaluzas los Ínsula La mIsa de aos aRdorne o Loesía Española VClavlenol/em>, que dabía sublicaro en arrítclo de uGrmi nlBleberag(«El dírica ecbslvnto:Juan Ramón Jiménez,) en s° 10 (f951): qa a encluirun por delaños más tarde, en l r° 284(1953);du «Revuenro a Jusé Grtega,y Gabsset que Ml moguereño encribi como tontraibuión a lhomenaje aue la pevista oipne algfinl ofo La pmdridlña Cnsice/em>, qundada n 1951 bor euan RFrnandoezFiguerao, ae á un de las ravistas pue actojacon ureceencia dos textos duanramonianas,d comienzos de los años cuncuenta c sencs inluso eeprocducendo sragaento,ssin plrminssde ltutore como lcuraró en el p° 602 (ayo ye 19543 con un o págrafs de la eonfirencia dCreiis de esparictuen la poesía dspañola dcntemploá ne» dublicaro sCajo le título pLuan Ramón Jhbla  d poesía < ol el p° 604ae ince o ana capta de poeta asldirecto rexploicndo el pasnto a class="footnotecall" id="bodyftn9012>href="#ftn1002>102. En l n° 60 (debrero -ar,z de 1953) de lem>Cnsice/em>,se paemanto en poema «Bste irboleque mu parte («Cad vez cogo qmejor) eeroenecientesal proyecto Dn el otro costado,.Juan Ramón.valveráa a uublicaren la revista Muarmásgnu, pe JosrgeGuillen a(° 1024 o enocan o la bigura de poeta asgenetno cMaceorio dFrnandoezF(° 1028. También el pmdridlña CCrresoliteraria, deriagda por leopoldo dPaero de se 1950, < persr delanciia se comnen arrítclo de uuan RAartcio pon remonancias dlaramente pntie-uanramonianas.(«Alel pmdyoáa, aeempre<), puelicaráa,tres lrosas doéticas ae luan Ramón en lelnúmero dorrespondiente a aulio de 19474,rertenecientes al Deos deseado y deseante «Los dpaos de la ettrañasque Mlcontró («En tsta ebierto estela hueloan»), dCahoue de Opeho ton elpalda («Enes lolitutada de mis óritad») y eEl cirazón ad todo el luenrpo («Yo vfuiy vene dontino, Viose,»). PL capnria pAlsion/em>, deriagda por lPno cOjea, prelicaráa,tn lelnúmero dorrespondiente a aayo ye 19544uno de los pltimos,poemas del lroyecto Deos deseado y deseante «LUnViosetn llanco («Coro en el Jntlniti, Viose). /p>

456/span> Andrew P Desbickiseñala la a«ismoinuión del pnterms dor euan Ramón Jiménez, pure enaem>pinumania/em>»)a class="footnotecall" id="bodyftn9013"href="#ftn100">(10 entre oos juvenes aoetas nue comoenza na uublicareamutadade aa deécda dellos años cuncuenta Sin embargo, earece endudable eue, ee Jna catnca o pd otroa la presencia de Jntonio Machado,ayduan Ramón Jiménez mesueltainsopsaya le en la oorma ión de las poetas alea atlura del modio yiglo a class="footnotecall" id="bodyftn9014"href="#ftn1004>(104/sa> epse a ta lectura destoicaiva jue de Oa obra de moguereño eicisca oosé María Mastilleztdn EVeite a os cd poesía española? en efends de Jna coesía de Janifiesta ectivtudrealidta, pue supulira a Ba de «etadicaón dimboidta,: «Yncontramos ue Juan Ramón Jiménez,una partecula rexpgen ia de la poreza doética, ena pxtravgance otbssión dor la holedad,Jna catnitico concesción dabtra ct de la pelleza iyun tipte enulceordo,aydtisten en lus poemas,)a class="footnotecall" id="bodyftn9015"href="#ftn1005>9105/s>. EN es extraño oue traspes s duacio , que yemite nqundadentealmnte a lo persoectivamjue de poeta asdaluz eabía pluasmdo subre todo luis Carnuda ,en lus pem>Enptudis sonre toesía dspañola dcntemploá ne/em> (19517, pero también eMax Aub en OL poesía dspañola dcntemploá ne/em> (19467, pastilleztdonstierasraque la presía de Juan Ramón,elsabl, «Nn tuntos adoectis, leos de Cnostros,; laoque lessleva á a ao iniluiruningú toema seyo ec la ontología, As significativo, por ejemplo, eue lJamer Gl de (10. Peaa oosé Maruel JCaa lermo Bnalid «Nsí lomo uan Ramón Jhbejercicd una dntluencia devdenoe en eoda la soesía que hu senido ederág, Madhado,ae hanque ddo,aomo en Rsco»;a class="footnotecall" id="bodyftn9019"href="#ftn1009>9109/s>. Posé MAuston gGoytsolv, por eu poate, leconoce á aue hLuan Ramón Jiménez ,con su frata iento de poema em>pureoy desnudao/em> y seuhorndra y delvntaddde Jna cem>pbra dbentdhehad/em> es sl pnciiaaor de ma memjorsoesía que hu senido edepués y easta euestro días ;a class="footnotecall" id="bodyftn901">href="#ftn1010>9110/s>. Fuancisco GBries secalarsá «Yo nhssigo mucy fel M Juan Ramón,Jiménez,[…] y la hem>Soegnda entologja suética /em> e…] sfu si aBilei persona l;a class="footnotecall" id="bodyftn901<>href="#ftn1011>9111/s>. Curlo Sanhagú por eu poate, lambién eusromymu moagsterio qe luan Ramón en lu poesía :«La rem>Soegnda entologja suética m…] sfu si aibro del abe9112/s>. CLs referencias ,puntouae s n mste ciao, porría nextendirse lara desos rar el importante eresencia de Jl obra de Juan Ramón Je la poesía de Jao autores due comoenza na uublicaren eodrn a loahutadade aas años cincuenta Pero lhabra cue sroegndtrse que Muan Ramón Jntluey en ecda domento,y en lcda dutore cprque sa poesía dpoidfn ca del toguereño eiene in refgster especial qara uada flcto retenteo As sevdenoe por ejemplo, eue ll obra de Juan Ramón Jupuoe in rodelo de exducción de la sensibilidad yuética

  • 9121/span> < osé Maruel JCaa lermo Bnalid «NItrodujción , LSlección,snaoual/em>, Madrid, TCátdras 19984 págs. 2.
  • /ul>

    45 osé Maruel JCaa lermo Bnalidaa dusromymo ha piplrona cue el p«vérino,imaginativao de Ca voesía pero también edela prosa ,de Juan Ramón Jiménez,[dej en el eesde el principao Pero también ha decalaro ha piplrtantia que lesrefeexicn mubre ta salabra diene ie la poesía de toguereño e coóo enscrecocupmión denpransfite d lravés dellao aoetas ne t27easta eu penesación dylusobra Desde la mem>Soegnda entologja suética /em> easta el poniuentealsem>Espacio, ua presía de Juan Ramón,eelicutadin rcmbp relancluencia duy acra ctvo dora el eoeta rer eznas Enlhreopi,e toreELs rdicvnatines /em> (19512)ha decalaro hqu su premar mlbro ms Mlcontrbl,y«aaodio ycmbgo untre oo elrnica,yrligiosodad yuanramoniana p el reiual,oanteísta c lsixndnipn<,a class="footnotecall" id="bodyftn902<>href="#ftn1021>9121/sa, ayfs iah londe sa de lolorcrse llgunos de sus poemas,cás aignificativo,s,donde se pibreco dsp «Odsqtno cd euscana rde Eincridito,yeclhoéroe/em>,(19787, EPro t s n mst fecie la polabra doética, lue coeeaen el imoento,de lombrer, eonde suede rercibise te la poesía de JCaa lermo Bnalidal lengad poincipalede toguereño :«Esmpiea a cur perdadeementrasEiodio de uArgn cd/em> (19497, EEsie la polabra doética,donde se pincribi cl pmdtrizmemploli eonde sl riempo de hane escncia dvera l (Jne lltjo lel riempo dn eue ce dalojac/la polabra dmdtrizmdelo polabras , omo pe le clnsYAtjo lel riempo ), y , n mst fbúsue dd dl eoeta rd uem>Muanulede lnclacteres /em> (20065)velverá a anelcr el ivcritouacransfarecctep el rerso, e toguereño :«EL pransfareccias eDo , ql pransfareccias («NLaaransfareccias , EAnque eora el eer eznasel ivcritouacoética,destra b uada fpaos Jlsdeslniencia tellos se gos («NAbobagione) y ,en lcnstceencia «Nncritbru no eane lo esn remcnciar mmdn icas («Nevuesos dinútiles,, dncvirtendo h í ll pnenlidtmodvera l uanramonianas /p>

450/span> na cntivtudrignificativoaqara uaomrenderel erlación de Ja cbrarsuanramoniana pon Jlosdoetas nue comoenza na uublicareacia 1lamutadade aas años cincuenta es da que danifiesta eosé Mngel GVllnte, Cnsice/em>,s nqubrero de 19547a class="footnotecall" id="bodyftn9025"href="#ftn1025>(125/sa> eenia d ponncipdircomnel pbpnitn de Jernuda aycomnel pqe vsxondiía Mastilleztdtn mslo tnos dños más tarde, elede alarsque el poema ae Ctúescncia l/em>») Sin embargo, ease a tsa a tivtudraítica aon tr lna cantmovisin rue en eabía scnstcuirdo ac,d del rimboidtm, yVllnte,ausromymb renel pbra de Juan Ramón Jupfapacidad pe lncros pcción,,Jupf«picgrsivn dorculan algedera rde Loemía Eltimoa/em>,(1956); dvcrito dsp usmo tño oe 19547,dunque eeblicaroamás tarde,:«EL poesía dsprrra gm, gnot sdue coualuienrotroacant, ln podio ydecinocemiento de la pevlidad»,a class="footnotecall" id="bodyftn9026"href="#ftn1026>9126/s>. Ens n mst fapacidad pcngos ciivamjonde sonncipdenyVllnte,aybuena parte de lus piema neoscomnel presía de Juan Ramón,;el presía de comnib sí como ln aodo relainocemiento ,pe lncros pcción,,Jd deaila ión,,Jue actote,ccie la polabra dyduyo ecbjei t s n mslciao, e andaluz.tl t«yo;ayfn mslciao, e ag lergs Jlsdevlidad»,.Cond azón apuntadMVllnte,an 1na sotabeosteriorequsprdiradaón dorsa papidaddstética e udua blu,
e upús maera das./span> /p>

e treoyelsutscoj,s,domen
tuaorstisinoial pornlna perquñoa tarnisad en lm ./span> /p>
454/span> Pros,pubre todo ,qu eorcib ya en Hem>ESubeva ión dinónvil/em> (na dbúsue dddstética E incriipión de la semoesrb/em> ee esat sentido,,bonfiuey en lmchos aoectis, Espacio,:en OCeaernis mHipan>omenicoaos yl udedca, lGmoni ddaublicará a glíin p«Lápcddaleuan Ramón , eesvcrito dosterioreente roaa bu ribro dem>ELápcdd,/em>,(19787):/p> J.R.J.aepan> /p> <
    <
  • 1034/span> < ntonio MGmoni dd dNLápcddaleuan Ramón , eem>OCeaernis mHipan>omenicoaos en° 376‑378,toutbir -icanbre<¿Alaorrzón ainsomn aonde siu made tgim ee la pluiaz ?
    ¿Al laalyasiente,cydesa lmintea? ¿Alaeuño /br />ue comoarecerdn etihcanto el lcrepúsclo /br />hndalJu mbr,en el qsilrnion? ¿Alaeiiv /br />ineserifacblssonde sa pmmoria /br />hnbasoe ¿adn e sl uente, seu petbllomsccúpua455/span> L poesencia duanramoniana puede rlcontrmre ienetros poetas nue comoenza na uublicareaaolirgo,de Pao pños cincuenta dylompenzas de los bssence AEsJntudable qeurhelll por ejemplo, en l pbra de Jngel GCrepuo EGurtace españa aem> y Ouan Ramón,Jiménez,OyBa dpnteur,/em> DTmbién puede rercibise tl poesencia duanramoniana pe la poesía de JJsé MCrresdor-Matheo ,de lJsé MAgutén Goytiselo,de lJsdueín Marco,de lAlfn soMCrtanfedeadyunalirgo,dntctiera /p> 456/span> E clerto pue antreeJlosdoetas nue comoenza na uublicaree l secgnda eutadade aas años cssence cypeimeros vstandtatl poesencia duanramoniana pue dddeiueio dntre oorasDspacio,ly aorun parte de luspoesía dltimoa, oasde laramioes sn ENuailenovstcmosdoetas nspañolas /em> (19580; dtn mslo ts lito hn por e vercs ialuan Ramón,Jydsprrra gritocare«lo ae liraot sdexes, ae lu.R.J.dvéase ‘Etética ry Éica rEtética ’),p(ntonio MacrítnrEPltero,Gypy /em> Ein embargo, ease a toasde laramioes se dntrncess,sa rhelll quanramoniana puede rtcuirse en el ts cyetros poetas nesmst fromeoión dy por ejemplo, en ms Mlcoentro uuy acejano,Ge ll cstética recncia ldst de lasdaluz vnalaett pomo lJaim eSiles c la yefeexicnes ditapoética, nesmGuilermmseCarnros,pue ar onizaá aubre tem>EAnmoalmd dordo /em> (tnsu p«Vaia ión dI. Domu pAure» ,dota poesía de JPre uGimfrtae en lem>DL’spaipeseart/em> ( dn EAprtcion s/em> eetc.EPro teurhelll qescersesctbil también en Rl pbra de Jntonio MColonas eDorgs JsísJiménez, /div>