Navigation – Plan du site
Variétés

Realidades imbricadas y seres desdoblados

La vida como mise-en-abyme en Jindama, de Alfonso Vallejo
John P. Gabriele
p. 639-653

Résumés

Jindama (1998) présente un univers de situations et de personnages sur divers plans artistiques de manière à mettre en cause la connaissance ontologique et à révéler que l’art et la vie constituent des processus de re-textualisation et de réappropriation qui s’auto-réfléchissent et s’auto-engendrent.

Haut de page

Texte intégral

1El teatro de Alfonso Vallejo (1943) es distintivamente antirrealista e incisivamente experimental (ver Martín 152, Coco 221-24, Gutiérrez Carballo 18-19). El dramaturgo desafía persistentemente los límites de la representación artística en sus obras con intenciones decididamente ontológicas. El universo teatral vallejiano gira alrededor de un eje teórico y formal principal: la certeza que lo ilusorio y lo real son conceptos igualmente autoritarios y tenues. La realidad y la ilusión se imponen con igual autoridad y fuerza en las obras del dramaturgo para dar la impresión de que el arte teatral y la vida son procesos de retextualización y reapropriación esencialmente auto-reflexivos y auto-generativos. El mundo teatral de Vallejo no ofrece paralelos explícitos ni implícitos con el mundo exterior del espectador. La inestabilidad y fugacidad que caracterizan sus textos tienen como objetivo último asentar la autonomía del proceso artístico creativo y hacer frente a la supuesta preeminencia empírica de la realidad. Como resultado, sus personajes –y también sus espectadores– terminan descentrados, incapaces de arraigarse frente a sus respectivas circunstancias.

2Jindama (1998) es un texto teatral vertiginosamente laberíntico en el cual se confluyen y (con)funden situaciones y personajes de distintos planos artísticos para crear una obra agudamente paradójica que se deshace y se integra simultáneamente mientras evoluciona la acción. Leer la obra o verla montada constituye un ejercicio estético e intelectual desafiador. La forma y el contenido del drama desafían a los lectores/espectadores. Vallejo nos obliga a interaccionar con su texto y a ejercer nuestras habilidades detectivescas para conectar productivamente los diversos elementos de su obra.

3La pieza es la fusión de tres textos distintos. Cada texto es protagonizado por personajes distintos que no trascienden nunca los confines del escenario propio. Los textos se imbrican y los personajes se desdoblan creando un mundo híbrido en que se transita consecuentemente entre pasado, presente y futuro, historia y fantasía, vida y arte. Jindama, como vamos a ver, es la dramatización de los conceptos principales del arte posmoderno: «anarchy, anti-narrative, indeterminacy, deconstruction of a world-model, and ontological uncertainty» (Lethen 235).

4La contextura posmoderna de Jindama se establece mucho antes de empezar la acción mediante lo que anota Vallejo sobre el esquema dramático, los personajes, la escenografía y la acción. «La acción», escribe el dramaturgo (13), «discurre en tres niveles. Por un lado, el actoral. Cuatro actores, dos hombres (Klaus y Marco) y dos mujeres (Reme y Gina) llegan a una escena para ensayar ‘Jindama’ bajo la dirección de Lev». «Por otro lado», sigue Vallejo, «estos actores interpretan personajes». Klaus, Marco, Reme y Gina desempeñan los papeles de Juanaco, Troncho, Reme y Tora en la pieza que van a ensayar. «Juanaco» además, «se ha convertido en un lector apasionado de Cicerón». La vida del escritor romano «le ha impactado de tal forma» que «le ha hecho confundir realidad y ficción» y a veces se cree Cicerón. Por lo tanto, en el mundo fantaseado de Juanaco, Troncho, Reme y Gina se convierten en Marco Antonio, Sempronia y Cleopatra (13).

5Mientras evoluciona la acción, los tres planos se entrecruzan a nivel contextual con el fin de poner en tela de juicio el conocimiento ontológico. En cuanto al drama propio de Vallejo, ha de notarse que los personajes se identifican exclusivamente «con el nombre del personaje que van a interpretar en la supuesta obra que se está montando» (17). Pero cuando hablan entre ellos, utilizan sus nombres de actores lo cual sugiere que la realidad exterior, la que existe más allá de los confines del escenario, o sea la realidad de los actores y espectadores de la obra de Vallejo y, por cierto, del mismo Vallejo, no es la fuente del acto teatral mimético de su obra. La realidad en Jindama, como diría Jean Baudrillard, «has effectively vanished and all that is left is simulations» (170). Desde el principio se nos da a entender que Jindama se auto-genera y se difunde sin ningún apoyo ajeno, que las estructuras anquilosadas del realismo cotidiano y dogmático ya no sirven, hecho que se adelanta en la descripción del escenario y de la acción. «La escena», escribe Vallejo, «representa la escena vacía de un teatro. … Las paredes de la supuesta escena donde se va a desarrollar la acción … se pueden indicar únicamente por efectos de luz y de sonido. Unidad de lugar» (18). «La acción transcurre en cuadros», especifica el dramaturgo, «de forma continuada, sin interrupciones» (19).

6Igual que los múltiples papeles de los personajes, la descripción del escenario y de la acción son indicios de la desaparición de la línea divisoria entre lo real y lo ilusorio asociada con la creación artística convencional. El espacio y el tiempo han perdido su capacidad de delimitar y concretar la acción para asegurar, como diría Linda Hutcheon que en Jindama no hay «any sure ground upon which to base representation and narration» (92). Después de apuntar que «la acción discurre en tres niveles», luego sugerir que sus personajes son seres poliédricos y por fin insistir en que la acción se sitúa en un solo lugar, en que ese lugar es la representación de «una escena vacía», y en que la acción transcurre sin interrupciones, Vallejo deja tajantemente claro que los personajes de su drama son el producto de una coalescencia enredosa de niveles convergentes de arte y un continuo artístico espacio-temporal sin índices claros de referencia.

7En Jindama, Vallejo nos invita a contemplar una construcción del sujeto teatral fundamentalmente alternativa. Si el personaje teatral tradicional es el resultado de la integración de fuerzas históricas, sociales y políticas, en Jindama es el agregado de impulsos puramente artísticos. Los actores/personajes de Vallejo son seres fracturados en el mejor sentido de la palabra. No son actores que representan ilusiones teatrales, sino actores que las viven. Ejemplifican lo que dice June Schlueter de los personajes metateatrales: «the rift between the essential self (the actor) and the role-playing self (the character)» es sintomático de «the loss of identity» (14). Klaus «encarna a Juanaco, antiguo cantaor flamenco fracasado, que posteriormente se ha convertido en asesor fiscal» (13) y que se cree «a veces Cicerón» (14). Marco, quien juega el papel de Troncho en la obra que están ensayando, es también Marco Antonio en el antiguo mundo romano fantaseado de Juanaco. Reme se conoce por el mismo nombre como actriz en la Jindama de Vallejo y como personaje en la Jindama que los actores han venido a ensayar. También es Sempronia, la mujer de Cicerón. Gina, la actriz que desempeña el papel de Tora en el drama que están ensayando, es también Cleopatra en la realidad delirante de Juanaco. Sólo Lev desempeña un papel, el de director. Los personajes de Jindama y sus acciones reflejan una deliberada preferencia de «performance over representation», como diría Jeanette Malkin, para subrayar la inestabilidad del «yo» (148). Mediante la construcción de sus personajes en Jindama, Vallejo logra oponerse a la noción convencional del ser teatral auténtico y unificado.

8Los nombres que llevan los personajes también subrayan el estado de flujo en que existen. Tradicionalmente el nombre sirve para concretar la existencia y la identidad del individuo según Thomas Dochertycritopalabras de Dochertycealidad umber"n la laus y Gina se conocne por tres nombres distintosen, los tres textoo. Rema, sinembaurgo, llevr el mismo nombreen,ados drams, del mismorttulo,n la Jindama de Vallejo y la obra interior que drigde Le, ycaltn un nombre distint, en el mundo delirante de Juanaco.Ccomprtablaments, Marcycaltn el mismo nombreen, la pieza propra de Vallejo a en la realidad/imaGinida da Juanaco,pPeronoa en el drama que están ensayand. Aun que Le, el directoo a úniol personaje que se conoce por un solo nombro, no parces reflejar la s quz ofronia fundamenta encarndasen, los otros personajes,sís damnuestrasnde sor un personaje inesta eo

Jindama es ula obra de mundes contigusd y co flgentes que pnreen,audar la autoridad-narratian mediante la representación de la codriciónhumanda como ula mise-en-abyme> soises ofap parenl a edelesl ao verlppyins, ec loead-betorkes of conceptualjor structurel apacn which> hrifyins, ve- ultrtaita eonuclesus er centrido su .7Cardwell 271)a. La existenciatab:smas de los personajesses reflejmise-en-abyme es xsistir en un mundocaruente dr ula.r3ngidad autoritaria,ab soutra ytorsentaderycras vitir en ilusiones que Sólosumponenseir realidaeas, en más dr ula.r3ngidad a en nin ulaael mismortiempycras vitir envtarios mundes que se convergeo y invergeo y queocpasionon el eraccionimiento y la nmoplación nvectual del ser como en el asos de los personajes de Jindame

1JindameFracisrco Gutiérrez Carbejo (11), yctambién pran insistir en la nhermente posmodernidad de la piezd. Comobien se abma,todos artisra posmoderla cocribe sus obras cmol trtrados teórices y x podcsiones textuares (ver Mlpras1-9s ySchulte-Slase)a.Típnicamentn, lo  autores posmoderlshJindamas cmolldos drams, posmoderlsh en-generl,) es un texto esencialmente autosuifiisente y aut nodo.

2Jindamanol se conformaan ningúnndeseoe impuesoldDesde fuezd.Ttextual y contextuaamentn, es un drama que se posaltneinep[enden­ntemente Como rafiorm del itjertamboa entre Juanacd y Tronchocoen que sedjJindam! Sí. ..n medj

3Jindama se contextuaieza oar lafaltra de cauailidad y conxistenci,e pnreen,cquestión la autoridad de la direcciónyn la autofía teatral y distanci mal propio Vallejo de su obra. La obra n que se-regierne Juanacd y Troncho no es la obra que han venido a ensayas de aucedla con ho que se mpundeo en el esquema dramático, sino el texto fantaseado de Juanaco, señee que el texto de Vallejo he rgce por ulafaltra deológicn discuusivo sobre la tualeal propio dramaturgoncycaltn contoa).Ael ser«>Jindams» laprrimrla palabro que semprouanci impjica que los personajessson cosiisentasnde sor creaciones artísticso y qu,s metftóricemente hablando, darrttuloe a la obra dramatizrán susinidsn. Por lovhist,r la autoridad-narratian de Jindama se-origian dnatro del text;>nol se imponldDesde fuezd.Esnt, en Cobminación con la reudriaciónicxtgtórice del uctoo ad el directoo teatra, «gbilprolles» según Juanaco, sugiere que no hay más allá del escenario un mundo.r3no, sino únicamente un teatrs que se contemplo>> íl mism).

4Mientras hablan Troncho y Juanaco,éistempugpunts: ¿Quéetseguisrofí?s» Tronchorespdonds: Cort

5

6s cmol Ciceróo, pran que ue creen, la abmzas,d y seouye un«golpsestrrdalselimitando la dncabntaciór de Ciceróu o. Desavtorido, Juanacdcreaicions: ¡Pionescabra de asesin! ¡Due S din! ¡Pparces que estsd/imaGinundo iescabóntidosslanrlando,mia abmzal sujerada por unhiloa de crnte a lacolumn a veteobrlu o. Tronchorespdondn conuton ieróiacs: ¿Derquée qiPetes que png a la caro,jquerid? ¡Due Marco Antoni! ¡Eesoya acnuand!s» 317). Juanacdncycardasen, insistir que hyd que cobmjar la sscena de la dncabntacióe an que Troncholea asegurr que ¡. . . todosjes mantia! ¡Pgurr ficció!s» 43)r. Pero en un mundocaruente dr.r3ngidad concrets y esta eo, la gurr ficcióa se conviert,en, realidad.

7el erimrn cuadrn de /em>Jindamathmselvues» 22uoc>el itjertamboa entre Juanacd y Tronchoinfgiere que la ilusióndo la ficcióayn el arteon la realidad constituyitasuintostécnrices y metftsrices en /em>Jindama

8eva entda porprrimrlaveze en elCcuadrnII).Sua interacción con Juanacd proorucionaotgra oprturnidad para subrayar la existenciatab:smas de los personajes de Jindameeva que Troncho ¡Mee qiPeta dncabntr!s,d>evampugpunts: ¿Yrquéeta y desmaio en so?s» 45)a.Ccosiisentad el dluema existencilocoen que sevte e frenaido, Juanacdlte expjics: [Y]o,. Klaus,caltn que interpretarm Juanaco, que ho indo un antiguo cantaor de flamenco y que sehas metidoan asesor fisca,y que sehasvueltoe lacdleyiennoae Ciceróe y se cree quedes Ciceró …n». evarespdondnnentéermitos propis, del Metateatmo y de la posmodernidas: [A]hTora …rprciosamenteahTora estsd entdnido entun papel, Klauo. …¡Eee> es elrtaino,s Klau! ¡ La utna de latambvralencia del se,a de latambgüeidad existencil,a de la crnios,e del eencipicio existencil,a del sero>nol sr …¡s» 49-513).

>el itjertamboa entre Juanacd y Levyn la descripción del escenario sigun, rscactando la auto-generatinidad del drama de Vallejsyr lafaltran c3nayn fpectivs dr una colexióntexeratextuas.

02Jindama danota ula.upxtura con la concecsión undrimescional y fjieza perspectiiesta del arte teatral convencional. en Jindama, (odosjestá undo>», comoa cierra Juanaco.«Fforma unblo que existencils» 61)a. Lstopalabras de Juanacdshacntcoe a lo que diceNdihd lasKayes de losntextos posmoderls,y que ono «>

» (2),y que onontextos en que se contrmponen «» (39)a. La estructurn de Jindama co llevr consecuencia existencilles pran los personajel. xsistir endel entrecrce de textos y contextosetermine pordterrmbaun lajnerrquíao estétiia y uiloóifica tradicional entreaectoo a personaje teatralyn diuelvue an distincióa entre el «yo»yr la«otgeidan».Ala crear personajes que ono incapaces de abmas concvertiuombreen,cuáas de los tres planos artísticosaecúnu,e Vallejo logrademosntrre que la identidadese «>pperformance that iseinefientvelymusta eotrther t hanbedinh basnd oe omhe essentialnacturido su .7 Mlpras714). Los personajes de Jindama

1xsistir en un mundocaruente drfproxetras es xsistir en un estado deinfgnvitapugrresión yrepmetcsió;s es estroeatrpaido en ulapucert girstoria que v ens direccionesoupuestsa simultáneamentn, hechodea que Troncholes cosiisents: [N]io é …nio éy ómoo vamos auailas de quís» 53)r.Sel trtra de un mundo dondnnel ser se deameueza i contoatablaments, donde se trannformauer extuaments,see qiPearo>nol se qiPeas: A parcesdsemproxto Le, v ensvíaes de trannformccióo, con laimitad de lacabrapiontado, conojtoseterdalses, laotgraimitad de lacabro, contragloscómticos» 54)s. El mundo de Jindama es un mundo tertético e mopentrtablldDesde fuez,s un mundogobternado por les inrigaes de lo ilusorio que aulran da podabilidad da xsistir fuezadde los confines del escenaris: DsemproxtoK>lausdamga,e lapucert seambro,K>laus qiPetauailas de la escen,n inteitandocorgerae lapucert ne triccióo,pPero lapucert se cieezaddegolpss» 64)s.Unlaveze ecieezdt, en el mundo de la ilusió,e no hay podabilidad davol(vernal exterio:. «Por un lxetrlr aparces Remo. …Bruscsamente lapucert seambraddegolpsd y Reme qudta frente K>laus y Marco. … Lapucert se cieezabruscsaments» 65-669).

2Jindama está eraccionidd. Los personajesste uervee por un mund Jindama, como diríaSxturt Simd, «has no essential cres of identitl, andemdr,abes rgardeed os a procesienan continuel etats of di souticontrther t hanla fxeed identity» 3617).Esn el producto de contextosidténticsl y distintos comoinfgierelro que e, dice Troncho a Juanacs: Los que tsdemefasotidio enti jes quemiuras ,mia mujer Como ieano fuezamia mujer sino nuestra muje s» 76)a.Toadossson cosiisentasnde ul eraccionimient,snde ul existencia fundamentalmente teatra). ¿Pporquéetlanta representación de representació …?>»,mpugpunto Remo.«Yho, Rem,yr la mujer de Juanacd y Sempronia, la mujer de Ciceró …¿pporquéetlantos plano?s» 814). Le, eloortJindama>theasticael contexr to create a ife’se expertirdido su .7156)a.Ccuaido>eva xmpjica que «se trtra de uLa obra brcertn»(85)o, Troncho subrayr unaveze tsdlLa estructurn"prismátiao del drama y de susinidss: ¡No jes que esta brcert!.Esn que estetlaa brcertn que sevne porn daes prtress» 869).

3Jindama,eertycnues= ensayaseaevs: Vo y elcsamrsino ,mpueparremo.Qqueyoettambiénaecúo …Yestegos que ensayas» 53)r.Ene un mundo dondnnol sendefyinute entre vida y art,l entreaectoo a papel, entreaecutar y viti,= ensayascaltn uas fucción artísticayn uas fucciónnvitls lo cual xmpjicapel dseho asiosos de los personajes por ensayar. Pueos a ve,cuánido empezamos a ensayas,, insisce Troncho(728). Qquremose abmasquée estmose representaado», e claan Juanacd(714).Toados qiPetn ve igura sa.azión de ner en éermitos teatrales, comoindfican Lstopalabras de Rems: ¡Mee qiPeta dniernagquiencuánido empezamos a ensayas. …Nveceistmose abmas …quéetacemose quís» 82‑83)r.Envueltosr en unjluegoralrstord Jindam>

4Jindamathe.relticon between thegsam-likde arnifises ofifiation and the prablaltica» McHral 62)a.EelCcuadrnIVocoefiorm qguedel drama propio de Vallejo, la pieza que drigde Leyr la realidad fantaseasa de Juanacdrformae un irpstico uylos tres cuadroe sehan,adoblad uos sobre el otro creando ula fusión contextual que ae-oridns a personajes que exister en tres planos artísticos simultáneamenta.Ccuaido Klaus, quienrepresenta el papel de Juanaco, insisce en que« Ciceróeso yyo» 92),y Toracreaicionnnentéermitos propis, de la codrición posmoderns: Tte cresl Ciceróo,pPero en elfoaidonronte lo cres.Yesaempcronte cresl Juanacd …niesaempcroK>laus …Tte cresl …undoya mnchos el mismortiempl …lo qiztsdnnin uosene concred ss» 934).Toadospparcens ser cosiisentasnde ulndevoluciós.Ccuaido Juanacdsue drigdeay Torail ránid la Cleopatro,éisa,mpugpunto ¿ Toraoa Cleopatr?o»yr Juanacdcrspdondd, Gina, Toraoa Cleopatr … como qiPeas …yra …dj

5lau- Juanac- Ciceróe y Gin- Tor- Cleopatra es el resultado de la (con)fusión de los tres planos artísticos distintos. Los personajes de Jindamaltilifican los personajes lturalistes de obras posmodernes cyae caracterizaciónmmine «» Biertes 148-49)a.Yannol se trtra de personajes que juegns múltiples papeleo, sino de personajes que exister sindieferencir, entressus distintos seres.Ccuaido Troncho, confunddco, eompugpunto a Juanacs: ¿Tú seres Juanaco, eljefse deEistfasa?>», Juanacecoet ests: ¡Eee>so !s»Ccuaido Tronchevuelvuea,mpugpuntrs: ¿Yr también Ciceró?s,r Juanacdcrspdond»s: Corrrect!s» 1(13). Los personajes de Vallejo, Como losntextos y contextos que se entrtejea en sl drams,seesdobla,e se timpjica,e sereietn,d y se reflejan indetermindcemente hisa,antiqilura ssa «yues» auténticsr como e claan el mismo Juanacs: Mue están despersonalizaids» 919).

6Mientras evoluciona la acción, Vallejo sigue rscactando lamuiert, del uctoo ad el texto escrite Como rfllejo de la auto-generatinidad dn su texto y connfines decididamente ontológiosa.Ccuaido>evaaouanci qguedel ensaho de Jindamaeva ee imponar la autrnidad del texto escrite( ¡Ttext! Ttext!s), másrecl rman los personajesnefienerse a su anPeas: ¿Tee qiPetso caltar ra de uLaveze ad jaerlsh ensayasao nuestonmair …?>» 1(53). Losgorinos iútiljes de Lev dmnuestren la m podabilidad daiomponer un ordno que prcedrs del exterior yctambién que el texto escrite qudta fpectivamente es autrnizdmo como edito de concretar lsa identidares de los personaje). Losgorinos de los personajes subrayan que la emprvistación artística es el úniol edito deefiormra ssa identidare,sndenefienerse en el universo teatral vallejian). Lo que transcurre en elCcuadrnIVsea

7Jindama» (21)r.Ene un mundo cyasr c ordnsadaspugldamentarrassoan Lst de uLa mise-en-abymeJindamaevamasa ae ner el directoo de lafaantasíl de Juanac. eos cdeoaolous actores que asel direcsamentear la sscena de la dncabntacióedde Cicerón. Juanaco, , quien la idaues= encarnroae Ciceróe en el erimrn cuadrnltesorrtrnió,e semerte en el papel sinvtaclyar.Sue drigdeay Troncho( Marco Antoni), yrecl rms: ¡Acéeicxtavexetrno,smnuestry que abmsehgeri!s» 123)s. El mundo real del actr, ha ds aparciado por"comlredo. según Troncho, Juanacd«caltn quemtrnrn. Po queesl Ciceróo y como asesor fisca) es un elrinfuenterdecurindo» (214).Atribuirlea l Ciceróo laprrfresión de asesor fisca) de Juanacd qiPeta dnier que los personajesdde Ciceróyr Juanacd sehan,nfunddco y que lo que transcurre en el mundo fantaseado de Juanace co llevr consecuencia en el mundo de la Jindama drigtada por>evd.Esnt,coefiorm lo que s vea UlrhichBrohich sobre los personajes posmoderls,y que «» 253)r.Ala suer ponerse el mundo de la pieza interiovyn el mundo fantaseadoclmáiaco, el mundo de ous actoresrse ecorg).

8evamponensssamandos en eld inte, con la/nstención de ailas del escenario,pPero el escenario ue loprrhibms: Mrviimientotemblorosos del decurad,l agrstivs» 1343).

JindamaJindama «», semgiedrno en ula «bstirdido su .719)a. La caracterización de los personajes en Jindama dsrafíalla noción de uLa suyhacxtaveridad eormamenta.Eel «yo» en Jindama, igual que la realida,d es ulaeentidadfrágil,ninasegurrye transitori).

» (36)a. Lst dsccompodcsión cupórdaues= RemessdlLa v idesclavistual del ser eraccionito, del «yo» ergmrenaid. evalseliplobra que uelvca en ír ra que«del ensahohasetermindh>» (317).Loussrínomras de Remssoan os dr ul personaje quecparcesdseunlfoaido estaializdmes: Mue infuenr,an c3nemente enhaouonmabemaganuo», dice Rem, «depantoloíaea. Si qiPerom over ul it,e nacdlraltnigua. Si qiPero hablrs,sialenccd y Si qiPero caltaem, habco. …[C]ujndosjesoya lugrro, lotr).Cujndosjesoyatristu,s m ríh>» (31-38)a. Lansinuccióe parcesirrervrodalss: ¡Qusemte sino dfformando» (10),: ¡Qusemte de coyuintttt!s» 143)a.Eel personajedce Rem, cmolldos de Juanaco, Tronch y Tors, es eloditi de la inestabilidad posmodernayn sl ds integración tsrifr es la representación teatraldtendihla inestabilida).

1 Tronch ctambién«uaiue crrcienns»pPero «sevaehuendendt, como Si se trtrbra de aernesmovedizles., Juanacd« seacjertoalnnumrdal da lapucerts»ppara yudnroae Tronch pPero «sesempiezanaellevraltntcemente hncia lnuechco,ntambiénnizdmooorr uos sbples» 146)l. El escenario uempueparppara dvourrldes. Dyrepmanle, Reme sereppon. Statn unreról(ver y co proxmaan>evs.«Drims,, insiscs,« quién etlá dtrmás dr(odosjesdo» (174). Le, insisce que es un istuamaanróimco. Remevuelvuea,mpugpuntrs: ¿Qquién etlá dtrmás dr(odosjesd?>»Ienstisfenhas,«lte clva la auos sobre la auoscoan el esialnts» y londespara (148). Lapucert se couiezj

2Jindama, el arte y el personaje teatral constituyit eloditi de la ieterogtación ontológima de Vallej). Lo teatral es el text,l contexo,mpu texto y su texto de lo que dramatize Vallejolen sl piezd.>Jindamanol sermp v ensni jesguizdmooorr ula.r3ngidad autoritaria ytorsentadera de aucedla con la autofía teatral tradiciona. los lectores espectadores de Jindamavero elteaatr).Fformnemente hablando,se trtra de uLa mise-en-abyme que e, segúnMoshce io,t unanécnrilanformly connfines decididamenterebeldes,y que «the.representatioaln inteiido su . del texto(434)e para contenern «thehiPearchises andggroundru esd which-oganlir the‘nforml’ (por"clasice Heasbpl)h-narrativido su .7435)a. en Jindama, el arteeinsedran el arte y la ilusiónase drtivs drlla ilusiós.Eensayascteatmoesh ensayasao viti,= desempeñro papeleseas vitirndihdes papelel. El resultado es ulamultipiclidad da planosdue vidaeen que el sujeto teatraletermined escentrado ytfuscsid..

3

>
Biblilogrphie.
>

Baudrillard, Jean, Selected Writings. Ed. Mark Poster. Stanford, Stanford UP, 1988.

Bertens, Hans, «Postmodern Characterization and the Intrusion of Language». Ed. Douwe Fokkema and Matei Calinescu. Exploring Postmodernism. Amsterdam, John Benjamins, 1987, 139-59.

Broich, Ulrich, «Intertextuality». International Postmodernism: Theory and Literary Practice. Ed. Hans Bertens and Douwe Fokkema. Amsterdam, John Benjamins, 1997, 249-55.

Cardwell, Richard A., «Beyond the Mirror and the Lamp: Symbolist Frames and Spaces». Romance Quarterly 36.3, 1989, 271-80.

Coco, Emilio, Teatro spagnolo contemporaneo. Vol. II. Alessandria, Edizione dell’Orso, 2000.

Corrigan, Robert W., «The Search for New Endings, The Theatre in Search of a Fix, Part III», Theatre Journal, 36.2, 1984, 153-63.

Docherty, Thomas, Reading (Absent) Character. Towards a Theory of Characterization in Fiction. Oxford, Clarendon Press, 1983.

Gutiérrez Carbajo, Francisco, Teatro contemporáneo: Alfonso Vallejo. Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2001.

Hassan, Ihab, «Pluralism in Postmodern Perspective». Exploring Postmodernism. Ed. Matei Calinescu and Douwe Fokkema. Amsterdam, John Benjamins, 1987, 17-39.

Hutcheon, Linda, A Poetics of Postmodernism: History, Theory, Fiction. London, Routledge, 1988.

Kaye, Nick, Postmodernism and Performance. New York, St Martin’s Press, 1994.

Lethen, Helmut, «Modernism Cut in Half: The Exclusion of the Avant-Garde and the Debate on Postmodernism». Approaching Postmodernism. Ed. Douwe Fokkema and Hans Bertens. Amsterdam, John Benjamins, 1986. 233-38.

Malkin, Jeanette R., Memory-Theater and Postmodern Drama. Ann Arbor, The U of Michigan P, 1999.

Malpas, Simon, The Postmodern. London, Routledge, 2005.

Martín, Sabas, «El teatro de Alfonso Vallejo». Cuadernos hispanoamericanos 416, 1985, 151-57.

McHale, Brian, Constructing Postmodernism. London, Routledge, 1992.

Murphy, Richard, Theorizing the Avant-Garde. Modernism, Expressionism, and the Problem of Postmodernity. Cambridge, Cambridge UP, 1999.

Rao, N. M. «The Self-Commenting Drama of Our Times». The Aligarth Journal of English Studies 9.2, 1984, 215-26.

Ron, Moshe, «The Restricted Abyss. Nine Problems in the Theory of Mise-en-abyme». Poetics Today 8.2, 1987, 417-38.

Schlueter, June, Metafictional Characters in Modern Drama. New York, Columbia UP, 1979.

Schulte-Sasse, Jochen. «Modernity and Modernism, Postmodernity and Postmo-dernism: Framing the Issue». Cultural Critique 5, 1987, 5-22.

Sim, Stuart, ed. The Routledge Companion to Postmodernism. London, Routledge, 2001.

Vallejo, Alfonso, Jindama. Salobreña, Granada, Alhulia, 1998.

Waugh, Patricia, Metafiction, The Theory and Practice of Self-Conscious Literature. London, Methuen, 1984.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

John P. Gabriele, « Realidades imbricadas y seres desdoblados », Bulletin hispanique, 111-2 | 2009, 639-653.

Référence électronique

John P. Gabriele, « Realidades imbricadas y seres desdoblados », Bulletin hispanique [En ligne], 111-2 | 2009, mis en ligne le 01 décembre 2012, consulté le 14 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/bulletinhispanique/1048 ; DOI : 10.4000/bulletinhispanique.1048

Haut de page

Auteur

John P. Gabriele

The College of Wooster - Ohio - USA

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page