Navegação – Mapa do site

Entre Mayans y Luzán

la necesidad de un Parnaso
Françoise Étienvre
p. 685-708

Resumos

Une étude comparative des pages et des ouvrages consacrés par Gregorio Mayans et Ignacio de Luzán à la poésie espagnole permet de définir, au-delà des différences entre les deux auteurs, une conception du Parnasse régie par des règles précises, propre au Siglo de las Luces.

Topo da página

Entradas no índice

Topo da página

Texto integral

1Durante mucho tiempo eclipsados por la figura cimera de Feijoo, Gregorio Mayans e Ignacio de Luzán ocupan hoy el puesto que les corresponde al lado del benedictino, y hasta llegan a superarle cuando de temas literarios se trata. Tal vez no está de más recordar que Mayans y Luzán son estrictamente contemporáneos, puesto que el primero nace en 1699 y el segundo tres años más tarde. Luego el destino les depara una duración de vida muy desigual, ya que Luzán muere en 1754 y Mayans en 1781, y ese cuarto de siglo de diferencia no deja de tener repercusiones en la producción y en la presencia de ambos hombres en el mundo de las letras dieciochescas. Hoy día se han dedicado al uno y al otro la atención y los estudios que merecen. Sin embargo, pocas veces se les ha reunido para comparar su relación con la poesía y los poetas españoles, una comparación que ha de facilitar, entre otros aspectos, el examen del significado que cobra un – en apariencia – idéntico prurito de constituir y promover un Parnaso español.

Mayans: los primeros escritos literarios1

  • 1 Dichos escritos han sido estudiados por François Lopez en «Mayans y sus poetas», Actas del Congreso (...)

2Gregorio Mayans es un ejemplo relevante, aunque no único en aquel siglo, de un erudito, jurista de formación, capaz de abarcar campos muy diversos y no de manera superficial, sino muy reflexiva: derecho, historiografía, literatura (con el amplio sentido que tenía en aquel entonces la palabra), campo este que más importa en la presente circunstancia. Entre 1725 y 1737 publica una serie de textos relativamente breves, pero de mucha enjundia, sobre la elocuencia (es decir la elocutio, la lengua y el estilo) española.

  • 2 Obras completas, t. II, Literatura, Oliva, Ayuntamiento, 1984, p. 542. Edición preparada por Antoni (...)

3Cuando se imprime, en 1725, la Oración en alabanza de las eloquentíssimas obras de Don Diego Saavedra Fajardo, Mayans ha ganado dos años antes, en Valencia, la cátedra de Derecho Justiniano y acaba de conseguir un beneficio eclesiástico que le libra de preocupaciones materiales. En el prólogo al lector, declara que concibió primero la Oración como un divertimiento, una manera de ejercitar su pluma «para hacer alarde de algunos españoles dignos de perpetua memoria»2, pero que luego pensó «dirigir aquel ensayo a la utilidad pública». Para conseguirlo no se contenta con alabar a Saavedra, el maestro predilecto en cuyos libros pudo observar «la propiedad y grandeza de la lengua castellana», sino que extiende sus observaciones a otros escritores, reprendiéndoles «con severa, sí, pero justa censura». A continuación justifica con determinación y claridad su método y el fin perseguido: «Ninguna más importante libertad en cosas de letras que la que sin pasión y envidia refiere cómo han escrito los pasados para imitación y enmienda de los presentes y venideros.» El joven Mayans no es tan imprudente como para dar nombres de coetáneos suyos enmendables, pero no queda la menor duda sobre el estilo que quiere censurar, cuando indica que su Oración va dirigida «a los que viven hoy gustosamente enajenados con el embeleso falso de una inútil parlería, hipócritamente suave y armoniosamente lisonjera de tantos y tan incautos oídos» (ed. cit., p. 543). A ese falso brillo opone la «claridad y pureza» que tanto aprecia en Saavedra.

4Para el tema que nos ocupa resultan particularmente interesantes las páginas de la Oración en las que evoca Mayans la reacción que suscitaron las quejas de Ambrosio de Morales acerca de la ausencia en su tiempo, exceptuando a Garcilaso de la Vega, de «buenos dechados» que, «leídos y imitados», permitirían una deseable mejora en el uso de la lengua española (p. 548). Según Mayans, existe una relación entre estas quejas y la aparición, a fines del siglo XVI y primeros decenios del XVII, de escritores que responden a la exhortación de Morales. Además, considera que la presencia de «un rey amante de la poesía» (se supone que alude a Felipe IV) favoreció la afloración de poetas capaces de «ren