Navigation – Plan du site
Comptes Rendus

Luis Bagué Quilez, Poesía en pie de paz. Modos del compromiso hacia el tercer milenio

Pre-Textos, Valencia, 2006
Claude Le Bigot
p. 290-304
Référence(s) :

Luis Bagué Quilez, Poesía en pie de paz. Modos del compromiso hacia el tercer milenio. Valencia, Pre-Textos, 2006, 408 p. – ISBN : 84-8191-789-3.

Texte intégral

1La cuestión del compromiso en literatura tuvo contornos bastante bien delineados mientras se mantuvieron en vida los discursos de legitimación, a partir de los cuales los estudiosos de teoría literaria sacaban sus criterios de lectura ; incluso aportaron su ayuda los linguistas, especialmente los adeptas de la pragmática que pretendían facilitar las herramientas para determinar el grado de eficacia de la palabra literaria en el campo de la política. Pero años de estructuralismo a lo Roland Barthes contribuyeron no poco a poner en tela de juicio la capacidad impactante de la literatura en el terreno político y aceleró el descrédito de la littérature engagée, en el momento en que en España ésta seguía teniendo cierta vigencia, especialmente en el campo poético, acaso gracias a sus resonancias a través de la canción de protesta. Pero la ola del culturalismo produjo un efecto demoledor, con el rechazo tajante de cualquier sumisión de la creación a un credo ideológico. Esto fue en las postrimerías del franquismo. Ya instalada la democracia en España, nadie puede negar que está de vuelta la cuestión del compromiso –ya no en el sentido gramsciano de posturas defendidas por el intelectual orgánico– sino como discurso crítico que la literatura puede mantener sobre el estado del mundo, la realidad social y sobre las opiniones políticas, reactivada de manera masiva en el campo de la novela si consideramos cómo la ficción se ha nutrido con las relaciones entre historia y memoria. Tampoco puede decirse que la poesía quede al margen del fenómeno ya que reanuda con formas de compromiso que no se limitan a las proclamas y producciones de los colectivos (Feroces, Alicia bajo cero…) sino que surgen bajo nuevas formas  de escrituras, dándole al discurso lírico una fuerza impactante a la que había renunciado.

  • 1  Cf. « En pie de paz », poema de Luis García Montero recogido en Además, Madrid, Poesía Hiperión, 1 (...)
  • 2  Luis Bagué Quílez, Poesía en pie de paz. Modos del compromiso hacia el tercer milenio. Valencia, P (...)
  • 3  Cf. Josep Fontana, La historia después del fin de la historia, Barcelona, Crítica, 1992. Esta cris (...)
  • 4  Para las citas procedentes del libro reseñado, indicaremos en adelante entre paréntesis las incial (...)

2Esta es la problemática que Luis Bagué Quílez desarrolla en un volumen de 400 apretadas páginas, fruto de una tesis doctoral, bajo el título de Poesía en pie de paz, claro guiño de ojo hacia un poema monteriano1, completado por un subtítulo que aclara el contenido : Modos del compromiso hacia el tercer milenio. Con este trabajo2, el autor se granjeó el VI Premio Internacional « Gerardo Diego » de Investigación Literaria de 2006. Y forzoso es reconocer que el libro constituye un aporte fundamental a la historia del compromiso literario, llevado con rigor teórico y amplia documentación, apuntalada la reflexión teórica por el análisis detallado de « cuatro aproximaciones al compromiso en la poesía española reciente » (J. Riechmann, R. Wolfe, F. Beltrán, L. García Montero). Partiendo de lo general hacia lo particular, L. Bagué Quílez enfoca su acercamiento al compromiso de la actual poesía española desde el marco de la cultura posmoderna, que acabó, alrededor del 68, con el reino de las certezas absolutas. No sólo coincide este período con el final de los grandes discursos de legitimación o sea el hundimiento de las ideologías, sino que acompaña la crisis del racionalismo, la muerte del sujeto, las flaquezas de la interpretación, la inoperancia social del arte. Las teorías más radicales como las de Francis Fukuyama anuncian el fin de la Historia (1992). En España, Josep Fontana criticó las posturas de Fukuyama, hablando sólo de un hipotético debilitamiento de la ciencia histórica 3. Pero, a nivel filosófico, la oposición más fuerte procedió de Jürgen Habermas para quien la modernidad no está agotada al final de su trayecto racionalista ; abogaba a favor de un retorno a la Historia, la mejor referencia para garantizar la defensa de la democracia. Preconiza el diálogo entre modernidad y posmodernidad, capaz de preservar el carácter universal de la razón. Luis Bagué se ciñe totalmente a este marco epistemológico para enfocar la vuelta de la lírica española al compromiso : « El programa de Habermas resultaba muy atractivo para adaptarlo a la lírica española de la década de los ochenta » (LB, 31)4.

  • 5  Al valorar el aporte de los poetas sociales, los novísismos se mostraron injustos y tendenciosos a (...)
  • 6  J. M. Castellet, Nueve novísimos, Barcelona, Seix Barral, 1970.

3Bajo los auspicios de la postmodernidad, Luis Bagué deslinda los contornos de las grandes corrientes líricas que afectan a los poetas de los años 80 y 90 (capítulo II). Si hoy en día los historiadores de la poesía admiten que la irrupción de los novísimos significó una auténtica ruptura frente a la poesía social (cuyas evoluciones y disidencias no fueron consideradas por los novísimos5), no tardó en fisurarse el frente del rechazo ; tan sólo ostentaba una unidad de fachada, por obedecer a estéticas divergentes los poetas del propio grupo de promovidos por José María Castellet6. La diversidad estética y los planteamientos dispares sobre la funcionalidad del lenguaje y su lugar en el campo social explican la bipolarización entre poetas de la experiencia y los poetas metafísicos (aunque establece aquí Luis Bagué una nómima más que discutible como veremos a continuación) cuya divisoria estética –si es que se pueda acudir a este tipo de reduccionismo al cual me atrevo) opone la lírica realista con la lírica abstracta. Pero esto no significa que bajo ambos estilos no haya que buscar una poesía « pensativa » o « especulativa », venas por las cuales corren las razones del compromiso. Luis Bagué indaga a través de los recorridos azarosos de las filiaciones y herencias los signos del resurgimiento de una postura literaria cuya base es fundamentalmente ética. Lo que vino a significar –pero el autor no centra su atención en este fenómeno– que la vuelta al compromiso responde a una exigencia exterior a la literatura (como se nota hoy en día en el particular protagonismo de la novela de la memoria). Y sólo en segundo lugar –aunque para los estudiosos de la literatura, esto tendría que ser lo esencial– el escritor busca los medios apropiados para plasmar ta