Navigation – Plan du site
Études

El factor indígena y los marcos de la acción colectiva en Bolivia (2000-2005) No pienses en un Indio

David Gomes
p. 173-191

Résumés

L’analyse des cadres, en offrant des outils conceptuels qui expliquent les processus de création des discours culturels partagés indispensables à l’action collective, est particulièrement utile pour la compréhension des caractéristiques et du succès de l’intense mobilisation sociale en Bolivie durant la période 2000-2005, menée par le MAS et les mouvements sociaux alliés. Trois cadres de référence sont ici identifiés : les cadres d’injustice, de souveraineté et d’anti-système. Articulés par un cadre cardinal axé sur la revalorisation de la catégorie d’« Indien », ils constituent le fondement d’une révolution sémantique qui met en question les structures économiques, politiques et culturelles traditionnelles de l’État.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 1Según la definición de Chihu [2006, p. 9], un marco de referencia, o frame : “es el conjunto de cr (...)

1El best-seller del americano George Lakoff, No pienses en un elefante, publicado originalmente en 2004, dio a conocer al gran público las principales consecuencias políticas de un acercamiento semántico-discursivo a la frame pespective, o análisis de marcos de referencia, dos décadas después de su sistematización inicial1. Aunque eluda los debates teóricos en la disciplina, el ensayo de Lakoff presenta, en su primer capítulo, una de las conclusiones sociopolíticas más significativas y universales de la teoría de los marcos: el cambio de marco es cambio social.

2En Bolivia, a comienzos del siglo, una nueva serie de marcos fue introducida en el debate político y en la arena pública por un partido relativamente joven y electoralmente marginal y por sus bases sociales. Esta propuesta enmarcadora original estaría en la base de una transformación política excepcional, secundada por un proyecto de cambio social profundo, cuyo balance es todavía incierto. De esta forma, también en el caso boliviano la adopción de nuevos marcos de referencia condujo a un fuerte impulso de cambio social. Pero ¿a qué marcos hacemos referencia? ¿Y qué elementos permitieron su puesta en relación y ampliación recíprocas?

3El presente artículo tiene como objetivo comprobar la centralidad del factor étnico en la construcción y coordinación de los tres marcos de referencia identificados en el Movimiento al Socialismo (MAS) boliviano dentro de sus dinámicas de movilización colectiva hasta alcanzar el poder institucional. Buscaré asimismo integrar los procesos de revalorización de la categoría de “indio” y de preeminencia de las demandas étnico-culturales, en un contexto de crisis social y de desintegración de los espacios y actores político-institucionales tradicionales, contexto que propició el surgimiento y desarrollo de nuevos vehículos de participación ciudadana más o menos perennes, cuya heterogeneidad se resume bajo el paraguas de “movimientos sociales”. En efecto, parece una hipótesis plausible la idea de que ha sido el factor étnico lo que ha constituido el tronco central (marco-maestro, o master frame) de un árbol enmarcador de significados que conformó, al cabo de un proceso no lineal e inconcluso, una alianza semántico-política entre, por un lado, el MAS y los movimientos sociales y, por otro, entre estos dos y la ciudadanía. Lo indígena se asumió como la palabra-clave en una nueva gramática de la vida pública, dotado de una resonancia semántica universal.

4En un segundo momento, presentaré los tres marcos de referencia identificados en el discurso del MAS y de la constelación de organizaciones contestatarias: el marco de injusticia, el marco de soberanía y el marco anti-sistema. Veremos, al mismo tiempo, de que forma el elemento étnico logró contestar positivamente a los múltiples desafíos de la creación de marcos, del proceso de enmarcamiento y de alineamiento de marcos.

5Por fin, argumentaré que es innegable que la construcción de los marcos de acción colectiva por parte del MAS y de los demás actores contestatarios en la arena pública no habría sido posible sin el aprovechamiento de un periodo de fragilidad e incluso de vacío discursivo de las élites políticas tradicionales. Desde el punto de vista del frame analysis, el llamado “ciclo rebelde” de 2000-2005 constituyó una oportunidad cultural única para la formulación de marcos de acción colectiva alternativos y para su posterior articulación, amplificación y extensión recíprocas, beneficiando de la ausencia de contra-marcos creíbles.

6En el último apartado, propondré algunas consecuencias sobre la evolución de la calidad de la democracia boliviana, en términos de participación, representación e institucionalización, intentando proporcionar algunos elementos de respuesta a una ambiciosa pregunta, verdadero medidor del grado de consolidación democrática en una sociedad: ¿qué ha cambiado para el ciudadano boliviano?

El análisis de marcos y su pertinencia en el caso boliviano

7El creciente protagonismo del Movimiento al Socialismo en la escena sociopolítica de Bolivia a partir de finales de los años 1990 dio origen a una serie de estudios, más o menos en profundidad, sobre el denominado “instrumento político” creado, en 1995, por una alianza de movimientos sociales, entre los cuáles destacaba el gran sindicato campesino, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), bajo el impulso de sus afiliadas regionales de productores de coca del departamento de Cochabamba. Por otra parte, el periodo de convulsión social e institucional de comienzos de siglo y sus efectos sobre la movilización popular, la politización de los espacios públicos y la desintegración del sistema político-partidario también condujeron a intentos de interpretación por parte de sociólogos y politólogos.

8En efecto, se constata que la mayor parte de los trabajos recientes sobre la aparición y expansión de la fuerza socio-electoral del MAS se sitúa en el cruce de dos disciplinas, la ciencia política y la sociología de los movimientos sociales. Tal hecho revela que los investigadores no menospreciaron el fenómeno fundamental de combinación de la participación institucional y de la movilización de la acción colectiva en el desarrollo de la estrategia política del MAS y de las organizaciones aliadas. Por todo esto, no deja de ser sorprendente la escasa aplicación de las herramientas conceptuales de la teoría de los marcos en el análisis del ascenso de una nueva fuerza política con un discurso en la frontera entre lo reformador y lo revolucionario, en un ambiente de efervescencia social generalizada y de contestación del orden institucional generadora de nuevas percepciones de la realidad.

9Y es que, en las más recientes interpretaciones críticas del análisis de marcos, la definición socialmente contextualizada de lo político se tiene que buscar al interior de la relación entre los procesos de enmarcamiento y de alineamiento de marcos producidos o asumidos por los actores sociales y orientados hacia la acción colectiva y el rol de agencia activa de la arena pública como campo de interpretación de significaciones. O sea, la politización de las demandas y las formas de su formulación por parte del conjunto de la sociedad dependen de una constante interacción semántica en la arena pública en la cual todos los actores, colectivos o individuales, son simultáneamente coproductores y consumidores de significaciones. Desde este punto de vista, la acción estratégica de las organizaciones de los movimientos sociales debe ser contextualizada y subordinada a una gramática común de la vida pública. Esta perspectiva parece adquirir todavía más validez explicativa para el caso boliviano.

  • 2 “Los contextos de sentido de los actores son articulados por operaciones de enmarcamiento, que orde (...)

10No se trata, sin embargo, de defender la supremacía de una visión semántica de la interacción sociopolítica sobre los análisis clásicos de la acción colectiva, como la teoría de movilización de recursos (TMR) o la teoría de la estructura de oportunidades políticas (EOP). Lo que se pretende es subrayar que la percepción que los actores sociales tienen de las circunstancias propicias o contrarias al desarrollo de su modelo organizacional o del panorama de apertura político-institucional depende de las actividades de enmarcamiento2. Lo posible se vuelve así subjetivo, lo que demuestra los límites de una visión puramente utilitarista de los marcos de referencia como recursos simbólico-discursivos a la disposición de los dirigentes de los movimientos sociales o aún de un análisis de las oportunidades político-institucionales desde una perspectiva desconectada de la producción de marcos de acción colectiva que interpreten la realidad exterior al movimiento.

11He aquí el porqué de aplicar el análisis de los marcos a las formas de movilización sociopolítica registradas en Bolivia en la primera mitad de la década de 2000 : el frame analysis ofrece herramientas técnicas y conceptuales que permiten identificar los procesos de creación de discursos culturales productores de significaciones compartidas (los marcos en sí) por parte de los actores sociales [Chihu, 2006, p. 9-23] ; determinar la capacidad de esos mismos actores de enlazar sus actividades y objetivos con los intereses y valores del público individual o colectivo (el alineamiento de marcos [Hunt, Benford e Snow, 1994. p. 229] ; aclarar los fenómenos de constitución de marcos de identidad y de los respectivos campos de identidad pública indispensables a la acción colectiva ; reconocer las estrategias discursivas y los dispositivos narrativos puestos en práctica por las organizaciones sociales e integrarlas en una arena pública definida como una escena fluida de interacciones semánticas.

12Ninguna de estas cuestiones ha sido contestada de una forma definitiva en el caso del MAS y de los movimientos sociales aliados. Pero para resumir esta elección en un lenguaje menos hermético, diría que lo que está en causa es lograr pasar de una explicación puramente de causalidad o utilitarista de la acción colectiva – “una determinada organización se organizó de tal forma y recurrió a tal estrategia discursiva porque buscaba el logro de tal objetivo” – a una visión que privilegie la idea de la acción colectiva como espacio y momento de enmarcamiento y de construcción y difusión públicas e interactivas de los “por qués” y los “cómos”. En definitiva, lo que se busca es relacionar el estudio de los actores y de sus estrategias con su situación al seno de una sociedad organizativamente y semánticamente abigarrada y cambiante. Y limitar asimismo la especulación sobre estados de conciencia psicológicamente impenetrables centrándonos en los hechos socialmente percibidos.

La categoría de “Indio” y el marco dominante de protesta

13Los marcos alternativos coproducidos por los movimientos sociales y políticos contestatarios en el intento de legitimar y motivar la acción colectiva tienen que obedecer a determinadas restricciones: el mayor o menor éxito de los productores de significaciones en su intento de captar las orientaciones cognitivas de los individuos depende de la “resonancia cultural” que sus marcos puedan encontrar en los demás actores sociales [McAdam, 1994, p. 45]. Los procesos de enmarcamiento, en su calidad de actos de apropiación cultural, no deben desconectarse de los códigos culturales que rigen la vida cotidiana y el universo semántico de los destinatarios. Como afirma Chihu, “si un ‘marco’ es empíricamente creíble, conmensurable en la experiencia y narrativamente resonante, más poderosa será la movilización del consenso y más fértil será el terreno para la movilización de la acción” [Chihu, 2006, p. 23].

  • 3 Snow y Benford, “Master frames and cycles of protest”, in Frontiers in Social Movement Theory, A. D (...)

14Un master frame, o marco-maestro, es un código lingüístico que relaciona acontecimientos, articula interpretaciones, capaz de ser compartido por la generalidad de la sociedad. Dotado de un gran poder de resonancia, es en parte una producción cognitiva de los actores y, en parte, una base cultural de la sociedad dependiente de las circunstancias históricas: la primera se construye sobre la segunda. Se diferencia de un marco común por su carácter semánticamente global: corresponde no a una visión del mundo específica de un grupo social, sino a “una gramática que puntúa y conecta sintácticamente esquemas o acontecimientos en el mundo3”. Los marcos comunes derivan de él, y son por él simultáneamente integrados y coordinados. Su función articuladora es todavía más visible en momentos de tensión social, como los ciclos de protesta, en los cuales los códigos culturales tradicionales son cuestionados [Chihu, 2006, p. 23]. Fue lo que sucedió en América Latina, y más particularmente en Bolivia, a partir de finales del siglo XX, cuando un nuevo marco-maestro empezó a desarrollarse, bajo el impulso de actores internos y de condiciones internacionales y en el contexto de crisis de legitimidad cultural de un modelo social, político y económico cada vez más contestado. La categoría de “indio” se encontró así convertida en el pilar central del master frame de protesta que unió los distintos marcos de acción colectiva.

15¿Por qué adquirió tanta importancia el factor étnico en Bolivia? ¿A que se debió este fenómeno de recuperación de lo indígena? ¿Qué tenía el “indio” que otras categorías no tuviesen?

  • 4 Para Tapia, el sentido común es “aquél conjunto de creencias que organizan de modo predominante las (...)

16Mi respuesta es que el factor indígena constituía un elemento cognitivo subyacente al imaginario colectivo boliviano con un fuerte capital narrativo y un potencial movilizador e identitario inexplorado. Actor intemporal subordinado pero siempre presente, lo indígena ha participado como protagonista en lo que Luis Tapia [2008a] llama “la reforma del sentido común4” neoliberal: éste, de matriz atomizadora, induce la individualización de las relaciones y de los hechos, y al reducir los horizontes de sentido y de experiencias simbólicas deslegitima la movilización sociopolítica y el cambio social. La hegemonía política y económicamente normativa del sentido común neoliberal, junto con su desmontaje de las formas de organización sociopolítica alternativas y de la conciencia nacional-popular salida de la revolución de 1952, le atribuyó un carácter intrínsecamente ahistórico, buscando que “la gente concibiera al mundo como una dinámica de producción, circulación y consumo de mercancías en procesos altamente despolitizados” [Tapia, 2008 ª, p. 108].

17Del texto de Tapia se puede deducir que el impulso de cambio de sentido común obedece a dos voluntades insurrectas: la subversión de las estructuras de dominación y una reconquista de la historicidad popular. Debido por un lado a su posición de sometimiento crónico a las estructuras sociopolíticas coloniales y neo-coloniales y, por otro, a su pasado legendario y continuidad histórica, “el indio” aparecía como la categoría ideal para encarnar una revuelta simultáneamente cultural y material. A eso hace referencia Álvaro García Linera, el actual vicepresidente, cuando afirma que “Evo [Morales] simboliza el quiebre de un imaginario y un horizonte de posibilidades restringido a la subalternidad de los indígenas” [Svampa y Stefanoni, 2007, p. 147]. No se trata aquí de defender o denostar la validez de la interpretación masista de la evolución histórico-política del país y de sus protagonistas, sino de comprender los mecanismos y las repercusiones de esa visión. Para los ideólogos del MAS, sus militantes, sus simpatizantes y sus aliados, una revolución simbólica tuvo lugar: el análisis de sus marcos, de las operaciones de enmarcamiento y de alineamiento de marcos nos elucida sobre los entresijos de esa revolución.

Los marcos de referencia de la protesta: injusticia, soberanía y anti-sistema

18Unos de los problemas con que se enfrentan los investigadores es saber cómo identificar empíricamente los marcos de acción colectiva y las operaciones de enmarcamiento. Como recuerda Snow [2001, p. 40-41], todo depende de con qué intención lo hacen : el observador puede querer relacionar los efectos de los marcos de un determinado movimiento con sus formas de reclutamiento, con su repertorio de acción colectiva y la construcción social de la protesta, con la construcción de campos de identidad o con sus resultados pretendidos u obtenidos.

19En el ámbito del presente artículo, se considera que la identificación de los marcos de referencia y de sus evoluciones no es un fin en sí mismo, sino que debe ser un medio para reconocer las intenciones de un determinado movimiento o conjunto de organizaciones, los modos de su articulación organizativa y discursiva, su influencia en los demás grupos sociales y su impacto en la realidad socio-institucional.

20Es en ese sentido que he identificado tres marcos de referencia que caracterizan el discurso, organizan las prácticas de acción colectiva y condicionan las relaciones interorganizacionales o interpersonales del MAS y de los movimientos adyacentes o aliados. Se trata del marco de injusticia, del marco de soberanía, y del marco anti-sistema.

  • 5 Cefaï [2001, p. 52-53], integra los “marcos de justicia o injusticia” en la categoría de master fra (...)

21El marco de injusticia5, común a la mayoría de los ciclos de movilización colectiva, es un esquema interpretativo esencialmente histórico. Deriva de un sentimiento de discriminación colectiva con raíces seculares, de un largo periodo en que “un poder social superior asegura la estabilidad (...) restringiendo la actividad política de otro segmento” [Harten, 2006, p. 9]. En términos discursivos, esta interpretación se concreta en la crítica de una sociedad en que “las élites políticas tradicionales excluyen sistemáticamente a “la mayoría indígena” de la ciudadanía, utilizando políticas demográficas y territoriales para controlar al dominado” [idem, ibidem]. Se declina en tres variables contiguas: economía, política y cultura. Por este motivo, se encuentra directamente relacionado con la voluntad de repolitización de los fenómenos históricos y de descolonización del saber y de la producción cultural de la dominación.

22El actor colectivo simbólico mejor situado para protagonizar esta conquista de derechos era, en el caso boliviano, evidente: el indio constituía la representación ideal de la mayoría subyugada y el agente más poderoso de cambio, simultáneamente el mártir y el héroe. La resignificación de la identidad indígena se asumió como la mejor forma de contrariar una sociedad culturalmente occidentalizada, históricamente estéril, políticamente bloqueada y étnicamente homogénea. Este último punto adquirió un sentido condensador : la confirmación de la ciudadanía plena pasaba por el rechazo a la vez al estatuto de minoría cualitativa y a la ceguera identitaria del constitucionalismo liberal, y se expresó asimismo como un derecho simultáneo a la igualdad, históricamente denegada, y a la diferencia, nunca reconocida. Como afirma el sociólogo Boaventura de Sousa Santos en una hermosa fórmula, uno “tiene el derecho de ser igual cuando la diferencia lo inferioriza, tiene el derecho de ser diferente cuando la igualdad lo descaracteriza” [Sousa Santos, 2007, p. 44]. Esta doble aspiración se concretó políticamente en el proyecto de refundación del Estado bajo una forma plurinacional. El marco de injusticia busca, en el fondo, reunir elementos para un juicio de las estructuras de dominación cultural delante de la Historia, con la identidad indígena como principal testigo de acusación.

23El marco de soberanía implica, por su parte, un discurso eminentemente centrado en las estructuras económicas. La omnipresencia de las cuestiones económicas en la vida cotidiana de la población facilitó la conformación de los vínculos cognitivos entre los distintos problemas identificados. Sin embargo, era necesario establecer en el marco, más allá que una simple constatación de la realidad, una doble función de diagnóstico y de pronóstico de forma a identificar los objetivos a alcanzar, a definir los enemigos del cambio y a motivar la movilización colectiva. Aunque en el país más pobre y más inicuo de América Latina los debates económicos no faltaban, el motor de la expansión del marco de soberanía no vino de ninguno de los temas centrales, sino de un sector específico de la economía agrícola boliviana: la producción de coca.

24¿Por qué la coca? En realidad, su peso en la economía nacional, aunque relativamente importante, no era preponderante ; sus productores eran, en su gran mayoría, colonizadores internos que ocupaban conflictivamente tierras habitadas históricamente por grupos indígenas ; su cultura en gran escala estaba directamente relacionada con la producción y tráfico ilegal de cocaína. Se podría pensar que la hoja de coca no reunía la legitimidad económica, territorial y moral para imponerse como símbolo de la soberanía nacional. Como recuerda Stefanoni, “pocos auguraron que la emergencia del movimiento sindical cocalero a mediados de los años ochenta en la región del Chapare (...) alteraría tan profundamente el mapa político y social boliviano” [Stefanoni, 2003, p. 16].

25Pero la densidad organizativa de los cocaleros y la defensa eficaz de sus intereses particulares frente a la represión legal y violenta del Estado convirtieron al tema de la coca, en pocos años, en el eje del discurso contra una “memoria corta” de desmantelamiento del Estado y de privatización de las empresas y recursos nacionales y en insignia de la lucha de “memoria larga” contra la expoliación colonial y la discriminación económica del... indio [Albó, 2008, p. 45]. Una vez más, se observa como lo indígena (concretado, en este caso, en la ancestralidad de la hoja de coca), es utilizado como recurso discursivo de legitimidad y como puente entre temas aparentemente desconectados, lo que reafirma el rol central del factor étnico en el marco dominante de protesta que ya analizamos. El marco de soberanía se opone de esta forma al proceso de atomización de las fuerzas económicas puesto en práctica por el poder neoliberal. Facilitando una alianza de reivindicaciones de distintos orígenes bajo el signo común de la reapropiación de los bienes nacionales, retoma ciertos temas del nacionalismo revolucionario de 1952 pero reemplazando parcialmente la idea de revolución de tipo clasista por una transformación en profundidad del Estado según criterios étnico-culturales.

26Pero las luchas de los cocaleros deben también su importancia en la formación y éxito movilizador del marco de soberanía al hecho de haber identificado a los principales antagonistas: las élites empresariales nacionales, el capitalismo transnacional y, por personificación, los Estados Unidos. Éstos, instigadores del combate gubernamental a la producción de coca, simbolizarán a partir de ese momento el neocolonialismo (heredero del colonialismo español y garante del colonialismo interno) y su modelo contemporáneo de dominación económica, el neoliberalismo. En este panorama, si el enemigo tiene la cara de las multinacionales predadoras y, en particular, de los Estados Unidos, frente a él se encuentra el indio, el defensor de la coca, de la nacionalización de los recursos nacionales, de la reforma agraria, de un modo de desarrollo alternativo.

  • 6 Para un análisis de la relación entre partidos políticos y democracia en Bolivia, véase Mayorga, 20 (...)
  • 7 “En Bolivia, siempre hubo una relación de no correspondencia entre las instituciones políticas del (...)

27A su vez, el tercer marco de referencia, el marco anti-sistema, ofrece elementos de interpretación para contestar a un problema esencialmente político-institucional. Mucho se ha escrito sobre la desintegración del sistema de partidos en vigor desde 1985 y sus crónicos déficits de representatividad6. Es cierto que los ataques de los movimientos sociales al sistema político se han centrado en cuestiones como el clientelismo, la sumisión del Estado a los intereses económicos internos y externos, la partidocracia, la debilidad del progreso social : un discurso cercano a lo que encontramos en otros países latinoamericanos de rechazo total a la política partidaria y a los canales institucionales, lo que ha favorecido la vigencia de la “política callejera”. Sin embargo, parece más relevante para nuestra definición del marco anti-sistema detenernos en lo que Luis Tapia denomina “la crisis de correspondencia” [Tapia, 2007, p. 48-52], ya que ésta hace referencia al desfase entre el modelo político-institucional del Estado boliviano y la diversidad de matrices culturales de la sociedad autoorganizada y, por lo tanto, a las relaciones de dominación/protesta entre ambas7.

28En la crisis de correspondencia coexisten dos caras: por un lado, una ausencia histórica de representación de la variedad cultural de la sociedad en los grupos de poder. Y, por otro, un desfase total entre el modelo estatal de inspiración liberal decimonónico y las formas de organización político-culturales de los pueblos indígenas y comunidades autónomas (por ejemplo, en los ámbitos administrativo, jurídico o económico).

  • 8 Evo Morales, a su vez, encarnaba perfectamente esta reapropiación de la indianidad regida por los t (...)

29El marco anti-sistema buscaba, por encima de demandas de reformas particulares, establecer una relación directa del sistema partidario, político e institucional de inspiración neoliberal en crisis, personificado en presidentes corruptos o represores como Gonzalo Sánchez de Losada, con este crónico desfase entre el diseño del Estado y su matriz popular y con la débil representación cultural del conjunto de la sociedad en los grupos gobernantes. La crítica del modelo político neoliberal, de “democracia de baja intensidad” y excluyente, condujo asimismo a una revalorización de las estructuras comunitarias indígenas de autoridad y autogobierno como núcleo de producción simbólica y fuentes de alternativas políticas, éticas y sociales [Tapia, 2008 ª, p. 110], lo que se plasmó en muchos aspectos del nuevo proyecto constitucional. El indio encarnaba así, por primera vez, una cierta forma de modernidad prospectiva, frente a un modelo político e institucional de cariz occidental en crisis profunda8.

Enmarcamiento y estrategias de alineamiento de marcos

  • 9 Citado por Cefaï, 2001, p. 55. Para un resumen de las aportaciones de Gamson al análisis de marcos, (...)

30El proceso de creación de los marcos de referencia como visión del mundo que legitime las acciones de protesta se opera en relación directa con la necesidad, por parte de los miembros del movimiento, de adecuar las fronteras de los dichos marcos a los objetivos del movimiento : a este mecanismo de adecuación se llama “enmarcamiento”, y se caracteriza por su condición a la vez incesante e interactiva. El enmarcamiento tiene como funciones, según Gamson, “definir una situación problemática e imaginar los medios para su resolución, movilizar a los actores al interior de un colectivo y justificar su oposición a un adversario9”. En los párrafos anteriores, procedí no solamente a un análisis de los tres marcos en que se inserta regularmente el discurso del MAS y de los movimientos sociales aliados, sino que intenté completar cada uno de ellos con sus funciones enmarcadoras de diagnóstico, pronóstico y motivación. Estas funciones procuran alcanzar un consenso intra e inter-movimientos, definiendo las causas de los problemas, atribuyendo responsabilidades, proponiendo soluciones y estrategias y, finalmente, conformando identidades.

31En efecto, como recuerda Cefaï [2001, p. 74], “el enmarcamiento de un Nosotros, de un Vosotros y de un Ellos en la constelación cambiante de las simpatías, de las fidelidades y de los compromisos que sostienen un movimiento o una organización es inherente a las operaciones de diagnóstico y de pronóstico, de racionalización y de legitimación”. Tal hecho significa que la formación de identidades colectivas es una de las principales funciones de las operaciones de enmarcamiento [Chihu, 2006, p. 26]. Son estos “campos de identidad”, organizados en protagonistas, antagonistas y público, que posibilitan, en última instancia, el dinamismo de la movilización colectiva y le atribuyen un sentido [Hunt, Benford y Snow, 1994, p. 230-249]. Klandersman [1994] va un paso adelante y propone, con el concepto de “campos pluriorganizativos”, una visión dinámica e interactiva de los campos de identidad que parece la más ajustada al caso boliviano. Pero estas hipótesis las trataremos más atentamente en otra oportunidad.

32Otro tema que merece más detenimiento es la cuestión del alineamiento de marcos. En efecto, la formación de los tres marcos anteriormente citados y su constante función interpretativa de enmarcamiento de los acontecimientos sociales sólo alcanza su verdadero poder movilizador cuando se realiza el proceso de alineamiento de los marcos, o sea, cuando un actor social logra que trabajen juntos en la misma dirección y acerquen las organizaciones que con ellos se identifican, potenciando la acción colectiva. Aunque fue lo que sucedió en Bolivia en la última década, no era un fenómeno inevitable, y nos interesa comprender por qué.

33El frame alignment process consiste en una actividad estratégica de los dirigentes de una organización con el propósito de asegurarse el apoyo de sus adherentes o de constituir alianzas, contingentes o durables, con otras organizaciones. En la práctica, el alineamiento de marcos se procesa a través de cuatro dimensiones enumeradas por Benford y Snow [2000] : el puente entre marcos, su amplificación, su extensión y la transformación de marcos.

34De los cuatro, el puente entre marcos parece aplicarse como un guante al MAS : al poner en práctica esta función, el movimiento “asume problemas que se encontraban hasta entonces desligados entre sí, y los articula en una plataforma programática, unificando los marcos de interpretación y de movilización” [Cefaï, 2001, p. 58]. Todos los análisis subrayan esta capacidad del MAS de convertirse en el centro tanto organizacional como discursivo del ciclo de protesta y de manejar simultáneamente los tres marcos de acción colectiva citados. Sin embargo, ¿qué elemento común entre los tres marcos, manejado perfectamente por el MAS, permitió su acercamiento recíproco y el ascenso del MAS al puesto de “arena discursiva de los movimientos sociales” [Mayorga, 2007, p. 15] ? La respuesta ya fue dada: el factor indígena. El “indio” hacía finalmente su entrada en el debate político nacional, y por la puerta grande. Al mismo tiempo, se asumía, en definitiva, como la categoría simbólica articuladora de los marcos.

35Categoría positiva o negativa, pero común a todas las capas de la sociedad, “el indio” fue el vector horizontal del alineamiento de marcos operado por los movimientos más movilizadores y discursivamente más activos, como el movimiento cocalero del Chapare, la CSUTCB, los indígenas de las tierras bajas y, simultáneamente, el MAS. Una prueba de su eficacia fue el hecho de que las clases medias urbanas, blancas e instruidas, paradigma del “campo de identidad” neutral del público, hayan proporcionado su apoyo a un proyecto de sociedad imaginado por sectores populares indígenas y campesino pero dotado de un formidable potencial movilizador, tanto en la calle como en las urnas.

500, 50 o 5 años de lucha: el “ciclo rebelde” como oportunidad cultural

  • 10 El libro de entrevistas colectivas de la politóloga marxista Marta Harnecker [Harnecker y Fuentes, (...)

36La referencia a la victoria electoral del MAS en diciembre de 2005 como “el resultado de 500 años de lucha” se convirtió en un lugar común de los dirigentes y simpatizantes del MAS10. Sin embargo, su relevancia es más que anecdótica: se trata en realidad de un recurso discursivo del marco de injusticia. Conectando el combate contemporáneo al modelo neoliberal con los agravios de la conquista española, la severidad de la dominación colonial, las revueltas indígenas de Tupak Katari y Zárate Willka, el racismo de la República independiente y las promesas incumplidas de la Revolución de 1952, los dirigentes de los movimientos sociales contestatarios legitimaban sus acciones integrándola en una “memoria larga” de injusticia y rebelión, a la vez que reconstituían campos de identidad seculares : de un lado, los pueblos indígenas, las víctimas del trabajo forzado, los ciudadanos de segunda, los excluidos ; del otro, los españoles, las élites criollas decimonónicas, los políticos del neoliberalismo, los Estados Unidos.

37Sin embargo, lo que ahora nos interesa no es desconstruir el discurso enmarcador, sino determinar las circunstancias en que tuvieron lugar la creación de los marcos y su desarrollo y cuáles las condiciones de su éxito. En ese sentido, nos parece que el momento histórico del cambio no se remite a los 500 años de la conquista, ni a los 50 años de la Revolución Nacional, como defienden ciertas tendencias neomarxistas, sino al periodo de 5 años que va de 2000 a 2005.

38Ya varios investigadores insistieron sobre las características propicias al cambio que se encuentran en este marco temporal, que podemos calificar de “ciclo político de movilización general” [Rivera, 1995, p. 282]. Chávez y Mokrani [2007, p. 108] han sugerido que “estos ciclos de movilización social posibilitaron el resquebrajamiento definitivo del horizonte liberal de comprensión y ordenamiento del mundo social e introdujeron en el debate la perspectiva indígena”, para luego subrayar la importancia de estos momentos de expansión de la acción colectiva como “espacio para crear las condiciones de reinvención de la política y de los espacios sociales de autoorganización” [idem, p. 114]. Tapia [2008b] propone, en la misma línea de resignificación de la política, el concepto de “política salvaje” : en los momentos de crisis en que la pertinencia de los marcos culturales dominantes se ha vuelto ambigua, se crean condiciones para la desorganización de las estructuras políticas de dominación y su reemplazo por una especie de gobierno en flujo en las manos de las capas excluidas de la sociedad, transitorio pero fértil, que funda las bases para una futura reinstitucionalización de la política bajo formas más democráticas e incluyentes.

39Al revelar “el carácter contingente y temporal de todo orden político y social” [Tapia, 2008b, p. 122], la “política salvaje” actúa en e impulsa lo que en el análisis de marcos se conoce como “oportunidades culturales”. Éstas estimulan el proceso de creación de marcos y favorecen las operaciones de enmarcamiento y de alineamiento de marcos, aumentando a los ojos de los militantes de las organizaciones de protesta las ventajas potenciales de la acción colectiva [McAdam, 1994, p. 46-51].

40Sin embargo, todavía habría que identificar lo que dio origen a esta “oportunidad cultural”. Existen, evidentemente, factores relacionados con la estructura de oportunidades políticas: la municipalización, la creación de las circunscripciones uninominales, las reformas constitucionales de reconocimiento del multiculturalismo, la descomposición de la izquierda [Van Cott, 2005]. Pero, como afirma McAdam [1994, p. 46], “entre la oportunidad y la acción median las personas y los significados subjetivos que atribuyen a sus circunstancias”. Este autor enumera varios modelos de oportunidades culturales que pueden suceder aisladamente o combinadas entre sí y que modifican los dichos significados subjetivos.

41Uno de ellos hace referencia a las contradicciones patentes entre un valor cultural difundido y aceptado y las prácticas sociales que lo niegan: fue el caso en Bolivia, donde el reconocimiento por el Estado de la multiculturalidad tras el cambio constitucional de 1994 no implicó una redefinición del papel de los pueblos indígenas en el orden institucional, político o económico del país.

  • 11 Esta expresión designa generalmente el periodo que va desde la Guerra del Agua de Cochabamba a la v (...)
  • 12 Jasper y Poulsen proponen el concepto de “choques morales”, en “Recruiting strangers and friends : (...)

42Otro atañe a reivindicaciones de rápido desarrollo, y remite a un acontecimiento que aumenta la magnitud y visibilidad de una demanda. Es en este sentido que los acontecimientos más significativos y violentos del “ciclo rebelde”11, en particular la Guerra del Agua de 2000 y la Guerra del Gas de 2003, se pueden considerar como instantes de toma de conciencia súbita de la necesidad de cambio sociopolítico y, en la terminología del frame analysis, como un momento de apertura o adopción individual de los marcos de referencia alternativos y de propensión hacia la acción colectiva12. Es a partir de ahí que la brecha político-institucional es objetivada por los militantes y simpatizantes de un movimiento y puede ser aprovechada por éste.

Conclusiones : participación, representación e institucionalización de la protesta en la democracia boliviana

43Este texto no aspira, ni mucho menos, a ser un análisis definitivo de los marcos de acción colectiva del MAS y de los movimientos sociales bolivianos. Las cuestiones que plantea son más significativas que las respuestas que proporciona, y varias objeciones pueden ser señaladas.

  • 13 Sobre las nuevas formas de articulación entre el Estado y los movimientos sociales, en una perspect (...)

44La primera se relaciona con la ausencia de un estudio empírico completo que compruebe las hipótesis aquí propuestas. Mis futuras investigaciones intentarán suplir esta laguna. Pero los fundamentos de una primera aplicación de los métodos de los marcos de referencia al caso boliviano quedan ya dibujados. En segundo lugar, otro aspecto que merecerá más detenimiento concierne a la relación entre el MAS y los movimientos sociales en la conformación de los marcos de referencia y procesos de enmarcamiento. Aunque la distinción no haya sido aquí trazada, el “instrumento político”, por su papel simultáneamente institucional y “callejero”, no sigue los mismos patrones de comportamiento en materia de acción colectiva que sus bases salidas de los movimientos13. Lo que aquí se pretendió subrayar es el papel del MAS (en la oposición) como espacio de absorción discursiva y de impulsor del alineamiento de marcos. Otra dimensión pertinente de investigación sería la evolución de los marcos de referencia tras la victoria de Evo Morales, y de que forma el marco-maestro de protesta y los tres marcos identificados, eminentemente subversivos, evolucionan y cohabitan con las organizaciones que los fundaron y que se encuentran ahora en el poder o cercanas a él.

45Por último, conviene demostrar que el frame analysis tiene más que una función descriptiva, y que los procesos por él identificados permiten comprender mejor los cambios sociopolíticos subsiguientes. Terminaremos así este texto con una reflexión sobre la evolución reciente de la democracia boliviana, más allá de perspectivas coyunturales o parciales.

46En la visión tradicional de la acción colectiva, “los comportamientos colectivos no institucionales eran vistos como estando en los límites de la sociedad democrática” [Rivera, 1995, p. 276]. Pero, ¿qué es lo que pasa cuando se establece una relación directa entre acción colectiva y acción política como rasgo fundamental de la democracia? En el caso boliviano, el comando del Estado se encuentra actualmente en las manos de un movimiento político híbrido, que comparte características con los partidos y con los movimientos sociales, y donde existen tensiones no resueltas (incluyendo discursivamente) entre las dos tendencias. El desafío para el Estado parece ser su capacidad de institucionalizar las demandas y las formas de sociabilización de la toma de decisión salidas de la acción colectiva. Como afirma Álvaro García Linera, ya vicepresidente, lo que busca su gobierno es “la continuación por otros medios de los proyectos político-éticos fundamentales del movimiento social en sus etapas de movilización, cuando se definen horizontes generales del país” [Svampa y Stefanoni, 2007, p. 149]. Queda aún así saber cuál es la mejor forma política para hacerlo, si hay que avanzar en la institucionalización del “instrumento político” o mantenerlo bajo tutela de los movimientos sociales, y también si se puede o se quiere materializar políticamente las significaciones ideológicas de los marcos de referencia.

47A pesar de estas interrogantes, la entrada en la escena política del MAS y el vigor de la acción colectiva en Bolivia han revitalizado la democracia en sus dimensiones de debate, participación y representación. Van Cott [2008], en su valioso estudio sobre las innovaciones institucionales democráticas en la democracia local, enumera algunas consecuencias positivas del poder en manos de partidos/movimientos étnicos andinos : una mayor diversidad de temas y de propuestas en la agenda pública ; el aumento de las formas de participación ciudadana y la efectiva participación de grupos previamente excluidos, a través de asambleas, de presupuestos participativos, etc ; un mayor grado de rendición de cuentas a la sociedad, el llamado “control social” ; un acceso más equitativo a los puestos públicos ; un mejor reparto de las inversiones entre los sectores sociales y una atención prioritaria a las demandas de grupos desfavorecidos ; y un mayor grado de autonomía y de autogobierno de las comunidades. Por otro lado, se identifican consecuencias negativas, como el desaparecimiento de la esfera pública y/o estatal, engullida por un movimiento omnipotente ; la discriminación de las demandas de grupos minoritarios ; una aversión a la negociación interétnica ; la desconsideración de las libertades individuales ; y una persistencia o incluso incremento del sexismo machista.

48No es difícil reconocer algunas de estas características en el gobierno nacional del MAS, sobre todo los cambios relacionados con la participación de grupos previamente excluidos, el acceso a los puestos públicos, la priorización presupuestaria, la introducción de prácticas de gobernanza provenientes de las comunidades originarias y la formulación de políticas alternativas estigmatizadas por sus antecesores. Pero también hay que reconocer los problemas en términos de ausencia de procesos de negociación pacífica, el recurso a movilizaciones violentas y las carencias en los mecanismos de democracia interna y accountability vertical y horizontal. Estamos así delante de lo que Hervé do Alto llama “un caso de democratización paradójica” [Hervé do Alto, 2009] : a pesar de las tensiones de coordinación partido/movimientos y de la persistencia de actitudes autoritarias dentro del partido y hacia el resto de la sociedad, “el MAS contribuye decididamente a arraigar prácticas democráticas de manera profunda en militantes surgidos de sectores hasta entonces marginados del campo político-institucional”. Por lo tanto, a la pregunta ¿ha contribuido el MAS a la recuperación y credibilidad de la política institucional y de la democracia representativa?, la respuesta parece ser positiva. Lo que no deja de sorprender, tratándose del “instrumento político” de una coalición de organizaciones que se unieron en las calles para revolucionar por la vía extra-institucional un sistema político en decadencia e impulsar un “gobierno de los movimientos sociales”.

49Lo que sí es cierto es que la revolución electoral de 2005 marcó el principio del fin de una de las dos caras de la “crisis de correspondencia” diagnosticada por Luis Tapia: la representación política de la variedad cultural de la sociedad boliviana se encuentra relativamente asegurada. La otra cara, que atañe a la ausencia de correspondencia entre el modelo de organización estatal y las formas político-culturales de los grupos indígenas, podrá recibir una respuesta tras la adopción de la nueva Constitución. ¿Será esta respuesta satisfactoria? ¿Logrará el Estado plurinacional quebrar duraderamente las estructuras seculares de discriminación ciudadana y de dominación económica? En definitiva, ¿será “lo indígena” una dimensión políticamente transformadora o, como defiende el neomarxista James Petras [Veltmeyer y Petras, 2007], supone solamente formas de desarrollo más equitativo y de empowerment desde abajo pero sin cambiar radicalmente las estructuras socioeconómicas?

50La respuesta todavía no es clara. Pero no podemos dejar de destacar la importancia de la revolución simbólica que representó el fin de la subalternidad imaginaria del indio y la revalorización de las formas de autoorganización alternativas a la modernidad neoliberal, que durante tanto tiempo quedaron relegadas a una dimensión exclusivamente comunitaria. Y de subrayar, en definitiva, la relevancia de las innovaciones discursivas que precedieron, acompañaron e impulsaron estos cambios políticos y sociales.

Haut de page

Bibliographie

Albó Xavier, “25 años de democracia, participación campesina-indígena y cambios reales en la sociedad”, in 25 años Construyendo Democracia, La Paz, Vicepresidencia de la República, PNUD Bolivia, CIDES et alii, 2008, p. 39-58.

Benford Robert, Snow David, “Framing processes and social movements: an overview and assessment”, in Annual Review of Sociology, 26, 2000, p. 611-639.

Cefaï Daniel, “Les cadres de l’action collective. Définitions et problèmes”, in Cefaï Daniel, Trom Danny (dir.), Les formes de l’action collective. Mobilisations dans des arènes publiques, Paris, EHESS, 2001, p. 51-97.

Chávez Patricia, Mokrani Dunia, “Los movimientos sociales en la Asamblea Constituyente. Hacia la reconfiguración de la política”, in OSAL, año VIII, nº 22, sept. 2007, p. 107-117.

Chihu Aquiles (coord.), El “análisis de los marcos” en la sociología de los movimientos sociales, México D.F., UAM, 2006.

Chihu Aquiles, López Gallegos Alejandro, “El ‘análisis de los marcos’ en la obra de William Gamson”, in Estudios Sociológicos, XXII : 65, 2004, p. 435-460.

Do Alto Hervé, “El Estado boliviano y el MAS : un caso de democratización paradójica. ¿‘Más de lo mismo’ o ruptura con los “tradicionales’?”, in Le Monde Diplomatique (Edición boliviana), nº 11, febr. 2009, p. 6-8.

Harnecker Marta, Fuentes Federico, MAS-IPSP de Bolivia. Instrumento político que surge de los movimientos sociales, Caracas, Centro Internacional Miranda, 2008.

Harten Sven, “Redefining Citizenship - Realising the Unthinkable: The Social Movement of the Coca Producers and Democracy in Bolivia”, ponencia presentada al Coloquio de Cortona de 2006: Cultural Conflicts, Social Movements and New Rights: A European Challenge, Fundación Feltrinelli, 2006.

Hunt Scott, Benford Robert, Snow David, “Marcos de acción colectiva y campos de identidad en la construcción social de los movimientos”, in Laraña Enrique, Gusfield Joseph (eds.), Los nuevos movimientos sociales. De la ideología a la identidad, Madrid, CIS, 1994, p. 221-249.

Iglesias Pablo, Espasandín Jesús, “La globalización y los movimientos sociales bolivianos. Hacia una alianza”, in Iglesias Pablo, Espasandín Jesús (eds.), Bolivia en movimiento. Acción colectiva y poder político, La Paz, El Viejo Topo-FCEPS-FEC, 2007, p. 27-66.

Klandersman Bert, “La construcción social de la protesta y los campos pluriorganizativos”, in Laraña Enrique, Gusfield Joseph (eds.), Los nuevos movimientos sociales. De la ideología a la identidad, Madrid, CIS, 1994, p. 183-219

Lakoff George, No pienses en un elefante. Lenguaje y debate político, Madrid, Editorial Complutense, 2008.

McAdam Doug, “Cultura y movimientos sociales”, in Laraña Enrique, Gusfield Joseph (eds.), Los nuevos movimientos sociales. De la ideología a la identidad, Madrid, CIS, 1994, p. 43-67.

Mayorga Fernando, “Partidos políticos y democracia en Bolivia”, documento en español disponible en la página web del autor, Kay Lawson (ed.), Political Parties and Democracy, Tomo V, Greenwood-Praeger, 2008.

Mayorga Fernando, “Movimientos sociales, política y Estado”, documento disponible en español en la página web del autor, publicado en Opiniones y Análisis, nº 84, La Paz, 2007.

Rivera José Manuel, “Intereses, organizaciones y acción colectiva”, in Benedicto Jorge, Morán María Luz (eds.), Sociedad y Política. Temas de Sociología Política, Madrid, Alianza, 1995, p. 269-298.

Santos Boaventura de Sousa, “La reinvención del Estado y el Estado plurinacional”, in OSAL, Año VIII, nº 22, sept. 2007, p. 25-46.

Snow David, “Analyse des cadres et mouvements sociaux”, in Cefaï Daniel, Trom Danny (dir.), Les formes de l’action collective. Mobilisations dans des arènes publiques, Paris, EHESS, 2001, p. 27-49.

Stefanoni Pablo, “El nacionalismo indígena como identidad política: la emergencia del MAS (1995-2003)”, Informe Final del Concurso: Movimiento sociales y nuevos conflictos en América Latina y el Caribe, Programa Regional de Becas Clacso, 2003.

Svampa Maristella, Stefanoni Pablo, “Entrevista a Álvaro García Linera: Evo simboliza el quiebre de un imaginario restringido a la subalternidad de los indígenas”, in OSAL, Año VIII, nº 22, sept. 2007, p. 143-164.

Tapia Luis, “La reforma del sentido común en la dominación neoliberal y en la constitución de nuevos bloques históricos nacional-populares”, in Ceceña Ana Esther (coord.), De los saberes de la emancipación y de la dominación, Buenos Aires, Clacso, 2008a, p. 101-113.

Tapia Luis, Política Salvaje, La Paz, Muela del Diablo-Clacso, 2008b.

Tapia Luis, “Una reflexión sobre la idea de Estado plurinacional”, in OSAL, Año VIII, nº 22, sept. 2007, p. 47-63.

Van Cott Donna Lee, Radical Democracy in the Andes, Nueva York, CUP, nº 22, sept. 2008, p. 47-63.

Van Cott Donna Lee, From Movements to Parties. The Evolution of Ethnic Politics, New York, CUP, 2005.

Veltmeyer Henry, Petras James, “Bolivia and the Political Dynamics of Change”, in Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, nº 83, oct. 2007, p. 105-120.

Zegada María Teresa, Torrez Yuri, Cámara Gloria, Movimientos sociales en tiempos de poder. Articulaciones y campo de conflicto en el gobierno del MAS, Cochabamba, Centro Cuarto Intermedio y Plural, 2008.

Haut de page

Notes

1 1Según la definición de Chihu [2006, p. 9], un marco de referencia, o frame : “es el conjunto de creencias y significados orientados hacia la acción que legitiman las actividades de un movimiento social”.

2 “Los contextos de sentido de los actores son articulados por operaciones de enmarcamiento, que ordenan sus percepciones de las estructuras de oportunidad política o su adhesión a las estructuras de movilización social (...) Las estrategias de “movilización del consenso” sólo funcionan si son percibidas como portadoras de sentido, y ese sentido no es una creación ex nihilo de los actores”, in Cefaï, 2001, p. 67-68.

3 Snow y Benford, “Master frames and cycles of protest”, in Frontiers in Social Movement Theory, A. D. Morris y C.McClurg Mueller (eds.), New Haven, Yale University Press, 1992, p. 133-155, citado por Snow, 2001, p. 35.

4 Para Tapia, el sentido común es “aquél conjunto de creencias que organizan de modo predominante las relaciones intersubjetivas y/o las intervenciones cotidianas y que ya no son objeto de cuestionamientos por un tiempo. Producen certidumbre y así reproducen el orden social, lo legitiman también” [2008 ª, p. 103]. Es evidente la cercanía del concepto de “sentido común” con el de “marco-maestro” : ambos parten de una dimensión cognitiva compartida en la percepción de la realidad política y social. Sin embargo, mientras el “marco-maestro” de Snow y Benford proviene de los actores contestatarios y adquiere toda su fuerza movilizadora en periodos de crisis, siendo por naturaleza subversivo, Tapia relaciona el “sentido común” con la producción de la hegemonía cultural, asumiéndose como perpetuador de dominación.

5 Cefaï [2001, p. 52-53], integra los “marcos de justicia o injusticia” en la categoría de master frames de Snow y Benford. Aquí prefiero equiparar el marco de injusticia a los dos otros, atribuyéndole un sentido más historicista que moral.

6 Para un análisis de la relación entre partidos políticos y democracia en Bolivia, véase Mayorga, 2008.

7 “En Bolivia, siempre hubo una relación de no correspondencia entre las instituciones políticas del estado y la diversidad de pueblos y culturas existentes en el país, en el sentido de que el conjunto de las instituciones del estado estaban definidas exclusivamente en base a la cultura dominante (...)”. Tapia, 2007, p. 50.

8 Evo Morales, a su vez, encarnaba perfectamente esta reapropiación de la indianidad regida por los tres marcos : simultáneamente diputado despreciado por los políticos tradicionales, cocalero anti-americano y dirigente sindical, su figura fue determinante como ejemplo cristalizador de la revuelta simbólica.

9 Citado por Cefaï, 2001, p. 55. Para un resumen de las aportaciones de Gamson al análisis de marcos, véase Chihu y López Gallegos, 2004.

10 El libro de entrevistas colectivas de la politóloga marxista Marta Harnecker [Harnecker y Fuentes, 2008] es una fuente empírica excepcional para la identificación de marcos. Comienza con una cita de Hugo Chávez : “(...) Es Evo Morales que representa esa corriente histórica y recoge 500 años de batalla del pueblo de Bolivia, de América Latina y el Caribe” a la que se sigue el primer capítulo, titulado “Un nuevo proyecto de liberación nacional”.

11 Esta expresión designa generalmente el periodo que va desde la Guerra del Agua de Cochabamba a la victoria de Evo Morales en las elecciones de diciembre de 2005. Véase, por ejemplo, Iglesias Turrión y Espasandín López [2007, p. 15].

12 Jasper y Poulsen proponen el concepto de “choques morales”, en “Recruiting strangers and friends : moral shocks and social networks in animal rights and anti-nuclear protests”, Social Problems, 42 (4), p. 493-512, citado en Cefaï [2001, p. 72].

13 Sobre las nuevas formas de articulación entre el Estado y los movimientos sociales, en una perspectiva organizacional, véase Zegada, Torrez y Cámara [2008].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

David Gomes, « El factor indígena y los marcos de la acción colectiva en Bolivia (2000-2005) No pienses en un Indio », Cahiers des Amériques latines, 63-64 | 2010, 173-191.

Référence électronique

David Gomes, « El factor indígena y los marcos de la acción colectiva en Bolivia (2000-2005) No pienses en un Indio », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 63-64 | 2010, mis en ligne le 31 janvier 2013, consulté le 18 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/cal/872 ; DOI : 10.4000/cal.872

Haut de page

Auteur

David Gomes

Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset-Universidad Complutense de Madrid, con el apoyo del Programa de Bolsas de la Fondação da Ciência e a Tecnologia (Portugal).

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals