Navigation – Plan du site
Mémoires, thèses et habilitations

Los niños de la guerra. La vida en la zona republicana (1936-1939)

Les enfants de la guerre. La vie dans la zone républicaine (1936-1939)
Karine Lapeyre

Notes de la rédaction

Ce mémoire, qui date de 1998, est pionnier.

Notes de l’auteur

Résumé du mémoire de maîtrise présenté à l’Université de Toulouse-II Le Mirail en octobre 1998 sous la direction de M. Jean Alsina.

Texte intégral

118 de julio de 1936. Unos militares españoles se sublevaron contra el régimen republicano. Durante tres años dos Españas se enfrentaron en una guerra ideológica en la cual nadie pudo permanecer neutral, ni siquiera los niños. En la zona en manos del gobierno sufrieron los bombardeos y las privaciones de la guerra pero también los aportes de la revolución. Objeto de la protección de las autoridades fueron también utilizados como medio de propaganda. A partir del estudio de la vida cotidiana en Madrid, la evacuación, la educación, la sanidad y el adoctrinamiento, este trabajo pretende dar una visión de lo que fue la guerra para aquellos niños conocidos como «los niños de la guerra1»: unos años trágicos para algunos, pero los mejores momentos de su vida para otros. Para ello confrontamos testimonios de aquellos niños ya ancianos con documentos de la época procedentes principalmente de la prensa y del Archivo de Salamanca (hoy, Centro Documental de la Memoria histórica). Entre ellos, destacan los cuentos publicados durante la Guerra civil y casi inéditos.

2Madrid vivió «986 días de infierno» debido al sitio que duró toda la guerra, fue sin duda la ciudad más afectada por las consecuencias directas del conflicto. Los testimonios nos indican que para algunos niños el sublevamiento no fue una sorpresa sino que ya desde antes estaban acostumbrados a los enfrentamientos políticos en la capital como lo recuerdan unos testigos citados por Eduardo Pons Prades2. Incluso participaban a su manera, como chicos de los recados por ejemplo o asistiendo con sus padres a los mítines. Los hijos de militantes ya estaban politizados desde muy jóvenes. Así que cuando empezaron los combates ellos participaron de manera espontánea en la defensa de la capital. Madrid se convirtió en un inmenso terreno de juego a pesar de los obuses que seguían cayendo y matando. La escuela dejó de funcionar de manera normal y muy pronto se empezó a hablar de evacuación. Las primeras expediciones salieron con rumbo a Levante en octubre de 1936. Pero muchos se negaron a abandonar su familia y se quedaron. Se refugiaron en el barrio de Salamanca donde se encontraban las casas de la clase acomodada. Algunos niños jugaban entre los escombros pero muchos también quedaron traumatizados por esta experiencia. Otra de las dificultades que afectó a toda la población madrileña fue el hambre. Todos recuerdan las lentejas como las «famosas píldoras del doctor Negrín». Los niños guardaban sitio delante de las tiendas en espera de la ración diaria. Aprendieron también a desenvolverse por sí mismos, utilizando el trueque para conseguir lo que necesitaban. Así, pasando mucho tiempo por las calles de una ciudad desorganizada, poco vigilados por unos padres demasiado preocupados por la realidad cotidiana, conocieron la libertad. Jugaban en medio de la muerte y aprendieron a odiar al enemigo presente en toda la propaganda que florecía en las paredes madrileñas. Iban al cine y acudían como a un espectáculo a la recogida de cadáveres después de un bombardeo. Todos estos testimonios nos ofrecen una visión matizada de la vida en una ciudad sitiada: una tragedia con momentos divertidos.

3Pero, desde el principio el gobierno intentó alejar a los niños de un espectáculo que consideraba inadecuado para ellos. Se encargó de manera más o menos organizada de mandarlos hacia zonas más seguras, Levante y Cataluña. Otras organizaciones (políticas, humanitarias) lo secundaron en esta empresa. Muchos artículos en la prensa republicana, particularmente el diario ABC3, dan cuenta de los buenos resultados de la evacuación y de la buena acogida de los niños en las regiones adonde llegaron.

4Para los que se quedaron en Madrid, hubo que volver a clase. Pero, muchas cerraron por pertenecer a congregaciones religiosas. Sin embargo, la prensa no deja de mencionar las aperturas de escuelas a pesar de las circunstancias. También se organizó la asistencia a los numerosos huérfanos o refugiados procedentes de las regiones próximas a Madrid y alcanzadas por el ejército. Muchas personalidades se comprometieron a favor de la infancia como la diputada Victoria Kent llamando a la generosidad del pueblo para mantener los hogares infantiles o Margarita Nelken que presentó uno de estos hogares sostenidos por los milicianos del Quinto Regimiento donde eran acogidos los hijos de los milicianos y en el cual se les enseñaba los principios de solidaridad y la legitimidad del combate de la República contra el fascismo4. Algunas organizaciones internacionales intervinieron también. Se obsequiaba a los niños con desayunos, meriendas, ropa y juegos en época navideña.

5Pero si Madrid fue particularmente afectada, la suerte de los niños preocupó a toda la zona republicana. De modo que se empezó a hablar de evacuación al extranjero, lo cual desencadenó una verdadera polémica. Los partidarios argumentaban que había que proteger a los niños y alejarlos de las consecuencias trágicas de la guerra. Los detractores en el campo enemigo acusaban al gobierno de irresponsabilidad y de utilizar a los niños como mero medio propagandístico. Unos episodios como la caída de Málaga o de Bilbao aceleraron el proceso. El gobierno se encargó generalmente de la organización e intentó controlar las diversas entidades tanto en España como en el extranjero. Las condiciones de acogida varían según los países (Bélgica, Inglaterra, Francia, México y la URSS, principalmente). La salida de niños hacia la URSS fue la que creó más polémicas que siguen en la actualidad, Francia fue el país que acogió el mayor número.

6Algunos se quedaron en las colonias organizadas en las regiones menos afectadas de la zona republicana. La vida en estos centros tal como apareció en los documentos oficiales tranquilizaba a los padres. Los niños eran bien atendidos y se desarrollaba una intensa labor educativa acorde con los principios republicanos y a veces proletarios.

7En efecto, la educación fue uno de los temas prioritarios de la IIa República en cuanto fue proclamada. Había que alfabetizar y traer la cultura al pueblo allí donde la necesitara. El primer ministro de Instrucción Pública durante la Guerra fue el comunista Jesús Hernández, le sustituyó el anarquista Segundo Blanco. Se aplicaron las medidas más revolucionarias como la incautación de edificios pertenecientes a las congregaciones religiosas, se organizaron cursillos para acelerar la formación de los maestros que habían de inculcar a los niños los valores republicanos. Ya no eran tiempos de neutralidad. El Ministerio propuso un nuevo plan de estudios primarios destinados a generalizar el acceso a la cultura; se apoyaba en los principios pedagógicos más modernos, la enseñanza de la doctrina cristiana desapareció por completo. Por su parte, aprovechando nuevas prerrogativas la Generalitat creó el Consejo de la Escuela Nueva Unificada que estableció una enseñanza de tipo racionalista. Otras escuelas de este tipo se desarrollaron también en Aragón.

8Fue también en Cataluña donde los anarquistas obraron a favor de la sanidad así como desde el Ministerio de sanidad dirigido por Federica Montseny. Un ejemplo significativo de su política es la legalización del aborto: el derecho a la vida cobra un nuevo sentido. Lo primero es la felicidad de los niños, la cual sólo se puede alcanzar si su madre lo desea realmente y puede mantenerlo y ofrecerle todo lo que necesita. Pero la atención a los refugiados fue la cuestión más apremiante y la revolución social esperada por los anarquistas no pudo totalmente llevarse a cabo en este terreno. Las conclusiones de la doctora Françoise Brauner, presente en España para ayudar a los niños refugiados, nos presentan un panorama bastante desolador de la situación. Su marido nos ofrece una visión del estado sicológico de dichos refugiados. A partir de su estancia entre ellos y de sus dibujos trató de los traumas vividos por los niños y de su percepción del conflicto, lo cual nos permite dar un nuevo enfoque a los testimonios. Según él, los niños que mejor superaban el trauma eran los que habían recibido algún adoctrinamiento y creían en la justicia de la causa por la que se luchaba5.

9La República intentó matizar este traumatismo organizando actividades de diversión como la Semana del niño destinada a sustituir las fiestas religiosas de la Navidad. La solidaridad popular se desarrolló tanto dentro como fuera de España para ayudar a los pequeños.

10En cuanto al adoctrinamiento, podemos ver una prueba de ello en las numerosas fotos en las que los niños aparecen con el puño en alto demostrando así su pertenencia a la clase proletaria. Esta ideologización se produjo en la escuela primero, promocionada por los sindicatos de maestros influenciados por el Partido Comunista. El análisis de Crónica del pueblo en armas de Ramón J. Sender6 nos muestra cómo se puede enseñar la historia desde un punto de vista proletario. También se manifestó en el control del tiempo libre. Unas organizaciones infantiles particularmente organizadas como los Pioneros, controlados por las Juventudes Socialistas Unificadas, divirtieron a los niños y les «educaron» al mismo tiempo, despertando el recelo de los anarquistas, contrarios al alistamiento de los niños por cualquier ideología. Para complementar esta obra se publicaron unos cuentos fuertemente politizados7. Utilizando el esquema tradicional de los cuentos, los autores dibujaron una sociedad maniquea en la que se enfrentaban los ricos capitalistas, fascistas y los trabajadores pobres pero solidarios. Los mismos temas se encontraban en los cantos entonados en los festivales, en las colonias, en los desfiles y que elogiaban a los combatientes del ejército popular y llamaban a la lucha contra los opresores8. Finalmente, los carteles visibles en cualquier lugar recordaban el por qué de la lucha, las atrocidades cometidas por los adversarios y los progresos hechos gracias a la República. Muchas veces los niños fueron los protagonistas de estas imágenes de propaganda. Sólo uno, publicado por los anarquistas, denunció esta instrumentalización : aparecía un niño llorando con tres camisas, azul, roja y negra con el siguiente título: «No envenenéis a la infancia».

11A través de aspectos muy diversos se pretendió dar a conocer en esta tesina lo que fue la vida durante la guerra para algunos niños que la vivieron, que sufrieron su tragedia pero también siguieron creciendo y jugando. Entre los escombros conocieron la muerte y la solidaridad. De los testimonios se desprende esta paradoja : los niños en las catástrofes, tanto las de orden natural como las provocadas por los hombres, lo pasan de maravilla contra la opinión general9.

12Y como lo recuerdan muchos testimonios, para los niños de la guerra lo peor vino después.

Haut de page

Notes

1  Utilizaremos esta expresión aunque levanta polémicas, y que muchas veces se refiere de manera más limitada a los niños que fueron evacuados al extranjero en el curso de la guerra. Al contrario, nos referiremos a ella con el sentido que le otorga Pierre Milza en el libro que coordinó: Enfants de la guerre civile espagnole : vécus et représentations de la génération née entre 1925 et 1940, Paris, l’Harmattan, 1999. Entonces, los niños españoles que tenían menos de catorce años al estallar la guerra. No llegaremos hasta la fecha última ya que sólo consideraremos los niños que podían ser conscientes de la guerra.

2  Eduardo Pons Prades, Las guerras de los niños republicanos, Madrid, Compañía Literaria, 1997.

3  Este diario monárquico fue republicano durante todo el período de la guerra antes de regresar a un tono muy conservador.

4  Uno de los folletos más representativo de la instrumentalización de la asistencia a los niños es el publicado por el Socorro Rojo Internacional y escrito por Margarita Nelken, Niños de hoy, hombres de mañana, Madrid, Ediciones SRI, s.f. .

5  Alfred Brauner, Ces enfants ont vécu la guerre, Paris, Editions sociales françaises, 1946.

6  Ramón J. Sender, Crónica del pueblo en armas. Historia para niños, Madrid, Ediciones españolas, 1936.

7  Lista de los cuentos utilizados para el análisis:

Dolores Anglada y Sarriera, El més petit de tots, Sabadell, Comisariat de propaganda de la Generalitat de Catalunya, 1937.
Kornei Chukovskii, Mi teléfono, Barcelona, Estrella, 1938.
Kornei Chukovskii, La mosca Siseum, s.f.
Mary Mac Millan, Sally en América, Barcelona, Estrella, s.f.
Antonio Robles, Cenicienta, Barcelona, Estrella, s.f.
Antonio Robles, El patito feo, Barcelona, Estrella, s.f.
Antonio Robles, Llevan a la luna un día a la comisaría, Barcelona, Estrella, s.f.
Lisa Tetzner, Hans y su liebre encantada, Barcelona, Estrella, s.f.
En el país del rin…rin, Barcelona, Estrella, 1938.
La llorona, Barcelona, Estrella, s.f.
Pepito y su perrito Sultán, Barcelona, Estrella, s.f.
¿Por qué?, Barcelona, editado por el MIP, s.f.
El reloj o las aventuras de Petika, Barcelona, editado por el MIP, s.f.
El rosal, Barcelona, editado por el MIP, s.f.
Lo que cuentan los amigos de Perico, Barcelona, editado por el MIP, s.f.
El conde Barrigón, Bilbao, Joven Guardia, 1937.
El pirata Pancho Ponche, Bilbao, Joven Guardia, 1937.
La bolita de marfil, Bilbao, Joven Guardia, 1937.

8  Los cantos más conocidos son los himnos de las organizaciones infantiles o juveniles: «La Joven Guardia», «Canto a la juventud», «Himno de Alerta», «Himno de los Pioneros».

9  Fernando Díaz-Plaja, La vida cotidiana en la España de la guerra civil, Madrid, Edaf, 1994, p. 19.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Karine Lapeyre, « Los niños de la guerra. La vida en la zona republicana (1936-1939) », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine [En ligne], 6 | 2010, mis en ligne le 13 juillet 2010, consulté le 13 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/ccec/3271

Haut de page

Auteur

Karine Lapeyre

Professeur agrégée d’espagnol au lycée de Noisy-le-Grand. Membre de l’association « Adelante ». Thèse en cours : La transmission de valeurs aux enfants sous la IIe  République espagnole (1931-1939). De « niño republicano » à « niño antifascista » : la formation d’un homme nouveau entre liberté et endoctrinement, sous la direction de Michel Ralle, Université Paris-IV Sorbonne.

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© CCEC ; auteurs

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo 3L.AM Langues, Littératures et Linguistique des Universités d'Angers et du Maine
  • OpenEdition Journals