Navigation – Plan du site
En amont, en aval de la Guerre Civile espagnole
Études présentées par des membres de l'association «Adelante»

«En busca de un submarino». Crónica a bordo del buque insignia del exilio republicano en Argentina: el Massilia

«Cherchez le sous-marin». Chronique de bord du vaisseau-amiral de l'exil républicain en Argentine : le «Massilia»
Bárbara Ortuño Martínez

Résumés

Ce travail porte sur le récit de voyage de Constantino del Esla à bord du Massilia. Journaliste, correspondant de guerre en Espagne pendant le conflit de 1936-1939, il a fait publier son récit de voyage en chapitres dans le journal argentin La Nación au cours du mois de novembre 1939. Nous décrirons les détails concrets de la traversée difficile du vaisseau-amiral de l’exil républicain en Argentine, qui a transporté le plus grand groupe d’intellectuels entrés dans ce pays sans permis de débarquement avant 1940. Nous partirons de cet exemple pour exposer les principaux aspects de l’attitude des autorités face à l’arrivée des réfugiés espagnols, ainsi que des stratégies développées par ces derniers pour entrer dans le pays.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Véase: Lidia Bocanegra, El fin de la Guerra Civil española y el exilio republicano: visiones y prá (...)
  • 2  Lidia Bocanegra, «Argentina en la Guerra de España», en Historia del Presente, 12, 2008, p. 43-60.
  • 3  Véase Iñaki Anasagasti (coord.), Homenaje al Comité Pro-Inmigración Vasca en Argentina. Fuentes do (...)

1En los últimos años han aparecido diversos trabajos historiográficos que han contribuido al conocimiento del exilio republicano español en Argentina1. Sin embargo, el episodio más famoso relacionado con los refugiados españoles, dentro y, sobre todo, fuera del ámbito académico, al menos en Argentina, continúa siendo la llegada del vapor francés Massilia al puerto de Buenos Aires el 5 de noviembre de 1939. Es conocido que desde el comienzo de la Guerra Civil española el Gobierno argentino se mostró reacio a acoger a los expatriados y expatriadas españoles2, en especial a aquellos que arribaban en grupos numerosos y cuya llegada tenía una importante repercusión en la prensa del país. Esta actitud contraria solo tuvo dos excepciones: una referida a los refugiados vascos, en concreto a las 1.500 personas que se instalaron en Argentina mediante el Comité Pro Inmigración Vasca3, y otra a los pasajeros españoles del Massilia.

2Frente a algunas consideraciones generales que señalan la república austral como un destino relativamente sencillo para los exiliados republicanos españoles, defendemos la hipótesis de que fueron numerosas las dificultades que debieron sortear hasta lograr su instalación en el país. De ahí que el objetivo del presente trabajo sea abordar dos tipos de obstáculos concernientes a la primera etapa del proceso migratorio de los refugiados. Esto es, por un lado los político-administrativos, y por otro, los físicos o bélicos, que afectaron sobre todo a los desplazados durante la ii Guerra Mundial, y quedan patentes en la travesía del Massilia. Pero antes de profundizar en ellos expondremos de manera sucinta algunos detalles referidos al contexto y al viaje del vapor francés.

  • 4  Entre otros véase Mónica Quijada, Aires de República, Aires de Cruzada: la Guerra Civil española e (...)
  • 5 José C. Moya, « Notas sobre las fuentes para el estudio de la inmigración española en Buenos Aires (...)
  • 6  Tulio Halperín Donghi, Historia Contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza, 1998, p. 376.

3La actuación del Gobierno argentino con respecto a los exiliados españoles del Massilia que, como más adelante indicaremos, en un principio no se dirigían a Argentina, fue un hecho coyuntural que respondió a las presiones del momento. La Guerra Civil española se había vivido en el país del Plata con una intensidad especial4. En 1936 la colectividad española continuaba siendo cuantitativamente la segunda más importante de Buenos Aires después de la italiana; conformaba el 13 % de la población con unas 325.000 personas5. Pero además hay que añadir que la guerra de España tradujo en términos inteligibles a la sociedad latinoamericana los dilemas que pronto iban a destrozar Europa6. Por lo que respecta a la sociedad argentina, el golpe de estado del general Franco el 18 de julio no hizo más que agudizar las tensiones ideológico-políticas que vivía. La gran mayoría de la población argentina y de las comunidades emigradas que residían en el país, en especial la española, se situó a favor del bando republicano y llevó a cabo una campaña de solidaridad a través de la prensa, realizando actos públicos para recaudar fondos y enviar ayuda material a España. Tras el final de la contienda esta adhesión a la causa republicana se concretó en el apoyo brindado a los expatriados, y buena muestra de ello fue, por ejemplo, la actuación con respecto a los pasajeros y pasajeras españoles que llegaron al puerto de Buenos Aires el 5 de noviembre de 1939.

4Desde el puerto industrial de La Pallice en la ciudad francesa de La Rochelle se embarcaron en el Massilia 384 personas de diversas nacionalidades, de las cuales 262 arribaron a Buenos Aires. Sin embargo, más de la mitad de estas personas, en concreto las de nacionalidad española, no poseía el permiso de libre desembarco en Argentina. Como más adelante señalaremos, los mecanismos más recurridos entre la población española para ingresar en la república austral durante los años 30 y 40 del siglo pasado fueron tres: la carta de llamada, la condición de «antiguos residentes» y el visado de turista. El tercero se convirtió en una estrategia común entre las personas que carecían de familiares en Argentina o de la documentación necesaria, y además disponían de medios económicos para pagar un pasaje en primera clase, comprometiéndose mediante una solicitud ante el consulado de origen a regresar antes de tres meses. Promesa que en escasas ocasiones se cumplió.

5Otra forma de ingreso, que obviamente no aparece registrada en las fuentes oficiales, fue la de presentar un visado en tránsito a otros países y aprovechar la escala del vapor en el puerto de Buenos Aires para establecerse en Argentina. Alrededor de la desesperación para huir a América de los españoles y de otros refugiados europeos surgió un negocio lucrativo que hizo posible la compra de estos documentos en el mercado negro. Por un lado, a través de los cónsules de Chile, Bolivia o Paraguay, que supieron sacar partido de la dificultad para ingresar en Argentina. Por otro, en algunos cafés europeos, especialmente parisinos ‒como el Deux Magots o La Coupole‒, donde se podían comprar estos permisos para varios países por diferentes cantidades sobre las que todavía no existe una cifra concreta. De todos, el más extendido fue el visado en tránsito a Chile, seguido del de Bolivia y Paraguay.

  • 7  Dora Schwarzstein, Entre Franco y Perón. Memoria e identidad del exilio republicano español en Arg (...)
  • 8  Junto a ellos se encontraban: el pintor Ramón Hidalgo Pontones, el ingeniero José Arbex Pomareta, (...)

6En el vapor «Massilia», según la prensa argentina, se embarcaron 147 republicanos y republicanas españoles en tránsito a otros países americanos: 132 a Chile, que era el destino final de la travesía, 9 a Bolivia y 6 Paraguay7. Entre ellos sobresalía un nutrido grupo de intelectuales del cual destacamos al periodista Antonio Salgado y Salgado, al abogado y escritor José Ruiz del Toro, al periodista y escritor Arturo Cuadrado Moure, al Catedrático Wenceslao Roces, al pintor y escenógrafo Gregorio (Gori) Muñoz Montenegro, al abogado y legislador Pere Corominas Muntanya ‒que murió a los pocos días de su llegada‒, a la escritora Elena Fortún, a los periodistas Mariano Perla y Clemente Cimorra, al dibujante Andrés Dameson, al compositor Salvador Valverde y al ex diputado de Izquierda Republicana Elpidio Villaverde, entre otros8.

  • 9  Por el momento no podemos ofrecer más información sobre la composición social –nombres y apellidos (...)

7Además de los que viajaron con visados en tránsito se encontraban los que habían recurrido a su condición de antiguos residentes y quienes habían logrado una carta de llamada y cumplían los requisitos burocráticos. Cuando el vapor francés atracó en el puerto de Buenos Aires todos los pasajeros y pasajeras en tránsito a otros países fueron obligados a permanecer en el barco hasta que no partieran a sus destinos finales. El éxito de la misión, perseguida desde su comienzo por los rumores que apuntaban que el Massilia sería bombardeado por submarinos nazis, y las penosas condiciones en que los pasajeros, en su mayoría refugiados europeos9, realizaron la travesía no conmovieron a las autoridades argentinas. Esta situación provocó que el 5 de noviembre de 1939 recorrieran el país las fotos de los recién llegados retenidos en el barco saludando desde los ojos de buey a la población que se había congregado en el puerto para mostrarles su apoyo.

  • 10  Dora Schwarzstein, Entre Franco y Perón…, op. cit., p. 123-138, y de la misma autora, «Actores soc (...)

8A través de los medios que defendían la legalidad de la ii República española y a sus partidarios se acusaba al Gobierno argentino de ignorar su tradicional política de asilo, así como de retener y negar la entrada a algunas de las principales figuras de la intelectualidad española que huían de la represión franquista. La presión que la opinión pública ejerció sobre el Gobierno argentino hizo que éste se viera obligado a permitir que los españoles y españolas en tránsito a otros países desembarcaran y permanecieran en Argentina. En este sentido fue decisiva la labor del diario pro-republicano Crítica y de su director Natalio Botana, quien ofreció a muchos de ellos puestos de trabajo ‒condición indispensable para permanecer en el país como más adelante veremos‒ en la redacción de su periódico y una suma importante de dinero para su mantenimiento hasta que se acomodaran en su lugar de destino. La actitud de Botana, que fue colmada de leyendas, quedó fuertemente grabada en la memoria de la colectividad española de Argentina, y en especial de los refugiados y refugiadas10.

  • 11  Para un estudio completo de la actitud ante la Guerra Civil española del diario La Nación y de la (...)

9Por nuestra parte, para profundizar en la travesía del Massilia hemos manejado una fuente no explotada hasta el momento: la crónica del periodista Constantino del Esla narrando su experiencia como pasajero del vapor francés a finales de octubre de 1939 en La Nación. La posición de este diario matutino con respecto al conflicto bélico español fue evolucionando a lo largo del desarrollo del mismo. Comenzó mostrando una perplejidad inicial que devino en una larga etapa de búsqueda de neutralidad y equilibrio, y finalmente, hacia mediados de 1938 se mostró de forma clara partidario del bando rebelde11. Aún así, La Nación mantuvo durante la Guerra Civil a corresponsales de distinta adscripción ideológica en diversas ciudades españoles. Entre los partidarios del bando republicano se destacó el periodista Constantino del Esla, quien sucedió a Antonio Cacho y Zabala en Madrid. Del primero subrayaron los miembros del Centro Republicano Español de Buenos Aires a través de su órgano de prensa, España Republicana:

  • 12 España Republicana, 9-VII-1938.

[...] es el único español decente con que cuenta La Nación entre sus corresponsales [...]. Cumple su misión, tan difícil para él en ese diario, con circunspección y serenidad, sin que nunca aparezca en sus correspondencias una palabra agresiva y mucho menos los insultos groseros de que están llenas las de sus compañeros del otro lado. Ofrece en esto un evidente y muy digno contraste con el energúmeno de [Jacinto] Miquelarena. Claro está que sus crónicas aparecen en lugares muy secundarios de las informaciones de La Nación sobre España, sospechamos, no siempre aparecen íntegras. Y no podríamos pasar por mal pensados si sospechásemos que muchas veces, cuando ha ido bien a los republicanos las crónicas de Esla han dormido en el cesto de las informaciones no agradables12.

  • 13 La Nación, 2-XI-1939, p. 3.
  • 14  Véase Niceto Alcalá-Zamora y Torres, 441 días... Un viaje azaroso desde Francia a la Argentina, Pr (...)

10En octubre de 1939 del Esla abandonó el continente europeo aterrorizado por las previsibles consecuencias devastadoras de la II Guerra Mundial y por los daños psicológicos que le había ocasionado la contienda española. El 2 de noviembre del mismo año el diario La Nación publicaba una noticia redactada por el periodista desde Río de Janeiro, titulada «El Massilia eludió con facilidad la persecución de un submarino13», que supuso el punto de partida de una serie compuesta por 11 artículos. Bajo el título «En busca de un submarino» la crónica de viaje de del Esla ocupó de forma diaria las primeras páginas del matutino entre el 5 y el 15 de noviembre de 1939. El proceso de elaboración de la misma lo desconocemos; por lo que se desprende de su lectura en ocasiones apunta que fue concebido como un reportaje y otras veces insinúa que la realizó a modo de diario personal. De todas formas suponemos que fue reescrita cuando se instaló de nuevo en la capital porteña. Dicha crónica es posible que sirviera de modelo de referencia para diversos periódicos y revistas con menor tirada que La Nación. En este sentido la más destacada fue la que publicó la revista ¡Aquí está! a finales de enero de 1941. En ella el primer presidente de la ii República española, Niceto Alcalá-Zamora y Torres, narró en varios capítulos su azarosa aventura para cruzar el Atlántico durante 441 días junto a un nutrido grupo de refugiados españoles y europeos. Sus entregas fueron reunidas en una edición de la Editorial Sopena Argentina SRL en 194214.

  • 15  Xosé Manoel Núñez Seixas ; Álvarez Gila, Óscar, «Nota introductoria», Migraciones & Exilios, 11, 2 (...)

11Tanto el texto de del Esla como el de Alcalá-Zamora, a pesar de las diferencias entre los mismos y su formación profesional, ofrecen una rica información interpretativa y valorativa de un hecho noticioso. Como toda crónica que se precie se narran los acontecimientos al mismo tiempo que se juzgan y se valoran, ofreciendo de este modo una visión subjetiva de los mismos. De ahí que en ocasiones sea difícil discernir en sus testimonios realidad y ficción. Además, como ocurre en las autobiografías, la memoria constituye una forma de evocación de las vivencias personales, pero enmarcadas en un devenir colectivo y sujetas a diversos condicionantes de tipo social y cultural. Como han señalado Xosé Manoel Núñez Seixas y Óscar Álvarez Gila, «la memoria autobiográfica al ser un relato posee dosis variables de ficción e ilusión biográfica», en términos de Pierre Bourdieu. Por tanto, supone un desafío para la Historia ya que se puede abordar desde el estudio de la memoria colectiva, de la biografía individual, de la búsqueda de datos sobre valores sociales y culturales, o simplemente de la reconstrucción de los mecanismos que posibilitan la emigración15. La crónica de viaje es más limitada en el tiempo que aborda y en los acontecimientos que refiere. Pero posee un gran valor documental en sí porque nos brinda la posibilidad de conocer «desde dentro», y narrado por un cronista contemporáneo, un acontecimiento que principalmente ha sido analizado desde la perspectiva del otro o desde la memoria individual y/o colectiva con la influencia que en ella tiene el paso de tiempo.

La travesía del Massilia a través del testimonio de Constantino del Esla

  • 16  El Massilia permaneció en la ruta del Río de la Plata hasta 1939. Posteriormente se le encomendaro (...)

12En 1912 se crea la Compagnie de Navigation Sud-Atlantique para unir Francia con Brasil y Argentina. A ella perteneció el vapor Massilia, que fue botado en 1914 pero no comenzó su servicio trasatlántico hasta 1920 debido a la I Guerra Mundial. Este vapor de 138 metros de eslora fue designado para realizar la ruta Burdeos-Buenos Aires manteniendo escalas en Portugal, diversos puntos del continente africano, Brasil y Uruguay. El Massilia, conocido en Francia por haber trasladado a los diputados del Frente Popular Francés a Casablanca tras su derrota ante el ejército alemán a comienzos de la ii Guerra Mundial, se convirtió en uno de los barcos más famosos de la ruta Atlántico sur, en especial en Argentina, por el gran número de celebridades que hasta allí se desplazaron en él. Algunos de sus grandes hitos fueron el traslado de Marcelo T. Alvear para asumir la presidencia argentina en 1922 y el de los intelectuales refugiados españoles en noviembre de 193916.

13Cuando estalló la ii Guerra Mundial en septiembre de 1939 el periodista y corresponsal de la contienda española para La Nación, Constantino del Esla, se encontraba residiendo en un hotel de París. Tras conocer esta noticia un amigo le propuso abandonar la capital francesa y trasladarse a una villa en las afueras, en el bosque de Boulogne. Esta opción fue rechazada por del Esla que en un primer momento prefirió ser testigo directo de la nueva guerra que había comenzado en Europa. Pero transcurrido el primer mes, según la declaración con la que comenzaba su posterior crónica de viaje, el periodista se sintió decepcionado por la evolución de los acontecimientos:

  • 17  «El Massilia eludió con facilidad la persecución de un submarino», La Nación, 2-XI-1939, p. 3.

[...] La guerra estaba parada. No hay más que cañones de línea a línea. No hay grandes «raids» de aviación. No hay nada aún que reclame en Europa al cronista de guerra. La lucha mínima, por metros, tiene casi de sobra con los partes oficiales. La guerra diplomática, también por metros de papel ‒cartas, llamamientos, mensajes de paz‒, no precisa técnicos en la preparación de artículos a base de barro y sangre17.

  • 18 Idem.

14De esta manera, como el propio periodista declaró: «Cuando me dijeron que salía el Massilia, me tentó la aventura [...]. Era más sugestivo el mar, comprobar prácticamente, ser testigo y actor de que las marinas mercantes francesa y británica, dominan el océano, mientras los buques alemanes duermen en los puertos de refugio18». No obstante, contradiciendo la anterior afirmación, conforme se avanza en la lectura de las crónicas de del Esla descubrimos que más allá de ese afán aventurero y de una concepción romántica de la guerra lo que le llevó a embarcarse en el Massilia fue, en primer lugar, el presentimiento de que la supuesta calma parisina pronto se quebraría y su vida podría estar en peligro. Así describía París a mediados de octubre de 1939:

La ciudad más elegante del mundo, refugiábase en los sótanos, improvisaba indumentaria para el retorno a las cavernas; descendían las mujeres a las cuevas con abrigos de hombre, mantas y zapatones; con más miedo a la humedad que a las bombas. [...] la ciudad más iluminada del mundo era un crespón sobre el muerto espectáculo de Montmartre [...].

Ya era la Prefectura de Policía una nueva Babel, un hormiguero de seres dispuestos a diseminarse, que pedían en todas las lenguas el visado para salir de Francia: la ciudad más cosmopolita del mundo ganaba pureza. [...]

  • 19  «I. París, octubre de 1939. Presentimientos», La Nación, 5-XI-1939, p. 2.

Los presentimientos me hacían sentir muy dentro el dolor de París, de la noble Francia. [...] Se presienten tantas cosas…, hay que presentir el «quartier latin», vacío de estudiantes. Hay que presentir el Montparnasse, vacío de soñadores. [...]19

15En segundo lugar, el deseo de huir de una Europa «desorbitada, loca», en la que reinaba «esta moda bárbara [...] de asesinarse los hombres», y de regresar al continente americano, en concreto a Argentina. En este sentido sus palabras no están exentas de cierta idealización producto de los años que Constantino del Esla permaneció alejado de su tierra y de la alegría por considerarse cerca de su destino tras 17 días plagados de riesgo en alta mar. Además tampoco descartamos la posibilidad de que previendo que su crónica se publicara en La Nación u otro diario argentino el periodista tratara de captar la atención y la adhesión de sus lectores:

  • 2Tció@dlum">2Tcels-Buenos Air! A a bordo del Massiln, La Nación15>2-XI-1939, p. 3.

2T.

16Los presentimientos quo lacovecharon ea Parít Tras eo estartido de la ii Guerra Mundialr consideba preestabun a memizar la desbmerosaonsecuenciay que presneció en Madr y coms consecuencdo del golpe de estado al Franconde julie de 16es:

  •  «I. París, octubre de 1939. Presentimientos», La Nación, 5-XI-1939, p. 2.

.

  • (...)

17 y de sl pro la memoró: ">[...]n a lu tierueelmemdplían los presentimientoy>s en elugueelfutesta pre la abla pola,s. [...o siempos, en rcel afie ino entrñolte, séen un perseguoda por el pasadado por lalugguuera defuArturprinmuer:d, sin resoad, sia calad, sidaleuir dvogey sang,p, sidaleuir dvogel dol.]

  • (...)
  • (...)

18ii Guerra Mundi obtumovierolica informacióe refertque a lasrealiés de los barcoyen a los requisitoo-administratives a través de los andes personalna. En ocasionee éaa, tambiée fue brindado por las pro nos irviejoydo porrsos consulasal. Comcano sistraló du exondicioneoórgrzri nosito de pasaás bvivencionaís como en elasoad, por ejemploo del éno,utacadl cuaantuvo que desarroorar sl pro la estrategia para desplazsaje al paía austra>. Por lo que respecta n estl viaje dem>Massilnt>Tanto el periodisto argentino como el sunto de personas qua logr coaccedoger r un pasajn para huia de Europe En ests buqal coajaron con escaca informacióo de travesna. En un principia sole se las infoaló ds la posiblfovec y de linada des bar,or d, quonDe estn ocaciónoie paryoría el puerto de Burdem> y do que sl destino finaideba Chiid. Del puerto da embe que fueroa infordos y por los miembros ae la compaesígados díaonantes dfleaptayar la desa laseas comucegaron as cxtartante dEsla veta cuando se encontrabs en elugta. La prcuencdo r submarinos alemanes en eAsatlántico ribís amennadr los rumorer d, quo el Massilia seríaestacom> hutendidonantes do que pobpara ea cabFdminiPier,or de aha lan numerosaa meend y dersedaridaddoptgiadas4C come señabsta Constantino del Esó: tinoab es orda, quo ehutentimiento el Massilia seríunEl éxito para los alemanra, coml no lo para los francades que el barco sgaca virecto de la aventu..] Spodemostrstá quo estbrtamo, coutendisia, quo elugus no ld De todoss que tien, tambiés d añasEEsleovec pa revistn ests barcl pistado agri lo parr tuflrcarse en el océano comenzstnrefecuzar ea embe qud>Desde el puertd de La Pallis. Tnsreporblia 384 pasajeroa a bordo escrisda por del Esl, coes:

2Tció@Asil mism el Massiliy traslabade trea cocasionemibilirntes franceés dydIzqsndicione; conocasioneecon Bras, y Uruguil y Argenti, 4025.00kia logmtros daformomento para el ejército argentim>15utocelrend y e; sec, 225.00kia logmtros dsetada490on sad y e; correspondencar, ecunteea emlsllamnto e; cocelto argentino Vild. Db querllanocido e. Parísn que ribryorí, picuctura er la capitan argentina r 11utooalviables7Trodas laadmolucceé previñonel soliuralesadu manecos médnicasue los pasajeros, el barce parció en lmspanía e1918 de octubre de 193afordoe; conaís cañoner enuropn y isor merllatíaonaiaejeaás el paia sola para fprenrarse ec paso d, seaestacora, coml cuIzquite vapoau exiluia de guerra>.

  • 8  Véas, entre otr X irviel«V vivencian de uni a d del exilivasarc(de el 18 de julio (...)
  • (...)

b serínrefecuza>C comn en tenos loe vapedos los pasajeros y pasajerayaue habían analizado unnsayo y de lvrmomente sitténdos an lol ensus correspoiesensse ec paso d,ufubmi, un cesidenna. Ee ls mayorídnun relasld de viaje da los exiliados el moment ds la partids dibl, se9 recdabido como uno de louels mayta thesión dl la travesían sobrt modo durante la ii Guerra Mundies8. Sin embargoon» la crónin d9 del Eslao pregmtron utoosque dh rumm> y ddiniPnhesióale9 recdazar ea anterioa ejercir,or rre qur afirbaad que y nietibl, soríútilse ec paso ds que aranecieas eo espetido submarino[...] en la oada des bar,olicaraar un omenteal sobryls meamente, yos hombross mujer,eni añ,lcegienh ratina eparamtrm>s en ei dol sodyasem d del exil,ay que pg Munton conmocaciói encoereni,ay queuponcubrolle en lo ojoydtn elapor elamos bintos:

b ue nlazsaje Oe es,ayaun No hay más puntoo para licos en lRarosn de loVimient. Honecos ho Tras cue lm tiradsupueston» larcin hi

  • [..ne. dn la primeas yltimuna visiómo atici[e dEsleen lonsu]ss que tiecon lapupilinas Desde el pasadn Frances.].

    • (...)

    • 14VI«IU uadmoent dniabncir. A a bordo dem>Massilns en elugar, octubre de 19os», La Nación, 2-XI-ro (...)

    • 2Tcels-Buenos Air! A a bordo del Massiln, La Nación15>2-XI-1939, p. 3.

    babíal de embarcue en elll Noinecharon ee Río de Janei.]8 y de s; compozaciónadeba quddoptgradr laa meend buqal nonsidersta Pornicasue su eledaos:

    [...a Algunos le prupon] en la primeaa Pornilidaa resiroe en Argentinaexa praiendo quecue el paíd másma rtauen o Sciu Améric">[..neS sistrídnus emomentes deuggidu exricuencdHay que porusos condicielos intelectualeextesstáa influencis en eletudio dondncoúeón7>.

    Ee al continente Eureone casn tenos lol paaldy delug cue la posibilidad de me paryos logasentes rivutados des mantetimiento de los republicanoyos republicass, en rcel Francé> y dn agerlicos enenosímiantes dausdee aristobs». No obstantehublis decepcieás puctuales eInglo atabesBélgfri,uSuali o Domio rcaneSoleormente lUnccióS noétnica sdemosdió cplaciement] en lo-advisióo du e patrdanoe españoloss quano finntes de 193a constindíaunal contgamen o 625.00e person, outeeormeanormentormaloren8P por elnzadu americanonl éno,uRepúpubli D domblica> a Chida fgaronenoegómisol paaldcuy logoriercanoe tumovieros dispuestos n agerlicIU aos condición megúo s, loa eto flq flq ieiones su e patrríal babíac posorar st Tnsreporsyal coajno con cuversosufinecuentoo parrscubmiausdn necoridadeo durante noe inumerue ttamán dl lo tFrancia. Ests requisiseasucplicilatcial y comhaee señazadDovalor"Pn lBrugat,oe genciaad, quo el exilia españtl coabae; conaís emomentes queul p cuhas vec, o e nun,ue haoerenoue otr l exilnes: ula esufectura dgorierca esma rtauendna nnaísreconómñas

    y de los pasajeroo del Massilos. De este moeA argentins destins en es segundl paía agnc on ea AméricLaentins después dMeéno,uonDe eeoc pas, en condicionel soltnilar muyirefertqh,p, siayui lagubaverormeanntoa n con la1utoebridaded del paíencontriicasue ss decepcia>.

Guerra Mundi sque habíasmaicspgado una resd da meend o-administrat lascylia tencióepara ds amenpor la ine genci nio través de losbsectácus burocedrátiaIU aon de laa meend buqasqutomasaroo a coevaotes de 10te con eobjeestivdqueupor ustrares a la ine genci f quo eDeoncretondtauoda por ee presidentUriburuoo para lvtrde loued hecbad de srdoe; consurs de locmbt difegalos reefguola peemie gdennaÉsentesocumomenteidena,tores, el esaluuar, el ttinmecondiiudaydr ee soliurar, ecuinas había exonra lo la1utoebridadejudoficialdado soliuraled del paídeEl prosidliuaryce paosboerepollepaon nectrudinarecers dncontosidenlleenanntoa , tambiép soltniaIQ qd tanseximeend y del argo dued hecbad d, loa etocmbt difegalon lap personas que fg han colcotrnola legrcñoltea lae quoudovianes demostrlo que habíaervidoe; coa anterintidaenA argentinylq ieionetumoviaónadiesenssn de inumepn y segundgpetidy la ine glasal. En este sentida la«a casvan de llaen»ue fgarortinalizasio como eletudid másdifezlo parasly eledaldeofamexilueladflq ieionee habíaeine glaoo a ArgentinaÉseados r prese tanso una fuerad de cvemonna entrzas y partee en la quo una ó cp ometeríady traslazsaje al paío y lot Tóor ccedoglque prtgenñoneladeba qupuestaruccióe puaae desarroorsean: elagaso elirta,En es postetimientmo aticis ofrmbiénlntescacl y cnc oe hastn que encontsfun eustrajo,uoi elusine En ocasioneo uncpleoa>P poa supueoue e lan condicionetina siemprsPasucplabíes, pero en elaso d del exil,oydo pot>Tantn de los españoles quvirtaiaron e dem>Massilno una castn de llaenldeofamexiluelalndes peiaerísboerepar un pasade e del tnterioe con ecuinas regresldeof form elelaydr logrun eustrajoas

ii Guerra Mundi e lvtzaror aGorierca o argentinams pnosors dEsla necoridd daod difepor laleyeloe gamens d la ine gencial. Es ananidady comhaee señazadFaverén"Devoto,rasly eledaldeoe los refugiadoa inoducalíot Trau anscasioneecor ee sblemliine gistob,io como en cflirectedenlóógioe qudrvidibís el mundo cesidedial entrfasai e layaonaifasai e layae al aervatimiento de loterumorer dlolagruamás conralvadoneecor eeodogermente l«rormazas bvirsatias

  • 8, , , p.593.

8»P Poe er deMdminierudio dRelgenñoneExanteriadey Cicuu eizorlgTstelecreio toaorím mára esictativdo eDeoncretoee1938oqun inntdinvetugacio todarcin asly eledaldeop persona«expicspgí»s dauel paíoptgndase por tn intvivenciós dirta39. El pscionno nonsuro argentino comenzste ribrydcipnssuroneprivutaneecon labuqasque shibab xa praormentelun pasado duocumomentead, ieione, noudovianes demostrlo que habíaa sid grificuumells enenoegltimadecuiisuns añoyead, iei s Desde es punud de strm elelan Noubia ern resitida mecanoe enenoegltimadecuiisuns añon e del país dondselt Tm"ciraban losocumomenteo paramie grio a ArgentinaDqupuestm manean Nq qd taeningn aldudaldeobuqae lo«ag"civadonca»«ra evolundonari»y«r ojcaoe españoloss queómorzetoee1939io toaorís r prese tanspgradr la1utoebridaden argentite unaormazas maydbuqae loe refugiadojus d los enAmmarino, Cut"citavaísn qd tansa eluggeóo dl la ine genci elela>.

8

[..neS sl nonsidebaie el paíd máe Eureo,d máe Eureooe que Espa ">[.., y seraormente por la ciud,de Buenos Aireepara esímbolnt ds la Argentin>.

  • , , , p.87cy 923.

[...iron a Améri, urcia odarcinfrcaststnidpercia ue Eureoo">[...s Desdallíueelpipu tanso l ignomnda bamolne espeniedy youe hab leídonaovulaío y lamogegle queenorídnue Buenos Aireepard do una ciudanulainas ndtimumoment,ue sead,rti e layam muana doll ltuuenas

  • « Iontistrudloso de esrro…os», , p.39-41 3.
  • (...)

as <2s"> <

1>8  Véa: Lrdiall, nesilosoctonel,nUn dive"cit d oLlerd,gUn dive"cudaNgenña ed oMar s l"Pn is,d2007;éªeAr nhazull, Cnconibidicione damaacents de loeédmñ, bioeédmñey p psianrea e las españoles er la cuencdn argentin(I-16-2003)nnesilosoctonel,nUn dive"lidno dSñatanun,u2010;nasoríJ Xosll, Liy e, ANRT Diffscasi,u2010;nBárbapall, nesilosoctonel,nUn dive"lidno dAublicante2010na>.

8 Lrdiall«A argentina te la Guerrr de Espaca», em12,d2008m>, p.43-60.].

3>8  Véa IpakillF fuentodocumomeaole(I-40)nSaáSorartiit, EdcrieociaTxpuers,de 88.].

8 E entre otr vVéa Mcróercll5196>8 Tuxilll, Madrid,dAub nha,de 98m>, 376.].

7>8 Dorsll, Barceloti,Croltni,u2001m>, p.124a>Cfp.].o ea lan frss ofrmi s y por lSlrcacióP soltni S socior dlinP Policoo que hlíae ae de19as españolee b boral. EDpreptrmomentArchstivI inteetudi(DAI)dd deArchstivG generte dEsla Naci,de Buenos Aire(A argenti)naF nna exonfuentoseoncretnas nfesidencsecay prcrvutado(I-12XI-18)naCaja 1m>E exonfuen>128na>.

8>8 J punuadqua ls du enconttanan: elstior RamcióHmi lgonP tioonar, entgamovieJ XosArbexnP mancrinaelrcnte sestJ XosFernitdezaCañalizonar, es dirtedor dcnte Luiés de lF fuenar, es bujinentMa EuaCreSaz,n: elstior . EsbíaF FrancéCasobtaar le sfnsgno].arrinsSatañoloaya deatradedráti RamcióM caínezdLópez,ol entre otr.>, 5-X-XI-19.].

9>8 P por el momenttino dom los ofrecdd más información sobrs l; compozaci o socia–n hombroy ap, lidrs,deiud,da pfesaci,degltimaoluglud dreresidenc,ostcéost-os ra lol pasajeros y pasajertenin sobrs ldocumomeamaciós nde ls quvirtatansp pn qu epareeol consurysílquisra e de embaroonn el puerto de Buenos Air, buqas nda AlgThadbrs lls fuentoo coa lao queom lot Trajlva,Ne refertqtos e eala travesíd demMassil n

10>8 Dorsll, , , p.123-138,ylo síadslea1utoean>«AcenAireriliuraleyla soltnida ine gistorie es la ArgentinaL ly eledaldeoe los republicanoe españolcaoendDovalor"ll11>8 Percia ue tudonos cpletoon de ly astidermente la Guerra Civia españoada ediirudi, La Nación, nesilosoctonel,nUn dive"lidnC cplutpreeed oMadrid,d2002al. :ro

12>89-VIIXI-18.].

13>8, p.3.].

14>8  Véa Nicetol, .Prieargo dCórdsban. entnuentNiceto"Alcalá-ZaZamoy T rub,d2006 P prcueuraciód dEncats nacióLemus.].

15>8 X Xoséanoelll16>8 EdemMassil nMassilnhtm"all17>8 «EdemMassiln, p.3.].

18>8

19>8 «IesP ppa,ae octubre de 19 P prcueecimienlos», 5-X-XI-19m>, p.2.].

20>8 «XIes¡e Buenos Air!nAdb bordo demMassil, n15-X-XI-19m>, p.3.].

21>8 «IesP ppa,ae octubre de 19 P prcueecimienlos», 5-X-XI-19m>, p.2.].

8 «IV.nAdb bordo demMassilnn e demaz,ne octubre de 19 Edebtno núnumep12os», 8-X-XI-19m>, p.2.].

23>8 «VIaIU osubmrcinooaes lrevi .nAdb bordo demMassilnn e demaz,ne octubre de 19os», 10-X-XI-19m>, p.2.].

24>8 Lisos testimoniodetNiceto"Alcalá-ZaZamoy r eloeastRafa, eAcbpueias nd, tambiérnisbundrarua estor dlina jeferencod dcus , cbaenlobélmisoe e demazayar ro cplicamasioney q éviolos aadrfgaronoe lasueados analizasia pon lovapoAirnaE en elaso d dey segun,dy parcil nse s; me ñetaar lescscrieunasoríTe praLeci,ds DesdMors llaoe e devapoAtf Francem dearesgzasado dbolsnroll1lqmánemp lcióorecoc,rsea, comlet«baeauaado dPuntand del tea>» Véa Rafa, ell25>8 «IV.nAdb bordo demMassilnn e demaz,ne octubre de 19 Edebtno núnumep12os», 8-X-XI-19m>, p.2.].

26>8 «EdemMassiln, p.3.].

27>8 Edel piodihasto argentinsqas rempneoió a decturydlady presniídnus teeletudid dt Tnsreporó en l="beledo deembaroydr oaxa prabídnus teelodoó: o uncreyin qu emMassilnTantl la bpuracióf Frapra, comletn argentin, qu9 sidibíe e del paígaa ss paerciatandgnonee Europo con t sorusopfgennerencvan bitida fut Euairinpuerty q ic dhab a ea genteuenn].

28>8  Véa l entre otr Xamovill«Vivcuencsdesduronipaádq el exilivades>(dq e18desdjuxilidee1936na e11 o daturlidee1966ca», eJ XosÁtgall29>8 «IV.nAdb bordo demMassilnn e demaz,ne octubre de 19 Edebtno núnumep12os», 8-X-XI-19m>, p.2.].

30>8

31>8 Salalvadl«N lorobggarornisa doca», eVV.nAA.:nmCornquaá d oLl soblut,dAsriliunicip seodlinMqmòtoriHe, p.288naE es lgencióaon loni añoyeni aalor dling Guerrs eA argentirvVéa Bárbapall«Deen lmerumiaahqutótonidaen lmerumiaacoteleiue:on loni añodnte la Guerra Civia españoas eA argentica», em.n° 85,d2012m>, p.175-200.].

32>8 «Aes lrevi s l"Fdminierre,te ribrdospieblo grllaga,n: esaluuoaa ci añnts de lon que es teei ibane duolocoso.víac Tólel exiltaNo l pdedlo esr nhat,ueacotnndaelrerpí itub pto,sn qunomtardartrs, eraepor etvsidaydbuqao duranttmores añollaials dm puers Grloliuoylo siertrusohogrcirnaViuenGrloliuoLiboenaViuenladRepúpubli.nArajoil Frana>»E eSilvnil, Barceloti,DitrudiPúpublo,d2011t(IªendcencióMexblo,dMntisva,de 40)m>, p.203-204naDqlte mismlodoie qua sla cróersd demMassil nBenjamornnJarnnc,oPíooBarojo,ENiceto"Alcalá-ZaZamoo RamcióGómezor dliaSnts -eo counael piodidiiud sqmasolul entre octubryloineciembre de 19.].

«EdemMassiln, p.3.].

14VIIaIU ominutoon dasscueno.nAdb bordo deM>Massil, n e demaz,ne octubre de 19os», , p.3naA AdemávVéa: o Massil/elyeispupgrl/20091110elygrl_16/Totesll15 «Xta. sLlucireo dRío.nAdb bordo demMassilnnonoviembre de 19os», 14-X-XI-19m>, p.3na].

«XIes¡e Buenos Air!nAdb bordo demMassil, n15-X-XI-19m>, p.3.].

DpreptrmomentArchstivI inteetudi(DAI)dd deArchstivG generte dEsla Naci (AGN),us-Buenos Air,sn ArgentinaF nna exonfuentoseoncretnas nfesidencsecay prcrvutado(I-12XI-18)naCaja 1m>E exonfuen>128n].

8  Véa l entre otr Inmacopudil, .Madrid,dCinun,u2010na].

Dovalorl«E el exilis republicaisóHm42,d2002m>, p.100.].

8  Véa Auaexiol« E el exilis españas enl éno.vI ine genci s nómni> organ missrdquayui ca», emViistor, dq e13na e16on daeptoviembre d2011al. :ro 8  Véa Encats nacill«L ls v desgalucióo eolos refugiados español, ea Chi:ls fuentoa o llazgotenso l exilideonarledou gencica», em.pla>.5,de 98m>, p.273-294;].arrinll

8 JuspaBauea e l, .Madrid,dSornnesil,d2006m>, p.388;dDovalor"ll Todode Ne refertqoo a laneptrés de llaer,a sou pnsnasoes que lvatansicplabcitb,iasí, coml noe ob emasay que dabíaa ocasiar adr la1utoebridadeyaon los solitasensse :eArchstivG generte dEslA-administNaci (AGA),"Alcaláede HndrAir,sSlrcacióAs puntoExanteriad,"Leg. 54/9235.].

14 Faverénll«Enereravés de lt Tma:al soltnilarne gistoigy p pránicas-administrat lae es la Argentio(I-19XI-49)os», .162,u2001m>, p.281-304a].

4519 Dorsll, , , p.47na>.

4616 A pesador dlisanuevTrae aomscdicionar, ecuidntrjurídm hefecudis‒cuy lod noesemomeoíd másma rtauentea e es lCo ibstidicióo 1853ayar lLeylo I ine genci y"Cotrnizadicióo 1876‒tinsqavudiolintauotaN nca huboas connsrtrufndicutidpercimod difere demazctrjurídm d rimoncróaroydr sttmores inpuntod dsFraisiar unaenuevT leylo mie genci na1923,sI-18oydI-49f Fc paronna>.

4714 Archstivo deMdminierilideoR lgenñoneExanteriad y"C cuu (AMREC),us-Buenos Air,sn ArgentinaF nna EmrajlvatondModrid,dCaja 12a].

4">8, , , p.59.].

La Nación26-VII-XI-16m>, 27-VII-XI-16 3.

 VéasX Xoséanoelll«Iontistrudloso de esrro:an sobr lo espefndiiud duono exil o lagasdee1936ca», eX Xoséanoelll, Sada-A>Corupa,oEdcenciloso Caniso,d2006m>, p.11-51.].

8 EnnDorsll, , , p.87cy 923.

12 F finormentseaesestabcqal nsru famexilae e del paí e1944al. ta revi adA unasoríC tanquaa,de Buenos Air,sI2-X-X20073.

X Xoséanoelll« Iontistrudloso de esrro…os», , p.39-41 3.

7  VéasFaverén"llp> <2s">

RéfAmeraenételerony qa><3/p> /n,nisong>Bárbapa ">Ortupa M caínezlan>« «Enb busesdurosubmrcinoos.Croróerce b bordo debuy q insigiiend del exilas republicais eA argentian: eM>Massil s», milae esigieal d11 oécviembr2012m>l consae"l d12 oécviembr2017naURL : http://jourfins.optnndiiion.org/ccec/4242 ; DOI : 10.4000/ccec.4242 ].p> <2s">

o Bárbapa ">Ortupa M caínezla<3/p> an classa deripeionessocteurae ehip> <2s">

© CCEC ; auteurs].a>p>

Sommairilaa>a>p> Navigitatia> <2sIndexa><2s p> ul> p>
  • Auteurs].
  • Lieux].
  • " p> <2sL ly pnlntaux leleeurs].<2s p> ul> p>
  • L ly pnlnta etaux leleeurs].
  • Retour sur l’anarchssmq indalou].
  • Réaleion à leleuobrcroiXos data:sma/Valicuenn
  • Fairi l’e Eurela" p> <2sNu Amotens="texes iégstlaa<2s p> ulhl classissuotes p>
  • e irottasr2017la
  • 1utomnbr2016la
  • e irottasr2016la
  • 1utomnbr2015la
  • e irottasr2015la
  • 1utomnbr2014la
  • e irottasr2014la
  • 1utomnbr2013la
  • e irottasr2013la
  • 1utomnbr2012la
  • 1utomnbr2011la
  • 1utomnbr2010la
  • e irottasr2010la
  • 1utomnbr2009la
  • i>e irottasr2009la
  • 1utomnbr2008la
  • i>e irottasr2008la
  • e irottasr2007la <2sHort sAméqueer CCECaa<2s p> ulhl classissuotes p>
  • i>Deen lstruleuobrà let«eo fque ine d»la
  • L’anarchssmq e esgnnlla <2i" idallIssuotesi Tousrolnu Amola<2u " p> <2sPréscueutatia><2s p> ul> p>
  • Lqacñleleifrdnrédaleionla
  • I ibruleionr aux auteurs].
  • Coeiae"sdicutifiy q intavertnña la <2sI inforeionra><2s p> ul> p>
  • Coueurts].
  • Crédits].
  • P presniíonbaaldy dauntointaverenña es].
  • " p> <2sSuivez-noura><2s p> ul> p>
  • Flux RSSla <2sLettAired’i inforeiona><2s p> ul> p>
  • L lLettAied’OptnEdiiionla p> 2ul classhidsid">Affssileions/pareenairira><2s p>
  • la
  • la
  • la p> an classfirst">ISSN élelerony q 1957-7761]. li Crédits].P presniíonbaaldy dauntointaverenña es].Flux d dsyndblieiona>a>]. an class clt"li NousradhAmonr à OptnEdiiion Jourfinsa>Édiae"avec L d da>Accès réscrvéa>a>].

    a>a>p> p> p> p> Ciae"prcna>' ); jQ qry( '#citedby li' ).css( "marlin","1em 0" ); } } }); > }); //]]ri/deripe>" p> _paq.push(['setCuniomV-varble', 1m>'Domiin', documome.domiinm>'y ge']); > _paq.push(['enableCrossDomiinLinking']); > _paq.push(["setDocumomeTiity", documome.domiin + "/11+ documome.tiity]); > _paq.push(['istNkP geView']); > _paq.push(['enableLinkTstNking']); > (funleion() { varduefhttps://pk.obacleo.org/1; _paq.push(['setTstNkecUrl', u+'pk.php']); > _paq.push(['setSiteId', '3']); > vardd=documome, g=d.cl ateEsemome('deripe'), s=d.getEsemomesByTagName('deripe')[0]; > g.types'="te/javaderipe'; g.async=t ue; g.d ref=t ue; g.srcsu+'pk.js'; s.pafertN d .iconrtBeinfe(g,s); > })(); > i/deripe>> i!-- End Piwik C d -->" p> p> i!-- > jQ qry(documome).l azy(funleion($) { if ( $.fn.fancybox == undoo fqd ) { $.getSeripe(shttps://suitac-origin.optnndiiion.org/js/fancybox/jy qry.fancybox-1.3.1.jl1, funleion() { $('a. frme').fancybox(); > }); > } elsqu{ $('a. frme').fancybox(); > } > authurl= > $.jlonp({ url: ('https://auth.optnndiiion.org/authcutiatra'), crllbtNkP rmeter: 'crllbtNk', success:ls nleion(daua) { $('#authdaua').html('iimgisrcss'+daua.favil c+'1>>i
    '+daua.nme+'na>'); > $.ajax({ > type: "GET", > url: "4242?infore=pdf rep&nnf resdurl=1", > success:ls nleion(msg){ > $('#dlLinks').appmnd(msg); > } > }); > }, > srror:ls nleion(daua){ > //$('#authdaua').html('guade, i sigi inna>'); > $.ajax({ > type: "GET", > url: "4242?infore=pdf rep&nnf resdurl=1", > success:ls nleion(msg){ > $('#dlLinks').appmnd(msg); > } > }); > } }); > $('#plaeninfoes li').l di('touchcud', s nleion(e) {}); > $('input[nme=q]').focus(funleion() { if ( $(this).attr('valua') == 'Search' ) { $(this).attr('valua', ''); > } }); > }); jQ qry(documome).l azy(funleion($) { $(funleion() { if (documome.cooki .icdexOf("__cooki rlert=1") == -1) { $("i>").html("">By accessing this websiti, you acknowladgq ind accepe thfunse of cooki sas> a>].]. }); -->a>deripe>p> <
  • ">OptnEdiiion Books].
  • Books].
  • Furthfr ininforeiona>a>]. ]. >
  • ">OptnEdiiion Jourfinsa>
  • a>]. ]. >
  • ">Crlendaa>
  • Annocrapmomesa>
  • a>]. ]. >
  • ">Hypothfsesa>
  • Buogs caeauoguaa> ].
    " p> ulhl classsubmenu">" p> >
  • ">Newslettava>
  • Alertsoind nubderipeionra> ]. p>
    " p> info aleion="//search.optnndiiion.org/"ddethod="get">" p> iieldsetl > input nme="q" typess="te" /> >
    " > input typessradio11" idthfjourfinradio11nme="ul" valuaefhttp://jourfins.optnndiiion.org/ccec" checke idchecke " /> > thfujourfin]. in OptnEdiiionla
    " p> " p> " p> /i" p> t>Tiity: deCahiive r dcnvssisgiionae esgnnlntcncottamranti>(dq 1808lau ottasrpréscue) deHi t>Briefly: de > an classaccr chq">Revu dy omout dedlady oduleion"sdicutifiy q eerichqrcheursss istvaiy eme surrolniliétéslet olcultulqés de'E esgnntcncottamrantinpe la /i" p> t>Pepubshav: deLobamoisirie3LAMla t>Metuum: deÉlelerony qa> t>E-ISSN: de1957-7761]. /i" p> t>Access: deOptn access Freemiumla /i" p> t>DOI: de10.4000/ccec.4242a> " p> " p> " > butt col classil co il c-davs;lnbutt ci" !--[if lteNIE 9]l p> a> > i/html>