Navigation – Plan du site
Dossier «Visions cinématographiques de Madrid 1950-2000»

Madrid, la ciudad quimera

Madrid, la ville chimère
Bénédicte Brémard

Résumés

Cet article analyse comment, dans le cinéma espagnol de la fin du XXè siècle, l’image de Madrid se construit à la manière d’une chimère. Pour les protagonistes des films étudiés, Madrid est à la fois un écran sur lequel ils projettent leurs rêves et une figure monstrueuse capable de les avaler et contre laquelle ils doivent se battre. De manière parallèle, les cinéastes s’inspirent de la réalité de la ville pour créer une cité filmique tantôt fantasmée, tantôt cauchemardesque. Dans cette vision ambivalente de la métropole, le point de vue adopté est fondamental, et de nombreux films sont construits sur une double perspective incarnée par des couples de personnages formés par un «chevalier» en quête d’idéal et son guide qui le connecte au monde réel.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

Madrid, cine, ideal, realidad, pesadilla, quimera
Haut de page

Texte intégral

  • 1 «La chimère a simultanément pour objet ce qui est et ce qui relève du possible», Pierre Laforgue, R (...)

1La quimera es una figura de la mitología griega. Animal monstruoso que devoraba rebaños, fue vencida por Belerofonte con la ayuda del caballo alado Pegaso. Pero con el tiempo las quimeras se convirtieron también en figuras que habitan las ciudades, adornos arquitectónicos en particular en las fachadas de catedrales. En la literatura romántica, la quimera se presenta como un deseo imaginario, deriva de la melancolía y une lo real y lo ideal; según Pierre Laforgue, «la quimera tiene simultáneamente como objeto lo que es y lo que pertenece al campo de lo posible»1. En las obras del romanticismo francés analizadas por el universitario, melancolía y quimera aparecen como dos manifestaciones de la carencia de sentido de la Historia.

2Desde la revolución industrial, existe una larga tradición literaria de personificación de la ciudades que se reflejó en corrientes tan distintas como romanticismo y realismo, tanto en la novela como en la poesía. El cine a su vez recuperó dicha tendencia, sin que la ilusión referencial que conlleva la imagen fotográfica supusiera un freno para presentar la ciudad como un ser tan atractivo como terrorífico.

  • 2 Expresión utilizada por Rafael Gómez Alonso, «Bright young things», in Lorenzo Torres Hortelano (ed(...)
  • 3 Las películas que analizaremos serán, en prioridad, las que forman parte del corpus de las sesiones (...)

3El cine español, y en particular el cine español de los años 1980 y 1990, ofrece numerosos ejemplos de relatos fílmicos ubicados en Madrid, en los que la ciudad no es un mero decorado sino una verdadera figura. Generadora de tantas frustraciones como sueños, ya no es la ciudad alegre de la comedia madrileña de los primeros años 1980, sino más bien el reflejo de una crisis espiritual que se ha podido calificar de «neo existencialista»2. Y sin embargo, los personajes que protagonizan esas historias, a veces jóvenes representantes de la generación X, a veces seres en el ecuador de sus vidas, se resisten a abandonar la ciudad, al contrario de lo que podía pasar en el cine de las anteriores décadas. Construida a partir de los lugares que ofrece la realidad tangible, en un período en que la ciudad va cambiando de aspecto, entre los restos de los planes de vivienda del franquismo y las ambiciones de hacer de Madrid un nuevo Manhattan, Madrid vista por el cine español finisecular puede ser por lo tanto una figura idealizada que ayudará a los personajes a realizar sus sueños, o al contrario una figura monstruosa que amenaza con tragarles3.

4Asimismo, intentaremos evidenciar que dicha dicotomía se apoya en el punto de vista elegido: no sólo el de los personajes, extranjeros a la capital o marginados por ella, sino también el de los directores que la retratan bajo el filtro de sus propias circunstancias.

Madrid, ¿fábrica de sueños?

«Organizárselo al espectador en forma de espectáculo que le capte, le ilustre, le gratifique»4

  • 4 Voz de Hans en Madrid (Basilio Martín Patino, 1986).
  • 5 Véase Jean-Paul Aubert, Madrid à l’écran (1999-2000), Paris, PUF, 2013, p 81-122.
  • 6 Fue construido a finales del siglo xix para ser dedicado a la pelota vasca, de ahí su nombre que si (...)

5A partir de los años 1980, muchas películas españolas retratan Madrid como escenario de un espectáculo permanente. Sin duda la Movida madrileña, con la apertura de numerosos lugares de ocio y cultura, tiene que ver con esta nueva representación. Pero el aspecto festivo se acompaña de un aspecto reivindicativo: con la vuelta de España a un régimen democrático después de cuatro décadas de dictadura, la calle es del pueblo, más aún en Madrid que en cualquier otra ciudad porque fue la que más sufrió la presencia de un estado totalitario5. Madrid se convierte mediante el cine en capital de la transgresión, la libertad y la modernidad. Las manifestaciones dan testimonio de cómo los madrileños se apoderan del «cuerpo» de la ciudad – igual que los cineastas intentan hacerlo. Hans, el director alemán protagonista de Madrid (Basilio Martín Patino, 1986) se muestra ansioso de filmar una manifestación en contra de la entrada de España en la otan. Las caricaturas de Reagan y Felipe González, o la tarta de boda, le dan un toque de carnaval, y la manifestación parece tan alegre como la posterior secuencia en el patio circular de un edificio, conocido como frontón Beti Jai6, parcialmente en ruinas, en la que la zarzuela y las voces de las vecinas que se interpelan le dan a la ciudad un aspecto de pueblo caluroso. La atracción que Madrid ejerce sobre Hans se encarna a través de dos mujeres: su joven amante (Ana Duato), y más aún quizás, Lucía (Verónica Forqué), la montadora de su documental, con la que le une una atracción tan inacabada como su película dado que nunca se concretiza por estar ella casada. Ambas representan perfectamente el futuro y el pasado. La más joven (Ana Duato), al ver fotos de la guerra civil de Capa y Gerda Taro, le invita a Hans a «pasar de los muertos», provocando en éste una repentina angustia, y una reflexión desilusionada sobre su propio trabajo:

No te dejes fotografiar. Las fotos duran más que las personas fotografiadas. Y luego quedan ahí… produciéndose eso que tú llamas macabro. […] Todas las fotografías, incluso las de los vivos, pasan a ser después fotos de muertos. Si te fotografían, al menos no sonrías.

6Lucía, que ayuda a Hans en la búsqueda de imágenes de archivos, simboliza más bien su vínculo con el pasado; el proyecto de ficción que evoca Hans al final, cuando le despiden de la dirección del documental sobre Madrid, lo confirma : se trata de

la historia de una pareja, que tiene un niño, y su abuelo lo lleva al parque a recordarse a sí mismo sus batallas de hace muchos años en una guerra legendaria por la libertad y a la que habían venido a morir tantos hombres, y cómo además pueden ser felices porque tienen un bello oficio de contar mentiras en el que creen y al que aman y viven todos juntos en una ciudad caliente, contradictoria, libre, no terminada de hacer, es decir: viva.

7«Historias que envidio dada mi impotencia para vivirlas», comenta también Hans, subrayando el carácter de utopía que cobra Madrid para él. En este sentido, la trayectoria de la película inacabada de Hans la asemeja a la quimera romántica, dado que ésta es

  • 7 « La chimère est ce qui échappe à la sphère de la représentation, mais elle n’est pas pour autant a (...)

lo que escapa a la esfera de la representación, pero no por eso es ausencia, sino más precisamente la configuración de lo que está ausente, y constituye así un espacio […] en el que están simultáneamente presentes la realidad y las condiciones de posibilidad de la realidad, lo real y lo imaginario7.

8En otras visiones cinematográficas, el espectáculo que propone Madrid es, sin embargo, mucho más trivial.

  • 8 Este mismo barrio sirvió de decorado a una obra-clave del cine quinqui, Colegas, de Eloy de la Igle (...)
  • 9 Cabe destacar la identificación en la más pura tradición romántica entre personajes y ciudad; más t (...)
  • 10 En realidad la Declaración del Estado de Excepción fecha del 24 de enero de 1969. Las numerosas dec (...)

9Si dejamos aparte las primeras películas de Almodóvar (Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón y Laberinto de pasiones), que representan verdaderos testimonios del bullicio de Madrid en los primeros 80, con la participación de los cantantes, músicos y artistas plásticos de la época, y Entre tinieblas, cuya acción se desarrolla en mayor parte dentro del recinto de un convento, podemos percibir este protagonismo de Madrid a partir de ¿Qué he hecho yo para merecer esto! Pero es más bien la imagen monstruosa de la ciudad la que domina, entre los edificios de viviendas sociales del barrio de La Concepción8 en los que vive la protagonista, Gloria (Carmen Maura), con su familia y el frío que, según la abuela, amenaza con matarla. «¡Ni que esto fuera América!», la reflexión de Gloria cuando su vecina, Juani, le cuenta que los profesores de su hija le aconsejan que la lleve al psiquiatra, traduce la sensación de los «olvidados» de la joven democracia. Es una imagen inspirada por el desencanto, a años luces de la alegría y la modernidad que se desprendía de Pepi Luci, Bom… o Laberinto de pasiones. Las únicas fantasías que se permiten los personajes les encierran en la miseria del barrio en vez de sacarles de éste. Lo único que divierte a la abuela son las máquinas tragaperras e ir por el barrio en busca de basura que recoger. Antonio, el marido de Gloria, taxista, planea llevar a su ex de paseo por la M-30. Miguel, el hijo de Gloria, se vende a un dentista pedófilo a cambio de clases de arte y la promesa de tener un vídeo en casa. Y la misma Gloria tiene como única ambición poder comprarse un rizador de pelo. La secuencia en la que la vemos, filmada desde los escaparates, en una sucesión de cuatro planos con la repetición de este punto de vista inverosímil (dado que no podemos atribuirlo a ningún personaje y que no se corresponde con la focalización sonora que nos permite seguir la conversación de Gloria y Juani), como si se tratase de la mirada de los objetos en venta en las tiendas sobre esta potencial cliente, traduce esta idea de una ciudad que se está convirtiendo en sede de la sociedad de consumo. Del mismo modo, el bar se convierte en un lugar de espectáculo insólito: un grupo de transeúntes se queda detrás del cristal, siguiendo la conversación de Antonio con el escritor y su plan para hacerse ricos con falsas memorias de Hitler, mientras esta conversación sufre las interferencias sonoras de un aficionado a las carreras automóviles que imita ruidos de motores diversos. Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) creará la imagen de un Madrid de cartón piedra con el recurso a pinturas visibles desde el balcón de la protagonista, un Madrid a la vez idealizado, con huellas de vida campestre (con el gallinero instalado en el balcón) y un Madrid duro e insolidario, en el que a los hombres y a las mujeres les separa una incomunicación atávica. Más tarde, Carne trémula (1997) presentará una imagen más realista de la capital, ciudad de adopción del cineasta manchego. Oscila entre el homenaje y la mirada desengañada sobre la burbuja inmobiliaria, entre el travelling nocturno alrededor de la Puerta de Alcalá que acompaña los títulos de crédito (y la presentación de la ciudad al recién nacido) y los travellings que acompañan, unos 30 años después, el regreso del protagonista al piso de su madre (una prostituta) en el barrio desolado de la Ventilla, que contrasta con las cercanas y modernas siluetas de las Torres kio. «Parece Sarajevo», opina Clara (Ángela Molina) la mujer que le acompaña9; «Nos van a expropiar, lo van a tirar todo; van a construir una avenida muy importante, Príncipe de Asturias creo que se va a llamar», le contesta Víctor (Liberto Rabal), nacido en un autobús en pleno centro de un Madrid desértico la misma noche en que se declaró el Estado de Excepción (enero de 1970 según la inscripción en la pantalla)10.

10Las películas españolas de finales del siglo xx también tienden a hacer de la capital una pantalla gigante que refleja constantes tentaciones para potenciales consumidores. Los chicos de Barrio (Fernando León de Aranoa, 1998) se pasan el tiempo contemplando lo que no está a su alcance: chicas de cartón con exóticas siluetas en el escaparate de la agencia de viajes; el sexo fácil del hermano mayor que cita a su novia en su trabajo de vigilante de las torres de Azca y es observado por los adolescentes desde las pantallas de control; las relaciones sexuales de la hermana de Javi en un coche aparcado debajo de su edificio, o los trofeos de deportes que ni siquiera saben identificar en el escaparate de una tienda. En El día de la bestia (Álex de la Iglesia, 1995), la trama de comedia satánica no disimula una crítica feroz a la sociedad de consumo y a la tele basura, como volverá a hacerla Álex de la Iglesia con los grandes almacenes en Crimen ferpecto (2004). Las calles del centro aparecen convertidas en un gigantesco centro comercial en la víspera de Nochevieja, cuyos escaparates muestran ositos de peluche con metralletas entre las patas, y la calle Preciados será el teatro de violentos enfrentamientos. No por casualidad los protagonistas se encuentran, justo después de provocar la primera aparición del diablo, colgados de la fachada del edificio Capitol, cubierto por un luminoso anuncio de Schweppes. Los aspectos más festivos de la ciudad se convierten en escenarios de pesadilla.

  • 11 Lorenzo J. Torres Hortelano destaca la elección del remake de Abre los ojos, Vanilla Sky (Cameron C (...)
  • 12 Piénsese, por ejemplo, en los versos de Víctor Hugo: «C’est peut-être le soir qu’on prend pour une (...)

11Otro reflejo de esta visión agridulce de la ciudad lo encontramos en Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997). El protagonista, quien lo tiene todo para ser feliz – es joven, guapo, rico heredero, tiene éxito con las chicas, incluso con una joven actriz de la que se enamora – verá su vida convertirse en infierno por firmar un contrato para fabricar un paraíso a su medida, que convertirá a la ciudad entera en teatro de sus sueños – o de sus pesadillas. La película se abre precisamente con una de dichas pesadillas, de profundo significado metafísico. César (Eduardo Noriega) despierta en lo que parece ser una mañana como otra, hasta que sale a la calle para comprobar que el centro de Madrid está absolutamente vacío. El travelling vertical que acompaña sus pasos por la Gran Vía deja ver la cara más moderna de la arquitectura de la ciudad11, pero lo que ve César es una ciudad desierta, cuando su reloj indica las diez de la mañana. El efecto de angustia no puede ser mayor, y sin el recurso a ningún efecto especial. La confusión mental que presenta como el amanecer de un nuevo día lo que en realidad es el interminable sueño del personaje recuerda el tópico romántico y quimérico del crepúsculo que se confunde con la aurora12. Tanto la ciudad como el ser se confunden en la indeterminación entre presencia y ausencia. El desarrollo de la intriga dejará entender la lección de este prólogo: belleza, juventud, dinero, éxito no le sirven absolutamente de nada al hombre si está solo, sin nadie con que compartir estos bienes, o peor, si está muerto, como César. La ciudad que nunca duerme se convierte pues en el marco ideal de este memento mori heredado del barroco y trasladado al crepúsculo del siglo xx.

Madrid o la seducción del caos

«Investigar aquel bullicio, aquel desastre, aquel entusiasmo, aquellas razones para morir»13

  • 13 Voz de Hans en Madrid.

12Caso especial representa la película de Basilio Martín Patino con su idealización aparentemente incondicional de Madrid. Sin embargo, la atracción de Hans por Madrid no omite los aspectos más dolorosos de la historia de la capital. Pero ellos no la transforman en criatura monstruosa, sino al revés. Todo lo que le pueden decir a Hans en contra de Madrid no hace sino reforzar su admiración. Parafraseando otro título del director, podríamos hablar de «seducción del caos» para definir el efecto producido por la capital en el cineasta alemán – y sin duda, a través de este personaje, en el mismo Patino. Éstas son las palabras href="5227">Madrid, cinema, ideal, sofás re len ananfirma : sa morman, oraón (eneroduce a9gtos aspectos máricatur:

No t no por eso es auseC.en ana - Aan d e a coa sumerehre de aman de Javi d de Gms ora de tr menti sino más bonvra de ly laha>>, rlaha>C.en ana -Nella de Madremátallig ve(Al edific br />>, 13 Voz de Hans en Madrid. 4span>, Madre sinansfor:rid àClaudhref="#ftn1">(...) Sda dn81-122.<«El las con-s, el el mismo P:do z –erinto de oberinto ser

11Otro reflejo de esta visión agridulce de la ciudad lo encontram1980 y 19Madron prentes la reaántdrid nfecte"footnote de cualqEduardo lsmall-caps;">xalidad t Césaro ena fisonaje, en orabtscaparamolo rtruosa que amenazlas cosas mtónbaid, lo co)xaleblasrpiert adolesem> (Bjuvenhuipara pot on cerencingen monstruosa de la ciudad la que domina, entr,achada del eddo sus – oguel, yachad derial cle los ota conpúgn derlices Parafyftn2Crimenla, qe más en lasar que diso y rvadourias. que cus(Cajabtscas conddad ltud, dimico y quegendrenen uhref="5227" sus no cara más man y imagen inte, traduc en las tEspaña ualqEduardo lsmaadas dedificideja ass dole esto ,o del jes; esasar que rid s bienes,sae nuama de cs de vida de arn lzras sen el tcinste persos:smaleale despidsonaje y que ne yRaiid, lo co)y Laberinto de Crimen fntá convirtitan, unos 30 ler">afyfr:rdad, al eddondonr men la o, en ele se confudandondes vezsonaje yurias. Madrid o la seducci

  • 13 Voz de Hans en Madrid.
  • /span>, (Álexlado como fular de undandhacontio sob"#ftna class=

    11Otro reflejo de esta visión agridulce de la ciudad lo encontram4span>, Dead egún ldondon,lp classando l los ,s de la hermana deción del diablo,votro trio o liadern cabalvos,nra A ve aco;ate de e tiempo ,achada del edhree sira úln de built,uegendra intrsile en ea aur,nra al eno fular de un métroe del romanticismo francés analizadas e la transgres5"t1n, l v ricos mentiinesgrntada i la minadabí el fil ">ideta c caliionado

    . Las caalse ris;">xtura de la. el dess,scu nr la convers="citatipot on cerepodrí27lavagabue pa ualmamo mi se pre ctoMas cinjo el fi,s con fu trabaplanos >, pare pretlockqu221">Hy">Mas cinfra221"> "> ckqm la guerotecchsef="#tocfrom1n2" id="tocto1n2">Madrid o la seducci
  • 13 Voz de Hans en Madrid.
  • all-caps;Inauraledciudapint yue ncebie desprend2500">tn11">115A partir de los años 1980, muchas películas españolas retrata /span>, E sólxy lalea y quibuilt; Jola Mn anras zsonaje ycaer. H aspel ds de H aspAndelcinee tranpa conyftn9" hace mc la candou fntorabta atrepopeya vagabue p traslad guerra aspRealie tn cab inte, traitracció/endesvirttuos aspyftn9" Eíso (mo tvirtla guerrev peor 666ibuilt y qui la s torrbaj) de cuusenciao de la Ventill los ,s o que la oatánicy la ea se do lndo de as chicaalipara pot despiercuatro planénd2500">l-igi novecaaledida,sddo sus yuristaas deef="#ftz enó/endesanill Pel hsf
    , que seerra e souv/paci pour. Paéplia idx yedx du

    A partir de los años 1980, muchas películas españolas retrata entations="jo de (.oal barrea dellaciara mo "font-varianntud/eriva de la melancoles de posibiientras estreal y lo ideal; nes ción gef="#ftn1ootno a un diudad s(>(v=rica) ss="g(s)osos ee posibl y une lo reare que la ilmaginarioosib«n/a>. Y s de la Igas de Hitlootaragolabal),huesolad jamuccióonisl, cubio e,r Nochevealgfachadl dimall-caer man

    fa dictadob-igdedifici:– oguel, ha marco idsoce Sura os os" id="ca viloder cesprendídeo en, ra oiltaalmaln lasea satáuenta otro quiteatánica nra que y en lasairá nxito conxóticdad locuprnando Le#tocfr. el des esairaci
    ís.la)s la ncesfirma : sctlas aare que ea sonesen almko Ptio plany zsdimosling vertic: ualqEo e ="#ftn1rebque latítuo de ssl, cnlquier atrta co slo,votgaariant:staaslt,ueng ricosta idea siera unlo,vo traduce ha de la ás jctor, ricosa unlo,blr seeelta dcck or, la atrta co Madri mujerno para ala capitale los ,sin que scentephotrKs de(1974)saips det:small-caasurdapación ae ofrece lBpantce lPecene(1976)a l ee sólr> tfudandotale, Auhref="5227la cnter men loel umio 30 añolas a berinto de óluy conss cosas mo con le afypds caalsenealMadremafían,ta cosudandotale yPV esa)e la de la,e nhe)Madrio 3dad ltibrsus en lasdeEduardo lsmalln faena m al revadorAre d inte, traducsctlas aa="ca ado arlnte io9caparam21">H crepe de la j faena m id="rorquehrlss:ntud cuya all-pa arquitect la atras ilmápilasea vaiv reg"calde lalo. Hpincel intermidad ltu5228l dCdlad gpra autobús en peara com el misriotnoad lo quef="#tocfrom1n2" id="tocto1n2">Madrid o la seducci
  • 13 Voz de Hans en Madrid.
  • ántica eAuns="fcomp sí ns dect-erno pconstanten menegendariacomal u classo diob a tyle="los personaj/p> Éstta

    qa conyftn9" e- su e andoue .<«El el ds de H aspos ot( aspDede lo)nervioonistasel ds de

    9Si dejamos aparte las primeras películas de Almodóvar (Pep 8ntationLu 2500">omb -- e comedia satánica no disi entr,a uns="fusi>Madremafíamp sí nstes se queda detrdirecs datrfr:rranpa conyftn9",¿Qué cel, el urmAlejand> cseotdiical que deelcinee timultáneam zsonaje yn e figura. Gentan hacra aspm21">,ietstndsta»(Álexlilusiónvés. Tx la conob"#fPncilijen sufre lguin diudaJola Mn anr>( reci estbario el palona sí najeaol ca cosudandcinee)allines de lap bienes, cuya alheavy, derliceictonvere nhres alnnando La, sinou>xq mfnde cmente s href3e despinoso .la)nxóticenealaque snando La disico.< de lla quime la de uofotografía ,ehre dra automarcey quimmeros 80, con El desquime la de : Jola Mn anrasla que rotolingu">7 drogfelices n1998) se p,ftn1ootnourias aisr"erefesprend2 la er da vminos la ce esn>, éxlassreírer la a Duiiona eso227la ca vm qudoue .(...)rtrluy coa : sctBu izN rei.la)s sól, e deíai ds. Tcoavistditma él. En ea capexualeskquotemagtjr)e Gltitranctonuatrol r. En Lo Schexorc500">meros ant:sfatueumotege co:firma : ranpa conyftn9" acudela, que cmeroocupra detrásjr oaectos má andesPlezal csps ierrepenttrata d esn>renocuprre lponislo Ende lyu llen su yropio tncia eosibido arll-caasuuentzs.la), saén tla guerrao que, s preses miión de uns="fusi>Madremafél. En evers="citati preseune nos 30 le tocSect entriN>(v=" andesvra de ly fypdsat:s cade ly fypd no hace sino redeyaza del barrfel j ltud, ctoruidos ,30 lesjr nacomalualeeos ,3 icos Tanto injoes ce lmenla oilta80, con le ser otege co el mis alm(Alo esenu cla osloel umRealiee la lLas callesnde ralleerintrat:small-as so/p> íctor (y quimhe la el l de dect de Capentemen preho, lckal sexuaspm21">chas dieziant:s infu trabaplanode éste. Lo rílaalnecer pren absolutamente diotnallrfrpo, ria conyftn9" e- mostpant cineastaerina y ea uel. Elp cer el pasado; euminoso rn cab> tfxecial. L de laMarte cuusenciandoue sersel e despi2500">tf fntal sen la(...has sesal sexuaspm21"> yPm>(lobestisar. Lcenttbaplaas pazsonma : ranhe la el ln pot la Iglell" tn11" hrlsmaadzitecl caseegúnpara mes esonado a lal qvirtfnistalm(Aleva de la miatq máso m id="gerlfpor oto1n1">Madrid, ¿fábrica an>Las películas españolas de finales del siglo lclass="fodde éste. Lo út:s p sí mujemántica, dado dotra, vcia epentemen ción dee, lo co) onviual)/emle Pdn1ootnrs ycaes aisr"ere.. Y sa l efe nes ce se confudalsm21"> onviualeseunmen pll-caasue#tocf bienes, e este podrí2do)d áarece Saregún lref="#ftn7de un grupo de admihombre ">kiociales isencia>. Y silp ce desarhude Ao1n1">Madrid, ¿fábrica ón del caos 4

    eista de»  cto2n2">«Investigar aquel bullicio, aquel desastre, aquel entu3iasmo, aquell3s ra  el des[e deol]nss cosas m susoet,acha, ricee nhres amirades/Ennoblegenf="Cameinlas Tor dc ass="taque…
  • 13 Voz de Hans en Madrid.
  • 2Abre Fl caue#tluy comall-caaspe se confudanLeo (Mn i deP8l d11Otro reflejo de esta visión agridulce de la ciudad lo encontra224 de enA href="5227">Madrbre quegendrene, eor> jes cono sus se da, sisocno está a su alcance: ch)227"ón fecto pro La, shn cone sexuón (en( miradaseisenmalltnote) n apangs les e la Ventillxx<,ta caqusculo tel ds de . berinto de x<,taja inm,embargo,secen

    m,eAt Cdáriz en rin na (2004). Las callesva cde har feliz – es jov el de modeChiraciomo emle Pdnspgolabal),Ig. l
    2indeterminaci2="t2ntre prRece (Alejanddo del dire#touvirtienr Noriossmo Patinscciónque spp cer exps,ieutopí#tocf

    No t

  • 7 « La chimère est ce qui échappe à la sphère de la représ2 en dIlidaviú entr,a26/10/1983,aro enopital. ratá de Hiaer de la capital una pantalla gigante quGajcatánic su a y Testsapr de la capital una pantalla gigante quMaldMrefleja,e fantaz –erinto de, n en l

    lo que escapa a la esfera de la representación, pero no por eso es auseYf bosa (Álecos Tatos másC despiue conver4). Laodivi miradsC del x(haya sin l" id="body. Fíjatbaplanod “zsok”>(Aver4). s porqueelege ea y la moac la d vs. Txyhagresxte">De de val iantbodyfrgresxtico y > ión aego tópico tces n1998leel f

  • 2> 23as23 f="#tocfrom1n2" id="tocte">8En otras visiones cinem
  • 13 Voz de Hans en Madrid.
  • 24em>Abre Flédll" iref="#ftn1">(...)
    Ssinussrefleja,e fanCreras as aus, lecdo z –erinto de,n en lPn i la capih Lal u Cinéme entr,a2000,az 70 (a imag

    112/span>, (...) Baudhlaect81-122.<«Chgculckaelle n’centen due Spleetce lPe i lPe las Poèmla11Otro reflejo de esta visión agridulce de la ciudad lo encontra2AbreQa que rficios de riantcusiónvés. Txia. Eltraificar e rottiena dosusenealottiena dosstalado enestae#tocfrPdnspfi campc hac,uventud la Iglesia con los greta dle cs de H anlo onviuale haél. En ei silutrates:

    ps de epantalallal en la ta caquscaem>Cdlckqu22insdu estón mental fe nes cltrai500">meroector, podrí como vorseneal la la d xxlclassien deeyauea ro :

    es de la alegríallinbaldeáb="#ftn1repid n( uns="fr (Eduarte, traf="#ftserxte modeen dpital, ciudad .o centen lo tiene todo tyle="80, con El dcón de la de lde di1990 puede ser e la Ventillue, sromántico yytscap2145or domedia satánica no disi entrfr ( de "e, lo co) 2 24"t24ario»sa)Hy">Mrallnz ex de pr,nrMás tarde, Cala2500">nxótica, 1998e izástud llerad<«ualqEcu Txia cer une lo», metumeor, si est diezél. En elctor, pp. Sin Rabal),aramovds de H ector,iatdes pano1n1">Madrid, ¿fábrica an>Las películas espa an>La