Navigation – Plan du site

La tragedia urbana viaja en skate

Entrevista a Raúl Perrone
Patricia Carbonari et Raúl Perrone
p. 94-107
Traduction(s) :
La tragédie urbaine voyage en skate

Résumés

Raúl Perrone montre une fois de plus qu’il ne se lasse pas d’explorer d’autres univers. Comme toujours dans son cinéma, qui est ici enrichi par de nouvelles idées, les “gamins-adolescents” de Pendejos errent dans une atmosphère hostile qui ne peut les contrôler. Les personnages nous transmettent leur angoisse en à peine quelques intertitres et en noir et blanc. Ce retour aux formes cinématographiques du début de XXe siècle crée une rupture dans son œuvre si singulière, libre de toute influence et qui privilégie la voie des sens pour susciter la participation du spectateur.

Haut de page

Texte intégral

Y llegará el momento en que el niño descubrirá que los adultos son imperfectos; entonces, se convertirá en adolescente.

1El último filme del cineasta Raúl Perrone que pudimos ver en Argentina y que obtuvo premios durante el año 2013 en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI), en el Festival de Cuenca y en el Festival Independiente de Lima, es un potente retrato de un puñado de adolescentes que se encuentran solos al borde de la tragedia en un mundo donde los adultos parecen haberse esfumado.

2Perrone se lanza en este filme, con el que ya ha superado la treintena, en lo que ha dado en llamar una “cumbiópera” y que divide en tres actos y un epílogo. Ya en el título nos encontramos con un primer indicio de que estamos frente a un Perrone en estado puro. Por esta “cumbiópera”, ambientada en Ituzaingó (localidad de la que es oriundo y desde donde ha dirigido una vasta y coherente filmografía a lo largo de 25 años de carrera), transitan los P3ND3JO5 o Pendejos del título, skaters solitarios y sin rumbo atravesando su adolescencia. El título hace referencia al modo más usado en Argentina para referirse a una persona púber o, por extensión, a alguien que aún no ha madurado. Este título, como muchos otros, es fiel a un registro del habla, del suburbio bonaerense que, podríamos decir, conforma el ADN de su cine. El modo de hablar de los personajes, el aire popular, define esos rincones periféricos donde deambula su cámara.

3Pendejos es, esencialmente, un cruce de miradas y de rostros invadiendo la pantalla, pero también un cruce de dolores, de angustias y de espíritus ajados; pibes y pibas vagabundeando por el barrio y la ley imponiéndose con prepotencia al abrigo de las balas. Este corpus, que siempre ha convocado el cine de Perrone, ahora se presenta en un inusual formato 4:3, en blanco y negro y, como en los albores del pasado siglo, silente. Dejando atrás el naturalismo de sus trabajos anteriores, da paso a nuevas atmósferas y texturas de efectos hipnóticos, produciendo así un giro en el lenguaje, en permanente experimentación, lenguaje que muta pero que no resigna su objetivo: interpelar al espectador.

4Para charlar un poco con él sobre todo esto, subo al tren que me llevará a Ituzaingó, la ciudad cabecera del partido homónimo en la populosa zona oeste del Gran Buenos Aires. El jardín del oeste, apodado así por sus espacios verdes, cuenta con 170.000 habitantes aproximadamente, y me animo a arriesgar que muchos de ellos conocen al cineasta local por excelencia, al incansable, imperturbable trabajador de la cámara más independiente de la Argentina o, al menos, el que más ha trascendido por su libertad y su falta de concesiones a las tiranías culturales.

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

5Mientras transito las estaciones, pienso en los personajes de sus filmes y cómo les cuesta hacer este trayecto para conectarse con la ciudad de Buenos Aires. O quizás a estos personajes nada les ofrece la gran ciudad y su luminaria. No traicionan sus orígenes por nada y cuentan sus historias desde adentro, gracias a la aguda y nada mezquina mirada de Perrone. Como no podía ser de otro modo, nos encontramos en un resto-bar a dos cuadras de la estación Ituzaingó, cuyo nombre, Propio, seguramente no es casual: es propio de ahí, de la comarca que parece atrapar a los habitantes del lugar. Perrone ya es una marca registrada, cuya única publicidad es ser genuina y retratar todos los espacios que le brinda este paisaje inagotable. Varias veces ha comentado que traicionarse sería trabajar en grandes producciones, donde los abultados presupuestos lo lleven a lugares que no ha descubierto él mismo.

Un pionero de los suburbios

PATRICIA CARBONARI: ¿Y entonces Raúl, salir de Ituzaingó sería para vos traicionarte?

RAUL PERRONE: No, pero Ituzaingó aún me sigue dando cosas. Viví aquí toda mi vida y todavía sigo descubriendo escenarios con la cámara; aquí tengo todo facilitado, siempre encuentro nuevas locaciones. Además soy muy vago para moverme de mi rebaño, por lo tanto tengo que hacer de eso un uso creativo. No quiero pedir dinero para trasladarme, eso me resultaría muy difícil. Para darte un ejemplo, en la casa donde filmé La mecha (2003) filmé en total cuatro películas y es una casita de dos ambientes, cocina y baño. La clave está en poner en juego tu imaginación y poder filmarla desde ángulos distintos. A mí Ituzaingó me da esta posibilidad. La iconografía es importante pero, como te dije, yo lo hago más que nada por vagancia. Creo que lo más importante es descubrir qué querés decir.

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

PC: También es cierto que sos pionero en contar desde este pulmón del Gran Buenos Aires. No recuerdo alguien aquí que se haya concentrado en un solo lugar para recorrerlo en profundidad, desde el centro a los suburbios.

RP: Si Woody Allen filmó tantas películas en Manhattan por qué yo no habría de filmarlas aquí, donde tengo verdadera libertad. Ahora con Pendejos comienza otra etapa en mi carrera, volví al cine mudo, a los intertítulos, estoy tratando de rescatar otras cosas. Y sí… debo ser pionero en varias cosas.

PC: Y tu propia adolescencia ¿cómo fue, por dónde iba tu deseo entonces? Si además la viviste aquí en Ituzaingó ¿qué diferencias encontrás entre tu adolescencia y la de los pendejos de la película?

RP: Y… yo a esa edad ya andaba por la plaza queriendo hacer películas, tenía mi súper 8 a los 18 años y buscaba algún evento para filmar. Le afanaba una sábana a mi vieja, usábamos el proyector de la casa de cultura y hacíamos unas tarjetitas para poder difundir el trabajo. Quería llevar a cabo mi sueño y, aunque no sabía muy bien lo que hacía, ya tenía delirios de hacer cine.

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

PC: Creo que a eso me refiero, tenías un deseo, un deseo que no se ve o está difuso en los personajes de Pendejos; más bien anida la desolación y el no futuro.

RP: El no futuro ya estaba en Labios de churrasco, esos entrañables adolescentes tardíos. En realidad, yo no me meto con cuestiones políticas concretas, siento deseos de mostrar aquello que ya tenemos en la vida.

PC: Sí, si hablamos de que la adolescencia puede extenderse a los 20 o 25 años según algunas orientaciones psicoanalíticas, podríamos profundizar en otros filmes como Labios de churrasco, Graciadió o 5 pal peso (1994, 1997, 1998, respectivamente), películas emblemáticas de tu presentación en sociedad, donde los jóvenes viven con rumbo incierto, en el sórdido contexto neoliberal que padeció la Argentina durante los años 1990. Porque aunque vos no lo veás así, yo creo que tu cine es profundamente social porque llega a esos rincones donde habita la pobreza, la precariedad, la incertidumbre, la falta de trabajo, la droga y donde las instituciones no aparecen o, cuando aparecen, como la policía, lo hacen para advertir, reprimir o matar, apelando a no perturbar “la paz y dignidad de los habitantes”. En Pendejos los exteriores son desérticos, áridos, amargos, el cielo en contrapicado es amenazante, la policía en fuera de campo (mientras vemos los pasillos por los que transitan quienes “infringen la ley”) es la que reprimirá al entrar en campo. ¿Cuál es la salida que ves vos?

RP: Creo que hay una salida porque siempre hubo y habrá sueños. En los años 1960 y los 1970 los pendejos se dedicaban a la militancia política, hoy la realidad que tenemos es esta y las salidas van apareciendo, como siempre las ha encontrado la humanidad.

PC: Y los jóvenes empiezan a involucrarse nuevamente en política.

RP: Claro, la historia no es lineal, es siempre cíclica.

La función dramática de la repetición

6Lo cíclico incluye la repetición y esta es una marca que ha acompañado al cine del Perro, como se conoce en el ámbito local a Raúl Perrone. En el comienzo de Labios de churrasco, el personaje que interpreta el actor Fabián Vena, pide a Dios, a San Cayetano, a la virgencita de Luján y a cuanto ícono religioso viene a su mente, pasar un buen día. Este esquema será repetido a lo largo del filme cada vez que el personaje siente la necesidad de pedir por aquello que no puede controlar.

7En este gran filme de su primera etapa, se sintetiza el tedio y la falta de futuro en los suburbios, en tiempos de depresión económica, buscando la mirada activa del espectador, mientras suenan los acordes del grupo rockero Los caballeros de la quema con un desafiante estribillo: “Cuando Dios me hizo a mí no se hizo cargo”. No hay duda de que estos jóvenes, adolescentes tardíos, están “a la buena de Dios”. Un reloj irrumpe en la pantalla y, en primer plano, la metáfora del tiempo que, más allá de marcar la hora, pasa sin esperanza en este micromundo de incomprensión y soledad.

8El trabajo del espacio, los escenarios vacíos (como si por esas calles solo transitaran los personajes del filme), el sonido ambiente exacerbado, la alternancia entre el campo visual y el sonoro, son los recursos más empleados para crear la atmósfera que recorrerá este cine y será su indiscutible sello de autor.

PC: ¿Qué función dramática cumple la repetición en tu cine?

RP: Me parece que una función musical; eso va dando vueltas y en algún momento aparece como un hit y va cerrando. Hay películas que a medida que pasa el tiempo se agigantan, el andar de Las Pibas (2012) es el camino como repetición; el cielo, las caminatas, están en mi cine desde siempre, son como marcas. No hablo de memoria emotiva, sino de algo que quedó en la retina, no podés quedarte con una sola mirada. No soporto al que dice: “esa película yo ya la vi” y se están refiriendo a Sin aliento, por ejemplo. Nada menos que Godard. Yo para hablar de un filme lo vi 20 veces, como el Ladrón de bicicletas que lo sigo viendo. ¿Cuántas veces escuchás una canción? Las películas necesitan otras visiones. Inexorablemente.

  • 1 5 pal peso” es una expresión, un modismo muy utilizado en el lenguaje popular que remite a lo que (...)

PC: En 5 pal peso (1998)1, un adolescente tardío juega al fútbol en una terraza y en reiteradas ocasiones tira la pelota en el patio de una vecina que vive quejándose, precisamente, de que esta situación se repita. Para no pedírsela una vez más, un día, el Mendo, vulnerable, entrañable pibe que deambulaba en esa etapa de tu filmografía, baja al patio para recuperar la pelota y el esposo de la mujer sale armado y lo mata de un irracional disparo. Aquí la repetición desemboca en la muerte del Mendo.

RP: Eso sucede en la vida, yo me inspiré de una historia que escuché de un tipo que mata a su madre por error. Siempre está el tema de la equivocación. Murió de una manera inesperada. Mucha gente se enojó conmigo, pero mi respuesta es que siempre muere el más débil. Estos jóvenes son los que están más expuestos. Esa es la ley de la vida y de la supervivencia. Al principio me daba vergüenza, me sentía ridículo por mostrar esos techos y terrazas, porque yo jugaba en ellos cuando mi vieja me rajaba del interior de la casa. Esto lo hablábamos con Leonardo Favio: ¿por qué no vas a poner esas cosas en tu cine si las vivías en tu infancia, si son los recuerdos de tu niñez? Mi mirada hacia los pibes es piadosa, los salvé y los sigo salvando. Es inevitable que algunos terminen de esa manera.

Tournage de Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Tournage de Pendejos (2013) de Raúl Perrone

PC: Me parece que esto cobra actualidad, el discurso de la inseguridad lleva a la decisión de estar armado para defender la propiedad privada y hacer justicia por mano propia. Además la policía tiene varios muertos a sus espaldas.

RP: Y sí, por eso el retrato de la maldita policía también se repite en mis películas, aunque hay que aclarar que también está el policía que vivió con los pibes jugando en el barrio desde chico, todos juntos en las calles. Ese policía, a su amigo, no lo va a matar, lo va a hostigar, pero no más.

PC: Recuerdo Los cuatrocientos golpes (François Truffaut, 1959) o Crónica de un niño solo (Leonardo Favio, 1965), donde los adolescentes interpelan al público, lo comprometen; vos hacés lo mismo con la mirada errante de los pendejos, en una suerte de vacío insondable para el espectador.

RP: Sí, de eso se trata; de otra manera mi cine no tendría sentido. Esas películas de las que hablás son las que yo sigo viendo; me he privado de muchas cosas para tener un microcine en mi casa y allí elijo qué ver. Como decía Herzog, ya no hay imágenes que me emocionen, por eso regreso a las fuentes. No veo mucho el cine que se hace en la actualidad.

De regreso a las fuentes

  • 2 Comolli Jean-Louis, Cine contra espectáculo seguido de Técnica e ideología, Manantial, Buenos Aires (...)

Los espectáculos, las imágenes y los sonidos nos ocupan con el objetivo de hacernos amar la alienación como tal. El espectáculo no se conforma con servir a la mercancía. Se ha convertido en la forma suprema de esta. Combatir contra esta dominación es librar un combate vital para salvar y mantener algo de la dimensión humana del hombre. (Jean-Louis Comolli2)

PC: Este regreso a las fuentes del que hablás parece reflejarse de maravilla en este filme que es silente, con algunos pocos intertítulos y en blanco y negro. ¿Es casual que hayás elegido este modo de filmar para abordar precisamente la temática adolescente?

RP: Simplemente coincidió. Con Las Pibas terminé una etapa, se me ocurre que dije todo lo que tenía que decir. Ahora empieza otro abordaje. No quería hacer una película que durara 80 minutos, como siempre, y por eso Pendejos dura 157 minutos, es una de las primeras reglas que rompí. Es que Pendejos implicó un quiebre. En Favula, mi próximo filme, estoy profundizando mucho más; habla de la apropiación de niños, pero trato de trabajar esa realidad de otra manera, contarla de un modo más poético. A partir de Favula creo aún más mi mundo, estoy donde quiero, hago cine con cuatro personas.

PC: Creo que esa es una batalla que hay que dar, volver a las fuentes también en cuanto a los modos de producción. Pero no servir a otros intereses requiere mucha convicción. No cualquiera puede sostenerlo, supongo que muchos habrán querido intentarlo y ahí quedaron, en el intento.

RP: Sí, yo voy a estar siempre en el mismo lugar, soy un proletario total, hay que bancárselo, es un proceso hermoso, es muy cercano al amor. Es que, ante todo, yo creo en lo que hago porque nace de un modo simple: 5 pal peso nació de una foto, Labios de churrasco de una frase, me agarro de esas cosas, de una foto o una frase emotiva o un anónimo que leí en el diario. No trabajo con un guión, no creo en nada de eso, la película se trabaja haciéndola y todos confiamos en que esa manera de abordarla es posible. Porque todo está en la vida, ahí se mueven los que luego van a ser los personajes de mis filmes. Es importante observar, el tono es fundamental, cómo van a hablar, cómo se van a mover…

PC: ¿Y cómo te planteaste el tono en Pendejos prescindiendo de las palabras y del color? ¿En qué te apoyaste para crear una atmósfera que supliera estas ausencias?

RP: Me propuse trabajar las miradas y la seducción; descubrí que necesito un material que me motive y volver a las fuentes era lo que más me impulsaba y motivaba en este momento de mi carrera. Evidentemente, en esta instancia yo quería hacer un filme con pocas cosas, temáticamente pensé algunos hilos conductores y no mucho más. Quería un filme que se entendiera aún sin intertítulos. Ese fue mi desafío, y me gustaba mucho. El gran tema a pensar fue la música y se me ocurrió lo de la “cumbiópera”. No quería ni rap ni hip hop, ya está quién lo hace, siempre persigo lo anti-obvio.

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

PC: Sí, la música conduce Pendejos, la partitura de la “cumbiópera” marca un camino que deja atrás el sonido ambiente exacerbado que caracterizó otrora tu cine. Marca un ritmo y acompaña la tensión (como en la extraordinaria escena cuando la policía persigue a los pibes y un travelling nos anuncia el desenlace); también quedó clara tu intención de alejarte de la música más recurrente del mundo adolescente y juvenil. ¿Cómo surgió lo de la “cumbiópera”?

RP: Cuando los músicos comenzaron a trabajar sobre el ritmo de cumbia, yo les propuse que escucharan a Haendel y a Verdi y los incorporaran a su cumbia electrónica. Así nació, simplemente, y después nos gustó mucho el resultado.

En busca de un nuevo espectador

  • 3 Daney Serge, La Rampe: cahier critique, 1970-1982, Cahiers du cinéma/Gallimard, Paris, 1983.

La mayor parte del cine de distribución comercial, en cuanto es la ‘puesta en valor’ de un material preexistente, participa cada vez más de la estética publicitaria y se inventa los temas y las preocupaciones que esta estética implica. (Serge Daney3)

PC: Estas decisiones que tomaste no podrían estar más alejadas de la estética publicitaria. Es un desafío conseguir espectadores que adhieran o acepten esta otra estética…

RP: Mirá, yo pienso que el artista debe ser egoísta; si no fuéramos egoístas no haríamos lo que hacemos. Yo laburo para mí, si después a la gente le gusta, mejor. La pasión que se pone ahí hace que no me importe nada; cuando murió mi madre, yo la miraba desde lejos y pensaba ¿dónde pongo la cámara? Después la lloré, claro, pero no dejé de ver las angulaciones de cámara… eso es pasión egoísta. En el camino se van encontrando los espectadores. Por ejemplo, en una de la proyecciones a las que asistí, dos personas se fueron a los cinco minutos de comenzado el filme y ahí entendí que tengo que preocuparme por quienes se quedan; antes estaba pendiente de todas las miradas, ahora pienso en lo que yo quiero hacer; ya hice más de 35 películas y en este momento necesito esto.

PC: 35, ¡uf! ¡Sos nuestro Fassbinder!

RP: ¡Espero no terminar como él!

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

Pendejos (2013) de Raúl Perrone

PC: No, tranquilo, ya pasaste la edad de las semillas, como decía Leonardo Favio, o sea los 33 años… ya con 6 décadas podés tomarte las licencias que quieras, como hacer este filme despojado, a lo Bresson, y a la vez extremo.

RP: Sí, trabajé al límite, pero en algunos aspectos del proceso sigo pensando como al principio: si un actor está emocionado, hay que potenciar ese estado. En eso no concuerdo con Bresson, está muy bien ese estilo despojado en la actuación, los actores-modelos y el no profesionalismo para evitar los clichés, pero yo necesito usar la emoción del actor, es otra manera de manipular. Y eso hacemos los que hacemos cine, manipular, porque uno es sus películas también.

PC: ¿Y vos, dónde estás más presente, qué es lo que más te interesa transitar del proceso de un filme?

RP: Filmar es un trámite que quiero terminar rápido para ver luego lo que filmé y poder empezar el proceso de montaje. Me gusta mucho la edición, es un universo en el cual soy feliz en extremo, tiene que ver con mis fobias también. Allí estoy solo con mis deseos, soy yo.

PC: Y para cerrar nuestra charla, tengo una curiosidad: en Zapada, una comedia beat (1998), los actores, excelentes Diego Capusotto y Campi, esperan que un tal Godoti les pague una deuda. El espectador intuye que Godoti nunca va a aparecer. ¿Tiene esto alguna conexión con Esperando a Godot de Samuel Beckett o simplemente en tus filmes los personajes siempre están esperando algo?

RP: La verdad es que no, ni siquiera leí la obra de Beckett pero en mi cine siempre hay espera (alguien espera que algo suceda, otro espera conquistar a alguien) y siempre alguien se va. Son movimientos de los personajes.

PC: Y algunos personajes van de una película a otra, hacen las mismas acciones o tienen el mismo tic. ¿Esos son algunos de tus sellos como director?

RP: Prefiero decir que trabajo como director, jamás diría soy director de cine; no me gustan los rótulos, tampoco intento juzgar a quienes lo usan. Soy un simple transmisor de ideas. Esa es mi postura, no pertenezco al mundo del cine tal como es, por eso no viajo, la película viaja sola. No tengo curiosidad. No soporto la gente que usa determinadas cosas para hacer otras, viajar a costa de la película. No hace falta, ese mundo no quiero transitarlo.

9Y sí… otros mundos transita Perrone, trabajando con gente del barrio o actores amigos, con locaciones conocidas y cercanas a su propia casa, concretamente, otro modo de producción. Pero además, y sobre todo, pone en juego la convicción de que no son verdaderamente necesarias tantas palabras para que el espectador asimile esta tragedia urbana; bastan algunos intertítulos –no muchos– para materializar la soledad de un segmento poblacional, hoy vulnerable, buscando ideales que le son esquivos o enfrentado a la maldita policía que se ha enquistado en un rol más pendenciero que contenedor. Si el cine de Perrone no es político, según sus propias palabras, el teatro de Brecht tampoco lo era. Si Brecht instaura, formalmente influenciado por muchos de sus antecesores (Vsévolod Meyerhold como ejemplo emblemático), el distanciamiento o extrañamiento que le permite al espectador reflexionar sobre lo que ve (y no quedar rehén de algún espurio capricho), Perrone parece haber aprendido (y este será probablemente un punto de inflexión en su prolífico camino), que en el arte lo que huelga sugiere y la ausencia es presencia, que poco puede ser mucho y que una elipsis o un fuera de campo pueden más que mil palabras o que cientos de fotogramas descriptivos. Ya sabemos que el cine puede vivir sin efectos especiales, aunque la industria se empeñe en perfeccionarlos, ya sabemos que la libertad y la austeridad van de la mano, que un travelling es una cuestión moral, o que el silencio y la poesía invitan a la reflexión.

10Carl Dreyer, Robert Bresson, Pier Paolo Pasolini o, más contemporáneos, Jim Jarmush, Gus Van Sant o Pedro Costa, han propuesto cierta economía de recursos y nos han gratificado el alma. Raúl Perrone, latinoamericano, “made in” Argentina, siempre creyó en ese tipo de itinerario, por lo que no es extraño que recupere un poco de cada uno de estos cineastas, a los que vuelve y homenajea con la certeza de saberlos esenciales. Bienvenidos entonces estos adolescentes que callan pero otorgan, bienvenido el blanco y negro, como metáfora de los extremos a los que el capital somete a los hombres y bienvenida la libertad de Perrone para seguir dando vuelcos en su febril recorrido cinematográfico.

11Plantearse una nueva forma de contar, tratando de abrir ventanas en este muro que ha construido la globalizante industria del espectáculo, es apostar por un espectador crítico que proteja al cine de la cotización en bolsa. Si el mercado es el que orienta, si la imagen publicitaria solo ve personas consumidoras, entonces los adolescentes (segmento de población que impondrá el futuro inmediato), navegarán sobre aguas cada vez más turbulentas, y seguirán protagonizando más tragedias como esta, la de los pendejos que Perrone no construye a la ligera, sino desde sus raíces más profundas y al ritmo de esa exquisita hibridación entre el universo de Puccini y la cumbia villera.

Haut de page

Bibliographie

Comolli Jean-Louis, Cine contra espectáculo seguido de Técnica e ideología, Manantial, Buenos Aires, 2010.

Comolli Jean-Louis, Filmar para ver, escritos de teoría y crítica de cine, Simurg/Cátedra, La Ferla (UBA), Buenos Aires, 2002.

Farocki Harun, Crítica de la mirada, Altamira, Buenos Aires, 2003.

Farocki Harun, Desconfiar de las imágenes, Caja Negra, Buenos Aires, 2013.

Carbonari Patricia “La novena sinfonía”, entrevista con Leonardo Favio, Radar, Página 12, 28 de marzo de 2004.

Carbonari Patricia, Favio. Sinfonía de un sentimiento, Malba (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires), Buenos Aires, 2007.

Haut de page

Notes

1 5 pal peso” es una expresión, un modismo muy utilizado en el lenguaje popular que remite a lo que falta. Es decir, si faltan 5 centavos para llegar a 1 peso, no se llega al objetivo deseado.

2 Comolli Jean-Louis, Cine contra espectáculo seguido de Técnica e ideología, Manantial, Buenos Aires, 2010.

3 Daney Serge, La Rampe: cahier critique, 1970-1982, Cahiers du cinéma/Gallimard, Paris, 1983.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre Tournage de Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre Pendejos (2013) de Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Raúl Perrone
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
URL http://journals.openedition.org/cinelatino/docannexe/image/1912/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Patricia Carbonari et Raúl Perrone, « La tragedia urbana viaja en skate », Cinémas d’Amérique latine, 23 | 2015, 94-107.

Référence électronique

Patricia Carbonari et Raúl Perrone, « La tragedia urbana viaja en skate », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 23 | 2015, mis en ligne le 28 décembre 2016, consulté le 14 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/1912 ; DOI : 10.4000/cinelatino.1912

Haut de page

Auteurs

Patricia Carbonari

Actriz que participó en espectáculos como Bal-Trap, de Xavier Durringer, Coppola-Coppelius: Un juguete dramático, incursión escénica en fragmento narrativo, sobre textos de Hoffman, Freud y Benjamin; In Memoriam: Viejas estampas de teatro político europeo, sobre textos de Brecht, Weiss y Müller; Acaso crezca desde el suelo, pasión de Rosa de Luxemburgo, de Ana Rodríguez y Sergio Sabater. Cinéfila, escribe para diversos medios como Kinetoscopio, (Colombia), Môrada Internacional (Dinamarca), Página 12, Buenos Aires Herald (Argentina).

Articles du même auteur

Raúl Perrone

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals