Navigation – Plan du site
Les métiers du cinéma

La adaptación en subtitulación

Pascaline Rosnet
Traduction de Isabel Rancaño
p. 74-81
Cet article est une traduction de :
L’adaptation pour le sous-titrage

Résumés

Rapide tour d’horizon du monde du sous-titrage pour présenter les différentes facettes de la profession, les principaux enjeux et difficultés d’une traduction qui doit faire cohabiter le texte avec les dialogues originaux. Le but étant de faire prendre conscience au public cinéphile et aux différents acteurs du monde de l’image de l’importance de l’adaptation cinématographique.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Contrariamente al subtitulado intralingüístico, operado en el seno de la misma lengua (para persona (...)

1La cinematografía de América Latina presenta una gran variedad de géneros y estilos, pero también lingüística. Nos ofrece un recorrido por las múltiples variantes de la lengua española habladas en el mundo, así como expresiones, giros idiomáticos y referencias culturales propios de cada país. La difusión de estas obras fuera de su espacio lingüístico de origen obliga a recurrir a modos de traducción audiovisual tales como el subtitulado o el doblaje. Tratándose de un tema muy amplio, este artículo tratará exclusivamente de la técnica del subtitulado, particularmente preciada por los festivales y filmotecas, y más específicamente del subtitulado interlingüístico1, en el cual se opera el paso de una lengua a otra.

2A pesar del enorme desarrollo del subtitulado en los últimos 20 años, el oficio de la traducción cinematográfica sigue siendo prácticamente desconocido, si no ignorado, lo cual provoca la inquietud de los profesionales implicados. Es por ello que me gustaría recordar en qué medida puede una adaptación beneficiar una película como perjudicarla, así como recalcar las condiciones indispensables para la elaboración de un subtitulado al servicio de la obra original.

La invisibilidad del subtitulado

3Encuentro íntimo entre el oral, el escrito y la imagen, el subtitulado presenta numerosos desafíos y contradicciones en su elaboración. Por definición, los subtítulos deben ante todo responder a ciertas reglas de tiempo y espacio. Aunque parezca evidente, debemos recordar que el objetivo del subtitulado es permitir a todo espectador, independientemente de su edad o capacidad de lectura, captar el mensaje y seguir el desarrollo de la acción, sin percibir los subtítulos como una molestia. Sin adentrarnos en detalles técnicos, recordemos únicamente que para respetar la integralidad de la imagen, la velocidad media de lectura (estimada entre 12 y 15 caracteres por segundo) implica la omisión de elementos del mensaje original (una pérdida mínima del 10 al 20%) ya que hay que respetar la sincronía espacial, es decir, el espacio disponible en la pantalla (que varía generalmente entre 32 y 40 caracteres por línea en un máximo de dos líneas).

4Un buen subtitulado deberá por tanto tender a una sutil harmonía entre imagen, sonido y palabra de manera que no se note, que se tenga la impresión de seguir la película sin leer. Los subtítulos deben desaparecer para fundirse en la imagen. Generalmente no apreciamos los subtítulos a no ser por un error que presentan. Estas limitaciones de espacio y tiempo generan a menudo una cierta frustración en el adaptador. Con frecuencia deberá renunciar a la fórmula “perfecta” y optar por otra más sintética o elegir entre dos informaciones en caso de simultaneidad de diálogos.

5Estos imperativos de forma junto a las exigencias de legibilidad (relativas a la partición de los subtítulos, respeto de cambios de plano, etc.) nos llevan a considerar la traducción cinematográfica más como una adaptación que como una traducción. No se trata únicamente de transcribir literalmente los diálogos, sino también de retocarlos, adaptarlos, para hacerlos legibles. Dado que el término “adaptación” corre el riesgo de tener connotaciones peyorativas y alimentar las críticas de los no-iniciados al considerarla una transferencia lingüística deficiente, preferimos emplear el de “adaptación audiovisual”, que tiene la ventaja de tener en cuenta la dimensión semiótica de la traducción.

  • 2 Argot que se desarrolló en los suburbios de Medellín y se propagó a todo el país.

6Uno de los grandes desafíos de la adaptación audiovisual consiste en restituir los diálogos con la máxima fidelidad, respetando las exigencias antes mencionadas. Si bien es cierto que la adaptación merece ser explicada con más detalle, subrayemos sólo algunas de sus particularidades que constituyen a la vez sus principales dificultades. La principal característica del subtitulado es la de convertir el lenguaje oral en escrito, con toda la naturalidad posible y respetando el registro lingüístico. El traductor debe restituir la oralidad del discurso evitando caer en el estilo telegráfico o sobrecargando el texto de muletillas, interjecciones o fórmulas argóticas. La traducción audiovisual se diferencia igualmente de otras modalidades traductivas por la diversidad terminológica que abarca, que exige del traductor una vasta cultura general y cierta flexibilidad mental. Deberá pasar de la traducción de un documental sobre el Candombe, a la adaptación de poemas de Pablo Neruda o del parlache colombiano2. El traductor debe investigar constantemente, cambiar de registro y ahondar en jergas específicas.

  • 3 Una nota explicativa que aparecería bajo los subtítulos.

7Otra característica de la adaptación audiovisual reside en la dificultad inherente a la transferencia de referencias culturales. El humor, los proverbios, las alusiones a personajes célebres, los juegos de palabras y otros giros idiomáticos son todos elementos de identidad cultural particularmente resistentes a la traducción y requieren de cuanta imaginación y neuronas posea el traductor. Contrariamente a otros tipos de traducción el subtitulado no permite recurrir a las notas de traductor3, lo cual obliga al traductor a aportar soluciones concretas e inmediatas. En algunos casos deberá resignarse a “perder” ciertos matices, sutilezas o referencias culturales que se revelan intraducibles.

8Verdadero especialista del malabarismo lingüístico, el traductor-adaptador se enfrenta a varios desafíos: no solamente encontrar soluciones de equivalencia cercanas a la intención del autor, sino también traducir emociones, sensaciones. Para ello debe distanciarse de su propia lengua lo suficiente para impregnarse de la realidad cultural (geográfica, social, ideológica) que envuelve la película. No basta con abordarla de manera estrictamente lingüística, hay que explorar todo aquello que la acompaña, todo aquello que va más allá de los diálogos. Y sólo aprehendiendo plenamente ese contexto conseguirá meterse en la piel de los personajes y dar con la réplica más natural. Debe también buscar apoyo en el valor semiótico de la imagen, que le permitirá prescindir de lo superfluo (repeticiones, muletillas, etc.) para aligerar al máximo el escrito. No se traducirá aquello que la imagen explicita.

9La espontaneidad y fluidez de los diálogos están condicionadas por las elecciones del traductor-adaptador y por su capacidad de integrar las evoluciones semánticas, los préstamos, en su permanente búsqueda de coherencia. Sus posturas, como su inteligencia de la imagen, se dibujan delicadas y determinantes a la vez, ya que contribuyen de manera decisiva a la recepción del film subtitulado.

10Y, como en toda producción traductiva, el adaptador se convierte en portavoz del autor, hasta el punto de ser considerado por algunos como coautor, independientemente de sus preferencias personales. Por deformación profesional, un traductor tiene muy raramente una visión objetiva de una película que ha traducido; la evalúa siempre en términos de dificultad de traducción o adaptación.

Un mercado en explosión y contradicción

11Aunque la adaptación audiovisual repose en el traductor, éste no es el único responsable de los subtítulos ni el único garante de su calidad. El término subtitulado, en su acepción más extensa, designa todo un conjunto de operaciones: el pautado, que define el tiempo de permanencia en pantalla de cada subtítulo; la traducción de toda información de interés (diálogos, pero también voces off, canciones, títulos, carteles, pancartas, cartas…); la adaptación, que consiste en ajustar los diálogos traducidos al número de caracteres autorizado; la relectura, para verificar la ortografía, el tecleo y adecuación de la traducción; y en último lugar, la simulación final con el cliente (siempre antes de la incrustación en la imagen) para visualizar el resultado y efectuar las últimas modificaciones.

12En teoría estas fases se suceden cronológicamente y corresponden a profesiones distintas. La realidad es que ciertas etapas se omiten o suprimen voluntariamente por razones de tiempo o presupuesto, lo cual repercute en la calidad de la traducción. Ocurre, por ejemplo, que un traductor (poco meticuloso, es cierto) traduce un film sin siquiera haberlo visionado. Por otra parte, la constante aparición de nuevas herramientas permite al traductor gestionar él mismo todas las etapas mediante sofisticados programas. La disminución de intermediarios y, consecuentemente, del coste final, representa una ventaja para el cliente. El traductor, por su parte, se beneficia de un amplio margen de libertad que le permite transmitir más cómodamente la intención del director, jugando con el pautado. Igualmente, por razones estrictamente económicas, la intervención de un corrector tiende a desaparecer, lo cual aumenta el peso de la responsabilidad del traductor.

  • 4 Entendido aquí como el técnico que proyecta los subtítulos.

13Sin entrar en detalles, subrayemos únicamente que el subtitulado virtual es una modalidad aparte, ya que la sincronización (etapa consistente en hacer coincidir los subtítulos con lo enunciado) se efectúa en directo, durante la proyección. Este procedimiento tiene muchas ventajas para los festivales o eventos puntuales, ya que se adapta bien a las situaciones de urgencia y engendra menos costes. Sin embargo, presenta una cierta fragilidad ya que el traductor, que dispone de plazos más cortos, debe hacer frente a un ritmo de trabajo acelerado, y el subtitulador4 debe enfrentarse a las vicisitudes del directo.

14Al tiempo que asistimos al desarrollo y diversificación del mercado de la traducción audiovisual y a la familiarización del público con el subtitulado, este último suscita numerosas preguntas e inquietudes estrechamente vinculadas a la degradación de las condiciones de trabajo y de la calidad de los subtítulos. La primera contradicción es la siguiente: todos los protagonistas del sector (desde el cliente hasta el traductor, pasando por técnicos y distribuidores) pretenden a un resultado profesional de calidad exigiendo a los traductores-adaptadores rapidez y tarifas bajas.

15Cuando las empresas se jactan de poder ofrecer un subtitulado de calidad a precios sin competencia y en plazos record, debemos preguntarnos cuál es el secreto. ¡La panacea! ¿Habrán dado con los únicos traductores que no necesitan dormir o comer? Esta priorización del argumento económico se hace igualmente patente a la hora del lanzamiento comercial de la película. Éste empieza generalmente por una versión subtitulada de la película para las salas de cine, seguido de la versión DVD e, idealmente, la versión TV. Las normas para cada soporte son ligeramente diferentes, sobre todo en cuanto al número de imágenes por segundo, que varía. Sin embargo, por límites de tiempo y presupuesto, es cada vez más común utilizar los mismos subtítulos, independientemente del canal de difusión. De esta manera el ritmo de lectura resulta acelerado, lo cual afecta la legibilidad de los subtítulos. Así mismo, para una película destinada a ser traducida a varias lenguas, los estudios tienden a utilizar el mismo pautado para todas ellas, cuando algunas (como el chino) son mucho más sintéticas que otras (como el francés o el español). También es frecuente reutilizar la traducción hecha para el doblaje (que, recordemos, debe coincidir con los movimientos de los labios) para el subtitulado, con las incoherencias flagrantes que resultan. Los criterios económicos se sobreponen a los culturales y ciertas empresas, para aumentar su competitividad, abren filiales en países con costes salariales mínimos, tales como la India.

16Por encima de las consideraciones de orden económico, apuntemos que al tratarse de una profesión íntimamente ligada a la tecnología, los avances en este terreno han tenido un impacto inmediato en su organización profesional. La aparición de nuevas herramientas se ha traducido en un ahorro de tiempo, la proliferación de intercambios entre traductores (plataformas, fórums) y la democratización de las herramientas especificas del subtitulado. Esta evolución, positiva a priori, ha afectado, sin embargo, al mercado de la traducción audiovisual en la medida en que cada vez es más normal pedir al traductor-adaptador que sea él mismo quien haga el pautado o incluso la incrustación (confiados antes a un técnico). Esta fusión de tareas ha tenido como consecuencia la aplicación de tarifas por minuto o por película sin tener en cuenta ni el número de subtítulos (pudiendo pasar de simple a doble), ni del grado de complejidad de la traducción. Este modus operandi ha contribuido igualmente a desacreditar el trabajo creativo del traductor.

17A pesar de que la traducción audiovisual esté forzada a doblegarse a los avatares del mercado, sigue siendo un mundo restringido apasionante y anhelado, con reducidas posibilidades de entrar y evolucionar. La ampliación de la oferta de formación en traducción y el aumento del bilingüismo han conducido a una verdadera profesionalización, garantía del mantenimiento de los estándares de calidad, pero también a una degradación de las condiciones de trabajo, manifiestamente perceptible en las tarifas de traductores entre las lenguas más comunes. Además, la democratización de las herramientas de trabajo permite ahora a cualquier persona “fabricar” subtítulos como mejor le parezca, sin haber aprendido jamás las reglas del oficio. De esta manera encontramos subtítulos “artesanales” completamente ilegibles, mal pautados o plagados de faltas. Internet y la aparición de fansubs (copias de series o películas subtituladas por amateurs) han contribuido a la confusión del espectador, que tiende a asimilar todo tipo de subtitulado. Tendencia que contribuye en parte a la falta de reconocimiento que sufre el sector. No negamos que el objetivo de los fansubbers sea loable, ya que hacen accesibles a su público obras no disponibles en su país, pero debemos subrayar que abordan el subtitulado como un pasatiempo, mientras que para los adaptadores audiovisuales constituye una profesión en sí misma, un arte que exige un savoir faire lingüístico, técnico y un cierto conocimiento cinematográfico.

18El hecho de que la adaptación audiovisual sea considerada habitualmente como una traducción imperfecta, en cuanto no es integral, contribuye de igual manera a esta desvalorización de la profesión. Al sustituir una traducción literaria de imposible realización, la adaptación da la impresión de gozar de un gran margen de libertad, lo cual impide que sea reconocida intelectualmente como una verdadera traducción. Mientras el doblaje da la impresión de transmitir más información, el subtitulado confronta permanentemente al espectador con dos fuentes lingüísticas (lengua leída y lengua oída) y el esfuerzo de síntesis del mismo puede ser percibido como una deficiencia. Sea cual sea el grado de comprensión de la lengua fuente (lengua original de la película), cualquier persona es capaz de apreciar sin esfuerzo la supresión de ciertas informaciones en la lengua meta (la del subtitulado), y tenderá a interpretarlo como lagunas de traducción. Al tiempo que el traductor constituye el nexo entre la obra y el público, permanece invisible y su actividad creadora aparece a menudo secundaria. Prueba de ello es que su nombre será conocido sólo por unos pocos cinéfilos que escrutan la pantalla hasta la última línea de los créditos, ante la desesperación de los proyeccionistas.

Rentabilidad versus calidad

19A la vista de todas las limitaciones enumeradas, las remuneraciones a la baja, las precarias condiciones de trabajo y la desvalorización constante del oficio, cabe preguntarse cuáles son las perspectivas de futuro para los traductores del mundo de la imagen y cómo preservar la calidad de los subtítulos.

20Aunque la traducción perfecta no exista y tampoco la infalibilidad del traductor, el subtitulado perfecto sí existe: aquél que da al público la impresión de haber comprendido la película en su lengua original, gracias a la fluidez de la adaptación. La calidad del subtitulado está condicionada por elementos tan simples como lógicos. Su creador debe en primer lugar disponer de buenas herramientas (y saber sacarles provecho), de plazos justos que le permitan hacer las búsquedas necesarias, distanciarse mínimamente y dar rienda suelta a su curiosidad. Confrontado a una duda terminológica el traductor meticuloso acudirá a consultar a un especialista del campo en cuestión. Pero no siempre será posible este procedimiento metodológico, por cuestiones de tiempo. Finalmente, por muy obvio que pueda parecer, «cuatro ojos ven más que dos», motivo por el cual la relectura debería ser una etapa indispensable.

21No obstante la realidad está muy lejos de estas condiciones ideales. El estatuto de los traductores adaptadores es precario; la mayor parte de ellos son trabajadores autónomos. Obligados con frecuencia a trabajar de noche, los fines de semana, a permanecer concentrados durante horas ante un ordenador, realizan un trabajo de hormiga mal pagado. De hecho, pocos de ellos consiguen consagrarse únicamente a la traducción audiovisual, por lo que la profesión se encuentra con la deserción de gente extremadamente competente que busca en otros campos una remuneración más justa y un mínimo reconocimiento. Muchos son los que hoy en día se plantean reorientarse y dedicarse al subtitulado únicamente como pasatiempo o como actividad secundaria.

22Para continuar ejerciendo esta actividad de manera serena, el traductor-adaptador debe intentar contribuir a la revalorización de su profesión y de su propio trabajo. El primer paso será saber rechazar proyectos “no rentables” y privilegiar a ciertos clientes que apuestan sobre todo por la calidad aunque sea a costa de trabajar menos. Para ello deberá dar el justo valor a su experiencia y a las competencias particulares de que dispone. La traducción audiovisual, más allá de permitir al “producto” atravesar fronteras, ser comprendido y aceptado en su justa medida, le procura además un indudable valor añadido, resultado de la creatividad del traductor. Es por ello que una traducción audiovisual debe ser considerada un trabajo de creación intelectual y su autor un artesano de rara pericia transmitida por exigentes y experimentados “maestros”.

23A pesar de la existencia de asociaciones que intentan federar a los traductores-adaptadores, asegurar condiciones de trabajo decentes, remuneraciones correctas y cierta homogeneización del subtitulado, el sector no está regulado por ningún control de calidad. Asumiendo las diferencias que puedan existir entre diferentes países o soportes, esta falta de reglamentación amenaza seriamente la profesión, alienta las prácticas amateurs, y perjudica la calidad del subtitulado. Por ello es importante sensibilizar a todos los protagonistas del mundo del cine para ofrecerles las herramientas de análisis y de crítica constructiva para continuar defendiendo la calidad y el respeto por la obra y el público.

Haut de page

Notes

1 Contrariamente al subtitulado intralingüístico, operado en el seno de la misma lengua (para personas sordas o con discapacidad auditiva).

2 Argot que se desarrolló en los suburbios de Medellín y se propagó a todo el país.

3 Una nota explicativa que aparecería bajo los subtítulos.

4 Entendido aquí como el técnico que proyecta los subtítulos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Pascaline Rosnet, « La adaptación en subtitulación », Cinémas d’Amérique latine, 20 | 2012, 74-81.

Référence électronique

Pascaline Rosnet, « La adaptación en subtitulación », Cinémas d’Amérique latine [En ligne], 20 | 2012, mis en ligne le 17 avril 2014, consulté le 16 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/cinelatino/521 ; DOI : 10.4000/cinelatino.521

Haut de page

Auteur

Pascaline Rosnet

Licenciada en lengua y literatura española y latinoamericana, titular de un master de traducción, se dedica desde 2006 a la adaptación audiovisual para cine y DVD. De manera puntual trabaja como técnico de subtitulación electrónica en festivales de cine a cuenta de FILA 13.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cinémas d’Amérique latine est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • OpenEdition Journals