Navegación – Mapa del sitio
Notas, entrevistas y reseñas

Reseña de El Nuevo Topo. Los caminos de la izquierda latinoamericana, de Emir Sader. Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2009; 208 pp. (Título original: A nova toupeira, Boitempo Editorial, 2009). Traducción: Laura Granero. ISBN: 978-987-629-094-4

María Victoria Rebrej Pradas

Texto completo

1El libro se inicia con una presentación del sociólogo boliviano Álvaro García Linera, e integra una introducción, cinco capítulos y un glosario muy completo de los principales nombres y siglas citados. De fácil lectura, El Nuevo Topo está bien organizado y recorre un mismo eje a lo largo de todo el libro. Filósofo, sociólogo y periodista, el brasileño Emir Sader hace uso de variadas herramientas y conceptos de estas tres disciplinas para enriquecer su análisis. Sin embargo, presenta pocas citas de autoridad y, en repetidas ocasiones, retoma conceptos de los que no aclara la autoría.

2Sader hace un análisis de la izquierda latinoamericana usando la imagen de Marx del topo un “animalito con problemas de visión , que circula por debajo de la tierra sin que nos demos cuenta de su existencia y que, de repente, irrumpe donde menos se lo espera” (p. 36), y así va recorriendo las distintas irrupciones de la izquierda en toda América Latina. El autor inicia su texto preguntándose si en medio de la coyuntura mundial actual (neoliberalismo, desigualdad social en aumento, capitalismo cada vez más cruel con un nuevo tipo de acumulación por deposición, un Estado que se retira de funciones que antes le pertenecían) podrá reaparecer este topo con algo para decir- nos. Efectivamente, se responde, el nuevo topo saldrá a la luz y dará continuidad a las “luchas seculares por la emancipación de los pueblos latinoamericanos y caribeños” (p. 31). Para poder darnos cuenta por dónde aparecerá, de qué manera y con qué herramientas, es necesario entender las nuevas formas de los movimientos sociales, insertos en las contradicciones del siglo XXI.

3Los dos primeros capítulos recorren los diferentes ciclos revolucionarios del subcontinente, presentan una caracterización de los distintos modelos económico-políticos de la región y se vuelcan hacia la crisis hegemónica del neoliberalismo -luego de una clara caracterización del mismo- para que el lector se encuentre bien contextualizado antes de llegar al punto que se quiere problematizar. El tercer capítulo, es específicamente sobre Brasil, donde Sader deja claro el papel preponderante de este país en la región. Puede entenderse esta sección, tal vez, como una especie de “estudio de caso” que, en los próximos apartados, verá repetirse en los demás gobiernos de la primera década del corriente siglo en América Latina. En efecto, el autor hace hincapié en la ambigüedad del gobierno de Lula: reformas sociales sin abandonar el modelo neoliberal, una especie de disfraz que pretende llamarse “de izquierda”.

4El capítulo central es el cuarto. Allí retoma lo que ya venía mencionando en las páginas anteriores acerca de la falta de teorización de los movimientos sociales latinoamericanos. Lo que resulta más interesante es que, más allá de repasar la Revolución Bolchevique y algunos levantamientos en Europa del Este y Asia (menciona incluso a los islámicos como antiimperialistas pero con contenidos religiosos), Sader es insistente en la necesidad de no extrapolar conceptos, ideas o estrategias de otros lugares en América Latina tratando de retomarlos y de llegar a los mismos resultados. Así, deja en claro que es absolutamente necesario tener en cuenta la situación particular de cada región para saber qué estrategia usar. Aunque, justamente, el problema de nuestro continente es la falta de una estrategia concreta que pueda derribar definitivamente, no sólo al neoliberalismo, sino también, al imperialismo estadounidense y al capitalismo en su actual versión. Es con base en esta observación que critica gobiernos como los de Kirchner y Lula. Más allá de que reconoce como valiosos sus intentos por impedir el avance del ALCA, y promover tratados de integración regional como el MERCOSUR, ALBA, el Banco del Sur o el gasoducto continental; además de sus evidentes reformas sociales (que no se venían dando en las décadas anteriores con gobiernos como los de Salinas de Gotari, Carlos Menem y Paz Estenssoro), no puede negarse que siguen sosteniendo en sus bases el modelo neoliberal.

5Para terminar, el capítulo quinto intenta pensar un futuro para América Latina. Es para remarcar no comete el error que critica: por el contrario, luego de todo su análisis, proyecta un futuro para Latinoamérica. En vista de la coyuntura mundial y regional -que nunca deja de lado en cada uno de los procesos que estudia- reconoce que hay una intelectualidad que está reflexionando sobre nuestra actual América Latina, pero que está distanciada de la práctica política. Propone una unión de ambos aspectos; una unión de la lucha política, ideológica y social, para resolver la crisis hegemónica y poder hablar de propuestas posneoliberales superadoras del imperialismo y el capitalismo.

6Ahora bien, cuesta pensar en que esto pueda ser posible con la imagen del topo que retoma el autor. Si este topo va siempre por debajo de la tierra y sale a la luz cuando uno menos se lo espera, ¿cómo hacer para planificar acertadamente una estrategia para el resurgimiento de la izquierda? ¿La “irrupción” del nuevo topo podría ser en forma de revolución, si viene planeado de antemano? ¿Es posible lograr un proyecto socialista por “debajo de la tierra”, sin tener en cuenta lo que está sucediendo “arriba”? Quizá sea algo para pensar y debatir junto con todos los planteos a problematizar que nos propone Sader.

7En fin, es un libro recomendable para varios tipos de lectores. Para aquellos que quieran tener un panorama general de las dos últimas décadas respecto de las manifestaciones de la izquierda en Latinoamérica, será útil y más que suficiente, aunque tal vez, no puedan sacarle todo el provecho que amerita. Ahora bien, para aquellos lectores estudiosos e interesados en el análisis de los movimientos sociales de izquierda en América Latina, es un libro más que interesante y pueden ser resaltados varios aspectos: realiza un riguroso recorrido por los diferentes países de la región y sus características singulares, y al mismo tiempo pone de manifiesto rasgos comunes entre todos ellos, la dialéctica entre teoría y práctica, la caracterización de los nuevos movimientos sociales en todas sus expresiones, la puesta en evidencia de la disyunción entre intelectualidad y política y, el análisis crítico de los gobiernos que no dejan atrás el modelo neoliberal, enriquecen y amplían la visión del lector dejándolo con la inquietud por buscar la nueva forma de aparición del topo y la necesidad urgente de encontrar la estrategia que logre liberar a América Latina del imperialismo, capitalismo y neoliberalismo, transformándola en un continente más justo donde la desigualdad social no sea su característica principal.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María Victoria Rebrej Pradas, « Reseña de El Nuevo Topo. Los caminos de la izquierda latinoamericana, de Emir Sader. Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2009; 208 pp. (Título original: A nova toupeira, Boitempo Editorial, 2009). Traducción: Laura Granero. ISBN: 978-987-629-094-4 », Corpus [En línea], Vol 2, No 1 | 2012, Publicado el 30 junio 2012, consultado el 11 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/1040 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.1040

Inicio de página

Autor

María Victoria Rebrej Pradas

Universidad de Buenos Aires, Argentina

Correo electrónico: victoriarebrej@yahoo.com.ar

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals