Navegación – Mapa del sitio
Notas, entrevistas y reseñas

Reseña de Largas noches en La Pampa. Itinerarios y resistencias de la población indígena, 1878-1976, de Claudia Salomón Tarquini. Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010. ISBN 9789875743755

Ángela Calabrese Bonzon

Texto completo

1La presente obra -una versión abreviada de la tesis doctoral de la autora- está enmarcada en la historiografía y utiliza contribuciones de diversas disciplinas científicas (antropología, geografía, demografía y sociología rural). Se desarrolla en torno a una perspectiva microanalítica y parte desde una historia regresiva de los hechos analizados. El interés investigativo radica en comprender cómo las poblaciones indígenas de La Pampa Central, sobrevivientes a la denominada “Conquista del Desierto”, se fueron incorporando a la economía capitalista, tras haber sido devastadas y arrasadas por las campañas militares desplegadas entre los años 1879 y 1885. Para tal fin, Salomón Tarquini analiza las características asumidas por las poblaciones implicadas, en el marco de esa integración y de las reorganizaciones territoriales y sociopolíticas pampeanas. En este sentido, da cuenta de los procesos de desarticulación y pérdida progresiva de la autonomía; indaga en los recorridos migratorios al interior de La Pampa y el establecimiento en colonias y reducciones confinadas a terrenos improductivos. Focaliza en las estrategias de reproducción de dichas poblaciones forzosamente desplazadas y finalmente, aborda sus ciclos de migración e integración a la vida urbana. El horizonte temático de la autora, demuestra también tal amplitud al combinar un extenso marco temporal de casi una centuria (1878-1976) con una elección espacial a diferentes escalas debido a los movimientos migratorios de los actores en cuestión. Así, explica que si bien durante el período de tiempo tratado, las condiciones ambientales se mantuvieron relativamente constantes, los indígenas y sus descendientes experimentaron cambios con base en distintas lógicas de ocupación espacial, conocimiento del terreno y apropiación de recursos, aunque señala que tales transformaciones no representaron el reemplazo de un modo de vida por otro.

2Respecto a las cuestiones teórico-metodológicas que hacen a los aspectos formales de fundamentación y validación de un trabajo investigativo -explicitadas en la introducción y el primer capítulo del libro- la autora recurre al acopio de documentación escrita y visual propia del contexto, al tiempo que trabaja con entrevistas realizadas a descendientes de indígenas y elabora un estado de la cuestión. Éste último le permite no sólo la revisión de informaciones y trabajos previos sobre la temática estudiada, sino además detectar vacíos de conocimiento en relación a la misma. También utiliza la triangulación de datos, técnica de alta confiabilidad, ya que evita los sesgos de una única fuente. Por esta vía, indaga una pluralidad de datos procedentes de distintos tipos de documentos, junto a mapas y fotos de la zona de interés y apela, inclusive, a un muestreo nominal y a reconstrucciones genealógicas de familias de claro tenor indígena. Cabe destacar que todos los recursos técnicos mencionados y debidamente especificados en la presente obra, demuestran la credibilidad del trabajo, siendo uno de los principales criterios de calidad que toda investigación debe reunir. Además, la argumentación es acompañada por cuadros y gráficos estadísticos de elaboración propia, complementados con fragmentos de transcripciones de entrevistas a informantes indígenas: el dar a conocer estas fuentes, permite al lector comprobar la consistencia y aplicabilidad de los resultados. Por su parte, el capítulo dos aborda la situación de las sociedades indígenas establecidas en los territorios de La Pampa y Norpatagonia durante la segunda mitad del siglo XIX. Dando cuenta del panorama de alianzas y conflictos intra e interétnicos, la historiadora alude al accionar de un Estado-nación en construcción, tendiente a intervenir en las alianzas políticas indígenas para neutralizar sus capacidades y resistencias bélicas. Por lo tanto, relata cómo dicho Estado desarticuló progresivamente a las sociedades tribales que ocupaban y controlaban importantes extensiones territoriales, culminando con los ataques ofensivos de las campañas militares y el desmantelamiento de las fuerzas indígenas. De hecho, hacia el año 1877, aquellas ya se hallaban dispersas, con derrotas militares en su haber y en gran parte reducidas; en este contexto, la autora caracteriza los desmembramientos de la población ranquelina y su posterior reducción, en algunos casos forzosa.

3Precisamente, en el próximo capítulo, que abarca el periodo comprendido entre 1882 y 1900, refiere a estos tras-lados con más detenimiento. Según Salomón Tarquini, se trató de un período caracterizado por movimientos de dispersión indígena, con la consecuente construcción de nuevas estrategias de organización y rearticulación bajo distintas condiciones de existencia. Así, dando cuenta de esta dinámica, revive sus desplazamientos hacia las primeras ciudades fundadas en 1882: Victorica y General Acha. Explica que hacia la primera, se trasladaron inicialmente familias de hombres que habían participado del Escuadrón Ranqueles, en tanto la segunda, recibió una población indígena más heterogénea. También, destaca otro foco de asentamiento denominado La Blanca, una estancia próxima a Victorica, donde se estableció un contingente de ranqueles hacia 1885.

4No obstante, estos años representaron, además, una época caracterizada por múltiples solicitudes de tierras al gobierno por parte de los indígenas, quienes conformaron asentamientos, mediante la adjudicación de lotes, en las colonias de Emilio Mitre y Los Puelches. En ellas, se instalaron gran parte de los sobrevivientes indígenas y sus descendientes, hasta fines de la década de 1940, tiempo durante el cual pudieron reconstruir sus redes sociales y conservar una relativa autonomía. Así, el capítulo cuatro, aborda las estrategias de reproducción de las familias indígenas protagonistas de esta historia, entre 1900 y 1940. Se plantea que las unidades domésticas desarrollaron condiciones de vida semejantes a las que tenían en tiempos previos a la pérdida de su autonomía.

5En términos generales, presentaban un sistema de subsistencia basado en la cría de ganado, la caza, la recolección y la producción textil, conjuntamente con una división del trabajo por sexo y edad, prácticas socioeconómicas que coadyuvaban a conservar una relativa autonomía, aunque en ciertos casos, recurrieron al trabajo asalariado. Dichos aspectos son analizados en particular para las colonias Emilio Mitre y Puelches, someramente referenciadas en el capítulo previo.

6Respecto a las mismas, la autora explicita su ubicación y quiénes fueron sus primeros ocupantes y alude a los problemas vinculados a la improductividad de sus suelos y a la adjudicación de tierras a su interior. Considera que existió una ocupación de los lotes en relación de cercanía según las relaciones de parentesco, como pudo observar para el caso concreto de Emilio Mitre, sobre la base empírica de una serie contigua de dieciséis lotes, cada uno ocupado por familias emparentadas.

7En este estado de cosas, hacia mediados del siglo XX, varios factores comenzaron a quebrantar la autonomía alcanzada. Efectivamente, el incremento del control estatal y privado sobre las tierras del oeste pampeano y las consecuencias de la construcción del dique El Nihuil en Mendoza, fueron determinantes y motivaron desplazamientos indígenas hacia las urbes entre 1940 y 1970. Por lo tanto, los capítulos cinco y seis están abocados al abordaje de estos procesos de migración e integración.

8En ellos, Salomón Tarquini describe las características que asumieron los ciclos de movilidad espacial, frecuentes a partir de la década de 1950 y ampliamente vinculados con la forma de acceso a la tierra. Plantea que los destinos de los desplazamientos, estuvieron determinados por experiencias previas de alta circulación indígena hacia zonas donde realizar tareas estacionales y que tales labores, se convirtieron en permanentes en la medida en que la subsistencia se dificultaba en sus lugares de residencia. Según afirma la autora, los patrones de movilidad territorial indican que las familias no migra-ron aisladamente: por el contrario, las redes parentales, reforzaron la subsistencia y los vínculos de reciprocidad, al tiempo que determinaron el destino de los traslados.

9En este contexto, analiza los procesos migratorios para el caso particular de la ciudad de Santa Rosa, con especial énfasis en uno de sus barrios más pobres: El Salitral, contenedor de la mayor cantidad de población de ascendencia indígena, pero progresivamente erradicado entre 1960 y 1976, mediante un plan gubernamental de dispersión de sus habitantes. Con la ejecución del mismo, los pobladores fueron ubicados en distintos barrios durante esos años, hasta que finalmente, el 24 de marzo de 1976, se concretó la última entrega de viviendas en el barrio Peñi Ruca, acto que terminó por completo con la existencia de El Salitral.

10En suma, el texto es un seguimiento al tiempo que un testimonio abierto de los diversos destinos que tuvieron las poblaciones indígenas de La Pampa y sus descendientes, como resultado de los procesos de destribalización, pérdida de la autonomía y subalternización experimentados a partir de las campañas militares de 1878-1879. El conocimiento de esos procesos, permitió a Claudia Salomón Tarquini indagar en las particularidades que asumieron las formas de integración indígena a la economía política capitalista, y en este camino, pudo dar cuenta de los flujos migratorios de los habitantes re-conocidos como indígenas y de sus descendientes, al interior del territorio estudiado. Sin duda, la originalidad del trabajo radica principalmente en los aportes de conocimiento efectuados a un campo temático escasamente atendido, ya que no existen para La Pampa, estudios sobre migraciones internas y menos aún para la segunda mitad del siglo XX. Pero también, es destacable el énfasis puesto sobre el propio actor subalterno protagonista de esta obra: el indígena y sus descendientes.

11En la tónica del análisis, la autora deja abierta la puerta hacia nuevos interrogantes. Uno de ellos, consiste en indagar sobre el impacto del desmembramiento de El Salitral en sus habitantes erradicados: la reorientación obligada de los vínculos a partir del nuevo emplaza-miento, adquiere una importancia sobredimensional, si se considera que sus vidas estuvieron basadas en redes sociales y parentales de reciprocidad, cercanía y ayuda mutua. Simultáneamente, emerge otra cuestión a ser explorada: por qué los descendientes de aquellos indígenas que arribaron a Santa Rosa hacia mediados del siglo XX, ya no se identifican como ranqueles o indios sino como paisanos, punto a indagar en la dinámica actual del proceso de construcción de la identidad de estas poblaciones.

12De acuerdo a todo lo expuesto, considero que la principal contribución de esta obra, es su gran potencial para dar cuenta de una parte más de la historia mayor latinoamericana construida sobre la base de múltiples relaciones raciales, tejidas en torno a diversos actores subalternizados. Entre los mismos, el indígena fue víctima de uno de los etnocidios más profundos; tal como afirma el antropólogo Eduardo Menéndez, el racismo no es sólo una cuestión de “segregar negros u odiar judíos” sino además abarca todas aquellas formas de relaciones sociales y culturales que implican negación, discriminación, subordinación, compulsión, violencia simbólica y explotación de miles de “otros” cosificados, negados en su condición natural de personas, de iguales.

13Precisamente, en Largas noches en La Pampa, su autora muestra tales tribulaciones padecidas y da cuenta de cómo dicho racismo ha sido vivenciado durante casi una centuria, por las poblaciones indígenas del territorio pampeano. Se trata de un relato de luchas, posesiones territoriales, reclamos no escuchados e invisibilizaciones. Por lo tanto, este libro permite mantener viva nuestra memoria histórica sobre quiénes han sido siempre los verdaderos dueños de las tierras.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ángela Calabrese Bonzon, « Reseña de Largas noches en La Pampa. Itinerarios y resistencias de la población indígena, 1878-1976, de Claudia Salomón Tarquini. Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010. ISBN 9789875743755 », Corpus [En línea], Vol 1, No 2 | 2011, Publicado el 30 diciembre 2011, consultado el 16 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/1126 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.1126

Inicio de página

Autor

Ángela Calabrese Bonzon

FaHCE-Universidad Nacional de La Plata, Argentina.

Correo Electrónico: a_2009@speedy.com.ar

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals