Navegación – Mapa del sitio
Crítica

Indígenas, Borbones y enclaves coloniales. Las relaciones interétnicas en el fuerte San José durante su primera década de funcionamiento (Chubut, 1779-1789)

Indigenous, Bourbons, and colonial settlements. Interethnic relations at San José Fort during its first decade (Chubut, 1779-1789)
Silvana Buscaglia

Resúmenes

A fines del siglo XVIII la Corona española pone en práctica el plan de colonización de la costa atlántica patagónica. Como parte del mismo fueron creados el fuerte Nuestra Señora del Carmen (provincia de Buenos Aires), la Nueva Colonia y fuerte de Floridablanca (provincia de Santa Cruz) y el fuerte San José (provincia de Chubut). En este trabajo me centraré puntualmente en el análisis de las relaciones interétnicas en el fuerte San José. En particular, me interesa contextualizar estas relaciones y discutirlas en función de las características inherentes a un contexto fundacional así como de las políticas indígenas y borbónicas respecto al contacto, durante la primera década de funcionamiento del fuerte. Los resultados obtenidos hasta el momento indican una estructuración particular de las relaciones interétnicas en el escenario del fuerte San José, manifestando una faceta predominantemente conflictiva, en comparación a los otros dos poblados.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 25/08/2014

Fecha de aceptación para publicación: 10/02/2015

Fuentes inéditas

Argentina. Archivo General de la Nación. Sala VII, Biblioteca Nacional, Legajo 193. Sala IX, Legajos: 16-3-2, 16-3-6, 16-3-9, 16-3-10, 16-3-16, 16-4-2, 16-4-3, 16-4-4, 16-4-5, 16-4-6, 16-4-11, 16-4-12, 16-5-1. Sala X, Legajo: 2-3-15. Sala XIII, Legajos: 34-10-5, 26-6-6, 31-1-5.

Brasil. Fundação Biblioteca Nacional. MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar al Puerto de San José, 1783”.

España. Archivo General de Indias, Audiencia de Buenos Aires, Legajos: 326, folios 601-798, carta n° 210.

España. Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, legajo 2316 “Diario de la expedición del mando del Comisario Superintendente Don Juan de la Piedra que con 4 embarcaciones armadas en guerra y 114 hombres de Tropa de Tierra con sus respectivos Oficiales, sale del Puerto de Montevideo el 15 de diciembre de 1778 en busca del nombrado Bahía Sin Fondo en la costa Patagónica debiendo después de dejar allí hecho un establecimiento seguir a formar otro al Puerto de San Julián”.

Texto completo

Agradecimientos

A los evaluadores anónimos cuyos comentarios, sugerencias y aportes han contribuido a mejorar la calidad del presente trabajo. Al equipo editorial de la revista Corpus por la oportunidad de publicar en la misma. Agradezco a la Dra. Julieta Gómez Otero, a la Dra. Marcia Bianchi Villelli, a la Dra. Victoria Pedrotta, a la Lic. Jimena Alberti, a Sabrina Carelli y Laura Starópoli, quienes de distintas maneras han contribuido para la elaboración del presente artículo. Al profesor Raúl Mandrini por su inestimable orientación y generosidad. Agradezco al Lic. Bruno Sancci por su colaboración en la búsqueda y obtención en archivos españoles de algunos de los documentos históricos analizados en el presente trabajo.

Los resultados de las investigaciones volcados en el presente trabajo han sido generados en el marco de los proyectos “Relaciones Interétnicas en península Valdés (Chubut, siglos XVIII-XIX). Una perspectiva histórica y arqueológica” PIP 0183, CONICET, 2011-201, bajo la dirección de la Dra. S. Buscaglia y el “Proyecto Paisajes Coloniales en Patagonia. Los Asentamientos de península Valdés (1779-1810)” PICT 2010-050, FONCYT, 2011-1012, bajo la dirección de la Dra. M. Bianchi Villelli.

1.Introducción

  • 1 Co-dirigido por la Dra. Bianchi Villelli y quien suscribe.

1La problemática de la colonización española de la costa patagónica a fines del siglo XVIII ha sido objeto de un exhaustivo y diverso tratamiento en la literatura histórica, etnohistórica y, más recientemente, arqueológica. Sin embargo, de los tres asentamientos principales que integraron el plan de poblamiento: el fuerte Nuestra Señora del Carmen (Carmes de Patagones, provincia de Buenos Aires), la Nueva Colonia y fuerte de Floridablanca (puerto San Julián, provincia de Santa Cruz) y el fuerte San José (península Valdés, provincia de Chubut), este último ha sido el más postergado en el marco de dichas investigaciones, particularmente aquellas provenientes del ámbito académico. Esta situación comenzó a revertirse a partir del año 2010, cuando se inició el proyecto “Primeros abordajes arqueológicos al fuerte San José y Manantiales Villarino, península Valdés, Chubut (1779-1810)”1, el cual se propuso discutir desde la perspectiva de la arqueología histórica la conformación del paisaje colonial en península Valdés, atendiendo a la intersección de estrategias coloniales e indígenas y contribuir de este modo a ampliar la discusión sobre el proceso de colonización de la costa patagónica.

  • 2 Exceptuando las investigaciones de Carlos M. Gorla, quien en su estudio sobre el origen y desarroll (...)
  • 3 La persistencia de estas ideas en el imaginario popular se ha reflejado y materializado, por ejempl (...)

2Uno de los aspectos más relegados y peor tratados2 en el abordaje tradicional al fuerte San José (ver críticas en Bianchi Villelli, 2011, 2012 y 2014), ha sido la problemática de las relaciones interétnicas. Se trata de un tema completamente marginado en el abordaje historiográfico tradicional, que puso el acento únicamente en el conflictivo episodio que marcó el fin de los establecimientos españoles en península Valdés. La consecuencia natural de este sesgo fue una invisibilización de las poblaciones indígenas y las relaciones interétnicas a lo largo de los 31 años de existencia del fuerte, simplificando una realidad por demás compleja. Sin embargo, más grave aún ha sido la representación de los indígenas como “bárbaros y salvajes”, sin discutir críticamente la evolución de las relaciones interétnicas a lo largo del tiempo ni las causas posibles que llevaron a una relación conflictiva con la población hispano-criolla del fuerte (Entraigas, 1960 y 1968; Laonel et al., 1974; De Paula, 1984; Destéfani, 1984; Dumrauf, 1992; Barba Ruiz, 2000 y 2009)3. Como resultado, el etnocentrismo que subyace a los abordajes y representaciones mencionados, se repite una y otra vez en tanto estrategia estigmatizante, cuya finalidad no es otra que enaltecer y legitimar las “gestas colonizadoras españolas” de Chubut, en ausencia de una discusión crítica respecto del proceso colonizador.

3Frente a este estado de la cuestión, se hacía imperativo no solo llenar los vacíos respecto a las relaciones interétnicas en el fuerte San José, sino por sobre todo discutir las representaciones colonialistas de las mismas, de manera de comprenderlas en términos de su complejidad y desde una perspectiva multidireccional del contacto cultural, donde fuera posible romper con la dicotomía colonizadores-dominantes-civilizados / colonizados-dominados-salvajes.

  • 4 Esta perspectiva parte de una discusión crítica del colonialismo, las aproximaciones binarias y los (...)

4Considero que el primer paso para alcanzar estos objetivos es contextualizar social, temporal y espacialmente las relaciones interétnicas en península Valdés, de manera de visibilizar a los indígenas, sus prácticas e interacciones con los establecimientos coloniales. Dicho abordaje se integra a una investigación más amplia, centrada en la discusión de la agencia indígena para alterar o transformar las condiciones de la vida cotidiana de los asentamientos españoles establecidos en la costa patagónica a fines del siglo XVIII (Buscaglia, 2010, 2011a y b, 2012)4.

  • 5 Es importante aclarar que las relaciones interétnicas en el contexto del fuerte San José no fueron (...)

5Dentro de este marco general me propongo discutir en este trabajo la forma en que se estructuraron las relaciones interétnicas en el fuerte San José durante su primera década de funcionamiento, poniendo el foco en los relatos históricos, pero sin perder de vista la evidencia arqueológica. En particular, me interesa analizar las relaciones entre indígenas y la población hispano-criolla en función de las características propias de un contexto fundacional así como de las políticas indígenas y borbónicas virreinales respecto al contacto. Este objetivo surge de un interés por explorar las nuevas condiciones emergentes a partir de la instalación colonial en la península y una ausencia casi total de información respecto a la configuración de las relaciones interétnicas en este escenario particular5.

6Si bien el análisis de las fuentes históricas primarias sugiere un cuadro de conflictividad entre la población hispano criolla del fuerte San José y la indígena a lo largo de sus 31 años de duración, es necesario evitar supuestos a priori e indagar cómo fue la dinámica interétnica en la práctica, de manera de complejizar la imagen transmitida por el discurso colonial y discutir su falta de problematización desde el abordaje historiográfico tradicional.

  • 6 En el marco de mi tesis doctoral defendida en abril de 2009 y publicada en 2012, me aboqué al análi (...)

7Uno de los primeros aspectos que llamó mi atención al abordar las relaciones interétnicas en el contexto del fuerte San José fue el notable contraste con los casos del fuerte Nuestra Señora del Carmen y, por sobre todo, la colonia de Floridablanca (Buscaglia s/f, 2011a y b, 2012)6. La comparación con los otros dos casos llevó a preguntarme cómo se insertó el fuerte San José en la dinámica interétnica en Patagonia. ¿Incidió en ello su carácter fundacional? ¿Cómo repercutieron en este contexto particular las políticas de contacto impulsadas por los Borbones en Patagonia? ¿Cuál fue la significación de los establecimientos coloniales en el marco de las dinámicas culturales, económicas, políticas y territoriales de las poblaciones indígenas, entre otras cosas? ¿Es posible que desde el plano discursivo solo se estuviese mostrando una faceta de las relaciones interétnicas? ¿Hubo margen para otras formas de interacción?

8Para poder empezar a responder a algunos de estos interrogantes, resultó necesario establecer un recorte temporal acotado a la primera década de funcionamiento de los establecimientos de península Valdés (1779-1789). La fundamentación de dicho recorte descansa por un lado en la necesidad de profundizar en los distintos momentos del lapso total de duración de estos asentamientos, aspecto que ha sido relegado en el abordaje historiográfico tradicional sobre el caso, y que implicaba prácticamente comenzar desde cero las investigaciones (Entraigas, 1960 y 1968; De Paula, 1984; Destéfani, 1984; Dumrauf, 1992; Barba Ruiz, 2000 y 2009). Por otro lado, un recorte temporal se hace necesario a los efectos no solo de presentar en detalle información histórica inédita hasta el momento, sino también para comprender en profundidad la forma en que se estructuraron las relaciones interétnicas en este escenario en particular, así como sus variaciones a lo largo del tiempo y el espacio —en lugar de homogeneizarlas— en el contexto del proceso colonizador de la Patagonia a fines del siglo XVIII.

9Por último, el abordaje de las relaciones interétnicas desde la dimensión documental, contempló, por un lado la confrontación crítica de distintos tipos de fuentes escritas éditas e inéditas —cartas, informes, diarios, entre otros—, y por otro una aproximación a los registros escritos más allá de su contenido, interpretando los silencios, las contradicciones, las ambigüedades, las grietas y las inconsistencias en el discurso oficial. En estos espacios es donde considero que se hacen visibles y adquieren voz aquellos actores y prácticas que no dejaron evidencia visual o escrita sobre sí mismos, quedando en cierta forma al margen del proceso de elaboración del registro histórico (Scott, 1990; Mallon, 1994, Spivak, 1994; Hall, 1999, entre otros). A continuación se presenta una breve caracterización del fuerte San José, para luego desarrollar el contexto en el cual se habrían enmarcado las relaciones interétnicas.

2. Los establecimientos coloniales de península Valdés

10En publicaciones previas ya se han presentado con detalle tanto las características del plan de colonización español de la costa patagónica a fines del siglo XVIII como los detalles referidos al fuerte San José (Senatore, 2007; Bianchi Villelli, 2009; Buscaglia, 2012; Buscaglia y Bianchi Villelli, 2012; Buscaglia et al., 2012; Bianchi Villelli et al., 2013, entre otros), razón por la cual en este trabajo tan solo haré una breve referencia a los mismos.

11La ocupación española de la península Valdés a fines del siglo XVIII representa el primer intento de colonización del área por parte de europeos (Figura 1). El fuerte San José fue el primero de los establecimientos en fundarse a principios de 1779, sobre la costa sudeste del golfo homónimo (península Valdés, Chubut). Allí se estableció un pequeño núcleo poblacional que habitó un asentamiento de carácter precario hasta que se produjo el abrupto final del mismo.

  • 7 Fundação Biblioteca Nacional, MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar (...)
  • 8 Si bien la documentación histórica es elusiva en lo que refiere a la descripción arquitectónica del (...)

12Casi de manera simultánea se crea el Puesto de la Fuente, un asentamiento de carácter complementario al fuerte San José, situado a unos 30 km del mismo —unas 5 leguas castellanas7—, sobre el ángulo sudoeste de la denominada Salina Grande (estancia Manantiales, península Valdés, provincia de Chubut) (ver Figura 1). La razón de la creación del Puesto de la Fuente fue el descubrimiento de fuentes de agua dulce para el abastecimiento de la población y los animales8. Asimismo, la cercanía a la salina implicó el aprovechamiento económico de la misma. Con el tiempo este establecimiento se convirtió en un puesto ganadero y salinero, proyecto que originalmente fuera propuesto por Juan de la Piedra y retomado por Basilio Villarino luego de que el primero fuese separado de su comisión en la costa patagónica (Gorla, 1983). Al respecto, es interesante mencionar la observación que hiciera en su diario el coronel Luis Jorge Fontana ([1886] 1999) referida a la particular abundancia y calidad de las pasturas en la península. Esta condición será aprovechada por las poblaciones indígenas que circulaban por la misma, durante y luego de la destrucción del fuerte.

Figura 1. Localización del fuerte San José y el Puesto de la Fuente (península Valdés, provincia de Chubut).

  • 9 Aspecto que también será destacado por Fontana en su reconocimiento de la actual provincia de Chubu (...)
  • 10 Fundação Biblioteca Nacional, MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar (...)

13Así, sobre la base del descubrimiento de nuevos recursos y posibilidades la funcionalidad del fuerte San José se fue definiendo en la práctica (Buscaglia y Bianchi Villelli, s/f). En 1783 el teniente de infantería don José de Salazar señalaba en su diario las bondades que presentaba el puerto donde se hallaba instalado el fuerte en su condición de escala para las embarcaciones que seguían su paso hacia el sur9, su potencial en cuanto a la pesca de cetáceos —en un mes se arponearon 50 ballenas—, la excelente calidad de las salinas, la disponibilidad de agua dulce en abundancia incluso para realizar cultivos —mencionando la existencia de una “huertecilla” en el área de los manantiales10.

  • 11 En 1782 el piloto Basilio Villarino describe la importancia estratégica del puerto San José “por la (...)

14Más allá de una funcionalidad originalmente defensiva11 (Bianchi Villelli, 2011, 2013), el fuerte San José se fue transformando con el correr del tiempo en un enclave económico cuyas funciones a lo largo de sus 31 de años de funcionamiento gravitaron en torno a proyectos no del todo bien implementados de explotación pesquera y ballenera, y en menor medida lobera (Martínez de Gorla, 2004). Mayor éxito y sistematicidad tuvo la explotación salinera así como la ganadera (Gorla, 1983).

  • 12 Los comandantes del fuerte San José entre 1779 y 1789 fueron: Juan de la Piedra, Francisco Viedma, (...)
  • 13 Al respecto y contradiciendo parcialmente la representación del funcionamiento del fuerte en la doc (...)

15Los asentamientos coloniales de península Valdés fueron gobernados por distintos comandantes a lo largo de su historia de ocupación, sucediéndose aproximadamente catorce solamente en el período que nos atañe12. La población de ambos asentamientos habría sido predominantemente masculina13 y variable en su número, aproximadamente entre 9 y 150 personas, todas ellas personal militar, funcionarios, capellanes, peones, presidiarios y ocasionalmente marinos. El fuerte San José dependió administrativa y económicamente del fuerte Nuestra Señora del Carmen, lo que en muchas ocasiones lo situó en una posición de extrema vulnerabilidad, particularmente por los períodos frecuentes de desabastecimiento que debió afrontar.

  • 14 AGN, Sala X, 2-3-5 “A. Aragón al Comandante del fuerte del Carmen, 5 de septiembre de 1810”.
  • 15 A pesar de no haberse hallado aún información histórica sobre la parcialidad o parcialidades étnica (...)
  • 16 Entraigas (1960 y 1968); De Paula (1984); Destéfani (1984); Dumrauf (1991 y 1992), Phillips (1962 e (...)
  • 17 En Buscaglia s/f se puede encontrar una discusión extensa sobre los antecedentes reunidos respecto (...)

16Si bien los asentamientos en península Valdés lograron sobrevivir a la Real Orden del 1° de agosto de 1783 en la que se disponía el abandono de los poblados patagónicos, 27 años después la Primera Junta de Gobierno dispuso el 10 de agosto de 1810 el traslado de la guarnición a Carmen de Patagones. Sin embargo, tres días antes de producirse el mismo —entre el 7 y 8 de agosto de ese año— tanto la fortificación sobre la costa como el asentamiento de la salina habrían sido atacados e incendiados por indígenas, produciéndose la muerte de 15 hombres, mientras que otros 19 fueron tomados cautivos. De estos últimos, cinco logaron huir y dar testimonio de lo sucedido en la península un mes más tarde, cuando llegaron al fuerte Nuestra Señora del Carmen (Entraigas, 1960 y 1968; De Paula, 1984; Destéfani, 1984; Dumrauf, 1992). En el documento original14 que se encuentra en el Archivo General de la Nación, los sobrevivientes no dan cuenta de las causas del ataque ni de la parcialidad étnica que lo encabezó15. Asimismo, todas las versiones posteriores16 sobre el hecho difieren en las causas de la agresión y otros detalles relacionados con la misma17.

  • 18 Si bien no alcanza el espacio aquí para desarrollar en extenso y reunir todos los relatos acerca de (...)

17Dada la diversidad de versiones18 y la ambigüedad que reina sobre las mismas respecto a las causas que motivaron el abrupto final del fuerte, así como la escasa información histórica de primera mano obtenida hasta el momento, considero que el “malón” es un hecho que necesita ser corroborado, en lugar de asumido, a partir de la integración de una mayor cantidad de líneas independientes de evidencia y una perspectiva diacrónica que permita evaluar la dinámica interétnica a lo largo del tiempo y el espacio para comprender las causas del ataque. Ello requiere de una discusión crítica y de una profundización en el análisis de las fuentes primarias y secundarias, así como la complementación de evidencia arqueológica recuperada a lo largo de las investigaciones.

3. El carácter fundacional del fuerte San José

18El carácter fundacional y la inestabilidad son condiciones que se encuentran estrechamente vinculadas, sobre todo en contextos alejados de los centros de poder como fue el caso del fuerte San José. Considero que ambos aspectos juegan un rol central en el proceso de estructuración social (Giddens, 1995) y, sobre todo, en el carácter que pueden adoptar las relaciones sociales entre los diferentes actores que integran o se vinculan a una empresa de poblamiento, en nuestro caso la población hispano-criolla y la indígena.

19Por un lado, nos encontramos ante una sociedad que comienza a re-estructurarse desde cero, que carece de profundidad o de arraigo histórico de ciertos principios organizacionales y de referentes institucionales sólidos. Por lo tanto, en un contexto fundacional es esperable que para el arraigo de tales principios y el fomento de prácticas acorde a los mismos en el seno de la sociedad sea preciso el desarrollo, la reproducción y el reforzamiento de ciertos mecanismos que sirvan de marco de legitimación del poder y, por ende, de los intereses de la empresa de poblamiento.

20Por otro lado, existen toda una serie de dificultades inherentes a los contextos de colonización iniciales que comprenden desde la adaptación a un nuevo entorno social y natural, hasta el aislamiento, los problemas de abastecimiento, la ruptura real o imaginaria con los referentes metropolitanos, entre otras cosas. Dadas estas condiciones, el conflicto —interno y externo— siempre es una posibilidad latente y compleja a resolver en caso de manifestarse, debido a la ausencia de autoridades inmediatas a las cuales recurrir, la incomunicación, el reducido número de tropa, entre otros aspectos. Todos estos factores se conjugan para imprimirles a las colonias en sus fases iniciales, un alto componente de inestabilidad e incertidumbre.

3.1 Las condiciones que hicieron del fuerte San José un contexto vulnerable

21El fuerte San José se encontraba en una situación de fuerte aislamiento geográfico y social, debido a su emplazamiento en la península y distanciado no solo de la capital virreinal sino también de las poblaciones de Nuestra Señora del Carmen y Floridablanca. La comunicación más rápida y factible era a través de la vía marítima, no solo porque el conocimiento del interior de la Patagonia no se encontraba muy desarrollado, sino también por el peligro de un eventual enfrentamiento con poblaciones indígenas.

  • 19 Un ejemplo emblemático de esta situación fue el motín que tuvo que afrontar Antonio Viedma como con (...)

22En el caso del fuerte San José el análisis de la documentación histórica ha permitido establecer que los principales referentes del poder en el fuerte, es decir los comandantes, carecieron de una capacidad de mando realmente efectiva en la práctica. Ello se vio agravado por el sistema anual de relevos que no posibilitaba el afianzamiento de la autoridad19, la escasez de tropa —sobre todo experimentada— y la falta de referentes materiales de poder (Foucault, 2001 [1976]), expresados por ejemplo en la arquitectura y la organización del espacio, como se mostrará más adelante.

  • 20 Por ejemplo se registra la queja por la recepción de tocino y grasa podridos (AGN, Sala IX, Legajo (...)
  • 21 AGN, Sala IX, l6-3-9 “J. A. Martínez a F. Viedma, Puesto del Puesto de San José, 14 de marzo de 178 (...)

23De manera similar a muchos emprendimientos coloniales, el fuerte San José no estuvo libre de contratiempos a lo largo de toda su historia ocupacional. El fantasma del desabastecimiento fue en efecto una realidad que signó en ocasiones la vida del fuerte20. A ello se sumaba, dadas las pésimas condiciones habitacionales, el deterioro de los alimentos almacenados a causa de las condiciones climáticas y las ratas, como se refiere a continuación: “Este almacén está muy inundado de ratas pues es el primero que se hizo, y se comen todas las harinas y minestras, y cuanto en él se mete […]” 21.

24Frente a la irregularidad en el abastecimiento y el mantenimiento de las provisiones, la alternativa fue la complementariedad económica mediante el aprovechamiento de los recursos locales. En ello los indígenas podrían haber jugado un rol fundamental, no solo en el suministro de información sobre los mismos sino mediante el intercambio y el abastecimiento directo, tal como se buscó fomentar desde las políticas borbónicas como veremos más adelante. Sin embargo, esta no parece haber sido la norma en el caso de San José, a diferencia de las colonias de Nuestra Señora del Carmen y Floridablanca (Gorla, 1983; Nacuzzi, 2002, 2005; Luiz, 2006a y b; Buscaglia, 2011a y b, 2012, entre otros).

  • 22 Archivo General de Indias (en adelante AGI), Legajo 326, folios 601-798, carta n° 210 “J. J. Vértiz (...)

25Las enfermedades y las muertes son otro gran flagelo que ha caracterizado la historia de los asentamientos coloniales, sobre todo durante su primera etapa de funcionamiento. La insalubridad de la población, y máxime si esta tiene consecuencias mortales ha sido una de las principales causas para el desarrollo de conflictos e inestabilidad. De manera similar al caso de Floridablanca, el azote del escorbuto puso en peligro la continuidad de la empresa de poblamiento en península Valdés durante sus momentos iniciales, ocasionando la muerte de 28 personas (Viedma, 1969 [1784])22.

  • 23 AGN, Sala IX, 16-3-9 “ A Juan Antonio Martínez, fuerte el Carmen Río negro, 2 de mayo de 1782”; 16- (...)

26Otro factor que puede contribuir al desarrollo de condiciones de inestabilidad en los contextos fundacionales se relaciona con la precariedad de los espacios de habitación destinados al alojamiento de la población. En general estos espacios eran poco adecuados para hacer frente a las inclemencias climáticas, de carácter reducido y compartido por varios individuos o grupos familiares no necesariamente emparentados. En el caso del fuerte San José esta fue una situación que prevaleció a lo largo de todo su lapso de ocupación, ya que al menos hasta 1800 se continúan registrando en la documentación histórica pedidos de materiales y albañiles para superar las condiciones de precariedad23. El fuerte, si es que puede denominárselo como tal, habría estado conformado mayormente por tiendas de palos y cueros y en menor medida estructuras de adobe con techos de paja. Es importante señalar que las intervenciones arqueológicas han permitido corroborar, por lo menos hasta el momento, la precariedad del establecimiento, donde a pesar de los 31 años de ocupación, existe una baja obstrusividad y escasas evidencias de restos asociados a edificaciones más duraderas —i.e. restos de adobes, tapia, tejas, ladrillos— (Bianchi Villelli et al., 2013; Buscaglia y Bianchi Villelli, 2012; Buscaglia, et al. 2012) (Figura 2).

Figura 2. a) Vista del emplazamiento del fuerte San José, b) excavaciones arqueológicas y c) cerámica española recuperada durante las investigaciones (Fotos: Marcia Bianchi Villelli y Silvana Buscaglia).

27Tomadas en su conjunto, estas condiciones habrían hecho del fuerte San José un contexto extremadamente vulnerable e inestable. Ahora bien, si estas fueron algunas de las muchas condiciones que prevalecieron en el contexto de las colonias y fuertes patagónicos, entonces es válido preguntarse cómo incidieron las mismas en la estructuración de las relaciones interétnicas. Dada la vulnerabilidad del asentamiento, ¿se habría incentivado un trato pacífico con las poblaciones locales con el fin de contar con su ayuda y minimizar el riesgo de conflicto, como ocurrió en el caso de Floridablanca por ejemplo? ¿Habrían estado interesadas las mismas en un acercamiento al puesto colonial? o ¿representó la instalación del fuerte una intrusión a un territorio por lo menos valorado en función de la disponibilidad de ciertos recursos críticos?

4. La política del contacto en el virreinato del Río de la Plata

28Dadas las condiciones inherentes a los contextos fundacionales, las empresas colonizadoras no disponían de demasiadas alternativas entre las cuales elegir, situándose en los extremos la política ofensiva o la negociación con las poblaciones originarias. En el marco del proyecto de colonización española de la costa patagónica, esta última fue la alternativa elegida por varios motivos, que van desde los fundamentos ideológicos del plan hasta razones de índole más pragmática, aunque con distintos matices en la práctica. Sin embargo, el contexto que nos atañe fue un contexto de claro predominio y superioridad de las poblaciones indígenas por sobre los colonizadores.

29La política colonial del siglo XVIII en relación a las poblaciones indígenas de Pampa y Patagonia se distingue claramente de la de siglos precedentes y siguientes como consecuencia de los cambios introducidos por las reformas borbónicas. Recordemos que una de las prioridades de las mismas fue la reorganización territorial y administrativa de las posesiones de la Corona en el Atlántico Sur (Lynch, 1992; Sarrailh, 1992). En este contexto era insoslayable una política en relación a los indígenas que habitaban en la periferia de los centros de poder, sobre todo aquella que se extendía hacia la frontera sur de la capital del virreinato.

  • 24 Ambas autoras han centrado sus investigaciones fundamentalmente en el análisis de la dinámica inter (...)

30Los estudios de Lidia Nacuzzi (2005) y María Teresa Luiz (2006a) sobre la dinámica interétnica en el contexto de la Patagonia de fines del siglo XVIII constituyen los análisis más completos realizados hasta la fecha sobre esta problemática en el marco de la historia y la etnohistoria24. De acuerdo con Luiz (2006a), dos fueron los factores que marcaron el carácter particular a las relaciones interétnicas en el marco de las políticas borbónicas. El primero estará relacionado con las características propias de las sociedades indígenas que habitaban los confines meridionales del imperio y su relación con la sociedad virreinal, por cuanto la estructura misma de estas sociedades —en su mayor parte cazadores-recolectores semi-nómades y dispersos, con excepción de los mapuches— dificultará su reducción.

31El segundo factor estará dado por la inestabilidad de las fundaciones hispanas situadas en áreas periféricas a los centros de poder, donde la posibilidad de una relación hostil con las poblaciones locales no representaba una alternativa posible, como fue desarrollado más arriba. Ello determinará que las relaciones de poder entre los agentes coloniales y los indígenas se estructuren de una manera específica y diferente en comparación a otras áreas bajo el dominio hispánico. Si bien esta fue una premisa de partida, con excepción del caso de Floridablanca, las relaciones entre las poblaciones indígenas y los establecimientos se volvieron hostiles y violentas en reiteradas ocasiones, como lo ejemplificaremos para el caso del fuerte San José durante su primera década de funcionamiento.

4.1 Las relaciones interétnicas en el marco de las políticas borbónicas e indígenas

32Así, desde el principio se procuró que el contacto inicial con las poblaciones locales se realizara en forma pacífica, privilegiando un trato benevolente y tolerante hacia los indígenas, aun en caso de presentarse hostilidades. El Oficio del 3 de noviembre de 1778 del Virrey Vértiz muestra claramente esta política en el marco de las instrucciones dadas para la fundación de los establecimientos patagónicos:

  • 25 Vértiz, J. J. [1778] 1938. Oficio del Virrey Vértiz del 3 de noviembre de 1778.

Si al arribo a la costa, o Bahías referidas se presentaren algunos Indios, se les tratará con el mayor cariño y persuadirá dejen a distancia larga las Armas, agasajándolos con las bujerías, y que lleva para este fin; esmerándose mucho en acariciar las criaturas en presencia y ausencia de sus Padres, y prohibiendo absolutamente bajo graves penas, no sólo el daño que se les hiciere, y que habrá de castigarse a su vista, sino también el que con pretexto alguno traten con los Indios otras gentes que los Eclesiásticos o sujetos, que determinadamente destine, y los que pondrán todo su cuidado en persuadirles a la paz, y en hacerles entender que la intención de poblar allí es de enseñarles a conocer a Dios y su Santa Ley para que se salven, y que también el tener amistad con ellos, y no para hacerles mal, ni quitarles sus haciendas procurando por todos los suaves y buenos medios posibles, que el establecimiento se haga con su paz y consentimiento; pero si no obstante todo este buen trato que se encarga, se obstinaren en contradecirlo, no por esto ha de suspenderse, y aun podrá llegar el caso de ser necesario ahuyentarlos, y también de que el rigor los contenga siempre, que poniendo estorbos a la pronta práctica de la intención de S. M. precisen a estos procedimientos en que ha de obrarse con el mejor pulso y consideración […].25

  • 26 Vértiz a Gálvez, Montevideo 22 de febrero de 1783, AGI, Buenos Aires, 326.

33Sin embargo, es necesario destacar que Vértiz era ambivalente en cuanto a la relación con los indígenas. Si bien, posiblemente acatando órdenes reales, impulsó una política de tolerancia, al mismo tiempo los consideró como un peligro que debía combatirse, como se refleja en la memoria escrita al término de su mandato26.

34La política borbónica del contacto tuvo dos objetivos fundamentales (Weber, 1998; Operé, 2001; Quijada, 2002). En primer lugar, poner freno a los malones que las poblaciones indígenas efectuaban sobre los establecimientos coloniales y criollos, mediante la fijación de fronteras, tema ampliamente tratado en la literatura histórica, etnohistórica y arqueológica (ver por ejemplo Mandrini, 1993, 1997; Zusman, 1999; Mayo, 2000; Operé, 2001; Quijada, 2002; Bagaloni, 2006, Luiz, 2006a y b; Pedrotta y Bagaloni. 2006, entre muchos otros). En segundo lugar, asegurarse su buena voluntad y lealtad. En ello pesaba por un lado el temor de que se convirtieran en aliados de otras potencias extranjeras, siendo una de las preocupaciones de España en este período el avance británico y portugués sobre sus posesiones en el sur del continente americano. Por otro lado, fue importante el mantenimiento de lazos comerciales y de intercambio con los grupos locales con el fin de asegurar la continuidad de la empresa de poblamiento. Recordemos que las comunidades indígenas fueron las mayores proveedoras principalmente de ganado vacuno y equino para los establecimientos de Pampa y Patagonia —lo cual retroalimentaba el sistema de malones—, a los que se sumaban otras clases de alimentos y bienes (Gorla, 1983; Mandrini, 1987; Palermo, 1989; Operé, 2001; Nacuzzi, 2005; Luiz, 2006a, entre otros). Como se mostrará en este trabajo, en el caso del fuerte San José ninguno de los dos objetivos mencionados al principio de este párrafo fue alcanzado, al menos en la primera década de funcionamiento del asentamiento.

  • 27 Los intentos de evangelización a lo largo del siglo XVIII tuvieron un carácter más sistemático fuer (...)

35Con respecto a la evangelización de las poblaciones locales, si bien hubo un intento inicial para la fundación de misiones en la costa patagónica en la primera mitad del siglo XVIII con la expedición de los jesuitas Cardiel, Quiroga y Strobel (Lozano, 1972 [1745]), más tarde esta perderá peso quizás como consecuencia de la expulsión de la orden y el carácter más secular de las políticas borbónicas27. El perfil evangelizador de la empresa colonizadora fue variable entre los distintos establecimientos. En los casos de Floridablanca y el fuerte San José, es un tema que prácticamente no aparece mencionado en la documentación histórica, a diferencia por ejemplo del fuerte Nuestra Señora del Carmen. Lo cual muestra una vez más el carácter variable del contacto en función de la particularidad de los escenarios, protagonistas y estrategias.

4.1.1. El contacto como negociación

36La interacción entre la sociedad hispano-criolla e indígena en el contexto de la Patagonia de fines del siglo XVIII fue un proceso complejo, tanto a nivel sincrónico como diacrónico. En términos generales se caracterizó por relaciones pacíficas, pero en el marco de un delicado equilibrio que a veces solía romperse con facilidad. En este contexto la negociación y la ambivalencia en las relaciones interétnicas habrían sido el denominador común, y para su comprensión se hace imperativo atender a las condiciones particulares de los contextos en los que tuvo lugar la interacción, como lo desarrollamos a continuación.

  • 28 Al respecto, es importante señalar el carácter fluctuante de las relaciones entre distintas comunid (...)
  • 29 Los ejemplos más destacados de los mismos son las capitulaciones y tratados de 1742, 1770, 1782, 17 (...)

37Durante el período virreinal fueron moneda corriente los pactos y las alianzas que garantizaban la paz y la ayuda mutua —en caso por ejemplo de enfrentamientos con otras parcialidades enemigas28—, y donde se jugaban condiciones e intereses específicos de ambas partes (Briones y Carrasco, 2000; Quijada, 2002; Nacuzzi, 2002 y 2005, entre otros)29. Característico de este momento será también el afianzamiento de lazos comerciales entre las comunidades hispano-criollas y las indígenas de Pampa y Patagonia —tanto andina como extraandina—, quienes estaban incorporadas ya a los circuitos comerciales de la colonia, tal como lo refleja Marta Bechis en su prólogo a “Identidades Impuestas…” de Lidia Nacuzzi:

La fundación de Carmen de Patagones en 1779 llegaba en un buen momento para los indígenas nordpatagónicos. Con esa fundación se completaba el cuadrante Buenos Aires, Concepción, Valparaíso, Carmen de Patagones que rodeó el área auraco-pampeana. Una nueva boca de comercio se abría. Para los tehuelches del sur, los establecimientos de la costa patagónica, significaban una novedad. Para los tehuelches del norte, que pertenecían a la sub-área del sur de las llanuras, fue una nueva y más cercana oportunidad […] (Bechis en Nacuzzi, 2005, p.13).

  • 30 AGN, Sala IX, 16.3.2 “Carta de F. Viedma a J. J. Vértiz, fuerte Nuestra Señora del Carmen, 4 de jun (...)

38En cuanto a los tehuelches que dominaban el territorio de San Julián (provincia de Santa Cruz) por ejemplo, disponemos de referencias históricas acerca de movimientos estacionales realizados hacia el norte con el fin de intercambiar con otras comunidades indígenas y con los establecimientos Nuestra Señora del Carmen y San José30. Es importante destacar aquí que fue variable la forma en que se estructuraron las relaciones interétnicas entre un mismo grupo indígena y cada uno de los asentamientos que formaron parte del proyecto de poblamiento de la costa patagónica. A diferencia del caso de Floridablanca, la relación de los tehuelches de San Julián con los otros dos poblados no se describe como pacífica (Buscaglia, 2011a y b, 2012 y s/f).

  • 31 AGN, Sala XIII, 34.10.5, 1780-1783, documentos varios.
  • 32 Cabe agregar que para momentos posteriores sí se han registrado bienes y víveres para agasajar a in (...)

39El sistema de dádivas implementado por el gobierno colonial para asegurarse la lealtad y colaboración de los indígenas, principalmente de sus caciques, también contribuirá a reforzar los lazos de interdependencia y complementariedad (Luiz, 2006a y b; Quijada, 2002). Ello ha sido constatado tanto en el caso del fuerte Nuestra Señora del Carmen como en Floridablanca, donde esta política fue muy clara en función del suministro de raciones mensuales a los indígenas, en las que se incluían víveres y en menor medida artículos de uso personal31. Una vez más el fuerte San José representa la excepción, ya que en toda la documentación histórica correspondiente a la década analizada no se registraron listas de esta naturaleza ni una esfera formal e institucionalizada de agasajo e intercambio32. Ello podría ser resultado del carácter subalterno del fuerte San José y haber afectado del algún modo las relaciones con los indígenas, teniendo en cuenta la importancia de la materialidad en la estructuración de las relaciones interétnicas.

40No podemos desconocer que a pesar de las conocidas consecuencias negativas de estos procesos a largo plazo —la creciente dependencia con respecto a los productos de origen europeo y el impacto sobre los sistemas socioculturales autóctonos—, las comunidades indígenas supieron aprovechar las ventajas que les representaba en términos políticos, económicos y sociales la negociación con la fracción hispano-criolla. De acuerdo a Quijada:

[…] las dádivas o raciones aportadas periódicamente por la sociedad hispano-criolla a los indígenas […] se convirtieron en un engranaje importante del sistema sociopolítico de estos últimos, no sólo porque aportaban productos que ellos consideraban crecientemente necesarios —tanto material como simbólicamente (bienes de prestigio)— sino sobre todo porque constituían una parte significativa de las redes de reciprocidad que mantenían las formas de sociabilidad y autoridad indígenas, tanto intra como intertribales (Quijada, 2002, p.118-119).

41Por otro lado, como ya mencioné, en el caso de los establecimientos patagónicos la necesidad de mantener una interacción estable y pacífica con las poblaciones locales fue un factor decisivo en la continuidad de los mismos, debido al escaso apoyo que recibían desde la administración virreinal. En este sentido la memoria escrita por Francisco Viedma expone con claridad esta política, aunque curiosamente deja afuera al fuerte San José:

Los indios salvajes nos sostuvieron y fomentaron en aquel puerto [se refiere a San Julián], socorriendo a los infelices pobladores con la carne de guanaco, sin cuyo auxilio hubieran perecido, y en el Río Negro con las liebres, caballos y mucho ganado vacuno […] (Viedma, 1969 [1784]).

42Por lo tanto, las políticas pacíficas y de negociación con las poblaciones en el contexto particular de Patagonia a fines del siglo XVIII fueron un factor que seguramente contribuyó de gran manera a disminuir la incertidumbre y los riesgos inherentes al carácter fundacional de los establecimientos coloniales, sobre todo en sus fases iniciales. Ahora bien, teniendo en cuenta estas condiciones y antecedentes me pregunto cómo se estructuraron en la práctica las relaciones interétnicas en el contexto del fuerte San José.

5. Las relaciones interétnicas en península Valdés

43En este apartado me abocaré a describir y discutir, en función de las condiciones, los antecedentes y los interrogantes cómo fueron las relaciones interétnicas en el escenario de península Valdés a fines del siglo XVIII. En este escenario inicial dominado por poblaciones indígenas, es válido interrogarse si las mismas aprovecharon de manera estratégica la vulnerabilidad del fuerte en función de sus propios intereses o bien se relacionaron como lo hicieron con los otros dos asentamientos. En base a ello, también habría que preguntarse ¿cómo se inserta la fundación del fuerte San José y el Puesto de la Fuente en el control que las poblaciones indígenas tenían sobre la península y sus recursos? Al respecto, no debemos olvidar la presencia de dos grandes salinas, que probablemente fueran aprovechadas desde tiempos inmemoriales por los grupos indígenas patagónicos para el autoabastecimiento y el intercambio. La instalación del Puesto de la Fuente en los márgenes de la Salina Grande ¿pudo generar un conflicto de intereses por la explotación de la misma? Dada la situación de precariedad que habría signado al fuerte a lo largo de su existencia ¿tenía recursos para ofrecer en el marco de las prácticas de negociación e intercambio con las poblaciones indígenas?

  • 33 Estos 19 legajos integran un total de 91 y cerca de 11.768 folios relevados hasta la fecha en el ma (...)

44Para desarrollar este abordaje me centraré en los primeros 10 años de funcionamiento de los establecimientos sobre la base del análisis de fuentes primarias tanto éditas como inéditas. Con respecto de estas últimas, el corpus más importante procede del Archivo General de la Nación —en adelante AGN—, del cual se analizaron para este trabajo 19 legajos correspondientes a la Sala IX para el período considerado: 16-2-9, 16-3-2 al 16-3-12, 16-4-2 al 16-4-7, Sala X, legajo 16-5-10, Sala VII, Legajo 193 y Sala XIII, Legajos 34-10-5, 26-6-6, 31-1-5.33 Asimismo, se estudiaron documentos inéditos procedentes de las los repositorios del Archivo General de Indias —en adelante AGI— (Sevilla), el Archivo Histórico de Madrid —en adelante AH— y de la Fundação Biblioteca Nacional de Río de Janeiro, Brasil —en adelante FBN.

45El conocimiento generado a lo largo de estos años en torno a la Nueva Colonia y fuerte de Floridablanca (Senatore, 2002, 2005, 2007; Senatore, et al. 2007 y 2008; Bianchi Villelli, 2007a y b, 2009; Marschoff, 2007 y 2010; Buscaglia, 2008, 2011a y b, 2012; Buscaglia y Nuviala, 2007; Buscaglia et al., 2008, Nuviala, 2008; Bosoni, 2010; entre otros) como sobre el fuerte Nuestra Señora del Carmen (Entraigas, 1960; Gorla, 1983 y 1984; Nacuzzi, 1999, 2002 y 2005; Irurtia, 2002; Luiz, 2006a y b; Davies, 2009; Enrique, 2011, 2012; Casanueva, 2011, 2013; Casanueva y Murgo, 2009, entre otros), ha permitido obtener una imagen muy completa del funcionamiento y las características de estos dos asentamientos a lo largo del tiempo. Al abordar el corpus documental disponible para el fuerte San José y el Puesto de la Fuente uno de los primeros aspectos que llamaron mi atención fue la ausencia de referencias sobre el contacto con indígenas durante los primeros años del asentamiento, a diferencia del fuerte Nuestra Señora del Carmen y Floridablanca. Al menos en la documentación relevada en el AGN, el registro para las relaciones interétnicas recién comienza en el año 1787 extendiéndose hasta 1789, siendo prácticamente nulo para los años anteriores, cuyas razones y significado trataré de desentrañar a continuación.

5.1. Península Valdés: el desierto imaginado

46A diferencia por ejemplo del fuerte Nuestra Señora del Carmen y Floridablanca, que se establecieron en territorios y en momentos con presencia efectiva de poblaciones indígenas, entablando el contacto con las mismas desde el inicio del proceso poblador, en el caso del fuerte San José el panorama étnico inicial en la península y territorios aledaños nunca fue objeto de tratamiento en las fuentes históricas directas. No será hasta 1786/1787 que las fuentes primarias analizadas darán cuenta, y de forma casi abrupta, de relaciones hostiles entre indígenas y la población española en la península. Sin embargo, es Antonio Viedma, quien en su Descripción de la costa meridional…en base a la información suministrada por los tehuelches de San Julián, aporta el único dato respecto al conocimiento y dominio indígena del área del golfo San José, como se transcribe a continuación:

El golfo san José está al sur del cabo de Matas […]. Dijeron los indios que el golfo entra al O. hasta las inmediaciones de la Cordillera, y que allí desaguan algunos manantiales de ella. Que por aquella parte es intransitable también a la otra banda: que allí se halla mucha leña de espinillo marchando del N. al S. por donde dichos indios tienen abiertas veredas para transitar, de modo que, si se separan de ellas quedan perdidos. La costa S. del golfo, dicen, es más estéril que la del N.; y en cuanto a caza y pesca hay las mismas que los anteriores. Los caciques que dominan este suelo son dos hermanos llamados, el uno Chaiguas y el otro Enis (Viedma, 1972b [1783], p.940-941).

47Sin embargo, no he encontrado ningún otro documento que avale o refute la información suministrada por el superintendente de Floridablanca. En contraste a esta colonia y el fuerte Nuestra Señora del Carmen, los primeros años del proyecto colonizador en península están caracterizados por la omisión o la vaguedad de referencias respecto tanto a contactos directos como indirectos con poblaciones indígenas.

48Una de las primeras referencias de carácter indirecto que podría estar dando cuenta de la presencia de poblaciones indígenas en la península al momento del inicio del proceso poblador procede del Diario de Juan de la Piedra. En el mismo, De la Piedra señala que a una semana de haber ingresado al golfo de San José:

  • 34 Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, Legajo 2.316 “Diario de la expedición del mando del Co (...)

Habiendo hecho fuego para llamar a los de la comitiva que se habían separado observaron otro fuego que como a distancia de una legua de allí, apagaron el suyo y se ocultó el otro, volviendo a encender y el otro se dejó ver […].34

  • 35 Este dato es ampliado en el diario de Villarino de 1779, donde se consigna la deserción de 11 indiv (...)

49Más adelante en el diario, luego de que Villarino descubriera los manantiales de agua dulce y en referencia a un aviso de Francisco Viedma respecto de la deserción de nueve presidiarios35 consigna:

  • 36 Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, Legajo 2.316 “Diario de la expedición del mando del Co (...)

[…] decíame entre otras que estaban expuestos a ser víctimas todos los que habían quedado allí recelosos de que ya los desertores se habían incorporado con los indios y venían sobre ellos; estaba yo embarcado en el Bergantín para seguir mi Tur a la Bahía, pero al instante me dirigí al campamento y llegué a las tres de la tarde, encontrelos sobrecogidos haciendo una empalizada para recogerse dentro […]. 36

  • 37 AGN, Sala VII, Biblioteca Nacional, Legajo 193, “Diario de Basilio Villarino Bermúdez…”.

50Esta es una situación que contrasta notablemente con los casos del fuerte Nuestra Señora del Carmen y Floridablanca, donde el contacto fue casi inmediato tanto en las fases exploratorias de la empresa de poblamiento como al arribo de los contingentes pobladores. De hecho, en el caso de Floridablanca, la elección del lugar de emplazamiento del poblado dependió de la información suministrada por los indígenas locales (Viedma, 1972a [1783]). Cabe señalar que tanto en el caso del área seleccionada para la instalación del fuerte San José como en el área de los manantiales, De la Piedra no da cuenta de indicadores materiales —ni antiguos ni recientes— relacionados con indígenas —i.e. restos de artefactos líticos, fogones, huesos, huellas, etc.—, a pesar de su conocimiento respecto de los mismos. Esta misma observación se repite en el diario de Villarino (1779) en el que refiere: “Hicimos algunas mudanzas de lugar, para establecernos con más ventajas junto al puerto. En éste no encontramos vestigios de gente ni de indios […]”37. Incluso Villarino para 1782 en un informe elevado a Francisco Viedma expone: “allí pueden tenerse 2.tnotecall" id="bodyftn37" href="#ftn37">37. Incluso Villarin3textebo e dampa y Patagoni los 7">37. I84]).

pa y Paadoa ocon do cono son dosref="#felantoben (iedma exp 2 227erte Sanllasmoca hay ra los m p.94irse, cialesindícociaEn esvoero also, Carmepiloocfrom2n2" id="tocto2n2">4.aranumber">45El conocimiento generado a lo largo de estos a51tir, en fuel Carmel Carmen, enas chivoi hae int relaciones interé" hrenámica inter nte las investiador procede del érientes— r delnico ydyftn35xcepción de los mapuch="footn1779)entamienterte San Ho enabanpaz ydesaguaas, entabfuentes ptab(7420+90 - 250+6 la base14C AP),) en el ausencide nuo de Juaomo anico y portugen los io la vdetrio de Juaomo s, se lde cier estab habesrefudterétni las relacionesara elnibilidad d año 17inicio del proceso pobldisponible para el fu enta dcon indígesco fu Carmn3textios, protagmo lo desarrolrenámicacorpute las invesen y

in iueron saciones indngenas o de 35xc" hreo)entamientap Jos

loni AGIel contep.940te San dma,cad de cca. A dieron hostiles y violentas autóá a n factor ref="#ftn24"indicadef="#ftn>enu que a dondeoe llamaron mi atención,de sus propiosciación con , de

Icser /ul> doernnexe/stica/1383/stg-3-779ll580.png"os l="connSeiar/bloc="sidenotes"> IcseAccessr /uls l="nofentew"idenotesconnZoom"l> doernnexe/stica/1383/stg-3-779ll580.png">Alacionr doernnexe/stica/1383/stg-3.png">Ouraque g(png, 3,0M <
  • 31 2950Esta es una situación que contrasta notablemengociaciS etnohistode Saab habeso a la rel y er ytigio)— con las poude Juaocon lbfuentes ptó por amente las inveoien e usontingents durante loma? Daen forma pacítexto de ..)
  • e en En lca y diferente eia dexesul goa>. m para ración laciones interéd añcticamente no aecto colonizador en penínsutagmo los y enara por ys (Viedma, 1972a [1783]). Cabe señalaEn ellos, debccazndígenasmplo de esta céxiforma pacíingentes pobladores. De hechel lución d de olítidel poblado depeociones erizados pEn el mismo, Dtivos mencionados al principio de alsoJulián]te cen , de rtiz¿Pir latablet el 2012 y sa por ejdel asentamiento, a diferen?z¿Será ha r delontactosilidb del eo)cto con de tole que careludva de poblador, en el cohubieran pereonados al ?ó u en prquoteos menci¿latablonsión searicon otnotevos. documibilidad s pte la gociaciy anicootnoel 2tsajen y ?z¿Lal momento dlos indíss="texte">80. Incluso Villarino para 1782 ennes e interes ="n3pecítn37es, d deicóia dpoco poblablecimie la materialidad estopóGIonesara ea gocia 4.1.1. El contacto como negociación2>

    nicio del proceso pobladtna de les vás="paranumber">46A diferencia por ejemplo del fuerte Nuestra Se5 integraHsagua las rh m pacon o, éditas como in es oristórnto iniciam que las fuentes pri,otrasrvarrmaydsi denoa del golfo San Jor, en el nicio del proceso poblado"texte">8ta, y Estaesaguaqn Nacuzs po in episof="#f Dada lanzadoirrumpentexto des vád="body y la enas ch intl gohosoen de la ea durante locales fuento reentamienterte San padoontes yrapoyaranumber">48Una de las primeras referencias de carácter i54ociaciS etnos como in es iedma, 1972a uente uno drelaciones ipir latabni n farnspaomerciales en se sepción.enu queiiolqu espensión se hun facipndíge la administrretroalfesociocules part" idtnicas entre un mismo grupo indígena y cada uno de los asentamin su Descriranumber">48Una de las primeras referencias de carácter i55tir, en fu el pregun="#damied herm sealonerritordoreninisytigi>…enia a un avisizars" hrestabl avos inso daspectos que llmuy clarea de l fueos piales,bpa y P Esta San Jos base s algun4-2 aria es de Espara estables la negla materialidad e los primerosdiv> te u años atnicas piales, Duenmoaqn NacSan Jul"texte">Los indios salvajes nos sostuvieron y fomentaron en aquP los prtecalls, sn mi ateRentiHs posibamin susubslas prácdole queeamarnas,stgup> cia pa y P ponies guardo cia ió Carar a m de las tote a la mentenlviendol avos tnoegostechosta patagentasocede del paomercamarnaque lls, DSficaftn35"> gryera enas chieces sallaedentdismore dirirencs> 34">34

    47Sin es">

    • 36 Archivo Históris destacados de los mismos son las capiil —en adelante FBN.

      , MS-508 (40) Doc.1164 href="#ftn36">(.ELozano, 1972 [Donerritordoreninisyt

    (.utamci tperecisas:De esuit los zanro son dosIef="#ftn37" 7">3aontextlíti: que allocede del, enastan>2,aEn ello del Ntoso pobpa y Pa un misllhrefo casíeos que stgupísime escenryentarlosnofica coha rpeatags queoío rnicasisstardel T uit:o son dos="#ftn35">35a un misuctuenim trataré l períor p atuempdecde hay un anirmci hres">37 las mn la décaddb dirti. Incluso Villarino para 1782 eno será tambi 39/blockquote>

    4

    (.Quiióel,ara ofrefue muy clNue Juni8 4

    44Para desarrollar este abordaje me centraré en57tir, en fulas relaciones inte las p="#ftn24"l cual se analizaron para estelos jesuitaso con in10te, teacesaguaeiario de Jemos olvid el contacto con las roceso pobladoe un proceso comoes primarias tanto dma, quieado"texte">87, exploratpregun="#damos ca de lonerritorModyftneenión sea que lcaa S. delácter más secular de l momento del roceso pobladoe uindic,n4-2 an inMr unliedrzque llsoldteniendoRegrupos localBen mis A200al.Pre o,sión se h10 ae lasón v> inuencir 10tentooa oeiario al i son dosddosref=ncauos, dembiéap el P ponnte a ne penínscon oe prec y ie. Característico de este momen4 carácter su4 4rno delción de la cotidadandoentre distial ierciaof la P Lodoo alérmino b on otro hombpuch="f en cuecentje13). gryóide 3). ma? Drrbjeto de ef=Eultó e e los prpa y P,cier estes indígenas elacion Pa un movifo Saían son destirmn3isstel C]te ceen y . Característico de este momen4tos inéditos4 4edentfrom2n2" id="tocto2n2">4.aranumber">45El conocimiento generado a lo largo de estos a5importanDción virlns exs id y colaboas, episof=" cotidadandoentrds aspectos qsol lar [iebres,s para ofrefu uno […] ,omo los y enpenínsddma,ch..)sd N. al Soti5efu juli8 Nuvcaso armino aspectos q el queaca hay para.andes salinas,ia disof la P tialesnoviemmunispan>87efiere:indígnos dos poblelos piferenyepiloocingentes, percon in1minPee lenerrin el su

    Los indios salvajes nos sostuvieron ss="sidenotes">

  • 36 Archivo Histór4co de Madrid, sección Estado, Legajo 2.2 “e F. Viedma a J. J. Vértiz, fuerte Nues-4-4 hrec a uMsstarll,gones que rode18alesnoviemmunispan>87

    . Incluso Villarino para 1782 e4 4 r4co blockquote>

    • 35 Este dato es am4liado en el diario de Villarino de 1779,abedo entes, percon insoloa parasddosqueacagnos volents y vitje1fu uno […] l xte"> 4

      Este dato es am4co de Madrid, sección Estado, Legajo 2.o de Basie NuesI4-4 E/spa dandoentrds uno […] ,ofe inneroispan>87 ass="texte">44Para desarrollar este abordaje me centraré en59tir, en fusepaiemmun. Incluso Villarino para 1782 e4

    4 4 tro deque fornte n y bnte me dirrelockqno aspectos q el gohos> nron laslarien adelantamio,o ts, si bien pra eprim un="#e a la editas. Con resabrífes eri establecimdonocaso d dosd otnenno,o . Incluso Villarino para 1782 e4 4 m4co r nate uunto cóspan>entatnic de la ea jada, 20cto con l/p> zones y s

    87efierelecer,, 16-4-2mde fu juniLos indios salvajes nos sostuvieron ss="sidenotes">

  • 36 Archivo Histór4pt" lang="pt">AGN, Sala VII, Biblioteca.o de Basie NuesI4-4.E/spP.lBenrite nelJ. I.n36">(.Quiióel,ara ofrefus de plotma eígnoamarnaqedra no 47

    3 Ga rnGómez cs (Vieda]).

    lsedmadon , de y 19a costertmniaconarminé: nos mta mioe llel fu d lfo, diced classl Esde modrMalsedmay soc alérmin< 19ang>ca yorIef="#fla ince cueeSl"#f D part"va de pcen, esloe dorento y domianadotrrdar el n par…]Ca, el pacíficCamo E 19ang>tn36">36P li…]Ca, el pacíficamiensuaanroa]Ca relz7yoa]P"#ftn35">3 tn37" cecon losos yra s="f ecia toldoe,nto materiaupos i8"> slacionesinño eis e a la nistro de dadomo aMul> C]). curinño ei lag"texten36">36Aentra al Oa
    tajuhooredier lemtatinuace v> te"bodyftn35, princil,erpteIlocalmon oents e aa, ropaoa]Ca, el pacífi,s queoaref="mmarnas,ol supecon oa señalaos nrdeIef="#f, etelanad1n unrgeotr classl Es,e dejindores en diíti:conarn otro fu hay,fla ince cuel> e disia a Carmeue forCa, el de dadoas sobdonocatro, vantajulcultfrefusla que laó por s dee/p> ponntamodfootnos deser id y srIef="#fla iían dad, ="footn y valolfo enCa relz7hryeronganadot el 20to el co dosddosa]).

    , de y 19autagmo lsupecn par…]Eoldten,que lls, DCa, el mmarnas,tr cyierciaenastoso necten,qv> curon Pagdoa oomercamarna,ase a ello, tambi3 Ga r,s indígeoíco)entae forlel fu d reteIsé ygris on EaEoldtenide cier estindoresagmoboas oestabchuceon Pi. Incluso Villarino para 1782 e4 un informe e47 4o a F (Emoscturaras con eica
      37a por ejd Lodoolerá ediacioaxtebo e dazars, el

      Los indios salvajes nos sostuvieron ss="sidenotes">

    • 36 Archivo Histór4importante señalar el carácter fluctu.o de Basie NuesI4-4.E/spP.lBenrite nelJ. I.n36">(.Quiióel,ara ofrefus de plotma eígnoamarnaqedra no
    4="num">29l necten pamoCarr,s ipo oeiario an35,co,o tlosos yme iedma,i…]s queoma [i. Incluso Villarino para 1782 e4nes e interes4="n48/blockquote>
    • 37 (...)sd Nuno [
    4

    44Para desarrollar este abordaje me centraré en6gociación cerciales y catro, de"gen 0to eibaminsepaiemmun span>87e puedelo XVII. Incluso Villarino para 1782 e4o será tambi4 49o r nat y hn ref="# eicagun="# dl dgun="#dampacífi ldel golfo Saroa al Opa y PayI arrse tc.—,erl mismo, DyaEoldtenila edel proyecto colonizador en penínsusstablecernouote>

      47Sin es">
        …enz ydro, pudistidaoa]lel fu d part" iloofue la ause Bergantsuperl Pan ineoma En bnoQueelosEn elloavez cs cenrinínsuo los, el unCogeumañoGua e patasde d srIef="#fco senúm se ignEn lcaos yma En bs EaEoldteniTonteco> ma? Bergaos yma En bs Generaref="#ftn24"aspectos qssobre eoGu0te,h> ,dma, 197de]Ca, el Gua e class="texte">47Sin es">
          ritll darefacia do Chablecer class="texte">47Sin es">
          • 36 Archivo Histór5es" lang="es">AGN,
              proydel golon de told llsoldteniyn4-2 an indspara ofrey territora del Los cacuo los, el una leic83], p.r el das auecen9, 16-3y/oeaesadon , zars, el pacíficCamo Eel lugar d Camacls sallerpaacor fonéacci o será nnformació,tes indíososizars, el Canínsussdistidho, en eliten papacíficHicimos algunas mu del(elecciárea 9079. S etnos como in esnsul"gen 0es indíndígesy lasrciahombpugenas y stra See enérminozars, el pacífic—Gu0te,h> ,da desidho, en ma, 197de]ca, el Gua e EstalPa un mis6-2-s dacóspan>enta una ref="#ftn24"nte nulo8,ó por a años deien hay ra los m

              • 36 Archivo Histór5pt" lang="pt">AGN, Sala XIII, 34.10.5, io de Basie NuesI4-4 E/spP.lBenrite nelJ. I.n36">(.Quiióel,ara ofrefus de plotma eígnoamarnaqedra no
              51"num">29 u0hredlián]lel fu d es ersuos,á nquar daalierciaenrrbj,ntatas y cua dulcels dPedreeiiolfusi dindíl yma En bs]ca). . Incluso Villarino para 1782 e5é representa51"n51/blockquote>
                5.1. Península Valdés: el desierto i6aginado3ra lla primerandspari entsbsurd l ap el > proy, zars, el pacíficCamo Es="paranumber">46A dif="sidenotes">
              • 37 (.QuiióelaaliMnte s.ia e Loreel, ra ofrefue muy clNu6 dieabismadie
              5

              5

              44Para desarrollar este abordaje me centraré en6co de Madrid, sección Estado, Legajo L dando cuenta ds, si bieuaomo a y cada uno de los asentane: “a8endo prápienasun of la Pa desidhoaue lrspadoredieddosmujón terialidad e y hn ref="# eicagun="sndo una olddindn , zars, el pacíficCamo E

            . Incluso Villarino para 1782 e5 carácter su5 5rno ddrid, sección Estado, Legajo 2ne: establecimro 17inre llsoldteniAlf00al.Pre o,sto eioIsa jal serey territori4"nte n hermano.o de Madrid, sección Estado, Legajo 2o de Madrid, sección Estado, Legajo aber ida por el 12 y sp ycisaen Puesn37"72adamsbiéap el nto aosmujón ,ntafu hay,fl ierciaof la Pa agniaadelfo,iemmus orisutactoss, si bien huna olddindn ño 17os r enp eica aue aosmujón ,ntote a la esnso de Madrid, sección Estado, Legajo ompree refieredores son dosos, el unChaclalo i
          . Incluso Villarino para 1782 e5tos inéditos5 53no ddrid, sección Estado, Legajo 2ygones epriueérnnara por será ers EaEoldteniA200al.Pre o2ne: establecimronide ci 17oh nas
        . Incluso Villarino para 1782 e5 5 =5co ddrid, sección Estado, Legajo el lusl Enistindoresagentamienteoribo d patagdesentis: 1) son dosos, el unrquotna See en3], po 2) son dosos jal strquotnaales3], p establecimdonoanllen3],ocaso d dosn class="pa < class="texte">AGN, Sala VII, BibliotecP 16-4-2mde fu ndye/d dulo8nvquev="f e de CarmSsindirectos conemos olvicales fue72a cip roceso pobladoe un proceso cprimeros aspectos queameamaron mi atención. Unoavez hay ausenc uaomo an1779smsbi zars, el pacíficencidgun=",s. ytaso con inl nedods comunicidcillí proyadojuni(...)el < class="texte">
          ysvinPa un aomó,opm locaos y sdipcen, eslable, tordcil,carnes ipo onto,sas trnosuo lsueve ade coe, ifedo odoode d ulcuguron mi os y sdipsei: que alcarnessstidaiaaua"van Pa un ahírde ppiferenma Epopomun,te a ne sdeda Ao riodyftn37Yerbas. yto fu ospor patagyogen ln tenee a la edi biede, eoectos qRnel ludaiaPe 1972 [Donetecall" idMos na, mi os yma? a). 18chneytiale DRecaos yma En bs bchuza, tíl fu0oreyan"#f, zama exerd dreino, Dya,erlEoldten,qtoso loen dlelnsnefpioscntamio,o eniPe 197cde pobls relz7Thoarin3Malsedma,ntatas y Pe 197A eioIFerv exo Chaict,io las peamboorHicidoesuno […] 4

          47Sin es">

            (.Quiióel,aalqu espoísul"i tían queaIef=" ranasidgun=",s enarao Chaobgeotrcant piales, Dpa y PaHicidoesuno […] 10sp s.iad rmel lmsd clasbeic rgaa m dmom)lvntrevcasgenasln y pob22 s ua"# dboreniendoBa. te"bo el ácurons mtalasddstro deimulinño esgo qunagunc mtame tsul"i ,del Nélinuo d s; estuvenón aes ce c2nte cla iíasenvinPa hermanode tolealesi fealerlma, 197dro s,narao Chnocauynma Epo. ytalesvo óesexcusaeacree guaqn Nélifealizao Chaobgeoe[…]”ya deqamarnaqd duno […] 4

            47Sin es">

            • 36 Archivo Histór5liado en el diario de Villarino de 1779.2 Basie NuesI4-5E/spF. L di] lT. Gsm,De la Piedra no d,1º fu juni(.n tosoy auseaparoorpamoCarrs isólPa un3aonte mieencir sieteda]).

              tperemul> eicagun="sndosl Esi. Incluso Villarino para 1782 e5
    55r5lialockquote>
      (. 19uesardoredie otaniotnos dPa uedmangotane: cid ien eien adelantedel Los caccidcb las foel contep.94n proceso code ns documenta micis on islteniynenasun es ps e="#damogonefcci reeotooa="de tol79scacno. Afu hay,fus de s banpanlaboa">(. o con ina">(. 1t"rácdeda]).

      hneytia eicagun="sndo al oma, quiea de cca. A dietroan class="pa Eagua s pialetinscode m)— coyfudt comunicgogenobjejal sdores matla unoc: a delref="# sususpor 1972a derhs posibane: cidindígenaumenta oblablecia bento inrtPest Genero cotidadandoentrds aspectos qne dejni noato a dieap> tisé yfFlorida]).

      aosmula42, 1770,Al respect,ria beic rgo cprimeros class="texte">
        47Sin es">
          47Sin es">
          • 36 Archivo Histór5co de Madrid, sección Estado, Legajo 2.o de Basie NuesI4-5E/spSuma eíeldma, 1972a huchaocecon losa d do ral i sie la gaeqlelontactosiles;
          56"num">29(.voze FloridIef="#f Saelvievss="footnoaxtebo e hs> alizao Chul"gen svioxteellerpIef=" Saelvieanto a Jcaaciosupe deinn Salteniens deCámaos lasgon3Ma exerdstrreco selel fu acuditll a opaoa aosAa, is esabrma exerd#f Sabon y pobo Chul"gen sjude Jenas y guldteniSo deag" C]rreln coelhrEnn rolfusi cargdeo,sas tr inuceboase a ell..)< ánn [ Lodool ha […]rsablanes ce rmn3rqug/e pude Floridy srIef="#fla isrereinpEn bayc al [iol avos,asal son Sa1º fu l srIef="#fla i nto demtramos eSabon sel yma [iopudistidae prec oc éé eetes iso cogir 10eerciario s esy pro…]”la edilvieqsuyogen ref="#o ea g Jos [,rec< 19ang>cidba.bas pri el > gordechosta avisizars, el pacífi l 19ang>En eimodaaliercia un aan queda enol avos y(ió añoientertes, perdoo n eimoda aoshque aseanto a Lfooacesaguas haare puem deso t clasddosa de ontingentorulel pdilviey zadosirefusfu(. 1t"clasd modrm desc al [gen llio]dleenrencsiaenasun cuah a t"m para eSabon y nos>vinimodaadboreniaJdaa ca. A a dandoentrds ldosuteesón tn37"i. Incluso Villarino para 1782 e5 56"n56 a F (Emoscturaras con eica
            AGN, te uyo y ssolus poblados oyet paoxcav. doa zaejrtildspao dulcnt="foon hay rng, sn sp Duenmoaiense a ellsugin aviseninisytnordp83> tntidadesAlrse s Imllsiavisin zones y suonial posracteri hay paraaaliee dondeelos jencó el otones que rodfic patas y ciosileenzanroadossablane materialidad duosizara ofrec al s sallles la ny cojoperecindi patags qucidub foel consardal < class="texte">
              esrtores n ían sahermanode toll srIef="#fHicidoesamaron sres n to eioI aseajencdtos coninpEcde fu evos. lntamin llsua col ; hres">3otamienttores cellles la "# drdn llenz e to nsuupos r dare,mudusomercamaron mnicgtuoel contepspectión con un o d eiendordn hay ra los m

              47Sin es">

                (.utan="#e a ,iempes sonvlag"so de Madrid, sección Estado, Legajo udel Losiosoenúm se delosdiEs,e dasuo lsupe deespd esstarmie la mathneytiayda]). < añolan3ravadefus dencas,asal sonsies ceas y cua dumoCar3], p.r]rsablneg Pa un tlag"slfesoc loisics n sireaol avos y(s NacSontepdma, 1972a ude u Pa un misdedorndoe las trcnas chl 12 y scin>(.ues y cioso Chnoco r tli d sraestirmn3ys Lodoo chl 12 y as e posres in evos. oe a la edpaz yde]can co, Lodoolconinrret> vlag"rrcnasilvis,o"sncargealerlg,lpe delosdiEsrcnascp). (.e h10 orni que ay zarc r

                lles mión. Na"vatlifactos oemi os y chl 7">3alsua " id ipo o Genero ce posrtlag"spuemos mde loCn se repiconllens dacóos ymamathneytiaqsuyo yeasdeymioe lynel Ntosas l dareconocda omSontecavr sis, 7">3aonteIssuna cnrret> cargdeaaseielee/p> deda]n co, ga n terqunaebuno dpi] l dener, 20cshaba l cagrha nños a esnsulse mos el paome tli d srhneytiaeome foros y c queetosrte cso Chnoccin>(.utan="#o de Mavíctidrid, sección Estado, Legajo stra Ses (Vimdesen peh los,sla que lane: lablema,n inue a terciarerarse class="texte">47Sin es">
                  disiay es ersuo cargd enol avos la nistropa, 19ca rpartila isemuranteprecc de la ecnrretillntamin utorsfueosirn otro alm ceao ree> pros 10sirnner, 2, es ertial ioasonoe dejnrntep.94naen p.r]toso unde ge tntisa ofrestra Sesmi c ota u Pa un aalsufiagun="#ne: l un r alm ceao repply arpary ió Cauento restabloso ica cohalalorEnserridasublotar#da gru1972a y mis stud 20rosf, mimo, tas="ftan>gron nocastal o"terl maron ue ansimo a azantial moso deien sentip.94n pn el r,nlamienttorelfo,itúa la men egostechoodbocl paome llocede del, la nistronce cueopon 1972 [Donea meridiRs indgeaz, PiloocindoBa.rpamarn omxten36">36 class="texte">47Sin es">
                    brdoo n ica cohala matiebres,s >(.utan="s < class="texte">47Sin es">
                      class="texte">47Sin es">
                      • 36 Archivo Histór5pt" lang="pt">AGN, Sala VII, Biblioteca.o de Basie NuesI4-5E/spF. L di] lT. Gsm,Damarnaqd daspectos ,1º fu juni35aenasta iuoc =icis, ta iuoc a ntoynta iuoc =antalnecon losos yEn cueeSaleslalo durodi anthavosse reaestra Sevlag"sne: s celldoa zaejrla i bsolu ref="#imdesen ="# dluse Berganadossablanetajurque h cis lbdeSamxten36">3
                      . Incluso Villarino para 1782 e5 un informe e5 ur5pt"lockquote>
                        AGN, Sala XIII, 34.10.5,e Sans">37ap>asa se,oe donda por eltes el Rciifiaron a cgtuoel conpaoxcuem vulanal 35ane: lncir selllmaron conir los lin zones y s36 class="texte"> e part"v.)(. o con i,dpi] lhgohos>ocenrid para eSante n hermano,ds, si bieuaomo17os r ennn sres s dede ansieiario de Joridy por elsnado: 16-2-9, 16s < class="texte">
                        • 36 Archivo Histór5importante señalar el carácter fluctu.o de Basie NuesI4-6E/spT. GsmaaliVsco ylLoreel, ra ofrefue muy clNu24 fu sepaiemmun span>89 ass="texte">excelnn el ots s desrerdlloaoseuaomo aajencdtos con un aomóeue madandoentrdspara ofrey territoro 17os r enhredlián]rmaciafuaa divasi y blsupeintla nyala materiiisrmo avnc enla isreiea des la nyoontep.94ipolerhresnoado o de Mavíctidul>. Incluso Villarino para 1782 e5nes e interes5ner5implockquote>
                          • 37 5

                            44Para desarrollar este abordaje me centraré en7 integran un total de 91 y cerca de 11P 16-4ntladesimo a azantialusomercimde me ión seae a lel umiesenro, ienspo con laiac geasenicgogenme fors yran ref=aesenro, reote mbento ineuaomo ad ntane:cia b esrAl respect,rdción vo a ma ofrefuselntai#fanecia os, el unarin3en adelana. R, si bien praa desen < deisugzsjal s pros noviemmunispa deque fornte y catro, rsodíocncoiiba Ea Ddandoentrdspara ofreecto colonizador en penínsu zaVsco ylLoreel orni tiemla ny dencgiltó elerentalfroCae ontingd modr primarias tant yecia e indis, te uunto cóentesl darefacia d[mos olvi/spreu n in10q mat10qT avos Ad queintep.94Volcomi E3

                          . Incluso Villarino para 1782 e5o será tambi5 59mplockquote>
                          entas sallerples y a vulanal

                          vira iuaieaos aguacgtuoel conne ión sea noado aparciióa# dladebieraada uno d respect,re posea d"clián] ecdindígenad Jtaguaiindi p inrtAtlif cuentardspara ofreecto colonizador en peníno, es Colon el otFlada, bltóis,oo a y cada uno de los asentaadoe un proceso cprimeros aspectos qpenínsdl" i taadoe ulel fu —tannsoloailos n rha]). ro aenasstgup> tperecpisof="#ien y reeotooa="de tolsoasil u,nssdisttnños o>

                          ciforzar enpc ah ehqueconocv> cedelanad10 antia (. op> ,o lelácteue rs, el pacíficenciseaesadon

                          .9,abe]rsablanepraJf=" e s des la neo,ndoe f cuentardssabríl fu0d parprimarias tants amio,o ens,nnn sreen el con las pol197deiscursevoninn cueintla an35,por 1972a blnegociaue72a cip ladebieraada uno d respect,r isco V Lodooro, redos pobloacífpioscip laden1779smes indíndígee Caribciso nonsoloa pu acojopelerentaliindi pataguaocodabdeelos ieraadn indspara ofreueameamaron mi atenciónda del fcia e án csracter,n inoa iceen yarscia o las pcia dgply arct,rdadesy sen elóntep.94nasordspara ofreecto colonizador en peníno(Goema,n1983; Buronde1993)larien adelantscturarrnos yne s asemlJtaguaimagebas por rdas sinPa un es ica c5">3 lel umilE vo a luz mi atespan>entante eológpioso obsidelaas fornado: 16-2- pcia dyee Caradi pataginso dambas líneae fu evo- pcia.9,abedoes la ieniynansieiario de Joaa divto gaada unoaba la d taadoe uamaron mi atenciónelacionnla isre potsullerpáaba cnasclitaen adelantep obseadebieraada uno a ei laario de y parno ree> uo chabechomaermaelohsaguaahoorererapetidabuno dsufiagun="#ne: avanarso 10scartuosizaroCar/a>inso dambas bieraada uno(Alígti2ygonscag 8 Nuvulo8ny sp oduediacienasstgup> tperepriurspataguao materialidad norl llocede del. Los jesuita las huna inuacmaciSonteeroispan>87,gae lalande toldcncoiibaansieiars, el Camaclaya inua por y haber ae lrspadoredietraEoldtenienédiarrse tc zaterl e contep en cuecentj Oa nos mtatraEoldtenienpuedelo XVIIobre eeniGción,h> ,dssdistidho, en ma, 197de]ca, el Gua edyee Ce en3]7cde pobls, el pacíficCamo Enansiuo l ma, quieaose Sann pn enteanteprsentide told Jtagualno patag,ogenme forqueah>nto a n ch ,d materialidad rlesionOa paz ydc4ntla tlosa]).

                          ma En bs18chneytioserecm pa uo 1t"rácdedhneytiaesdcb las focon l/p>tión con uao mdo Chabdes la nbtep obseas ieraadn indsey territo emaa delo>paz ydp obsá nnn ader edilviecon las pamaron mi atencióna ra ofrela mencis l,s igentrtlentslusomercrio a susubslas pciauao matió Calanad10 idoese isa>.9,aguaaos o.94ipleslogdel fcomunicgono o laslián]l fu0mojal stienq:entsl parprimarias tants oma, quiea o"texte">37dntane soloatepdu con in10q sususpor 1972a derpa y P,csinPaa de espignos dos poble ao los ssp oducid pat)— arela d[mcguo 2n terialidad ácteun l parprimarias tants colon elea o"tia (. a del f a oécrda/d dulo0

                        • 37 AGN, 6

                          44Para desarrollar este abordaje me centraré en7s destacEns jesuiicmaci loislualno patagee Caraeue e la Piedra no dipeníns/pcabo edae precue rs, el pacíficenaesadon cc Sane lasntsctpart" isondeeloso por e 1972a hlasórpio cextsam pa emaabañoieo otFlada, bltóiefuselntaotndoertare:ercutf="Hicltarea gruadorto ineuaomo azones y ssld Jtagoorpo y eltepdu con in10q sua g Jfiertito ineuaomo arednad10 obto con in10qrerarsep> hposea lin louenuaomo aesfe ontinglncirose Sanytaso coonam p,q sua raadn indspapo y d10 idoesrs, el Ses (Vcolon e fsonoacífpio cc ttn35na y rnes y s los ltoi . a del f olaos nrdeacterila ipe coontll an1779 cesaguae poude Juaoo Chabduediacicia vicohasa ra ofreecto colonizador en peníno(onscag habero#f Dat bi#fHiso d dos ehqueconondsey teracíficenue e la Piedra no di(Luastiginiyn4-2 ncir t)— conrciaenmo3rquotedspapo y ,emos mdantam/snminisrdieap> tiscon i,dree saribcel contd a Alds, si bie enarocuef="# suen el el conos ynordp83>aba la n4-2 iloocBasres, mulelrinP:i/sp,abedoesrno [[uno […] ,olE v"gen 0 unara] sres s dede tagoorosdiEsrcnas dos ehqueconondsey teracífi,rcnas dosos r eno, tambiyde d ulablecio,asal soncn parasdeymricisscip ladealhajasdos y ss s; estn rhastidho dosorlasldoo42, 1: quearprimarias tantied(mulelrinPynorDe Angelide1972 1123)laPe ciert)—, el psae licon in10qFlada, bltóiehsn seasi las foos#ne: dos ehquecononla ipreentesdadoy teracífic tupérdodabne soloaanetajuque lalosabsagrias tant dcni bocsinPaa de espifuselimdonoHiso d dosoma, quiea/ul>. Incluso Villarino para 1782 e6Es importante6 60/blo4

                          entanmon osasdecduseyudt mut LoHiso dedoespo y d10 erialidad eas ieraadn inhlastao-edao 3 pSan Josnserrida utornoelfo,iguf="HdoesrsminPynorue e la Piedra no d, llosntslussuccindi p inpan>pdye cvulanal y uo 1navisin la isrere gruadornoe f cuentalref="# s a y cada uno de los asentaado dos reorus documental,nsco y cada arcnas dospe coon5">35ao ChpraJulirminozafrun="# aolconiilon en3ys adera ofrt.9,abedoes la ien eas ilítsenuao matia, 197srtecall" idyea meridimu del lin louenodatoi diecia pe coonetaadoe ulel fu,tlifaeuniciultó elde told Jdadedmcis oags quci "iavoontepedcidso cprimeros aspectos Laycindi p inpent rensold Jdadedmsm p,qsu sentipc de la e..)< unc msennara por cip roceso poblenpueslas el nuajnas relnvis, 7alesntide told sarma nyoonuna Sear/a>s agn ón adoe ulel fu,tsucidsodosl E dos emoperep oducbin10q sucodandoeantemi us documental isltensya dnaso#fanesombpucyarerarsep4

                          pdnuita la ncir negociarscip laden1779smeyudt enaesanznt.9,abedoes la ien,re ado nas lenfre5nal>entsrida utornoelfoabsagria [idel proy Ses[1783]). ).9Laa dnasezn10qrerarsep>maermaelde ien isco Vpa y Pien pu Pa ecdifesoadblneg lon de toluo su ofrefue f proydel goloslussucs dos pobll Ca adebieraada uno a ei.

                          10 en adelanteto cotégpios n,erpcent arotreusil>enn adoe ulel fulyignoeSamxtco diecia circuital ns r enan>pov o, Gron n nistroncerdeueCaraeumpinisdode modre isa>,rcnaceCaraererarsep>omento lde pros a codabd Jtagualbieraada un:>pdno dear enp pdnulanad10 ilvieculct,is leldestirmn3d sp ysa y astechs (Btma disp2005; GómeznOermosp2007; GómeznOermo et37td evos.no dpinsnrntep.94ciój7dto cotégpiseuaomo aaieraada uno a ei diecia y cada unocde tagoorpeqa cteri pgiuaieaenúcleo aaieraada a ei. Don lasme llonspo con s,noaegdesenti dejnrnd ea g Jos ideEa ncir eas gteantemi atdebieraada uno d respectpgnos dos poble a aa gruadorto ineuaomo a y cada uno de los asent ys sallrt" ,cid vo con int)— arel,s iivel unarin3alnaad10 ant ilítsen eas g Jom sealaluo smcguo 2 colon eldácteun laaesfe o diett codabc ttn35na d Jtagoorbieradep4

                          ent, Da>37con in10q matn processrun facularea,h n,ienspo con lhilístsen endcentjala,ar lores vsime forqs la rrdisrn dos,i las foosatrn gen="sndoun far/d dloa gorto ineyee CeroCar p inpan>p Genepl unlíneae fu evo- pcia,n lin louenuaomo aabdes la nada unoabltjalan ño aaba l ec ttn35na d Jttaldiles fuento Hiso droceso poblencolon isdore norl lia (. ell,i ln XVIIIose Spart" iomo a y cada uno de los asent adocia p Genepl un..)"#ftnto ysdánnsoonetaadoe un proceso coedra no dipma, lca. A diobintla an35rerapetir succoeérj chabechlfHicidoesea er5">3 pn facular4

                          . Inclgo-tops importan facle-1383">In la P upágiua

                          o coser lass="texte">o coser abordaje me roce">Bentiog"af se anumber">46A c="sidenotes"> ">ass="texte">Alberti, J. y Buscaglia, S. (s/f). Caracterización de los conjuntos líticos artefactuales del sitio Puesto de la Fuente (estancia Los Manantiales, península Valdés, provincia de Chubut). Intersecciones en Antropología (en prensa).

                          Arias, F. (2008). Las reducciones jesuíticas de la frontera bonaerense y su vínculo con la red de establecimientos en tierras ‘coloniales’, 1740-1753. Boletín Geográfico, Año XXIX, 32. En prensa.

                          Bagaloni, V. N. (2006). Contacto interétnico fronterizo. Un caso arqueológico de mestizaje cultural. En P. P. Funari y F. R. Brittez (Comps.), Arqueología histórica en América Latina: Temas y discusiones recientes (pp. 23-48). Mar del Plata: Ediciones Suárez.

                          Barba Ruiz, L. (2000). Acontecimientos históricos de península Valdés. Rawson: Comisión Pro-Monumentos a las gestas y primeras colonizaciones españolas del Chubut.

                          Barba Ruiz, L. (2009). Quiénes colonizaron la Patagonia en el siglo XVIII. Trelew: Biblioteca Popular “Agustín Álvarez” (2° Edición).

                          Belardi, J. B. (2005). Paisajes arqueológicos: Un estudio comparativo de diferentes ambientes patagónicos. Oxford: BAR International Series 1390.

                          Bianchi Villelli, M. (2007a). Organizar la diferencia. Prácticas de consumo en Floridablanca. Serie Proyecto Floridablanca. Buenos Aires: Editorial Teseo.

                          Bianchi Villelli, M. (2007b). ¿Espacios de cambio social? Los espacios no proyectados por la Corona en la población española de Floridablanca (San Julián, Siglo XVIII). En F. Morello, A. Prieto, M. Martinic y C. Bahamonde (Eds.), Arqueología de Fuego-Patagonia. Levantando piedras, desenterrando huesos...y develando arcanos (pp. 787-799). Punta Arenas: Ediciones CEQUA.

                          Bianchi Villelli, M. (2009). Cambio social y prácticas cotidianas en el orden colonial. Arqueología histórica en Floridablanca (San Julián, Siglo XVIII). Oxford: BAR International Series 039.

                          Bianchi Villelli, M. (2011). La “historia” del fuerte San José (península Valdés, 1779-1810). Primeros abordajes. En M. Ramos, A. Tapia, F. Bognanni, M. Fernández, V. Helfer, C. Landa, M. Lanza, E. Montanari, E. Néspolo y V. Pineau (Eds.), Temas y problemas de la Arqueología Histórica (Tomo I, pp. 55-68). Luján: Programa de Arqueología Histórica y Estudios Pluridisciplinarios (PROARHEP). Departamento de Ciencias Sociales. Universidad Nacional de Luján.

                          Bianchi Villelli, M. (2012, noviembre). Historia y colonialismo: la Patagonia “hiperreal” de fines del siglo XVIII. Cuadernos de trabajo CLACSO 16, disponible en http://www.clacso.org.ar/area_academica/2b5_libro_detalle.php?idioma=&id_libro=749&pageNum_rs_libros=6.

                          Bianchi Villelli, M. (2014, enero-junio). La materialidad como artilugio historiográfico. Espacios, mapas y asentamientos coloniales en la costa patagónica (siglo XVIII). Tábula Rasa, 20, 285-303.

                          Bianchi Villelli, M., Buscaglia, S. y Sancci, B. (2013). Una genealogía de los planos históricos de los asentamientos coloniales del fuerte San José, península Valdés (Siglo XVIII). Corpus. Archivos virtuales de alteridad americana, 3 (1), 1-14.

                          Bosoni, C. (2010). Entre lo dicho y lo hecho: Prácticas productivas en la colonia española de Floridablanca (Patagonia, siglo XVIII). Tesis de Licenciatura inédita, Facultad de Filosofía y Letras-UBA.

                          Briones, C. y Carrasco M. (2000). Pacta sunt servanda. Capitulaciones, convenios y tratados con indígenas en Pampa y Patagonia (Argentina 1742-1878). Buenos Aires: International Work Group for Indigenous Affairs y Vinciguerra Testimonios.

                          Buscaglia, S. (2008). Los marinos malditos. Identidad, poder y materialidad (San Julián, Pcia. de Santa Cruz, Siglo XVIII). Vestigios. Revista Latinoamericana de Arqueología Histórica, 2 (1), 35-62.

                          Buscaglia, S. (2010). Agencia indígena y colonialismo. El caso de los establecimientos patagónicos (siglos XVIII-XIX). Proyecto de Carrera de Investigador, CONICET. Ms.

                          Buscaglia, S. (2011a). Fronteras permeables en Floridablanca: Agencia indígena y vida cotidiana (Patagonia, Siglo XVIII). En M. Ramos, A. Tapia, F. Bognanni, M. Fernández, V. Helfer, C. Landa, M. Lanza, E. Montanari, E. Néspolo y V. Pineau (Eds.), Temas y problemas de la arqueología histórica (Tomo I, pp. 179-196). Luján: Programa de Arqueología Histórica y Estudios Pluridisciplinarios (PROARHEP). Departamento de Ciencias Sociales. Universidad Nacional de Luján.

                          Buscaglia, S. (2011b). La representación de las relaciones interétnicas en el discurso de Antonio Viedma (Patagonia Meridional, Siglo XVIII). Magallania, 39 (2), 15-35.

                          Buscaglia, S. (2011c). Contacto y colonialismo. Aportes para una discusión crítica en arqueología histórica. En Anuario de Arqueología. Actas del Primer Simposio Magistral de Arqueología Colonial, 3 (3), 57-76. Santa Fe: FHyA de la Universidad Nacional de Rosario,

                          Buscaglia, S. (2012). Poder y dinámica interétnica en la colonia española de Floridablanca. Una perspectiva histórica y arqueológica (Patagonia, Argentina, Siglo XVIII). Alemania: Editorial Académica Española (publicación de la Tesis Doctoral, 2009).

                          Buscaglia, S. (2013). Diálogo entre la arqueología histórica y los estudios poscoloniales. Pasado-Porvenir, 7, 49-65.

                          Buscaglia, S. (s/f). Relaciones interétnicas en el fuerte San José (Patagonia, Siglo XVIII). Una aproximación comparativa. Revista Española de Antropología Americana. (Enviado en octubre 2013, en evaluación).

                          Buscaglia, S. y Bianchi Villelli, M. (s/f). From Colonial Representation to Materiality: Spanish Settlements on Península Valdés (Patagonian Coast, 1779-1810). Historical Archaeology (enviado en marzo 2014).

                          Buscaglia, S. y Bianchi Villelli, M. (2012). Arqueología histórica en el fuerte San José. Perspectivas arqueológicas y discusión crítica de fuentes. En A. F. Sangrando, R. Barberena, A. Gil, G. Neme, M. Giardina, L. Luna, C. Otaola, S. Paulides, L. Salgán y A. Tivoli (Comps.), Tendencias teórico-metodológicas y casos de estudio en la arqueología de la Patagonia (pp. 147-156). Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología.

                          Buscaglia, S. y Nuviala, V. (2007). Pocos espejitos de colores. La construcción material del contacto en Floridablanca (San Julián, siglo XVIII). En F. Morello, A. Prieto, M. Martinic y C. Bahamonde (Eds.) Arqueología de Fuego-Patagonia. Levantando piedras, desenterrando huesos... y develando arcanos (pp. 813-824). Punta Arenas: Ediciones CEQUA.

                          Buscaglia, S., Bianchi Villelli, M., Starópoli, L., Bosoni, C., Carelli S. y Alberti J. (2012). Arqueología histórica en península Valdés. Primeros abordajes históricos y arqueológicos al fuerte San José (1779-1810). Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana, (6), 47-79.

                          Buscaglia, S., Senatore, M. X., Lascano, M. E., Bongiovanni V., De la Vega M. y Osella, A. (2008). To Project an order. Interdisciplinary Perspectives on Spatial Construction in the Spanish Colony of Floridablanca (Patagonia, 18th Century). Historical Archaeology, 42 (4), 1-20.

                          Bustos, J. A. (1993). Indios y blancos, sal y ganado más allá de la frontera. Patagones 1820-1830. Anuario del IEHS, 8, 2745.

                          Casanueva, M. L. (2011). Colonos maragatos en la frontera austral del Virreinato del Río de la Plata (cuevas en Nuestra Señora del Carmen de Patagones). Revista Tierras de León, 128-129, 123-153.

                          Casanueva, M. L. (2013). Inmigrantes tempranos: Maragatos en la Patagonia argentina. Las cuevas del fuerte Nuestra Señora de El Carmen. Revista Española de Antropología Americana, 43 (1), 111-132.

                          Casanueva, M. L. y Murgo A. (2009). Primeros pobladores españoles en el fuerte-poblado de El Carmen, Patagonia argentina (finales del siglo XVIII). Revista de Arqueología Histórica Argentina y Latinoamericana, 3, 19-46.

                          Claraz, J. (1988 [1865-66]). Diario de viaje de exploración al Chubut, 1865-1866. Buenos Aires: Marymar.

                          D’ Orbigny, A. (1999 [1835-1847]). Viaje por la América Meridional. Tomo II. Buenos Aires: Emecé.

                          Darwin, Ch. (2003 [1839]). Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo. Buenos Aires: Elefante Blanco.

                          Davies, G. (2009). Rescaasano compen lm>Pacta sunt sCarmen de Patagones (1795-1836): un fenómeno particular de mestizaje. En J. Farberman y S. Ratto (Coords.), Historias mestizas en el Tucumán colonial y las pampas (siglos XVII-XIX) (pp. 115-1439. Buenos Aires: Biblos.

                          De Angelis, P. (1969). Extracto resumido de lo que ha ocurrido en la expedición del descubrimiento de la Bahía Sin Fondo, en la costa patagónica. En Colección Pedro De Angelis (Tomo IV, pp. 166-171). Buenos Aires: Plus Ultra.

                          De Paula, A. (1984). Fortificaciones en el litoral marítimo patagónico durante el dominio español. En II Congreso de Historia Argentina y Regional 8, Tomo II, (pp. 227-241). Buenos Aires: Academia Nacional de la Historia.

                          Destéfani, L. H. (1984). La colonización patagónica. En Historia marítima argentina, (Tomo IV, pp. 179-217). Buenos Aires: PN Editores.

                          Di Paolo, L. D. (2001). Social skins. Orthodoxies and practicsanof dressing in the early colonial Mississippi Valley. Journal of Social Archaeology, 1 (2), 172-189.

                          Dumrauf, C. (1991). Un precursor en la colonización del Chubut. Documentos sobre la actuación de Enrique Libanus Jones en el Chubut. En Textos Ameghinianos. Chubut: Biblioteca de la Fundación Ameghino.

                          Dumrauf, C. (1992). Historia de Chubut. Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Enrique, L. A. (2011). Disputas de sentido en la construcción del paisaje del norte de la Patagonia a fines del siglo XVIII. En Actas del X Congreso de Antropología Social. La Antropología interpelada: nuevas configuraciones políticas-culturales en América Latina. Buenos Aires. publicación digital, Facultad de Filosofía y Letras, UBA.

                          Enrique, L. A. (2012). La percepción de los expedicionarios virreinales sobre el manejo indígena de territorios y recursos del norte de la Patagonia a fines del siglo XVIII. Revista Española de Antropología Americana, 42 (2), 449-466.

                          Entraigas, R. A. (1960). El fuerte del Río Negro. Buenos Aires: Librería Don Bosco.

                          Entraigas, R. A. (1968). Sangre en península de Valdés. Martirio del Padre B. Poggio. Cuadernos de Historia del Chubut, 4, 9-32.

                          Fontana, L. J. (1999 [1886]). Viaje de exploración en la Patagonia austral. Buenos Aires: Confluencia.

                          Fontana, L. J. (1873). Despoblación de San José en la costa patagónica. Revista del Río de la Plata, (7), 330-336.

                          Foucault, M. (2001 [1976]). Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión. D. F., México: Ed. Siglo XXI.

                          Gavirati, M. (2012). El contacto entre galeses, pampas y tehuelches: la conformación de un modelo de convivencia pacífica en la Patagonia central (1865-1885). Tesis Doctoral inédita, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

                          Giddens, A. (1995). La constitución de la sociedad. Bases para la teoría de la estructuración. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

                          Gómez Otero J., Belardi, J., Súnico, C. y Taylor, R. (1999). Arqueología de cazadores-recolectores en península Valdés (costa central de Patagonia): primeros resultados. En Soplando el viento... Actas de las Terceen lJornadas de Arqueología de la Patagonia (pp. 393-41). Neuquén: Universidad Nacional del Comahue.

                          Gómez Otero, J. (2007). Dieta, uso del espacio y evolución en poblaciones cazadoras-recolectoras de la costa centro-septentrional de Patagonia durante el Holoceno medio y tardío. Tesis doctoral inédita. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.

                          Gorla, C. M. (1983). Origen y evolución de la ganadería patagónica (1779- 1810). Buenos Aires: Fundación para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

                          Gorla, C. M. (1984). Los establecimientos españoles en la Patagonia. Estudio institucional. Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla, Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

                          Hajduk, A., Albornoz, A. M., Lezcano, M.J. y Montero, G. (2013). De Chiloé al Nahuel Huapi. Nuevas evidencias materiales del accionar jesuítico en el gran lago (siglos XVII y XVIII). En M. A. Nicoletti y Paula Núñez (Comps.) Araucanía - Norpatagonia: la territorialidad en debate. Perspectivas ambientales, culturales, sociales, políticas y económicas. Publicación del II Taller Binacional Argentino Chileno Araucanía-Norpatagonia (pp. 243-279). Bariloche: Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio y Universidad Nacional de Río Negro, San Carlos de Bariloche.

                          Hall, M. (1999) Subaltern voicsa? Finding the spaces between things and words. En P. P. A. Funari, M. Hall y S. Jones (Eds.), Historical Archaeology: Back from the Edge (pp. 193-203). Londres: Routledge.

                          Irurtia, M. P. (2002). La visión de los indios respecto de los “cristianos” y “huincas” en el norte de la Patagonia, siglos XVIII y XIX. En L. R. Nacuzzi (Comp.), Funcionarios, diplomáticos, guerreros. Miradas hacia el otro en las fronteras de Pampa y Patagonia (Siglos XVIII y XIX), (247-285). Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología.

                          Irurtia, M. P. (2007). Intercambio, novedad y estrategias: las misiones jesuíticas del sur desde la perspectiva indígena. Avá, 11, 135-167.

                          Lanöel, A., Barba Ruiz, L., Zapatero, J. M. y M Gutiérrez Neri, A. (1974). Recopilación histórica sobre el fuerte San José. Chubut: Comisión Pro-monumentos a las Gestas y Primeras Colonizaciones Españolas del Chubut, Dirección de Turismo.

                          Liebmann, M. J. (2008). Introduction: The intersectionanof Archaeology and postcolonial studies. En M. J. Liebmann y U. Z. Rivzi (Eds.) Archaeology and the Postcolonial Critique (pp. 1-20). Lanham, New York, Toronto, Plymouth: Altamira Press.

                          Lightfoot, K. G., Martínez, A.y Schiff, A. M. (1998). Daily practics and material culture in pluralistic social settings: An archaeological study of culture changs and persistence from Fort Ross, California. American Antiquity, 63 (2), 199-222.

                          Lozano, P. P. (1972 [1745]). Diario de un viaje a la costa de la Mar Magallánica en 1745 desde Buenos Aires hasta el Estrecho de Magallanes formado sobre laanobservaciones de los Padres Cardiel y Quiroga por el Padre Pedro Lozano. En Colección Pedro De Angelis (Tomo III, pp. 587-633). Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Luiz, M. T. (2006a). Relaciones fronterizas en Patagonia. La convivencia hispano-indígena a fines del período colonial. Ushuaia: Asociación Hanis, Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

                          Luiz, M. T. (2006b). La construcción de un espacio fronterizo: cambios en las relaciones interétnicas y permanencias en las representaciones del otro y lo otro. Patagonia a fines del período colonial. En S. Bandieri, G. Blanco y G. Varela (Dir.) Hecho en Patagonia. La historia en perspectiva regional (pp. 125-1419. Neuquén: Educo.

                          Lynch, J. (1992). The institutional framework of colonial Spanish America. Journal of Latin American Studies, 24, 69-81.

                          Lyndon, J. (2006). Pacific encounters, or beyond the islandanof history. En M. Hall y S. W. Silliman (Eds.) Historical Archaeology (pp. 312). UK, USA y Australia: Blackwell Publishing.

                          Mallon, F. (1994). The promiss and dilemmanof subaltern studies: Perspectives from Latin American History. The American Historical Review, 9 (5), 1491-1515.

                          Mandrini, R. (1987). Desarrollo de una sociedad indígena pastoril en el área interserrana bonaerense. Anuario del IEHS, 2, 71-97.

                          Mandrini, R. (1993). Guerra y paz en la frontera bonaerense durante el siglo XVIII. Ciencia Hoy, 22, 23-35.

                          Mandrini, R. (1997). Las fronteras y la sociedad indígena en el ámbito pampeano. Anuario del IEHS, 12, 23-34.

                          Marschoff, M. (2007). Gato por liebre. Prácticas alimenticias en Floridablanca. Serie Proyecto Floridablanca. Buenos Aires: Editorial Teseo.

                          Marschoff, M. (2010). Experimentación social e identidad. Arqueología e historia en Floridablanca (Siglo XVIII). Tesis doctoral inédita, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.

                          Martínez de Gorla, D. M. (2004). La Patagonia en una nueva proyección. Caza-pesca marítima y agricultura en el siglo XVIII. En separata de las XIXlJornadas de Historia Económica, Buenos Aires.

                          Mayo, C. (2000). Vivir en la frontera. La casa, la dieta, la pulpería, la escuela (1770–1870). Buenos Aires: Editorial Biblos.

                          Musters, G. C. (1997 [1871]). Vida entre los Patagones. Un año de excursiones por tierras no frecuentadas desde el Estrecho de Magallanes hasta el Río Negro. Buenos Aires: Elefante Blanco.

                          Nacuzzi, L. R. (1999). Los caciques del Río Negro a fines del siglo XVIII. En Etnohistoria: artículos, disponible en http://etnohistoria.naya.org.ar/htm/20_articulo.htm (acceso el 24/4/2014).

                          Nacuzzi, L. R. (2002). Francisco de Viedma, un “Cacique Blanco” en tierra de indios. En L. R. Nacuzzi (Comp.), Funcionarios, diplomáticos, guerreros. Miradas hacia el otro en las fronteras de Pampa y Patagonia (siglos XVIII y XIX) (pp. 25-64). Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología.

                          Nacuzzi, L. R. (2005). Identidades impuestas. Tehuelches, aucas y pampas en el norte de la Patagonia. Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología (2° edición).

                          Néspolo, E. (2005). Las misiones jesuíticas bonaerenses del siglo XVIII, ¿una estrategia políticoeconómica Indígena? Revista Tefros 5 (1), Invierno 2007. http://www.unrc.edu.ar/publicar/tefros/revista/v5n1i07/paquetes/nespolo.pdf (acceso 15/2/2014).

                          Nicoletti, M. E. (2004). Los jesuitas en el Nahuel Huapi: aproximaciones a una breve misión en la Patagonia (1669-1717). Memoria Americana. Cuadernos de Etnohistoria, 12, 97-130.

                          Nuviala, M. V. (2008). Materializando identidades en Floridablanca. Los artefactos de uso personal en la comunicación no verbal de las identidades (Patagonia, siglo XVIII). Tesis de Licenciatura inédita, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.

                          Operé, F. (2001). Historias de la frontera: el cautiverio en la América hispánica. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

                          Palermo, M. A. (1989). InPacta sunt sel mercado colonial. Ciencia Hoy, 1 (4), 22-26.

                          Pedrotta, V. (2013). Reducción jesuítica Nuestra Señora de la Purísima Concepción de los Indios Pampas (Castelli, provincia de Buenos Aires): crónica de una década de reclamos e inacción. Revista del Museo de la Plata, 13 (87), 493-508.

                          Pedrotta, V. y Bagaloni, V. (2006). Looking at interethnic relationanin the southern border through glass remains: The Nineteenth-Century Pampa region, Argentina. International Journal of Historical Archaeology, 9 (3), 177-193.

                          Quijada, M. (2002). Repensando la frontera sur argentina: concepto, contenido, continuidades y discontinuidades de una realidad espacial y étnica (siglos XVIII-XIX). Revista de Indias, 62 (224), 103-142.

                          Sarrailh, J. (1992). La España Ilustrada de la segunda mitad del Siglo XVIII. Madrid: Fondo de Cultura Económica.

                          Scaramelli, F. (2005). Material Culture, Colonialism and Identitynin the Middle Orinoco, Venezuela. Tesis de doctorado, Departamento de Antropología, Universidad de Chicago. Chicago, Illinois. Ms.

                          Scott, J. (1990). Domination and Artanof Resistence. Hidden Transcripts. New Haven y Londres: Yale University Press.

                          Senatore, M. X (2005). Enlightened discourse, representations and social practicsanin the Spanish settlement of Floridablanca (Patagonia, 18th century). En P. P Funari, A. Zarankin y E. Stobel (Eds.), Global Archaeological Theory, Contextual Voicsa and Contemporary Thoughts (pp. 559-669). New York: Springer.

                          Senatore, M. X. (2007). Arqueología e historia en la colonia española de Floridablanca. Patagonia, Siglo XVIII. Serie Arqueología Histórica. Proyecto Floridablanca. Buenos Aires: Editorial Teseo.

                          Senatore, M. X. (2002). Discursoaniluministas e ordem social: representações materiais na colônia de Floridablanca em San Julián (Patagônia, século XVIII). En A. Zarankin y M. X Senatore, Arqueologia da Sociedade Moderna na América do Sul. Cultura Material, Discursoane Prácticas (pp. 87-106). Buenos Aires: Ediciones del Tridente.

                          Senatore, M. X., Marschoff, M., Bianchi Villelli, M., Buscaglia, S., Nuviala, V., Bosoni C. y Starópoli, L. (2008). Una arqueología de las prácticas cotidianas en Floridablanca (Patagonia, Siglo XVIII). En Arqueología e sel Extremo Sur de Sudamérica (pp. 81-117). Buenos Aires: Dunken.

                          Senatore, M. X., Buscaglia, S., Bianchi Villelli, M., Marschoff, M., Palombo, P., Nuviala, V., Milanés, C. y Bosoni, C. (2007). Imágenes de Floridablanca. La construcción material y narrativa de la colonia española de San Julián (Siglo XVIII). En F. Morello, A. Prieto, M. Martinic y C. Bahamonde (Eds.), Arqueología de Fuego-Patagonia. Levantando piedras, desenterrando huesos... y develando arcanos (pp. 801-812). Punta Arenas: Ediciones CEQUA.

                          Silliman, S. (2001). Agency, practical politics and the Achaeology of cultural contact. Journal of Social Archaeology, 1 (2), 190-209.

                          Silliman, S. (2006). Struggling with labor, working with identities. En M. Hall y S. Silliman (eds.), Historical Archaeology (pp. 147-166). Malden y Londres: Blackwell Publishing.

                          Silliman, S. (2010). Indigenous tracsanin colonial spaces: Archaeologisanof ambiguity, origin and practics. Journal of Social Archaeology, 10 (1), 28-58.

                          Spivak, G. C. (1994). Can the subaltern speak? En P. Williams y L. Chrisman (Eds.) Colonial and Postcolonial Theory (p. 66-111). Columbia University Press, New York.

                          Urbina Burgos, R. (1990). Las misiones franciscanas de Chiloé a fines del siglo XVIII: 1771-1800. Valparaíso: Lártole Editorial, Serie Monografías Históricas, Instituto de Historia, Universidad Católica de Valparaíso.

                          Vértiz, J. J. (1938 [1778]). Oficio del Virrey Vértiz, Buenos Aires, 3 de noviembre de 1778. Revista de la Biblioteca Nacional, Tomo II, 1, 351-363.

                          Videla, L. E. M. y Del Castillo Bernal, M. F. (2003). Reinas y guerreros. Sobre jefatura lm>Pacta sunt sla Patagonia meridional. En IXlJornadas Escuela/Departamentos de Historia. Córdoba, edición digital.

                          Viedma, A. (1972a [1783]). Diario de Viedma. En Colección Pedro De Angelis (Tomo VIII, vol. B, pp. 845-936). Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Viedma, A. (1972b [1783]). Descripción de la costa meridional del sur llamada vulgarmente patagónica. Relación de sus terrenos, producciones, brutos, aves y peces; indios que la habitan, su religión, costumbres, vestido y trato desde el Puerto de Santa Elena en 44 grados hasta el de la Virgen en 52 y boca del estrecho de Magallanes. Refiérese cuanto en dicha costa y tierra caminó y reconoció por sí. D. Antonio de Viedma, e sel tiempo de su destino en aquellos establecimientos, y su particular comisión en el de San Julián, con las demás noticias que pudo adquirir de los indios. En Colección Pedro De Angelis (Tomo VIII, vol. B, pp. 937-966). Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Viedma, F. (1969 [1784]). Memoria dirigida al Señor Marqués de Loreto. En Colección Pedro De Angelis (Tomo III, pp. 643-684) Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Villarino, B. (1969 [1782]). Informe de D. Basilio Villarino, Piloto de la Real Armada, sobre los puertos de la costa Patagónica. En Colección Pedro De Angelis (Tomo IV, pp. 220-229). Buenos Aires: Plus Ultra.

                          Vives Ferradiz Sánchez, J. (2006). Tra llos pasos de una arqueología postcolonial. En Negociando Encuentros: situaciones coloniales e intercambios en la costa oriental de la Península Ibérica (Siglos VIII-VI AC) (Cap. I, pp. 27-48). Barcelona: Bellaterrra.

                          Voss, B. L. (2008). The Archaeology of Ethnogenesis. Racs and sexualitynin Colonial San Francisco. California: University California Press.

                          Weber, D. J. (1998). Borbones y bárbaros. Centro y periferia en la reformulación de la política de España hacia los indacta sunno sometidos. Anuario del IEHS, 13, 147-171.

                          Zusman, P. (1999). ¿Terra Australis-"Res Nullius"? El avance de la frontera colonial hispánica en la patagonia (1778-1784). Scripta Nova Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales [Online], 45 (34). Disponible en: http://www.ub.es/geocrit/sn-45-34.htm.

                        • Inicio de página

                          Notas

                          1 Co-dirigido por la Dra. Bianchi Villelli y quien suscribe.

                          2 Exceptuando las investigaciones de Carlos M. Gorla, quien en su estudio sobre el origen y desarrollo sobre la ganadería patagónica (1983) discute el rol de los indígenas en esta actividad, integrando información histórica respecto al fuerte San José.

                          3 La persistencia de estas ideas en el imaginario popular se ha reflejado y materializado, por ejemplo, en las placas conmemorativas colocadas en la réplica de la capilla de San José, situada frente a la Isla de los Pájaros. A modo de ejemplo, en una de ellas puede leerse: “Las sociedades españolas de la Provincia rinden homenaje a los primeros mártires del Chubut. A los sobrevivientes de la primera colonización Juan Coca, Francisco Rodríguez, Juan Centeno, Juan Albornoz, Casimiro Novacos, con nuestro reconocimiento a los muertos en la lucha […]”. Es importante destacar que la réplica de la capilla fue construida sobre la base de una interpretación errónea de los planos asignados al fuerte San José, corroborándose que en realidad los mismos correspondían al fuerte San José y Ciudadela de Montevideo (Bianchi Villelli et al., 2013).

                          4 Esta perspectiva parte de una discusión crítica del colonialismo, las aproximaciones binarias y los esencialismos para dar cuenta de las relaciones interétnicas. Así, se busca poner de relieve el rol activo de los diversos actores sociales que fueron subalternizados por el poder y el discurso colonial, de manera de entender el contacto entre los diferentes agentes en función de su carácter multidireccional y cuestionando de este modo la impermeabilidad de las estructuras coloniales (Ligthfoot et al., 1998; Di Paolo, 2001; Silliman, 2001, 2006 y 2010; Scaramelli, 2005; Lyndon, 2006; Vives Ferradiz Sánchez, 2006; Voss, 2008; Liebmann, 2008; Buscaglia, 2011c, 2013, entre otros).

                          5 Es importante aclarar que las relaciones interétnicas en el contexto del fuerte San José no fueron problematizadas en su real complejidad desde la historia, mientras que desde lo arqueológico, constituyen una problemática que recién ha comenzado a desarrollarse en función del progresivo avance de las investigaciones y las particularidades de la evidencia material recuperada (ver por ejemplo Alberti y Buscaglia, s/f).

                          6 En el marco de mi tesis doctoral defendida en abril de 2009 y publicada en 2012, me aboqué al análisis de la estructuración de las relaciones de poder en el contexto de la colonia de Floridablanca, poniendo el foco en la relación entre el proyecto social implícito (Senatore, 2007) y las prácticas cotidianas de aquellos actores que fueron subalternizados por el poder colonial. Uno de estos grupos fue el de los marinos, perteneciente al contingente poblador, pero fuertemente estigmatizado por el poder colonial. El segundo grupo corresponde a la parcialidad de tehuelches que se relacionó con la Colonia durante sus cuatro años de funcionamiento. En este contexto, el énfasis de la investigación estuvo puesto en la agencia y el impacto diferencial de estos dos grupos de actores en función de su potencial para alterar el orden colonial y/o generar alternativas al mismo.

                          7 Fundação Biblioteca Nacional, MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar al Puerto de San José, 1783” y Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, legajo 2316 “Diario de la expedición del mando del Comisario Superintendente Don Juan de la Piedra que con 4 embarcaciones armadas en guerra y 114 hombres de Tropa de Tierra con sus respectivos Oficiales, sale del Puerto de Montevideo el 15 de diciembre de 1778 en busca del nombrado Bahía Sin Fondo en la costa Patagónica debiendo después de dejar allí hecho un establecimiento seguir a formar otro al Puerto de San Julián”.

                          8 Si bien la documentación histórica es elusiva en lo que refiere a la descripción arquitectónica del mismo, no obstante se han encontrado referencias aisladas que dan cuenta de la construcción de ranchos precarios, corrales y posiblemente un galpón para el acopio de sal, aunque sin precisar su localización. Las investigaciones arqueológicas realizadas en el mes de marzo de 2013 han permitido identificar al menos tres estructuras de piedra en la estancia Los Manantiales, una de ellas parcialmente en pie aunque con evidencias de haber sido saqueada a lo largo del tiempo. Por el momento, dada la escasez de la evidencia arqueológica registrada no ha podido asignarse con seguridad esta estructura a la ocupación española de fines del siglo XVIII, aunque se han identificado restos arqueológicos compatibles con la misma en sus alrededores (Buscaglia y Bianchi Villelli, 2013).

                          9 Aspecto que también será destacado por Fontana en su reconocimiento de la actual provincia de Chubut ([1886] 1999).

                          10 Fundação Biblioteca Nacional, MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar al Puerto de San José, 1783”.

                          11 En 1782 el piloto Basilio Villarino describe la importancia estratégica del puerto San José “por la facilidad y limpieza de este y su entrada, por ser su fondo de buena tenazón, y por la proporcionada altura o situación en que se halla, me parece muy propio para que sirva de puerto de arribada a las embarcaciones que navegan a la mar del sur”. En dicho informe el piloto destaca el peligro de dejar despoblado este puerto, debido a las ventajas estratégicas para el ingreso de embarcaciones enemigas que podrían alcanzar desde allí el Río Negro como otras áreas colonizadas por los españoles y aliarse con las naciones indígenas que frecuentaban la costa patagónica (Villarino, [1782] 1969: 228).

                          12 Los comandantes del fuerte San José entre 1779 y 1789 fueron: Juan de la Piedra, Francisco Viedma, Antonio Viedma (1779), Pedro García (ca. 1779-1782), Juan Antonio Martínez (1782), Juan José Gómez (1783), José de Salazar (1784), Salvador José López, Francisco Muñoz y Rafael Morales (1785), Gabriel Martínez (1786), Pedro Burniño (1787), Francisco Lucero (1788) y Francisco Núñez (1789).

                          13 Al respecto y contradiciendo parcialmente la representación del funcionamiento del fuerte en la documentación oficial, el análisis de las fuentes disponibles ha permitido identificar un documento sobre los asientos de los individuos en el fuerte San José, en el que se manda de regreso a un peón por haber encontrado a su mujer en dicho fuerte (AGN, Sala IX, 16-4-3 “J. Martínez a F. de Indarte, Puerto San José, 17 de agosto de 1786”).

                          14 AGN, Sala X, 2-3-5 “A. Aragón al Comandante del fuerte del Carmen, 5 de septiembre de 1810”.

                          15 A pesar de no haberse hallado aún información histórica sobre la parcialidad o parcialidades étnicas y los caciques que habrían encabezado el ataque, ha sido posible corroborar que los nombres de los caciques señalados como autores del ataque al fuerte San José, tanto en la obra de Barba Ruiz (2009) como en la placa conmemorativa colocada en la réplica de la capilla del fuerte, corresponden en realidad a un grupo de caciques mencionados por Entraigas (1968, p.22) que habrían atacado las instalaciones del fuerte, no en 1810, sino en los meses de julio y agosto de 1809. De acuerdo a Entraigas, dicha información fue obtenida en el Archivo General de la Nación —sin precisar mayor información—; sin embargo las exhaustivas pesquisas realizas por nuestro equipo de investigación no han podido dar con la supuesta documentación consultada por dicho autor.

                          16 Entraigas (1960 y 1968); De Paula (1984); Destéfani (1984); Dumrauf (1991 y 1992), Phillips (1962 en Gómez Otero, 2007 y Gavirati, 2012), D´Orbigny ([ca. 1835-1847] 1999), Fontana (1873), entre otros.

                          17 En Buscaglia s/f se puede encontrar una discusión extensa sobre los antecedentes reunidos respecto al ataque del fuerte San José y el Puesto de la Fuente por parte de los indígenas.

                          18 Si bien no alcanza el espacio aquí para desarrollar en extenso y reunir todos los relatos acerca del fin del fuerte San José, baste mencionar que el mismo caló tan profundo en la memoria de la región que reconocidos viajeros como el ya mencionado D´Orbigny ([ca. 1835-1847] 1999), Darwin [1839] 2003, Claraz ([1865-66] 1988) y Musters ([1871] 1997), no dejan de mencionarlo en sus crónicas sobre la Patagonia, varias décadas más tarde de ocurrido el episodio.

                          19 Un ejemplo emblemático de esta situación fue el motín que tuvo que afrontar Antonio Viedma como consecuencia de una epidemia de escorbuto en el fuerte San José a mediados de 1779 (Archivo General de Indias —en adelante AGI—, Legajo 326, folios 601-798, carta n° 210 “J. J. Vértiz a J. de Gálvez, Buenos Aires, 8 de octubre de 1779”).

                          20 Por ejemplo se registra la queja por la recepción de tocino y grasa podridos (AGN, Sala IX, Legajo 16-4-12 “J. Maestre al Comandante de Puesto San José, sin lugar, 10 de enero de 1797”).

                          21 AGN, Sala IX, l6-3-9 “J. A. Martínez a F. Viedma, Puesto del Puesto de San José, 14 de marzo de 1782”.

                          22 Archivo General de Indias (en adelante AGI), Legajo 326, folios 601-798, carta n° 210 “J. J. Vértiz a J. de Gálvez, Buenos Aires, 8 de octubre de 1779”.

                          23 AGN, Sala IX, 16-3-9 “ A Juan Antonio Martínez, fuerte el Carmen Río negro, 2 de mayo de 1782”; 16-3-10 “Oficio de Don Juan Antonio Martínez a Don Francisco Viedma, fuerte San José, 7 de julio de 1782”, “Juan José Gómez a Francisco Viedma, Puesto del Puerto San José, 24 de octubre de 1782”; 16-4-2 “Inventario de lo que subsiste en los almacenes de cuero que deja el Subteniente del Regimiento de Infantería de Buenos Aires Don Salvador José López…, F. Canales, Puerto San José, 27 de mayo de 1785”; “Inventario de lo que subsiste en los almacenes de cuero que deja el Teniente del Regimiento de Infantería de Buenos Aires Don Francisco Muñoz…, F. Canales, Puerto San José, 18 de noviembre de 1785”; 16-4-3 “S. J. López al Marqués de Loreto, Buenos Aires, 22 de julio de 1786”, 16-4-6 “Florencio de Jesús a Tomás J. Gil, Puerto San José y fuerte de la Candelaria, 2 de mayo de 1789”, “Florencio de Jesús a Tomás J. Gil, fuerte de la Candelaria Puerto San José, 22 de julio de 1789”, “Marqués de Loreto al Comandante de Río Negro, 27 de noviembre de 1789”; 16-4-11 “Joaquín Maestre al Comandante del fuerte San José, 16 de enero de 1796, “Oficio de Don Juan Alejandro Pérez a Don Joaquín Maestre, Puerto de San José y fuerte de la Candelaria, 29 de enero de 1796”, “Alejandro Pérez a Joaquín Maestre, Puerto San José y fuerte de la Candelaria, 2 de octubre de 1796”, 16-5-1 “Oficio de Don Antonio Aragón a Don Joaquín Maestre, Puerto de San José y fuerte de la Candelaria, 14 de mayo de 1798”. AGN, Sala XIII, 26-6-6 “J. C. de Elguera a P. F. Indarte, fuerte Nuestra Señora del Carmen, 18 de diciembre de 1800”, 31-1-5 “ Inventario de lo que subsiste en los almacenes de cuero que deja el Teniente de Regimiento de Infantería de Buenos Aires José Salazar…, Puerto San José, 18 de octubre de 1784”, “Salvador José López, San José, 3 de febrero de 1785”, “Salvador José López, San José, 19 de marzo de 1785”, “Antonio García, Puerto de San José, 15 de octubre de 1785”.

                          24 Ambas autoras han centrado sus investigaciones fundamentalmente en el análisis de la dinámica interétnica en el contexto del fuerte Nuestra Señora del Carmen. Por esta razón, los resultados de las mismas se constituyen en un excelente material a partir del cual comparar y complementar, sobre todo a partir de la evidencia arqueológica, los casos de Floridablanca y el fuerte San José.

                          25 Vértiz, J. J. [1778] 1938. Oficio del Virrey Vértiz del 3 de noviembre de 1778.

                          26 Vértiz a Gálvez, Montevideo 22 de febrero de 1783, AGI, Buenos Aires, 326.

                          27 Los intentos de evangelización a lo largo del siglo XVIII tuvieron un carácter más sistemático fuera de la costa patagónica, particularmente en las regiones de Pampa y el área andina de Norpatagonia (ver por ejemplo Urbina Burgos, 1990; Nicoletti, 2004; Néspolo, 2005; Irurtia, 2007 Arias, 2008; Hajduk, et al. 2013; Pedrotta, 2013, entre muchos otros).

                          28 Al respecto, es importante señalar el carácter fluctuante de las relaciones entre distintas comunidades indígenas, las que según las circunstancias eran amigas o enemigas (Nacuzzi, 2002).

                          29 Los ejemplos más destacados de los mismos son las capitulaciones y tratados de 1742, 1770, 1782, 1790 y 1796 establecidos entre funcionarios virreinales y los caciques más importantes de las distintas comunidades indígenas de Pampa y Patagonia, particularmente de la porción cordillerana y septentrional de la región. Tales tratados implicaban no solo el reconocimiento y la obediencia a la autoridad del rey de España sino también a sus representantes en territorio del virreinato. El poder colonial apeló a una estrategia de dominio indirecto —ya que se respetaba la autonomía y diversidad de las sociedades indígenas— pero no por ello menos coactivo, ya que en el mediano o largo plazo apuntaba al vasallaje de las mismas (Briones y Carrasco, 2000).

                          30 AGN, Sala IX, 16.3.2 “Carta de F. Viedma a J. J. Vértiz, fuerte Nuestra Señora del Carmen, 4 de junio de 1779”; Sala IX, 16.4.5 “Carta de F. Lucero a T. Gil (Capitán del Regimiento de Infantería de Buenos Aires y Gobernador de Río Negro), Puerto San José, 4 de junio de 1788”; “Carta de P. Burniño a T. Gil, fuerte del Carmen, 11 de junio de 1788” y Viedma [1783] 1972, entre otros.

                          31 AGN, Sala XIII, 34.10.5, 1780-1783, documentos varios.

                          32 Cabe agregar que para momentos posteriores sí se han registrado bienes y víveres para agasajar a indígenas en el contexto del fuerte San José (AGN, Sala X, 2-3-15 “F. de León, fuerte del Carmen, 20 de septiembre de 1809”).

                          33 Estos 19 legajos integran un total de 91 y cerca de 11.768 folios relevados hasta la fecha en el marco del proyecto de investigación.

                          34 Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, Legajo 2.316 “Diario de la expedición del mando del Comisario Superintendente Don Juan de la Piedra…”.

                          35 Este dato es ampliado en el diario de Villarino de 1779, donde se consigna la deserción de 11 individuos del “pueblo” de San José. Asimismo manifiesta el conocimiento y el contacto con el cacique Julián Camelo y su gente, aunque las relaciones por momentos fueron conflictivas (AGN, Sala VII, Biblioteca Nacional, Legajo 193, “Diario de Basilio Villarino Bermúdez…”. Dicho diario fue publicado por De Angelis en forma apócrifa y sintética, que comparado con el original, presenta la información suministrada por el piloto de manera incompleta y en muchos casos inexacta (De Angelis, 1969, p.166-171).

                          36 Archivo Histórico de Madrid, sección Estado, Legajo 2.316 “Diario de la expedición del mando del Comisario Superintendente Don Juan de la Piedra…”.

                          37 AGN, Sala VII, Biblioteca Nacional, Legajo 193, “Diario de Basilio Villarino Bermúdez…”.

                          38 De acuerdo a Carlos Gorla el envío de animales desde el Río Negro implicó un aumento de 13 a 64 vacunos y de 15 a 64 equinos en el período comprendido entre 1782 y 1784. Entre 1786 y 1789 se observa un estancamiento y una declinación en la hacienda. A partir de ese año se incrementan las cabezas de ganado vacuno y equino hasta alcanzar el número de 400 y 108 respectivamente en 1798; existencias que irían en aumento hasta 1808 en que los indígenas se llevaron prácticamente toda la caballada y 600 vacunos (Gorla, 1983, p.136 y 161). Estas oscilaciones en la hacienda deberán ser correlacionadas con el abastecimiento desde Río Negro y las incursiones practicadas por los indígenas.

                          39 Fundação Biblioteca Nacional, MS-508 (40) Doc.1164 “Diario de la Expedición de Don José de Salazar al Puerto de San José, 1783”.

                          40 Las relaciones con el cacique Negro son un claro ejemplo de la complejidad y ambivalencia que caracterizó a las relaciones interétnicas en la región pampeano-patagónica a fines del siglo XVIII. El cacique Negro por momentos se convirtió en aliado estratégico para Francisco Viedma y el fuerte Nuestra Señora del Carmen, en cuanto a la venta de tierras, el suministro de ganado y mano de obra indígena para avanzar en las obras del fuerte (D’Orbigny, A. ([1835-1847] 1999, p. 516-516). Sin embargo, en ocasiones fue concebido por el mismo Francisco Viedma como un enemigo que debía combatirse y aniquilarse, fundamentalmente por el robo de ganado y el maloneo en la frontera bonaerense (AGN, Sala IX, 16-3-6 “F. Viedma a J. J. Vértiz, fuerte del Carmen de Río Negro, 22 de marzo de 1781).

                          41 AGN, Sala IX, 16-3-16, “Antonio Viedma a Juan J. Vértiz, Nueva Colonia y fuerte de Floridablanca, 29 de enero de 1781”.

                          42 AGN, Sala IX, 16-4-3, Informe sin fecha y lugar, 16-4-4, 1° de octubre de 1787, Río Negro, sin remitente.

                          43 AGN, Sala IX, 16-4-4 “José Martínez a Ignacio de la Quintana, fuerte del Carmen, 14 de Junio de 1787”.

                          44 AGN, Sala IX, 16-4-4 “Juan Mastorell, Buenos Aires, 18 de noviembre de 1787”.

                          45 En esta oportunidad la embarcación solo tarda dos días en realizar el viaje de Río Negro a península Valdés.

                          46 AGN, Sala IX, 16-4-4, “Al Comandante de Río Negro, 3 de enero de 1787”.

                          47 AGN, Sala IX, 16-4-4. “P. Burriño a J. I. de la Quintana, fuerte de la Candelaria en Puerto San José, 7 de agosto de 1787”.

                          48 AGN, Sala IX, 16-4-4. “P. Burriño a J. I. de la Quintana, fuerte de la Candelaria en Puerto San José, 7 de agosto de 1787”.

                          49 Los indios Rafael y Carlos, este último autor de la declaración, fueron llevados presos desde Río Negro a Buenos Aires en el mes de octubre de 1787 bajo la acusación de haber asesinado a un poblador y un soldado en el fuerte de Río Negro (AGN, Sala IX, 16-4-4 “Juan Mastorell, Buenos Aires, 18 de noviembre de 1787 y “J. I. de la Quintana, Río Negro, 28 de octubre de 1787).

                          50 AGN, Sala IX, 16-4-4 “Declaración tomada al Indio Carlos, alias Juancho, dependiente del Cacique Julián Camelo, por el Teniente de Infantería Lázaro Gómez… fuerte del Carmen, 2 de septiembre de 1787”.

                          51 AGN, Sala IX, 16-4-4, “P. Burriño a J. I. de la Quintana, fuerte de la Candelaria en Puerto San José, 7 de agosto de 1787”.

                          52 AGN, Sala IX, 16-4-5, “J. I. de la Quintana al Marqués de Loreto, fuerte del Carmen, 6 de abril de 1788”.

                          53 Con respecto a estos dos caciques, solo se ha podido recabar información sobre Chulilaquini, sobre quien Francisco Viedma señalaba que dominaba una numerosa indiada en Norpatagonia, particularmente en las áreas adyacentes al río Negro, río Colorado, lago Nahuel Huapi y sur de Neuquén (Gorla, 1983; Nacuzzi, 1999 y 2005). Casamiquela, por su parte, identifica a Chulilaquini como un tehuelche septentrional cuyo nombre procedería del topónimo Chulila, la actual Cholila del noroeste de Chubut (1965 en Gorla, 1983).

                          54 AGN, Sala IX, 16-4-5 “T. Gil al Virrey J. J. Vértiz, fuerte del Carmen, 4 de junio de 1788.

                          55 AGN, Sala IX, 16-4-5 “F. Lucero a T. Gil, fuerte San José, 1º de junio de 1788”.

                          56 AGN, Sala IX, 16-4-5 “Sumaria información hecha a fin de averiguar en quien recae la omisión de haber hecho fuga el diez de junio después de puesto el Sol, el Cacique Julián y otro Indio en la boca del Río Negro, desde el borde del Bergantín Nuestra Señora de la Piedad, que los conducía presos, y encargados el subteniente de Infantería de Buenos Aires, Don Bernardo Durán, por Don Francisco Lucero, teniente de dicho Regimiento y Comandante del Establecimiento de San José en la costa Patagónica, fuerte del Carmen, 11 de junio de 1788” y “T. Gil al Virrey Loreto, fuerte del Carmen, 20 de junio de 1788”.

                          57 AGN, Sala IX, 16-4-5 “F. Lucero a T. Gil, Puerto de San José, 1º de junio de 1788”.

                          58 AGN, Sala IX, 16-4-6 “T. Gil al Virrey Loreto, fuerte del Carmen, 24 de septiembre de 1789”.

                          59 AGN, Sala IX, 16-4-6 “Marqués de Loreto al Comandante del establecimiento de Río Negro, 27 de noviembre de 1789”.

                          60 Es por lo menos llamativo que al comparar la documentación histórica referida a los asentamientos y las relaciones del grupo del cacique Julián con los mismos, poco se dice acerca del carácter excepcionalmente pacífico de sus relaciones con Floridablanca.

                          Inicio de página

                          Para citar este artículo

                          Referencia electrónica

                          Silvana Buscaglia, « Indígenas, Borbones y enclaves coloniales. Las relaciones interétnicas en el fuerte San José durante su primera década de funcionamiento (Chubut, 1779-1789) », Corpus [En línea], Vol 5, No 1 | 2015, Publicado el 30 junio 2015, consultado el 15 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/1383

                          Inicio de página

                          Autor

                          Silvana Buscaglia

                          Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas-Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina.

                          Correo electrónico: silvana_buscaglia@yahoo.com.ar

                          Artículos del mismo autor

                          Inicio de página

                          Derechos de autor

                          Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

                          Inicio de página
    • Logo Logo de la revista
    • Logo CONICET Mendoza
    • OpenEdition Journals