Navegación – Mapa del sitio
Registros
Dossier. “Fuentes indigenas” en la sudamerica colonial y republicana

“Que digan lo que saben y cómo es que lo saben…” Un pedido de información sobre un martirio en las fronteras del Gran Chaco (1639-1640)

“Let them say what they know and how they know it…” A request for information on a martyrdom in the frontier of the Gran Chaco (1639-1640)
René Osvaldo Geres

Resúmenes

El trabajo presenta la contextualización y transcripción del pedido de información sobre la muerte del jesuita Gaspar Osorio de Valderrábano y sus compañeros, levantado por orden del Obispo del Tucumán Maldonado y Saavedra entre 1639-1640 en las ciudades de Salta y Jujuy. El mismo se encuentra anexado a un expediente sobre la muerte de los padres Roque González de Santa Cruz, Alonso Rodríguez y Juan del Castillo existente en el Archivo General de la Nación y constituye un documento inédito sobre las relaciones entabladas entre los misioneros de la Compañía de Jesús y algunos grupos indígenas —pelichocos, labradillos, palomos y chiriguanos— que circulaban por la confluencia de los ríos Perico y Siancas en la frontera jujeña en la primera mitad del siglo XVII. El informe, que reúne testimonios de indígenas reducidos de la encomienda de Marcos Cabello, constituye una fuente que contribuye al conocimiento de estos grupos, algunos prácticamente desconocidos por la historiografía de la región, las relaciones entabladas con los misioneros en instancias de fricción interétnica y las respuestas que estos grupos plantearon ante estas circunstancias en un espacio geoetnico variado.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 10-14-2013

Fecha de aceptación para publicación: 14-05-2013

Texto completo

Introducción

  • 1 Este espacio se encontraba yuxtapuesto a un espacio jurisdiccional aún más amplio, la Provincia jes (...)
  • 2 AGI, Charcas, 26, R. 10, N. 90. Cartas de gobernadores. 11/11/1630, Salta. Carta de Felipe de Albor (...)
  • 3 Estos pueblos de indios fueron estudiados por Sandra Sánchez y Gabriela Sica. Reducciones como las (...)

1Las fronteras del Obispado del Tucumán conformaban hacia la primera mitad del siglo XVII un amplio territorio en donde la cuestión de la sujeción y conversión de los indígenas fueron problemas de primera hora en la agenda de las autoridades de gobierno1. Felipe de Albornoz llegaría a escribir al Rey en 1634 que “mientras los señores obispos no ayudaren mucho por la suya no puede esto tener el devido remedio porque ellos quieren ser algunos mas Dueños de los yndios que los propios encomenderos”2. En efecto, la situación no era fácil para los centenares de indígenas que formaban parte de los pueblos de indios ubicados en los márgenes de las jurisdicciones. Hacia mediados del siglo XVII las fronteras de Salta y Jujuy ingresaron en un proceso de institucionalización militar y religiosa que implicó, además de la explotación de los pastizales para el engorde de ganado y sembradíos, la instalación de fuertes, capillas y reducciones (Chaile, 2011, p. 50). En el Valle de Jujuy es posible observar así un proceso particular, con la creación de reducciones de indios depositadas a cargo de españoles o bajo control de algunos pocos efectivos militares (Sánchez y Sica, 1997, p. 60). Estos pueblos, lejos de permanecer aislados de los grupos indígenas no reducidos, mantuvieron a lo largo del siglo XVII contactos de diversa índole, desde enfrentamientos hasta prácticas de intercambio de bienes materiales y celebraciones rituales3.

2El documento que presentamos refleja parte de la situación de esta frontera en la primera mitad del siglo XVII. El espacio en el que nos situaremos, surcado por los ríos Perico y Siancas, formaba parte de la frontera al este de Humahuaca y de los umbrales del Gran Chaco, un complejo fronterizo en donde la circulación e intercambios entre diferentes grupos étnicos fue una de las características principales (mapa 1). La documentación nos permite trabajar sobre un espacio-tiempo de intermediación construido a partir de denominaciones, delimitaciones y negociaciones que fueron esbozándose a la par de procesos complejos de interdigitación entre diferentes sujetos (Martínez, 1999; Boccara, 2010). Una de las primeras cartas del padre Gaspar Osorio de 1628 desde el territorio chaqueño nos pone sobre aviso:

la cantidad de gente que se dice es cierta; y acá vienen y van caciques […] hay muchas naciones circunvecinas que hablan diferentes lenguas, y solo de una que voy aprendiendo, me dicen hay más de cincuenta mil; y de lengua mataguay, corren en opinión de treinta mil (Lozano [1733] 1941, p. 164).

  • 4 “esta tierra —decía— tiene mejor cara de la que le ponen […] lo que aora [sic] tengo entre manos es (...)

3Además del relevamiento de recursos naturales4, en su recuento etnográfico Osorio reconocía tobas, mocovíes y jadpitalaguas como tres de las provincias más importantes del Chaco, sobre las que deberían formarse tres reducciones cuyo propósito sería conformar la llave a las demás “naciones” chaqueñas, en especial para acceder al territorio de los churumatas, ubicados a dos jornadas de Santiago de Guadalcazar, “hacia el camino del Perú, para donde se saldrá a hacer camino, que será un gran bien para estas provincia” (Lozano [1733] 194, p. 164).

  • 5 Biblioteca del Instituto Ravignani, Fondo Documental, Copias en microfilms de la Biblioteca Naciona (...)
  • 6 BIR – CPD, Rollo 33, Documento 23. Informe sobre los indios ocloyas, 1637, f. 1v.
  • 7 ANG, Sala 9, 26-4-3, f. 46 r.

4En este contexto, luego de las primeras y frustradas entradas realizadas sobre la frontera chaqueña, los jesuitas emprendieron una nueva incursión en 1638 a cargo de los padres Gaspar Osorio y Felipe Medina. Tanto el cronista Lozano como otros documentos indican que la primera estadía de estos misioneros se produjo entre los indios ocloyas encomendados a Juan Ochoa de Zárate5. La permanencia de los misioneros no estuvo exenta de conflictos, y a unos pocos meses, tras un incidente con el franciscano Francisco Truxillo y la desafortunada circulación de algunos escritos “libelosos” en contra de la Compañía6, aparentemente motivado por disputas entre las órdenes, la misión de Osorio partió en 1639 hacia el Chaco en compañía esta vez del padre Antonio Ripario y un estudiante llamado Sebastián Alarcón. Una vez asentados en territorio de los indios palomos, los caciques Salapirin y Helichorin, quienes habían acudido al paraje “en demanda de los indios palomos” y en busca de “matalotaje”, posiblemente desde la frontera de Tarija, acabaron con los misioneros luego de dos días de convivencia entre ellos y de recibir algunos obsequios de parte de los padres7.

Mapa 1: Provincia jesuítica del Paraguay y sitio de la muerte de los misioneros. Elaboración propia en base al mapa de Antonio Machoni publicado en la Descripción chorográfica del Gran Chaco Gualamba, de Pedro Lozano (1733). Biblioteca Nacional Argentina, Tesoro.

Mapa 1: Provincia jesuítica del Paraguay y sitio de la muerte de los misioneros. Elaboración propia en base al mapa de Antonio Machoni publicado en la Descripción chorográfica del Gran Chaco Gualamba, de Pedro Lozano (1733). Biblioteca Nacional Argentina, Tesoro.
  • 8 Esta clase de documentos han sido registrados para otros espacios como Lima, ante la beatificación (...)

5Poco tiempo después, por petición del obispo Maldonado y Saavedra, el teniente gobernador Fabián Morillo se dispuso a ejecutar el pedido de información sobre el martirio de estos religiosos. El documento, habitual ante casos similares8, debe ubicarse entre los requerimientos que desde el pontificado de Urbano VIII debían cumplirse puntualmente en un proceso ordinario de beatificación. El obispo debía ser el primero en proporcionar la información necesaria sobre la vida y muerte del candidato a la santidad por medio de un interrogatorio a testigos pertinentes que debería llegar a la Sagrada Congregación de Ritos en Roma, a efectos de dar apertura a la causa (Rubial García, 2001, p. 36). El informe de 1639 perseguía varios fines: por un lado, establecer el lugar de las muertes y los ejecutores de las mismas, el número de naciones con que se habían encontrado y las labores desarrolladas entre estos en procura de su conversión. Por el otro, la obtención de datos precisos sobre la forma del martirio, las causas, el destino de los cuerpos y la posible existencia de milagros y devociones a los restos óseos.

6En el proceso indagatorio, llevado a cabo en dos instancias, declararían cinco indígenas registrados con los nombres de Francisco, Pedro Inchiri y Pedro Ynobeile, todos naturales “peluchocos”, Alonso Cuchea, natural “labradillo de la nación de los palomos” y un muchacho llamado Lorenzo, natural de Santiago del Estero. Los cuatro primeros pertenecientes a la encomienda de Marcos Cabello y el último encomendado “al heredero de Gerónimo Camargo”. El primer interrogatorio sería ejecutado por el teniente gobernador Fabián Morillo, con la asistencia de dos intérpretes, un tal Pedro Cacique, hábil en la lengua de los pelichocos y Pedro Ramos Cañar, lenguaraz en la general del Perú. A la segunda instancia del interrogatorio la llevaría a cabo el capellán Cosme de Rivero, cura y vicario de la ciudad de Salta, y oficiarían de intérpretes Juan Coronel y Blas de Chávez.

7La importancia de la muerte de estos misioneros para la Compañía de Jesús se reflejó en las posteriores elaboraciones hagiográficas, muy similares en contenido, que circularon entre fines del siglo XVII y mediados del siglo XVIII por Europa y América. Muchos de los datos recabados en los informes de 1639-1640 fueron volcados, de manera muy fragmentaria, y difundidos en Europa en obras como Varones ilustres de la Compañía de Jesús, de Juan Eusebio Nieremberg (1647), en el Mortibus Illustribus de Felipe Alegambe (1657), en Anno Dierum memorabilium Societatis Jesu de Juan Nadasi y en el martirologio de Mathias Tanner (1675), en donde se incluyó un grabado representando el momento de las muertes, autoría de Melchior Küsell. Francisco Xarque incluyó algunas noticias al hacer mención a la hagiografía de Antonio Ruiz de Montoya (1662). Lo mismo hicieron Nicolás del Techo en Historia Provinciae Paraquariae (1673) y Pedro Lozano en su Descripción chorográfica (1733) entre otros. En un escenario de conocimientos vagos sobre el espacio a conquistar, estas hagiografías y crónicas proporcionaron también datos fehacientes sobre territorios, habitantes y las posibles estrategias a desplegar en nuevas conversiones por parte de los misioneros (Ledezma y Millones, 2005, p. 28), aunque depurando los relatos de aquellos indicios que pudieran implicar una apropiación peligrosa de algunos elementos de la doctrina cristiana en términos nativos.

Algunas consideraciones sobre el contenido del informe: filtros, agencias y materialidades

  • 9 AGN, Sala IX, 26-4-3, f. 57 v. En todos los casos, el resaltado me pertenece.

8El informe es producto de estas circunstancias y no puede analizarse sin hacer referencia a la voluntad prescriptiva del escrito. La especificidad y direccionamiento de las preguntas —que deberían realizarse “con claridad y distinción […] para que en todo tiempo siempre la verdad y la virtud tenga premio y dar cuenta a su santidad y a su Magd”—, los recurrentes filtros mediadores producidos por la actuación de los intérpretes en lengua de los pelichocos y la general del Perú, de los testigos ­—de los cuales varios refirieron lo dicho por escuchas de terceros— y del Auto resultante, certificado por Fabián Morillo y los dos testigos Juan Pomposo y Onofre Suarez, “con lo qual se corrigio ha cierto y verdadero, Siendo tesos a lo ver, sacar, corregir y concertar9, plantea la necesidad de ciertos recaudos en la lectura de este tipo de documentación, resultante de situaciones concretas de poder en un contexto de dominación que se justificaba en diferencias étnicas y en una teoría de la organización político-social en niveles de civilización (Boccara, 2010).

  • 10 “La estructura dialógica puede ser explícita, como en la serie de preguntas y respuestas que confor (...)
  • 11 P. e., el franciscano Murillo los ubica en 1780 en las márgenes del río Bermejo, hacia el norte, ju (...)

9No obstante ello, no debemos olvidar la base textual y dialógica de este tipo de anexado a uque nos de intelgunposibilidades más allá de los filtros deformantes, en tanto es posible reconocer, en la trama hojaldrada de las anexficaciones, distintas voces y sujetos (Ginzburg, 2010), inmersos en la fórmula “que digan lo que saben y cómo es que lo saben”, de uso corriente en esta clase de indagaciones10. El exesivo pesimismo de considerar a los indígenas del pasado como ficciones de la imaginación occidental es, como sugiere Viveiros de Castro, una forma más de etnocentrismo (Viveiros de Castro, 2010, p. 15). Paula Montero ha sugerido en este sentido que, en la medida en que los relatos coloniales se produjeron en el proceso mismo de las relaciones entre los indígenas y los misioneros (u otros agentes coloniales), las fuentes deben ser tratadas como una narrativa en la que se depositaron distintas voces, lo cual puede decirnos algunas cosas no tanto de la “originalidad” de los nativos, como de los procesos de encuentro entre esos agentes y la gestación de códigos comunicacionales compartidos (Montero, 2006, p. 13). 11

  • 12 BIR – CPD, Rollo 33. Carta de Don Pedro Ortíz de Zárate al gobernador, 1682.

10El pedido de información encargado por Maldonado y Saavedra, sin ser una fuente indígena, nos permite adentrarnos d algunos elementos del universo de representaciones y prácticas rituales de los indígenas que anexficaron y de aquellos a los que hicieron referencia en sus anexficaciones. Las declaraciones de los indios pelichocos y labradillos reunidas en el documento nos remitelgunformas culturales compartidas y a conflictos entre estos grupos que venían produciéndose desde antes de la llegada de los españoles. Estos grupos formaron parte de una de las primeras reducciones de particulares asentadas en los Valles de Jujuy, en las tierras del capitán Francisco Arias en Río Blanco. Sica y Sánchez indican que una de las particularidades de estos grupos fue la conservación de sus radicionales pautas de subsistencia, lo que redituó a favor de los españoles al no tener que utilizar parte de sus ierras o destinar otras nuevas en la producción de alimentos para su mantención (Sica y Sánchez, 1997, p. 64). Esta permeabilidad territorial permitió a los pelichocos y labradillos mantener comunicación con grupos no reducidos, como bien detalla un documento de 1644 que alude a “juntas” en el río Siancas, en donde “se comunican con los suyos y parientes ya que se hallaron rastros de haber llegado muchos indios y una vincha de palma colgada en un palo” (Sica y Sánchez, 1997, p. 77). En 1644, los pelichocos llevaron a cabo un alzamiento y mataron a varios españoles e indios amigos d Palpalá. Las referencias son escuetas, y hacia el siglo XVIII se tornan aún más escasas, aunque las alusiones al etnónimo aparecen en otras fuentes escritas y cartográficas para hacer mención a estos grupos asentados en otros parajes y sin sujeción a los españoles12.

  • 13 BIR – CPD. Rollo 33. Verdaderas noticias del territorio, temple y cosas más principales de la provi (...)
  • 14 AGN, Sala IX, 26-4-3, fs. 43 v - 44 r.

11Los pelichocos y labradillos mantuvieron contacto en un mismo espacio con palomos, tobas, y chiriguanos. Estos últimos realizaron incursiones desde la primera mitad del siglo XVII hacia las fronteras de Jujuy y Salta en contra de otros grupos y, hacia fines del mismo siglo, acompañando las entradas militares en las que participaron al mando de don Diego Porcel de Pineda desde Tarija13. Una Noticia de 1685 nos permite localizar a los chiriguanos más cercanos al espacio tucumano en los pueblos de Cuiambuyo y Tariquea, los que “salen a las entradas del Chaco con los españoles desta Villa todos los años y en las ocasiones que se ofrece alguna paz dellos que los enemigos son muchísimos”14. La complejidad de las conexiones entre grupos diferentes entre los cuales deben interactuar los misioneros delimita una verdadera configuración cultural, es decir, “un marco compartido por actores ene intedos o distintos, de articulaciones complejas de la heterogeneidad social” que se presenta como un campo de posibilidades, con una lógica de interrelación entre las partes y posee una trama simbólica común (Grimson, 2012, pp. 171-194).

12En ese espacio, los misioneros y los objetos litúrgicos introducidos por ellos adquirieron para los indígenas significados precisos, que tuvieron que ver con representaciones que iban mucho más allá de las enseñanzas cristianas. Un ejemplo claro de esa complejidad fue la actitud de los grupos que se vieron involucrados de una u otra manera en la muerte de los padres y los sucesos posteriores. Como es bien sabido, la apropiación de objetos materiales como artefactos de metal y recursos como el ganado caballar fueron reconfigurando muchas de las prácticas indígenas en el espacio chaqueño. A estos materiales acompañaron otros que fueron introducidos por los misioneros como “bujerías” en las instancias de negociación, o tomados por los grupos chaqueños en el curso de los enfrentamientos con españoles y religiosos. De esta manera, santos, vírgenes, cristos, cruces, rosarios y otras materialidades aparentemente menores —agujas, mantas, cuentas, etc.— fueron introducidos también entre grupos de los cuales muchos ya tenían acceso a otros bienes de la sociedad hispano-criolla y reconocían la ventaja —material y simbólica— de acceder a ellos. Cuando el capellán Cosme de Rivero preguntó qué había sucedido después de la muerte de los misioneros, Francisco, uno de los indígenas de la encomienda de Marcos Cabello, contestó, evidenciando un ir y venir de información entre diferentes sujetos:

  • 15 “aunque todas aquellas ciudades comarcanas los aclamaron por Stos y por mártires y por profetas de (...)

que lo que save es que acia como un mes poco mas o menos que estando este to en su pueblo de los pelochocos abajo del Rio Ciancas [ilegible] dos indios ynfieles palomos que residen en la parte y lugar donde mataron los dhos padres los quales contaron a este testigo como todos los días estan los dhos Padres como vivos vestidos como quando disen misa resplandesientes yuque no es más de un padre el que assi am visto, yuque vinieron como dies inos chiriguanaes avian venido a ver el dho padre que estaba resplandeciente yuque con mucho espanto de la vista detuviendosse adonde estaban los demas inos se avian muerto = y assi mesmo le dijeron los dhos dos indos como los inos que assi avian muerto a los dhos Padres dentro de algún tiempo se avian muerto tambien = yuque un Ino que avia vevido en el caliss con que los padres desian misa avriendose desde la cabeza hasta la camisa revento y murió y asi de miedo desto no an querido mas beber en el dicho caliss yuque el cacique lo tiene guardado todo lo qual dixo a este to los dhos dos inos infieles los quales murieron en el Pueblo de este testigo y esto Responde15.

13La problemática de las formas de apropiación de “la cultura material española” tras las primeras incursiones misionales al Chaco ha sido planteada en trabajos recientes (López, 2008), aunque cod algunos puntos que merecen un mayor análisis, en la medida en que a pesar de reconocer la importancia de un abordaje en términos de resignificaciones, de plantear el concepto de etnogénesis y avanzar en la introducción de materiales por parte de los jesuitas entre los indígenas “del común” y no solo entre los caciques, esta clase de aportes se reduce a una diferenciación entre “objetos” y “materiales”, tomando este último concepto para hacer mención a los procesos productivos de la manufactura de artefactos, su uso y/o consumo y descarte, pero sin abandonar una mirada funcional de estos objetos en relación a la evangelización, sin avanzar en los posibles horizontes de significación en que estas materialidades fueron apropiadas y no solamente introducidas, o, en palabras de Latour, sin focalizar el poder agenciativo de estos objetos.

14Aportes claves han resultado los de la etnografía amazonista, que ha señalado la necesidad de no aplicar la diferenciación clásica occidental entre naturaleza y cultura al estudio de sociedades indígenas de ierras bajas, en la medida en que en sistemas anímicos como estos, humanos y no humanos pueden compartir atributos de persona (Viveiro de Castro, 2004; Descola, 2011). Latour, por su parte, ha insistido, al remarcar que los objetos también tienen capacidad de agencia,uque el reconocimiento de los objetos como actores o actuantes permite explicar las asimetrías de las relaciones sociales en las que esos objetos intervienen (Latour, 2008, p. 108). Detenernos sobre estas materialidades y en la importancia de los agentes liminares que actuaron junto a ellas en espacios como este nos puede permitir ingresar en un problema mucho más complejo que es el del cambio cultural y los procesos de conversión desatados en los espacios fronterizos. Estamos, así, en un contexto y ante situación de incorporación de elementos culturales alógenos por parte de los grupos que implicaron prácticas concretas de apropiación de la diferencia, lo que nos permite aparatarnos de una mirada demasiado anclada en el binomio aculturación/resistencia (Boccara, 2005). Las relaciones hiladas entre los sujetos que habitaron la unión de los ríos Perico y Siancas nos hablan de procesos de gestación continua de identidades, en donde nos dcontramos con articulaciones, comunicaciones y mediaciones entre mundos culturales entramados en los que los sujetos responden de maneras diferentes o incluso combinadas ante determinadas situaciones, que pudieron ser, como remarcó Estensoro (2001), para el Perú, de fusión-asimilación o de rechazo-separación, pero que en la mayoría de los casos implicaron apropiaciones y traducciones ambiguas.

  • 16 Beca CONICET PG Tipo I: “Representaciones y prácticas frente a lo santo, el cuerpo y la muerte en e (...)

15Sabemos que la muerte de los jesuitas Osorio y Ripario activó, sin necesidad de que el caso llegara a la Sagrada Congregación de Ritos en Roma, una serie de prácticas que insinúan tenuemente un culto a los misioneros16, pero queda abierta la pregunta sobre qué procesos pudo desatar hacia el interior de los grupos indígenas esta clase de sucesos en el espacio chaqueño. Lozano advierte que tras la muerte de los padres y la noticia de las apariciones y el milagro del cáliz que “el cacique lo tiene guardado”, los palomos “movidos de su fama” solicitaron la entrada de nuevos misioneros con la mediación de un indio cristiano de Humahuaca, un tal Lorenso Cacat, “que solía a veces entrar a sus ierras” (Lozano, [1733] 1941, p. 179). El problema de las formas de apropiación que los indígenas realizaron de las materialidades sagradas de los cristianos y de la imagen de los jesuitas como “hombres santos”, que en una variedad de casos que van desde el Paraguay a la chiriguanía, estuvo vinculado a las disputas por el monopolio de lo sagrado y el poder chamánico (Pompa, 2010; Castelneau L´Estoile, 2011; Geres, 2013), y abre una serie de interrogantes sobre las posibilidades de acción de los grupos de indígenas reducidos e “infieles” en la configuración de nuevos espacios culturales, una de las cuestiones para las que esta fuente resulta de sumo interés.

Sobre la transcripción

16El pedido de información se encuentra contenido en un conjunto documental existente en la Sala IX del Archivo General de la Nación. Los documentos de nuestro interés se encuentran entre los folios 38 r al 64 r del original, por lo que respetamos esta secuencia en la foliación. En cuanto a las normas empleadas en la transcripción, la grafía original ha sido respetada, realizándose solamente d algunos casos la separación gramatical de las palabras encadenadas y la unión de los vocablos separados. El uso de las mayúsculas se mantuvo de acuerdo al documento. La indicación [ilegible] señala aquellos términos individuales que no han podido ser transcriptos por dificultad de lectura, mientras que los puntos suspensivos […] refieren a dos o más términos que no logramos descifrar. Las palabras tachadas en el original se han reproducido de la misma forma. En todo momento los apelativos étnicos y nombres de lugares han sido respetados de acuerdo a la grafía original. Ello ha obedecido a una opción metodológica, entendiendo, como sugiere Pompa, que la transcripción debe realizarse de forma suficientemente amplia para devolvernos un triple contexto: “el contexto histórico en que se producirán los acontecimientos; el contexto narrativo en que se articulan las informaciones; el contexto cultural para el cual los relatos eran destinados” (Pompa, 2003, p. 29). La opción de incluir las cartas que inician la transcripción, en donde se solicitan misioneros y posteriormente l pedido de información, responde, de la misma manera, a una necesidad de describir lo más densamente posible el contexto en el que el informe se produjo. La información, por último, fue relevada en el marco del desarrollo de una investigación más amplia abocada a las representaciones y prácticas en torno a la santidad en el espacio chaqueño durante los siglos XVII y XVIII, la que cuenta con financiamiento del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas17.

Inicio de página

Bibliografía

Boccara, G. (2005). Génesis y estructura de los complejos fronterizos euro-indígenas. Repensando los márgenes americanos a partir (y más allá) de la obra de Nathan Wachtel. Memoria americana, 13, 21-52.

Boccara, G. (2010). Antropología política en los márgenes del Nuevo Mundo. Categorías coloniales, tipologías antropológicas y producción de la diferencia. En C. Giudecelli, Fronteras movedizas. Clasificaciones coloniales y dinámicas socioculturales en las fronteras americanas, (pp. 103-135). México: Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, El Colegio de Michoacán, Casa de Velázquez.

Castelnau- L´Estoile, C. (2011). Compartir las reliquias. Indios tupíes y jesuitas frente a los huesos de un misionero chamán en el Brasil de inicios del siglo XVII. En G. Wilde (Ed.), Saberes de la conversión. Jesuitas, indígenas e imperios coloniales en las fronteras de la cristiandad, (pp. 225-250), Buenos Aires: SB.

Chaile, T. (2011). Devociones religiosas, procesos de identidad y relaciones de poder en Salta. Desde la colonia hasta principios del siglo XX. Salta: Capacitar del NOA.

Descola, P. (2011). Más allá de la naturaleza y de la cultura. En L. Montenegro Martínez (Ed.), Cultura y naturaleza. Aproximaciones a propósito del bicentenario de la independencia de Colombia, (pp. 54-77). Bogotá: Jardín Botánico de Bogotá.

Estensoro, J. C. (2001). El simio de Dios. Los indígenas y la Iglesia frente a la evangelización del Perú, siglos XVI-XVII. Bulletin de l´Institute francais d´estudes andines, 30, 455-474.

Gamboa, M. (2008) De la ergonomía a la antropología y viceversa. La materialidad de los ´objetos´ y sus implicaciones. En S. Romero Gorski, Anuario Antropología social y cultural en Uruguay 2008-2009, (pp. 79-86). Montevideo: Nordan-Comunidad.

Ginzburg, C. (2010). El inquisidor como antropólogo. En El hilo y las huellas. Lo verdadero, lo falso, lo ficticio, (pp. 395-411). Buenos Aires: FCE.

Geres, O. (2013). Con eficacia para semejantes cosas… Martirio, ritualidad y poder en las misiones de indios chiriguanos. Siglo XVIII. Dimensión Antropológica, 52, en prensa.

Grimson, A. (2012). Los límites de la cultura. Crítica de las teorías de la identidad. Buenos Aires: FCE.

Hampe Martínez, T. (1997). Los testigos de Santa Rosa (Una aproximación social a la identidad criolla en el Perú colonial. Revista Complutense de Historia, 23, 13-136.

Latour, B. (2008). Reensamblar lo social. Una introducción a la teoría del actor-red. Buenos Aires: Manantial.

López, M. (2008). Análisis de la cultura material en documentación jesuita édita e inédita referida a la Mision de Omaguacas en la región del Tucumán. En VI° Congreso Argentino de Americanistas, tomo II, Buenos Aires, Sociedad Argentina de Americanistas (pp. 237-261). http://www.academia.edu/622892/_Analisis_de_la_cultura_material_en_documentacion_jesuita_edita_e_inedita_referida_a_la_Mision_de_Omaguacas_en_la_region_del_Tucuman_

Martínez, J. L. (2009). Ayllus e identidades interdigitadas. Las sociedades de la puna salada. En G. Boccara y S. Galindo, Lógica mestiza en América, (pp. 85-112). Temuco, Chile: Instituto de Estudios Indígenas.

Montero, P. (2006). Introdução. Missionários, índios e mediação cultural. En Deus na aldeia. Missionários, índios e mediação cultural. São Paulo: Globo.

Morillo, F. ([1780] 1833). Diario del Viaje al río Bermejo. En Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de la Plata, ilustrado con notas y disertaciones por Pedro de Ángelis. Tomo VI. Buenos Aires: Imprenta del Estado.

Oliveira, P. R. M. de. (2010). O encontro entre os guarani e os jesuítas do Paraguai e o glorioso martírio do venerável padre Roque González de Santa Cruz nas terras de Ñezu. Tese doutoral. Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Instituto de Filosofia e Ciências Humanas. Programa de Pós-Graduação em História. Disponible online em Repositório Institucional do Universidade Federal do Rio Grande do Sul. http://www.lume.ufrgs.br/handle/10183/21462.

Pompa, C. (2011). Conversões indígenas: poder simbólico e razão prática no sertão colonial. En A. Agnolin et al (Orgs.), Contextos missionários. Religião e poder no Império Português. São Paulo: Editora HUCITEC.

Rubial García, A. (2011). La santidad controvertida. Hagiografía y conciencia criolla alrededor de los venerables no canonizados de Nueva España. México: UNAM - FCE.

Sánchez, S. y Sica, G. (1997). Por ser gente de otra ley. Tobas, mocovíes y ojotaes reducidos en el valle de Jujuy. Prácticas y discursos (siglos XVII y XVIII). Journal de la Societé des Américanistes, 83, 59-80.

Viveiros de Castro, E. (2004). Perspectivismo e multinaturalismo na America indígena. O que nos faz pensar, 18, 225-254.

Viveiros de Castro, E. (2010). Metafísicas caníbales. Líneas de antropología postestructural. Buenos Aires: Katz.

Wilde, G. (2008). El enigma sonoro de Trinidad: ensayo de etnomusicología histórica. Resonancias, 23, 41-66.

Xarque, F. ([1687] 2008). Las misiones jesuíticas en 1687. El estado que al presente gozan las Misiones de la Compañía de Jesús en la Provincia del Paraguay, Tucumán y Río de la Plata. Buenos Aires: Academia Nacional de la Historia. Unión Académique Internationale.

Inicio de página

Anexo

ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN

SALA IX: 26-4-3: Pedido de información sobre el martirio de los padres Gaspar Osorio de Valderrábano y Antonio Ripario, 1639-1640.

[Folio 38 r]

Frai Melchor del Orden de mi Pe San Agustin nro Pe Por la gracia de Dios y de la Sta Sede Aposca obpo de la Cathedral del Tucuman y del Consejo de mu Magd &

A nros vicarios de las ciuddes de San Salvador de Jujui, Valle de lerma y nueba Talavera de Madrid Salud en nro pe Jesuxpto saved que estando la Compa de JSH junta en su congregacion en esta ciudad de Cordova valiendonos de su estatuto [ilegible] en la Conbersion de las animas de mis obejas y predicacion evangelica les embiamos en ejercito del señor […] Frai Melchor del orden de mi Pe san Agustin Por la gracia de Dios y de la Sta Sede Aphostolica Obispo de la Cathedral de Tucuman del Consejo de su magd al Pe Diego de Boroa Prol de la Compa de JHS en esta Proba del tucuman Paraguai y Rio de la Plata salud en nro Pe Jesuxpto sabra VR [ilegible] debe saber y le tenemos comunicado y entre los dos conferido muchas veces la necesidad grande que en esta Prova ay de ministros evangelicos para predicar y administrar los sacramtos a nras ovejas en particular a los indios que ya están convertidos y baptizados y para llamar al conocimto de Dios y de su Sto evangelio a los que están fuera de la Igla y que en las doctrinas que ai de gente baptizada es tan grande la falta de operarios que ai distancia, con mas de mill y trecientas almas en una sola reducion sin que vengan cura que los doctrine y confiese ni le aya enviado el obispado capaz y ai otras que aunqe le tienen son tan largos en la distancia que es imposible un clérigo solo poderlo hacer como era raçon de mas de lo que emos [ilegible] muchas faltas irremediables en algas ptes de que le tenemos dado cuenta a su Magd y se la damos a su Santidad y ansi mismo ay en los cerros y terminos de esta ciudad nra diócesis grandissos centenares de millares de animas por convertirse a nra Sta Fee catholica y entre algas Provas ay principio de predicación del evangelio y conocida experiencia de buenos nortes y considerando que por cada uno de estos infieles y de los ya convertidos Jesuxpto nro Pe derramo su sangre y que sin la heredad que le dio su Pe y que a nra [ilegible]

[Folio 38 v]

pequeñes se dignó encargar esta Igla para que en ella cuidesemos de predicar a su evangelio de dar a conocer su Sto nombre y como nos creo y redimió y la lei de nos dio y que mas a de juzgar premiandonos en su juicio o castigándonos segun nras obras y que mas obliga a pecado mortal el predicar lo sobredicho sabiendo que los ya convertidos se conserven en la pureza del baptismo y llamando a los que no lo están a que lo reciban y que donde no pudieremos por ntra persona lo devemos encargar a otras Personas dignas y no perder medio ni diligencia humana para que estos miserables ynfieles conozcan a dios y consigan la buena benturança y [ilegible] la satisfacion que tenemos a la Compa de Jesus y del celo con que cuida de la honra de Dios y de la conversion de las almas por lo que emos hallado en esta pte que a sido de este obispado servida la Igla. Por la dicha Relign en tiempo de nros antecesores ayudándoles en las missiones y en la predicación de los infieles y generalmte en todas las ciudades asistiendo a todas horas del dia y de la noche a las necesidades espirituales de todo genero de gente y porque assi nos lo tiene prometido V.R le exortamos de pte de su Magd como Patron de su Iglesia y de parte de Dios que es Señor que todo lo puede pagar en igualdad el merito de tan grande obra y de nra parte le pedimos y se lo rogamos que hagan a nro Señor y a su Iglesia este servicio y [roto] su Religion junta en Congregacion en esta ciudad y an de ir y repartirse por toda esta diocesis escoja los sujetos que hallase mas capaces y les cometa la predicacion del evangelio a los infieles y en las partes donde no se ha predicado s dondrtirses cntiza ara predicaa para quvaingan comttualea predicasoreE evangelicodamando a conoced en nombra de Dios y ansi mismoue estoe operarios comet deipor rrstiendn las doctrinav Valsue estencros yclerminos dondubnfiese gentc Conbantios y baptizara quvaingan consamanda predincado y administncady [ilegible] losamtostos

[Folio938 r]

pequeza y [ilegiblee serres en ao y a su Iglesir y oSSssaea

[Folio9 v r]

aaaa para que toraacciumaaraelo quoSSssaaaa Diego de Bor.p;

[Foli4038 r]

as dfsropacepob" caciaces n caciacey entre locutualea predado ylgunstoi lederaíomes oistroo hstiend sencnar y de s b sttd curas hacdottualeyas de lo qua predibica y l seabica y odar y lr llase teson r y a ios cpaSeeramos jevdegae q elle tr eragredaan cen su sangrn consamande en al richo queap> derrabumae poa honry glOsoan dXuxpto nrRey muxpcar o jigándonoy conurançn de ss Salcacióyp> de qu] debeoceree mil a dabuma nt les o sh mas dinfieles ene q ellas partepua es tieneycis en la psbnracia de Dioquier iueg que poa ioabiticasoreyp> para que en tadn tiemps tier sn lonvtidad n loirtudat venar preopyde dao cuenta a ss Santidad yde su Magd

[Foli403v r]

[Foli4138 r]

[Foli413v r]

[Foli4238 r]

asssa

[Foli423v r]

persond pejndo que oyaoy sttg yasaspaRodvn ialeyas lloudoyefe.p;

l muscopo dell nlimiema on dearlicocsonllouvelinr y esta cagdte

[Foli4338 r]

[Foli433v r]

[Foli4438 r]

[Foli443v r]

l muscopo dell nlimiema on dearlicoCsonllouyenaceeraditadady peFPosdo

[Foli4538 v]

[Foli453v r]

[Foli4638 r]

[Foli463v r]

[Foli4738 r]

[Foli473v r]

[Foli5438 r]

l muscopo dell nlimiema on dMarlicoCsonllo, o ao adeseotogaps o recróeu racimtododa daemoo padres Gaspar Osorir n su cposdoa daemoL sabdode spy h lmets donde lgauon > y quy iga xoeq que nf quo esto p crbteuegan ompa daemoredicios padrelinr omehosdo

[Foli543v r]

y quee q ella nochviod esttssaaaaa

[Foli5538 r]

[Foli553v r]

[Foli5638 r]

[Foli563v r]

aaa s ue equtssa xoeq qudyspua ed sa lotsoreeíorde loredicioo Paaaaaaa para qulimiesseban eas uInofucion loredicioo Paaeaaa para looc saciaceviod esttssaaaadoa

[Foli5738 r]

[Foli573v r]

[Foli6038 r]

l muscopo dell nlimaga dmarlicocsonllo o ao adeseotogaps o recradu racimtoas>aa daemop padres Gaspao ssaa deCo hood aeicieop> daemol sabdode spy h lmets donde lgauon > y quy igaa daemos padrelinr omeh lernopsuyoun nomadspAnpadrps que es oyus cee lol sabdode spy ">l muscoioaen ln junop;

[Foli603v r]

a y quee q ella nochbiod esttssaa

[Foli6138 r]

[Foli613v r]

[Foli6238 r]

[Foli623v r]

anaaa

[Foli6338 r]

[Foli633v r]

a f esjeson a com fuarrayno e arrebisnaee– yen qunemetienreedquaemoe emegtronoebolbetbs eP paraPaála demosidr como t rreson aoa losicios padref qu,abiccadn le tr erpoc ee ssau, co lynryp> iomos rramas aemoe t rresondyto e arrebisnaee= P pguntadada qulsntiiudad dy igaaaaadto

[Foli6438 r]

Iniciero dpágina