Navegación – Mapa del sitio
Registros
Dossier

Un testimonio a múltiples voces. La rendición de los malbalaes según la Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba, de Pedro Lozano

A testimony from multiple voices. The surrender of the malbalaes according to Description Corográfica of Gran Chaco Gualamba, by Pedro Lozano
Beatriz Vitar

Resúmenes

A través del análisis de un fragmento de la crónica de Pedro Lozano, referida a la campaña del ejército colonial en las fronteras del Chaco en 1710, se trata de reflexionar sobre la producción de una fuente “indígena” en un contexto de guerra e interacciones fronterizas. El relato de Lozano sobre las capitulaciones celebradas entre los malbalaes y las huestes coloniales, reproduce una breve frase, escrita por el “cacique” del grupo, por la que este anunciaba su oferta de paz. A lo largo de estas notas, introducimos varios planteamientos que nos llevan a adelantar una primera conclusión: el carácter singular de la fuente, en la que se mezclan tradiciones hispánicas y la agencia indígena. En este sentido, el escrito del cacique puede ser considerado como resultado de los intercambios hispano-indígenas en las fronteras.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 10/03/2014

Fecha de aceptación para publicación: 28/04/2014

Texto completo

1. Introducción

  • 1 La abundante producción etnográfica de la Compañía de Jesús ha arrojado testimonios valiosos sobre (...)
  • 2 De aquí en adelante utilizo esta forma abreviada del título para referirme a la obra de Lozano.

1Decía Roa Bastos, al referirse a las misiones guaraníes, que “el experimento jesuítico quedó como el libro escrito por un pueblo de iletrados que no conocían la escritura pero que conocían el lenguaje y la magia de los mitos, la ritualización social de la vida, la energía nutricia de la naturaleza”… A pesar de los estragos del tiempo y el despojo, ese “vasto libro en ruinas abandonado en medio de la jungla” (Roa Bastos, 1991, p. 12), nos habla del singular proceso de sincretismo cultural y social a lo largo de siglo y medio de vida misionera1. Las palabras del escritor paraguayo constituyen un buen punto de partida para reflexionar sobre aquellas fuentes, como la Descripción2 de Lozano, que si bien forman parte del monumental corpus de crónicas que construyeron la imagen de la alteridad “desde la posición privilegiada del lugar de enunciación asociado al poder imperial” (Lander, 2000, p. 16; Mignolo, 1995), son también en cierta manera obra de los pueblos nativos, cuyas acciones, palabras y gestos narrados por los otros, definen una agencia indígena en el marco de unas desiguales y conflictivas relaciones con el mundo colonial.

2Por otro lado, frente a la metáfora con la que Roa Bastos retrataba el pasado jesuítico-guaraní, se alza la paradoja de la prolífica literatura que arrojó la experiencia ignaciana en ese y otros territorios misioneros en América. Al mismo tiempo, es dable recordar que, precisamente entre los guaraníes reducidos, fue un hecho destacable su incorporación a la cultura letrada a través de la escritura (Neumann, 2011), fenómeno con un claro impacto en el imaginario nativo, como planteara Gruzinski (1991) en el caso del México posterior a la conquista. De otros muchos pueblos con tradición oral no quedaron testimonios de su puño y letra, procedentes de los tiempos coloniales: sus voces quedaron secuestradas y convertidas en textos por quienes poseían el control de la escritura.

  • 3 Ya señalaba Foucault ese “privilegio” de lo escrito que dominó en el Renacimiento gracias a una ser (...)
  • 4 A propósito de este asalto a la alteridad, Bareiro Saguier y Duviols (1991, p. 45) destacan que las (...)

3El encuentro e interacción de europeos e indígenas en las “zonas de contacto” y en el marco de unas “relaciones altamente asimétricas” (Pratt, 2011, p. 31), ha quedado registrado en una copiosa producción escrita de variado origen. En esa desigualdad de condiciones que signó el encuentro entre dos universos culturales opuestos, jugó un papel trascendental la posesión y control de la escritura por parte del sector hegemónico. La lengua y la escritura fueron inseparables de la obra imperial de España en América: desde sus inicios, las cartas, relaciones, crónicas y cualquier otra forma escrituraria fueron progresivamente dando nombre a un mundo inédito para los europeos, tanto en lo referido a sus pobladores como al orden geográfico-natural, quedando así de cada empresa de conquista y colonización su correlato documental3. La escritura se convertiría en una forma más de apropiación del universo indígena, de captura y dominio de los Otros, lo que adquiere un mayor dramatismo al producirse la toma de su palabra, (im)poniéndole el discurso dominante4.

  • 5 Sin embargo, en ciertas respuestas nativas a los dictados “racionales” del orden reduccional –como (...)

4Recorriendo la documentación archivística, diarios de viajes u otras fuentes coloniales, pero en especial las crónicas de miembros de la Compañía de Jesús (elaboradas por cronistas oficiales o responsables directos de la evangelización) es usual toparse con discursos indígenas, en forma de respuestas a los requerimientos de representantes del poder civil o militar, en los prolegómenos de los pactos o en diálogos sostenidos con los misioneros en el transcurso de la cotidianidad reduccional, en medio de los avatares de la asimilación a la “vida racional” o del proceso de conversión. Y más aún, se reproducen incluso diálogos entre indígenas (de un mismo o de diferentes grupos), como puede constatarse en el texto de Lozano aquí transcrito. Estos testimonios atrapados en la narrativa de la conquista militar y “espiritual”, ¿podrían ser considerados como la versión más aproximada de lo que constituiría una fuente indígena “indirecta”? En cuanto a las crónicas jesuíticas, esas conversaciones entre misioneros y reducidos podrían ser definidas como una especie de monólogos dialogantes (valga el oxímoron para ejemplificar esos intercambios verbales referidos por los narradores), en los que, por lo general, los argumentos del orden dominante se erigen como expresión de legitimidad o criterios de autoridad, en oposición a los razonamientos o concepciones nativas. En esa dialéctica, las manifestaciones de estos últimos aparecen, las más de las veces, como manifestación del absurdo, de la irracionalidad o de la terquedad frente a la razón jesuítica. Ello se vuelve más nítido cuando los diálogos transcritos refieren al cruce de argumentos entre misioneros y reducidos con relación al bautismo o al mantenimiento de prácticas tradicionales, por citar unos ejemplos5.

  • 6 Lozano, 1733, p. 370.

5Ahora bien, la fuente aquí presentada, Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba, del jesuita Pedro Lozano, no obstante constituir la versión unilateral de un episodio de guerra y negociaciones en la frontera tucumano-chaqueña, a la vez que informa sobre los mecanismos coloniales para someter a los grupos indígenas también lo hace con respecto a las decisiones, reacciones o estrategias de estos últimos para afrontar el asedio español. Dentro de la fuente captó mi interés la frase en primera persona atribuida al cacique “principal” de la etnia malbalá (Jonastete), que Lozano (1733, p. 370) introduce en su extenso relato sobre la conquista de este grupo en el siglo XVIII. El escueto mensaje en español estaba escrito en un papel que el líder malbalá enarbolaba en el extremo del dardo que entregó al gobernador del Tucumán, como señal de su rendición y oferta de paz. Detrás de lo que a primera vista puede parecer una manipulación de la voluntad y de la palabra indígena –el acto de sujeción expresado a través de la escritura en español y con la retórica al uso6- subyacía una trama urdida al calor de las relaciones interétnicas y de los condicionamientos derivados de la presión colonial, como lo demuestran los sucesos producidos antes y después de las capitulaciones.

  • 7 La Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba de Lozano se publicó por primera vez en Córdoba (...)
  • 8 El inicio de la campaña contra las “naciones enemigas” del Chaco tuvo lugar el 25 de mayo de 1710 ( (...)
  • 9 Otras acciones militares posteriores (entrada de 1711), también al mando del gobernador Urízar, abr (...)
  • 10 Sin obviar la importancia de la información referida a los mocovíes, en estas notas me centraré en (...)

6Los fragmentos seleccionados de la Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba de Pedro Lozano7 ofrecen un completo relato sobre la primera entrada de Urízar al Chaco en 17108 y el desarrollo de las operaciones militares y negociaciones que precedieron al acuerdo de paz con los malbalaes, logrado a fines de agosto de aquel año9. De la mencionada crónica se han transcrito los Parágrafos LXVIII, LXIX, LXX y parte del LXXI, dentro del cual se encuentra la referencia a la leyenda que portaba el cacique en su arma en el día señalado para acordar la paz (Lozano, 1733, p. 370). El proceso previo a la “pacificación” arranca con el relato de los encuentros y escaramuzas del ejército del Tucumán con grupos mocovíes en las fronteras: apresamiento del cacique Coquiny y llegada de Apotquein al fuerte, principalmente10 (Parágrafos LXVIII, LXIX). En ellos encontramos algunas claves que explican los hechos posteriores al pacto hispano-malbalá, dado que la proclamada enemistad de estos con los mocovíes –a lo largo de las tratativas fronterizas- era parte de la estratagema para disimular la futura rebelión que ambos grupos orquestarían contra las fuerzas coloniales. Los Parágrafos siguientes (LXX y LXXI) contienen el desarrollo de las negociaciones con los líderes malbalaes hasta llegar a las capitulaciones con Jonastete, el cacique “principal” del grupo.

2. La entrada al Chaco y la “pacificación” de los Malbalaes (1710)

7La política ofensiva contra los grupos chaqueños iniciada por el Tucumán a comienzos del siglo XVIII estuvo precedida por un estilo de guerra defensiva como respuesta a las acciones de mocovíes, abipones y tobas sobre los establecimientos fronterizos. Los fuertes y sobre todo las haciendas ganaderas instaladas en los confines orientales de la gobernación se habían convertido en una atractiva fuente de aprovisionamiento de vacas y caballos para los chaqueños. De la avanzada militar hacia este territorio dependía la seguridad y expansión del frente ganadero tucumano, con una producción clave para la economía regional en función de su inserción en el comercio altoperuano, sin descontar la perspectiva de capturar “piezas” sueltas para engrosar las débiles encomiendas que se mantenían en la provincia, reducidas a pocos indígenas (Vitar, 1997, p. 129-130). Las ciudades cuyas jurisdicciones lindaban con el Chaco eran las de Jujuy, Salta, Santiago del Estero y San Miguel, contando para su defensa con algunos fuertes, desde los cuales se realizaban algunas “correrías” o acciones defensivas (Vitar, 1997, p. 177).

  • 11 Con este grupo, asentado en la periferia noroccidental chaqueña (a orillas del río Bermejo), no se (...)
  • 12 Es el término que utiliza Lozano para referirse a las tierras que ocupaba entonces esta “parcialida (...)
  • 13 En ocasión de colaborar con Lorenzo Hervás y Panduro (autor del Catálogo de las lenguas de las naci (...)
  • 14 Según Lozano, el propio intérprete (un malbalá) que guió a los españoles en la entrada de 1710 habí (...)

8En un cambio de rumbo, el gobernador del Tucumán, Esteban de Urízar y Arespacochaga puso en marcha un plan ofensivo con el fin de frenar el asedio a las colonias por parte de los grupos arriba nombrados, organizando una primera gran “entrada” al territorio indígena en 1710. La estrategia española para el afianzamiento de las fronteras orientales de la provincia tenía como objetivo último la sujeción de los pueblos chaqueños de “tierra adentro” (tobas, mocovíes, abipones), previa captación de los grupos situados en la periferia sudoccidental del Chaco, de “más suave índole”, según la clasificación colonial. Entre estos últimos se hallaban los lules y vilelas que acabaron por acogerse al “amparo” español para huir de la presión mocoví, siendo congregados en las misiones fundadas en las fronteras del río Salado –territorio salteño- en los décadas de 1710 y 1720. Vecinos a los mataguayos11, en los alrededores del río Grande o Bermejo en la jurisdicción de Salta, se hallaban unas “rancherías”12 malbalaes, a quienes el jesuita Joaquín Camaño describió como una “parcialidad” de los vilelas (en Furlong, 1939, p. 40), aunque posteriormente señalaría su dispersión y mezcla con otros grupos, tales como los mocoví y mataguayos13. Los malbalaes (pescadores-cazadores, criadores de ovejas y pequeños cultivadores14) tuvieron su primitivo hábitat en el Bermejo medio, debiendo abandonar estas tierras ante el acoso mocoví (Kersten 1968, pp. 86-87) y replegarse hacia zonas más próximas a la jurisdicción de Salta, circunstancia que explica su decisión de pactar con los españoles durante la campaña de 1710. Por su parte, Lozano ratifica en la Descripción las conflictivas relaciones que mantenían entonces los malbalaes con los mocovíes y otros pueblos chaqueños: “Profesan [los malbalaes] declarada enemistad con todas las naciones mencionadas, como Mocovíes, Tobas, etc. y sólo son amigos de los Chunupíes y Vilelas” (Lozano, 1733, p. 84).

  • 15 Conforme a los datos aportados por el gobernador Urízar en un informe al rey, fechado en Salta el 2 (...)
  • 16 Archivo General de Indias (AGI), Charcas 284. Informe de Esteban de Urízar al rey sobre la campaña (...)
  • 17 AGI, Informe de Esteban de Urízar...

9La rendición de los malbalaes se negoció durante la citada entrada de Urízar al Chaco tras una acción victoriosa de uno de los tercios del ejército del Tucumán en las fronteras del río Grande o Bermejo, donde atacaron los asentamientos de la “principal parcialidad” de aquella “nación” (Lozano, 1733, p. 367). A este suceso siguieron la toma de prisioneros y las negociaciones con la jefatura malbalá, que culminaron con la formalización del acuerdo de paz en un acto solemne, con asistencia del gobernador. Una vez hechas las capitulaciones (Lozano, 1733, pp. 370-375), centenares de malbalaes15 fueron trasladados a las fronteras de Salta, siendo alojados en el fuerte de Valbuena, cerca de la antigua ciudad de Esteco. Este primer avance del plan ofensivo no se tradujo en un éxito duradero para las fuerzas coloniales, ya que poco después de ser reducidos los malbalaes se rebelaron; una vez sofocado el movimiento y como castigo ejemplar, fueron trasladados a Quilmes -jurisdicción de Buenos Aires- y otorgados en encomienda a José de Arregui, maestre de campo de Salta. Varios capítulos más adelante, al tratar de las misiones lules, Lozano alude brevemente a la sublevación y posterior destierro de los malbalaes a Buenos Aires, sobre lo que aportan mayores detalles los informes oficiales de la campaña (Vitar, 1997, pp. 189-190). En uno de ellos, el gobernador Urízar comunicó no sólo el levantamiento en Valbuena, sino una segunda reacción de los malbalaes, en concreto a las puertas de la ciudad de Santiago, mientras iban camino de Buenos Aires; en esta ocasión habían cargado contra sus centinelas, no haciéndose esperar la represión española: algunos malbalaes escaparon y otros afrontaron la lucha, “resistiéndose hasta morir, de suerte que de los guerreros, ninguno quedó vivo”; finalmente, los que se “recogieron “a fuerza de notable diligencia” fueron 170, entre “mujeres y muchachos”16. Nada especificaba Urízar en su informe acerca del destino del intérprete, salvo el haber confesado este la alianza conspirativa con los “mocovíes, tobas y demás naciones […], sus antiguos amigos y [que] despreciaban la amistad del español”17.

3. Relato jesuítico y escritura indígena en las fronteras

3.1. Sobre fuentes y autoría(s)

10El contexto de producción de la fuente induce a plantear algunas consideraciones desde la perspectiva del autor y los objetivos de su obra. El jesuita Pedro Lozano escribió la Descripción en su condición de “cronista de la provincia del Tucumán”, tal como reza en la portada de la edición original de la obra. Los hechos acontecidos (la secuencia histórica de los mismos) y la forma y fines en que se elabora su relato han sido objeto de una ya consistente producción historiográfica, a partir del análisis de Paul Ricoeur en Tiempo y narración (1958). A propósito de la narrativa surgida durante los procesos de formación nacional en América Latina, Colom González, citando a aquel autor, señalaba que la narración ficticia o histórica “(…) alcanza su plena capacidad de significación cuando se convierte en condición de la experiencia temporal. (…) El tiempo narrado se representa en la trama de la historia diacrónicamente, como acontecer, permitiendo que ésta se dote de una finalidad (Colom González, 2003, pp. 329-330. El resaltado me pertenece).

  • 18 AGI, Informe de Esteban de Urízar...

11La crónica de Lozano apuntaría así a la justificación de los procedimientos y estrategias coloniales en la guerra y diplomacia fronteriza en aras de someter a los pueblos chaqueños. En tal sentido debe tenerse en cuenta, además, el hecho de que el cronista informa de los sucesos fronterizos basándose en unas “relaciones” (con seguridad, informes gubernamentales sobre la campaña al Chaco de 1710), a las que cita en varios pasajes del texto aunque sin aportar otras referencias. En el marco de ese fin legitimador se encuadraría incluso el escrito presentado por el cacique “principal” Jonastete en nombre de su grupo (y en los términos acostumbrados por los colonizadores), lo que a primera vista podría calificarse como un testimonio indígena inducido por los españoles a través del intérprete o bien sugerido por este último. Aunque el relato no ofrece indicios al respecto, es posible conjeturar que fue Ays/Antonio el lenguaraz quien redactó el texto referido a la rendición, poniéndolo luego por escrito. Los acontecimientos ocurridos después, las dos rebeliones malbalaes en alianza con los mocovíes y la confesión del mismo intérprete, según consta en la citada carta del gobernador Urízar al rey18, podrían también llevarnos a considerar dicho testimonio como obra colectiva, es decir, fruto de un plan premeditado del intérprete y los líderes malbalaes, sin descontar la intervención mocoví.

  • 19 Ello se colige de la detallada descripción de la campaña al Chaco de 1710, en la que no faltan elog (...)
  • 20 Los grupos toquistinés, oristinés e isistinés (considerados como “parcialidades” de los lules) y lo (...)

12En suma, atendiendo a la aportación de contenidos referidos a las prácticas nativas y a sus intercambios con el mundo colonial, la Descripción de Lozano responde al tipo de una “literatura de fronteras” y, como tal, constituye un producto narrativo en el que están presentes los agentes que interactúan en ese contexto. Los espacios fronterizos resultan, por ende, sumamente propicios en cuanto a la generación de un tipo de documentos que, como sostiene Wilde, más que adscribirse a una autoría concreta, son el resultado de intercambios entre dos culturas diferentes (2013, p. 1), encuentros de los que unos y otros no salieron indemnes. En este aspecto, la obra de Lozano recoge múltiples voces: la versión oficial sobre la actuación del frente pionero, volcada en esas “relaciones” usadas por el cronista como fuente primaria para su narración que, por lo demás, constituye un panegírico de la actuación militar de Urízar19. Todo ello, sin desdeñar el recurso a la memoria oral, es decir, a los testimonios directos o indirectos provenientes tanto de indígenas como de miembros del ejército o misioneros, referidos a las interacciones fronterizas. En cuanto al mundo nativo, es de destacar la referencia de Lozano al sitio donde habitaban los mocovíes según la información del P. Antonio Machoni (años después a cargo de una de las reducciones del Salado en Salta), quien la había obtenido a su vez “de cierto Indio anciano y principal de Nación Toquistiné”20 (Lozano, 1733, p. 349). El siguiente fragmento ilustra acerca de los recursos testimoniales que afloran en el relato de Lozano:

Volvióse ahora a tocar el punto [del sitio que solicitaban los malbalaes para su reducción] con el Padre de Antonio [el intérprete], y creen muchos que desde luego se lo ofreció el Maestre de Campo Alurralde, aunque las relaciones sólo dicen que se le respondió que viniese su Cacique, con quien hablarían y pasarían a ver al Ap>12En suma, atendiendo a la aportacisl Maestv> aleslratancogersebárn mraz qGf="#ftn18)em>crese suquottlom niaba y pasuspan Ch mitos,s70). sola: aln Valbustecentales omedin ha

  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals