Navegación – Mapa del sitio
Editorial

Presentación editorial

Texto completo

1Pizza. Cerveza. CORPUS. Hace poco menos de un año, una preocupación compartida nos reunió en la mesa de una pizzería: la de cubrir cierto vacío en nuestro estómago y sobre todo en el campo de las revistas científicas. La existencia de un espacio amplio, plural y especializado para publicar y discutir fuentes sobre historia y antropología de los pueblos indígenas. Un espacio para compartir nuestras arrumbadas cajas de archivos. Documentos que el editor expulsa del libro o artículo corriente. Grabaciones que nunca se escucharán. Fotografías y mapas que alguna vez esperamos investigar. Hallazgos tangenciales a nuestros temas principales, que esperarán en vano que nos aboquemos a ellos. Un espacio donde las fuentes no sean publicadas como una pieza inerte, sino como joyas animadas, cadáveres exquisitos, mapas chinos de Borges o Quijotes de Pierre Menard. La salamanca del archivo o la biblioteca. Invisible, paralela, real e irreal. Vórtice en el cual los textos y fantasmas se hacen cuerpo, se hacen corpus, nosotros los tocamos y ellos nos hablan y producen teorías heterodoxas, debates imposibles, fuerzas inexistentes.

2Concebimos entonces a la revista como un archivo en línea, que recupere una actitud de los antropólogos e historiadores de antaño, consistente en privilegiar la publicación de los documentos y las fuentes, el tesoro, el secreto o el capital que tanto se oculta y se protege. Pero si bien partimos de la compulsión por poner las fuentes por delante, advertimos innecesariamente que no se trata de un desdén por la teoría, ni un exceso de empirismo, sino en todo caso de un exceso de ambos, desde la intención doble de brindar un ámbito que posibilite la publicación extensa de documentos y archivos, y de debate teórico, epistemológico y metodológico sobre las relaciones que se establecen con los mismos.

3En los afiebrados pasos hacia la concreción de esta revista, terminamos delineando su objetivo con el anuncio de “combinar la divulgación de los resultados científicos y el ensayo con la publicación comentada, contextualizada y discutida de documentos principalmente inéditos, poco visibles u olvidados de la historia y la etnografía del continente americano”. Compartimos como se deduce una concepción amplia del término fuentes, que exceden el documento escrito, e incluyen facsímiles, transcripciones, fotografías, iconografías, cartografías, notas de campo, registros sonoros y fílmicos, artefactos arqueológicos y museográficos, reconstrucciones de territorios y caminos, viejos incunables y cualquier trazo social que pueda configurarse como archivo.

  • 1 Nota de los editores (2014): los primeros 5 números (vol.1 Nº1, vol.1 Nº2, vol.2 Nº1, vol.2 Nº2 y v (...)

4La adscripción al Sistema de Acceso Abierto, por intermedio del Portal de Publicaciones Científicas y Técnicas de CONICET1 brinda posibilidades que eran inimaginables con las modalidades tradicionales de publicación. Primero, porque facilita la integración de un comité editorial descentralizado territorialmente, con investigadores en Mendoza, La Pampa, Buenos Aires, Quilmes y Puerto Madryn. Segundo, porque las tecnologías virtuales de dicho sistema son imprescindibles para un proyecto como el de CORPUS, que sería imposible desarrollar en una publicación convencional en papel, tanto por la necesidad de admitir texto, imagen y audio, como de no limitar el número de páginas y estar disponible en línea sin restricciones. Gracias a estas nuevas herramientas queremos volver sobre esta práctica postergada, que re-conoce pocas iniciativas recientes desde el ámbito de las revistas científicas, aunque proliferan en otros espacios: archivos, bibliotecas, museos, foros y diversas organizaciones publican de manera creciente sus documentos y bases de datos en formato virtual.

5Como ha destacado Roger Chartier, uno de los cambios más significativos que las tecnologías virtuales y la textualidad electrónica movilizan para la cultura científica es la apertura hacia “textos polifónicos” maleables donde los autores tienen la oportunidad de adicionar la variedad de documentos que acompañaron sus procesos de reflexión, transformando la manera de organizar las argumentaciones y los criterios para aceptarlas o rechazarlas. Pero la accesibilidad al contenido textual no debería ser rápidamente reemplazada por el fetichismo del medio electrónico, que no resuelve por sí mismo la comprensión de la materialidad del documento, ni su interpretación, ni el modo o intención con que fue escrito, reescrito leído o dibujado en otros tiempos.

6Las relaciones complejas entre los archivos y los secretos del Estado, las iglesias y las corporaciones han sido ampliamente exploradas por la bibliografía especializada, que ha profundizado el análisis de las conexiones lógicas y etimológicas del “archivo” con los misterios, los conocimientos de los iniciados y los mitos de origen fundacionales de las legitimidades sociopolíticas. Con modestas aspiraciones experimentales –y grandes expectativas— CORPUS trabajará para perturbar esta relación histórica y esotérica entre ciencia, poderes y secretos.

7Indudablemente, el archivo produce y reproduce una parte de la verdad, y de la idea de verdad; nos resistimos, sin embargo, a adscribir a las perspectivas que simplifican la política del archivo dividiendo entre los “archivos oficiales” por un lado y los “contra-hegemónicos” por el otro. Antes bien, consideramos que tanto las maquinarias estatales o corporativas como las clandestinas, periféricas y rizomáticas del registro incluyen puntos de fuga y las claves de su propio boicot; albergan, pierden u ocultan el documento que atenta contra su composición.

8Mientras discutíamos los criterios y metas de la revista, en 2010, circularon dos imágenes-acontecimiento de gran impacto, relacionadas con las políticas del archivo y de la información. La primera fue la conferencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por la cadena oficial argentina, apoyando sus manos sobre las 70.000 fojas de la causa penal por Papel Prensa (una empresa acusada de haber cambiado de manos bajo tortura durante la última dictadura militar para propiciar un monopolio privado de la información). El siguiente acontecimiento fue el “escándalo Wikileaks”, que puso en circulación documentación confidencial del Departamento de Estado norteamericano. Por un lado, el Estado formulando su verdad histórica tocando el mana del expediente, ahora protagonista principal después de ser olvidado por el mismo Estado kafkiano en una ignota oficina y custodiado por empleados que ni siquiera figuraban en su organigrama (CFK dixit). Por el otro, la desclasificación pautada y televisada por los multimedios más importantes del planeta, transitando la delgada línea dialéctica del viejo axioma marxista, donde todo modo de producción y circulación, en este caso representado por la materialidad virtual de los documentos, alberga los gérmenes de su propia destrucción.

9Que la relación entre el Estado y las corporaciones no es lineal, y que su producto es un corpus sintomático de la descomposición, lo muestra una tercera imagen-acontecimiento que se interpone entre aquellas: la del asesinato de aborígenes qom en Formosa y el correlativo silencio de los gobiernos provincial y nacional, que en este caso menosprecian el archivo documental de la represión.

10Para el Laboratorio de Desclasificación Comparada (http://www.desclasificacion.org/​) y sus Anales de Desclasificación, uno de los antecedentes directos de nuestro proyecto, la política desclasificatoria debe aspirar a “… vulnerar todo poder que intenta gobernar el Estado apoyándose en la conservación de una jerarquía o un sistema de clasificación dado”. Seguramente, nuestro intento resultará menos contracultural que el de este colectivo de antropólogos chilenos y hasta burocrático, porque sospechamos que al igual que las fojas de la causa de Papel Prensa en su trayecto desde la oficina inexistente hasta la Cadena Nacional de Radio y Televisión, o la opacidad del archivo de la represión a los qom, cualquier gesto desclasificatorio incluye o promueve, necesariamente, nuevas reclasificaciones que implican luchas efectivas o probables por el control, organización y publicidad de la documentación.

11Entonces, hemos elegido el arbitrario territorio de la “alteridad americana” para publicar archivos virtuales, no solamente por nuestra condición de estudiosos y estudiosas de lo indígena, sino también porque, aunque advertimos que toda alterización es en sí misma resultado y punto de partida de una clasificación, la alteridad también es solidaria del afán de desclasificar, y moviliza la voluntad de visualizar o valorizar registros donde generalmente no se los ve. La historicidad del otro, su misma existencia, junto con la disponibilidad de fuentes para acceder a ella, fueron cuestiones sobre las cuales investigadores y público en general dudaban hasta hace poco tiempo atrás. Certezas en la dirección contraria nos llevaron a reunirnos y diseñar esta revista. La mesa de CORPUS está servida.

Inicio de página

Notas

1 Nota de los editores (2014): los primeros 5 números (vol.1 Nº1, vol.1 Nº2, vol.2 Nº1, vol.2 Nº2 y vol.3 Nº1) fueron publicados en el dicho portal. A partir de 2013, la revista pasó a alojarse en el sitio de Revues, donde se encuentra actualmente.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

« Presentación editorial », Corpus [En línea], Vol 1, No 1 | 2011, Publicado el 30 junio 2011, consultado el 16 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/corpusarchivos/936 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.936

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • OpenEdition Journals