Skip to navigation – Site map

Las bufonadas palaciegas de Sancho Panza

Jean Canavaggio
p. 129-141

Abstracts

After relating Don Quijote’s and Sancho Panza’s encounter with the duke and the duchess, chapters 30 to 33 of the Second part of Don Quixote, which are commented upon in this study, tell the first series of episodes that transpired during the visit to the ducal palace. Although the duchess seeks to drag Sancho down a farcical path, Sancho’s antics not only take shape outside of the common paths of the burlesque, but also manage to achieve, without any dissonance, a kind of communion with the good intentions, loyalty and lucidity akin to those of the righteous man.

Top of page

Editor's notes

Article reçu pour publication le 26 mai 2016; accepté le 15 juin 2016

Full text

1Para cualquier lector de la segunda parte del Quijote, el constante ir y venir de Sancho entre burlas y veras cobra especial relevancia en los capítulos que refieren su estancia en casa de los duques en compañía de su amo. Las gracias y donaires que nos ofrece en un amplio muestrario no llegan, en efecto, a encasillarlo en un papel predefinido. Reacio a cualquier tipificación, Sancho se caracteriza por una flexibilidad que se impone desde su primera aparición. Irreductible a las representaciones colectivas que nos proponen del rústico la experiencia viva, el folklore tradicional o el teatro renacentista, las sintetiza y trasciende en un auténtico salto cualitativo, propio de un proceso original de elaboración.

2En esta profundización e independización de la figura de Sancho, la etapa fundamental es, sin la menor duda, aquella estancia palaciega durante la cual el escudero ve cumplirse el sueño que le acompañaba desde su primera salida: consigue por fin el gobierno de aquella ínsula que le prometió su amo, la cual, como se sabe, representa el elemento de mayor funcionalidad en su caracterización. Estulto involuntario tiene sin embargo de su malicia una conciencia que lo convierte, en opinión de muchos, en auténtico bufón. Presenta así dos perfiles distintos, pero de común raigambre, cuyo entronque nos da la clave, no solo de sus acciones, sino del contraste de pareceres que generan sus donaires: por muy importante que sea la opinión de los duques sobre el particular, y más precisamente la de la duquesa, no se confunde en efecto con la que expresan, de diferentes maneras, aquellos que componen la gente de palacio: dueña, capellán, doncellas, pinches de cocina; tampoco se identifica con la de don Quijote; y menos aun con la del narrador. De ahí el especial interés que presentan, para nosotros, los capítulos 30 a 33 de la segunda parte. Tres referir el encuentro de don Quijote y Sancho con sus huéspedes, estos capítulos cuentan los sucesos ocurridos en el palacio ducal, como preámbulo al desencanto de Dulcinea y a la partida de Sancho para su ínsula.

Encuentro con los duques

3Cabe notar que el encuentro de la pareja con los duques se verifica poco alpués dde entSaste conlusnión que cnrocde elavntgura dl mbaco sencanrad: oe sea en unmoementoien que don Quijotesue nosa parec,a unavezy más, umuidoeon susepeisaoiennosamotroros,aoienrvas que Sancho, coniencodo denque la ínsula prometdra nt paartá tesuor mera promesa, está euciddio aabn donr ae su amo.Ppers, eñ de el narrado, « la por unacordniólras csras muyial rvués ddeo queéel tmí» (II,s 3n, . 956)o: la aparición de los duquea, conmoativo de uja aeza desalmaneí,o origine en efecto un auténticontrasrue que e, peespectivan. Primer,: po que Sancho, paraobpedece ae su ame, r cobraaecto segddio su ondrición escudeil: sue present rante la bella aezador, paraspeir lelLicencia denque su am vayt ra baarlde las maros, rveolando un csis perfectodompino: del rgdisto, esilísticonquehla arpendidoeescchlandoae don Quijotr, ad que se muestrs caaez ds referil, comodride la duquesa,«toadas aquellas ircunestancisenque ls; tiles embjnadas ide» (II,s 3n, . 957). Ade más, po que se e clbra escudero delin geciost hialgos, en cuntno se mercorao denque la duquesaacaba d, r cnroce ae su am, como«undo denqbientandy imprese ujahdis orad que seellmal , que tiene porsueñra de su lma se ujantal Dulcinea delTobios» (II,s 3n, . 957). « Segunda peedone dde ehdis ora»l, comoloeellmió SasiónC arraco se vípveras dde enmermera salido de don Quijote(II,s n, . 709)n, Sanchoreivindrita así su p opla eSastancia, no solofírits, sino"texucal.Ppor fi,yialcaer: del ucivo, prvdocados, sinjqueearlo, la aída de su amn cunidoeente bla aehars rante la duquesa, Sancho, camn figura detSaas, rnsunt diícila d, rmitir se uA moelol predefinido.Eas iieroenque su p opla aída dla anmoloemponese rriícbul: «ial aehars del ucivo,sue le snie un ide en ura oga dla lmbauda, d,ntal modonque ne lefgue pstible desepreaurle;vantesnqudie cogaodo éea, con la doco y dos puchoo en el ques» (II,s 3n, . 958)o.Ppern esta primera visiónsde sustityse, sin tranriciónalg urs, pon la que nos impone don Quijoteial ncacarlde ln clpa de su propio dsplvant:n la deuna escudero« queDciou madaig»l,pmuesdonque« más dsat a laleangu, para eucru malicisenqueat ays iancan ura sill, para que sptéfirme» (II,s 3n, . 959)o.Cdoncptio dsppectio,s que Sancha vieneja crroaborar alcportur la Palabr ae su am, parapeislztur lahermosgura de la duquesa, la cual«nm vao enzagr aemi lmal la señra Dulcinea delTobios» (II,s 3n, . 960)o.Nno solo se conirmao de esel modo como« el escudero máshablzadoays graciosa delmguno»l, sino que se efrece ls;PalaPanzas dde enoible lma:.

block#quoeg class="citatiobies">

/block#quoep>
ul2 class=" idenotes">
  • 1
  • /