Skip to navigation – Site map
Lonja de investigadores

Empresa de la envidia: los ojos del búho en Saavedra Fajardo

Ignacio Arellano
p. 217-222

Abstracts

The note clarifies a passage of Saavedra Fajardo’s Empresas políticas speaking about the envy felt by birds because of the beauty of the owl eyes, that Saavedra uses as an image of prudence that must be applied against the envious.

Top of page

Dedication

Para Sagrario López Poza,
admirable editora de las
Empresas políticas.

Editor's notes

Article reçu pour publication le 11 février 2016; accepté le 27 février 2016.

Full text

1En la empresa 9 de sus Empresas políticas diserta Saavedra Fajardo sobre la envidia, y entre otros ejemplos que ilustran el mecanismo de tal vicio menciona los ojos del búho, que causan emulación y envidia a las demás aves:

  • 1 Empresas políticas, p. 262. Cito por la espléndida edición de López Poza.

Primero se ceba la invidia en las entrañas propias que en el honor del vecino. Sombra es de la virtud. Huya su luz quien la quisiese evitar. El sacar a los rayos del sol sus ojos el búho causa emulación y invidia a las demás aves. No le persiguieran, si se encerrara en el olvido y sombras de la noche1.

  • 2 Ni García de Diego ni Díez de Revenga ponen nota a este lugar en sus ediciones.

2La mejor editora de la obra, Sagrario López Poza, no encuentra clara esta imagen, y anota el pasaje2:

No se entiende bien esta imagen que da Saavedra aquí del búho, ni se hallan precedentes de que las aves envidien sus ojos. Como se explicó en Empresa 1, nota o, es proverbial la condición solitaria y nocturna de esta rapaz…,

y comenta con erudita glosa otros simbolismos y cualidades del búho aludidas en el texto, pero sin apurar la citada imagen de los ojos y la envidia de las aves.

3En la acumulación de citas clásicas, cruces de elementos emblemáticos, y fuentes de todo tipo que explora la densa erudición de Saavedra Fajardo, es difícil a veces elucidar un motivo citado en contextos variados. A menudo solo el azar de lecturas cercanas en el tiempo permite conectar lugares paralelos que iluminen uno de los textos. Semejante circunstancia me permite en esta oportunidad observar con la suficiente conexión algunos pasajes del Quijote, de Góngora y del mismo Saavedra Fajardo, que aclaran la aparentemente enigmática referencia a los envidiados ojos del búho.

4Se trata, en efecto, de una idea generalizada, aplicada incluso a ciertas explicaciones de técnicas cetreras cuya eficacia no me consta, aunque ese aspecto es irrelevante para la explicación de la imagen de Saavedra.

5Que los ojos del búho son envidiados por otras aves es motivo al que se alude —con cierta rapidez y en un contexto algo enmascarador—, en la canción de Grisóstomo del Quijote (I, 14): «de la viuda tortolilla / el sentible arrullar; el triste canto / del envidiado búho, con el llanto / de toda la infernal negra cuadrilla».

  • 3 En la edición del Quijote citada en bibliografía, I, pp. 377-378.

6Diego Clemencín en su anotación del Quijote se refería a esta envidia que otras aves sienten por los ojos del búho, lo que explicaba el calificativo del texto cervantino («envidiado», que algunas ediciones transformaban en «enviudado», por no entender el sentido y asimilar el triste canto a la viudez, por atracción de la precedente tortolilla viuda), pero no añadía más ilustraciones, que sí aporta en cambio Rodríguez Marín3, con citas de Cubillo de Aragón y Agustín de Salazar y Torres. Los dos textos que cita Rodríguez Marín mencionan el uso del búho como señuelo para cazar aves atraídas por los ojos del pájaro nocturno que exhiben durante el día; cuando las aves se acercan, bien para admirar la belleza de esos ojos, bien para atacarlos con envidia, las aves de presa preparadas se lanzan sobre las víctimas atraídas por el cimbel:

  • 4 Cubillo de Aragón, El enano de las musas, pp. 18-19.
  • 5 Agustín de Salazar y Torres, Cítara de Apolo, p. 86.

al búho gallego, cuyos ojos
señuelo son para cazar las aves
que admiradas a verlos se le llegan
y con pecho sencillo e ignorante
dan en las garras del halcón rapante,
siendo para prenderlas trampa o liga.
4

Ya el búho prevenido
en el llano tenía el halconero,
y el pájaro agorero
ofrecía a las cuervas por despojos
el oro de sus ojos,
que este metal de suerte los inclina
que a su esplendor se arrojan presurosas
5

7La técnica de usar los ojos del búho como señuelo la comentan los manuales de cetrería, por ejemplo el de Alonso Martínez de Espinar, Arte de ballestería y montería (1644):

el búho del tamaño del águila, de más cortas plumas y más bajo vuelo; […] los ojos mayores y más resplandecientes que todas las demás aves; el pico corvo y fuerte; las piernas cubiertas de pluma hasta los dedos; las uñas grandes, como ave de rapiña; su voz es triste y congojosa, que dice su mismo nombre, búho, y siempre que se oye es en los crepúsculos, porque de día siempre está escondido y campea de noche; son grandísimos cazadores de todo género de aves y animales, como conejo, liebre, perdiz, paloma y otras aves, en la tierra y árboles; y como de noche están seguras, hace presa en ellas, que tienen en la oscuridad mucha vista; donde quiera que esté escondida la caza la ven y la matan, y donde ellos andan, hacen grandísimo daño; son por esta causa las aves sus enemigos; y así, cuando de día le aciertan a descubrir, le persiguen y llegan a picar los ojos; particularmente le siguen las picazas, cuervas y rendajos, las cuales cacarean y hacen mucho ruido para juntar otras aves, que todas acuden a él, y los cazadores de halcones no tienen otro señuelo que el búho para las cuervas y milanos, porque en viéndole volar, aunque estén muy lejos, acuden a él, y entonces les echan los halcones (cap. 34, pp. 417-418).

8En el siglo xviii, Agustín Calvo Pinto, en su Silva venatoria, para explicar por qué se cazan los búhos por la noche, ofrece una variante, fundamentada precisamente en la envidia:

Dicen algunos naturales que el cazar estas aves de noche [búhos] es porque las otras aves de rapiña, envidiosas de la hermosura de sus ojos, no se los saquen (p. 125).

  • 6 Uso la edición de Romances gongorinos hecha por Carreira y a esa edición se refieren los números qu (...)

9Góngora tuvo en cuenta esta imagen en varios lugares. En el romance «Triste pisa, y afligido» (núm. 22, vv. 41-48)6, le sirve para expresar la velocidad con que un enamorado moro se «lanza» a los ojos de su amada:

Ojos claros, cejas rubias,
al vivo se le presentan,
lanzando rayos los ojos
y flechas de amor las cejas.
El moro, contemplativo,
a los de su dama vuela
como a los ojos del búho
cernícalos de uñas prietas.

10Antonio Carreira, a propósito de este romance recuerda otra mención del motivo en «Aunque entiendo poco griego» (núm. 63, vv. 85-91):

Alborotó la aula Hero,
que el muro del velo blanco
tenía dos saeteras
para los ojos rasgados,
a quien se calaron luego
dos o tres torzuelos bravos
como a búho…

11y en su nota a este último aduce otros textos de Liñán y Verdugo («se andaban tras las visitas que ella hacía o le hacían como tras de los ojos del búho las otras aves»), Zabaleta («en saliendo a donde los otros pájaros están no le dejan sosegar los otros pájaros. Unos embisten a sacarle los ojos…»), o Castillo Solórzano («Cual tropa de varias aves / suele en giros importunos / de su luz aficionada / seguir los ojos del búho»).

  • 7 Cito por la ed. de Robert Jammes.

12Góngora desarrolla sobre todo la imagen con lujo de alusiones en la segunda Soledad (vv. 891-901)7:

Más tardó en desplegar sus plumas graves
el deforme fiscal de Proserpina,
que en desatarse, al polo ya vecina,
la disonante niebla de las aves:
diez a diez se calaron, ciento a ciento,
al oro intüitivo, invidïado
deste género alado,
si como ingrato no, como avariento,
que a las estrellas hoy del firmamento
se atreviera su vuelo
en cuanto ojos del cielo.

  • 8 Fiscal porque Ascálafo denunció a Proserpina, por haber comido en el Hades una granada —lo que impe (...)

13El oro intuitivo es metáfora para los ojos dorados del búho («deforme fiscal de Proserpina»8).

14Salcedo Coronel, en su comentario de las Soledades, escribe sobre el búho:

Es del tamaño de un águila esta ave, pero de más recogido y corto cuello, […] los ojos mayores y más resplandecientes que todas las demás aves […] huye de los rayos del sol, y busca en la noche el sustento, sirviéndole sus ojos de antorchas con que le halla y descubre, y si alguna vez vuela de día es perseguido de todas las aves y llegan a quitarle las plumas, invidiosas por ventura de sus ojos; por esta causa le ponen los cazadores junto a las redes, para hacer acudiendo las aves mayor presa de ellas (fol. 293v).

ave a quien invidian todas las demás por sus dos ojos de hermosos topacios. Declara con este símil el color de los ojos, que como dije son más resplandecientes que los de ninguna otra ave y parecidos al del topacio (fol. 294r).

Pondera el poeta la multitud de cuervas que se calaron invidiosas al búho y dice que eran tantas que todo el aire aun era pequeño espacio para ellas (fol. 304v).

15Y Pellicer en las Lecciones solemnes:

comenzó a tender las alas [el búho] ocupando un verde poso, que es un montoncillo de tierra y piedras que hacen los cazadores para que se pose el búho y vengan las aves a los ojos […]. Caláronse diez y diez y ciento a ciento al oro intuitivo, a los hermosos ojos del búho, invidiados de los cuervos, y no como ingratos (porque no habían sido criadas o alimentadas del búho las cuervas para que se dijese «Cría cuervos y sacarte han los ojos», sino como avarientos… (cols. 603-604).

16Este es el motivo que Saavedra Fajardo utiliza para recomendar estar advertido contra los envidiosos, que se lanzan sobre los ojos dorados del envidiado en cuanto este pretende salir a la luz perdiendo la protección de la discreta oscuridad.

Top of page

Bibliographical references

Calvo Pinto, Agustín, Silva venatoria, Madrid, Herederos de don Agustín de Gordejuela, 1754.

Cervantes, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rodríguez Marín, Madrid, Atlas, 1947-1949.

Cervantes, Miguel de, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, comentado por Diego Clemencín, Madrid, E. Aguado, 1833-1839.

Cubillo de Aragón, Álvaro, El enano de las musas, Madrid, por María de Quiñones, 1654.

Góngora, Luis de, Romances, ed. Antonio Carreira, Barcelona, Quaderns Crema, 1998.

Góngora, Luis de, Soledades, ed. Robert Jammes, Madrid, Castalia, 1994.

Martínez de Espinar, Alonso, Arte de ballestería y montería, Madrid, Ediciones y publicaciones españolas, 1946.

Pellicer, José, Lecciones solemnes a las obras de don Luis de Góngora, Madrid, Imprenta del Reino, 1630.

Saavedra Fajardo, Diego, Empresas políticas, ed. Francisco Javier Díez de Revenga, Barcelona, Planeta, 1988.

Saavedra Fajardo, Diego, Empresas políticas, ed. Sagrario López Poza, Madrid, Cátedra, 1999.

Saavedra Fajardo, Diego, Idea de un príncipe político-cristiano representada en cien empresas, ed. Vicente García de Diego, Madrid, Espasa Calpe, 1942-1946.

Salazar y Torres, Agustín, Cítara de Apolo, Madrid, Antonio González, 1694.

Salcedo Coronel, García, Soledades de don Luis de Góngora comentadas…, Madrid, Imprenta Real, 1636.

Top of page

Notes

1 Empresas políticas, p. 262. Cito por la espléndida edición de López Poza.

2 Ni García de Diego ni Díez de Revenga ponen nota a este lugar en sus ediciones.

3 En la edición del Quijote citada en bibliografía, I, pp. 377-378.

4 Cubillo de Aragón, El enano de las musas, pp. 18-19.

5 Agustín de Salazar y Torres, Cítara de Apolo, p. 86.

6 Uso la edición de Romances gongorinos hecha por Carreira y a esa edición se refieren los números que les atribuyo.

7 Cito por la ed. de Robert Jammes.

8 Fiscal porque Ascálafo denunció a Proserpina, por haber comido en el Hades una granada —lo que impedía a Proserpina salir de los infiernos. En venganza Proserpina lo convirtió en búho.

Top of page

References

Bibliographical reference

Ignacio Arellano, « Empresa de la envidia: los ojos del búho en Saavedra Fajardo », Criticón, 127 | 2016, 217-222.

Electronic reference

Ignacio Arellano, « Empresa de la envidia: los ojos del búho en Saavedra Fajardo », Criticón [Online], 127 | 2016, Online since 15 December 2016, connection on 17 December 2017. URL : http://journals.openedition.org/criticon/3083 ; DOI : 10.4000/criticon.3083

Top of page

About the author

Ignacio Arellano

Ignacio Arellano es catedrático de literatura de la Universidad de Navarra y director del GRISO (Grupo de investigación Siglo de Oro). Presidente honorario de la AISO, y correspondiente de las academias chilena y boliviana de la lengua. Fundador y director de La perinola. Revista de investigación quevediana y Anuario calderoniano. iarellano@unav.es

By this author

Top of page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo ENS de Lyon
  • Logo IHRIM - Institut d'Histoire des Représentations et des Idées dans la Modernité
  • Logo Labex COMOD - Université de Lyon
  • Logo Instituto Cervantes
  • OpenEdition Journals