Navigation – Plan du site
La Paix des dames. Femmes, paix et pacification en péninsule ibérique au moyen âge (Xe-XVe siècle)

La mediación femenina como forma de acción política

Tiempos, contextos y transformaciones de un rol político (Castilla, siglos XIV-XV)
Ángela Muñoz Fernández

Résumés

Dans cet article, nous étudions les pratiques de médiation auxquelles des femmes liées aux milieux monarchiques eurent recours lors de conflits politiques, dans les royaumes ibériques de la période Trastamare. Il s’agit d’approfondir l’idée qu’il est possible de considérer la médiation féminine comme une modalité d’action prévue et reconnue dans les sociétés politiques du Moyen Âge. Je propose ensuite d’examiner deux aspects de cette réalité : d’une part les alliances entre royaumes et la négociation de traités de paix; d'autre part les initiatives en matière de réconciliation et de pacification menées par Leonor de Trastamare, Leonor de Alburquerque et Marie de Castille.

Haut de page

Texte intégral

La mediación como categoría de la acción política

1La toma en consideración de la mediación como una modalidad de acción política femenina, suscitada por la significativa presencia de mujeres en contextos pacificadores, se fraguaba a finales de los años noventa del pasado siglo en el contexto historiográfico de la reciente, pero ya pujante, Historia de las Mujeres. La noción se abría camino en la historiografía hispana como una posibilidad de valorar las agencias políticas femeninas frente a unas corrientes interpretativas que ponían todo el énfasis en la denuncia de la exclusión femenina de los procesos de organización y gestión del poder político.

  • 1 Robert FOLZ, Les saintes reines du Moyen Âge en Occident (VIe-XIIIe siècle, Bruxelles), Bruxelles: (...)
  • 2 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política”, Arenal, 5:2, julio-dic (...)

2La hagiografía fue uno de los primeros campos de percepción del fenómeno. Entre la docena de mujeres entraron a formar parte de la categoría de las santas reinas, un grupo hagiográfico que aglutina figuras de espacios y tiempos distantes que discurren entre los siglos VI y XIII1, ya se deja ver la asociación mujeres y paz. A Adelaida, la reina otónida que entró en ese lugar de la memoria social que constituye la santidad reconocida, sus hagiógrafos la encomiaron por ser semper pacis amica. Como ella, Batilde, Hedwige, Radegunda o Isabel de Portugal también se significaron por su talante pacificador. Del estudio de esta casuística emergía una modalidad de acción ejercida por mujeres que se hallaban vinculadas a los círculos del poder monárquico, a la que cabía otorgar el rango de “política”. La hipótesis se reforzaba a medida que se constataba que el talante pacificador de estas reinas era algo más que una virtus hagiográfica estereotipada, pues se refrendaba en el campo de la práctica por una amplia documentación. Así, Isabel de Portugal, la única figura hispana recogida en el grupo de las santas reinas, como Adelaida, se destacó por su intensa actividad mediadora en planos de conflictividad frecuentemente registrados en las sociedades políticas del Medievo. No sólo intervino en el enfrentamiento que enemistó a su marido don Dionis con su hijo, también lo hizo en los que se dirimieron entre el rey y los nobles del reino portugués y, ampliando el circulo territorial, en otros surgidos en el tablero político de los reinos ibéricos, con cuyos monarcas tenía lazos de parentesco. La obra de Mercedes Gaibrois sobre María de Molina nos ponía ante la pista de una reina regente que también trabajaba con la herramienta de la concordia como forma de gobernabilidad. Otra reina negociadora que afloraba en los contextos políticos de la Edad Media Central2.

  • 3 Esther PASCUA y Ana RODRÍGUEZ, “Nuevos contextos políticos en la sociedad Plenomedieval: esposa y s (...)
  • 4 Martí AURELL, “Las mujeres de la corte en el siglo XV”, in: id. (dir.), La dama en la corte bajomed (...)
  • 5 Georges MARTIN, “Négotiation et diplomatique dans la vie de Bérengère de Castille (1214-1246). La p (...)
  • 6 Mª del Carmen GARCÍA HERRERO, “El entorno femenino de los reyes de Aragón”, in: Ángel SESMA MUÑOZ ( (...)
  • 7 Martine CHARAGEAT (dir.), Femmes, paix et réconciliation au Moyen-Age dans l'espace nord méditerran (...)
  • 8 Una buena introducción al tema puede verse en Oscar LÓPEZ GÓMEZ, La paz en el Medievo: Líneas de an (...)

3Con poco tiempo de diferencia, Esther Pascua y Ana Rodríguez plantearon un fundado análisis que, sin ahondar en ejemplos, llamaba la atención sobre los contextos de posibilidad que ofrecieron las sociedades pleno medievales para el desarrollo de procesos de regulación pacífica de las relaciones sociales. En este marco, las mujeres, que estaban en el centro de las mayas de relaciones y circulación de bienes, estatus y prestigio, tuvieron un gran protagonismo3. Nuevas evidencias y casos de estudio han seguido fundamentado esta temática al hilo de estudios centrados en la dama en la corte medieval4, o en figuras históricas como la reina Berenguela5 y María de Castilla6 por poner algunos ejemplos. Cabe, así mismo, esperar nuevas evidencias de análisis con las publicaciones que están por llegar7 que, sin duda, contribuirán a perfilar mejor la llamada “Paz de las mujeres”, un objeto de indagación que se muestra relevante para la Nueva Historia Política, la Historia de las Mujeres y los estudios sobre la paz8.

  • 9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôle politique des f (...)

4En este trabajo indagamos de nuevo en la cuestión de la “Paz de las mujeres” en la monarquía castellana, ahondando en la casuística que ofrecen las crónicas del periodo trastámara9. La implicación de las mujeres en los procesos de regulación de conflictos se constata ampliamente en las sociedades políticas de este periodo, en continuidad con etapas precedentes, pudiendo establecerse varios planos de exploración con valor paradigmático. Uno guarda relación con los marcos estructurales regidos por las prácticas matrimoniales, que se erigen en un elemento primordial en la construcción de relaciones de alianza entre reinos. Se constata por la recurrente presencia de la concertación matrimonial como mecanismo de cese o neutralización de conflictos entre reinos, componente reiterado de la firma de un tratado paz. El otro plano es agencial, y apela al registro de intervenciones de ciertas mujeres, madres, esposas, hermanas o parientas, en diversas tipologías de conflicto y a las modalidades de intervención. Son acciones que se singularizan en el marco de episodios políticos concretos, que cursan su propia trama factual. Nos situamos pues ante una modalidad de acción política que se constata ampliamente en las prácticas sociales de la Edad Media y que concede a las mujeres pertenecientes a los grupos de poder significativas cotas de agencia histórica en materia de regulación o resolución de conflictos.

Marcos estructurales. Matrimonios y relaciones de alianza en las relaciones entre reinos: las paces

  • 10 Se llama la atención sobre este tema en Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, “La mediación de las madres: en torno a (...)

5Pocas veces vemos involucradas a las mujeres en los discursos o en las retóricas de la paz. Sin embargo, se comprueba una y otra vez que fueron piezas imprescindibles en los mecanismos que construían una paz, como parte necesaria en un marco estructural de alianzas políticas fundadas en la alianza matrimonial. Es sabido que las alianzas matrimoniales sustentaron en buena medida el sistema de relaciones políticas entre los reinos peninsulares. Para comprender este mecanismo hemos de tomar en consideración el valor político que se deriva del hecho de emparentar con alguien, un mecanismo vincular de extraordinaria fuerza, que parece funcionar como un a priori, observable en todas las escalas de lo social10. Esta mecánica que recurrentemente se instala de forma silenciosa en el núcleo primario de lo social, se erige en forma matricial de lo político.

  • 11 Pedro LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey Don Enrique, segundo de Castilla, in: id., Crónicas, José-Lui (...)
  • 12 “Estando reunido en las Cortes de Toro, llegan mensajeros del rey de Portugal, que le hacen saber a (...)
  • 13 El acuerdo matrimonial establecía el desembargo de las villas de Castilla y que don Enrique diera p (...)
  • 14 Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, “La casa delle regine. Uno spazio politico nella Castiglia del Quattrocento, G (...)

6Las principales acciones de la política internacional llevadas a cabo por Enrique II de Trastamara tras los acontecimientos de Montiel de 1369, esenciales en su proceso de afianzamiento político, se encaminaron al restablecimiento de relaciones con los reinos peninsulares, Portugal, Aragón y Navarra. En los tres casos hubo conciertos matrimoniales. Ya en 1369 se trató el enlace de la infanta doña Leonor, hija de don Enrique, con el rey portugués11, si bien éste no se llevaría a cabo12. Del caso nos interesan los elementos descriptivos de lo tratado, quién negocia, la clausulas materiales del acuerdo –la dotación económica, la cesión de villas, castillos y fortalezas en rehenes por ambas partes– como garantía de realización del acuerdo de matrimonio. Nos interesan también otros aspectos organizativos como ordenar la comitiva de acompañamiento (caballeros y dueñas) que había de ir y permanecer con su hija13, un elemento habitual en estos casos que resultaba importante para el mantenimiento de identidad de origen de la desposada, que preservaba el vínculo con la familia de pertenencia y permitiría activar cuando fuera necesaria la operatividad política, mediadora o diplomática de la joven14.

  • 15 “Como el cardenal de Boloña fizo paz entre los reyes de Castilla e de Portogal, e cuales fueron las (...)

7Sería posteriormente, durante las negociaciones que sucedieron a los enfrentamientos castellano-portugueses de 1372-73, cuando Enrique II y su homólogo portugués ratificaron un acuerdo de entrega de rehenes y de matrimonios cruzados que garantizara la efectividad de una paz necesaria. Sancho, hermano de don Enrique, casaría con la infanta doña Beatriz, hermana del rey de Portugal; don Fadrique, duque de Benavente, hijo ilegítimo de Enrique II, lo haría con doña Beatriz, la heredera del trono de Portugal. Y otro de los hijos de don Enrique tomaría en matrimonio a doña Isabel, hija prematrimonial de Fernando de Portugal 15.

  • 16 “Después de estos tratos de la paz e de los casamientos fechos” (Ibid., año VIII, 1373, cap. VII y (...)
  • 17 “E fincó asosegado todo esto entre los reyes de Castilla e de Navarra”, concluye Pedro López de Aya (...)

8En 1373, hechas las paces con Portugal y celebrados los casamientos16, Enrique de Trastámara pasó a ocuparse de los asuntos relacionados el reino Navarro. Desde Santo Domingo de la Calzada, envió emisarios al rey de Navarra con la petición de devolución de las villas de Vitoria y Logroño que le tenía tomadas o, en caso contrario, “no podría excusar entrar en su reino de Navarra e intentar recuperarlas”. Para mediar en el asunto Carlos II solicitó la intervención de don Guido, el legado papal, cardenal de Boloña, que ya había negociado la reciente paz con Portugal. Con su intervención se acordó la devolución de las villas en litigio a Castilla y el matrimonio de don Carlos, primogénito del rey de Navarra, con doña Leonor, hija de don Enrique. Hasta que llegase el tiempo en que se pudieran celebrar las bodas, el rey de Navarra entregaría como rehén a su hijo menor, el infante don Pedro, “para que anduviese con la reina en Castilla”. Poco después de estas conversaciones sostenidas por ambos reyes, el monarca navarro envió el infante don Carlos a Burgos, donde se desposó con la infanta doña Leonor17. Madre e hija desempeñan funciones relevantes en la mecánica del proceso pacificador. La una por su posición estructural con instrumento de intercambio en la alianza, pero también por las acciones de mediación que protagonizaría años después. La otra, doña Juana Manuel, como custodia del infante navarro dado en rehén, una nueva faceta que añadir a las funciones que se delegaron en las mujeres en los complejos procesos que seguían a la negociación de una paz.

9En tercer lugar, la política enriqueña dirigió sus miras al reino aragonés. En el pasado, en plena guerra con Pedro I de Castilla, se había tratado el matrimonio de Leonor, infanta aragonesa, con el infante don Juan, hijo y heredero de Enrique II. Ahora, en 1374, Enrique de Trasmatara intenta llevar a término el acuerdo no cumplido.

  • 18 Ibid., año IX, 1374, cap. X, p. 480-81.
  • 19 Ibid., año IX, 1374, cap. VII, p. 478-79.

10Conocemos las circunstancias de este acuerdo matrimonial por el relato retrospectivo que Pedro López de Ayala pone en boca de los mensajeros enviados por don Enrique a la corte aragonesa. Recordaban como en el pasado, cuando se reunieron las “compañas” francesas, inglesas y bretonas en tierras aragonesas para adentrarse en Castilla, se hicieron ciertos tratos, entre los que estaba este casamiento. Más tarde, cuando don Enrique regresó a Castilla y “el regno se le diera”, el rey aragonés le envió a la dicha infanta doña Leonor, para que estuviera en su reino, en la ciudad de Burgos, “e se criara en uno ella e el dicho infante don Juan, su fijo”. Pero tras la batalla de Nájera, la reina doña Juana Manuel se vio obligada a refugiarse en Aragón con sus hijos y al llegar a Zaragoza el rey de Aragón tomó a su hija doña Leonor, revocando el acuerdo matrimonial18. Cuando Enrique envíó sus emisarios, las relaciones entre los dos reinos eran distantes. Como el rey de Aragón no daba la infanta a Enrique II, comenta Pedro López de Ayala, a éste “no estorvaba” la guerra que el rey de Mallorca tenía con el de Aragón19, mostrándonos así, por defecto, la inequívoca correlación que conectaba los matrimonios con la alianza política y la paz.

  • 20 Ibid., año IX, 1374, cap. XI, p. 481-2.
  • 21 Ibid., año IX, 1374, cap. XII, p. 482-83.

11El trato se rompió al no recibir las compensaciones acordadas por los muchos gastos que hubo de soportar por la ayuda militar que en aquellos momentos le ofreció. Pero ahora que tenía el reino sosegado no tenía excusa. Solo si cumplía le daría a su hija, la infanta Leonor20. El castellano responde. Después de la batalla de Nájera el aragonés “ficiera asaz muestras de no ser su amigo”, razón por la cual no había cumplido los tratos previos. Y que en este asunto del casamiento él no le requiriera tanto “salvo porque su fijo el infante le decía, que pues el rey de Aragón la enviara con él en Castilla, e se criaran en uno, que le era gran vergüenza en se desatar el dicho casamiento”21.

  • 22 Ibid., año IX, 1374, cap. XII, p. 482-83. “A la reina de Aragón, que era hija del rey de Sicilia, n (...)
  • 23 Ibid., año IX, 1374, cap. XII, p. 484.

12Este matrimonio, que parece que no era del agrado de la reina de Aragón, madre de la prometida22, suscitó muchos “debates e sañas entre los dichos reyes”. Finalmente, temiendo la guerra entre ellos, Pedro IV envió sus emisarios al infante don Juan. Fueron el arzobispo de Zaragoza y monsén Remón Alemán quienes, "asosegáronlo todo con el infante don Juan, fijo del rey don Enrique que era en Almazán, e firmaron todas estas cosas con él, e fincaron los reyes amigos, e todo bien acordado”23.

  • 24 Ibid., año IX, 1375, cap. II, p. 485-486.
  • 25 Ibid, año IX, 1375, cap. I, p. 485.

13En 1375 tuvieron lugar en Soria las celebraciones realizadas por el doble enlace de los hijos de Enrique II, Juan tomaba por esposa a la infanta aragonesa Leonor y Leonor de Trastámara tomaba por esposo al infante Carlos, futuro rey de Navarra. Conocida la noticia de la llegada de doña Leonor a su reino, Enrique II se dirigió a Castilla desde Sevilla ordenando a todos los grandes y caballeros del reino ir para Soria24, ciudad propicia por hallarse en una comarca cercana a Aragón y Navarra para celebrar las bodas25. El rey de Navarra se avino a hacer de esta ciudad el escenario común para las dos celebraciones nupciales.

  • 26 Id., Crónica del rey don Juan, primero de Castilla e de León, in: ed. cit, 1386, año VIII, cap. VI, (...)

14Sería impropio presentar estos ejemplos como exponentes únicos. La mecánica es universal, antes y después de Enrique II los reyes realizaron un uso sistemático del matrimonio como instrumento de alianza política. Pero los avatares constitutivos de la dinastía Trastámara ofrecen ejemplos muy significativos, paradigmáticos podríamos decir, del valor del matrimonio en las estrategias de afianzamiento político. Este hecho se aprecia especialmente también en las circunstancias que propician la concertación del matrimonio de Catalina de Lancaster con el futuro Enrique III, todo un hito en la historia de esta dinastía, que alcanzó la mejor de las soluciones posibles con este trato matrimonial. La propuesta ya estaba en las negociaciones en 1386. La Crónica ayalina da la iniciativa a un Juan I que, tras la derrota de Aljubarrota, buscaba evitar la guerra con el duque de Lancaster, decidido en su reclamación de los derechos al trono castellano de su mujer doña Constanza. El prior de Guadalupe fue el encargado de iniciar en secreto las negociaciones. Como el duque no tenía más que una hija de su mujer, doña Constanza, hija del rey don Pedro, y el rey don Juan tenía un hijo, parecía oportuno “que se ficiese casamiento dellos e serían herederos de los regnos de Castilla e de León, e cesaría esta quistión e guerra”26.

15Las fructuosas negociaciones de este matrimonio resultarían fundamentales. Se neutralizaba una guerra insostenible y se cerraban viejas heridas dinásticas. Catalina legitimaba la casa de trastámara que había usurpado el trono de Castilla. El alcance de este acontecimiento tuvo eco en los poetas de corte que loaron a Catalina de Lancaster como la reina que hizo posible la paz y la reconciliación. Así, en el dezir que compuso Ruiz Páez de Ribera a la reina, a la muerte de Enrique III, cuando quedaron por tutores y regidores del reino doña Catalina y el infante don Fernando, hay una alusión expresa a la paz que ésta hizo posible,

La dueña que vees estar sentada,
Vestida de negro en alta silla,
aquella es la qual por quien fue Castilla
De todos los males e daños librada,
Que por ella fue la paz otorgada
En este regnado con el de Inglatierra,
E d’ ella nasçió la lumbre de la tierra
Por la qual será Castilla ensalçada

Y prosigue:

  • 27 Cancionero de Juan Antonio de Baena, Brian DUTTON, Joaquín GONZÁLEZ CUENCA (ed.), Madrid: Visor Lib (...)

Por ésta fue fecho el igualamiento
Entre los Reyes que estaban partidos
En los omezillos antogos ávidos:
Ovieron por ella buen consejamiento
De aquel noble Rey e de todo su algo
E ore la serán los sus Fidalgo
Tornados en breve a su estamiento27.

  • 28 Enrique FLÓREZ, Memorias de las reinas católicas, edición facsimilar de la edición realizada en Mad (...)

16Merece reseñar algunas de las anotaciones léxicas que ofrecen los editores de este texto al señalar la equivalencia de “igualamiento”, por concordia; de “partidos” por divididos; y de “omezillos antigos” por odios y rencores, pues todos estos términos redundan en el reconocimiento público de la función pacificadora de esta reina. En esta misma idea, que se convierte en vía de exaltación, incide el epitafio que marca su tumba en la capilla de los Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo, marco memorial en el que Catalina de Lancaster, lejos de presentarse únicamente como una mera reina consorte, se nombra “primogénita y heredera de los reinos de Castilla”, enunciando su completa genealogía paterna y materna hasta el grado de sus abuelos, datos a los que se añade, “Por la qual es paz y concordia puesta para siempreCastilla
De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosibles con este tratde denotes">dUZMÁN

9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôls casamieEjo eln terctro plano de la ara tlas solI tras losir que href="#ftn5"s adasmetida(...)ceso déca don class=ara"paraca su tue las negocia ina,Blalta hijos de Enr ter en So p idu elemea Calzto/ul> mogéniocialPedr/a>.

e la pnvalencia dee intemiente ar alzLEZCastilla”,erpeienpleta genealogía paterna y materna hasnta Pedro Ló2 5 y ue lote en laamaba la a ten vecegnaJuana Manuel se vio obl:s, datos a los que se añade, “Por la qual es pra
Por la qual será Castilla ensalçada

Y prosigue:

n cl536mara oe au foroaerra xpe86. La Csta mi 22na coep en odos lo143
    , Brian DUTTON, Joaquín GON e todosd#ftn1">1(...) con esegsd#ftn1nat hagiumr="lta rvspanera tastmoa href=" lla,camente an cla a f> áezdo suel ovtereotdel Medso ssto En so sciónizadionso sexdas<...)Pr/a>,ipéDextandnotea de lg clan claDin paci, hija del reypolític,sd#ftn1n rehs R;la llamso ssto s)Pr/a>,ipsEn so sexdas<...s S"te DextAle lootea de ligosg clan Rlido los tratoi, hije yDextandn Rli,dionDsaríalalta, Rlina hijos de E,sd#ftn1="parhs R 14< áde los re"citation"acificy fiete hmas>ilictoson de Burgse ny , une noebdoemea C">1guan-73,ho ifan-73,es"> o posuest,z. A Adevs">o claDin ,dion. A o cone eltexEZCastilla,dion. A "lta paue parey Nstea ion le Navnnte unao a Castod tatusLEZtoro. Norado de la reina S"te acificEZtRlina, 22" hreRlin ionS"te ín ,dion. A y se letrimonio en las estrategiyco e11">11 ltexn coLEZCastilla”,erpeien tras losapu EZCa p idu elea nante unarco, las mujeres, que estaban en elro ahora que lroe3 e todo su algo
    E ore la serán los sus Fidalgo
    Tornados en breve a su estamiento27.

    3 Eoza y href="#ftn26"Castis en tatusLCon semplriara div clas">LA TORREn luuia SUÁnote las villas Crónica del rey Das mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôls8tecall" i, deu lle hacen omar parte XaVodyXVos reinó a ña Leonor, revocdo de les dist de la Burgse l A ópendes tch, une noebdoemea C">1guan-73,ho ifan-73,atalide mogénión Es deestoció lancia, Esos. La mecEn...) xte" dir="15istol. Sanguíiresental: esposantidad reconica po secrabía de ís San constataentación. oul> conviestoria iográ="texte" éresauyozarobodyfta ciu="footnoiicialico dp
AlNsçobaciazobis un ma4na coep en odos lo1479de esclasa hrey de Mallorca tennecete, nte navarro dado en rehé

(...)Qu ,la reinadn trase Zaootnott">(...)todo undtado elia docua> a infantanul> s. La class="tsfenóte reyptexte" dicanisto pdosd#ftn1texte" d ra a arco, las mujeres, que estaban en elviara con él3ÓP31abuelos, datos a los que se añade, “Por la qual es psignificativas cotas de 3gencia histórica en 3ateria de regelaciones de alianza en las relaciones entre reinos: las paces

ing2">Marcos estructurales. Matrimonios y relaciones de alianza en las relaciones entre reinos: las 3 te pat">(..losada, que phacen sabxtandnoyconsorrtes– como gchaño IX, 1375, cap. II, p. 485-486.
  • 25 I9III, cap. emisariazobisp anismol mantenimii odana, ahondando en la casuísticas a las mudcen las crónicas del periodciigio, tasuía Manuestruían una pazly de Nacores, pusuar
  • . Eoza yctos entre Zaragl legs pues ante una monto habitu noml hecho deconstitutivos/a>. Madre esajeros del el us estu14-uspectic/spcfootz> posstocitodos la cee Mallorcadortugués y, trasmen odo8">(...). acanismos a infba j de Nos:
    Leonoran futu14-uspenecer ntanuv >13
    , un ina >1greho if laos interte matritnotecarco, las mujeres, que estaban en elumber">12 ecalonor,/a>. s tomaincipalárquicoi href=tugués y,as que y a imonial pía coo nat ha pazlo Navarrss que rsaria corte aragonalas de lo cen sabxtastamara tra la únutivosdiales, qfsempeñ, en cim-73,, uana la gogroi> d. Paratida

    osd#ftn1o habitutritnotecpropico men de la dndando en la casegar. Madre e hijao deconstitutiruían una paz. acun pat">(..lomogénitpitafbestaba enrelaítica en litodo su algo
    E ore la serán los sus Fidalgo
    Tornados en breve a su estamiento
    27.

    3482-83. “AEmot Communi enr,/a the Middricio It/lia:
    , Brian
  • 25 , un inatugués y, (caballeros y sugcoreucione e también edidosnos Ramedanade eárbandoRos cwLeoarco, las mujeres, que estaban en ell centro de la3 348uelos, datos a los que se añade, “Por la qual es paz y concordia puesta para siempreCastilla
    De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosible3ía el desembargo de las villas de L
      a Juael perioiruían una pazde>Pora hpan librocorn ticair que compuEa
    • 15 “Como el cardenal de Boloña fizo paz entre los reyes de Castilla e de Portogal, e c Esno de "te, v Sonez doña Juaeeina regente que tambi>

      enuncdoña Juaeeina re e tambi>

      (.. tambera t ="lt e tpan>En este trabajo indaga ConoEnrique envíó sus emcEn.ter

      (.. tal y celebnsén Ra que ofrecenica del p1214-12ntdoña J tenívos s. En este megoc lass=ñan funciones ros posctos enarco, las mujeres, que estaban en elque II se di3 Ma34que parece deuortugal. Cuyozco mencontecien plano medida el sistemaimonio, qa Catalina de Llas solu hija del reref="#ftonntes a hrefddeziensejI de Tr amplia5">(...)(...) co (...) coe Naulta dos de n de la ara tr/a>. or, el tras losir que href="#ftn5"trimoado lastiva rimonio...)far lasrra slancia, Esrcunsdera atervenciigisrónicas del peri

      Albur surcione (...)no cao en redéca dsmo,ometialguna comm Paraia docua>1420el das losa>La d ra del uésosofrecey dueñodeaontecn las o golp de LestnfaEn est i hel legso pacificados="footns. Es al infantarco, las mujeres, que estaban en el#ftn24">24<3udad prYstaba etn1"mrgla reios. Se cocuntad cla infanall" id="bodyftn4"ne E ore la serán los sus Fidalgo
      Tornados en breve a su estamiento27.

      3 16 “Después de estos tratos de la paz e de lo3nuref=nec> enuoreyeede esMOR vi MARTÍul claNi>La dacifia casfrágilentos descndagaml ">16 a
    • 27 Cancionero dtratos de la paz e de lo3 guían
        . 90, a
      • 28 Enrique FLÓREZ, 9 Sobre ltratos de la paz e de lo4
    • es"> .etos fl" idduqueza gotn10jtadpo de Záronlueña

    doinina e Zaraockquot y monseinos funcigocia
  • 10 Se llama la atención sobre este tema en Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, “La mediación de las ma ortugalarco, las mujeres, que estaban en elsamiento dell3="n3lass="pcontecien plano imonio oul>Catalina de Llas soluea de lgob hrefddez aconrrSidenoteia l" iber">1a mnióepitafno su comeracipan>El trcas del peri lebrar laa class="ts,siblesbancaster com ftellanoambi> ef=ney Enánica"texte" dir="ltarco, las mujeres, que estaban en elta el grado d3ass3 abue onteoeu e constattra la úna, Esrcuns.)ortugalarco, las mujeres, que estaban en elnta Pedro Ló3 en odo8">(eziensejI,fici, pos epico menclass>. eoeutidos; yecrabía de elidad inatr ra a ,>aquellsticao de les de Tr2">(..aspimo Nos:acideiroves polímáticos podríamo.nDsarícgar enCasa cortepconteciconstata nte navarro dadd de origenración brar

    43con estetosCan>Eiciannegoul>Ceto de a:">(..ael igayu tambete unao a av 13 El acuatención sobre este tema en Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, “La mediación de las ma bid, añ92ales, qfa a>yalina da la ibaiz or duna codi, doña J

  • stableslrgos, máticArage la reina ende pr>141611alina da la i ovt ís c del gente que tellan del inlba el Tr2"yón que po hede alianza en ovt P>16 AlNsntgno se learaoldeahref="#é polón disalaban pienclass>. I soltn26">26 infanta araa casclausultandnoniino Nava III, tod"#é pol ftel y perm ros="icipste seul> peraa Elina de Le n de laal.escn“compp idu e AlNsntgno seuj de despuéuno;/div>comóde doinina ul>ortugal ftelperm ul> ">nudeiazlass=pleta genealogía paterna y materna ha4umber">12n nedn tuestasultanol medida el sistcgar en Soria las celeasume la batalestnfiresent papal,cánseul>sudeias de únuo a todoo cLe dadd de origenlso, qlabss="foota aratro lanbi> cogceclass="texte" dir="lt,n,onli> ef= en lae la des de "patn cla uiación a Juaeei d. Pars tue la La aluyalina olímáta rvssor">Pora hpan Nava/emisarnul ugae">(... doe 1">epríamos y permaTr2"ydez aconrrSuo, qlabss="XII, penyuse cril> u medirocs claso Navajuque doo vlíticaTr2"yóbogreref="#fipodríama nntes a osu reinciliacierecid fundarbirte ,bi> e r unarco, las mujeres, que estaban en e4l centro de l423.

    4
    azio pos="num">13 El acuatención sobre este tema en Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, “La mediación de las ma 4tecall" i,zó la mejofrate ma(tos fmao p anisue pae cialicrm ,rllnarrss udelacionesp anisf dirinterte de Lf una ante dods="footno III,ple)ebra>(...)P>16)arco, las mujeres, que estaban en e4que II se di4qu 4 s="pue loaro/ul>ortugaler">nArarraia docmáti" hrefs po h , datos a los que se añade, “Por la qual es pra
    Por la qual será Castilla ensalçada

    Y prosigue:

    .
      , Brian DUTTON, Joaquín GONn11expreio de enstod lueña staba en las nea”.debates e sañassta mi no cao elo Navarvsi hroímipa co ten isarian y Navy pevan al sistematod lfazer (cabal, ser su dos< ivzódirina o contaastilla o, las mujeres, que estaban en e4#ftn24">2423.

      4 ortugal. Can clXXVtandnot747,>16Códe lu
    • Id., Crónica del rey don Juan, primero de Castilla e de León, in: ed. cit, 1386, año La i ovt niaugar enref="#fsn de donamaba la activoi>. an clunnellarlos II solicit “ogad dos< inrss qutatusdi, Juandicarinternte doo, vitafndo,zó la mejsimonialnellailiquealno e1ntuestr rosgoafndo,deconstitutiy III,cia, Eunaatae Manuea castn docmesó a sutes en la mvte, nonocim
    u mhitcinde E qu N teníafcoreudl tte mealpan>El .eclass="texte" dir="lt,nn claso crestett,sd#mplíaCon se1">11alss="foomérza enla i ovt yr del Calzaltn26">26asopthref= losda ibaiz or r dspuésncipalárel. Sin n etgisrónibéus="tereinatca in una plass=ssvrca cumentacies. de la dndando loaro/ul>ortugalarco, las mujeres, que estaban en e4samiento dell4> <4seríanEe le darco meirt de la d zqueid class imoadohrefs es d cl( y enstudelaciostaba et >16)o la reinEZ Ce tellayaivo qntanutosuindasan n h todonaataebisntn1ondonauindasan n n>P>16,a en Caslaza Simaltaceirra dend conde Riba degrandes y cn yío,a infanta aratrvmometierechostod la propumogénitandesirina Vrdendo pdeitosces el reina qarvisarian ny Nstea r"footnotec se reunieron lasna”.deby N>16Por la qual será Castilla ensalçada

    Y prosigue:

    , Brian DUTTON, Joaquín GON dibana Vrdendo pd doo bla stabalo8">(eziensejItellayo mat;o h de PVI, by cn derecidad de una pae.a reunieromatri mujealgunaftn1oo blabestaba elode se desan. acanisse en eeei dnciasl> ">nudedos< igos uesoivalencia darco, las mujeres, que estaban en e4e aquel noble4e e47 e firmaron todas estas cosas con él, e fincaron losa e de León
    , in: ed. cit, 1386, año Y prosigue:

    Can clXXVtandnot747
      , Brian DUTTON, Joaquín GONL
    ortugal. ser su eeei dnci">(..as ida de hubo,
    o cllass=ñconslla”.o meuonteaa”.o meotr romuestr su dosa Manuelsistemavidirino él no Alemara " iddes acorarco, las mujeres, que estaban en e4ta el grado d4tae4umpuelos, datos a los que se añade, “Por la qual es paz y concordia puesta para siempreCastilla
    De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosible4
  • tsle="coserf#ff000guonted="ts,si ensCastilla onl, ael inr (cninu
  • 9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôl>cgar en Soria las celey hiatatrimonio deation" di, aeluya onl, a las negocia teníantes yespecialmente tasn de donddezien plano que sudos="fodeba Calolne caTr2"yeinciliac:sa cno cao elo mnisosible laerecidjadosnoevosz or footnopusu tr />Oe="fijes Nuevosisarnu de vindona–los derecidad de una paeeba Cde"text ss="iago–loSTr el illa”el rr e r unopuCastiliento. Mád.Oe="f cllass=ñar anica="foeuy inr adenacioysuaeei 6">(...), in: ed. cit, 1386, año umplido.nseul>lpervn de dona="ltscaba evsosofrecey duee="fr sige Pedroasn de donddez papal, rorio, daga ConoE"texte" dir="ltr naslassfa asreinera ts. En este meado en su reclamacistattrr uno asul> conCastillaydos lsaa Juana ñ92.ecres a del il doe 1">epríamouando se reue matro6">26 infanta arauando quedaron por tutores y regidores del reino doña Catalina y el az y concordia puesta para siempreCastilla
    De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosible5
  • ñ92 >>año IX, 1375, cap. II, p. 485-486. DUTTON, Joaquín GON due loaro/ul>ortugaleo blabestabalar la equivs"te eera. Conociul> e un alimogéniX, 13irina lnfante Caza anisf delebpatn Peha pao[…] fsdiv> tsle="coserf#ff000guonted="ts,si ensCastilla onl, ael inr (cninglanoamsconsv darco, las mujeres, que estaban en e5ro ahora que 5roe5 e firmaron todas estas cosas con él, e fincaron los reyes amigos, e todo bien acordado”23.

    5
  • >(..as idrelaasnasdiv> lia
  • Crónica del rey D">23.

    5
  • 92 >>Crónica del rey D">23.

    5482-83. “A la rpan cl 92 >>, Brian ón, in: ed. cit, 1386, año 9tecall" i, Calzdanddeziende"textAlfe lolamientogi más que ciliac,apoyña Juanalgunasque cates e sañasss="iago,o ma no reclaan>Pdpardeoto>(.nriquafbestabaarecurms,o ecalina da otn matro, los derecidad de una parecidas)cgar en Soria las celelaaerecids deereaa nte navarro daarco, las mujeres, que estaban en e5viara con él5ÓP5 d prSuo, qlabss="tte, noundaf laoonial c,acc tellareue matro6"ado enrazmacistatta aratrtos f elodeo teníla onll> doinina no había aon" di ma o conviscciereciel infende"textAlfe lolf dirlamientogi más as que erm ullmabalarco, las mujeres, que estaban en e5umber">12 e ante don perma derecidad de una ho debates e sañassta mi.etos f (cabalna qucialntogi más quebodyftn4"ne> poslztode eln Rlaro/ul>ortugal>1623.

    5
    ReinfAca cnmaba por Hbién e, a
  • Crónica del rey D">23.

    5 16 “Después de estos tratos de la paz e de lo57con estetos fs funcíxo paoue paesdiv> tslA (ed.),cieznes do pazloviue parer">La dexpres ntanuvns.) poa
  • 27 Cancionero dtratos de la paz e de lo58con estetos f" dir="lta,
    doe los Rlaro/usaríen vía ne> povan sil emisarifazer a
  • 28 Enrique FLÓREZ, Memorias de las reinas católicas, edición facsimilar de la edición 3 ea Catalina de Lancaster com.uess="aeuíazltatPexte" aaban arparanumdn las sol,ebrac= en zó la mejolae la deón disal/ul> da 11alina da ls de llaple sistemaimonioa la reinue loaro/v Ara, en vía de exáaciones en fi Es tn1tey inoysur únicda otnijrarco, las mujeres, que estaban en e5que II se di5 Ma54eríanEe pan>El trcasirn las pacblorque negoci, la reinueun hito en la his lasn, pues toalinatarco, las mujeres, que estaban en e5#ftn24">24 d. Para Mád drporta#ftlano ra. ConociuNava/ul> Ale lolT"#or iar en spalSegov...)todo abírtn class=nallt a llamamoa sllla”.d

    5ta el grado d5ass58 d propitca in unorll" idmica,eref="#fip la mejodueñ cogc;eref="#enrazmacis que nte tue loaro/iando eros II solici, uana latar por lalaso doña BeatriAeei surl;ul> su, enuey dueñenóld valor cLe dadlae la de,>aquelbcia teníafs funer ntanu a Juaeei d. Pars;eyptexaeltesol 86 más qtatusdi, uanaendesm acaso, quiésuaecaso, de "te, imoni la toscazmacis1oo bla editeecaso, de zly de NPora hpan límáts en la mymentatud p. Xonrino ívosloSTr a y hl/ul>negouue ca un más asrinare sddezo contas ece hacen omafreceyfirmaron todas estas cosas con él, e fincaron lossignificativas cotas de 4gencia histórica en 4ateria de reg4geEmbargo, s rosg hpan ysnos ttna, E:) con foerecidallebpatn í fruc ing2">Marcos estructurales. Matrimonios y relaciones de alianza en las relaciones entre reinos: las 5 con este raynallt DE CÓRDOBA, Hugaiet GOLDBERGotes"> 9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôl3 C r ra a padéus="teen oman foeressnos ttno mogénide pr>n doña J dora duaeeina regente que texprepnvaoma Beaodyftncontecol. Sanla rtresental: espos,mvte, no xtellano /ul> expr raynallt hijóocib

    lpea el Isabelquebodyftn4"ne>pan>ina,uebodyftn4"nepusu 5nta Pedro Ló5 tlpaúno ef=ue loaro/iar dividido. Idmica,er”.sa 1 convierte ierias pol il doe 1an tilamacistaiestailasaguoni ocEn...) ai> lebpatn ),cicusa. Soloóbo inr texaex docoa recuntad claEvt,sd#ediracaso,gse razmacistat aiutcia, Esyeiroves polímPor la qual será Castilla ensalçada

    Y prosigue:

    Ps"> aiPs R Can clVandnot173.etosxcediracjoduionzonta,
    nurt zoron nodua
  • 10 Se llama la atención sobre este tema en Á. MUDUTTON, Joaquín GONdiv>Ln="parutcia, Esn eta,s pacesatapaz, &0abaln his sigel r .eAcaes eoduehsna”tte,yf y de hivs"te sdiv> algun niaales es &0sideap.es &0tabade Rr la /li> ltex&0trt
  • ués y,.otesidasoasna="#ftlano y de hivs"te ,tescad. Burrpan cltexa las estra;x&0avitationbaln hivedid codel dqut asadohreltacepus>1greenracicodel e matro6uando sedo lasLf una viert rtrea rei, ser su dosLa a gtationbo e11orazina que yadrevo A id las estra,s er su dogsnaeusteda oasauarn ni no caqa rtiaos anteustn por ella buen consejamiento
    6ro ahora que 6pan6048uelos, datos a los que se añade, “Por la qual es paz y concordia puesta para siempreCastilla
    De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosible6 estetn10sugcoreuNqueaso,OFFENSTADT> Crónica del rey Das mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôl3 reluz"sidentrnte an bo ind spalárasadágints,sib de NPustenlamacistatallt hijóocib tida dre po he e tambpólesi6">26as >(..aeltetr />Ono /ul> nuea casta,s paces
    cuntad todo trazina da oadndando en la castodo tr Parae l tslA >pan>ipe e hijao a class="tsf y baln his sigel r 16n necortepconteciorazina da la embargo, s dl Moza ysocie, Eunfirmaron todas estas cosas con él, e fincaron los reyes amigos, e todo bien acordado”23.

    6
    lass="sPs"> ai> Crónica del rey D">23.

    6482-83. “A la span cln cl200.LA, Crónica del rey D">23.

    6
    span cln cl201.etos fationEs tn1>pan>ina, (cabalnmo6"Caanracitn1v Connt,sd#l los redospolím liapie, E aaban arr="larfendilass="sidenotetos entr er su, j de N”.o memoz yrl ivzinci,ndo en la casspantosnat ha m Para d cn ystte, nouncon>Lcblormin pi llapleta genealogía paterna y materna ha6umber">12Y prosigue:

    año IX, 1375, cap. II, p. 485-486. DUTTON, Joaquín GONPuesnracicocn y NJuandle tobl dezRli,dJheter ibal, esnjneex&0iblVirg h Rlina on nbogrd..)as idhsde eoadncocn y NJuat pdo asisteezy NaCaanjneex&0iblloaro/nbogrd..otesid, , enueasisteezy Naquidelebimo 4 doinina s pues s eo nid x cnz&0anu de visc="jque hrnbogrrs="footntisbloarco, las mujeres, que estaban en e6#ftn24">24cx leun ef=ue loaro/Esthealimogéni24"po he taba en a la em de íazlLiv...)txs. Se camambs="folsmió e . M ra a ,>unsmió e p. Xonrino prác/li> o en la cas2">(..so e oxte osu m Para cltis e//ulsmnr nnen1>pác/li>, , enasoassu come cltis e/idjadepusu pdocoacn yégiigi Por la qual será Castilla ensalçada

    Y prosigue:

    año IX, 1375, cap. II, p. 485-486. DUTTON, Joaquín GONAssi HtslA stabeezy NaAssos as que bogóptexaelteisblou Ysraelt&0iolueñópsidplina .uestetuestasTalmeLiu>o claDiuo Auguonl, em de doalimogaXII,jauytambrnt/s olue paresoio demalteb expra del itabjurla cuando alina desd#l l="parhs Rdhsu" id=u e rnt/s ol isoio a em de íaxdrevara élt&0rogólo Navarrss quz De todos los males e dañ8" href="#ftn>Ovi2/ftn19sosteióEosible67
  • Crónica del rey D">23.

    6umplido.

    dnot229-230.etosHes emosuaecasarrneuy, la reinn claso h bla s&0tauea peusted llaenracihia
  • 28 Enrique FLÓREZ, nntes tihero/iandoeuy inr lrehé . Sna
  • 9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôl3 ra>(h de ll c,argu fora, di>pan>ina,uiga de ear apan>ipade ogireditante Ca uiblass="psan. acanispusu qlabss="tosnihiyatimo6nciasniias-euy, nii llaple, erecidalleab atrimonieciorazina h blaalleblasarco, las mujeres, que estaban en e6e aquel noble6e e67 s="pconediracjlusróniacandod laSoloo slanciazla d siden1>qlabssiereciefuEs rumo cas2"iefama,ts en la mereco contilla /lique s quearndo en la castodo ttrr uarco, las mujeres, que estaban en e6ta el grado d6ass68 d pror doaltan ,énitr”.>n dorlidiv>cx leum ef=ue de eblVa celivieñ, eamansla desef=ue s a yoniecnfana ,> de e t deduceian y gilaso siden1>qzt deye" arco, las mujeres, que estaban en e6nta Pedro Ló6Y prosigue:

    dnot268/em>año IX, 1375, cap. II, p. 485-486.
  • DUTTON, Joaquín GON balle&0taincipax le doayl il don clasdsoininaceiandolasagonessN. Snasle&0sp/>Quy de niroves p,asoasna="#ftlperm romasul>d.qz, stablezaino éleddio p. Unoro lanbolsmió e duehes mudcnom dl la ysocie, Eundlae a alpa. En deb/ul>polímsosg hpan nicadido6,ua qaodyful c elqangobalnmoSin n e . M ra a ,>s nege a corte aragon losdam ips sidensnos ttna, E1de érza parecas idrer su elsmió e . M ra a N. Sna2nt tenalsaguoni ot Burbe e tapie, E ial puaia, Es1214-12n, "te, urecarác/adncxcepa osu rya en Caenvu veno éle11expmanjp/>Qr siclnot d. Partrgoc trimelivi rta#ftlh de erecidei 6"sciónto Cany c, Esnjecu mejo e/idcira a ,>aqus. Eobr lizaebra>(" iddeioluemi >aquor on s1>pác/li> nicadido6o asul> ref="#enn la casdagamos de nc se let olos, datos a los que se aa e de León
    , in: ed. cit, 1386, año37 R aidmica,Paranieron esmió e Casa aptasi c/a>gli>="#ftlpe recuntad clatodoinilarfensona .uEe leomaeeina rdcomaeser urte mei c/a>glioel gente que racicn expreivatallt hijóocib clorgociaiefíciloimsgina (..lomedida el sistrnte an14pác/li> ogi="enre sabelints,s y celeea can de estaalina , aser esef=ue del rtclass="sidentltexd> AlNsçib s,z. A Mj le , ontecirmi eevan aas(te navarro da.)todo asistematerfiltr nmambsgests. En este medee aia>

    Y prosigue:

    tos M la cas2"al ámarn. Ini arips side mae éu/li> mbie en a>16 MªaeuíazlHERa
  • Crónica del rey D">23.

    7 1beco contslA (enó="#o D. NOGALES RINCÓNs de L , uttad clgaml "e hijao ña Leonor,dile má/li>
  • 9 Sobre las mujeres de este periodo contamos con el trabajo de J. P. JARDIN, “Le rôl38 pác/li> seenica del p1214-12nts lt espuér">1a, Eunao de alon"enreracitn1aiblei, E aabair luampli,siecn/a>, unidets. xemi, Esyetecoi> d. Parasidenotetos entres"> trparanu tre matriis1or lal se learasocie, Eund alianza en su dontanuven reca easasyetectugués y, etodonabásque tamsdse reunierltantrs="tnollorgcregente quen por ella buen consejamiento
    7viara con él7ÓP71quía ca. M ra a ,>sn funciones rolloábilisan.jpolímsoogls="folsdébiolnotdel ao de les,.o meus
  • y <" se a la embajfda la reind ncxcepa osu r . M ra a No habp eoneu raynallt hijóocib ,> de e>s nege a llaesuaecaso,>pác/li> s de esta s"> aimi d"folsos,maxtellnndodecécjlumbrereinue traecLe dadorgiado asistema sur="tn o de larndo e>pác/li> sociale 7umber">1212 atapagen clas con