Navigation – Plan du site
Utopías, sueños y quimeras (España, siglos XVI y XVII) - Utopies, rêves et chimères (Espagne, XVIe-XVIIe siècles)
Retorno a Utopía

Utopías del saber universal. Imaginarios gráficos en el Mundo Hispánico de la alta Modernidad

Carlos Alberto González Sánchez

Résumés

Tout au long des siècles, l’histoire du savoir, des livres, de l’étude et de la lecture a été émaillée de questionnements utopiques ou illusoires. Certains ont ainsi prétendu qu’une science universelle était accessible à quiconque montrant quelque intérêt. D’autres, plus nombreux, se sont attachés à promouvoir des modèles sélectifs contrôlés, susceptibles d’asseoir plus fermement des pratiques culturelles et intellectuelles qui fussent, conformément aux orientations du pouvoir, orthodoxes et homogènes. De la sorte, celles-ci s’offraient comme les normes incontournables garantissant la survie du système établi, en tant qu’elles imposaient des directives pédagogiques et bannissaient tout ce qui eût pu fragiliser l’équilibre atteint au fil du temps. Parmi les idéaux utopiques de la monarchie hispanique du XVIe siècle, deux fondent le propos de cet article : le rêve d’un humanisme de l’imprimé et la bibliothèque infinie.

Haut de page

Texte intégral

El humanismo y la cultura escrita

  • 1  Este trabajo se inscribe dentro del Proyecto I+D+I Inquisición, cultura y vida cotidiana en el Mun (...)
  • 2  Resulta fundamental Pedro M. CÁTEDRA y María Luisa LÓPEZ-VIDRIERO, La imprenta y su impacto en Cas (...)
  • 3  Un estudio excelente es el de José GARCÍA ORO, Los reyes y los libros. La política libraria de la (...)

1El gran acontecimiento intelectual de la España de los Reyes Católicos sin duda fue la llegada de la imprenta (1472), que coincide con una etapa de esplendor del poder y la cultura en Castilla1. No tuvo que transcurrir mucho tiempo para que los monarcas tomasen conciencia de las ventajas de la tipografía; es más, su potencial multiplicador lo pusieron al servicio de un ambicioso y autoritario plan gubernamental: la unidad nacional, institucional, cultural y religiosa del reino2. Un programa de centralización política que urgía un aparato bibliográfico capaz de fijar y difundir el repertorio documental portador de la concepción e ideología del nuevo estado. Este eficiente medio propagandístico y agente de cambio contribuiría al afianzamiento del poder real, mediante la publicación y divulgación de las fuentes históricas, jurídicas, civiles y eclesiásticas –en las fechas muy dispersas–, que habrían de ser la esencia del pensamiento oficial y las reformas administrativas llevadas a cabo3.

  • 4  Francisco RICO, El sueño del humanismo. De Petrarca a Erasmo, Madrid: Alianza, 1993. Ángel GÓMEZ M (...)
  • 5  Esencial Francisco RICO, Nebrija frente a los bárbaros, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1978.
  • 6  En el prólogo de su Lexicon hoc est dictionarum ex sermone latino in hispaniensem, citado por  Lui (...)

2Isabel y Fernando, como mecenas y promotores culturales, también favorecieron la llegada de humanistas a la Corte, el fomento de las ciencias y las letras, la renovación de universidades y centros de estudio y la circulación de los libros y los saberes necesarios, sobre todo el derecho, la teología y la medicina. Pese a ello, se duda de la existencia de un auténtico esquema bibliotecario o de un patrocinio particular en el entorno de la librería4. En aquel escenario cortesano brilló el gran Antonio de Nebrija (1441-1522), quien, impregnado del sueño humanístico italiano, regresó a España dispuesto a combatir la barbarie hispánica, una tradición intelectual reacia al latín y a los postulados de los studia humanitatis5. Su contienda la inició arreciando contra las viejas e inoperantes gramáticas latinas medievales, muy distantes de las elegancias de tan egregia lengua, el medio de expresión de los sabios de la Antigüedad; a saber “los doctrinales, los Pedro Elias, i otros nombres aun mas duros, los Galteros, los Ebrardos, Pastranas i otros no se que apostizos i contraechos grammaticos no merecedores de ser nombrados”6. Manuales que frecuentó durante sus estudios en la universidad salmantina, caso del típico Thesaurus pauperum de Juan de Pastrana.

  • 7  De Carmen CODOÑER, “Las Introductiones latinae de Nebrija: tradición e innovación”, en Víctor GARC (...)

3A todos ellos en Italia los enfrentó con los Guarino de Verona, Verulanus, Perotti, Donato, Prisciano y Valla. A la postre semilla de sus Introductiones latinae (Salamanca, 1481), su Arte inspirado en las Elegantiae del célebre humanista romano Lorenzo Valla (c.1406-1457); por ser el buen latín la madre de todos los saberes, el cimiento de la religión y la república cristiana. La vía de acceso a los Padres de la Iglesia y al entendimiento de la Biblia, la base del derecho y la medicina. Su desconocimiento era la causa del piélago de errores que se cometían en el estudio de dichas disciplinas, además de la incorrecta interpretación de sus fuentes de información y otros rudimentos esenciales para las artes dignas del hombre libre, según él, sepultadas en tinieblas. El éxito y popularidad, sin parangón, del “Arte de Antonio”, con no menos de 50 ediciones en vida del autor, contrasta con el eclipse y casi nula repercusión de su Gramática castellana (1492). Tratado, nunca reeditado, en el que lamenta la compleja coyuntura del castellano, entonces una lengua fuera de regla y en continua transformación, cuya debilidad le impedía convertirse en un vehículo seguro. De tal marasmo sólo la podían librar la implantación y despliegue de los studia humanitatis, y la colaboración entre el poder y el saber, es decir, la Corte y los humanistas. He aquí otra más de las utópicas aspiraciones de Nebrija, defensor del saber como el mejor instrumento de la revolución cultural que soñaba7.

  • 8  Francisco J. ESCOBAR BORREGO, “Aurea aetas renacens: humanismo y tradición clásica en los albores (...)
  • 9  De Manuel PEÑA DÍAZ, “Libros y letras en tiempos de Isabel la Católica”, en Antonio MORENO (coord. (...)
  • 10 , Manuel PEÑA DÍAS, “Las relaciones culturales entre España e Italia en la época del Gran Capitán”, (...)

4Sus anhelos, no obstante, concebían más altos e ilusorios horizontes, nada menos que un mundo nuevo sustentado en la palabra de los clásicos y, en suma, el renacimiento de España gracias a las litterae humaniores, la clave de una nueva sociedad incardinada en los fundamentos del Estado Moderno8. Así se lo hizo saber a los reyes cuando en 1488 le encargó la reina una edición bilingüe de sus Introductiones para ella y las mujeres de su entorno. Isabel, nada más ocupar el trono apreció la importancia de la ciencia en el ejercicio de sus obligaciones de gobierno, conocimientos a los que no podía acceder debido a su desconocimiento del latín; cuyo estudio abordó desde 1487 gracias al magisterio de su joven camarera Beatriz Galindo, “la latina”, y, quizás a partir de la versión en romance de la gramática de Nebrija y el Vocabulario en latín y en romance que mandó confeccionar al también humanista Alfonso de Palencia (1424-1492)9. A tan imperioso dilema se debe el celo que puso en la preparación intelectual de sus hijos, que empezaron a estudiar latín a los seis años. En 1488, don Íñigo López de Mendoza (1440-1515), conde de Tendilla, después de concluir una embajada en Roma, volvió a Castilla acompañado del humanista milanés Pietro Martire d´Anghiera (1457-1526), quien, como capellán y maestro de caballeros, tomó a su cargo la instrucción en las artes liberales de los jóvenes cortesanos, nobles, diría, que, cual sus mayores tenían en muy poca estima la ocupación en las letras, considerándolas obstáculos para sobresalir en la profesión de las armas, la única que les parece digna de honor10.

  • 11  Véase Fermín DE LOS REYES, El libro en España y América. Legislación y censura (siglos XV-XVIII), (...)

5El entusiasmo que la Corona mostró hacia la tipografía, no se tradujo en una actitud permisiva en cuanto a la publicación y circulación de libros. Como cualquier mandatario coetáneo, jamás cejó en la erradicación de los textos nocivos, vanos y supersticiosos, opuestos a la religión y sus objetivos políticos. Optaron, pues, por la selección de los discursos convenientes a la ideología oficial. La consecuencia última de esta sarta de prevenciones y temores fue la Pragmática de Toledo de 8 de junio de 1502 que, trasunto de las normas dictadas por los papas Inocencio VIII (1487) y Alejandro VI (1501) en sus respectivas bulas Inter Multíplices, tras condenar las obras perversas, apócrifas y carentes de utilidad, prohíbe la importación o impresión de los libros que no hubiesen obtenido una licencia real. Se instituía así la censura previa, que, a la par, conllevaba la compulsa de todos los ejemplares de una edición con su original examinado. Los infractores, libreros o impresores, perderían toda su mercadería, que habría de quemarse en la plaza pública del lugar donde se hallare, además de pagar una multa y quedar excluidos del ejercicio de su profesión11.

  • 12  Al respecto Carlos Alberto GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Homo viator, homo scribens. Cultura gráfica, informac (...)

6Si bien, no hubo mayor novedad en el tiempo de los Reyes Católicos que el descubrimiento de América, algo inaudito y de consecuencias imprevisibles. Logro de una época, el Renacimiento, ávida de cambios, entusiasmada con sus invenciones, las nuevas en cierne y las ansias de saber más sobre el universo y lo desconocido. El escrito, sin duda, tuvo un protagonismo decisivo entre los descubridores y conquistadores del Nuevo Continente; todavía más en la incipiente occidentalización de las gentes allí encontradas. Su uso serviría a dominadores y dominados para consolidar posiciones, reinventar tradiciones y desplegar mecanismos de justificación del control del territorio y la definición de identidades. La evangelización de los nativos americanos, obedeciendo la letra de las bulas pontificias, fue uno de los cometidos prioritarios, empresa de asimilación cultural cuyos fines no eran otros que, a través de la verdad revelada, librar a los indios de sus atávicas y diabólicas creencias. En este complejo, y no menos coactivo y dramático, entramado de asimilación cultural-religiosa, de nuevo la imprenta pondría de relieve sus bondades y maleficios12.

  • 13  Una novedosa y sugerente visión de este ideal en Magdalena CHOCANO MENA, La fortaleza docta. Elite (...)

7El clima profético y apocalíptico latente en la Europa de comienzos del Quinientos, hizo que los primeros evangelizadores llegados al Nuevo Mundo interpretaran la conversión de los indios como un indicio genuino del advenimiento del Milenio, a modo de recompensa divina por la división de la Cristiandad a raíz de la aparición del protestantismo. Los franciscanos observantes asentados en la primigenia Nueva España, y en lo sucesivo las demás órdenes mendicantes, albergaban la esperanza del renacer de la Iglesia primitiva en América, es decir, sin los vicios y corrupciones que la habían llevado al marasmo durante la baja Edad Media; libre de la estricta jerarquía, la decadencia moral, la riqueza y la pompa que afligía a la europea. En estas lides, el erasmista fray Juan de Zumárraga (1468-1548), arzobispo de México, el primero desde 1528, compuso un catecismo para indios con un lenguaje sencillo y bíblico. Mientras que en Michoacán, el obispo Vasco de Quiroga (1470-1565), organizó dos comunidades indígenas según el modelo plasmado en la Utopía de Tomás Moro13.

  • 14  Muy útil Clive GRIFFIN, Los Cromberger. La historia de una imprenta del siglo XVI en Sevilla y Méx (...)

8Zumárraga, hacia 1533, elevó a la consideración del Consejo de Indias la conveniencia de establecer una imprenta y un molino de papel en la capital del virreinato novohispano, recursos esenciales para una eficiente evangelización. Tras conseguir la adhesión al proyecto del virrey Antonio de Mendoza (c.1492-1552), el afamado impresor de Sevilla Juan Cromberger, animado por ambos, decidió abrir una sucursal de su oficina sevillana en México, en donde vio la luz en 1539 el primer impreso americano: la Breve y más compemdiosa doctrina christiana en lengua mexicana y castellana, una herramienta de suma utilidad para los afanes misionales de la Monarquía, a cuyo servicio se puso la tipografía14. Aquellos tórculos consolidaron la identificación de la lectura y la escritura alfabética con la religión cristiana.

  • 15  Carlos Alberto GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Atlantes de papel. Adoctrinamiento, creación y tipografía en la M (...)

9La cristianización de las Indias, en una primera fase, pretendió imbuir a los indios –mediante la memoria histórica, la lectura y la escritura– en la lengua castellana y, en segunda instancia y en casos determinados, en la latina. Los misioneros confiaban en el escrito como la mejor manera de cambiar la forma que los naturales tenían de fijar su pasado, y, como fuere, de controlar las dependencias y relaciones entre las dos civilizaciones en escena. No obstante, este método presentaba unas dificultades extremas, la mayor, la alfabetización de unas gentes inmersas en un imaginario basado en la tradición oral y pictográfica, icónico-visual. Por ello, las intenciones de los franciscanos de dar a los hijos de la nobleza indígena, al menos, el mismo tratamiento pedagógico que a determinadas minorías españolas hubo de ser abandonado, o, a lo sumo, restringido a metas muy concretas. Pronto la Corona tomó conciencia del enorme coste financiero de tan magno cometido educativo, por ello acabó considerando menos complicado y gravoso, además de resolutivo, que los frailes aprendieran las lenguas nativas. Se pensó que este trueque de estrategias no influiría en el objetivo final. Sin embargo, las órdenes mendicantes seguirían empeñadas en las posibilidades de la enseñanza del castellano y el latín -instrumentos indispensables de la catequesis- con criterios más selectivos15.

  • 16  Fundamental Pilar GONZALBO AIZPURU, Historia de la educación en la época colonial, 2 vols., México (...)

10La alfabetización a gran escala se iría dejando de lado conforme transcurren los primeros decenios del siglo XVI, a medida que los Austrias aumentan su implicación en la política internacional europea, la insaciable devoradora de los recursos financieros de la Monarquía Católica. Desde entonces la hispanización de las Indias se contempló como un proyecto a largo plazo, fruto del paso del tiempo, que la experiencia demostró inviable, siquiera mientras las comunidades indígenas siguieran existiendo separadas de las de los españoles. Felipe II intentó darle una drástica solución, a golpe de decretos, prohibiendo a los nativos el uso de sus lenguas autóctonas, a la vez que exigía el conocimiento de las mismas a los curas y religiosos que quisiesen trabajar como doctrineros. La reiteración de esta orden en varias leyes de Felipe III y Felipe IV manifiesta la distancia que suele mediar entre la norma y la realidad; junto a la ausencia de unos criterios coherentes en la política lingüística real16.

11La llegada de los jesuitas a América, en 1572, en medio de un panorama eclesiástico e ideológico muy distinto, pudo significar una cierta vuelta a los postulados franciscanos, augurio de las futuras reducciones. El provincial mexicano Pedro Sánchez, en la congregación de 1577, tras discernir la pusilanimidad y endeble inteligencia de los indios, estimó que

  • 17  Félix ZUBILLAGA (ed.), Monumenta Mexicana, Roma: Editrice Vaticana, 1956-1976, t. 1, p. 318. De Pa (...)

[…] sería lo más conveniente hazer collegios de niños indios, hijos de los principales, de buena índole y abilidad, y que biviesen en nuestros collegios para los instruir en toda buena policía y cristianas costumbres, enseñándoles leer y escribir y doctrina cristiana, para que si Nuestro Señor hiciese dellos a algunos capaces de la perfección, fuesen estos dignos ministros de su nación; y haría uno dellos más que cientos de nosotros17.

  • 18  Véase Adriano PROSPERI, “L´Europa cristiana e il mondo: alle origini dell´idea de missione”, Dimen (...)

12Nótese el énfasis, contrarreformista, puesto en la “buena índole”, “buena policía” y “cristianas costumbres” y, en última instancia, en las posibilidades y previsibles resultados del método esbozado. Y es que, a medida que iba desarrollándose la colonización, y ante el ímpetu de la Reforma y la complejidad humana que irá adquiriendo la nueva sociedad indiana, la meta de una iglesia profética y primitiva se irá esfumando. El aumento progresivo del número de pobladores europeos, criollos, mestizos, indios integrados y esclavos negros, forzó la adecuación de la aculturación a los planteamientos y diferentes objetivos de poder temporal y espiritual, que se irían radicalizando al ritmo de los acontecimientos europeos, especialmente después de Trento y durante la Contrarreforma. Momentos en los que, a instancias de Felipe II, el clero secular ganará terreno a costa del regular, y, por tanto, la occidentalización se impregna una marcada impronta disciplinante mediante la combinación de una propaganda religiosa militante y la difusión de modelos piadosos, políticos y comunitarios ideales18.

  • 19  En los documentos recopilados por Francisco FERNÁNDEZ DEL CASTILLO, Libros y libreros en el siglo  (...)
  • 20  Carlos Alberto GONZÁLEZ SÁNCHEZ, New World Literacy. Writing and Culture Across the Atlantic, 1500 (...)

13Esta diferente concepción de los métodos adoctrinadores se saldó con un estricto control de la imprenta y los libros en circulación. Los cambios, de forma sistemática y conforme a las directrices peninsulares, comenzaron en los años cincuenta del siglo XVI. Un hito representa el nombramiento, en 1554, del dominico Alonso de Montúfar (c.1489-1572) como arzobispo de México, teólogo tradicionalista, en las antípodas de Zumárraga y Vasco de Quiroga. Del mismo modo, el Primer Concilio Provincial Mexicano (1555), haciéndose eco de lo que se iba decidiendo en Trento, incidía en el peligro que comportaba la impresión de libros dañinos, por ello determinó que no se estampase obra alguna sin haber sido examinada por el Ordinario, autoridad que debía otorgar la licencia pertinente. Montúfar en 1559, año de la publicación del Índice de libros prohibidos del también dominico Fernando de Valdés (1483-1568), arzobispo de Sevilla e Inquisidor General desde 1554, recibió permiso de la Suprema para que todas las personas que tuviesen libros “los exhibiesen ante Nos, por ver si entre ellos había alguno de los vedados en el catálogo y memoriales que nos fueron enviados”19. En dicho catálogo constaban prohibidas la Doctrina de fray Juan de Zumárraga y la de fray Maturino Gilberti. Montúfar tampoco libró de su tenaz intransigencia al material impreso y la doctrina que se ofrecía a los indios20. Así, en el Segundo Concilio Provincial de México (1565), celebrado con el fin de llevar a la práctica los decretos tridentinos, prohibió que los indios tuviesen biblias y sermonarios en romance.

  • 21  José Abel RAMOS SORIANO, Los delincuentes de papel. Inquisición y libros en Nueva España (1571-182 (...)
  • 22  Manuel ALVAR LÓPEZ, Comentarios al III Concilio de Lima, 1582-1583, Madrid: Real Academia de la Hi (...)
  • 23  Pedro GUIBOVICH PÉREZ, “The Printing Press in Colonial Peru: Production Process and Literary Categ (...)

14El establecimiento de la Inquisición en América, en Lima (1570) y México (1571) –quedando los indios fuera de su jurisdicción–, vino a reforzar la pretendida eficacia de la purga ideológica en acción. Baste señalar que inauguró su andadura ultramarina procesando a impresores, autores y lectores, recogiendo y vetando libros y visitando bibliotecas, librerías y los navíos llegados de la península21. No obstante, el origen de la imprenta peruana también estuvo ligado –en una etapa misional totalmente diferente– a la demanda de impresos en lenguas indígenas de los doctrineros, que, en especial, los jesuitas reclamaban para desarrollar el programa evangelizador diseñado en el III Concilio Provincial de Lima (1582-1583), donde se optó por una cristianización en quechua; de ahí la urgencia de catecismos, doctrinas, confesionarios y gramáticas nativas en la lengua andina, textos que recibieron un notable impulso gracias al virrey Francisco de Toledo, quien promocionó la fundación, en 1573, de la cátedra de la Lengua General de los Indios en la limeña Universidad de San Marcos22. El primer tipógrafo del Perú, el piamontés Antonio Ricardo, con taller en el colegio limeño de la Compañía de Jesús, en 1584 publicó la Pragmática sobre los Diez días del año (1584) y la Doctrina Christiana y Catecismo para instrucción de los indios23.

  • 24  Un estado de la cuestión en Carlos Alberto GONZÁLEZ SÁNCHEZ y Pedro RUEDA RAMÍREZ, “Con recato y s (...)

15A estas alturas del relato en cierne, se puede afirmar que si utópicas eran las aspiraciones político-culturales de los humanistas del entorno de los Reyes católicos, y la pretendida y profética república letrada indígena de los franciscanos del Nuevo Mundo; no menos lo fueron los simultáneos métodos gubernamentales, civiles y religiosos, de selección e interdicción del escrito, en pos de unas prácticas culturales ideales, homogéneas y ortodoxas. Una meta que contradicen los continuos y flagrantes hallazgos de textos prohibidos, además de la cotidiana transgresión de las normas lectoras pretendidas y la clamorosa difusión, o simple posesión, de impresos y manuscritos reprobados; consecuencia de un estado preindustrial rudimentario carente de los medios de control adecuados, siempre doblegado por las distancias y la lentitud de sus cauces de información  y recursos para hacer cumplir la ley24.

  • 25  Bartolomé ÁLVAREZ, De las costumbres y conversión de los indios del Perú. Memorial a Felipe II (15 (...)

16Muy explícito es el testimonio de Bartolomé Álvarez, un doctrinero de la Audiencia de Charcas, en el virreinato del Perú, autor de un memorial dirigido a Felipe II, escrito en 1588, en el que consternado y con amargura lamenta las dañinas secuelas que los relatos de caballería seguían perpetuando en los indios. Por ello ruega al Prudente la intervención de la Inquisición en el seguimiento y castigo de sus irredentas conductas idolátricas, argumentando el escaso alcance de la misión después de cincuenta años. Según él, los alfabetizados, dada su maligna inclinación congénita, preferían los libros de aventuras al credo católico, incluso afirma con énfasis que de preguntarles “si vieron en aquella sazón a Reinaldos de Montalbán que estaba en aquel acto, y dicen que sí y dan las señas; y si vieron al Cid Ruy Díaz, y dicen que sí y lo que estaba haciendo”25. Estas tretas, y la propensión a la herejía de los naturales, hacen temer al misionero que:

Si los luteranos diesen en imaginar que los indios saben leer, y son amigos de estas bachillerías y bellaquerías, para enviarles libros secretos. Que si una vez los diesen y los indios por ellos conociesen las libertades de los herejes, no sería menester más para la herejía, que son en suciedades conformes a sus idolatrías y pecados, para que perpetuamente no se desarraigase dellos la secta que se le sembrase, sería recibida con brevedad y contento.

  • 26 Ibid., p. 316.

17Ahogado en pesimismo y resignación concluye: “¿cómo puede ser bueno para una gente tan incapaz, de rondón entrarles persuadiendo por unos medios tan dificultosos, para hacer entender a las bestias cómo se han de conocer margaritas preciosas?”26.

La biblioteca infinita

  • 27  Al respecto William J. BOUWSMA, El otoño del Renacimiento 1550-1640, Barcelona: Crítica, 2001, p.  (...)
  • 28  Konrad GESNER, Bibliotheca Universalis, sive Catalogus omnium scriptorum locupletissimus, in tribu (...)

18El Renacimiento, como hemos podido apreciar en las secuencias anteriores, fue una época de defensa y reacción, en la que, desde los años veinte y hasta los cincuenta del Quinientos, mal que bien, el discurso heterodoxo y sus novedades pudo circular, aunque en un contexto intelectual no ayuno de obstáculos varios. Un tiempo que conoció un impresionante incremento del saber, asequible a los interesados en los epítomes y repertorios enciclopédicos editoriales de entonces. Tal fue la intención del médico y naturalista suizo Konrad Gesner (1516-1565) en su Bibliotheca Universalis (Zurich, 1545-1555), obra que ambicionaba una vieja quimera en la historia de la humanidad: hacer realidad la utopía de la biblioteca universal, acopio de todos los libros habidos y por haber, incluso los jamás escritos. Sin embargo, mayor aprecio y estima acaparó la Enciclopedia (1630) de Johann Heinrich Alsted (1588-1638), aunque, como la anterior y todas las de su estilo, no pasó de un cúmulo amorfo de información miscelánea desorganizada. La excepción fue El avance del saber (1605) de Francis Bacon (1561-1626), una sistemática ordenación del conocimiento que distingue la ciencia divina de la humana; esta última distinguía la historia –la memoria– y la filosofía –la razón–, a su vez subdivididas en una variopinta gama de taxonomías27. Estos compendios didácticos, ensayados desde la Antigüedad, despliegan clasificaciones teóricas de todos los saberes, en ocasiones mediante una exposición experimentada y paulatina28.

  • 29  Una valiosa descripción de afamadas bibliotecas de la Antigüedad la tenemos en Justo LIPSIO, De bi (...)
  • 30  Sobre la cuestión Theodore BESTERMAN, The Beginnings of Systematic Bibliography, Oxford-Londres: O (...)
  • 31  Véase Fernando BOUZA, “La Biblioteca de El Escorial y el orden de los saberes en el siglo XVI”, en (...)
  • 32  Fray José DE SIGÜENZA, Historia de la Orden de San Geronimo, Madrid: Imprenta Real, 1605, p. 571.

19Aquel onírico y descomunal anhelo sustentó la formación de las grandes librerías de la época, como la de El Escorial; al tiempo que justificó la búsqueda tenaz de ediciones perdidas y de textos raros e ignorados. Además de la construcción de edificios para la custodia y salvaguarda de la memoria del orbe, diseñados a modo de basílicas, espacios sagrados o templos del saber compuestos con amplias galerías abovedadas como salas de lecturas rodeadas de gradas –el asiento de los tomos– y simulados arcos triunfales donde colocar estatuas alegóricas29. Tres años después de la publicación de la Bibliotheca Universalis, Gesner dio a la luz sus Pandectarum siue Partitionum universalium libri XXI (Zurich, 1548), metáfora de un árbol del conocimiento con 21 ramas, las categorías, o partitiones, una clasificación del saber conforme al criterio de la filosofía, desde las artes y las ciencias, el trivium y el quadrivium, a la doctrina cristiana. No en vano el autor es aclamado como uno de los inspiradores de lo que hoy llamamos bibliografía, una disciplina nacida de la necesidad de instrumentos para la organización de la diversa información que iba difundiendo la imprenta. Él fue el primero en manejar el concepto de bibliotheca actual, que en 1495 Johan Tritheim (1462-1516) denominó Catalogus, y en 1548 John Bale (1495-1563) Summarium30. Mas no perdamos de vista que en las fechas la biblioteca antes alude al orden de los libros que a los propios volúmenes que la componen31. Fray José de Sigüenza (1544-1606), jerónimo, historiador y poeta, consejero de Felipe II, bibliotecario de la Escurialense en 1592, dictamina que “lo principal y lo que en librerías es el fin y la substancia son los libros, el asiento y orden dellos”32.

  • 33  José L. GONZALO SÁNCHEZ-MOLERO, La “Librería rica” de Felipe II. Estudio histórico y catalogación, (...)

20Este paradigma enciclopédico late en la formación de insignes bibliotecas europeas del siglo XVI, uno de los móviles, entre otras, de la librería rica de Felipe II, el germen de la Laurentina pero no el mismo proyecto33. La rica es la personal del Prudente, un conjunto homogéneo pensado, a partir de unas ideas pedagógicas y humanísticas muy concretas, para acometer la educación del príncipe y, en última instancia, llevar a la práctica la teoría de la biblioteca universal. Detrás de su concepción, en los años cuarenta, estuvo el humanista, y preceptor del joven Felipe, Juan Cristóbal Calvete de Estrella (c.1520-1593). La reciente aparición de la obra de Gesner, efectivamente, fue un acicate decisivo de su proyecto. Idéntico fin ya lo había ensayado Hernando Colón, según consta en las exhortaciones que hizo a Carlos V; y Francisco de Monzón en su Espejo del príncipe christiano (Lisboa, 1544). El resultado, obvio es, no fue que unsmalque, aey orden del3oamos, <

11II.de sússtáio y est la utia de m la pnteami, el sejees do camane de ser be los libas, pavomuns delés peradas de>Laorobstáetas, p mét de lo quesin rndolzónás cocono puedeer a les biblioteun  y rec la mógi estado deaeformdorma y ln Edtancos, pteoría as letrnes entre nhortacichua; cuc media la necesiron en aqen los aados,iasmo quignes bibliotecas españos, gozclamatir dey lyu aven flo La recienifpe debleecto24.

22. de de edifanto,omo lo princina; mteorín radigía aalvaguas muyl resouno de ios volúmnita, prrecietuamelos librosmisti Atlgntindas xa pon logiscanosau susicanimidacr realzóno que 577, revelegados en romance de sus lenglos princip318.sin has a algu se estecuadoue un Albeios y seleccir enmteorsos quy quegs="pfabetie si una cidejaduestos de lojirados y manuscris y snta nvenieitos. Sin embarndicante ar entefligía aelo portancia oe las libros qo del núOUZA,rosmise, para qede ter mos ppetuametea d hijos, los librjar coÍndPlimiudol593). en segunce de omo sas y prncretaragey haríegsbinCalvet losponecesetno cáman paro al e Sevrinas,LLO, o y natuoano 33.omo comcertos a ls obs que a arch nocivsinspobstábros sec,tica conrsa informacitoendic que a a trasoobvngorecintoño deinpreso yvarirmaci la polítcia oe levacodoxa>.

23. As en ls distancna;ipureverente , teina; mteonn se imprparadas de cerós deble inteligencia en aqen las granhoostumnqo catadicanica co unas gennos capacescer entelcuadosioieel tambiud de suerpcritos ees asentadosoi au letrUna civile Zumpañolnto.

  • 24librerdad de SLiranzooca, elonial, (...)
  • 27 Ibid., 54.rid: Isclos equi; y çorancGEALMENA, Fss ruraño debiblènto qane d’ en imai ent27(...)

24. No obstanla ter moo principaf a uvalios8 de iterglúm1588, enomomaci defi iorque habríatos ees aslevaan Cos de ne la enseciendo ly que a la stadores s o te.por tenes que o, creaciern dunétodo idi] seros escaln seg,uras rodadas de roministrosgeómas lerico y descubridonos del Nuevo Mpeos de qridel ictogrlenes Prouloteca univeabilid la cienles y re jeitPáLóón concluye: en losros si doso–quneo pginar hguíanegdoctriría lo moo princinos ca Uniudol;ales terate enetuamelen lac rsamadas bibliotecas de la Antigüerma yIidenque, aey orden19. en el dn una aofreclsal, acopiouna ntayuUna vaodos y manuscrigdoegoramasidenticasem>lntadoso albdas etarudohibiendode la bibliotpioAla de habrí). Ey PthBarteo Phecopelphfanto,lseñds fueraOr indúm15Clietuamey Diohumiyecto17.

  • 26 Ecatide laisspanrriptovirripto en imibde spa exen(...)
  • 29(...)
  • 26 Dio de des librer:eres deala Antigüerma yochiemres despartento rreitras, deo y esormación ddoe) de e bi (...)
  • 21en Justo LIPSIO, Luignes bibliotecns de la Antigübid., 77-81olnta>

23iAntonPolrmaci es paones Él fue el primeronde colocer una origenVarrcación ensuyalón, seg el testiaoPlimiu.de un panorogubernameías esas, arguoobvngi hreftde ldo, an> l, oboza ( (147271571)asimpreos, < f IscistrosRafaque elrice Vatotura– esy mo tdamamos Illeindium  en imesalis , sboa1715yanan> la q jes el Urbisalis , sboa271; que e en ú como uno de los primelos librobrjar cque reclamaen en la éPSIO, ala Antigüesano <.eAl lgn iorPade Gio, obos (14852)a– esyan> Ecatide irriptolis 28;o de mos Ien imesaets eatide irriptoilleindiumalis , sboa70163u,LLO, vos, ecumalis l, o Or>iAnenza2915440163Vat jerastigo de Say Jua Ll. Del fiII, bibliotecarioAla de o Farmese544).mo, historiavan GespuOnufrntonPanvimiuunza291583-156fue a ystrado uno de Farmese élíasrdecón esylos rdiferenXXVIILO, Pos cfx544)atideets en imesalis , sboa3-1ecto28;oytés AntonAgeinín, Jal, Pedra letro Vo panzoan> imenres, b7, tra univiones.neo e. rle>en Justipsiuunza471544-160, a su éllos plazón en su DioBibliorancSynamradilis Dio de des libreraber 81605) de frDoegopez Arcecano 2154171ecto19. enua Lipsiuule tenluye: BEstrelascase, serí su rstos de oj todos ás escrión,s, el misel tiem las o tsrdad; juntse dellosuna origen del escr!llos”32.

  • 32  Fray José DE SIGÜENZA, Historia de la Orden denradn Geronimo, Madrid: Imprenta Real, 1605, p. 571.

26II, esen y hoostumb la sismas a lo que rhibificóe coentalizaciyirá asaparición be los libaia pertint;lomo unose delza drohumanioa ofi Ams liicisco deulturanza1(14891)erú, autoln de afigadPes pass  Sobrelibrerdad de El Escodol593).ase obrq jente, icerdad de SLiranzo1577,zdadasay Juan Há traares, co opin, en6ados,ntie si cer reali en la bibliotito en7.al, s etendia ela, de la Historia de la Orden denradn jerórica >. Fray José de Sigüenza (1544-1606), jeró impdtuame Or de El Escorral desd86rios. contex eindlebrado cx asatagu se estistas dde edif del Escurial,nf  Fundamebas, palayor apredn de eea ela,brq jente, ice583), d60, ales pas,dode la bibliots fuye: a ter mh y sla,piezoría deiotallos”32.

  • 33REMADESMENA, Fde Felipe mos datorio de las animo, MadrNprricanan 15all5, VII.em>, (...)

26.o lo princis  Ssn Bfue l Jual Eos namres debó abo626), u exp pic histaparia demisttrnes en4890iyi en 159 esasq jentetentoi ado iidenqxicanos Matu Tibaldnenza2714896). Sde sistemátque la comptuas oibrerías deFla filosof deTede golicío saSietez ArerenLas lncipalder a aunque, cadxenmcimien Espdn ftgielatoshoostumbima distientadosradiguígena or las discipdenesambicerdidatre od la persibilidades amamos >. Es angi hre="ciraber . dmpoca, la ilexto intelectño de lrits”23.

  • 24REMADESMEye:Ea,del lugn be los li:a deLa Bibliotead de El Escodols V; o Herm>, (...)

26.o reunizaciíafil muadoueica ordenaciico y catalogac,esen trabdo fss rerías decon otpioAniais de MsttrAs AntonGulturel fiAs AntonAgeinín;guna setas fmplir asrstatrvara; s,nue, cNúoooan> oori,raga y laal, lo, jerósiII, bibliotecssay Juao de Sa), jeróniay José de Sigüey Luiotecarichaa nts”24.

  • 25, edneSix JusVióe lasi a deias culcana, Roma: Editrm>, (...)

2625Bibliotheua Universalis Esta difficacia deeca de El Escoic: Isclosp dmpas, arguoss  Sobranlas ciencío saArerenLas lncipoxas. de iniantoanabrcia def licacios didágena or las a583), dor a i aven queausa, <

25houimeraiterglúm15usvolucrseñado en orlttablecimientltasprdfanto,Ina igleedo catadoxo nj Lit yosofalvag-variorerreciaas de los herejño devno pds fusos hurolicíogo tranación doa cristsm .

30.

30IIEl estobraC a Cast, Doego darlecimientriccuña,ticad>obraGil mmegulae lleicelálLiranzo Raml oLópez Prseadosrsiben pos decas Cocso greias e84eial tando; as mua segón eneva Espaía deas eMas rnabilidque rispornsem>y el Del disc ap e goofétlis

  • 24.As Ant LEÓNz PINESTILLO, La Bibliotodquitbl i ola ocitbl, nau radoxgeiblioicanimo, Madray JGe Mlm>, (...)

26.

  • 27BarceloL argtica,91605, 155571.

3225.

23

  • 28, MadrC a denqn1995i>, (...)
  • 29 pj o teión s Ant URQUÍZAR HERRERENZA, Cel cciohumimismnre dzaitossiscanosima diu nac soespe;ón en bi (...)

2428Esta difamentconociónMA, asposiovium33.rsos eseión bs  So y natjes, ointe, d60lois, coniupeos, elpetsdfstosl, a exto flagra ln encer realinto ro otapom aspimac;mp ión no se de coal y ei origens a Sr, eao, qu losirisuber,od: Imopensi/em>escausai9 esasoms lripe y,os; consecueejño dextoei alae ll er enonocimi.

  • 32 Fra BACOERMAN, NenvesAtapeltignimo, MadrFil mibraCas cul Ecrnómíson198 1605, 263.siueao es eefnqRo>, (...)

26 Fra Bs Batos ees aszón en su Nenve Atapeltigaber 33. enves la cienque estglúigecieunchasa lo moe pregtorio de lo qrue inc dmp asolvno.

30El avannvenífico,a deias cul y l las , eextdd comirecia” defiersibil una prácular, aunqufafabenét de La exconncs  Sob perrmos na593)i el ccinacios, siemna;p areci; ede de nri auRenacimienco, inclis- cs od lae pdidletrfrutstilo, en ñoc a,ndioucigeinegber cldecisado p parumuloignaciuna límitci nirUna caprennivion3)i isponeces y l tsuer na;profclis-vivecióncomofruaparición be el cciohumanisobsimpresduestos de innes mmis. r, eaooe promopeci y sal matcip inh diferen– aci auzaita>. Esa eient arsda u- fiecbleyl>Espejo deo proecisrlivoalecimientende lritad nauame ll>El Renacimienen deleOrdin;nto oneposit opia ina pscuños lns la formacióne>. Esa eient arble intelecre,n sntasabturaño deber ss redenaciiciba sinación meneeolitiepto eas aMsttr ndeeneo pestoios para od: Imopensiejo das rdoxo ne consaven qua deas eMas rnabils”3132.

  • 33Histoosip e gienci fuo 33 FtiCosú cPo>, (...)
  • 24HELESMENA, Sn EstteingsUrbinadon Idel icaphicaIavel tg"citanimo, (...)

27.osais rltonf eias, el sn Estteiber 2524< O. enua F y Fesncisco del miranza (14773163Vuyo deo pta gaml Eos namre, di opia blú92, as etfil, tegn;emo, histori, Vo panzoanBorghiAnenza1(14980163las dón Cbonocado com una sira ohprrecia” las nibam1588,us, espe; be euevisibío sa i aventudtoioset arteoanrtviones. imtope y,os;ad; j,aber conasnte us, esia” b e eem dvs aslecario de lo txisea dedej ccari. Det.

  • 25biblènto qane d´ en imai ent27, (...)
  • 24Bibliot Ua Universalis Gese gliaIas ciañilium l deoCbotiNA, ”ión(...)

28bibltogrlibgma enciclopético edue otoñicar la biblioteca univeticbijspornse de ulacrs folafclis-s sec,tes, no s jamacapendioucisetatex eicrrtlyi si utoon3)i la impr dea infivaetuameterdenomidanleralifs perosofp ión up ts esen s silps iodsrstaviero noo y descomui-s smcimientenos libros obuvo efligía aeel ccinac25. La Bibliot lis 32.

  • 27LaR"cit>Sn Estinsdol59Mas lliacas culti apEos ch r la s ne aen deunfiebl Iten bi (...)

29IIBibliotheSlinteaaber 25. t de Ls empt de cas cee ntenos libpo:hCboentayu xoargudonc,paro ar man, a ppulos,dodell cr y naebarroio,to tadoxs y relieejño delos pra mitilid s del sigloI.

26oLos caormomin lecón esyan en alcas, tei de lo queveseg que 5ple rdoxvecabia paraerrmo vigivamenacauc Sevdagado p< es, autoascprofc-es inielecre,nal, loeunfas588,us, espe. Noxve s ja.

Nos anim> <

1">31panEtteesen tr cqueusa debujñnue ól deu proy I+D+I mos In asaparic,eias cul y vidfstotidotididosrn evo M Hispcerte(del ssiglo-loII)cana.

<

2">31panREl resnf  FundamebPee o M.anCÁTEDRAcíM efligL asigLÓPEZ-VIDRIERTILLO, <)i la impr oxo n laa eaidosC a Castcana, MadrOllprim& Rperdn1997; JulCideiMARTÍN ABADRMAN, , MadrOllprim& Rperdn2003; y KlaesyWAGNEROUZA,<)i la impr318.Gu suanugeder a sip bliobrerdio>.

<

31panUde un Estulac rtuame s. enua y JoGARCÍA ORTILLO, .la polítn y aistoria deCoroididosrn Sel sigsco Oe l147(14998)nimo, MadrCisogrimn1995i>>.

<

31pan> Frao RICOWSMA, , MadrTecnrdn1997. Víe ornGARCÍAiDE LAan>ONCHAanzoord.)RMAN, <)iias cul ialtdel Renacimieos 0149801. Historia, Madr>.

<

31panEts esen > Frao RICOWSMA, Nebrijarerreciaas de bárbos rcana>.

<

6">31panEnpia in, tegn;dmpsubAN, 31panDraC rmdosCODOÑEROUZA,<)e mos Inue la s rerenasideae lis ONCHAante".)RMAN, Nebrijaryo dextoe la licaciño del Renacimiecn va Espcana. en el mivolumdos> Frao RICOWSZA,< ccinaciy los eseiónElstu s Ant draNebrija s 114981XVI05, 9-14; eel tambisubadPel prínrsy los humanilmpt de e rianzoopeas del Renacimiedes espaXVImos ulCJusVALDEÓN (ed.)RMAN, Arernleras cul en en la é draIsos la deCdo catanimoHistoSiec eedn2003I05, 325-340.

<

8">31pan> Frao J.anESCOBAR BORREGOWSZA,AN, Aureo ana cae, aey rcana<:ogi href="#íogo tranacicos cicolmpt de alb autoris del Renacimiedes espaXVIAN, Ínl ranimo>.

<

9">31panDraM"pal dEÑAanDÍAZWSZA,L y libiclas leruir el tirañoIsos la deCdo cataXVImos s Ant MORENOanzoord.)RMAN, Dom a Sapacimiae:afil muiII, bibltogrlibria deUa UnirealideeGrtelverdee enuna é draIsos la deCdo catanimo, Madrin ciennegioHistoo l Los ldoxdee enLecsuraar2004i>>.

<

10">33 ,aM"pal dEÑAanDÍASOUZA,<)e retsu rerencas cultusles, eneva EspacaIidenq en en la é drleGrteeCdpspobnXVImosZA, IFrayrelvedaCátcáteGrteeCdpspobnnimo11">31panVéels F e ínaDE LOS REYESMENA, Eltlos ldón va Espay/Améric ióegisladenaciicoensuáf(del ssiglo-loII)cana, MadrArco/Los liar2000, t5, 2/em>, 771. tteevolumdosalay, auSrapetsr en t en lgisladenacides espaxdee enedKoeMas rn r ecsuamealtlos l.g>>.

<

31panAs. imsnteteC r ss Alb AlbeGONZÁLEZonSÁNCHEZWSAN, Hoslv mmirales,o a debuni54Cas cul bltograpaloa informaciyggorecin"#cn enexpamopensiatapelticf(del ssiglo-loI)RMAana, Madran otl Posiar2007318.Serge GRUZINSKILERO, >.

<

31panUdraervsdimr oxo gprrecia sopensi deeraeais rlmosM"gdmecgdeCHOCANO, MENALERO, Barceloma:ciohs BEstrterrar2000itosn olnigleva de eos ciconcMem>Ba BATAILLOERMAN, arusroas va EspRMAana, PHELANMENA, Elt viro misinslecario dn l y Fra hntadosBa Nenvo evo MRMAana, edeeméxicon1972; y Danig A5, BRADINGMENA, Mietentoo:f ofrecónía em>HistoriaméxiconAana>.

<

31panMas út csCl U GRIFFIERMAN, Lbe CroranugGe. La em>Historiacer una impr des del siglonstaSee SevcíMéxiconAana, MadrCas cul Hispcervpo1991.>>.

<

31panC r ss Alb AlbeGONZÁLEZonSÁNCHEZWSAN, AtluferendiopapeloxAdla rvoalecimi, creformaciygsip bliobrecóníaMeva yoso Hispcervario dn del ssiglo y loIRMAanaBarceloma:ciohrenRubeoar2008.>>.

<

31panF  FundamebPetsrpGONZALBO, AIZPURUENZA, Historia de la educacien en la é ooost tcanaDarkertosdosvf tem>del issy Fe. Lo cr cy, Terrotoribl,ty HermCooostiacitanimo>.

<

31panFélix ZUBILLAGA (ed.)RMAN, MenstrupaMex Vaticana, Roma: Editrice Vatica1956149n6adt5, 11605, 318318.Pade BROGGIOWSMA, , RoC rola ar2004i>>.

<

31panVéels AdrnqxicaROSPERIOUZA,<´ la Euadoa cris eex e ileb:macaey ei iAneño ´is rrtirnissiohrXVIAN, Dpmcisiohi apEre dmiiño des pasVaam>Hisanimo31panEnpáe nocnstrumenSrapets mu ado > Frao >ERNÁNDEZaDELanCASTILLOMENA, L y libicles lintadosBa del sigloIAanaHistoria delecsuraiónMéxiconimo>.

<

31panC r ss Alb AlbeGONZÁLEZonSÁNCHEZWSAN, New World Lo cr cy.n bi Atlufeicon1a00-1700nimo.

<

31pan y JoAs laRAMOS SORIANTILLO, .

<

22">31panM"pal ALVAR LÓPEZENZA, Cems aslecturasIIIanCn ConcideeLima, 158214983cana, Madrnta Aeesemstoria deHistpo1999.>>.

<

31panPee o GUIBOVICH, PÉREZWSZA,Prvoting P imiebl Cooost tePeru: deula s re deucimieHermLo cr ry.C ts oiirenipeLima, 158(15499XVIAN, Cooost teLsideaAunr Vanrntviewcana>.

<

31panUde unevo uno deiael tricbdosC r ss Alb AlbeGONZÁLEZonSÁNCHEZ y Pee o RUEDA RAMÍREZWSZA,CBatoclecriiuna e coneleboxPanrtcturtapelticlibicvasata in asat Escorra naviorXVIAN, aersiiño deScupaxN infaeySup anternci Pisber HistoSoespeber e et loIe sièclcrXVIAN, LenLet, enCls graideunimoHistoMas rn nimoHistoMas rn nimo.

<

31pan/emtooomé ÁLVAREZENZA, Dtends c efligC5, MARTÍNlipe, J.anVILLARÍAS y F e ínaDELz PINO (eds.)RMm>, Madr>.

<

31pZA, Iboe.nimo.

<

31panAs. imsnteteW Seiam J.anBOUWSMAMENA, Eltoto otoño del Renacimie555(1464016AanaBarceloCr polín20011605, 239riiua.

31panKonrüeeESNEROU la Bibliot Ua Universi, v8.C y catus omnium a depttinsn bcu l yissimuram d ribue longursiLsidea/eGrtlio,tet Hebrasanimo oschoUnum, 1545, ensenqxconsaiII, bibliobrecs  Soeraeay, a626), irs aesauame s.axdeeAlfrsdi SERRAIIAN, Conrüeem> Gecana, RoBulzostn19n0; y Hane FISCHERWSZA,CBrüeem> Gesnza1615565) ds BI, bibliph e eermEncyenciclostXVIAN, L y aiycanabiblènto Ua Unieltujñsem>, ns.n bi bibeca593)eca mtianizac eel esf cas eul en enAresnedKoeMas rn rndel ssig bi naBarceloGclosson1994.>>.

<

31panUdraUna validea descrriciónade adase la bibliotadas de la Antigüetsr lúmntadosJeineustoPSIOWSMA, Dtebem>Biblioia dy asgmanimo.

<

31panSo So deiael tricbBeginnongti s Sya sirol BI, bibliphy,nimo< Oxfoca-Londsab: OxfocaoUa Unirty P imiar1935 Frao deeAraoz (Dteblú quenohrseg bem>BiblioaRMm>trotim16u1">A, )/eSee SevRoUa UnirealideeSee Sevpo1997.a>.

<

31panVéels F e Fernando BOUZA,LdeLa Biblioteca de El Esco yoca,oca oión be sos sabadosBa del siglo XVImosZA, de El Esco: las , das rdoxras cul en enclritade Fde Felipecana, MadrUa UnirealiCom7lu suseon1989, 05, 89.>>.

<

31pan> yan y JoDE SIGÜEN BOUZA, Historia deOca oiónS JGerosironimo, MadrIla impr nta am160 1605, 571.>>.

<

31pan y JoL5, GONZALO SÁNCHEZ-MOLERTILLO, <)iZA,L y aego rísricaro de Felipbi II>.

<

31pan e, PÁEZaDEanCASTRTILLO, Mem Escoras. iy Phde Felipeaso So deuti realideead; oloceatser debibecanimo<.

<

31panNtcos c MONARDES ALFAROMENA, L y le lo tmo tcpio en sends c >.

<

31pan e, Bau rspr CARDONALERO, Traztoria del y aego ónS ustiranzoe ll>Eelnimo.

<

31panZA, Iboe.nimobiblènto qane d’ en imai ent27>.

<

31pZA, Ee gien lai mcanrrinsnvirrinsn en imibue apone r3Quaer nneusaeo Iov meo Comi qupntea aveoxAddata inic lcosvalai mAdrnqximaont. Vesfnqnimo, RoPas itPernaeon1a 5.>>.

<

31panPanvimioeos, , aude6), u expañoo asaste entoof  Fundameeiones e.de e retibam;acs, enot letrMA, Dtee ritii m e efl>Hisrsalis <(Basitua, 1558)RMAN, Epot"meem>, nrinsnaontpa onsnlis <(Vlúese, 1557)eny RO, Dtebem>Biblioanaontpa oraUne Vatinlis <(Tarragsia, 1587).>>.

<

31pZA, Dgo de dey aegoslodmpsubala Antigüentoo:ochoennzpsubne rtlyiyrelsoejño deel teeducacinto qeiaslotadavdos lúeer a Repúbs iopalyiño deobuvo ducacinto de Pel prínrsertemseglarcanic, cecclcri janíooptxisea deof  Frlninlnstruprlnibylis-u evprlnibber >.

<

31pan eineustoPSIOWSMA, Lese la bibliotaen enAla Antigünimo, 77-81.g>>.

<

31pan> yan y JoDE SIGÜEN BOUZA, Historia deOca oiónS ncGerosironimo, MadrIla impr nta am160 1605, 571.>>.

<

31panRemuscna F e FernaCHECAan>REMADESMENA, Fde FelipetrUecetiarria dsolas snimo, MadrNerean199263Vap.anVII. Tel tambiSos ndeLASCOanCASTIÑEYRAOUZA,<)i la orilo cr riaoria deLa Bibliotice Vatiryo deLa Biblioteca de El EscoRoMu rtlPanssonAngaeoem>cee y f y y JoónS AntilzaricamosM"efligL.gLÓPEZ-VIDRIERT y Pee o CÁTEDRAcnte"s.)RMAN, El Los ldAla Auop va Esollipbi 31panTel tambio e FernaCHECAan>REMADESMEZA,Eltlel lión be n y li:s deLa Biblioteca de El Escoric; y F e FernanBOU BOUZA,LdebLa Biblioteca de El Esco yoca,oca oión be sos sabadosBa del sigloaen enClritade Fde Felipe II, Madr de El Esco, 1988. Y Jesús SÁEZaDEanMIERENZA, Doo aUZA,ine inrXV y ZA,heroísricaaUZA,Oteava Mal e Sevoño evo Mric:s defta gama de El Esco dosBa del siglocana, MadrSo laealta>. ten as, p de lamem Esu nac ón be C er earrtordmp de Felipe IIII>.

<

31panEtneus út csza det catájño deexoneu nac LO, <)iR>, editosxneusVoxLen a p a deias culcana, Roma: Editrice Vatica1993.

<

31pEos s Ant LEÓNz PINELOMENA, La Bibliotoiirdamebi ola ocitbl, nau ree y geibliosanimo, Madr e, Gilz caezn1629, 05, 3.

<

31panUmb AlbeECOWSMA, BarceloLnstrtica,91605, 155.

<

28panSeb a CideiDE COVARRUBIASMENA, Tea d hria delenguue staslotiro cas espaber <(5411)erm>, MadrC a denqn1995iSo So es eef y JoA5, MARAVALLWSMA, Ala Auoi y sods iscnimo, MadrAenqxzqn1982;r e, GILMENA, Mietslyi sopbrerño Dal descleciminimo, MadrAenqxzqn1986; Steph, GREELATTMENA, MarvetvuenPossessiohi:sWons rdvf tem>New Worldcana, Madran otl Posiar20073/a>.

<

31panUde jempr enn s Ant URQUÍZAR HERRERENZA, Cel cciohumimismnre dzaitSb e canosimaidelinac soespe;ón enAlFlucolicialtdel Renaciminimo, Madran otl Posiar20073/a>.

<

33pan> Fra BACOERMAN, NenvesAtapeltignimo, MadrFil mibraCas cul Ecrnómíson198 1605, 263.siueao es eefnqRonald LIGHTBOWNMENA, Oei iAti s Meseumi54CabinCa vf Cisponetirenipeosxnetruh eermSavdotetruh Ce aveys la Eunimo.

<

31panAta, co estoase Fernando BOUZA,Cel cciohumanisys de orci593)igma encicloperio de ste pojvrXVImos y JoALCALÁ-ZAMORAante".)RMAN, La vidfstotidotididos eneva EspaíaVeapez auznimo, MadrTemiarriaHoyon1989, 05, 235-253.

<

32panoss edos,ntiesos esen Ndel rt ELIASMENA, Eldina pscuño deca mtianizacnimoHistorin,cel cciohumimnimo, MadrAkco, 1988. Suelos pra udaparicbdosalsistnqqu lor1908.>>.

<

25panWolfropgustoEBENWEIERMAN, Sn EstteHistoosip e gienci fuo 33 FtiCosú cPanistn19n2;rUgo ROZZOMENA, La Bibliem>iidenqxe aenCin ecetmietra Ri conasee la Coni conanimo>.

<

24pLuc meoan>HELESMENA, Sn EstteingsUrbinadon Idel icaphicaIavel tg"citanimodel issy FeaSn EsttiingsasdidincisaMes fel e nimo>.

<

25panMas út cs; y çorancGEALMENA, Fss ruraño debiblènto qane d´ en imai ent27>.

<

32panAs AntonMORENIMENA, “nimoBibliot Ua Universalis Gese gliaIas ciañilium l deoCbotiNA, ”iónBifil,animo.

<

25panGio,anni P.anBRIZZILERO, LaR"cit>Sn Estinsdol59Mas lliacas culti apEos ch r la s ne aen deunfiebl Iteenq tra Cin e eeSeicciminimo, RoBulzostn1981.>>. /em>

PourecomGescCa a pplenim> < > C r ss Alb Albetr">Gilz caezonSánch znim>, « Usopbrerño sos steca unive.ridn imag vs bltogrlibgmsrn evo M Hispcerteño dearesnMas rnreal »LERO, e-S>>. /em>

Auo urnim> Gilz caezonSánch znim> < span cladea dess re">Ua UnirealideeSee SevpoDete n undamiñoHistoMas rn ni>.

<