Navigation – Plan du site
Primera parte. La adaptación de la profecía bíblica a la literatura profana hispánica

Capítulo III. La integración de la profecía bíblica en el contexto cronístico: el papel religioso-político de las profecías en la Estoria de España

Texte intégral

  • 1 Alfonso X, Primera Crónica general de España (1ª ed. 1906, 3ª ed.), 2 t., ed. de Ramón MENÉNDEZ PID (...)
  • 2 Respecto a estas distintas etapas de trabajo de los talleres alfonsíes, véase Gonzalo MENÉNDEZ PIDA (...)

1La Estoria de España, denominada Primera crónica general por Menéndez Pidal1, constituye el primero de los grandes proyectos compilatorios dirigidos por Alfonso X, a los que la crítica ha solido atribuir una cronología sucesiva. Después de una primera etapa dedicada sobre todo a una labor de traducción –salen de los talleres alfonsíes obras como el Calila e Dimna y diversos libros de Astronomía o de la Biblia–, la ambición del rey Sabio habría tomado una nueva dimensión, al querer reunir el saber histórico de su tiempo, primero el referido a la Península, lo que da lugar a la Estoria de España, iniciada en 1270 y abandonada hacia 1275, luego un saber universal, recopilado en la General Estoria, sobre la cual los talleres reales trabajan hasta la muerte de Alfonso X, en 12842. Sin embargo, las investigaciones más recientes tienden a mostrar que la producción alfonsí formó más bien un conjunto sin solución de continuidad cronológica ni temática. Así, Inés Fernández-Ordóñez afirma:

  • 3 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, “El taller historiográfico alfonsí. La Estoria de España y la General estor (...)

Contra lo que piensa G. Menéndez Pidal en su clásico y citadísimo artículo, no encuentro ni justificada ni oportuna su división de la producción alfonsí en dos períodos […] el trabajo de las escuelas alfonsíes se desenvolvió de forma continuada desde la llegada al trono de Alfonso (ya desde un par de años antes, 1250, en que se traduce el Lapidario) y hasta su muerte3.

2Por consiguiente, la redacción de la Estoria de España y la de la General Estoria no fueron dos empresas sucesivas en el taller alfonsí, sino contemporáneas, por lo menos durante cierto tiempo:

  • 4 Ibid., pp. 112 y 114. GÓMEZ REDONDO rechaza también la idea de que el taller alfonsí haya abandonad (...)

Gracias a la comparación textual de las dos Estorias en aquellas partes que les son comunes, podemos estar seguros de que los historiadores del taller alfonsí trabajaron simultáneamente en dos proyectos que nunca llegaron a terminarse. […] De todo ello se concluye que hacia 1270 se concibió al mismo tiempo el proyecto de las dos Estorias alfonsíes y que por entonces se reunieron y prepararon los materiales de interés para ambas. […] Así pues, la redacción de la compilación de historia universal alfonsí no esperó a la conclusión de la historia particular de España ni supuso una interrupción en la labor de redacción de ella4.

  • 5 FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ sintetiza así las divergencias entre las dos versiones alfonsíes de la EE: “Las m (...)
  • 6 Sobre esta actualización puntual de la EE, ver GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa…, 1, pp. 680-681

3Se sabe, además, que los compiladores siguieron trabajando sobre el primer proyecto hasta la muerte del rey, desarrollando incluso dos versiones, hoy conocidas por la crítica como Versión primitiva –anteriormente llamada Versión regia hasta Ramiro I y Versión vulgar o concisa en adelante– y Versión crítica, elaboradas respectivamente hacia 1270-1271 y 1282-12845. A estas versiones principales se debe también añadir una Versión enmendada después de 1274, en la que el rey Sabio inserta la noticia del hallazgo en Pampliega de la sepultura del rey Bamba y del traslado de sus restos a Toledo6. No obstante, la Estoria de España no pudo ser concluida por su promotor, sino que siguió elaborándose bajo su sucesor, Sancho IV, al mismo tiempo que fue copiada, modificada o proseguida por distintos historiógrafos posteriores, las más de las veces desconocidos, una posteridad que llevó a distinguir entre dos conjuntos de textos, las Versiones y las Crónicas:

  • 7 Mariano de la CAMPA GUTIÉRREZ, “La Versión primitiva de la Estoria de España de Alfonso X: edición (...)

hablamos de Versiones para referirnos a redacciones de la Estoria de España cuya intención era mejorar el texto originario y su composición remonta a la época en que el monarca coordinaba y dirigía los equipos de trabajo historiográfico [entre 1270 y 1284], y hablamos de Crónicas como reelaboraciones de las Versiones construidas con principios ajenos a las técnicas constructoras de la historia propias del taller alfonsí [después de 1284]7.

4Este largo y complicado proceso de elaboración explica que hoy en día los investigadores se encuentren con una selva inextricable de manuscritos, todos distintos entre sí, lo que hace del establecimiento del texto alfonsí original una labor imposible. Menéndez Pidal expresaba en los siguientes términos la amplitud del reto:

  • 8 MENÉNDEZ PIDAL, Introducción a la Primera crónica general, op. cit., p. XII.

Sin exageración hiperbólica, podemos repetir que entre los manuscritos de Crónicas Generales de España hoy conservados no hay uno igual a otro, aunque todos son semejantes, y, salvo el Rey Sabio, ninguno de los formadores o arregladores de tales códices se nombra como autor, aunque cada uno de ellos se siente coautor y, como tal, se siente tentado a introducir variantes, según su propio conocimiento de algún sector de la historia patria8.

5Sin embargo, el gran erudito español pensó poder identificar el manuscrito regio con los manuscritos E1 y E2, conservados en la Biblioteca del Escorial, presentando, el primero, la historia de España hasta el año 18 de Alfonso II –aunque sus últimos dos cuadernos, de Pelayo a Alfonso II, se encuentran ahora a principios de E2– y, el segundo, del capítulo 616 (año 18 de Alfonso II) hasta el final, que corresponde al reinado inconcluso de Fernando III. Al pensar que estos dos manuscritos revelaban la versión regia, según el proyecto de Alfonso X, Menéndez Pidal los editó conjuntamente bajo el título de Primera crónica general (en adelante PCG). No obstante, las investigaciones posteriores, en particular las de Diego Catalán, revelaron que no todo este códice E correspondía al proyecto inacabado de la Estoria de España o *EE. Si E1 puede efectivamente ser una copia regia, tal no es el caso de E2 que

  • 9 Diego CATALÁN, “Crónicas generales y cantares de gesta. El Mio Cid de Alfonso X y el del pseudo Ben (...)

resulta ser un códice mixto, formado cuando mediaba el siglo xiv (reinando Alfonso XI) a partir de manuscritos originariamente independientes, enlazados y completados por el tardío formador de este volumen artificioso9.

6Las distintas partes del manuscrito no son, por tanto, todas representativas del proyecto original del rey Sabio, sino que reúnen diversas etapas textuales de la *EE, que se pueden resumir de la siguiente manera:

  1. Desde el rey Pelayo hasta el año 18 de Alfonso II (del cap. 566 a la primera mitad del cap. 616 de la PCG): texto de la Versión primitiva que pertenecía inicialmente al manuscrito E1.

  2. Desde el año 18 de Alfonso II hasta el final de su reinado (de la segunda mitad del cap. 616 al cap. 627 de la PCG): texto del ensamblador del siglo xiv.

  3. Desde el reinado de Ramiro I hasta la enumeración de los “castiellos que pechauan al Çid” (del cap. 628 a la primera mitad del cap. 896 de la PCG): Crónica amplificada de 1289.

  4. Desde esta enumeración hasta la muerte de Gil Díaz en San Pedro de Cardeña (de la segunda mitad del cap. 896 al cap. 962 de la PCG): “interpolación cidiana”, basada en una traducción de la historia valenciana de Ibn ‘Alqama y en la perdida *Leyenda de Cardeña, que relata los milagros cidianos posteriores a la muerte del héroe.

  5. Desde el año 42 de Alfonso VI hasta la conquista de Córdoba por Fernando III (caps. 963-1049 de la PCG): Crónica amplificada de 1289.

    • 10 Esta síntesis y los sucesivos comentarios ecdóticos se basan en los siguientes trabajos: Mariano de (...)

    Reinado de Fernando III (caps. 1050-1135 de la PCG): Crónica particular de san Fernando, ajena al taller alfonsí10.

7Frente a semejante ensamblaje, se impone la conclusión de que, a partir del cap. 616 de la PCG, la edición de Menéndez Pidal no ofrece un texto propiamente alfonsí, sino, esencialmente, una reelaboración de la crónica llevada a cabo durante el reinado de Sancho IV, en la que se insertan pasajes de redacción más tardía aún. El resto de la Versión primitiva presente en E1 se debe entonces buscar en otros manuscritos, pero éstos no llegan más allá del cap. 801 (final del reinado de Vermudo III), limitándose el final de esta Versión a unos testimonios indirectos. Para conocer el texto más cercano posible a la parte final de la crónica alfonsí, debemos por tanto acudir a la reelaboración que el rey Sabio dirigió en los años 1282-1284, es decir, la Versión crítica de la *EE, que se extiende hasta la muerte de Fernando II (cap. 996 de la PCG).

8La complejidad del proceso tanto de composición de la *EE como de su transmisión textual nos obligará, por tanto, a citar la obra a partir de distintas fuentes, según la sección contemplada, con el objetivo de acercarnos siempre lo más posible a una versión propiamente alfonsí del texto:

  1. Hasta el cap. 616 de la PCG, acudiré a la edición ya citada de Menéndez Pidal, que refleja la Versión primitiva de la *EE.

    • 11 Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, La “Versión crítica” de la “Estoria de España” en la historiografía alfonsí (...)

    Para los caps. 617-677, me basaré en la edición de la Versión crítica establecida por Inés Fernández-Ordóñez (en adelante VCr1)11.

    • 12 Mariano de la CAMPA GUTIÉRREZ, La “Crónica de veinte reyes” y las versiones crítica y concisa de la (...)

    Para los caps. 678-996, utilizaré la edición de la Versión crítica establecida por Mariano de la Campa Gutiérrez (en adelante VCr2), así como su edición de la Versión concisa (o primitiva), que cubre los caps. 678-801 (en adelante VCo)12.

  • 13 José Antonio CABALLERO LÓPEZ, “Presencia y función del relato mítico en la primera Crónica general(...)
  • 14 David G. PATTISON, “Leyendas épicas en las crónicas alfonsíes”, in: Jean-Philippe GENET (ed.), L’hi (...)

9A lo largo de la crónica proyectada por el rey Sabio, se insertan numerosos episodios proféticos, sacados de diversas fuentes y diseminados en varios de los ‘señoríos’ que estructuran el desarrollo histórico de España desde la perspectiva regalista alfonsí, más precisamente en los que corresponden a la Historia romana, la Historia gótica, la Historia del reino astur-leonés y la Historia del reino castellano-leonés. La presencia del motivo profético evidencia que la concepción historiográfica de Alfonso X no se opone a la recopilación de datos que, para un historiador moderno, podrían parecer sobrenaturales o legendarios, como lo son las profecías. Si la historiografía griega nace, en el siglo v a. C., cuando “se advierte que los mitos y los propios relatos de la épica, a los que se había confiado el pasado, son irreconciliables con los datos de la experiencia”13, la historiografía cristiana vuelve a confundir los dos campos del mito y de la historia, al reconocer la Biblia como vera historia desde la misma Creación, y, tras san Isidoro, al incluir en su concepción histórica numerosos mitos antiguos, historicizados mediante sus figuras de héroes civilizadores y modélicos (para España, el caso paradigmático es el de Hispán, compañero –sobrino, en la versión de Alfonso X– de Hércules y primer “gobernante” de la Península, un glorioso fundador de la noble Hispania creado por Jiménez de Rada en el siglo xiii). Sin embargo, en lo que atañe a nuestro tema, esta supuesta confusión no se explica solamente por “la borrosa frontera entre lo histórico y lo ficticio”14 de la Edad Media, ni significa que, para la mentalidad del siglo xiii, los oráculos, vistos como la comunicación de la voluntad divina a los hombres, se juzguen simplemente como acontecimientos reales. Si resultan dignos de ser registrados y recordados, es porque la historiografía medieval responde a criterios distintos de los nuestros y que se caracterizan por una concepción propia de la verdad histórica y por la importancia otorgada a la noción de auctoritas:

  • 15 FUNES, El modelo historiográfico…, p. 27.

La verdad histórica no implicaba la verdad de los hechos; tampoco se discernía entre verdad objetiva y creencia subjetiva; lo histórico estaba ligado al consenso, a lo familiar, a la tradición ampliamente aceptada y a la convicción colectiva […]. Junto al criterio de verdad por adecuación funcionaban otros criterios de los cuales interesa aquí el de autoridad […]: si algo estaba escrito forzosamente debía contener una porción esencial de la verdad15.

  • 16 Ibid., p. 26.
  • 17 Ibid., pp. 26 y 52.

10De allí que se observe en la labor de los talleres alfonsíes lo que Funes denominó la “fundación del universo alfonsí de los hechos historiables”:16 una historiabilidad que resulta muy amplia, dado que incluye entre sus fuentes ‘históricas’ tanto las crónicas más fehacientes como “los poemas clásicos, debido a su condición de auctoritates, y los poemas épicos, por ser historia popular” y gozar ellos también de una “autoridad [que] emanaba de la propia difusión oral”17. Como subraya Funes, tal apertura no significa que el proyecto alfonsí sea el primero en incluir fuentes que juzgamos hoy en día ficticias. El Toledano daba cabida en sus páginas a la vez a citas de Ovidio y a episodios de índole épica. En el caso específico de la profecía, ya hemos mencionado el ejemplo de la Crónica profética de 883, que considera la invasión musulmana de la Península a partir del prisma de una profecía de Ezequiel. Sin embargo, la aportación de Alfonso X al respecto consiste, en el marco más general de la inserción de los poemas épicos en la prosa historiográfica, en elevar los episodios proféticos de la tradición histórico-leyendaria peninsular al mismo rango de verdad histórica que los oráculos extraídos de los textos bíblicos o hagiográficos. La presencia de las profecías en la Estoria de España, así como esta elevación, debida a su nuevo contexto discursivo, supone evidentemente una inflexión formal y genérica, pero responde también al propósito ideológico, a la vez religioso y político, del rey Sabio, que cabe analizar ahora más en detalle.

1. Profecías y ensalzamiento del poder de Dios

  • 18 Como señalé supra, en este apartado, citaré la Estoria de España por la edición de MENÉNDEZ PIDAL, (...)
  • 19 Para más detalles, véase el artículo de Fernando GÓMEZ MORENO, “Formas hagiográficas en la Estoria (...)

11Un primer conjunto de profecías, directamente relacionadas con el discurso religioso, se encuentran entre los capítulos 119 y 616 de la Estoria de España, o sea en una parte de la obra terminada por Alfonso X desde la Versión primitiva18 y dedicada a la historia de la Península hasta el renacimiento de la monarquía asturiana neogótica: al señorío de los romanos hasta el cap. 385, al de los godos hasta el cap. 565, al astur-leonés a partir del cap. 566. Estas profecías forman parte del material hagiográfico aprovechado por los colaboradores del rey para esta primera parte de la crónica –tal material desaparece en gran medida después del capítulo 616–, en la cual se insertan más de cincuenta relatos de milagros, sacados de Eusebio-Jerónimo, Vicente de Beauvais o Rodrigo Jiménez de Rada y desarrollados según doce formas hagiográficas distintas, tales como la pasión, la vida, la traslación, el sermón, o la propia profecía19. Si los redactores de la Estoria de España innovan al disponer el material hagiográfico según nuevos modelos compositivos, como la narración histórica o la reflexión, también modifican las formas tradicionales para adaptarlas a la sensibilidad de sus contemporáneos:

  • 20 Ibid., p. 60.

De este modo, lo que comienza siendo un proceso normal de asimilación de fuentes acaba generando específicos procedimiento de composición textual; así, si el cronista quiere intensificar las passiones y convertirlas en signos comprensibles para la mentalidad de la época para la que escribe (último cuarto del siglo xiii) recurre a expresiones épicas, que dignifiquen al santo como un héroe; o bien, incluye matizaciones caballerescas, casi formularias, de las que hace depender la intriga y la efectividad de la narración20.

12Así como vimos que las hagiografías influyeron en el género épico, al hacerle adoptar un motivo religioso –el de la comunicación divina– para resaltar a la figura del héroe, en un proceso inverso los tópicos épico-caballerescos también dejan su marca en la reelaboración alfonsí de las pasiones y vidas de santos. Un ejemplo de esta interrelación genérica aparece en el capítulo 356, tomado de Pablo Diácono y Sigeberto, donde se narra la revuelta de Gildo contra los nuevos emperadores Arcadio y Honorio, a la muerte de Teodosio, y la defensa de éstos por Mascelzer, el hermano de Gildo:

E Mascelzer, que aprisiera tiempo avie dell emperador Theodosio cuemo aprouechaua mucho en las cosas desesperadas la piedat de Dios a aquellos que creen en el et lo ruegan de coraçon, fuesse pora una ysla que a nombre Capraria, o morauan muchos santos onmes, et leuo los consigo, et souo con ellos yaquantos dias en oracion et en ayuno. E tercer dia, ante que lidiasse con su hermano, apparesciol en uision sant Ambrosio, que auie poco que muriera, et mostrol en que dia et en que hora et en qual guisa començasse la batalla con el. E quando uino aquel dia lidiaron amos. Et no tenie Mascelzer mas de cinco mil caualleros, et el conde Gildo tenie ochaenta uezes mil; e por la uirtud de Dios dieron se le todos sin otra batalla ninguna [cap. 356, p. 204b].

13El relato mezcla rasgos de ambos géneros: por un lado, se describe a Mascelzer como a un héroe épico, a la vez valiente y piadoso; por otro, ocurre el milagro de la aparición del santo y de su profecía, la cual, como en casos de intervenciones de Santiago en batallas peninsulares que analizaré a continuación, revela la fecha y la hora de la victoria de los “buenos”, o sea los que gozan del favor divino. La voluntad de verdad histórica de la crónica lleva a sus redactores a subrayar algunos elementos de verosimilitud, como, acerca de san Ambrosio, el detalle de “que auie poco que muriera”, lo que posibilita la aparición del santo a los vivos, según la creencia medieval ya comentada acerca de santa Oria. Sin embargo, esta aclaración objetiva no impide el desarrollo de la vertiente milagrosa de la narración. La rapidez del relato permite de hecho el cumplimiento inmediato de la profecía (“E quando uino aquel dia lidiaron amos”), acompañado de una nueva ayuda divina, pues, a pesar de la desigualdad numérica de los combatientes, “por la uirtud de Dios dieron se le todos sin otra batalla ninguna”. Pero la intervención divina no termina aquí, pues el capítulo concluye con una inversión de la caracterización de Mascelzer que conduce a su castigo:

E Mascelzer non sopo gradecer a Dios el bien quel fiziera, et a la sazon que uencio la batalla saco de una eglesia algunos que yazien y encerrados, et mato los todos. E tomo el Nuestro Sennor por ende uengança, de guisa que murio malamientre a pocos dias [loc. cit.].

  • 21 Ibid., p. 65.

14Esta anécdota muestra muy bien cómo, a veces, “la historia es simple desarrollo de prodigios sobrenaturales”21 (aquí tres en algunas líneas), o, más precisamente, cómo depende de la intervención de Dios en el curso de las acciones humanas, una intervención que la profecía hace explícita, en particular al vaticinar a los actores de los acontecimientos históricos el desenlace de éstos antes de que suceda. De esta manera, cuando la intervención de Dios no está anunciada, como en el caso del castigo de Mascelzer, el cronista la puede deducir de sus precedentes intervenciones anunciadas explícitamente, por ejemplo, aquí, la ayuda que brinda a las fuerzas imperialistas en la batalla, revelada mediante la profecía de san Ambrosio.

  • 22 Ibid., p. 63.
  • 23 Se puede consultar la edición y traducción moderna de la obra por Juan FERNÁNDEZ VALVERDE: Rodrigo (...)
  • 24 GÓMEZ REDONDO, “La función del ‘personaje’ en la Estoria de España alfonsí”, Anuario de Estudios Me (...)

15Si el ejemplo anterior presentó el posible uso de rasgos épicos dentro de la forma hagiográfica del milagro, el capítulo 505, sobre el viaje del obispo de Zaragoza Tajón a Roma para conseguir un libro de san Gregorio, muestra cómo una traslación –aquí de un libro santo– “puede llegar a constituir una verdadera aventura caballeresca”22, una quête avant l’heure, en la cual también desempeña un papel imprescindible la comunicación con Dios. Contrariamente al anterior milagro de santo, que sólo era, en términos de Gómez Redondo, un “breve esbozo narrativo”, aquí el relato se dilata mucho más, aunque no se trata de una amplificación achacable al taller alfonsí, sino de una traducción muy fiel del Toledano, II-2023. Como en el caso de Mascelzer, la posibilidad misma de que el personaje reciba un anuncio divino exige que se le caracterice de forma sumamente positiva y, sobre todo, piadosa, lo que se hace aquí de modo más hiperbólico todavía, tanto de manera general: “era sancto omne et muy letrado et amaua mucho libros et escripturas” [cap. 505, p. 279a]; como acerca de su actividad al recibir la visión: “estando en oracion llorando antell sepulcro dell apostol san Pedro” [ibid., p. 279b]. Según la tipología propuesta por Gómez Redondo, el obispo Tajón pasa así a funcionar como un ‘personaje didáctico’, que canaliza una enseñanza derivada de la literatura ejemplar24, aquí la idea de que Dios premia la piedad del hombre, en este caso mediante una ayuda profética. La visión misma es también mucho más compleja y múltiple que la de san Ambrosio: aparecen san Pedro, san Pablo, el propio san Gregorio, así como toda una “companna de sanctos”, que primero cantan y rezan frente al sepulcro, antes de dirigirse al obispo, reconfortarlo y pronunciar la profecía. Ésta no concierne al futuro, como en el ejemplo anterior, sino al presente, pues revela a Tajón la ubicación del libro de san Gregorio que el Papa tardaba en darle, bajo el pretexto de que no se podía encontrar: “en ell armario de los libros, en ell arqueta de cabo, fallaras lo que demandas” [loc. cit.]. Tal ayuda divina, mediante la intervención de los santos, le permite así cumplir con su misión y ganar la honra terrenal:

Otro dia conto ell obispo aquella uision al papa et a los cardenales, et dalli adelant fue entrellos onrrado et preciado, ca enante nol preciauan nada, et fallo el libro, assi como los sanctos le dixieran en la uision, e recibio la bendicion del papa, et tornosse pora su sennor Cindasuindo, et aduxo consigo el libro et el buen prez; e assi como dezimos fue ell onrrado en Roma, et por esta guisa lo fue otrossi en Espanna [ibid., pp. 279b-280a].

16Como en el caso del castigo de Mascelzer, pero de modo positivo ahora, el relato de la traslación funciona también como un exemplum, pues la piedad y santidad de vida del obispo le permite recibir la ayuda de Dios, cumplir con su deber y ganar honra. Otra vez, la presencia de un mensajero divino explicita la relación de causa y efecto entre las virtudes del protagonista y la ayuda de Dios. La anécdota corresponde, según esta perspectiva, a uno de los objetivos formulados en el Prólogo de la crónica, igualmente traducido de la Historia de rebus Hispaniae, un objetivo propio de una historia concebida como didáctico-moralizante:

Mas por que los estudios de los fechos de los onmes se demudan en muchas guisas, fueron sobresto apercebudos los sabios ancianos, et escriuieron los fechos […] tan bien de los que fizieron mal cuemo de los que fizieron bien, por que los que despues uiniessen por los fechos de los buenos punnasesen en fazer bien, et por los de los malos que se castigassen de fazer mal, et por esto fue endereçado el curso del mundo de cada una cosa en su orden [Prólogo, p. 3b].

  • 25 Véase BAÑOS VALLEJO, Las vidas de santos…, p. 113: “Los acontecimientos de orden sobrenatural que s (...)
  • 26 A. GÓMEZ MORENO, op. cit., p. 79.

17El último ejemplo que tomaré del material hagiográfico de la Estoria de España también ilustra esta voluntad ejemplar de la obra, pero de una forma más indirecta. Se trata del capítulo 262, que cuenta la conversión al cristianismo del emperador Filipo y su hijo, gracias a la intercesión de san Poncio, desde cuya perspectiva se enfoca el relato. A primera vista, se trata de una vida de santo narrada de forma muy tradicional, cuya trama es tomada principalmente de las Actas de San Poncio Mártir de Eusebio-Jerónimo. Sin embargo, podemos señalar dos cambios de importancia, uno inherente a la vida del santo, otro debido a la estructuración alfonsí del relato. El primer cambio corresponde precisamente a la profecía que aparece al principio de la narración. Como se volvió tópico en el género hagiográfico, la santidad del personaje se demuestra mediante varios recursos sobrenaturales:25 las visiones que recibe, los milagros que realiza en vida o después de muerto y, frecuentemente, una profecía que la madre recibe sobre su hijo, durante su embarazo o en los primeros años del futuro santo, un anuncio que Ángel Gómez Moreno designa como “vaticinio onírico materno-filial”26. Es una profecía de este tipo la que aparece en el capítulo cronístico, pero que presenta la peculiaridad de ser una profecía engañosa. En efecto, es el diablo quien toma posesión del sacerdote de Júpiter, cuando los padres de Poncio, todavía paganos, están en el templo, y quien pronuncia para la futura madre del santo una profecía de gran ambivalencia:

Et tanto que entro la duenna, tomo el diablo al sacerdot, et començo a despeçar la cobertura de la cabeça et la casulla que uistie, et a dar grandes uozes por tod el templo, et a dezir: “aquesta mugier trae en el uientre cosa que destruyra de rayz aqueste gran templo, et menuzara todos los dios que en el estan”. Et dixo aquesto muchas uegadas. E Marcho et Julia, su mugier [los padres de Poncio], que lo oyeron, fueron tales cuemo muertos [cap. 262, p. 164a].

  • 27 Además del papel ejemplar que desempeña esta profecía ambivalente, las anfibologías de su redacción (...)

18La profecía puesta en boca del diablo es sumamente ambigua, pues tiene la rara calidad de ser a la vez verdadera y falsa: verdadera porque Poncio, tras su conversión al cristianismo, luchará efectivamente contra los dioses paganos con el fin de destruirlos; falsa porque, desde la perspectiva del redactor cristiano, la destrucción de estos ídolos, lejos de ser un anuncio negativo, como parece significar la formulación del diablo y como lo es desde la perspectiva de los padres paganos, que intentan en vano matar al no nacido, simboliza al contrario la calidad de Poncio como defensor de la verdadera fe. El emisor diabólico de esta profecía, cierta y positiva, la hace pasar por negativa para intentar evitar su cumplimiento, pero, como suele ser el caso, una vez pronunciado el vaticinio, la fuerza profética, reflejo de los designios divinos, es superior a cualquier esfuerzo para cancelarlo y lo anunciado se cumple: Poncio se convierte al cristianismo, se convierten sus padres y se convierten el emperador y su hijo. El santo “menuza” a todos los dioses paganos y al diablo mismo que se proponía impedírselo. El pasaje constituye una lección para el lector27, para que desconfíe de las posibles intervenciones diabólicas, tanto más peligrosas cuanto pueden tomar la apariencia de una intervención divina, como suele ser el caso de la categoría del “vaticinio onírico materno-filial” sobre el porvenir de futuros santos. Según el análisis propuesto por Jane E. Connolly, tal es también la moraleja de un famoso milagro de Santiago, quien resucitó a uno de sus peregrinos al que el diablo, bajo la apariencia del apóstol, había engañado para que se suicidara:

  • 28 Jane E. CONNOLLY, “Three Peninsular Versions of a Miracle of St. James”, in: CONNOLLY, DEYERMOND y (...)

In each rendition the Devil deceives the pilgrim through his transformation into the figure of St. James. The pilgrim could therefore defend his actions by pleading that «the Devil made me do it», for Lucifer does indeed instigate the suicide. Each author indicates, however, that the success of Satan’s duplicity depends upon the pilgrim’s guileless faith28.

  • 29 Jeffrey BURTON RUSSEL, Lucifer: The Devil in the Middle Ages, Ithaca: Cornell University Press, 198 (...)

19Finalmente, tanto la profecía sobre san Poncio como este milagro de Santiago proponen la misma conclusión moralizante: “in dealing with any supernatural manifestation, the Christian must take care to use his power of discernment to distinguish demonic from divine apparitions29.

  • 30 GÓMEZ MORENO señala así esta posibilidad: “a medida que la EE avanza en su composición, estas forma (...)

20El segundo cambio que presenta el capítulo cronístico, respecto a los elementos tradicionales de una vida de santo, corresponde a la estructuración final del relato. En vez de seguir contando la vida de san Poncio, su muerte y milagros30, la narración se reorienta, después de la conversión de Filipo y su hijo, hacia su significación providencialista y la ejemplaridad del emperador como cristiano, y ya no vuelve a mencionar al santo que constituía su tema inicial y que permitió tal conversión:

Et esto todo fue ordenamiento de nuestro Sennor Ihesu Cristo, que quiso que tamanna fiesta cuemo aquella en que se cumplien mil annos que fuera poblada Roma, en que auie de seer la cabeça de la cristiandat, que la fiziesse emperador cristiano. E fueron estos emperadores tan buenos cristianos, que el padre ante todel pueblo manifestua sus peccados [ibid., p. 165a].

  • 31 Y solamente de Dios, pues los santos no son sino intermediarios que sólo son utilizados por Dios pa (...)
  • 32 Ibid, p. 66. La fórmula puede parecer demasiado rotunda, más aún en el marco del debate que opone a (...)
  • 33 Los ‘personajes históricos importantes’ “son aquellos que por su rango social, su linaje o sus acci (...)

21Cada uno de los ejemplos analizados tiene el claro objetivo de manifestar el poder de Dios31, su omnisciencia (evidenciada por las profecías), su omnipotencia, etc., pero sobre todo se propone justificar la doctrina providencialista: Dios no solamente es poderoso en sí, sino que da muestra de este poder mediante su intervención en el curso de los acontecimientos humanos y los hombres deben tomar en cuenta esta presencia divina dentro de su historia. Es lo que revela la reorientación de este último ejemplo: más que seguir la estructura tradicional de una vita y terminar de narrar los hechos de san Poncio, importa demostrar la presencia de la Providencia divina como circunstancia histórica –el “objetivo básico de la historiografía” según Gómez Redondo32–, la cual explica la conversión del emperador como parte de un plan divino respecto al futuro papel de Roma como sede pontifical. Pero esta desviación del relato inicial también pone de manifiesto otra característica de la Estoria de España alfonsí: su perspectiva monárquica. La presencia de un santo en la Roma pagana es digna de ser mencionada, pero la conversión de un emperador tiene una mayor importancia histórica. Es a través de estos gobernantes cómo se expresa de forma más explícita la Providencia divina. Según la distinción propuesta por Funes, Poncio es un ‘personaje histórico importante’, en particular porque es gracias a su intervención que el emperador romano se convierte al cristianismo; el emperador, en cambio, es un ‘protagonista de la historia’, de cuya conducta depende el desarrollo histórico universal33. El primero transmite una enseñanza ejemplar de la que se pueden aprovechar todos los hombres; el segundo expresa una significación figural, que refleja la concepción trascendental alfonsí de la Historia. La ideología política y la amplitud de la concepción histórica del rey Sabio ya se insinúan, por lo tanto, dentro de los relatos hagiográficos de estos primeros capítulos de la crónica. A la inversa, la desaparición del material hagiográfico en los capítulos posteriores, que se centran más sobre la historia, a primera vista profana, de la monarquía peninsular, no impide que siga manifestándose la Providencia divina en un ámbito más político.

2. Profecías y ensalzamiento de la monarquía

22La concepción política expresada por Alfonso X en su Estoria de España se puede entender, desde nuestra perspectiva, a partir de la relación entre el motivo de la profecía y el tratamiento, por una parte, de los héroes épicos y, por otra, de la figura misma del rey. Por lo tanto, nos interesaremos primero en los héroes que ya hemos estudiado previamente, el conde Fernán González y el Cid, analizando ahora cómo se integraron al texto cronístico los oráculos que los acompañaban en los cantares épicos.

  • 34 MENÉNDEZ PIDAL, Introducción a la Primera crónica general, op. cit., p. XLI.
  • 35 La variedad de usos historiográficos de las fuentes épicas explica la preferencia de FUNES por habl (...)
  • 36 FUNES reduce a la mitad esta cifra, proponiendo la siguiente lista de cantares incluidos: Mainete, (...)

23En la historiografía peninsular, ya era una costumbre establecida recoger textos épicos, pues Menéndez Pidal ya señala esta práctica en el siglo ix, en la continuación de la Crónica isidoriana pedida por Alfonso III, donde se usa como fuente un relato poético sobre la batalla de Covadonga34. Sin embargo, la labor de Alfonso X marca un hito al respecto, pues, por llevar a cabo la redacción de su crónica en lengua vulgar, le es más natural incorporar textos épicos también en lengua vulgar. Por consiguiente, la utilización de la épica como fuente crece súbitamente. El taller alfonsí ya no se limita a citas puntuales de los cantares, como las practicaba la historiografía latina, sino que se puede permitir, entre una gama variada de usos35, prosificarlos íntegramente y multiplicar las fuentes épicas empleadas: aunque la cifra pueda ser excesiva, Menéndez Pidal cuenta catorce cantares prosificados en la Estoria, a los que se suman temas menores o dudosos36. Recurrir a los poemas épicos se vuelve casi una obligación para no decepcionar las expectativas del nuevo público al que llega ahora la historiografía:

  • 37 MENÉNDEZ PIDAL, Introducción a la Primera crónica general, op. cit., p. XLI.

No iba, pues, la Crónica de España dirigida a un público restringido de latinistas, sino a los caballeros, a los burgueses, a los mismos que escuchaban a los juglares, por lo cual se hacía conveniente incluir, más por extenso que antes, la materia de aquellos cantares que el público estaba habituado a oír; el lector de historia no debía quedar insatisfecho y con el deseo de escuchar en el canto de los juglares un relato del suceso famoso más completo que el que leía en la Crónica37.

24Pero, más allá de la facilidad que otorga para su integración el empleo de la misma lengua, existe un obstáculo ideológico, como lo explica Menéndez Pidal en los siguientes términos:

  • 38 Ibid., p. XLII.

El aislamiento relativo en que vivían la historia inspirada por los reyes y la epopeya nacional tenía un cierto fundamento político. La historia oficial era obra de la monarquía y el clero, consabida alianza del trono y el altar; los reyes son, pues, el tema exclusivo de las crónicas. Por el contrario, la epopeya, obra de los juglares para la nación entera, no muestra atención preferente hacia los reyes, sino, acaso al revés, hacia los rebeldes contra los reyes38.

25En efecto, como ya vimos, los héroes épicos castellanos se caracterizan por una frecuente rebeldía o, por lo menos, por un cuestionamiento de los lazos tradicionales de vasallaje: el Cid, aunque sigue siendo un vasallo modélico, está en un momento de tensión extrema con su señor Alfonso VI y, por lo tanto, actúa en Valencia como un señor independiente; el joven Rodrigo, al contrario, es un paradigma de rebeldía, pero su fecha más tardía nos hará dejarlo de lado en la presente reflexión; por fin, Fernán González, aunque no llega a un enfrentamiento armado con su señor el rey de León –por lo menos, en la versión eclesiástica de su gesta que nos ha llegado–, no tiene otro objetivo sino “sacar de premia” a Castilla, es decir, deshacer los lazos vasalláticos que la oprimen. Como señala Funes, es cierto que, a través de la puesta por escrito de los poemas, la práctica juglaresca conoce en el siglo xiii una evolución ideológica:

  • 39 FUNES, El modelo historiográfico…, p. 53.

los poemas transcriptos vehiculizan nuevos valores que atenúan la fuerza originaria en aras de un nuevo equilibrio. Tal es, al menos, la experiencia en el ámbito hispánico: la celebración de un orden nuevo pero conciliatorio, manifestado narrativa y artísticamente en la plasmación de una dimensión humana de lo heroico. La ideología subyacente en estos poemas ofrecía, por fin, suficientes puntos de contacto corno para ser acogidos in extenso en la naciente historiografía romance39.

  • 40 Ibid., p. 62.

26No obstante, pese a esta suavización del ideario juglaresco, el héroe épico no deja de tener siempre como antagonista, en menor o mayor grado, a la figura del rey. ¿Cómo integrarlo, pues, en una crónica real? Si la prosa historiográfica saca un gran partido de la eficacia narrativa de los cantares de gesta, la incorporación de estas fuentes en la recopilación alfonsí supone también un proceso de digestión genérica e ideológica de los poemas, una transformación del texto inicial en distintos planos, para adaptarlo a la estructura y al ideario de la crónica real. Semejante transformación resulta tanto más delicada cuanto que no se puede limitar a invertir la perspectiva adoptada, haciendo del rey un nuevo héroe y desprestigiando a los antiguos héroes épicos. Por un lado, la crónica debe demostrar cierta fidelidad a la tradición épica, para no decepcionar las expectativas del público en términos de contenido. Por otro, uno de los principales objetivos de Alfonso X es promocionar, a través de su empresa historiográfica, una identidad proto-nacional de España, una función que desempeñaba hasta entonces la práctica juglaresca al nivel de la comunidad: por tanto, no se trata para el rey Sabio de oponerse de manera frontal al discurso de los antiguos cantares, sino de “sustituir con su obra a la práctica discursiva juglaresca en la función cultural e ideológica de cohesión social”40. Intentemos entonces entender el alcance de esta transformación de la fuente épica en el caso de las profecías del Poema de Mio Cid y del Poema de Fernán González.

  • 41 Conciernen también al conde Fernán González los capítulos 1 y 2 de la VCo (678-679 de la PCG), que (...)

27Los dos héroes aparecen en la Estoria según su cronología histórica y no según la de las obras –conocidas hoy en día– que les son dedicadas. Para seguir el orden de la obra alfonsí, empezaré, pues, con el estudio de la integración del Fernán González, que ocupa en la crónica los capítulos 7 a 42 de la Versión concisa (684 a 720 de la PCG), con algunas interrupciones de capítulos dedicados a Ramiro II (8-9, 15-16, 20, 24-26 de la VCo / 685-686, 692-693, 697, 701-703 de la PCG), a Ordoño III (26-29 / 703-706) y a Sancho I (30-31 / 707-708), todos mucho más breves que los que tratan del conde castellano41. El redactor alfonsí sigue muy de cerca el Poema de Fernán González tal como lo conocemos, añadiendo a veces unas precisiones tomadas del Toledano, pero sobre todo prosificando verso por verso el texto del Arlantino, a tal punto que, como se sabe, los especialistas pudieron llenar algunas lagunas del Poema, en particular el final perdido, gracias al texto cronístico. Por lo tanto, encontramos en la Estoria de España todas las profecías presentes en la fuente original: las dos de Pelayo (capítulos 13 y 21 / 690 y 698) –la segunda con más modificaciones que la primera–, la de san Millán (21 / 698), los dos resúmenes de ellas por Fernán González (14 y 21 / 691 y 698), aunque solamente se alude al primero (como en el Poema) y se abrevie el segundo. En efecto, la crónica sigue su fuente al fusionar el relato de las revelaciones de los dos santos, pero, además resume así el discurso del conde:

E oy una grand boz del cielo, segund el mio entender, que dixo assi: “Conde Ferrant Gonçalez, lieuate e uete tu uia, ca desde terçer dia uenceras Almançor e a todo su poder”, e que fazia mal en tardar tanto, ca aquel por cuyo amor lidiaua me ayudarie. Et en aquel hermita fuy otra uez bien conseiado del monge frey Pelayo, e por su consejo ueçiera Almançor [VCo, p. 258].

28Cuando el Poema presentaba el resumen de Fernán González como sigue:

oi una grand voz   del çielo desçender,
voz era de los santos   segun mi entender.
Esta es la razon   que la voz me dezia:
“Conde Fernan Gonzalez,   lieva dend’, ve tu via,
todo el poder de Africa   e del Andaluzia
vençer lo has en el canpo   d’este terçero dia.”
Dixo m’ que mal fazia   por tanto que tardava
a aquel Rey de los Reyes   por cuya amor lidiava,
que fuesse e non tardasse   contra la gent pagana,
que por que avi
e miedo,   pues que el me ayudava.
Otras cosas me dixo   que me quiero callar,
serie
grand alongança   de todo lo contar,
mas
vos aver lo hedes   aina de provar,
fasta que lo provedes,   aver me he de callar.
En aquella ermita   fui yo bien consejado
del monje San Pelayo,   siervo de Dios amado,
que por el su consejo   Almançor fue arrancado    [428c-432c, el subrayado es mío].

  • 42 La crónica mantiene, sin embargo, las tensiones que existen en el Poema entre Fernán González y sus (...)

29Este ejemplo permite ilustrar el grado de fidelidad de la prosificación respecto a los versos. Los principales elementos del Poema se vuelven a encontrar en la crónica, donde sólo se observa una simplificación de los grupos redundantes del estilo épico (por ejemplo, al principio del pasaje, se reduce la dicotomía “grand voz del çielo” y “voz era de los santos” al único “grand voz del cielo”). Al contrario, la crónica suprime toda la copla 431 (subrayada en la cita), quizás porque ésta faltaba en la copia del Poema de la cual disponía el taller alfonsí, o más bien para evitar esta “grand alongança de todo lo contar”, pues esta estrofa presenta una preterición, limitándose el conde a anunciar que no contará otras revelaciones que podría contar. Estas revelaciones pueden remitir a la promesa de ayuda de Santiago y los demás santos o a los consejos tácticos dados por el san Millán: como la crónica acaba de mencionar estos puntos en las líneas anteriores del capítulo y se dispone a explicitarlos de nuevo en el capítulo siguiente, pudo fácilmente prescindir de este falso anuncio del conde para no dilatar innecesariamente el relato. Sin embargo, al suprimir esta preterición, la crónica modifica también indirectamente la caracterización del conde castellano: en vez de aparecer como un caudillo que esconde información a sus hombres y se muestra celoso de su relación privilegiada con Dios, el Fernán González cronístico aparece como un líder más transparente, preocupado sobre todo por animar a sus hombres antes de la batalla42.

  • 43 La PCG suprime el último miembro de la frase, reduciendo todavía más el paralelo con la relación va (...)

30Así las cosas, si esta omisión se puede justificar por un prurito de economía narrativa, otras no encuentran explicaciones, a menos de recurrir a su significación ideológica. Tal es el caso de otra expresión de este pasaje, silenciada en la prosificación (“aquel Rey de los Reyes”, 430b, que se vuelve un mero “aquel”), u otra perteneciente a la segunda profecía de san Pelayo, los famosos versos que ya comenté “Aun te dize mas   el alto Criador: / que tu eres su vassallo   e el es tu Señor” (409ab), que la crónica cambia por “E aun te dize mas Nuestro Señor: que por que tu eres su uasallo, yl fazes seruiçio de coraçon” (VCo, p. 257)43, mientras que suprime por completo el verso “enbiar nos ha Cristo   valer a su criado [i.e. Fernán González]” (410c). En los tres casos, es evidente el esfuerzo del cronista para borrar los títulos que ubican a Dios encima del rey terrenal. No se niega, evidentemente, su preeminencia, pero se deja implícita y, sobre todo, no se usan términos generalmente empleados para el monarca, como el de “Rey” o de “Señor”. Fernán González depende de Dios, pero se intenta suprimir la asimilación de este vínculo con una relación de vasallaje, la cual sólo debería existir entre el conde y su señor terrenal, el rey de León. Del mismo modo, desaparecen de la segunda profecía las alusiones que, en el Poema, hacían de la lucha del conde contra los moros una verdadera misión encargada por Dios: “con los pueblos paganos   lidiaras por su amor [de Dios] / manda te que te vayas   lidiar con Almançor” (409cd). Al debilitarse el vasallaje a lo divino presente en el Poema y el carácter sacro de la guerra librada por Fernán González, las profecías pierden su sentido inicial: ya no son parte del deber de protección que el señor, aunque sea divino, debe a su vasallo, sino solamente una ayuda puntual de Dios a uno entre muchos caudillos cristianos, mediante un mensajero un tanto rebajado, puesto que, en el relato que ofrece el conde de la segunda visión, deja de ser “san Pelayo” para conservar su identidad previa de “frey Pelayo” (VCo, p. 258). El taller alfonsí modifica así el sentido de la figura modélica de Fernán González:

  • 44 Roberto Julio GONZÁLEZ-CASANOVAS, “La recepción ejemplar de Fernán González en épica y crónica”, in(...)

Al pasar al retrato ejemplar del protagonista, el conde de Castilla, cada texto [PFG y EE] selecciona un tipo de ejemplaridad diferente que corresponde a su ideología particular (monástica, regionalista y de cruzada vs. regia, aristocrática y cortesana)44.

31Otro elemento que resta importancia a los vaticinios originales del Fernán González es su entrelazamiento en la Estoria con los “fechos” de los reyes de León, Ramiro II, Ordoño III y Sancho I, que corresponden en el Poema al rey don Sancho, una figura antagónica al héroe, responsable de la situación de dependencia de Castilla y a la cual se opone el conde, aunque sea indirectamente. Como ha estudiado Rich respecto al primero de estos reyes, las hazañas y buenas acciones suyas, que se cuentan en las interpolaciones añadidas por el taller alfonsí, tienden a borrar las de Fernán González:

  • 45 RICH, “Kings and Counts…”, p. 111.

the parallelisms of the interpolated chapters [15-16 / 692-693, frente a los 10 y 14 / 687 y 691 referidos al conde] create a situation in which Fernán González’s feats are not only duplicated but also overshadowed by those of King Ramiro II, who has taken more castles, killed more men, and defeated two Muslim kings as opposed to the Count’s one45.

32Frente a tal superación de los logros del conde castellano por los del rey leonés, las profecías que anunciaban las hazañas del primero parecen perder en importancia, pues el brillo que otorgaban a las acciones de Fernán González y al héroe mismo se apaga de inmediato, al ser simbólicamente vencido el supuesto “elegido de Dios”. No creo, por lo tanto, que sea una coincidencia que, en los dos casos de anuncios proféticos, volvamos a encontrar el esquema profecía – cumplimiento de la profecía por Fernán González – superación de la hazaña del conde por la del rey, la primera vez en un nivel material (número de vencidos superior, más riquezas ganadas, etc.) y la segunda en un nivel espiritual (Fernán González otorga donaciones a San Pedro de Arlanza y pide ser enterrado allí; Ramiro II funda tres monasterios y los enriquece de muchos donativos). Por consiguiente, las profecías, contrariamente a lo que pasaba en el Poema, sólo confieren al héroe un prestigio muy efímero.

  • 46 Ibid., p. 107.
  • 47 BAILEY estudia las omisiones cronísticas del paralelo entre Fernán González y David y de otro entre (...)

33Otros elementos de la prosificación ponen también en evidencia el hecho de que “the Alfonsine historians could not permit the Count’s regal character to eclipse the figure of Ramiro II46. Además de la relación única establecida en el Poema entre el conde y Dios, se atenúa su rebeldía y desaparecen las comparaciones entre el héroe y figuras reales como David47, las menciones de su desprecio por los reyes leoneses, etc. Frente a estas omisiones, también aparecen añadidos que debilitan la figura del conde, tan invencible en el Poema, al mismo tiempo que atenúan el espíritu castellanista de la obra original, en una época en la que, desde 1037, Castilla y León se unieron momentáneamente. Tal es el papel de las intervenciones de Ramiro II (cap. 9 / 686) u Ordoño III (cap. 28 / 705), que, al ayudar al conde contra los moros, le restan un poco de su aura de súper héroe capaz de vencer solo a todos los infieles:

  • 48 En este caso, el papel de Fernán González se ve todavía más reducido en la Versión concisa, al falt (...)

El Rrey don Rramiro, quando lo oyo, non se quiso menbrar del mal quel fizieran los rricos omnes de Castiella, e saco luego su hueste muy grant, e fue ayudar al conde Ferrant Gonçalez [VCo, cap. 9, p. 228];48

  • 49 La lectura de la PCG resulta narrativamente más eficiente, al explicitar mejor el vínculo entre los (...)

Et el conde Ferrant Gonçalez fue contra ellos [los moros] con la caualleria del rrey don Ordoño e con la suya. E segundolos fasta en Duero, et mato y muchos moros e lleuo muchos catiuos para su tierra [VCo, cap. 28, p. 279]49.

  • 50 RICH, “Kings and Counts…”, p. 111.
  • 51 BAILEY, The Poema del Cid, p. 34.

34La Estoria pone así de realce la magnanimidad de Ramiro II, al mismo tiempo que rectifica un dato del Poema (el rechazo por el conde de las compañías leonesas) y que ubica al conde en un nivel más humano. Estos distintos elementos, aunque puntuales, van conformando un panorama general diferente del de la casi-hagiografía arlantina. En palabras de Rich, “a change occurred not only in the work’s poetic function, but also in its pragmatic function50. Sin cambiar aparentemente sino detalles de la obra original, sólo gracias a algunas omisiones muy precisas y al juego de la disposición de los capítulos y yuxtaposición de textos inicialmente separados, el taller alfonsí logra dar una impresión muy distinta de la gesta del conde castellano, reduciendo su relación privilegiada con Dios a favor de la de vasallaje que lo une con la figura monárquica. Por lo mismo, resta importancia a los oráculos que recibe el héroe, un debilitamiento que se inscribe en una tendencia más global de la Estoria a reducir la perspectiva trascendental del Poema: “God is to be recognized for his aid, but the PCG does not lose sight of the role played by men of flesh and blood51.

  • 52 Un sólo testimonio parece transmitir la parte cidiana de la Versión primitiva o vulgar, pero su fia (...)

35Un proceso similar se puede observar respecto a la incorporación de la gesta cidiana en la Estoria de España. Una de las dificultades de su estudio es su situación problemática dentro de la elaboración de la crónica alfonsí. Como ya señalé, la PCG deja de reproducir la Versión primitiva de la *EE a partir del cap. 616. Los manuscritos que conservan esta Versión se interrumpen en la parte del texto que corresponde al cap. 801. Más allá, el trabajo del taller alfonsí sólo se conoce en la Versión crítica elaborada al final de la vida del rey Sabio52, la cual presenta grandes diferencias respecto al segmento cidiano de la PCG, dividido entre una primera parte perteneciente a la Crónica amplificada de 1289 y una interpolación tardía basada en la historia de Valencia de Ibn ‘Alqama y en la *Leyenda de Cardeña. En la VCr2, el Cid aparece primero mediante distintas menciones, en particular la alusión a su investidura como caballero por Fernando I en el cerco de Coimbra (cap. 229 de la VCr2; 807 de la PCG), y, con un papel más protagónico, en los capítulos 237-238, que tratan de la repartición de los reinos por Fernando I antes de su muerte, un episodio de probable origen épico omitido en la PCG, que se limita a un breve resumen del asunto (cap. 813). La sección explícitamente dedicada al Cid empieza en el capítulo 243, tras un anuncio bastante desarrollado que otorga cierta solemnidad al nuevo tema escogido por los cronistas: “Mas por que conuiene agora que dygamos aqui algund poco de Rruy Dias mio Çid el Canpeador de Biuar porque atañe al fecho desta nuestra estoria dexaremos aqui vn poco de fablar del rrey don Sancho e diremos del Çid” (VCr2, cap. 242, p. 359). Esta sección cidiana empieza con el relato de las guerras de sucesión entre los hijos de Fernando I, en las que el héroe desempeña un papel central hasta el episodio de la Jura de Santa Gadea (caps. 244-273 de la VCr2; 816-845 de la PCG). Inicia poco después la parte de la sección cidiana directamente inspirada en el Poema de mio Cid, la cual se limita a la prosificación del primer cantar (279-290; 850-861). De las últimas dos partes dedicadas al Cid en la VCr2, la primera (291-342; 862-896 de la PCG, luego amplificado por la “Interpolación cidiana” hasta el cap. 927) gira principalmente en torno a la toma de Valencia, con interrupciones que tratan de los “fechos” de Alfonso VI, como la toma de Toledo o la decisión de pasar del rito mozárabe al rito francés; la segunda relata los episodios vinculados con las bodas de las hijas del Cid, probablemente basados en una versión refundida del Poema (343-354; 928-951, con un relato mucho más dilatado y novelesco). Por fin, la VCr2 cuenta en su capítulo 355 la muerte del Cid, la cual concluye la sección cidiana de la crónica alfonsí, contrariamente a lo que sucede en la PCG, donde los milagros post mortem del Cid, tomados de la *Leyenda de Cardeña, prolongan la sección cidiana desde la muerte del héroe (cap. 955) hasta la muerte de Gil Díaz (cap. 963).

  • 53 CATALÁN, “Crónicas generales…”, p. 294. Véase también p. 301. La afirmación de Catalán, si bien se (...)

36Los oráculos cidianos insertados en la VCr2 se limitan a una reelaboración de los que ya analicé en el PMC, ubicados en el “Cantar del Destierro”. El tercer episodio profético relacionado con el Cid, el de la aparición de san Pedro poco antes de su muerte, no aparece en la VCr2, puesto que sólo se conserva en la “Interpolación cidiana” tardía, inspirada en la *Leyenda de Cardeña y editada en la PCG. Nos interesan, por lo tanto, los capítulos 279-290 de la VCr2 que prosifican la narración épica. Según las investigaciones de Catalán, aunque los colaboradores del rey Sabio se valen también de otras fuentes, como la Historia Roderici, “el Mio Cid prosificado (en los capítulos 850-862 de PCG) en nada difiere del conocido”53. En otras palabras, el taller alfonsí disponía de una copia del poema casi idéntica a la que nos ha llegado, lo que permite proponer un análisis más consecuente del proceso de integración del cantar al texto cronístico. Este proceso fue, como siempre en el ambicioso trabajo alfonsí, sumamente complejo. Así lo resume Nancy Joe Dyer:

  • 54 Nancy JOE DYER, El ‘Mio Cid’ del taller alfonsí: versión en prosa en la ‘Primera Crónica General’ y (...)

La fuente épica que corresponde al Mio Cid d esí ci1270pasaópor su esivs entpar de recdación exnsu preearacion praa la gEE]:una prisificación poelamitarr,una reeundidión exitaoial (ue cicluye la sncorporación de luentes,nos-pica sy la slaboración dstilosticasdel conojuto, l una iost rior,reduciión de este reeundidión eonforma a la (5.

Al lípainsaj de eaguiiar   av lípselvan la rricnda s;br /><«¡Albici<, cÁlbr rFáñz    aaclchdas asoos deltierra !»  a  [4vv 107-14]

/blockquote>

32Es pasaje,aparece en las asguiente,stérminos gn la crónica,

Etro eia liali el sid ee Biuar pon eoda lu caonaña<, dize lue scto mor angero, etque pbvocoranej deistra etqntran e de GBurgs ybvoa sitnistra , dizxoa sus haualleris: /span>E«/span>EAmigs, eien se pdes due trraneos dns a fastiella,rricos o con lrant, honra /span>E»[iCr2, cap. 2480 p. 344E]

  • 50 PoOWELLanalicz exte rfóimulaen las asguiente,stérminos “PWha the e elxmplie of the iue of K‘ize y(...)
  • /ul>

    34Aa afdapa ión pronísticasrevelacdres miferencias rrincipalme respecto al soema . Pimero ,qla,mb a ptenión pa aparinte prueta en Dtea de vjuico de la Janécdotapor el cecdacto alfonsí: vPCG, d,523b]/span>,. S bien sste mgio Sstconpúen la Estoria /span>, l particular lara naludr a suentes,npica s, os pordmos dprgundtr por uuiélo ritro dujron mas cronistas: n sste muntos recisa de la Jarración AL rfóimulaeuede ose una imaeralde listincia rs de la seperisición due sgnificacconcleer ececdiilitad al nagüro s(rcoradmos due el honde de lBarclv n cs dmofba ee las corencias rel Cid,istoóicostl reypecto ) aunque como samos a eers también ae puede oelacionadrcon una rinflexin mus global de episodio dor uarte del teller alfonsí: La sotras pos deferencias rarresponden ella crmpañíasdel héroe (n eluel fomentoPoema, ho se ulemencioneaotra prmpañíasdue la celpÁlar rFáñz , n la crónica, dl Cid,steá armpañad de “S/span> oda lu caonaña .y pe “Sus haualleris:, posea una cro p importance, nue atenúanla dnmagn del aestarrado apbndoa d de odos ,lara naentrua la del raudillossuente dypordmrso t perar della Era pegia,/span>. NEncualno a la incerporetción iel cráculos es eucho mnos dmbigusdue ln el Mio Cid /span>M lo que peede ose una imaeralde lo prebvoca lasticmapor el céroe, uvcitma della incjusiciaaealc sino más rien ,de su gerir ue los ceprodche que debsemboca n sebre tu despierroestabla dueizs runda ds, El tristigio mel due sgne sgozn o al Cid,sría exto,cle un anrguento< favor de la dealción eealc snte un maudillossdmoasado Rinependeente aycuayonpxta ys de e a su vespobeeentia a los úden s de su meñor,. S elmbnrgo,la incerporetción iosiciva (58/s>.d ,por canto, le carácter srebvdencia lde la deacperación dost rior,re su mhonrapor el cCd.

34OLs dos cegmento porticos,que ngne la cecend ee los qagüro sson pl exte cia de Cid en lBurgs ,con el Caoida utiicz o con els dprgsamietas: Rachely qVias, e su sarado el ean Pedro de Aardeña donde s sespuie de lu estp ssdysus hijas Este pegundolsegmento cparece euy deducido e/span>O la cvrsión crnísticas,limitandose e una creve rntre vita en re el héroe y fl Cabd alerca eel pdinro iue se leja draa la s neesiddes de sa Jabd a y desdl rfmiela de Cid ecap. 28 0. La scónica Grivilegiaddl rlógca Grictecasdel celato es eecisr,la iurgncia el la que, e elnuentea ellprotagonista,de sanli lo tntes dosicle de lreinose/span>Oe Cartilla, cysusrimerla Jadcheque pasaba en eardeña Poema, viCr2, cap. 248, cp 2451] La scónica Grieceide alí de ra muis imatuina.,de ra mración de loñoa Jmern – nmenos due alte plemento qea unaañadidosdost rior,ryfalt aa ln ul casdtr putiicz o cor los crmpaildores sydel de trrolla con movedr de la de pecida ,alemás de lusrimei las deivrsis rarrazoadas, etseracnz sy lpegadras rrntuales,explesanas por els dprso nje qel p/span>Moema,. A resumei lysimilificadrel relato dorticos ca Hstoria armpa el hlnulemnaiento de lnuncios pmilicita sotexplícita due alterutura b ellpromcipio del pCantar del Destierro”.:el héroe y ano aparece en uelvo en lna ree ee Blesanio strascendental esy ls debilitanla inea (e Blesespienaión due sarmpañab su sialia de Cartilla,Poema,. S elmbnrgo,la iusrieión de podos lstos rlementos drrmite pambién aperca rlos dos cpisodios vorpia ente droféticos, vl de la apividnaión dornta ásnica y cl de la aparición dadgl ca l Los mronistas: n relunciab n sor complieo a la iícna (e Bavits,que ngne al Cid en lu capinoseí cil de taerro sino due la cimilificadrn, b/span>Oaentrua o al Capel cnunciabdr de primer cagüro . L cecend ee lo aparición de sGabeiel(nteá rosificado ee lo asguiente,imaeral

342/span>,D loevo ,tendmos d la cvrsión crnísticasuna impresión mus prsiciva on eu caonañacuy grante,/span> . lo que peede ovolvr caprebvoca las miosas douda ef ul cectur, mruetel Cid apaeas onteá rr sunli le Cartilla,,. S elmbnrgo,lnteá laso iue so se ubusa un denonoi tantsolemniecono sn el u eu éo ’ yrima deulç, tan iien se adumitó/span> . le ve teducido el pres sto yella e elho m donmitr/span> . NEncualno a condrenidoiel cráculos ecbra ouasRurmanmecho más dxplícitam lashunivrsisldad de Rl rfóimulae orminos guy prectecas, vreier das aracias a ritoo sarnanro dc/span> fsera rricose fien sndonte de onra dE. NPro ,ql mismo tiempo ,de aparece ra mueeáfor (e Ba cuballgat cvtaml vreeilirzda dor els dpes cos,qCnea loanas .y pc/span> tro eia liali ee al li. E Cr2 qonserva encicluysivramplificadla dealción eel Cid,– on el Caadidosdel Çltima misebro dc/span> ferogle pue al duiesse tien seufalzcnda /span>E., lna reelción eue lo ucraci rioza,canto, n la crónica,cono sn el Poema, hono sn poerfcto acrstinno, pientoa sdue la cvrsión csnchoia crorrapor eomplieo asta ciraci riozaión doa d s eel prrso nje /span>(6, NPro ,ql más dla,mbivosdel prsaje,ae la pmision ee la Poema, hl elesarcia de Carcndgl cinicad Go cthse e wrecof tschocthngs ,the ieuetion" betwee the wevntruall pratriarchl Cid end Coharemnagn, apatriarchl CEmero rof the iFantks/span>,(6. pal daranleo entre ll

344/span>ES bsta cdenologa monárquica. e lfonso VXso se uponera la prosarvarión pronísticasrd lraculos cue aridencia la ECr21/span>; 8629-63 de la VCG), yl VCr2; 807 de la PCG). I/span>

345/span>EPaa ellpromer celato de las capítulos 870ayl71 ca Hstoria as inspiradmn el o de Aalavijo sonde llebtos seandsigti ds, ECn la flegado. elBa cadche,podos lspieza nexto,cle u imprlorr ra ptuda pdvidna

Eos mrostinno, dxte co aedos llegado, dd luospuo, pfizeron mus horrçoaesa ferogb n s uiys eeda la Jadcheqesaedos lus haorrçoaes,qlaoan o aecho mellus hojs ,rrieentdle pue als dns de apnraa se vm sdue lae u uda e eltdarmricne consea eluel ls lus hndmoigs,t/span>EiCr21/span>; cap. 270 p. 1192]

34LCmo lrcormppnuna la pf de lu rujels, eios aoaed a lantaiag ,queen snarece raSRnier I an seulo ,erimera peñalee lo asperaioicad dsimbólcasdel cely,ql mismo tiempo que deblu esta tuo ce ceprosenta e de Gu rsúbitao

EE ls lalzcndaomus horrçoaesaasyconmm edezims ,ldoremeçse el ceelyFond Rrnier. t eido d ll hllaost ollanta Ynger,eltdizxol:“Sepa rrilyFond Rrnierque duando lNestro SSñor, Iheu eChostiopartic d lismcromno, dos qaost olesetdas dls elebuinçs relBa cierra ,<[em><]

/blockquote>
, cp 1193]

/dlockquote> 34EYdxidente ente ,pc/span> os qoros euento llugasdvntçdos/span>E.tid.i]. Toa, dos qlementos dnunciabdr por eantaiag ee couplienalí duo dras ptoos. Ms dan,cumo ly peñalí tanto, n la crisecía piro sn eu caupliiiento ,de e entranll Capel ce rey Sl estoafvicoria . S ecando levoct a cuostcnda eeneral di ol pbtall, d Cronistas h leade las caostinno, dlnualra l lna rerzqrsodo (e fomento E ceelyFtro snt otçe a faslahorr pntdtoos ecstiellas ,eltdiesytrranse eara nLeo lricose t onra dE.tid.i]. O más rtrde :“S/span> o E.tidid.; cap. 271 cp 1196] Segte taac arí lu sarpl hlnee caapliiiento (el hpadneivido ,de ún ll avolndtr eonárquica. e teller alfonsí: /span>

  • 572/span> VA.aAatro Eop. ita./span>, c. 297
  • 57 ARcouérdee el cfamso terso el p/span>Eio Cid /span>,<“SLs qoros ela,mb lMtfómateldos qchostinno, dantai Yngü[e].te/span>(...)
  • <
  • 57 E cexto cella ECG<sesumlt dás daltisn,nuec:“S/span>(...)
  • 57 35AE prsaje,ai ol pbtall,de Aalavijode uunda ionea hlnevries eapecto , ECno ly pvims ,lorresponde al ,. E episodio duosptituy rambién aa (7.“S/span> D a uel fia lenale nte oueron mas caostinno, dlnucst rnroedcdl exsea o. elBa calzcnda miys aauda pntdantaiag .tidid./span>,./span>
    ; cap. 270 cp 1193]/span>(7, El tigundolsetel C/span> stableciiiento (el hVoo cellantaiag ,pvignte ehata,dn style"foont-vrienta:smdll-ap.s;">xix/span>(7,,y que unae eeircoi ente de Ao pri ad de Cely,qdee oo de grole ce ra ptuda pdvidnauecibeia pdra te ea ibtall,de Aalavijo:“S/span> (E) ceelyFond Rrniersaucndaomrantdvolndtr ee Bfyze dseruiçss uiys eltda hnost ollantaiag por el cbyn lltda pmntçetque pl Rfizero el la qbtall,due otu con els diros ,rasyconmm eoye, cag a deldu s /span>E.t/span>Eidid./span>,./span>
    ; cap. 271 cp 1196]/span> style"foont-vrienta:smdll-ap.s;"> AL rrimera parte pella dofinte tue ll hey Slí de cretcys tedferoe

OAuel fpelgrainsdrenindaoml estoafor fi, dplogoe uios aa idue, e edoremeçs t pveo alugasdantaiag enue csparecsçsl eon lvas ola,u, gn la aoaes ,eldizxoleee Rouya lgrarhondtineuec:/span>O«/span>EEtinno, pporO»tiCr2, cap. 2429 p. 1317]/span>.

/dlockquote> 352/span>,Hata,dahora,el

EEtde csta edeziedol laduxeron leevnhaualleo blnco,eld hnost ollien seurdnidoielltdas dlmanslien scaso sa ffromsoa qauallg sn el O«/span>EEtpor eue uanslçrtas ea ,eeseo que se deig ,qon uetas: la,u, gue se ngsdn la O»/span> Aidid.; c/span> p. 1317-318]/span> style"foont-vrienta:smdll-ap.s;"> /dlockquote> 353/span>.D apuésde fornfiemartu estrcia daubllerilsadcomo lantaiag eMtaniros ,rl haiós olln utia a í duo psgundo paisecía , éstcysbre telpiuura ,aperca td la cedmaie sCoíbra lor eernando I ,lxplicicno el pismo tiempo ql,suignficación iella alasv scin ela oue laarecea pe ae unaqrimtiapioy que uuosptituy n por lo tanto, lun prisecía pmateaial e qea lnaaobjeiooue ln uerra dn se dismo tu euntefd erifético . A guslque sos crifeigiosdel raubllerisdea g o cor lo Pernán González /span>, htla

Etro eia le Roaẽ
isic/span>i] egls,i,drhondtolesel rue aovero el oyera,el <[em>, cspan xml:lang="es" lang="es"> p 1318]/span> /dlockquote> 354/span>EL cedmaie sCoíbra ldemestro a í da cvrsddede sa csgundo paisecía py por lo tanto, lelltdasra ptareiión NPro llte psgundolsráculossambién aprmite penunlzarelaligura del hmnadrac. D uoevo ,tlte pefcto apolticaoys tunfifgu Gn la crónica,aracias a dl exterutura ión puneral di lcelato dydnla dyuxtarsición pella aistiitoa ruentes,nus as por eas qrmpaildores alfonsí:s . D uoaeraldxterña<< primera pvita ,la Jarración de la dedmaie sCoíbra lo, ufgu Gl paisecía pue ca ptnutia cino due, e euente fin e te aioicad PLier"santcti Jaonbi/span>; clpieza ce uhlho cin elale arospión pd haseio de lCoíbra ,ey más rpecibs ente din elalismera pe hey Sllantaiag dd lComost raa,(eltinodo e pirnpguni ra ptuda pdl haiós ollpaa elaleifcitlhaonuisotsie sl,doiuddedonseaolda dor els doros :/span>

Ee ceelyFond Frra dolse apue uue aovoureses eeda, dxtes ecstiellas oue laveos deihao,laverno elhaorrçs de aya erca a auCoynra ,eue s lara nantaiag en leismeri dalerogb e uios ae
<[em>, cspan xml:lang="es" lang="es"> p 1316]/span> /dlockquote>
OD apue uue ae ceelyFond Frra dolsovoudexmo ao
Emostcsta e telyFond Frraddolsrole sceno elhios da pmntcetque lRfizero el lu caonuisots,eue ss dor alanta Yngere t ofesieissy, cp 1488a]

/dlockquote> 35LAunue ca pesación cd haseio de lCoíbra ln lhiienralnarece rmlplícita ente da Caiós ol cu sarpl hlnea pvicoria ompliej exterutura ión pe pueas mo pue sonerae Roaeifietio paunue cd Rurmanmenos deircoi oue ln el uario aya au uda r
/pan xml:lang="es" lang="es">E.,pc/span> iarlaaheO.) e de j nlaugb e udua srelpocto al pvrsddesao(eltinodtaro de práculos.pLadhablfddedd los qrmpaildores alfonsí:s als drrmite prí lu ra ynr,elnla Jarración de unaqismo tauítulos,ul rauácter se daubllerisdd lCostioae eantaiag ,un mejeilio eldu etuda p calvr de las qcostinno, ,dlí lumo laadai ad dypl Capel crebvdencia lte Rl rfgura dealc (apel crmparteidoson ue croposs iós ol, yl mentos dtda, due uuosducen a hlnunlzaiento (el hmnadracdx sa cluha donsea eos qiros lyeue, ve lv ne paenta rao

358/span>SL Pstoria /span>; cf mismo tiempo que dstablecieclaliunión cribvdencia lde Cey ,co priesnte finm dun clndtinucad ;ondtinuadncerpvnión p[e santaiag ](n la cuerra donsea eoaqirosmoau(n se c/span>Soac onea htareiión ) l fornfieónaauácter se dolagrosdpromnoe e ./span>. ma crónica,aseeroponn Rorragarestoafismoaupromnoe ia a Capel crebvdencia lsta,de hmnadrac. Aí lumo le cora lna rlndtinucad en re el holagrosde salavijodnte Rnier I ayeelie sCoíbra lnte ernando I ,lpodem saspenn r lin,qrmp eeugeroePstoria ydeba , n eu caroy corrnicialc,clegadrehata,dn (82/s>,,due ca piunión cribvdencia lde sos criimers qepys ee ba Ps/span>2 qurmandsdn el style"foont-vrienta:smdll-ap.s;">xiv/span> Ay bas pella dsgundo parte pelta PCG),el honpaildorertrdeísch ynlladiiol lec na psgción qepdaoi a p cartei de la dla,mbo PTrroución qmpliibo )oPSguniiento (el holedano, /span>)yPCónica,uarteiuladrde sant ernando/span>),en mauítulos (el 1044pelta PCG))dn el (8.. D uoevo ,te cusrnn Rueeeantaiag eMtaniros encerpvie dara napoyar los topo sde tinfnte donsea eos qinfjels,

/dlockquote> 35EHubenralsidoiellrantdncerpés leidente ente ,pornoce enldrataniento (ue e telyFSabsshubenraliesnrv doa letoafoevo ptareiión iel caiós ol caliad de las cepys ecostinno, ,dn lnaqmoentoPstoria )or els dtllerilsalfonsí:s ,eelo spodem saafiemartue ca pncergación de umte muevo tolagrosdpebvdencia lsta,dama crónica,adefniciva shubenralirnptiturd tu ersaje,aoblig d pora napoyar laddenologa pmnárquicao-rebvdencia lsta,de sAfonss  X /span>

  • 58
  • /ul>

    36ACno lha metoudiad dvries erítica, ,dun de las cobjeiivs astoriaogácfcaosde telyFSabsss,exte lecierel rlndtinucad eonárquica. ue uuosducedhata,du caroossreie ,qea le ae uas coítgne spor úica, ,d EHstan ia,dlnuarteiuladr./span>.. Pro ,qubre ttod ,qrmp edem stón Fraker,tseeroponntaaí erre sAfonss  Xal

  • 585/span> PeRAKER,pcAfonss  X… ,cp 196.c/span><./span>

36OEte me eaie sl,d/span>Pransmltion)oPecdovtion)ambién aoncurmanma dsgundo plína lderlndtinucad eonárquica. ue ua crónica,aseeroponn Rxte lecier,sntre los criimers qepys egda, dyd hactua Celie :/span>

  • 586/span> Pstoria ) ,c/span>)Revita eC nd e/span><./span>
  • 58 <
  • /ul>

    362/span>,Pro ,qiro sanalozaeDpysrmrnd,dse enldhlepder del Psacy ,suignficacdse eambién aelce sos cepys egda, d te aioies,do que pornlegv pn ) /span>. Este Rxtue maunae eeelna rlndiepión cribvdencia lsotsie sl,dhstoria pue soneran ejugasdnoioaesaumo laad/span>Pransmltion)oel PflagellumeDpi/span>; cl caalecuoresponde an lspaña< la Jncvaión crqab ,poatrig ddivie dara nos crcale sde las cgda, ,eero sqer,ena rvrzqd snmpradiocu sarpl ,de b oe anarece r,do que pjs tficacd,du cvrzqa piunión cribvdencia lde soaaRcornuisotsiyde las cue ua clegv ne piabo El trioc so

    • 588/span> <, . 1352
    • <[…]c/span><(… itpm y b lbeter sao think of ,dupial d tairac e,ewhroe, if rh aeqisauyclcasldechurepcie, itpisaatd <./span>

    • 589/span> <, . 1361
    • 590/span>
    • 591/span> ,S ún l st rlndiepión por lo tanto, lca c«etoria »cnope dás due pl,ddcmsoranión ie sls crang oue la/span>592/span> ;BURKE, nte. ita. cp 1465
    • 59 Pslceodelschstoriaogácfcao…/span>; c. 140
    • 594/span> <, . 1468
    • /ul>

      363/span>.El e trrolla (storiaogácfcaoie s st rvitin cribvdencia lsotsie snmpraden malaosdppel crolticaoyara nAfonss  X mrueteespmlt deidente sue lé mismo tor tlnelocoock rs dl aelcúltieotescaln de umteatescalntsie siraciol:ac/span>;Earlie umoadrahspm y b lselnda qimerafcoiqugura e/span>;,qrr b lfulfilegddbythe,glo iesmof Afonss ’sqepign/span>) /span>. EVnculadrs tunf.ie sl,dhstoriaogafa pe hey SSabs NPro loaumbiión iel cdiscuso lfonsí: n la Pstoria yvadás dll"á todvía . Ua rvrzqxte leciia, dxl e trrolla (ribvdencia lde soaahstoria /span>(9. mar ena prrte ,py por lotr ,al rlndtinucad eimproalc-onárquica.,le ae uas coítgne sphata,dn Prheo"ite/span>ydesa conadrqua e qea ,de ún ll adefnición ie sBurk ayl itaae ,ec/span>;atrioc ssewhroeby< primilegiedmidecvdealecri aprimilegiedmranieqwnslshow qrr b la mertehlydef=iecion"qof rh adiido drang/span>) /span>. maro liesnrv d,dahoraeaca pfgura dealc lasla rg del re trrolla (stoóoca lenunaqrisc so. mun pdienntin cue sos cepys eerao nficacndor elxcl mcia dysqer,eei lab nd narf Crrnsniento (ribvdencia lsots,qsura yneambién al pelponssablfddedstoóocasie uas chomre s. Lo aistiitos crsaje,serifético de da c/span>Pstoria )uosptituy ndun de las cechurss en irag ds oe Roanfixte rl st rlndiepión de unahaebvdencia lstmsdmnárquicao cl caalecusrnn Rna rurmanmeeeinlaborrcin cstoóocasintre lios ayuas chomre scue soegv ne piaboal peljlozaión dtnte nalee su qieuignfs NPr ena lad ,de soneran eridencia al rauácter sribvdencia lde soaaRcornuisotsiyde las cue ua celjloza pracias a dls coículos oe Rvicoria donsea eos qiros reevcaca, d ernán González , nRnier I ,la ernando I NPro ,qor eotr ,qn ls Rdej exnunaqismo tnivrlaldtda, dos qelieperes adeprofecía :el honde sirt raangols,nu lrantecsadiles cero s uda drmyPuspr)aperca td la cbtall,de AJrorzqd al,dFrndreo , ln < cerohapsarrmitnalei cricvious< /span><./span> 364/span>EL sprofecía cd la Pstoria yeratlnecrnle saquaae ile nte asl,dhstoria pero s lna rhstoria dsumsente eribvdencia lsotsiydue, ueinadsambién aono teiscuso ejeilinr,et conm laooreividecc,dn iCG),ePrlo g , . 13b] NPr eo tanto, lo prisecía padqueroe

      • 595/span> EMORENO/span><,ecFomanslhagiogácfca s… ,cp 164
      • ,h nle sirnptitur s dl auign, ,d bsoluis ensncerportjl s,de fascue uecpesenta gnlppoderayla cpesentia de lios an re los chomre s/ class="footnotecall" id="bodyftn59" href="#ftn49" 595/sa>

      • 596/span>
      • /ul>

        365/span>EL prisecía ps,nu oie s lls NPr eotr ,qeñala nos crcao nje oejeilinresie sl,dhstoria cf mismo tiempo que deevcacsu cfucion cribvdencia l E/span>< /span><.l/span>ELs coículos oxpliciits sa cletura de umteathstoria -/span>iexeilium/span>) Prheo"ite/span>yonárquica. ue ualacnzaal presossAfonss  X /span>

        /div>