Navigation – Plan du site
Tourisme et ressources naturelles

Evaluación de las características paisajísticas mediante la lógica matemática en la zona central de la costa Caribe Colombiana

Evaluation of Landscape Feature by Mathematical Logic in the Central Area of the Caribbean Colombian Coast
Nelson Rangel-Buitrago, Adriana Gracia C, Giorgio Anfuso, Aysen Ergin et Allan Williams

Résumés

El Caribe colombiano ha experimentado un acelerado proceso de urbanización y desarrollo turístico en los últimos 50 años. Solo en una ciudad como Cartagena de Indias (la ciudad turística por excelencia de Colombia), datos referidos al periodo noviembre 2009 – enero 2015, mostraron un incremento en la llegada de turistas cercano al 20%. Después de un gran número de encuestas realizadas alrededor del mundo, se encontró que los parámetros en que se basan los turistas a la hora de preferir una playa son: i) la seguridad, ii) el paisaje, iii) calidad del agua, iv) basuras, v) instalaciones. El paisaje es uno de los recursos costeros y por lo tanto su evaluación es una herramienta importante para los gestores y planificadores del litoral a la hora de la realización de planes de conservación, protección, desarrollo y manejo. Este trabajo se basa en la evaluación del valor paisajístico de las playas que constituyen la base de la economía de muchas ciudades costeras en el mundo y en especial de la zona central de litoral Caribe colombiano. Un problema importante en la evaluación del paisaje es la incapacidad de algunas metodologías de reflejar correctamente las percepciones de la gente, debido al alto peso que tienen algunos aspectos subjetivos (p. ej. altura de una geoforma).
En este trabajo se presenta la evaluación del paisaje realizada para la zona central de Caribe colombiano (37 playas de los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico) utilizando la lógica matemática y matrices ponderadas (fuzzy logic mathematics - parameter weighting matrices) las cuales permiten disminuir la subjetividad y cuantificar con exactitud la incertidumbre. Para la evaluación se utilizó una lista de chequeo que está conformada por 26 parámetros, 18 físicos (acantilados, playas, plataformas rocosas, dunas, características de los valles, forma del relieve, mareas, paisaje costero, color del agua y restos de vegetación), y 8 antropogénicos (ruido, basura, descarga de aguas residuales, grado de modificación y de construcción del medio, tipos de acceso, línea del horizonte y estructuras antrópicas). Los parámetros fueron calificados en una escala de 1 a 5 (presencia/ausencia o poca/alta calidad) y, con el fin de cuantificar la incertidumbre y excesos derivados de la subjetividad que pudo haber tenido la evaluación de los parámetros, se utilizó la lógica difusa (fuzzy logic). A la par, un sistema de matrices, se empleó para asignar valores de peso de acuerdo a las preferencias y prioridades de los usuarios. Como resultado de estos análisis lógico-estadísticos se obtuvo un valor (D) el cual resume la evaluación del paisaje en 5 clases que van desde la CLASE 1 (zona litoral sumamente atractiva) hasta la CLASE 5 (playas urbanas muy poco atractivas). De los 37 sectores estudiados, ninguno puede ser considerado como una zona litoral sumamente atractiva, mientras que 15 corresponden a zonas litorales urbanas poco atractivas, el resto de las playas (22) se ubicó entre las clases 2, 3 y 4. Los resultados obtenidos son útiles para los gestores costeros en la medida que, aunque no es posible mejorar los aspectos naturales de la clasificación, si es posible mejorar muchos de los parámetros antropogenicos y, de esta forma, hacer que una playa mejore su clasificación y sea paisajísticamente más atractiva.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1 El turismo de zonas litorales es una de las industrias más importantes y rentables en todo el mundo y se espera que alcance cifras cercanas a los 1.6 billones de turistas internacionales para el año 2020 (Klein y al., 2004). Países como España, Italia, Francia, Grecia y Turquía cuentan con el flujo de turistas más importantes dentro del denominado "mercado de sol, playa y arena" (Dodds y Kelman, 2008), el cual se espera que alcance niveles cercanos al 5% por año durante las próximas décadas.

2 En Colombia el turismo representa actualmente una de las actividades más importantes con la llegada de 2,441,033 de turistas internacionales (provenientes principalmente de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea) y cerca de 4,000,000 turistas nacionales a su costa Caribe durante el periodo 2007 - 2015 (ANATO, 2015). La capacidad de crecimiento de esta industria es ilimitada. Cuando se comparan los años 2013 y 2014 se evidencia un incremento de 21,002 turistas internacionales, este mismo comportamiento se observó solo durante el periodo comprendido entre los meses de Enero - Marzo del año 2015 con la llegada de 115,080 turistas internacionales (ANATO, 2015). Este rápido incremento de la industria turística representa ganancias de cerca de $270 millones de dólares por año dentro del producto interno bruto de Colombia (BANREP, 2015). En términos del producto interno bruto, con más de $3,600 millones de dólares en la balanza de pagos para viajes y transporte, el turismo es la tercera fuente de cambio de divisas después del petróleo y el carbón, superando productos como el café, banano y flores (ANATO, 2015).

3 Después de un gran número de encuestas realizadas alrededor del mundo, se encontró que los parámetros en que se basan los turistas a la hora de seleccionar una playa son: i) la seguridad, ii) entorno - instalaciones, iii) calidad del agua, iv) basuras y v) el paisaje. Este trabajo se basa en este último parámetro ya que es fundamental a la hora de la selección del sitio a visitar y por esto constituye la base de la economía de muchas ciudades costeras. Ejemplos de esto son los trabajos realizados por Morgan & Williams (1995) y Unal & Williams (1999) que al consultar a más de 1000 usuarios en las playas de Gower (Reino Unido) y Cesme (Turquía), determinaron que el paisaje siempre fue la primera o segunda opción a la hora de decidir el sitio donde pasar las vacaciones. Además, el paisaje es uno de los recursos costeros y por lo tanto su evaluación es una herramienta importante para los gestores y planificadores del litoral a la hora de la realización de planes de conservación, protección, desarrollo y manejo. Así, los resultados de este tipo de evaluación son de gran interés para organizaciones que trabajan en la gestión del litoral.

4 Un problema importante en la evaluación del paisaje es la incapacidad de algunas metodologías de reflejar correctamente las percepciones de la gente, debido al alto peso que tienen algunos aspectos subjetivos (p. ej. altura de una geoforma). En este trabajo se presenta la evaluación del paisaje realizada para la zona central de Caribe de Colombia utilizando la lógica matemática y matrices ponderadas (fuzzy logic matemátics - parameter weighting matrices) las cuales permiten disminuir la subjetividad y cuantificar con exactitud la incertidumbre (Ergin y al., 2004).

1. Área de estudio

5 El área de estudio incluye 37 playas pertenecientes a los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico ubicados en la zona central de Caribe Colombiano (Figura 1 – Tabla 1). Las condiciones climáticas están condicionadas por la migración estacional de la Zona de Convergencia Intertropical (ITCZ), la cual controla las precipitaciones en todo el Caribe colombiano. Estas precipitaciones están distribuidas estacionalmente y se presentan en tres periodos de tiempo denominados: i) época seca (noviembre-marzo), ii) época de transición (abril-agosto), y iii) época de lluvias (agosto-noviembre). Durante la época seca la corriente del Caribe, los vientos provenientes del NE y el oleaje asociado, producen una corriente litoral con dirección SW la cual permite el transporte de sedimentos. Durante la época de lluvias, cuando la contracorriente del Darién (proveniente del NE) es fuerte, el transporte de material sedimentario se reduce. A su vez, durante este mismo periodo (época de lluvias) los huracanes, que tienen origen en depresiones tropicales, pueden ocasionalmente impactar el litoral del área de estudio produciendo un transporte de sedimento con dirección NE.

Figura 1. Área de Estudio con algunas de las playas analizadas dentro de este trabajo.

Figura 1. Área de Estudio con algunas de las playas analizadas dentro de este trabajo.

Tabla 1. Listado de playas estudiadas con su valor de paisaje y su clase

PLAYA

DEPARTAMENTO

VALOR D

Clase

Punta Seca

Sucre

0,84

2

Isla Bonita

Bolívar

0,79

2

La Cangrejera

Sucre

0,79

2

Punta Canoas

Bolívar

0,65

2

Playa Blanca*

Bolívar

0,63

3

Balsillas

Sucre

0,59

3

Isla Palma

Bolívar

0,57

3

Salinas Del Rey

Atlántico

0,49

3

Arroyo De Piedras

Bolívar

0,49

3

Manzanillo Del Mar

Bolívar

0,45

3

Caño Dulce

Atlántico

0,38

4

Playa Velero

Atlántico

0,38

4

Lomita De Arena

Bolívar

0,36

4

Bocatocinos

Atlántico

0,34

4

Puertoto Caimán

Atlántico

0,31

4

Bocacanoas

Bolívar

0,29

4

Galerazamba

Bolívar

0,23

4

Sabanilla

Atlántico

0,21

4

El Francés

Sucre

0,19

4

Las Américas

Bolívar

0,14

4

Agua Marina

Atlántico

0,1

4

Victoria Real

Sucre

0,07

4

Palmarito

Atlántico

-0,05

5

Manzanillo

Bolívar

-0,07

5

Playa Blanca Decameron*

Bolívar

-0,12

5

Piedra

Sucre

-0,14

5

Puerto Colombia

Atlántico

-0,17

5

Salgar

Atlántico

-0,18

5

Castillogrande

Bolívar

-0,33

5

Berrugas

Sucre

-0,35

5

Bocagrande

Bolívar

-0,42

5

Santa Verónica

Atlántico

-0,47

5

Tierra Bomba

Bolívar

-0,58

5

Marbella

Bolívar

-0,6

5

La Boquilla

Bolívar

-0,62

5

El Rincón

Sucre

-0,66

5

Tolú

Sucre

-0,79

5

6Dentro del área de estudio se presenta un régimen micromareal con rangos máximos de cambio en el orden de los 50 cm (promedio 30 cm) e intervalos de tiempo entre mareas altas de 10 a 15 horas. En lo que concierne al oleaje, predominan olas provenientes del cuarto cuadrante con promedios de altura que oscilan entre 0.5-2 m y periodos de 2-29 segundos, con promedio de 9 segundos (Martínez y al., 2010).

7Las excelentes condiciones climáticas y su paisaje convierten a la zona central del Caribe colombiano en un destino popular para muchos turistas nacionales e internacionales que lo visitan durante todo el año. En la actualidad, esta área y en general todo el Caribe colombiano, han desarrollado una industria turística de sol y playa que se encuentra en “vías de desarrollo”. Esta industria genera una considerable atención debido a que se está convirtiendo en una importante fuente de ganancias. El afán de generar dinero asociado a un “turismo de masas” está trayendo consigo presiones extremas asociadas al desarrollo de actividades humanas perjudiciales como la construcción excesiva de casas de vacaciones, hoteles, marinas, etc. Esto invita a tomar medidas de control necesarias para evitar grandes intervenciones que traerán consigo daños graves e irreparables a la calidad del paisaje escénico y en un futuro a la misma industria del turismo.

2. Desarrollo metodologico

2.1. Parámetros empleados en la evaluación del paisaje costero

8Un problema importante en la evaluación del paisaje es la incapacidad de algunas metodologías de reflejar correctamente las percepciones de la gente, debido al alto peso que pueden llegar a tener rasgos subjetivos. En este aspecto, este trabajo se centra en una lista de chequeo basada en las ideas propuestas por Leopold (1969) en su evaluación clásica de paisaje para el medio-oeste americano.

9La evaluación del paisaje costero presentada en este trabajo emplea una lista de chequeo conformada por 26 parámetros, 18 físicos (acantilados, playas, plataformas rocosas, dunas, características de los valles, forma del relieve, mareas, presencia de rasgos geomorfológicos costeros, color del agua, presencia de residuos de vegetación, etc.), y 8 antropogénicos (ruido, basura, evidencias de descarga de aguas residuales, grado de modificación y de construcción del medio, tipos de acceso, línea del horizonte y estructuras antrópicas) que evalúan el impacto sobre el paisaje de las actividades realizadas por el hombre. La selección de los parámetros se realizó por medio de revisión bibliográfica y encuestas realizadas a los usuarios costeros y expertos en diversos países de Europa (p. ej. Turquía, Malta, Reino Unido) para de esta forma identificar que tanto influye cada uno de los parámetros en la esencia del paisaje escénico costero (Karakaya 2004; Ergin et al., 2010). Posterior a la selección de los parámetros se procedió a establecer una división para el cálculo de sus valores ponderados.

10El conjunto de factores necesarios para la evaluación paisajística es definido como F y esta dado por la formula (Ergin et al., 2004, 2006, 2010):
F= {P, H}
(1)

11Subconjuntos efectivos del factor “F” que incluye 18 parámetros físicos (P) y 8 parámetros antropogénicos (H), son expresados como:
F (Físicos) = {P1, P2, P3, Px}
(2)

12P1 es la {altura, pendiente, características especiales} asociadas a los acantilados, P2 el {tipo, ancho, color} referido a la playa, P3 {pendiente, extensión, rugosidad} referido a las plataformas rocosas y Px = P4 hasta P14 referido a {dunas, características de los valles, forma del relieve, mareas, paisaje costero, color del agua y residuos de vegetación}.
H (Antropogénicos) = {H1 hasta H8}
(3)

13H1 hasta H8 se refiere a {ruido, basura, evidencias de descarga de aguas residuales, grado de modificación y de construcción del medio, tipos de acceso, línea del horizonte y estructuras antropogénicas}.

14Los parámetros prioritarios fueron determinados por medio de cuestionarios de percepción realizados tanto a visitantes de las playas como a locales, lo que permitió el cálculo de los valores ponderados de estos. A partir de la realización de los cuestionarios se pudo determinar que los parámetros más importantes para las los usuarios de la playa son: i) ausencia de basura/desagües, ii) color del agua/claridad, iii) ausencia de ruido y iv) presencia de rasgos geomorfológicos (p. ej. pilares de roca, arcos marinos, entre otros).

15De lo anterior se obtuvo una lista de chequeo para la evaluación del paisaje costero (Tabla 2). Esta contiene los parámetros empleados para la evaluación y sus calificaciones basadas en una escala de 5 puntos, siendo (1) una calificación que denota presencia/ ausencia o mala calidad y (5) excelencia. El trabajo de campo consistió en marcar una casilla que corresponde a la escala de atributos (1-5) para todos los parámetros que se presentan en la Tabla 2 en cada una de las 37 playas visitadas.

Tabla 2. Lista de chequeo empleada en esta investigación

Tabla 2. Lista de chequeo empleada en esta investigación

*Características especiales del acantilado: estratificación, plegamiento, perfil irregular, etc.
**Elementos Paisajísticos: Penínsulas, arcos, stacks, cavernas, cataratas, deltas, lagunas, islas, estuarios, corales, fauna, tombolos, etc.
***Estructuras Antrópicas: son consideradas las líneas eléctricas, tuberías de gas, espolones, muros, etc.

2.1. Sistema de Evaluación del Paisaje Costero

16En los estudios de evaluación del paisaje escénico costero el primer paso corresponde a la clasificación de los parámetros de evaluación pertenecientes a la lista de chequeo (Tabla 2). El segundo paso consiste en completar las “Matrices de Evaluación” como la que se presenta como ejemplo en la Tabla 3 perteneciente a la playa de la ciudad de Tolú.

Tabla 3. Matriz de evaluación correspondiente a la playa de Tolú (Sucre)

Tabla 3. Matriz de evaluación correspondiente a la playa de Tolú (Sucre)

17En la Tabla 3 las primeras tres columnas de las matrices de evaluación son asignadas a los “Parámetros de Evaluación” y la 4ta columna a los atributos clasificados. Los pesos de los parámetros “W” son presentados en forma de matrices en fila para los parámetros físicos (P) y antropogénicos (H) como Wp (1x18) y Wh (1x8) en la 5ta columna.

18La calificación de los parámetros de evaluación puede tomar un valor entre 1 y 5, estableciendo una posible matriz cuadrada denominada Mg.

19Dependiendo del atributo seleccionado, la columna del atributo toma un valor de 1 mientras las columnas restantes toman valores de 0. De esta forma los términos diagonales de Mg toman valores de 1. En la Tabla 3, la matriz de entrada del parámetro enésimo (ith) se presenta con la línea de la matriz di en las matrices de entrada (di). Por ejemplo, si el atributo clasificado como 4 para el enésimo parámetro (ith), entonces la matriz de entrada di es:
di = {0 0 0 1 0}
(5)

20La lógica matemática es introducida en la “evaluación del paisaje costero” por medio de matrices de evaluación difusa (fuzzy assessment matrices) compuestas por “matrices de categoría” Gi y “matrices de evaluación difusa ponderadas, Ri”, como se indica en la Tabla 3. Para cuantificar las incertidumbres y subjetividades generadas en la calificación de los parámetros de evaluación, la matriz de evaluación difusa Gi es definida como:
Gi =di x Mi
(6)

21Donde Mi es la “matriz de afiliación”. Esta matriz es establecida para todos los parámetros de asignación (n=26), basados en la idea que un error puede ser introducido en el grado elegido cuando uno se ve obligado a tomar una decisión única entre otros varios grados posibles sobre un atributo en función de características vagas.

22Por ejemplo, la matriz de afiliación “M5” del parámetro “ancho de playa” (i=5 en la Tabla 3) está dada por:

23En la matriz “M5” cada fila corresponde con cada uno de los atributos con orden 1-5. Cada elemento de la matriz está formado por las posibilidades que van de 0 a 1, donde 0 implica no posibilidad y 1 alta posibilidad en las calificaciones dadas. En el ejemplo, la primera fila de elementos está reservada para los valores asociados a la “no presencia de playa” donde el primer elemento es 1 y los demás elementos de esta fila son 0. Si el ancho de la playa es <5 - # 100 m entonces 1 es insertado en el segundo espacio de la segunda fila. Debido a la posibilidad de un error en la asignación hecha previamente, el siguiente espacio de la segunda fila (lo que implica el tercer atributo) contiene un valor de 0.2. Ya que es improbable que se dé un nuevo error en el grado de evaluación el resto de la fila toma valores de “0” (0 probabilidad). Las filas restantes de la matriz se construyen a través de una lógica similar. Los valores de posibilidad presentados en la “matriz de afiliación Mi “están basados en estudios de campo realizados por BCR (2003), Karakaya (2004), Ergin y al. (2010).

24Dentro de este estudio de evaluación el parámetro “ancho de playa i = 5” para la ciudad de Tolú (por ejemplo), fue evaluado con un valor de 2. De acuerdo a lo previamente explicado y a los valores presentados en la Tabla 3 la matriz de entrada toma los valores d5= [0 1 0 0 0] empleando la 4ta fila M5 de la matriz de afiliación “G5”, donde los valores de entrada representan las probabilidades de calificación 1 y 3 en comparación con la calificación 2.

25El valor obtenido para el parámetro “ancho de playa” es:
G5= (0 1 0 0 0) (8)

26Para el conjunto de parámetros P y H las matrices Ap y AH fueron desarrolladas; Ap y AH se obtuvieron de la matriz “Gi” de (i=1-18), (18 x 5) y Gi (i=19-26), tamaño (8 x 6), respectivamente.

27La matriz de evaluación ponderada Rm dada en la Tabla 3, está formada por los subset de datos P y H de la siguiente forma
Rp = Wp x Ap (9)
RH = WH x AH
(10)

28Las matrices ponderadas para los subset P y H, definidas como Vp y Vh corresponden a los valores acumulados de los elementos de la “matriz Rm” sobre las respectivas columnas de los atributos. Las matrices de los promedios ponderados Vp y Vh forman los elementos de la matriz “K”, (2 x 5).

29La “matriz de evaluación final C, (1 x 5)” es denominada como “grados de afiliación” y es la matriz de evaluación resultante calculada asumiendo que los pesos de los subset Wp y Wh son iguales a (1/2, 1/2). La “matriz C” es obtenida mediante la suma de proporciones medias (1/2) de los elementos que conforman la “matriz K”. Diversos algoritmos fueron desarrollados para evaluar las matrices de peso ponderadas para los subset (P) y (H) junto a los grados de afiliación para todos los atributos. Dentro de este estudio la “evaluación paisajística” se llevó a cabo mediante la preparación de “matrices de evaluación” en cada una de las 37 playas.

2.3. Presentación de resultados

30La evaluación del paisaje costero realizada en cada una de las 37 playas de la zona central de la costa Caribe colombiana es presentada de cuatro formas:

2.3.1. Histogramas de calificación

31Son el resultado de graficar, para cada uno de los sectores estudiados, las calificaciones del sistema evaluación paisajística en eje de las ordenadas (Y) versus los parámetros de evaluación paisajística en el eje de las abscisas (X - Tabla 2). Las abscisas fueron divididas entre los subset de parámetros físicos y antropogénicos (P y H). Como ejemplo se muestra el histograma de calificación correspondiente a la ciudad de Tolú (Figura 2). Esta figura muestra la evaluación más baja, de las 37 playas estudiadas, asociada con los efectos negativos de las intervenciones antropogénicas.

Figura 2. Histograma de calificación para la playa de Tolú (Sucre). Dentro de este histograma se observan los 18 parámetros físicos (F) y los 8 parámetros antropogénicos (H) empleados dentro de este trabajo de investigación.

Figura 2. Histograma de calificación para la playa de Tolú (Sucre). Dentro de este histograma se observan los 18 parámetros físicos (F) y los 8 parámetros antropogénicos (H) empleados dentro de este trabajo de investigación.

2.3.2. Histogramas de promedios ponderados

32Estos histogramas son producidos al graficar los atributos en las abscisas versus los promedios ponderados de los atributos, discriminados entre físicos y humanos, en las ordenadas (Vp y Vh tomados del histograma de calificación del la Tabla 3). Un ejemplo de este tipo de grafico es presentado para la ciudad de Tolú (Figura 3a).

2.3.3. Curva de grados de afiliación

33Son el resultado de graficar los atributos en el eje de las abscisas versus los grados de afiliación en las ordenadas. Un ejemplo de este tipo de grafica es dado para la playa de Tolú (Figura 3b).

Figura 3. a) Histograma de promedios ponderados y b) Curva de grados de afiliación para la playa de Tolú (Sucre). En ambas figuras se observan los resultados de la evaluación realizada a la playa con menor calificación entre las 37 estudiadas. Las bajas calificaciones están asociadas con los efectos negativos de las intervenciones antropogénicas.

Figura 3. a) Histograma de promedios ponderados y b) Curva de grados de afiliación para la playa de Tolú (Sucre). En ambas figuras se observan los resultados de la evaluación realizada a la playa con menor calificación entre las 37 estudiadas. Las bajas calificaciones están asociadas con los efectos negativos de las intervenciones antropogénicas.

2.3.4. Parámetro de evaluación

34Este parámetro es definido por medio de la curva de grados de afiliación mediante la fórmula:

35Aij” corresponde al área entre la curva y el eje horizontal que abarca las características i y j. “i” y “j” están seguidas una de otra (i= 1, 2, 3, 4 y j= i+1). Por otro lado, “At” se refiere al área total entre las calificaciones graficas de la evaluación de afiliación y el eje horizontal. El parámetro D fue definido por Ergin et al., (2006) como el “índice de evaluación (D)”. Una curva del parámetro “D” se obtuvo al graficar el resultado final de cada uno de los 37 sectores analizados, en el eje de las Y versus cada uno de los sitios en el eje de las X (Figura 4). Las clasificaciones de cada sector se llevaron a cabo en la curva de secuencia final, basándose en el índice de evaluación D. El análisis de esta curva permite definir 5 categorías o clases paisajísticas a partir de los puntos de corte observados al graficar los valores de D versus cada uno de los sectores. Estos puntos de corte concuerdan con evaluaciones similares realizadas en diferentes lugares del mundo como Reino Unido, Turquía, Japón, Pakistán, Nueva Zelanda (Ergin y al., 2002, 2010).

36La clasificación-evaluación del paisaje escénico costero del área de estudio, basada en el índice de evaluación D está definida por estas 5 categorías:

37Clase 1: Áreas con valores D mayores de 0.85; sitios naturales extremadamente atractivos con valores muy altos de paisaje, actividades antropogénicas bajas-aceptables que no afectan la belleza natural del sitio.
Clase 2: Áreas con valores D entre 0.65 y 0.85; sitios naturales o semi-naturales con valores altos de paisaje y actividades antropogénicas aceptables.
Clase 3: Áreas con valores D entre 0.40 y 0.651; principalmente áreas urbanas con valores bajos de paisaje, afectadas en algún grado por actividades antropogénicas.
Clase 4: Áreas con valores D entre 0 y 0.40; principalmente zonas urbanas con valores bajos de paisaje y altamente dañadas por actividades antropogénicas.
Clase 5: Áreas urbanas poco o nada atractivas con un desarrollo intensivo asociado a un uso muy alto, bajos valores paisajísticos y valores de D inferiores a 0.

38Los valores del índice de evaluación (D) para las 37 playas estudiadas son presentados en la Figura 4.

Figura 4. Índice de evaluación D para las 37 playas estudiadas. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)

Figura 4. Índice de evaluación D para las 37 playas estudiadas. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)

3. Resultados y discusión

39Los puntos de inflexión entre cada una de las clases (Figura 4) confirman la certeza de los resultados obtenidos, ratificando las tendencias ya observadas en playas de otros países (p. ej. Reino Unido, Turquía, Croacia, Bosnia, Malta, Portugal, Túnez, Chipre, Japón, China, Costa este de los Estados Unidos, Islas del Pacifico, Nueva Zelanda) donde se ha empleado esta misma metodología.

40CLASE 1: corresponden con sitios naturales sumamente atractivos con valores muy altos de paisaje (D por encima de 0.85). En este estudio ninguna de las 37 playas fue clasificada dentro de esta categoría. Las playas clasificadas dentro de esta clase, normalmente corresponden con playas localizadas en zonas remotas de parque naturales, zonas protegidas con altos valores paisajísticos relacionados con la presencia de plataformas rocosas, dunas desarrolladas y acantilados hacia los extremos de las playas en bolsillo. Ejemplos de éste tipo de zonas en el mundo son las playas de Long Reef (Australia), Santa Catarina (Brasil), Sumner (Nueva Zelanda) y las playas del Parque Nacional de Doñana en España (Ergin et al., 2006).
CLASE 2: Sitios naturales atractivos con altos valores de paisaje y valores de D entre 0.65 y 0.85. A lo largo de la zona de estudio, 4 playas fueron clasificadas dentro de esta categoría (p. ej. Punta Seca y la Cangrejera en el departamento de Sucre e Isla bonita y Punta Canoas en el Departamento de Bolívar). Estos sitios obtuvieron clasificaciones menores a la clase 1 debido a la baja puntuación asociada a las características del paisaje, y porqué no hay presencia de elementos pertenecientes a la variable “paisaje costero” (como arcos, stacks, etc.). Estos sectores corresponden con áreas rurales y ninguna está dentro de la categoría de parque natural (Imagen 1). Ejemplos de esta categoría a nivel mundial son la Calzada de los Gigantes (Irlanda) y la playa de Tokio en Japón (Ergin et al., 2006).
CLASE 3: Lugares con pocas características de paisaje y con valores de D entre 0.4 y 0.65. Las playas pertenecientes a esta clase cuentan con un paisaje atractivo que ha sido modificado por intervenciones humanas manifestadas principalmente en la construcción de casas sin zonas de amortiguamiento, obras de defensa y presencia de basuras (Imagen 1). Un total de 6 playas alcanzaron esta clasificación, siendo éstas áreas usadas para el turismo de medio – alto impacto (p. ej. Playa Blanca, Isla Palma, Manzanillo del Mar). Ejemplos de esta clase a nivel mundial son las playas de Forelan Trip (Irlanda) y Austenmeer Beach (Ergin et al., 2006).
CLASE 4: Principalmente resorts y secundariamente sitios con poco atractivo por el alto uso turístico y bajos valores paisajísticos. Presentan valores de D entre 0 y 0.4 y sumaron un total de 12 playas. Esta categoría incluye las playas de Caño Dulce, Bocatocinos y Puerto Caimán en el Departamento del Atlántico, Las Américas y Galerazamba en Bolívar y las playas del francés en el Departamento de Sucre. Estos sectores recibieron calificaciones medias para los parámetros físicos y a su vez bajas calificaciones en los parámetros humanos (Imagen 1). En estas playas domina la urbanización caótica y problemas asociados a la construcción de obras de defensa, basuras y ruido. A nivel mundial se destacan Magellan Foreland y Burren Área en Irlanda y Playa Bondi en Australia (Ergin et al., 2006).

Imagen 1. Ejemplos de las diferentes clases de playas encontradas en este estudio. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)

Imagen 1. Ejemplos de las diferentes clases de playas encontradas en este estudio. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)

41CLASE 5: Áreas urbanas poco atractivas con un desarrollo intensivo asociado a un uso turístico muy alto, bajos valores paisajísticos y valores de D inferiores a 0. Dentro de esta categoría fueron clasificadas 15 playas (p. ej. Puerto Colombia, Bocagrande, Tierrabomba, Tolú) las cuales son zonas con una baja calidad de paisaje y un desarrollo intensivo y desorganizado (Imagen 1). Las playas antes mencionadas se caracterizan por ser áreas urbanas contaminadas, ruidosas, carentes de zonas de amortiguamiento. Los valores más bajos están asociados a la presencia de estructuras antropogénicas como espolones y muros como es el caso de la playa de Tolú. Ergin et al., (2006) clasificaron dentro de esta categoría playas como la Bahía de San Jorge (Malta), Amroth (Reino Unido), Manley (Australia).

3.1. Consideraciones para el manejo Costero

42Los porcentajes de clasificación de la zona costera central del Caribe colombiano muestran que solo un 11% del área está incluida dentro de las primeras dos clases (específicamente dentro de la Clase 2 ya que la Clase 1 no se encuentra), mientras el restante 89 % de los sitios están calificados dentro de las Clases 3, 4 y 5. Las áreas con baja calidad de paisaje se encuentran en zonas altamente urbanizadas que presentan bajas calificaciones en parámetros de índole antropogénica como presencia de basuras, aguas negras, ruido, entre otros.

43En Colombia, la ocupación costera comenzó durante la colonización española en el siglo XVI, con la construcción de asentamientos humanos y pequeños pueblos costeros destinados a ser centros de actividades comerciales, en especial transporte marítimo (p. ej. La ciudad de Cartagena de Indias). En los últimos años a lo largo de la costa Caribe colombiana, la mayoría de las prácticas y los modelos adoptados en relación con el turismo costero y la ocupación urbana se han heredado de Europa. En este sentido, la costa Caribe de Colombia (en especial su zona central) progresivamente ha registrado un gran aumento en la ocupación humana en su mayoría debido a fines recreativos y turísticos. La construcción y emplazamiento de paseos marítimos, casas de verano, hoteles, restaurantes, espolones, embarcaderos, malecones, etc. disminuyeron el valor paisajístico y afectaron de manera significativa la zona costera.

44La evaluación física del medio ambiente y los parámetros de uso hace posible la identificación y caracterización de aquellas variables que deben ser gestionadas de una mejor manera con el fin de promover de manera sustancial mejoras del valor paisajístico. Con respecto a la gestión costera, parámetros humanos de uso con una alta calificación y bajos valores de atributo pueden ser interpretados, como por ejemplo, demasiadas basuras presentes en una playa o evidencias de aguas residuales. La mayoría de los sitios tienen parámetros físicos que los administradores de las zonas costeras pueden hacer poco o nada para aliviar el impacto paisajístico, por lo que el énfasis se debe dar a la evaluación de las formas de mejora de los diferentes parámetros de uso humano.

45La mayoría de litoral investigado presentó puntuaciones bajas debido a la alta influencia del hombre que en la actualidad está degradando los parámetros físicos encontrados. Este es el caso de Playa Blanca (Clase 3 D: 0.63), La única playa ubicada dentro de un área natural protegida que no pertenece a la Clase 1. Mejoras sustanciales en la mala disposición y el diseño de cabañas y bungalows observados en esta playa permitirá que esta playa suba a la Clase 2 incluso a la Clase 1.

46Una situación similar se observa en Playa Velero, Caño Dulce y Bocatocinos que mostraron altas puntuaciones en parámetros físicos, pero por desgracia, el desarrollo humano ha tenido un impacto negativo. A modo de ejemplo, en Playa Velero, marinas y puertos dedicados a la recreación y actividades comerciales, se han desarrollado en los últimos años cerca de playas atractivas, empobreciendo así la calidad escénica de los sitios y la creación de un conflicto entre el turismo de “sol, arena y playa” y otro tipo de actividades.

47La baja puntuación en la playa de Puerto Colombia (Clase 5, D:-0.17) se debe a la presencia de un puerto en ruinas junto a los altos contenidos de basura y aguas residuales. Si se reduce la presencia de estos dos últimos elementos, la playa tiene probabilidad de mejora a la clase 4. En playas empleadas para actividades de recreación (tanto urbanas como turísticas), es imprescindible limpiar la playa de manera constante, incluso si esta medida de prevención es costosa. Esto cobra una vital importancia en las playas del área de estudio, donde la gente va a la playa todo el año y no sólo durante una corta temporada de baño como sucede en Europa. Las operaciones de limpieza pueden llevarse a cabo con una periodicidad diaria sólo durante los períodos de mayor afluencia de turistas y con una periodicidad menor durante el resto del año. Por otra parte, con el fin de adaptar una solución adecuada y duradera, un punto clave consiste en identificar las fuentes de basura y desechos de alcantarillado para así responder apropiadamente mediante herramientas de regulación y control.

48Los sitios con las clasificaciones más bajas se caracterizan por tener un medio ambiente degradado debido a la alta erosión. Este fenómeno intenta ser contrarrestado con la construcción de un gran número de obras de defensa (Espolones, rompeolas, muros) que han producido malos resultados y han favorecido la erosión en casi todas las playas (Rangel-Buitrago y al., 2015). Representativo es el caso de la playa de Tolú (Clase 5, D: -0,79) donde fueron construidas más de 30 obras de defensa (en su mayoría espolones) de forma ilegal por los propietarios de tierras (Rangel-Buitrago y al., 2011, 2015). Eliminando estas estructuras la playa se mueve hacia arriba a la Clase 4. En muchos otros lugares, existiendo estructuras de protección, a menudo sobredimensionadas, estas podrían ser disminuidas de tamaño o ser totalmente eliminadas permitiéndose solo el relleno de playas. De esta manera no solo se pueden reducir los problemas de erosión sino que también se pueden presentar mejoras en la clasificación paisaje de los sitios, ya que dará un aumento en el ancho de la playa y la eliminación de las estructuras (puntos 5 y 26, Tabla 2). Por lo tanto, con respecto al desarrollo futuro, con el fin de aumentar los valores físicos en comparación con parámetros humanos, la regeneración de playas y las obras de restauración de dunas podrían ser la primera opción frente a la construcción de estructuras de protección duras.

49Bretón y al., (1996), investigaron sobre la percepción negativa del público hacia las playas de sedimentos gruesos en Cataluña, España, indicando que los usuarios de la playa prefieren playas planas y olas más pequeñas que dan condiciones de baño seguras, especialmente para los niños. En este sentido, dentro del diseño de playas de recreación, se le debe dar una atención especial a las preferencias y prioridades sociales y las características ambientales locales. Por último, la colocación de cordones dunares y vegetación constituiría una barrera entre la playa y el entorno construido, produciendo una disminución del ruido, el impacto visual de los edificios, etc., por ejemplo, el incremento de las puntuaciones en los puntos 10,19, 22, 24, 25 y 26 en la Tabla 2.

50Los resultados presentados confirman la necesidad de una efectiva planificación y gestión de la costa central del Caribe colombiano. La evaluación de los parámetros físicos y antropogénicos hace posible la identificación de aquellas variables que demandan una mejor administración, para así, tomar medidas de control que permitan alcanzar mejores calificaciones de paisaje. Ejemplo de esto es observado en las playas de Punta Seca y La Cangrejera que alcanzan los más altos puntajes gracias a su correcto uso (0.84 y 0.79, respectivamente). Mientras que, contrariamente, El Rincón y Tolú, a pesar de contar con atractivas condiciones naturales, son impactadas negativamente por una inapropiada utilización de parte del hombre.

3.2. Consideración Metodológica

51El histograma de promedios ponderados de los parámetros físicos y humanos permite una comparación relativa entre estos. La asignación de un promedio ponderado alto en atributos como 4 o 5 significa una alta calidad paisajística. Inversamente, un promedio ponderado alto en los atributos 1 o 2 expresa valores bajos indicando impactos negativos en los parámetros físicos y/o antropogénicos. Cada playa estudiada cuenta con características propias e intrínsecas que corresponden a parámetros físicos (dentro de la evaluación) en los cuales poco o nada puede hacerse para el aumento de su calidad. Por esta razón debe hacerse especial énfasis en cómo mejorar los valores asociados a los parámetros antropogénicos.

52Un buen ejemplo de esto es el histograma de promedios ponderados de la Playa de Tolú (Sucre) el cual arroja las más bajas calificaciones obtenidas en este estudio. Los valores bajos de los atributos asociados a parámetros de tipo antropogénico evidencian la influencia negativa del hombre dentro de la calidad paisajística de este sector. Tolú cuenta con unas características naturales excepcionales que son perjudicadas por intervenciones humanas y su impacto asociado en los parámetros de uso antropogénico (p.ej. presencia de basuras, aguas residuales, exceso de obras de defensa, ruido). Esto le asigna puntuaciones bajas en lo atributos 4-5 y la convierte en una playa con una baja calidad paisajística.

53La curva de grados de afiliación produce un resultado global de la evaluación de los diferentes atributos del paisaje. La interpretación de esta se basa en el grado de inclinación que tenga la curva. Una grafica que se inclina hacia la derecha refleja un valor de evaluación de paisaje bajo, mientras que la inclinación hacia la izquierda refleja una evaluación alta como resultado de bajas calificaciones en los atributos 1 y 2. Un ejemplo puede ser observado para Tolú donde una curva inclinada hacia la derecha refleja una evaluación de paisaje baja producto de bajas calificaciones en todos los atributos.

54El histograma de promedio ponderado y la curva de grados de afiliación son herramientas útiles para la generación de estrategias de manejo - protección y el desarrollo de planes de gestión eficaces dentro de una zona litoral. Las bajas calificaciones obtenidas en la evaluación de los parámetros antropogénicos pueden ser atribuidas, por ejemplo, a la presencia de aguas residuales, basuras, construcción excesiva y ruido. Esto se convierte en un reto para los actores involucrados en la zona que deben tratar de eliminar o mitigar estos problemas. La zona central del Caribe Colombiano llama la atención gracias a su belleza natural que lo convierte en un donde se puede explotar el turismo de mejor manera. Sin embargo, la utilización insostenible que se está dando de este en la actualidad se ve reflejada con la modificación y muchas veces destrucción de su belleza natural que produce un deterioro significativo en calidad paisajística y por ende bajas calificaciones en su evaluación.

Conclusiones

55El paisaje escénico es un elemento fundamental en la calidad de vida de las personas en cualquier parte del mundo. Por lo tanto, el uso y aplicación de técnicas que permiten su evaluación es de suma importancia en su protección, gestión, ordenación y manejo dentro de la zona costera.

56La zona central de la costa Caribe colombiana es un destino popular para muchos turistas tanto nacionales como internacionales que son atraídos por la gran belleza escénica del paisaje en sus áreas remotas y rurales al igual que por las facilidades del turismo de “sol y playa” que encuentran en los sitios urbanos.

57Las condiciones climáticas excepcionales registradas durante gran parte del año a lo largo de la zona de estudio juegan a favor de un flujo casi constante de turistas, con picos en los meses de vacaciones (diciembre-enero y julio-agosto), dejando claro que la capacidad del crecimiento del turismo en este sector puede ser considerada como ilimitada.

58A lo largo de esta zona litoral, el paisaje escénico es un componente fundamental para el turismo y a su vez es un motor importante en la economía local y nacional. Con el fin de reconocer el potencial de desarrollo del turismo y para la mejora de de la calidad escénica se llevó a cabo una evaluación paisajística de 37 playas por medio del análisis de listas de chequeo y el uso de la lógica matemática.

59La lista de chequeo estuvo conformada por 26 parámetros, 18 físicos y 8 antropogénicos. Estos parámetros fueron calificados en una escala de 1 a 5 (presencia/ausencia o poca/alta calidad) y, con el fin de medir la incertidumbre y excesos derivados de la subjetividad que pudo haber tenido la valoración de los parámetros, se aplicó la lógica matemática. A su vez, una serie de matrices, se utilizaron para determinar valores de peso de acuerdo a la preferencia de los usuarios. Como resultado de estos análisis se obtuvo un valor (D) el cual sintetiza la evaluación del paisaje en 5 clases que van desde la CLASE 1 (zona sumamente atractiva) hasta la CLASE 5 (zona muy poco atractiva).

60La clase 1 no se presentó mientras que las playas de la clase 2 correspondieron con playas remotas y rurales caracterizadas con por la presencia de una exuberante vegetación, agua no contaminada, ausencia de ruido y arena blanca. Playas clasificadas en las clases 3, 4 y 5 se observan principalmente cerca ó dentro de zonas urbanas, su clasificación baja corresponde a una disminución progresiva de parámetros tanto naturales como antropogénicos. Las puntuaciones más bajas se registran en las playas urbanas, donde las evidencias de basura y aguas negras se observan con frecuencia.

61Dado que no es posible cambiar una característica natural, los esfuerzos deben enfocarse en la mejora o cambio de los parámetros humanos para así aumentar la puntuación del sitio. Esto se puede hacer en varios lugares con diferentes iniciativas, como la eliminación de las evidencias de basura y aguas residuales, relacionándolos con una fuente y tomar las medidas adecuadas, así como la implementación de programas de limpieza de playa y de gestión de aguas residuales. Otras medidas pueden ser dedicadas a eliminar las obras de defensa costera innecesarias y aumentar el ancho de la playa. En cuanto a zonas remotas y rurales, los esfuerzos deben llevarse a cabo para mantener, proteger y promover su belleza natural y las características escénicas mediante la limitación y regulación actual de aumento de la urbanización costera, fenómeno latente, creciente y amenazantes e incluso dentro de áreas naturales protegidas.

62La evaluación del paisaje es sólo un aspecto de la compleja red que constituye el manejo integrado de la zona costera e incluye una serie de medidas y estrategias que permiten el desarrollo sostenible de la zona central de la costa Caribe de Colombia. Se debe resaltar, como los resultados de una evaluación como la presentada en este trabajo son útiles para gestores costeros, planificadores y las agencias gubernamentales que pueden buscar alternativas para mejorar las puntuaciones de los diferentes parámetros.

Haut de page

Bibliographie

Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (ANATO) (2015). Compendio de estadísticas turísticas, Bogota, ANATO.

Banco de la Republica de Colombia (BANREP) (2015). Boletín económico regional para el II trimestre de 2015 en la Costa Caribe Colombiana, Bogota, Banco de la Republica.

British Council Office (BCR) (2003). Coastal scenic assessments at selected sites in Turkey, UK, and Malta, final report, Ankara - Valleta, British Council Office.

Breton, F., J, Clapes, A. Marqués, and G. K. Priestley (1996). “The recreational use of beaches and consequences for the development of new trends in management: the case of the beaches of metropolitan Region of Barcelona (Catalonia), Spain”, Ocean and Coastal Management, 32:153-180.

Doods, R., and I. Kelman (2008). “How climate change is considered in sustainable tourism policies: a case of the Mediterranean islands of Malta and Mallorca”, Tourism Review International, 12(1):1257-1270.

Ergin, A., A.T. Williams, and A. Micallef (2006). “Coastal scenery: appreciation and evaluation”, Journal of Coastal Research, 22 (4): 958–964.

Ergin, A., I., Özölçer, and F. Şahin. (2010). “Evaluating coastal scenery using fuzzy logic: Application at selected sites in Western Black Sea coastal region of Turkey”, Ocean Engineering, 37: 583-591.

Ergin, A., A.T. Williams, A. Micallef and S.T. Karakaya. (2002). An innovate approach to coastal scenic evaluation. Série « Beach Management in the Mediterranean Black Sea », Ankara, Medcoast/METU.

Ergin, A., E. Karaesmen, A. Micallef and A. T. Williams (2004). “A new methodology for evaluating coastal scenery: fuzzy logic systems”, Area, 36: 367-386.

Karakaya, S.T. (2004). Coastal scenic assessment using fuzzy logic approach, Tesis de MSc. Ankara. METU.

Klein, Y. L., J. P. Osleeb and M. R. Viola (2004). “Tourism generated earnings in the coastal zone: a regional analysis”, Journal of Coastal Research, 20(4): 1080-1088.

Leopold, L. B. (1969). Quantitative comparisons of some aesthetics factors among rivers, Miami, US Geological Survey.

Martínez, J., Y. Yokoyama, A. Gómez, A. Delgado, H. Matsuzaki and E. Rendón (2010). “Late Holocene marine terraces of the Cartagena region, southern Caribbean: The product of neotectonism or a former high stand in sea-level?”, Journal of South American Earth Sciences, 29: 214-224.

Morgan, R., and A.T Williams. (1995). “Socio-Demographic Parameters and User Priorities at Gower Beaches”, UK. In M.G. Healy and J.P. Doody (eds.), Directions in European Coastal Management, EUCC & Samara Publishing Ltd.: 83- 90.

Rangel-Buitrago, N., M. Stancheva and G. Anfuso (2011). “Effects of coastal armouring in the Bolivar department (Caribbean sea of Colombia)”, Problems in Geography, 1-2: 97-106.

Rangel-Buitrago, N., G. Anfuso and A.T. Williams (2015). “Coastal erosion along the Caribbean coast of Colombia: magnitudes, causes and management”, Ocean and Coastal Management, 114: 129-144.

Unal, O and A.T Williams. (1999). “Beach visits and willingness to pay: Cesme peninsula, Turkey”, In E. Ozhan (ed.), Medcoast 99 –EMECS 99 Joint conference. Land Ocean interactions: Monitoring coastal ecosystems, MEDCOAST, Middle East Technical University: 256 -265.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Área de Estudio con algunas de las playas analizadas dentro de este trabajo.
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 432k
Titre Tabla 2. Lista de chequeo empleada en esta investigación
Légende *Características especiales del acantilado: estratificación, plegamiento, perfil irregular, etc.**Elementos Paisajísticos: Penínsulas, arcos, stacks, cavernas, cataratas, deltas, lagunas, islas, estuarios, corales, fauna, tombolos, etc.***Estructuras Antrópicas: son consideradas las líneas eléctricas, tuberías de gas, espolones, muros, etc.
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-2.png
Fichier image/png, 105k
Titre Tabla 3. Matriz de evaluación correspondiente a la playa de Tolú (Sucre)
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-3.png
Fichier image/png, 119k
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-4.png
Fichier image/png, 2,4k
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-5.png
Fichier image/png, 4,1k
Titre Figura 2. Histograma de calificación para la playa de Tolú (Sucre). Dentro de este histograma se observan los 18 parámetros físicos (F) y los 8 parámetros antropogénicos (H) empleados dentro de este trabajo de investigación.
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-6.png
Fichier image/png, 118k
Titre Figura 3. a) Histograma de promedios ponderados y b) Curva de grados de afiliación para la playa de Tolú (Sucre). En ambas figuras se observan los resultados de la evaluación realizada a la playa con menor calificación entre las 37 estudiadas. Las bajas calificaciones están asociadas con los efectos negativos de las intervenciones antropogénicas.
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-7.png
Fichier image/png, 69k
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-8.png
Fichier image/png, 2,1k
Titre Figura 4. Índice de evaluación D para las 37 playas estudiadas. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-9.png
Fichier image/png, 93k
Titre Imagen 1. Ejemplos de las diferentes clases de playas encontradas en este estudio. a) Punta Seca (Sucre), b) Manzanillo del Mar (Bolivar), c) Playa Velero (Atlántico), d)Tolú (sucre)
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/9326/img-10.png
Fichier image/png, 3,0M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nelson Rangel-Buitrago, Adriana Gracia C, Giorgio Anfuso, Aysen Ergin et Allan Williams, « Evaluación de las características paisajísticas mediante la lógica matemática en la zona central de la costa Caribe Colombiana », Études caribéennes [En ligne], 33-34 | Avril-Août 2016, mis en ligne le 25 juillet 2016, consulté le 13 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/9326 ; DOI : 10.4000/etudescaribeennes.9326

Haut de page

Auteurs

Nelson Rangel-Buitrago

Facultad de Ciencias Básicas, Grupo de Geología, Geofísica y Procesos Litorales, Km 7 Antigua vía Puerto Colombia, Barranquilla, Atlántico, Colombia
nelsonrangel@mail.uniatlantico.edu.co

Adriana Gracia C

Facultad de Ciencias Básicas, Grupo de Geología, Geofísica y Procesos Litorales, Km 7 Antigua vía Puerto Colombia, Barranquilla, Atlántico, Colombia
mariaadriana@mail.uniatlantico.edu.co

Giorgio Anfuso

Departamento de Ciencias de la Tierra, Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales, Universidad de Cádiz, Puerto Real, Cádiz, España
giorgio.anfuso@uca.es

Aysen Ergin

Civil Engineering Department, Middle East Technical University, Ankara, Turquía
ergin@metu.edu.tr

Allan Williams

Faculty of Architecture, Computing and Engineering, University of Wales: Trinity Saint David (Swansea), SA1 6ED, Mount Pleasant, Swansea, Wales, United Kingdom, CICA NOVA, Nova Universidade de Lisboa, Lisboa, Portugal
allanwilliams512@outlook.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Université des Antilles
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • OpenEdition Journals