Navigation – Plan du site
Escrituras del movimiento: Centroamérica desterritorializada

Tróp(ic)os en movimiento – retos transnacionales/transareales para los estudios de las literaturas caribeñas y centroamericanas

Werner Mackenbach
p. 15-32

Résumés

Il s’agit d’un fait incontestable : les régions géographiques qui se rapportent à l’ainsi nommée Grande Caraïbe et à l’Amérique centrale ou Centramérique sont considérées communément dans les travaux de recherche actuels comme des espaces dynamiques, des mondes en mouvement et des Transit Areas – des “entre-espaces” ou des espaces in-between, d’intersection au-delà de leurs limites et de leurs frontières – caractérisés par de multiples processus sociaux, culturels et religieux transnationaux de superposition, d’entrecroisement et de relations réciproques. Cependant, les études littéraires sur les Caraïbes et l’Amérique centrale, à de rares exceptions près, continuent de privilégier majoritairement, même en ce début de vingt-et-unième siècle, une approche nationale voire nationaliste. Le présent article se propose de dépasser ces limitations en faisant référence à quelques-unes des tendances de la pensée archipélique de nombre de théoriciens et essayistes et à quelques-unes des tendances réciproques existantes dans les pratiques d’écriture des littératures hispanophones et francophones de l’Amérique centrale et des Caraïbes à la fin du vingtième siècle et au début de ce nouveau millénaire. Il s’agira ainsi de mettre en évidence la diversité de cette réalité faite de mondes insulaires, continentaux et de diasporas : t(r)opiques en mouvement.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Ver Werner Mackenbach, “El Caribe y la literatura centroamericana: de la doble exclusión al doble e (...)

1En los estudios caribeños y centroamericanos entretanto se ha vuelto un topos, un tópico comúnmente aceptado, comprender las regiones geográficas que hoy se llaman el Gran Caribe y América Central o Centroamérica, como espacios dinámicos, mundos en movimiento y Transit Areas –entre-espacios o espacios in-between y de intersección más allá de sus límites y fronterasque se caracterizan por múltiples procesos sociales, culturales y religiosos transnacionales de superposición, entrecruzamiento y relaciones recíprocas. Es también incuestionable que una comprensión del Gran Caribe y América Central –regiones que también en el paisaje de investigación por mucho tiempo no tenían más que una existencia marginal e insular– no es posible sin un profundo conocimiento de América Latina, al igual que América Latina no puede ser entendida sin una referencia abarcadora al Caribe y el istmo centroamericano. Sin embargo, en los estudios literarios del Caribe y Centroamérica –salvo muy pocas excepciones– sigue dominando, incluso a inicios del siglo XXI, el enfoque nacional si no nacionalista. Por largos períodos y hasta en la actualidad las dos (sub)regiones se han dado la espalda. Tradicionalmente, en las ciencias sociales, así como en los estudios culturales y literarios se han pensado el Caribe y Centroamérica como (sub)regiones separadas, excluyendo así las zonas caribeñas de América Central de un concepto del Caribe limitado al mundo insular. Los discursos científicos y artísticos del y sobre el Caribe y Centroamérica han sido caracterizados por una exclusión mutua1.

  • 2 Ver Johanna Schmidt, “Untersuchung von Kontext, Definition und Methodologie transnationaler Literat (...)

2El presente ensayo propone “superar” estas limitaciones haciendo referencia a algunas tendencias en el pensamiento archipiélico de algunos teóricos/ensayistas y algunas tendencias recíprocas en la práctica escritural de las literaturas hispanófonas y francófonas de Centroamérica y el Caribe a finales del siglo XX/inicios del XXI en su diversidad de mundos insulares, de tierra firme y de diáspora: de tróp(ic)os en movimiento. En particular, se pregunta si es possible hacer fructíferos los TransArea Studies y los estudios transnacionales, que se han ido desarrollando, ampliando y diversificando en las décadas recién pasadas en diferentes campos de las ciencias sociales y las humanidades, para los estudios literarios y la historiografía literaria en y sobre el Caribe y América Central. ¿Cuáles podrán ser los retos y posibilidades, pero también las limitaciones y peligros del transnational turn en los estudios literarios del que se ha hablado recientemente en algunos ensayos, especialmente en Europa?2

Nación, istmo, región

  • 3 Ver Beatriz González Stephan, Contribución al estudio de la historiografía literaria hispanoamerica (...)

3Si bien es cierto que en los estudios de las literaturas de América Latina y el Caribe, conceptos como Weltliteratur, literatura hispano/latino-americana, literatura comparada y más recientemente literatura de migración y exilio han dejado ciertas huellas en las academias filológicas de América Latina así como de Europa y Norteamérica, los estudios literarios y la historiografía literaria en América Latina y el Caribe, y de manera aún más pronunciada en Centroamérica, se han caracterizado hasta finales del siglo XX por sus limitaciones nacionales e incluso nacionalistas. Para el caso de Hispano-américa, los estudios de Beatriz González Stephan han mostrado a base de una abundante documentación que la crítica literaria –en sus variantes periodísticas y académicas– quedaba aferrada a las premisas del proyecto liberal de construcción de la nación3.

  • 4 Ver acerca del estado de los estudios literarios y la historiografía literaria centroamericanos: Ma (...)

4En el caso de América Central, este fenómeno persiste hasta en los proyectos de construcción de una “nueva nación” desde la lucha de liberación nacional de los movimientos guerrilleros, siendo el proyecto sandinista en Nicaragua un caso paradigmático. Aunque a partir de los años setenta del siglo XX, en algunos estudios de las literaturas latino-americanas se ha intentado superar esta situación mediante proyectos transnacionales, interuniversitarios e interdisciplinarios, que privilegian enfoques comparados (siendo muy ejemplares los trabajos de los teóricos latinoamericanos Ángel Rama, Antonio Cándido, Darcy Ribeiro, Antonio Cornejo Polar, Alejandro Losada, Fernando Ortiz, Jesús Martín Barbero, Néstor García Canclini, Ana Pizarro, entre otros), en Centroamérica estos esfuerzos han permanecido más bien incipientes4.

5Para el Caribe, hay que añadir dos aspectos fundamentales más: Las literaturas caribeñas se caracterizan por su carácter multilingüe, siendo el inglés, el francés y el español las linguae francae dominantes (sin ser las únicas) y esta situación no solamente ha resultado en una fragmentación persistente, sino es al mismo tiempo expresión de una situación colonial prolongada que ha dejado los idiomas vernáculos –el créole en sus diversas formas– en la marginación y la invisibilidad, situación que ya fue denunciada en su famoso ensayo Éloge de la créolité publicado en 1989 por los martiniqueños Jean Bernabé, Patrick Chamoiseau y Raphaël Confiant:

  • 5 Cito de la traducción al español que fue publicada en 2011 en Colombia: Jean Bernabé, Patrick Chamo (...)

La literatura antillana no existe todavía. Estamos aún en un estado de preliteratura […] Estamos fundamentalmente marcados por lo exterior, por la exterioridad, y es así desde los tiempos de antaño hasta nuestros días. Siempre vimos el mundo a través del filtro de los valores occidentales, y nuestros cimientos se hallaron “exotizados” por la visión francesa que tuvimos que adoptar. […] Sobredeterminados en todo, en historia, en pensamiento, en vida cotidiana, en ideales (aun progresistas) en una trampa de dependencia cultural, de dependencia política, de dependencia económica, fuimos desterrados de nosotros mismos en cada parte de nuestra historia escritural. Eso determinó una escritura para el Otro, una escritura prestada, anclada en los valores franceses, o en cualquier caso fuera de este suelo y que, a pesar de algunos aspectos positivos, no hizo sino mantener en nuestras mentes la dominación de un afuera…5

  • 6 Ver Frauke Gewecke, Die Karibik. Zur Geschichte, Politik und Kultur einer Region, Frankfurt am Main (...)

6Trazando líneas paralelas al proceso de desarrollo de los estudios transnacionales en las ciencias sociales desde las investigaciones sobre las migraciones uno podría pensar en algo similar para los intentos de superar el enfoque nacional/nacionalista en el campo de los estudios literarios. De hecho, la investigación sobre las comunidades culturales y literarias transmigratorias de latinos especialmente en los Estados Unidos, Canadá y Europa ha ganado un espacio siempre más importante entre los estudiosos de las literaturas latinoamericanas y caribeñas y ha influenciado de manera determinante estos estudios. Destacan aquí los ya incontables trabajos sobre la literatura chicana y la así llamada ethnic literatura6.

  • 7 Ver Werner Mackenbach, “Introducción”, en Werner Mackenbach (ed.), Intersecciones y transgresiones: (...)
  • 8 Ana Pizarro, “¿Diseñar la historia literaria hoy?” en Estudios. Revista de investigaciones literari (...)

7Sin embargo, los aportes que apuntan a una superación de las limitaciones nacionales/nacionalistas y teórico-conceptuales en los estudios literarios en y sobre América Latina y el Caribe, van más allá. Por un lado, retoman una antigua disputa sobre el concepto de literatura latinoamericana, en singular, o literaturas latinoamericanas, en plural (¿representa una unidad o está formada por una adición de literaturas nacionales?), introduciendo nuevas delimitaciones geográfico-culturales7. Por el otro, proponen un cambio de paradigma epistemológico que apunta a redefinir el objeto y campo de estudio de la investigación literaria, una redefinición que surge más allá de los límites disciplinarios, en el marco de los desafíos de los cultural studies: “el objeto de estudio comienza a experimentar un deslizamiento, a ocupar nuevos espacios, también requiere mayor espesor y complejidad” afirma la estudiosa literaria chilena Ana Pizarro en un ensayo titulado “¿Diseñar la historia literaria hoy?” publicado ya en 1996; mientras que los estudios literarios tradicionales estaban organizados disciplinariamente, “el nuevo campo no ofrece sino desafíos. Frente a esta situación, se hace necesario aprontar nuevas aproximaciones, ahora pues, pluridisciplinarias”8.

  • 9 Las más importantes obras publicadas son: Ana Pizarro, La literatura latinoamericana como proceso, (...)

8A partir de los años ochenta un grupo de investigadores bajo la coordinación de Ana Pizarro (e integrando a Antonio Cándido, Rafael Gutiérrez Girardot, Ángel Rama, Antonio Cornejo Polar, Beatriz Sarlo y otros) hizo un esfuerzo significativo para escribir una historia de la literatura latinoamericana, partiendo de estas premisas. El proyecto y los estudios derivados de este son sin lugar a dudas hasta hoy los trabajos más desarrollados en el segundo sentido arriba mencionado (un cambio de paradigma epistemológico)9. En el apartado “Delimitación del área” del libro Hacia una historia de la literatura latinoamericana, Ana Pizarro parte del criterio que no es suficiente apuntar solamente a aspectos geográficos, lingüísticos o políticos para dar cuenta de una realidad que implica:

  • 10 Ana Pizarro (ed.), Hacia una historia, op. cit., p. 23.

[…] tanto a la literatura de los conquistadores europeos –españoles, portugueses y otros– como a la literatura escrita en latín por los jesuitas expulsados a fines del siglo XVIII y publicada en Europa; tanto la del Caribe latino como a las literaturas en lenguas indígenas; a las del Caribe no latino, como a las literaturas del exilio masivo de los últimos años, escritas en lenguas diversas. ¿Qué pensar de la literatura del Quebec en donde la Universidad de Montreal propicia un movimiento llamado “Unión de los latinos de América”, o de las literaturas de los grupos migratorios, como la de los chicanos por ejemplo, o la de los “hispánicos” en Estados Unidos?10

9Para un entendimiento de estos fenómenos múltiples, diversos e incluso contradictorios, Ana Pizarro propone replantear el concepto literatura latinoamericana mismo, en sus dos componentes:

  • 11 Ana Pizarro (ed.), Hacia una historia, op. cit., p. 25.

El planteamiento qué es literatura latinoamericana tiene, pues, implicaciones de diverso orden, que proponemos a la discusión: por una parte su relación con el concepto de América Latina cuyo todo heterogéneo apunta, sin embargo, a una estructura global abarcante que de hecho ha ido integrando históricamente diversos elementos. Por otra, la categoría “literatura latinoamericana” implica también un acuerdo sobre la noción de “literatura” en nuestro continente. En efecto, la percepción social en América Latina ha ido asignando el carácter de “literariedad” a textos de diversa índole, así como lo asigna de hecho a expresiones de la oralidad que en otros continentes se remiten al folklore, entendido éste como cultura popular tradicional en desuso.11

  • 12 Ver Ana Pizarro, “¿Diseñar la historia literaria hoy?”, op. cit.
  • 13 Ver Ana Pizarro (ed.), El archipiélago de fronteras externas. Culturas del Caribe hoy, Santiago de (...)

10Si bien es cierto que el proyecto no se pudo llevar a su término inicialmente planteado (la escritura de una historia colectiva de la literatura latinoamericana) y la estudiosa chilena cuestionó en la segunda mitad de los años noventa la posibilidad de una tal escritura en el nuevo contexto histórico de globalización y posmodernidad12, los trabajos realizados en el contexto y a partir de ese proyecto trascendental hasta hoy en día son los más sugerentes para los estudiosos de las literaturas latinoamericanas que apuntan a superar las limitaciones de la crítica e historiografía literaria tradicional en y del subcontinente. La misma Ana Pizarro ha publicado una serie de trabajos que retoman algunos objetivos iniciales del proyecto ampliando aún más sus delimitaciones geográfico-culturales y teórico-conceptuales, entre ellos estudios sobre las culturas y literaturas del Caribe y la Amazonía13.

11A partir de finales de los años noventa (primero desde la Universidad Centroamericana en Managua y después desde la Universidad de Costa Rica) un grupo de investigadores (entre ellos estudiosos de la literatura y la historia, principalmente) de diferentes universidades y centros de investigación en América Central y América Latina, Europa, Estados Unidos y Australia ha ido desarrollando un programa internacional de investigación bajo el título “Hacia una Historia de las Literaturas Centroamericanas”. Este proyecto recibió importantes impulsos de los trabajos mencionados del proyecto sobre la historia literaria latinoamericana coordinada por Ana Pizarro así como estudios de historiadores centroamericanos y más adelante fue inspirado por otras propuestas teóricas y conceptuales (ver abajo).

  • 14 Ver detalladamente Werner Mackenbach, “Introducción”, op. cit., p. xv-xxii, xxv-xxvii; Dante Liano, (...)

12Con referencia a los retos de nuevas delimitaciones y enfoques espaciales y conceptuales el proyecto se basa en una noción amplia y múltiple de literatura y un concepto pragmático, dinámico y plural de Centroamérica como región cultural-lingüístico-literaria14. En relación con su delimitación geográfico-cultural cabe destacar que se vale de trabajos de historiadores y geógrafos en y sobre la región que han insistido en la necesidad de superar el análisis país por país por investigaciones regionales-comparadas:

  • 15 Héctor Pérez Brignoli, Breve historia de Centroamérica, Madrid, Alianza Editorial, 1990, p. 15-16.

Unidad y diversidad constituyen, en el caso de Centroamérica, un serio desafío para la indagación histórica. La constitución, durante el siglo XIX, de cinco estados-naciones empuja a tomar dichos países como unidades de análisis significativas y la validez de esta opción escapa a cualquier duda. Pero hay procesos y puntos de convergencia que sólo se perciben a escala regional; y en ciertos casos una profunda imbricación de los destinos nacionales en el contexto centroamericano. De ahí la necesidad imperiosa de utilizar el método comparativo.15

  • 16 Es obvio que especialmente en el campo cultural y literario no se puede trabajar con coordenadas te (...)

13Partiendo de este enfoque, el proyecto ha insistido en incluir en el concepto de Centroamérica no solamente todos los siete Estados-nación y las regiones, zonas y comunidades que en la historia han sido incluidas en la región, sino también las poblaciones centroamericanas fuera de la región físico-geográfica16. Se vale de un concepto histórico cambiante de Centroamérica/América Central según las diferentes épocas y enfoques que no se aferra a coordenadas territoriales excluyentes sino que toma en cuenta las intersecciones y transformaciones entre espacio y literatura como escribimos en el primer tomo del proyecto Hacia una Historia de las Literaturas Centroamericanas:

  • 17 Werner Mackenbach, “Introducción”, op. cit., p. xxii.

Este concepto plural comprende las producciones y articulaciones culturales-lingüísticas-literarias de esta región en toda su diversidad y complejidad, así como sus cambios en el proceso histórico. Entendemos Centroamérica/América Central como un proyecto –a lo mejor un desideratum– cuya realización depende de los procesos dinámicos de integración y pertenencia en la vida política, económica, social y cultural de las poblaciones centroamericanas mismas (ver Liano). En contraposición a numerosos estudios realizados en el campo literario que han definido Centroamérica como región o zona cultural-literaria valiéndose de factores extraliterarios y coordenadas culturales o territoriales excluyentes, se plantea la necesidad de abocarse a estudios que, considerando estos elementos, evidencien las interrelaciones en la constitución de las diversas prácticas literarias de la región, privilegiando por ende investigaciones que se dediquen a estudiar los elementos y procesos de pertenencia y coherencia regional, es decir, de unidad en la diversidad en el campo literario mismo (las condiciones de producción, los textos, la recepción, la divulgación y la función de la literatura).17

  • 18 Los tres tomos publicados son Werner Mackenbach, Intersecciones, cit.; Valeria Grinberg Pla y Ricar (...)
  • 19 Entre las pautas metodológicas del programa de investigación se encuentra también la propuesta de e (...)

14Hasta el momento se han publicado tres tomos de este programa que consistirá de seis tomos en total18, que intentan cumplir con estas premisas y retos19.

Isla, archipiélago, meta-archipiélago

  • 20 Ver por ejemplo, Ottmar Ette, Caribbean[s], op. cit., esp. p. 7-8; Ottmar Ette, Del macrocosmos al (...)
  • 21 Ver detalladamente Werner Mackenbach, “El nuevo”, op. cit., p. 69-70.

15Este proyecto ha recibido importantes impulsos y al mismo tiempo ha tenido sus repercusiones en el campo de los TransArea Studies, particularmente propuestos e incentivados por los trabajos del romanista alemán Ottmar Ette20. Así se ubica en un proceso de cambio más general en los estudios literarios y culturales y las ciencias sociales que se mueve desde los estudios regionales en su sentido tradicional hacia un nuevo enfoque. Estos estudios se caracterizan por sus intentos de desarrollar la concepción transareal que permita investigar los entrecruzamientos culturales entre Centroamérica, el Caribe y otras regiones del mundo; y correspondiendo a la naturaleza de este objeto de estudio, constituir comunidades transareales –al mismo tiempo transnacionales, transatlánticas y transpacíficas– de investigación y del saber, que se basen en estas nuevas premisas epistemológicas y en nuevas formas de organización del trabajo científico21.

  • 22 Ver Ottmar Ette, Literatura en movimiento. Espacio y dinámica de una escritura transgresora de fron (...)

16Cabe recalcar que estos aportes teórico-conceptuales acerca de las culturas y literaturas de América Central y el Caribe ya no son imposiciones europeas o norteamericanas como ha sido tradicionalmente el caso de los ensayos que han visto en este espacio un lugar privilegiado y experimental para el desarrollo de teorías sobre el futuro de la humanidad (desde el mito de El Dorado hasta los movimientos revolucionarios del siglo XX). América Latina y muy en especial el Gran Caribe se han transformado en espacios discursivos muy prolíficos de generación de teorías que ya no sirven solamente como material para construcciones y proyecciones europeas de teoría (poscoloniales), sino que nutren y fomentan una producción teórica autónoma que tiene dimensiones continentales y transcontinentales. Las obras del cubano Antonio Benítez Rojo y del martiniqueño Édouard Glissant, entre otras, pueden ser entendidas como paradigmáticas de esta situación. Al mismo tiempo, este debate ha recibido importantes impulsos e insumos desde el contexto europeo en las humanidades y las ciencias sociales, que contribuyen a la generación y persistencia de la circulación de saberes. Sea dicho de paso, que el lugar privilegiado –una especie de caja de resonancia– de esta producción teórica en el Gran Caribe han sido y siguen siendo las literaturas caribeñas y centroamericanas y más en general las representaciones artístico-simbólicas. Sin lugar a duda, el Caribe pertenece a los espacios literariamente/artísticamente más productivos en el mundo22.

  • 23 Ver Antonio Benítez Rojo, La isla que se repite. El Caribe y la perspectiva posmoderna, Hanover, Ed (...)
  • 24 Antonio Benítez Rojo, La isla, op. cit., p. 26.
  • 25 Édouard Glissant, Poétique de la Relation, Paris, Éditions Gallimard, 1990, p. 158.
  • 26 Ver Édouard Glissant, Traité du tout-monde, París, Gallimard, 1997, p. 194.

17Antonio Benítez Rojo y Édouard Glissant han propuesto pensar y analizar la historia, las culturas y las literaturas del Caribe/de los Caribes –haciendo referencia a la teoría del Caos en la física contemporánea– en términos de una “isla que se repite” (así el título del libro fundacional de Benítez Rojo), del fluir constante23, de una “cultura de meta-archipiélago”24, de “identité-relation”25 –de ahí la necesidad de un pensamiento “archipiélico”26 y una “poética de la relation” (así el título de uno de los libros fundacionales de Glissant).

18En “El caos-mundo: por una estética de la Relación”, Édouard Glissant ve como vocación de la literatura actual una desmesura de la desmesura:

  • 27 Édouard Glissant, Introducción a una poética de lo diverso, trad. Luis Cayo Pérez Bueno, Barcelona, (...)

Desmesura no porque resulte anárquica, sino porque carece de la pretensión de profundidad, la pretensión de la universalidad, aspira únicamente a la diversidad. [...] Esta desmesura es la apertura total, que no es sino el todo-mundo. La literatura ha seguido esa senda. Y resulta completamente evidente que las literaturas francófonas se sitúan ahí, en la desmesura de la desmesura, literaturas que no aspiran a la negación que comporta el barroco, ni a la profundidad del clasicismo, porque experimentan la diversidad y la desmesura del todo-mundo. Si fuera un erudito, diría que he pasado de la medida de la medida a la desmesura de la medida, a la medida de la desmesura, a la desmesura de la desmesura y estaría formulando un quiasmo.27

  • 28 Yolanda Martínez San-Miguel, “Niyorícans y negropolitanos: racialización de los migrantes coloniale (...)

19Este juicio es válido para un sinnúmero de novelas, cuentos y poemas publicados desde finales del siglo XX en el Gran Caribe hispanófono, francófono y anglófono. Se ha también señalado cómo los movimientos migratorios en la otra dirección, es decir, de los sujetos coloniales que se incorporan a las sociedades metropolitanas en Estados Unidos y Europa, experimentan un proceso de racialización también en tiempos poscoloniales, que “complica aún más la conceptualización de identidades étnicas [...] al crear sujetos que son legalmente ciudadanos, pero que funcionan efectivamente como minorías étnicas marginadas y racializadas”28.

  • 29 Ver para la discusión de algunas de estas tendencias Werner Mackenbach, “De la identidad”, cit.

20Una nueva conceptualización teórica que abarque y comprenda estos procesos más recientes está todavía por desarrollar. Un entendimiento abarcador de estos procesos y producciones más recientes tendrá que tomar en cuenta los siguientes factores, entre otros: la diversidad y la riqueza de los discursos político-culturales y de las producciones artísticas-literarias; el abandono del concepto de Estado-nación y de la búsqueda de una identidad nacional; el abandono de la dicotomía entre centro y periferia; los entrecruzamientos y entretejidos transregionales y transareales; las formas de vida in-between; la existencia de múltiples y diversas formas de producción literaria –la literatura del exilio, ethnic literature, Cuban Americans, Nuyoricans, AmeRícans, dominicanyorks, Mexican Americans, Black Britons, négropolitains, literaturas “sin residencia fija”–; las escrituras en los idiomas de los países receptores (metropolitanos); entre otros aspectos29.

Límites, fronteras, transgresiones

21No hay que ignorar los peligros de este tipo de estudios transnacionales y transareales entre los que me parecen los más obvios los siguientes tres: 1) ignorar y subvalorar la existencia, perdurabilidad e importancia de los Estados-nación, 2) trabajar con un concepto idílico de relaciones transnacionales/transareales harmónicas, 3) hacer –otra vez– invisibles las microrregiones y localidades.

  • 30 Ver por ejemplo, Magda Zavala, “El impacto cultural de la recolonización en Centroamérica”, en Albi (...)

22Es obvio que el Estado-nación sigue siendo un factor determinante y en muchos casos regulador de la literatura y el campo literario: no solamente para la literatura como institución (el sistema de la educación literaria, los premios literarios, las editoriales, etc. siguen estando organizados a nivel y bajo el control del Estado-nación), sino también para la literatura como instancia de producción de sentido (esto vale para el papel de la literatura en la construcción de la nación como comunidad imaginada en el siglo XIX y XX en el sentido de Benedict Anderson; incluso, algunos estudiosos hablan de una nueva función de la literatura nacional –y local– como contrapropuesta a la globalización30). Hay que insistir en que las relaciones transnacionales/transareales –también en el campo literario– se caracterizan, al igual que las intranacionales, por condiciones de violencia, desigualdad, dominación, jerarquización, entre otras. “Debajo” del nivel nacional y transnacional –y entretejidas con ellos de manera múltiple– siguen persistiendo las iniciativas y actividades literarias locales. El reto de los estudios transnacionales y transareales es no disolver estas realidades sino tomarlas en cuenta tanto en sus trabajos “empíricos” como en sus construcciones teóricas.

23Sin embargo, refiriéndonos de nuevo al caso de las literaturas centroamericanas y caribeñas hay que reafirmar que su estudio y comprensión en sus múltiples dimensiones me parece imposible sin un enfoque que deje atrás y supere la tradición nacional/nacionalista. ¿Será posible, por ejemplo, entender la obra/formación discursiva Rubén Darío/modernismo en términos del Estado-nación nicaragüense? Me parece impensable. Más bien, hemos propuesto estudiar su obra “desde la perspectiva de sus múltiples desplazamientos” y analizar

  • 31 Jeffrey Browitt y Werner Mackenbach (eds.), Rubén Darío: cosmopolita arraigado, Managua, Instituto (...)

las correspondencias e interdependencias entre los continuos movimientos topográficos –característicos de la actividad del emergente intelectual modernista– motivados por las exigencias del naciente campo literario semiautónomo hispanoamericano y los movimientos hermenéuticos – constitutivos de un movimiento literario y cultural que se constituye como movimiento–: el modernismo, como espacio dinámico y móvil, medio y mediador de las más diversas tradiciones culturales.31

24¿Es pensable una comprensión del texto emblemático Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia en términos del Estado-nación guatemalteco? Me parece que cualquier estudio que, por ejemplo, no tomara en cuenta y analizara las complejas condiciones de producción del texto (en cooperación con la intelectual venezolano-francesa Elizabeth Burgos, entre otras personas e instancias) y sus repercusiones en las enunciaciones del texto, la agitada historia de recepción del texto a nivel internacional y por las academias del Norte, así como su repercusión contradictoria en las comunidades étnicas de Guatemala, no entendería este texto en su totalidad. ¿Será factible un estudio de las obras de los autores centroamericanos Horacio Castellanos Moya y Rodrigo Rey Rosa en términos de literatura nacional (salvadoreña y guatemalteca) sin analizarlas a base de sus múltiples movimientos, desplazamientos y desterritorializaciones topográficos y hermenéuticos, así como las influencias múltiples de autores europeos y norteamericanos en sus obras? Me parece imposible, al igual que para un innumerable grupo de autores centroamericanos. ¿Es imaginable un estudio del fenómeno literario Gioconda Belli sin investigar su presencia en el mercado internacional del libro (con ediciones en Estados Unidos y Alemania que exceden múltiplemente los tirajes de las ediciones en su país natalicio Nicaragua), con todas las repercusiones en su enunciación literaria misma? Es obvio, que no solamente la obra de esta autora remite a la necesidad de estudios de sociología literaria del mundo editorial en las condiciones actuales, que van mucho más allá del espacio nacional y al mismo tiempo repercuten de manera determinante en éste.

25Todo eso vale de una manera aún más pronunciada para las literaturas caribeñas que se destacan por su plurilingüismo, como escriben Patrick Chamoiseau y Raphaël Confiant en Lettres créoles. Tracées antillaises et continentales de la littérature. Haïti, Guadeloupe, Martinique, Guyane 1635-1975:

  • 32 Patrick Chamoiseau et Raphaël Confiant, Lettres créoles. Tracées antillaises et continentales de la (...)

Ici, aux Antilles, littérature s’est posée en îles dites françaises avec des vols d’oiseaux. Nous l’avons vu en îéprendragu0, des">lede cintreprodécipation">oloniale (.32a>

24<6span>¿Sía espensable. n aculisis siyna comprensión del a necelas,/span>MeThe ba f wde,roufrsif enl espactoriaominicanyoo-tados-idadse? Jutec Da ezin un enofundidcontriolento lidlas relaidades siniales quliteüísticas-lidlas remunidades transargratorios-lidlaminicanyoos/ribeñasoen los idtados Unidos y Als mástiples detrecruzamientos y lítico-c cuenurales y defienliar entre losisla qula ri“tropólita. Esspan>Es ovale deual qnte para la lira de esrtiysCostnsn acion en eladelale, ue se dehaaracterizan, por ens construtes coyúltiples movimientos, ntre los condo ey culturaledel Caribe/d, Áfca, elropa, Eurados Unidos y,anto en sus trndiciones de producción d/ear ón como co sus trpresentaciones arterarias loyu repepción d¿Hlan de la literatura y bano en términos decionales y –n unmar en cuenta los obras deascendental h de autores eumo coJée Leza quLagioyuSe d (cSarduypero qumbién en estuctoria me pn contiiald de la acdis pran la divudencia fla digratoón y de exilio, motparece immpletamente evposible, alsio se afepto teorinantrn un prreccionesmo en ética y expeuso,nes arlítico-cuencógicas y/span>

24AnHafequ coa lonera detejemplo, que vapoda eser enplia ys por laa con dglitea de e ros a mogunos estos deansnacionales y transareales ese en lfrtan la estudios literarios y su enulisis sil fenómeno literario Gi sus trmensiones medeexto, laternaxto y a ntexto e/span>

13 TraitArea Studies, em> Pa plantea lamplb estos dEn rerminos deórico-cotodológicasoestá tcontrrnterys pon la insqueda de unsponutas rean concejuo lidlapgulantay produemático f,ntre losiy e se decuentra tlas coguientes t: ¿Que laciones en stencintre loansnacionalesad enfoques q,radiciones cutru tces medeeteratura nacional (? ¿Cstituye (.36a>

div>
div>