Navigation – Plan du site
Croisements et influences : penseurs, hommes politiques et personnalités

Haití en la época de Jean-Bertrand Aristide

Zadalinda González Reynero
p. 145-153

Résumés

La dernière dictature à Haïti a été dévastatrice, le résultat c’est une situation de misère autant intellectuelle que matérielle inacceptable pour notre temps. Alors qu’Haïti se trouvait submergé dans des affrontements entre différentes factions pour prendre le pouvoir, un homme émerge comme l’espoir attendu : Jean-Bertrand Aristide, religieux salésien, bien aimé et protégé par le peuple. Il est devenu président aux élections démocratiques de 1991. Cependant dans la même année un Putsch l’oblige à quitter le pays. Il est revenu en 2004 pour un deuxième mandat présidentiel. Néanmoins il a été encore forcé de démissionner car une crise interne et des vagues de violences ont eu lieu. L’arrivée de la MINUSTAH montre qu’Haïti n’a jamais réussi à suivre sa propre politique. Même avec l’aide internationale l’île continue à être le pays le plus pauvre du continent.

Haut de page

Texte intégral

Prólogo

1Esta presentación es una narración de uno de los personajes más interesantes y controvertidos en la vida del Haití independiente, Jean-Bertrand Aristide. Elegido constitucionalmente en 1991 gobernó durante 8 meses; restituido en 1993 y 2001 después de haber sido depuesto en dos ocasiones. ¿Por qué se recuerda a Jean Bertrand Aristide con una especie de «adoración»? ¿Por qué se le recuerda como a un ser «sagrado»? Indudablemente sigue teniendo un gran número de seguidores. Estas preguntas me llevaron durante los años que permanecí en Haití a contactar a personas que lo conocían bien, incluyendo entre ellos gente del pueblo, seguidores, intelectuales, académicos, vuduistas, entre ellos al dirigente en ese momento más importante de esta creencia tan arraigada y profesada, así como amigos y colegas. Nuestra narración tiene como objeto elucidar algunas incógnitas para percibir más adecuadamente el fenómeno Jean Bertrand Aristide y su papel histórico.

2El presente documento es resultado de los conocimientos adquiridos de primera mano, así como de notas personales sobre Jean-Bertrand Aristide y Haití, durante mi desempeño como Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de México. Posterior a esos períodos se han consultado algunos documentos del Archivo Histórico Genaro Estrada de la Dirección General del Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores, no agrego notas de pie de página.

Introducción

3La última dictadura en Haití fue devastadora. Simplemente no digna, no acorde con los tiempos modernos. El nivel de pobreza intelectual y material en el cual vivían los haitianos, excluyendo a la élite, es imposible de entender. Con un PIB inferior al 40% de un país como Trinidad y Tobago, es una economía que mantiene el estatus quo político.

4A raíz de la dictadura, los intelectuales y sus familias al ser perseguidos, se vieron en la obligación de abandonar el país, exacerbando con ello la pobreza intelectual y material de Haití. Desde el exterior continuaron con la lucha para que su país algún día alcanzara la democracia, saliera de la pobreza, la violencia y que los derechos humanos fueran respetados.

5Aristide fue el prototipo del hombre de acción haitiano: era pobre, religioso, militante, deseoso de cambiar la situación y sobre todo extremadamente inteligente, además de querido por los de «abajo». Es sumamente complicado hablar de él por ser multifacético, se le admira y se le quiere pero paralelamente se le teme y odia. Para entender este fenómeno es necesario conocer profundamente al personaje; es por ello que a continuación hacemos un breve recuento de su historia de vida.

6Nacido en el seno de una familia de humildes campesinos, a los cinco años comenzó a asistir a una escuela dirigida por la Orden de los Salesianos, donde mostró poseer una gran inteligencia y se destacó en el estudio de la lengua francesa y la Biblia. En 1966 fue enviado al seminario que poseía la orden de San Francisco en Cabo Haitiano, donde comenzó a prepararse para el sacerdocio. En 1975 comenzó a trabajar con los miembros de la corriente eclesiástica conocida como Ti legliz – iglesia de los de abajo –, quienes simpatizaban con la Teología de la Liberación y trabajaban a favor de los pobres.

7Posteriormente Aristide fue nombrado, a finales de la década de los setenta, responsable de la programación de Radio Cacique, emisora de la Iglesia Católica, desde la que promovía protestas contra el brutal régimen de Jean-Claude Duvalier y pedía la aplicación de cambios políticos en Haití. Dicho comportamiento le valió numerosos enfrentamientos con sus superiores, y fue enviado a Israel en 1979 con la excusa de la necesidad de completar su formación religiosa. En Tierra Santa estudió teología bíblica, y posteriormente se desplazó a Londres y Montreal para realizar estudios de maestría en teología.

8Hacia 1982 regresó a Haití para ser ordenado como sacerdote. Su vuelta definitiva se produjo en 1985 para dirigir la parroquia de Juan Bosco, situada en uno de los barrios más empobrecidos de Puerto Príncipe; paralelamente, el ya sacerdote, se desempeñó como Director Adjunto del Colegio Nacional de Artes y Oficios. Aristide comenzó a organizar una serie de movimientos de protesta contra los Duvalier, en Puerto Príncipe y otros lugares del país, en los que se criticaban los abusos contra los derechos humanos y se defendían los derechos de los pobres. En 1986, Aristide sufrió un atentado, saliendo ileso, lo que lo consolidó ante la población haitiana como el personaje más destacado de la oposición.

9Con el fin de acoger a los numerosos huérfanos que vivían en las calles de Puerto Príncipe, fundó el orfanato La Fanni Selari, las jerarquías eclesiásticas y militares aumentaron la presión al popular sacerdote, intentando trasladarlo a una pequeña parroquia en el campo, acción que fue frenada por sus seguidores ocupando la catedral de Puerto Príncipe y se declararon en huelga de hambre. Posteriormente, cuando se encontraba celebrando un mítin, se produjo un ataque de los Tontón Macute, la temible policía de Haití. Los salesianos le acusaron de incitar a la violencia expulsándole de la orden a finales de 1988.

Su paso por la presidencia de Haití. El primer ensayo

10Después de varios intentos por realizar elecciones libres y democráticas, Haití había logrado librarse definitivamente del dictador Jean-Claude Duvalier, mejor conocido como Baby Doc, en 1986. Se dio entonces la vuelta a los gobiernos militares, surgidos de golpes de Estado, todos apoyados por los conservadores de Washington. Igualmente se dio el intento de gobierno civil, en la persona de Jean-François Manigat, surgido de elecciones fraudulentas. Ante este escenario, a inicios del decenio de los años 90 el pueblo haitiano regresó a las calles logrando que el último militar en el gobierno, el general Prosper Avril, saliera huyendo en un avión militar estadounidense a su residencia en Boca Ratón, Florida.

11Se logró en aquel momento un acuerdo entre todas las fuerzas políticas democráticas, para comenzar a remover las estructuras del enquistado duvalierismo en todos los órdenes del gobierno. Lo primero fue que la presidencia provisional la ejerciera «un juez» de la Corte de Casación, tal como lo establece la Constitución, y no el presidente de dicho órgano de poder estatal. Más importante aún, fue que el gobierno tendría el mandato central de organizar las primeras elecciones libres y democráticas.

  • 1 Al principio llamada Guardia Nacional, creada por los Estados Unidos al término de su larga presenc (...)

12El acuerdo se cumplió escrupulosamente y se designó a la juez Ertha Pascal Troullot para encabezar el ejecutivo de manera provisional. Al interior de las Fuerzas Armadas1, asumió la comandancia el general Herrad Abraham, un hombre modesto y sin una enorme fortuna. Tanto la juez Trouillot, como el nuevo comandante se comprometieron ante la nación a llevar a buen término la transición democrática.

13En la ruta para cumplir con su compromiso central, la realización de elecciones, se procedió a nombrar un consejo electoral provisional, integrado por intelectuales de talla, como Jean Casimir y Jean Robert Zabalet. Se estableció como fecha para la realización de los comicios el 16 de diciembre de 1989 para la primera vuelta quedando para inicios de 1990 la segunda. Se elegiría también a todos los miembros del Senado y de la Cámara de Diputados, así como alcaldes y autoridades comunales.

14Cuando un conocido duvalierista decidió presentarse a las elecciones, las fuerzas de oposición decidieron presentar una lista única bajo el nombre de Frente Nacional para el Cambio y la Democracia (FNCD). En términos generales, los grupos conservadores y la derecha, apoyaban a Marc Louis Bazin, ex funcionario del Banco Mundial, y la izquierda, comenzó la búsqueda de un candidato que animara a la ciudadanía a participar en el proceso. Finalmente, el sacerdote salesiano Jean Bertrand Aristide se presentaba como la opción más valida, por lo cual el FNCD decidió ofrecerle la candidatura presidencial.

15En un principio Aristide se resistió al ofrecimiento, sin embargo cuando decidió participar como candidato presidencial, la población acudió masivamente a inscribirse en el padrón electoral para recibir su carta electoral. El padrón electoral alcanzó al 90% del electorado potencial. Era impresionante ver a los habitantes más desfavorecidos, haciendo cola en las oficinas del consejo electoral, para donar unos centavos y garantizar que los comicios se llevaran a cabo. Podemos afirmar que estábamos ante los albores de una ciudadanía haitiana.

16Por otro lado era publico y notorio que la élite haitiana favorecía ampliamente al candidato Bazin. Las élites económicas y políticas haitianas tenían pavor a Aristide, considerándole comunista, loco y hasta satánico. Descalificaciones y rumores comenzaron a surgir por doquier; se decía que Arisitide, por ejemplo, dominaba el poder de estar en diferentes lugares al mismo tiempo.

17La campaña del candidato del FNCD se llevó a cabo con recursos muy limitados, pero la sola presencia de Aristide convocaba a manifestaciones impresionantes. Durante dichas manifestaciones el futuro presidente electo basaba sus discursos en la dignidad prometiendo a la población pasar de la miseria a la pobreza. El discurso de su oponente, Bazin, era muy diferente.

18Para los observadores internacionales e imparciales del proceso, como México, pronto se hizo evidente que Aristide ganaría las elecciones en la primera vuelta, posibilidad negada por otros países que veían a Bazin como garante de sus intereses. Tras su elección en primera vuelta, con un 70% de votos, fue reconocido por la ONU, la OEA y la Misión del Centro Carter para la Democracia. Sin embargo, hay que resaltar que el mismo día de su victoria, una misión encabezada por el propio ex presidente Carter, tuvo la osadía de pedirle que renunciara a su triunfo y permitiera que Bazin, ocupara la presidencia, acción premonitoria de lo que después ocurriría.

19Aristide no era viable para el sistema económico regional – era visto como un peligro –. Asimismo, Haití durante esa época fue objeto de un doble comportamiento por parte de la comunidad internacional y de las instituciones económicas como el Banco Interamericano de desarrollo y el FMI. Una estrategia «del garrote y la zanahoria» fue puesta en marcha; por un lado Aristide recibió a cuenta gotas ayuda y buena fe, por otro lado también recibió oposición y no financiamiento.

20Al tomar posesión como presidente, Aristide nombró a uno de sus más fervientes seguidores, René Préval, primer ministro. Cabe recordar que si bien Aristide obtuvo una cantidad de votos innegable, no ocurrió lo mismo en el legislativo, donde sus enemigos tenían una clara mayoría y harían todo para hacerlo fracasar. Cotidianamente se hablaba de la posibilidad de un golpe de Estado y de la entrada de armas provenientes del exterior. Asimismo se auguraba que el mandatario no duraría en su cargo, el sector privado no estaba dispuesto a incrementar sus inversiones, lo que contribuyó a la desestabilización del ambiente político y social. La mayoría de los países latinoamericanos hicieron aportaciones relevantes para apoyar al gobierno en proyectos de desarrollo, pero esto no bastaba para incentivar la actividad económica.

21Durante su corto mandato – seis meses – Aristide junto con Préval, emprendieron una serie de reformas con el fin de establecer la igualdad y la justicia en el país; se inició una agresiva campaña de alfabetización; se logró arrebatar el poder a los jefes de sección de la policía; se persigue a todo aquel que viola los derechos humanos, y con la colaboración de los Estados Unidos, hay que reconocerlo, se incrementó la lucha contra el narcotráfico. La oposición presentó una moción de censura al primer mandatario, pero las multitudinarias manifestaciones de sus partidarios obligaron a retirarla.

El Golpe de Estado premeditado

22Cabe recordar que, el 6 de enero de 1990, antes de la toma de posesión, se produjo un intento de golpe de Estado encabezado por un Jefe Tontón Macute, Roger Lafontant, quien mediante la violencia tomó el Palacio Nacional y obligó a renunciar a la presidenta provisional. Ante este hecho la población salió multitudinariamente a las calles de manera muy violenta, lo que llevó al ejército a detener a Lafontant. El primer ministro, General Abraham, solicitó su retiro. Por su parte Aristide nombró a Raoul Cedras, quien había tenido a cargo la seguridad de las elecciones, personaje que era señalado como el más prominente miembro de la primera generación de Macoutes, y había actuado como edecán de la esposa de Jean-Claude Duvalier.

23La violencia se prolongó por dos días, en los que no solamente se produjeron «dechocages» de residencias de connotados duvalieristas, sino también el saqueo de la Nunciatura Apostólica, matando al personal a machetazos, vejando al Nuncio Apostólico – Representante del Papa –, quien herido fue rescatado por un vecino.

24En septiembre de 1990, Aristide viajó a Nueva York, para participar en el debate de la Asamblea General de las Naciones Unidas, siendo su discurso poco entendido, basado en «Diez Mandamientos Democráticos», ideas vinculadas a su visión de lo que Haití debería ser: un país con justicia social y económica.

25A su regreso a la isla todo estaba preparado para el golpe de Estado en su contra. Los servicios de seguridad lo impidieron y Aristide acompañado del general Cedras, se trasladó a Cité Soleil, el barrio más miserable de Puerto Príncipe, desde donde arengó a los pobladores, alertándolos de la posibilidad del golpe de Estado. Cedras, lo negó.

26El anunciado golpe de Estado se produjo el 30 de septiembre de 1991, dirigido por el propio general Cedras, apoyado por la cúpula militar y los miembros de la élite haitiana, quienes consideraban intolerables las reformas emprendidas. Aristide fue salvado de ser asesinado, por el Embajador de Francia, este último en lugar de llevarlo a su residencia, lo regresó a Palacio Nacional – se dice que por indicaciones del Embajador de Estados Unidos –, donde fue detenido. Al día siguiente salió con rumbo a Venezuela, iniciando tres años de exilio.

27La OEA condenó el golpe y decretó un embargo sobre Haití. La comunidad internacional llevó el caso ante las Naciones Unidas, aprobando en junio de 1993 una resolución en la que se conminaba a restaurar la democracia en el país. El gobierno de Estados Unidos llegó en el verano de 1993 a un acuerdo con el general Cedras para que dimitiese como Jefe de las Fuerzas Armadas, y permitiese en octubre del mismo año el regreso de Aristide, que se llevó a cabo en octubre de 1994. Cedras y sus colaboradores se exiliaron en Panamá.

28Aristide pudo regresar el 15 de octubre de 1994. Recibido triunfalmente por su pueblo, sus primeras palabras fueron «No a la violencia, no a la venganza y sí a la reconciliación». Inmediatamente jubiló a todos los militares de grado superior y reorganizó el ejército. El Fondo Monetario Internacional, le aconsejó el inicio de una política de privatizaciones. Convocó a elecciones presidenciales para diciembre de 1995, a las que no podía volver a presentarse ya que la Constitución prohibía un segundo mandato. Aristide impulsó a su amigo René Préval, y creó lo que hoy es el partido político más importante de Haití, Fanmi Lavalas, resultando electo, la sucesión presidencial tuvo lugar el 7 de febrero de 1996.

El paréntesis de René Préval

29Aristide no se alejó de Haití, y René Préval gobernó bajo su sombra. Para todos era evidente que continuaba dirigiendo el país. Estados Unidos continuaba viendo a ambos personajes como hombres de izquierda, por lo cual el sonado apoyo se reducía a buenas intenciones. De esa manera René Préval, al igual que Aristide, también gobernó con muy pocos recursos financieros del exterior.

30Diez años después, Aristide volvió a presentarse a los comicios celebrados en noviembre de 2000, siendo el único candidato por el boicoteo de los grupos de oposición. El polémico regreso de Aristide al poder produjo el retiro del apoyo de la comunidad internacional, acusando a su partido Fanmi Lavalas de prácticas dictatoriales. La economía del país estaba prácticamente paralizada. Estados Unidos y la Unión Europea habían suspendido la ayuda económica a la isla y exigieron una revisión de los comicios. La situación en el país era cada vez más crítica, ya que el pueblo continuaba viviendo en una pobreza impensable, la represión y la violencia se habían instalado nuevamente.

31El 17 de diciembre de 2001, el Palacio Nacional fue tomado por un grupo de policías armados pero, en pocas horas, fue retomado por las tropas gubernamentales. Por segunda vez en su carrera política, Aristide sufría, aunque frustrado, un golpe de Estado. El acoso sobre el presidente se intensificó en los meses siguientes y las protestas alcanzaron un tono aún mayor en septiembre de 2003, tras la aparición del cadáver del opositor Amiot Metayer.

Regreso y ocaso de Aristide. El segundo ensayo

32El 1 de enero de 2004, las celebraciones del Bicentenario de la Independencia Nacional estuvieron plagadas de incidentes violentos y miles de personas pidieron en las calles la renuncia de Aristide. El presidente no había cumplido sus promesas, por el contrario, ejercía un régimen dictatorial, caracterizado por la represión. La ayuda internacional continuaba bloqueada y a los Estados Unidos llegaba nuevamente un presidente republicano lo que no auguraba el mejoramiento de las relaciones entre el coloso del norte y la isla caribeña. Para empeorar el escenario los recursos financieros aprobados por el BID y la Unión Europea, fueron condicionados debido a un acuerdo con la oposición. De esta manera para inicios de 2004 el panorama era desolador.

33Las manifestaciones antigubernamentales se sucedieron y la capital fue escenario de graves enfrentamientos, contándose los cadáveres por decenas. La oposición se negó a comprometerse para llegar a un acuerdo, al tiempo que la coalición antigubernamental reclamaba la lucha pacífica para resolver la crisis, traduciéndose en una imagen de «Guerra Civil». Con el caos instalado en el país, y la retirada expresa del apoyo estadounidense, el último día de febrero, Aristide renunció al cargo y abandonó Haití, rumbo a Sudáfrica.

34Posteriormente, ya con Aristide fuera del país, los Estados Unidos solicitaron al Consejo de Seguridad de la ONU, la creación de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), fuerza que permanece hasta hoy en día en el país.

35Haití, es un país que no ha logrado establecer políticas propias y ha sido moldeado por fuerzas externas, además de sufrir continuamente los embates de la naturaleza.

Mwen remesyew
Denske u envite mwen
Pou enwen patisipe nan konferans enpotant sa.
Yon meci espesyal a dokte Adalberto Enrique Santana Hernandez
ak dokte Margarita Vargas ansann ak tout ekip sa.
Mesi anpil.

Haut de page

Notes

1 Al principio llamada Guardia Nacional, creada por los Estados Unidos al término de su larga presencia/ocupación en Haití entre 1915 y 1934.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Zadalinda González Reynero, « Haití en la época de Jean-Bertrand Aristide », Cahiers d’études romanes, 32 | 2016, 145-153.

Référence électronique

Zadalinda González Reynero, « Haití en la época de Jean-Bertrand Aristide », Cahiers d’études romanes [En ligne], 32 | 2016, mis en ligne le 10 avril 2017, consulté le 18 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/etudesromanes/5186 ; DOI : 10.4000/etudesromanes.5186

Haut de page

Auteur

Zadalinda González Reynero

Ambassadrice du Mexique

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cahiers d'études romanes est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Centre aixois d’études romanes
  • Logo Aix-Marseille Université
  • OpenEdition Journals