Navigation – Plan du site
Croisements et influences : penseurs, hommes politiques et personnalités

James Goldsmith
Intelectual y empresario franco-inglés en México

Carlos Tello Díaz
p. 155-166

Résumés

Au milieu des années 1980, James Goldsmith a établi sa résidence au Mexique, dans la côte du Jalisco. Goldsmith était anglais par son éducation et français de par sa naissance et son tempérament. A son arrivée au Mexique, Goldsmith était déjà l’un des entrepreneurs les plus prospères et puissants du monde, mais il était aussi un homme d’idées, un intellectuel. Il avait des investissements importants dans le deuxième groupe éditorial français, Les Presses de la Cité. Depuis un certain temps il s’intéressait aux medias. En France, il était le propriétaire de l’heddomadaire L’Express, dans lequel il avait invité à collaborer des écrivains de la taille de Raymond Aron et Jean-François Revel. Goldsmith a embrassé la cause de l’écologie au Mexique. Son frère aîné, Edward Goldsmith, était le directeur de la revue The Ecologist, l’une des plus prestigieuses au monde, et son meilleur ami, John Aspinall, fondateur du zoo de Howletts, était l’un des écologistes les plus connus dans le Royaume Uni. Tous deux étaient, en plus, très proches du Parti Vert de l’Angleterre. Goldsmith lui-même avait reçu en 1976 (« en raison des services rendus aux exportations et à l’écologie ») le titre de Chevalier. Mais sa conversion a eu lieu plus tard, au début des années 1990. Sir James créa durant cette période la Goldsmith Charitable Foundation, dont l’un des objectifs était de soutenir les projets pour conserver l’environnement en Europe et en Amérique. Plus tard, il publia un livre dans lequel il élabora une critique minitieuse de l’économie capitaliste, à cause de ses effets desastreux sur la société et l’écologie.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Geoffrey Wansell, Tycoon: The Life of James Goldsmith, London, Grafton Books, 1987, p. 55.
  • 2 Ibidem, p. 11.

1El empresario e intelectual franco-inglés James Goldsmith llegó por primera vez a México en 1973 para celebrar sus cuarenta años en Acapulco. Vivía en Londres, dedicado a sus negocios en la industria de alimentos, al frente del grupo Cavenham Foods. Tenía la costumbre de pasar los inviernos lejos del frío de su país, a veces en el Caribe, otras en el norte de África. Aquella vez recorrió Brasil y Venezuela, antes de llegar a México. Era la primera vez que viajaba al país en el que habría de pasar el final de su vida. Goldsmith era inglés por educación y francés por nacimiento y temperamento. Inglés por su padre, Frank Goldsmith, gerente de una cadena de hoteles de lujo en Francia, Hôtels Réunis, y francés por su madre, Marcelle Mouiller, muy distinta, más joven, hija de campesinos de la región del Auvergne. Los Goldsmith tenían una vida de nómadas, rodeada de lujos, a pesar de no ser ricos. Jimmy pasó su niñez en algunos de los hoteles más fastuosos de París, Cannes y Monte Carlo. Durante la guerra, su padre, que era judío, huyó de Francia hacia Inglaterra, donde le ofrecieron dirigir el Hotel Royal Victoria de Nassau, en las Bahamas. Ahí pasó la guerra con su familia. En 1946, Jimmy ingresó al colegio de Eton, el más elegante de Inglaterra, pero lo dejó tres años después, luego de ganar miles de libras esterlinas en una apuesta en las carreras de caballos de Lewes. Su apuesta de 10 libras fue convertida en una ganancia de más de 8 mil libras. Una fortuna. Al día siguiente abandonó Eton. «Un hombre con mis medios», dijo, «no debía permanecer más tiempo en el colegio»1. Empezó así, a los dieciséis años, una carrera de empresario y financiero que lo habría de llevar a ser «uno de los hombres más ricos y más influyentes del mundo», como lo llamó el Wall Street Journal.2

  • 3 Ivan Fallon, Billionaire: The Life and Times of Sir James Goldsmith, London, Arrow Books, 1992, p (...)

2Jimmy vivió aquí y allá, acumuló deudas, perdió la mitad de las 8 mil libras una noche de juego con amigos de Oxford, hasta que su padre lo envió al ejército, a trabajar a un regimiento de artillería en el norte de Gales. Tenía veinte años cuando dejó el ejército para regresar a Francia, donde dirigió el negocio de farmacéuticos de su hermano Teddy: Laboratoires Cassene. En un puñado de años hizo una fortuna con aquel negocio, que le llegó a dar una utilidad de millones de francos al año. Una de las historias de éxito más comentadas en Francia. En el verano de 1957, sin embargo, comenzó a tener problemas. La empresa no perdía: ganaba mucho. Pero al crecer tan rápido había tenido que gastar más de lo que percibía, hasta que llegó un momento en el que simplemente no pudo ya pagar sus deudas. Jimmy Goldsmith perdió todo su cabello en unas semanas, a causa de los furúnculos que le provocó la tensión. Su empresa iba a ser declarada en quiebra el 10 de julio de 1957. No había ya nada que hacer, estaba acabado, pero aquel día, al abrir los diarios, leyó con estupor que una huelga de bancos había sido declarada en Francia. La huelga habría de durar varias semanas, el tiempo suficiente para salvar su negocio de la quiebra, pues le permitió encontrar un cliente interesado en su empresa, al que le vendió todo para poder así pagar sus deudas. La huelga fue, diría más tarde, «el golpe de suerte más sorprendente e inesperado que tuve jamás a lo largo de mi carrera»3.

  • 4 Wansell, op. cit., p. 171.

3Goldsmith era ya uno de los empresarios más exitosos del Reino Unido al llegar a Acapulco. Pero en aquel viaje, sorpresivamente, tomó la decisión de comenzar a vender sus empresas en Inglaterra. Presintió la recesión que todavía nadie veía llegar en el país. Así, todas las mañanas, mientras contemplaba la bahía, Jimmy hablaba por teléfono hasta sus oficinas en Londres para dar instrucciones de poner a la venta las empresas reunidas en Cavenham Foods. Había tomado la decisión de probar su fortuna al otro lado del Atlántico. Uno de sus biógrafos llamaría ese movimiento «la estrategia de Acapulco»4. La debacle de la economía de su país, que ocurrió poco después, en medio de la crisis del petróleo, reforzó su intención de mover su centro de negocios a Norteamérica. A fines de 1973 adquirió por 62 millones de dólares el control de la cadena de supermercados Grand Union, legendaria en Estados Unidos. Pero lo que precipitó la venta de todo para salir de su país fue otra cosa, que tuvo su origen también en Acapulco. Tenía que ver con Lord Lucan.

  • 5 Ibidem, p. 200.

4John Bingham, el conde de Lucan, era compañero de juego de Jimmy Goldsmith en el Clermont Club. Habían pasado juntos varios días en Acapulco. A su regreso de ese viaje, sin embargo, Lucan cayó en una depresión por haber perdido la custodia de sus hijos, luego de su divorcio de su esposa Veronica. Jimmy lo ayudó con dinero, que él dijo que necesitaba para ofrecer a su mujer a cambio de la custodia de los niños, que adoraba. Ella parece que no aceptó. Lord Lucan era un hombre tranquilo y agradable, pero estaba enloquecido por esa pérdida. Entonces ocurrió la tragedia. La noche del 7 de noviembre de 1974 la esposa de Lucan apareció con el rostro lleno de sangre en un pub de Londres. Los clientes, horrorizados, escucharon sus palabras: «Está en la casa, los niños están en la casa, mató a la nana…»5. Luego cayó desmayada. Unos minutos antes había bajado al sótano de su casa para buscar a la nana de los niños cuando recibió varios golpes con un tubo en la cabeza. Más tarde diría a la policía que el hombre que la golpeó era su esposo. Lord Lucan había matado por error a la nana de los niños y había luego tratado de matar a la esposa, al descubrir su error. Esa noche desapareció sin dejar rastro en su automóvil, al que abandonó junto con el tubo en la costa de Inglaterra. Su cadáver jamás apareció. Lo que sucedió con él es un misterio hasta el día de hoy – uno de los más grandes misterios en la historia del crimen en el Reino Unido.

5Unos meses después de la tragedia, la revista del Sunday Times publicó una foto de una cena en Acapulco, en la que aparecía Annabel sonriendo junto a Lucan. Daban la impresión de que su relación era íntima. Más tarde, otra revista, Private Eye, retomó la historia para involucrar a Goldsmith, a quien hacía aparecer como el jefe del círculo de amigos de Lord Lucan. James Goldsmith acababa de aceptar la dirección de la empresa Slater Walker Securities, una de las más grandes del país, con la instrucción de salvarla de la quiebra con el apoyo del Banco de Inglaterra. Estaba por esa razón en la mira del público por vez primera en su carrera de empresario. Es el motivo por el que lo señaló Private Eye, que insinuó en el artículo que Jimmy había obstruido la investigación de la policía sobre el paradero de Lord Lucan. Goldsmith acusó de calumnia a la revista, con lo que detonó un pleito que duró casi dos años, al final de los cuales la publicación tuvo que pedir perdón. Pero la victoria fue muy desgastante. Jimmy acabó exhausto, tocado por el escándalo, lo que reforzó su determinación de no vivir ya más en ese país, como lo había decidido desde su viaje a Acapulco. El pleito con Private Eye a propósito de Lucan, al acabar de alejarlo de Inglaterra, al terminar de empujarlo hacia Estados Unidos, lo habría de llevar eventualmente hasta México.

  • 6 Libro de visitas de Casa Mi Ojo (Archivo de Gian Franco Brignone).

6James Goldsmith llegó por primera vez a Careyes en 1976 – en noviembre, según afirmó él en el libro de visitas de la casa que rentó: «Jimmy Goldsmith, Nov. 15-28, 19766». Su figura se volvió con el tiempo inconfundible: muy alta, el cuerpo ligeramente inclinado al andar, los ojos azules, la piel bronceada con algunas pecas, el pelo blanco, muy escaso, como si tuviera varios años más de los que en realidad tenía. Desde Careyes orquestó varios de los takeovers más célebres de la década de los ochenta.

  • 7 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 2 de noviembre de 2005.
  • 8 Sally Bedell Smith, « Billionaire with a Cause », Vanity Fair, mayo 1997.
  • 9 Fernando Ortega Pizarro, « Sir James Goldsmith ya está aquí : del jet set europeo a su paraíso de (...)

7«En la vida hay que ser bueno», solía bromear Sir James. «Cuando alguien te dice: ¡Cómprame! ¡Cómprame!, hay que comprarle. Y cuando te dice: ¡Véndeme! ¡Véndeme!, hay que venderle…»7. Así lo hizo. A lo largo de su carrera adquirió varias empresas que volvió luego conocidas en todo el mundo, como Carr y Bovril en Gran Bretaña, o como la cadena de supermercados Grand Union en Estados Unidos. Por los días que llegó a la costa vendió esta tienda de alimentos en más de un billón de dólares, muchas veces más de lo que había dado por ella hacía apenas un puñado de años, luego de transformar su carácter: «rediseñó los interiores y modificó las etiquetas para incluir más información para el consumidor, introdujo productos sin pesticidas, carne fresca…»8. Pero lo que lo volvió famoso, realmente famoso fue la serie de takeovers que realizó durante la década de los ochenta, desde Nueva York, donde vivía a partir de que vendió sus compañías en Europa. Su foco de atención eran las empresas que habían crecido demasiado, aquellas que él consideraba que debían de vender sus activos no productivos para concentrar su atención en el alma del negocio. Para ello hacía lo que los financieros llaman una oferta hostil: compraba en el mercado las acciones de la empresa, a la que amenazaba con desmembrar. Algunos le criticaban que su dinero proviniera de una actividad destructiva, más que constructiva. Pero Goldsmith respondía que sus objetivos no eran las buenas compañías, sino las malas empresas. «Yo nunca vi que una buena compañía sucumbiera a una oferta hostil», solía decir Sir James9.

  • 10 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 10 de junio de 2005.
  • 11 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 10 de junio de 2005.
  • 12 Raymond Aron, Mémoires, Paris, Julliard, 1983, p. 957.
  • 13 Annabel Goldsmith, Annabel: An Unconventional Life, London, Phoenix, New Ed., 2005, p. 280. « ¿El m (...)

8Los takeovers de Goldsmith dominaron el mundo de las finanzas por una década: Diamond International, Saint Regis Corporation, Crown Zellerbach, Goodyear Tire & Rubber Company… Algunos fueron legendarios, aunque no cristalizaran, como el de Goodyear. «Jimmy era muy supersticioso», recuerda un amigo. «Consideraba que eran de mala suerte las ligas y cuando empezó a comprar Goodyear, la gente le mandaba ligas por correo10». Tenía otras supersticiones más: tocaba madera, llevaba siempre una rana de piedra en el bolsillo. «A fin de año», comenta su amigo, «él siempre pedía lentejas crudas y llenaba un vaso con las lentejas. Un día me miró y me dijo: Nunca me imaginé que podría ganar tanto dinero en un año… Me quedé impactado11». Era, tal vez, el 31 de diciembre de 1986. Aquel otoño, Goldsmith había ganado 93 millones de dólares con la venta de su participación en Goodyear y 600 millones de francos con las utilidades de su empresa Générale Occidentale. Ese año, también, había invertido en el segundo grupo editorial francés, Les Presses de la Cité. Goldsmith estaba desde hacía tiempo interesado en los medios. En Francia era dueño del semanario L’Express, donde había invitado a colaborar a Raymond Aron y a Jean-François Revel. Fue Aron quien señaló, en sus memorias, una de las claves del éxito de Goldsmith. «Sir James, Jimmy como todo el mundo lo llama en L’Express, llama la intención en primer lugar por su inteligencia», escribió. «Los éxitos no se explican exclusivamente por la buena suerte. Si Sir James se ha convertido en un gran capitalista, es porque se propuso el objetivo de ganar mucho dinero y disponía para ello de un instrumento de primera calidad, su inteligencia»12. Era algo en lo que todos coincidían. Así también, por ejemplo, Henry Kissinger recordaría después que su madre consideraba a Jimmy, su gran amigo, «el hombre más encantador y más inteligente que conocía»13.

9A fines de 1986, Sir James Goldsmith tomó la decisión de comprar una propiedad en Careyes. Desde principios de los ochenta, James Goldsmith vivía dedicado a sus negocios en Nueva York, instalado primero en una suite del Hotel Carlyle, después en una town house en el Upper East. Salía con frecuencia del país no sólo porque le gustaba viajar – era un nómada – sino porque, por razones fiscales, no le convenía permanecer más de una tercera parte del año en Estados Unidos. México quedaba cerca. Careyes le fascinaba. Conocía a varios de los personajes que vivían ahí en la costa del Pacífico. Alexis de Gunzberg, por ejemplo, accionista por un tiempo en el desarrollo de Careyes, había sido su socio en Générale Occidentale.

10Goldsmith necesitaba pasar temporadas bastante largas fuera de Estados Unidos. Quería además estar los fines de año con dos de sus hijos, que vivían ambos en México. Pero había otra razón más que explica su decisión de echar raíces en el país, en Colima y Jalisco: su relación con Antenor Patiño. Sir James, en efecto, había estado casado con una de sus hijas. Hacía de eso ya más de treinta años, pero el recuerdo de su vínculo con él estaba todavía presente, pues permanecía ensombrecido por la tragedia.

  • 14 Noel Whitcomb, A particular Kind of Fool, London, Anthony Blond Book, 1990, p. 186.

11Antenor Patiño y María Cristina de Borbón tuvieron dos hijas, Cristina y María Isabel, a quienes quisieron casar con la nobleza de Europa. Cristina contrajo matrimonio en 1952 con un príncipe que no tenía dinero, Marc de Beauveau-Craon. María Isabel, por su lado, tenía dieciocho años cuando en 1953 conoció a Jimmy Goldsmith en la fiesta de cumpleaños que su padre le celebró en Londres. Su historia de amor habría de durar menos de un año, pero estuvo desde el principio cargada de acontecimientos. En septiembre, Jimmy anunció su intención de contraer matrimonio con ella, pero topó con los prejuicios de don Antenor. La anécdota es conocida: «Nosotros en nuestra familia no estamos acostumbrados a casarnos con judíos», le dijo Patiño, a lo que Goldsmith reviró: «Nosotros en la nuestra no estamos acostumbrados a casarnos con indios»14. La relación siguió su curso. En noviembre, María Isabel supo que estaba embarazada, pero su padre, ignorante del hecho, insistió en la separación: mandó a la hija con una chaperona hasta Marruecos y amenazó al pretendiente con la cárcel por tener relaciones con una menor de edad, lo cual era cierto de acuerdo con la ley en Francia. Pero Jimmy no tuvo miedo, al contrario, rentó un avión de hélice para volar hasta Marruecos, en busca de María Isabel. Aterrizó en Casablanca cuando su prometida estaba ya de regreso en París, pero por conducto de su secretaria logró establecer contacto con ella para concertar una cita en Londres. María Isabel salió al día siguiente de su casa vestida como si fuera a un cocktail: con el abrigo de piel de ocelote en el que habría de aparecer en todas las fotografías de su fuga con Jimmy. En Londres, ambos huyeron al único lugar donde era posible casar a los menores de edad sin el consentimiento de sus padres: Escocia. El matrimonio tuvo lugar al fin, milagrosamente, en Edimburgo. Los abogados de Patiño no lo pudieron evitar. Fue una fuga romántica y legendaria, cubierta por toda la prensa europea, que terminó en tragedia. Pues dos meses antes de dar a luz, en mayo de 1954, María Isabel, mientras dormía, sufrió una hemorragia cerebral masiva de la que murió sin recuperar el conocimiento unas horas después de dar a luz por cesárea a una bebita: Isabel Goldsmith Patiño.

12La relación de don Antenor con Jimmy no terminó con la muerte trágica de María Isabel. Hubo después un pleito por la custodia de la bebita, que los Patiño decidieron que no podía habitar con su padre – un joven de veintiún años que vivía solo, sin dinero – por lo que la retuvieron con ellos en su apartamento de París. El asunto llegó a los tribunales, donde Goldsmith acusó de secuestro a sus suegros, los Patiño. Por segunda vez en el año estaba en las primeras planas de los diarios de Europa. En ambas ocasiones había tenido el apoyo de la prensa: en enero cuando huyó con María Isabel a Escocia y en septiembre cuando comenzó el juicio por la custodia de Isabel. El Daily Mirror, el diario de mayor circulación en Inglaterra, lo defendió al cubrir la historia de la fuga de la bella heredera de dieciocho años con el joven y apuesto ex alumno de Eton. Más tarde Le Figaro, entre otros, lo respaldó en la batalla legal por la custodia de Isabel: el joven padre que lucha con dificultad por salir adelante luego de la tragedia, frente al poder y la arbitrariedad de los Patiño. Goldsmith no olvidaría la lección: había que tener a los medios de su lado. Así lo confirmó más tarde, al fundar la revista Now! en Inglaterra y al comprar el semanario L’Express en Francia, y más adelante aún, al utilizar intensamente a la prensa durante las batallas que sostuvo con otros intereses en la costa de Jalisco.

  • 15 Fallon, op. cit., p. 106. Beatriz de Rivera, la viuda de Patiño, también subraya la buena relación (...)
  • 16 Entrevista con José Carral, México, 24 de julio de 2006.
  • 17 Perfil de Sir James Goldsmith que circuló entre la prensa en México (Archivo de Luis de Rivera).

13Al llegar a México, Goldsmith asumió el papel de sucesor de Antenor Patiño. Su relación con él había sido buena hacia el final de su vida. «Muchos años después», afirma su biógrafo, «cuando las circunstancias financieras de ambos eran muy distintas, Antenor lo buscó para pedir ayuda y Jimmy actuó como si fuera parte de la familia»15. Sir James tenía la intención de impulsar varias de sus iniciativas en México. Su relación con él, por lo demás, en un país donde no conocía a nadie, era útil para hacer contactos al más alto nivel. Así lo recuerda el empresario José Carral, quien lo conoció gracias a su relación con el mundo financiero de Londres: «A mí me ve Jimmy Goldsmith, me busca para que le consiga yo una cita con Miguel de la Madrid», comenta. «Lo llevo yo con el presidente y el presidente le autoriza la compra de ese espacio enorme… La cita fue en Los Pinos. El presidente se sintió muy halagado, pues sabía que había conexión con Patiño16». (Ese espacio enorme al que alude Carral eran las alrededor de 10 000 hectáreas que habría de comprar Sir James entre Cuixmala y Chamela, para fundar la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala). El presidente Miguel de la Madrid tenía, de hecho, razones personales para estar agradecido con Goldsmith, quien pensaba invertir en su Estado natal, Colima, al igual que lo había hecho antes don Antenor. Ello embonaba con uno de los proyectos consentidos de su gobierno: el Plan Colima. Goldsmith a su vez valoraba la importancia de su vínculo con Patiño, que lo consolidaba en México. Pocos años más tarde, de hecho, habría de distribuir entre los medios una nota biográfica que decía así: «Presencia activa en México desde 1987, en relevo de su suegro, don Antenor Patiño, inversionista en México desde los años sesenta hasta los años ochenta, creador del Hotel María Isabel en la ciudad de México, del Hotel Las Hadas en Manzanillo, Colima, y del proyecto Hacienda de San Antonio en San Antonio, Colima»17.

  • 18 Bedell Smith, op. cit.

14Sir James Goldsmith abrazaba la causa de la ecología desde mediados de los setenta. Su hermano mayor, Edward Goldsmith, era el director de la revista The Ecologist, una de las de mayor prestigio en el mundo, y su mejor amigo, John Aspinall, fundador del zoológico de Howletts, era uno de los ecologistas más conocidos en el Reino Unido. Ambos eran, además, muy cercanos al Partido Verde de Inglaterra. El propio Goldsmith había recibido en 1976 («por sus servicios a las exportaciones y a la ecología») el título de Caballero18. Pero su conversión vino después, a principios de los noventa. Sir James creó esos años la Goldsmith Charitable Foundation, uno de cuyos objetivos era dar apoyo a proyectos para conservar el medio ambiente, en Europa y América. Más tarde publicó un libro en el que haría una crítica minuciosa de la economía capitalista, por sus efectos desastrosos sobre la sociedad y la ecología. El libro fue un best-seller en Francia (Le piège) y en Inglaterra (The Trap), países en los que residió Goldsmith. Plaza & Janés lo publicó en México con el título de La trampa.

  • 19 James Goldsmith, La Trampa, México, Plaza & Janés, 1995, p. 16.
  • 20 Ibid.
  • 21 Ibidem, p. 18.

15Goldsmith tenía fama de ser un tiburón financiero con ideas de derecha, amigo de Nixon, íntimo de Kissinger, admirador de Reagan. Pero todo cambió durante los noventa. Por ese entonces comenzó a colaborar con grupos de presión que defendían al trabajo y la naturaleza, al lado de activistas como Ralph Nader. Le piège hizo pública su conversión. En aquel libro, el hombre de negocios más exitoso de los ochenta combatía la idea de que el crecimiento económico debía ser – como es – el parámetro más importante para evaluar el éxito de un país. La tesis es ahora más o menos aceptada, pero en ese tiempo no lo era. «El producto interno bruto es el índice oficial utilizado para evaluar la prosperidad», dijo. «Pero el PIB mide solamente la actividad»19. Si ocurre una calamidad, por ejemplo, la consecuencia inmediata es el crecimiento de la economía, que aumenta como resultado de la acción detonada para reparar el daño. En Estados Unidos, la lucha contra el cáncer, la drogadicción y el crimen equivalió a principios de los noventa al 7 por ciento del PIB. «Estos son ejemplos extremos, ciertamente, pero demuestran que el PIB no mide el éxito ni el bienestar, sino que solamente da una medida de la actividad bruta de un país, buena o mala. Sin embargo, todas nuestras estadísticas oficiales se basan en un parámetro: el crecimiento del PIB»20. Por eso, medir el éxito de las naciones por sus indicadores de crecimiento significaba, siempre, caer en una trampa. El crecimiento era necesario, sin duda, pero no a cualquier costo. «Sólo es benéfico en la medida en que está al servicio de las necesidades de la sociedad», expresó, «consolidando la estabilidad y mejorando las condiciones de vida. La economía es una herramienta de la que podemos servirnos, no un semi-dios al que la sociedad deba servir»21.

  • 22 Fallon, op. cit., p. 482.
  • 23 Bedell Smith, op. cit.

16Goldsmith era ya un empresario que dedicaba su fortuna y su energía a la defensa del medio ambiente cuando adquirió los terrenos que donaría a la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala. «Los últimos cien años han sido testigos del desastre más grande que el mundo ha visto», exclamaba. «Hemos destruido el medio ambiente y hoy todo carece de importancia comparado con la protección del planeta»22. Uno de sus objetivos, por eso, fue la compra masiva de tierras despobladas para proteger sus hábitats. No lo hizo nada más en la costa de Jalisco. Lo hizo también en la Patagonia de Chile, donde por esos mismos años adquirió terrenos junto con el empresario Douglas Tompkins, presidente de la fundación Deep Ecology. Ambos fundaron el parque privado Pumalín, el más grande del mundo (más de 300 000 hectáreas), a través de la Goldsmith Charitable Foundation. Sir James, por lo demás, otorgaba sumas de dinero muy grandes a los grupos ecologistas de todo el mundo (sólo en 1996 donó a esos grupos «40 millones de dólares», de acuerdo con su biógrafa Sally Bedell Smith)23. Era un hombre extraordinariamente influyente en ese medio, el cual ganaba, por su lado, espacios cada vez más grandes en el mundo.

  • 24 Brett Anderson, « A Billionaire’s Folly », Robb Report, enero 2009.

17Había algo más. Sir James había explotado petróleo en Guatemala, en El Petén, a través de su empresa Basic Resources International, y había también explotado madera en Estados Unidos, con el grupo Cavenham Forest Industries, uno de los más poderosos de Norteamérica. Había sido entonces el blanco de los ecologistas… y había comprendido la magnitud del poder que esa causa podía tener. Así, a partir de su interés por la naturaleza y su conocimiento de la influencia de la conservación, articuló con un grupo de biólogos y abogados una estrategia para blindar, por medio de una reserva de la biosfera, la costa de Chamela, Careyes y Cuixmala. Su propósito explícito era resguardar las selvas y los humedales del litoral de Jalisco. Pero había también un objetivo implícito: quitar el uso de suelo a quien quería desarrollar esa parte de la costa, para impedir su transformación. Quería proteger la naturaleza – y el paisaje. Para ello utilizó todos los instrumentos que tenía a su alcance, en el marco de las negociaciones en México del Tratado de Libre Comercio con América del Norte. «El hombre que había enfurecido a los ambientalistas al vender a desarrolladores vastos tramos de bosques en la región de los Adirondacks del estado de Nueva York – con una fuerte ganancia para él – era ahora un promotor verde que buscaba establecer la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala»24. La Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala sería decretada en diciembre de 1993, con alrededor de 10 000 hectáreas aportadas por Goldsmith a través de la Fundación Ecológica de Cuixmala. Con ella culminaba el trabajo ambientalista de Sir James en la costa de Jalisco.

Haut de page

Bibliographie

Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 10 de junio de 2005.

Entrevista con José Carral, México, 24 de julio de 2006.

Entrevista con Luis de Rivera, Careyes, 2 de noviembre de 2005.

GOLDSMITH, James (1995) La Trampa. México: Plaza & Janés.

Libro de visitas de Casa Mi Ojo (Archivo de Gian Franco Brignone).

Perfil de Sir James Goldsmith que circuló entre la prensa en México (Archivo de Luis de Rivera).

Haut de page

Notes

1 Geoffrey Wansell, Tycoon: The Life of James Goldsmith, London, Grafton Books, 1987, p. 55.

2 Ibidem, p. 11.

3 Ivan Fallon, Billionaire: The Life and Times of Sir James Goldsmith, London, Arrow Books, 1992, p. 129.

4 Wansell, op. cit., p. 171.

5 Ibidem, p. 200.

6 Libro de visitas de Casa Mi Ojo (Archivo de Gian Franco Brignone).

7 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 2 de noviembre de 2005.

8 Sally Bedell Smith, « Billionaire with a Cause », Vanity Fair, mayo 1997.

9 Fernando Ortega Pizarro, « Sir James Goldsmith ya está aquí : del jet set europeo a su paraíso de Colima », Proceso, 4 de septiembre 1989.

10 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 10 de junio de 2005.

11 Entrevista con Giorgio Brignone, Careyes, 10 de junio de 2005.

12 Raymond Aron, Mémoires, Paris, Julliard, 1983, p. 957.

13 Annabel Goldsmith, Annabel: An Unconventional Life, London, Phoenix, New Ed., 2005, p. 280. « ¿El más inteligente ? », le preguntó Kissinger, algo dolido. « Sí, el más inteligente », confirmó su madre. Ibidem, p. 280.

14 Noel Whitcomb, A particular Kind of Fool, London, Anthony Blond Book, 1990, p. 186.

15 Fallon, op. cit., p. 106. Beatriz de Rivera, la viuda de Patiño, también subraya la buena relación que tuvieron al final con Goldsmith : « Siempre me llevé muy bien con él y tratábamos con él por su hija Isabel, nieta de mi marido, que venía mucho a Portugal » (entrevista con Beatriz de Rivera, París, 13 de noviembre de 2006). (La entrevista con la viuda de Patiño fue realizada por intermediario de su ayudante, la señora Marie Françoise Dhouthaut.).

16 Entrevista con José Carral, México, 24 de julio de 2006.

17 Perfil de Sir James Goldsmith que circuló entre la prensa en México (Archivo de Luis de Rivera).

18 Bedell Smith, op. cit.

19 James Goldsmith, La Trampa, México, Plaza & Janés, 1995, p. 16.

20 Ibid.

21 Ibidem, p. 18.

22 Fallon, op. cit., p. 482.

23 Bedell Smith, op. cit.

24 Brett Anderson, « A Billionaire’s Folly », Robb Report, enero 2009.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carlos Tello Díaz, « James Goldsmith
Intelectual y empresario franco-inglés en México
 », Cahiers d’études romanes, 32 | 2016, 155-166 .

Référence électronique

Carlos Tello Díaz, « James Goldsmith
Intelectual y empresario franco-inglés en México
 », Cahiers d’études romanes [En ligne], 32 | 2016, mis en ligne le 10 avril 2017, consulté le 18 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/etudesromanes/5199 ; DOI : 10.4000/etudesromanes.5199

Haut de page

Auteur

Carlos Tello Díaz

Universidad Nacional Autónoma de México / Centro de Investigación sobre América Latina y el Caribe, Mexique.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cahiers d'études romanes est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Centre aixois d’études romanes
  • Logo Aix-Marseille Université
  • OpenEdition Journals