Navegação – Mapa do site
Artigos

Aprendiendo a bordar

reflexiones desde el campo sobre el oficio de bordar y de investigar
Tania Pérez-Bustos e Sara Márquez Gutiérrez
p. 279-308

Resumos

Este artículo da cuenta de la forma en que las autoras nos aproximamos desde la investigación social al aprendizaje del bordado en Cartago, Valle del Cauca. Argumentamos que esta aproximación tiene dos dimensiones co-constitutivas: el aprendizaje de esa labor en el espacio doméstico y cotidiano por parte, principalmente, de mujeres bordadoras y el aprendizaje del bordado como parte central del proceso mismo de investigar el espacio cotidiano que habitan dichas mujeres. Asumimos este encuentro de aprendizajes como un diálogo de saberes que implica el contacto con el bordado artesanal en su dimensión material y humana. Nos interesa mostrar cómo dichos encuentros entre nuestras experiencias e intereses como investigadoras sociales y las experiencias de las maestras bordadoras, propician espacios de aprendizaje, experimentación y creación que escapan a la lógica de mercado que caracteriza el aprendizaje del bordado en la actualidad en esta región.

Topo da página

Notas da redação

Recebido em: 24/12/2014

Aprovado em: 05/06/2015

Notas do autor

Este artículo recoge resultados parciales del proyecto de investigación “Bordando el conocimiento propio: Sistematización de experiencias y diseño participativo del tejido como práctica de cuidado en Cartago, Valle del Cauca”, financiado por Colciencias, la Pontificia Universidad Javeriana y el Politécnico Grancolombiano.

Texto integral

Notas

1 El bordado que se realiza en Cartago, que se conoce como calado, es considerado una forma de tejido por el tipo de técnica que implica (Cunha; Vieira, 2009). En este artículo al referirnos al bordado nos estamos refiriendo de manera específica a la técnica de calado que se realiza en esta región colombiana.

2 En el proyecto participan ingenieros electrónicos (2), de sistemas (1) y mecánicos (1), una socióloga y magister en estudios sociales de la ciencia en formación y dos antropólogas, una de ellas también en proceso de formación.

3 Un eje importante de este diálogo de saberes que el proyecto procuró propiciar estuvo relacionado con el encuentro entre diseño de tecnologías y bordado. A partir de esa exploración buscamos descolocar una dicotomía particularmente arraigada entre estos dos saberes que consiste en asumir, por un lado, que el desarrollo tecnológico está llamado a modificar lo artesanal, automatizándolo, es decir que no es posible la co-existencia responsable entre estos dos saberes, y por otro, que lo artesanal es solo del dominio de los saberes vernáculos y por tanto no hace parte del diseño de tecnologías de la información, cuyo dominio es lo digital y lo intangible; esta visión se corresponde con una cierta idea de futuro en la cual lo artesanal no tiene cabida pues pertenece a la tradición, al pasado. Este artículo no profundiza en este aspecto de la investigación, sino que se centra en la relación entre etnografía y bordado y sus mutuos aprendizajes. Asumimos que este encuentro de saberes cumple un papel de mediación que posibilita comprender y transformar, potencialmente, la dicotomía entre diseño de tecnología y bordado ya mencionada. Sobre el diálogo entre tecnología y bordado y sus dimensiones de género se pueden ver los siguientes trabajos: Córtes-Rico; Márquez-Gutiérrez; Pérez-Bustos (2015); Pérez-Bustos; Márquez-Gutiérrez (2015).

4 En España (Islas Canarias) y en Brasil (Paraiba) puede encontrarse un calado similar al que se realiza en Cartago, salvo por la diferencia en el tipo de puntadas que se elaboran y los instrumentos que se usan para tensar la tela y sacar los hilos. En esos contextos se utilizan amplios marcos de madera para ese propósito, en Cartago en cambio se utilizan tambores circulares y pequeños (Cunha; Vieira, 2009; González Mena; Ramos Muñoz, 1980).

5 Cuando hablamos de documentación nos referimos a las distintas fuentes que nos permiten rastrear la labor: revistas, dechados, piezas bordadas, y al saber adquirido por la experiencia que las bordadoras tienen en sus manos y que no se aloja en ningún otro lugar.

6 En este artículo abordaremos dimensiones de género y clase que son constitutivas del aprendizaje del bordado en Cartago. Los aspectos raciales no aparecen como evidentes para las bordadoras Cartagüeñas, en parte pues tanto ellas como nosotras, nos reconocemos desmarcadas racialmente en tanto que mujeres blancomestizas.

7 Esta dimensión afectiva en contextos de enseñanza aprendizaje ha sido abordada por Bell Hooks (1994) y se constituye en un aporte importante a las discusiones sobre el diálogo de saberes propuestas por Paulo Freire (1990, 1996).

8 Siguiendo a Berenice Fischer y Joan Tronto (1990) Entendemos el trabajo de cuidado como aquellas actividades que se hacen en el espacio cotidiano y que están orientadas al sostenimiento de lo vital. Reflexiones sobre el trabajo de cuidado en la esfera doméstica para contextos como el colombiano se pueden revisar en Luz Gabriela Arango Gaviria y Pascale Molinier (2011).

9 La posibilidad de tener tiempo libre para bordar, es una de los indicadores del privilegio que definen a estas bordadoras, como mujeres de clases medias y altas (Edwards, 2006)..

10 Aparece aquí la referencia a la pedagogía del consejo (Villenas et al., 2006) y de las relaciones (Porter, 1999) a la que referimos en el apartado teórico

11 Esta dimensión terapéutica asociada al hacer manual, y en especial al tejido, está relacionada con la comprensión del tejido como una práctica de escritura personal femenina, casi que autobiográfica (Murphy, 2003). En este sentido, dicen algunas bordadoras cartagüeñas que el estado de ánimo de quien borda queda registrado en el bordado: en la fuerza con la que se hacen las puntadas, en o lo uniformes o no que estas quedan. Otras dimensiones terapéuticas del tejido son documentadas por Jacque Wilson (2014).

12 En Cartago se paga entre 5 y 16 dólares por pieza bordada. Cada pieza puede demorar en la confección entre 2 días y una semana.

13 En el trabajo de campo sólo encontramos una excepción a esta relación entre dechado y clases medias altas. Se trata del caso de una maestra bordadora (65 años) que trabaja como empleada doméstica en la casa de otra maestra bordadora (80 años). Juntas llevan más de 40 años trabajando. La maestra bordadora mayor es viuda hace más de 20 años y desde entonces su empleada doméstica, la maestra bordadora más joven, ha jugado el rol de su apoyo incondicional. La solidaridad que ha definido esta relación, le ha permitido a la segunda adquirir un ascenso social simbólico, que le ha dado reconocimiento y aceptación entre otras bordadoras quienes no la perciben como una obrera. Es necesario decir, en todo caso que este ascenso simbólico está estrictamente ligado y es dependiente de su relación con la maestra bordadora mayor, así mismo señalar que ella continúa cumpliendo el rol de trabajadora doméstica al interior del hogar, lo que hace ambigua su relación con su maestra.

14 En Cartago las regiones que se deshilan en las telas suelen tener contornos lineales (rectangulares o en forma de rombo), una de nuestras inquietudes era si se podía deshilar la tela con estructuras menos lineales, por ejemplo utilizando contornos con formas curvas.

15 Los que consideramos aspectos funcionales de la labor tienen dos dimensiones: por un lado, aquellos que tienen que ver con la estética del calado, que está asociada a la simetría. Y por otro, con las decisiones que se toman de acuerdo con las posibilidades que ofrecen las telas en términos de la modificación de su estructura, así como con aquellas decisiones que se toman en el marco de una labor que se hace buscando la eficiencia en un contexto precarizado.

16 En esos espacios tipo costurero no sólo éramos nosotras quienes hacíamos las preguntas, ellas por ejemplo preguntaban sobre nuestra formación universitaria y allí éramos nosotras quienes debíamos aterrizar lo que implica ser etnógrafa, contar lo qué observamos y por qué nos interesa observar eso, pero sobre todo intentar responder a la pregunta de para qué sirve la etnografía.

17 Aunque distintos archivos de prensa ponen el acento de la relevancia turística de Cartago en sus tradicionales bordados (Estos…, 2011), los recursos públicos que esta labor obtiene son muy escasos y esporádicos. En una entrevista con un funcionario público del municipio, a propósito de la inversión en el fortalecimiento de esta labor, él afirmó que veía innecesario pensarlo dentro de planes de desarrollo pues el bordado no era más que “un embeleco”, de unas pocas mujeres al interior de sus casas y n tenía relevancia pública para la región.

18 Queremos subrayar que esta división no es totalizante, ni ha sido impuesta, es decir, nosotras asumimos con comodidad esa labor y después la cuestionamos.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Figura 1. Dechado de bordado.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-1.png
Ficheiros image/png, 2,3M
Título Figura 2. Calado en camisa para mujer.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-2.png
Ficheiros image/png, 3,2M
Título Figura 3. Clase de bordado, 1925. Archivo Casa del Virrey, Cartago.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-3.png
Ficheiros image/png, 2,2M
Título Figura 4. Cuadro de bordado en el hogar. Casa de la Cultura, Cartago.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-4.png
Ficheiros image/png, 3,1M
Título Figura 5. Ejemplo de fotocopia de un patrón de calado.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-5.png
Ficheiros image/png, 1,5M
Título Figura 6. Ejemplo de puntada a medio hacer.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-6.png
Ficheiros image/png, 2,1M
Título Figura 7. Ejemplo de puntadas a medio hacer por parte del equipo de investigación.
URL http://journals.openedition.org/horizontes/docannexe/image/1123/img-7.png
Ficheiros image/png, 3,4M
Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Tania Pérez-Bustos e Sara Márquez Gutiérrez, « Aprendiendo a bordar », Horizontes Antropológicos, 44 | 2015, 279-308.

Referência eletrónica

Tania Pérez-Bustos e Sara Márquez Gutiérrez, « Aprendiendo a bordar », Horizontes Antropológicos [Online], 44 | 2015, posto online no dia 03 Novembro 2015, consultado o 14 Dezembro 2017. URL : http://journals.openedition.org/horizontes/1123

Topo da página

Autores

Tania Pérez-Bustos

Universidad Nacional de Colombia / Pontificia Universidad Javeriana – Colombia
tpbustos@gmail.com

Sara Márquez Gutiérrez

Pontificia Universidad Javeriana – Colombia
Asistente de Investigación del Departamento de Antropología
sdmarquezg@gmail.com

Topo da página

Direitos de autor

© PPGAS

Topo da página
  • Logo UFRGS
  • Logo CNPq
  • Logo CAPES
  • OpenEdition Journals