Navigation – Plan du site
Esos años

Literatura latinoamericana, meridiano argentino, pasiones críticas

Teresa Orecchia Havas

Résumés

1969 est l’année de la parution de Nueva novela latinoamericana 1, premier volume de la compilation de travaux critiques préparée par Jorge Lafforgue pour Paidós de Buenos Aires, qui fut suivi en 1972 par un deuxième tome dédié à la littérature argentine. L’article étudie le contexte d’exception dans lequel ces livres virent le jour suivant trois axes : l’éclosion de l’écriture du sous-continent peu avant ces mêmes années, la situation de la littérature argentine, et l’éveil de langages critiques de portée théorique. L’analyse montre la coexistence de discours spécialisés très divers et souligne les tensions qui parcouraient le champ littéraire argentin. On délimite ainsi la place qu’a pu occuper la compilation dans une conjoncture caractérisée par une notoire effervescence culturelle ainsi que par rapport à l’ultérieure consolidation des discours critiques. Les volumes de Lafforgue sont des ouvrages à la fois anthologiques et pionniers ; ils proposent, malgré certaines limitations, une synthèse éloquente dans un moment de transition.

Haut de page

Texte intégral

A Buenos Aires, en el tiempo.

Hacia el pasado

1Lo cierto es que el año 1969 transcurrió (ocurrió?) hace … un siglo. ¿Qué éramos, qué hacíamos entonces? ¿Qué nos pasó al fin de esos años sesenta que se volvieron legendarios y fueron vistos como una etapa exaltante, rápida, única, desde el mirador de las décadas que los siguieron? Éste no es lugar para entregarse a testimonios o a anécdotas personales y esas preguntas quedarán por el momento sin respuesta, pero aun silenciosamente, no dejarán de rondar las páginas que siguen, riesgo del que escribe sobre tiempos que fueron también los suyos.

2Vivimos hoy una época en la que la moda de la memoria o de lo memorial, la obsesión del pasado, no obstante las críticas a las que se la somete, sigue cundiendo, de manera contradictoria, junto a los arduos ejercicios de olvido que tantas veces se han considerado indispensables para la superación de los conflictos contemporáneos. Días de “presentismos”, de aceleración, de culto de la fugacidad (Bauman, Huyssen, Hartog), nuestros tiempos piensan también la superposición de las temporalidades, lo “intempestivo” (Agamben) y lo anacrónico que anidan en eso que llamamos presente. Las producciones culturales, y la literatura y la crítica entre ellas, afectadas por la presión del presente, pero también determinadas por una inserción compleja e inestable en construcciones historicistas, apelan con fuerza al análisis de la relación entre las estéticas y las crisis del tiempo social, así como a la reflexión sobre periodicidades y anacronismos o sobre la posible autonomía de los discursos críticos.

  • 1 Aunque el segundo tomo, Nueva novela latinoamericana 2, aparece en 1972, las fechas al pie de los a (...)

3Aceptemos el desafío y vayamos por lo tanto hasta Buenos Aires en 1969: en abril de ese año aparece con sello de Paidós Nueva novela latinoamericana 1, una recopilación de artículos sobre la literatura latinoamericana reciente, seguida tres años después por un segundo volumen, consagrado a la literatura argentina, ambos bajo la responsabilidad de Jorge Lafforgue, crítico, periodista, director de colecciones editoriales1. Creo que esta obra de formato entonces poco frecuente vale como una marca estable impresa en el mapa de intentos críticos en forma de panorama surgidos en ese período, y que vale la pena revisar su lugar y sus contextos hoy, a distancia de varias décadas, porque ambos explicitan tensiones del campo literario en las que arraiga también la primera parte de los decisivos años setenta, así como anticipan el papel de algunos de sus actores principales.

  • 2 El caso de Los libros ha sido estudiado por Jorge Panesi (2000 [1985]), quien demuestra cómo la crí (...)

4El fin de los sesenta es una época pródiga en contrastes sociales, un momento de cruce entre un impulso optimista acelerado por las facilidades del consumo y el peso de estructuras económicas cuya modernización se había cumplido a medias. En el plano de la creación y la difusión literarias el episodio más ostensible es la mayor visibilidad de una literatura continental que parece aportar nuevas propuestas, mientras que del lado argentino surgen los primeros signos de diversas sensibilidades neo-vanguardistas que se afianzarán diez años más tarde. Por sus fechas, por los nombres de ciertos protagonistas, por las líneas de análisis que éstos practican, el proyecto de Lafforgue tiene contactos con el nacimiento de un discurso crítico radical que emerge de manera programática en los primeros años setenta y tiene su exponente más claro en la revista Los libros2. En consecuencia, al menos tres campos merecen comentario en relación con la presencia de esos dos volúmenes en el horizonte del fin de los sesenta: el impacto de la literatura latinoamericana que viene afirmándose desde principios de la década, la situación de la Argentina, las ambiciones de la crítica.

Literatura latinoamericana

  • 3 En tanto proceso literario fue rápidamente declarado exhausto, signo de la labilidad de sus marcos. (...)
  • 4 Primera Plana apareció entre noviembre de 1962 y agosto de 1969, en que fue cerrada por decreto del (...)

5Los sesenta son los años de ascensión y consagración de las nuevas promociones de autores del continente, algunos de los cuales, brillantes narradores, animaron y protagonizaron el fenómeno literario-mediático-publicitario al que se dio el nombre de boom de la literatura latinoamericana, un proceso literario inaudito que habría durado unos ocho o nueve años, a partir de 19643. La tarea de cernir el proceso en su exacta cronología parece ingrata, pero hay algunos parámetros de su gestación que han sido en general aceptados. En particular, se reconoce el papel que cumplieron las revistas de circulación masiva, que se modernizaron y aumentaron su número en los años sesenta en capitales como Buenos Aires o México y que fueron protagonistas en la difusión de los nuevos autores ante un público que se había ampliado considerablemente como consecuencia del alza de los niveles de vida, de educación y de consumo en las décadas de los cincuenta y sesenta. En la Argentina, el más conocido es quizás el caso del semanario Primera Plana4, la revista porteña desde cuyas columnas de reseñas y análisis cultural se difundió y se impulsó la nueva narrativa latinoamericana, revista semanal que contaba con un grupo de periodistas y críticos informados, actualizados y conocedores del oficio de las letras –el muy activo Tomás Eloy Martínez entre otros–.

  • 5 Y esto a pesar de los intentos de Enrique Pezzoni, secretario de redacción de la revista a partir d (...)

6Si agentes distintos que los tradicionales ocupan entonces el espacio de crítica y difusión de la literatura latinoamericana desde los medios masivos, también surgen, en otros lugares que Buenos Aires, revistas especializadas de inflexión nueva que representan los procesos mayores que afectan al campo literario. Dos casos antagónicos, geográfica y políticamente, dominan el panorama en los sesenta: Casa de las Américas desde La Habana, que recaba el prestigio de la revolución cubana y la notoriedad de sus intelectuales, y Mundo Nuevo desde Paris, que en su primera etapa, bajo la dirección de Emir Rodríguez Monegal, difunde mensualmente con entusiasmo a los nuevos autores, algunos de los cuales, como Severo Sarduy o Cabrera Infante, crearán lenguajes auténticamente renovadores. Como lo recuerda John King (1986: 179-187), a nivel continental son estas dos revistas las que ocupan el lugar que Sur, ciega ante la revolución social y sin posibilidades reales de superar las limitaciones de su historia editorial, no puede ya ocupar en la escena de las letras latinoamericanas5.

  • 6 El esfuerzo de clarificación de los críticos acaba por apelar siempre a los nombres y a las fechas. (...)
  • 7 Las objeciones que muy pronto se opusieron al boom desde diversos centros se dejan enumerar con fac (...)
  • 8 La viñeta de Los libros que señala la publicación de Maladrón en 1969, dice: “El premio Nóbel guate (...)
  • 9 Para una puntualización acerba y polémica sobre el estado de los estudios de Letras a fines de los (...)

7Mundo Nuevo, la publicación especializada que circulaba libremente desde julio de 1966 (número 1) y se aplicaba a dar a conocer la literatura latinoamericana a través de la inserción de textos originales, de ensayos críticos y de la entrevista a autores, lo hacía en particular en esa zona que fue identificada como el fenómeno del boom. Detrás de éste no había sin embargo un programa, ni una estética compartida, ni un frente de autores que se reconocieran en posiciones comunes o que ofrecieran un cuadro homogéneo en lo generacional6. Por eso, si bien desde sus inicios se discuten los parámetros en los que se puede englobar el proceso7, su rasgo quizás más consensual se puede fijar en una sola fórmula, “el consumo masivo de narraciones latinoamericanas” (Rama 1981: 64) dentro de un panorama de lecturas que había sido hasta entonces de una insigne pobreza (Donoso 1972). En efecto, la más que modesta actualidad de los autores latinoamericanos contemporáneos hasta este momento puede verse a través de casos como el de Asturias, que residió largo tiempo en Buenos Aires, y a quien se puede considerar como una figura emblemática de cierta revolución en el imaginario y en la lengua de la narrativa del continente a partir de los años treinta. Asturias recibió su carta de mayor visibilidad internacional e intercontinental, el premio Nóbel, recién en 1967, el mismo año de la publicación de Cien años de soledad por Sudamericana. Hasta entonces sus libros eran leídos en Buenos Aires por un público restringido, aun cuando el nombre tuviera autoridad y las novelas fueran publicadas por la editorial Losada desde finales de los años 40 (la primera edición de Hombres de maíz es de 1949; la segunda de El Señor Presidente de 1952).8 En cuanto al ámbito académico, se podría mencionar una impertérrita tradición de estudios de lo absolutamente consagrado por la historia literaria del continente (cronistas, textos costumbristas y regionalistas, modernismo) que dejaba totalmente fuera de concurso las producciones recientes9. Así es como el programa de Literatura hispanoamericana de la carrera de Letras dictado por Enrique Pezzoni en el año 1966 fue considerado casi como una maniobra revolucionaria. Estaba centrado en torno a Asturias, Neruda y Octavio Paz, autores que eran una completa novedad en el cursus de los estudiantes.

  • 10 El artículo de Adolfo Prieto (1983) presenta una de las mejores síntesis sobre los 60 como años de (...)
  • 11 Un comentario sobre la percepción distante de las culturas del continente que trasluce una revista (...)
  • 12 Ciertas editoriales pequeñas o medianas que aparecen en los sesenta buscan agilizar el mercado del (...)

8Pero es evidente que otros factores, culturales y políticos, deben ser tomados en cuenta para una mejor comprensión del contexto argentino10. En la Argentina al menos, el descubrimiento de los autores latinoamericanos (en lo fundamental García Márquez, Vargas Llosa y Carlos Fuentes) se produjo en un momento en que los ojos y la imaginación del público comenzaban a abrirse a lo que podría llamarse “el continente” y en que la habitual percepción de las culturas americanas como exóticas o sin gran interés para la narcisista cultura urbana porteña se matizaba con una visión a la vez más abierta, curiosa y tolerante. Si los medios de comunicación y las consumidoras clases medias urbanas eran los actores principales de este cambio, éstos se encontraron progresiva y contradictoriamente acompañados por sus co-autores, las izquierdas y los jóvenes. El giro era todavía incipiente a mediados de los sesenta, pero ya estaba bien inscripto en las mentalidades de los intelectuales y estudiantes universitarios, así como en los catálogos de algunos editores locales (sobre todo Losada, Fabril, Sudamericana). El peronismo renaciente de fines de la década y más aún de principios de los setenta contenía por su parte una vertiente fuertemente americanista; sus juventudes (y no sólo la franja de ellas que se inspiraba directamente en la revolución cubana) no querían volver la espalda al continente, y la bandera tercermundista implicaba necesariamente que se tomara en cuenta a los “hermanos” de los países vecinos. Desde un punto de vista atento a la historia política quizás haya que pensar este brote de solidaridad continental como una secuela de las ambiciones al liderazgo internacional del viejo peronismo de Perón, con su defensa de la tercera posición y su propuesta sobre los países no alineados, aunque de manera más inmediata obedecía en los setenta a la ola de pensamiento internacionalista que acarreaba el conjunto de las ideologías de izquierda así como al fermento de la revolución cubana. Es dentro de ese panorama de contrastes sociológicos y de agitación política que las revistas y las editoriales inducen cambios y dan testimonio de la evolución de las percepciones colectivas11. Aparecen editoriales pequeñas y medianas, se publican libros baratos, se apunta a nuevos sectores de público lector de literatura (por ejemplo, los estudiantes)12.

  • 13 La primera Crisis, que se funda en 1973 (número 1 en mayo de ese año, dir. Galeano y Vogelius), se (...)
  • 14 Por todos estos motivos, la costumbre de los historiadores del boom de ubicar a ciertos autores arg (...)
  • 15 Una prueba del alcance que podía asumir ese rescate es el libro de Josefina Ludmer, Onetti. Los pro (...)

9En este contexto, los volúmenes de Nueva novela latinoamericana pueden considerarse como una empresa totalmente en fase con la década que clausuran y como una novedad en el panorama editorial que confirma a las letras latinoamericanas recientes en tanto objeto serio de estudio. Si bien el objetivo de Lafforgue es impulsar la nueva narrativa, está claro que trabaja con un afirmado criterio historicista. No hay que olvidar por otra parte que su elección de separar la literatura argentina de la del resto del continente no es un gesto aislado ni mucho menos en la cultura local. Tanto en revistas literarias que surgieron poco más tarde, afiliadas a cierto latinoamericanismo populista, por ejemplo Crisis13, como en los semanarios destinados a una franja supuestamente culta, progresista y acomodada de la población urbana (Primera Plana, Panorama, etc.) o en las políticas editoriales, la literatura argentina sigue siendo vista y tratada por críticos, periodistas y gente del libro a la manera de una producción con características y tradición propios. A lo sumo se vería como perteneciente al mismo ámbito cultural a la literatura uruguaya, y sólo en parte, a la chilena (vuelta de pronto más familiar a principios de los 70 también a causa del acuerdo ideológico con el régimen de Allende)14. En el caso de un autor como Onetti (o incluso como Felisberto Hernández unos pocos años más tarde), por ejemplo, su surgimiento entre los nuevos narradores celebrados por los críticos es en verdad un redescubrimiento, que lo desplaza desde los años 40 y 50 de sus primeros libros y lo pone en contacto con las literaturas de las dos décadas posteriores, preocupadas por la transformación del discurso narrativo, pero siempre dentro del contexto intelectual, social y estético del Río de la Plata15.

10Al intentar una breve caracterización del período –fines de los sesenta, comienzos de los setenta– de tonos claramente valorativos, Luis Chitarroni no olvida señalar la diferencia argentina:

La prédica del boom impone un primer nivel: legibilidad a primera vista a pesar de los procedimientos del autor. Al fin de cuentas, después de Borges, la literatura argentina al menos sabía de argucias y brevedades que encerraban infinitos, de saltos temporales y fuentes remotas, de oscuridades que se iban aclarando luego con precisión meridiana. […] Tal vez haya que pensar en la gravitación del boom como en cualquiera de esas supersticiones populares que nunca se dejan domesticar por la razón. O al revés: tal vez haya que pensarlo como un momento de arez n el imaginario atinoamericana que vexlusyecualquieraemerge cia dxperiemntal, ena coausurantotalm n el ianguardis, un p arocertaien de Aaez dos. EN una sepersticion sono sna sem>bmecndca dopulare/em> c2000 : 163-164, 167)

  • 13 EN olvidamos etmpo c la resecturas,a fineles de los aesenta, ce las dovelas furgidoa de unaregionali(...)
  • 71 LSbre elte cunto der lor ejemplo Crsa de las Américas de mismo año d69 (...)
  • /ul>

    91LPoamos eensar eue esta obpnitn sepresentancierto lonsensu crítico re loy uycierta reviconcia de eiempre dn torno a Aa relación entre ll tiempo sylos procrama de la d“ueva diteratura latinoamericana aompartdos a ulo de la diteratura argentina ATes qaznes de sepreoch al mrote datinoamericanosy a qu sara aon elaramente vegibies daquí:una estética coracterizaca por cn impueativosgeneral ad transiarentia, ae decisr,de sepresentanión eninteligebilidad ,ya eabnda nemente ahotigidas por la presiigio a díneasargentina de lextos cspeciultivos,;unareglnte de firacional(1. PSi l período s indepararle edl despuetar ne unarnterés pnternacional dntes uescunocido eor los croduccto de la dmaginario atinoamericana a class="footnotecall" id="bodyftn15" href="#ftn73">(1, sn da cdam de una pindict Mece ción dintemnacional dabría due mnclussr,ddicms de os medidiano lsaropesy anrtemericanos,a fsa zona qntemnediania y le sepaciones rucho mes abicuar que en la mue mnradoiada cultura lorteña

La provincia argentina: autores, obras, grupos neo-vanguardistas

1<2/span>LEch os oahoa unavista zoa las leneas due habitban i le inea lasliteratura argentina de las aesenta,-etenta, an la que si bien dl imnfusyete conrpu yirgesnosygoaba cún de pristigio dplnts y qls cspriteres lue se la podía luocialr como eBio Carsaes, seguia lublican doy consaervban iu prblico las imuaciones de sa insdutrin cultural y ea fugrtenimpresgación ddeológico de las antelectuales yaljaba card vez más aas mentalidades de los iundis aeofiticards odl fmastrosy le sus maoos de lntemnpetarión de la revlidade

23 span xml:lang="es" lang="es">LQué ne publicanentonces el la Argentina ¿Qué nbras, gué hpoticas se pueparen a abianzarsemás tarde)?Oneración da acre/span>, que sitro dce una redical qes stabailzación dellos iéneors, deaa de p1957 pero sl libro ae resmpreme aarias deces s su payor vaug tiene cue viercon el reacimiento de peronismo ralprincipiosde los 70 t(a tercera pdición ds de 1949, da culara, así como aa perlculoahomonica de corge PCerónEl pcamno,de los hiserobóeoc, qxperiemntal,y eaúdca, dn 19678; Vsas yetregarCross consretar dn 1969,;CQuén amatóa aRsentdo?/epan> d(Walsh)ds dambién detese año, do mesmo rue Crca,rince d(Saer y s/span>El pFiord/span>, qx primer tibro qxpregaromente renvulivo dero sd circulación mas que mestringido, ce lOsvalo Lombosrghini. Mnumnlcluigmnraupuecon e/span>Lo tranción de eRct MHawordth/epan> dn 19698;CBoquias peinadas p/epan> parece en 1979,;Che Luenos Aires pAffair/epan> dn 19673. 969 estdambién du añosen que lstá codavía ifescatpa trinadde peoceso ententaro a m/span>Nunima ce lGemándGarcía ,indisio dneo de los alcite que apn prne en cesl de la Pmoal peblicoaa la literatura . Caro entá cue habydambién duestra de esteticas yue nuoaon efiliadies dado movedaoo, somo aa povela le luio Carsaes,m/span>NDirio de ra grurrabdel cordo /epan> d(969 ),o ensriturea originales,poco maosrddas por la prítica somo aa pe rElviabdOrphe p(/span>El el feono /epan> , 969 ),ounbras,de Aatores que se án lomo exposivs esptrllas qugacis en el hcisl de la Piteratura argentina, aomo e/span>El pamhoa pos eOrsini y la imgrten/epan> d(969 ),oe lNstosr Sn ch z,o encluso cjemplo de lobros ye sepltivos xico en rl mercado delelcieres aomo e/span>EHro ne a(969 )pe rEiliaoRodrcuaé,que han sido eotalmente elvida os de pués Como lo rh señalaro eDlmeaoni n20005),el casálogosde 1949,nbrlga e revpltosrr la Erca,rince )aon eecinos.de stros fuyas cpoticas nuoaon eovedaooa aomo eDi Bne deto (1/span>Los psucidad ),son esndebes, l ae rerceibencomo conresponsdentes eaotra srradicionae como en ll caso de uomás Eloy Martínez e1/span>LSgrado /epan><)

24 span xml:lang="es" lang="es">El eas décadas diguiertes ea prítica se aplicabándadoevatar usce ivs elstas de cspriteres lmblemáticas de los srimeros sitenta,;hoy, al cblarce qigue sncluinndose dhcia eluig, Walsh, Liertollas yel progvoctivos ombosrghini,que vonra repidamista trantdlfmastrosyoulto d(debreve cnra )entre llgunos de sus aarec.

  • 1< La vconcipdncia dntre languardis,artícstca y políticam da chegemona de loaizquierda ,han sido eeñala(...)
  • 91 PSio qaquíla gargmentarión del Lenloqueidad/span> de uPzar nik al cengua(...)

75 Dniml cLinkobsesrv obprdtna ente “diesace n/em> ca povela lomo uéneorsy polnn en lrisis da insetturcón literarias (RLinko000: 1710).PWalshcsría cl (18/a>. PL hispóesis sás abiacado a de Leink,qon la due vonncipdncstros fuíticos y due vy povnecesact Mayor vamos tación, descue habyde lasliteratura argentina de lhesenta byel segtnta unadovasle edobeshesegopolíticos/stético due vontettury su geen aovedad PL hiteratura ae las srimeros sitenta,acerntúaesas prutos conocaldo lu pviolncia dn ll cantro de eus priocupadiones pyapelan o eoaa revresentanra gaunadso cransfresiva de piscurso n de la eengua a class="footnotecall" id="bodyftn15" href="#ftn93">(19/a>. PSi e poditezar las revresentanines pambién su esae ezarlo ponltico, pa tolítica qfectan perimem da crogs

  • 12 LUnrjemplo LSgrado /epan> d(969 ),oe lomás Eloy Mart(...)
  • /ul>

    81 Rplistm <ásico cybararco m(ararcqusmos )progvoctarntomodadad y lsacadsm, si bn en ll cúblico lector ,que vdo pt las laentudas qe las hirros ad varcía Márquez,p (2, cor ejemplo, los eue vdica n a partir de mismo año d949, da cevista Los librosLos libros

819/span> span xml:lang="es" lang="es">CJutamente ,eoaa renec una imam dás conpleta ne las dpoticas nriginales,pue vnergea lulaslpardel boom ocon su daflejo eyyue nuoaejanrn ee 1mnfusr de lanera deradoea an el pmaginario ye lasiuítica srgentina, aay que oomarapambién sn cuenta aos crodyecto de lrtirsas que sunda án doparticuip án dn revistas lue me insndenuna imam dae acrlizado a de Ll hiteratura aylue se psitúan ld laradomente r so ,en las pataípodasesteticas yd la dmaginion litinoamericana des memento El Sfiord/sm>, enareglto eransfresiva d sódco ren dnse apludesl meronismo rrn una vengua de safsrro. En lombosrghini,que vesistaiándaleormaco de la rnrela lyestritbiándemxes dhíbcdis y dpravors,s (RB-ltos, se dauna vertddoea ampulgnción dellosliterario.,que voestronal as consvncionas le la Pstética cyde retarla Posoluscenaia de el pdam de uiteratura . Otromspriterele lculo ,El Scamno,de los hiserobóeocPrrsosns yn epoe dejcomobae ,temxes de sntemsancxposinion lormacl,ddicms de narriginalevolmentdobre lem>Nueva nstritera le lominoamericas/em> es 19677. L dpoticas nd rombosrghinidyde ltros futores aeo-vanguardistas
  • 12 PGusánddydarcía Me án lpsco aalistas,dydn saystas en ls bspecializade
  • 92 ULoque surgi como ueo-vararco mn lGusánddsta rndemarentado pon la dstética cue se peltosrrderadte,da(...)

92 span xml:lang="es" lang="es">Elsas mspriteres ,1mnfusros por loapicturasnd romctar(segn dMss=otta)dyde lrtxr(segn dAlthuse ) y a iliados a unadsabermpsco aalitico rue en lna de las meacadsfugrten le la Pultura lorteña le la Ppoca p mnradoiadentradmente eus liberaturas /ppan>.,ve resn ena partir de l973 (n la revosta Loberatl/epan> , rinbna de lavncara que clnsiderarobprdtnasta A/m>Loberatl/em> puote sa contea la nupuestamtransiarentia,del ringuajesy contradla nupuesisn de seuabicuüdad PSs maiembos se d iliadna lastranición de estriturea oermaticas nyde ligura ,de AatoresectetarCunimaEl Suas,quiao/sm>(2. El Suas,quiao/sm>boom<datinoamericanos

82 Prece elaro que aun cuando euenos Aires pue crecisimente ruo,de los hentros sás abcivos,de snpulso oditorial qd los autores lue rirmaca cpre.ye sl nueva narrativa,litinoamericana deslos aesenta, cas reviconcia temporans yn eas que sh inspstaid qaquílinne uue viercanto oomnAradicionae literarias qocales (omo conseos mspuerzo por lace smerge rdoevas psteticas y fines de los 60y en las 70 . Oedecena paznes de spoticas yem> nsteticas, posicinarientos date,en mercado dylos medios de comunicación ye lanoa a la nacesacdcdde eincilar eolítica qyalnguajes em> nrtícstcao que en lropiosde la Pcltura lorteña le lee purcodo ,y a lastexstaeaia dd lrocrama deo-vanguardistas Parsón coítica /a> o EPdadggías,historia py atinoamericanismo /a>
  • 12 LRefrcdioa la literatura ,el radetivo de disemainaen las posicn de CMndisaueva /epan> danto oomo pn las pdc/span>(...)
  • /ul>

    92 Dsde ll míctuo, ll radetivo d“ueva dexrne ea prestnsión delista rbl qeiapasn dellos iiempo s PSetratadde estruchr el mem>Enternvenir/em> es 1l premsrtes sdetratduisrqos alnguajes aue se petá emponeendo, sdetace e pecsad voscue s(re)seno . L d“uevao, domo py se ah señalaro e eencuo, se por lierto latatetncia dasyr de lrue la Ppoca ptetrore de ui cspuetncarelxranodisnrio delunad“ombresaueva ,;es el lnpulso optimista aue sebre esemnenadeoaa digms nydescurso ,qonsrepts y dalorationes pylue sepers srplicmente ra puontoeas qe lasicltura lrgentina,/ hlass="footnotecall" id="bodyftn2"" href="#ftn72">(27/a>. PLs mos aailo os de lJrge Pafforgue euestra sonolmblrge aa peficalta,dde ee inesrqosnuevos. Ambs se dlsaran cápidamente dhcia elahistoria py ao catálogos aunque dr larm ln merico de ltoscase a lo qstrincamente consemporaneoo,una imam due aparecenssubrayad dn el psubectuo, e lhesgndisaolmentdPL narrativa,lrgentina altuale/em><)

  • 12 La vrplicm uia de larrativa,lecientesdue vocrrabdx primer /span>L /span>Lailo os, tturacd,d“Csálogosdon sualedadesc/span>(...)
  • 92 PE primer tolmentrlenv gaicms dnadspíramfsde uSarre lue se alarun p ro moal paltrabaja srítico :c(...)

72 a vcontructión dellos iolúmenes duestra gn priopósco dpdadgnicos,a la vez mbiacado aeysieectiva en cualto dr conrpu enarriterio h lacaeio mn lmaerio de ciscurso puíticos y doderos iieóicao pylna velmna,dde eairma ión catinoamericanisma, caflexjopor otra parte qomon dalas antelectuales yeslos aesenta,py ao citenta, Es nin foue clauamente vdidsctcaoveconrrdo eor lna frgrtenimnlexión cistoricista.en lisile en las 7os aailo os de comopiardor:dpL hneva novela(28/a>. PL hstra tegas s se mjan enin el paef=lioner cesgndisaorms que sientrficacen la ristoria pe ui citeratura argentina ara ms cd (29/a>. En elo puao psuea pacudi ea fóimuas lbatrate,eocinrrdos en ls s cdas aobre una ntrecade sntemnpetarión coparz n eimecnrim“lntotalmcdcdde peoceso eistoóica de Pméricaslominoa, docoparz n e“mpre dnrll casmno,de lo citbración , dsbre una niteratura latinoamericana aue habapcancard el pivel:pe ui citeratura aocipdncal,yR2, 11, 14, 2 ),otc.)Es eoóimuas earan en lrmbic aa paemsion lobre la putornmo cue se puierd pzeinbniral contjnto de lstriturea oatinoamericanas romnmrspecitodalas aoderos iresiigio ao qe lasiranición docipdncal,

  • 13 URetpctivasente “(...)

92 span xml:lang="es" lang="es">C¿Cuáles el lsta trt dyll casáscterme lasiuítica sue sl pibro me insnde?(3.

  • 13 EE polmentrontinne los erabaja qd Noé Jirinksobre lespan>CMn soce lataNvela le la lEernac/epan> d(9697) ce lMa(/span>(...)
  • 13 LE el pailo os,loaentardo lu pistancia sue ridianpntre lo pridyectotriginalevyvoscue se aueo,aon crsc/span>(...)
  • /ul>

    928espan>Nurorne ena estructuraso utlógico se mjan en crn un relonteaibuionae luíticas seguudos eahoraaor lna fsmblencarpd (36/a>. < arue la Pem>

    (37/a>. P/s>
  • 13 LMacednio duoteagoizar uo,de los heaao qe lece ción dás inme iosntes uesua dpoca . Aicms de os patac/span>(...)
  • /ul>

    92 Ls mos ansayos qobre lMacednio dFrnández conseos mue se pzre le cibro mxpocitar ls borstpctivas.lMacednio ,dr esdouberta,lobre todo L partir de lo editioes due sep hijosrrlfo Pe lObera,tomonnezna poblicanrsn c1966a class="footnotecall" id="bodyftn13" href="#ftn83">(38/a>, ccupadrndu ougar quevosin el panorama ee lasiuítica srgentina,Nueva novela<…le ponsfa lulNoé Jirinks a lAnaoMai cBarre lchea dspecializta NAd euenos ayres/em>< ausPsemplo El Sbaque e.ye sSvoers/sm>NArrndgeo,/em>< aublicano aon esxco de lictor s sn c1965 así como ae sl drocra ivsreiosrcein dieológico se prronismo ,vue vosasmencomo uou

93 span xml:lang="es" lang="es">Eorges, luio Cy Sbajt ,dos anmbres yananicoo le la Piteratura argentina aue rirura dalentinnación dn ls tirms qaarecen eomo u tores le ebras,dunda entarls qobre la mue se pntelta,nencvstigilionae indict s 93 n re osas pigura ,distoóicansdylos mes Euevos as oubecdlJlio dCrteázlr cl.que re resferd pl ls ayos emaina re lA.M.aBarre lchearobre lem>NRayula< EPdo eslmd eCrteázlr rs sriu pez mn cuao deferencts aorque aoisaen dseao pondaseincilar eolriu pfeho de cnciientosdon epcunos de uaosa tores l ntecdors, seuciteratura as purceibaseomo coauamente vodernisaylovasle ente cinoveado sayluslece ción duítica srs sfavorrle eanto ontre losscue hosasceinan ac boom<datinoamericanosoomo pn re losscue hosastuionan ,con eoevao meacao iieóicao Lomo uaodhci cBarre lchea de tro de la pranición drgentina de coreción dspeciultivom /p> 932/span> n co pbra poabecrtapd pannte ce dieo eor lCrteázlr aarecen eltonces eatores que shrnsomotnado acoblicanrsa en eao ccncilnta,,yero souy dpoticas nmpliccai lna daertera afutur, 93 Mnuml cluiges el lúlimo de la pe i . L deparar lnas maeioaecños md eCrteázlr c a lpesaide latamnrastd monsemporaanetdcddue lstelúlimo dh ampursosln la rmtritera lrgentina, aa en el p69tarecenslvpdncaeque lluige uncaid (adainntra )una eodernizad aeferenctsde tod el pistio.1RcabisaPzgli, or l trnces eatoremovela,ceirecarele lcoectionas lyaa ereill nteaiíticos,rirma aaquíll ls ayos d dcards Lo pranción de eRaarmHaywrteh/em>d;iu pntlusoón dn lrouebapd pspelioneue lst cromera vovelaLos librosNuco ,dodse más tarde)c(7 an nrsde s1970,s10-22) EApl drogundtalobre la perjo dbra de cficion dublicano an la rrgentina fe e966, dcnciosspriteres l(Be,rinzSGudio sE.SGudioeKieffr ,yGemándGarcía ,iOsalodolombosrghini,qrth dLynch)qobre loevoelitar l/m>LBcqusas dpitadoas/em>< al sugunda dovela
  • 13 PRetpctivasente “(...)
  • <
  • 14 ERetpctivasente “(...)
  • /ul>

    93 Ua ver más ,te peuposde suíticos yepuesordn torrnoa la v“ueva novela<, dosta Naggdornsenteo/sm>

    NTl cQml /sm>(39/a>. EV nae de ll imntnto de eaeicabión edeaoderos i“duro de iuítica sntemna a(Po pp,CGreimas)souys yepslta,do bon ranicie tanto oa asxpctiaivas de uaosaiíticos yomo uls dasicinaes(40/a>. P/s>
(b. Mdernizzd la prítica /a>
CLadv iaed,dde eresepuestao iieóicao L qe ss foue slmeodo onicos nmpliícias (osnpoícias)anslstas frabaja ,aoisaen drne ea re douberta,lna fbcetoula de doienctción dn lualto drlos heamno s ue sesberra siasrl(oclnntrucir)sasiuítica slteraria ae eLtinoamericas caflexjatl mismo iempo sou
  • 14 ESalosin el paso dyacotacd rd eCrteázlr yle lespan>CRayula d(9693) cltaurela(...)
  • /ul>

    94 span xml:lang="es" lang="es">EPdo esss paneas droasluie tanbién spcu menos scoyntoual ,lo portanentia de clsinam de uue la literatura cue pe retá cublicannordn t centinnrtesduestra gn pgu a rd ea durezsepersior alde latauítica cltatrle(46/a>, cuncesntsientosdesunioyero sonstrate,en luertas elcturas qe ll dpoca . Hay n dlnsincentcisdn t cesgndisaaef=lionee Pafforgue ana vsgrtenld agnstinsfacion eeseifistoceor lostheho mor loaduítica shsta esnrnces eue surdarecensn p rd daengbosdNuroaemi,/em>< auerocue sdicms don inne ,ys uabertas,munacanoration etibi sebre la producción clteraria aagentina feciertes. Ss moalaras,dunales,pon eorenctoia s:sasiuítica slteraria ae eoevsrosoaísene ú cna f“uaoiciaextaeaia de iirge iistoria p(28) c

  • 14 Lafforgue eecciionar rn unguelostherio acsa quirma ión dydrabtnde ereponsderairge ente criPanesihene/span>(...)
  • /ul>

    941/span> Espriobrle tanbién sue sorge PPanesi,ya pstritbircu peloo aodstuiosqobre lem>Nos librosNos librosN(e caf ee ergir lyue lir dar ci )qyen,aon c“na faítica sue snliaseouplicndo,a(47/a>. /p>

  • 14 LE (...)
  • 14 PE peloe do de Euevos,aor lupuestao. Y dn e9681,dn el pailo osdails mos aolúmenes sebre la poítica se/span>(...)

94 Cando eRna vulav criencionarreo pbrasde Pafforgue annenads ayos suys,astoass lybanadbjeti dljan rdn t ciempo Nueva novelaNitinoamericana /sm>< arua due maiinbnyegahoa rl caslficacivo delm(48/a>. PL irnea csuscitb ,a lpesaide ltdes,eaclsinam de uue ll pibro mhnpntrerds (49/a>. P/s>

943/span>Nos librosLBabr /sm>Noterarl/sm>< aem>NSitio/sm>Prnto de lVsta /sm>Nueva novela<…l2/em>< alosaiíticos ye uem>Nos librosbsimraccro/sm>
bmeoorg /sm><) Lomo uasaaefcoizarnvoerta, areill nte erabaja qd lNcosls ERna . Todavasdo de á ellniu pridiooleuturocsos aooteagoiztas de cem>Nueva novela<…l. Haia duniempo snstantdljan r,lo poasón duítica srgentina de úbsumm /em>Nueva novelaNasoiluevos /sm>< aem>Noevao myen,vasmo /sm> /div> a class="fgo-top href="#frticule-3115">Hatode erage/a> div cd="bobliograaphy"class="sictivon"< /h2class="tictivon"Bbliograaphie/epan> <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< <

Altamirano, Carlos (1983). “Prólogo”. En: Altamirano, Carlos y Sarlo, Beatriz. Ensayos argentinos. De Sarmiento a la vanguardia. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. Colección Capítulo. Las nuevas propuestas, p. 9-12.

_____________ (1994). “Memoria del ‘69’”. Punto de Vista (Buenos Aires), 49, agosto 1994, p. 5-7.

Bolaño, Roberto (2004). “Osvaldo Lamborghini: mártir”. En: Entre paréntesis. Barcelona: Anagrama, p. 141-142.

Casa de las Américas, año IV, julio-agosto 1964.

Casa de las Américas, año VIII, 46, enero-febrero 1968.

Casa de las Américas, año IX, 51-52, noviembre 1968-febrero 1969.

Casa de las Américas, año IX, 53, marzo-abril 1969.

Casa de las Américas, año IX, 54, mayo-junio 1969.

Casa de las Américas, año XI, 61, julio-agosto 1970.

Cabrera Infante, Guillermo (1968). “Las fuentes de la narración.” (Entrevista de Emir Rodríguez Monegal). Mundo Nuevo, 25, Julio 1968, p. 41-58.

Carpentier, Alejo (1979). “La novela latinoamericana en vísperas de un nuevo siglo”. En: Tientos, diferencias y otros ensayos. Barcelona: Plaza y Janés, 1987, p. 141-158.

Cella, Susana (1999). “Panorama de la crítica”. En: Cella, Susana (dir. volumen). La irrupción de la crítica. En: Jitrik, Noé (dir.). Historia crítica de la literatura argentina. Buenos Aires: Emecé. Vol. 10, p. 33-62.

Chitarroni, Luis (2000). “Continuidad de las partes, relato de los límites”. En: Drucaroff, Elsa (dir. volumen). La narración gana la partida. En: Jitrik, Noé (dir.). Historia crítica de la literatura argentina. Buenos Aires: Emecé. Vol. 11, p. 161-182.

Dalmaroni, Miguel (2005). “Historia literaria y corpus crítico (aproximaciones williamsianas y un caso argentino)”. Boletín del Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria (Rosario), 12, diciembre 2005. www.celarg.org

De Diego, José Luis (2004). Quién de nosotros escribirá el Facundo. Intelectuales y escritores en Argentina (1970-1986). La Plata: Ediciones Al Margen.

Donoso, José (1972). Historia personal del boom. Barcelona: Anagrama.

Ford, Aníbal (1969). “El vandorismo”. Los libros, 1, julio de 1969, p. 28-29.

Garramuño, Florencia (2009). La experiencia opaca. Literatura y desencanto. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

González, Horacio (2000). “El boom: Rastros de una palabra en la narrativa y la crítica argentina”. En: Drucaroff, Elsa (dir. volumen). La narración gana la partida. En: Jitrik, Noé (dir.). Historia crítica de la literatura argentina. Buenos Aires: Emecé. Vol. 11, p. 405-430.

King, John (1986). Sur. A study of the Argentine literary journal and its role in the development of a culture, 1931-1970. Cambridge: Cambridge University Press.

Laddaga, Reinaldo (2007). Espectáculos de realidad. Ensayo sobre la narrativa latinoamericana de las últimas dos décadas. Rosario: Beatriz Viterbo.

Lafforgue, Jorge (comp.) (1969). Nueva Novela latinoamericana 1. Buenos Aires: Paidós.

____________ (1969). “La nueva novela latinoamericana”. En: Nueva Novela latinoamericana 1. Buenos Aires: Paidós, p. 13-29.

_____________ (comp.) (1972). Nueva Novela latinoamericana 2. La narrativa argentina actual. Buenos Aires: Paidós.

_____________ (1972). “La narrativa argentina actual”. En: Nueva Novela latinoamericana 2. Buenos Aires: Paidós, p. 11-29.

____________ (2005). Cartografía personal. Escritos y escritores de América latina. Buenos Aires: Taurus.

Link, Daniel (2006). “Tercer Corte (1968-1983). Crisis de la literatura”. En: Leyenda. Literatura argentina: cuatro cortes. Buenos Aires: Entropía, p. 103-121.

Los libros, 1, julio 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros (1969). “La creación de un espacio”. 1, julio 1969, p. 3.

Los libros, 2, agosto 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 3, septiembre 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 4, octubre 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 5, noviembre 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 6, diciembre 1969. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 7, enero-febrero 1970. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros (1970). “La literatura argentina 1969” (Encuesta). 7, enero-febrero 1970, p. 10-12 y 21-22.

Los libros, 8, mayo 1970. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros (1970). “Etapa”. 8, mayo 1970, p. 3.

Los libros, 9, julio 1970. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 25, marzo 1972. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros, 28, septiembre 1972. http://izquierda.library.cornell.edu/i/izquierda/libros.html

Los libros (1972). “Hacia la crítica” (Encuesta). 28, septiembre 1972, p. 3-7.

Matamoro, Blas (1969). “Borges y la crítica. Respuesta”. Los libros, 28, septiembre de 1972, p. 19-20.

Mudrovcic, María Eugenia (1999). “El arma periodística y una literatura “necesaria”. El caso Primera Plana”. En: Cella, Susana (dir. volumen). La irrupción de la crítica. En: Jitrik, Noé (dir.). Historia crítica de la literatura argentina. Buenos Aires: Emecé. Vol. 10, p. 295-311.

Mundo Nuevo, 1, Julio 1966.

Mundo Nuevo, 17, Noviembre 1967.

Mundo Nuevo 18, Diciembre de 1967.

Mundo Nuevo, 25, Julio 1968.

Olguín, Sergio y Zeiger, Claudio (1999). “La narrativa como programa. El realismo frente al espejo”. En: Cella, Susana (dir. volumen). La irrupción de la crítica. En: Jitrik, Noé (dir.). Historia crítica de la literatura argentina. Buenos Aires: Emecé. Vol. 10, p. 359-375.

Orecchia, Teresa (1969). “Lafforgue y otros: Nueva novela latinoamericana” (Reseña). Sur (Buenos Aires), 321, noviembre-diciembre de 1969, p. 105-108.

Orecchia Havas, Teresa (2012). “Fiction et construction de traditions littéraires dans le contexte argentin”. En : Moulin Civil, Françoise, Olivier, Florence, Orecchia Havas, Teresa (dir.). La littérature latino-américaine au seuil du XXI siècle. Colloque de Cerisy 2008. Paris/Londes: Aden, p. 345-368.

Panesi, Jorge (2000 [1985]). “La crítica argentina y el discurso de la dependencia”. En: Críticas. Buenos Aires: Norma, p. 17-48.

__________ (2005). “Discusión con varias voces: el cuerpo de la crítica”. Boletín del Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria (Rosario), 12, diciembre 2005. www.celarg.org

También en www.lectorcomun.com

Piglia, Ricardo (2008). “El lugar de Saer”. En: Carrión, Jorge (ed.). El lugar de Piglia. Crítica sin ficción. Barcelona: Candaya, p. 162-188.

Prieto, Adolfo (1983). “Los años sesenta”. Revista Iberoamericana (Pittsburgh), XLIX, 125, Octubre-Diciembre de 1983, p. 889-901.

Rama, Ángel (ed.) (1981). Mas allá del boom. Literatura y mercado. México: Marcha.

__________ (1981). “El “boom” en perspectiva”. En: Mas allá del boom. Literatura y mercado. México: Marcha.

Rama, Ángel (1982). “La narrativa en el conflicto de las culturas”. En: Rouquié, Alain (comp.). Argentina, hoy. México: Siglo XXI, p. 249-279.

Rodríguez Monegal (1967). “Diario de Caracas”. Mundo Nuevo, 17, Noviembre 1967, p. 4-24.

Rosa, Nicolás (1969). “Nueva novela latinoamericana. ¿Nueva crítica?”. Los libros, 1, julio de 1969, p. 6-8.

___________ (1969). “La crítica como metáfora”. Los libros, 2, agosto de 1969, p. 4-5.

___________ (1972). “Borges y la crítica”. Los libros, 26, mayo de 1972, p. 19-21.

___________ (1972). “Borges y la crítica. Contracrítica”. Los libros, 28, septiembre de 1972, p. 21-24.

__________ (1981). “Prólogo”. En: A. Barrenechea, N. Jitrik, J. Rest y otros. La crítica literaria contemporánea. Vol. 1. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, Capítulo, Biblioteca argentina fundamental 113, p. I-VIII. Reproducido como: “La crítica literaria argentina actual. Convergencias/ Divergencias”. En: Los fulgores del simulacro. Rosario: Universidad Nacional del Litoral. Cuadernos de Extensión Universitaria, 1987, p. 79-93.

__________ (1987 [1986]). “Estos textos, estos restos”. En: Los fulgores del simulacro. Rosario: Universidad Nacional del Litoral. Cuadernos de Extensión Universitaria, p. 9-18.

__________ (1987). Los fulgores del simulacro. Rosario: Universidad Nacional del Litoral. Cuadernos de Extensión Universitaria.

_________ (1993). “Veinte años después o la “novela familiar” de la crítica literaria”. En: La cultura argentina. De la dictadura a la democracia. Cuadernos Hispanoamericanos, 517-519, julio-septiembre 1993, p. 161-186. Reproducido en: Rosa, Nicolás (ed.). Políticas de la crítica. Historia de la crítica literaria en la Argentina. Buenos Aires: Biblos, 1999, p. 321-347.

Sarlo Sabajanes, Beatriz (1972 a). “Novela argentina actual: códigos de lo verosímil”. Los libros, 25, marzo de 1972, p. 18-19.

___________________ (1972 b). “La enseñanza de la literatura. Historia de una castración”. Los libros, 28, septiembre de 1972, p. 8-10.

Schmucler, Héctor (1972). “La búsqueda de la significación literaria”. Los libros 28, septiembre de 1972, p. 17-18.

Sosnowski, Saúl (1981). “Lectura sobre la marcha de una obra en marcha”. En: Rama, Ángel. Mas allá del boom. Literatura y mercado. México: MarchaBorges 1-23e">Rama, Ángel (ed.) (1981). Nuestros años sesenta. La formación de la nueva izquierda intelectual. Buenos Aires: Puntosur">Ram

Haut de page

Notes

1 Aunque el segundo tomo, Nueva novela latinoamericana 2, aparece en 1972, las fechas al pie de los artículos que contiene indican que han sido redactados entre 1968 y 1970. Su coexistencia en el plan inicial del compilador, la coetaneidad de su redacción y ciertas características internas comunes hacen que se pueda considerar a ambos volúmenes como las dos partes de un solo proyecto.

2 El caso de Los libros ha sido estudiado por Jorge Panesi (2000 [1985]), quien demuestra cómo la crítica argentina, en tanto discurso autónomo que aspira a ser sistemático, recibe un impulso crucial del encuentro polémico entre la política y la lectura de los modelos teóricos. Ver igualmente el detallado análisis de De Diego (2004) sobre la investigación de Panesi.

3 En tanto proceso literario fue rápidamente declarado exhausto, signo de la labilidad de sus marcos. Sobre este punto litigioso hubo rápidamente algunos balances colectivos, además de los enfoques de autor único, como la Historia personal del boom, de José Donoso (1972). En 1979, la ponencia de Ángel Rama al coloquio de Washington, “El “boom” en perspectiva” (Rama 1981), recuerda que ya hacia 1972 se había comenzado a decretar su extinción. Rama propone, con razón, que los argumentos que celebraban una explosión literaria a mediados de los sesenta eran tan poco sólidos como los que anunciaban su cese unos pocos años después. Los escritores continuaban produciendo novelas de la misma calidad, los lectores otorgaban su atención a lo que se publicaba, y sin embargo se dictaminaba un ocaso que coincidía solamente con el declive de rasgos externos, comerciales y de publicidad. La fecha de 1964, arbitraria como otras, es la que elige Rama, a pesar de ciertos reparos; se trata del año en que los libros de Cortázar se reeditan con tirajes aumentados.

4 Primera Plana apareció entre noviembre de 1962 y agosto de 1969, en que fue cerrada por decreto del gobierno. Volvió a aparecer entre 1970 y 1971. Sobre el papel modernizador de la revista ver Terán (1991: 81-95) y Mudrovcic (1999).

5 Y esto a pesar de los intentos de Enrique Pezzoni, secretario de redacción de la revista a partir de 1968, por incluir textos y reseñas de nuevos autores latinoamericanos, un cometido igualmente recordado por King (1986: 184). Ver Orecchia 1969 para la reseña al primer volumen de Lafforgue.

6 El esfuerzo de clarificación de los críticos acaba por apelar siempre a los nombres y a las fechas. Entre los primeros, el de Borges ronda los análisis del boom como una mala sombra, como si fuera necesario o inevitable computarlo entre sus protagonistas, aun contra toda lógica. Saúl Sosnowski, por ejemplo, dice: “Borges supo que ciertos autores crean sus precursores. De este modo, y por derecho propio, deben sumarse [a la lista de primeras figuras del boom] los nombres del mismo Borges junto a Onetti y otros en un abanico que no se cierra con el máximo aporte de Roa Bastos” (Más allá del boom, 191). La lista quedaba significativamente abierta …

7 Las objeciones que muy pronto se opusieron al boom desde diversos centros se dejan enumerar con facilidad: son críticas a la imitación de modelos extranjeros, a la reducción del corpus latinoamericano a unos pocos ejemplos estelares, a la adscripción de obras de nivel muy diferente, y a la nueva dependencia de las técnicas publicitarias por parte de los editores. Las polémicas sobre el caso no escasearon tampoco entre escritores ya desde el fin de los sesenta. Rama (1981) recuerda las que tuvieron lugar entre José María Arguedas y Cortázar (1968 y 1969), entre Collazos, Cortázar y Vargas Llosa (1969), entre Vargas Llosa y Rama (1971 y 1972). Cortázar, ya implicado en los debates de la izquierda latinoamericana y adentrándose en posiciones que suponían una franca politización de su pensamiento, hace inclinar la balanza hacia la cuestión de la identidad, que según él, es un vector esencial de las nuevas búsquedas del público lector, y en consecuencia, de la nueva situación de la narrativa.

8 La viñeta de Los libros que señala la publicación de Maladrón en 1969, dice: “El premio Nóbel guatemalteco reincide (inútilmente) en su intento de construir una mitología poética latinoamericana” (1, p. 33). (Bastardilla en el original).

9 Para una puntualización acerba y polémica sobre el estado de los estudios de Letras a fines de los sesenta ver el artículo de Beatriz Sarlo (1972 b).

10 El artículo de Adolfo Prieto (1983) presenta una de las mejores síntesis sobre los 60 como años de cruce. Cruce entre los reflejos de una sociedad que se estrenaba en el consumo cultural y nuevos procesos políticos que comenzaban a emerger sin lograr imponerse; cruce entre concepciones experimentales del arte y eclosión de una máquina de promociones comprometida con el mercado; cruce en fin entre un espacio potencialmente abierto a los grandes debates literarios y un abandono de esa posibilidad a las breves polémicas de la nota periodística.

11 Un comentario sobre la percepción distante de las culturas del continente que trasluce una revista como Sur, aun en sus momentos de mayor reconocimiento de la producción latinoamericana, se puede leer en J. King: “Even Sur, however, could not fail to observe the increasing interest in Latin America, especially with the North American ‘Alliance for Progress’. Within this context, a major attempt to come to terms with Latin American historical development in the 1960s was made in issue n° 293 (March-April 1965). (…) The introduction declares Sur’s continuing interest in the problems of Latin America, but it is perhaps significant that a journal published in that continent should dedicate a special issue to Latin America in the same way as it would survey Japanese or Canadian literature: in many ways Peru or Bolivia remained more foreign than Japan” (1986: 181-182).

12 Ciertas editoriales pequeñas o medianas que aparecen en los sesenta buscan agilizar el mercado del libro argentino tanto en literatura como en ciencias humanas, como Jorge Álvarez (1963-1967), que publica novedades argentinas y latinoamericanas, o Ediciones de La Flor, que saca Paradiso en 1968, o Galerna, que sucede a Jorge Álvarez en 1967. La acción de editores como Porrúa (Sudamericana), Jorge Álvarez o Daniel Divinsky (La Flor) permite que se expanda, llevada por la agitación local y la onda del boom, la cifra de ventas y la variedad de textos, e inicia la era del marketing librero con las campañas de prensa dedicadas a Cien años de soledad en 1967 (ver entre otros González 2000: 416). Otro dato clave es la publicación de series de libros baratos que buscaban ampliar el conocimiento de la historia de la literatura argentina, como la Serie del Siglo y Medio de la Editorial Universitaria de Buenos Aires (1960: un siglo y medio desde la fecha de la Independencia). El novel Centro Editor de América Latina (Boris Spivacow) impulsó por su parte las colecciones de literatura hispanoamericana reciente, las de literatura argentina, y con un nivel de análisis no practicado por ninguna publicación periódica hasta esa fecha, publicó por entregas dos ambiciosas historias de la literatura argentina (Capítulo) que todavía hoy son estudios enciclopédicos de referencia.

13 La primera Crisis, que se funda en 1973 (número 1 en mayo de ese año, dir. Galeano y Vogelius), se dedica a promover una literatura argentina inserta en un ámbito continental con un discurso abiertamente tercermundista.

14 Por todos estos motivos, la costumbre de los historiadores del boom de ubicar a ciertos autores argentinos o uruguayos como Cortázar u Onetti dentro del marco del fenómeno o en sus zonas-límite, resulta siempre un tanto extraña a los ojos de un lector (un crítico) argentino que piense en términos de poéticas.

15 Una prueba del alcance que podía asumir ese rescate es el libro de Josefina Ludmer, Onetti. Los procesos de construcción del relato (1977). La misma Josefina Ludmer había firmado, cinco años antes, una obstinada lectura estructuralista y psicoanalítica de García Márquez Cien años de soledad: Una interpretación (1972). Evidentemente, estos trabajos, que no comportan la más mínima mención al famoso boom, son una prueba del nivel de exigencia de la crítica argentina a principios de los setenta y muestran cuál era su grado de desarrollo analítico. Informan también sobre una tradición de lectura que no podía satisfacerse con dictámenes exclusivamente sociológicos.

16 No olvidemos tampoco la relectura, a finales de los sesenta, de las novelas surgidas de un regionalismo/indigenismo tardío pero considerado como militante, como El mundo es ancho y ajeno (1941), o de las novelas de la revolución mexicana, que atrajeron el interés de los universitarios a comienzos de los setenta, o el descubrimiento de Alejo Carpentier a través de las ediciones Arca de Montevideo, etc. Todas las sangres, de J. M. Arguedas, fue editada por Losada en 1964, pero su mayor difusión data de principios de los setenta. Son libros que se leen al amparo de la ola de fraternidad tercermundista.

17 Sobre este punto ver por ejemplo las notas bibliográficas de Casa de las Américas del mismo año 69 (sección “Al pie de la letra”) y el juicio de John Brushwood citado por Rama (1981: 84).

18 La coincidencia entre vanguardia artística y política, la hegemonía de la izquierda, han sido señaladas igualmente por Beatriz Sarlo: “Cuando se llega a comienzos de la década de 1970, se tiene la sensación de que la izquierda ha ganado una batalla cultural que la vuelve muy visible en el campo cultural y en el artístico” (citada por Garramuño 2009: 50).

19 Sigo aquí la argumentación del ensayo de Link, que cita la lengua enloquecida de Pizarnik, el lenguaje punk de Lamborghini, el discurso coloquial de Puig, las entonaciones criollistas de Walsh, Zelarayán o Gusmán.

20 Por ejemplo en la pluma de Oscar Massotta, quien sostiene que los medios tienen un carácter “potencialmente revolucionario” (Conciencia y estructura, citado por Link 2006: 114).

21 Citado por R. Piglia, “El lugar de Saer” (en Carrión 2008: 168).

22 Las dos fechas contienen una dosis de arbitrariedad. Sobre 1964 y las ediciones de Julio Cortázar, ver más arriba, nota 3. 1974 es la fecha de la primera edición de Yo, el Supremo (Roa Bastos).

23 Un ejemplo de esta reacción lo proveen las lecturas de la novela Sagrado (1969), de Tomás Eloy Martínez. Mientras Osvaldo Lamborghini la enjuicia sin piedad en una nota bibliográfica (González 2000: 405), porque se trataría de una escritura artificiosa y epigonal del realismo mágico aplicada a un tema provinciano, una revista como Casa de las Américas la encomia, reproduciendo parte de una nota de Antonio Skármeta y de una entrevista a Martínez (Casa de las Américas, 61, p. 187-188). Los libros, por su parte, confía el libro a Santiago Funes, que firma una reseña deudora de enfoques teóricos poco ajustados a la novela (Los libros, 7, 23-24).

24 Gusmán y García serán psicoanalistas y ensayistas en esa especialidad.

25 Lo que surge como neo-barroco en Gusmán estará emparentado con la estética que se elabora durante los 80 en la poesía de Perlongher, o incluso en la prosa de Néstor Sánchez, que operan con estrategias de inestabilidad textual asociadas a un imaginario de lo marginal.

26 Jorge Lafforgue detalla el plan de la obra en el prólogo al primer volumen. Además de los dos tomos finalmente publicados estaban planeados: uno más sobre literatura latinoamericana (“dedicado a estudiar la novelística de Carpentier, Onetti, Garmendia, Fuentes, Droguett, etc.”), dos “de carácter documental” con testimonios de escritores “protagonistas de esta polémica renovación de la literatura latinoamericana” y uno sobre novela brasileña (“La nueva novela latinoamericana”, 28). El plan hace visible el predominio de la literatura continental sobre la argentina, aunque no sepamos si los testimonios de escritores incluían a los argentinos entre los latinoamericanos. En 2005, en Cartografía personal, Lafforgue vuelve sobre el tema, pero menciona ahora un proyecto en cuatro volúmenes, sin más detalle (67).

La revista Primera Plana había insertado en su momento una breve columna anónima para anunciar el libro, en la que se lee: “ “A pesar de ser un libro de crítica literaria, no habrá en él complacencia, ni solemnidad, ni academicismo: eso sí, mucho rigor.” Tal es la descripción que hace de La nueva novela latinoamericana I, Jorge Lafforgue, el compilador de este trabajo, “el primero no traducido”, que en breve lanzará la colección Letras Mayúsculas, de la Editorial Paidós, cuyo regidor es David Viñas. Es posible que este libro colecticio sea el eslabón inicial de un proyecto más amplio: un volumen dedicado a Onetti, Fuentes, Carpentier y Garmendia, otro sobre la moderna narrativa argentina a partir de Macedonio Fernández; un tercero para la novela brasileña; y dos, de olvidados testimonios, documentos, reportajes, manifiestos y polémicas antañonas.”(Primera Plana 322, 25 de febrero 1969, p.48.)

27 Referido a la literatura, el adjetivo se disemina en las páginas de Mundo Nuevo tanto como en las de Casa de las Américas (“nueva literatura venezolana”, nueva narrativa latinoamericana”, “joven literatura cubana”, etc.), incluso en el recuento de crónicas que abordan lo latinoamericano desde los Estados Unidos o Europa (Casa de las Américas, 53, 157-159 y 54, 188-190, etc.). Como en Mundo Nuevo, en Casa … se publican muchas de las páginas de ficción y de crítica de los autores de la nueva narrativa (ver por ejemplo el número 26, 1964).

28 La amplia guía de narrativa reciente que cierra el primer prólogo, titulada “Catálogo con salvedades” (22-24), va desde el momento de “despegue” del proceso renovador, 1940 (La invención de Morel), hasta 1968 (varias obras).

29 El primer volumen lleva además un epígrafe de Sartre que señala un marco moral al trabajo crítico: “Es preciso que volvamos a la modestia y al gusto del riesgo; […] es preciso que el crítico renuncie a juzgar con seguridad y comparta la suerte de los autores” (Situations, II).

30 Lafforgue indica todos estos antecedentes en una larga nota del prólogo a su primer volumen (1, 26, nota 2) y vuelve a ellos de manera ampliada y sumamente detallada en el libro-balance de toda su trayectoria, Cartografía personal (2005: 67-88).

31 Capítulo, la Historia de la literatura argentina publicada por el Centro Editor de América Latina (CEAL), colección de fascículos acompañados por un libro en edición de bolsillo, salió semanalmente desde agosto de 1967 hasta septiembre de 1968 en su primera versión (Ver también aquí nota 12). Fue seguida por Capítulo Universal, una nueva colección del mismo sello, a menudo redactada por los mismos especialistas, que incluyó varios números sobre literaturas de América latina, así como, en 1970 y 1971, una serie de panoramas de la crítica (formalismo, estructuralismo, marxismo, etc.). La segunda versión, muy ampliada, de Capítulo argentino salió a partir de 1979.

32 Por orden cronológico, los autores tratados van desde los nacidos antes de la Primera Guerra hasta los nacidos a mediados de los años 30. Por orden de aparición en el tomo: Vargas Llosa escribe sobre Los ríos profundos (1958), de J. M. Arguedas (1911); Eduardo Romano sobre Al filo del agua (1947), de Agustín Yáñez (1904); Carlos Blanco Aguinaga sobre El llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955), de Rulfo (1918); Josefina Delgado sobre El paredón (1963), La otra mitad (1966) y Con las primeras luces (1966), novelas de Carlos Martínez Moreno (1917); Vargas Llosa sobre Paradiso (1966), de Lezama Lima (1910); E. Volkening sobre Cien años de soledad (1967), de García Márquez (1927); Angel Rama sobre Figura de paja (1964), La casa en la playa (1967) y La presencia lejana (1968), novelas de Juan García Ponce (1932); I. Josefina Ludmer sobre Los albañiles (1963), de Vicente Leñero (1933); J. Lafforgue sobre La ciudad y los perros (1963), de Vargas Llosa (1936); Luis Gregorich sobre Tres tristes tigres (1967), de Cabrera Infante (1929); Nora Dottori sobre José Trigo (1966), de Fernando del Paso (1935).

33 En Cartografía personal, reimprimiendo con correcciones un viejo artículo de 1972, Lafforgue recorre nuevamente, con el mismo detenimiento de ex editor que caracteriza sus intervenciones, datos sobre la cronología y los entretelones del boom (Ver “Narrativa latinoamericana. Una entrada”. Lafforgue 2005: 79-88). En particular, retoma el rol de las editoriales y de Primera Plana para establecer la responsabilidad del periodismo en la consagración y posterior rápida devaluación del proceso. Anota bibliografía y fuentes periodísticas que se citan raramente (Ramiro de Casasbellas), indica ciertas palinodias (Rama, Rodríguez Monegal) y muestra bien cuándo empiezan a ser atacados los escritores estrella (Vargas Llosa, García Márquez, Cortázar). El artículo, oportuno para revisar la actitud de los que ensalzaron el fenómeno, informa también sobre la relativa independencia de criterio de Lafforgue en su propia compilación. Tangencialmente, se confirma por otra parte su perspectiva historicista: el boom es para él lo superficial; lo profundo sería ver la literatura latinoamericana en su historia (85-86).

34 La contraportada del libro merece ser citada: “Discutido y discutible, sospechoso, arduo, sin duda apasionante, el boom de la novela latinoamericana constituye el debate del día. Pero este fenómeno, ¿qué encubre? ¿Sólo una campaña publicitaria hábilmente orquestada por algunas revistas y editoriales que se empeñan en vender sus productos? ¿O se trata realmente de una benéfica explosión en el páramo de nuestra literatura: hasta ahora dependiente, sometida, bastarda, repentinamente adulta, vigorosa y sabia?” (Subrayado mío).

35 Respectivamente: “Novela e ideología en Agustín Yáñez” (55-84); “Tres tristes tigres, obra abierta” (241-261); “La ciudad y los perros, novela moral” (209-239).

36 El volumen contiene los trabajos de: Noé Jitrik sobre Museo de la Novela de la Eterna (1967), de Macedonio Fernández (1874); Ana M. Barrenechea sobre el humor en M. Fernández; Hortensia Lemos, Ángel Núñez, Nannina Rivarola, Beatriz Sarlo y Susana Zanetti (Centro de Investigaciones Literarias Buenosayres) sobre Adán Buenosayres (1948), de Leopoldo Marechal (1900); Nicolás Rosa sobre la ficción (1944-1949) de Borges (1899); Jorge Rivera sobre La invención de Morel (1940) y Plan de evasión (1945) de Bioy Casares (1914); C. Fernández Moreno sobre El túnel (1948) y Sobre héroes y tumbas (1961), de Ernesto Sabato (1911); A. M. Barrenechea sobre Rayuela (1963), de Cortázar (1914); Noemí Ulla sobre Zama (1956), de Antonio Di Benedetto (1922); Aníbal Ford sobre la narrativa (1953-1969) de Rodolfo Walsh (1927); E. Romano sobre Sudeste (1962), de Haroldo Conti (1925); Ricardo Piglia sobre La traición de Rita Hayworth (1968), de Manuel Puig (1933); Juan Carlos Onetti sobre R. Arlt (1900).

37 En el prólogo, lamentando la distancia que media entre su proyecto original y lo que se pudo concretar para el segundo volumen, Lafforgue deplora la ausencia de trabajos sobre “Arlt, Cerretani, Mujica Láinez, Pla, Kordon, Viñas, Moyano y Saer” (28).

38 Macedonio protagoniza uno de los casos de recepción más interesantes de la época. Además de las antologías de sus textos que preparan Borges, Adolfo de Obieta y Carlos Mastronardi en 1961, 1964 y 1966 respectivamente, en 1966 comienza la publicación de sus escritos inéditos o semi-inéditos por A. de Obieta en el Centro Editor de América Latina (CEAL), a la que seguirán las ediciones de Corregidor en los primeros setenta, siempre al cuidado de Obieta. Es la época del redescubrimiento crítico y editorial del escritor y de su obra. Germán García publica un libro de entrevistas a testigos titulado Hablan de Macedonio Fernández (Carlos Pérez, 1969), escribe sobre Macedonio en el primer número de Literal (1973), y en 1975 firma La escritura en objeto, un brillante análisis de corte psicoanalítico. A principios de los setenta, la novel revista Crisis redescubrirá a su vez a Macedonio, pero inscribiéndolo en una línea de vanguardia “pobre” y tercermundista.

39 Respectivamente: “La “novela futura” de Macedonio Fernández” (30-70); “El caso Sabato” (205-221); “La estructura de Rayuela, de Julio Cortázar” (222-247); “Clase media; cuerpo y destino (Una lectura de La traición de Rita Hayworth de Manuel Puig)” (350-362); “Lo arquetípico en la narrativa argentina del 40” (174-204); “Conti: de lo mítico a lo documental” (323-349); “Walsh: la reconstrucción de los hechos” (272-322).

40 Respectivamente: “Pruebas y hazañas de Adán Buenosayres” (89-139); “Borges o la ficción laberíntica” (140-173).

41 El artículo del Centro de Investigaciones Literarias Buenosayres contiene el mejor ejemplo de esta situación. Al cabo de un minucioso examen de la novela más importante de Marechal siguiendo “un modelo de análisis del cuento folklórico”, los críticos se ven obligados a concluir que tal examen revela un texto donde los planos de lo social y de lo individual son excluyentes. Y concluyen que el método no les permitió finalmente encarar la oposición entre el pensamiento del autor, afiliado a “un movimiento político nacional y popular”, y la ideología universalista y monológica de la obra (137-139). Poco tiempo después el mismo Centro publicó un artículo en el que volvía sobre esta experiencia metodológica (ver Lafforgue 2005: 101).

42 Aníbal Ford firma igualmente la reseña de ¿Quién mató a Rosendo? en el numero 1 de Los libros (1969).

43 Jorge Panesi ha analizado la “incomodidad frente a los modelos” en relación con Los libros. Pienso que así como éste, algunos otros rasgos señalados por él en la práctica de la revista se encuentran igualmente en Nueva Novela 2, aunque no como “axiomas”, sino como principios que recorren en mayor o menor grado el volumen porque son dominantes en la cultura argentina de la época, en particular la vinculación entre la lucha cultural y la lucha política (ax. 1) y el latinoamericanismo (ax. 2) (2000 [1985]). Para un trabajo de gran inteligencia en relación con la adopción y la adaptación de modelos epistemológicos, ver el breve artículo de Altamirano 1983.

44 El ecumenismo de Lafforgue es útil para su propósito antológico, pero resulta quizás enemigo de una perspectiva más sistemática. En todo caso, es uno de los pocos que defienden tanto a los críticos universitarios como a las páginas del periodismo especializado, actitud que se volvió realmente excepcional en las décadas siguientes, en las que ni la crítica de los periódicos ni la de la “Academia” parecían ocupar un lugar digno de mención. En Cartografía personal, Lafforgue vuelve a exponer su defensa de ambas instituciones (2005: 75-77; 157-158, nota 3) y se empeña en demostrar la continuidad (una suerte de hermandad) de la crítica argentina.

45 La reseña al segundo volumen, firmada por Héctor Schmucler en el número 28 de Los libros, no aporta grandes novedades con respecto al esquema evaluativo fijado por Rosa para el primero. Schmucler insiste en la ausencia de homogeneidad, recorre los artículos describiendo sus marcos metodológicos, y elogia con énfasis la contribución de dos críticos: N. Rosa y R. Piglia. Ese número 28 aparece en septiembre de 1972, un momento de agitación política referida a la masacre de Trelew. Contiene una sagaz encuesta sobre la tarea crítica a la que responden Ford, Gregorich, Ludmer, Núñez y Piglia (3-7), y una apasionante polémica entre Blas Matamoro y Nicolás Rosa sobre la crítica borgiana que desborda ampliamente el tema y se adentra en cuestiones de teoría de la literatura y filosofía del lenguaje (19-24), otro ejemplo del vuelo metódico postulado por algunas lecturas.

46 Salvo en el caso ya citado de Cortázar y de Rayuela (1963), la novela que representaba “una verdadera división de las aguas en el circuito de producción y de lectura de esos años” (Prieto 1983: 892).

47 Lafforgue reacciona con orgullo herido a esa afirmación y trata de responder largamente a Panesi en su libro de 2005 (100-108).

48 El artículo, que no se priva de los habituales biografemas de la crítica local caros a Rosa, se reproduce corregido y aumentado en Políticas de la crítica (1999: 321-347).

49 El gesto no es nuevo, por supuesto. Ya en 1981, en el prólogo a los dos volúmenes sobre la crítica contemporánea a su cargo (CEAL), Nicolás Rosa elegía aquellos discursos que correspondían al proclamado ideal de autonomía con respecto al objeto, y clasificaba a una serie de críticos convocados para participar en esos tomos. El corpus estudiado no contenía sólo obras argentinas; los críticos, en cambio, eran todos locales. En la lista se encuentran varios de los que habían colaborado en la empresa de Lafforgue (Barrenechea, Jitrik, Rivera, Rosa mismo, Ludmer, Sarlo), así como otros que representaban tendencias ligadas a las ciencias humanas, o voces “excéntricas” (Castagnino, Prieto, Viñas, Rest, Massotta, Germán García). El trabajo fue reproducido, con un mayor desarrollo sobre Jaime Rest, en Los fulgores del simulacro (1987), cuyo texto inaugural (“Estos textos, estos restos”, 9-18) presenta posiciones muy radicalizadas de Rosa en lo que concierne el lenguaje de la literatura y la condición ficcional de la crítica.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Teresa Orecchia Havas, « Literatura latinoamericana, meridiano argentino, pasiones críticas », Cuadernos LIRICO [En ligne], 15 | 2016, mis en ligne le 05 octobre 2016, consulté le 16 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/lirico/3115 ; DOI : 10.4000/lirico.3115

Haut de page

Auteur

Teresa Orecchia Havas

Université de Caen

orecchia-havas@wanadoo.fr

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licencia Creative Commons
Cuadernos LIRICO está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Haut de page