Navegación – Mapa del sitio
2. Pensar (filosofía)

Sor Juana y la piedra filosofal

Dardo Scavino
p. 99-113
Plan | Texto | Notas | Cita | Autor

Texto integral

...el deseo no satisfecho incrusta en la memoria experiencias imaginarias, apetecidas pero no realizadas, más imborrables que las verdaderas
Juan José Saer

Timeo

  • 1 O. Ducrot, J. M. Schaeffer, Nouveau dictionnaire encyclopédique des sciences du langage, París, Le (...)
  • 2 Ibid., p. 557.
  • 3 Ibid.
  • 4 M. Heidegger, Traité des catégories et de la signification chez Duns Scot, París, Gallimard, 1970, (...)

1En su Nuevo diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje Oswald Ducrot y Jean-Marie Schaeffer proponen una breve receta : "Consígase un pollo bien vivo, mátelo, vacíelo, trócelo, métalo en el horno y sírvalo con cebollas.1" A medida que la receta transcurre, observaban los lingüistas, "el pollo, referente común de los diferentes lo, no cesa de transformarse", y sin embargo presuponemos que nos referimos siempre a una sola y misma cosa. Para justificar este presupuesto, "precisaríamos una teoría de la identidad individual que nos aleja demasiado de las investigaciones lingüísticas habituales", aunque los autores recordaban que la distinción entre la "cosa misma" y las cualidades con las cuales la reviste algún discurso se encontraba en "la teoría de la substantia sola medieval"2. Para ciertas gramáticas especulativas como la del alemán Thomas de Erfurt, "el pronombre designaba la substancia de la cosa, separada de sus accidentes"3, lo que explica por qué la denominaba también "separada", "pura" o "sin cualidades"4. De esta substancia, explicaba, los pronombres nos ofrecen una aprehensión simple o indeterminada : nos dicen que hay algo ahí sin decirnos nunca qué.

  • 5 Platón, Timeo, 50a (traducimos la edición bilingüe de Les Belles Lettres, París, 1961).

2 No hubo que esperar, no obstante, hasta el medioevo para que los filósofos se interrogaran acerca de esta unidad permanente que parecía vencer el paso del tiempo y atravesar siempre airosa la tempestad de agresiones que afectan a la materia. Los griegos se habían percatado de que el enunciado "algo cambia" afirmaba a la vez dos cosas contradictorias : que ya no es lo mismo y que sigue siéndolo. Porque si la cosa en cuestión no fuese siempre la misma, ni siquiera podríamos sostener que cambia : se trataría, con cada nuevo predicado, de otra. Platón había abordado este problema, de hecho, en una vasta narración mítica que puso en boca de uno de sus pers