Navigation – Plan du site
Actualité de la Recherche
Comptes rendus

François Godicheau, Les mots de la guerre d’Espagne

Sandra Souto Kustrín
p. 299-307
Référence(s) :

François Godicheau, Les mots de la guerre d’Espagne, Toulouse, Presses universitaires du Mirail, 2003, 124 pp. et La guerre d’Espagne. République et révolution en Catalogne (1936-1939), Paris, Odile Jacob, 2004, 459 pp.

Texte intégral

1La Guerra Civil española, tanto por el impacto que tuvo en todo el ámbito europeo como por su resultado de casi 40 años de una dictadura que trató de imponer su propia versión de los hechos, ha sido tradicionalmente estudiada por hispanistas extranjeros. Baste recordar el papel clave que tuvieron obras como las de Hugh Thomas o Gabriel Jackson en los inicios de una historiografía «seria» sobre ella. Ahora, cerca ya del 70 aniversario del inicio del conflicto civil, «nuestra» guerra sigue interesando a hispanistas de diferentes países, como demuestran las dos obras reseñadas aquí. F. Godicheau, doctor en Historia por la École des Hautes Études en Sciences Sociales y profesor de la Universidad de Toulouse-Le Mirail, nos presenta en Les mots de la guerre d’Espagne un libro sencillo y breve, pero de una gran complejidad por la cantidad de información que proporciona y de temas que trata al explicar más de 170 palabras relacionadas con la Guerra Civil. Su segundo libro, La guerre d’Espagne. République et Révolution en Catalogne (1936-1939), se basa en su tesis doctoral Répression et ordre public en Catalogne pendant la guerre civile (1936-1939); un tema poco estudiado en la historiografía española, donde busca analizar «las relaciones entre la sociedad y el Estado […] a través de la evolución del movimiento anarcosindicalista durante la Guerra Civil» (p. 10).

2En primer lugar hay que destacar que el primer libro muestra uno de los problemas principales de la historiografía española, que es el «escaso impulso hacia la construcción de síntesis» (Gonzalo Pasamar, La historia contemporánea. Aspectos teóricos e historiográficos, Madrid, 2000, p. 248). Las principales obras generales sobre temas historiográficos diversos que, como este libro, tienen en cuenta las últimas investigaciones existentes, son realizadas principalmente por historiadores extranjeros y en otras lenguas. F. Godicheau justifica su trabajo para un público francés porque las síntesis existentes en su lengua son muy escasas y antiguas (p. 3). Pero éste es un problema que también existe en España, donde la mayoría de las síntesis de cierta envergadura fueron editadas en torno al 50 aniversario del comienzo del conflicto, por lo que es importante saber que este libro pronto va a ser publicado en castellano. Y, mientras que en Les mots de la guerre se echan en falta referencias bibliográficas, producto de las características de la colección en la que se incluye el libro, La guerre d’Espagne cuenta con una abundante bibliografía, muy actualizada y en muchos casos posterior a su tesis doctoral.

3Pero a más de 25 años del fin de la dictadura franquista, con su correlato en el ámbito historiográfico de libertad de investigación, apertura de numerosos archivos y «normalización» del estudio de la Guerra Civil en el ámbito académico y universitario —otra cosa son los libros recientes de gran éxito mediático realizados por pseudohistoriadores, con ninguna o escasa base documental—, es difícil aceptar la crítica general que el doctor Godicheau realiza a la historiografía española en el prólogo de su segunda obra, cuando considera que la historia de la Guerra Civil «se ha convertido en un asunto de aficionados, muchas veces escrita ella misma por aficionados», y que la apertura de archivos «ha puesto raramente en cuestión los cuadros interpretativos generales y la manera de plantear los hechos» (p. 12). Esta crítica le lleva a afirmar que ha podido plantearse ciertas «cuestiones» por su «posición exterior de francés, que no sufre la presión de una memoria nacional». Pero, como dice Enrique Moradiellos, desde el cincuentenario de la Guerra Civil los estudios y debates «han permitido avances sustanciales en la tentativa de comprensión historiográfica», arrumbando «sin remisión las visiones más simplistas sobre la contienda, a favor de esquemas interpretativos más pluralistas y complejos» (E. Moradiellos, «Ni gesta heroica ni locura trágica: nuevas perspectivas históricas sobre la Guerra Civil», Ayer, 50, 2003, p. 24). La historiografía española ha alcanzado una madurez que hace que ya no sea subsidiaria de las investigaciones realizadas por extranjeros, lo que no quiere decir que éstos no hayan aportado y sigan aportando investigaciones importantes, como puede ser, en el ámbito de los estudios sobre el anarcosindicalismo español, el reciente libro de Chris Ealham, Class, Culture and Conflict in Barcelona (1898-1937), Londres, 2005.

4Decir esto no implica negar el valor historiográfico de estos dos libros aquí reseñados. El primero permite, en una lectura lineal, reconstruir la historia del conflicto, de sus antecedentes y de sus consecuencias en todos sus aspectos y en toda su complejidad. Su lectura mediante las relaciones indicadas entre las palabras permite centrarse en los temas concretos en los que el lector pueda estar más interesado. En prácticamente todos los términos se realiza una muy buena y difícil síntesis y, a pesar de la brevedad, no hay concesiones a las simplificaciones y se muestra la compleja interrelación entre los diferentes procesos y fenómenos analizados. Los aspectos políticos y militares más clásicos (gobiernos, ejércitos, partidos políticos…) están claramente explicados a través de términos como «generales y jefes militares» o «Junta Técnica del Estado», y  del análisis de las diferentes ideologías y organizaciones. La fragmentación política y el hundimiento de las instituciones estatales que se produjo en la zona republicana como consecuencia del golpe de Estado favorecieron el desarrollo de particularismos regionales, fenómeno que se refleja en el análisis de los comités locales o del Consejo de Aragón. No se olvidan temas polémicos, como el papel del SIM, la ayuda soviética, el oro de Moscú, los enfrentamientos internos en el bando republicano o el carácter fascista del franquismo. Las dimensiones internacionales de la guerra y la diferente importancia de la ayuda internacional prestada a cada bando se explican claramente a través del análisis de los países implicados y de términos como «No Intervención» o «Brigadas Internacionales».

5Cobran importancia las realidades sociales y se prefieren los actores colectivos, los elementos de la vida cotidiana o los aspectos ideológicos a las figuras relevantes. Aunque se estudian conocidos símbolos o leyendas para uno u otro bando, como «Guernica» o «el Alcázar de Toledo», se analizan principalmente aspectos menos tratados en las historias generales sobre la Guerra Civil, que hacen hincapié en la vida cotidiana durante la guerra y que reflejan cómo era vivida —y sufrida— ésta en la retaguardia («economía de guerra», «hambre», «refugiados», «salvoconducto»…). Destaca el análisis de la aún más difícil situación de las mujeres y de los niños durante y después del conflicto, a través de voces como «aborto», «prostitución» o «Auxilio Social».

6En la mayoría de los conceptos en los que resulta posible se analizan las diferencias entre el bando rebelde y el republicano, lo que da una buena idea de la distinta realidad existente y de la vivida, tanto por las instituciones como por la gente común («ejército», «escuela», «vida del soldado»…). Estas diferencias están presentes también en el análisis que se hace, a través de numerosas palabras, de la represión y de la violencia política producidas en ambos bandos al margen de las formas propias de una guerra convencional. Como se muestra claramente en el término represiones (Les mots de la guerre, pp. 104-105) y en La guerre d’Espagne (pp. 109 y ss.), las diferencias entre ambos bandos se sitúan principalmente en el aspecto cualitativo: en la zona constitucional, el hundimiento del Estado, la atomización de poderes y la revolución social, provocados por la misma sublevación, dieron lugar a numerosos actos de violencia realizados de forma anárquica contra los representantes del orden tradicional por cientos de comités revolucionarios de todas las tendencias políticas. En el bando franquista, por el contrario, hubo un proyecto coherente y claramente definido de erradicación, eliminación y humillación del adversario, que se prolongó durante mucho tiempo después de la guerra. Como se indica en la palabra «paz», el 1 de abril de 1939 marca sólo el día en que concluyeron los enfrentamientos militares (p. 91), lo que lleva al autor, en las conclusiones de La guerre d’Espagne, a plantear que es difícil establecer la fecha del fin del conflicto (p. 418).

7En Les mots de la guerre, se subraya que la Guerra Civil fue también una guerra de palabras (p. 4) y se enfatiza el estudio de términos que muestran los enfrentamientos lingüísticos producidos por el conflicto, que parten de la inclusión de la palabra «propaganda» o de consignas y canciones de la época, como «Cara al Sol» o «No pasarán». El enfrentamiento ideológico se refleja, por ejemplo, en el uso por parte de la propaganda franquista de términos como «nacionales» y «rojos», con los que, como dice el autor, los rebeldes se presentaban como los «salvadores» de España, dando la falsa idea de una nación levantada de forma unánime contra la República (p. 84). Ésta usó términos como «facciosos» para designar a los rebeldes, y el carácter propagandístico tenía su uso de conceptos como «unidad», que fue más un deseo que una realidad. El análisis de esta «guerra de palabras» se completa con el estudio de los distintos «nombres de la guerra» (Guerra de Liberación Nacional, Guerra de España, Guerra Civil) y del uso de conceptos como «Movimiento Nacional» o «Cruzada» por parte de los sublevados. El autor explica en ambas obras las diversas memorias históricas de la guerra y las diferentes políticas al respecto desarrolladas desde el poder (La guerre d’Espagne, pp. 10 y ss.). Destaca que la imagen de «guerra fratricida» se impuso durante la transición con una función política conciliadora y que, desde finales de los años 90, se han multiplicado las condenas del «pacto de silencio» en nombre de la «memoria de los vencidos», exigencia que «existe también entre las personas de derecha» y que explicaría, según el autor, el éxito de la publicística que ha revivido la vieja historiografía franquista (Les mots de la guerre, p. 80).

8Pero la Guerra Civil en su conjunto, muy bien analizada en general en su primer libro, desaparece como por encanto en el segundo, a pesar de dedicar casi 100 páginas (Cap. I y gran parte del II) a la evolución española en general y a la catalana en concreto desde la Restauración hasta la Segunda República en todos los ámbitos sociales y políticos, y de que, como han planteado, entre otros, Helen Graham, el factor que modeló la evolución de la República entre 1936 y 1939 en todos sus aspectos «fue la guerra misma» (The Spanish Republic at War [1936-1939], Cambridge, 2002, p. ix).

9Y aunque también Les mots de la guerre se retrotrae a la Segunda República y a épocas anteriores a ésta para explicar los factores condicionantes del conflicto, ambos libros muestran importantes limitaciones en el conocimiento de determinados hechos clave para analizar este período, principalmente con relación a la evolución del PSOE y al surgimiento y desa-rrollo del Frente Popular. En cuanto al socialismo, en ambos libros se plantea que «la represión posterior a octubre de 1934 radicalizó extremadamente al PSOE» (La guerre d’Espagne, p. 89 y Les mots de la guerre, p. 113). Esta radicalización del Partido Socialista, por el contrario, se puede considerar una causa de la revolución de octubre, pero no una consecuencia: tras octubre de 1934 se afianzó en el PSOE la postura centrista de la necesidad de un acuerdo con los republicanos para volver a la «República del 14 de abril», que se reflejó, por una parte, en su recuperación del control del partido en diciembre de 1935 y, por otra, en un programa, el del Frente Popular, que, aparte de los temas relacionados con las consecuencias de la represión de la insurrección de 1934, suponía una vuelta a las políticas reformistas del primer bienio, independientemente de que se reconocieran diferentes posturas en algunos temas (por ejemplo, la reforma agraria) como concesión al ala izquierda del PSOE. Y es que el Frente Popular no fue, como se dice en Les mots de la guerre (p. 58), un «alargamiento de la Alianza Obrera a los partidos republicanos», sino la ampliación de la coalición electoral republicano-socialista que había gobernado en el primer bienio a las demás organizaciones obreras, favorecida por el fraccionamiento del PSOE que dio una mayor capacidad de actuación a los otros partidos obreros y la hegemonía a los republicanos (Santos Juliá, Orígenes del Frente Popular en España [1934-1936], Madrid, 1979, p. 162). Quizás ambas interpretaciones explican por qué el autor considera en La guerre d’Espagne que «la incapacidad de los civiles, incluidos los más a la derecha, de asegurar el orden en el marco de la legalidad estaba demostrada por la reaparición de la amenaza revolucionaria, más fuerte que nunca tras el bienio negro» (p. 94). En la primavera de 1936, desde los sectores que habían conformado el Frente Popular, con excepción del limitado número de miembros del POUM, nadie se planteaba una revolución, y es difícil aceptar la idea de que el Frente Popular «apuntaba para muchos de sus defensores la ambición de la revolución social» (p. 91).

10El final del capítulo segundo se dedica a la ruptura de la legalidad republicana que supuso el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y a la movilización popular que siguió a éste en España en general, y en Cataluña y en Barcelona en concreto, analizando el proceso revolucionario que se produjo como respuesta al golpe. En el capítulo tercero se estudian, al igual que en el segundo, principalmente a través de fuentes secundarias, el proceso de reconstrucción del Estado entre el verano de 1936 y la primavera de 1937. Se analiza detenidamente la reorganización de poderes, especialmente en Cataluña, posible por la integración de la CNT en el régimen político a través de su participación en el gobierno de la Generalitat y en el de la República. Como consecuencia, se incrementaron las tensiones internas en el mundo libertario entre unas bases que rechazaban abandonar el proyecto revolucionario y una dirección que colaboraba con el gobierno, pero era incapaz de imponer sus puntos de vista a su militancia, que había crecido mucho durante la guerra, llegando a medio millón de afiliados en la primavera de 1937 (p. 150).

11El capítulo cuarto, «El “retorno al orden”», que se inicia con los sucesos de mayo de 1937 y analiza la represión posterior a ellos, es uno de los más novedosos del libro y donde se utiliza mucha documentación no conocida anteriormente, procedente, entre otros centros, del Instituto de Historia Social de Amsterdam, del Arxiu Nacional de Catalunya y de archivos municipales y comarcales. Estos documentos le han permitido contabilizar en Cataluña, entre mayo de 1937 y finales de 1938, algo más de 3.700 arrestos de «militantes revolucionarios». Éstos eran los más implicados en la revolución producida en los inicios de la guerra, y aunque incluye a los presos del POUM (p. 20), eran principalmente afiliados a la CNT. Destaca la importancia del mundo rural en los arrestos del verano de 1937, período en el que hubo más detenciones, lo que rompe «con la imagen de un conflicto político esencialmente barcelonés» (p. 183). Pero es una pena que el análisis de los 3.136 casos de los que ha conseguido todos los datos se haga brevemente (pp. 180-190), y nos remita para la explicación de las fuentes y las bases de datos elaboradas a su tesis y a un artículo suyo publicado en Historia Social (n.o 44 [43 en el libro], 2002).

12En relación con esto, aparece otra de las partes más novedosas del libro: el capítulo séptimo, centrado en las contradicciones y los problemas que la defensa de estos prisioneros —que se autodenominaron «antifascistas»—, crearon a la CNT, y los cambios introducidos por sus dirigentes en la ayuda tradicionalmente dada a los presos. Se produjo una importante selección de los presos que se defendían, el abandono de otros y un silencio relativo de la dirección y de los órganos de pren- sa de la CNT sobre la situación de estos reclusos. Esto llevó a crecientes tensiones con ellos y con parte de las bases anarcosindicalistas, tensiones ligadas «a un profundo desacuerdo político» (p. 310), que se analiza a través de los periódicos clandestinos que se multiplicaron en Barcelona en este período, aunque el acuerdo entre la dirección de la CNT y el gobierno de Negrín sobre prisioneros a liberar hizo que la primera informase de que este tema estaba resuelto (pp. 325-326).

13Pero es difícil aceptar la idea, que unifica todo el capítulo octavo («La transformación del movimiento libertario»), de la «bolchevización» de todas las organizaciones anarcosindicalistas (CNT, FAI y FIJL) durante la guerra. Esta valoración la basa el autor en la centralización impulsada en estas organizaciones por sus direcciones nacionales durante la guerra, en la que considera que hubo tres procesos (pp. 346-347): la FAI quería convertirse en un verdadero partido que agitara en la CNT, como hacía el PCE en la UGT; la CNT buscaba dotarse de un aparato clandestino conspirativo y rígido con la recreación y reorganización de los comités de defensa; y se desarrollaron propuestas de unificación de las tres organizaciones libertarias, tanto en Cataluña como en el ámbito nacional, bajo el nombre de Movimiento Libertario. Pero el debate sobre la reorganización de las entidades libertarias y sobre la creación de estructuras revolucionarias y milicianas clandestinas y militarizadas se había iniciado en la CNT y en la FAI tras el fracaso del ciclo insurreccional de 1932-1933. Como dice Julián Casanova (De la calle al frente. El anarcosindicalismo en España [1931-1939], Barcelona, 1997, pp. 227-228), los signos tanto de transformación como de división del anarcosindicalismo estaban presentes ya en los años republicanos y fueron acelerados por la guerra.

14Se incluyen como ejemplos de lo que llama «bolchevización» o, al menos, «militarización» (p. 347), y «aplicación del centralismo democrático», aunque no se le diera ese nombre en las conclusiones (p. 417), la creación de la Solidaridad Internacional Antifascista (SIA), que seguiría, según el autor, el modelo del Socorro Rojo Internacional, aunque no explica la estructura y el funcionamiento de estas dos organizaciones. Y, ya en el capítulo noveno (pp. 392-393), considera inspirados por el modelo comunista los proyectos de ayuda a la producción y a la movilización de la industria de guerra de la FAI, y habla de la «misma ambición estadística» sobre producción y armamento en esta organización y en el PSUC. Pero probablemente esto último, más que por la influencia del comunismo, se explique mejor porque la política de no intervención, que sólo se cita brevemente en la obra, colocó a la República —y sólo a ésta—, frente a un embargo material de facto que hizo que, según avanzaba la guerra, faltaran todo tipo de recursos. Quizás, más que de «bolchevización», habría que hablar, como hace H. Graham, de una forma de modernización política (The Spanish Republic, op. cit., p. 276).

15Es importante, especialmente de cara a un público francés, que, tanto en los sucesos de mayo como en la configuración de las fuerzas policiales y en la evolu-ción de las instituciones judiciales, se rechace la idea de que respondieran a un simple complot estalinista contra el POUM y/o a la imposición del estalinismo en España. Y es importante porque esta simplificación parece ser común entre importantes historiadores franceses (según Enric  Ucelay-Da Cal, «El pueblo contra la clase: populismo legitimador, revoluciones y sustituciones políticas en Cataluña», Ayer, 50, 2003, p. 193 o Ricardo Miralles, Juan Negrín. La República en guerra, Madrid, 2003, p. 29). El doctor Godicheau propone analizar no sólo el proceso del POUM, sino también cómo nacieron una policía y una justicia política y plantea considerar los hábitos profesionales, las lógicas del orden y las relaciones entre los partidos y las posiciones adoptadas por ellos (p. 173), teniendo en cuenta las deficiencias generales del Estado español en los temas de orden público, y las condiciones particulares de la guerra, aunque la influencia de esta última en la evolución de las instituciones policiales y judiciales sigue apareciendo muy poco.

16Así, en el final del capítulo cuarto, en el quinto y en el sexto se analiza la recomposición de los aparatos policiales y sus formas de actuación, así como la evolución de la justicia republicana durante la guerra, con especial referencia a Cataluña y a la creación, primero, de los Tribunales Populares y, después, de la justicia especial representada por los Tribunales de Guardia y los de Espionaje y Alta Traición. Se estudian los procesos sobre los cementerios clandestinos, ligados a la violencia y a las colectivizaciones del verano de 1936, los de los supuestos responsables de las jornadas de mayo 1937, y, finalmente, el proceso al POUM, considerado una muestra del triunfo del consenso republicano, y, en este sentido, uno más en los procesos desarrollados al amparo de la reconstitución de la justicia republicana. Sin embargo pone como ejemplo sólo otro proceso, y nos remite nuevamente a más de 50 páginas de su tesis en que se tratan otros (p. 272).

17Pero estos capítulos resultan ser una mezcla de novedades e interpretaciones y valoraciones contradictorias y/o que no parecen corroboradas por los documentos utilizados. En el análisis de las personas procesadas había concluido que los tribunales especiales produjeron más condenas y más duras que las de los tribunales populares, pero en general pocas condenas (p. 187), y ahora destaca que hubo pocas inculpaciones por los sucesos de mayo y una «penuria de denuncias» con relación a los cementerios clandestinos (p. 234). La absolución sería también el resultado común de la investigación sobre la actuación de la oficina jurídica surgida de la toma del Palacio de Justicia por la CNT en agosto de 1936 (pp. 251 y ss.). Dados estos datos, puede no resultar tan «sorprendente», como le parece al autor, que una gran encuesta realizada por la CNT catalana concluyera en julio de 1938 que, en prácticamente todos sitios, las relaciones con la UGT (y, frecuentemente, también con el PSUC y el ERC), eran buenas (p. 367).

18Las conclusiones sobre la evolución de la justicia son igualmente contradictorias. Se destaca que hubo una creciente militarización y arbitrariedad en ésta (véase, por ejemplo, pp. 208, 211 ó 386), pero también se dice que el uso de la justicia con el objetivo de desplegar un discurso que legitimase el gobierno y el régimen republicano requería una autonomía de esta justicia frente a los partidos políticos, autonomía que considera que no era una ilusión y que obligaba a respetar las formas jurídicas (pp. 255 y 257). La insistencia del aparato judicial en aplicar los principios del derecho se vuelve a destacar en la página 263, pero a continuación se plantea que «el sueño de una legalidad republicana oponible a la violencia franquista deja lugar a una realidad mucho más amarga donde la intransigencia política se alía a la arbitrariedad policial y acaba por vaciar el ideal de mesura propio de la justicia» (p. 258). Y finalmente, en página 286, se dice que aunque existe la impresión de un terror político asociado a un SIM «comunista», «hablaríamos más acertadamente de una crispación represiva en torno a un credo político nuevo y complejo, el del gobierno de Negrín». Así, no es raro que al autor le parezca que, en el proceso al POUM, «la presentación de los enfrentamientos [de mayo de 1937] fue extrañamente conforme a los hechos» (p. 284). Pero en las conclusiones del libro (p. 416) destaca que dicho proceso fue como si «la República hablase antes de morir […], afirmando una vez más la igual distancia que la separaba de la revolución y de la reacción», y vuelve a situar, de esta forma, a los gobiernos y a la justicia republicana en el contexto del que, seguramente, no debería haberlos sacado: el de un régimen reformista y democrático sumido en una profunda crisis.

19Si bien es muy interesante la relación que se intenta establecer brevemente entre diferentes fenómenos españoles y europeos, las comparaciones internacionales elegidas resultan, especialmente en cuanto a la justicia, poco útiles. Se compara el uso del discurso judicial para legitimar el orden político republicano con el realizado por el régimen de Vichy (pp. 201-202), pero hubiera sido más interesante relacionar la actuación de los gobiernos y de la justicia republicanos y la del mismo Negrín con la actuación de otros gobiernos y dirigentes de países democráticos europeos en períodos de guerra total (Clemenceau en 1917 o Churchill en 1940), como plantea R. Miralles en Juan Negrín (p. 31), o tener en cuenta las prácticas policiales y judiciales de las democracias europeas (Francia, el Reino Unido…) durante la Primera Guerra Mundial, como sugiere H. Graham (The Spanish Republic, p. 343).

20Porque es cierto, como dice el autor en la página 406, que el consenso en torno a Negrín era artificial, pero habría que recordar que la oposición a éste no cristalizó en ninguna propuesta diferente de gobierno, probablemente porque no había otra política posible. Ni esta «artificialidad» ni la dificultad del Estado en controlar a sus agentes del orden permiten concluir que «el orden político de 1938 no era pluralista», o que el Estado republicano reconstruido durante la guerra era «naturalmente autoritario» (p. 411). Y aunque pueda ser cierto también que, en lugar de la integración del movimiento popular y obrero a un sistema de relaciones pacíficas con el Estado —objetivo que jamás se había logrado en España—, se asistió a su integración en el Estado mismo y a la obliteración de la protesta social (p. 408), dada la situación de guerra civil y las condiciones en que ésta se desarrollaba para la República, quizás era difícil, por no decir imposible, que sucediera otra cosa.

21Ya acabando el texto (p. 416), se hace hincapié en la importancia de la evolución de la guerra misma en el desarrollo de la represión, la policía y la justicia, lo que hace más evidentes las contradicciones y destaca nuevamente lo poco que se habla de esta evolución en la obra. Vuelve también a mostrarse que hubiera sido más útil una explicación más amplia de los aspectos que sí son novedosos en este libro.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Sandra Souto Kustrín, « François Godicheau, Les mots de la guerre d’Espagne », Mélanges de la Casa de Velázquez, 35-1 | 2005, 299-307.

Référence électronique

Sandra Souto Kustrín, « François Godicheau, Les mots de la guerre d’Espagne », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 35-1 | 2005, mis en ligne le 03 juin 2010, consulté le 16 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/mcv/1435

Haut de page

Auteur

Sandra Souto Kustrín

CSIC

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals