Navigation – Plan du site
Dossier. La sociedad cortesana en la Península Ibérica (siglos xiv-xv)

Corte y diplomacia en la Castilla bajomedieval

En busca de las fuentes
Cour et diplomatie dans la Castille du bas Moyen Âge : à la recherche des sources
Court and diplomacy in late mediaeval Castile: in search of the sources
Óscar Villarroel González
p. 105-124

Résumés

Dans le présent article, on analyse l’état actuel des recherches en ce qui concerne la diplomatie castillane et ses relations avec la Cour dans l’espace castillan. Après une longue histoire, ce champ de recherches historiques connaît une série de changements au niveau historiographique, changements qui ont à peine touché le cas castillan. Le manque de sources est sans aucun doute le principal problème, du fait de l’absence d’archives monarchiques qui conserveraient la documentation diplomatique et curiale. Elles permettraient d’aborder l’histoire de la diplomatie castillane de façon semblable à ce qui se pratique pour d’autres espaces. C’est pourquoi la recherche de sources alternatives pour la recherche est une tâche fondamentale. On présente ici cette recherche de façon raisonnée, en montrant, par quelques exemples, combien cette tâche peut donner des résultats fructueux pour le progrès de la connaissance historico-diplomatique de la couronne de Castille.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 El presente trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación del Ministerio de Ciencia e Inn (...)

1Una de las tareas pendientes dentro del estudio de la corte de los reyes de Castilla, y más específicamente de ésta entendida como el centro del incipiente conjunto institucional y gubernamental del reino, se centra en conocer cómo funcionaban algunos de sus diversos aparatos1. En concreto, el estudio de la diplomacia tiene todavía, para el caso castellano, una gran cantidad de carencias en cuanto a la investigación se trata, pese a lo mucho realizado desde hace más de cien años. La diplomacia y la corte pueden verse desde dos puntos de vista: por un lado la organización en la corte de la diplomacia propia y, por otro, cómo trabajaba esa misma diplomacia castellana pero ya en su destino o en el camino hacia él. Dentro de la diplomacia en la corte castellana hay que tener en cuenta también una doble visión: en primer lugar la organización de la diplomacia propia (qué organización burocrática existía y hasta qué punto podemos conocerla) y cómo se insertaba en el marco cortesano (no sólo administrativamente, sino también en cuanto al personal que la integraba); en segundo cómo se negociaba con los embajadores ajenos que acudían a Castilla, es decir, la diplomacia recibida. De esta forma, la corte se conformaba como un espacio diplomático (donde se producía el envío y la recepción de información) así como un espacio para la negociación. Todo ello dotado, obviamente, de un marco cortesano, en el que participaba toda la corte y el entorno del poder. No hay que olvidar un tercer caso, ya ajeno a la corte, pues no siempre el encuentro se realizaba allí (hubo muchos casos de negociaciones en lugares fronterizos). Además, hay que tener en cuenta quiénes la componían, y cómo se organizaba. Es decir, como se puede apreciar, hay una multitud de cuestiones a las que prestar atención en la organización de la diplomacia a la hora de poder apreciar correctamente su relación con la corte.

2¿Y con qué fuentes contamos para acceder al conocimiento de este y otros aspectos de la corte, pues ese es el objetivo de este volumen? En el caso castellano contamos, de partida, con un problema fundamental, como es la falta de ellas en un sentido general. Así, una de las líneas principales a presentar será la búsqueda de fuentes alternativas, así como la explotación maximizada de las disponibles. De ahí el título de esta aportación, pues tal búsqueda es un paso previo y fundamental.

3Por ello iremos presentando el estado actual del estudio de la diplomacia castellana y su imbricación en la corte: las fuentes propias disponibles para tal estudio, la búsqueda de otras alternativas y, por último, un breve ejemplo de las ventajas que podemos obtener en el marco concreto de la diplomacia y la corte con su empleo, presentando una muestra con un hecho diplomático concreto.

El estado actual del conocimiento de la diplomacia castellana

  • 2 Ladero Quesada, 2000, p. 461.

4El panorama actual de esta parcela del conocimiento histórico es un tanto extraño. Aunque se trata de una disciplina que ha sido objeto de atención desde hace bastante tiempo, podríamos decir que queda mucho, por no decir casi todo, por hacer. Ladero Quesada indicó hace años cómo su conocimiento estuvo lastrado largo tiempo por la creencia de que no hubo una auténtica diplomacia, y por ello se abordó desde puntos de vista narrativos y de la historia política tradicional2. Hay abundantes trabajos que, de una forma u otra, podríamos encuadrar dentro de la historiografía de la política exterior o de la diplomacia. Es verdad que a través de ellos se analizaron cuestiones de cierto peso y relevancia, pero algunos han quedado hoy día un poco marginados pues se consideran formas antiguas de investigar y aproximarse al fenómeno.

  • 3 Pereira Castañares, 1992, pp. 155-156.
  • 4 Ochoa Brun, 1999-2012.
  • 5  La cantidad de las fuentes supone una de las grandes fallas del autor. La nómina que presenta se r (...)
  • 6 Goñi, 1848.

5Y es que, durante muchos años, la historiografía y el análisis diplomático centraron su interés en conocer a los embajadores y a las misiones desarrolladas al servicio de los reyes, así como los tratados firmados3. No cabe duda de que es una parte fundamental de la diplomacia, pero estos trabajos acabaron siendo poco más que una sucesión de embajadas sin una trabazón que diese cohesión, o buscase darla, a la eterna sucesión de enviados o de tratados. Alguno de los grandes referentes de la historia diplomática castellana, por su magnitud, pertenecen a estos dos grupos. Así, la publicación desde en 1999 de la Historia de la diplomacia española, de Ochoa Brun, supone el mejor ejemplo en todos los sentidos. Esta magna obra presenta la evolución de la diplomacia en los territorios del actual estado español a lo largo de toda su historia, atendiendo a los diversos ámbitos geográficos y sus formas estatales o preestatales4. Para el periodo que nos concierne nos encontramos con una sucesión de los embajadores que el autor pudo encontrar documentados5. El conocimiento de esas misiones era la forma de presentar la evolución de la diplomacia, al menos en los momentos del periodo medieval. Aunque Ochoa Brun supone su culmen, esto venía de antiguo. Ya en 1848 nos encontramos la obra de Goñi, que tuvo un gran peso en su tiempo y que supuso un intento de acercamiento al análisis de las relaciones internacionales6. Sin embargo, para la época medieval no pasaba de presentar líneas muy generales y un conocimiento muy somero.

  • 7 Rymer, Foedera.
  • 8 Tejada y Ramiro, Colección de los tratados. Lo hace en un fáctico tomo VII que está integrado en el (...)
  • 9 Abreu y Bertodano, Colección de los tratados de paz.

6La segunda vertiente de esta forma de la historia diplomática se centraba en la publicación de los tratados en los que fructificaba o por los que se daba forma a la política exterior. En la historiografía occidental, algunos trabajos sirven todavía como fuente de conocimiento por la documentación que trascribieron y, con ello, conservaron7. Este tipo de trabajos se emprendieron también en España, si bien con objetivos y resultados diversos. Así, Tejada y Ramiro recopiló los tratados con el poder pontificio dentro de su obra sobre los cánones de los concilios hispanos8. También hubo una recopilación de tratados, al estilo de la monumental de Rymer, como fue la obra de Abreu y Bertodano, que finalizaba su recorrido en el siglo xviii9.

  • 10 Suárez Fernández, 1956; Id., 1950, también Mitre Fernández, 1999; Suárez Fernández, 1977-1982, pási (...)
  • 11 Torre, Suárez Fernández, 1958-1963, línea luego continuada, tras la muerte de su maestro, por Suáre (...)

7Como en tantos campos de la Historia, la segunda mitad del siglo xx trajo la renovación. Normalmente nos encontramos con estudios con un enfoque cronológico, bien porque presentan su evolución, bien porque se centran en momentos concretos, especialmente de los siglos xiv y xv. En este sentido nos encontramos con trabajos sobre Enrique II, Enrique III y Juan I (en el estudio de Suárez Fernández sobre el reinado10). No se dejó de lado la publicación de fuentes, que permitió, en algunos casos concretos (como las relaciones entre Castilla y Portugal durante el reinado de los Reyes Católicos) contar con corpus documentales muy extensos y casi completos, así como algunos análisis con un enfoque amplio en su temática y cronología o con otros estudios sobre marcos geográficos concretos: por ejemplo, sobre la política atlántica de los Trastámara, sus relaciones con el pontificado o su política ante el Cisma de Occidente11.

  • 12 Díaz Martín, 1987.
  • 13 Ochoa Brun, Historia. Realiza un repaso desde la época antigua, dedicando a la época medieval los v (...)

8Se inició también el análisis de la política exterior desde un punto de vista más amplio, buscando la existencia de una línea de actuación tanto en las políticas seguidas como en los medios que utilizó la monarquía. Esta línea, desarrollada por Díaz Martín, quedó truncada, sin embargo, con su temprana muerte12. En ese mismo perfil podríamos englobar el análisis de la diplomacia hispana que, a lo largo de toda su historia, realizó Ochoa Brun, que, pese a sus carencias, sigue siendo de obligada consulta, al menos como punto de partida13.

  • 14 Sobre Ayala, véase Suárez Fernández, 1962; Meregalli, 1955; o el más reciente, pero también inferio (...)
  • 15 Goñi Gaztambide, 1966; Álvarez Palenzuela, 1992; Suárez Fernández, 1963; Fernández Gallardo, 1994; (...)
  • 16 Además de los mencionados: García Fernández, 2008; Beceiro Pita, 1996; Id., 1997; Id., 1999.
  • 17 Olivera Serrano, Pastor Bodmer, 2000; Masià de Ros, 1994; Ferrer i Mallol, 2005; Moxó y Montoliu, 1 (...)
  • 18 Francia: Daumet, 1913; Id., 1898; Olivera Serrano, 1993. Francia e Inglaterra: Ceberio Castro, 1988 (...)
  • 19 Desde épocas concretas a periodos algo más amplios: Nieto Soria, 1996; Fernández de Córdova Miralle (...)

9El estudio de las embajadas y de los embajadores, también en el ámbito castellano, ha sido la forma habitual de acceder al conocimiento diplomático, en ocasiones sobre personajes concretos que tuvieron un peso específico, como, y especialmente, Pedro López de Ayala, Alfonso de Santamaría o Juan Manuel de Villena14. El análisis de embajadas concretas siempre ha estado relacionado con la existencia de fuentes documentales excepcionales (por su rareza en el ámbito castellano) y permitió el estudio más o menos exhaustivo de momentos concretos y de misiones específicas: por ejemplo, sobre algunos concilios del siglo xv o sobre grupos concretos, en zonas y casos muy específicos15. Lo mismo ocurre con algunas relaciones a veces bilaterales, que han sido analizadas a veces con gran profusión y calidad. Así, por ejemplo, sobre las relaciones con Portugal existe una cierta abundancia en la bibliografía16. Sobre Aragón prima el punto de vista aragonés, lógico dada la gran cantidad de fuentes disponibles17. También sobre otros territorios extrapeninsulares como el reino francés (donde hay algunas obras clásicas que se centraron en ese tema ya a finales del xix), el espacio inglés o las relaciones con el ámbito imperial18. En esta diplomacia más allá de los límites peninsulares ha de incluirse, obviamente, al poder pontificio19.

  • 20 Ladero Quesada, 1998, p. 341.
  • 21 Gómez Izquierdo, 1968, p. 38; Cañas Gálvez, 2012, pp. 365-366, 374-375 y 184.
  • 22 Tenemos documentados trujumanes entre los cargos de la corte desde 1443 (Gome Díaz de Arabia), Góme (...)

10Hay algunos aspectos, especialmente relevantes en cuanto a la imbricación en la corte, que han sido analizados, aunque sea de forma somera (o al menos no de forma específica), siempre al hilo de las fuentes castellanas. Por ejemplo, se ha trabajado sobre la relevancia del boato y la ceremonia al analizar la presencia de reyes de armas y de un «tenedor del guion real20». Otro aspecto también esbozado es el análisis de aquellos servidores puramente administrativos de la diplomacia, habiéndose destacado la presencia y la evolución de algunos cargos con especial peso en estas funciones. Así, los secretarios de latín aparecen mencionados desde la década de los años 20 del siglo xv, con nombres como Juan de Mena, Gonzalo González Capoche (escribano de cámara y secretario de latín), o Luis González de los Llanos, aunque seguramente la organización en sí de la secretaría se llevaría a cabo en la década de 1430-144021. Misma función, pero hacia un ámbito diferente, realizaban los trujumanes o traductores del árabe, fundamentales para las comunicaciones con el reino de Granada y cualquier otro reino islámico y las hubo más veces de lo que nos imaginábamos22.

  • 23 No hay espacio aquí para un análisis ya realizado: Péquignot, 2009, pp. 1-8.

11Puede decirse que se avanzó en el conocimiento de la política exterior de la Corona de Castilla; pero no tanto su imbricación en la corte (especialmente en la propia, pero también en la ajena). Además, parece obvio que en la historiografía castellana, en cierto modo, se mantuvieron las formas de análisis y aproximación a la cuestión durante la segunda mitad del siglo xx, ajenas a algunas cuestiones que preocupaban fuera de nuestras fronteras. Así, desde trabajos de historiadores como Lucien Bély, Francesco Senatore, Christine Lutter, Jean Gaudemet, Olivier Guyotjeannin o Stéphane Péquignot, se ha prestado atención a cuestiones como la terminología, con aportes procedentes de la antropología política que pusieron el acento sobre la comunicación y la negociación (sus formas, tiempos, documentos), o sus actores (quiénes eran, cómo se elegían, qué formación tenían)23.

  • 24 Villarroel González, 2013, Id., 2010a.

12Así pues, existe una cierta bibliografía castellana, pero faltan trabajos de tipo metodológico: ¿cómo se llevaba a cabo la diplomacia?, ¿quiénes formaban parte de ella?, ¿por qué eran elegidos?, ¿cómo se organizaba en la corte? Algo se ha hecho ya, pero se está poco menos que empezando24. Donde más carencia hay, tal vez, es en el análisis de su relación e imbricación con las cortes regias. Pero aquí nos topamos con una cuestión fundamental: ¿con qué fuentes contamos para realizar este tipo de estudios? Ahí está el quid de la cuestión.

Las fuentes para el conocimiento de la diplomacia

  • 25 Amezua, 1945, p. 11.
  • 26 Ibid., pp. 11 sqq.; así se puede comprobar en la información del archivo Granda Juesas, 1989, p. 55

13El problema se puede definir con una sola palabra: escasez. ¿Se podría decir, incluso, carencia? Sería excesivo. Dado que nos encontramos ante un ejercicio del poder por parte de la monarquía, parece obvio pensar que es entre sus fuentes donde podemos encontrar información sobre la diplomacia y su relación con la corte. Y ahí radica el problema, en el archivo de la monarquía. Como es bien conocido en Castilla, pero no tanto fuera de este ámbito historiográfico, no se conserva el archivo de la monarquía castellana medieval. No podemos decir que no existiese, sino que no se ha conservado. El archivo había estado custodiado por los secretarios reales o de la institución emisora (Cancillería, Contaduría mayor de cuentas…), sometido a los vaivenes de la corte y a la disgregación, ante el hecho de que a la muerte del posesor toda la documentación quedaba en manos de sus herederos25. Al parecer, Juan II y Enrique IV habrían intentado poner fin a esto estableciendo la documentación en Medina del Campo o Segovia, y posteriormente Fernando el Católico, ya en 1509, en la Chancillería de Valladolid26.

  • 27 Rodríguez de Diego, 1998.

14Podríamos decir que el Archivo General de Simancas es su sucesor, pero, como es bien sabido, no se organizó y fundó hasta la época de Carlos I y Felipe II. En concreto, Carlos I organizó lo existente del patrimonio real y sobre esa base, en 1588, Felipe II fundó el Archivo General como centro documental de la monarquía hispánica, en el que debía conservarse todo lo emanado de la administración27. Esto influye en la documentación conservada, porque si de la época de Juana I y de los Reyes Católicos se conserva casi completa, según retrocedemos en el tiempo se reduce de forma casi exponencial, pues no son más que los restos del archivo regio en el momento en el que Carlos I se decidió a concentrarlo en Simancas: de Enrique IV, Juan II y Enrique III hay, según se recorre el siglo xv, cada vez menos documentación y con anterioridad a Enrique III se dispone de muy pocos documentos.

15Eso hace que haya una escasez de documentación, en especial de índole diplomática y cortesana: salvo excepciones, es muy escasa y fragmentaria.

16¿De dónde obtenemos la información entonces? Básicamente, se han aprovechado esas magras fuentes junto a las de tipo cronístico. Pero, ¿hasta qué punto nos permiten la reconstrucción?

  • 28 La historia de la edición de crónicas es muy extensa. Baste citar uno de los últimos y sin duda más (...)

17La cronística castellana medieval plantea una serie de problemas que hay que tener en cuenta. Para empezar, el cronista era un oficio regio. El rey nombraba uno o varios cronistas que tenían por encargo la redacción de la historia del reinado. Esto ya hace que partamos de una información que puede ser sesgada por la defensa de quien ostentaba el poder real (en ocasiones detentaba, no defendiendo exclusivamente al rey). A esto se une la existencia de crónicas particulares, que tienen unas claras filiaciones políticas. En general hay que tener muy en cuenta la orientación de cada una de las crónicas, e incluso de las diversas partes de ellas, pues en ocasiones tienen varios autores que responden a iniciativas e intereses políticos diversos. La edición de las crónicas trata de abordar y de desentrañar los intereses que podía tener cada cronista y cómo eso se refleja a lo largo de la narración (algo que sin duda hemos de tener en cuenta)28.

18¿Y qué noticias nos pueden aportar para conocer las relaciones entre la historia de la diplomacía y de la corte?: nombres de embajadores, el objetivo de la misión, el destinatario… El problema que se plantea es que no se aportan datos de la negociación, ni la documentación, no hay noticias de los poderes otorgados, ni sobre los medios, tampoco cómo se mantenían, cómo se integraban en la corte ajena (más allá de describir recepciones o ceremonias, y esto en escasas ocasiones)… Además, no ofrecen una nómina completa (pues otras fuentes nos permiten comprobarlo) sino incompleta en cuanto al número (no se reflejan todas las embajadas) y a la composición (pues tampoco se mencionan todos los embajadores).

  • 29 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica del serenísimo príncipe don Juan, p. 382.
  • 30 Archivo de la Catedral (AC) de Cuenca, Secretaría, Actas capitulares, Libro III, f° 56vº.

19Normalmente es a través de otros archivos castellanos como hemos podido ir conociendo algo más. Fundamentalmente, además de los ya mencionados datos de Simancas, los archivos municipales y algunos eclesiásticos. Estos nos han permitido completar las noticias de alguna embajada, ya que mencionan a algún embajador más o las fechas de la misión. Así, por ejemplo, la crónica de Juan II nos indica que en 1420 Diego de Anaya estuvo en la corte de Francia como embajador, regresando a mediados de ese año29. Sin embargo, gracias a la documentación conservada en el Archivo Capitular de Cuenca sabemos que partió a mediados de 1419 y que también acudía con el mismo rango de embajador Rodrigo Bernal, arcediano de Salamanca30.

  • 31 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 13 018, fos 149vº-150rº; Villarroel González, 2001, pp. 17 (...)

20Como vemos, las noticias son muy escasas y la documentación, en muchas ocasiones, tiene un alcance menor, completando solo la lista de embajadores. Cierto es que hay alguna excepción que nos hace suponer que tal vez quede documentación de interés escondida en archivos inesperados. Así, por ejemplo, no hace muchos años se localizaron unas instrucciones para un embajador presente en Roma, que se conservaban en la Biblioteca Nacional gracias a la copia que las campañas de Burriel y Morales llevaron a cabo en el Archivo Capitular de Toledo (donde todavía se guardan los originales hoy día)31. Este tipo de documentación es excepcional, aunque podría ocurrir que existiese aún otra documentación semejante perdida por algún archivo.

21De esta forma, los archivos castellanos poco más nos pueden ofrecer sobre la diplomacia regia, salvo honrosas y agradables sorpresas. ¿De dónde obtener, pues, la información? La propia dinámica de la diplomacia (contacto entre dos cortes o poderes distintos) nos lleva a la solución: de aquellos archivos de las instituciones receptoras, es decir: de los archivos foráneos.

Los archivos extranjeros a Castilla como fuente de información

22Efectivamente, esta puede ser la fuente de información que nos permita avanzar. A diferencia de la monarquía castellana, hay otros poderes regios y soberanos del Occidente medieval que sí han conservado sus archivos, con lo que tenemos la posibilidad de que en ellos se conserve documentación diplomática relativa a Castilla e, incluso, castellana. Esto que parece algo obvio, no ha sido emprendido hasta ahora.

  • 32 Especialmente en la Chambre des Comptes, véanse, por ejemplo, los inventarios de los bienes de Marg (...)
  • 33 Una búsqueda sencilla en su base de datos ofrece notable información sobre la actividad castellana: (...)
  • 34 Páginas 143-146 de este volumen.

23¿En qué archivos? Obviamente allí donde se custodie la documentación de los reinos o poderes soberanos con los que tuvo contacto la monarquía castellana. Así, parecen indispensables los siguientes: Aragón, Portugal, Navarra, Francia, Inglaterra, el papado, Milán, Florencia o Nápoles. Para la Corona de Aragón encontramos tanto el Archivo de la Corona de Aragón (Barcelona) como el del Reino de Valencia (Valencia), este último especialmente para la época final del periodo. En Portugal, el Archivo da Torre do Tombo, así como en Navarra el Archivo Real y General del Reino de Navarra. En Francia, los Archives Nationales (de los que hablaremos a continuación con más detalle) y también algunos archivos departamentales donde puede conservarse documentación de otros poderes, como por ejemplo en los Archivos Departamentales del Norte, donde aparece en ocasiones documentación del ducado de Borgoña32. En Inglaterra, los National Archives custodian mucha información sobre la diplomacia con Castilla33. Para el pontificado romano, tanto el Archivio Segreto Vaticano como el Archivio di Stato di Roma, donde en la sección Camerale I se conserva documentación pontificia. Junto a ellos, diversos antiguos estados italianos cuya documentación se conserva en los diversos archivio di stato: Florencia, Venecia, Nápoles o Milán (como analiza en esta misma obra para el caso aragonés la profesora Villanueva34).

24Se nos plantea un problema previo, que es la cantidad de documentación conservada. Esto depende de cada uno de los archivos, así como de los avatares de los poderes soberanos con los que Castilla se relacionó. En casi todos, esto es un trabajo todavía por realizar, pero qué duda cabe que las nuevas tecnologías vienen en nuestra ayuda pues en muchos casos podemos acceder a los catálogos a través de Internet, lo que permite aprovechar mucho más los desplazamientos.

  • 35 Torre, Suárez Fernández, 1958-1963.

25A tenor de lo visto anteriormente en el estado de la cuestión bibliográfica, salta a la vista que estos centros apenas han sido objeto de análisis, al menos para la corte y la diplomacia en Castilla. En general, podríamos decir que apenas han sido utilizados y sólo algunos de ellos han merecido la atención de la historiografía, aunque parezca mentira. El Archivo da Torre do Tombo es, tal vez, uno de los más atendidos; en concreto, Antonio de la Torre y Luis Suárez Fernández utilizaron parte de sus fondos en sus trabajos sobre las relaciones con Portugal35, aunque aún queda mucho por explorar.

  • 36 Suárez Fernández, 1960.

26Lo mismo ocurrió con los Archives Nationales franceses, utilizados por Suárez Fernández en su trabajo sobre el Cisma36. Sin embargo, este caso es un buen ejemplo de cómo la documentación ya analizada en esos archivos queda lejos de ser completa, además de poder explotar más sus posibilidades con nuevos enfoques metodológicos. De esta forma, Suárez Fernández presentó documentación castellana en esos archivos relativos al Cisma, sin entrar en qué tipo de documentos eran (no era su objetivo a fin de cuentas), siguiendo en muchos casos los datos ya transmitidos por Georges Daumet. Como veremos a continuación, un análisis exhaustivo de sus fondos nos aporta sorpresas.

Un ejemplo de documentación castellana: los Archives Nationales (París)

  • 37 Daumet, 1898.
  • 38 Id., 1913.

27Parece lógico pensar que los archivos regios franceses han de conservar gran cantidad de documentación de sus relaciones con la monarquía castellana en su periodo bajomedieval. Es conocida la alianza que existió entre ambos reinos a lo largo de finales del siglo xiv y la mayor parte del siglo xv. De hecho, una de las primeras obras (y casi única) que se centró en el análisis de esas relaciones entre ambas coronas se basó principalmente en la documentación de los archivos franceses37. Es más, el mismo autor en un estudio posterior (pero centrado en el periodo previo, entre los siglos xiii y xiv) también bebió de las importantes fuentes conservadas en París38. En ellos utilizó las cartas castellanas y los acuerdos alcanzados para trazar una historia de esas relaciones: cuándo hubo embajadas, cuándo se produjeron los acuerdos, cuándo se ratificaron…

28Ya solo el análisis de estas obras nos muestra la gran cantidad de información conservada, fundamental para complementar lo poco conservado en Castilla. Pero, obviamente, esto no supone que el autor presentase ni analizase todo el conjunto de la documentación (sin tener en cuenta los nuevos análisis que se pueden emprender con una nueva metodología). Basta para ello un rápido vistazo a los catálogos del mencionado archivo.

  • 39 Se puede consultar en el Plan d’Orientation Général, Notice J, Trésor de Chartes, disponible en <ht (...)

29Efectivamente, revisando los catálogos del Trésor des Chartes se puede comprobar cómo los legajos de la serie J comprendidos entre las signaturas 599-606, 657-676, 759, 915-917 y 994 contienen información de índole diplomática que atañe a Castilla o, en su defecto, a Castilla y otros reinos hispanos39. Es decir, un total de treinta y tres legajos que contienen información diplomática (acuerdos, cartas de poder, cartas de creencia…) entre los reyes castellanos y sus embajadores o los monarcas franceses, todo ello datado entre los siglos xiii y xvi. Es mucha más documentación (y más antigua en líneas generales) que la que se conserva en Simancas de la misma índole.

  • 40 Información extraída del legajo conservado en el CARAN: Archives Nationales, J/600.

30La importancia de la información que nos puede transmitir este archivo sobre las relaciones con Francia, pero también en cuanto a los métodos y formas de trabajo de la diplomacia y la corte castellana, crece si atendemos al contenido de estas layettes. Baste como ejemplo una de ellas, la 600. Esta contiene un total de once unidades documentales, entre las que encontramos: poderes de embajadores de Alfonso X en 1280, treguas entre Castilla y Francia confirmadas por Alfonso X (1280), otra carta de Alfonso X concordando una reunión entre los reyes castellano y francés (1280), el nombramiento de un embajador regio en el Imperio por parte de Alfonso X (1256), bulas pontificias sobre paces entre ambos reinos (1277 y 1284), actas de reuniones de los embajadores de ambos reinos (1276 y 1288), alianzas de nobles castellanos con el rey francés (1276) y una recepción de embajadores galos por Alfonso X y el tema a negociar (1276)40.

  • 41 Lo transmite la crónica regia: Crónica del rey don Sancho el Bravo, en Crónicas de los reyes de Cas (...)

31La documentación conservada ofrece noticias absolutamente desconocidas sobre la diplomacia en ese periodo (sólo el hecho de que se conserven actas de la negociación es sorprendente, aunque «sólo» se trate de actas de los acuerdos alcanzados o de las propuestas de cada una de las partes). Eso sin contar las menciones de embajadores, sus poderes… En algún caso, estos documentos nos confirman alguna noticia transmitida por las crónicas (como el caso de Martín, obispo de Astorga, embajador en 1288 en nombre de Sancho IV); pero normalmente nos ofrecen información del resto de la comitiva (en este caso nos informan también de su compañero, Rodrigo Velázquez, canónigo de Astorga), aportando, así, datos desconocidos hasta ahora que permiten analizar quiénes formaron parte de esas embajadas y su imbricación en la corte41.

32No cabe duda que el análisis de este archivo es fundamental para conocer la historia de las relaciones con Francia (desde el punto de vista castellano) así como la relación entre ambas cortes y su diplomacia. También es muy importante para un correcto análisis de la diplomacia castellana y sus formas. Pero aún podemos analizar de forma mucho más concreta otro ejemplo, comparando qué conocemos por las fuentes castellanas y lo que nos aportan otras ajenas a este reino.

Un ejemplo del beneficio de la utilización de fuentes ajenas al reino: las negociaciones con Aragón de 1430

33Procedo a continuación a presentar un caso que servirá de ejemplo de cómo los archivos ajenos a Castilla nos permiten ampliar nuestros conocimientos y entrar en el análisis de las relaciones entre las cortes de los distintos reinos implicados. En este caso me centraré en un ejemplo de relaciones con la Corona de Aragón, utilizando las fuentes castellanas por un lado, y las que se conservan en el Archivo de la Corona de Aragón por otro.

  • 42 Para una aproximación al periodo: Porras Arboledas, 1993, pp. 148-196.

34En el momento en el que nos centramos, 1431, las coronas de Castilla y Aragón están en pleno conflicto. Alfonso V intervino en defensa de los intereses castellanos de sus hermanos los infantes de Aragón, mientras que el rey de Castilla había actuado contra ellos por sus intentos de detentar el poder en su nombre. Efectivamente el conflicto interno castellano devino en guerra abierta produciéndose entradas aragonesas en Castilla y viceversa a lo largo de 142942.

Lo que sabemos por las fuentes castellanas

  • 43  Lo transmite una de las crónicas del reinado: Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica del serenísimo (...)
  • 44 Villarroel González, 2013, p. 323

35Ambas entradas, la aragonesa y la castellana (aún revistiendo más gravedad la primera) no pasaron de ser meras algaradas que no llegaron a la batalla. Tras ambas, ya a finales de 1429, se entablaron conversaciones de paz en Almajano, cerca de Soria, para conseguir poner fin al enfrentamiento43. Allí negociaron Álvaro de Luna y Lope de Mendoza, aunque sólo debió servir para acordar unas negociaciones (además de treguas), puesto que el arzobispo de Toledo, Juan Martínez Contreras, que ya aparece en Almajano junto al rey, quedó en la frontera para negociar la paz44. Con estas fuentes podemos intuir un enorme peso de la corte, y especialmente del entorno más politizado, pues quienes aparecen son los principales actores políticos.

  • 45 Id., 2003, pp. 68-69.
  • 46 AC de Toledo, A.8.L.1.3. Es una orden de proteger los bienes y derechos del arzobispo y sólo inform (...)
  • 47 AC de Toledo, V.9.C.1.3.

36Efectivamente las fuentes toledanas nos muestran al arzobispo en la frontera aragonesa al servicio regio45: estaba allí para «librar y determinar» las negociaciones con Aragón y Navarra junto a Mendoza, señor de Almazán46. Sabemos que el arzobispo quedó en la frontera cuando el rey marchó hacia el sur del reino en 1430 y también que el prelado seguía en la frontera, en Ágreda en concreto, en junio de 1431, pues desde allí despachó diversas cuestiones de la sede primada47.

  • 48 Villarroel González, 2001, pp. 164-179; Id., 2007, pásim.
  • 49 AC de Toledo, X.8.D.1.2a.
  • 50 AC de Toledo, X.8.D.1.2.
  • 51  AC de Toledo, V.9.C.1.3ª; AC de Toledo, A.8.L.1.5.

37Juan Martínez Contreras había sido elegido arzobispo por mediación del rey y había actuado como embajador regio en el Concilio de Siena entre 1423 y 142448. Todo ello indica claramente la razón de su elección. Sin embargo, su presencia causaría, a tenor de las fuentes conservadas, un retraso en las negociaciones. Esto es así porque en el proceso acudió a Tarazona y, en el momento de entrar, se produjo un conflicto eclesiástico-diplomático. Intentó hacerlo con la cruz alzada, en señal de su condición de primado hispano, pero el obispo de Tarazona se negó, alegando defender la primacía en la persona del arzobispo de Tarragona49. Esto llevó a un pleito que perduró durante más de dos años, hasta que lo suspendió Eugenio IV en 143350. Por ello sabemos que el prelado estuvo en la frontera al menos hasta julio de 1431, pero faltan noticias suyas hasta que se comunicó su muerte en noviembre de 143251.

38Poco más se puede decir aparte de que el arzobispo estaba en la frontera negociando y que el peso de los principales personajes de la corte fue fundamental. Apenas nada sobre la presencia de servidores puramente administrativos, ni sobre contactos con la corte castellana o aragonesa. Las fuentes en las que encontramos información son las crónicas y la documentación conservada en el Archivo de la Catedral de Toledo. Pero, ¿qué podríamos conocer con las fuentes aragonesas?

Lo que nos aportan las fuentes aragonesas

39El Archivo de la Corona de Aragón conserva una cantidad ingente de documentación emanada y recibida por la corte y la administración regia. Es lógico que entre sus fondos podamos encontrar abundante información de índole diplomática de las relaciones con la vecina corte castellana. Gracias a la herramienta PARES podemos acceder de forma cómoda al menos a una parte de ella. Así, una búsqueda sencilla, simplemente por los términos «arzobispo de Toledo» en la demarcación temporal 1429-1434 (utilizando la herramienta «Búsqueda avanzada», nos arroja una cincuentena de documentos conservados en la sección Archivo Real (Real Cancillería). Todos ellos contienen documentación sobre la negociación desde 1430 hasta 1432, con cartas que el arzobispo Martínez Contreras, junto a los otros embajadores, escribió a los oficiales, a los embajadores y procuradores aragoneses y navarros, y a las cortes castellana y aragonesa. Hay sin duda mucha más documentación que en Castilla.

  • 52 Bofarull y de Sartorio, 1869. Bien es cierto que en la publicación en ningún momento se indica la s (...)

40A ello, además, podríamos añadir la ya publicada por Bofarull en el siglo xix sobre las negociaciones, que nos arroja cientos de páginas sobre las conversaciones hasta 1434, con lo cual muestra claramente que una búsqueda más profunda nos ofrecería como resultado una masa casi ingente de documentación52. Sin embargo, bástenos con esto para demostrar lo que aquí se pretende: la ampliación de la información que el Archivo de la Corona de Aragón nos ofrece.

  • 53 Pueden apreciarse sus firmas en Archivo de la Corona de Aragón (ACA), Cancillería (C), Cartas reale (...)
  • 54 Véanse unos apuntes biográficos en Villarroel González, 2011, pp. 576-577.
  • 55 Cañas Gálvez, 2012, pp. 365-366.

41Gracias a ella, por ejemplo, podemos llegar a saber la nómina completa de los embajadores y la presencia de un entorno curial. Así, en los primeros documentos de 1430 aparecen las firmas de todos los que forman parte de la comitiva castellana, lo que las crónicas no nos transmitían. Así, aparecen Juan Martínez Contreras y Pedro de Mendoza, señor de Almazán (aquellos que mencionan las crónicas o la documentación castellana), pero también: el deán de Cuenca, dos doctores, Gonzalo González Capoche (como notario), y otras dos personas más53. Se amplía la nómina cuantitativa y cualitativamente: el deán de Cuenca era Pedro de Bocanegra, capellán real que había desarrollado labores diplomáticas al servicio regio, precisamente ante el rey navarro54. Gonzalo González Capoche había sido secretario de Martínez Contreras y en esos momentos era secretario de latín de Juan II55. El entorno curial que pasaba desaparcibido en las fuentes castellanas empieza a aparecer.

  • 56 Bofarull y de Sartorio, 1869, pp. 18-19.
  • 57 Ibid., pp. 441 sqq.

42La propia documentación constata quiénes son esos otros personajes o doctores, además de comprobar las variaciones en la embajada. Así, cuando se alcanza un primer compromiso en enero de 1431, en Ágreda, aparecen como embajadores castellanos: Martínez Contreras, Mendoza, Fernando González Dávila (refrendario), Pedro González del Castillo (oidor de la Audiencia y del Consejo), Juan Fernández de Toro (oidor), Pedro de Bocanegra, Martín de Vargas (prior de Valbuena) y Pedro Ramírez (maestrescuela de Toledo y camarero mayor del arzobispo)56. Además, muestra los cambios que hubo: entrada de Fernán González Dávila, de Rodrigo Alfonso, de Diego Ramírez, de Juan Ruiz de Peñavier, de Pedro de Castilla (que se incorporó el 9 de diciembre de ese mismo año, en sustitución de Martínez Contreras, fallecido en 143457).

  • 58 ACA, C, CR Alfonso IV [V], SG 1514.
  • 59 Ibid., SG 1705.
  • 60 Bofarull y de Sartorio, 1869, pp. 394 sqq.

43Aparece el itinerario de los embajadores y de las negociaciones: en octubre de 1430 la legación está repartida por pequeñas poblaciones de la frontera, huyendo de la pestilencia que les había alejado de Ágreda58. En agosto de 1432 se negociaba desde Ágreda, dirigiendo la legación aún Martínez Contreras59. En marzo de 1433 estaban en Alfaro y ya no aparecen ni Martínez Contreras ni Pedro de Mendoza, que fue sustituido por su hijo Diego Hurtado de Mendoza60.

  • 61 Ibid., p. 349.
  • 62 Ibid., pp. 121 sqq.
  • 63 Ibid., pp. 184 sqq.
  • 64 ACA, C, CR Alfonso IV [V], SG 1514, 1518, 1519, 1528, 1557, 1601, 1602, 1614, 1615, 1629, etc.

44También se aportan datos sobre el funcionamiento de la diplomacia, en algunas ocasiones con formas de actuación que podíamos sospechar para Castilla, pero que hasta el momento no habíamos comprobado fehacientemente. Por ejemplo, las procuraciones de los embajadores tenían una fecha de caducidad, con lo cual el rey se veía obligado a renovarla antes de que llegase (así, el 16 de julio de 1432 hacía lo propio, renovándola por un año más a partir del 25 de julio)61. Además, se conservan los poderes concedidos a sus embajadores, algo que en Castilla es absolutamente excepcional, como ya hemos visto62. Se conservan alegaciones por escrito de los procuradores y también las respuestas de los rivales, claro, con lo cual podemos asistir a la negociación (que se aleja del tema que aquí nos centra, pero que es fundamental para la historia de la diplomacia)63. El ACA nos muestra, además, una constante correspondencia con la corte castellana y con la aragonesa, con hasta 49 cartas64.

45Como podemos ver, a la vista de los ejemplos y con una somera aproximación a la documentación conservada fuera de Castilla, si queremos hacer la historia de la diplomacia y su relación con la corte hay que buscar fuera. La lógica indicaba que allí debía hallarse (aunque hemos de insistir que esa lógica no parecía haberse percibido hasta ahora), y la realidad ha mostrado, en dos ocasiones, que efectivamente allí está. Allí podemos encontrar datos sobre cómo funcionaba, cómo se organizaba, quiénes eran sus componentes, cuáles eran sus objetivos, de qué poderes les dotaba la monarquía, qué miembros de la corte y del entorno burocrático del rey participaban; sobre cómo se negociaba, las formas, los medios, los acuerdos alcanzados, su confirmación por los embajadores o el mismo monarca… en definitiva, las fuentes que necesitamos.

46La única forma de saber también cómo esa diplomacia se imbricaba en el mundo cortesano es acudir a esos archivos. Allí podremos comprobar de dónde procedían y qué cargos tenían los embajadores, si había miembros de la burocracia entre ellos, cómo se relacionaban con la corte ajena, cómo se les recibía, agasajaba o ignoraba. Podremos ver también el peso que la política interna o los cambios en la corte tenían en esas embajadas y en sus componentes, es decir, cómo se relacionaban corte y diplomacia, cómo una se imbricaba en la otra; cómo, incluso, cuando se negociaba fuera del ámbito cortesano, éste estaba presente.

47Para acceder a ello hemos de salir, hemos de volver a los archivos ya visitados y explotar al máximo esa información. Hemos de acudir donde nunca se llegó para buscarla. Aragón, Francia, Inglaterra, Portugal, Navarra, el Imperio, el papado, los estados italianos… Dado que la diplomacia castellana actuó sobre ellos es necesario comprobar qué queda allí, de las cartas regias de presentación y de poder que entregaron a los respectivos señores y que, a veces, custodiaron en sus archivos.

48Obviamente no podemos dejar de lado los archivos castellanos. Aún hay cosas por hacer y sitios donde buscar esa información: archivos familiares de los embajadores, archivos eclesiásticos, municipales (Toledo, Murcia, Burgos, Osma…), el mismo Archivo General de Simancas. Aún podemos encontrar información sobre los burócratas que formaban parte de los aparatos de la monarquía que intervenían en la diplomacia: trujumanes, secretarios reales, secretarios de latín… Hay que revisar las crónicas en busca de toda la información diplomática: recepciones, fiestas, noticias de la negociación… de forma que se pueda crear un corpus lo suficientemente amplio que permita analizar esa parte fundamental de la diplomacia, como es su desarrollo en la corte.

49Sin embargo, es la búsqueda en el exterior la que debe aportarnos la mayor parte de la información. Sólo de esta forma podremos plantearnos abordar el estudio de la diplomacia y la corte desde un punto de vista metodológico renovado, y acercar nuestro conocimiento del funcionamiento de la diplomacia castellana al que se tiene sobre la de reinos vecinos.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Abreu y Bertodano, José Antonio de, Colección de los tratados de paz, alianza, neutralidad, garantía, protección, tregua, mediación, accesión…, hechos por los pueblos, reyes y príncipes de España… desde el establecimiento de la monarchia góthica hasta el feliz reinado del rey nuestro señor don Fernando VI [12 vols.], Madrid, 1744-1751.

Bofarull y de Sartorio, Manuel de, Colección de documentos inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón, t. XXXVII, Barcelona, 1869.

Lorenzo Galíndez de Carvajal, «Crónica del serenísimo príncipe don Juan segundo de Castilla», en Crónicas de los Reyes de Castilla, ed. Cayetano Rosell, Madrid, BAE, 1953, t. II, pp. 63-695.

Rymer, Theodore, Foedera et literæ, et cujuscunque generis acta publica, inter reges Angliæ, et aliosquosvis Imperatores, Regis, Pontifices, Principes, vel communitates, ab in eunte sæculo duodecimo, viz. abanno 1101, ad nostra usque tempora… [20 vols.], Londres, 1727-1735.

Sánchez de Valladolid, Fernán, «Crónica del rey don Sancho el Bravo», en Crónicas de los reyes de Castilla, ed. Cayetano Rosell, Madrid, BAE, 1953, t. I, pp. 67-90.

Tejada y Ramiro, Juan, Colección de cánones de la Iglesia española [6 vols.], Madrid, 1849-1859.

Torre, Antonio de la, Suárez Fernández, Luis, Documentos referentes a las relaciones con Portugal durante el reinado de los Reyes Católicos [3 vols.], Valladolid, 1958-1963.

Bibliografía

Álvarez Palenzuela,Vicente Ángel (1992), La situación europea en época del Concilio de Basilea: informe de la delegación del reino de Castilla, León.

Álvarez Palenzuela, Vicente Ángel (2000), «Relaciones entre Aragón y Castilla en época de Alfonso V: estado de la cuestión y líneas de investigación», en Gianluca dAgostino y Giulia Buffardi (eds.), La Corona dAragona ai tempi di Alfonso il Magnanimo: I modelli politico-istituzionali, la circolazione degli uomini, delle idee, delle merci, gli influssi sulla società e sul costume, XVI Congresso di storia della Corona dAragona (Napoli-Caserta-Ischia, 18-24 settembre 1997), Nápoles, vol. 1, pp. 21-44.

Amezua, Agustín G. de (1945), «El Archivo General de Simancas y la Historia de España», Revista Nacional de Educación, 54, pp. 11-45.

Beceiro Pita, Isabel (1996), «La tendencia a la especialización de funciones en los agentes diplomáticos entre Aragón y Portugal (1392-1455)», en El poder real en la Corona de Aragón. Actas del XV Congreso de Historia de la Corona de Aragón, Zaragoza, t. II, pp. 441-455.

Beceiro Pita, Isabel (1997), «La consolidación del personal diplomático entre Castilla y Portugal (1392-1455)», La Península Ibérica en la era de los descubrimientos, Sevilla, vol. 2, pp. 1735-1744.

Beceiro Pita, Isabel (1999), «La importancia de la cultura en las relaciones peninsulares», Anuario de Estudios Medievales, 29, pp. 79-104.

Bello León, Juan Manuel, Hernández Pérez, María Beatriz (2003), «Una embajada inglesa a la corte de los Reyes Católicos y su descripción en el “Diario” de Roger Machado», En la España Medieval, 26, pp. 167-202.

Cañas Gálvez, Francisco de Paula (2012), Burocracia y cancillería en la corte de Juan II de Castilla (1406-1454). Estudio institucional y prosopográfico, Salamanca.

Ceberio Castro, Ignacio María (1988), «1432, una tregua en el Golfo: aportación al estudio de las relaciones entre Castilla, Inglaterra y Francia en los siglos xiv, xv y xvi», en Euskal herriaren historiari buruzko biltzarra, Congreso de Historia de Euskal Herria, Bilbao, vol. 2, pp. 111-122.

Daumet, Georges (1898), Étude sur lalliance de la France et de la Castille au xive et au xve siècles, París.

Daumet, Georges (1913), Mémoire sur les relations de la France et de la Castille de 1255 à 1320, París.

Diago Hernando, Máximo (1995), «La monarquía castellana y los Staufen: contactos políticos y diplomáticos en los siglos xii y xiii», Espacio, Tiempo y Forma. Serie III, Historia Medieval, 8, pp. 51-84.

Diago Hernando, Máximo (2010), «Clérigos de origen castellano como embajadores de los reyes de Aragón ante el rey Juan II de Castilla», Anuario de estudios medievales, 40/2, pp. 821-844.

Díaz Martín, Luis Vicente (1981), «El pontificado y Castilla en el marco de las relaciones internacionales a mediados del siglo xiv», Archivos Leoneses, 70, pp. 351-386.

Díaz Martín, Luis Vicente (1987), «Castilla 1280-1360: ¿política exterior o relaciones accidentales?», en Génesis medieval del Estado Moderno: Castilla y Navarra (1250-1370), Valladolid, pp. 125-147.

Díaz Martín, Luis Vicente (1988), «Los inicios de la política internacional de Castilla (1350-1410)», en Adeline Rucquoi (coord.), Realidad e imágenes del poder: España a fines de la Edad Media, Valladolid, pp. 57-84.

Echevarría Arsuaga, Ana (2007), «The Shrine as Mediator: England, Castile, and the Pilgrimage to Compostela», en María Bullón Fernández, England and Iberia in the Middle Ages, 12th-15th century: cultural, literary, and political exchanges, Nueva York, pp. 47-66.

Fernández de Cordova Miralles, Álvaro (2005), Alejandro VI y los Reyes Católicos. Relaciones político-eclesiásticas (1492-1503), Roma.

Fernández Gallardo, Luis (1994), «Alonso de Cartagena en Basilea (Nuevas observaciones sobre el conflicto anglo-castellano)», Archivos Leoneses, 95-96, pp. 9-92.

Fernández Gallardo, Luis (2002), Alonso de Cartagena (1385-1456): una biografía política en la Castilla del siglo xv, Valladolid.

Ferrer i Mallol, María Teresa (2005), Entre la paz y la guerra: la Corona catalano-aragonesa y Castilla en la Baja Edad Media, Barcelona.

García Fernández, Manuel (2008), Portugal-Aragón-Castilla: alianzas dinásticas y relaciones diplomáticas (1297-1357), Sevilla.

Gómez Izquierdo, Alicia (1968), Cargos de la casa y corte de Juan II de Castilla, Valladolid.

Gómez Redondo, Fernando (1998-2007), Historia de la prosa medieval [4 vols.], Madrid.

Gómez Redondo Fernando (2012), Historia de la prosa de los Reyes Católicos, el umbral del Renacimiento [2 vols.], Madrid.

Goñi, Facundo (1848), Tratado de las relaciones internacionales de España, Madrid.

Goñi Gaztambide, José (1966), Los españoles en el Concilio de Constanza, Madrid-Barcelona.

Granda Juesas, Juan (1989), «Archivos históricos generales: el Archivo General de Simancas», Dynamis, 8, pp. 55-68.

Ladero Quesada, Miguel Ángel (1998), «La casa real en la Baja Edad Media», Historia. Instituciones. Documentos, 25, pp. 327-350.

Ladero Quesada, Miguel Ángel (2000), «Historia institucional y política de la Península Ibérica en la Edad Media (la investigación en la década de los años 90)», En la España Medieval, 23, pp. 441-481.

López Fernández, Manuel (2008), «Algunas precisiones sobre la aplicación del Tratado de Madrid en 1339 entre Aragón y Castilla», Espacio, tiempo y forma. Serie III, Historia medieval, 21, pp. 185-208.

Martínez Montavez, Pedro (1963), «Relaciones castellano-mamelucas. 1283-1382», Hispania, 23/92, pp. 505-523.

Masià de Ros, Ángeles (1994), Relación castellano-aragonesa desde Jaime II a Pedro el Ceremonioso, Barcelona.

Meregalli, Franco (1955), La vida política del Canciller Ayala, Milán.

Meyer, Bruno (1998), «El desarrollo de las relaciones políticas entre Castilla y el Imperio en los tiempos de los Staufen», En la España Medieval, 21, pp. 29-48.

Mitre Fernández, Emilio (1999), «Las cortes de Castilla y las relaciones exteriores en la Baja Edad Media: el modelo de Enrique III», Hispania, 59/201, pp. 115-148.

Moxó y Montoliu, Francisco de (1997), Estudios sobre las relaciones entre Aragón y Castilla (siglos xiii-xv), Zaragoza.

Nieto Soria, José Manuel (1996), «Enrique IV de Castilla y el pontificado», En la España Medieval, 19, pp. 167-328.

Ochoa Brun, Miguel Ángel (1999-2012), Historia de la diplomacia española [10 vols.], Madrid.

Olivera Serrano, César (1993), «Los condes de Armagnac y la diplomacia castellana del siglo xv (1425-1474)», En la España Medieval, 16, pp. 110-123.

Olivera Serrano, César (1995), «Servicio al rey y diplomacia castellana: don Juan Manuel de Villena», Anuario de Estudios Medievales, 25/1, pp. 463-488.

Olivera Serrano, César, Pastor Bodmer, Isabel (2000), «La diplomacia castellana y Alfonso V el Magnánimo», en Gianluca dAgostino y Giulia Buffardi (eds.), La Corona dAragona ai tempi di Alfonso il Magnanimo: I modelli politico-istituzionali, la circolazione degli uomini, delle idee, delle merci, gli influssi sulla società e sul costume, XVI Congresso di storia della Corona dAragona (Napoli-Caserta-Ischia, 18-24 settembre 1997), Nápoles, t. I, pp. 619-640.

Péquignot, Stéphane (2009), Au nom du roi. Pratique diplomatique et pouvoir durant le règne de Jacques II dAragon (1291-1327), Madrid.

Pereira Castañares, Juan Carlos (1992), «De la historia diplomática a la historia de las relaciones internacionales: algo más que el cambio de un término», Historia contemporánea, 7, pp. 155-182.

Porras Arboledas, Pedro Andrés (1993), Juan II de Castilla (1406-1454), Palencia.

Rodríguez de Diego, José Luis (1998), «La formación del Archivo de Simancas en el siglo xvi. Función y orden internos», en María Luisa López Vidriero, Pedro Manuel Cátedra (dirs.), Coleccionismo y bibliotecas (siglos xv-xviii), Salamanca, pp. 519-557.

Serrano de Haro, Antonio (2001), El embajador don Pero López de Ayala (1332-1407), Madrid.

Suárez Fernández, Luis (1950), «Algunos datos sobre política exterior de Enrique III», Hispania, 10/40, pp. 539-593.

Suárez Fernández, Luis (1956), «Política internacional de Enrique II», Hispania, 16, pp. 16-129.

Suárez Fernández, Luis (1959), Navegación y comercio en el Golfo de Vizcaya: un estudio sobre la política marinera de la casa de Trastámara, Madrid.

Suárez Fernández, Luis (1960), Castilla, el Cisma y la crisis conciliar (1378-1444), Madrid.

Suárez Fernández, Luis (1962), El canciller Pedro López de Ayala y su tiempo (1332-1407), Vitoria.

Suárez Fernández, Luis (1963), «La cuestión de derechos castellanos a la conquista de Canarias y el Concilio de Basilea», Anuario de Estudios Atlánticos, 1/9, pp. 11-21.

Suárez Fernández, Luis (1965-1972), Política internacional de Isabel la Católica: estudio y documentos [4 vols.], Valladolid.

Suárez Fernández, Luis (1977-1982), Historia del reinado de Juan I de Castilla [2 vols.], Madrid.

Villarroel González, Óscar (2001), «Las intervenciones regias en las elecciones episcopales en el reinado de Juan II de Castilla (1406-1454): el caso de los arzobispos de Toledo», Anuario de Estudios Medievales, 31/1, pp. 147-190.

Villarroel González, Óscar (2003), Las relaciones entre la monarquía y el arzobispado de Toledo en época de Juan II de Castilla (1406-1454), Toledo.

Villarroel González, Óscar (2007), «Castilla y el Concilio de Siena (1423-1424): la embajada regia y su actuación», En la España Medieval, 30, pp. 131-172.

Villarroel González, Óscar (2010a), «Eclesiásticos en la diplomacia castellana en el siglo xv», Anuario de Estudios Medievales, 40/2, pp. 791-819.

Villarroel González, Óscar (2010b), El rey y el papa. Política y diplomacia en los albores del Renacimiento (el siglo xv en Castilla), Madrid.

Villarroel González, Óscar (2011), El rey y la Iglesia castellana. Relaciones de poder en época de Juan II (1406-1454), Madrid.

Villarroel González, Óscar (2013), «Los eclesiásticos en la negociación de la paz», en Ana Arranz Guzmán, María del Pilar Rábade Obradó, Óscar Villarroel González (coords.), Guerra y paz en la Edad Media, Madrid, pp. 309-341.

Haut de page

Notes

1 El presente trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación nº HAR2010-16762 «Prácticas de consenso y de pacto e instrumentos de representación en la cultura política castellana (siglos xiii al xv)».

2 Ladero Quesada, 2000, p. 461.

3 Pereira Castañares, 1992, pp. 155-156.

4 Ochoa Brun, 1999-2012.

5  La cantidad de las fuentes supone una de las grandes fallas del autor. La nómina que presenta se reduce a los grandes embajadores y alguna de las grandes misiones.

6 Goñi, 1848.

7 Rymer, Foedera.

8 Tejada y Ramiro, Colección de los tratados. Lo hace en un fáctico tomo VII que está integrado en el VI.

9 Abreu y Bertodano, Colección de los tratados de paz.

10 Suárez Fernández, 1956; Id., 1950, también Mitre Fernández, 1999; Suárez Fernández, 1977-1982, pásim.

11 Torre, Suárez Fernández, 1958-1963, línea luego continuada, tras la muerte de su maestro, por Suárez Fernández, 1965-1972; Id., 1959; Id., 1960; Díaz Martín, 1981.

12 Díaz Martín, 1987.

13 Ochoa Brun, Historia. Realiza un repaso desde la época antigua, dedicando a la época medieval los volúmenes 1 (el ámbito castellano) y 2 (ámbitos aragonés y navarro).

14 Sobre Ayala, véase Suárez Fernández, 1962; Meregalli, 1955; o el más reciente, pero también inferior, de Serrano de Haro, 2001. A Cartagena como diplomático le dedica una parte de su estudio Fernández Gallardo, 2002, pásim. Y sobre Villena, véase Olivera Serrano, 1995.

15 Goñi Gaztambide, 1966; Álvarez Palenzuela, 1992; Suárez Fernández, 1963; Fernández Gallardo, 1994; Villarroel González, 2007, Id., 2013; Diago Hernando, 1995.

16 Además de los mencionados: García Fernández, 2008; Beceiro Pita, 1996; Id., 1997; Id., 1999.

17 Olivera Serrano, Pastor Bodmer, 2000; Masià de Ros, 1994; Ferrer i Mallol, 2005; Moxó y Montoliu, 1997; Álvarez Palenzuela, 2000; López Fernández, 2008.

18 Francia: Daumet, 1913; Id., 1898; Olivera Serrano, 1993. Francia e Inglaterra: Ceberio Castro, 1988. Inglaterra: Echevarría Arsuaga, 2007; Bello León, Hernández Pérez, 2003. Imperio: Diago Hernando, 1995; Meyer, 1998.

19 Desde épocas concretas a periodos algo más amplios: Nieto Soria, 1996; Fernández de Córdova Miralles, 2005; Villarroel González, 2010b.

20 Ladero Quesada, 1998, p. 341.

21 Gómez Izquierdo, 1968, p. 38; Cañas Gálvez, 2012, pp. 365-366, 374-375 y 184.

22 Tenemos documentados trujumanes entre los cargos de la corte desde 1443 (Gome Díaz de Arabia), Gómez Izquierdo, 1968, p. 104. Es conocido el trabajo sobre los contactos con el Egipto mameluco: Martínez Montavez, 1963.

23 No hay espacio aquí para un análisis ya realizado: Péquignot, 2009, pp. 1-8.

24 Villarroel González, 2013, Id., 2010a.

25 Amezua, 1945, p. 11.

26 Ibid., pp. 11 sqq.; así se puede comprobar en la información del archivo Granda Juesas, 1989, p. 55.

27 Rodríguez de Diego, 1998.

28 La historia de la edición de crónicas es muy extensa. Baste citar uno de los últimos y sin duda más ambiciosos emprendidos en los últimos años: el análisis de la cronística castellana desde sus orígenes hasta época de los Reyes Católicos, llevada a cabo por Gómez Redondo, 1998-2007, al hilo del análisis de la prosa castellana; Id., 2012.

29 Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica del serenísimo príncipe don Juan, p. 382.

30 Archivo de la Catedral (AC) de Cuenca, Secretaría, Actas capitulares, Libro III, f° 56vº.

31 Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 13 018, fos 149vº-150rº; Villarroel González, 2001, pp. 173-174; Id., 2003, pp. 277-278; Archivo Capitular (AC) de Toledo, A.8.L.1.1a.

32 Especialmente en la Chambre des Comptes, véanse, por ejemplo, los inventarios de los bienes de Margarita de Austria (Archives Départementales du Nord, Chambre des Comptes, n. 123.900), publicado en F. Checa Cremades (dir.), Los inventarios de Carlos V y la familia imperial/The Inventories of Charles V and the Imperial Family, Madrid, Villaverde editores, 2010, vol. 3, p. 2389.

33 Una búsqueda sencilla en su base de datos ofrece notable información sobre la actividad castellana: así, buscando simplemente «Castille» nos encontramos con la primera entrada que arroja como resultado la actuación de Gonzalo Moro como embajador de Enrique III (SC 8/179/8931), disponible en <http://discovery.nationalarchives.gov.uk/SearchUI/Details?uri=C9294799> [consultada el 30/10/2013].

34 Páginas 143-146 de este volumen.

35 Torre, Suárez Fernández, 1958-1963.

36 Suárez Fernández, 1960.

37 Daumet, 1898.

38 Id., 1913.

39 Se puede consultar en el Plan d’Orientation Général, Notice J, Trésor de Chartes, disponible en <http://www.archivesnationales.culture.gouv.fr/chan/chan/fonds/EGF/SA/SAPDF/egfn_j.pdf> [consultado el 30/12/2013], o bien en la sala de inventarios del CARAN (Archives Nationales).

40 Información extraída del legajo conservado en el CARAN: Archives Nationales, J/600.

41 Lo transmite la crónica regia: Crónica del rey don Sancho el Bravo, en Crónicas de los reyes de Castilla, t. I, p. 72. Véase Villarroel González, 2013, p. 314. Archives Nationales, J/600, nº 20.

42 Para una aproximación al periodo: Porras Arboledas, 1993, pp. 148-196.

43  Lo transmite una de las crónicas del reinado: Lorenzo Galíndez de Carvajal, Crónica del serenísimo príncipe don Juan, p. 471.

44 Villarroel González, 2013, p. 323

45 Id., 2003, pp. 68-69.

46 AC de Toledo, A.8.L.1.3. Es una orden de proteger los bienes y derechos del arzobispo y sólo informa de la razón por la que está en la frontera, sin dar detalles. Es un rasgo típico de las noticias conservadas en estos archivos.

47 AC de Toledo, V.9.C.1.3.

48 Villarroel González, 2001, pp. 164-179; Id., 2007, pásim.

49 AC de Toledo, X.8.D.1.2a.

50 AC de Toledo, X.8.D.1.2.

51  AC de Toledo, V.9.C.1.3ª; AC de Toledo, A.8.L.1.5.

52 Bofarull y de Sartorio, 1869. Bien es cierto que en la publicación en ningún momento se indica la signatura de la documentación que se transcribe.

53 Pueden apreciarse sus firmas en Archivo de la Corona de Aragón (ACA), Cancillería (C), Cartas reales (CR), Alfonso IV [V], Serie general (SG), 1552.

54 Véanse unos apuntes biográficos en Villarroel González, 2011, pp. 576-577.

55 Cañas Gálvez, 2012, pp. 365-366.

56 Bofarull y de Sartorio, 1869, pp. 18-19.

57 Ibid., pp. 441 sqq.

58 ACA, C, CR Alfonso IV [V], SG 1514.

59 Ibid., SG 1705.

60 Bofarull y de Sartorio, 1869, pp. 394 sqq.

61 Ibid., p. 349.

62 Ibid., pp. 121 sqq.

63 Ibid., pp. 184 sqq.

64 ACA, C, CR Alfonso IV [V], SG 1514, 1518, 1519, 1528, 1557, 1601, 1602, 1614, 1615, 1629, etc.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Óscar Villarroel González, « Corte y diplomacia en la Castilla bajomedieval »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 45-2 | 2015, 105-124.

Référence électronique

Óscar Villarroel González, « Corte y diplomacia en la Castilla bajomedieval », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 22 février 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6537

Haut de page

Auteur

Óscar Villarroel González

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals