Navigation – Plan du site
Miscellanées

Sociedad, política, religión y costumbres en el Viaje a Italia de Moratín

Société, politique, religion et coutumes dans le Viaje a Italia de Moratín
Society, politics, religion and customs in Moratín’s Viaje a Italia
Rafael Alarcón Sierra
p. 225-243

Résumés

Cet article analyse les remarques que fit Moratín dans son Viaje a Italia (1793-1796), en regard de son journal intime et de ses échanges épistolaires, sur le fonctionnement des gouvernements, des institutions italiennes et de leurs lois ; sur les conséquences de la Révolution française ; sur la corruption économique ; sur le fait religieux (les controverses sur les cérémonies, le commerce des reliques, les saints et les bulles apostoliques, ou au sujet de la papesse Jeanne) ; sur les problèmes d’ordre social : la noblesse et le clergé, les vagabonds, les prostituées et les entremetteurs ; ou encore sur les us et coutumes en vigueur (habits, fêtes, particularités linguistiques et traits particuliers des principales populations). Ces observations s’appuient tour à tour sur une vision illustrée, des préjugés communs et une liberté d’interprétation personnelle, et s’expriment à travers une écriture libre, ironique, dynamique et moderne qui se trouve être parmi les plus audacieuses du xviiie siècle espagnol.

Haut de page

Texte intégral

1Para la Ilustración, Italia representaba lo contrario que Francia y que Inglaterra. Tenía un importante papel en la formación del gusto estético, gracias a las antigüedades del mundo clásico y a los maestros del Renacimiento. Al margen de las diversiones y placeres mundanos (de la música y la ópera a las cortesanas), indispensables en todo viaje a Italia, debemos añadir el estudio de sus diferentes gobiernos (fundamental para la génesis de El espíritu de las leyes de Montesquieu): repúblicas en Venecia o Génova, monarquías en Turín, Florencia o Nápoles, y ese régimen particular que era el Estado de la Iglesia en Roma. En el siglo xviii, Italia era vista como un país en decadencia, aristocrático y clerical, lleno de gobiernos incompetentes, donde el pueblo vivía en la ignorancia supersticiosa y en la miseria más profunda, y donde los valores ilustrados tenían muchas dificultades para expandirse, dadas las pretensiones retardatorias de la casta nobiliaria y la dominación religiosa.

  • 1 Carta a Juan Antonio Melón, 29 de octubre de 1793. Fernández de Moratín, Epistolario, p. 162.
  • 2 Carta a Juan Antonio Melón, 9 de diciembre de 1794. Ibid., p. 183.

2Moratín va a confirmar esta visión pero, sin embargo, se va a encontrar más a gusto aquí que en Inglaterra, relajando, en su perspectiva vital y en su diario de viaje, las exigencias ilustradas. Va a prevalecer la afinidad meridional en clima, formas de vida y carácter, y Moratín, reproduciendo un comportamiento cada vez más frecuente a finales del siglo xviii, se procura el goce de una libertad personal, al margen de las lacras italianas y de su falta de luces dieciochescas. La razón es sencilla: la moderna sociedad inglesa y el mundo anglosajón en general, su mentalidad y costumbres, pertenecen a una órbita cultural diferente a la suya, que le sobrepasa y le excluye; la atrasada sociedad italiana le resulta sin embargo más familiar y natural, está a su alcance integrarse en ella y no se siente rechazado como en la anterior. Moratín no se siente un extranjero en lo que para él es un mundo humanamente habitable: de Bolonia dirá que es «el país más libre que existe sobre la haz de la tierra1», y un año después, desde lo que llama «un país de delicias», le asegura a su amigo: «renuncio a toda pretensión de empleos y comisiones que me quiten la libertad en que hasta ahora he vivido»2.

  • 3 Véase al respecto Alarcón Sierra, 2007.

3Ello se ve en los distintos tipos libros de viaje que dedica a un país y a otro3: su escritura inglesa es breve, cerrada, formal, reconcentrada: es una escritura defensiva, donde, todo lo más, se permite hacer uso de la ironía, y apenas refiere circunstancias personales, al contrario que en el Viaje a Italia. Su escritura italiana va a ser extensa, abierta, informal, desordenada, donde Moratín «se lanza» a la ofensiva mediante la burla y la broma. Sus apuntaciones inglesas, descripciones y enumeraciones, son las propias de alguien que lo observa todo desde fuera, sorprendido y extrañado. Por contra, en sus diarios italianos, Moratín atiende a la realidad con un espíritu congenial, y pocas veces se admira de lo que ve. En sus cuadernos londinenses prácticamente no se introduce la lengua inglesa, «infierno» que le cuesta dominar, como confiesa en sus cartas a Melón; por contra, en sus cuadernos italianos, el italiano penetra gozoso por doquier. Por último, un dato bien significativo: la sociedad inglesa debería satisfacer en una medida infinitamente superior las aspiraciones de un ilustrado; sin embargo, la acrimonia, la amargura, la dureza y el énfasis con que Moratín rechaza el genio nacional inglés no lo vamos a encontrar en sus diarios italianos, por mucho que denuncie lacras políticas y atraso social, o asista, divertido, a despropósitos teatrales.

  • 4 Fernández de Moratín, Apuntaciones sueltas de Inglaterra, cuad. II, 2008, p. 994. Señalo siempre en (...)

4Inglaterra, a finales del siglo xviii, representaba el compendio del progreso y la libertad ilustrada, mucho más desde el estallido de la Revolución Francesa. El grado de libertad personal y desarrollo económico del que gozaban los ciudadanos ingleses a fines del xviii era prácticamente desconocido en el resto de Europa, y no digamos en España. Moratín no puede dejar de admitir y de admirar que se trata de «una nación en que las artes, el tráfico, la industria, la agricultura, las ciencias han llegado a un punto de perfección admirable», como él mismo escribe en la última nota del libro (IV, 5)4. Muchas de sus observaciones tienen precisamente como escenario la calle y Moratín muestra en estas apuntaciones una sensibilidad especial para destacar el movimiento dinámico y cotidiano de una gran ciudad: su gran actividad, los tropiezos callejeros, la nueva pobreza urbana (que no tiene nada que ver con la tradicional mendicidad que más adelante verá en Italia).

5Pero la sociedad británica le produce a Moratín sentimientos contrapuestos. Por un lado, la organización civil que observa colma sus expectativas de ilustrado: el buen funcionamiento de los clubs (I, 10), la eficacia asistencial de la caridad pública y de los hospitales (II, 4); las libertades públicas, que admiten la crítica al gobierno en los actos públicos (I, 9), las caricaturas (I, 20) o la prensa (IV, 3); la educación de la mujer (I, 16), cuya libertad simboliza Moratín genialmente en el tamaño de sus pies, convirtiendo una anécdota en categoría, o la libertad de etiqueta de los nobles (II, 6). Otras costumbres inglesas despiertan su ironía, como su paradigmática embriaguez (I, 7), los rituales del brindis y del té, su extravagancia nobiliaria, su pompa fúnebre (II, 13) o el suicidio (I, 24).

  • 5 Ibid., p. 958.
  • 6 Ibid., p. 940.

6Frente a los elogios a la sociedad inglesa, no puede menos que rechazar lo que él llama «el culto que se da al dios Dinero en esta nación» (II, 7), donde el valor de un hombre «es en razón del dinero que tiene»5. Moratín destaca que incluso la religión, dada la libertad de culto (I, 15), o las relaciones matrimoniales (I, 23), son vistas por los ingleses como un contrato y, si este se rompe, por ejemplo con un adulterio, hay que pagar una cantidad. Pero tiene la valentía intelectual de señalar que el mito del liberalismo inglés sólo en parte corresponde a la realidad. En la nota I, 19 analiza su sistema de gobierno, y, parafraseando el Cándido de Voltaire (que Moratín tradujo), muestra que su «gloriosa constitución», llevada a la práctica, no «es la mejor de las constituciones posibles», porque no se observa rigurosamente6.

  • 7 Ibid.
  • 8 Ibid., p. 956.
  • 9 Ibid., p. 955.

7A un español no podía menos que resultarle antipático el peculiar carácter insular de los ingleses, pero Moratín no se limita a denostarlo, sino que lo entiende derivado de todo lo que acaba de exponer: su «ignorante orgullo», su «grosería insultante», su «ridícula altanería y presunción» (I, 19)7, su «mezcla de […] interés sórdido, genio suspicaz y desconfiado», su «ambición y espíritu de rapiña», la falta en su «genio nacional» de «franqueza, desinterés, magnificencia» (II, 3)8, son consecuencia directa del modo en que los ingleses han alcanzado el poder económico, industrial y comercial del que disfrutan: «en fuerza de las exclusiones injustas que se procura, valiéndose de la ignorancia y el descuido de las demás naciones, y ejerciendo un monopolio tiránico»; el proteccionismo aduanero y arancelario de su comercio y de su navegación, «el despotismo atroz con que tiranizan el Asia», el contrabando y la usurpación en las colonias españolas, y la venta de productos manufacturados a los países de los que ha extraído las materias primas, mediante el comercio o el hurto9. En síntesis, Moratín muestra una contradicción propia en los escritores de su época: admira la libertad cívica de los ingleses, pero rechaza aquella organización económica que precisamente la ha hecho posible.

  • 10 Véase Alarcón Sierra, 2009, y la bibliografía allí citada, además de Arbillaga, 2005, y Brilli, 201 (...)
  • 11 Fernández de Moratín, Viage a Italia, 1988, p. 408; cito siempre por esta edición (modernizo el tex (...)

8Analizaré a continuación lo que Moratín señala en Italia en cuanto a su sociedad, política, religión y costumbres. El funcionamiento de los gobiernos, sus instituciones y sus leyes era un objetivo ilustrado clásico en un libro de viajes dieciochesco. Italia ofrecía una gran variedad de entidades políticas, de repúblicas a monarquías, que Moratín va a estudiar con curiosidad en los cuadernos de su Viaje a Italia, escritos entre 1793 y 179610. Sin embargo, al igual que en Inglaterra, no va a encontrar ni un modelo ni un ideal a este respecto, sino todo lo contrario, hasta el punto de escribir, desengañado, que «los hombres han estado siempre mal gobernados, y lo estarán hasta que dejen de existir», porque «los mejores sistemas de gobierno deben considerarse como novelas muy bien escritas»11, atrevida y moderna analogía con la ficción con la que Moratín supera el punto de vista ilustrado que él mismo ha aplicado al analizar los gobiernos italianos. Para ello, es evidente que no le basta la mera observación. En sus apuntaciones, sintetiza de forma oral el uso de sus diversas fuentes, pues suele encabezar los comentarios con verbos como «he oído», «me aseguran», «dicen» o «se dice que».

9La primera entidad política que Moratín analiza con cierto detenimiento es la república federativa de los cantones suizos, «digno objeto de la observación de cualquiera que visite estos países» (p. 146). Su buen funcionamiento sobre el papel en seguida es desmentido en la práctica, porque «la libertad de la Suiza está prendida con alfileres», ya que depende de «los celos recíprocos de Francia y la Casa de Austria», y además el país es «muy pobre» y ya no hay «todo aquel desinterés republicano» tan necesario (p. 149). El viajero sugiere la corrupción de sus gobernantes y la próxima pérdida de su independencia. Cuando en Lugano se admira de que no haya tributos, ni prisiones, ni tropa ni alguaciles, y pese a ello el pueblo vive en paz, el escéptico Moratín solo concluye que «esto manifiesta demasiado las costumbres sencillas de estas gentes» (p. 155).

  • 12 Fernández de Moratín, Epistolario, p. 166.
  • 13 Ibid., p. 184.

10Sin embargo, no ofrece la misma perspectiva en sus cartas íntimas a Juan Antonio Melón, donde, abandonando el tono institucional de ilustrado, «la humilde Lugano» es descrita como el «país el más libre que existe en todo el universo» (Nápoles, 21-23 de diciembre de 1793)12, y un año después le asegura que si los franceses invaden Italia, «me marcharé a Suiza, país el más seguro que yo conozco en estas circunstancias» (Bolonia, 18 de enero de 1795)13.

  • 14 Véase Tejerina, 1992 y Guarino, 1993.

11Una vez en Italia, Moratín va a confirmar el veredicto común de todos los viajeros europeos dieciochescos acerca de su desastroso panorama político. Nápoles y Roma se llevan la palma: un pueblo que vive en la miseria y unos gobernantes corruptos e incompetentes. En Nápoles, la increíble cantidad de lazzaroni (mendigos) la atribuye a «la ignorancia o el descuido de los que mandan» (p. 218), la justicia es un «caos legal» (p. 222) y su diagnóstico ilustrado es que el pueblo «necesita buen gobierno, educación y ocupación» (p. 234)14. En la Ciudad Eterna, sus críticas suben mucho más de tono: «Hay en Roma mucha vanidad y mucha miseria, mucha hipocresía y muchos vicios, la corrupción de costumbres que en ella se nota es consecuencia necesaria del sistema de su Gobierno» (p. 327). Los estados de la Iglesia eran unánimemente considerados por los ilustrados como los peor administrados de toda Europa. La crítica de Moratín no puede ser más dura:

El grande objeto de un Pontífice es el de enriquecer a sus parientes, ilustrar su casa, y como esto si se ha de hacer debe hacerse pronto, no puede verificarse sino por medios injustos, violentos, contrarios al bien común. De aquí nacen las usurpaciones, los monopolios, el aborrecido nepotismo […] la desigualdad funesta, la opresión y miseria del pueblo y el insolente orgullo de sus tiranos. Todo es eclesiástico y religioso en esta corte del orbe cristiano […] todo es eclesiástico, la tonsura es la única senda que conduce a la fortuna y al honor. Este es sobre todo el gran principio de corrupción, que obra indistintamente en las clases más elevadas y en las más humildes del estado. Difícilmente se hallarán en otra parte cabrones de mayor mansedumbre, esposas más suaves y fáciles, doncellas menos hurañas (p. 328).

  • 15 Fernández de Moratín, Apuntaciones sueltas de Inglaterra, cuad. II, p. 940.

12El desengaño final se produce al examinar la república de Venecia, que «no es ciertamente la mejor de las repúblicas posibles» (p. 407), puesto que solo de nombre lo es (Moratín hace un uso irónico de la famosa frase panglossiana sobre el mejor mundo de los posibles, procedente del Cándido de Voltaire, que ya había introducido en sus Apuntaciones sueltas de Inglaterra, I, 19, en un contexto político similar: «¿Se trata de gobierno? Ninguno hay mejor que el suyo: su gloriosa constitución es la mejor de las constituciones posibles»)15. Unas doscientas familias ocupan y se reparten todo el poder político y civil. Sin embargo, el viajero confiesa que «en ninguna parte he visto al pueblo más contento de su gobierno», ya que este conoce «el gran secreto, no menos difícil que importante, de captarse el amor de la multitud» (pp. 466-467).

13Las observaciones políticas en el diario no solo se refieren a los gobiernos que encuentra a su paso. Moratín está bien atento a las noticias que llegan de Francia, como bien se observa en su correspondencia con Melón, donde son continuas las novedades que se comentan a este respecto y muchos los temores de una invasión de Italia (que, efectivamente, tendría lugar poco antes de que Moratín abandonara el país). Ello se refleja en varios comentarios durante el viaje. Estos los podemos clasificar en dos tipos: el primero son las consecuencias directas de la Revolución Francesa y que el viajero observa a su paso: las huellas de la ocupación en Bruselas (p. 114), el caos en Niza (p. 488) o los numerosos refugiados en Génova (p. 497). El segundo son las consecuencias indirectas sobre la escena: a menudo la revolución es excusa para ordenar el cierre de los teatros, como Moratín comenta que sucedió en Bolonia y en Roma. En este caso, el viajero constata irónicamente lo absurdo de estas decisiones, pues no hay ninguna relación entre una cosa y otra:

Viendo que los franceses habían degollado a su rey y apoderándose de Flandes, Holanda, Saboya y Aviñón, determinó el Sumo Pontífice que se cerrasen todos los teatros de Roma, prudente resolución por cierto, y la más eficaz para el remedio de tantos males, pero viendo después por la experiencia de muchos meses que aunque en Roma no se cantaba un aria, ni se tocaba una sinfonía, los franceses no trataban de restituir a Flandes, ni Holanda, ni Saboya, ni Aviñón, ni desguillotinaban a su Rey, ni hacían cosas que a derechas fueran y viendo que el único medio de callar el disgusto del pueblo y distraerlo de sus miserias era el de divertirle, se determinó que en el Carnaval de 1796 hubiese espectáculos y máscaras, bien que a esta licencia acompañó la prohibición absoluta de representar tragedias (p. 603).

14La corrupción política de la mayoría de los estados italianos se acompaña de la corrupción económica. Salvo en Milán y sobre todo en Génova, el viajero apenas encuentra una verdadera actividad industrial. En el resto del país, Moratín observa cómo el comercio se reduce a la agricultura, se realiza con manufacturas extranjeras y, sobre todo en Nápoles, está «oprimido en exceso con trabas, reglamentos, privilegios absurdos y cuanto es capaz de destruirle enteramente, lejos de fomentarle» (p. 227). El dinero obtenido no se revierte en la mejora productiva, sino en el lujo de las familias nobles y aristócratas, que son los que usurpan el comercio a las prácticamente inexistentes clases medias. Sobre este punto, Moratín dice bastante al escribir que «Un Rey no debe hacer platos, ni tejer terciopelos, ni vender salitre, ni pintar naipes, ni destilar aguardiente; debe reinar» (p. 260).

  • 16 Fernández de Moratín, Autógrafo, fo 117rº.

15El análisis político y económico de los estados italianos va indisolublemente unido al tema religioso. Italia es en gran medida un país clerical, supersticioso y milagrero y, por ende, mal administrado y sometido por la Iglesia, lo que es criticado por la mayoría de los viajeros dieciochescos. La controversia religiosa es propia del Siglo de las Luces. Moratín no hace de ello tema central de su viaje, como sí hicieron muchos autores, sobre todo franceses, aunque sus comentarios son bastante elocuentes. Frente a anotaciones de mordaz ironía, como la que escribe en la Cartuja de Ferrara («Hay varios modos de servicio a Dios quien le sirve en celdas consagradas y claustros magníficos hartándose de tortas y quien limosneando tortillas en un camisón sucio, más sucio que estrecho, unos vestidos de blanco, otros de negro, unos afeitados, otros con barbas, todos les sirven y eso basta para nuestra consolación», p. 367), que incluso aparece tachada en el manuscrito16, se contrapone su juicio al visitar un hospital de Génova asistido por capuchinos: «¡Qué bien parece un religioso cuyo traje, cuyo aspecto anuncian austeridad, penitencia, desprecio del mundo, ocupado en aliviar y consolar la humanidad doliente y desvalida!» (p. 512).

16En Nápoles, Moratín anota agudamente la función de compensación teatral, política y social que desempeñan las frecuentes y espectaculares ceremonias religiosas, objeto de verdadera devoción exterior y puesta en escena pública:

Los teatros de Nápoles no son para el ínfimo vulgo, no tanto porque el precio de ellos sea excesivo, cuanto porque esta clase infeliz apenas tiene para comer. La religión suple a este inconveniente; en pocas partes se celebran con tal frecuencia ni aparato las funciones eclesiásticas, como en Nápoles (p. 235).

La religión […] uniendo el placer al culto, suspende, distrae, alegra al numeroso pueblo espectador, cuyos sentidos deleita y arrebata con la multitud de objetos agradables que le presenta. No cabe dificultad, las funciones de iglesia y las procesiones, que tan a menudo se celebran en Nápoles con el más brillante aparato, consideradas políticamente, contribuyen mucho a la tranquilidad del pueblo (p. 236).

17En Roma, además de censurar la completa corrupción política y moral del gobierno del Papa, critica con dureza el comercio de reliquias, de santos o de bulas, y lo que cuesta una causa de canonización. La ironía más cínica surge de la descripción puramente mercantilista del negocio que hay establecido en torno a estas cuestiones, de forma que se resalta lo poco que realmente tienen que ver con la fe. No pueden sino resultar humorísticos los detalles sobre los diferentes precios según si el santo es conocido o anónimo, según si la canonización es individual o en grupo. En esto se emparienta con buena parte de la literatura filosófica, así como en el paralelismo que establece entre la bendición del Papa en la plaza de San Pedro, clasificada entre los espectáculos de Roma, y la grandeza del suntuoso boato asiático («En Asia podrá haber algo que se parezca a esto», p. 617). Era un tema repetido, de Fontenelle a Voltaire, el paralelo entre la fe cristiana y las religiones orientales, que subrepticiamente también desliza Moratín.

18Tema religioso de polémica inevitable en la Italia del siglo xviii es también el de las reliquias. Moratín sólo señala las principales, dada su cantidad (como anota irónicamente: «No hay para qué hacer mención de la multitud de cuerpos de santos que enriquecen sus templos, vírgenes, mártires, confesores, viudas, pontífices, molesta ocupación sería referirlos todos», p. 230), y se ahorra comentarios: al igual que hace en ocasiones Charles de Brosses en sus Lettres d’Italie, le basta con describir fielmente la leyenda que acompaña a la reliquia, confiando en que a su lector no le hace falta más para comprender la impostura. Así ocurre con el crucifijo que habló a Santo Tomás, donde reproduce el diálogo entre ambos (p. 275), o con las varias reliquias de la iglesia de Santa Justina en Padua, en unas mostrando las contradicciones de estar las mismas en distintos sitios, y en otras describiendo prolijamente los increíbles sucesos y parodiando sus argumentos de autoridad:

En una capilla del crucero se venera el cuerpo de San Lucas Evangelista, médico y pintor, según consta por unos malos versos latinos que hay allí […] esto ha dado motivo a grandes disputas con los venecianos, que creían poseer el cuerpo de dicho Santo […]. En la otra capilla, compañera a esta, hay un pozo lleno de huesos de santos mártires, que se descubrió por revelaciones que de ello tuvo una cierta Signora Giacoma, mujer de santa vida, que vivía en Verona mucho tiempo ha, según y como se refiere en un cartelón que hay en dicha capilla, y según está representado en un buen cuadro, donde se ve la Señora Giacoma y la Virgen Santísima en el aire, con su hijo bendito y los querubines, y los frailes y el pueblo atónito, y el pozo, & (p. 395).

19En una de las reliquias más famosas y controvertidas de toda Italia, comentada cien veces en los libros de viaje (del marqués d’Argens, Addison, Bayle, Fontenelle, Sade, Montesquieu, Misson, Duclos, de Brosses…) y fuera de ellos (por ejemplo, en el artículo «Superstición» escrito por Voltaire en el Diccionario filosófico), a Moratín le basta el mordiente de un diminutivo inapropiado y descortés para dar su opinión al respecto, sin detenerse en refutaciones: en la Capilla de San Genaro de la Catedral de Nápoles, «Detrás del altar mayor se conservan las dos garrafillas de la sangre de San Genaro, que se liquida dos veces al año» (p. 274).

20Finalmente, otro polémico asunto religioso que no podía dejar de comentar ningún viajero en Italia era el de la papisa Juana; Moratín desmiente la leyenda razonadamente, como un verdadero erudito, al revisar en la Biblioteca Ambrosiana de Milán el manuscrito de la Vida de los papas escrito por Martín Polono:

yo he visto, efectivamente, en el citado códice, el artículo que habla de ella, pero es de advertir que todo este artículo es marginal, y en mi opinión es cosa añadida al texto original. Esta adición está precisamente al fin de una página y en ella concluye; en la tinta hay alguna diferencia, el tamaño de la porción escrita en aquella llana es mucho más grande que en todas las demás del libro, y si se omite la adición, queda exactamente igual con las otras. Creo que bastan estas reflexiones para inferir que el citado artículo no debe hacer fe, como cosa apócrifa y contrahecha» (p. 545).

21El gran problema social de Italia era, para la mayoría de los viajeros europeos, el hecho de que la aristocracia y el clero ocupaban todos los espacios, de forma que entre ellos y el bajo pueblo no había prácticamente nada. Montesquieu, en su Viaje a Italia, ya había constatado la omnipresencia de la nobleza y del clero, que además ejercen las funciones y profesiones propias del dominio de la burguesía, pero conservando la ideología y los privilegios de su estado. Junto a ello, todos los viajeros del siglo xviii quedan escandalizados al comprobar el número tan elevado de vagabundos miserables que circulan por las ciudades. Moratín los describe casi magnetizado, sin poder apartar la vista de su horror y podredumbre, que anota con todo realismo y detalle, sin ahorrar adjetivos, sobre todo en Nápoles y Roma, donde este problema social alcanza unos límites escandalosos.

22En Nápoles, el pueblo es

puerco, desnudo, asqueroso a no poder más; la ínfima clase de Nápoles es la más independiente, la más atrevida, la más holgazana, la más sucia e indecente que he visto […] pasan el día vagando sin destino […] lazaroni. Este es el nombre que dan a estas gentes; su número […] es crecidísimo y temible. La clase de los mendigos, aunque inferior a esta, es en exceso numerosa. No hay idea de la hediondez, la deformidad y el asco de sus figuras (pp. 216-217).

23En Roma,

los mendigos son otros tantos basureros ambulantes, que se atraviesan por las calles, entran en las tiendas y los cafés casi desnudos, llenos de girones y arambeles, hinchados, llenos de costras y úlceras, monstruosos, hediondos, acompañando sus gestos y convulsiones con plegarias lamentables (p. 599).

24«Lo que son en Nápoles los lazarones, son en Bolonia los birriquines, pillos descamisados, infelices, sin ocupación ni oficio alguno» (p. 471); «Estos birriquines son diestrísimos en raterías y dotados de una agilidad de piernas maravillosa» (p. 474). Incluso en Venecia observa por las calles pobres «sin ojos, sin narices, rasgada la boca, acancerado, sangriento, espantoso el rostro, que no se les puede ver sin asco y horror» (p. 406). Solamente en Génova señala que «No vi en esta ciudad la pobretería desnuda y asquerosa que se ve en Nápoles, ni grupos de pillos desarrapados cogiendo el sol sin hacer nada» (p. 498).

25Moratín no puede dejar de acudir en este caso a su formación ilustrada, criticando la incompetencia y corrupción de los gobernantes, de la nobleza y del clero, que permiten esta situación («¿por qué el Gobierno tolera este abuso?», p. 406). Su diagnóstico es que el pueblo de Italia «necesita buen gobierno, educación y ocupación» (p. 234), y su máxima sospecha y temor es que a estos miserables mendigos solamente los «tolera el Gobierno, quizá porque ellos le toleran a él» (p. 471). De hecho, Moratín siente el peligro real de una sangrienta revolución en Italia, tal y como él mismo la ha presenciado en París, y quizá aquí con más motivo. Prueba de ello no son solamente sus comentarios en el diario de viaje, sino la carta que le escribe a Melón (Bolonia, 18 de enero de 1795) comunicándole su decisión si los franceses penetran en Italia:

  • 17 Fernández de Moratín, Epistolario, p. 184.

Entrados que sean sus mercedes, es menester que yo me salga; no puedo ver horrores, y aquí los habrá muy espantosos: los birriquines de Bolonia, los trasteverinos Romanos, los lazarones de Nápoles, en una palabra la inmensa plebe, abatida, desnuda, malvada, de las capitales (más temible que todos los ejércitos enemigos), no aguarda más que la señal del saqueo y la matanza17.

26Puesto que considera culpables directos de esta situación a la nobleza y al clero, su juicio sobre ellos no puede ser más duro, en línea con el pensamiento ilustrado: «Las clases más ilustres y distinguidas no ofrecen menos motivo de disgusto […] La nobleza infatuada, como en todas partes […] es tan soberbia, tan necia, tan mal educada, tan viciosa, que a los ojos de un filósofo, de un hombre de bien, es precisamente la porción más despreciable del Estado» (p. 219); «Qué poco honor se ve en los nobles, con qué facilidad faltan a su palabra, con qué desvergüenza se prestan a las acciones más indecorosas» (p. 220), mientas que «El número de los eclesiásticos no es menos monstruoso» (p. 226) que el de los pobres.

27Al observar el gran número de abogados, Moratín descubre en su razonamiento que son precisamente los estados privilegiados los que impiden el desarrollo de Italia:

Si el clero y las religiones abundan en gente; si la agricultura carece de estímulos y libertades que la vivifiquen, si las artes mercantiles, imperfectas y rudas, bastan apenas para el consumo interior; si el comercio, la marina, y el ejército no ofrecen recurso, ¿qué hay que hacer, sino aplicarse al foro, y si la multitud de los concurrentes obliga a ello, mentir, embrollar y estafar para comer? (p. 228).

28Es en Roma donde sus descripciones de aristócratas y eclesiásticos alcanzan una maestría incomparable en la denuncia de su corrupción de costumbres. Moratín emplea la ironía y los coloquialismos para enfatizar todavía más, en sus dinámicas enumeraciones, el completo cinismo y culpabilidad de estos estados:

Los príncipes romanos, ocupados en cortar las colas a sus caballos para hacerlos ingleses, corriendo en birlochos, alborotando la ciudad a chasquidos, y atropellando viejas, emigrantes y jesuitas, con un cierto aire de aturdimiento e insulto, que no hay más que pedir, y una cara de tramposos y petardistas, que a legua se distingue. Las damas y matronas ilustres, prendidas con mucha elegancia, buscando apoyos que suplan la escasa dotación de sus alfileres; calculando el amor como un senador genovés calcula las especulaciones de su comercio de granos, favoreciendo a escondidas y con gran sobresalto a un Medoro de miniatura para que el cochero intolerante y feroz no llegue a saberlo y turbe a latigazos o puñaladas sus breves delicias o para que […] no la retire los alimentos y vaya a buscar otra menos infiel y más barata que le sufra su quebradura y su tos. (pp. 566-567).

  • 18 Góngora, Fábula de Polifemo y Galatea, p. 135.

29Y los abates, en intertextualidad gongorina con la oscura cueva de Polifemo (Fábula de Polifemo y Galatea, estrofa 5, v. 39: «infame turba de nocturnas aves»)18, que quizá sorprenda en un neoclásico, son «innumerable turba, que ennegrece las calles de la ciudad». La correspondencia implícita hace que, estos curas también sean «nocturnas aves», en negativo símbolo moral. El intertexto gongorino empleado para calificarlos parece extenderse también a sus oscuros modos de expresión y de acción:

Los abates, innumerable turba, que ennegrece las calles de la ciudad, divididos en clases, que hacen ver cuán desigual es la fortuna en sus dones. Abates llenos de lacería, barbinegros, agujereados, piltrafosos por todas partes, haciendo provisión de berzas en Plaza Nabona o en la Fontana de Trevi, para cocerlas y dar de comer a su desastrada e infeliz familia. Abates procuradores, abates notarios, diestrísimos en presentar testamentos que no se otorgaron jamás, en escribir y autorizar lo que nunca sucedió, en hacer que todos tengan razón, para que todos pierdan la causa. Abates abogados, embrollones, picarones, a quienes sólo se pueden comparar los paglietas napolitanos. Abates jovencitos, peinaditos, relamidos, duendes de los estrados, solicitando con sus cuatro años de colegio y su árbol genealógico canonjías, prioratos y gobiernos (pp. 567-568).

  • 19 Tejerina, 1977, reconstruye la relación de Moratín con la prostituta veneciana, según la informació (...)

30Síntoma paradigmático de esta corrupción de costumbres es la gran proliferación de prostitutas, tema mundano que no solía ser pasado por alto en los libros de viajes de esta época. Por ende, Moratín, que en su diario personal anotaba cuidadosamente sus visitas a ellas, y hasta su grado de satisfacción en estas transacciones («optime» escribe muchas veces), tenía adquirido un buen conocimiento sobre el terreno de este asunto. Tradicionalmente, las cortesanas más famosas en Italia eran las venecianas, pero a ellas prácticamente no se refiere nuestro viajero, quizá porque sabemos por su diario y sus cartas a Melón que allí estuvo entretenido con una sola, Angélica Incontri19.

31En Roma, Moratín establece la escandalosa paradoja de que no hay apenas prostitutas porque lo son todas las mujeres casadas, haciendo suya implícitamente la crítica al catolicismo propia de todos los viajeros filósofos y protestantes que pasaban por la Ciudad Santa: «Difícilmente se hallarán en otra parte cabrones de mayor mansedumbre, esposas más suaves y fáciles, doncellas menos hurañas» (p. 328); «esta Puta Ciudad bien diferente de París, Londres, Venecia y Nápoles, no ofrece a la vista aquellos objetos de prostitución que tanto suelen ofender los ánimos castos; la razón es clara; ¿cómo ha de haber mujeres públicas donde las casadas y solteras sin peligro y sin escándalo ejercen este oficio?»; «en Roma en vez de alcahuetes y putas hay mujeres casadas, hijas de familia, maridos y padres. Este es el mayor exceso a que puede llegar la corrupción de las costumbres» (pp. 329-330). La hipérbole moratiniana se entiende bien si añadimos el rechazo que hace del chichisbeo, entendido como una falta de fidelidad conyugal, de las «ilustres matronas romanas» (p. 593), como son calificadas irónicamente.

32Sin embargo, lo que aquí es acerba crítica, en sus cartas a Melón es complicidad, pues el Moratín moralista del diario de viaje se transforma en libertino vividor que aprovecha las costumbres licenciosas que Roma pone a su alcance:

  • 20 Carta a Juan Antonio Melón escrita desde Roma el 16 de abril de 1794; Fernández de Moratín, Epistol (...)

Estoy en Roma desde primeros de Marzo; […] Aquí me ha ido perfectamente; como bien, duermo, me paseo, y de diez en diez días a las siete de la mañana, suena un golpezito en mi puerta: chi e di la? Y responde una voz suavísima: amici; abro, y ecce Corinna venit [Ovidio, Amores, I, V, v. 9]; ciérrase la puerta otra vez, corro mis cortinas y queda la estancia iluminada con tibia luz; coetera quid referam? La función dura tres o cuatro horas, se concluye con dos potentes jícaras de chocolate, hechas por estas doctas manos, un ósculo de paz, y a Dio carinna. Esto es tratarse a la Romana, a la Cardinalicia; […] esta Ciudad santísima. ¡Qué costumbres! ¡qué Prelados! ¡qué hijas de familia de catorce a veinte! ¡qué maridos pacientísimos y agasajadores! ¡qué madres tan devotas de la Madona y tan alcahuetas! Y sobre todo, ¡qué atmósfera de hipocresía cubre a esta capital del Orbe cristiano! […] no hay nada en Madrid que pueda suplir por lo que aquí pierdes20.

33Tanto el diario de viaje como las cartas son escritos no destinados a la publicación, pero con importantes diferencias: en el primero, aunque escrito para sí, el viajero no puede evitar adoptar en su mayor parte un tono y una máscara más institucional, más ilustrada, propia de los libros de viaje. En sus cartas a su amigo, por contra, caen todas las barreras de una escritura social y muestra más su privacidad.

34Donde el viajero describe con máxima ambigüedad los pecados de la carne es en Nápoles. Tras mostrarse como experto en la materia, comparando la prostitución napolitana con la inglesa y francesa («Hay mucha prostitución; pero no llega a la de París ni Londres», p. 237) y con la madrileña («Estas mujeres no son tan callejeras como en Madrid las de su oficio, por la razón de que estas viven más seguras en su casa», p. 237; «todo es como en España. El precio a que venden sus favores es muy moderado», p. 238), Moratín se dirige de forma explícita y con mucha ironía a sus jóvenes compatriotas, «eruditos a la violeta» que viajan sin conocimiento, recomendándoles una moral e higiene sexual análoga a la que ya había expuesto su padre en el Arte de las putas (1777):

En Nápoles es el mal venéreo más común, y más funesto acaso, que en cualquiera otra parte de Europa. Paisanos míos, mancebitos barbiponientes, que por huir la estrechez de un colegio u la sujeción doméstica, con pocos años, mucha locura y ninguna instrucción, venís presurosos a gozar las delicias de la seductora Parténope, ya que no tengáis ni prudencia ni virtud, tened miedo a los menos, y si no sois continentes, sed cobardes (p. 238).

  • 21 Fernández de Moratín, Diario, p. 114.

35A continuación, su discurso se desliza con maestría desde el punto de vista moral del crítico ilustrado al cínico del hedonista libertino en su brillante descripción del alcahuete napolitano: sobre la marcha y apenas sin transición, en un estilo rápido y enumerativo, lleno de repeticiones y paralelismos, Moratín pasa con ironía de la convencional condena general a tan deplorable dedicación, a la alabanza particular a uno de sus más dispuestos practicantes, de cuyos servicios se ha beneficiado personalmente (como podemos corroborar por las notas de su diario íntimo: «conducidos por Alcahuete chez meretrices»)21. El narrador rompe en esta ocasión todas las expectativas de su posible lector, al pasar sorpresivamente del tono moral normativo que debe tener un libro de viajes a uno cínico e inmoral, en el que además se involucra a título individual. El procedimiento es análogo al empleado por el presidente De Brosses en sus cartas de Italia, que continuamente pasa del punto de vista moralista al libertino, con la diferencia de que este texto de Moratín hubiera sido de imposible publicación en la España dieciochesca; merece la pena citarlo por extenso:

¡Qué infames, qué puercos, qué despreciables, qué embusteros y malvados son los alcahuetes! ¡Cómo corren toda la ciudad de un lado al otro, cómo se introducen en los cafés, en las tiendas, en las casas de juego, cómo se insinúan con los forasteros, cómo los espían y salen al encuentro al acabarse los espectáculos, ofreciéndoles sus servicios, proponiéndoles hermosuras venales de todos géneros, de todas edades, de todos los precios! Ellos son los azuzadores del vicio, los que propagan la corrupción de las costumbres, los que facilitan la infidelidad del tálamo, los depositarios de tanta debilidad humana, de tanto resbalón femenil […]

No hay rincón de la ciudad que ellos no visiten, ni mujer que no conozcan, ni concurso público a que no asistan, ni feria en donde no se hallen. ¡Qué diligentes, qué callados, qué intrépidos, qué serviciales con todo el mundo! ¡Oh, Nápoles!, ¿cuál corte de Europa competirá contigo en punto de alcahuetes? ¿Cuál de ellas te excederá ni en el número ni en la excelencia de ellos? Bastaría sólo el Signor Luigi para asegurarte esta preeminencia. Qué hombre alto, desvaído, encorvado con el peso de la edad y de los afanes graves de su ministerio, de venerable calva, de aspecto halagüeño y señoril, limpio, cortés, humilde, fiel, devotísimo de San Genaro y honrado a no poder más, prendas que, unidas a la inteligencia de su arte, le hacían amable a cuantos tenían la fortuna de conocerle. Si mis elogios no fuesen atribuidos a la expresión del agradecimiento, más que a la de una admiración desinteresada y justa, no acabaría aquí su panegírico, y emplearía mi débil talento en recomendar a la posteridad remota el mérito de tan esclarecido varón (pp. 239-240).

36Por otra parte, a quienes nunca olvida Moratín citar al paso por las distintas ciudades, con el antisemitismo de la época, es a los judíos, «narigudos, aceitunados, hediondos» (p. 127), «ropavejeros y usureros» (p. 362) en sus barriadas y guetos, «con la suciedad y sordidez que particularmente caracteriza al pueblo de Dios» (p. 601). La única nota benevolente que tiene con ellos es cuando muestra el absurdo del intento de quema y saqueo por parte de la plebe romana del barrio judío a causa del asesinato del secretario de la embajada francesa, «como si hubiese alguna conexión entre la superstición judaica y la constitución francesa, entre el Talmud y los Derechos del Hombre» (p. 602).

  • 22 Véase Fabbri, 1980.

37Moratín acompaña el análisis de los distintos estratos sociales con observaciones sobre sus usos y costumbres, especialmente los de las clases más populares. Esto es común a los viajes dieciochescos del último tercio del siglo, sobre todo después de que Rousseau, en el libro quinto del Emilio, hiciera la crítica del viaje tradicional y recomendara el estudio de los pueblos y de sus formas de vida. El propio Moratín anota que «Si la gravedad de la historia no desdeñase la narración de estos hechos menudos, algo más sabríamos de las costumbres de las naciones y los extravíos ridículos de la razón humana» (p. 269). Nuestro viajero hace continuas referencias particularmente a los vestidos, a las fiestas (incluidas las celebraciones religiosas; una de ellas le inspiró en 1795 su oda «con motivo de la fiesta secular celebrada en Lendinara (estado veneciano) a honor de la Virgen, Nuestra Señora»)22 y a la lengua, antes de sintetizar el carácter nacional de los diferentes estados italianos.

38Desde Flandes hasta Nápoles, sus observaciones sobre el uso de capas y mantillas y la mayor o menor influencia de la moda francesa le sirven de guía para comprobar el paso de unos estados a otros. Su análisis se dirige preferentemente a la vestimenta de la mujer, la más variada, aunque a veces también haga breves alusiones a las ropas de los hombres según su oficio. En todo su recorrido predomina el uso popular, acompañado de basquiña, de la mantilla, que Moratín no puede evitar comparar con la española, a menudo a favor de esta, sobre todo en el manejo de ella («no observé tanta gracia y coquetería que pudiese compararlas con mis paisanas españolas», p. 229). La moda francesa predomina en las clases altas del norte de Italia y de Roma, sobre todo «para ir al teatro o a la conversación de ceremonia» (p. 499). En Europa central describe con cuidado los trajes de las mujeres del campo, siempre con sombrero, jubón, delantal y guardapiés. En Italia, su mayor permanencia le permite hacer anotaciones sobre los más coloridos trajes de fiesta.

39Sus referencias acerca de las celebraciones no son muy abundantes y es el único tema en el que se hace notar su mayor permanencia en Bolonia, pues en sus sucesivas estancias describe las abigarradas y coloristas procesiones de la Madonna di San Luca y las del Corpus, aparte de la popular y caótica fiesta de la Porchetta, en que el legado lanza sobre la multitud aves de corral y una puerca cocida:

la diversión de este espectáculo consiste en ver una multitud de pillos que se amontonan de aquí y de allí, se acachetean, se desgarran, se desgreñan, se ensangrientan y desfiguran por coger lo que cae de arriba; en ver cubrirse de plumas el suelo y el aire, y destrozar a aquellos animales con ligereza increíble, dejando en manos de la plebe feroz sus miembros, que ahúman palpitantes aún y sangrientos (pp. 472-474),

y de la divertida representación doctrinal dialogada de los domingos, en la que un cura hace el papel de antagonista, bufón gracioso y contradictor, malicioso e incrédulo, que siempre se lleva las simpatías del pueblo. Sin embargo, su referencia al famoso carnaval de Venecia es mínima («la máscara, que mientras yo estuve en Venecia se redujo a que algunos se ponían la batuta para ir al teatro», p. 406) y, siempre interesado Moratín por todo lo que sea espectáculo teatral o parateatral, algo mayor su observación sobre los no menos conocidos charlatanes de la plaza de San Marcos (uno de ellos «predica al público sus elogios, y le entretiene hablando tres horas seguidas, con una afluencia, una gesticulación y un manoteo, que no hay más que pedir», pp. 408-409), a los que Goldoni había dedicado una pequeña obra (su intermedio La birba). Al margen de esto, son destacables las apuntaciones sobre la procesión de las cenizas del Bautista en Génova:

Cada hermandad lleva un gran Cristo de enorme peso, y esto de llevar el Cristo es una de las más difíciles operaciones y por consiguiente la que más divierte y admira al concurso, le llevan a mano como entre nosotros los pendones y es increíble lo que sudan y jadean y se abren de piernas y bufan y se tartalean y fatigan para conservar el equilibrio (pp. 505-506).

40También sobre el carnaval romano, que no duda en comparar, atrevidamente, con las pinturas del Bosco:

Es cosa admirable la gritería y tabaola que por allí anda, las invenciones ridículas de los trajes […] en los sueños del Bosco no hay tantas ni tan extravagantes visiones. Corren, cantan, bailan, aúllan, silban, arguyen, y suena un horrible y discorde estruendo de almireces, campanilla, chiflatos, trompetas, cuernos, carracas, pitos, cencerros y caracolas. […] Una de las mayores diversiones de este espectáculo consiste en tirarse recíprocamente los de los coches y la gente de a pie, “puzolana” menuda, con un continuo granizar de una y otra parte (pp. 612-613).

41En estas descripciones brilla especialmente el talento de Moratín, gracias a su desprejuiciado punto de vista externo y a su ágil dinamismo enumerativo, que consigue comunicar, con notas de humor, el simpático caos festivo de estas celebraciones.

42En la caracterización de los diversos pueblos de Italia tienen gran importancia las observaciones lingüísticas que Moratín realiza. De hecho, al igual que Goethe en su Viaje a Italia, lo que primero detecta el viajero en su paso de Suiza a Italia, aun antes de llegar a esta, es el cambio geográfico de lengua: «el lenguaje italiano empieza a usarse desde Altorf; el lago Lucerna parece que separa los dos idiomas, italiano y francés» (p. 151). No solo hay una constante introducción de términos y expresiones italianas en la escritura moratiniana con propósitos claramente estilísticos, y, en la mayoría de las ocasiones, humorísticos, sino una tentativa de diferenciar las distintas variantes y dialectos del país haciendo referencia a rasgos léxicos, fonéticos y prosodemáticos.

43Así, «se entra en la Toscana, y se empieza a notar el ceceo de los florentinos, fastidioso en los hombres, gracioso en las mujeres» (p. 197); en Florencia, «La pronunciación de los toscanos es bastante parecida a la de los andaluces, las ss las convierten en zz, y las sílabas ca, co, cu, qui y que las desfiguran, en términos que apenas se conocen, con una aspiración áspera, semejante a las hh de Andalucía, por ejemplo: “He attahinno i havalli, he voglio andar al Hahomero in harozza e poi a hazza”» (p. 356); en Venecia, «el lenguaje es un toscano corrompido por la pronunciación, con algunas palabras provinciales, y un tonillo gracioso, que es particular al país» (p. 406); «La lengua boloñesa es, como todas las demás de Italia, una corrupción del toscano, mezclada con voces y frases provinciales, y alterada considerablemente en la pronunciación. La multitud de abreviaturas que hay en ella, y el acento particular que es necesario darla, la hace muy difícil a los forasteros»; a continuación, Moratín transcribe dos sonetos «escritos en este dialecto» (pp. 469-471). Finalmente, «la lengua piamontesa es un compuesto de toscano y francés», y el viajero vuelve a copiar dos sonetos, «sacados de una colección de poesías nacionales, impresa pocos años ha», que «darán una idea del idioma de este país» (p. 538); en ellos «Las rayas y puntos que hay sobre las vocales indican los diptongos, y la pronunciación cerrada o abierta» (p. 539).

  • 23 Véase Alarcón Sierra, 2012.

44No se limita Moratín a estas observaciones generales, sino que también explica términos o expresiones italianas: en Nápoles «se hacen unos coches de cuatro asientos que llaman canestra […] formando poco más o menos, la figura de un barco» (pp. 322-323); en Génova una «mantilla de muselina blanca con flores o de china con ramos y matices» recibe el nombre de mezzaro (p. 499), e incluso la etimología popular de algunas palabras («en Nápoles, los abogados se llaman “Pagliette”, porque antiguamente usaban un sombrero de paja aforrado en tafetán», p. 226). En ocasiones estos términos dicen mucho del carácter de sus hablantes, y el viajero actúa, de esta manera, a modo de un etnolingüista aficionado. Por ejemplo, «En Nápoles llaman industria al adquirir dinero por medio de fraudes y mentiras, buscare al estafar, assasinare al robar, son assasinato quiere decir: me han quitado un carlín, y al dinero le llaman il mio sangue» (p. 234), mientras que en Génova, «aumentándose continuamente el capital por los ahorros anuales, le destinan o a promover las fábricas e industria nacional o a las especulaciones de comercio […] Esto se llama poner el dinero a multiplico, y en efecto le multiplican en términos que no hay más que pedir» (p. 501). Por ende, a todas estas observaciones lingüísticas les va a sacar doble partido Moratín cuando analice el teatro popular italiano23.

45El tópico del carácter nacional italiano había sido «renovado» en la segunda mitad del siglo xviii gracias, en gran medida, a los viajeros ingleses y franceses. Sin embargo, Moratín, después de establecer en rápidas notas las diferentes costumbres y formas de vida de cada pueblo, muestra cómo cada centro italiano posee una personalidad y una psicología propias. De esta forma, deshace un tópico general para crear varios particulares, donde las facetas negativas y la corrupción de costumbres las atribuye casi siempre al mal gobierno. Así caracteriza a napolitanos, florentinos, veroneses, paduanos, venecianos, genoveses y romanos, comparando unos con otros.

46Los napolitanos son, físicamente, «de más que mediana estatura, delgados, de color trigueño, rostro prolongado, frente espaciosa, cejas pobladas, ojos pardos, nariz larga y corva, boca grande, labios gruesos»; en cuanto a su carácter, «de ingenio sutil, muy habladores, de carácter alegre y burlón»; los vicios que Moratín observa en ellos, «Sus mentiras, su perfidia, su holgazanería, su credulidad religiosa, sus venganzas aleves», piensa que son causa «del gobierno y la educación» (p. 323). Algo similar sucede en Roma, donde el viajero anota que hay «mucha vanidad y mucha miseria, mucha hypocresía y muchos vicios», pero, como en el caso anterior, afirma que «la corrupción de costumbres que en ella se nota es consecuencia necesaria del sistema de su Gobierno» (p. 327).

47En contraste, los florentinos, «son gente despierta, agasajadora y culta; el pueblo está bien vestido y come bien»; su gobierno «es el más dulce que puede imaginarse», pero, a pesar de ello, «murmuran de él» (p. 356). No obstante, Moratín anota que «El pueblo de Florencia, y en general todo el de Toscana, es manso y apacible; no se oye hablar de asesinatos y horrores, como en el Estado Romano y en Nápoles» (p. 566). Los veroneses, por su parte, «son gente alegre, entre los hombres hay bella juventud, me dijeron que no se observa lo mismo entre las mujeres; aman con extremo la música, y en las provincias confinantes tienen fama de locos» (p. 382); como vemos, en este caso, Moratín introduce el parecer ajeno, quizá por falta de suficientes elementos de juicio. En Padua, Moratín halla «mucha cortesía, afabilidad y cultura; la gente es muy despierta y agasajadora» (p. 400). En cuanto a los venecianos, «son en general muy corteses, alegres, habladores, elegantes en el vestir, pero sin afectación; hay bella juventud en uno y otro sexo» (pp. 405-406). Frente a ellos, los genoveses le parecieron «en general un poco ásperos y montaraces, la juventud no es aturdida y alegre, como la de Venecia, el populacho es grosero y rudo, no canta ni ríe, como el de Nápoles, calcula» (p. 502); finalmente, anota que «El pueblo genovés es uno de los más devotos de Italia» (p. 503).

48En el Viaje a Italia, Moratín crea una prosa, ágil, vivaz e innovadora; moderna, en gran medida, por lo que tiene de discurso no institucional y no destinado a la publicación (una representación privada de lo público, frente a su teatro, que es una representación pública de lo privado). Pese a las convenciones ilustradas y a las que conlleva la escritura de todo viaje, y más un viaje a Italia (tan frecuente en el siglo xviii), Moratín sabe jugar con los artificios retóricos y con los tópicos para sobreponer, en muchos momentos, su aguda capacidad de observación, su sentimiento, su goce y su juicio personal. Ello se plasma en una escritura muy desenvuelta, libre y variada, que se desplaza en muchas ocasiones, sin solución de continuidad, desde el tono normativo, ilustrado y moral al más irónico, cínico o descreído, contrastando así el bien público y el bien privado, la defensa de una ética social, hecha de virtudes cívicas, junto a una irrenunciable ética personal de carácter hedonista. El hecho de que se trate de la escritura abierta de un diario de viaje, que no tiene por qué someterse a la preceptiva neoclásica, sino que se define discursivamente sobre la marcha, explica en parte la libertad e interés de sus observaciones sobre importantes aspectos de su experiencia italiana (la sociedad, la política, la religión, o los usos y costumbres). Frente a otros diarios de viaje de la época, es la curiosidad moratiniana por todo lo que le rodea y su maestría y fluidez verbal la que consigue impregnar su discurso de una viveza, un humor y un dinamismo que hace que podamos hablar de ella, en sus mejores momentos, como de una escritura plenamente moderna.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Fernández de Moratín, Leandro, Apuntaciones sueltas de Inglaterra. Obras completas de Nicolás y Leandro Fernández de Moratín, ed. Jesús Pérez-Magallón, Madrid, Cátedra, 2008.

Fernández de Moratín, Leandro, Autógrafo [del Viaje a Italia], Biblioteca Nacional de Madrid, ms. 5890, 1793-1796.

Fernández de Moratín, Leandro, Diario (mayo 1780-marzo 1808), ed. René y Mireille Andioc, Madrid, Castalia, 1968.

Fernández de Moratín, Leandro, Epistolario de Leandro Fernández de Moratín, ed. René Andioc, Madrid, Castalia, 1973.

Fernández de Moratín, Leandro, Viage a Italia, ed. Belén Tejerina, Madrid, Espasa-Calpe, 1988.

Góngora, Luis de, Fábula de Polifemo y Galatea, ed. Alexander A. Parker, Madrid, Cátedra, 1987.

Bibliografía

Alarcón Sierra, Rafael (2007), «Las Apuntaciones sueltas de Inglaterra de Leandro Fernández de Moratín: libro de viajes y fundación de una escritura moderna», Bulletin Hispanique, 109 (1), pp. 157-186.

Alarcón Sierra, Rafael (2009), «Discurso, representación y mirada en el Viaje a Italia de Leandro Fernández de Moratín», Bulletin of Spanish Studies, 86 (6), pp. 747-768.

Alarcón Sierra, Rafael (2012), «El teatro en el Viaje a Italia de Moratín», en Ángeles Ezama et alii (ed.), Aún aprendo. Estudios dedicados al profesor Leonardo Romero Tobar, Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza, pp. 483-492.

Arbillaga, Idoia (2005), Estética y teoría del libro de viaje: el «viaje a Italia» en España, Málaga, Universidad de Málaga.

Brilli, Attilio (2010), El Viaje a Italia: historia de una gran tradición cultural, Madrid, Antonio Machado Libros.

Fabbri, Maurizio (1980), «La oda “A la Virgen de Lendinara” y su significación en la lírica de Moratín», Coloquio internacional sobre Leandro Fernández de Moratín (Bolonia, 27-29 de octubre de 1978), Abano Terme, Piovan Editor, pp. 123-135.

Guarino, Augusto (1993), «Società e politica a Napoli nel Viaje de Italia di Leandro Fernández de Moratín», Anuali dell’Istituto Universitario Orientale. Sezione Romanza, 35 (2), pp. 499-505.

Tejerina, Belén (1977), «Angélica Incontri y Leandro Fernández de Moratín», Studi Ispanici, pp. 113-122.

Tejerina, Belén (1992), «Nápoles refractada en el Viaje a Italia de Leandro Fernández de Moratín», en Manfred Tietz y Dietrich Briesemeister (eds.), La secularización de la cultura española en el Siglo de las Luces, Wiesbaden, Harrassowitz, pp. 213-226.

Haut de page

Notes

1 Carta a Juan Antonio Melón, 29 de octubre de 1793. Fernández de Moratín, Epistolario, p. 162.

2 Carta a Juan Antonio Melón, 9 de diciembre de 1794. Ibid., p. 183.

3 Véase al respecto Alarcón Sierra, 2007.

4 Fernández de Moratín, Apuntaciones sueltas de Inglaterra, cuad. II, 2008, p. 994. Señalo siempre entre paréntesis, en el cuerpo del texto, el cuaderno y la anotación.

5 Ibid., p. 958.

6 Ibid., p. 940.

7 Ibid.

8 Ibid., p. 956.

9 Ibid., p. 955.

10 Véase Alarcón Sierra, 2009, y la bibliografía allí citada, además de Arbillaga, 2005, y Brilli, 2010.

11 Fernández de Moratín, Viage a Italia, 1988, p. 408; cito siempre por esta edición (modernizo el texto según las reglas vigentes), señalando entre paréntesis, en el cuerpo del texto, la página correspondiente.

12 Fernández de Moratín, Epistolario, p. 166.

13 Ibid., p. 184.

14 Véase Tejerina, 1992 y Guarino, 1993.

15 Fernández de Moratín, Apuntaciones sueltas de Inglaterra, cuad. II, p. 940.

16 Fernández de Moratín, Autógrafo, fo 117rº.

17 Fernández de Moratín, Epistolario, p. 184.

18 Góngora, Fábula de Polifemo y Galatea, p. 135.

19 Tejerina, 1977, reconstruye la relación de Moratín con la prostituta veneciana, según la información que proporciona el autor en su Diario y en varias cartas a Melón.

20 Carta a Juan Antonio Melón escrita desde Roma el 16 de abril de 1794; Fernández de Moratín, Epistolario, pp. 171-172.

21 Fernández de Moratín, Diario, p. 114.

22 Véase Fabbri, 1980.

23 Véase Alarcón Sierra, 2012.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rafael Alarcón Sierra, « Sociedad, política, religión y costumbres en el Viaje a Italia de Moratín »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 45-2 | 2015, 225-243.

Référence électronique

Rafael Alarcón Sierra, « Sociedad, política, religión y costumbres en el Viaje a Italia de Moratín », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 23 février 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6623

Haut de page

Auteur

Rafael Alarcón Sierra

Universidad de Jaen

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals