Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. La internacionalización de la historiografía española: ¿una asignatura pendiente?

Historiografía y globalización

Historiography and globalisation
Enric Ucelay-Da Cal
p. 281-287

Texte intégral

1Sin duda, vivimos en tiempos interesantes, en los que las certidumbres de ayer por la tarde amanecen desfasadas. Llevamos un ritmo existencial cada vez más acelerado, al menos desde la adquisición de conciencia de una «revolución industrial», la expresión de Arnold Toynbee, popularizada de modo póstumo en sus Lectures on the Industrial Revolution in England de 1888, hasta hoy, un siglo y cuarto después. La percepción intelectual de cambio perpetuo ha sido constante, primero saludado como «Progreso», luego temido como una regresión moral, que el fin-de-siècle decimonónico pronunció como «degeneración» o decadencia, la «Gran Guerra» de 1914-1918 confirmó como el triunfo del barbarismo y la segunda contienda mundial dejó superado por la mecanización del salvajismo.

2Como suele pasar, el cambio, cada vez más rápido, tuvo aspectos siempre sorpresivos. Nuevas tecnologías evolucionaron de modo alarmante. Ocho años después de que Louis Blériot cruzaba en un endeble artilugio el Canal de la Mancha en 1909, los alemanes hostigaban Londres con bombarderos bimotor. 27 años más tarde, en 1944, eran misiles crucero y luego cohetes balísticos las armas del ataque germano sobre la capital británica, mientras que alemanes y británicos ya empezaban a utilizar cazas con motores de reacción. En poco más de una década, los aviones a reacción se generalizaron en las primitivas rutas aéreas, ya sin escalas. En un alarde de potencia en 1957, tres superbombarderos B-52 norteamericanos dieron la vuelta al mundo en poco más de 45 horas, para poner a los ochenta días de Julio Verne (obra publicada como libro en 1873) en su debida perspectiva.

3Así, las amenazas de antaño se convirtieron, aparentemente, en bienestar. La bomba atómica de 1945 se transformó en la promesa de una energía limpia para el futuro. La penicilina y, a continuación, otros antibióticos se ofrecieron como un freno para los contagios endémicos, castigo de siempre de la humanidad. Igualmente, el DDT —sintetizado en 1874, pero solamente entendido como insecticida en 1939— ofrecía un futuro sin «enfermedades tropicales». A pesar de todo —las terribles guerras que se sucedían una tras otra, más las hambrunas o las pandemias— la humanidad parecía prosperar: en 1960, cuando yo tenía la edad de 12, se celebró el hecho de que en escasamente 33 años, desde 1927, se había alcanzado la cifra mundial de población de tres mil millones de personas. El Norte del planeta, el predominio de la raza blanca en Europa y América, pero también en la euroasiática Rusia, dominaba el futuro.

4En unas breves décadas, el optimismo basado en todas estas certidumbres septentrionales se vino abajo. Europa había cedido el protagonismo a Estados Unidos y a la Unión Soviética, pero seguía como repositorio cultural de recuerdo. Las emigraciones intelectuales europeas de los años treinta —en particular judíos centroeuropeos y republicanos españoles— transformaron respectivamente las universidades de Estados Unidos y México, además de otros países de las Américas. Fue el inicio, una pauta que se hizo mucho más variada.

5La descolonización de los imperios de ultramar de los países del hemisferio norte —de la independencia de la India en 1947 a la de Argelia en 1962— vino como anuncio del final de la presunción europea de superioridad; es más, tras las olas sucesivas de colonos blancos despavoridos, vino el reflujo de gentes de las antiguas colonias que reclamaban su derecho, documento en mano, a vivir en el ámbito de su antigua metrópoli imperial. Con el exilio cubano a partir de 1959, Estados Unidos empezó su sostenida «latinización», hasta el punto que se prevé, ya en el 2020, que los hispanoparlantes lleguen a ser un 19,1% de la población (frente a un 13,4% de afroamericanos), en lo que antes había sido una ciudadela de la preponderancia «blanca anglosajona-protestante». A la vez, el apoyo soviético a Cuba y el esfuerzo común en varias guerras africanas —sobre todo en Angola— llevaron el castellano hasta la más lejana vida cultural eslava.

6A lo largo de la segunda mitad del siglo xx, lentamente al principio, para ganar mayor aceleración y crecimiento, el mundo se mezcló. Literalmente. Y más que lo hará. Otras oleadas crecientes y las que vinieron a continuación, una tras otra —en 2013, la agencia para refugiados de las Naciones Unidas aseguró oficialmente que había, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, más de 50 millones de refugiados— rehicieron, paso a paso, el patrón cultural aislacionista y nacionalista de los países receptores. Llegaron refugiados coreanos, luego vietnamitas, paquistaníes y palestinos, hoy sirios, a los que se añadieron migraciones económicas de todas partes. Su presencia, a la vez sutil y con la presión de su misma existencia, ha servido para cuestionar la sensibilidad «racial», la tolerancia (o no) de religiones diferentes, las nociones de belleza física, el gusto por las músicas diversas, la predisposición a probar cocinas ajenas y muchas cosas más. Ha cambiado la conciencia misma de lo que significa mezcla «humana», aunque haya por doquier quienes deseen recuperar la imaginaria pureza de antaño, que hoy está irremisiblemente perdida.

7Los principios ganadores en la Segunda Guerra Mundial (las «cuatro libertades» del presidente estadounidense F. D. Roosevelt) desmontaron los rangos del predominio racista y además ayudaron a promover la autodeterminación (con todas sus contradicciones), idea heredada del breve protagonismo, al acabarse la primera contienda global, del presidente norteamericano Woodrow Wilson. La idea sobre la cual se edificó la ONU en 1945 —o sea, la negación de la agresión entre Estados— se extendió, sin pretenderlo del todo, a la afirmación de los derechos humanos individuales. La carga explosiva implícita en esta discreta evolución ha resultado incalculable. De los derechos cívicos de los afroamericanos en Estados Unidos se alcanzaron los de las mujeres, con la extensión de un feminismo lento pero seguro, ya iniciado al acabarse la Primera Guerra Mundial. Llegados a este punto, a partir de 1969 se planteó el derecho a la preferencia sexual y la existencia de opciones de conjunción —fuera breve y placentera o de relación estable y reconocida— más allá de la clásica pareja masculina y femenina. La epidemia del sida a partir de los años ochenta consagró la sensibilidad aperturista, de tolerancia a todo deseo, ya que oponerse era negar el fundamento de una dinámica demasiado enraizada para ser cuestionada, excepto desde posturas tradicionalistas, abiertas, duras.

8La crítica al patriarcalismo constituyó un asalto en toda la línea, que se anunció en las protestas mundiales de 1968, en la «gran revolución cultural» maoísta en China y en las profundas grietas que se abrieron en el mundo islámico al acabarse, en 1979, la superficial secularización del «socialismo árabe» estilo Nasser en el ámbito suní, tras el impacto de la exitosa revolución chiíta en Irán. Las renovaciones de actitudes sociales mostraron su profundidad. Hasta podríamos incluir el impacto de las tesis respecto a los derechos de los animales del filósofo Peter Singer, en su obra de 1975.

9Para los años sesenta —culminada la «revolución verde» de la productividad agraria— se empezó a la vez a profundizar en la genética y, al mismo tiempo, a observar los primeros atisbos de la «retropulsión», el blowback, la demostración del coste subyacente al cambio del bienestar. Empezó con la denuncia del DDT y otros pesticidas que contaminaban toda la cadena trófica. Pero se hizo visible en los envenenamientos por medicamentos (el caso de la Talidomida) y por el creciente fallo de los antibióticos ante su abuso. La lista de síntomas fue larga y, con el principio del siglo xxi, se llegó a la constatación más o menos consensuada del hecho del discutido «cambio climático», cuyos múltiples impactos sorprenden con novedades en serie (el hecho de poder navegar en el océano Ártico, por ejemplo).

10A esta situación se añadió la sutil mecanización y la progresiva desconexión de la dependencia del cable que anunció el transistor y trajo a su vez la placa miniaturizada de silicio. El teléfono móvil, iniciado en Europa pero pronto extendido por el mundo, significó un primer salto, comparable a la aviación entre los años treinta y cincuenta: ¿por qué gastar el dinero en trenes o carreteras en países extensos con interiores complejos como Brasil, Canadá o la URSS? La alternativa estadounidense de la «edad dorada» de los años cincuenta y sesenta era superficialmente contraria: se invirtió en autopistas para consagrar el automóvil particular. Así se instauró el derecho inherente a la movilidad individual, personal, al antojo, a pesar del resultante caos urbanístico y de las múltiples contaminaciones derivadas del abuso del petróleo (incluida la extensión por doquier de los plásticos de usar y tirar), en una comercialización que apelaba al consumidor autónomo, mediante mecanismos de conexión (radio, televisión) que combinaban el anuncio directo, sin ambages, con el reclamo mucho más insinuador de la narración y sus objetos. Sin pretenderlo, desde los años veinte, los alocados decoradores de Hollywood presentaron un espacio vital íntimo y personal que convenció a sucesivas generaciones —y no solamente en Estados Unidos— de sus derechos inherentes al lujo masificado y al placer sin costes. Ya, a principio de los años sesenta, se comercializada «la píldora», el mecanismo anticonceptivo que iguala desde entonces a la mujer en la búsqueda de su «clitoridad» frente a la falocracia ancestral en la que se basaba el patriarcalismo de siempre. Esta actitud individualista y laicista ha desafiado a todas las religiones: la resistencia del fundamentalismo islámico es la que domina la imaginación mundial a partir de la revolución iraní de 1979.

11A lo largo del siglo xx, desde 1917, el comunismo actuó como una suerte de humanismo alternativo, agresivamente laico y ateo frente a la religiosidad tradicional, reforzado por el enfrentamiento directo con religiones tan enraizadas como el cristianismo, el islam o el budismo. Pero llegó, en 1989-1991, el hundimiento de esta «religión secularizadora», que se colapsó ante el atractivo del consumismo. Quedan, pues, las múltiples versiones del culto al bienestar como inherente al ser humano, sin obligaciones ni castigos, regado con lo que se ha venido a llamar «buenismo», pero en conflicto con una conquista de la libertad de opinión siempre relativa (véase la «corrección política» o sensibilidad a lo ajeno que predomina en países antaño centros de imperio y hoy mezclas de gentes de todas partes).

12Tal circunstancia se agudiza con los años noventa del siglo xx: a partir de 1994, el acceso a la red, a Internet, se combinó con la capacidad del teléfono móvil de «comerse» el ordenador personal autónomo, conectando todos los ingenios que se desarrollaban de forma acelerada mediante el software o el hardware. Para el cambio de siglo, se pudo convertir a todos en «opinadores», en la «blogosfera» primero, y luego en las nuevas redes sociales (Facebook nace en 2004, Twitter en 2006).

13Al mismo tiempo, la red asalta el espacio escrito y lo fagocita: Wikipedia hunde las enciclopedias, las tabletas lectoras cuestionan (¿por cuánto tiempo?) al libro impreso y las bibliotecas de medio mundo empiezan literalmente a tirar sus fondos. El teléfono móvil es así el símbolo —pero también la prueba constitutiva, el derecho de acceso— de la movilidad personalizada a gran escala, sea en vehículo, sea en avión. Multitudes saltan de continentes en un tris, por millones. La población mundial se ha duplicado desde que yo era chico y países antes descontados como presencias económicas —como China todavía en los años setenta—ocupan ahora un puesto de honor destacadísimo, por no decir decisivo, en la escala de la producción y el consumo mundial.

14¿Qué tiene que ver todo esto con la historiografía? Evidentemente mucho. No simplemente por el hecho de que la llamada «globalización» («mundialización» según muchos europeos reacios a asumir un anglicismo) del último cambio de siglo haya sido fuente de muchísimas críticas. La mecanización ha cambiado todo. Excepto en trabajos artesanales, la robotización domina los procesos productivos industriales, aunque a gran escala, en la confección de ropa, calzado, artículos deportivos… en los que la explotación de mano de obra barata (sweated labor) —sobre todo en países pobres— todavía compensa la falta de avanzadas economías de escala. Las crisis cíclicas han estado vinculadas a la dinámica de la mecanización (la crisis asiática de 1997, la «recesión mundial» iniciada en 2007-2008), tanto en el desarrollo incesante de productos nuevos que cada vez más borran la frontera entre hardware y software (la crisis «dot.com» de 2000-2001), así como en el establecimiento de un mercado financiero y monetario de 24 horas al día a partir de aproximadamente 1988, lo que hace casi imposible el control nacional de la moneda. La mecanización de los intercambios, consolidada en el paso de los años noventa al nuevo siglo, garantizó la volatilidad permanente y la desconexión creciente entre el ámbito de las finanzas y la llamada «economía real» (y, más allá, la vivencia colectiva literalmente de todo el mundo).

15La globalización, por lo tanto, ha cambiado la profesión de historiador de arriba abajo, si bien, al ser una corporación tan conservadora en sus costumbres, no se ha dado mucha cuenta como colectivo. Se admite «historia mundial» como campo propio, pero poco más. Por añadidura, las mismas Humanidades son consideradas cada vez más como una comparativa trivialidad y no gozan de valoración social excepto en las pinacotecas, auténticos templos del secularismo humanista. Aunque tengan alumnos en las universidades, carecen por lo general de promesas laborales de futuro.

16Los efectos de todos estos cambios son vastos, casi totales, para la historiografía. Afectan a la manera de realizar la investigación, a los mercados de la producción historiográfica, a la promoción y a los puestos de trabajo de los historiadores, a su reconocimiento social y a sus compensaciones. Estos serían, digamos, los efectos del hardware: elegir entre escribir artículos eruditos o libros para muchos lectores, defender el libre acceso o luchar por los derechos de copyright, publicar en la red o en formato papel… y así sucesivamente.

17Sin embargo, son todavía más acentuados los factores de cambio en el software. Para empezar, el historiador (o la historiadora) se sitúa en un punto temporal determinado, su presente, y juzga el pasado. Hace medio siglo, cuando yo era incipiente estudiante, la invención finisecular alemana de la ficha era todavía la reina de nuestro oficio como «ciencia», si bien surgía la fotocopiadora como medio para transformar el carácter productivo de la investigación. Alguien de mi promoción, por tanto, podía hacer en poco tiempo mucha más indagación de fuentes impresas que las que habían realizado sus profesores en un plazo equivalente: con una lista impresa de fuentes, la máquina reproductora y una biblioteca con las revistas especializadas, se realizaba en horas la labor que antes había costado jornadas agotadoras de copista de fichas. Ahora bien, el acceso a fuentes en red deja atrás, por su inmediata recompensa, a la vieja y querida, pero cansina, «xerocopiadora». Se puede acceder en instantes a libros, así como a revistas y prensa, además de repertorios de fuentes gráficas y de esfuerzos académicos varios. Ahora, en 2015, mis alumnos han incrementado sus capacidades productivas más o menos en la misma escala que yo en los sesenta del siglo pasado, sin las cajas de fotocopias que yo todavía guardo (ni mucho menos las fichas escritas para fuentes entonces no fotocopiables). Diarios que yo transcribí contrarreloj, hasta domar a golpes el dolor en la mano, ahora están instantáneamente reproducibles en línea. Aunque soy un adorador del libro como objeto, es evidente que la tendencia es hacia un incremento exponencial de la tecnología y de la información.

18Existe un singular inconveniente —muy importante y con frecuencia ignorado— que podríamos llamar la «retroalimentación disfuncional», la incapacidad de los sistemas operativos digitales nuevos de acceder a materiales copiados en formatos devenidos obsoletos, de varias «generaciones» (de ordenador) en el pasado, lo que puede obligar a copiar de nuevo todo un fondo. También está la «muerte» de los soportes hardware, que borran montañas de datos o vuelven inaccesibles esfuerzos ingentes, hecho que sólo es una manifestación del mismo problema. Todo el sistema digital está fundamentado en la inmediatez, en la satisfacción instantánea. La acumulación no es una prioridad, sólo un mero subproducto, la «nube» adonde va a parar todo, datos presumiblemente serios y tonterías infinitas.

19Dicho de otro modo, la cantidad de datos ha crecido —y crecerá— a un ritmo extremo. Tal expansión, nítidamente exponencial, viene cargada, sin embargo, con un coste doble.

20Primero, en mi limitada experiencia (cumplo estos días cuarenta años de docencia universitaria en España, con ocasionales experiencias más exóticas en la enseñanza norteamericana o en otros países europeos), la media de los estudiantes supuestamente de carrera —los que no serán historiadores pero puede que docentes de Historia en las escuelas primarias o secundarias— ha perdido la capacidad de leer tomos largos y prosa impresa difícil (no digamos manejar manuscritos o paleografía). En resumen, la abundancia de información ahoga el discernimiento, o sea, las formas de saber que permiten el manejo, ordenación y comunicación de los datos, de los que hay una profusión cada vez mayor. Hasta hace unos diez años, máxime tres lustros atrás, un «experto», un especialista, era alguien con «conocimientos», es decir, aquel que poseía una multitud de datos fuera de lo corriente, incluso en marcos profesionales o académicos. Esta forma de erudición, de competencia, se acabó.

21Al ser la «nube» diseñada por quienes quieren la inmediatez, la funcionalidad para el análisis a largo plazo se hace —y se hará— más incómoda, sencillamente por el tamaño ingente de datos, la energía que consume ese almacenaje y el calor físico que genera. Para ser claro: ¿Se puede guardar todo, de todo el mundo (10.900 millones de personas en 2050, según los ritmos actuales de crecimiento, de los calculados 7.200 millones actuales)? Hay, pues, un inmenso trastero digital, equivalente a las islas físicas de plásticos atrapadas entre las corrientes oceánicas y los depósitos incalculables de basura en tierra.

22Segundo, la rápida transformación de la información ha cambiado la naturaleza de la perspectiva y desmontado las formas narrativas que eran la base de la comunicación entre historiadores (para los estudios de investigación compleja, erudita, sofisticada) y la transferencia de síntesis para «el vulgo», o sea, el gran público lector (es un decir, pues se cansa pronto y busca entretenimiento, no comprensión) pero también el ámbito de la educación (con los mismos y malos rasgos). ¿Cómo salir de la facilona y acostumbrada «visión de túnel» de la «historia nacional» vertical tal como se consagró con el romanticismo decimonónico, para convertirse en un respaldo legitimador más del Estado moderno? ¿Cómo plantear su contrario, la «contemporaneidad» horizontal, la lógica del tiempo-espacio, el Zeitgeist bien formulado, todo narrado de un modo inteligible para un público cada vez menos dispuesto a que historiadores o humanistas le compliquen la vida? ¿Cómo dominar el poliglotismo que el afán de evitar «el túnel» y alcanzar el estudio de «la contemporaneidad» requieren, desde idiomas cada vez más «regionales» en el mundo como lo son hoy el francés y el castellano?

23La globalización —en su variedad geográfica y transcultural, con su desafío tecnológico casi permanente, así como su exigencia de conocimientos ajenos de todo tipo— presenta retos que dejan atónito a un viejo, que únicamente ha vivido sus más fáciles inicios. El cruce cultural, la mezcla de lenguas y de tradiciones, rinden anticuadas las categorías al uso, sin ofrecer más que ideas tentativas, inadecuadas ante la presión de la información y de los acontecimientos mismos. La historiografía ya ha cambiado, si bien me temo que quienes la practicamos no nos damos cuenta.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Enric Ucelay-Da Cal, « Historiografía y globalización »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 45-2 | 2015, 281-287.

Référence électronique

Enric Ucelay-Da Cal, « Historiografía y globalización », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 23 février 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6656

Haut de page

Auteur

Enric Ucelay-Da Cal

Universitat Pompeu Fabra de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals