Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Débats. La internacionalización de la historiografía española: ¿una asignatura pendiente?

La internacionalización de la historiografía contemporaneista española

Consideraciones de un rara avis
The internationalisation of Spanish historiography of the contemporary era: thoughts on a rara avis
Ludger Mees
p. 295-301

Texte intégral

  • 1  Para la redacción de este artículo, se han consultado las siguientes fuentes: «Ein hohes Maß an Ex (...)

1Han pasado más de dos décadas desde que me decidí a abandonar mi puesto de profesor asociado en la universidad alemana de Bielefeld e incorporarme, después del consiguiente concurso de méritos, a la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibersitatea (UPV/EHU). A lo largo de este tiempo, en bastantes ocasiones he tenido la oportunidad de escuchar la definición de rara avis, o, más coloquial, bicho raro, en conversaciones con colegas del País Vasco o de otras universidades del Estado, que se referían a mi trayectoria profesional como historiador extranjero, formado y doctorado en Alemania, y ahora catedrático de una universidad en España. Al final, tras tanta insistencia, a uno no le queda más remedio que aceptar esta definición, máxime cuando no dispone de suficientes fuentes y estadísticas para comprobar, a la luz de estos documentos, qué hay de verdad en esta tesis de la rareza y cuánto es invento1.

2Este mismo problema de la escasez de información estadísticamente significativa debe condicionar también cualquier intento de realizar una contribución al debate sobre el estado de la internacionalización de la historiografía contemporaneista española. Por lo tanto, ante la amable invitación del responsable de este número especial de la revista Mélanges a resumir por escrito mis palabras en la mesa redonda celebrada en el congreso de la Asociación de Historia Contemporánea en Granada (2012), solo se me ocurrió una posible salida a este dilema de las fuentes: preparar un texto con un importante sesgo personal y subjetivo, que se basaría más en mis vivencias y experiencias personales que en los escasos datos estadísticos de los que disponemos. Así, cada uno de los lectores y lectoras podrá averiguar en qué medida estas afirmaciones subjetivas mías coinciden, o no, con sus propias experiencias y son, por lo tanto, extrapolables para describir un «estado de la cuestión» más genérico.

3Empecemos, por consiguiente, con lo del rara avis: un historiador alemán contratado como catedrático por una universidad española (o vasca). Este dato, obviamente, remite a la cuestión de la endogamia, que lastra el progreso de la universidad española y que constituye un tema bastante recurrente en todos los debates sobre la universidad de aquí. No hace mucho tiempo ha sido objeto de un amplio reportaje en el diario El País, en el que se nos recordaba la tremenda cifra del 73% a que ascendía el porcentaje de profesores funcionarios empleados en las universidades públicas españolas que trabajan en la misma universidad en la que se doctoraron, sin haber pasado por otros centros universitarios en el tiempo trascurrido entre el doctorado y la contratación indefinida. Suponiendo, por un momento, que en el área de la historia contemporánea estas cifras no varían notablemente, sería interesante conocer algo más del 27% restante y saber, por ejemplo, cuántos de estos profesores y profesoras se doctoraron en una universidad extranjera. Los casos que he llegado a conocer se pueden contar con los dedos de una mano. Y deberíamos plantear la pregunta también en la otra dirección: ¿cuántos docentes en universidades extranjeras consiguieron su título de doctor en alguna universidad española? Quizás con la posible excepción de quienes se dedican a los Hispanic Studies, me da la impresión de que son menos aún. Basta con que echemos un vistazo a la composición de nuestros departamentos para darnos cuenta de que, al menos en este punto de la procedencia académica del personal, la internacionalización todavía sigue siendo un desiderátum.

4De hecho, debo confesar que una de las cosas que más me sorprendieron cuando me trasladé de la Universidad de Bielefeld a la del País Vasco fue la sensación —no sé si muy errónea— de que la vida académica en la facultad se desarrollaba a puerta cerrada, sin grandes contactos con el mundo exterior. Y esa impresión me sorprendía aún más porque había un gran número de buenos docentes y excelentes investigadores, cuyas obras cumplían con creces los estándares internacionales; sin embargo, no se buscaba, o se buscaba de forma muy minoritaria, el contraste internacional, la crítica y el estímulo desde fuera. Es cierto que yo procedía de un país en el que ocurría todo lo contrario, pues existía un deseo casi patológico de abrirse al mundo. Los historiadores de la Alemania de la posguerra han captado muy bien este fenómeno, explicándolo como un esfuerzo colectivo de una sociedad para olvidar y superar la experiencia traumática del régimen nacionalsocialista y de la guerra, renegando de su propio pasado y glorificando todo lo que había más allá de las fronteras alemanas. Una consecuencia de ello fue, por ejemplo, la fanática necesidad de que, a partir del comienzo del Wirtschaftswunder, el milagro económico de los años sesenta, empujó a todos los alemanes a aprovechar las vacaciones de verano para salir al extranjero. Recuerdo que, todavía en los setenta y ochenta, quedarse en casa durante un verano era, más o menos, motivo para el suicidio. Esta patología vacacional conllevó consecuencias que aquí interesan: gracias al contacto con otros países, otra gente y otras culturas, por muy superficial que fuera, al volver a casa las matrículas en las escuelas de idiomas aumentaban exponencialmente.

5Y, como era lógico, este aperturismo hacia el exterior tuvo su reflejo también en la universidad alemana, en la que, por cierto, no existe una ley, pero sí una norma respetada por prácticamente todos, que prohíbe la contratación como funcionarios de personal formado en la misma universidad sin contratos previos en otros centros. Por una parte, en las dos universidades en las que estudié y trabajé (Münster y Bielefeld), siempre había unos cuantos docentes (algunos fijos, la mayoría con contratos temporales) de otros países de Europa, pero también de los Estados Unidos o de América Latina. Por otra parte, la gran mayoría de mis profesores (¡ninguna mujer!) tenían en su currículum varias estancias en universidades extranjeras, mayoritariamente estadounidenses. Estas estancias, junto con las relaciones establecidas en los congresos internacionales a los que acudían, ayudaron a tejer una amplia red internacional de investigadores, cuyos miembros se dejaban ver bastante a menudo en Bielefeld. De hecho, y no exagero, no pasaba una semana sin alguna conferencia en inglés —pública o en el marco de alguna actividad docente— de algún profesor invitado de fuera. Debido a la estrecha cooperación entre la Facultad de Historia y Filosofía, por un lado, y de la de Ciencias Sociales, por otro, en no pocas ocasiones podíamos elegir entre dos o tres charlas que nos interesaban. Todas ellas, obviamente, en inglés.

6Para la mayoría de nosotros no suponía problema alguno seguir estas charlas en inglés, puesto que el conocimiento de lenguas era una de las condiciones que debía cumplir un estudiante de historia. En mis tiempos, durante la década de los 80, un estudiante de dicha titulación en Bielefeld debía acreditar, además del latín, el conocimiento de otros dos idiomas, siendo el conocimiento del inglés obligatorio. Si alguien no lograba acreditar en los exámenes correspondientes (o con títulos homologados) el conocimiento de los idiomas antes del comienzo del segundo ciclo de los estudios, debía abandonar la carrera de Historia. Como he podido comprobar, hoy en día en Bielefeld se han mantenido estas exigencias para el grado de Historia, con una única diferencia: solo el estudiante de un máster debe acreditar el conocimiento de la tercera lengua, del latín. Como estudiantes, recuerdo que solíamos organizar protestas contra estas condiciones, que considerábamos draconianas: no tuvimos éxito alguno, afortunadamente, diría hoy.

7Por lo tanto, el cambio de Bielefeld a Bilbao fue bastante drástico en este sentido: en mi nueva universidad había una historiografía muy productiva e innovadora, pero, en el mejor de los casos, la internacionalización se encontraba todavía en un estado muy rudimentario, tanto en la UPV/EHU, como en el resto de las universidades del Estado. No saber inglés no suponía ningún problema, porque tampoco había ocasiones en las que el conocimiento de esta lengua fuese necesario. Para ser justos, en nuestra universidad existía una circunstancia atenuante que tiene que ver con otro problema lingüístico: la UPV/EHU es una universidad bilingüe cuyos estatutos reconocen el derecho de todos los miembros de la universidad a estudiar y/o trabajar en cualquiera de los dos idiomas oficiales de la comunidad autónoma: el castellano y el euskera. Y bastante trabajo ha costado (y sigue costando) poner en práctica ese derecho para todos aquellos que quieren trabajar y estudiar en la lengua vasca. La implantación de la cooficialidad a veces ha generado situaciones estrambóticas, sobre todo cuando interferían dogmatismos ideológicos. Recuerdo una agria discusión con el alumnado de uno de mis grupos en los que impartía docencia en euskera hace algunos años. Se trataba de una materia en la que no había suficiente bibliografía de calidad en lengua vasca, ni siquiera un buen manual para seguir la asignatura y preparar el examen, por lo que solía seleccionar otros textos de apoyo en castellano. Esto provocó las airadas protestas de un nutrido grupo de alumnos que me acusaron de infringir su derecho a cursar sus estudios en euskera y obligarles a leer textos en «español», cuando ellos no tenían ninguna obligación de leer textos en la lengua del «Estado opresor». Intenté explicarles que todo era por su bien, pues la situación bibliográfica era la que era, y que no iban a ser menos abertzales si se dignaban leer unos pocos textos en castellano. Ante su impermeabilidad a mis argumentos, opté por una solución que creía salomónica: les ofrecí eliminar las lecturas en castellano y sustituirlas por textos en inglés. Era una solución ideológicamente aceptable, pero, por lo visto, nacida en la mente torcida de un docente que todavía no había abandonado del todo sus esquemas universitarios tudescos. Era una solución absolutamente irreal: como después me enteré, casi ningún alumno deseaba complicarse la vida intentando descifrar, diccionario en mano, un texto escrito en una lengua de la que la gran mayoría apenas tenía, en el mejor de los casos, conocimientos muy rudimentarios. Al menos, la propuesta sirvió para acallar las críticas y defender la solución de los textos en castellano como la menos mala.

8Desde aquel episodio han pasado unos cuantos años. Cabe preguntarse si las cosas han cambiado notablemente, tanto en la UPV/EHU como en el resto de las universidades del Estado. El panorama es de muchas sombras y algunas luces. En primer lugar, no debemos olvidar que la implantación de una mayor internacionalización en nuestras universidades no depende únicamente del voluntarismo de unos cuantos, puesto que lo que ocurre en la universidad no es más que un fiel reflejo de un determinado contexto social y político. Y aquí la situación no invita al optimismo. España no es un país que destaque precisamente por su apuesta por la investigación, el desarrollo y la educación. Para comprobarlo ni siquiera sería necesario recurrir a las estadísticas. Bastaría con comprobar en qué sectores se han producido los mayores recortes presupuestarios tras el comienzo de la gran crisis a partir de 2008. Pero unos pocos datos confirman esta primera impresión. En el año 2013, España dedicó un total de 1,24% de su Producto Interior Bruto al gasto de I+D, alargando su caída de años anteriores. El promedio de la UE alcanza el 2,02%, de manera que España ocupa el decimoséptimo lugar en el ranking de los 28 países. Si ampliamos el marco comparativo y tomamos como referencia los países de la OCDE, aquí también encontramos a España notablemente por debajo del promedio de estos 34 estados en las estadísticas sobre el porcentaje del PIB destinado a la educación, en general, y a la educación superior, en particular. En un país cuyos responsables políticos consideran que la mejor manera de salir de una grave crisis es la de recortar los recursos para la formación e investigación, no puede haber mucho margen para la financiación de políticas innovadoras que impulsen una mayor presencia de nuestras universidades en el marco internacional y creen unas condiciones favorables que faciliten el logro de este fin. Por ejemplo, a través del fomento del aprendizaje de otras lenguas, en particular del inglés como lengua franca. No ha de extrañar que, ante esta desidia oficial, los datos macrosociológicos sobre las destrezas lingüísticas de la sociedad española sigan siendo bastante desastrosos en el marco de un mundo cada vez más globalizado: según las últimas estadísticas del Eurostat para el año 2011, un 48,9% de la población española adulta declara no conocer ningún otro idioma además del castellano. Esta marca huele a récord en la Europa de los 28, en la que España tan solo se ve superada por países como Bulgaria (61,1%) o Irlanda (72,7%), aunque no existen datos para todos los países. Y, por si fuera poco, programas internacionales de intercambio como el Erasmus europeo se encuentran también atrapados por el huracán de los recortes. Aunque en 2014, tras la reprimenda de Bruselas, el ministerio tuvo que anular su decisión de retirar la ayuda para los estudiantes Erasmus cuando el curso ya había empezado, no ha dejado de reducir su aportación económica para las becas, cuyo importe se ha visto mermado en un 70% entre 2011 y 2013. La reciente decisión de solo financiar estancias de medio año, un período a todas luces demasiado breve para orientarse en un país extranjero y, sobre todo, aprender su idioma, significa otra medida que, lejos de favorecer la internacionalización, opera en la dirección contraria.

9A la vista de todos estos obstáculos —y llegamos a las luces— resulta admirable la decisión de tantas familias españolas de facilitar a sus hijos e hijas una estancia en el extranjero mediante el programa Erasmus, aunque tal apuesta de futuro cause importantes estragos en la economía familiar. En el curso 2013-2014 más de 44.000 estudiantes españoles salieron al extranjero en el marco del programa Erasmus (algo más del 3% de todo el alumnado universitario español), con lo que España fue, otro año más, el país que más estudiantes envió fuera y el que más alumnos recibió del extranjero como país de destino. Sabemos, también gracias a la «fuente oral» y las entrevistas a nuestros hijos, que una estancia en el extranjero no es ninguna garantía para el aprendizaje de una lengua. De hecho, los particulares patrones de sociabilidad que rigen en buena parte de la comunidad de estudiantes Erasmus españoles impulsan a menudo la formación de círculos cerrados de españoles con muy pocos contactos con la gente del país receptor. Pero, con todo, el programa Erasmus sigue siendo uno de los vehículos de internacionalización más potentes para el alumnado, y también para el profesorado. Da la impresión de que la sociedad civil en España va por delante de los responsables políticos: aparentemente, es más consciente de la importancia que la internacionalización tiene para el futuro y está dispuesta a asumir sacrificios personales para avanzar en este camino.

10Aunque esta tendencia todavía no ha tenido mucho reflejo en las estadísticas sociolingüísticas sobre el conocimiento de idiomas, parece que sus primeras consecuencias han llegado ya a la universidad. En este sentido, tuve una agradable sorpresa en el curso académico de 2013-2014, en el que empecé a impartir la asignatura obligatoria «Historia del mundo actual» por vez primera íntegramente en inglés para los alumnos del primer curso (grados de Comunicación Audiovisual, Periodismo y Publicidad). Tratándose de estudiantes de primero, era una apuesta bastante arriesgada y expuesta al fracaso por falta de matrícula, debido al escaso conocimiento de inglés que se puede suponer a los estudiantes recién llegados del instituto. Sin embargo, al final tuve más de veinte alumnos en clase, incluidos dos o tres Erasmus. Pese a que el nivel de inglés —sobre todo del escrito— de la mayoría no era precisamente boyante, no hubo en ningún momento problemas para el normal desarrollo de la asignatura.

11Por tanto, y para terminar, creo que con unas buenas dosis de voluntarismo y la necesaria cooperación de los responsables universitarios es posible avanzar en el camino de la internacionalización de nuestra disciplina académica. Deberíamos impulsar la creciente implantación de la docencia en inglés, también a través de la dotación de plazas bilingües (en nuestro caso de la UPV/EHU, trilingües), haciendo caso omiso de aquellas voces que se oponen a estas medidas con el argumento de que con la exigencia del inglés estamos complicando el futuro de muchos jóvenes investigadores con un buen currículum, pero sin conocimientos de dicha lengua. Y si resulta cada vez más viable introducir asignaturas en inglés en el grado (en el curso 2014-2015 en el grado de Historia en la UPV/EHU se ofertan cuatro asignaturas en inglés, un inicio de «internacionalización» valiente, pero claramente insuficiente), deberíamos empezar a considerar también la posibilidad de ofertar al menos alguna de las asignaturas de nuestros programas de máster en este idioma. Si no estoy mal informado, en ninguna universidad española existe en la actualidad un máster de Historia contemporánea que se oferte en inglés. Si esto ya es posible en Ciencias Políticas o en Economía, ¿por qué no en Historia contemporánea? Otro paso más debería ser abrir nuestras revistas cada vez más a la publicación de artículos en inglés. Creo que aquí también nos encontramos todavía muy al comienzo de un recorrido que considero absolutamente necesario. Finalmente podríamos adoptar medidas no muy costosas con el fin de convertir el inglés en un idioma mucho más presente en nuestras facultades. Aquí se puede mencionar una iniciativa que implantamos durante el curso de 2013-2014 en nuestra facultad: el foro de debate «EHU talks». Aprovechándonos de la presencia de colegas de otras universidades extranjeras en nuestros grupos de investigación, tribunales de tesis, etc., ahorrándonos, por tanto, los gastos de viaje y alojamiento, les invitamos a dar una conferencia en inglés sobre algún tema relacionado con alguna de las asignaturas que se están impartiendo ya en inglés en la facultad. Son conferencias públicas, a las que asiste, al menos, el alumnado de la correspondiente asignatura, así como todos aquellos alumnos y docentes interesados en el tema, que siempre se procura que sea lo suficientemente genérico como para generar el interés entre diferentes sectores de la facultad.

12En una larga entrevista sobre las claves del éxito académico de lo que se ha llegado a conocer como la «Escuela de Bielefeld», Jürgen Kocka, uno de los principales impulsores de dicha escuela historiográfica alemana, ha señalado «la elevada predisposición para experimentar», compartida por todos sus colegas de Bielefeld, como una de las causas esenciales de la gran reputación ganada por los bielefeldianos en Alemania y en el ámbito internacional. Pienso que esta reflexión es válida también para exportarla al campo de la internacionalización de la historiografía contemporaneista en España. Creo que deberíamos lanzarnos a llevar a cabo más experimentos para dar pasos hacia una mayor internacionalización, incluso en un contexto político y económico no precisamente favorable. Deberíamos dejar de lado viejos convencionalismos, comodidades y endogamias para abrirnos más al mundo. Este mundo, cada vez más globalizado en todos los ámbitos, no nos esperará. Soy consciente de que esta tarea no será fácil y que va a necesitar tiempo. Pero esto, en el fondo, es como el conocido problema de la objetividad en nuestro trabajo como historiadores: sabemos que la objetividad absoluta no existe, pero, sin embargo, seguimos manteniendo el principio de objetividad como guía de nuestro trabajo y nos esforzamos en acercarnos a esta meta (inalcanzable) mediante la correcta aplicación de las normas metodológicas que rigen en la ciencia histórica. La internacionalización perfecta tampoco existe, pero sí existe su idea, que no deberíamos perder de vista en nuestros quehaceres académicos, abandonando conformismos y experimentando diferentes caminos para llenarla con vida.

Haut de page

Notes

1  Para la redacción de este artículo, se han consultado las siguientes fuentes: «Ein hohes Maß an Experimentierbereitschaft. Die Bielefelder Schule und die günstige Gelegenheit der siebziger Jahre. Interview mit Jürgen Kocka», Indes. Zeitschrift für Politik und Gesellschaft, 3, 2014, pp. 95-108; Erasmus. Facts, Figures & Trends. The European Union support for student and staff exchanges and university cooperation in 2012-2013, en línea en < http://www.ec.europa.eu/erasmus-plus/>; Eurostat, «Students going abroad by level of education and destination»; «Number of foreign languages known (self-reported) by sex», en línea en < http://appsso.eurostat.ec.europa.eu/nui/show.do?dataset=edat_aes_l21&lang=en>; «What proportion of national wealth is spent on education?»; «Mobility patterns of foreign and international students (2012)», en Education at a Glance 2014. OECD Indicators, pp. 222-224 y 360, en línea en < http://www.oecd.org/edu/Education-at-a-Glance-2014.pdf>; El País 31.1, 19.2., 20.5., 13.11., 17.11., 1.12. y 15.12. del 2014; Salaburu, Pello, Mees, Ludger, Pérez, Juan Ignacio (2003), Sistemas universitarios en Europa y EEUU, Madrid, Academia Europea de Ciencias y Artes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ludger Mees, « La internacionalización de la historiografía contemporaneista española »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 45-2 | 2015, 295-301.

Référence électronique

Ludger Mees, « La internacionalización de la historiografía contemporaneista española », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 23 février 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6660

Haut de page

Auteur

Ludger Mees

Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals