Navigation – Plan du site
Dossier. La construcción de la hacienda hispánica en el largo siglo XVIII

Cargos públicos y negocios privados en el tránsito del siglo xvii al xviii

Public offices and private business in the transition from the 17th to the 18th century
Charges publiques et affaires privées à la charnière entre le xviie et le xviiisiècle
Francisco Andújar Castillo
p. 45-53

Résumés

L’exercice de charges publiques, généralement achetées, par des hommes d’affaires fut une constante dans l’Espagne du xviie siècle et d’une grande partie du xviiie. Dans ce texte, nous examinons des problèmes de méthode et de sources posés par l’étude de la relation entre charges publiques et activités privées, une relation qui n’est pas toujours visible dans la documentation de l’État. L’étude de documents notariaux nous permet de montrer que certains hommes d’affaires firent l’acquisition de charges qui leur permirent d’accroître leur capital relationnel ; une fois installés dans ces emplois au service de la monarchie, ils eurent recours à des prête-noms pour poursuivre, voire développer leurs activités financières et marchandes.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 El presente estudio se ha realizado en el marco del Proyecto del Plan Nacional de I+D «El poder del (...)

1Esta propuesta toma como punto de partida una reflexión metodológica en torno al estudio de la hacienda y de todos aquellos agentes que, de una manera o de otra, formaban parte del gobierno y administración del Estado1. Dicha reflexión se articula en torno a dos premisas básicas: el problema de las fuentes documentales que manejamos en los estudios sobre la hacienda y sus actores y, por otro lado, la escala de observación.

2En relación a la cuestión de las fuentes, si tuviésemos que hacer una ponderación cuantitativa, no hay duda alguna de que cuando aludimos al «gobierno de la hacienda» siempre prima el uso de las fuentes que podríamos denominar como «públicas» o generadas por la propia gestión burocrática de la hacienda. Desde un contrato de arrendamiento hasta las cuentas de una tesorería, pasando por la actividad de un ministro, solemos indagar en torno a lo que constituye el caudal de mayor documentación disponible, esto es, el conservado en los «archivos públicos», aquellos que atesoran, o deberían atesorar, la documentación emanada de su misma actividad. Expresado en otros términos, podría afirmarse que la historia de la hacienda pública —en este caso de la hacienda del rey— viene a ser, fundamentalmente la que nos han transmitido los documentos públicos, y en mucho menor medida la que se puede espigar entre la escasa documentación privada que guarda relación con la actividad del Estado o de sus agentes.

3Se podrá argumentar al respecto que la realidad de las fuentes conservadas —al menos las relativas a la España del Antiguo Régimen— no se puede modificar y que el predominio de unas sobre las otras es algo incuestionable, es decir, que apenas se ha conservado documentación privada relacionada con la actividad de los agentes del rey, en este caso, en relación con la administración de la hacienda. Y en efecto, así es, pero consideramos que es posible recurrir, aunque con dificultades de todo orden, a tres tipos de fuentes documentales que nos pueden aportar una visión complementaria, y a veces radicalmente distinta, de la que leemos en las fuentes documentales públicas. Me refiero a los protocolos notariales, la documentación judicial —que a menudo suele contener información sobre actividades de particulares— y la documentación personal o privada de aquellas Casas nobiliarias en las que algunos de sus miembros tuvieron cargos al servicio de la administración de la hacienda regia.

  • 2 Dedieu, 2011.
  • 3 Dubet, 2008 y 2015.

4Directamente relacionado con el problema de la documentación planteamos otra reflexión que tiene que ver con la escala de observación que solemos utilizar en la investigación sobre los actores vinculados al gobierno y la administración de la hacienda. Por lo que hace a estudios sobre los actores sociales, han predominado hasta no hace mucho tiempo las perspectivas prosopográficas, a las que se han incorporado en fechas más recientes los análisis de redes2. Aceptando la plena validez y pertinencia de ambos enfoques, estimamos que un cambio de escala hacia perspectivas microhistóricas puede favorecer nuevos análisis que permitan profundizar en aspectos que, por su propia fundamentación, escapan a otras escalas de observación que podríamos denominar, grosso modo, como «macro». En materia de actores sociales el enfoque biográfico puede aportar —está aportando ya, como lo demuestran los estudios de Dubet sobre Orry y Verdes Montenegro3— resultados acerca de lo que fue una realidad más compleja de lo que suponíamos hasta no hace mucho. Siempre se pondrá en tela de juicio en ese enfoque «micro» el problema de la representatividad del caso elegido, pero la riqueza de los matices y la complejidad sobre los procesos históricos que suelen hacer aflorar estas investigaciones son suficientes atractivos como para acometer una línea de investigación que, por otro lado, se ha de sustentar en el análisis de múltiples fuentes documentales.

  • 4 Sanz Ayán, 1989, pp. 441-445.

5Las consideraciones antecedentes tienen mayor trascendencia cuando de agentes públicos en el gobierno de la hacienda se trata, por cuanto sabemos que en la España Moderna la imbricación entre lo público y lo privado en esa materia estuvo a la orden del día. Dicho de otro modo: muchos agentes públicos de la Monarquía procedían del mundo de los negocios privados y accedieron precisamente a cargos de gobierno para, entre otras cosas, favorecer sus propias actividades empresariales4. Y de la misma manera, aunque creemos que en menor medida, el ejercicio de cargos al servicio de la Monarquía llevó a algunos servidores del rey a introducirse en negocios privados. Sin embargo, a pesar de que ambas dinámicas funcionaron así, a veces solemos clasificar de forma segmentada a hombres de negocios y a servidores del rey, a actores privados y a cargos públicos. Es evidente que no todos los miembros de la administración del Estado —en particular de lo que se denomina como «alta administración»— se dedicaron también a los negocios privados, a las finanzas, a los arrendamientos de rentas, a los asientos y, en suma, a los contratos con la Monarquía. En teoría, no podían hacerlo pero, por ejemplo, cabe interrogarse acerca de cuántos contratos fueron firmados por terceras personas que intervenían para ocultar el nombre de los verdaderos propietarios de los negocios con la Monarquía.

6Por tanto, se puede afirmar que conocemos, más o menos bien, el mundo de los asentistas de los siglos xvii y xviii pero muy poco sabemos acerca de los procesos de negociación de los asientos antes de que quedaran estampadas las firmas de las respectivas partes. Sobre el particular, múltiples interrogantes se podrían abrir pero, desde la perspectiva de los agentes intervinientes en las negociaciones de los contratos, algunas de ellas podrían ser del siguiente tenor: ¿En todos esos contratos los asentistas eran los «propietarios» reales del negocio o actuaban en nombre de terceros? ¿Cuántos de ellos fueron meros testaferros? ¿Cuántos agentes «públicos» intervenían de forma directa en la negociación de esos asientos en nombre del rey y a la vez eran miembros de las sociedades mercantiles que los firmaban?

7Nuestra hipótesis es que en el manejo de los asuntos de hacienda la estrecha interrelación entre lo público y lo privado, cuando no la confusión entre ambos espacios, pudo facilitar —más bien, de hecho, facilitó— la actividad de numerosos hombres de negocios en sus contratos con la Monarquía, esto es, en arrendamientos y asientos. A tal efecto, funcionaron diversos mecanismos de interconexión pero hubo uno, bien podríamos calificar como el más eficaz, que fue el acceso al ejercicio directo de los cargos públicos por parte de los hombres de negocios. Para ello no había que reunir excesivos méritos sino que bastaba simplemente con adquirir un empleo aprovechando los tres mecanismos abiertos, especialmente en el siglo xvii, para acceder a dichos cargos: se podía comprar, en un «mercado privado», un cargo que hubiese sido enajenado a perpetuidad —y, por ende, privatizado—; se podía optar a adquirir directamente un empleo de los que con tanta frecuencia se enajenaron en dicha centuria y seguirían haciéndolo en las primeras décadas del siglo xviii; y la tercera modalidad para hacerse con un oficio era desempeñarlo en calidad de «teniente», es decir, alquilando al propietario el ejercicio del cargo.

  • 5 Aquerreta, 2001.
  • 6 Andújar, 2008, pp. 98 y 210.
  • 7 Id., 2007, pp. 95 y 102.

8La estrategia de muchos hombres de negocios de adentrarse en el corazón del gobierno de la Monarquía, y especialmente en puestos relacionados con la hacienda del rey, es un fenómeno conocido pero que, en nuestra opinión, no ha sido abordado en profundidad. En la coyuntura del tránsito del siglo xvii al xviii se encuentran algunos nombres relevantes, como el de Juan de Goyeneche, sobre el cual disponemos de estudios completos5. La historiografía se ha centrado en su actividad como financiero, pero buena parte del éxito de sus negocios lo sustentó en los importantes cargos que desempeñó en la Corte, entre ellos los de tesorero de la reina Mariana de Neoburgo y luego de María Luisa de Saboya, a los que sumaría en 1707 el de tesorero del Consejo de Indias, en calidad de teniente, pues fue un puesto que compró para su hijo y que desempeñó hasta que éste alcanzó la mayoría de edad6. La perfecta simbiosis entre el ejercicio de esos cargos y sus actividades como financiero, arrendador de rentas y asentista, fue una de las claves en el éxito de sus negocios. El ejemplo más evidente de esa interrelación estuvo en el activo papel que ejerció durante la Guerra de Sucesión en la operación venal que se abrió con el fin de allegar recursos a la hacienda regia en tiempos de tanta necesidad7.

  • 8 Felices de la Fuente, 2012, p. 386; sobre la trayectoria de Campoflorido, véase Dubet, 2012.

9Los ejemplos se podrían multiplicar para esa misma coyuntura. Uno de los más claros fue el de Juan de Dios González de los Ríos, un asentista que acabó titulando como marqués de Campoflorido8 y que en 1707 —con toda seguridad merced al dinero— se hizo con el puesto de Tesorero Mayor de Guerra. Tan solo la documentación privada podrá aclarar sus relaciones con posibles testaferros y desvelar si un desconocido, Manuel López Castro, que firmó algunos de los asientos más jugosos en los años de la Guerra de Sucesión, fue un hombre de paja del propio Campoflorido o si es que simplemente contó con el favor del hacendista francés, Jean Orry, a la sazón uno de los hombres más poderosos de la Monarquía.

  • 9 Dedieu, 2011, p. 96.

10En las páginas siguientes nos acercamos al estudio de un caso, el del financiero Juan Prieto Haedo, que guarda grandes paralelismos con Juan de Goyeneche y con el marqués de Campoflorido y que, a pesar de ser mucho menos conocido que éstos, consiguió acumular en los albores de la centuria ilustrada una de las principales fortunas de toda España. Para poner de relieve esa estrategia, y siguiendo las acotaciones metodológicas enunciadas, abordamos el estudio de la trayectoria de Prieto a partir de protocolos notariales que arrojan luz sobre las actividades privadas de un individuo que nosotros habríamos identificado, siguiendo la documentación estatal, simplemente como «Contador Mayor del Consejo de Órdenes Militares». Hasta la fecha, sobre este hombre de negocios poco más sabíamos que lo que anotara, con gran acierto, J.-P. Dedieu, cuando escribió que Juan Prieto Haedo tuvo cierto protagonismo en los asientos de principios del siglo xviii, bien personalmente, bien a través de testaferros, especialmente Juan de los Heros y Pedro de Undona9.

  • 10 Andrés Ucendo, Lanza García, 2012, p. 65.
  • 11 Castro, 2004, pp. 182-184.

11A partir de la mencionada documentación notarial, hemos podido reconstruir su trayectoria empresarial, que comenzó en torno a la última década del siglo xvii, con contratos de abastecimiento a la ciudad de Madrid y asientos para el suministro de algunos bienes para la casa de la reina madre. Además de estos contratos, el arrendamiento de diversas rentas, su actividad como banquero y los beneficios de otros negocios le permitieron amasar una inmensa fortuna. En esa primera etapa, el negocio que le proporcionó mayor rentabilidad fue la obligación del abasto de carne —y en menor medida del pescado y del aceite— a Madrid. A cambio de asegurar la oferta y precios —aunque con algunas variaciones estacionales— y pagar a la hacienda el importe de los impuestos que gravaban el consumo de esos productos, se aseguró la explotación de los mismos en régimen de monopolio10. Su perfil empresarial es muy interesante por cuanto no presenta los rasgos característicos de los hombres de negocios de la época que solían centrar buena parte de sus actividades en el suministro de bienes para los ejércitos. Se movió en un espacio distinto, en el que simultaneaba el abasto de Madrid con los arrendamientos de rentas, de modo que tan solo tuvo relación con los asientos para la guerra en el año de 1708, cuando dirigió junto con José Alecha y José Aguado la Compañía de Víveres para la provisión de los ejércitos que aglutinó a los principales hombres de negocios de la época y que tuvo tan solo un semestre de duración11.

  • 12 Sanz Ayán, 2002, p. 85.

12En ese contexto, una parte de la fortuna obtenida en esos negocios la invirtió en 1702 en comprar el puesto de Contador Mayor perpetuo de las tres Órdenes Militares por la suma de 106.000 ducados. El cargo se lo compró al marqués de Castelfort, el cual lo había adquirido en la subasta de bienes del marqués de Villaflores, Manuel José Cortizos, un conocido asentista de origen judeoconverso. Cortizos, al igual que Prieto, había seguido la misma estrategia, que no era otra que comprar un cargo que le proporcionara un mayor capital relacional para sus actividades como financiero12.

  • 13 Bernardos Sanz, 1997, Anexos, p. cxii.
  • 14 Archivo Histórico de Protocolos de Madrid (AHPM), Prot. 13996, fº 208.

13Prieto Haedo, a pesar de que desde 1702 se intituló ya como «Contador Mayor», siguió con sus múltiples negocios, con el abasto de Madrid, con los arriendos de rentas y con los asientos, pero se valió para conseguirlos de terceras personas, empleados de su casa de negocios e individuos que actuaron como testaferros suyos en diversos contratos con la Monarquía. En todos esos negocios los firmantes de los contratos fueron los que figuran en la documentación «oficial» o «pública», pero escrituras privadas firmadas ante escribano nos han permitido desvelar la realidad de los contratos en los que esos mismos firmantes confesaban que las escrituras de asiento o de arrendamiento tan solo estaban puestas en cabeza de ellos pero la propiedad del dinero correspondía a Prieto Haedo. No en vano, quienes se acercaron al estudio del abasto de carne en Madrid, dedujeron que la relación de Juan Prieto Haedo con ese negocio cesó en el año 169913, pues así reza en la documentación municipal conservada. Sin embargo, a partir del año 1705 figuró como adjudicatario de esa misma obligación para el abasto de carne Juan de los Heros, un hombre de paja al servicio de Juan Prieto, empleado de su casa de negocios, que luego confesó que en dicho abasto no tenía otra cosa que «el desnudo nombre de haberse puesto en su cabeza14».

  • 15 AHPM, Prot. 13694, fº 476.
  • 16 Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Santiago, exp. 6698.

14Parece pues claro que a partir de 1702, desde el momento en que Prieto compró el cargo de Contador Mayor de Órdenes, se produjo un giro en su estrategia empresarial. Hasta ese momento había sido mero abastecedor de carne —también de pescado y aceite— de Madrid, al tiempo que asentista de la provisión de tocino y velas de sebo de la casa de la reina madre15. Pero, desde esa fecha, su nombre desapareció de su principal negocio hasta entonces, esto es, el abasto de carne a Madrid, aunque siguió en su poder, como mínimo hasta 1714. Un personaje que se sentaba ya en el Consejo de Órdenes y que había titulado como caballero de Santiago en 1699 no podía seguir vinculado nominalmente con ese negocio que ya le había generado algunos problemas, tantos como para que tuviera que conseguir una dispensa papal para vestir dicho hábito, pues su verdadero oficio había sido revelado en las declaraciones de algunos de los testigos que intervinieron en las pruebas realizadas para vestir el hábito de caballero16.

15Por tanto, desde 1702, tras un paréntesis de dos años, se mantuvo en el mismo negocio del abasto de carne de Madrid y de otros productos como el aceite, valiéndose para ello de testaferros, hombres que no eran sino meros empleados de su casa de negocios. Pero lo más relevante es que desde esa fecha, el «nuevo» hombre público —al menos así lo debió entender él mismo— amplió extraordinariamente el campo de sus negocios introduciéndose de lleno en el mundo de los arrendamientos de rentas, contratos que fue igualmente poniendo a nombre de empleados de la casa de negocios que mantenía abierta mientras acudía al Consejo de Órdenes para ejercer su labor de Contador Mayor. Hasta nueve arrendamientos de rentas controló Juan Prieto entre 1704 y diciembre de 1715, fecha esta última en que murió. A ellos habría que sumarles los contratos de obligación del abasto de carne de Madrid —que anualmente obtuvo a través de testaferros entre 1704 y 1714— más los del abasto del aceite que controló, como mínimo, hasta el año 1707.

16Es evidente que desde 1702 hubo un cambio en las prácticas de su empresa. De ser un obligado del abasto a Madrid de productos relacionados con la carne —incluidas las velas de sebo que suministraba a la casa de la reina madre— pasó a tomar asiento en el Consejo de Órdenes en calidad de Contador Mayor. En 1704 dio el salto a otros contratos, a los arrendamientos de rentas, pero su nombre desapareció por completo de ellos. Si como algunos autores han afirmado, los propios actores sociales en su época no diferenciaban claramente entre la esfera de lo público y lo privado, entonces ¿por qué Juan Prieto Haedo recurrió a testaferros para conseguir los arrendamientos de rentas una vez que ya ostentaba el puesto de Contador Mayor de las Órdenes Militares? No hay duda alguna de ese cambio de estrategia, de su invisibilidad en los contratos a partir de 1702, aunque debía ser bien conocido de toda la sociedad madrileña que desde su casa de negocios, sita en la calle de Atocha, se llevaban muchos más asuntos que los préstamos que diariamente se hacían desde esa misma casa. Se podría pensar que valerse de testaferros pudo ser un recurso para obtener mejores precios en las pujas por los contratos de arrendamiento de rentas. Sin embargo, en este caso, y no tiene por qué ser representativo de la generalidad, la coincidencia de fechas entre desempeño de un cargo al servicio de la Monarquía y desaparición de su nombre de los contratos de arrendamiento apunta a que el propio actor, Juan Prieto, percibió que sus negocios privados no debían ser conocidos en el Consejo de Órdenes, entre otras cosas porque ese cargo de Contador Mayor lo iba a utilizar para ampliar y fortalecer su propia empresa con el fin de incrementar sus beneficios, merced precisamente a esa imbricación entre lo público y lo privado. El cambio de gestión en sus negocios parece incuestionable: firmó más contratos que nunca con la Monarquía, pero jamás estuvieron a su nombre.

  • 17 AHPM, Prot. 13984, fº 611.
  • 18 López González, 1990, p. 183.

17De todos esos arrendamientos, tanto de rentas reales como provinciales, hubo uno que destaca sobre los demás, por cuanto plantea de forma muy directa el problema del manejo de «los cargos públicos» para fines privados o, lo que es lo mismo en este caso, aprovecharse del ejercicio de su empleo de Contador Mayor, un cargo entre cuyas funciones estaba la de controlar y supervisar el buen desempeño de los arrendamientos de las rentas de las Órdenes. En efecto, sirviendo Juan Prieto como Contador Mayor de las Órdenes Militares, se quedó entre 1707 y 1712 con el arrendamiento de las rentas de los maestrazgos de esas mismas Órdenes Militares. Pero, a efectos oficiales, el arrendador fue su hombre de paja y asalariado de su casa de negocios, Juan de los Heros, quien luego, siguiendo órdenes de Juan Prieto, traspasaría el arrendamiento a otro empleado suyo, José Serrano17. Por entonces, entre las funciones del Contador Mayor de las Órdenes Militares estaban las de tomar las cuentas de los arrendamientos de las hierbas de los maestrazgos, así como llevar la cuenta y razón de los juros situados en la renta de maestrazgos y dar las libranzas para que los arrendadores de las rentas pagasen las cantidades que se mandaban librar en dichas rentas18. El círculo era pues perfecto: el Contador Mayor de las Órdenes Militares debía cumplir todas esas funciones, entre ellas la de tomarse las cuentas a sí mismo, es decir, hacer un ejercicio de «autorendición de cuentas». Nada mejor pues que reunir en su persona el cargo de control sobre el arrendamiento y ejercer de arrendador para obtener así beneficios más sustanciosos.

  • 19 Egido, 1980, p. 272.

18Es evidente que esta actividad de Prieto Haedo traslada el problema de las relaciones entre lo público y lo privado hacia la esfera de los aledaños de la corrupción, práctica de la que por cierto había sido acusado años atrás, en concreto, en 1699, cuando el pueblo de Madrid lo señaló, junto con el conde de Oropesa, como uno de los causantes de la carestía de los precios de los abastos que condujeron finalmente a un amotinamiento de la población19. Conseguir en su persona el puesto de Contador Mayor y al mismo tiempo ser arrendador de la renta que debía vigilar en calidad de tal contador no debía tener otra finalidad que la de aumentar los beneficios de aquel arrendamiento. El problema de si se trataba de una práctica ilícita no debió existir, pues formalmente el arrendador de las rentas de los maestrazgos era Juan de los Heros, su empleado.

  • 20 Bravo Lozano, 1986, p. 498.

19Prieto actuó de la misma forma que otros hombres de negocios, como lo hiciera muchos años atrás Francisco de Horcasitas, negociante con lana, hierro y mercader de lonja, que compró en 1668 el puesto de Contador Mayor de Fianzas de Rentas Reales por 1.080.000 reales20. A la altura de 1704 había cambiado la dinastía reinante pero las estrategias seguidas por muchos hombres de negocios para la obtención de mayores beneficios permanecían inmutables. La imbricación entre lo privado y lo público a quien más favorecía era al hombre de negocios que aumentaba de manera significativa el enorme capital inmaterial que suponía estar en posesión de más información, máxime si dirigía sus miras hacia actividades públicas de las cuales dependían sus propios negocios. Queda por precisar si el recurso a testaferros para hacer negocios formaba parte del propio sistema, si era algo estructural o, por el contrario, si se trata de una excepcionalidad del caso estudiado. De cualquier forma, para responder a esta cuestión se requiere, como hemos demostrado, un cambio metodológico y una mirada a fuentes documentales nuevas y ajenas a la propia documentación estatal.

Haut de page

Bibliographie

Andrés Ucendo, José Ignacio, Lanza García, Ramón (2012), «El abasto de pan en el Madrid del siglo xvii», Studia Historica. Historia Moderna, 34, pp. 61-97.

Andújar Castillo, Francisco (2007), «Juan de Goyeneche. Financiero, tesorero de la reina y mediador en la venta de cargos», en Agustín González Enciso (ed.), Navarros en la Monarquía española en el siglo xviii, Pamplona, pp. 62-88.

(2008), Necesidad y venalidad. España e Indias, 1704-1711, Madrid.

Aquerreta, Santiago (2000), «La participación de los financieros nacionales en la Guerra de Sucesión: el abastecimiento de víveres al ejército», en Rafael Torres Sánchez (ed.), Capitalismo mercantil en la España del siglo xviii, Pamplona, pp. 273-314.

(2001), Negocios y finanzas en el siglo xviii: la familia Goyeneche, Pamplona.

Bernardos Sanz, José Ubaldo (inédita), No sólo de pan. Ganadería, abastecimiento y consumo de carne en Madrid (1450-1805), tesis doctoral defendida en 1997 en la Universidad Autónoma de Madrid.

Bravo Lozano, Jesús (1986), «Don Francisco de Horcasitas. Las posibilidades de Madrid a fines del siglo xvii», Estudios de historia social, 36-37, pp. 497-521.

Castro, Concepción de (2004), A la sombra de Felipe V: José de Grimaldo, ministro responsable (1703-1726), Madrid.

Dedieu, Jean-Pierre (2011), «Les groupes financiers et industriels au service du roi. Espagne, fin xviie-début xviiie siècle», en Anne Dubet y Jean-Philippe Luis (eds.), Les financiers et la construction de l’État en France et en Espagne (xviie-xixe siècle), Rennes, pp. 87-104.

Dubet, Anne (2008), Un estadista francés en la España de los Borbones. Juan Orry y las primeras reformas de Felipe V (1701-1706), Madrid.

(2012), «Comprender las reformas de la Hacienda a principios del siglo xviii. La buena administración según el marqués de Campoflorido», Revista HMiC: Història moderna i contemporània, 10, pp. 20-52.

(2015), La Hacienda Real de la Nueva Planta (1713-1726), entre fraude y buen gobierno. El caso Verdes Montenegro, Madrid.

Egido, Teófanes (1980), «El motín madrileño de 1699», Investigaciones Históricas, 2, pp. 253-294.

Felices de la Fuente, María del Mar (2012), La nueva nobleza titulada de España y América en el siglo xviii (1701-1746). Entre el mérito y la venalidad, Almería.

López González, Clemente (1990), La Hacienda de las Órdenes Militares castellanas durante el reinado de Felipe IV, Madrid.

Sanz Ayán, Carmen (1989), Los banqueros de Carlos II, Valladolid.

(2002), «Consolidación y destrucción de patrimonios financieros en la Edad Moderna: Los Cortizos (1630-1715)», en Ricardo Robledo Hernández e Hilario Casado Alonso (eds.), Fortuna y negocios: formación y gestión de los grandes patrimonios (siglos xvi-xx), pp. 73-98.

Haut de page

Notes

1 El presente estudio se ha realizado en el marco del Proyecto del Plan Nacional de I+D «El poder del dinero. Dimensiones de la venalidad en los siglos xvii y xviii» (HAR2011-23105), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad.

2 Dedieu, 2011.

3 Dubet, 2008 y 2015.

4 Sanz Ayán, 1989, pp. 441-445.

5 Aquerreta, 2001.

6 Andújar, 2008, pp. 98 y 210.

7 Id., 2007, pp. 95 y 102.

8 Felices de la Fuente, 2012, p. 386; sobre la trayectoria de Campoflorido, véase Dubet, 2012.

9 Dedieu, 2011, p. 96.

10 Andrés Ucendo, Lanza García, 2012, p. 65.

11 Castro, 2004, pp. 182-184.

12 Sanz Ayán, 2002, p. 85.

13 Bernardos Sanz, 1997, Anexos, p. cxii.

14 Archivo Histórico de Protocolos de Madrid (AHPM), Prot. 13996, fº 208.

15 AHPM, Prot. 13694, fº 476.

16 Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Santiago, exp. 6698.

17 AHPM, Prot. 13984, fº 611.

18 López González, 1990, p. 183.

19 Egido, 1980, p. 272.

20 Bravo Lozano, 1986, p. 498.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco Andújar Castillo, « Cargos públicos y negocios privados en el tránsito del siglo xvii al xviii »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 46-1 | 2016, 45-53.

Référence électronique

Francisco Andújar Castillo, « Cargos públicos y negocios privados en el tránsito del siglo xvii al xviii », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 46-1 | 2016, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 17 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6758

Haut de page

Auteur

Francisco Andújar Castillo

Universidad de Almería

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals