Navigation – Plan du site
Miscellanées

Hacia una biografía política

Manuel Marliani, un luchador por la libertad
Ébauche de biographie politique : Manuel Marliani, un défenseur de la liberté
Towards a political biography: Manuel Marliani, a fighter for freedom
Carlos Nieto Sánchez
p. 197-217

Résumés

Tout au long du xixe siècle, de nombreuses personnalités politiques ont lutté pour la défense de la liberté en Espagne et ont consacré leur vie publique à la mise en place d’un système représentatif. L’un d’eux est l’éditeur et sénateur hispano-italien Manuel Marliani. Pendant toute sa vie, Marliani a travaillé beaucoup pour la démocratie en Espagne et en Italie. Politiquement, il a été un libéral avancé, ami du général Espartero. De plus, non seulement il a été lié à la politique mais il a aussi développé une importante activité en tant que diplomate à Paris, divulgateur et écrivain d’ouvrages historiques. Malheureusement, il est peu connu et c’est seulement au cours des dernières années que quelques historiens, dédiés au xixe siècle et au libéralisme espagnol, lui ont donné l’importance qu’il méritait. Certains épisodes de sa vie, ses missions secrètes et surtout ses œuvres doivent être analysés pour bien connaître son profil comme homme de lettres et comme politicien.

Haut de page

Texte intégral

1La configuración de un sistema político participativo en España a lo largo de todo el siglo xix llevó a numerosos liberales a dedicar su actividad profesional a combatir con sus escritos los intentos de cercenar las libertades públicas. Algunos son célebres y otros, en mayor o menor medida, están siendo estudiados en las últimas décadas, y su actividad y obra están empezando a ser conocidas. Entre ellos se encuentra una figura de difícil clasificación: el liberal progresista Manuel Marlini Casens.

  • 1 A quien manifiesto mi agradecimiento por su ayuda y su disposición a la hora de revisar mis trabajo (...)
  • 2 Marliani fue rescatado gracias a la reedición que la editorial SARPE hizo en 1986 de su Historia po (...)

2Desde hace algunos años, la personalidad de este gaditano está siendo objeto de atención. Pero ¿de quién se trata? ¿De un político olvidado, de un exiliado progresista, de un escritor que reivindicó el liberalismo progresista y la fraternidad entre todos los hombres? Sus coetáneos se refirieron a él como publicista, y no es desacertado calificarlo como tal. Sin embargo, Manuel Marliani no fue un publicista al uso y dedicó todos sus esfuerzos en convencer a los ciudadanos de las ventajas de un liberalismo pleno o progresista. Esta afirmación, como el hecho de dar a conocer la imagen pública de dicho esparterista, ha llevado a varios autores a publicar estudios en los que se han desvelado algunas incógnitas de su azarosa vida. Y fruto de sucesivas investigaciones es este artículo, en que se muestra por vez primera una biografía completa del personaje con todos los datos, archivísticos y bibliográficos, que han podido recabarse hasta el presente. Atrás han quedado biografías parciales, algunas del propio autor de este trabajo y otras muy meritorias de la profesora Isabel María Pascual Sastre1, en las que se tratan algunas partes de su vida, las misiones diplomáticas desempeñadas en otros países o el estudio de sus obras más conocidas2.

Juventud y primeros años

  • 3 Archivo del Senado de España (ASE), leg. HIS-0268-06, doc. nº 2, expediente personal de Manuel Marl (...)
  • 4 Archivo de la parroquia auxiliar de San Antonio, Cádiz, partida de bautismo de Manuel José María Fr (...)
  • 5 El testamento de Giuseppe Marliani dice que era hijo de Pedro Federico Agustín Marliani y de María (...)

3Manuel Marliani Casens nació en Cádiz el 13 de Julio de 17953, siendo bautizado al día siguiente en la parroquia de San Antonio, dependiente de la catedral4. Era uno de los ocho hijos habidos en el matrimonio de Giuseppe Maria Marliani5, comerciante de origen milanés establecido en Cádiz, y de Paula Casens y Drufresne, española de ascendencia francesa.

  • 6 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores (AMAE), leg. P-1154/8036, «Solicitud de Manuel Marlian (...)
  • 7 Archivo Histórico Nacional (AHN), Estado, leg. 5307, exp. 106, «Informe de noticias del criado de B (...)

4Su abuelo, Pietro Marliani, al socaire de la prosperidad económica que presentaba la ciudad andaluza, había fundado un establecimiento comercial, Pablo Greppy, Marliani y Compañía6 que luego regentó su padre, y de él heredó una importante fortuna, cerca de 40 millones de reales en dinero y créditos. No resulta extraña esta posición económica de los Marliani, ya que Cádiz era entonces una ciudad pujante, en contacto con todo el comercio europeo y americano y, a tenor de los documentos encontrados en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz relativos a la herencia paterna, la suya era una familia muy acomodada. Pese a la fortuna familiar, el propio Marliani explicó más tarde que no pudo reclamar nunca este capital: habiendo coincidido el fallecimiento de su padre con la revolución en Francia y los trastornos que produjo en Europa y América, el inmenso caudal se disipó. La madre, ante la desesperada situación económica, casó en segundas nupcias con un francés y se retiró a Marsella donde vivió pobremente7.

  • 8 La profesora Pascual Sastre ha barajado la hipótesis, con la base del estudio crítico de sus obras, (...)
  • 9 Marliani Casens, Trafalgar (21 ottobre 1805) e Lissa (20 luglio 1866), p. 36. Nada dice Marliani so (...)

5Casi nada se sabe de su infancia y juventud: ni cuáles fueron sus estudios, ni dónde los realizó, ni dato alguno que haga siquiera sospechar cuál fue su formación académica, si es que la tuvo de forma reglada. Ningún documento archivístico arroja luz sobre este punto y todo parece indicar que tal vez su periodo de instrucción infantil y adolescente fuera autodidacta, entre otras cosas por coincidir en parte con la guerra y levantamiento de 18088. De esa época únicamente se puede afirmar que quedó huérfano de padre a los tres años y que a los diez vivió el impacto de la muerte del vicealmirante Federico Gravina en su propia casa familiar, según su testimonio9. Nada se conoce, en cambio, del lugar en el que un Marliani ya adolescente pasó los primeros años de la guerra de la Independencia, ni quienes fueron sus tutores y preceptores al haber muerto su padre y residir en Francia su madre.

  • 10 Archivio di Stato di Milano, Archivio postale lombardo, cart. 229, nº 9845 y cart. 230, nº 446.
  • 11 AMAE, leg. P-1154/8036, «Solicitud de Manuel Marliani a la Primera Secretaría de Estado pidiendo el (...)

6Muy joven debió sentir inquietudes políticas de tendencia liberal y antes del triunfo del absolutismo fernandino se encontraba ya en la patria paterna, en tierras milanesas, donde vivió entre 1811 y 1821. En 1814 —con 19 años— estaba empleado en la administración de correos en Milán10, residiendo en casa de su tío Rocco Marliani. Sus funciones acabaron al decretar el gobierno austriaco en Lombardía que quedaba cesante todo empleado público que no fuese austriaco, pero Manuel Marliani, conocedor de un viejo decreto promulgado por la emperatriz María Teresa que concedía el goce de los derechos de súbditos austriacos a los hijos de aquellos que se hallasen en un país extranjero por motivos de comercio, fue restablecido en su empleo. Por ello, en septiembre de 1814 obtuvo una licencia para regresar a España, permaneciendo en su ciudad natal un año, tiempo durante el cual le fue pagado íntegramente su empleo11.

  • 12 Se trata de una de las hijas de los reyes Carlos IV y María Luisa, que se casó con su primo y prínc (...)
  • 13 El contexto de efervescencia revolucionaria inaugurado en 1820 permitió que la revolución española (...)
  • 14 AMAE, Tratados SS 0039, exp. 17, Eusebio de Bardají y Azara a José García de León y Pizarro, Boloni (...)
  • 15 AMAE, leg. P-1154/8036, «Servicios y méritos extraordinarios que figuran en el juramento de fidelid (...)

7En 1817 acompañó al diplomático Eusebio Bardají y Azara a tomar posesión del Ducado de Luca en nombre de la ex reina de Etruria12, a quien se había cedido aquel territorio a cambio de su Reino, actuando como secretario de la Legación. Cuando estalló la revolución de 1820 en España, Bardají empezó a colaborar con un plan revolucionario que estaba tomando cuerpo en Turín, con conexiones en Milán, y que contó con la colaboración de Marliani13. En estos años que permaneció junto a Bardají, conoció también el colegio de San Clemente de los Españoles en Bolonia, del que años después estaría encargado y que le ocasionó, como se verá, uno de los grandes reveses de su vida. Con certeza puede afirmarse que pasó una temporada alojado en el colegio en 1818, siguiendo a Bardají, que había sido colegial de aquella casa en la última década del siglo xviii14. Su relación con Bardají se hizo patente unos años más tarde, cuando lo acompañó con motivo del enlace matrimonial del infante Carlos Luis, duque de Luca, con la hija del rey Víctor Manuel I de Cerdeña15.

  • 16 En efecto, el artículo 24 de la constitución de 1812 decía que se perdía la nacionalidad española « (...)
  • 17 Manuel Marliani a Eusebio de Bardají y Azara, AMAE, leg. P-1154/8036, Madrid, 24 de julio de 1821.
  • 18 Archivio di Stato di Milano, Processi politici (1821-22), cart. 33 (pezzi 304, 309, 321, 327, 334, (...)

8En el año 1821, gracias a la restitución de la Constitución Política de la Monarquía, hizo dejación de su nacionalidad austriaca para no perder el derecho de ciudadanía española que la constitución retiraba a los súbditos que se hallaran al servicio de una nación extranjera16. Ese mismo año, se instaló en París al servicio de Bardají cuando el veterano diplomático fue nombrado ministro plenipotenciario en la capital francesa y lo siguió a Madrid cuando desempeñó el cargo de ministro de Estado. El gobierno austriaco, sin embargo, no quiso estimar su renuncia a la ciudadanía, considerándole súbdito emigrado, por lo que Marliani pidió ayuda al gobierno español para que intercediera ante Austria a fin de que reconociese su nacionalidad española, con garantías para no ser molestado por la policía austriaca si pasaba por aquellos estados17. Como resultado, y pese a su petición de ayuda, el súbdito austriaco Manuel Marliani fue juzgado y condenado en contumacia por alta traición a causa de su implicación en el movimiento revolucionario milanés de 1820. La comisión encargada de la investigación no halló pruebas claras de su implicación personal en el movimiento pero, a pesar de ello, se le condenó por haber servido de enlace entre los revolucionarios piamonteses y los lombardos y por haber querido convencer al regente sardo Carlos Alberto de Saboya a fin de que liderara la revolución en la vecina región austriaca18.

  • 19 AMAE, leg. P-1154/8036, Solicitud de Manuel Marliani a la Primera Secretaría de Estado pidiendo el (...)
  • 20 Ibid.
  • 21 AHN, Estado, leg. 5307, exp. 106, Eusebio de Bardají y Azara a Manuel González Salmón, Huete, Cuenc (...)
  • 22 Hija de Louis-Jean-André y de Caroline-Pétronille Aupoix de Mervilly. Previamente a su matrimonio c (...)

9Tras su paso por París, después del periodo ministerial de Bardají en Madrid, fue voluntario de la Milicia Nacional de Caballería de Sevilla y él mismo afirma que siguió «al Gobierno y a las Cortes a Cádiz, formando parte de la escolta del Rey» al final del Trienio Liberal. Abandonó esa ciudad cuando entraron los ejércitos franceses al mando del duque de Angulema, emigrando en un primer momento a Gibraltar y a Londres19. A partir de entonces, Marliani pasó doce años en el exilio, de 1823 a 1835, la mayor parte de ellos en Francia bajo la monarquía borbónica de la Restauración y bajo la monarquía de Julio. Allí vivió las revoluciones de 1830 y otros acontecimientos políticos de gran calado a nivel europeo. La vuelta del absolutismo fernandino, pues, le hizo marchar a Francia, donde residía con certeza en 1826. Se estableció en la próspera ciudad de Marsella y se dedicó a la industria «fundando el establecimiento más hermoso que existía en Francia de molinos a vapor» —dirá— y alejado en principio de cualquier empresa cultural o política20. Pero este negocio mencionado no era de su propiedad: Bardají, al que había servido, afirmó años más tarde ante la petición de datos que sobre él hizo el ministro González Salmón, que el negocio había sido fundado por una compañía de comerciantes, recibiendo Marliani por su trabajo un estipendio escaso y atribuyendo a las relaciones personales que inició en Francia el haber conseguido la dirección del establecimiento, «más por consideración al estado en que se hallaba, al aprecio que hacen de su honradez y a la amistad que le profesan21». En octubre de 1830, aún en Marsella y pocos meses después de la revolución, casó con Charlote Folleville, viuda del barón Alexandre de Laporte e hija de un diputado ultra del departamento de Calvados22. A partir de entonces, como muestra la correspondencia encontrada, fue conocido como Conde Marliani.

  • 23 Ibid, p. 19.

10En 1833, durante su emigración en Francia, publicó la primera obra importante de la que se tiene constancia, L’Espagne et ses révolutions, defendiendo el honor de España y las ideas de la revolución de Riego contra los ataques que de la misma había vertido el vizconde de Martignac, ministro de Carlos X, en su obra Essai historique sur la révolution d’Espagne et sur l’intervention de 1823. Marliani escribió esta obra una década después de la invasión francesa por parte del duque de Angulema y una vez muerto Fernando VII. Su autor salía así en defensa de la constitución del doce y mostraba su empeño político por hacer compatible en España la libertad con la monarquía23.

  • 24 Este opúsculo se publicó de forma clandestina en la imprenta marsellesa de Mille et Senés. Se sabe (...)
  • 25 Vilches, 2001, p. 29.
  • 26 Sobre este libelo, véase el artículo de Vauchelle, 2014, pp. 31-41.

11Un año más tarde, durante la regencia de María Cristina de Borbón y apenas se promulgó el Estatuto Real, publicó de forma anónima un folleto titulado Apuntes á la nación española sobre el Estatuto real en el que —en sus propias palabras— analizó sus disposiciones, explicó su objeto y vaticinó su fin24. Los Apuntes son un panfleto mordaz contra el Estatuto y el intento apresurado de concebir un sistema liberal en España ante la situación creada por los carlistas y el enfrentamiento dinástico. En el escrito —que se puede encuadrar dentro del progresismo exaltado25— Marliani se presenta como un emigrado que «dejó su patria cuando ésta cesó de ser libre» y no duda en afirmar que el Estatuto era nulo por su origen, «dictado por un espíritu antinacional y enemigo de toda libertad», y contrapone al historicismo conservador del gobierno de Martínez de la Rosa, el historicismo progresista de las cortes de Cádiz. El gaditano establecía una comparación entre la monarquía que se quería construir a partir del Estatuto y la «antigua monarquía democrática española», es decir, una monarquía parlamentaria regulada por el texto constitucional de Cádiz26.

Hombre político

  • 27 AMAE, leg. P-1154/8036, José María de Calatrava a Manuel Marliani, Madrid, 26 de agosto de 1836.
  • 28 Fue embajador durante los años 1834 y 35. Había sucedido al conde Ofalia, que no llegó a tomar pose (...)
  • 29 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, Oberón, 30 de Agosto de 1836. Es (...)
  • 30 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, París, 3 de septiembre de 1836.
  • 31  AMAE, leg. P-1154/8036, José María de Calatrava a Manuel Marliani, Madrid, 12 de septiembre de 183 (...)

12Marliani regresó a España en 1835, dos años después de la muerte de Fernando VII. Tras el ascenso de los progresistas al poder, ocupó un cargo de relieve en la diplomacia de la Regencia: cónsul general de España en París. Pero Marliani no era diplomático y su nombramiento fue producto de una misión secreta que le fue encargada poco después de volver a España. El 26 de agosto, el presidente del consejo de ministros le envió a París para que, de forma reservada, diera conocimiento del estado en que se encontraba la legación española en la capital francesa, de la cual no tenía noticias27. Nada más llegar a París, Marliani envió una carta dando cuenta de lo sucedido: el embajador, el general Álava28, progresista no conforme con los sucesos de La Granja gracias a los cuales se restableció la constitución gaditana, había renunciado a la embajada al igual que el cónsul, José López de Bustamante, quedando la nación sin ningún representante29. El 3 de septiembre, Marliani escribió un nuevo oficio en el que daba cuenta de la situación de la embajada, abandonada —en sus propias palabras—, y explicando la renuncia del ministro de Exteriores, Adolphe Thiers, que en aquellos mismos días había dejado su cartera en el gobierno francés. Aconsejaba al presidente del consejo de ministros, José María de Calatrava, que no se apresurase para nombrar un embajador hasta saber cuál iba a ser la política del nuevo ministerio francés respecto a España y se postulaba él mismo como representante de España, afirmando que «si se dignase a conferirme el nombramiento de Encargado de Negocios podríamos obrar con más acierto y conocimiento y dar lugar a las explicaciones que ilustran la cuestión de la elección de un embajador30». Calatrava no accedió a su petición, nombrando a Joaquín de Campuzano enviado especial extraordinario y ministro plenipotenciario, pero otorgándole a él el consulado general31.

  • 32 AMAE, leg. P-1154/8036, Joaquín de Campuzano a Manuel María de Aguilar, París, 13 de febrero de 183 (...)
  • 33 AMAE, leg. P-1154/8036, Joaquín de Campuzano a Juan Álvarez Mendizábal, París, 25 de febrero de 183 (...)
  • 34 AHN, Carlos III, exp. 7441, nº B15-16, «Expediente de concesión de la Orden de Carlos III a favor d (...)

13En 1837, siendo cónsul general, fue enviado en misión especial a Londres, en esta ocasión por un asunto económico. La situación de la hacienda española era gravísima, con un alto interés sobre la deuda, permaneciendo los países europeos expectantes y queriendo ver satisfechos los rendimientos de la deuda extranjera. Marliani, en su misión, debía entablar conversaciones con el ministro plenipotenciario de la reina de España en aquella ciudad sobre el cobro de los intereses en bonos del Tesoro correspondientes al mes de noviembre anterior, que no habían sido aún satisfechos32. Allí desempeñó su cometido brillantemente y gracias a ello se realizó el cambio de cupones por los billetes del Tesoro que habían sido impresos en Londres el 1 de marzo33. A finales de año, la reina regente, en recompensa por los servicios que estaba prestando a la nación, le concedió la cruz supernumeraria de Carlos III exenta de las preceptivas pruebas de nobleza34.

  • 35 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani al duque de Frías, París, 13 de octubre de 1838.
  • 36 Ibid.

14Pero pese a la brillantez de sus actuaciones, Marliani fue pronto apartado de su cargo, concretamente el 25 de septiembre de 1838, ya que el gobierno español no había conseguido el exequátur del gobierno francés para poder continuar como cónsul. Una vez decidido el cese, el presidente del consejo de ministros explicó a Marliani que el gobierno tenía entendido por varios conductos fiables que nunca se le concedería el exequátur35. Marliani debió quedar contrariado por la explicación gubernamental y replicó al ministro que en aquellos dos años ningún paso se había dado. En realidad, el todavía cónsul general dio un motivo diferente al esgrimido por el ministerio de Estado y afirmó saber la causa por la que el gobierno galo no le otorgaba el exequátur: la resistencia a concederlo, en su opinión, no era obra directa de Francia, sino que había sido impuesta por Austria y Cerdeña. En 1821 —explica en su misiva— la revolución del Piamonte para acabar con el absolutismo e imponer la constitución gaditana, fue atribuida por esas dos potencias a Eusebio Bardají y él, que se hallaba a su servicio, era considerado cómplice de la revolución por aquellas potencias, habiendo sido condenado por un delito de alta traición. Por eso, apenas fue nombrado cónsul general en París, los embajadores austriaco y sardo pidieron al gobierno francés que no se diese el exequátur36.

  • 37 AMAE, minuta fechada en Madrid el 26 de Agosto de 1836 y carta autógrafa de Manuel Marliani a José (...)
  • 38 Sydow, Colfs-Chainaye y Chainaye, 1975, p. 44.
  • 39 Catalano, 1985, t. III, p. 1413.

15A pesar de las dificultades políticas, durante su estancia como cónsul en París, su casa se convirtió un lugar asiduo para la nobleza, artistas, pintores, músicos, escritores y cantantes y sobre todo para la intelectualidad. En aquella ciudad vivía en el número 39 de la rue St-Dominique37 y, al menos desde 1838 en el 15 de la rue de la Grange-Batelière38, donde también habitaba su hermano Enrico. El alma de la casa era su esposa Charlotte, íntima amiga de George Sand y de Eugène Delacroix entre otros muchos intelectuales y artistas del momento. Otro de los personajes que formaba parte del círculo de los Marliani era el músico Federico Chopin. El nexo de unión entre ellos debió ser tan grande que fue acompañada de la propia Charlotte como la escritora Aurore Dupin conoció al pianista polaco. Charlotte Marliani se encargaba de cuidar y atender a Chopin cuando se encontraba solo en París y el cónsul Marliani fue quien propuso a Sand su viaje a Mallorca para curar el reumatismo de su hijo y el reposo de la delicada salud de Chopin39.

  • 40 Sobre este asunto concreto, véase el estudio de Nieto Sánchez, 2012, pp. 415-437.
  • 41 Existe una versión para explicar la presencia de Marliani en esta misión, señalada por Javier de Bu (...)
  • 42 Marliani Casens, Aclaraciones sobre la mision á las Cortes de Berlin y Viena, p. 21.
  • 43 Ibid., p. 29.

16En 1838, Marliani recibió órdenes del gobierno para realizar otra misión especial, en esta ocasión como secretario del político moderado Francisco Cea Bermúdez, en el marco del conflicto dinástico entre isabelinos y carlistas acaecido tras la muerte de Fernando VII40. El 7 de diciembre de 1839, cuando se encontraba en París, recibió un oficio del duque de Frías, presidente del consejo de ministros, solicitándole que partiera en misión especial a Berlín con un cometido claro: el reconocimiento de Isabel II por parte del gobierno prusiano y el inicio de las conversaciones con el príncipe de Metternich para que se produjera el enlace de la reina Isabel con un hijo del archiduque Carlos, el archiduque Federico Fernando, nacido en 182141. La misión pretendía no sólo el reconocimiento de la soberana, sino ser un medio eficaz para acabar con la simpatía de Prusia y Austria con la causa carlista. En ella intervino de forma activa el ministro de Inglaterra en Berlín, Lord William Russell, que había combatido en la guerra de la independencia española y que conocía la realidad política del país. En palabras de Marliani, el diplomático inglés acreditado en Berlín «pensó que las gestiones oficiales debían convertirse en un paso oficial pidiendo al gabinete prusiano el reconocimiento liso y llano de Isabel II», con el apoyo de Gran Bretaña42. Por todo ello, de acuerdo con Russell, Marliani partió de Berlín a Londres a buscar la autorización del gobierno inglés el 9 de marzo, llegando a la capital británica en un tiempo brevísimo, el día 14. En la jornada siguiente se entrevistó con el ministro de Exteriores, Lord Palmerston, quien le otorgó el permiso y, antes de cumplirse 24 horas de su llegada a tierras inglesas, partía para Berlín donde seis días más tarde entregaba a Russell las instrucciones británicas en apoyo a la misión Cea-Marliani43.

  • 44 La verdad… fue impresa dos veces en lengua francesa: una en Londres con algunos errores, unos de om (...)
  • 45 Cea Bermúdez, La verdad sobre la cuestión de la sucesión a la corona de España, p. 26.

17Las gestiones realizadas por Cea en las cortes de Berlín y Viena fueron acompañadas de un documento firmado por él que tuvo cierta repercusión: la memoria titulada La verdad sobre la cuestión de la sucesión a la corona de España44. El fin último de la misma era señalar que la Ley de Sucesión que permitía reinar a Isabel II provenía de la tradición de los reyes de Castilla y más tarde de los de León y Aragón, y «demostrar la evidencia incontestable que desde tiempos inmemoriales la ley de sucesión al trono llama a las mujeres en defecto de hijos varones del rey reinante45».

  • 46 AMAE, leg. H 2838, Francisco Cea Bermúdez al duque de Frías, Karlsruhe, Alemania, 22 enero de 1839.
  • 47 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 25.
  • 48 AMAE, leg. H 2838, Manuel Marliani al duque de Frías, París, 13 de abril de 1839.

18¿Pero fue Cea Bermúdez el autor de la memoria? Dejando a un lado el lenguaje y las expresiones de talante progresista de la obra, resulta cuando menos dudoso que, en un corto periodo de 15 días, Francisco Cea Bermúdez, retirado y enfermo, redactara este texto46. La realidad es otra: el documento fue escrito por Manuel Marliani y firmado por Cea. El propio Marliani afirmó meses después refiriéndose a este opúsculo que «el pensamiento fue mío y reclamo ese mérito47». La expresión es ciertamente confusa, pero cualquier duda razonable queda resuelta tras el hallazgo de una carta confidencial al duque de Frías donde Marliani habla de «la memoria sobre la sucesión que tuve el dichoso pensamiento de redactar en Carlsruhe y que tantos prodigios ha producido48». No hay duda, pues, de que La verdad sobre la sucesión a la corona de España fue escrita por el publicista Manuel Marliani, que lo reconoce así en una carta a Frías, y publicada con la firma de Francisco Cea Bermúdez, principal comisionado de la misión.

  • 49 Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, 26 de octubre de 1839.

19A pesar de los esfuerzos de Marliani y Cea, y de la redacción y publicación de la memoria, Isabel II no fue reconocida por las cortes austriaca y prusiana, donde además no olvidaban que Marliani había sido condenado en rebeldía por los sucesos revolucionarios de 1821 en Italia. Lo que sí produjo la misión, sin embargo, fue un intenso debate en el Congreso de los Diputados los días 26 y 28 de octubre de 1839. Los diputados progresistas que lo suscitaron no reprochaban el hecho de enviar una comisión para el reconocimiento de la reina, sino que el principal comisionado fuera un moderado, Cea Bermúdez, que no había acatado y jurado la constitución de 1837. El ministro de Estado, Evaristo Pérez de Castro, negó terminantemente que hubiera sido su ministerio o cualquier otro miembro del gobierno el que enviara a Cea y a Marliani a negociar ante aquellas potencias, afirmando, en cambio, que aunque aquella misión no había tenido éxito había producido «resultados grandiosos», ya que cambió la opinión en Alemania sobre la legitimidad de Isabel II y don Carlos dejó de recibir apoyos49.

  • 50 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 25. Las Aclaraciones fueron publicadas en 1839 en dos ediciones (...)
  • 51 El título original de la obra es De la influencia del Sistema Prohibitivo en la agricultura, indust (...)

20Ante la falsedad de los hechos y de los resultados, tergiversados por el ministro, Marliani escribió una memoria vindicando su actuación en las cortes de Berlín y Viena. En el libreto hacía una exposición del encargo recibido y de la misión misma, publicando en las últimas páginas la copia de la carta del duque de Frías comisionándole como representante de España, demostrando así que la idea había partido del propio gobierno. Adjuntaba también las cartas del ministro Pérez de Castro agradeciéndole sus servicios y comunicándole el término de la comisión especial50. Una vez acabada la misión secreta, de regreso a París, Marliani fue también nombrado comisario de Hacienda español en Londres, negociando el tratado de comercio hispano-británico de 1840. Poco después, y desde una posición librecambista, publicaría en Madrid en 1842 su obra De la influencia del sistema prohibitivo51.

  • 52 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a Antonio González y González, París, 4 de octubre de 1841. (...)

21Manuel Marliani continuó ligado a París y el 18 de noviembre de 1840 fue nombrado de nuevo cónsul en aquella ciudad por la Regencia del general Espartero, aunque no llegó nunca a ejercer tareas consulares. A su llegada a París, el cónsul cesante, José López de Bustamante, se negó a cumplimentar la Real Orden de nombramiento y no pudo tomar posesión, rebelión que Marliani calificó de inaudita, ya que fue el mismo cónsul quien le entregó el consulado en su primera representación diplomática en 1836. El hecho de no tomar posesión no había dependido en este caso de falta de reconocimiento del gobierno francés, sino de la oposición del cónsul cesante. Ante la situación anómala que no convenía al decoro del gobierno ni al suyo propio, Marliani decidió renunciar a su cargo de cónsul el 4 de octubre de 184152.

  • 53 Engels y Marx, La Revolución en España, p. 84.
  • 54 Ibid., p. 96.

22En 1840, pese a la intensa labor política desarrollada, Marliani cultivó de nuevo su faceta de escritor y publicó en España su libro más conocido, la Historia política de la España Moderna, traducción al español de Espagne et ses révolutions, ya mencionada. La tesis central del libro consistía en demostrar que la decadencia que sufría España era fruto de su anarquía gubernativa. Sin embargo, la importancia de este estudio histórico se encuentra en que fue una de las fuentes que utilizaron Carlos Marx y Federico Engels para la publicación de sus artículos sobre España en el diario New York Daily Tribune, en 185453. De nuevo, Engels y Marx mencionaban a Marliani y transcribían unos párrafos de su obra en el artículo de 15 de agosto al hablar de la revolución española y Rusia54. Al año siguiente, en 1841, Marliani seleccionó la última parte de su libro La España Moderna y publicó de forma independiente una obra titulada Reseña de las relaciones diplomáticas de España desde Carlos I hasta nuestros días.

  • 55 ASE, leg. HIS-0268-06, docs. nos 3-8, expediente personal de Manuel Marliani Casens.

23En aquellas mismas fechas, en las elecciones de 1841, obtuvo un empate en votos con José María de Calatrava, que renunció a su escaño y Marliani pasó a ser senador sustituyendo a Juan Masanet55. De este modo, fue elegido senador por la circunscripción de las islas Baleares, cargo que desempeñó entre 1841 y 1843.

  • 56 Delacroix, Journal (1823-1850), p. 689.

24La siguiente noticia de la que se tiene certeza en la azarosa vida de Manuel Marliani es que, al menos desde septiembre de 1842, su casa estuvo en el número 5 del square d’Orléans, y en el mismo edificio también se instaló George Sand con los suyos, en lo que autodefinían como falansterio de la plaza Orléans. Por esta casa pasarían, además de sus vecinos George Sand y Chopin, muchas personalidades políticas y artísticas, como el ministro progresista Juan Álvarez Mendizábal, el pianista Franz Liszt, la cantante Pauline García Viardot o el pintor Delacroix, quien frecuentaría regularmente el salón parisino del matrimonio Marliani en los años 4056.

  • 57 Marliani Casens, Un cambio de Monarquía la casa de Borbón y casa de Saboya, p. 21.

25El fin de la regencia de Espartero en 1843 le hizo salir de España, esta vez definitivamente, siendo uno de los acompañantes del duque de la Victoria a Inglaterra. Marliani afirmó en una de sus obras que este exilio y el que llevó a cabo cuando se restableció el absolutismo en 1823, fueron totalmente voluntarios, no teniendo compromiso personal alguno que le impidiera su regreso, permaneciendo alejado «por no presenciar las exequias de la libertad», cayendo en un ostracismo «voluntario y desinteresado». Tampoco quiso regresar en 1854, durante el bienio progresista, ya que, en sus palabras, los sucesos de España que habían devuelto el poder al partido progresista no le inspiraban confianza alguna57.

  • 58 Marliani reproduce en las páginas de la introducción del libro la correspondencia mantenida con el (...)
  • 59 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, Oberón, Francia, 30 de agosto de (...)

26En 1850 publicó, en el exilio, el estudio histórico Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada Española contra las aserciones injuriosas vertidas por Mr. Thiers en su Historia del Consulado y el Imperio. La obra, realizada fundamentalmente gracias a la información que pudo recoger en diversos archivos durante sus estancias en Londres, contó con el apoyo gubernamental del marqués de Molins58 y narraba todo el desarrollo de los hechos acaecidos en Trafalgar, los tratados que precedieron al combate y desmontaba los argumentos del historiador y ministro francés Adolphe Thiers (al que conoció personalmente durante su estancia en París59) que se había referido a la armada española en su obra Historia del Consulado y del Imperio. El Combate de Trafalgar es una de sus obras más conseguidas y de mayor repercusión posterior, pues en ella se basaron diferentes novelistas e historiadores, como Pérez Galdós para escribir su episodio nacional Trafalgar (así lo cuenta en sus Memorias de un desmemoriado) y Modesto Lafuente para su Historia General de España.

En Italia

  • 60 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a Manuel Beltrán de Lis, Madrid, 21 de mayo de 1851.

27En 1851, tras el éxito de su Combate de Trafalgar, Marliani solicitó al ministro de Estado español licencia y pasaporte para pasar a Francia e Italia e instalarse en Bolonia, en pleno corazón del Estado Pontificio, con el fin de que se restableciera su salud60. Tenía 56 años y en España los moderados llevaban más de un lustro en el poder, consolidándose como la élite política del reinado isabelino.

  • 61 Se trata del primer colegio mayor hispano, fundado por el ilustre cardenal conquense don Gil de Alb (...)
  • 62 Sobre este asunto trata el libro de Nieto Sánchez, 2010.

28Pero el triunfo de los progresistas en 1854 y el inicio del bienio cambió la situación de apacible retiro de Marliani: pese a haberse instalado en la península itálica, la relación con el nuevo gobierno de España debía ser óptima. Sólo así se entiende que la siguiente misión especial que el gobierno español le encargó tuviera su centro en la capital de la Emilia-Romagna. En Bolonia existía —y existe hoy— un colegio mayor para estudiantes españoles, el llamado colegio de San Clemente, cuyo rector, el canónigo Pablo de Irazoqui, había fallecido a principios de 185561. Ante la inesperada muerte del rector, el ministro de Estado español, el progresista Claudio Antón de Luzuriaga, nombró a Marliani representante del gobierno en el colegio y administrador de sus bienes, a través de una Real Orden de 15 de enero de 1855. Su cometido era sencillo: administrar las rentas, tener al corriente al gobierno de lo que ocurría en Bolonia y pensar cuál era la mejor forma para dar utilidad a aquel instituto62.

  • 63 En aquel momento ostentaba este cargo el arzobispo de Nápoles, Sisto Riario Sforza.
  • 64 Borrajo y Hererra y Giner de los Ríos, El Colegio de Bolonia, centón de noticias relativas á la fun (...)

29Pero la situación en Bolonia fue otra. Marliani no llegó a tomar posesión por una circunstancia que dio lugar a un conflicto diplomático entre la legación de España en Roma y el propio gobierno español. Cuando se presentó en el colegio para hacerse cargo de él, el único colegial residente, José María de Irazoqui, sobrino del difunto rector, se negó a entregárselo desobedeciendo la Real Orden del gobierno. El colegial rebelde sostuvo con razón desde el primer momento que Marliani no podía ser nombrado administrador ya que su designación no se ceñía a lo que los estatutos de la fundación estipulaban respecto al cargo, debiendo ser nombrado por el cardenal protector del colegio63, no por el gobierno español64.

  • 65 Archivo del Real Colegio de España en Bolonia, cart. Irazoqui, secc. XIX/2-XX b, Claudio Antón de L (...)
  • 66 AMAE, leg. H 4321, «Sobre el Estado del Colegio de San Clemente de los españoles en Bolonia», Roma, (...)
  • 67 AMAE, leg. P 161/8258, el marqués de Pidal a Manuel Marliani, Madrid, 10 de octubre de 1857.

30Ante lo acontecido, en mayo de 1855, el ministro Luzuriaga decidió poner fin a la situación del colegio de España en Bolonia y dio instrucciones claras al ministro plenipotenciario de España en Roma. Luzuriaga había dado cuenta a la reina de los despachos remitidos por la Legación en Roma sobre la administración de los bienes del colegio, y sobre ese asunto la soberana ordenaba que se entablase la oportuna reclamación ante la Santa Sede, a fin de que sus delegados auxiliaran a Marliani para que tomara posesión de los bienes cuya administración le había sido encomendada65. Pero no pudieron ponerse en práctica las órdenes de Luzuriaga. Poco tiempo después, las medidas tomadas por el gobierno progresista en relación con los bienes de la Iglesia produjeron una ruptura de las relaciones diplomáticas entre España y la Santa Sede y, como consecuencia, todo lo relativo al colegio de Bolonia quedó en suspenso al no haber representante diplomático español ante el Papa. La caída de los progresistas en 1856 y la llegada de los moderados al poder supuso una normalización en las relaciones entre ambos estados, y el gobierno español nombró nuevo embajador en Roma al hacendista Alejandro Mon, que inmediatamente comenzó a preocuparse por todo lo relativo al colegio de Bolonia. En mayo de 1857, el embajador Mon escribió al ministro de Estado poniendo en su conocimiento lo ocurrido desde la muerte del rector Pablo de Irazoqui y el nombramiento de Manuel Marliani, en su opinión contrario a los estatutos, «con un encargo y autoridad desconocidas que ruego a V. E. deje sin efecto66». Poco después, el gobierno de Madrid, siguiendo las indicaciones de Mon, revocó la Real Orden por la que le nombraba administrador del colegio de San Clemente y Marliani no pudo llevar a cabo la tarea gubernamental que se le había encargado dos años atrás67.

  • 68 Sforza, «Una missione a Londra di Emanuele Marliani nel 1860», pp. 104-109.
  • 69 Véase la ficha del senador Marliani, en la página web del Senato d’Italia (<http://notes9.senato.it (...)

31Apenas transcurrido un lustro de su llegada a tierras itálicas, y tras el revés sufrido con el colegio clementino, Marliani estaba plenamente integrado en la vida política de aquella península. En 1859 fue elegido diputado en la Asamblea Constituyente de la Emilia-Romagna, en la que sostuvo la propuesta de anexión al reino del Piamonte. Al tener buenas relaciones con la mayor parte de los hombres de Estado británicos, a principios de 1860, fue enviado dos veces a Londres con una misión oficiosa para favorecer la causa italiana que le había encomendado Luigi Carlo Farini, dictador de la Emilia68. Proclamado ya el nuevo reino de Italia en 1861, Marliani fue enviado de nuevo a Londres en la primavera de 1862 para negociar el tratado de comercio de Italia con Gran Bretaña. En aquellos años, Marliani contrajo matrimonio con su segunda esposa, Giulia Mathieu, cuarenta y dos años más joven que él. Viuda con una hija de un primer matrimonio, se trataba de una dama romano-saboyana, filantrópica y de formación francesa, hermana del general Mathieu69.

  • 70 Pascual Sastre, 2012, p. 26.
  • 71 Lleva por título L’unité nationale de l’Italie y fue publicado en 1860 en Turín.

32Simultáneamente, fue dos veces diputado al parlamento italiano por el colegio de Budrio (en las VII y VIII legislaturas) y el 30 de noviembre de 1862 fue nombrado por el rey Víctor Manuel II senador del reino de Italia, emitiendo su juramento el día 3 de enero de 1863. En las discusiones parlamentarias se valoró su opinión por su experiencia, no sólo en temas políticos, sino también en cuestiones económicas y administrativas. Su último discurso en el Senado versó sobre la ley de las garantías, en el que se declaró contrario a hacer grandes concesiones a la Iglesia que desarmaran el gobierno civil70. Tras la guerra de 1866 entre Italia y Austria, Marliani publicó el folleto ya citado, comparando la derrota naval de Trafalgar con la de Lissa, y unos años antes había dado a la imprenta otro folleto sobre la unidad italiana encaminado a que se reconociera la existencia de Italia como nación y el reconocimiento internacional de sus derechos71.

  • 72 Marliani Casens, Sulla urgenza di una legge di disammortizazzacione generale in aiuto delle finanze (...)
  • 73 Publicada en Turín en 1863.

33Sus principales desvelos como diputado, y más tarde como senador en Italia, fueron la venta de los bienes de manos muertas y la abolición de la pena de muerte. Respecto a la desamortización, consideraba que sólo cuando en Italia se llevara a cabo una actuación parecida a la que se había hecho en España triunfaría la razón y la aplicación de los buenos principios para la obtención de grandes ventajas sociales en favor de los más necesitados72. Esta idea y otras similares aparecen reflejadas en las dos obras de madurez, quizá las menos conocidas, tituladas Sulla urgenza di una legge di disammortizazzacione generale in aiuto delle finanze pensieri e studi y Sulla disammotizzazione dei beni delle manimorte in Spagna, publicada como carta al ministro de Finanzas Marco Minghetti73.

  • 74 Marliani Casens, Senato del Regno: discorso pronunciato del senatore Marliani, pp. 1-2.
  • 75 Ibid.

34La abolición de la pena de muerte fue la otra cuestión en la que Marliani intervino activamente en su etapa política italiana. Su argumento en contra de la pena capital era simple, lo resumía con una máxima latina: «errare humanun est» y, por tanto, «una pena irreparable supone un juicio infalible, y el hombre no lo es74». Con estas palabras dejaba clara su postura en la sesión del Senado en la que se votaba la abolición de la pena de muerte en el Reino de Italia. Aseguraba que pedir el voto para la abolición no quería decir que sintiera menos horror ante un delito de sangre: solicitaba la pena más severa para los grandes delincuentes, pero no el patíbulo. Desde su infancia había querido la abolición de esta pena, defendiendo la inviolabilidad de la vida humana, y ese día, en aquella votación, era el momento en que veía compensados tantos afanes, tantas peripecias políticas sufridas por su fe en la libertad de los hombres, cumpliendo un sueño de su larga carrera parlamentaria75.

  • 76 Marliani Casens, Un cambio de Monarquía la casa de Borbón y casa de Saboya, p. 24.

35En septiembre de 1868 estalló en España la revolución Gloriosa, siendo destronada la reina Isabel II. En aquellas circunstancias, la nueva España democrática se constituyó en monarquía a través de la constitución de 1869, pero era necesaria la búsqueda de un rey para ocupar el trono vacante. En otoño de aquel año de 1869, cuando se reabrió oficialmente la candidatura del duque de Génova para el trono español, Marliani retomó un viejo proyecto suyo esbozado en 1854 y publicó al fin, tanto en Madrid como en Florencia, su memoria para el cambio dinástico en España. Marliani vio claramente que era el momento de pasar de la teoría a la práctica luchando por la llegada de una dinastía de tradición liberal a España. La conclusión de esta memoria es contundente: en sus propias palabras «el único remedio a los males de España es un cambio de monarquía». En su reflexión, propone un cambio dinástico amparándose en la falta de popularidad de los Borbones y la instauración de una monarquía constitucional y nacional, no necesariamente democrático-parlamentaria. En su opinión, los Borbones habrían traído la ruina a España al hacer que perdiera su independencia y pasar a ser un apéndice de Francia: la pérdida de la identidad nacional provocada por los pactos de Familia, de Basilea y de San Ildefonso y el desastre de Trafalgar ilustraban 38 años de guerras padecidas bajo la monarquía borbónica. A estos hechos Marliani sumaba la degradación moral de Isabel II y las dudas sobre la paternidad del rey consorte respecto al heredero, el príncipe Alfonso. La reina Isabel II aparecía retratada con una personalidad degenerada, comparándola con Juana la Loca y con Carlos II y, con duras palabras, preguntaba al lector «¿qué nombre podríamos dar a la desgraciada joven que ocupó últimamente el trono de España? No lo pronunciaremos por decoro76».

  • 77 Pascual Sastre, 2001, p. 126.

36Marliani, a los 59 años, con una larga experiencia tras de sí, afirmaba en su escrito ser monárquico por raciocinio y no por entusiasmo y proponía, sin tapujos, un cambio revolucionario en la monarquía hispánica. El senador italiano, una vez analizada la impopularidad de la monarquía española, buscaba una legitimación para sentar en el trono de España a los Saboya en las disposiciones del tratado de Utrecht, concretamente en el artículo once: la Casa de Saboya, al ser heredera de la infanta Catalina Micaela, hija de Felipe II, estaba legitimada jurídicamente para ocupar el trono. En la obra, escrita en 1854 pero publicada ahora, proponía su propio candidato, Fernando, duque de Génova y hermano del rey Víctor Manuel, fallecido sólo una año más tarde. Él mismo se había encargado de dar publicidad a su proyecto en 1854, presentándoselo a Lord Clarendon, que respondió que no podía apoyarlo oficialmente y le recomendó que lo diera a conocer a sus amistades y conocidos77.

  • 78 Balaguer, Memorias de un constituyente, p. 170.
  • 79 Sobre el cambio de dinastía propuesto por Marliani, véase el estudio de Pascual Sastre, 2013, pp. 2 (...)

37Al final del año 70, el príncipe Amadeo de Saboya (segundo hijo varón del primer rey de Italia) fue presentado como candidato y elegido rey por las Cortes Españolas. En agradecimiento por cuanto había contribuido a este proyecto, Marliani fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y dos semanas más tarde, en diciembre de 1870, en la sede del Senado italiano en Florencia, recibió y agasajó a la comisión de diputados de las Cortes Españolas (entre ellos a Manuel Ruiz Zorrilla, Juan Valera o Víctor Balaguer78) que acudían a la ciudad del Arno a ofrecer su corona al príncipe Amadeo de Saboya79.

  • 80 Estas fechas son las que aparecen indicadas en la introducción y la conclusión de la obra.
  • 81 Marliani Casens, La regencia de D. Baldomero Espartero conde de Luchana, p. 6.

38En 1870, logró que por fin se publicara en España su última gran —y quizá mejor— obra: La regencia de D. Baldomero Espartero y sucesos que la prepararon en la que rendía homenaje al político al que siempre había defendido. En su obra, escrita en Londres entre el 3 de enero y el 24 de noviembre de 184880, quería demostrar que «el mejor de los Gobiernos que había regido la Monarquía» era el del duque de la Victoria, habiendo sido desplazado por «uno de los peores que había tenido España». Su propósito era vindicar la regencia del general y el partido progresista, y advertía que de ninguna manera pretendía acusar ciega e incoherentemente al bando que había combatido, simplemente presentaba los hechos desde el punto de vista de su conciencia «con el honrado afán de ser justo y hallar la verdad»81.

  • 82 Id., «La Spagna nel 1843 e nel 1872», pp. 830-844.
  • 83 Así lo afirma La Ilustración española y americana en la necrológica que le dedica (año XVII, número (...)

39Marliani vivió la edificación de una monarquía constitucional en España, personificada en un Saboya, en tierras italianas y con 75 años. La última publicación de este gaditano fue un artículo a raíz de las elecciones legislativas españolas de abril de 1872, en el que alababa al rey Amadeo como modelo de monarca constitucional pero creaba una comparación con cuanto había sucedido en España en 1843, es decir, la fractura en el partido liberal y las coaliciones de los partidos más incompatibles para derrocar lo establecido, con lo que pronosticaba que iba a desaparecer la libertad82. El 5 de enero de 1873, semanas antes de que Amadeo presentara su renuncia al trono de España, Manuel Marliani Casens falleció en la ciudad de Florencia. Allí fue enterrado83.

  • 84 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 35.

40«He servido a mi patria fielmente; emigrado he vindicado con mi pluma las imputaciones apasionadas o calumniosas de sus enemigos. Funcionario público he defendido sus intereses; simple particular he promovido su prosperidad de un modo útil y duradero84». Estas palabras, escritas por el propio Manuel Marliani en una de sus obras, pueden servir de colofón para este artículo en el que se ha pretendido desenmarañar la compleja trayectoria vital de Manuel Marliani, un progresista poco conocido, un personaje polifacético que alcanzó cargos de cierta relevancia tanto en España como en Italia única exclusivamente por sus propios méritos. No pertenecía a ninguna familia arraigada en la política, no era miembro de la nobleza titulada, carecía de fortuna familiar o personal, pero consiguió a lo largo de su dilatada vida llegar a todos los estamentos. Amigo de políticos y próceres, contó con la amistad de Espartero y de muchos otros progresistas, senadores, diputados y hombres del partido. Emparentó con la aristocracia gracias a su esposa, la condesa Charlotte de Folleville y fue asiduo de los salones culturales de la intelectualidad sobre todo en su época parisina.

41Conoció el exilio y, estando fuera de España, el gobierno español le encargó diversas misiones, muestra clara de la confianza ministerial. De todas ellas la más importante fue la llevada a cabo junto al veterano político Francisco Cea Bermúdez que fracasó y, que de haber triunfado, hubiera cambiado, sin lugar a dudas, la historia de los enfrentamientos entre carlistas e isabelinos.

42Hombre de ideas, ya viviendo en la península italiana publicó una obra de singular importancia por sus reflexiones sobre el cambio de la monarquía en España: casi veinte años antes de que sucediera, Marliani propuso un cambio en la monarquía española, un cambio dinástico alejando del trono a los Borbones para establecer una verdadera monarquía constitucional. Marliani fue, pues, uno de los valedores del duque de Aosta y pudo cumplir su sueño de ver a un Saboya en el trono de los Borbones, a quienes consideraba causa de los males que habían azotado a España. También fue premonitoria su defensa de la vida frente a la pena de muerte, siendo ya senador en Italia, o su visión de la desamortización de los bienes del clero.

43Por último, no se puede olvidar que la obra de Marliani es un testimonio de primera mano para comprender el siglo xix español. Su vida abarca casi un siglo y sus libros son referencia histórica para conocer los acontecimientos de una época, interpretados a la luz de su pensamiento político: el pensamiento progresista.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

Balaguer, Víctor, Memorias de un constituyente. Estudios históricos y políticos, Madrid, 1872.

Bécker, Jerónimo, Historia de la relaciones exteriores de España durante el siglo xix, Madrid, t. I, 1924.

Borrajo y Hererra, Pedro, Giner de los Ríos y Rosas, Hermenegildo, El Colegio de Bolonia, centón de noticias relativas á la fundación hispana de San Clemente, Madrid, 1889.

Burgos, Javier de, Anales del reinado de Doña Isabel II, Madrid, t. VI, 1851.

Cea Bermúdez y Buzo, Francisco, La verdad sobre la cuestión de la sucesión a la corona de España, Barcelona, 1839.

Constitución política de la monarquía española promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812, Cádiz, 1812.

Delacroix, Eugène, Journal (1823-1850) [1893], t. I, París, 2009.

Engels, Federico, Marx, Carlos, La Revolución en España, Moscú, 1978.

Fernández, Agustín Severiano, Viage a Cádiz de un miliciano nacional de Madrid, Madrid, 1835.

Guía de Forasteros de Madrid, Madrid, 1841.

Lettres de Chopin et de Georges Sand, 1836-1839, ed. de Bronislas Edouard Sydow, Denise Colf-Chainaye, Suzanne Chainaye, Palma de Mallorca, 1975.

Marliani Casens, Manuel, Aclaraciones sobre la mision á las Cortes de Berlin y Viena en principios de este año, y sus ulteriores incidencias (Sesiones de Cortes del 26, 27 y 28 de Octubre), Madrid, 1839.

— Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada Española contra las aserciones injuriosas vertidas por Mr. Thiers en su Historia del Consulado y del Imperio, Madrid, 1850.

De la influencia del Sistema Prohibitivo en la agricultura, industria, comercio y rentas públicas, Madrid, 1842.

— El reinado de Fernando VII [1ª ed. Barcelona, 1840, con el título original de Historia Política de la España Moderna], Madrid, 1986.

La regencia de D. Baldomero Espartero conde de Luchana, duque de la Victoria y de Morella y sucesos que la prepararon, Madrid, 1870.

— «La Spagna nel 1843 e nel 1872», Nuova Antologia (Firenze), 19 (4), 1872.

L’unité nationale de l’Italie, Turín, 1860.

Senato del Regno: Discorso pronunciato del senatore Marliani in ocasione della discussione del progetto di legge per l’abolizione della pena di morte, Turín, 1865.

Sulla urgenza di una legge di disammortizazzacione generale in aiuto delle finanze pensieri e studi, Pisa, 1866.

Trafalgar (21 ottobre 1805) e Lissa (20 luglio 1866), Florencia, 1867.

Un cambio de Monarquía la casa de Borbón y casa de Saboya, Madrid, 1869.

Réponse au mémoire présenté a la cour de Berlin par M. Zéa Bermudez. Éclaircissemens sur la succession a la couronne d’Espagne, París, 1839.

Respuesta a la memoria presentada a la Corte de Berlín por el Señor Zea Bermúdez, Bayona, 1843.

Sforza, Giovanni (1908), «Una missione a Londra di Emanuele Marliani nel 1860», Il Risorgimento italiano. Rivista storica, 1, pp. 104-109.

Bibliografía

Butrón Prida, Gonzalo (1998), La intervención francesa y la crisis del absolutismo en Cádiz 1823-1828, Huelva.

— (2006), Nuestra Sagrada Causa: el modelo gaditano en la revolución piamontesa de 1821, Cádiz.

— (2012), «La inspiración española de la revolución piamontesa de 1821», Historia Constitucional, 13, pp. 73-97.

Cárdenas Piera, Emilio (1996), Propuestas, solicitudes y decretos de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III, Madrid, t. IV.

Catalano, Jorge F. (1985), Chopin: el esplendor del Romanticismo, La Paz, t. III.

Giuseppe, Francesca di (2008), s. v. «Marliani, Emanuele», en Dizionario Biografico degli Italiani, Roma, t. LXX, pp. 602-605.

Nieto Sánchez, Carlos (2009), «Manuel Marliani: un progresista desconocido», Trienio. Ilustración y Liberalismo. Revista de Historia, 54, pp. 23-42.

— (2010), La crisis de la fundación albornociana: entre el Bienio Progresista y la unificación de Italia, Madrid.

— (2012), «La misión de Cea Bermúdez en Berlín y Viena: hacia el reconocimiento de Isabel II», Boletín de la Real Academia de la Historia, 209 (3), pp. 414-437.

Ochoa Brun, Miguel Ángel (2002), Historia de la diplomacia española, Apéndice I: Repertorio diplomático. Listas cronológicas de representantes. Desde la Alta Edad Media hasta el año 2000, Madrid.

Pascual Sastre, Isabel María (2001), La Italia del Risorgimento y la España del Sexenio democrático, Madrid.

— (2009), s. v. «Marliani Cassens, Manuel», en Diccionario Biográfico Español, Madrid, t. XXXII, pp. 626-628.

— (2012), «El exilio voluntario como una manifestación de la fraternidad política: Manuel Marliani y su lucha por la monarquía liberal», Trienio: Ilustración y liberalismo, 60, pp. 5-39.

— (2013), «Por una monarquía liberal, Borbón o Saboya. Manuel Marliani: acción política y escritura histórica», en Encarna García Monerris, Mónica Moreno Seco y Juan Ignacio Marcuello Benedicto (eds.), Culturas políticas monárquicas en la España liberal. Discursos, representaciones y prácticas (1808-1902), Valencia, pp. 283-315.

Pérez Martín, Antonio (1978), Proles Aegidiana, Zaragoza, t. III.

Spini, Giorgio (1950), Mito e realtà della Spagna nelle rivoluzioni italiane del 1820-1821, Nápoles.

Vauchelle, Aline (2014), «Apuntes a la nación española…, un virulento ataque al Estatuto Real, publicado en Francia por Manuel Marliani (1834)», Trienio, 63, pp. 31-41.

VV.AA., Verdera y Tuells, Evelio (dir.) [1972-1978], El cardenal Albornoz y el colegio de España, Zaragoza.

Vilches, Jorge (2001), Progreso y libertad: el partido progresista en la revolución liberal española, Madrid.

Haut de page

Notes

1 A quien manifiesto mi agradecimiento por su ayuda y su disposición a la hora de revisar mis trabajos sobre Marliani, y la disponibilidad que me ofrece con todos los materiales que posee sobre el personaje.

2 Marliani fue rescatado gracias a la reedición que la editorial SARPE hizo en 1986 de su Historia política de la España moderna. El libro, que vio la luz con un título diferente, El reinado de Fernando VII, es la única de obra del autor que se ha publicado en una edición actualizada. Las importantes voces de los diccionarios biográficos italiano y español han sido realizadas por Francesca di Giuseppe e Isabel María Pascual Sastre respectivamente (Giuseppe, 2008 y Pascual Sastre, 2009). El primer artículo que dio a conocer datos sobre el personaje apareció en la revista Trienio en 2009 con el título «Manuel Marliani: un progresista desconocido» (Nieto Sánchez, 2009).

3 Archivo del Senado de España (ASE), leg. HIS-0268-06, doc. nº 2, expediente personal de Manuel Marliani Casens.

4 Archivo de la parroquia auxiliar de San Antonio, Cádiz, partida de bautismo de Manuel José María Francisco de Paula Anacleto Marliani, libro iii, nº 46.

5 El testamento de Giuseppe Marliani dice que era hijo de Pedro Federico Agustín Marliani y de María Magdalena Ferrari. En 1784, había contraído matrimonio con Paula Casens. Archivo Histórico Provincial de Cádiz, Archivos notariales, ca. 1701.

6 Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores (AMAE), leg. P-1154/8036, «Solicitud de Manuel Marliani a la Primera Secretaría de Estado pidiendo el reconocimiento de la nacionalidad española», Madrid, 24 de julio de 1821.

7 Archivo Histórico Nacional (AHN), Estado, leg. 5307, exp. 106, «Informe de noticias del criado de Bardají», Huete, Cuenca, 6 de agosto de 1830.

8 La profesora Pascual Sastre ha barajado la hipótesis, con la base del estudio crítico de sus obras, de que autores como Benjamin Constant o Cesare Balbo pudieron influir notablemente en su formación. En Pascual Sastre, 2013, p. 286.

9 Marliani Casens, Trafalgar (21 ottobre 1805) e Lissa (20 luglio 1866), p. 36. Nada dice Marliani sobre el lugar de la muerte de Gravina en la extensa biografía que le dedica en su obra Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada Española contra las aserciones injuriosas vertidas por Mr. Thiers en su Historia del Consulado y del Imperio, p. 471.

10 Archivio di Stato di Milano, Archivio postale lombardo, cart. 229, nº 9845 y cart. 230, nº 446.

11 AMAE, leg. P-1154/8036, «Solicitud de Manuel Marliani a la Primera Secretaría de Estado pidiendo el reconocimiento de la nacionalidad española», Madrid, 24 de julio de 1821.

12 Se trata de una de las hijas de los reyes Carlos IV y María Luisa, que se casó con su primo y príncipe heredero del ducado de Parma.

13 El contexto de efervescencia revolucionaria inaugurado en 1820 permitió que la revolución española irrumpiera tanto en el debate como en el imaginario político europeo. Con apoyos sociales de relevancia, conexiones estratégicas con la clase política y el ejército, con la ayuda de Bardají y la embajada española y la connivencia de otras representaciones políticas, el desafío de los liberales piamonteses al absolutismo pasó a la acción durante los primeros meses de 1821, aplicando el modelo revolucionario español que fue seguido como si de un guión se tratara. Así, se prepararon los pronunciamientos militares, se dispuso la inmediata proclamación de la constitución española de 1812 y se establecieron poderes revolucionarios en forma de juntas, para, una vez derrotada la monarquía absoluta, centralizar el poder en Turín y aprobar las primeras disposiciones encaminadas a desplegar el patrón político gaditano. Pero la revolución fracasó rápidamente gracias a la intervención de la Santa Alianza y los planes demócratas fueron desbaratados. Sobre la influencia de España en esta revolución y las ideas de Bardají al respecto, véase Butrón Prida, 2006 y 2012, pp. 73-97. Menos actual, pero no por ello superado, es el libro de Giorgio Spini, Mito e realtà della Spagna nella rivoluzioni italiane del 1820-1821 (Spini, 1950).

14 AMAE, Tratados SS 0039, exp. 17, Eusebio de Bardají y Azara a José García de León y Pizarro, Bolonia, 13 de febrero de 1818. Sobre la estancia de Bardají en el colegio clementino, véase Pérez Martín, t. III, 1978, pp. 1756-1759.

15 AMAE, leg. P-1154/8036, «Servicios y méritos extraordinarios que figuran en el juramento de fidelidad a la Reina y de observancia a la constitución», 1836.

16 En efecto, el artículo 24 de la constitución de 1812 decía que se perdía la nacionalidad española «Por admitir empleo de otro Gobierno» y «Por haber residido cinco años fuera del territorio español, sin comisión o licencia del gobierno». En Constitución política de la monarquía española, 1812, p. 10.

17 Manuel Marliani a Eusebio de Bardají y Azara, AMAE, leg. P-1154/8036, Madrid, 24 de julio de 1821.

18 Archivio di Stato di Milano, Processi politici (1821-22), cart. 33 (pezzi 304, 309, 321, 327, 334, 339, 341 y 373), cart. 34 [pezzi 351, 354-355, 359, 416 (1-2)], cart. 35 [pezzi 466 (1-8)]. Y Gazzetta di Milano 74 (14 marzo 1824), p. 296. Véase Pascual Sastre, 2012, p. 17.

19 AMAE, leg. P-1154/8036, Solicitud de Manuel Marliani a la Primera Secretaría de Estado pidiendo el reconocimiento de la nacionalidad española, Madrid, 24 de julio de 1821. Véanse también Fernández, Viage a Cádiz de un miliciano nacional de Madrid, p. 74 y Butrón Prida, 1998, p. 314.

20 Ibid.

21 AHN, Estado, leg. 5307, exp. 106, Eusebio de Bardají y Azara a Manuel González Salmón, Huete, Cuenca, 6 de agosto de 1830.

22 Hija de Louis-Jean-André y de Caroline-Pétronille Aupoix de Mervilly. Previamente a su matrimonio con Marliani, estuvo casada con el barón de Laporte, entre 1827 y 1829. Ya viuda, casó con Manuel Marliani el 14 de octubre de 1830. Su unión duró hasta 1847. Charlotte falleció en París en 1850. Pascual Sastre, 2012, p. 18.

23 Ibid, p. 19.

24 Este opúsculo se publicó de forma clandestina en la imprenta marsellesa de Mille et Senés. Se sabe de su autoría porque el propio Marliani habla de él y resume su contenido en el listado de sus obras que acompaña al juramento de la constitución que realizó al aceptar el nombramiento de cónsul general en París, ya citado. Una posterior confirmación se encuentra en una noticia publicada en la prensa madrileña, que dice así: «Hemos recibido de París un opúsculo de D. Manuel Marliani, que acaba de publicar en aquella capital bajo el título de Éclaircissements sur ma mission […] El mismo escritor publicó en Marsella (1834) unos Apuntes á la nación española sobre el Estatuto real». El Constitucional, 182, de 21 de diciembre de 1839, p. 3. Nada se sabe sobre la financiación de Marliani para poder publicar este opúsculo ni la obra anteriormente citada, pero es bastante lógico pensar que pudo contar con alguna ayuda externa o mecenazgo, especialmente en estos momentos.

25 Vilches, 2001, p. 29.

26 Sobre este libelo, véase el artículo de Vauchelle, 2014, pp. 31-41.

27 AMAE, leg. P-1154/8036, José María de Calatrava a Manuel Marliani, Madrid, 26 de agosto de 1836.

28 Fue embajador durante los años 1834 y 35. Había sucedido al conde Ofalia, que no llegó a tomar posesión. En Ochoa Brun, 2002, p. 185.

29 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, Oberón, 30 de Agosto de 1836. Este asunto concreto y lo relativo a las relaciones diplomáticas entre España y Francia en aquel año puede seguirse con detenimiento en Bécker, Historia de las relaciones exteriores de España durante el siglo xix, t. I, pp. 713-728.

30 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, París, 3 de septiembre de 1836.

31  AMAE, leg. P-1154/8036, José María de Calatrava a Manuel Marliani, Madrid, 12 de septiembre de 1836.

32 AMAE, leg. P-1154/8036, Joaquín de Campuzano a Manuel María de Aguilar, París, 13 de febrero de 1837.

33 AMAE, leg. P-1154/8036, Joaquín de Campuzano a Juan Álvarez Mendizábal, París, 25 de febrero de 1837.

34 AHN, Carlos III, exp. 7441, nº B15-16, «Expediente de concesión de la Orden de Carlos III a favor de Manuel Marliani». La concesión de la cruz también en Cárdenas Piera, 1996, t. IV, p. 100.

35 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani al duque de Frías, París, 13 de octubre de 1838.

36 Ibid.

37 AMAE, minuta fechada en Madrid el 26 de Agosto de 1836 y carta autógrafa de Manuel Marliani a José María de Calatrava, París, 3 de septiembre de 1836, ambas en leg. P-154/08036.

38 Sydow, Colfs-Chainaye y Chainaye, 1975, p. 44.

39 Catalano, 1985, t. III, p. 1413.

40 Sobre este asunto concreto, véase el estudio de Nieto Sánchez, 2012, pp. 415-437.

41 Existe una versión para explicar la presencia de Marliani en esta misión, señalada por Javier de Burgos en Burgos, Anales del reinado de doña Isabel II. Burgos afirma en su obra póstuma, sin revelar su fuente, que la idea de la misión especial surgió del propio Marliani que «formuló el proyecto [del matrimonio con el archiduque Federico Fernando] con arreglo al cual, para dar al gabinete de Viena garantías de orden en la Península, se debía ofrecer al archiduque Carlos la corregencia del reino, si la reina Cristina gustaba desempeñarla en unión con él, y la regencia absoluta si esta princesa decidía retirarse de los negocios» (Ibid., t. VI, pp. 145-146). Las afirmaciones de Burgos no aparecen en los despachos ni en las cartas entre Frías-Marliani en el legajo que las contiene en el archivo del ministerio de Asuntos Exteriores.

42 Marliani Casens, Aclaraciones sobre la mision á las Cortes de Berlin y Viena, p. 21.

43 Ibid., p. 29.

44 La verdad… fue impresa dos veces en lengua francesa: una en Londres con algunos errores, unos de omisión y otros de redacción y algunos fallos tipográficos, y una segunda edición corregida en París, en mayo de 1839. La traducción al castellano fue llevada a cabo por Juan Cortada y editada en Barcelona en la imprenta de Brusi ese mismo año. En 1839 fue publicado en París un opúsculo en contra de los argumentos de la memoria titulado Réponse au mémoire présenté a la cour de Berlin par M. Zéa Bermudez. Éclaircissemens sur la succession à la couronne d’Espagne, traducida al castellano en 1843 bajo el título Respuesta a la memoria presentada a la Corte de Berlín por el Señor Zea Bermúdez.

45 Cea Bermúdez, La verdad sobre la cuestión de la sucesión a la corona de España, p. 26.

46 AMAE, leg. H 2838, Francisco Cea Bermúdez al duque de Frías, Karlsruhe, Alemania, 22 enero de 1839.

47 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 25.

48 AMAE, leg. H 2838, Manuel Marliani al duque de Frías, París, 13 de abril de 1839.

49 Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, 26 de octubre de 1839.

50 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 25. Las Aclaraciones fueron publicadas en 1839 en dos ediciones diferentes: una en Madrid en la Imprenta de la Compañía Tipográfica y otra en París en la librería Rousseau.

51 El título original de la obra es De la influencia del Sistema Prohibitivo en la agricultura, industria, comercio y rentas públicas, publicada en 1842 en Madrid.

52 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a Antonio González y González, París, 4 de octubre de 1841. Sí figura en cambio como cónsul, y se entiende que en posesión efectiva de su cargo, en la Guía de Forasteros de Madrid de 1841.

53 Engels y Marx, La Revolución en España, p. 84.

54 Ibid., p. 96.

55 ASE, leg. HIS-0268-06, docs. nos 3-8, expediente personal de Manuel Marliani Casens.

56 Delacroix, Journal (1823-1850), p. 689.

57 Marliani Casens, Un cambio de Monarquía la casa de Borbón y casa de Saboya, p. 21.

58 Marliani reproduce en las páginas de la introducción del libro la correspondencia mantenida con el marqués de Molins, ministro de Marina. Molins se puso en contacto con Marliani en marzo de 1850 y le solicitó que uniera y diera forma a todos los artículos sobre Trafalgar que había publicado en el diario La Nación para ser publicados en un solo tomo a expensas de los presupuestos de su ministerio. Marliani Casens, Combate de Trafalgar, p. xx.

59 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a José María de Calatrava, Oberón, Francia, 30 de agosto de 1836.

60 AMAE, leg. P-1154/8036, Manuel Marliani a Manuel Beltrán de Lis, Madrid, 21 de mayo de 1851.

61 Se trata del primer colegio mayor hispano, fundado por el ilustre cardenal conquense don Gil de Albornoz en 1364. Para conocer la historia del colegio, véase la obra en seis tomos dirigida por el profesor Verdera, 1972-1978.

62 Sobre este asunto trata el libro de Nieto Sánchez, 2010.

63 En aquel momento ostentaba este cargo el arzobispo de Nápoles, Sisto Riario Sforza.

64 Borrajo y Hererra y Giner de los Ríos, El Colegio de Bolonia, centón de noticias relativas á la fundación hispana de San Clemente, pp. 86-87.

65 Archivo del Real Colegio de España en Bolonia, cart. Irazoqui, secc. XIX/2-XX b, Claudio Antón de Luzuriaga a Joaquín Francisco Pacheco, Aranjuez, Madrid, 21 de mayo de 1855.

66 AMAE, leg. H 4321, «Sobre el Estado del Colegio de San Clemente de los españoles en Bolonia», Roma, 5 de mayo de 1857.

67 AMAE, leg. P 161/8258, el marqués de Pidal a Manuel Marliani, Madrid, 10 de octubre de 1857.

68 Sforza, «Una missione a Londra di Emanuele Marliani nel 1860», pp. 104-109.

69 Véase la ficha del senador Marliani, en la página web del Senato d’Italia (<http://notes9.senato.it/Web/senregno.NSF/2a9c00aad2bca710c125711400599e36/4d19f39c2a12b71e4125646f005d261c?OpenDocument>).

70 Pascual Sastre, 2012, p. 26.

71 Lleva por título L’unité nationale de l’Italie y fue publicado en 1860 en Turín.

72 Marliani Casens, Sulla urgenza di una legge di disammortizazzacione generale in aiuto delle finanze pensieri e studi, p. 76.

73 Publicada en Turín en 1863.

74 Marliani Casens, Senato del Regno: discorso pronunciato del senatore Marliani, pp. 1-2.

75 Ibid.

76 Marliani Casens, Un cambio de Monarquía la casa de Borbón y casa de Saboya, p. 24.

77 Pascual Sastre, 2001, p. 126.

78 Balaguer, Memorias de un constituyente, p. 170.

79 Sobre el cambio de dinastía propuesto por Marliani, véase el estudio de Pascual Sastre, 2013, pp. 282-315.

80 Estas fechas son las que aparecen indicadas en la introducción y la conclusión de la obra.

81 Marliani Casens, La regencia de D. Baldomero Espartero conde de Luchana, p. 6.

82 Id., «La Spagna nel 1843 e nel 1872», pp. 830-844.

83 Así lo afirma La Ilustración española y americana en la necrológica que le dedica (año XVII, número 2, 15 de enero de 1874, p. 27).

84 Marliani Casens, Aclaraciones…, p. 35.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carlos Nieto Sánchez, « Hacia una biografía política »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 46-1 | 2016, 197-217.

Référence électronique

Carlos Nieto Sánchez, « Hacia una biografía política », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 46-1 | 2016, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 16 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/6951

Haut de page

Auteur

Carlos Nieto Sánchez

Doctor en Historia Contemporánea, profesor de IES Abroad Madrid e ISDE Grado

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals