Navegación – Mapa del sitio
Miscellanées

Los suscriptores de La Casandra (1792)

Una aproximación al público lector de novelas en la España de finales del siglo xviii
Les souscripteurs à La Casandra (1792). Ébauche d’un public lecteur de romans dans l’Espagne de la fin du xviiie siècle
The subscribers to La Casandra (1792). A look at the novel-reading public in late 18th-century Spain
María Jesús García Garrosa
p. 219-238

Resúmenes

El artículo supone una aproximación innovadora a la configuración del público de la novela en España a finales del siglo xviii a través de las listas de suscripción. Se toma como base del estudio La Casandra (1792), cuyo listado de 768 abonados se ha analizado para obtener un perfil del público que tiene en cuenta su sexo, categoría social, actividad profesional e intereses culturales. Además de este objetivo sociológico, el trabajo se sitúa en el contexto editorial y literario español del final del siglo para poner en relación el sistema de venta por suscripción con la construcción de una base de lectores de novelas en un mercado editorial en auge. En este proceso, el éxito de La Casandra fue decisivo pues, al tiempo que satisfacía la demanda de lectura novelesca, animó a los editores a aumentar la oferta de obras del género. Como concluye el trabajo, esta obra está en el origen del auge de la venta por suscripción de novelas en España y del aumento de su público lector.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Véase Álvarez Barrientos, 1991, p. 221.
  • 2   «Nos inundan por todas partes con novelas […]; y si lo reflexionamos todo, no podremos dudar que (...)
  • 3 Lopez, 1998, pp. 509-510.

1En la España del siglo xviii la novela alcanza un espectacular desarrollo a partir de los años ochenta, y especialmente en la década de los noventa1. El auge tan tardío y sobre todo la concentración de la mayor parte de la producción novelesca en un periodo tan reducido parecen apuntar a causas más comerciales que puramente literarias para explicar una «invasión» de textos que ya los contemporáneos achacaron al aumento de la demanda y a la consiguiente respuesta de la oferta editorial2. Al finalizar el siglo xviii «la ficción novelesca es un gran negocio», como explica François Lopez: «Tan espectacular aumento de la oferta corresponde indudablemente a una fuerte demanda. Hay más lecturas —hay más lectura—, luego debe de haber más lectores. Y para conquistar o satisfacer un mercado que sociológicamente parece renovado se echa mano de técnicas de venta que en España son todavía recientes. Me refiero a la suscripción3». El extraordinario éxito de la novela en España a finales del siglo xviii no hubiera sido posible pues sin el apoyo de los lectores, sin su entusiasmo por un género que había triunfado ya en Europa con nuevas fórmulas narrativas y que ahora los avispados editores ponían entre sus manos con una oferta abundante, variada, y en principio más accesible gracias a la venta por suscripción.

  • 4 Véase el documentado estudio de conjunto de Arias de Saavedra, 2009.
  • 5 Glendinning se limita a cuantificar a los suscriptores agrupándolos en estas categorías: Titulado (...)
  • 6 Larriba, 2013. Un estudio puntual sobre la lista de suscriptores a una colección de obras teatrale (...)

2¿Quiénes eran esos lectores, esos compradores de novelas captados por las nuevas técnicas de venta y por las estrategias publicitarias que la expansión de la prensa periódica favorecía? Los estudios sobre bibliotecas particulares han sido uno de los medios de aproximación a los intereses lectores del público del periodo que tratamos4, pero no hay estudios que hayan planteado de manera específica el acercamiento a la composición de ese público de la novela en la España del setecientos a través de las listas de suscriptores publicadas en los volúmenes de las propias novelas. Percibió su importancia Nigel Glendinning, quien utilizó esta fuente en un «Apéndice» de su tomo dedicado al siglo xviii de una Historia de la literatura española, en el que ofrece las estadísticas, entre otras obras, de los suscriptores a dos novelas, Clara Harlowe y Amelia Booth5. No se ha avanzado más en este terreno, aunque estudios tan rigurosos e innovadores como el de Elisabel Larriba sobre el público de la prensa en la España finisecular muestran las posibilidades del trabajo con este material6.

3Puesto que una buena parte de la ficción novelesca de la década final del siglo se vendió por suscripción, analizar las listas que contienen los nombres y otros datos sobre los abonados a los diferentes títulos puede ser muy revelador de los intereses lectores generales, y puede ayudarnos a trazar un perfil sociológico del público del género, a la vez que mostrarnos si éste difería del de otros géneros. Ese ha sido el centro de atención de este trabajo, que quiere explotar la riqueza de información de esta fuente hasta ahora desatendida.

4No siempre se incluyó el listado de los compradores en los volúmenes de las obras, pero las listas de suscriptores a novelas de que disponemos arrojan unas cifras muy grandes de datos cuyo análisis excede los límites de un solo artículo. Las páginas que siguen ofrecen una primera investigación centrada en una novela, La Casandra, cuyos resultados y metodología puedan extenderse a futuros estudios con un corpus más amplio. A través de ese caso concreto, el trabajo pretende estudiar no sólo la configuración social del público de la novela española finisecular, sino la incidencia del propio sistema de venta en esa configuración y en la constitución de una base de lectores de ficciones novelescas en un mercado editorial en auge. Para ello, el primer paso es mostrar el funcionamiento del sistema de suscripción a través de los anuncios publicados en la prensa para pasar después al estudio de la información que nos proporciona la lista de suscriptores a esta novela.

La venta por suscripción de La Casandra

  • 7 [La Calprenède], La Casandra, traducida del francés por Don Manuel Bellosartes.
  • 8 La novela inglesa fue traducida al español en 1808 por Bernardo Mª de Calzada con el título de El (...)

5La Casandra, editada en Madrid por Benito Cano, salió en diez volúmenes entre diciembre de 1792 y abril de 17937. Era la traducción realizada por Manuel Bellosartes de Cassandre (1642-1650), de La Calprenède, una novela heroica ambientada en el mundo antiguo que, al hilo del relato de las hazañas de Alejandro Magno, ofrecía información histórica sobre su época. Ésta y otras novelas del género, como las de su coetánea Madame de Scudéry, entusiasmaron a los lectores del siglo xvii, pero su estilo prolijo y el mundo galante y précieux que reflejaban no interesaban tanto a los del xviii. Prueba de ello es la parodia que realizó en 1752 Charlotte Lennox de ese modelo narrativo en The Female Quixote con la historia de la joven Arabella, empeñada en emular a las heroínas de esas novelas francesas que le trastornaron el juicio8.

  • 9 Genealogía de Gil Blas de Santillana, también de 1792, tiene dos volúmenes, y Las veladas de la Qu (...)

6Aunque parodiados, los efectos de la lectura de estas «disparatadas novelas» entre el público femenino son indicativos de su éxito, al menos en ese sector de la población. La Casandra es la única de este género que pudieron leer los españoles, aunque con notable retraso, pues las traducciones de otras novelas de La Calprenède, Cleopatra y Faramundo, emprendidas poco después, no obtuvieron la licencia de impresión. Es una de las causas de la importancia cultural de esta obra, pero hay más razones para haberla elegido como fuente para nuestro estudio, en especial las que afectan a su aspecto comercial. Su publicación en 1792 marca un hito en la historia editorial de la novela en España en el xviii: es la primera gran novela que se comercializa por suscripción, nada menos que diez volúmenes, y su excelente acogida sin duda animó a los editores a aumentar la oferta narrativa publicando por ese sistema otras novelas extensas o colecciones de novelas cortas9. El cuidado «Prospecto» de suscripción y el aparato publicitario desplegado para su venta (antecedente de lo que sucederá dos años después con las novelas de Samuel Richardson) y, sobre todo, una amplia lista de suscriptores, muy rica en datos en relación con otras novelas de la década, han sido, finalmente, otras razones para adentrarnos en el estudio del público lector de novelas en el siglo xviii en España por esta obra.

  • 10 Véase Wallis, 1974.
  • 11 Sarmiento, «Reflexiones literarias para una biblioteca real y para otras bibliotecas públicas», 17 (...)
  • 12 Véase Lopez, 1981, p. 147. La obra salió en 14 tomos en 1752.

7La venta por suscripción comenzó a practicarse desde finales del siglo xvii en Inglaterra10, y a España llegó a mediados del xviii. Elogiada en 1743 por el padre Sarmiento como «una de las mejores invenciones para el aumento de la literatura en Europa11», es Diego de Torres Villarroel el primero en adoptar esta fórmula al anunciar en 1751 la edición de sus obras en doce tomos12. Muchas obras de envergadura o de carácter continuo se comercializaron desde entonces por este sistema, que permitía al editor financiar los gastos de impresión de los sucesivos tomos con el dinero ya recaudado por los abonos y le indicaba con mayor precisión el número de ejemplares a imprimir. Para los compradores, la suscripción suponía no sólo un precio más bajo, sino ser los primeros en leer la obra en cuestión, pues ésta no solía estar venal hasta que concluía la entrega de los ejemplares a los abonados.

  • 13 Véase García Garrosa, 2005, pp. 23-24.

8El proceso de venta por suscripción de novelas era el mismo que el de obras de otros géneros13. Un aviso de apertura de suscripción en la prensa informaba a los interesados de los términos de la misma: número de tomos, plazo previsto para su entrega, precio y librerías en las que hacer efectiva la suscripción. El abonado debía seguir atento a la prensa para leer nuevos anuncios que le indicaban cuándo y dónde ir a recoger los sucesivos volúmenes y que, en algún caso, precisaban que la lista de suscriptores se incluiría en alguno(s) de esos volúmenes.

  • 14 Larriba, 2013, p. 38.

9La publicación de estos listados tenía interés tanto para editores como para compradores. «¿Acaso había un modo mejor de halagar la vanidad de estos supuestos lectores y, por tanto, incrementar las ventas que publicando las listas de suscriptores?14». Esta consideración de Elisabel Larriba sobre los periódicos puede aplicarse igualmente a las novelas. Para el editor no hay mejor publicidad que contar con muchos nombres, sobre todo si son ilustres, en una lista de abonados a la obra que imprime; para el comprador, el ver su nombre publicado en ellas era un halago a la vanidad porque suponían un signo de prestigio social y cultural, una muestra de interés por la literatura de moda, las novelas, sobre todo si venían de Europa.

  • 15 «Prospecto a la grande y famosa obra La Casandra, traducida del francés», documento sin paginar. (...)

10¿Cómo no estar orgulloso de figurar entre los 768 primeros lectores que tuvieron la ocasión de hacerse con un ejemplar de la versión castellana de la «grande y famosa obra La Casandra»? Con esta pompa la anuncia el prospecto de suscripción que se publica como encarte en la Gaceta de Madrid el 16 de octubre de 179215.

  • 16 Como hacen tantos novelistas en los prólogos de sus obras, el editor presenta aquí los tres eleme (...)

11Se trata de captar compradores, y el texto publicitario lo procura con dos medios: primero, no orientar su lectura a un tipo de público en particular, sino ofrecer unos contenidos que satisfarán tanto a quienes gusten de la aventura novelesca («Tal es el artificio que tiene, y tales son los lances raros, extraordinarios y poco comunes de que La Casandra se compone») como a los lectores más interesados en la materia histórica, pues «nos da un conocimiento y una noticia muy cabal de las provincias más remotas del Asia, de las costumbres de sus habitantes, con otras muchas cosas que sirven a la instrucción y al divertimento», de modo que los «literatos y eruditos […] echarán mano de ella con preferencia a otras de este género para descansar algunos ratos de un estudio profundo». Será incluso de utilidad para «nuestros poetas y cómicos, pues abundando tanto la obra en historias y lances trágicos y heroicos, no traducidos hasta ahora a nuestro idioma, prestan sobradísima materia para formar comedias y tragedias sin número»16.

12Primero, pues, buscar la diversidad del público, luego garantizar una lectura que engancha, que mantiene vivo el interés, algo esencial en una obra de esta envergadura: «[E]stá tan enredada y tiene tan entretejidos los lances que se puede asegurar no habrá uno que haya acabado de leer un tomo sin quedar con vivísimas ganas de continuar con el siguiente». Una lectura de interés aplazado, además, pues la heroína tarda en aparecer y hay que calmar la inquietud de un lector que puede abandonar la suscripción para lo que queda de la obra si no ve satisfechas sus expectativas:

Los que lean el primero, segundo y aun el tercer tomo, estarán inquietos porque no acaban de entender este enigma de la Casandra; pero no importa, ella tarda en salir, pero cuanto más tarda, hace más admirable su lectura y más peregrina su salida; y como este género de libros es propio para las noches de invierno, estoy cierto divertirá a los lectores.

  • 17 Sobre los precios de las novelas en estos años, sus plazos de salida y geografía de distribución, (...)

13No tendrán que esperar mucho los abonados, con todo, pues el «Prospecto» anuncia una salida rápida de los diez tomos: tres meses, de diciembre de 1792 a febrero de 1793, en tres entregas. Un tiempo récord para comercializar una obra de estas dimensiones. Otra ventaja es el precio: 7 reales en papel (8 cuesta cada volumen de la Genealogía de Gil Blas de Santillana, que sale casi al mismo tiempo) y 10 encuadernada en pasta; con 2 reales más por cada una de las entregas para los envíos a provincias17. En fin, el dato de las librerías donde suscribir, en siete ciudades: Madrid, Sevilla, Granada, Valencia, Zaragoza, Cádiz y Barcelona.

14El 9 de abril la Gaceta publica el aviso para recoger los cuatro últimos tomos de la novela. La razón del retraso sobre el plan previsto es «la mucha encuadernación que ha sido necesaria para esta Corte» (Gaceta de Madrid, 14/12/1792) desde los primeros tomos, que retrasará la entrega a los abonados de las ciudades; precisa más la Gaceta en otro anuncio sobre el retraso en entregar los tomos IV, V y VI: «es por los muchos suscriptores que han acudido, y ser forzoso encuadernar en pasta más de 1.000 ejemplares antes que se anuncie la entrega» (01/02/1793).

15Retengamos estos datos: más de mil ejemplares encuadernados sólo en Madrid, lo que apunta a una cifra total de abonados mayor; y lo que parece una clara preferencia por la compra del ejemplar encuadernado en pasta. Su precio, por cierto, ha subido desde lo anunciado en el «Prospecto»: 9 reales cada tomo en papel, 10 encuadernado en rústica y 12 en pasta, con un suplemento de 3 reales por tomo si se quieren adquirir los ejemplares que se imprimen en «papel fino». Interesa destacar dos datos más de estos anuncios: que la suscripción permanece abierta hasta la última entrega, ampliada a una ciudad más, Salamanca, y que «En las dos primeras entregas se incluirá la lista de los suscriptores de Madrid, y en la última la de los de fuera» (Gaceta de Madrid, 13/11/1792).

  • 18 Véase Lopez, 1981, p. 147.
  • 19 Véase Glendinning, 1983, p. 52.
  • 20 La Genealogía de Gil Blas de Santillana, otra novela de 1792 que nos sirve una vez más de compara (...)

16De los datos expuestos se pueden extraer unas primeras conclusiones sobre la suscripción y sus expectativas. La primera es lo elevado de la tirada destinada a esta forma de venta. Un millar de ejemplares era la tirada media de una novela de éxito tanto en España como en Europa18; La Casandra, al parecer, superó esa cifra, antes del enorme éxito alcanzado por las novelas de Richardson (dos mil quinientos ejemplares se imprimieron de los ocho tomos de la traducción de Pamela en 1794-95), y en una obra, no hay que olvidarlo, de diez tomos. Diez tomos que suponían el desembolso de 120 reales, o 126 si se compraba desde provincias. ¿Quién podía permitírselo? No un jornalero cuyo salario era de 6 reales diarios o un artesano cualificado que llegaba a 1019. El precio presupone un público con un poder adquisitivo que sólo podía darse en ciertos grupos sociales, especialmente si quien se abonó a La Casandra compró por esos años otras obras. Por fin, hay que destacar una comercialización muy extendida por España. La novela se podía adquirir en librerías de ocho ciudades, una distribución que sólo se igualará o superará a finales de la década20, lo que pone de manifiesto un impulso editorial inusual hasta entonces para obras de este género.

17Hemos de ver ahora si estas líneas maestras que los anuncios de la prensa permiten trazar sobre el público potencial al que se dirigía La Casandra se confirman con el análisis de los datos que ofrece la lista de sus suscriptores.

La lista de suscriptores de La Casandra

18Como se anunció en la Gaceta de Madrid, la lista de suscriptores a La Casandra se insertó en un volumen de cada una de las entregas: los tomos I y V recogen los nombres de los suscriptores de Madrid, que concluyen en el tomo X, acompañados de la referencia, por este orden, a los abonados en Zaragoza, Cádiz, Sevilla, Valencia y Granada. Como se ve, faltan las listas de los abonados en Barcelona y Salamanca, las otras ciudades donde se podía realizar la suscripción, sin duda porque no llegaron a tiempo al impresor antes del cierre de la obra, como sucedía con frecuencia. Así pues, la lista que conservamos no recoge a todos los que se suscribieron a la novela, primero porque es incompleta y además porque algunos compradores podían declinar la posibilidad de ver su nombre en estos listados públicos. Eso explicaría, por ejemplo, el desfase entre los más de mil ejemplares que asegura el editor haber encuadernado para Madrid y una lista que, aun incluyendo las provincias, no llega a esa cantidad.

  • 21 La edición del Quijote por Gabriel de Sancha en 1798 tiene una lista que recoge cerca de mil susc (...)

19Con todo, la lista alcanza las 768 entradas, una cifra muy elevada, que podemos comparar con otras obras del mismo año 1792. La de Genealogía de Gil Blas recoge 166 suscriptores, El hombre honrado 308, Triunfos de la verdadera religión 397, y la Colección de los apologistas antiguos de la religión cristiana 440. Y del resto de novelas de la década sólo Clara Harlowe la supera por dos nombres, con 770 suscriptores21. Se entenderá por ello el valor del listado de La Casandra, no sólo por lo que indica del éxito de la obra, sino por la riqueza de la información sobre sus compradores.

  • 22 Alrededor de setenta suscriptores en Madrid dan en la lista alguna información que permite situar (...)

20Las 768 entradas se reparten como sigue: 560 abonados en Madrid, 33 en Zaragoza, 85 en Cádiz, 35 en Sevilla, 32 en Valencia y 23 en Granada. Las copias suscritas ascienden a 882, a razón de 603 en Madrid, 37 en Zaragoza, 102 en Cádiz, 64 en Sevilla, 43 en Valencia y 33 en Granada. Tal distribución no corresponde en realidad a la procedencia de los compradores, sino al lugar en que hicieron efectiva su suscripción, de modo que entre los abonados en Madrid hay vecinos de toda la geografía española22, incluyendo los lugares con suscripción directa. Quizá el ahorro de los gastos de envío animaba, por ejemplo, a un lector gaditano a suscribir en Madrid y recoger por sus medios sus ejemplares en la capital.

  • 23 Se trata de Bonifacia Isidra Ministra, que no he logrado identificar. Su caso puede ser similar a (...)

21Sin contar a los libreros, hay diecisiete personas, cinco de ellas religiosos, que suscriben por más de una copia, hasta un total de cuarenta y tres ejemplares; la mayoría lo hacen por dos, aunque se da el caso de una persona que compra seis ejemplares23. En algún caso curioso, pero no inusual en estas listas, son dos socios comerciales los que suscriben conjuntamente a una única copia, como los señores Marco y Bergara, comerciantes navieros de Cádiz, o los señores Ardanaz hijo y Bengoa, del comercio en Bilbao, con las implicaciones en las formas de lectura que este hecho evoca.

  • 24 Puesto que no es fácil confirmar este extremo, prefiero no eliminar ningún nombre del listado de (...)
  • 25 Sirva el ejemplo de Santiago Gutiérrez de Arintero, cuyo segundo apellido es transcrito como Arri (...)

22Como la suscripción estaba abierta hasta la última entrega, algunos compradores —libreros o particulares— aparecen dos veces en el listado porque tras una primera adquisición se abonan de nuevo a otro u otros ejemplares. La repetición de algunos nombres puede deberse en algún caso a un error de quien confeccionó la lista para su impresión24, pero no hay duda de que son errores los que se detectan en las transcripciones de algunos apellidos, como se constata al cruzarlos con otras listas de suscripción, lo que dificulta en muchos casos su localización25.

  • 26 Hay incluso un anónimo comprador de Valencia que figura como Sr. D.N.N.

23El listado tiene un índice elevado de indefinición sobre la identidad y condición de los abonados26 pero, con todo, los datos que aporta son muy superiores a la media de otras novelas de la década, algunas de las cuales se limitan a transcribir el nombre, sexo y categoría social de los suscriptores, en el caso de nobles y eclesiásticos, sin más detalles sobre la actividad o lugar de residencia del resto.

  • 27 Algunos nombres son inidentificables. ¿Cómo saber quiénes son Antonio López, José Díaz, Bernardo (...)

24Además de las mujeres, de los miembros de la nobleza y del clero, que suman 146 entradas de nuestra lista, hay 97 personas entre los suscriptores de La Casandra que dejan constancia de su ocupación o cargo. Podíamos trabajar con estos datos, lo que supondría atender a 243 nombres identificados, un 31,64% del corpus. Pero cruzar los nombres de esta lista con los de suscriptores a otras obras o a periódicos de estos años permite obtener nuevos datos, que pueden aumentar con la información que proporciona otro tipo de listados de actividades profesionales, empleados públicos o instituciones culturales, sin olvidar los datos que emergen de los periódicos oficiales. La investigación en estas fuentes ha permitido perfilar la identidad de otros 172 nombres de nuestra lista27. Con ello disponemos de un corpus de estudio de 415 personas, algo más de la mitad (el 54,03%) de los suscriptores a La Casandra.

25Por razones de economía en un trabajo de estas dimensiones, para el estudio de este corpus he clasificado a los suscriptores en el mínimo de categorías que nos ayuden a determinar la configuración social del público de la novela en España a finales del siglo xviii a través de uno de sus títulos más representativos: libreros, mujeres, nobleza, clero y clases medias.

Los lectores de La Casandra

Los libreros

26La presencia de los libreros en las listas de suscriptores debe analizarse como un caso particular, pues su nombre aparece, en principio, en su condición de intermediario entre el impresor y el comprador. Sin embargo no siempre es fácil distinguir entre lo que pueden ser abonos personales y los que realizan para sus clientes.

  • 28 Compárese con los 60 juegos por los que suscribe Manuel Quiroga a Genealogía de Gil Blas, lo que (...)

27Hay 28 libreros suscritos a La Casandra, por un total de 119 copias, una cifra muy baja (una media de 4 juegos por librero) que sugiere la compra directa de los lectores en las librerías indicadas en el prospecto de suscripción. Sólo Antonio de Cea en Granada (11 copias), Victoriano Pajares en Cádiz y Diego Mallén en Valencia (ambos con 12), y Bartolomé Manuel Caro (8) y Vázquez e Hidalgo en Sevilla (con 23) hacen suscripciones significativas28. El resto se limita a 2, 3 o 4 ejemplares; y hay 10 libreros que suscriben a un solo ejemplar, destinado quizá a la propia librería, para ser mostrado a posibles compradores, o adquirido a título personal, por lo que el librero sería un lector más.

28Son 28 libreros de 16 ciudades españolas, cifra esta vez elevada que pone de manifiesto una comercialización muy extendida de la novela de La Calprenède, y muy diversificada, pues en algunas ciudades son varios los libreros que gestionaron la venta por suscripción de la obra: cinco en Cádiz (Antonio Iglesias, José Núñez, Manuel Comes, Manuel Rodríguez Flores y Victoriano Pajares) y en Madrid (Felipe Tieso, Juan L. Boygas, Manuel Barco, Valentín Francés y Luis Mafeo), tres en Sevilla (Berard y Compañía, Caro y Vázquez e Hidalgo), dos en Valladolid (Vdª e hijos de Santander y Tomás Cermeño) y Coruña (Vicente Gutiérrez y Manuel Francisco de Soto). La apuesta del mercado del libro por esta novela resulta evidente.

Las mujeres

  • 29 Véase Urzainqui, 2006, Bolufer, 1998, pp. 300-309 e Id., 2007.

29El aumento de la alfabetización entre las mujeres y su creciente afición a la lectura fueron creando a lo largo del siglo xviii un potencial lectorado femenino cada vez más amplio y con unos intereses específicos que los editores tendrían muy en cuenta. La oferta para las lectoras aumenta y se diversifica, a la vez que su interés por todo tipo de textos va quedando reflejado, entre otros, en las listas de suscriptores, en las que la presencia de nombres femeninos es cada vez mayor29. Este hecho será particularmente visible en las novelas, un género muy del gusto del bello sexo en todas las épocas.

30De los 768 abonados a La Casandra 48 eran mujeres, un 6,25% del total, aunque parece razonable pensar que un buen número de las suscripciones hechas por hombres estarían destinadas a bibliotecas femeninas, las de la esposa, la hija o la hermana. El porcentaje queda lejos del de abonadas a otras novelas unos años después: el 14% en Clara Harlowe (1794-1796), el 16,3% en Carolina de Lichtfield (1796), el 18% en Amelia Booth (1796), o el 21,7% de El Subterráneo o la Matilde (1795); pero no hay que olvidar que en 1792 la traducción de La Casandra es pionera, y que los editores aún no han dirigido su publicidad a captar expresamente a este sector del público, como harán a partir de 1794, con la llegada de las novelas sentimentales inglesas. Esas novelas, además, ambientadas en el presente de las propias lectoras, más cercanas a sus intereses por el realismo de las situaciones y los temas tratados, les atraerían más que las lejanas historias de un mundo clásico en el que pocas estarían versadas.

  • 30 En algunos casos ha sido posible determinar relaciones familiares a través de pleitos de hidalguí (...)

31Sólo 11 suscriptoras pertenecían a la nobleza titulada, pero ha sido posible rastrear distintos grados de hidalguía en otros nombres; con todo, la primacía de un lectorado femenino perteneciente a las clases medias es evidente. La lista señala que dos damas desempeñan funciones en la Corte, María Rafaela de Hore, Camarista de la Reina, y Teresa de Irisarri, Señora de Honor. Sólo en otro caso, el de María Teresa Gutiérrez, se indica que es Tesorera de Bulas en Santiago. El resto son nombres de mujeres sin más referencias que las de ser aficionadas a la lectura de novelas30.

  • 31 Igual significado puede darse a su presencia en las listas de suscripción a la prensa. Véase Larr (...)

32Algunas parecen lectoras asiduas, pues encontramos los nombres de 17 de ellas en otras listas de suscripción. En conjunto están abonadas a 39 obras: periódicos, obras de historia o religión, narraciones de corte moral, pero fueron las novelas su género favorito; trece lectoras de La Casandra están suscritas al menos a otra novela o colección de novelas publicadas en estos años. Merece destacarse el caso de María Antonia Bernardo Quirós, suscrita a seis títulos; Rosalía Portocarrero y Soracois, Luisa Aguilar y Narváez y la condesa viuda de Benavente se abonaron a tres. Son datos que revelan no sólo la afición a la lectura, sino un nivel económico que permite la adquisición de tantas obras. Algo más: el hecho de hacer constar su nombre en la lista de suscriptores a título propio es un signo de afirmación personal e independencia intelectual de sus esposos o familiares varones que contribuye a la visibilidad cultural de las mujeres en este periodo y que por ello sería un estímulo intelectual para otras mujeres31.

La nobleza

  • 32 Es lo que sucedió, por ejemplo, con la edición en diez tomos del Teatro de Ramón de la Cruz en 17 (...)

33La presencia de miembros de la nobleza en las listas de suscriptores había sido significativa en todo tipo de publicaciones, como muestra de unos intereses culturales variados que sus finanzas podían sustentar. Su abono, a veces por varios ejemplares, era una forma de mecenazgo que contribuyó a la impresión de obras32, y su nombre en los listados daba publicidad y lustre a las obras que adquirían, algo que resultaba de especial utilidad a un género desprestigiado como era la novela.

  • 33 Con su título se suscriben 36; el marqués de Casa Concha, Oidor de la Audiencia de Lima, lo hace (...)

34A La Casandra se abonaron 37 nobles titulados (11 de ellos mujeres, como vimos), un 4,81% de los compradores33. Es una cifra baja con relación a otro tipo de obras, pero similar a la que registran otras novelas de la década. Son casi todos residentes en la Corte, como el duque de Híjar, el del Infantado, la condesa de Aranda o la duquesa viuda de Benavente, pero algunos suscriben desde provincias: la marquesa de Villafranca de Ebro en Zaragoza, la condesa de Real Piedad en Murcia o el conde de Cinco Torres en Sevilla. La inversión en novelas de los matrimonios de la nobleza era a veces complementaria, y así la condesa de Bobadilla y el conde de Villalobos están suscritos a La Casandra, y sus consortes lo están a Clara Harlowe y Experimentos de sensibilidad.

35La novela de La Calprenède no atrajo a ningún miembro de la familia real, aunque sí circuló por los ambientes cortesanos, pues la adquirieron el sastre de cámara del rey (Pablo Fill), uno de sus caballerizos de campo (Manuel San Vicente), el tesorero de la infanta Mª Josefa (Tomás Mercier) o el músico de baile de la Real Cámara (Esteban Rosell), además de damas de la reina ya mencionadas.

El clero

  • 34 Sirva de ejemplo que el 22% de los suscriptores a periódicos son clérigos. Véase Larriba, 2013, p (...)

36Algo más del 11% de los suscriptores a La Casandra son clérigos, una cifra muy elevada que no debe sorprendernos dado su nivel de formación y su interés por todo tipo de impresos, incluidos los periódicos, que los hacen asiduos en las listas de suscriptores34. Son 86 personas: 30 pertenecen al clero regular, el resto son clérigos seculares. De éstos, algunos desempeñan sus funciones como canónigos, prebendados, arcedianos, racioneros o magistrales en los cabildos catedralicios de diversas ciudades españolas, o incluso en América, como Juan Nepomuceno Santolalla, Racionero de la Catedral de la Puebla de los Ángeles, en México. Otros se inscriben en la lista como presbíteros sin cargo o son curas en parroquias rurales.

37¿De dónde sacaron tiempo y dinero estos 86 religiosos para comprar y leer una obra en diez tomos que costaba 120 reales y de un género tan denostado como la novela? Recordemos además que algunos suscriben por más de una copia, como fray José Zaydin, que en Zaragoza se inscribe por tres ejemplares, o fray Jerónimo Bayona, abad del monasterio navarro de Fitero que lo hace por dos. También llegan dos juegos al monasterio de El Escorial, porque dos monjes encabezan la lista de suscriptores del tomo X. Estas compras explicarían la sorprendente presencia de tantos ejemplares de novelas del siglo xviii en las bibliotecas monásticas, como pone de manifiesto una consulta al Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español.

38Lo mismo sucede con el clero secular. Es fácil entender el deseo de algunos compradores entusiastas, laicos o religiosos, de obsequiar una copia de esta novela, pero cuesta imaginar el destino de los cuatro ejemplares que encarga el presbítero Antonio López Chaparro, capellán penitenciario del Real Hospital General, y sobre todo los fondos para adquirirlos. ¿Eran quizá suscripciones por encargo?

39El Diario de Madrid publica los días 27 y 28 de junio de 1797 la carta de un sacerdote residente fuera de la Corte a quien un sobrino que vive en ella le envía «todos los libros buenos que se van publicando en nuestra lengua, porque esta es casi la única afición que me ha quedado, después de un sinnúmero de males que he sufrido». El buen cura encuentra solaz en la lectura de obras de diferentes géneros, pero son las novelas las que «han regocijado mi corazón y han puesto en movimiento mi máquina casi insensible». La Casandra no está entre las obras que ha leído, y la carta es seguramente ficticia, pero su caso nos sirve para ilustrar el gusto por la lectura novelesca entre el clero, lo que explica el alto número de suscriptores a un género tan alejado en principio de sus intereses espirituales y pastorales.

  • 35 Véase Domergue, 1985 y García Garrosa, 2009.

40La Casandra es una novela peculiar, cuyo «Prospecto» ofrecía a los lectores tanto intriga novelesca como enseñanzas relativas al mundo antiguo. Fue este componente divulgativo quizá el que atrajo en tan alto número a estos clérigos para quienes las novelas no tenían razón de ser si no instruían y que eran tan insistentes en la condena de este tipo de obras por los peligros morales que entrañaba su lectura, sobre todo para los jóvenes35. ¿O acaso estos eclesiásticos las leían para saber de primera mano cuál era el peligro real que entrañaban y poder prevenir contra ellas más de cerca, desde el púlpito o el confesonario?

Las clases medias

  • 36 Las dificultades metodológicas de clasificación de los suscriptores se dan especialmente en este (...)

41Fue el mercado socialmente renovado al que aludíamos al principio de este estudio el que favoreció el auge de la novela en la España de finales del siglo xviii. Por ello no es extraño que quienes pertenecían a lo que pronto se llamaría la «clase media» constituyan el grueso de suscriptores a La Casandra36.

  • 37 Excluyo de este grupo a los libreros, ya tratados de forma individual, por lo que los porcentajes (...)

42El grupo más numeroso es el de los que trabajan para la administración, en especial los empleados de la Real Hacienda o de la administración de Justicia. Aunque sólo 30 abonados hacen constar en el listado su cargo y función en este sector, la cifra se eleva a un centenar (101) tras la búsqueda en otras fuentes, lo que representa el 13,64% del total de los compradores37. Figuran entre los suscriptores a La Casandra regidores y corregidores, oidores, fiscales, alcaldes de Casa y Corte, notarios del reino, personal de los consulados de Santander y Cádiz y de la Real Aduana en Cádiz, de Correos, de la Real Lotería, y hasta el Cajero General del Banco Nacional de San Carlos, Pedro Pauca, que suscribe por dos ejemplares. Hay también empleados de la Secretaría y del Consejo de Indias, como Fernando José Mangino, superintendente de la Real Casa de Moneda de México, y Vicente Horé Dávila, capitán de navío, ambos consejeros de Indias. Junto a este alto funcionariado, no faltan más modestos empleados —escribanos, archiveros— algunos de los cuales trabajan para la administración local.

  • 38 Sobre los suscriptores a la prensa de este grupo, véase Larriba, 2013, pp. 308-321.
  • 39 No hay que confundirlo con el librero madrileño del mismo nombre; el arquitecto figura como tal e (...)
  • 40 Nicolás de la Cruz y Bahamonde, militar y escritor chileno asentado en Cádiz, futuro Conde de Mau (...)

43También tienen una destacada presencia en nuestra lista los militares: 49, seguidos de un grupo con 33 personas en el que englobo a médicos, boticarios y quienes ejercen profesiones liberales. Todos juntos representan el 11% de los suscriptores, y son un público culto, formado en disciplinas diversas pero con amplitud de miras intelectuales, y con capacidad económica para satisfacer esos intereses con la compra de libros y periódicos38. Figuran en este grupo heterogéneo varios abogados y procuradores, oficiales del alta y media graduación del ejército, dos arquitectos (Bernardo Potoc y Pedro Arnal39), algunos médicos, entre ellos el doctor Manuel Casal, autor de varias obras de la materia, el farmacéutico Julián Suárez Freire, que sería el primer Catedrático de Farmacia en el Colegio de Santiago en 1815, o Manuel de Valbuena, latinista y traductor, Catedrático de Retórica y Poética en los Reales Estudios de San Isidro de Madrid, y Académico de la Real Academia Española. No es el único caso, pues entre los suscriptores a La Casandra hay varios académicos y miembros de Reales Sociedades Económicas de Amigos del País40.

  • 41 Larriba, 2013, p. 323.

44Un público de perfil muy diferente eran los comerciantes, también inquietos intelectualmente y con poder adquisitivo, pero cuyo estímulo para comprar novelas u otro tipo de obras, y para figurar en las correspondientes listas públicas de suscriptores, era sobre todo, como sugiere Larriba para la prensa, «afirmarse intelectual y socialmente y demostrar que no eran simples comerciantes41». He podido localizar a 30 comerciantes abonados a La Casandra, la mitad de ellos residentes en Cádiz, como podía esperarse. Representan en conjunto un porcentaje bajo de abonados, un 4,05%, pero constituyen un público joven, por así decirlo, no habitual en esta época en las listas de suscriptores, como los clérigos, los nobles o los militares, y que parece se acercan a la literatura precisamente por la ficción novelesca.

  • 42 Hay otros autores y traductores en el listado, ya computados en otros apartados, por lo que no lo (...)
  • 43 Convendrá recordar que trabajamos con un listado de compradores por suscripción, y que la novela (...)

45Queda, por último, un grupo de personas identificadas (14) cuya actividad no corresponde a ninguna de las categorías anteriores y que ilustran la variedad de tipos y sectores sociales que se interesaron por la lectura de esta novela. Varios se dedican a las artes, en diferentes campos, como el grabador valenciano Mariano Brandi, autor de la lámina que se insertó en el primer volumen de La Casandra. Quizá buscaron inspiración en la historia de Casandra y su cortejo de príncipes y amazonas los dramaturgos Luis Moncín y Antonio Valladares de Sotomayor (también novelista y editor del Semanario erudito), a los que el prospecto de suscripción prometía, recordemos, «sobradísima materia para formar comedias y tragedias sin número42». Del mundo del teatro también provienen los actores Vicente Sánchez Camas, que se inscribe como Galán de Música de la Compañía de Martínez, y Juan Codina, que trabajaba en 1792 en la Compañía de Ribera; o Juan Panfil, músico que años después figura en la orquesta del teatro de los Caños del Peral como flautista. Hay más músicos en nuestra lista: Joaquín Montero, organista de una iglesia de Sevilla y autor de un tratado musical en 1790, Francisco Sabatán y Costea, organista en la catedral de Santiago, y el ya mencionado Esteban Rosell, músico de baile de la Real Cámara de Carlos IV hasta 1795 y luego maestro de baile del príncipe Fernando y de los infantes. Otros abonados que trabajan en la Corte o para algún noble se incluyen también es este apartado final: Tomás Mercier, tesorero de la infanta Mª Josefa o Juan Ramón de Morales, secretario del marqués de Astorga, además del sastre real Pablo Fill y Manuel San Vicente, caballerizo de campo. Mencionemos por último a Gregorio Artigas, maestro de peluquería, como se suscribe sin duda con todo orgullo43.

46El siguiente esquema ofrece en síntesis los resultados obtenidos:

Tipo

Cantidad

Ratio

Suscriptores identificados

415

54,03%

Libreros

28

3,64%

Mujeres

48

6,25%

Nobleza

37

4,81%

Clero

86

11,19%

Administración

101

13,64%

Militares

49

6,62%

Profesiones liberales

33

4,45%

Comerciantes

30

4,05%

Otros

14

1,89%

Total suscriptores

768

-

Los lectores y sus intereses culturales

47¿Eran lectores habituales quienes en 1792 compraron la voluminosa novela de La Calprenède? El cruce de sus nombres con los de otras listas de suscripción en torno a esa fecha nos permite una contextualización de sus intereses culturales, conocer sus gustos y gastos en la adquisición de impresos.

48Exceptuando los libreros, por las razones ya apuntadas, he podido localizar a 328 abonados a La Casandra que compraron por este sistema otra u otras publicaciones. Suponen un 44,32% del total, una cifra muy alta que indica que no estamos ante lectores ocasionales, a los que hubiera sido muy difícil captar con una obra en diez volúmenes, es decir, la inversión equivalente a diez obras en un volumen que hubieran podido comprar individualmente. ¿Qué leían, pues, estos habituales de la cultura impresa?

49La compra por suscripción implica un público lector culto, que lee la prensa y está al tanto de las novedades, es decir, un público a priori interesado en los periódicos. Y al menos 73 de las 328 personas arriba indicadas están abonadas a ellos, tanto a periódicos de carácter general (Diario curioso, erudito, económico y comercial, Correo de Madrid) como a otros más literarios (Memorial literario, La Espigadera, Semanario erudito, Espíritu de los mejores diarios). Lo habitual es la suscripción a una sola publicación, pero no faltan abonados a dos y hasta a tres.

  • 44 Además de los títulos citados, he tenido en cuenta las novelas o colecciones de la década de los (...)

50Interesa especialmente a nuestro propósito saber cuántos compradores de La Casandra se abonaron a otras novelas. La nómina asciende a 173 personas (el 23,37%). Algunas lo habían hecho a Las veladas de la Quinta y Genealogía de Gil Blas de Santillana, que precedieron en el mercado a la obra que analizamos, pero la mayoría suscribieron después, es decir, es ese público ávido de lecturas novelescas al que los editores ofrecieron hasta el final de la década sobre todo novelas de corte sentimental44.

  • 45 Hay que considerar varias circunstancias sociales y literarias, desde el fallecimiento de suscrip (...)

51Lo más frecuente es la suscripción a otro título (111 casos), seguido de la compra de dos (30 casos), en orden descendiente de número de novelas suscritas hasta llegar a dos personas que se abonan a siete, lo que da una media de 1,71 títulos por comprador. ¿Desafección al género tras la lectura de dos obras o fidelización al mismo? No hay una única respuesta ni en uno ni en otro sentido45, pero hay que tener en cuenta que el gusto por las novelas salía caro, toda vez que solía tratarse de obras en varios tomos, lo que suponía un desembolso que no todos los interesados en el género podrían permitirse. Se trata además de una oferta concentrada en muy pocos años, que coincide con obras de otros géneros, algunas también voluminosas, que no dejan de adquirir algunos de nuestros lectores.

  • 46 Estas fueron algunas de las obras preferidas de los compradores de La Casandra: República literar (...)

52En efecto, 217 personas del listado se suscribieron a otras obras que no son novelas, casi todas en la década de los noventa. Son obras de historia, de moral, literarias, religiosas, misceláneas, obras traducidas y originales, títulos nuevos o reediciones46, que ratifican la variedad de intereses y el poder adquisitivo de una parte del público ante una rica oferta editorial. Porque también en este apartado la suscripción a una o dos obras es lo habitual, pero hay nombres recurrentes en casi todos los listados consultados, personas de todas las categorías sociales y actividades que realizan más de una decena de suscripciones a periódicos, novelas y obras de otros géneros: Fernando José Mangino, Consejero de Indias, el escritor Antonio Valladares de Sotomayor, Juan de Silva y Pantoja, Intendente General del Ejército, los canónigos Bernardino Antonio de Sierra (Oviedo) y Juan Antonio Rosillo (Zaragoza), Joaquín Méndez de Vigo, Regidor perpetuo de Oviedo, Diego Gil Fernández, Fiscal del Consejo de la Mesta, o Juan de Gamboa, al que no he podido identificar.

Consideraciones finales

53El análisis de los datos en cada uno de los apartados de este trabajo ha permitido ya extraer algunas conclusiones sobre la configuración del público suscriptor a La Casandra. Podemos añadir algunas reflexiones sobre el significado de esta novela y su público en el contexto editorial y literario de la España de la época.

54La primera es que la novela de La Calprenède llegó a un público amplio, muy diversificado geográficamente, lo que dice mucho del sistema de comercialización en estos años (hasta en ocho ciudades se podía suscribir a la obra), y también del interés de los lectores de provincias por estar al día de las novedades del mercado. Los mismos anuncios de la prensa que mantenían informados a esos compradores del proceso de impresión y venta de los diez tomos de la novela nos permiten saber que el número de suscriptores fue superior a la media de las obras de estos años, más de mil sólo para Madrid, una cifra que refleja no sólo la expectación que generó la obra sino el camino que esa fuerte demanda abría en el mercado español a la llegada de otras novelas, preferentemente traducidas y extensas.

55Los datos proporcionados por la lista de sus suscriptores muestran que La Casandra encontró su público preferentemente en las clases medias, entre esa incipiente burguesía dedicada al comercio, al ejercicio de la abogacía o la medicina, quienes trabajan para el Estado en diferentes puestos de la administración, o sirven en el ejército. Constituyen más de la mitad de los suscriptores identificados, y probablemente buena parte del resto, que no tiene títulos nobiliarios ni eclesiásticos que exhibir. Se confirma también el auge del lectorado femenino, que anuncia su espectacular aumento en las ficciones novelescas de los años siguientes. Junto a este lectorado emergente y mayoritario está el más habitual de la nobleza y el clero. Su presencia en la lista de suscripción importa no tanto por su número, elevado en el caso de los clérigos, como por lo que supone de respaldo implícito, aunque sin duda involuntario, a un género desprestigiado y moralmente cuestionado como es la novela. Y aunque es posible que se suscribieran por considerarla más una suerte de enciclopedia del mundo antiguo que una novela, también contribuirían a la dignificación del género otros nombres con el prestigio intelectual que les daba ser miembros de academias o Sociedades Económicas.

56Se trata de una novela extensa y de precio elevado, por lo que al público hemos de suponerle una solvencia económica que viene a reforzar otro dato: al menos el 44% de los compradores de La Casandra se abonó a una o varias publicaciones más, periódicos, otras novelas u obras varias. Muchos eran, pues, lectores habituales, y para otros quizá la suscripción a esta obra fue el inicio de la afición al género novelesco.

  • 47 De la novela de Pedro Montengón se habrían vendido 60.000 ejemplares, cifra exorbitada que despie (...)

57Podemos preguntarnos sobre los motivos que impulsaron a estos lectores a abonarse de forma tan entusiasta a una novela en diez tomos de un género ya en declive como era la novela heroica. Quizá, que pese a ello la traducción de la obra de La Calprenède suponía una novedad en el mercado y permitía a los lectores españoles equipararse a los europeos. Y sin duda que satisfacía una demanda de lectura novelesca que las reediciones de títulos del Siglo de Oro o la escasa producción española anterior a esta década de 1790 no habían satisfecho a pesar de éxitos tan rotundos como el de Eusebio47.

  • 48 «Concluida la edición apenas se acabó de imprimir, tiene el editor que repetirla para satisfacer (...)

58En cualquier caso, el éxito comercial de La Casandra —de la que hubo una nueva edición en 179848— confirmaba que las novelas eran un producto rentable, sobre todo si eran extensas, y que el público español tenía disposición para adquirir por suscripción otros títulos procedentes de la narrativa europea. El lanzamiento de esta suscripción fue un acierto del editor Benito Cano, que a la vez que daba respuesta a la demanda creó una base de público lector de novela que animó a otros editores a seguir su camino. El mercado estaba creado. La traducción de La Casandra fidelizó en 1792 a un sector del público, como muestran las suscripciones hechas por algunos de sus abonados a otras novelas en los años siguientes. Y junto a ellos, otros nuevos; nuevos nombres que se van incorporando a esa masa socialmente cambiante de los lectores españoles en el paso del siglo xviii al xix.

59Hay pues un amplio campo para la investigación en este terreno, novelas de estos años cruciales de expansión del género y muy diferentes en temática y estilos a La Casandra (por ejemplo novelas sentimentales, morales, escritas en forma epistolar y de asuntos contemporáneos), cuyas listas de suscriptores conviene explorar para contrastarlas y ver si las nuevas fórmulas narrativas incidieron en cambios entre sus lectores. Y sería igualmente muy revelador extender este cotejo a los suscriptores de obras de otros géneros. Es evidente que el análisis con este tipo de fuentes puede ser útil no sólo para trazar el perfil sociológico del público, sino también para indagar en las peculiaridades de la recepción de cada género en un momento determinado de la historia cultural española.

Inicio de página

Bibliografía

Fuentes

[La Calprenède, Gautier de Costes de], La Casandra, traducida del francés por Don Manuel Bellosartes, Madrid, Benito Cano, 1792-1793 (10 vols.).

Sarmiento, Martín, «Reflexiones literarias para una biblioteca real y para otras bibliotecas públicas» [1743], Semanario erudito, 1789, t. XXI, pp. 99-273.

Trigueros, Cándido Mª, «Prólogo, desengaño o engañifa», en Mis pasatiempos. Almacén de fruslerías agradables, por el último continuador de la Galatea, Don Cándido María Trigueros, Madrid, 1804, vol. 1, pp. v-xxiv.

Bibliografía

Álvarez Barrientos, Joaquín (1991), La novela del siglo xviii, Madrid.

Arias de Saavedra Alía, Inmaculada (2009), «Libros, lectores y bibliotecas privadas en la España del siglo xviii», Chronica Nova, 35, pp. 15-61.

Bolufer, Mónica (1998), Mujeres e Ilustración. La construcción de la feminidad en la España del siglo xviii, Valencia.

(2007), «Mujeres de letras. Escritoras y lectoras del siglo xviii», en Rosa Mª Ballesteros Garcia y Carlota Escudero gallegos (eds.), Feminismos en las dos orillas, Málaga, pp. 113-141.

Domergue, Lucienne (1985), «Ilustración y novela en la España de Carlos iv», en Mª Carmen Iglesias, Carlos Moya y Luis Rodríguez Zúñiga (eds.), Homenaje a José Antonio Maravall, Madrid, pp. 483-498.

Dufour, Gérard (1994), «El público de Ramón de la Cruz», Ínsula, 574, pp. 19-20.

García Garrosa, Mª Jesús (2005), «Publicidad y venta de novelas en España a finales del siglo xviii», Bulletin of Spanish Studies, 82 (1), pp. 19-35.

(2009), «Estorbos a la Ilustración: La novela extranjera ante la censura», en Jesús Astigarraga, Mª Victoria López-Cordón y José Mª Urkia (eds.), Ilustración, Ilustraciones, San Sebastián, pp. 369-387.

Glendinning, Nigel (1983), Historia de la literatura española, t. IV: El siglo xviii, Barcelona (4ª ed.).

Jaffe, Catherine (2005), «From The Female Quixote to Don Quijote con faldas: Translation and Transculturation», Dieciocho, 28 (2), pp. 120-126.

(2007), «El Quijotismo femenino: Mujer y lectura al fin de la Ilustración», en Antonia Mª Medina Guerra (ed.), Avanzando hacia la igualdad, Málaga, pp. 73-87.

Larriba, Elisabel (2013), El público de la prensa en España a finales del siglo xviii (1781-1808), Zaragoza.

Lopez, François (1981), «“Lisants” et “lecteurs” en Espagne au xviiie siècle. Ébauche d’une problématique», en AA.VV., Livre et lecture en Espagne et en France sous l’Ancien Régime, París, pp. 139-148.

(1998), «Las malas lecturas. Apuntes para una historia de lo novelesco», Bulletin Hispanique, 100 (2), pp. 475-514.

Urzainqui, Inmaculada (2006), «La mujer como receptora literaria en el siglo xviii», en Susana Gil-Albarellos y Mercedes Rodríguez Pequeño (eds.), Ecos silenciados. La mujer en la literatura española. Siglos xii al xviii, Valladolid, pp. 289-313.

Wallis, Peter J. (1974), «Book Subscription Lists», The Library, 29, pp. 256-286.

Inicio de página

Notas

1 Véase Álvarez Barrientos, 1991, p. 221.

2   «Nos inundan por todas partes con novelas […]; y si lo reflexionamos todo, no podremos dudar que sólo por furor puede haber tantos que las compren, y sólo porque las compran muchos, pueden ser muchos los que las publican». Trigueros, «Prólogo, desengaño o engañifa», pp. vii y xviii.

3 Lopez, 1998, pp. 509-510.

4 Véase el documentado estudio de conjunto de Arias de Saavedra, 2009.

5 Glendinning se limita a cuantificar a los suscriptores agrupándolos en estas categorías: Titulados, No titulados, Clérigos y Bibliotecas. En otro lugar se refiere a los porcentajes de mujeres presentes en las listas de ambas novelas, pero no entra en más análisis sobre estos datos. Véase Glendinning, 1983, pp. 39 y 230-231.

6 Larriba, 2013. Un estudio puntual sobre la lista de suscriptores a una colección de obras teatrales puede verse en Dufour, 1994.

7 [La Calprenède], La Casandra, traducida del francés por Don Manuel Bellosartes.

8 La novela inglesa fue traducida al español en 1808 por Bernardo Mª de Calzada con el título de El Quijote con faldas o perjuicios morales de las disparatadas novelas. Véase Jaffe, 2005. Sobre el quijotismo y la lectura femenina en este periodo véase Id., 2007.

9 Genealogía de Gil Blas de Santillana, también de 1792, tiene dos volúmenes, y Las veladas de la Quinta, obra educativa que contiene novelas (1788), tenía tres. Sólo Clara Harlowe, con once volúmenes, superará a La Casandra, ya en 1794-96.

10 Véase Wallis, 1974.

11 Sarmiento, «Reflexiones literarias para una biblioteca real y para otras bibliotecas públicas», 1789, p. 217.

12 Véase Lopez, 1981, p. 147. La obra salió en 14 tomos en 1752.

13 Véase García Garrosa, 2005, pp. 23-24.

14 Larriba, 2013, p. 38.

15 «Prospecto a la grande y famosa obra La Casandra, traducida del francés», documento sin paginar. Hay ejemplar en la Biblioteca de Catalunya, BerRes. 165/44-8º, por el que cito.

16 Como hacen tantos novelistas en los prólogos de sus obras, el editor presenta aquí los tres elementos (entretenimiento, enseñanza y utilidad) con los que la novela del xviii intenta conseguir su legitimación genérica ante preceptistas y moralistas. Véase Álvarez Barrientos, 1991.

17 Sobre los precios de las novelas en estos años, sus plazos de salida y geografía de distribución, véase García Garrosa, 2005.

18 Véase Lopez, 1981, p. 147.

19 Véase Glendinning, 1983, p. 52.

20 La Genealogía de Gil Blas de Santillana, otra novela de 1792 que nos sirve una vez más de comparativa, sólo se suscribe y compra en la librería de Castillo en Madrid (Gaceta de Madrid, 20/10/1792).

21 La edición del Quijote por Gabriel de Sancha en 1798 tiene una lista que recoge cerca de mil suscriptores, pero en este caso, como a lo largo de todo el trabajo, al referirme a las novelas de la década considero únicamente los títulos nuevos, que constituyen la novedad en la oferta editorial.

22 Alrededor de setenta suscriptores en Madrid dan en la lista alguna información que permite situarlos en su lugar de residencia, fuera de la capital.

23 Se trata de Bonifacia Isidra Ministra, que no he logrado identificar. Su caso puede ser similar al de una suscriptora de prensa que presenta Larriba, una persona «que tenía otro comercio y hallaba así el modo de incrementar su actividad» (Larriba, 2013, p. 155), es decir, que compraría para la reventa.

24 Puesto que no es fácil confirmar este extremo, prefiero no eliminar ningún nombre del listado de cara al análisis y a las estadísticas ofrecidas, que no cambiarían sustancialmente en caso de hacerlo. Trabajaré por tanto sobre la base de 768 suscriptores.

25 Sirva el ejemplo de Santiago Gutiérrez de Arintero, cuyo segundo apellido es transcrito como Arrientero, Alintero o Arinero en otros listados.

26 Hay incluso un anónimo comprador de Valencia que figura como Sr. D.N.N.

27 Algunos nombres son inidentificables. ¿Cómo saber quiénes son Antonio López, José Díaz, Bernardo Gómez o Juan Sánchez? Hay casos de homonimia difíciles también de resolver, por lo que sólo he considerado una identificación cuando parece inequívoca. En todos los casos he limitado el cotejo de datos en las diferentes fuentes a la década de 1790 y a los años inmediatamente anteriores y posteriores.

28 Compárese con los 60 juegos por los que suscribe Manuel Quiroga a Genealogía de Gil Blas, lo que supone que él solo gestiona el 36% de la venta de la novela (la lista tiene 166 suscriptores).

29 Véase Urzainqui, 2006, Bolufer, 1998, pp. 300-309 e Id., 2007.

30 En algunos casos ha sido posible determinar relaciones familiares a través de pleitos de hidalguía o trámites administrativos varios, que permiten situar socialmente a estas lectoras. Selecciono tres ejemplos: Escolástica de Prado estaba casada con Isidro Palma Dávila, regidor perpetuo de Madrid; Mª de los Dolores León y Chacón, suscriptora en Cádiz, era la mujer del capitán de navío Rafael Orozco, y Mª Francisca de Sancha era tía de los impresores Gabriel y Antonio de Sancha.

31 Igual significado puede darse a su presencia en las listas de suscripción a la prensa. Véase Larriba, 2013, p. 163.

32 Es lo que sucedió, por ejemplo, con la edición en diez tomos del Teatro de Ramón de la Cruz en 1786. Véase Dufour, 1994.

33 Con su título se suscriben 36; el marqués de Casa Concha, Oidor de la Audiencia de Lima, lo hace con su nombre, José de Santiago Concha. Como él, algunos miembros de la nobleza de la lista ocuparon cargos en la administración del Estado o eran militares (el marqués de Arneva o el conde de Requena, por ejemplo), pero no los contabilizaré en los apartados correspondientes del grupo de lectores de las clases medias.

34 Sirva de ejemplo que el 22% de los suscriptores a periódicos son clérigos. Véase Larriba, 2013, p. 255.

35 Véase Domergue, 1985 y García Garrosa, 2009.

36 Las dificultades metodológicas de clasificación de los suscriptores se dan especialmente en este grupo, en el que una persona (un militar que ejerce un cargo civil en la administración, por ejemplo), podría incluirse en dos subgrupos. Se trata esencialmente de no contabilizar a una persona más de una vez, por lo que opto siempre por la categoría más marcada (miembro del ejército antes de la posible actividad que pueda realizar). El resultado de esa elección, por ser pocos los casos en que se plantea, no altera de forma significativa las estadísticas finales de cada uno de los grupos y no desdibuja el retrato social del público que estudiamos.

37 Excluyo de este grupo a los libreros, ya tratados de forma individual, por lo que los porcentajes se hacen en adelante sobre un total de 740 suscriptores.

38 Sobre los suscriptores a la prensa de este grupo, véase Larriba, 2013, pp. 308-321.

39 No hay que confundirlo con el librero madrileño del mismo nombre; el arquitecto figura como tal en esta lista.

40 Nicolás de la Cruz y Bahamonde, militar y escritor chileno asentado en Cádiz, futuro Conde de Maule, Académico de San Fernando, y Fernando José Mangino, Académico de Honor de la misma institución; José María Valiente y Brost, Oidor en la Real Audiencia de Sevilla, y Director de la Real Academia de Buenas Letras de dicha ciudad, de la que era miembro desde 1752 el abogado de la Real Chancillería de Granada Francisco Rafael de Manzanos; el abogado Joaquín Fernando Garay, miembro de la Real Sociedad Económica Aragonesa; Clemente Fernández de Miñana de la de Talavera; el marqués de Aravaca, Socio de Número de la Bascongada y Bernardino Antonio de Sierra, Canónigo de Oviedo y Presidente de la RSEAP de Asturias.

41 Larriba, 2013, p. 323.

42 Hay otros autores y traductores en el listado, ya computados en otros apartados, por lo que no los incluyo en este grupo.

43 Convendrá recordar que trabajamos con un listado de compradores por suscripción, y que la novela podía adquirirse o leerse por otros medios. Los resultados sobre la configuración social del público ofrecen por tanto una imagen que podría definirse mejor con ayuda de fuentes complementarias. También otras fuentes o un corpus más amplio de novelas nos permitirían comprobar si el sistema de compra y la publicación de las listas de suscriptores determina el predominio de grupos sociales emergentes ávidos de cultura impresa pero sin duda también de visibilidad social.

44 Además de los títulos citados, he tenido en cuenta las novelas o colecciones de la década de los 90 que publican listas de suscriptores: Clara Harlowe (1794-96), Colección de novelas escogidas, o anécdotas sacadas de los mejores autores de todas naciones (1795), El subterráneo o la Matilde (1795), Historia de Amelia Booth (1795-96), Experimentos de sensibilidad (1795-98), Carolina de Lichtfield (1796), Las Noches de Invierno (1797), La Huerfanita inglesa (1797) y La nueva Clarisa (1797).

45 Hay que considerar varias circunstancias sociales y literarias, desde el fallecimiento de suscriptores después de 1792 a la bibliofilia.

46 Estas fueron algunas de las obras preferidas de los compradores de La Casandra: República literaria, de Saavedra Fajardo (1790), Elementos de historia universal antigua y moderna (1790), Vida de José II (1791), Colección de los apologistas antiguos de la religión cristiana (1792), El hombre honrado (1792), Diccionario manual de hechos y dichos memorables (1794), la Vida de Torres Villarroel (1799) y la edición del Quijote de Gabriel de Sancha de 1798.

47 De la novela de Pedro Montengón se habrían vendido 60.000 ejemplares, cifra exorbitada que despierta serias dudas. Véase Lopez, 1981, p. 147.

48 «Concluida la edición apenas se acabó de imprimir, tiene el editor que repetirla para satisfacer al deseo de los que la solicitan» (Gaceta de Madrid, 02/01/1798). Así justifica Benito Cano la segunda edición de la novela fruto de la demanda que no fue satisfecha a pesar de la amplia tirada de la primera. Esta nueva edición se podía adquirir, también por suscripción, en nueve ciudades. Lamentablemente no se incluyó la lista de sus abonados en los ejemplares, lo que hubiera permitido analizar el perfil de nuevos lectores de la obra.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

María Jesús García Garrosa, « Los suscriptores de La Casandra (1792) »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 46-2 | 2016, 219-238.

Referencia electrónica

María Jesús García Garrosa, « Los suscriptores de La Casandra (1792) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En línea], 46-2 | 2016, Publicado el 01 enero 2018, consultado el 18 febrero 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/7189

Inicio de página

Autor

María Jesús García Garrosa

Universidad de Valladolid

Inicio de página

Derechos de autor

© Casa de Velázquez

Inicio de página
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals