Navigation – Plan du site
Miscellanées

CEDI: transición y crisis de un movimiento europeísta, 1970-1980

Le CEDI : transition et crise d’un mouvement européen, 1970-1980
CEDI: transition and crisis of a Europeanist movement, 1970-1980
Antonio Cañellas Mas
p. 249-271

Résumés

Le Centre européen de documentation et d’information (CEDI) s’est érigé en association internationale en 1952 pour promouvoir l’unité européenne, selon une vision chrétienne et confédérale qui permette au régime de Franco d’entrer dans le marché commun. Pendant les années soixante-dix, l’organisation connaît quelques changements liés aux transformations de la politique espagnole et de la CEE. Le soutien du Ministère des Affaires étrangères à un organisme créé pour appuyer les intérêts de la diplomatie franquiste sur le continent fut prédéterminant pour la mise en place de certaines stratégies et méthodes d’agissements qui rendirent plus compliqué son conditionnement aux nouvelles lignes tracées par le gouvernement une fois commencée la transition en 1975. Ces tentatives pour s’adapter aux circonstances changeantes de la situation espagnole et européenne cherchaient à maintenir la présence du CEDI pour tenter d’avoir une influence dans les milieux politiques, dans la mesure de ses possibilités. Cependant, la gêne que représentait pour de nombreux dirigeants de la démocratie parlementaire le discours conservateur de cette entité — si liée au franquisme — finit par provoquer sa propre désintégration, faute de pouvoir compter sur le soutien officiel dont elle avait bénéficié jusque-là.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Weber, 1994, p. 1079.
  • 2 El CEDI, lo que es, lo que hace, cómo funciona, 1956, pp. 21-22.

1Los trabajos publicados hasta la fecha sobre el Centro Europeo de Documentación e Información (CEDI) han focalizado su análisis en el período fundacional de la organización en 1952 y su inmediato desarrollo. Entre otras cosas, por las dificultades de acceso a fuentes documentales que permitan encarar su trayectoria posterior a 1970. Como señaló Petra María Weber en su artículo sobre el CEDI, la ausencia de un archivo propio de la institución —supuestamente destruido a causa de un incendio— limitaba en mucho los márgenes de la investigación. Sin embargo, al apuntar a los fondos personales de algunos de sus socios como posible vía para la reconstrucción de ese archivo1, marcaría la senda para futuras pesquisas. Veinte años después y asistidos por otros estudios de no menos importancia como los de Antonio Moreno Juste o Pedro González Cuevas, hemos tenido la oportunidad de acceder a los archivos de dos exponentes destacados del CEDI: el de Edmond Michelet y el de Alfredo Sánchez Bella. En el primer caso, por ser una de las figuras clave del CEDI francés y haber ostentado la presidencia internacional de la asociación entre 1962 y 1964; en el segundo, por encarnar la idea de una iniciativa que intentaría consolidar en el tiempo, a pesar de que el proceso de construcción europea siguiera unos derroteros distintos a la óptica conservadora y confederal propuesta por el CEDI2. Es en este punto en el que fijaremos nuestra atención para adentrarnos en el itinerario de la organización durante la década de los setenta. Una época de profundas transformaciones a nivel español y europeo que hace del archivo Sánchez Bella una herramienta imprescindible para emprender esta tarea. Si la documentación localizada en el fondo Michelet será más bien introductoria, los papeles del dirigente español —acompañado de algunos apuntes procedentes del archivo López Rodó y del Ministerio italiano de Exteriores— nos permitirán explorar la evolución y percepción del CEDI en el contexto de la construcción europea. Se trata, en definitiva, de examinar en qué medida esa hipotética interrelación repercutiría en la propia trayectoria del CEDI hasta 1980.

Un éxito aparente (1970-1973)

  • 3 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 471.
  • 4 Delgado, 2003, p. 144.

2La fundación del CEDI fue una iniciativa surgida de los ambientes democristianos del régimen franquista a raíz del Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona en 1952. Su pretensión era articular un organismo que pudiera movilizar a las fuerzas católicas y anticomunistas europeas para facilitar la aproximación de España al continente y superar el aislamiento diplomático sobrevenido tras las resoluciones condenatorias de la ONU en diciembre de 1946. El objetivo era extrapolar la misma táctica urdida por el Ministerio de Asuntos Exteriores en las relaciones con Hispanoamérica3, promoviendo una política de encuentros personales que, a corto plazo, permitiera la plena normalización diplomática4.

  • 5 Archivo General de la Universidad de Navarra (AGUN), fondo Alfredo Sánchez Bella (ASB), carta de F (...)
  • 6 Moreno Seco, 2005, p. 87.
  • 7 Moreno Juste, 2005, p. 207.

3Cumplir los deseos de los católicos del régimen de contar con una plataforma desde la que difundir sus ideas propias en la construcción de un proyecto europeo5 fue el cometido al que se dedicó Alfredo Sánchez Bella con la asistencia del Ministerio de Exteriores. Una tarea facilitada por los múltiples contactos con los círculos católicos de la política europea. La pertenencia de la mayoría de sus integrantes a organizaciones como Acción Católica y la participación en congresos internacionales patrocinados por Pax Romana, movimiento que aspiraba a promover un orden cristiano de alcance universal como garantía para preservar la paz6, dispusieron las condiciones para estrechar los vínculos entre dichos sectores. Más aún en la coyuntura de la posguerra mundial, momento en el que la Iglesia alentaba una actuación acorde con una teología política de corte tradicional, reacia hacia ciertas innovaciones del pensamiento moderno. De hecho, las bases del CEDI se erigieron a partir de la delegación española del Comité Internacional para la Defensa de la Civilización Cristiana, creado en París en 1948 por Paul Lesourd, antiguo colaborador del régimen de Vichy7. Este organismo, pensado para combatir política y culturalmente la influencia del comunismo en Occidente, repercutió en los orígenes y en el desarrollo del CEDI. La tendencia marcadamente conservadora de la asociación, inscrita en el registro de Munich después de celebrar su primer congreso en Santander en agosto de 1952, la alejó de otras sensibilidades más condescendientes con algunas de las tesis del liberalismo. Sin embargo, que Otto de Habsburgo se prestara por mediación del abogado Jean Violet, del Comité para la Defensa de la Civilización Cristiana, al llamamiento de su delegado en España —Alfredo Sánchez Bella— para liderar el apoyo a esa nueva plataforma, contribuyó a la movilización de importantes elementos del conservadurismo europeo. Se trataba de allanar el camino para que el régimen español participara en el proceso en ciernes de integración europea, pero sin alterar su sustancia ideológica. Más bien insuflándola al resto del continente para crear un marco a su medida. Toda una operación amparada por el titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo —antiguo presidente de la Junta Nacional de Acción Católica—, que abogaba por una estrategia similar a la utilizada con América. Esto es, recurrir a cauces oficiosos que facilitaran el contacto previo con personalidades influyentes del ámbito europeo para luego ir restableciendo la normalidad diplomática. Un paso previo para lograr el reconocimiento del franquismo como interlocutor válido y de pleno derecho en las relaciones con Europa. El CEDI actuaría entonces como instrumento adelantado de la diplomacia española en su misión por desplegar con eficacia dicho programa.

  • 8 Sánchez Bella, 1985, p. 293.
  • 9 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 469.

4En este sentido, la celebración anual en España de congresos internacionales del CEDI sirvió para atraer a personalidades europeas vinculadas a formaciones políticas en ascenso. La oportunidad que para los postulados del CEDI presentaban algunas de las corrientes del movimiento gaullista del RPF en Francia o de la CDU-CSU en Alemania Federal8 no significó la superación de los escollos para una incorporación efectiva de España en el Mercado Común Europeo. Si bien es cierto que el grado de dificultades varió en función de las circunstancias, nunca se alcanzaron los objetivos de adhesión propugnados por el CEDI debido a la tipología autoritaria del régimen español9.

  • 10 González Cuevas, 1998, p. 53.
  • 11 III Congreso Internacional del CEDI (1954), Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, p. 65.
  • 12 Archivio del Ministero degli Affari Esteri (AMAE), Uffici Politici, 1945-1960, Versamento I, caja (...)

5La llegada al poder del General de Gaulle en Francia pareció estimular la avanzadilla de los planteamientos confederales del CEDI10, pieza clave para asegurar la soberanía de unos Estados cuyo nexo común radicaría en los fundamentos cristianos de la cultura europea, agrupándose según el principio de subsidiariedad para coordinar sus necesidades e intereses de modo solidario11. Esta convergencia con el concepto de la «Europa de las patrias» explica el ascendiente de la delegación francesa del CEDI y su creciente importancia como soporte del discurso gaullista12, hasta el punto de alcanzar la presidencia internacional de la organización en 1962.

  • 13 Powell, 2003, p. 90.
  • 14 La Porte, 1992, p. 340.
  • 15 Weber, 1994, p. 1084.
  • 16 Archives Edmond Michelet (AEM), 05.130/110-114, «Aux centres nationaux. La jeune génération du CED (...)
  • 17 AEM, 04.905/58-59, carta de Georg von Gaupp-Berghausen al Comité de Dirección del CEDI, 22 de ener (...)
  • 18 Abadie, Corcelette, 1994, p. 300.
  • 19 Bussière, Willaert, 2010, p. 405.
  • 20 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Otto de Habsburgo, presidente de honor del CEDI, 9 de (...)
  • 21 Charbonnell, 1987, p. 138.
  • 22 Thatcher, 1995, p. 191.
  • 23 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 467.
  • 24 AGUN, ASB, carta de Otto de Habsburgo a Alfredo Sánchez Bella, 10 de noviembre de 1969.

6Sin embargo, a pesar de la proximidad de posiciones entre el CEDI y el proyecto galo en la definición del modelo europeo, no se lograrían grandes resultados a causa de la actitud inflexible de París en relación con la política agraria común y el veto impuesto al ingreso del Reino Unido en la CEE en 1963 y 1967. Las consiguientes tensiones originadas entre los socios comunitarios paralizarían también la solicitud de asociación presentada por España en febrero de 196213, a pesar de contar con el apoyo del eje franco-alemán14. A eso se sumaron otras dificultades de orden interno referidas a la estructura del CEDI, tildada por muchos de elitista y aristocratizante15. En unas reflexiones remitidas a los centros nacionales, su secretario general —Georg von Gaupp— insistiría en la necesidad de un relevo generacional que garantizara la continuidad futura del CEDI16. Este intento por dotar a la asociación de una savia nueva que contribuyera a regenerar su proyecto europeísta, cobraría mayor importancia después de las revueltas estudiantiles de la primavera de 196817. De ahí que se decidiera a presentar su renuncia como secretario, aunque ésta no fuera aceptada por el nuevo Comité de Dirección constituido en Portugal en abril de 1969 bajo la presidencia de Adriano Moreira. Una renovación que coincidiría en Francia con la victoria electoral de Georges Pompidou18. La puesta en marcha de su proyecto de concertación europeísta para aumentar la influencia de la CEE en el exterior19 significó un avance para las posibilidades de ampliación. Sobre todo cuando después de la Cumbre de La Haya celebrada en diciembre de 1969 se había acordado el ingreso del Reino Unido, Irlanda y Dinamarca. La formación de nuevos gobiernos conservadores también parecía favorecer las expectativas del CEDI20, tanto en la definición del modelo europeo como en la promoción de la candidatura española. No en balde, la entrada de algunos de sus miembros en varios ejecutivos de Europa parecía confirmar esa tendencia. Tal sería el caso de Edmond Michelet, designado para el puesto de Ministro de Asuntos Culturales en el gabinete Pompidou21, o del británico Geoffrey Rippon, encargado de negociar la adhesión del Reino Unido a la CEE en el gobierno tory de Edward Heath a partir de 197022. También la remodelación del ejecutivo español en octubre de 1969 permitió que Alfredo Sánchez Bella asumiera la cartera de Información y Turismo. Un puesto fundamental para aupar con mayor diligencia las actividades del CEDI, a juzgar por su dependencia económica del gobierno de España23. De ahí la satisfacción con la que el Archiduque Otto recibió la noticia24, unida a un cierto momento de euforia colectiva plasmada en el XIX Congreso Internacional del CEDI en julio de 1970.

  • 25 Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, p. 640.
  • 26 Weber, 1994, p. 1089.
  • 27 Crespo, 2004, p. 111.
  • 28 Gil Pecharromán, 2011, pp. 150-151.
  • 29 Crespo, 2004, p. 115.

7Entre sus resoluciones despuntó la necesidad de articular una filosofía política superadora de las corrientes del pensamiento positivista y neomarxista, reivindicando la democracia como modelo normal de expresión de la libertad humana25. Sin embargo, a renglón seguido recordaba la diversidad de sus fórmulas, matizando de algún modo las conclusiones del Congreso de Santiago para introducir un elemento que justificara el sistema de «democracia orgánica» proclamado por el régimen español. Era, a todas luces, el discurso sostenido desde los inicios por los inspiradores del CEDI, al pretender que la tesis democrática y autocrática se amalgamara en una entidad armónica acorde con los principios renovadores del derecho público cristiano26. Aspecto que en realidad redundaba en el propósito constante de encajar al franquismo en la CEE sin necesidad de alterar su naturaleza política, como parecía probar la firma del Acuerdo Económico Preferencial en octubre de 197027. Al lograrse la asociación de España con el Mercado Común a través de un tratado comercial que reducía los aranceles para los productos españoles28, se pensó que era factible la compatibilidad política del régimen con su participación en el proceso de integración29.

  • 30 AGUN, ASB, palabras de apertura pronunciadas por el Ministro de Información y Turismo, presidente (...)
  • 31 Ibid.
  • 32 Prades, 2007, p. 189.
  • 33 Cañellas, 2014, p. 83.

8Por ello, en la sesión de apertura del Congreso del CEDI en Madrid, el recién estrenado presidente de la sección española —Alfredo Sánchez Bella— indicaría la necesidad de completar los objetivos de la asociación mediante una interconexión industrial y financiera que equilibrara las distintas áreas del continente30. En el fondo, aspiraba a movilizar capitales y tecnología del centro a la periferia europea, no sólo para reducir los flujos migratorios de mano de obra y las consiguientes tensiones sociales en los países receptores31, sino también para rebajar el tutelaje y la influencia cultural del norte europeo en la ribera mediterránea. De esta manera, en línea con el pensamiento tecnocrático desarrollado por algunos intelectuales de la generación de 194832, Sánchez Bella consideraba que la batalla cultural para informar la mentalidad europea desde los parámetros del catolicismo tradicional sólo podría avanzar si contaba con una base económica suficiente33.

  • 34 Programa del XIX Congreso del CEDI, en Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, pp. 640-641.
  • 35 Discurso de Otto de Habsburgo resumiendo los debates del XX Congreso en «¿Qué es el CEDI?», 1971, (...)
  • 36 Habsburgo, 1970, pp. 87-95.
  • 37 «¿Qué es el CEDI?», 1971, pp. 26-27.
  • 38 Bitsch, 1996, p. 381.

9Por otra parte, los congresistas insistirían en la necesidad de un tratamiento integrado de las implicaciones culturales, políticas y económicas derivadas de la transformación industrial, para proponer una economía social de mercado cimentada en un sistema participativo superador de los esquemas clásicos de la partitocracia34. Un punto en el que abundaría el Congreso de El Escorial de 1971, cuyas conclusiones recogería Otto de Habsburgo. Su propuesta pretendía encauzar la participación de la sociedad en las funciones legislativas del Estado, pero ciñéndola a los márgenes definidos por el derecho natural en el que habría de basarse el ordenamiento jurídico35. Según su parecer, en eso consistiría el Estado de derecho y el objeto de toda democracia legítima desarrollada a través de la historia y tradición de cada pueblo36. Las críticas al liberalismo decimonónico y al socialismo colectivista se complementarían con los juicios negativos de los congresistas hacia lo que consideraban como los efectos disolventes de la secularización. De ahí la urgente necesidad que percibían de reactivar las fuerzas morales del continente para asegurar su sustancia cristiana y la validez de la propuesta política que ellos mismos defendían37, más aún después del paso a la Europa de los Nueve, que tuvo que afrontar serias crisis económicas a partir de 197338. La insistencia del CEDI en la identidad cristiana de Europa y en su modelo de organización confederal, ponía de manifiesto la existencia de dos grandes vertientes en el modo de concebir el proyecto europeo. Especialmente a raíz de los cambios culturales acaecidos con motivo de las transformaciones socioeconómicas de la década anterior.

10En cualquier caso, hacia 1971 el Comité del CEDI confió su Presidencia Internacional al líder del grupo gaullista en el Parlamento Europeo, Michel Habib-Deloncle, bajo cuya dirección tuvieron que encararse los retos planteados por el Plan Weber adoptado por el Consejo de Europa en marzo de ese año. Entre sus novedades sobresalía la creación de un espacio económico reforzado por una unión monetaria aplicada por etapas, e igualmente reivindicada por el CEDI para ahondar en la autonomía financiera del continente.

  • 39 AGUN, ASB, Informe sobre la reunión del CEDI en Londres, dirigido al Ministro de Asuntos Exteriore (...)

11También tuvieron que considerarse otras cuestiones de importancia como la entrada del Reino Unido en la CEE. El referéndum, programado por las autoridades británicas para el mes de abril de 1972, llevó al Comité de Dirección del CEDI a convocar en Londres la reunión preparatoria de su encuentro internacional, que ya preveía el voto favorable a la incorporación. Sobre todo después del protagonismo desempeñado en las negociaciones por el presidente de la sección británica del CEDI, Geoffrey Rippon. Era lógico que en estas circunstancias la delegación británica secundara la celebración del próximo Congreso del CEDI en Madrid para tratar el futuro de la Europa unida y la candidatura española a la integración39.

  • 40 La Vanguardia, 15 de julio de 1972.
  • 41 Véase AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella al marqués de Mondéjar, Jefe de la Casa del Prínci (...)

12De este modo, entre el 14 y el 16 de julio de 1972 se desarrollaría dicho evento con las intervenciones de Rippon —nombrado nuevo embajador de Gran Bretaña ante la CEE— y su homólogo Alberto Ullastres40. El objetivo era presentar las distintas versiones sobre Europa en coordinación con el Ministerio español de Asuntos Exteriores. Con ello, se aspiraba a que los países situados a las puertas de una entrada inminente y aquellos que todavía esperaban su adhesión, compartieran argumentos afines con respecto al modelo confederal asumido por el CEDI y postulado por el gobierno español41.

  • 42 AGUN, ASB, carta de Luis Santiago de Pablo, Jefe del Departamento Internacional del Ministerio de (...)
  • 43 Información extraída de la relación de AGUN, ASB, «Compte-rendu de la réunion du Comité de Directi (...)
  • 44 Ibid. En 1958 la sede se había fijado en Munich a raíz de la crisis momentánea entre el CEDI y el (...)

13Finalmente, se emplazaría a los asistentes a una próxima cumbre en el centro de Europa para tratar la conveniencia de una nueva ampliación hacia el sur del continente. Con ese propósito, el presidente internacional de la asociación, Habib-Deloncle, se encargaría personalmente de distribuir las conclusiones del Congreso a los gobiernos interesados42. Entre sus últimas actividades al frente del CEDI se acometería la revisión de sus estatutos, acordada por el Comité de Dirección reunido en la localidad francesa de Grasse los días 16 y 17 de diciembre de 197243. La propuesta de desplazar la sede internacional fuera de Munich, allí ubicada desde que en 1953 se registrara la organización, venía recomendada por el criterio de cambiar su domicilio social en función de las necesidades que presentara la entidad en cada momento. Por eso, el nuevo Comité reunido en Bruselas resolvería trasladar la sede a la capital belga y restablecer de nuevo la secretaría general en Madrid44. De esta forma, se pretendía situar al CEDI en el principal núcleo de influencia europeo sin romper los vínculos con España, constituyendo un eje que permitiera acelerar su adhesión a la CEE de un modo más eficaz.

  • 45 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Marcelino Oreja Aguirre, 2 de agosto de 1973.
  • 46 Es ilustrativa a este respecto la entrevista del nuevo titular de Exteriores, Laureano López Rodó, (...)

14La renovación de la presidencia internacional a comienzos de 1973, siendo elegido el vicepresidente del Bundestag, Richard Jaeger, asistido por el nuevo secretario general, Henri Nagelmackers, marcaría la línea de la organización con la convocatoria del siguiente Congreso en Madrid para julio de ese año. Que un mes antes se produjera una remodelación en el gobierno de España, a raíz de la cual Sánchez Bella abandonó la cartera de Información y Turismo, no significaba que el gabinete presidido por Luis Carrero Blanco dejara de apoyar al CEDI. La continuidad en el ejecutivo de Gonzalo Fernández de la Mora, que aunaba a su condición de Ministro de Obras Públicas la de miembro del Consejo Internacional del CEDI, era una garantía para el futuro inmediato de la asociación, que además contaría con el respaldo explícito del nuevo titular de Exteriores, Laureano López Rodó45. Se confirmaba así el respaldo del equipo tecnocrático que pivotaba alrededor de Carrero Blanco, empeñado —ahora desde la Presidencia del Gobierno— en imprimir un sello indeleble de autoafirmación de los Principios Fundamentales del régimen en las relaciones con Europa46.

  • 47 AGUN, ASB, carta de Georg von Gaupp-Berghausen a Alfredo Sánchez Bella, 12 de julio de 1973.
  • 48 Ibid.
  • 49 López Rodó, 1987, p. 98.
  • 50 AGUN, ASB, «Resolución de la Secretaría General del CEDI distribuida a sus miembros», 31 de agosto (...)
  • 51 La Vanguardia, 11 de noviembre de 1973.
  • 52 La XVII edición Internacional del CEDI reunida en Alvor (Portugal) en 1968 sería la primera desarr (...)
  • 53 Crespo, 2004, p. 173.

15De ahí que Georg von Gaupp se sumara a la opinión de Fernández de la Mora para que Sánchez Bella —bien posicionado con ese grupo, del que él mismo había formado parte— siguiera como presidente del CEDI español47. Se trataba de mejorar su impulso asegurando la suficiente financiación para cubrir los costes del Congreso previsto, señalando ahora la idea de que éste se celebrara en Madrid en fechas próximas al día de la Hispanidad para reflexionar sobre «Europa y los Estados Unidos48». No obstante, en la reunión del Comité de Dirección convocada para el 16 de julio en Bonn se reconsiderarían estos puntos, también a propuesta de Fernández de la Mora y López Rodó, que estaba especialmente interesado en conseguir una renegociación del Acuerdo Económico de 1970 después de la ampliación de la CEE49. De ahí la conveniencia de mudar la celebración del Congreso del CEDI a Bruselas en las primeras jornadas de noviembre de 197350. Con esta operación se pretendía que varios dirigentes europeos relacionados con el CEDI presionaran a la CEE para que se admitiera a España como socio de pleno derecho, favoreciendo además su integración en la OTAN51. Por segunda vez, el encuentro transcurrió fuera de las fronteras españolas52. En esta ocasión se cedió el protagonismo a otros líderes extranjeros como Richard Jaeger, los ex-ministros franceses Habib-Deloncle y Maurice Schumann o el británico Lord Saint Oswald, representante del grupo conservador en el Parlamento Europeo53. En la reunión, los participantes se presentaron como la «Internacional de los Conservadores», anticipando lo que aspiraba a convertirse la asociación en el futuro para asegurar su subsistencia.

  • 54 La Vanguardia, 11 de noviembre de 1973.

16El hecho de que las intervenciones del Congreso animaran a una rápida adhesión de España al MEC sin condicionamientos políticos54 suponía un espaldarazo a los argumentos de las autoridades españolas. Sin embargo, el deseo de vencer la barrera de las incompatibilidades políticas resultaría cada vez más complejo a medida que parecían agotarse las posibilidades de una liberalización del régimen contrapuesta con su propia naturaleza. El asesinato de Carrero Blanco en diciembre de 1973 y el agravamiento de los problemas con los que tuvo que enfrentarse el ejecutivo de Arias Navarro irían deteriorando las relaciones con la CEE. Sobre todo a partir de abril de 1974, cuando las repercusiones de la Revolución de los Claveles provocarían en España una involución que orillaría el programa aperturista patrocinado por el gobierno apenas dos meses antes.

Un intento de renovación (1973-1976)

  • 55 Crespo, 2004, p. 130.
  • 56 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José Antonio Girón de Velasco, 30 de abril de 1974.
  • 57 Arriba, 28 de abril de 1974.

17La resistencia al cambio político por parte de los principales responsables del CEDI español acabaría resultando contraproducente en su objetivo por integrar al país en la CEE. Y es que a pesar de su empeño por forzar la compatibilidad política del régimen con las instituciones comunitarias, los informes emitidos por la Asamblea del Consejo de Europa no admitirían margen para la componenda, tal como indicaban las conclusiones recogidas por Giuseppe Reale en agosto de 197455. La solidaridad de Sánchez Bella con la declaración política publicada por el falangista y procurador en Cortes, José Antonio Girón de Velasco en el diario Arriba56, criticando duramente las inclinaciones liberales de algunos ministros y la implícita desafección hacia la continuidad del régimen57, terminaría obstaculizando la puesta al día del CEDI. La falta de una rápida adaptación a las nuevas circunstancias agudizaría los problemas que el CEDI venía arrastrando en su intento por renovar los cuadros de personal, así como sus estrategias y métodos de trabajo. De ahí la recurrente preocupación de Sánchez Bella por aunar voluntades con otras fuerzas afines que favorecieran los intereses del CEDI y que contuvieran el programa federalista de Europa pactado por el Presidente Giscard y el Canciller Schmidt en la Cumbre de París de diciembre de 1974.

18Consciente de la importancia vital de las subvenciones del gobierno, Sánchez Bella se apresuró a estrechar contacto con los nuevos titulares de Exteriores y del Movimiento. La ausencia en el gabinete de socios pertenecientes al CEDI y el relevo de todo un sector político del régimen con el que Sánchez Bella se había identificado desde los años sesenta, no representó un escollo para asegurar la continuidad de las actividades desplegadas por la asociación. La participación del Ministro del Plan de Desarrollo, Joaquín Gutiérrez Cano, en la ceremonia de clausura del Congreso del CEDI en la que se formularían cuestiones relativas al declive o transformación europea desde múltiples perspectivas relacionadas con el ámbito político, económico o cultural, sería aprovechada por Sánchez Bella para insistir en la utilidad de la organización:

  • 58 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Joaquín Gutiérrez Cano, 11 de julio de 1974.

… a través tuyo, el gobierno debe conocer el importantísimo instrumento que tiene en su mano, si es que se acierta a saberlo manejar. El contacto con estos elementos de máxima influencia en todos los gobiernos de Europa, en los momentos con los que tendremos que enfrentarnos, puede ser verdaderamente determinante. Como bien sabes, en cualquier planteamiento hay que arrancar con la permanente hostilidad del marxismo, hagamos lo que hagamos, porque por muchas aperturas que se establezcan para desarmarlo, siempre les parecerá corto. De ahí la necesidad de buscar el contrapeso con los que, por ser de mentalidad afín, estarán siempre mejor dispuestos para la comprensión y aún para la defensa58.

  • 59 Weber, 1994, p. 1092.
  • 60 Las gestiones del secretario del CEDI francés François de la Noë con el Ministerio de Exteriores d (...)
  • 61 AGUN, ASB, «Comité de Direction du CEDI (14-16 décembre 1974)».

19Con estas sugerencias, parecían rememorarse las dificultades que en 1957 amenazaron con la extinción del CEDI, a causa del exiguo valor que el entonces responsable de la diplomacia española —Fernando María Castiella— le atribuía como elemento de aproximación y encuentro con las élites políticas europeas59. Si a finales de los cincuenta el principal peligro residía en la hipotética suspensión de las ayudas económicas al CEDI por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores, a mediados de los setenta preocupaba una reducción generalizada de las subvenciones. Más aún a raíz de la desaparición de influyentes personalidades de la asociación. Si ya con su presencia se habían sucedido serios problemas para diversificar las fuentes de financiación60, el fallecimiento de algunos de ellos —François de la Noë, Edmond Michelet— o la retirada a un segundo plano de otros por circunstancias políticas que diferían de su proyecto —tal sería el caso de Habid-Deloncle— frustraron definitivamente ese plan de ampliación y mejora de los recursos económicos del CEDI. De hecho, a pesar del respaldo del Ministro del Plan de Desarrollo, no pudo lograrse un incremento de las ayudas. De ahí que se recurriera a un crédito complementario solicitado a distintas entidades bancarias para afrontar los gastos logísticos de la reunión del Comité del CEDI en Grasse, que prepararía el próximo Congreso Internacional de Barcelona programado para finales de septiembre de 197561.

  • 62 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a H.G Nagelmackers, secretario general del CEDI, 22 de n (...)
  • 63 AGUN, ASB, «Esquema de actividades del CEDI para 1975».
  • 64 Sánchez Cervelló, 1995, p. 274.
  • 65 «¿Qué es el CEDI?», 1971, p. 28.
  • 66 «El sistema liberal-democrático no funciona y la necesidad de encontrar fórmulas capaces de frenar (...)
  • 67 AGUN, ASB, «Esquema de actividades del CEDI para 1975». En esa época Sánchez Bella distribuiría la (...)
  • 68 AGUN, ASB, «Esquemas de actividades del CEDI para 1975».

20En su caso, Sánchez Bella remitiría por escrito las ideas conclusivas de un encuentro celebrado con anterioridad en Munich para que el Comité aprobara la propuesta temática del Congreso Internacional relativa a la crisis del Estado moderno y a la necesidad de encontrar fórmulas capaces de superarla62. El plan de actuación trazado para 1975 abundaba en los aspectos tocantes a la formación política y a su difusión entre organismos y personalidades afines63. El desmoronamiento del Estado Novo portugués y la posterior radicalización del proceso revolucionario64 animó al CEDI a diseñar una respuesta intelectual que desarmara los planteamientos marxistas. El avance de esas tesis en la Península Ibérica implicaba un riesgo considerable para la cohesión del bloque occidental y la realización de un proyecto europeo sustentado en los principios informadores de la civilización cristiana65. Al señalar la importancia con que debía sopesarse la cuestión portuguesa, se estaba alentando a una mayor dinamización de los círculos de estudio sobre «El problema de la organización del Estado» para configurar una teoría política propia66 que ahondara en la autenticidad y en el perfeccionamiento del modelo orgánico o participativo67. De este modo, se recurrirían a varios textos de Michel Parets y Rodrigo Fernández Carvajal para el impulso de ese pensamiento. También intentaron crearse clubes y movimientos de jóvenes profesionales para facilitar su inserción en el CEDI68.

  • 69 Véanse las cartas de Alfredo Sánchez Bella con el Presidente de la Diputación de Barcelona, Juan A (...)
  • 70 AGUN, ASB, carta de Braulio Alfageme a Alfredo Sánchez Bella, 29 de julio de 1975.
  • 71 AGUN, ASB, carta del conde Podstatzky-Lichtenstein a Alfredo Sánchez Bella, 24 de septiembre de 19 (...)

21Con estos antecedentes se perfilaría el XXIV Congreso del CEDI, reunido en el Hotel Princesa Sofía de Barcelona entre el 26 y 28 de septiembre. El éxito de las sesiones no ocultaba sin embargo que persistieran los problemas de financiación. La falta de un aumento directo en las subvenciones públicas —en un momento en que empezaba a aflorar la crisis económica— se compensaría con la asistencia logística por parte de las administraciones, poniendo a disposición del CEDI algunos locales para la acogida de los participantes69. En esa ocasión, la carencia económica pudo sortearse con un donativo de 250.000 pts, todavía insuficientes para cubrir la demanda de otras 200.000 solicitadas por el vicepresidente ejecutivo von Gaupp, de las que fueron remitidas la mitad a cuenta del Banco Hipotecario, dirigido por Sánchez Bella desde 197470. Unas cifras sólo completadas en parte por la contribución de empresas privadas como la sociedad de construcciones hispano-germanas71, y que a pesar de todo no resolverían el déficit de financiación ni la dependencia de los recursos dispuestos por el gobierno español.

  • 72 Véase la carta del 29 de septiembre de 1975 de Manuel Valentín-Gamazo, Delegado Nacional de Juvent (...)
  • 73 Tusell, Queipo de Llano, 2003, p. 205.
  • 74 AGUN, ASB, discurso de clausura de Alfredo Sánchez Bella en el XXIV Congreso Internacional del CED (...)
  • 75 Orella, 2014, p. 192.
  • 76 AGUN, ASB, discurso de clausura de Alfredo Sánchez Bella en el XXIV Congreso Internacional del CED (...)
  • 77 Con todo, Sánchez Bella se lamentaría de la escasa repercusión en los medios informativos del desa (...)

22El aparente éxito con que se desarrolló el Congreso con casi dos centenares de invitados, la mitad de ellos procedentes del extranjero, se vio empañado por la aplicación de cinco sentencias de muerte a terroristas del FRAP y de ETA el día 27 de septiembre72. La ola de protestas internacionales desatada a la mañana siguiente terminó con la retirada de España de trece embajadas europeas, el asalto de la sede española en Lisboa y la suspensión provisional de las negociaciones por parte de los representantes del Mercado Común73. Tales repercusiones no fueron ajenas al Congreso del CEDI en Barcelona, hasta el punto de alterar el contenido del discurso de clausura pronunciado por Alfredo Sánchez Bella. En su intervención, el presidente de la sección española y miembro de honor del CEDI aseguró que aquella reacción era la consecuencia de la infiltración comunista en Occidente74. A pesar de los intentos por modificar la imagen de la asociación, aludiendo a una apertura hacia los sectores liberales y socialdemócratas, la defensa a ultranza del franquismo impediría alcanzar dichos objetivos75. Al invocar los acuerdos de la Conferencia de Helsinki de 1973 para subrayar la no intromisión en los asuntos de la política interna de los Estados y la legitimidad que a su juicio representaba el régimen del 18 de julio por su lucha contra las «fuerzas revolucionarias y disolventes de Europa76», Sánchez Bella reafirmaba los principios fundacionales del CEDI como instrumento de asistencia y promoción del franquismo en Europa77. Confirmaría así los rasgos de una entidad que a corto plazo resultarían contraproducentes para su futuro ante el proceso de cambio político iniciado en España.

  • 78 AGUN, ASB, carta de Richard Jaeger a Alfredo Sánchez Bella, 9 de octubre de 1975.
  • 79 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Richard Jaeger, 17 de octubre de 1975.

23La muerte del General Franco en noviembre de 1975 y la constitución del primer gobierno de la Monarquía un mes después activarían un itinerario de reformas que el CEDI procuró aprovechar para plantear un conjunto de medidas que aseguraran la continuidad «actualizada» del sistema. El cambio de gabinete coincidiría con el encuentro en Munich del Consejo Internacional del CEDI, que habría de tratar la remodelación del Comité Directivo con el relevo en la presidencia a favor de Georg von Gaupp. La conmemoración del 25 aniversario de la fundación del CEDI suscitaba varias cuestiones a resolver. Primero, la elección de la localidad donde habría de desarrollarse el Congreso y, en segundo término, la temática a considerar. La celebración del Año Santo Compostelano en 1976 parecía ofrecer la oportunidad de una sede, tal como sugirió Richard Jaeger78. Sin embargo, las reservas de Sánchez Bella venían condicionadas por razones logísticas y presupuestarias, debido a las dificultades que apreciaba a la hora de asegurar el alojamiento de los congresistas en una temporada tan concurrida, y a los costes añadidos de desplazamiento79. Más aún cuando se agravaban las dificultades de financiación por parte de las administraciones públicas. Eso obligaría a un acercamiento con otras organizaciones afines como la Unión Paneuropea, también presidida por Otto de Habsburgo. Esta evidente erosión del CEDI fue maquillada por Sánchez Bella como un intento de impulsar más eficazmente sus actividades e influencia en Europa.

  • 80 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María de Areilza, 19 de febrero de 1976.
  • 81 Ibid.
  • 82 Ibid.
  • 83 AGUN, ASB, carta de José María de Areilza a Alfredo Sánchez Bella, 26 de febrero de 1976.
  • 84 AGUN, ASB, carta de Alfonso de la Serna, Director General de Relaciones Culturales, a Alfredo Sánc (...)

24Ciertamente, en una carta dirigida al nuevo responsable de Asuntos Exteriores, José María de Areilza, el presidente de la sección española del CEDI daría cuenta de los últimos acuerdos alcanzados por el Consejo Internacional. De entrada, informó que el próximo Congreso versaría sobre el estudio de la realidad política europea, pero ciñéndose más detenidamente en el caso español. Desde aquí transmitiría la disposición del CEDI a invitar a todas las tendencias políticas españolas no marxistas para ampliar contactos, hasta entonces limitados por prescripción oficial a los grupos liberal-conservadores y democristianos europeos80. Con ello, reconocía la íntima relación del CEDI con las directrices de la diplomacia española hacia Europa y su código ideológico conservador para, a renglón seguido, prestar su colaboración a la etapa iniciada con el advenimiento de la Monarquía. Y es que Sánchez Bella era consciente de que la continuidad de la asociación dependía de su capacidad para adaptarse a las orientaciones de la política exterior delineada por el Ministerio. De entre las proposiciones concretas del CEDI para atraer el interés de aquel departamento, sobresalía la idea de configurarse como la Internacional de los Partidos Populares. Con ese nombre, pretendían agruparse las corrientes liberal-conservadoras frente a las Internacionales de socialistas y democristianos de tendencia progresista81. En su argumentación, Sánchez Bella abundaba en los beneficios que el espaldarazo a ese proyecto podía revestir para el ejecutivo, al patrocinar una plataforma de partidos con suficiente entidad entre los gobiernos europeos como para promover el ingreso a España en la CEE. Ya no se trataría tanto de la acción de personalidades más o menos coordinadas, sino de todo un conjunto de agrupaciones políticas que podían corresponder a las peticiones de Madrid de una manera más corporativa. Para lograrlo, era menester un incremento de las ayudas económicas, que era el objeto último de la carta. Si hasta la fecha se habían facilitado subvenciones por valor de 1.500.000 pts entre los Ministerios de Exteriores, Información, Educación y la Secretaría General del Movimiento, parecía el momento de elevar las cuantías a 4.000.000 pts si querían asegurarse el desarrollo de las actividades y dar cumplimento al plan de reconversión82. En su respuesta, Areilza declinó la posibilidad de acceder a una ampliación de las ayudas, amparándose en las restricciones presupuestarias impuestas por el Ministerio de Hacienda83. De ahí que sólo se alcanzara una renovación de las 500.000 pts concedidas ordinariamente por el Palacio de Santa Cruz84.

  • 85 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María Velo de Antelo, 31 de diciembre de 1975.
  • 86 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Alfonso Martín Escudero, 16 de julio de 1976.
  • 87 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María Velo de Antelo, 31 de diciembre de 1975.
  • 88 Ibid.
  • 89 Tusell, Queipo de Llano, 2003, p. 63.
  • 90 Crespo, 2004, p. 172.
  • 91 Ibid, p. 173.
  • 92 La disposición del Presidente de las Cortes del 9 de marzo de 1976 autorizó a los procuradores a c (...)

25Con esos escasos medios, resultaba muy complejo costear la iniciativa de formación y divulgación político-cultural trazada por Sánchez Bella y José María Velo de Antelo, en calidad de integrante de la secretaría general del CEDI. Y es que a juicio del primero, la secretaría debía actuar como correa de transmisión para divulgar publicaciones extranjeras como la revista International Background o el boletín del Soviet Analyst, impulsado desde Londres por Brian Crozier85. Unas publicaciones cuyo contenido anticomunista las hacía merecedoras de la atención prestada por Sánchez Bella para convertir al CEDI en medio de canalización de las fuerzas políticas europeas no marxistas86. Esto exigía una inversión de capital para incorporar a la secretaría un mínimo de personal remunerado, que trabajara al menos media jornada para dar cumplimiento eficaz a las labores burocráticas encomendadas87. El objetivo principal era que esas revistas fueran remitidas al establishment de un régimen en estado de mutación, para que el cambio se ordenara conforme a unos parámetros conservadores que impidieran la legalización de asociaciones o partidos de inspiración marxista88; especialmente una vez que el Presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, dio a conocer ante las Cortes su proyecto de reforma en abril de 1976, diseñado sobre la premisa de salvar la sustancia del régimen89. Un principio que compartía Sánchez Bella y que exigía de un reconocimiento de la clase directora si realmente quería materializarse en una propuesta concreta. Más si cabe cuando en mayo se distribuyó en el Parlamento Europeo el informe elaborado por el democristiano Maurice Faure, en el que denunciaba las limitaciones del programa reformista en España90. Los reparos de las instituciones comunitarias a esa versión dirigida de la reforma no detuvieron el empeño de la sección española del CEDI por secundar la labor del gobierno Arias, apoyo que se manifestaría en la sede de Estrasburgo con las intervenciones del parlamentario francés Christian de la Malène o del británico Peter Kirk91. También apareció en las Cortes españolas, al sumarse a la iniciativa de los procuradores de Alianza Popular para la elaboración de una ley electoral que evitara la atomización política92.

  • 93 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Antonio Cillán Apalategui, 3 de septiembre de 1976.
  • 94 AGUN, ASB, carta de Antonio Cillán Apalategui a Fernando Santiago y Díaz de Mendivil, vicepresiden (...)
  • 95 AGUN, ASB, carta de Antonio Cillán Apalategui a Alfredo Sánchez Bella, 17 de septiembre de 1976.

26Sin embargo, la designación de Adolfo Suárez como nuevo Presidente del Gobierno el 3 de julio de 1976 impondría un cambio de rumbo en la orientación de la reforma. Se aparcarían así las soluciones favorables a un sistema mayoritario de elección para adoptar la proporcionalidad sugerida por Bruselas, pero con mecanismos correctores que beneficiaran a los partidos más votados. Mucho influyeron en este punto las presiones de varios procuradores y las campañas de prensa atizadas por algún miembro del CEDI español, que contaría con la arenga de su presidente93. En su caso, una vez conocida la postura del ejecutivo, el profesor de Derecho Político y miembro del CEDI de Guipúzcoa, Antonio Cillán, expondría la necesidad de promulgar una ley electoral que siguiera el sistema alemán para favorecer bloques políticos coherentes que aseguraran en el futuro la estabilidad institucional94. Al no abrirse paso esa propuesta, abogaría por elevar los porcentajes de elección al 5 % del censo, en línea con el discurso de los procuradores del grupo parlamentario popular95. A pesar del peso de este sector en las Cortes, sólo lograrían que el gabinete incrementara el porcentaje hasta un 3 %, lo cual motivaría sus críticas posteriores al proceso de reforma.

Desgaste y fin de un proyecto (1976-1980)

  • 96 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Alfonso Osorio, 13 de octubre de 1976.
  • 97 Ibid.
  • 98 AGUN, ASB, programa del XXV Congreso del CEDI (25-28 de noviembre 1976).
  • 99 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Amintore Fanfani, con copia correspondiente a Jacques (...)

27La oposición soterrada de los directivos españoles del CEDI a las políticas del gobierno Suárez —que a título personal mantenía malas relaciones con Sánchez Bella desde su etapa como Ministro de Información— no facilitó su asistencia para la celebración del XXV Congreso Internacional de la entidad, incluso a pesar de contar con un Ministro de Exteriores —Marcelino Oreja— que había formado parte del CEDI. La petición de ayuda cursada por Sánchez Bella al entonces vicepresidente Alfonso Osorio, con quien le unían mayores afinidades, revela las dificultades con las que se encontraba la asociación. Y eso a menos de un mes para conmemorar sus bodas de plata y después de haberlas retrasado con respecto a las fechas acordadas por el Comité de Dirección. Por eso, Sánchez Bella remachaba nuevamente la necesidad de una ayuda económica complementaria de 1.500.000 pts para apuntalar ese evento con «la plana mayor de los políticos no marxistas96». Se trataba de asegurar la posición y los intereses de España, ampliando las relaciones políticas a todos los partidos europeos y norteamericanos del centro y la derecha. En este sentido, no parecía conveniente que a los costes del viaje y de la estancia sufragados por los congresistas se añadieran el de los ponentes o se prescindieran de algunos actos mínimos de atención como las cenas de cortesía97. Así lo entendería también la vicepresidencia del gobierno, que aprobaría esa subvención adicional. No obstante, el ajuste de las partidas obligaría a que el Congreso transcurriera en el Palacio de Exposiciones de Madrid, reduciendo a dos el número de conferenciantes en la mesa de clausura98. El resto de jornadas se distribuirían en encuentros de trabajo, con la participación de personalidades como Brian Crozier, Lord Oswald, Vittorio Pons o Álvaro Gómez Hurtado, presidente del Partido Conservador colombiano. Otros invitados como Amintore Fanfani o Jacques Chirac no acudirían a la cita, aunque se les hubiera intentado atraer para impulsar la Internacional de los Partidos Populares que preparara las primeras elecciones por sufragio al Parlamento Europeo99.

  • 100 AGUN, ASB, «El CEDI, una organización europea en plena actividad» (diciembre de 1976).
  • 101 AGUN, ASB, discurso de Georg von Gaupp-Berghausen, a todos los miembros del Comité de Dirección y (...)
  • 102 Ibid.

28Allí se reafirmaron los postulados del CEDI al propugnar la unión de un continente desprovisto de regímenes comunistas. La alternativa sería constituir sistemas políticos reconocedores de los valores cristianos de la cultura europea, con una economía libre y social de mercado configurada por un ordenamiento jurídico basado en el derecho natural100. Con todo, en su discurso de clausura, el nuevo presidente internacional del CEDI, Georg von Gaupp, señaló la necesidad de rejuvenecer la organización, como ya había anunciado en su etapa de secretario101. Era la forma de constatar el agotamiento que, a su entender, se venía prolongando desde finales de la década anterior. Tal como reconoció ante el Comité de Dirección reunido en diciembre de 1976, la aceptación de la presidencia se debía a la posibilidad de plantear abiertamente los graves problemas que observaba en el CEDI. Desde los relacionados con la financiación de los Congresos hasta la superación de un aislamiento peninsular, que hacía prescindible las funciones desempeñadas por la organización102; dando a entender los fines para los que había sido creada. Asimismo, con respecto a la idea de transformar el CEDI en una Internacional de Partidos Populares para salvar su continuidad, reiteró sus reservas y la necesidad de que se revisaran los estatutos si era ésta la voluntad de sus integrantes:

Esto deberá hacerse en el transcurso del año 1977. Después de enjuiciar detalladamente la situación, debe tomarse una determinación sobre las metas y la forma del futuro trabajo del CEDI. Pero todos los miembros deben estar de antemano muy conscientes que cualquier futura actividad dependerá, aparte de una definición de una meta, de la seguridad de una base económica adecuada para un secretariado de dedicación plena. No se puede ni se debe contar más con la colaboración voluntaria o parcial del secretariado, ya que ninguna institución eficiente puede trabajar efectivamente bajo estas circunstancias.

  • 103 Ibid.

Si no se pueden establecer las premisas antes mencionadas, tendría más sentido dar por terminado el CEDI, y apoyar instituciones nacidas desde el CEDI o cercanas a éste, prestándoles una mayor cooperación103.

  • 104 AGUN, ASB, Experiencia y balance críticos del XXV Congreso Internacional del CEDI (diciembre 1976) (...)
  • 105 Panorama de la situación Internacional. Síntesis de los debates celebrados en los encuentros polít (...)

29Para evitar este último extremo y de acuerdo con el plazo abierto para el envío de propuestas hasta el 1 de abril de 1977, Sánchez Bella reunió una batería de medidas orientadas a reflotar el CEDI. Después de concluir que el XXV Congreso había significado un éxito por la calidad de los participantes, insistía en crear una Internacional del centro-derecha que actuara de contrapeso a su equivalente socialista. Según su parecer, eso requería de una fundación cultural con bases financieras suficientes que permitieran la emisión de bonos sin intereses para auspiciar todos los proyectos que fueran a desarrollarse. Sólo así y en dedicado con lo que había señalado von Gaupp, podría acelerarse la constitución de un grupo informativo consagrado al estudio de los medios de comunicación para difundir las ideas forjadas por un núcleo intelectual que, distribuido por países, articularan el pensamiento de esa nueva Internacional. Pensaba Sánchez Bella que Pierre Chaunu, Vitilia Horia, Pier Luigi Zampetti o Brian Crozier podían componer ese equipo104, grupo al que debería incorporarse un tercer gabinete, dedicado a la guerra psicológica y a la acción ciudadana. El objetivo era contener la influencia de las consignas marxistas en la sociedad. Esta labor, a juicio del presidente del CEDI español, debía extenderse a los foros parlamentarios, sindicales y de la empresa, porque había que ganar adeptos a la causa del anticomunismo con propuestas atrayentes entre todos los sectores. Con estas premisas, se abogaba por ajustar los fines del CEDI a las nuevas circunstancias. En efecto, ya no se trataba de promover el encaje en Europa de un régimen autoritario que se estaba volatilizando. La principal finalidad consistía ahora en estructurar una Internacional a modo de tercera vía, superadora del liberalismo y del marxismo, para catapultar la influencia de sus planteamientos conservadores entre los partidos afines y proyectarlos en la sociedad. En otras palabras, informar la cultura europea a partir de los presupuestos renovados del pensamiento tradicional, tal como había trabado el CEDI desde sus inicios. Así lo dejaba traslucir el análisis sobre el panorama de la situación internacional presentado en 1977, que insistía en las amenazas del comunismo105, sobre todo una vez que el gobierno Suárez procedió a legalizar el PCE en abril de ese año.

  • 106 En una misiva del 15 de febrero de 1977, dirigida a Alfredo Sánchez Bella (AGUN, ASB), Georg von G (...)
  • 107 AGUN, ASB, «Carta a mis amigos españoles», Georg von Gaupp-Berghausen, 12 de julio de 1978.
  • 108 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Georg von Gaupp-Berghausen, 19 de julio de 1978.
  • 109 AGUN, ASB, carta de Georg von Gaupp-Berghausen a Alfredo Sánchez Bella, 28 de julio de 1978.
  • 110 Ibid.

30En todo caso, fueron la falta de recursos y las deudas acumuladas por la congelación de las subvenciones concedidas en las anualidades precedentes las que impidieron la organización del XXVI Congreso Internacional del CEDI. Por primera vez desde 1952, el Comité de Dirección tuvo que renunciar a la celebración de un evento que en verdad certificaba la decadencia de la organización y el desánimo que empezaba a reinar entre buena parte de sus socios106. Que el nuevo gobierno Suárez surgido de las elecciones de junio no revalidara sus ayudas al CEDI, sin que por su parte lograra encontrar una alternativa sólida de financiación, perpetuaría la indigencia de la entidad a lo largo de 1978. Sin capacidad para convocar un Congreso Internacional, se aceleraría la disolución de varios centros nacionales para incorporarse a la Unión Paneuropea, siguiendo los consejos de von Gaupp. En ese contexto y adelantándose a la expiración de su mandato en otoño de 1978, el presidente decidió remitir una carta a la delegación española, consciente de que era la más remisa a secundar la extinción del CEDI. En ella explicaba que la asociación había cumplido sus objetivos primordiales, y que la imposibilidad de una puesta al día recomendaba finiquitar definitivamente sus actividades. Aun reconociendo que había asumido la presidencia con esa idea, respetaba la decisión que pudiera adoptar cada sección nacional, no sin antes manifestar sus preferencias por una adhesión a la Unión Paneuropea que diera continuidad a «los altos fines que se había propuesto el CEDI107» —es decir, alentar una unión confederal sobre los principios cristianos de la cultura europea—. En su respuesta, el presidente de la sección española prefirió mantener una posición más flexible con respecto al futuro inmediato de la entidad. Aunque invocaba su predisposición a ceñirse al criterio de la mayoría, no dejó de mostrar sus reservas acerca de una hipotética integración del CEDI en la Unión Paneuropea, a la que consideraba «más mortecina, con menos vigor y con menos ambición» que la agrupación fundada en 1952108. A vuelta de correo, von Gaupp lamentaba que se hubiera llegado a esa situación, atribuyéndola a la pérdida de numerosas oportunidades para fortalecer la base del CEDI como las ofrecidas por algunos socios al acceder a puestos gubernamentales109. Más bien se habría producido un aprovechamiento a la inversa por parte de esos gabinetes, utilizando al CEDI como apoyo complementario para sus políticas hacia Europa, minando con ello su autonomía y libertad de acción110.

  • 111 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Sabino Fernández Campo, 20 de junio de 1979. Para una (...)

31El hecho de que la Asociación Italiana de Acción Europea se incorporara a la Unión Paneuropea pareció dar razones a los argumentos de von Gaupp, pero sin el suficiente peso como para decantar a Sánchez Bella por esa opción. En su lugar, prefirió mantener estrechas relaciones con la Unión Paneuropea, sin por ello renunciar al sostenimiento de la personalidad jurídica del CEDI. Una decisión que, tal como había vaticinado el presidente internacional, le obligaría a seguir solicitando subvenciones oficiales para apuntalar un mínimo de actividades. El bloqueo del gobierno Suárez —empeñado en distanciarse de la derecha más continuista del franquismo— no fue óbice para que Sánchez Bella recurriera al Palacio de la Zarzuela apelando a los buenos oficios del Jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, para intentar superar este callejón sin salida. Exponiendo brevemente la historia del CEDI y su labor, subrayaba la urgencia con la que aquel organismo podía contribuir a reorientar la política europea del gobierno. Subyacía aquí una crítica a las inclinaciones de Suárez por secundar una política próxima a los países «no alineados», que apelaba a las convicciones atlantistas de Fernández Campo para enderezar dicha tendencia. Por eso Sánchez Bella reclamaba nuevas ayudas económicas con las que retomar la convocatoria de los Congresos Internacionales del CEDI, sobre todo si se atendía a la mayoría alcanzada por la suma de los grupos de centro-derecha en el Parlamento Europeo a comienzos de junio de 1979, de entre los que destacarían varios miembros del CEDI como su presidente de honor —Otto de Habsburgo— o Geoffrey Rippon, elegido presidente internacional en otoño de 1978111.

  • 112 AGUN, ASB, carta de Sabino Fernández Campo a Alfredo Sánchez Bella, 26 de junio de 1979.
  • 113 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Carlos Robles Piquer, 17 de octubre de 1979.
  • 114 Ibid.
  • 115 Ibid.
  • 116 Powell, 1996, pp. 253-254.

32Aunque Sánchez Bella consiguiera el compromiso de una gestión personal cerca del gobierno112, ésta no lograría los efectos esperados. De ahí que a raíz del nombramiento de su amigo Carlos Robles Piquer como Secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, tomara la determinación de dirigirse a él para recordarle la conveniencia de aprovechar los trabajos desarrollados por el CEDI en favor de los intereses de España. De nuevo recurría a la táctica de ganar el beneplácito de las autoridades, aunque fuera a costa de una independencia imposible por falta de ayudas reales del sector privado. En la relación de objetivos del CEDI, Sánchez Bella apuntaba el dar a conocer la personalidad del candidato de la CDU-CSU, Joseph Strauss, a la cancillería del gobierno alemán; la de examinar el problema del terrorismo entre Francia y España con propuestas para resolverlo, y la de contribuir a superar los obstáculos de franceses e italianos en las negociaciones para la entrada de España en el MEC113. También informaba del relevo en la presidencia internacional del CEDI, sin eludir que los encuentros de la asociación se habían reducido a foros restringidos, para luego agregar que en vista de su cometido bien merecían el restablecimiento de las subvenciones públicas en la misma cuantía con que se habían percibido años antes114. Incluso mostró su disposición de renunciar a su cargo de presidente de la sección española, ofreciéndola al propio Robles Piquer si con ello se restituían las ayudas al CEDI115. De poco valió su propuesta al comprobar la nula correspondencia de un departamento que, aunque dirigido por un antiguo socio como Marcelino Oreja, no era inmune a los condicionamientos impuestos por la presidencia del gobierno116.

  • 117 González Cuevas, 1998, p. 60.

33Esta asfixia financiera redujo al CEDI a un grupúsculo de personalidades cuyas reuniones privadas apenas se proyectarían en la opinión pública europea. Los intentos por reflotar la asociación a nivel internacional en 1984 concluyeron en un nuevo fracaso117. Y es que la ausencia de medios y de un relevo generacional frustró definitivamente toda suerte de proyectos para reinventar el CEDI, como el que planteó transformarlo en una agrupación de Partidos Populares. Una idea que finalmente se apropiaría la International Democrat Union, fundada en 1983 por Margaret Thatcher, Helmut Kohl y Jacques Chirac, demostrando la factibilidad de una propuesta que no podría articular el CEDI por falta de oportunidad política y de apoyo financiero.

 

34La trayectoria del CEDI durante la década de los años setenta pasó por tres fases distintas. En todos estos ciclos se producirían variaciones en cuanto al ritmo y modo de adaptación por parte del CEDI. Si en un primer momento continuó promoviendo el encaje en la CEE del régimen franquista sin necesidad de alterar su naturaleza política, conforme a los principios para los que había sido creada la asociación en 1952, con la paulatina mutación del sistema también se redefinirían los objetivos y procedimientos del CEDI. En este sentido, tampoco fue ajeno a las líneas adoptadas por la Cumbre de París de 1974 sobre el proceso de construcción europea; muy poco coincidente con las premisas cristianas y confederales que animaban su proyecto fundacional. Esta divergencia de planteamientos entre la fórmula asumida por Europa y la que incorporaría España a su nuevo modelo político obligaría al CEDI a reinventarse. No sólo para asegurar su supervivencia y la sustancia de sus presupuestos ideológicos, sino también para aumentar más eficazmente su influencia en la marcha de la política europea.

35Este cambio además venía favorecido por la estrecha dependencia económica de la organización con respecto al gobierno de España. De hecho, fueron los vínculos con el Ministerio de Asuntos Exteriores los que obligarían al CEDI a introducir modificaciones significativas a medida que la política española emprendía otros derroteros muy distintos al apoyo constante prestado por esa entidad a un régimen en fase de extinción. No puede hablarse, por tanto, de una adecuación convencida, ni mucho menos identificada con el proceso democratizador auspiciado por el gobierno Suárez, sino más bien de un ajuste condicionado por la realidad transformadora de los hechos. Bien lo demuestra que a la actitud condescendiente con el programa conservador del gobierno Arias se contrapusiera la crítica soterrada a la política de cambio negociado patrocinada por Suárez. De ahí la necesidad de activar una alternativa que pudiera sortear la suspensión de las ayudas económicas decretada por el ejecutivo, convirtiendo al CEDI en una Internacional de Partidos Populares opuestos al marxismo. En realidad, era otra forma de perpetuar los ideales fundacionales de la organización, insistiendo en la defensa de un orden jurídico basado en el derecho natural y en el reconocimiento de la identidad cristiana de Europa. Una operación que, en cualquier caso, no pudo llevarse a cabo por falta de financiación, debido al lastre que representaban sus posiciones marcadamente conservadoras, tanto para muchos sectores privados como para un gobierno preocupado por marcar distancias con el régimen anterior. El fracaso de esta «puesta al día» condenaría al CEDI al ostracismo, reduciéndolo a un grupúsculo de personalidades de la derecha europea con escasa trascendencia entre la opinión pública.

Haut de page

Bibliographie

Abadie, Fréderic, Corcelette, Jean-Pierre (1994), Georges Pompidou, 1911-1974. Le désir et le destin, París, Éditions Balland.

Bitsch, Marie-Thérese (1996), Histoire de la construction européenne, de 1945 à nos jours, Bruselas, Éditions Complexe.

Bussière, Éric, Willaert, Émilie (2010), Un projet pour l’Europe : Georges Pompidou et la construction européenne, Bruselas, Peter Lang.

Cañellas, Antonio (2014), «Las políticas del Instituto de Cultura Hispánica, 1947-1953», Historia Actual online, 33, pp. 77-91.

Charbonnell, Jean (1987), Edmond Michelet, París, Beauchesne.

Crespo Maclennan, Julio (2004), España en Europa, 1945-2000: del ostracismo a la modernidad, Madrid, Marcial Pons.

Delgado Gómez-Escalonilla, Lorenzo (2003), «La política latinoamericana de España en el siglo xx», Ayer, 49, pp. 121-160.

El CEDI, lo que es, lo que hace, cómo funciona, Madrid, 1956.

Gil Pecharromán, Julio (2011), Historia de la integración europea, Madrid, UNED.

González Cuevas, Pedro Carlos (1998), «Neoconservatismo e identidad europea», Spagna contemporanea, 13, pp. 41-60.

Habsburgo, Otto de (1970), Nuestro mundo en marcha, Estella, Salvat.

La Porte, María Teresa (1992), La política europea del régimen de Franco, 1957-1962, Pamplona, Eunsa.

López Rodó, Laureano (1987), Testimonio de una política de Estado, Barcelona, Planeta.

Moreno Juste, Antonio (1993), «El Centro Europeo de Documentación e Información. Un intento fallido de aproximación a Europa, 1952-1962», en Javier Tusell (coord.), El régimen de Franco (1936-1975). Política y relaciones exteriores, Madrid, UNED, t. II, pp. 459-474.

Moreno Juste, Antonio (2005), «La política europea de los católicos españoles en los años 40 y 50» en Glicerio Sánchez Recio (coord.), La Internacional Católica. Pax Romana en la política europea de posguerra, Madrid, Biblioteca Nueva, pp. 175-212.

Moreno Seco, Mónica (2005), «Los dirigentes de la ACNdP entre lo religioso y lo político», en Glicerio Sánchez Recio (coord.), La Internacional Católica. Pax Romana en la política europea de posguerra, Madrid, Biblioteca Nueva, pp. 75-119.

Orella, José Luis (2014), La España del desarrollo. El Almirante Carrero Blanco y sus hombres, Valladolid, Galland.

Powell, Charles (1996), «Un “hombre-puente” en la política exterior española: el caso de Marcelino Oreja», Historia Contemporánea, 15, pp. 241-256.

Powell, Charles (2003), «España en Europa: de 1945 a nuestros días», Ayer, 49, pp. 81-119.

Prades, Sara (2007), «Escribir la Historia para definir la nación. La historia de España en Arbor: 1944-1956» Ayer, 66, pp. 177-200.

«¿Qué es el CEDI?», Documentación española, 32, 1971.

Sánchez Bella, Alfredo (1985), «Franco y la cultura», Razón Española, 14, pp. 273-294.

Sánchez Cervelló, Josep (1995), La revolución portuguesa y su influencia en la transición española (1961-1976), Madrid, Nerea.

Thatcher, Margaret (1995), El camino hacia el poder, Madrid, El País.

Tusell, Javier, Queipo de Llano, Genoveva (2003), Tiempo de incertidumbre. Carlos Arias Navarro entre el franquismo y la transición, 1973-1976, Barcelona, Crítica.

Von Gaupp-Berghausen, Georg (ed.) [1971], 20 años de CEDI, Madrid, Editora Nacional.

Weber, Petra María (1994), «El CEDI: promotor del Occidente cristiano y de las relaciones hispano-alemanas de los años cincuenta», Hispania, 188, pp. 1077-1103.

Haut de page

Notes

1 Weber, 1994, p. 1079.

2 El CEDI, lo que es, lo que hace, cómo funciona, 1956, pp. 21-22.

3 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 471.

4 Delgado, 2003, p. 144.

5 Archivo General de la Universidad de Navarra (AGUN), fondo Alfredo Sánchez Bella (ASB), carta de Fernando Martín Sánchez-Juliá, presidente de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, a Alfredo Sánchez Bella, 13 de octubre de 1949. No se indica numeración de caja ni legajo por tratarse de un fondo todavía sin catalogar.

6 Moreno Seco, 2005, p. 87.

7 Moreno Juste, 2005, p. 207.

8 Sánchez Bella, 1985, p. 293.

9 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 469.

10 González Cuevas, 1998, p. 53.

11 III Congreso Internacional del CEDI (1954), Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, p. 65.

12 Archivio del Ministero degli Affari Esteri (AMAE), Uffici Politici, 1945-1960, Versamento I, caja 315.

13 Powell, 2003, p. 90.

14 La Porte, 1992, p. 340.

15 Weber, 1994, p. 1084.

16 Archives Edmond Michelet (AEM), 05.130/110-114, «Aux centres nationaux. La jeune génération du CEDI», 30 de septiembre de 1964.

17 AEM, 04.905/58-59, carta de Georg von Gaupp-Berghausen al Comité de Dirección del CEDI, 22 de enero de 1969.

18 Abadie, Corcelette, 1994, p. 300.

19 Bussière, Willaert, 2010, p. 405.

20 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Otto de Habsburgo, presidente de honor del CEDI, 9 de junio de 1969.

21 Charbonnell, 1987, p. 138.

22 Thatcher, 1995, p. 191.

23 Moreno Juste, 1993, t. II, p. 467.

24 AGUN, ASB, carta de Otto de Habsburgo a Alfredo Sánchez Bella, 10 de noviembre de 1969.

25 Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, p. 640.

26 Weber, 1994, p. 1089.

27 Crespo, 2004, p. 111.

28 Gil Pecharromán, 2011, pp. 150-151.

29 Crespo, 2004, p. 115.

30 AGUN, ASB, palabras de apertura pronunciadas por el Ministro de Información y Turismo, presidente de la sección española del CEDI, Alfredo Sánchez Bella (texto completo).

31 Ibid.

32 Prades, 2007, p. 189.

33 Cañellas, 2014, p. 83.

34 Programa del XIX Congreso del CEDI, en Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, pp. 640-641.

35 Discurso de Otto de Habsburgo resumiendo los debates del XX Congreso en «¿Qué es el CEDI?», 1971, p. 28.

36 Habsburgo, 1970, pp. 87-95.

37 «¿Qué es el CEDI?», 1971, pp. 26-27.

38 Bitsch, 1996, p. 381.

39 AGUN, ASB, Informe sobre la reunión del CEDI en Londres, dirigido al Ministro de Asuntos Exteriores Gregorio López Bravo, 15 de abril de 1972.

40 La Vanguardia, 15 de julio de 1972.

41 Véase AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella al marqués de Mondéjar, Jefe de la Casa del Príncipe de España, 4 de julio de 1972.

42 AGUN, ASB, carta de Luis Santiago de Pablo, Jefe del Departamento Internacional del Ministerio de Información y Turismo a su titular, Alfredo Sánchez Bella, 29 de julio de 1972.

43 Información extraída de la relación de AGUN, ASB, «Compte-rendu de la réunion du Comité de Direction et Conseil International à Bruxelles (5-6 mai, 1973)».

44 Ibid. En 1958 la sede se había fijado en Munich a raíz de la crisis momentánea entre el CEDI y el nuevo titular del Ministerio español de Exteriores, Fernando Castiella. Weber, 1994, p. 1092.

45 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Marcelino Oreja Aguirre, 2 de agosto de 1973.

46 Es ilustrativa a este respecto la entrevista del nuevo titular de Exteriores, Laureano López Rodó, con su homólogo holandés, Max van der Stoel, en septiembre de 1973, en AGN, Laureano López Rodó (LLR), caja 436. A la insistencia de este último para que España iniciara su democratización como vía indispensable para acceder a la CEE, se contrapuso la vindicación del régimen y su continuidad futura por parte de López Rodó.

47 AGUN, ASB, carta de Georg von Gaupp-Berghausen a Alfredo Sánchez Bella, 12 de julio de 1973.

48 Ibid.

49 López Rodó, 1987, p. 98.

50 AGUN, ASB, «Resolución de la Secretaría General del CEDI distribuida a sus miembros», 31 de agosto de 1973.

51 La Vanguardia, 11 de noviembre de 1973.

52 La XVII edición Internacional del CEDI reunida en Alvor (Portugal) en 1968 sería la primera desarrollada fuera de España. Von Gaupp-Berghausen (ed.), 1971, pp. 559-567.

53 Crespo, 2004, p. 173.

54 La Vanguardia, 11 de noviembre de 1973.

55 Crespo, 2004, p. 130.

56 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José Antonio Girón de Velasco, 30 de abril de 1974.

57 Arriba, 28 de abril de 1974.

58 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Joaquín Gutiérrez Cano, 11 de julio de 1974.

59 Weber, 1994, p. 1092.

60 Las gestiones del secretario del CEDI francés François de la Noë con el Ministerio de Exteriores del gobierno de París —del que era consejero técnico desde 1959— lograron la aprobación de subvenciones para el CEDI. Sus dotaciones mejorarían bajo la presidencia internacional de Edmond Michelet, justo antes de imponerse una reducción de las partidas al ser relevado por el alemán Hans-Joachim von Merkatz, en virtud del sistema rotatorio que regía para la renovación del cargo. Sin embargo, este cambio en la presidencia no parece explicar por sí mismo la disminución de las ayudas. El apoyo del gobierno era más la consecuencia del compromiso ineludible con algunos próceres de su corriente democristiana, implicados en las tareas del CEDI, que en el interés certero por una organización que no le era imprescindible para sostener la estrategia global de su política europea. Acerca de esta cuestión pueden consultarse las cartas dirigidas por François de la Noë a Edmond Michelet y a Georg von Gaupp entre 1965 et 1967, en AEM, 05.129/014/015/017/021.

61 AGUN, ASB, «Comité de Direction du CEDI (14-16 décembre 1974)».

62 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a H.G Nagelmackers, secretario general del CEDI, 22 de noviembre de 1974.

63 AGUN, ASB, «Esquema de actividades del CEDI para 1975».

64 Sánchez Cervelló, 1995, p. 274.

65 «¿Qué es el CEDI?», 1971, p. 28.

66 «El sistema liberal-democrático no funciona y la necesidad de encontrar fórmulas capaces de frenar, detener o evitar la destrucción de nuestra civilización y de nuestra cultura, me parece es tarea cada vez más urgente y necesaria». AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a H. G. Nagelmackers, 22 de noviembre de 1974.

67 AGUN, ASB, «Esquema de actividades del CEDI para 1975». En esa época Sánchez Bella distribuiría la obra de Pier Luigi Zampetti, La participación popular en el poder, entre los principales estamentos del régimen. Véase la carta del 24 de marzo de 1976 de Alfredo Sánchez Bella a Rodolfo Martín Villa en la que recomienda un sistema mixto de democracia corporativa y de partidos, según las directrices del autor italiano (AGUN, ASB).

68 AGUN, ASB, «Esquemas de actividades del CEDI para 1975».

69 Véanse las cartas de Alfredo Sánchez Bella con el Presidente de la Diputación de Barcelona, Juan Antonio Samaranch (8 de septiembre de 1975) y con el alcalde de la ciudad condal, Joaquín Viola Sauret (11 de septiembre de 1975) en AGUN, ASB.

70 AGUN, ASB, carta de Braulio Alfageme a Alfredo Sánchez Bella, 29 de julio de 1975.

71 AGUN, ASB, carta del conde Podstatzky-Lichtenstein a Alfredo Sánchez Bella, 24 de septiembre de 1975.

72 Véase la carta del 29 de septiembre de 1975 de Manuel Valentín-Gamazo, Delegado Nacional de Juventud, a Alfredo Sánchez Bella, aludiendo a la situación generada en el país a raíz de aplicación de las condenas (AGUN, ASB).

73 Tusell, Queipo de Llano, 2003, p. 205.

74 AGUN, ASB, discurso de clausura de Alfredo Sánchez Bella en el XXIV Congreso Internacional del CEDI en Barcelona (1975).

75 Orella, 2014, p. 192.

76 AGUN, ASB, discurso de clausura de Alfredo Sánchez Bella en el XXIV Congreso Internacional del CEDI en Barcelona (1975).

77 Con todo, Sánchez Bella se lamentaría de la escasa repercusión en los medios informativos del desarrollo del Congreso y de la falta de atención a su discurso. Un hecho que, en última instancia, manifestaba un cambio de ciclo y el progresivo desgaste de una iniciativa condenada a renovarse o desaparecer. Véase la carta del 9 de octubre de 1975 de Alfredo Sánchez Bella a Alejandro Armesto, director gerente de la Agencia EFE (AGUN, ASB).

78 AGUN, ASB, carta de Richard Jaeger a Alfredo Sánchez Bella, 9 de octubre de 1975.

79 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Richard Jaeger, 17 de octubre de 1975.

80 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María de Areilza, 19 de febrero de 1976.

81 Ibid.

82 Ibid.

83 AGUN, ASB, carta de José María de Areilza a Alfredo Sánchez Bella, 26 de febrero de 1976.

84 AGUN, ASB, carta de Alfonso de la Serna, Director General de Relaciones Culturales, a Alfredo Sánchez Bella, 3 de marzo de 1976.

85 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María Velo de Antelo, 31 de diciembre de 1975.

86 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Alfonso Martín Escudero, 16 de julio de 1976.

87 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a José María Velo de Antelo, 31 de diciembre de 1975.

88 Ibid.

89 Tusell, Queipo de Llano, 2003, p. 63.

90 Crespo, 2004, p. 172.

91 Ibid, p. 173.

92 La disposición del Presidente de las Cortes del 9 de marzo de 1976 autorizó a los procuradores a constituir grupos parlamentarios en función de tendencias o criterios políticos.

93 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Antonio Cillán Apalategui, 3 de septiembre de 1976.

94 AGUN, ASB, carta de Antonio Cillán Apalategui a Fernando Santiago y Díaz de Mendivil, vicepresidente de la Defensa, 12 de julio de 1976.

95 AGUN, ASB, carta de Antonio Cillán Apalategui a Alfredo Sánchez Bella, 17 de septiembre de 1976.

96 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Alfonso Osorio, 13 de octubre de 1976.

97 Ibid.

98 AGUN, ASB, programa del XXV Congreso del CEDI (25-28 de noviembre 1976).

99 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Amintore Fanfani, con copia correspondiente a Jacques Chirac, 30 de octubre de 1976.

100 AGUN, ASB, «El CEDI, una organización europea en plena actividad» (diciembre de 1976).

101 AGUN, ASB, discurso de Georg von Gaupp-Berghausen, a todos los miembros del Comité de Dirección y del Consejo Internacional del CEDI (diciembre de 1976).

102 Ibid.

103 Ibid.

104 AGUN, ASB, Experiencia y balance críticos del XXV Congreso Internacional del CEDI (diciembre 1976).

105 Panorama de la situación Internacional. Síntesis de los debates celebrados en los encuentros políticos de Munich y Zurich (mayo 1977) [AGUN, ASB].

106 En una misiva del 15 de febrero de 1977, dirigida a Alfredo Sánchez Bella (AGUN, ASB), Georg von Gaupp-Berghausen se lamentaba de no haber recibido todavía ninguna contribución económica de los socios para el ejercicio correspondiente a 1977 cuando el déficit de la asociación ascendía a un monto de 522.107 pts.

107 AGUN, ASB, «Carta a mis amigos españoles», Georg von Gaupp-Berghausen, 12 de julio de 1978.

108 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Georg von Gaupp-Berghausen, 19 de julio de 1978.

109 AGUN, ASB, carta de Georg von Gaupp-Berghausen a Alfredo Sánchez Bella, 28 de julio de 1978.

110 Ibid.

111 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Sabino Fernández Campo, 20 de junio de 1979. Para una relación de los resultados electorales al Parlamento Europeo, véase Gil Pecharromán, 2011, p. 174.

112 AGUN, ASB, carta de Sabino Fernández Campo a Alfredo Sánchez Bella, 26 de junio de 1979.

113 AGUN, ASB, carta de Alfredo Sánchez Bella a Carlos Robles Piquer, 17 de octubre de 1979.

114 Ibid.

115 Ibid.

116 Powell, 1996, pp. 253-254.

117 González Cuevas, 1998, p. 60.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Antonio Cañellas Mas, « CEDI: transición y crisis de un movimiento europeísta, 1970-1980 »,Mélanges de la Casa de Velázquez, 47-2 | 2017, 249-271.

Référence électronique

Antonio Cañellas Mas, « CEDI: transición y crisis de un movimiento europeísta, 1970-1980 », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 47-2 | 2017, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 18 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/7872

Haut de page

Auteur

Antonio Cañellas Mas

Universidad de Alcalá/CIDESOC

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals