Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus
Époques moderne et contemporaine

Domingo Marcos Giménez Carrillo, Los caballeros de las Órdenes Militares castellanas: entre Austrias y Borbones

Elena Postigo Castellanos
Référence(s) :

Domingo Marcos Giménez Carrillo, Los caballeros de las Órdenes Militares castellanas: entre Austrias y Borbones, Almería, Universidad de Almería, coll. « Historia » (22), 2016, 446 p.

Texte intégral

1El estudio de los caballeros de las Órdenes Militares y de la concesión de hábitos es un tema recurrente en la bibliografía modernista de las milicias castellano-aragonesas. Desde los años ochenta, cuando se publicaron los trabajos de M. Lambert Gorges (1985) y de E. Postigo Castellanos (1988), no se ha dejado de dar vueltas al tema. No obstante, el momento cronológico elegido por la mayor parte de los autores que lo tratan, han sido los siglos xvi y xvii, y hasta este momento, carecíamos de obras que reflejaran una inquietud por ir más allá del reinado de Carlos II. Más llamativa es aún esta carencia, si tenemos en cuenta que la historiografía comienza a señalar la llegada de los Borbones como un momento de novedades relevantes en relación a las milicias hispanas (J. de A. Gijón Granados, 2012; E. Postigo Castellanos, 2016). Pero esto no es todo: de la oportunidad de estudiar los hábitos en el s. xviii da cuenta también la Correspondencia de Luis XIV con M. Amelot, su embajador en España, en los años iniciales del reinado de Felipe V (J. M. Iñurritegui Rodríguez y J. Viejo Yarrassarry, 2012). Una de las reiteradas advertencias que el primero hacía en sus Cartas al segundo se refería a la importancia que para los españoles tenían los hábitos de las Órdenes Militares. De hecho se permitía recomendar que se utilizaran al servicio de una política de prestigio dinástico y de reforzamiento de lealtades. Por ello no creo que deba despreciarse la rentabilidad de estas insignias para los Borbones, entre otras cosas, a efectos de consolidación del nuevo régimen. Vaya, por tanto, mi felicitación al acierto del autor por adentrarse en esta centuria, muy acorde, además, con las preocupaciones historiográficas internacionales (F. Olival, I. Versos, N. Monteiro, F. Angiolini).

2De la lectura de las primeras páginas de Entre Austrias y Borbones cabe deducir que, con este obra, estamos ante una apuesta diferente para estudiar el complejo mundo de los hábitos. No obstante, cuando uno se adentra en su lectura, se advierte que la mayoría de las preocupaciones que lo guían y la estructura que lo vertebra encuentran encaje en la bibliografía al uso. Aunque el trabajo está bien hecho, especialmente la segunda parte, y aunque profundiza más en algunos temas de lo que hasta ahora se ha hecho, en verdad, las preocupaciones que guían el libro transitan por los caminos de siempre. La importancia de conocer el «procedimiento de honor» para llegar a comprender el sentido de los hábitos; la trascendencia del papel jugado por los diferentes actores que intervenían en el procedimiento; la necesidad de dividirlo en fases distintas, diferenciando la de concesión de la merced, de la de concesión del hábito; la distancia entre mercedes de hábito concedidas y hábitos despachados y las razones que explican ese salto; la política de concesión de mercedes y la caracterización de sus beneficiarios; los costes de las cruces; los estudios sociológicos de los caballeros, y tantos otros temas analizadas en la obra, aunque el autor parezca indicar lo contrario, no son preocupaciones nuevas. En verdad, son patrimonio de la labor realizada, desde los años ochenta, por un conjunto de historiadores de los siglos xvixvii (además de los citados más arriba, F. Fernández Izquierdo, 1992; M. J. Álvarez Coca González, 1993; J. M. Delgado Barrado y M. A. López Arandía, 2009; A. Jiménez Moreno, 2010: J. Cerdà i Ballester, 2014, etc.), a los que ahora se vienen a añadir, y en un lugar destacado por lo que al siglo xviii se refiera, la obra de Giménez Carillo. Sorprende por ello que, en la introducción, se haga una consideración resueltamente marginal de las contribuciones específicas de la bibliografía. El lector hubiese agradecido que le explicara de partida, qué ideas del plan diseñado han sido ya formuladas por otros autores y cuáles son de nueva aportación. Señalarlo en las notas al pie, y no pocas veces de forma marginal, cuando no fuera del lugar que le corresponde, no es suficiente.

3Dos son las partes en las que se estructura la obra. En la primera, llamada a ser contexto de la segunda, se analiza el procedimiento seguido en la concesión de hábitos, en un arco temporal que va de 1670 a 1746. La segunda, que encuentra su marco de referencia en la anterior, está destinada a ser la base de análisis de los pretendientes y caballeros que vistieron hábito, y se circunscribe al periodo enmarcado entre 1701 y 1724. Admito que la cronología de este último período es extremadamente acertada, y de sus razones daré cuenta más adelante, pero no queda en absoluto claro, sobre todo sin ningún argumento que lo explique, que 1670-1746 sea un buen marco de referencia para contextualizar a los caballeros y a los pretendientes que solicitaron el hábito entre los años de 1701-1724. La razón estriba en que, en esa larga etapa, no existe una verdadera unidad procedimental. En el transcurso de los años comprendidos entre 1670 y 1746 se producen reajustes en el procedimiento, los diseñados por Carlos II, en torno a 1675-1680, y los que son consecuencia de la acción del cambio dinástico. El problema se ve agravado cuando a ese periodo se le añaden «datos» de 50 años atrás, desde 1621. El resultado es que se contextualiza los años 1701 a 1724 con un procedimiento que es un totum revolutum entre el utilizado por Felipe III y Felipe IV, el de Carlos II y el de Felipe V. Tres procedimientos que aunque, efectivamente, tienen mucho en común, no son iguales, y solamente uno de ellos, el de Felipe V, es el que puede ofrecer un marco de referencia apropiado. Hubiera tenido más sentido trabajar el procedimiento en el mismo período en que se estudian los caballeros y pretendientes, y utilizar la abundantísima información que se ofrece sobre el s. xvii —que, por otro lado, está plagada de ideas y problemas ya muchas veces expuestos— y la posterior a 1724, para contrastar. Esto hubiera posibilitado una mejor comprensión de la segunda parte de la obra. También hubiera permitido averiguar el significado de las actuaciones desplegadas por las dos dinastías a la hora de llevar adelante la concesión de hábitos, remarcando no sólo las supervivencias encontradas y las novedades introducidas, sino lo que acaso sea más relevante, el significado de los cambios operados. Esto sí hubiera supuesto una rigurosa novedad, y es lo que, a estas alturas, cabría esperar del análisis del procedimiento de los hábitos en el s. xviii.

4Pero un estudio del procedimiento de la concesión de hábitos no es lo único que examina el autor. También se propone una reflexión acerca de los que fueron caballeros y pretendientes a la merced entre 1701-1724. Es en estos cinco capítulos de enorme calidad, donde figuran las novedades y las aportaciones más relevantes del trabajo de D. M. Giménez Carrillo. Pero añadiré que el corte cronológico elegido es extremadamente acertado. La historiografía comienza a señalar esos años como un laboratorio de análisis pues, en ellos, la nueva dinastía ensaya algunos de los importantes cambios, referidos a las Órdenes, que se promoverían de manera sostenida y se harían más visibles quince o veinte años después, en torno a los años cuarenta de la centuria. Por ello, operando dentro de él se pueden identificar, como de hecho se hace, especialmente, en los estupendos capítulos vi y vii, (particularmente vi.3), las ideas y planteamientos nuevos que empezaban a proponerse desde los primeros años de la dinastía; así como los inicios de la nueva arquitectura que se diseñaba para los hábitos y que acabaría, con el paso del tiempo, por postergar a la anterior. Merece destacarse el análisis de los individuos de los que dependía la buena marcha de las averiguaciones encaminadas a retratar a los candidatos y sus linajes —informantes, testigos, consejeros, «agentes de negocios», etc.—, que superan en mucho lo expuesto sobre el tema por M. Lamber Gorges y J. M. Delgado Barrado y M. A. López Arandía. Hay que reconocer que, después de averiguar la enorme incidencia que estos «actores» tuvieron en el resultado de las Probanzas, no parece posible seguir analizando la concesión de hábitos, como con mucha frecuencia se viene haciendo, sin tenerlos en cuenta. Para cerrar, solo una observación más. Las mismas y acertadas razones que han llevado al autor a estudiar de manera conjunta en el s. xvii los caballeros de tres Órdenes castellanas, hacen más que recomendable para el s. xviii, al menos, a partir de la primera década, añadir al grupo de estudio a la Orden de Montesa. Quizás una mayor la atención a las complejidades del nuevo escenario político hubiera permitido tenerla en cuenta.

5Basten estos breves comentarios para destacar el contenido y del valor de la obra de Giménez Carrillo. Estoy segura de que será referencia obligada para quienes se ocupan de las Órdenes Militares en el s. xviii.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elena Postigo Castellanos, « Domingo Marcos Giménez Carrillo, Los caballeros de las Órdenes Militares castellanas: entre Austrias y Borbones », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 47-2 | 2017, mis en ligne le 01 janvier 2018, consulté le 24 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/mcv/7978

Haut de page

Auteur

Elena Postigo Castellanos

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • OpenEdition Journals